• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
La posada del silencio nº 89, curso v
 

La posada del silencio nº 89, curso v

on

  • 267 views

 

Statistics

Views

Total Views
267
Views on SlideShare
207
Embed Views
60

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

6 Embeds 60

http://astedominicos.blogspot.com.es 26
http://astedominicos.blogspot.com 18
http://astedominicos.blogspot.mx 9
http://astedominicos.blogspot.com.ar 5
http://astedominicos.blogspot.fr 1
http://astedominicos.blogspot.com.tr 1

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    La posada del silencio nº 89, curso v La posada del silencio nº 89, curso v Document Transcript

    • La posada del silencio El texto de hoy El señor sostiene mi vida En las horas de silencio nos vemos asaltados por temores y miedos y siempre hemos de volver sobre esta palabra. Nuestra vida descansa en Dios. Nuestra vida no depende de las opiniones de los demás, ni de sus juicios. Nos sentiríamos mucho más libres: Si supiéramos que “El Señor sostiene mi vida”. Nadie nos puede herir por dentro. Ahí no somos vulnerables. Es posible el silencio, es posible descansar en el silencio, es posible la libertad. BAJO UN MANTO DE ESTRELLAS EN SALAMANCA. 9 DE MARZO EN EL CONVENTO DE SAN ESTEBAN EN EL AULA MAGNA VIAJE DE LA ESCUELA DE TEOLOGÍA A LOS LUGARES DOMINICANOS DEL SUR DE FRANCIA (21 -27 abril 2014) Recordamos a todos los interesados que urge apuntarse cuanto antes.
    • La Agencia encargada de organizar el viaje quiere saber antes del día 20 el número de participantes para reservar las plazas de los hoteles, pues están bastante solicitados en esas fechas. Para cualquier información, dirigirse a la Secretaria de la Facultad de San Esteban (tlfno: 923 26 19 79) o al P. Juan Huarte (tlfno: 923 27 30 85). Huellas-Valencia inicia su andadura. El miércoles 26 de Febrero, celebramos la primera sesión de Huellas, con un diálogo entre Jesús Conill y Vicente Gallego sobre el tema: Y…,¿para qué necesitamos sentidos en nuestras vidas? 28 de febrero de 2014 El comienzo siempre está cargado de incertidum bre. Lo cierto es que nuestras expectativ as se colmaron. Una asistencia
    • notable y un marco de gran belleza -La Nau, valencia – para conversar sobre: Y…,¿para qué necesitamos sentidos en nuestras vidas? Durante más de una hora dialogaron Jesús Conill, filósofo, y Vicente Gallego, poeta: perspectivas distintas, puntos comunes, experiencias vivas, se enlazaban con gran viveza a lo largo de este tiempo que nos pareció escaso. Después, algunos asistentes entraron en ´la conversación, centrando cuestiones, aportando experiencia o sugiriendo nuevas vetas que explorar. Un buen arranque que nos pide continuidad, El 21/22 de Mayo, de nuevo, aquí, en La Nau. ¿Belleza y dolor? Con tiempo os lo indicaremos. La conversación se puede ver y escuchar completa en la página Atrio de los Gentiles, donde se da la oportunidad de continuar con la conversación mediante diálogos interactivos. Tarde teatral en Sevilla Queridos amigos, el pasado viernes 21 de febrero, tuvimos la oportunidad de disfrutar en Sevilla con gran éxito de público, la obra de teatro "La Brecha", interpretada magistralmente por los componentes del grupo teatral "La Troupe", pertenecientes al Colegio Sagrado Corazón (Esclavas). Esta representación solidaria y los fondos recaudados con ella nos permitirán financiar la reforma de la sala de usos múltiples y la compra de sillas para la misma de un colegio en Obout (Camerún). El acto tuvo lugar en el Teatro del Colegio Santa Ana de Sevilla, que las Hermanas de la Caridad de Santa Ana tan amablemente nos ceden todos los años. La obra, desarrollada a partir de textos de numerosos autores, nos hizo un triste recorrido por las brechas que dividen cruelmente a la especie humana, para darnos al final una luz de esperanza desde la capacidad que tenemos los seres humanos para unirnos en torno al amor y no al odio. Una realidad que en ocasiones nos parece historia, pero que la vemos repetidas veces en los noticiarios de cada día. Desde Verapaz esperamos, deseamos y nos comprometemos a luchar para destruir esas brechas que hoy en día siguen siendo causa de sufrimiento. Empatía en acción, compasión que compromete Encuentro MJD febrero 2014. En el atrayente mundo de la compasión humana y de Dios nos vimos inmersos durante el fin de semana pasado. Caras nuevas, otras no tanto, siempre empatizando desde el primer instante, sintiendo que el Señor nos hizo estar ahí en ese momento y que nacimos para estar juntos. El Señor es compasivo y misericordioso, ¿cuántas veces habremos oído esto? Y es cierto, lo es. Así se nos muestra en el Nuevo Testamento, Jesús es benévolo, es tierno, sufre con el que sufre, e incluso llora. La compasión tiene diversas acepciones, unas veces entendida incluso como fuerza de debilidad… el tierno es el fuerte, menuda paradoja si lo pensamos en pleno siglo XXI, donde el fuerte impera y el débil es apartado. En otras como piedad, ternura, algo que sale de muy dentro de nuestro ser y, en otras, como amor y/o amistad. Así, abrí mi mente a todos esos conceptos y, aún más, abrí las puertas de mi alma de par en par. Me dejé llevar por tanto bueno, por todo aquello que afloró esos días. La compasión, la ternura, la fraternidad, la ayuda ante los que lo necesitaban. Si quieres que te ayuden, ayuda, si quieres que te quieran, quiere. Querámonos, ayudémonos, vivámonos… disfrutemos de todos y cada uno de nosotros porque es así como llegaremos a dar a conocer la Palabra de Dios. Es así como enseñaremos al mundo que Dios hecho hombre fue el ser más empático y compasivo que ha pisado la faz de la Tierra. A los más necesitados mirémosles de igual a igual, sin alzar la cabeza pero tampoco mirando al suelo. Pensemos que en cualquier ocasión podemos formar parte de los marginados por la sociedad y, como siempre, no trates a nadie como no quisieras que te trataran a ti. Comprometámonos principalmente con nosotros mismos y después con los demás. Fuera prejuicios, fuera
    • miedos, más miradas, más cercanía, toquémonos, sintamos el calor humano, oremos, hermanos, oremos y… tengamos paciencia. Y recordad, en la vida hay tres opciones: huir, ser espectador o comprometerse. ¿Cuál eliges tú? Esther ValverdeMiembro del MJD “¿Qué quieres que haga yo por ti?” Como si Dios nos hiciera esta pregunta, nos ponemos en su presencia y empezamos nuestros Ejercicios Espirituales, 30 Dominicos Laicos de distintas Fraternidades en la Capilla de Santo Domingo de Scala Coeli, “Nuestra Casa del Monte”. Durante los días 21, 22 y 23 de Febrero, hemos experimentado y vivido la Alegría del Espíritu Santo; ha sido un encuentro personal y profundo con Jesucristo y desde esta realidad hemos revisado nuestro compromiso y entrega como Dominicos Seglares. Estos días nos ha servido para revisar nuestra vida en la Fraternidad, y, cómo ésta, nos ayuda, empuja y anima a vivir, alimentándonos y experimentando la alegría de Dios, Dios como Fuente de Vida, y la Orden de Predicadores como un “lugar” desde donde poder vivir el Evangelio. La Fraternidad de Sto. Domingo y P. Posadas, hemos vivido muy intensamente estos días, porque dentro de estos Ejercicios Espirituales, dos hermanos nuestros, Paqui y Antonio, respondiendo a la llamada de Dios,
    • han dado un meditado y sereno paso, y han realizado sus Promesas Perpetuas como Dominicos Seglares, en una sencilla y profunda celebración. Cada miembro de la Fraternidad, en la parte del Camino que nos encontramos, lo hemos vivido también en profundidad, algunos renovando interiormente nuestras promesas, otros afianzándose en su proceso, y todos unidos como Familia que crece y juntos caminamos con la alegría para trabajar por el Reino. Toñi Zamorano Pequeño comentario de la vida de la Sierva de Dios, Sor Rosa Felisa de la Encarnación, Venerable de este Monasterio.(Dominicas de Baza) La Sierva de Dios Sor Rosa Felisa de la Encarnación, hija fiel de la Iglesia, nació en Baza ( Granada ) el día 21 de febrero de 1725. Muy joven entró en el Convento de las Dominicas de Baza, su ciudad natal, donde pasó 41 años en la practica constante de todas las virtudes. Tomó por modelo a Jesús en la Cruz y se distinguió grandemente por su amor a la Sagrada Pasión y devoción del Santo Rosario, siendo premiada por el Señor, con extraordinarios favores. Verdadero retrato de la Sierva de Dios, Sor Rosa Felisa de la Encarnación Fue su dichosa muerte el día 12 de Agosto del año 1791, y ocurrieron después de ella cosas extraordinarias. Sucedió que cuando expiró fueron aparecidas en el cielo quince franjas con los colores del arco iris; pero mucho más brillantes y hermosas; siendo testigos, no solo las monjas, sino también todo el pueblo de Baza, que aclamaba a su monja por Santa y atribuía este prodigio a sus muchos méritos, los cuales el Señor de este modo manifestaba.. Mucho más se aseguraron de ello cuando vieron desaparecer las dichas franjas al dar sepultura al cuerpo de la Sierva de Dios. De todo, como su muerte santa, tuvo revelación y así se lo comunicó a su confesor, el cual reuniendo a la Comunidad les comunicó: que las quince franjas de colores hermosos aparecidas en el cielo, eran una manifestación que el Señor hacía de lo mucho que se
    • complacía, y la gloria con la premiaba por la ternura y devoción con que cada día había honrado a la Santísima Virgen, rezándole los quince misterios del Santo Rosario. Sor Jesús María O.P Festividad del Stmo. Cristo de la Buena Muerte. Procesión Claustral y Besapies Hermandad Dominicana La Hermandad Dominicana del Stmo. Cristo de la Buena Muerte, Nuestro Padre Jesús de la Pasión, Nuestra Señora de los Dolores, y Nuestra Señora de la Esperanza, en su Sede de la Iglesia de San Esteban, y en cumplimiento de lo dispuesto en sus Reglas, celebrará Solemnes Cultos en honor del Stmo. Cristo de la Buena Muerte, el día 5 de marzo, Miércoles de Ceniza, a las 20:00 h, Solemne Misa Conventual, con imposición de la ceniza a todos los asistentes. A la terminación de la Eucaristía, Procesión Solemne con la Sagrada Imagen del Stmo. Cristo, por el Claustro de los Reyes del Convento de San Esteban, y posterior traslado hasta su capilla donde se efectuará el Devoto Besapié al Stmo Cristo.
    • Imagen de la Festividad del 2013 Fecha Inicio : miércoles, 05 de marzo de 2014 a las 20:00 Fecha Fin : miércoles, 05 de marzo de 2014 a las 22:00 Lugar : Iglesia de San Esteban El sacramento de la penitencia. Teología del pecado y del perdón. Autor: Pedro FERNÁNDEZ RODRÍGUEZ Colección: HORIZONTE DOS MIL El sacramento de la Penitencia plantea hoy muchos interrogantes. Algunos cristianos han abandonado su y otros desearían una celebración menos rutinaria. La historia de la penitencia sacramental, tan movida, nos abre la puerta a nuevas reflexiones y nuevas posibilidades en fidelidad a la fe y al hombre. Además, el sentido del pecado ha asumido hoy nuevas modalidades, a veces patológicas, que urgen una respuesta cristiana; por otra parte, el perdón, criterio fundamental en el Misterio Pascual de Cristo, es una necesidad en la vida humana y en la vida cristiana. La Iglesia Católica, en el umbral del tercer milenio, ha tomado especial
    • conciencia de la necesidad de pedir perdón y de darlo; ser verdaderos discípulos de Cristo nos impulsa a cargar con los pecados propios y con los pecados de los demás, sabiendo que Cristo cargó con los de todos. En fin, el libro, Sacramento de la Penitencia, Teología del pecado y del perdón, es una invitación a celebrar la Divina Misericordia en favor del hombre herido por el pecado, manifestando así la realidad poderosa del amor de Dios Precio: 18,63 € Páginas: 352 págs. Año: 2003 ISBN: 84-8260-068-0. 2ª edic. Orar en el espíritu de Jesús Autor: Manuel Angel MARTINEZ JUAN Colección: TRAZOS Las comunidades cristianas están llamadas a convertirse en auténticas "escuelas de oración". Esta obra se sitúa en esa dirección, y lo hace trazando el curso de la oración cristiana a partir de su referencia capital: el modelo y las enseñanzas de Jesús. Manuel Angel Martínez Juan, Doctor en Teología y profesor en San Esteban (Salamanca), es además director de la revista de espiritualidad Vida Sobrenatural. Precio: 10,00 € Páginas: 148 Año: 2005 ISBN: 84-8260-154-7 Jóvenes Dominicos Renovaron su SÍ al Señor Ocho jóvenes dominicos, renovaron este viernes 28 de febrero sus votos de pobreza castidad y obediencia en la Orden de Predicadores. Esta celebración que se realizó en la capilla del Convento San Alberto Magno (estudiantado), estuvo presidida por el P. Juan José Salaverry Villarreal, Prior Provincial de la Provincia Dominicana de San Juan Bautista del Perú y concelebrada por el P. Luis Verde, Prior Regional del Vicariato de Santa Rosa, el P. José Román, Maestro de Estudiantes y diversos sacerdotes dominicos.
    • Cinco de los jóvenes dominicos integran la Provincia Dominicana San Juan Bautista del Perú y tres de ellos pertenecen al Vicariato Regional de Santa Rosa, ambos grupos se forman juntos en el Convento “San Alberto Magno”, donde se realizó. El evangelio social de Raúl Vera Por Bernardo Barranco V. La Jornada, miércoles 26 de febrero de 2014 Uno no puede quedar indiferente ante personajes que en los dos últimos años han estado en la terna final del premio Nobel de la Paz. Nos referimos a Raúl Vera, quien es el rostro de una Iglesia comprometida con la justicia social y con los derechos humanos. Una persona que goza de un amplio reconocimiento y respeto social entre los más diversos sectores del país. Paradójicamente, su prestigio secular es inversamente proporcional de aquel que al interior del episcopado le otorgan. Esto lo he podido comprobar a lo largo de las presentaciones que hemos venido haciendo del libro que hicimos: El evangelio social del obispo Raúl Vera, conversaciones con Bernardo Barranco, de editorial Grijalbo, que acaba de ser distribuido en las principales librerías del país. Pude constar el respeto con el que Raúl Vera es tratado por muy diferentes periodistas y líderes de opinión como Carmen Aristegui, Leo Zuckermann, Ricardo Rocha, Javier Aranda. Vitoreado por programas radiofónicos irreverentes como El Wesoy Charros contra Gánsters. Y mención aparte merece Martha Debayle, quien al final de la entrevista ya estaba destapando a Vera como próximo candidato a la Presidencia, contraviniendo claramente el artículo 130 constitucional. Por otra parte, las palabras fuertes de Vera reflejan la indignación de la época; su actitud como religioso es un espejo del sentir y la voluntad de un gran número de mexicanos que ven en el fraile dominico una actitud valiente, cívica y espiritual. La capacidad de convocatoria de Raúl Vera es indiscutible: no sólo el auditorio Bernardo Quintana de la Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería, este pasado sábado 22 de febrero, estaba abarrotado, sino que un grupo numeroso de personas, lamentablemente, tuvo que quedar fuera de la presentación del libro, ante la cerrazón y descortesía de las autoridades que organizan la feria. Raúl Vera y Bernardo Barranco con Carmen Aristegui en CNN Me he venido preguntado, ¿por qué estos personajes religiosos despiertan notable empatía? La respuesta que me doy está en el propio papa Francisco. Guardando proporciones, ambas figuras representan renovación, frescura y compromiso social por los más pobres. Como Nancy Gibbs, de la revista Time,fundamentó al nombrar al Papa el hombre del año: En menos de un año, Francisco ha hecho algo notable: no cambió las palabras, pero cambió el tono y temperamento que pesan en una Iglesia construida sobre la sustancia de los símbolos. Monseñor Vera es heredero y depositario de legendaria generación latinoamericana de obispos, curas, clero religioso y monjas que siguieron el impulso renovador del Concilio Vaticano II. Es discípulo de un progresismo católico que tuvo alcances significativos en movimientos sociales en América Latina. Por ello, su desempeño contrasta con la limitada presencia y pequeñez de la mayor parte de los actuales prelados mexicanos. Este libro muestra que Raúl Vera no es un accidente que nace en Chiapas ni es fruto de repentina conversión. En Vera no se opera un milagro de conversión; más bien se muestra un largo proceso de maduración en el que inciden no sólo las circunstancias personales sino la mística de la orden de los predicadores, los dominicos, como se les conoce comúnmente. La herencia de Bartolomé de las Casas, fray Antonio de Montesinos y fray Francisco de Vitoria, entre tantos otros. También las semillas de lucha de este activista religioso son palpables aun antes de haber optado por el sacerdocio. Vera es hijo directo de una doble revolución que se opera simbólicamente en los años sesenta: la rebeldía universitaria del 68, movimiento del que Vera participa activamente, y elaggiornamento eclesial que se consagra en el concilio y que posteriormente cobra forma en la teología latinoamericana de la liberación. Pero don Raúl va más allá, no se contenta con la crítica y el planteamiento de la transformación de las estructuras injustas. Se solidariza con las causas concretas y reivindica la dignidad de las mujeres, los indígenas, los mineros, los migrantes, los homosexuales, entre otros. Presentando el libro en el programa radiofónico de Martha Debayle en la W.
    • Aunque no se considera un obispo rebelde, es innegable que ha recibido censuras por sus decisiones y posicionamientos por el respeto a la diversidad sexual. Desde Roma, la curia le ha requerido diversas explicaciones; especialmente se muestra nerviosa por su pastoral de homosexuales o por su tolerancia con curas heterodoxos. La derecha católica ha venido hostigado su labor desde los tiempos de Chiapas, denostando su trayectoria. Raúl Vera cuenta en el libro sus batallas universitarias contra el MURO, tío abuelo del Yunque y de la actual derecha católica mexicana. El conservadurismo intransigente le pinta mantas en su contra, lo calumnia en Roma, lo acecha y hasta amenaza. Vera puede ser generoso incluso con aquellos actores religiosos que lo embisten. Sin embargo, para mi sorpresa, es bastante ortodoxo en lo doctrinal, tiene respuestas más audaces a las realidades seculares que a las religiosas. Pese a ello, fue muy contundente durante nuestras conversaciones, denunciado el clericalismo como un cáncer en la Iglesia. El obispo de Saltillo cuestiona una Iglesia que se siente por encima de la sociedad, aun antes de haber escuchado la crítica a la Iglesia autorreferencial que hizo Francisco. La fórmula de monseñor Vera es sencilla: es una persona honesta y congruente. Vive el evangelio con todas sus exigencias y sabe transmitir con fervor su fe. En su sencilla casa no tiene piscinas ni gimnasios, no aparece en las revistas de sociales; aunque dialoga con todos, no es afecto a asistir a los banquetes junto a los acaudalados, no juega golf ni usa Mercedes como vehículo, tampoco tiene órdenes de aprehensión por millonarios fraudes. Es simplemente un pastor coherente con el evangelio que predica. Una anotación final. Las conversaciones con Raúl Vera contenidas en el libro se dan en un momento de transición entre dos papas. Al inicio de nuestro diálogo, la voz de Vera era acallada y relegada por la mayor parte de los obispos mexicanos, pues desentonaba y, por tanto, era confinado. Ahora, con el papa Francisco, con todas sus propuestas de renovación, don Raúl está reposicionado y se convierte en referente obligado de un episcopado apático e indolente a seguir el sendero de cambios que propone el actual pontífice. “Subir a Jerusalén” Sábado 1ro de marzo de 2014 Editorial - Marzo 2014 - Nº 385 Tema del año 2013-2014: “El misterio de la Fe es grande” El camino que conduce a la Pascua – el camino de Cuaresma – es un camino cuesta arriba. Exige esfuerzo y coraje para prepararse al momento central de nuestra salvación, la Semana Santa donde, el Jueves Santo, Jesús da su vida para la salvación del mundo; donde los hombres le arrancan su vida en la cruz con esa violencia “que no saben lo que hacen”; donde Dios resucita a Jesús, el primer nacido de entre los muertos. La salvación que Cristo nos da definitivamente nos saca de la ola que se nos iba a llevar y engullir: la fascinación del mal y la violencia sin fin. Jesús es ese camino que nos conduce a la Verdad y la Vida. Así pues, desde su bautismo ha remontado nuestros caminos, desde lo más hondo de nuestra geografía terrestre, 500 metros bajo el nivel del mar donde Juan Bautista le ha sumergido en las aguas del Jordán, hasta 700 metros sobre el nivel del mar, en Jerusalén, donde ha vivido su pasión. Subamos juntos hacia la Pascua de Jesús, nuestro Salvador. El Evangelio con María nos da este coraje, esta fuerza para subir. Como en Caná, María pone a Jesús ante nuestras necesidades y deficiencias humanas, muy humanas. Y Jesús nos colma del vino de las bodas de Dios con la humanidad.
    • Fijando nuestros ojos sobre Jesús que sube a Jerusalén, ejercitémonos en equipo, démonos coraje los unos a los otros. Llegados a la cima del Calvario, recibiremos la luz de Cristo resucitado. Y en la dificultad y el esfuerzo de este camino cuesta arriba, pensemos en sintonizar con la oración y con el corazón con todos los que sufren la indiferencia de los humanos. En especial en Siria y en República Centroafricana. P. Gilles Danroc, dominico Capellán internacional El Gran Inquisidor y las tentaciones de Jesús Francisco Quijano La Leyenda del Gran Inquisidor de Feodor Dostoievski (1821-1881) es fuente de significados inagotables. Invitamos a leerla (Los Hermanos Karamázov, II Parte, Libro V, Capítulo V). Aquí unas pautas. Iván cuenta a su hermano Aliocha la leyenda. Jesús se aparece Sevilla, siglo XVI, en vísperas de un auto de fe. La gente lo reconoce. También el Gran Inquisidor, que ordena apresarlo. Por la noche lo visita en las mazmorras del Santo Oficio para acusarlo. Jesús rechazó las tres tentaciones en favor de la libertad. Quiso granjearse a una humanidad libre en la fe. Craso error, fue un engaño. Esta humanidad no quiere ser libre sino feliz. Él Le ofreció libertad, ella quería librarse de la carga de ser libre. Sigue aquí un sumario de las acusaciones del Gran Inquisidor en sus palabras.
    • —¿Tienes derecho a revelarnos uno solo de los secretos del mundo de que vienes? — pregunta el anciano, y responde por él—: No, no tienes este derecho, pues tu revelación de ahora se añadiría a la de otros tiempos, y esto equivaldría a retirar a los hombres la libertad que tú defendías con tanto ahínco sobre la tierra. Todas tus nuevas revelaciones supondrían un ataque a la libertad de la fe, ya que parecerían milagrosas. Y tú, hace quince siglos, ponías por encima de todo esta libertad, la de la fe. —El terrible Espíritu de las profundidades, el Espíritu de la destrucción y de la nada, te habló en el desierto, y la Sagrada Escritura dice que te “tentó”. ¿No es verdad? ¿Se podía haber dicho algo más agudo que lo que se te dijo en las tres cuestiones o, para usar el lenguaje de las Escrituras, tres tentaciones que tú rechazaste?... Pues en ellas se resume y se predice toda la historia futura de la humanidad. En estas tres cuestiones están condensadas todas las contradicciones indisolubles de la naturaleza humana. —¿Decide quién tenía razón, si tú o el que te interrogaba? Acuérdate de la primera tentación, no de las palabras, sino del sentido. Quieres ir por el mundo con las manos vacías, predicando una libertad que los hombres, en su estupidez y su ignominia naturales, no pueden comprender; una libertad que los atemoriza, pues no hay ni ha habido jamás nada más intolerable para el hombre y la sociedad que ser libres. —Si te hubieras prestado a realizar el milagro de los panes, habrías calmado la inquietud eterna de la humanidad —individual y colectivamente—, a saber: ¿ante quién tiene uno que inclinarse? Pues no hay para el hombre libre cuidado más continuo y acuciante que el de hallar a un ser al que prestar acatamiento. Pero el hombre sólo quiere doblegarse ante un poder indiscutible, al que respeten todos los seres humanos con absoluta unanimidad. —¿Olvidaste que el hombre prefiere la paz o incluso la muerte a la libertad de discernir el bien y el mal? No hay nada más seductor para el hombre que el libre albedrío, pero también nada más doloroso… Aumentaste la libertad humana en vez de confiscarla, y así impusiste para siempre a los espíritus el terror de esta libertad. Deseabas que se te amara libremente, que los hombres te siguieran por su propia voluntad, fascinados. —Otra vez te forjaste una idea demasiado elevada del hombre, pues los hombres son esclavos aunque hayan nacido rebeldes. Examina los hechos y juzga. Después de quince siglos largos, ¿a quién has elevado hasta ti? Te aseguro que el hombre es más débil y más vil de lo que creías. En modo alguno puede hacer lo que tú hiciste. —¿Viniste al mundo sólo para los elegidos? Esto es un misterio para nosotros, y tenemos derecho a decirlo así a los hombres, a enseñarles que no es la libre decisión ni el amor lo que
    • importa, sino el misterio, al que deben someterse ciegamente, incluso contra lo que les dicte su conciencia. Esto es lo que hemos hecho. Hemos corregido tu obra, fundándola en el milagro, el misterio y la autoridad. Y los hombres se alegran de verse otra vez conducidos como un rebaño y libres del don abrumador que los atormentaba. En el juicio de Jesús hay un efecto teatral sorprendente: el Gran Inquisidor interroga, responde, acusa, Jesús calla. No es tragedia, no es drama: es montaje teatral con una escena llena de la retórica del cardenal; en una película podría ser una acumulación abigarrada de escenas de la vida humana en distintas épocas. El efecto clave de esta representación es el silencio de Jesús. No dice nada ni lo intenta ni tiene la oportunidad de hacerlo: la retórica del cardenal lo llena todo. ¿Qué significa esto? En las tentaciones, Jesús respondió con escuetas palabras de las Escrituras. Ante el Sanedrín y ante Pilato, respondió cuando debía, luego guardó silencio. En la cruz no habló más con sus acusadores. Habló con su Padre, con sus amigos, dijo palabras de perdón. ¿Qué misterio encierra este silencio de Jesús? Es el de nuestra libertad. De su silencio, del beso que da al inquisidor, brota el manantial de significados de la leyenda, que continúa así. —¿Cómo termina tu poema?—preguntó Aliocha con la cabeza baja—. ¿O acaso ya no ocurre nada más? —Sí que ocurre. He aquí el final que me proponía darle. El inquisidor se calla y espera un instante la respuesta del preso. Éste guarda silencio, un silencio que pesa en el inquisidor. El cautivo le ha escuchado con el evidente propósito de no responderle, sin apartar de él sus ojos penetrantes y tranquilos. El viejo habría preferido que él dijera algo, aunque sólo fueran algunas palabras amargas y terribles. De pronto, el preso se acerca en silencio al nonagenario y le da un beso en los labios exangües. Ésta es su respuesta. El viejo se estremece, mueve los labios sin pronunciar palabra. Luego se dirige a la puerta, la abre y dice: ¡Vete y no vuelvas nunca, nunca! Y lo deja salir a la ciudad en tinieblas. El preso se marcha. Marzo 2014 Urgencias 2 Otro segundo momento espiritual lo tuve cuando entendí que esta pobreza es aquella de la que habla el Papa Francisco en sus homilías. En esa pobreza estaba incluido yo como el más pobre y necesitado de todos con mi bolsa y mi incapacidad para moverme. Nadie me conoció en los cuatro días, nadie me saludó, nadie me individualizó, nadie me visitó a no ser las tres personas del convento o cercanas a él que me atendían en los escasos minutos que se les concedía al día. Era una soledad sufrida y disfrutada, parte de mi bien espiritual, como todo lo que me estaba pasando. Fueron muy pocas las palabras que pronuncié en los cuatro días a pesar de la amabilidad de la gente que me servía. El Papa habla de encontrarse con los pobres en la calle, en las periferias y en las
    • fronteras de la vida. Nunca estuve más en la calle que esos cuatro días, expuesto a todo y a las miradas y a la indiferencia de todos. Todos estábamos a la intemperie sin tener un hueco de privacidad o intimidad. Era como estar al aire libre sin casa ni hogar. Con ello me di cuenta de cómo viven los pobres de la calle, los excluidos que habitan las periferias y los que viven en las fronteras del hambre y la miseria. No veía a aquella gente desde mi riqueza, no había ido a hacerles una visita o a servirles en algo, estaba allí como un pobre y necesitado más. Quería descubrir algo de Cristo o, al menos, de sentido humano con mi razón pero nada me cuadraba en medio de una situación tan cruel e irracional. Urgencias es un lugar para perder la fe porque allí ninguna racionalidad encuentra consistencia. El que quiera se escandaliza fácilmente de Dios y de su creación cuyo fracaso teníamos a la vista en la degradación del ser humano. En apariencia es un lugar fuera de la historia, ajeno a todo cristianismo, a toda bondad y a toda salvación. Veía aquel espectáculo y el juicio tendía a escaparse con facilidad de la punta de los labios. Sin embargo yo me salvé allí, se me dio un Espíritu de salvación. Desde mí vi a Jesucristo salvando y amando a los pobres. Era el Cristo del Calvario, el de la impotencia y el sufrimiento pero abocado al tercer día a la resurrección. La salvación no es una cosa de bondad o de belleza, de moral o de comportamiento; no es un premio o una coronación, sino los pobres estarían excluidos; la santidad y la salvación están en Jesucristo. Él es el que nos salva, no nuestro esplendor o nuestras obras o méritos. ¿Aquel amasijo vulnerable de cuerpos torturados y degenerados, entre los que me encontraba yo, podría algún día resucitar? La historia y la creación no han fracasado, aunque a veces lo parece, gracias a Jesucristo. Su resurrección nos libera de la frivolidad y la vulnerabilidad del existir. A mí esta gran verdad se me iluminó en esta situación de horror, a otros a lo mejor también. A los demás el día que la gracia les aclare entrarán en el misterio de amor con que son amados. Todo es cuestión de luz y de Espíritu Santo que les llegará algún día a todos los pobres de la tierra. El que no rechaza a Jesucristo, aunque no sepa de momento más, está salvado. He aquí el gran anuncio. En Urgencias también hay favoritismo y corrupción. Todos éramos muy bien atendidos pero no todos gozábamos de la misma consideración. A mi lado había un señor en buena edad que le había dado una angina de pecho y , por ejemplo, en el régimen de visitas era un privilegiado. Además pronto le dieron cama en planta. Tal vez era un empleado o dirigente de la Seguridad social. Lo mismo sucedía con otros. Estas riquezas injustas me molestaban un poco. Pero, hete aquí, que la chica que más me atiende, apareció el penúltimo día fuera de las horas de visita vestida de enfermera. Ella es enfermera titulada pero no en La Paz. Se agenció un uniforme celeste tal como lo llevan las enfermeras de la Paz, con su letrero y todo, y desde entonces andaba por Urgencias como Pedro por su casa. Nadie se metió con ella porque nadie paraba mientes en una enfermera más o menos. Al principio me hizo reír pero no me pasó por alto la injusticia y el privilegio que significaba esta treta para mí. De repente, se me iluminó un texto del evangelio: El Señor alabó al administrador injusto porque había obrado astutamente (Lc 16, 8). Es como si me dijeran: “ No critiques ni te molestes porque otros sean mejor considerados, porque pierdes la pobreza y te pones al nivel de la injusticia. Acepta, incluso, sin juzgar, el privilegio de ser visitado de esa manera astuta por la chica amiga tuya. Es más, remacha Jesucristo: Ganaos amigos con el dinero injusto para que os reciban a su tiempo en sus casas. También dice que los hijos de las tinieblas son más listos que los de la luz, pero en el caso de mi amiga no se cumplió el evangelio. Es cierto que según los criterios humanos en este comportamiento había injusticia pero Jesucristo hacía y decía estas cosas delante de los fariseos que se reían de él. Jesús no quería subvertir el orden establecido pero le dolía en el alma que aquellas gentes no reconocieran que la única justicia justa, la única que nos hace justos, la única que nos salva era él mismo. El pecado
    • farisaico para Jesús era el de ocultar a los pequeños la verdadera justicia de Dios culpándoles con preceptos puramente humanos. El Reino de los cielos y su justicia se juega en otro plano distinto del de los arreglos humanos y el Señor nos invita a descubrirlo y penetrar en él. No queráis salvaros en las justicias, en las bondades y en las obras de este mundo porque ninguna de ellas produce la justicia del Reino. Poned vuestra confianza en las verdaderas riquezas y no en vuestros perfeccionismos y eficacias. No me iba a perder yo la salvación que había encontrado en la oración por la treta de mi amiga para visitarme “injustamente” algunos ratos. Jesucristo se encarga de probar esto de los dos planos en el evangelio cuando dice: El que pueda entender que entienda. Esta justicia del Reino es gratuidad y revelación y sólo siendo pobres lo podemos captar y entender. En el manuscrito B de las obras de Santa Teresita del Niño Jesús hay una carta de una hermana suya[1] que alaba en Teresita las grandes manifestaciones de santidad que, al parecer, irradiaba, entre otras sus grandes deseos de martirio. La autora de la carta se alegraba de tener una hermana tan santa pero a la vez le entraba complejo a su lado. Teresita le reprocha su superficialidad: Mis deseos espirituales no me producen ninguna confianza. Son riquezas espirituales que se me pueden volver injustas. Injusto es lo que no produce la justicia del Reino, lo que no salva. Entonces le revela el secreto más profundo de su santidad que su hermana no entendió: Lo que agrada a Dios en mi pequeña alma es que ame mi pequeñez y mi pobreza, es la esperanza ciega que tengo en su misericordia. Sólo en su misericordia. Esta pobreza era la gran riqueza de Teresita. La hermana de Teresita creía que uno es justo delante de Dios por sus obras buenas, mientras que ella pensaba que hasta las virtudes y obras buenas se pueden convertir en injustas si no brotan desde la más profunda pobreza del alma. Qué bello el pesebre y el portal de Belén. A mí me molestaba que otros fueran más considerados que yo porque estaba en el mismo nivel de justicias e injusticias humanas. Yo quería ver en Urgencias una salvación palpable de Jesucristo para quedar yo bien. No se me dio ver nada pero, sin embargo, se me regaló la fe. El Señor me colocó en el otro plano por pura gracia y entonces empecé a amar lo pobre y el caos presente. A Teresita lo único que le importaba era su pequeñez e incapacidad total porque allí Jesucristo lo podía hacer todo. La misma incapacidad y pequeñez que había en Urgencias. El absurdo es conciliable con la gloria de Dios; más aún, en él, en la cruz, donde parece que no hay, es donde sucede la salvación. La vida en Urgencias no es un acto litúrgico ni hay una comunión física con Cristo pero el Espíritu Santo en la fe nos hace ver allí el cuerpo destrozado de Cristo, el mismo que parte y reparte el sacerdote en la eucaristía, el cuerpo cuyo referente ya ha resucitado y es el primogénito de entre los muertos. [1] Carta a Sor María del Sagrado Corazón del 17 de setiembre de 1896 La necesidad de la verdad, Simone Weil: ensayo filosófico
    • Marina Korotchenko Lo más asombroso y profundo en este texto es la mera posibilidad de esta posición, inocente y honesta, libre del barato escepticismo (“este mundo es así”) y de la pecaminosa experiencia entendida como la única posible (“no estamos en la Ciuis Dei, ¿pues, qué quieres?”). Derecho de la persona humana a la verdad está fundamentado en los tres axiomas: 1. La verdad absoluta existe; 2. Poseerla es algo propio del hombre, relacionado con su más profunda naturaleza, con sus raíces, con su creación, en el sentido directo de esta palabra; 3. Encontrar la verdad es el deber del hombre, es algo tan simple como sentido común. Justicia es sencillamente el juicio de las personas honestas que contemplan las circunstancias sin prejuicios e intereses propios. Esta fe en sí misma ya es la demostración y testimonio, como la seguridad de Bonhoeffer que podemos preguntar sobre el Principio, sólo porque este principio ya existe. Se puede divagar mucho sobre la naturaleza de las relaciones sociales, teatralidad de mundo con sus más absurdas demostraciones en los juicios estatales y en las elecciones políticas, pero todo esto nunca tendrá el valor de testimonio verdadero, de este modo solo demostraremos como unos espejos sucios se reflejan en los otros, rotos y fundidos por el calor infernal. Pero Simona refleja en su texto la Luz de Areopagita, perteneciente a los espejos limpios y sin fallo alguno de santos y mártires, aunque aquí ya no vale la metáfora del espejo, puesto que es la propia existencia convertida en la Luz Verdadera. El texto demuestra que la ética es inevitable y necesaria, que ella existe. Y que también existe la igualdad, que nadie tiene derecho manipular al otro solo por el mero hecho de que un obrero de ocho horas de duro trabajo físico este menos informado que un intelectual de turno. Nuestra educación costó caro a los demás y no debemos responder a este don con las falsedades y mentiras. La intelectualidad mediocre se sienta encumbrada en sus conocimientos (a veces inútiles) como en Everest, la gente como Weil poseen la intelectualidad profunda y verdadera, que siempre se sienta en deuda: alguien nos permitió estudiarse, crecer, conocer, por eso somos eternos deudores de obreros y campesinos, debemos devolver lo prestado, como la gente honesta y honrada. No tenemos derechos aprovechar lo recibido para nuestros juegos. ¡Paga la hipoteca, si no – a la calle!
    • ¿Una idealista con la mentalidad de niño? Sin embargo, sin este idealismo desaparecen las fronteras entre debido y no-debido, entre bien y mal, verdad y mentira e ya podemos actuar de cualquier modo, porque existen miedos, intereses, complexos y odios que pueden explicar y excusar absolutamente todo (traición, cobardía, falta de escrúpulos, etc.). Pero anunciándonos cristianos, procuraremos no olvidar que nuestra salvación había sido posible gracias a un idealista que, sabiendo todos los intereses de Sanedrines-Pilateszelotes y el resto de la “Legión”, subió en la Cruz por la Única Verdad (“si todo tan bien conocía corresponsal, mejor lo conocía el arzobispo”). Hundidos en la rutina de conveniencias siempre debemos recordar sobre esta Verdad y no convertirla en una conveniencia mas: “yo soy tan bueno que hasta voy a la misa y, según el último concilio, el Dios es más misericordioso que nunca”. Así es, pero vamos a preguntar a nosotros mismos: ¿No nos sentimos a veces demasiado cómodos con esta misericordia? ¿No la aceptamos sin ningunas reflexiones, contemplando el cuerpo del Salvador tendido en la Cruz, como un adorno en el centro de la iglesia? Un ateo post-soviético comentó hace poco tiempo sobre un sacerdote “apareció con falda y toda su dorada bisutería”. Bueno, crítica es siempre así, pero lo que espanta de verdad es el hecho de que la mirada desde fuera se parece mucho a la comprensión cristiana tranquilla y apacible: ya estamos salvados, Cristo ya hizo todo, Cruz es el recuerdo del lejano comienzo, pero muy bonito símbolo, en mi colección privada tengo las verdaderas obras de arte, juicio es algo medieval y toda esta cacharrería escatológica es para los visigodos o beatos de Liébana. Dejemos el pesado tema del Juicio Final, pero, quizá, nos haría falta juicio de la gente honesta sin educación jurídica y con algo de sentido común, como lo sugiere Weil. A mí, no me llegaría nada mal, pero estoy consciente que no podemos obligar a todos pasar por estos tribunales, sería el absurdo en el estilo de Kafka o de Orwell. Dios es misericordioso y por eso sobre nuestra necesidad de juicio decidimos nosotros desde la profunda primera verdad conservada en nuestras almas, desde nuestra más importante herencia y patrimonio. El regazo de Padre es ancho y su amor no tiene fin, pero puede uno considerar a si mismo hijo sin haber hecho esfuerzo alguno, oliendo en el banquete de bodas como mendigo y ladrón. Las palabras del Evangelio entiende él que piensa que no merece escucharlas, con la misericordia no tenemos ningún derecho contar como con algo seguro e ya dado (¡es que para eso hay que ser un sinvergüenza absoluto!). El hombre decide aquí y ahora, en esta tierra y en este concreto momento, cuál será su juicio sobre sí mismo, lo decide desde el vacío de su inseguridad, superando las rupturas interiores, olvidando sobre las convenciones y convenios que convirtieron su vida en el proceso mecánico y absurdo, apoyándose en su fe, amor y esperanza. Los hombres honestos en necesaria cantidad para un tribunal podemos no encontrar nunca, en esto soy más escéptica que Simone, pero esto no aplaza nuestro propio juicio sobre nosotros mismos. Debemos juzgar nuestras palabras y acciones, el recorrido de una accidentada vida, sin la menor tentación caer en la desesperación. Nos condenamos a nosotros mismos, pero el amor nos van a aportar los que nos rodean, a quiénes nosotros importamos de verdad, quienes no imaginan su vida sin nosotros. “Amar de verdad es decir tu no vas a morir nunca” y esto ya está hecho para todos con la Resurrección de Cristo, nos quedan las vidas y muertes individuales, las lecturas de periódicos, el tedioso quehacer de cada día que corre acelerado hacía su última meta, lleno de soledad y miedo. Que más te rodeen, más soledad sientes, que más te hablen, más profundo esta el silencio. Weil piensa que un diario puede decir verdades y mentiras importantes, yo, como antaña periodista, no creo en este poder de la palabra humana. Puedes leer y escuchar mentiras y, sin embargo, saber la verdad. Cristo no contó ninguna noticia concreta, sino demostró la verdad. Aquí el problema se basa no en la falta o en el exceso de la información (que también es un lió babilónico), sino en el hecho de tener fe en la persona y el amor hacía ella, no confianza para la fianza bancaria, sino fe en su bondad y belleza: Timor non est in charitate: sed perfecta charitas foras mittit timorem, quoniam timor poenam habet: qui autem timet, non est perfectus in charitate (1 Io, 418). A la plena perfección de amor quizá no llegaremos nunca, pero teniéndola como meta podemos disminuir nuestros temores de juicios propios y ajenos, como también vanas esperanzas que alguien en periódico, en la calle, de la cátedra nos va a aportar la absoluta verdad y seguridad. La abundancia de la información solo cree estupor y miedo
    • ante mundo, seguridad aporta el amor, el directo contacto con la persona, la mirada no confundida por falsos espejos de profecías y adivinaciones. MANSEDUMBRE
    • Isaura Díaz Figueiredo. “Radiantes pensamientos, ilustres acciones, constancia, fidelidad, generosidad y noble honradez, son las gemas de los espíritus superiores” (Thomas Browne) ¡Qué poco se utiliza esta hermosa palabra! y es uno de los valores asociados a la virtud cardinal de la templanza, ya que modera la ira, controlando los impulsos cuando estamos enfadados. Voy a llamarla “el imperio de la paz”, ya que logra dominar al individuo, no perdiendo la calma ante acontecimientos imprevistos que obnubilen su corazón. No obstante como a la mansedumbre se la representa siempre por la oveja, se puede pensar que la persona de carácter no es mansa…equivocación, craso error, el manso no asiente sin más lo que otros creen, es consciente de las discrepancias y los ajustes que la vida introduce en el mundo, pero a la vez, está seguro que todos los males que asolan el planeta Tierra no pueden apagar la pavesa de bondad, que humea en el corazón de cualquier ser humano. No es cobarde e incapaz de enfrentarse al “dedo impositor”, soporta con ánimo tranquilo ¡tantas contradicciones! que por lógica no deberían surgir, pero que ahí están. Por la gran capacidad que tiene ante la frustración se hace clemente. Quiero, y saben los que me siguen, que me gusta dar el origen griego o latino de las palabras. Ésta es griega y procede de “praotes” que significa: disposición tranquila y equilibrada de espíritu, manteniendo las emociones bajo control. Le ilustro con una imagen que todos conocemos: el buey es un animal muy manso, pero a la vez muy fuerte, la persona mansa, no se ve afectada por las alabanzas, ni por la crítica…allá ellos con sus opiniones. “Y aquel varón era muy manso, más que todos los hombres que había sobre la tierra” Números 123.3
    • Alguien habrá que grite su nombre, que hable mal, si usted es manso, sabrá lograr que esas opiniones, muchas veces embellecidas bajo capas de radiante purpurina esconden puñales mortales cuando menos lo espera, usted se controla y procura que afecten lo menos posible a su vida biológica y psicológica. “Todos los que no tienen nada importante que decir hablan a gritos” (Jardiel Poncela) Estudiamos Teología cristiana y deberíamos incluir esta palabra dentro de lo que podríamos llamar “fruto del espíritu santo” A diferencia de los dones del Espiritu,conocidos y compartidos por la teología judía, el fruto del espíritu (Gálatas,5:22-23) es un concepto privativo del cristiano, aparece acuñado por primera vez en la “epístola de San Pablo a los Gálatas”, donde la mansedumbre se engalana de otras cualidades como amor, paz,gozo,paciencia,bondad, fe, en el N.T Jesús es mansedumbre a lo largo de diferentes capítulos que nos relata Mateo, pero no por ser manso dejó de decir lo que pensaba en cada momento, no por manso dejó de coger el látigo y expulsar a los que mercadeaban en el templo…. Pablo Neruda tiene un poema que escribió a los 15 años, donde en verso relata perfectamente, pese a su juventud lo que es ser manso Amo la mansedumbre y cuando entro a los umbrales de una soledad, abro los ojos y los lleno, de la dulzura y de su paz. Amo la mansedumbre sobre todas las cosas de este mundo.
    • Yo encuentro en las quietudes de las cosas un canto enorme y mudo, y volviendo los ojos al cielo, encuentro en temblores de las nubes, en el ave que pasa y en el viento, la gran dulzura de la masedumbre Lo contrario de la mansedumbre es el orgullo, altivez, egoísmo, egocentrismo. ¿Que les parece que es ser cruel? mi opinión es que la persona quiere centrarse en sí mismo, imponerse, que no pasen por encima, osea que visto psicológicamente, su autoestima está baja Por ello es respondón se cree importante, le cuesta perdonar… Lo que deseo destacar para el cristiano es que sobre la mansedumbre da su imagen la persona y es fundamento de teología moral. El cristiano ha de orientar su vida hacia la caridad, bondad… y en concreto hacia la mansedumbre y esta ha de ser su disposición natural, no forzada, ya que entonces no vale ninguna de las virtudes mencionadas. ¡Claroque fallamos! ¡y todos los días! Levantémonos más fortalecidos de cada tropiezo, de cada duda, de cada momento que en silencio gritamos al mundo. Busquemos imitar a Jesús. Yo sé con cuanta frecuencia, callar es el grito mas intenso. ¿Dónde está tu hermano?
    • Juan Antonio Mateos Pérez Esta es la pregunta. Se habla últimamente mucho en la polis de libertad, apenas de igualdad y nada de fraternidad. Además, la libertad y la igualdad se han plasmado en los códigos de derecho, son bandera de los derechos humanos, pero la fraternidad no. Yo me pregunto si se puede construir una sociedad más justa sin la pregunta por el otro, de cerca o de lejos, de este momento o del pasado. Es una meta silenciosa, así lo pensaba W. Benjamin donde quería que tuviéramos un encuentro en el presente con todas las víctimas de la historia. Pensaba que la historia es discontinua y se apodera de la tradición de los oprimidos, ya que mientras la causa de los vencidos no triunfe, los vencedores de antaño seguirán causando víctimas, nuevas víctimas. Propone una solidaridad intergeneracional, las causas nobles de las generaciones pasadas permiten superar las injusticias que se comenten contra las actuales. Y ellos no han muerto en vano si su causa triunfa en la posteridad. Benjamin no quiere salirse de la historia, pero M. Horkheimer le hizo notar que su afirmación era de índole teológica. Ambos parece que se pusieron de acuerdo, que para encender en el pasado la chispa de la esperanza, era necesario que verdugo no triunfe sobre las víctimas, si eso era teología, bienvenida sea tal teología. Vivimos en un mundo globalizado, nos comunicamos como nunca, avanzamos en medicamentos y en soluciones para curar muchas enfermedades. ¿Pero realmente somos hermanos? Ahí están golpeando nuestra conciencia y nuestro corazón, los más necesitados y que agonizan de hambre, las guerras olvidadas de Sudán, Nigeria, Mali o Siria, los abandonados África subsahariana o los que están saltando la verja. El anuncio de la fraternidad parece que todavía está esperando respuesta como afirmaba Sartre. El antiguo filósofo marxista Roger Garaudy sostiene que para realizar la fraternidad humana es necesario apoyarse en Dios, Padre de todos. Me pareció muy interesante aquella obra de J. Ratzinger, la fraternidad cristiana, donde la fraternidad cristiana, se basa esencialmente en la fe, superando toda relación de parentescos, de ciudadanías o de relaciones de hermandad en la Polis. Es un camino nunca concluido, donde vamos creciendo en el amor de Dios y liberándonos de muchas esclavitudes, incluso de nosotros mismos. Somos hermanos, ya que todos somos hijos (imágenes) de Dios, o al menos estamos llamados a serlo. Así lo entendió Jesús, que llamó hermanos a todos los hombres sin distinción. González Faus, en su obra la humanidad nueva, nos recuerda que somos hermanos en la forma de estar llamados a serlo…la fraternidad como una especie de fermento depositado en la humanidad y que tiende a desarrollarse haciéndola crecer.
    • Así la filiación divina y la fraternidad humana estan muy interrelacionadas entre sí, y el mayor mal se da cuando llamamos a Dios Padre y nos olvidamos de nuestros semejantes. No podemos construir la fraternidad desde las desigualdades, desde la abundancia de unos y la miseria de la mayoría. Nos recordaba monseñor Romero, que la sangre y la muerte del hermano, toca el mismo corazón de Dios. También Jon Sobrino subrayaba que el acceso al Dios mayor, se produce en el contacto del dios menor, de los pequeños, de los crucificados, de las víctimas. Como cristianos, nuestra llamada a la fraternidad nos llama a la justicia como la presentaron los profetas del Antiguo Testamento, como la presentó Jesús de Nazaret. Esta justicia es fraternidad con los pequeños, nos llama a participar en procesos de liberación personales y comunitarios, a discernir los acontecimientos y las injusticias, a levantar la voz profética, abrir espacios para lo imposible y no olvidar la historia de misericordia y salvación. "El hombre está habitado por silencio y vacío. ¿Cómo saciar esta hambre, cómo acallar este silencio y poblar su vacío? ¿Cómo escapar a mi imagen? Sólo en mi semejante me trasciendo, Sólo su sangre da fe de otra existencia" Octavio Paz, "El prisionero", Libertad bajo palabra Her El atril
    • Blog de: Fray Antonio Praena Segura, OP sábado, 01 de marzo de 2014 Spike Jonze es un director que no se pone tras la cámara si no es por un proyect o arriesga do y con vocación de no dejar indiferente. También por eso tiene tantos detractores como admiradores. En esta ocasión su propuesta es “Her”, una película en la que un solitario Joaquin Phoenix, un hombre que tras su fracaso matrimonial piensa que ya no volverá a sentir nada nuevo y a quien sólo le queda ver pasar los días con total indiferencia, se enamora de un sistema operativo programado para convertirse en su compañera ideal y para ir acomodándose a la personalidad de su enamorado hasta llegar a hacer de la suya una relación con todas las características de la realidad. La historia trascurre en un futuro cercano, pero en realidad nos habla de nuestro presente, de un presente en el que la soledad, el fracaso de las relaciones personales y la incomunicación van convirtiendo las relaciones virtuales en un refugio humano. Ese es el acierto de la película, ponernos ante los ojos una verdad en la que reconocer no sólo lo equivocados que estamos al consolarnos con el alto número de “likes” que alcanzamos en Facebook o el número de veces que
    • somos retuiteados, sino hasta qué punto huimos de la realidad más cercana e interpelante refugiándonos en las nuevas tecnologías. Pero el problema no está en las tecnologías ni en su potencial para sustituir al amigo acomodándose perfectamente a nuestras necesidades, sino en nosotros mismos. Por eso “Her” es, ante todo, una incursión en el amor y en el factor diferencial humano. En este sentido, Jonze lleva las cosas al límite: esta relación amorosa con un sistema operativo es tan perfecta que incluye la imperfección. El conflicto, las discusiones, los desencuentros están presentes y toman un cariz bien real. El protagonista sufre las cosas que hay que sufrir en una relación amorosa. Pero esta se reconduce, se estabiliza en el momento que tiene que hacerlo, unas veces por iniciativa del protagonista, otras por iniciativa de la chica. Nunca, evidentemente, pesa sobre ella la verdadera grandeza del amor: su debilidad, su naturaleza amenazada y frágil. En esta cinta la posibilidad del daño y del dolor es sólo un elemento programable, nunca algo realmente irreversible. La muerte, en una palabra, no ejerce su amenaza sobre este amor, como sí la ejerce, como sí es realmente posible el “se acabó” para siempre, en el amor real. Quizá el diferencial humano no sea otra cosa que el estar siempre midiéndose contra la muerte y la finitud, contra las que, sin embargo, la libertad se afirma como verdadera libertad, el amor como amor verdadero y la humanidad como humana. En el “pese a todo”, el “contra todo” tiene la soledad que nos rodea – quizá no se ha dado cuenta- otro factor impredecible: puede abrir en sí misma una puerta de libertad. Puede ponerse en escena, hacerse arte, contemplarse y, de este modo, no concederse a sí misma la última palabra. Enriquecernos con su pobreza
    • Nihil Obstat Blog de: Martín Gelabert Ballester, OP domingo, 02 de marzo de 2014 El lema del mensaje cuaresmal del Papa está tomado de unas palabras de San Pablo: Cristo se hizo pobre por nosotros para enriquecernos con su pobreza. Estas palabras no son una descripción del modo como funciona el perverso sistema capitalista, en el que unos pocos se enriquecen a costa de la pobreza de muchos. Aquí no se dice que a Cristo le despojaron de unos bienes que se había ganado, para que otros se aprovechasen de su trabajo y de su sudor. Tampoco se dice que Cristo era una persona generosa que entregó parte de lo que tenía y se hizo un poco más pobre, para que otros pudieran hacerse un poco más ricos. Aquí no se trata de quitar a uno para que otros tengan. Así funciona el mundo. Pero la lógica de Dios, reflejada en Cristo, es totalmente distinta y, por eso, sorprende. Lo que San Pablo dice es que Cristo, siendo rico, voluntariamente se hizo pobre por nosotros, para que nosotros nos enriqueciéramos con su pobreza. ¿De qué riqueza y de qué pobreza se trata? La riqueza de Cristo es su “ser de condición divina”. Pero en Cristo se revela que lo divino es el amor: Dios es Amor. Por eso, también dice San Pablo que Cristo era rico en misericordia. Así se explica que, siendo Amor lleno de misericordia, se despojase de su condición para igualarse al ser humano. Porque Dios ama a la criatura humana, su mejor obra, como no se puede amar más. El auténtico amante quiere ser como el amado. De ahí que el Dios amante, en Cristo, se despoja de todo lo que le separa de su amado humano para estar al lado del amado. Este es el sentido de su hacerse pobre. Y al hacerse pobre por amor, nos enriqueció con su amor, nos lleno de su amor. El amor es la mayor riqueza, lo que siempre permanece, lo que colma al que lo tiene. Si no se hubiera hecho pobre, no hubiera podido llegar hasta nosotros. Su pobreza es nuestra riqueza. Su despojarse de la categoría de Dios es la posibilidad de que nosotros podamos hacernos divinos. Ser como Dios ha dejado de ser una misión imposible, una vez que, en Cristo, Dios ha querido ser como el hombre. En la Cruz aparece el mayor despojamiento, pero también el amor más grande. En la mayor pobreza aparece la mayor riqueza, en el total despojamiento se da la máxima ganancia. En esta cuaresma estamos invitados a contemplar este misterio de amor. A contemplarlo y a dejarnos interpelar por él, a cambiar
    • como consecuencia de la contemplación. Un modo de comprobar si el cambio es efectivo es solidarizarnos con los pobres de este mundo, con aquellos con los que Cristo se identifica. El único modo de ser solidario con todos es haciéndose pobre. La pregunta es: ¿quiero yo identificarme con Cristo? El “mañana” de Dios Fray Gustavo Sanches Gómez, OP Cuando el Catecismo de la Iglesia Católica trata el tema de la providencia divina afirma que: “hay una soberanía absoluta de Dios en el curso de los acontecimientos” (n 303), lo cual recoge como testimonio de aquello que se encuentra reafirmado a lo largo de toda la sagrada Escritura. Este Señor de la historia es al que adoramos porque a Él están sometidas todas las cosas. Pero, ¿cabe la posibilidad de pensar en un “mañana” de Dios? Pues a esto parece querer referirse el Evangelio de este domingo. Repetidamente Jesús lanza a sus discípulos la exigencia clara, determinada y prevista para un “servidor de Cristo y administrador de los misterios de Dios”: no se inquieten. Por tres veces repite la frase, una para referirla a la vida, otra dirigida a la preocupación por los alimentos y los vestidos, y otra señalada hacia el mañana. En ello descubrimos una sucesión, pues aprovecha más a la vida el alimento que los vestidos. Sin embargo, “¿no vale acaso más la vida que la comida y el cuerpo más que el vestido?”. Las inquietudes de esta vida vienen de nuestro apego a las cosas. Todos los maestros de espiritualidad repiten siempre la necesidad de purificación en el cumplimiento de nuestros apetitos. San Juan de la Cruz nos recuerda, en estas Letrillas cómo ha de alcanzarse la suma de la perfección: Olvido de lo creado; memoria del Creador;
    • atención a lo interior; y estarse amando al Amado. En nosotros se encuentra la sucesión del tiempo, hemos sido creados en estado de vía como seres que caminan hacia su perfección última. Pero en Dios –como lo explica Santo Tomás de Aquino- “no hay nada que esté orientado a un fin, ya que El mismo es el último fin” (ST 22, 1). Él es nuestro fin, es nuestra felicidad, es –en este sentidonuestro mañana. Es Aquel que “sacará a la luz todo lo que está oculto en las tinieblas y manifestará las intenciones secretas de los corazones”, tal como escribe Pablo a los corintios. Quienes van detrás de vanas preocupaciones no siguen a Dios, ni lo sirven de corazón. Por esto Jesús insiste en que nadie puede servir a dos señores, Dios o el dinero. Si servimos a Dios y lo seguimos sólo a El entonces se nos darán las demás cosas por añadidura. Esto nos lo ha prometido el Señor, y además nos ha pedido que mantengamos siempre el recuerdo de esta promesa en la oración que nos enseñó a dirigir al Padre: “danos hoy nuestro pan de cada día” (Lc 11, 3). Pero para que no quedáramos sumergidos en el mero deshacimiento de las cosas de este mundo nos manda a buscar en esta vida “el Reino de Dios y su justicia”. Pues, por su infinita bondad, Dios ha otorgado al hombre la dignidad de la causalidad. Esto es, la capacidad de ser causa en el orden que le corresponde usando del don misterioso y maravilloso a la vez de la libertad. Seguros debemos estar que el Padre de los cielos sabe bien lo que necesitamos. Un servidor y administrador digno de Dios es aquel que no tiene ninguna de estas preocupaciones mundanas o, acaso, una sola: la preocupación de buscar el Reino valiéndose de lo único que se le pide, es decir la fidelidad. Jamás podríamos evadirnos de esa mirada que vela por nuestras necesidades y que igualmente nos reprueba cuando torcemos el camino. “Todo está patente y desnudo a los ojos de Aquel a quien daremos cuenta” (Hb 4, 13). Todo se encuentra atendido por el Padre, los pájaros del cielo, la hierba de los campos, hasta los “hombres de poca fe”. El “mañana” de Dios es el hoy de su eternidad, de su inagotable providencia, de su inigualable amor. Aun así, el hombre es capaz de hacer suyas las palabras que el profeta Isaías proclama de parte de Sión: “el Señor me abandonó, mi Señor se ha olvidado de mí”. Pidamos al Señor que estas palabras de reproche nunca tengan asiento en nuestro corazón, porque aunque así lo experimentemos a veces el mismo Señor prueba su infinito amor con las palabras que responde ante el reclamo del hombre: “¿Se olvida una madre de su criatura, no se compadece del hijo de sus entrañas? ¡Pero aunque ella se olvide, yo no te olvidaré!”. ¡No permitas Señor que yo me olvide de ti, que me olvide de tu promesa de no olvidarte de mí; que me acuerde de ti, olvidándome de mí! No seáis como los hipócritas
    • Que en este tiempo de Cuaresma que empezamos nos preguntemos lo mismo que aquel maestro: ¿Sabéis cómo medir cuando empieza el día? Cuando al mirar el rostro de un hombre cualquiera, ves que es tu hermano. Las palabras de Jesús al comienzo de la Cuaresma son claras y nos muestran un camino de autenticidad en un mundo que ve normal vivir desde las apariencias. El evangelio de Mateo nos presenta las tres formas de piedad que los judíos practicaban en relación a la ley: la limosna, la oración y el ayuno. Jesús asume estas formas de piedad, pero al mismo tiempo las critica. No tienen ningún sentido si no son realizadas por ellas mismas, sino para que sean ensalzadas por los demás. « Tú, en cambio, cuando hagas limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha; así tu limosna quedará en secreto, y tu Padre, que ve en lo secreto, te lo pagará. Cuando recéis, no seáis como los hipócritas, a quienes les gusta rezar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas, para que los vea la gente.» ...Tú, en cambio, cuando hagas limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha... La limosna debe darse de modo que la mano izquierda no se entere de lo que hace la derecha. Yo doy porque debo hacerlo, y renuncio a contabilizar mi ofrenda y a envanecerme de ello. Jesús remite continuamente al secreto: la limosna y el ayuno deben hacerse en secreto. Los buenos actos no sólo deben permanecer ocultos ante los hombres, sino también ante el ego personal. No debo hacer el bien para ser juzgado por ello. A nuestras obras no les debe acompañar el juicio interior. Deben, simplemente, fluir de nosotros, ya que es lo propio, y no hacer que nos pongamos por encima de los demás gracias a nuestro buen modo de actuar. Actualmente parece lógico que todos queramos tener una casa más cara, un coche con más prestaciones, una tele más grande o un móvil de última generación. Y acostumbramos a valorar a las personas por lo que tienen, por su inventario de pertenencia. Su valor es directamente su fortuna. Esto tiene una consecuencia inmediata: aquellas personas que quieren ser valoradas, además de rodearse de cosas admiradas por la gente, están muy pendientes de que sus buenas acciones sean vistas por todos. A los ojos de Dios y del corazón esto no significa nada. Es importante saber edificar las amistades sobre roca y no sobre arena, para así evitar ser adulados y no nos hagan creer que aquellas cosas anodinas realmente tienen valor. Esto puede llevarnos un esfuerzo y tiempo pero no es imposible. La oración debe llevarse a cabo en la habitación, con la puerta cerrada: «Ora a tu Padre, que está en lo secreto». No se trata sólo de la habitación externa, de la que oculta mi oración a las miradas de los demás, sino también de la estancia interior en la que me debo recluir para orar: es la estancia del corazón. La verdadera oración resuena en la habitación oculta de mi corazón. Orar significa, para Jesús, presentarse ante Dios en lo oculto del corazón. El Padre ve en lo secreto. Cuando le presente las cosas, las iluminará con la luz del amor y las transformará. Esto significa que yo también presento ante Dios aquello que está
    • oculto para mí, mi inconsciente. La luz de Dios tiene que caer en el fondo de tu alma para que todo en mí sea tocado y transformado por Dios. ...entra en tu cuarto, cierra la puerta, y ve a tu Padre que te espera en lo escondido.. La oración de los discípulos de Jesús no debe consistir ni en palabras interminables ni en la verborrea de los gentiles. No hay que pretender resultados forzando a Dios con violencia para que realice una acción determinada. «Cuando ayunéis, no andéis cabizbajos, como los hipócritas que desfiguran su cara para hacer ver a la gente que ayunan…» Antes al contrario, la oración de los cristianos brota de la confianza más profunda en que Dios sabe lo que el hombre necesita. «Tú, en cambio, cuando ayunes, perfúmate la cabeza y lávate la cara, para que tu ayuno lo note, no la gente, sino tu Padre, que está en lo escondido; y tu Padre, que ve en lo escondido, te recompensará.» Precisamente en el centro de esa sabiduría de la oración cristiana es donde Mateo sitúa el Padrenuestro. En esta oración de Jesús se experimenta a Cristo, que es la verdadera oración. Pero, al mismo tiempo, tal y como lo demuestra el Padrenuestro al estar situado en medio del sermón de la montaña, el cristiano experimenta en esta oración quién es él en lo más profundo: es hijo e hija de Dios. Aquí experimenta lo que demuestra con su actitud, lo que refleja su ser más profundo. Que en este tiempo de Cuaresma que empezamos nos preguntemos a nosotros mismos como aquel viejo maestro, que preguntó a sus discípulos: «¿Quién sabe cómo distinguir el momento en que termina la noche y empieza el día? Y sus seguidores fueron contestando: «Yo diría, empezó uno, cuando viendo un animal de lejos, no se puede distinguir si es oveja o perro»; «empieza el día, dijo otro, cuando viendo de lejos un árbol, no se puede decir si es un peral o un manzano»… Pero el maestro siempre negaba con la cabeza, hasta que dijo: «¿Sabéis cómo medir cuando empieza el día?: cuando al mirar el rostro de un hombre cualquiera, ves que es tu hermano; si no, cualquiera que sea la hora, será siempre de noche. Que el Señor cree en mí un corazón puro y me renuévame por dentro con espíritu firme en este tiempo cuaresmal. Amén. Fr. Sebastian Vera A. Real Convento de Predicadores, Valencia
    • VÍDEO DE HOY: Pueblo de Dios - En tierra Quekchí
    • “Ha habido un pequeño cambio: ya no nos disparan” Los subsaharianos del monte Gurugú, junto a Melilla, aguardan la ocasión para cruzar la valla J. JIMÉNEZ GÁLVEZ Melilla 2 MAR 2014 - 00:32 CET325 Inmigrantes subsaharianos en el monte Gurugú (Marruecos), el pasado agosto. / SAMUEL SÁNCHEZ Conversa despacio. Pronuncia cada palabra en un medido francés. Y diferencia las muertes de inmigrantes en los naufragios de Lampedusa (Italia) con lo ocurrido en la tragedia de la playa de Tarajal. “En este caso, los guardias civiles dispararon”, recalca Ibrahim Sali, de 33 años. Sentado en una roca del marroquí monte Gurugú, a 40 minutos a pie del paso de vehículos de Beni Enzar con Melilla; este nigerino relata cómo participó en ese intento de entrada a Ceuta, cómo se lanzó al Mediterráneo y cómo vivió los disparos de pelotas de goma y botes de humo. Lo describe detalladamente, antes de explicar que decidió después buscar en Melilla una vía de acceso menos “peligrosa” a Europa. Pero sabe que “ha habido un pequeño cambio” durante los días que tardó en ahorrar lo necesario para pagarse el traslado en coche por los 391 kilómetros que separan ambas ciudades autónomas: “Los agentes ya no nos disparan. No usan material antidisturbios”, asegura. Lo cuenta rodeado por una decena de inmigrantes, en un campamento de más de medio centenar de subsaharianos situado a tres kilómetros y medio de la frontera. A su hogar lo llaman el forêt, (bosque, en francés). Aquí, mientras comparten un paquete de tabaco Winston, cuenta que desconoce que el Gobierno español vaya a modificar la ley para permitir las devoluciones en caliente. Abbas B, gabonés de 19 años, tampoco tiene ni idea. “¡Qué nos importa! Si ya cruzamos la frontera y los guardias civiles nos entregan a los marroquíes. Yo pasé dos veces”, narra, mientras repara el techo de la chabola donde dormirá este sábado. Con la ayuda de cinco “amigos”, el joven cubre con plásticos un círculo de piedras de medio metro de alto y menos de dos metros de diámetro.
    • “Las últimas entradas masivas de inmigrantes no tiene nada que ver con el posible cambio de ley o con lo que ellos sepan. Lo que ocurre es que, desde las muertes de Ceuta, no se están registrando devoluciones ilegales”, explica José Palazón, portavoz de Prodein, una ONG de Melilla que atiende a los subsaharianos. La tragedia de Tarajal fue el 6 de febrero. Y, desde entonces, se han producido cuatro saltos multitudinarios de la valla cercana al monte Gurugú. De estos, tres han resultado exitosos y ha supuesto la entrada irregular en la ciudad de más de 450 personas —desde inicios de 2014 suman unos 515—. Una situación que ha obligado a Interior a reforzar ahora la frontera con otros 18 agentes antidisturbios. “Pero en las montañas hay la misma gente que siempre. No más. La diferencia es que, ahora, los que entran se quedan”, sentencia Palazón. Al campamento de Ibrahim, en una pequeña cima del Gurugú cubierta por árboles y desde donde se avista la costa rifeña, la información llega boca a boca. “Los compañeros nuevos nos cuentan algo y también los periodistas”, apunta Muhamad, un veinteañero que prefiere no revelar su país de procedencia. “Pero sigue siendo difícil entrar”, interviene Abbas, que participó en el salto del pasado viernes. Ese día fracasó en el intento de superar la verja de seis metros de altura y diez kilómetros de largo que cerca Melilla. “Muchos otros lo consiguieron y están en el campamento”, dice en referencia al Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de la ciudad española. "No queremos quedarnos en Marruecos, aquí tampoco hay nada” Unas instalaciones que, con apenas 472 plazas y como confirma su director, se encuentran saturadas. Alberga a más de 1.300 acogidos desde el último salto del viernes, cuando accedieron a la localidad 214 subsaharianos, la mayor entrada irregular desde 2005. “Pero es que nosotros no nos queremos quedar en Marruecos, aquí tampoco hay nada. En España sí podemos mejorar nuestra vida”, insiste Ibrahim, que se quita la capucha de la sudadera. En el pómulo se observa una cicatriz, aunque prefiere no contar cómo se la hizo. Le suena el móvil. Contesta a la llamada y después comenta que lleva cuatro años en Marruecos y que ha cruzado a España cuatro o cinco veces. “Pero me han devuelto”, incide. "Es muy normal que los inmigrantes se muevan de los alrededores de una ciudad autónoma a otra", apostilla Palazón. De hecho, el joven Abbas también lo ha hecho. Hace poco más de 10 días, índica, se encontraba en Ceuta. Allí también vivió la tragedia de Tarajal. “Yo estaba en el agua, mi hermano mayor murió”, grita, mientras hace aspavientos con las manos y se ajusta el roído chaquetón marrón. Porque aquí, en el Gurugú, corre el viento. “Pero yo no he venido a la puerta de Europa para ser un cadáver”, añade. Así que, tras la muerte de los 15 inmigrantes, decidió también trasladarse a Melilla. Lo hizo en coche, “gracias a la caridad”. Le mendigaba un dirham a un marroquí, y otra moneda a otro. Y así hasta que ahorró lo suficiente. “Como cuando estaba en Gabón y guardaba lo que ganaba con pequeños trabajos”, concluye Abbas. Vuelve entonces a su cabaña, a su reparación. Se prepara para la noche. Como los más de 50 subsaharianos de este campamento. Uno de ellos llega cargado de leña a la espalda. Otro, con dos garrafas de plástico vacías en las manos, desciende por un camino de piedras en busca de agua. Y en el Gurugú se acaban los cigarros de Winston que les han regalado. Y no hay otro paquete. La paz en Sudán del Sur pasa por reformas económicas Por Charlton Doki
    • Un hombre y su hija vuelven al poblado de Bor, en el estado sursudanés de Jonglei, tras los feroces enfrentamientos que tuvieron lugar allí y en todo el país, y que mayoritariamente terminaron en enero. Crédito: Charlton Doki/IPS. YUBA, 28 feb 2014 (IPS) - Gatmai Deng perdió a tres familiares durante el estallido de violencia que vivió Sudán del Sur entre el 15 de diciembre y finales de enero, y culpa de sus muertos al gobierno, por no haber aprovechado los vastos recursos petroleros del país para mejorar las vidas de sus casi 11 millones de habitantes. Cuando este país se independizó de Sudán en 2011, muchos esperaban que el nuevo gobierno proveyera los servicios que los gobernantes de su anterior país les habían negado a los sursudaneses, dijo Gatmai a IPS. “Pero este gobierno no es diferente de los de Jartum, que marginaron a los ciudadanos sursudaneses. ¿Dónde están los hospitales, dónde están las escuelas, dónde está el agua potable que nos prometieron?”, preguntó Gatmai. Sudán del Sur, con 10,8 millones de personas, obtiene 98 por ciento de sus ingresos de las exportaciones de petróleo. Entre 2005 y 2012, cuando dejó de producir por una disputa con Sudán por un oleoducto, Sudán del Sur obtuvo más de 10.000 millones de dólares de exportaciones petroleras, según funcionarios del gobierno y del Banco Mundial. cifras del empleo en Sudán del Sur • La agricultura emplea a 76 por ciento de la fuerza laboral. El sector contribuye con entre 15 y 33 por ciento del producto interno bruto. • Solo 12 por ciento de las mujeres y 11 por ciento de los hombres tienen empleos formales. Fuente: Oxfam Internacional, 2013 Luego de que Sudán del Sur reanudó su producción de crudo en abril de 2013, el Ministerio de Petróleo reportó una facturación de 1.300 millones de dólares en los siguientes seis meses. Pese a esta riqueza, la
    • mayor parte del territorio es inaccesible por carretera. Hasta ahora, existen poco más de 110 kilómetros de calles asfaltadas en la capital, Yuba. Hay apenas una autopista pavimentada de 120 kilómetros que conecta Yuba y la frontera con la vecina Uganda, en el este. “El dinero del petróleo está beneficiando al (presidente) Salva Kiir y a sus ministros”, dijo Gatmai desde Jartum, la capital de Sudán, donde se refugió tras el estallido de violencia. Los enfrentamientos dejaron miles de muertos y heridos, además de 863.000 desplazados. Un informe provisional sobre las violaciones de los derechos humanos, divulgado el 23 de este mes por la Misión de Mantenimiento de la Paz de la Organización de las Naciones Unidas en Sudán del Sur, registra matanzas masivas contra ciertas etnias, violaciones de pandillas y torturas perpetradas por efectivos del gobierno y por varias milicias de la oposición. Las batallas más feroces tuvieron lugar en los estados de Jonglei, Nilo Superior, Unidad y Ecuatoria Central. Pero los analistas coinciden con Gatmai en que las condiciones económicas y sociales, con alto desempleo juvenil, la casi inexistencia del sector privado y una excesiva dependencia del gobierno, el principal empleador, pudieron contribuir al conflicto. Leben Nelson Moro, profesor de estudios sobre desarrollo en la Universidad de Yuba, dijo a IPS que el petróleo ha sido una maldición más que una bendición para Sudán del Sur. Una vez iniciada la violencia, “se volvió fácil engrosar las filas de los hostiles con quienes se sentían excluidos de la riqueza”, aseguró. “Buena parte de las ganancias petroleras van a unos pocos, que ocupan puestos de autoridad. No tenemos carreteras, ni otros servicios básicos, como atención a la salud”, destacó Moro. “Los ingresos no se usan para generar empleo para los jóvenes. Esto dio pie a ciertas quejas contra las pocas personas del gobierno que parecen estar beneficiándose”, dijo. En la práctica, el gobierno no tiene ninguna política para promover la integración socioeconómica de la juventud. Una vasta mayoría de la población depende del sector agrícola para su supervivencia y empleo. Badru Mulumba, editor del periódico The New Times y analista político, dijo a IPS que es esta dependencia del gobierno lo que llevó al conflicto. “Los políticos que estaban fuera del poder quisieron recuperarlo para mantener la influencia en sus comunidades”, señaló. Mulumba explicó que muchas personas desempleadas tienen como fuente de ingresos a sus familiares con puestos en el gobierno. “Si la gente común tuviera opción, no habría seguido a los políticos que tomaron las armas contra los que estaban en el poder”, planteó. Según el Panorama Económico Africano 2012 del Banco Mundial, el desempleo juvenil en Sudán del Sur es muy alto. “La insuficiente demanda laboral, la falta de mano de obra calificada, la ausencia de una política gubernamental coherente y de un marco legal y regulatorio sólido limitan el ingreso de los jóvenes al mercado laboral”, según el documento. No hay cifras oficiales sobre los alcances del desempleo juvenil, pero datos de Oxfam Internacional muestran que apenas 12 por ciento de las mujeres y 11 por ciento de los hombres dentro de la población económicamente activa tienen empleos formales. El hecho de que los principales grupos étnicos dependan del ganado también puede haber contribuido a la inestabilidad. Tanto los dinkas como los nuers, entre otros, usan a sus animales para pagar dotes, compensaciones y multas en el marco del derecho consuetudinario, e incluso los intercambian por alimentos. “Un gran sector de la población depende de la ganadería, así que de algún modo la gente acepta esta cultura en la que uno puede quedarse con ganado de las comunidades rivales y así acumular cabezas y volverse poderoso”, explicó Mulumba. Solamente entre julio de 2011 y diciembre de 2012, más de 3.000 civiles fallecieron en incidentes vinculados al robo de ganado en los estados sursudaneses de Jonglei, Lagos, Unidad y Warap. Anne Lino Wuor, legisladora de Jonglei, cree que si los gobernantes dieran participación y empleo a los jóvenes, ellos abandonarían el abigeato. “Creo que la única manera de traer estabilidad y paz a Sudán del Sur es mediante el desarrollo”, dijo Wuor a IPS. Pinyjwok Akol Ajawin, director general de juventud en el Ministerio de Cultura, Juventud y Deportes, señaló a IPS que los jóvenes son manipulados políticamente. “Ellos siguen a sus ancianos y a los varones de sus tribus. Por eso intentamos llegar a ellos para iluminarlos, para hacerles saber que son los jóvenes de un solo país, que pertenecen a Sudán del Sur y que deben coexistir, para que se vean como hermanos de aquellos a los que intentan combatir”, agregó. Un Comité Nacional de Manejo de Crisis Juvenil se creó con apoyo gubernamental, en una iniciativa de
    • servicio comunitario para los jóvenes. “Es la única manera de mantener ocupados a los jóvenes sursudaneses y de desalentar que se sumen al conflicto”, dijo Ajawin. Edmond Yakani, director ejecutivo de la Organización Comunitaria de Empoderamiento para el Progreso, ve las cosas de otro modo. “Solamente reformas económicas profundas traerán la estabilidad a este país”, dijo a IPS. Apple: el imperialismo del dinero que no conoce patria 28/02/2014 La compañía ha llegado a declarar pérdidas en España para eludir al fisco. En 1931 el papa Pío XI denunciaba el Imperialismo internacional del dinero que no conoce patria. Hoy la marca de la manzana presume de lograr que parte de sus negocios no estén arraigados en ningún lugar con lo que “legalmente” evade la mayor parte de sus impuestos. El Santo Grial de la evasión fiscal. Con esta contundencia ha presentado el senador Carl Levin la compleja estructura de filiales que Apple ha ido creando durante décadas fuera de EE UU para esquivar el pago de miles de millones en impuestos. Lo hizo explotando las lagunas de la legislación. Una investigación del Senado estadounidense ha mostrado que entre sus prácticas está la de concentrar los beneficios en algunas filiales que son apátridas fiscales, es decir, que ni tienen sede fiscal ni declaran impuestos en ningún país. Las prácticas de ingeniería fiscal están muy extendidas entre las grandes multinacionales de EE UU y no son exclusivas de las firmas tecnológicas, pero el Senado ha tomado a Apple como caso de estudio a fondo. El informe cita que Apple negoció con el Gobierno irlandés una aplicación del impuesto de sociedades que en la práctica ha supuesto una rebaja del 12% a menos del 2%, para así establecer la base de su red de filiales en el extranjero. “Pero no se conformó con eso”, añadió Levin.
    • En el caso de la firma de Cupertino, la investigación se fija sobre todo en filiales en Cork (Irlanda) cuya residencia fiscal no está en ninguna parte. De acuerdo con la ley estadounidense, no tributan en Estados Unidos porque su sede social está en Irlanda y, de acuerdo con la ley irlandesa, no tributan en Irlanda porque se gestionan y controlan desde Estados Unidos. Apple se cuela por el agujero. Es el caso de Apple Operations International (AOI), constituida en 1980, y que funciona como holding de la mayoría de las filiales de Apple en el extranjero, de las que recibe dividendos. Pese a estar domiciliada en Cork, no tiene presencia física allí ni en ninguna otra parte ni consta que tenga empleados. Tres empleados de otras sociedades de Apple son sus consejeros. La inmensa mayoría de las reuniones del consejo se celebran en California, donde residen dos de esos tres consejeros. Pese a que logró beneficios de 30.000 millones de dólares en los últimos cuatro años, ni siquiera presentó declaración de impuestos en ninguna parte. Hay otra sociedad clave del grupo en la misma situación. Se trata de Apple Sales International (ASI), que registró beneficios por valor de 74.000 millones de dólares en los últimos cuatro años por los que apenas tributó. En 2011, por ejemplo, por los 22.000 millones de dólares de beneficio pagó 10 millones de dólares, menos del 0,05%. “Aquí la cuestión no es lo que pagan sino lo que no pagan”, insistió Levin. Con sus tácticas, el senador calcula que Apple está esquivando el equivalente a 25 millones diarios en impuestos. De AOI depende indirectamente la filial que controla las tiendas en España, mientras que ASI factura la mayor parte de las ventas en el mercado español, con lo que el grupo escapa casi por completo de la Hacienda española facturando desde sociedades irlandesas sin residencia fiscal. Apple usa filiales que no tienen residencia fiscal en ningún país, que son una especie de apátridas fiscales que no están obligadas a presentar declaración de impuestos. La compañía aprovecha una laguna legal. Tiene filiales en Irlanda gestionadas desde EE UU. No tributan en EE UU por tener su sede social en Irlanda y no tributan en Irlanda por estar controladas desde EE UU. Las dos filiales principales de este tipo son Apple Sales International, desde donde se facturan también las ventas en España, y Apple Operations International, que controla la red de tiendas en varios países, entre ellos España. La investigación admite que no hay nada ilegal. De hecho, la creatividad fiscal de Apple se ve claramente reflejada en las cuentas que al final de cada ejercicio remite al regulador. Como señaló el profesor Stephen Shay, el sistema actual crea una “incentivo irresistible” para desviar los beneficios. Tim Cook, el
    • consejero delegado de Apple, insistió en que su firma se encuentra entre las corporaciones que más pagan en impuestos en EE UU. El senador John McCain dice que eso valdrá quizás en términos absolutos, “pero en proporción es también de las que más evita pagar en impuestos”. En este sentido, señaló que una empresa que contribuye tanto al ingenio y a la economía no debería seguir prácticas “que privan al ciudadano de ingresos”. Autor: Sandro Pozzi “Dios no se olvida de ninguno de nosotros, ¡de ninguno!”, el Papa este domingo durante el Ángelus 4 2014-03-02 Radio Vaticana (RV).- (se actualizó con video y con audio) Este domingo al mediodía el Papa Francisco dirigió el rezo del Ángelus. En su alocución previa el Obispo de Roma, recordando especialmente a nuestros hermanos que se encuentran en necesidad, observó que el camino que Jesús indica puede parecer poco realista con respecto a la mentalidad común y a los problemas de la crisis económica; pero, si pensamos bien, nos conduce a la escala justa de valores. “Para hacer que a nadie le falte el pan, el agua, el vestido, la casa, el trabajo, la salud, es necesario que todos nos reconozcamos hijos del Padre que está en el cielo y por lo tanto hermanos entre nosotros, y nos comportemos consecuentemente.” (RC-RV) Palabras del Papa antes del rezo del Ángelus: Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días! Al centro de la Liturgia de este domingo encontramos una de las verdades más confortantes: la divina Providencia. El profeta Isaías la presenta con la imagen del amor materno lleno de ternura. Y dice asi: “¿Se olvida una madre de su criatura, no se compadece del hijo de sus entrañas? ¡Pero aunque ella se olvide, yo no te olvidaré!” (49,15). ¡Que hermoso es esto! Dios no se olvida de nosotros, de ninguno de nosotros, ¿eh? De ninguno de nosotros, nos recuerda con nombre y apellido. Nos ama y no se olvida. Que hermoso es pensar en esto. Esta invitación a la confianza en Dios encuentra un paralelo en la página del Evangelio de Mateo: “Miren los pájaros del cielo –dice Jesús- ellos no siembran ni cosechan, ni acumulan en graneros, y sin embargo, el Padre que está en el cielo los alimenta.… Miren los lirios del campo, cómo van creciendo sin fatigarse ni tejer. Yo les aseguro que ni Salomón, en el esplendor de su gloria, se vistió como uno de ellos.” (Mt 6,26.28-29). Pero pensando en tantas personas que viven en condiciones de precariedad, o incluso en la miseria que ofende su dignidad, estas palabras de Jesús podrían parecer abstractas, si no ilusorias. ¡En realidad son más que nunca actuales! Nos recuerdan que no se puede servir a dos patrones: Dios y la riqueza. Mientras cada uno busque acumular para sí, jamás habrá justicia. Debemos escuchar bien esto, ¿eh? Mientras cada uno busque acumular para sí, jamás habrá justicia. Si en cambio, confiando en la providencia de Dios, buscamos juntos su Reino, entonces a nadie faltará lo necesario para vivir dignamente. Un corazón ocupado por la furia de poseer es un corazón lleno de esta furia de poseer, pero vacío de Dios. Por eso Jesús ha advertido varias veces a los ricos, porque en ellos es fuerte el riesgo de colocar la propia seguridad en los bienes de este mundo, y la seguridad, la seguridad definitiva, está en Dios. En un corazón poseído por las riquezas, no hay más espacio para la fe. Todo está ocupado por las riquezas, no hay lugar para la fe. Si en cambio se deja a Dios el lugar que le espera, o sea el primer lugar, entonces su amor conduce a compartir también las riquezas, a ponerlas al servicio de proyectos de solidaridad y de desarrollo, como demuestran tantos ejemplos, también recientes, en la historia de la Iglesia. Y asi, la Providencia de Dios pasa a través de nuestro servicio a los demás, nuestro compartir con los demás. Si cada uno de nosotros no acumula riquezas solamente para sí sino que las pone al servicio de los demás,
    • en este caso la Providencia de Dios se hace visible como un gesto de solidaridad. Si en cambio alguien acumula solo para sí, ¿qué le pasará cuando será llamado por Dios? No podrá llevarse las riquezas consigo porque -sepan- la mortaja ¡no tiene bolsillos! Es mejor compartir, porque solamente llevamos al cielo aquello que hemos compartido con los demás. El camino que Jesús indica puede parecer poco realista con respecto a la mentalidad común y a los problemas de la crisis económica; pero, si pensamos bien, nos conduce a la escala justa de valores. Él dice: “¿No vale acaso más la vida que la comida y el cuerpo más que el vestido?” (Mt 6,25). Para hacer que a nadie le falte el pan, el agua, el vestido, la casa, el trabajo, la salud, es necesario que todos nos reconozcamos hijos del Padre que está en el cielo y por lo tanto hermanos entre nosotros, y nos comportemos consecuentemente. Esto lo recordé en el Mensaje para la Paz del 1 de enero: el camino para la paz es la fraternidad: este caminar juntos,compartir las cosas. A la luz de la Palabra de Dios de este domingo, invoquemos a la Virgen María como Madre de la divina Providencia. A ella confiamos nuestra existencia, el camino de la Iglesia y de la humanidad. En particular, invoquemos su intercesión para que todos nos esforcemos en vivir con un estilo simple y sobrio, con la mirada atenta a las necesidades de los hermanos más necesitados. (RC-RV) Kasper: «La Iglesia sin las mujeres es un cuerpo mutilado» (©Reuters) Las mujeres en la Iglesia En la entrevista con “Avvenire”, la propuesta de enriquecer los entes con la presencia femenina: «En la Curia hay demasiados obispos». Y además una propuesta contra el carrerismo ANDREA TORNIELLI Ciudad del Vaticano «El papel de las mujeres en la Iglesia debe ser replanteado e integrado en las perspectiva del dinamismo sinodal y de la conversión misionera indicados por el Papa»: las mujeres pueden ser involucradas en puestos de responsabilidad en los Pontificios Consejos y en la futura Congregación para los Laicos, en una Curia en la que hay demasiados obispos y en la que, para contrarrestar el fenómeno del carrerismo, se podrían introducir mandatos a tiempo determinado, llamando a aquellos sacerdotes que cuenten con una experiencia pastoral. Es lo que dijo el cardenal Walter Kasper en una larga entrevista con Stefania Falasca publicada ayer en “Avvenire”.
    • «Hasta ahora las mujeres han estado presentes en los sínodos generalmente como oidoras y en posiciones de poca relevancia. Siempre hay dos o tres oidoras que intervienen al final de los trabajos, cuando ya hablaron todos. Me pregunto: ¿cómo preparar dos sínodos sobre la familia sin involucrar “in prmis” a las mujeres? Sin las mujeres simplemente no existe la familia. Es insensato hablar de familia sin escicharlas. Creo que deben ser llamadas y escuchadas desde ahora, en la fase de preparación». «Creo que las mujeres –continuó el purpurado alemán a quien Papa Francisco encomendó la relación de apertura del último Consistorio sobre la familia– deben estar presentes en todos los niveles, incluso en posiciones de absoluta responsabilidad. Es indispensable el aporte de la riqueza y de las capacidades intuitivas propias del genio femenino. La Iglesia sin las mujeres es un cuerpo mutilado. Muchas hoy están comprometidas activamente en los organismos eclesiales. ¿Podemos imaginar estructuras comunitarias, caritativas, culturales sin la presencia de las mujeres? Sin ellas las parroquias cerrarían mañana mismo. En la realidad y en la Iglesia “que sale”, prefigurada por el Papa, las mujeres son la vanguardia, se encuentran en las fronteras». Kasper, en la entrevista con “Avvenire” recordó con las palabras de Francisco que «en la Iglesia la autoridad de los ministros consagrados y de los obispos no es dominio, sino siempre servicio al pueblo de Dios y deriva de la potestad de administrar el Sacramento de la Eucaristía. Entender, pues, el ejercicio de la autoridad vinculado con el ministerio ordenado en términos de poder es clericalismo. Esto se ve incluso en la poca disponibilidad de muchos presbíteros (sacerdotes y obispos) a dejar el control de papeles de responsabilidad que no exigen el ministerio ordenado a los laicos. En la “Evangelii gauidum” el Papa se pregunta si es necesario que el sacerdote esté por encima de todo. Esto, de hecho, da lugar a una cierta inmovildiad clerical, que a veces parece temer dejar espacio a las mujeres y, por lo tanto, reconocer el espacio que merecen en donde se toman decisiones importantes». El cardenal también afrontó la importante cuestión de una mayor presencia femenina los ámbitos de decisión, indicando el hecho de que «algunos papeles en la Iglesia prevén el ejercicio de la potestad de jurisdicción que está vinculada al ministerio ordenado». Pero no todos los puestos de gobierno o de administración en la Iglesia, recordó, «implican la potestad de jurisdicción. Estos, pues, podrian ser encomendados a laicos y, por lo tanto, a mujeres. Si esto no se lleva a cabo, no se puede justificar de ninguna manera esta exclusión de las mujeres de los procesos de decisión en la Iglesia». Las mujeres, explicó Kasper, «pueden ocupar puestos de responsabilidad en los orgnaismos que, incluso en los niveles más elevados, no implican necesariamente la potestad de jurisdicción relacionada con el munusterio ordenado: por ejemplo en los Pontificios Consejos. En los Consejos para la familia, para los laicos (recordemos que la mitad de los laicos son mujeres), para la cultura, para las comunicaciones sociales, para la promoción de la nueva evangelización, por citar algunos. En los consejos, y en otros organismos vaticanos, la autoridad podría ser ejercida por las mujeres incluso en los ambientes más elevados y con plena responsabilidad». La presencia femenina, además, puede ser preciosa incluso «en las oficinas dedicadas a la administración, a los asuntos económicos, en los tribunales. Ámbitos de competencia en los cuales sobresalen las demostradas capacidades profesionales de las mujeres, aunque no hayan sido adecuadamente consideradas hasta ahora». En cuanto a las Congregaciones, el cardenal precisa: «una mujer podría estar siempre presente en las decisiones y podría perfectamente desempeñar el papel de subsecretario. Por ello estoy plenamente convencido de que con las reglas canónicas vigentes se puede hacer algo en las Congregaciones, evaluando cada una de las posibilidades». Entre las congregaciones, el cardenal indica «la Educación católica, por ejemplo: basta pensar en el talento educativo de las mujeres y en los papeles que ellas desempeñan en este campo. Incluso en las Causas de los Santos sería precioso el discernimiento espiritual de las mujeres. Excluyo papeles de responsabilidad de las mujeres, por obvias razones, en las Congregaciones para los Obispos y para el Clero. Pero ya, por ejemplo, en la Doctrina de la Fe, existe una asamblea de teólogos que prepara todas las sesiones y todavía la presencia femenina es casi inexistente. Sin embargo tenemos muchas teólogas que son también profesoras en las Universidades pontificias. Un aporte de todas ellas sería deseable. Esto es mucho más evidente en la Congregación para la Vida Consagrada: el 80% de las personas consagradas pertenecen al universo femenino». El criterio para evaluar las candidaturas, según Kasper, «debería tomar en cuenta la competencia y el espíritu de servicio. Obviamente, también las mujeres pueden estar motivadas por un afán de hacer carrera, siguiendo el modelo masculino. Hay algunas que manifiestan este problema, pero muchas otras no. Es necesario, pues, saber elegir con discernimiento a las personas correctas, no elegir a personas que
    • respondan a dinámicas viciadas». El cardenal citó el ejemplo positivo de Mary Ann Glendon, profesora de Harvard a quien la Santa Sede «encomendó una tarea importante, enviándola como representante a las conferencias de la ONU , en donde desempeñó un servicio excelente, reconocido por todos». «Creo que un cierto número de mujeres como ella –añadió– podrían ayudar a sanar el clericalismo y el carrerismo en la Curia, que son vicios terribles». En contra del carrerismo curial, Kasper afirmó: «El empeño con puestos a tiempo determinado podría ser un remedio. Se podría llamar a personas con experiencia pastoral, que tengan experiencia en las diócesis, en las parroquias, y encomendarles encargos a tiempo determinado. Por ejemplo por cinco años. Un periodo tras el cual algunos podrían permanecer, pero todos volverían a sus diócesis llevando la propia experiencia a la Iglesia local. Con esta perspectiva se podría eliminar el problema de las personas que actúan teniendo como único objetivo» la propia carrera. Para concluir, Kasper se preguntó si es indispensable que «todos los secretarios de los dicasterios vaticanos sean obispos». En la Curia «hay una alta concentración de obispos –observó. Muchos desempeñan funciones de burócratas, y esto no está bien. El obispo es un pastor. La consagración episcopal no es un reconocimiento, es un Sacramento relacionado con la estructura sacramental de la Iglesia. ¿Por qué se necesita a un obispo para llevar a cabo funciones burocráticas? Aquí, según mi opinión, existe el riesgo de un abuso de los Sacramentos». La libertad de Jesús Emilio J. Justo El autor de este libro se atreve a vérselas con dos problemas fundamentales. Se propone esclarecer qué es la libertad y qué realización de ella ha sido ejemplar, capaz de iluminar nuestra necesidad y nuestra dificultad de ser libres.Una generación y una cultura pueden vivir con dignidad mirando a los ojos de la esfinge para saber cuál es su misión histórica, o pueden volverle la espalda y perderse en la dispersión u olvido de sí mismos, y con ello renunciar a su posible grandeza.Este libro tiene el coraje de preguntarse por la verdadera libertad y cómo la vivió Aquel que ha sellado nuestra historia con el sello indeleble de la verdad y del amor, que forman la entraña de la libertad. Para Descartes, estas son las tres maravillas que hizo el Señor: la creación de la nada, la libertad y el hombre Dios. Las tres están conexas entre sí y cada una de ellas solo se entiende a la luz de las otras dos.
    • Exposición sobre el Cantar de los cantares Guillermo de Saint-Thierry La Expositio in Canticum Canticorum constituye una de las obras cumbre de la espiritualidad cisterciense y de la mística universal, precursora en algunos siglos del Cántico espiritual de san Juan de la Cruz. Guillermo de Saint-Thierry propone a sus lectores un itinerario espiritual hacia Dios, cuyo elemento central es el amor. A partir de las numerosas imágenes sobre el amor terrenal del Cantar de los cantares, el autor subraya el anhelo de la joven esposa, que es el alma, en su búsqueda de Dios, al que termina uniéndose en un beso de plenitud. Página tras página, el lector se convierte en testigo de los progresos del alma, a la vez que se adentra en las interpretaciones más destacadas de este texto bíblico. La Exposición sobre el Cantar de los cantares cobra hoy una especial relevancia, pues logra unir magistralmente la sensualidad de las imágenes literarias y la invitación a seguir los pasos de la amada hasta alcanzar y gustar los misterios divinos. Eduardo Otero Pereira ha traducido y anotado esta edición.
    • Ana María Moix, tímida, valiente, sabia y generosa Su furia era entrañable, que esa mujer tan pequeña y aparentemente frágil fuera capaz de repartir mamporros éticos, emocionaba   Muere Ana María Moix, poeta de la ‘gauche divine’ FOTOGALERÍA Una vida de amigos y poesía Rosa Mora Barcelona 1 MAR 2014 - 19:08 CET2 De izquierda a derecha: Ana María Moix, Ana María Matute y Esther Tusquets en 1970. / Cesar Malet Hay recuerdos imborrables. Como el del 3 de abril de 2003. A primerísima hora de la mañana, Ana María nos llamó a algunos de sus amigos. En la madrugada había muerto Terenci. Estaba preocupadísima porque se cumplieran sus últimas voluntades. No eran fáciles: quería que el velatorio y la ceremonia laica se celebraran en el Saló de Cent del Ayuntamiento de Barcelona y quería, además, que no asistieran a las honras fúnebres ningún representante de del PP ni de CiU. “Maragall y Clos serán bienvenidos, pero, por favor que no venga nadie de la derecha”, dijo entre lágrimas Ana María. Ella se cuidó de que todo funcionara al gusto de su hermano. Tenía esa mezcla de timidez y valentía que la hacían tan querida. Lúcida, inteligente, generosa, sabia, conocedora de la gran literatura, comprometida con sus ideas, Ana María Moix (Barcelona, 1947) dejó de fumar, y le gustaban mucho los cigarrillos de liar, en cuanto supo que tenía cáncer. No fue fácil. Tampoco lo fue su vida. La muerte de su hermano Miguel a los 18 años, que nació con espina bífida, fue el primer gran golpe. Ella tenía 15 años y lo vivió como un auténtico calvario. La muerte de Terenci la hundió en la desolación, aunque siempre tuvo a su lado su gente, como Rosa, su compañera, y los hijos de ésta, que la cuidaron y mimaron Fue la baby de la Gauche Divine. Escribió un libro estupendo, 24 horas con la Gauche Divine, un retrato irónico, despiadado, con mucho humor, de aquella Barcelona de los años setenta y de aquellos hombres y mujeres tan inteligentes y brillantes. Terenci la llamaba la Nena y así fue conocida también entre los divinos, mucho mayores que ella. Carlos Barral, Jaime Gil de Biedma, Beatriz de Moura, Oriol Bohigas, Jorge Herralde , Pere Gimferrer, Manuel Vázquez Montalbán, Ana María Matute, Esther Tusquets, entre otros muchos, fueron sus amigos. Josep Maria Castellet la incluyó, única mujer, en su antología Nueve novísimos poetas españoles, junto a Manuel Vázquez Montalbán, Antonio Martínez Sarrión, Félix de Azúa, Pere Gimferrer, Vicente Molina Foix, Guillermo Carnero o Leopoldo María Panero, entre otros. Eso fue en 1970. El año en que publicó su primera novela, Julia, deslumbrante, sobre una chica que se niega a crecer en constante lucha con la niña que fue y al mismo un retrato impresionante de la Barcelona de los años sesenta. Fue la baby de la Gauche Divine. Terenci la llamaba la Nena y así fue conocida también entre los divinos, mucho mayores que ella. Entre 1969 y 1973, Ana, la de los largos silencios, publicó tres poemarios, Baladas del Dulce Jim, Call me Stone y No time for flowers; dos novelas; el libro de relatos Ese chico pelirrojo al que veo cada día, que representan la ternura, la perversidad, la desdicha, el humor, la crueldad y la ironía. O Walter, ¿por qué te fuiste? Otro retrato de Barcelona, innovadora, sobre la homosexualidad y los conflictos derivados de una educación religiosa que insistía en el pecado ya la culpa. Pasaron muchos años hasta que llegó De mi vida real nada sé, 10 relatos que muestran su universo literario más íntimo o Vals negro, con la que ganó el Premio Ciudad de Barcelona, sobre el mito de Sissi, la última emperatriz de Austria Hungría, en torno a la que recrea entre la ficción y la realidad la decadencia del Imperio Austro Húngaro. Otro libro de relatos, Las virtudes peligrosas, premio Ciudad de
    • Barcelona, lleno de ironía y melancolía, que contempla el pasado con dulzura y el presente, con terror. También escribió cuentos infantiles, ensayos, colaboró en diferentes periódicos y tradujo a autores como Samuel Beckett, Margarite Duras, François Sagan, Amélie Nothomb, entre otros. Desempeñó tareas editoriales, le gustaba. Su padre quería que estudiara Farmacia, pero ella prefirió Filosofía y Letras. Le gustaba el cine casi tanto como a su hermano. A diferencia de Terenci, ella se implicó mucho en política, la suya. “Yo no estoy en ningún partido ni nunca he firmado nada. En las primeras elecciones no quise votar porque eso de la monarquía no lo veía claro, pero en las últimas he votado PSOE. No quiero dar ni la más mínima oportunidad de que gane la derecha”, afirmó en 1994. En 2011 publicó Manifiesto personal, un libro furioso, a ratos nostálgico, pesimista y apocalíptico sobre la actualidad a partir de lo más cotidiano. “Es la situación la que es apocalíptica”, dijo a este diario. “Estamos en guerra, en la III Guerra Mundial. Es la guerra de los financieros y los especuladores y de sus portavoces contra el resto del mundo. No es una guerra de sangre, pero el capitalismo fascista se apodera de todo. Quién consumirá para que el capitalismo siga creando capital? Manifiesto personal aborda todos los espectros de la sociedad, con testimonios de amigos, vecinos, familiares y expertos con algunos retazos de su propia autobiografía. La furia de Ana María era entrañable, que esa mujer tan pequeña y aparentemente frágil fuera capaz de repartir mamporros éticos, emocionaba. En este diario lanzó una diatriba cuando se anunció que la jubilación se retrasaría hasta los 70 años, afirmó que muy bien, estupendo, sobre todo si teníamos la suerte de tener trabajo a esa edad o a cualquiera. Era más guerrera de lo que aparentaba. Otro recuerdo imborrable: estuvo, con Esther Tusquets, su gran amiga, en la despedida de Felipe González de La Moncloa, cuando ganó las elecciones el Partido Popular. “Votaré a los socialistas aunque sea con la nariz tapada”, solía decir. Para Ana, la literatura era tanto leer como escribir. ¿Qué libro has leído?, preguntaba siempre. Sus consejos siempre eran certeros. Cuando no pudo asistir a la entrega de los últimos Premios Terenci Moix, sus amigos temieron lo peor. Cuidar del legado de su hermano fue uno de sus objetivos. Otra de sus cualidades fue la discreción. Por ejemplo, no dijo públicamente que había heredado la biblioteca de Jaime Gil de Biedma. Ella y Joaquina, la mujer de Juan Marsé, cuidaron del poeta en su etapa final. Reconocía que era un poco vaga. Quizá por eso se puso un horario en la Agencia Carme Balcells, que la representaba, para escribir sus memorias. “Si las escribo”, anticipó a este diario en 2011 serán post mortem, porque no me callaré nada”. Ana María Moix ha muerto demasiado pronto. La vida le debía más. Le debía poder continuar con sus memorias, seguir con su estupenda familia, con sus amigos, hablando de libros, recomendando libros. Historia y mito El País | José Álvarez Junco Continúa la batalla por la historia. Y continuará, porque, como ha escrito Richard Rorty, la lucha por el relato del pasado es la lucha por el liderazgo político. Me atrevería a matizarlo: es la lucha por la legitimidad, tanto de líderes como de instituciones. Cuando la Biblia narra la creación del hombre en primer lugar y de la mujer a partir de la extracción de una costilla suya —porque “no es bueno que el hombre esté solo”—, está legitimando la postergación y sumisión del género femenino; como cuando relata el pecado original está justificando la obligación de trabajar. Me objetarán: pero la Biblia no es un libro de historia; es una narración legendaria, es puro mito; son hechos que no están avalados por evidencia alguna; aceptarlos o no es un acto de fe. De acuerdo. Pero es que el mito, no lo olvidemos, fue el origen de la historia y ha seguido estando íntimamente unido a ella hasta hoy mismo —y en dosis nada despreciables—. Llamamos mito a un relato fundacional (M. Eliade), que describe “la actuación ejemplar de unos personajes extraordinarios en un tiempo memorable y lejano” (García Gual). El mito versa sobre las hazañas y penalidades de unos héroes y mártires que son los padres de nuestro linaje. Su conducta encarna los valores que deben regir de manera imperecedera nuestra comunidad. No es historia, claro, porque no se basa en hechos documentados. Pero de ningún modo es un mero relato de ficción, al servicio del entretenimiento, pese a que su belleza formal también pueda hacerle cumplir esa función. Responde,
    • por el contrario, a una pregunta existencial (Lévi-Strauss): narra la creación del mundo, el origen de la vida o la explicación de la muerte. Está basado en oposiciones binarias: bien/mal, dioses/hombres, vida/muerte. Expresa deseos —que el héroe intenta llevar a la práctica—, perversiones y temores — encarnados en monstruos—, e intenta reconciliar esos polos opuestos para paliar nuestra angustia. El mito es, en términos del psicólogo Rollo May, un “asidero existencial”, algo que explica el sentido de la vida y de la muerte. No es, en modo alguno, inocuo. Está cargado de símbolos, de palabras y acciones llenas de significado. Y tiene gran interés, como cualquier antropólogo sabe, para entender las sociedades humanas. La Historia —con mayúscula, es decir, como rama del conocimiento, no como mera sucesión de hechos— es un género radicalmente diferente. Porque es un saber sobre el pasado; quiere estar regida por la objetividad, alcanzar el status de ciencia, como otros campos del conocimiento humano. Nunca será una ciencia dura, desde luego, comparable a la Biología o a la Química, ni tendrá el rigor lógico de las Matemáticas; ante todo, porque se basa en datos interpretables, de origen subjetivo normalmente; pero, además, porque en su confección misma tiene mucho de narrativa, de artificio literario (Hayden White). Quiere ser, sin embargo, una narrativa veraz, basada en pruebas documentales que se interpretan a la luz de un esquema racional. No es pura literatura de ficción (pese a los intentos de S. Schama). El mito, en cambio, no busca, ni aparenta buscar, un conocimiento contrastado de los hechos pretéritos. Su objetivo es dar lecciones morales, ser vehículo portador de los valores que vertebran la comunidad. Desde el punto de vista político, su importancia se deriva, por tanto, de que crea identidad, de que proporciona autoestima. Los individuos que sufren una amnesia total carecen de identidad. Y las comunidades humanas, cuando aceptan o interiorizan un relato sobre su pasado común —un relato cargado de símbolos, como el mito—, construyen a partir de él todo un marco referencial, al que se llama cultura, en el que consiste su identidad colectiva y que proporciona estabilidad y seguridad a sus miembros. Historia y mito son, por tanto, dos formas radicalmente distintas de acercarse al conocimiento del pasado. Y, sin embargo, pese a ello, hay que reconocer, para empezar, que la historia tuvo su origen en el mito; y que, además, tampoco puede evitar desempeñar la función de crear identidad y proporcionar autoestima. Porque, al relatar nuestro pasado, legitima ciertas propuestas políticas, bien como retorno a situaciones pretéritas idealizadas o como derecho a alcanzar antiguas promesas. En el mundo contemporáneo, el posterior a las revoluciones liberal-democráticas, el sujeto de la soberanía por excelencia ha sido la nación. Consecuentemente, los libros de Historia se han reorientado para hacerlos girar en torno al sujeto nacional. Porque los Estados hoy existentes se consideran encarnación de esa nación o comunidad ideal y, para legitimarse, proyectan hacia atrás la existencia de aquella mucho más de lo que una mente crítica aceptaría. En el caso español, en los manuales escolares de Historia que se usaban cuando la gente de mi edad éramos niños enseñaban que Viriato había luchado por la “independencia de España” frente a las legiones romanas, en el siglo II antes de Cristo, o que, por esa misma causa y en época cercana, los habitantes de Sagunto y Numancia habían preferido suicidarse colectivamente a rendirse, ante la aplastante superioridad de los sitiadores cartagineses o romanos, los cuales, al entrar, solo encontraron cadáveres y cenizas. No importaba que Sagunto fuera una colonia griega ni que ninguna fuente histórica directa testimonie la muerte de todos sus habitantes; Tito Livio, al revés, consigna que Aníbal tomó la ciudad al asalto y Polibio dice que consiguió en ella “un gran botín de dinero, esclavos y riquezas”. En cuanto a los numantinos, resistieron, según Estrabón, heroicamente, “a excepción de unos pocos que, no pudiendo más, entregaron la muralla al enemigo”. Tampoco suele dedicarse un instante a reflexionar sobre si Viriato, “pastor lusitano”, podría comprender el significado del concepto de “independencia”, ni aun el de la palabra “España”, porque, en sus montañas de la hoy frontera portuguesa, difícilmente habría visto un mapa global ni tenido idea de que vivía en una península. El historiador nacionalista —dan ganas de poner comillas al primero de estos dos términos— deja de lado todos esos datos porque lo único que le importa es demostrar la existencia de un “carácter español”, marcado por un valor indomable y una invencibilidad derivada de su predisposición a morir antes que rendirse, persistente a lo largo de milenios. Y digo bien milenios, porque el salto habitual, desde Numancia y Sagunto, suele darse hasta Zaragoza y Gerona frente a las tropas napoleónicas; y vade retro a aquel que se atreva a objetar, por ejemplo, que todo el territorio “español” —godo— se abrió sin ofrecer una resistencia digna de mención ante los musulmanes, tras una única batalla junto al Estrecho. Al historiador nacionalista le importa, en definitiva, dejar sentado, por usar términos que gustan al actual presidente del Gobierno, que España es “la nación más antigua de Europa”; o del mundo. Como la imaginación de la que estamos dotados los humanos es, desgraciadamente, bastante limitada (pobres de nosotros de haberse hecho realidad aquello de “la imaginación al poder”), los topoi mitológicos son relativamente pocos; y se repiten. Volviendo a Sagunto y Numancia, hay que recordar que el caso canónico, mucho más conocido que el español, sobre una ciudad sitiada que decide inmolarse ante el imparable ataque enemigo, es el de la fortaleza judía de Masada, cuyos defensores se dieron
    • muerte antes que rendirse a los romanos. El relato de Josefo, única fuente directa sobre el tema, menciona, de todos modos, algunas excepciones a aquel suicidio colectivo; y la evidencia arqueológica no ha aportado prueba alguna de la hecatombe. Pero no terminan aquí las imitaciones. Dos Historias de Galicia de mediados del XIX, las de José Verea y Aguiar y Benito Vicetto, incluyeron el episodio del Monte Medulio, donde los celta-galaicos, tras resistir heroicamente frente a la abrumadora superioridad romana, acabaron entregándose también a la orgía suicida. Eran los mártires que el galleguismo necesitaba en su despertar nacionalista. Pero las otras versiones ibéricas de la mitología nacionalista que se disfraza de historia, tantas veces mimetizadas de la españolista, pueden dejarse para otra ocasión. José Álvarez Junco es catedrático de Historia en la Universidad Complutense de Madrid. Su último libro es Las historias de España (Pons/Crítica). Árboles y paisajes: su valoración estética ABC | Gonzalo Anes A los historiadores que nos interesamos por los cambios en la valoración de la naturaleza, nos duele el retroceso progresivo sufrido en toda España, y muy gravemente en la zona galaico-cantábrica, durante los últimos cincuenta años, a medida que ha aumentado el bienestar general y el nivel de vida, sin que se sientan los daños causados a la naturaleza y al paisaje. No fue siempre así. Como muestra de las actitudes positivas ante las bellezas naturales, compatibles con los afanes utilitarios, pasaré a dar unos ejemplos. La valoración de los árboles por su leña, su madera y los frutos que ofrecían, era compartida por todos. La emoción al contemplar bosques, praderas, ríos y arroyos, cascadas, montañas, parece que quizá solo la sentían quienes cultivaban su espíritu hasta ser capaces de gozar de «los puntos de vista» que se podían contemplar desde determinados lugares. Hoy denominamos paisaje, en la acepción estética, al conjunto que presentan montañas o llanuras, poblados o desiertos, masas arbóreas o arbustivas. Nos quedan interesantes testimonios de lo sentido por algunos espíritus sensibles a la belleza y a la poesía. Uno de los hombres más preclaros del siglo de las luces, Jovellanos, dejó testimonio de sus emociones ante las bellezas de bosques, riscos, masas de montañas, ríos y arroyos. A finales del siglo XVIII, se admiraba al contemplar el monte de Valgrande, en los confines del concejo de Lena, poblado por hayas, robles y otros árboles. Veía, desde la orilla del río San Antolín, los «verdes y bellísimos alisos», y robles viejísimos en la rápida vertiente, algunos abatidos por su peso y otros nacidos de las raíces de los caídos, y que, con el tiempo, habían llegado a ser «altísimos, levantados hasta el cielo». Hayas «derechísimas y muy frondosas y abedules gigantescos» completaban la masa arbórea de aquellas vertientes, en las que el afán de talar no había producido aún sus efectos desertizadores. En día de gran calor, en el mes de junio de 1792, Jovellanos describía las cercanías de San Andrés de Trubia, a orillas de un caudaloso arroyo, como «sitio delicioso», sentado él al borde «de las sonoras aguas y a la sombra de un hermoso avellano». Todo allí le resultaba poético y apropiado para la inspiración, aunque pensaba, con cuarenta y ocho años, que ya le había pasado la edad «de tener aquella especie de ilusiones». No obstante, expresó así su emoción y sus sentimientos: «¡Oh naturaleza! ¡Qué desdichados son los que no pueden –los que no saben– disfrutarte en estas augustísimas escenas, donde despliegas tan magníficamente tus bellezas y ostentas toda tu majestad!». Los árboles frutales de hoja caduca, y los que se plantaban para talar y valerse de su leña y madera, daban al paisaje unos coloridos y matices que cambiaban con las estaciones. El mayor atractivo paisajístico de la vegetación arbórea se alcanzaba en el otoño, al amarillear o enrojecer las hojas antes de su caída. Jovellanos dejó en sus Diarios un testimonio, valiosísimo hoy, porque une a la fidelidad en las descripciones del paisaje la expresión de las emociones que suscitaba en él la contemplación de la naturaleza. Así, cuando se refiere al concejo de Piloña, en julio de 1792, califica el paisaje de «ameno y delicioso», con «anchas y fecundas vegas», en las que las praderas, «siempre verdes», tenían setos formados por arbustos, y en ellas «frutales de gran variedad». Al contemplar las colinas circundantes, vestidas de verde, aludió a sitios «sombríos y agradables», al pie de «gruesos y encumbrados castaños», en cañadas y valles amenizados por avellanos, nogales y cerezos. Jovellanos nos dejó también un testimonio de interés para fechar el comienzo de la exaltación de los valores del paisaje en la Europa del siglo de las luces: sintió gran admiración al contemplar las peñas del Escobio desde la parte de Belmonte. Le parecieron ser de cuarzo. Las vistas que contempló al subir por el
    • camino que conducía a Pajares las calificó de «sublimes», y de «augustas» aquellas montañas, que veía como «enormes trozos desmembrados de las más altas». En noviembre de 1783 contemplaba la ladera, que veía hermosísima, «cortada en muchedumbre de caminos y sendas para la comunicación de hombres y animales». Estaba entonces «llena de hermosos prados», «con muchos y bellos árboles». «Innumerables ganados» pastaban por toda la ladera. A la vista de Posadorio, describió la «enorme tongada de peñas» dirigidas perpendicularmente de una y otra parte hacia abajo, casi unidas. En aquellas laderas, vio arboledas que formaban «grande y frondosa espesura». No dejó de considerar que allí todo era «bello a una y otra parte» y que, de hacerse las obras de la carretera de Pajares, el recorrido habría de ser «el encanto de los viajeros», especialmente de aquellos que fuesen «dados a la contemplación de la Naturaleza». A mediados del siglo XIX, el colaborador asturiano que proporcionó información para la «voz» Oviedo, en su epígrafe «territorio», que habría de publicarse en el Diccionario Geográfico histórico de España y sus posesiones de ultramar, al referirse a la cadena de montañas que separan Asturias de las provincias de Palencia y de León, aludió a sus crestas coronadas de nieve durante algunos meses, a sus formas piramidales, «de ancha y dilatada base», y a los cordales cuya altura disminuye a medida que se apartan de su origen, que era, para él, «la cordillera madre». No dejó de referirse a los declives que estaban entonces –mediados del siglo XIX– «cubiertos de montes de castaños y robles». En el espacio comprendido entre las vertientes meridionales de la «línea de montañas» y los cordales, desde Grado hasta Cabrales, en panorama «ancho y abierto», de superficie poco quebrada, contenía valles que eran, para él, «los más risueños y deliciosos de Asturias». Con la corriente literaria y artística que conocemos como romanticismo, la descripción de los paisajes tuvo presencia creciente en novelas y poemas. Las alusiones y la interpretación paisajísticas alcanzaron nuevas dimensiones con Giner de los Ríos, según los principios que inspiraba la Institución Libre de Enseñanza en los últimos decenios del siglo XIX y en los primeros del XX. Las excursiones de Giner por las montañas de la sierra del Guadarrama, a la que veía como un poema escrito en piedra, las excursiones a Toledo, al Pardo y a otros lugares de las cercanías de Madrid, organizadas por los profesores de la Institución, contribuyeron a difundir entre los alumnos el amor a la naturaleza y a las actitudes conducentes a respetarla y a conservarla. La Sociedad de Amigos del Guadarrama, fundada en 1886, y el Club Alpino Español tuvieron su origen en esas actitudes difundidas por la Institución Libre de Enseñanza. Pintores como Haes, Beruete, Zuloaga y Regoyos respondieron con sus lienzos paisajísticos a la nueva corriente. De los hombres de letras que formaron la llamada «generación de 1898», quizá fuese Azorín el que más contribuyó a difundir el interés por el paisaje. La contemplación apasionada de las tierras y pueblos de Castilla le provocaba distintas sensaciones, según la luz, en diferentes horas del día. Al amanecer, veía «la naturaleza» distinta, al contemplar calles, edificios y árboles, por reflejarse la luz «con claridades de color y de líneas» diferentes a las de otras horas del día, por lo que el horizonte cobraba para él «resplandores inusitados» y hasta el aire que se respiraba le parecía «más fino, más puro, más diáfano, más vivificador, más tónico». Para valorar el paisaje era necesaria una sensibilidad que, ni en el pasado ni en el presente, tiene el común de las gentes. A medida que aumentó el número de lectores de poesías y de novelas, se difundió el sentimiento admirativo de las formas y colores de las arboledas, de las montañas y cordilleras, de los acantilados y de las ensenadas a las orillas del mar. Las plantaciones degradantes de la naturaleza y del paisaje es de esperar que se contengan en el presente por los efectos negativos que tienen sobre el turismo y la economía. Gonzalo Anes, director de la Real Academia de la Historia. Desesperanza aprendida María José Ferrer Me parece que las que tienen el coraje de rebelarse a cualquier edad son las que hacen posible la vida…, son las rebeldes quienes amplían las fronteras de los derechos, poco a poco…, quienes estrechan los confines del mal y los reducen a la inexistencia. Natalie Barney Se publicó el mes pasado, pero yo lo he leído hoy. Me refiero al último número[1] de losCuadernos CJ, que publica Cristianisme i Justícia, titulado Atrapadas en el limbo: mujeres, migraciones y violencia sexual, en el que su autora, Sonia Herrera, denuncia la violencia que sufren las mujeres migrantes por ser
    • mujeres y que normalmente se traduce en violencia sexual, una violencia tan habitual como invisibilizada, lo que supone, entre otras cosas, la impunidad para quienes la causan y la indefensión para sus víctimas. Aunque los medios de comunicación tienden a mostrar sobre todo a los varones, lo cierto es que las mujeres constituyen la mitad de la población migrante del mundo y, en algunas zonas, el porcentaje de mujeres es sensiblemente mayor que el de varones. Ellas se enfrentan a las mismas dificultades que ellos, pero añaden a los riesgos propios de la migración uno específico, ligado a “su condición de cuerpo sexuado en femenino”: la violencia sexual, que puede tomar forma de abusos verbales y físicos, violaciones, explotación sexual… Y da igual que sean migrantes voluntarias o se vean obligadas por desplazamientos forzosos. Sus posibilidades de ser agredidas sexualmente a manos de las mafias que organizan las rutas migratorias, de los hombres con los que viajan, de las autoridades policiales y aduaneras de los países intermedios y/o de los que constituyen su destino final… son altísimas. Es más, según Sonia Herrera, “la violencia sexual es en sí misma una característica intrínseca de la migración femenina que se produce sistemáticamente en muchas áreas fronterizas del planeta”. Tan es así que, a pesar de su gravedad, se asume como un hecho inevitable, lo que genera lo que se llama “desesperanza aprendida”, es decir, un estado de resignación en el que las mujeres víctimas de violencia se dan por vencidas y terminan asumiendo las agresiones como algo ineludible: las mujeres dan por hecho que durante el transcurso del viaje migratorio, tanto en el origen, como durante en el trayecto e incluso en el país de destino, serán forzadas sexualmente o tendrán que utilizar su cuerpo como moneda de cambio para su supervivencia. Sonia Herrera aporta datos y relatos estremecedores, pero sobre todo se hace preguntas, muchas preguntas, entre ellas por qué la violencia sexual contra las mujeres migrantes no recibe la atención mediática debida, a qué se debe la invisibilidad de las mujeres que migran en situaciones de alto riesgo y qué razones socioculturales hacen que las mujeres en tránsito acepten la violencia en su contra como peaje para lograr una vida mejor. Tristemente, creo que todas las respuestas confluyen en una sola: vivimos en un sistema androcéntrico y patriarcal en el que, a pesar de los avances llevados a cabo en materia de igualdad, las mujeres somos consideradas inferiores. La violencia sexual es una manifestación sociocultural que visibiliza la tolerancia a la violencia de género de la sociedad en la que se produce. La mala noticia es que la violencia sexual contra las mujeres migrantes manifiesta el alto grado de violencia machista que impera en todo el mundo. Y digo todo el mundo, porque los países “desarrollados” tampoco se libran de ella. La buena, no obstante, es que la desesperanza aprendida por estas mujeres en tránsito, y por tantas otras que no lo están, tiene remedio, es decir, puede des-aprenderse, porque la violencia contra las mujeres no es algo natural, ni está inscrita en el ADN de los varones, aunque sean ellos quienes la ejercen mayoritariamente, sino algo cultural. Es un problema estructural que puede abordarse, y prevenirse, rompiendo las desigualdades que lo originan. La autora de este cuaderno de Cristianisme i Justícia casi se disculpa por tratar de la cuestión en unas decenas de hojas, ya que el tema “daría para varios libros”. Así que estas líneas no son, en absoluto, un intento de resumir lo que ya es un resumen, entre otras cosas, porque pienso que constituiría, por simplificación, una injusticia hacia las víctimas de la violencia sexual en los flujos migratorios. Más bien, espero que este postinvite a acercarse al texto de Sonia Herrera[2] ya que, utilizando sus mismas palabras, “su lectura y las preguntas que puedan surgir, suponen un primer paso de resistencia individual y colectiva ante la violencia sexual”. Y, sobre todo, quiero visibilizar, aunque sea mínimamente, una realidad que no puede permanecer oculta, ni sernos ajena, y contribuir a que, sea cual sea el contexto de injusticia en que se viva, se des-aprenda la desesperanza. [1] Se trata del n. 187, correspondiente a enero de 2014. [2] Puede leerse y descargarse gratuitamente en: http://www.cristianismeijusticia.net/es/atrapadas-en-el-limbo-mujeres-migraciones-y-violencia-sexual La identidad de los laicos en la Iglesia
    • Autor: Espino JL Pese a que hoy día se habla mucho y se defiende la importancia del sacerdocio común, en nuestras prácticas cotidianas siguen apareciendo con frecuencia unas marcadas diferencias de trato entre las distintas vocaciones y ministerios eclesiales. Hay quienes todavía creen que los laicos no tienen ninguna función eclesial, o que, a lo mucho, están supeditados al monopolio que detentan los clérigos y religiosos consagrados en la vida interna de la Iglesia. Las prácticas despóticas, arrogantes y despreciativas que muchos presbíteros y consagrados llegan a ejercer contra los laicos, pertenecen, por lo regular, a una ideología heredada de una Iglesia vertical, jerárquica y piramidal, donde los laicos tienen que dejarse llevar en una obediencia incuestionable y hasta irrazonada. Estos hechos corresponden a una eclesiología de sociedad desigual que, por supuesto, aún tenemos que corregir. El movimiento monástico del siglo IV, que terminó subrayando una depreciación de los cristianos que viven en el mundo, así como la repartición de ámbitos entre Iglesia (jerarquías eclesiales) y mundo (laicado) iniciada a comienzos del primer milenio, empobreció la teología del laicado, y ha heredado a nuestros sistemas de formación en seminarios y comunidades religiosas una gama de ideologías que poco concuerdan a lo que Vaticano II señaló con firmeza en lo relativo a la identidad del laico. Así pues, los objetivos que persigue este texto son los de abrir una reflexión en lo concerniente al proceso histórico de este hecho y sus respectivas implicaciones en el mundo actual. Lo que pretendo es precisar los fundamentos de la eclesiología de comunión, que repercuten en la promoción y valoración del estado laical. El desarrollo del texto lo iniciaré con unas consideraciones sobre el tema a la luz de dos momentos cruciales en la historia; luego trazaré las concepciones que el Vaticano II hace respecto a los laicos, para que, como último lugar, nos propongamos unas perspectivas de valoración de esta vocación particular. Esbozo histórico de la identidad y misión de los laicos en Iglesia Previo a un desarrollo contextualizado de la identidad de los laicos en la Iglesia, me permito rememorar los tiempos del inicio del cristianismo. ¿Para qué? Sencillamente para destacar que, inicialmente, en la Iglesia no existía el concepto de “laico”. En el Nuevo Testamento se habla tan sólo de discípulos, de cristianos, de fieles o de creyentes, de elegidos o santos, etc. En este sentido, se resaltó lo comunitario y la dignidad común de todos (lo cual no suprime la existencia de funciones ministeriales importantes). La comunidad eclesial arrancó del mismo Jesús, marcando sus elementos congregacionales y asambleísticos1. Con el paso del tiempo, y en el proceso evolutivo de la Iglesia, se fue marcando entre ministerios una estructura a la manera de escalofones. Expresamente en el siglo XII (y siguientes), el laico llegó a identificarse por completo en la base de una pirámide bien jerarquizada, cuyos niveles más altos eran ocupados por los ministros ordenados, por los monjes y las vírgenes consagradas2. Fue en esa época donde se alcanzó una división claramente delineada entre el ámbito espiritual y el terrenal: en el lado izquierdo se colocaba a los laicos, quienes se dedicaban a lo terreno; y al lado derecho, a los clérigos y religiosos, los cuales eran dispensadores de las cosas que pertenecían a la esfera espiritual. El modo de pensar y de actuar de la época medieval hizo perder de vista durante mucho tiempo la dignidad fundamental de todos los fieles y de la vocación laical. En general, se consideraba que los clérigos y los religiosos detentaban una dignidad más perfecta. Cuando pareció remediarse tal situación, concretamente cuando Martín Lutero propugnó que sólo el sacerdocio común de los fieles tenía validez y, a la vez, desconocía la importancia del
    • ministerio ordenado, la Iglesia reaccionó ante esa realidad con la teología contrarreformista, “barroca”, que se limitó en cierto modo a hacer una apologética de la institución eclesiástica y del magisterio sagrado, descuidando la dimensión de comunión y corresponsabilidad de todos los cristianos en la edificación de la Iglesia. Esta teología quedó en parte plasmada en el Concilio de Trento y, más tarde, también en el Concilio Vaticano I, donde se describió a la Iglesia como una sociedad perfecta, completa, presidida infaliblemente por el Sumo Pontífice... Fue una teología cuyas secuelas aún sufrimos (“y gozamos”) en el campo litúrgico, espiritual y pastoral de nuestras comunidades eclesiales. La herencia de Yves Congar A decir de lo pasado, la historia y las necesidades a las que en dado momento tuvo que enfrentarse la Iglesia –sobre todo en el siglo XX– se originó un espíritu renovador y una mutación en el pensamiento teológico y en la concepción de la vida eclesial. Muchos teólogos sobresalientes contribuyeron a que estas modificaciones se dieran. Y entre uno de los más importantes fue Yves Congar, un teólogo nacido en Sedán Francia, considerado como uno de los mejores eclesiólogos de su tiempo3. Dicho autor propuso superar lo que él mismo llamó una “jerarcología”, es decir la tendencia a sobrevaluar los aspectos institucionales y jerárquicos de la Iglesia4. Subrayó insistentemente que hay una igualdad fundamental de todos los cristianos frente a las promesas divinas de la vida eterna... lo que significa que, siendo miembros del pueblo de Dios, tanto los laicos como los clérigos (y consagrados) están llamados al mismo gozo de nuestra herencia de hijos de Dios. La identidad laical manifiesta en Vaticano II Hay una estrecha conexión entre los aportes de Yves Congar y sus contemporáneos (sin olvidar la larga preparación que les antecedió a finales del siglo XIX: sobre todo con los aportes de Möhler y Döllinger, así como del cardenal Newman) y las afirmaciones del Concilio Vaticano II, en torno a la identidad y misión del laico en la Iglesia. Pues el criterio fundamental de dicho Concilio para distinguir la vocación entre los laicos, los religiosos y sacerdotes, no se basa en la santidad –a la cual todos los fieles están llamados, sin excepción–, sino más bien en el tipo de relación que viven y el ministerio que ejercen frente al mundo. La doctrina de Vaticano II establece que los sacerdotes como los religiosos consagrados, ocupados en sus diversas obligaciones y oficios divinos, deben orientarse a testimoniar frente al mundo que la “Iglesia posee su propio orden de vida y su propio derecho, y que tales condiciones son signos escatológicos irreducibles a cualquier poder terrestre”... Por su parte, el laico es un fiel consciente y responsable que debe mantener con la sociedad relaciones esencialmente positivas. Su persona tiene que configurarse como un cristiano que obra y se santifica en la vida del siglo (mundo), viviendo, al interior de éste, la tensión entre el absoluto escatológico y el total compromiso con las tareas del mundo5. En otras palabras, la definición de identidades que hace Vaticano II entre el laico, el religioso y el sacerdote no está fundamentada por su fin –que les es común–, sino por la condición en la cual los unos y los otros buscan y obtienen dicho fin (la santidad). Los dos últimos, el sacerdote y el religioso, buscan “no vivir en el mundo”, sino “al máximo por Dios y según Dios”, mientras que el laico, sin hacer la economía del compromiso, busca la santidad en el movimiento del mundo, en la realidad que es la primera creación, en los límites, en las etapas y los medios de la historia6. Complementariedad de los ministerios en la acción evangelizadora ¿Qué interés puede tener para la vida clerical y religiosa todo cuanto venimos diciendo? Precisamente la de considerar, tal como nos develan los acontecimientos históricos, que el papel de los laicos nunca debe tenerse a menos. Incluso –me atrevo a decir–, hoy día el papel y la acción del laico deben ser elementos coyunturales en la vida eclesial. Sobre todo en estos tiempos en que aparenta darse una escasez de sacerdotes y un número insuficiente de consagrados para la misión evangelizadora.
    • La historia, como hemos visto líneas atrás, nos ha hecho ver la urgencia de volver al espíritu de los orígenes de la comunidad cristiana, donde toda ella se manifestaba ministerial, pueblo consagrado y sacerdotal, a la par del prototipo detallado en el libro de los Hechos de los Apóstoles (cfr. 2,42 ss). Si lo vemos con más nitidez, los laicos hoy día deben ser la vanguardia de la Iglesia en la transformación de la sociedad y en la lucha contra las estructuras que favorecen la injusticia, el pecado y la opresión7. Es una desgracia que siga habiendo casos en los que se polarizan las “energías mesiánicas de Cristo”, en “forma de poder” y en “forma de vida”. Con frecuencia vemos aparecer en nuestros ambientes una desafortunada separación de las responsabilidades de evangelización: por una parte la de los clérigos y religiosos, y por otra la de los laicos. Por lo regular, se acentúan unilateralmente los ministerios ejercidos por los sacerdotes y religiosos, al grado de reforzar la inercia y la sumisión pasiva de los laicos a la jerarquía. Esto ha sido uno de los grandes males eclesiales, cuyo remedio se logrará en la medida, y sólo en la medida, en que reconozcamos a los laicos como verdaderos responsables de la gracia destinada al mundo; pues es de ellos, y no directamente de los obispos y los sacerdotes (o los religiosos), de quien se espera que introduzcan en el mundo el fermento del reino de Dios. Hemos de decir que la misión vivificante de los laicos no excluye el reconocimiento de los clérigos en el dominio estricto de los ministerios de la Palabra y los sacramentos, ni tampoco la opción de vida libre y gozosa de los religiosos consagrados8. El nuevo Pueblo de Dios trabaja por el anuncio del reino, buscando que todo alcance su plenitud en Cristo y todo sea recapitulado en él. Pero los laicos realizan esta misión, como Iglesia, en el mundo. Ellos actúan ahí donde el influjo de la jerarquía y de la vida consagrada no puede llegar. Su labor consiste en orientar todas las cosas hacia Dios, pues en eso consiste precisamente su nota de secularidad. Hacia una íntima comunión Los distintos carismas que tenemos en la Iglesia son solamente diferenciaciones funcionales dentro de un grupo en comunión y en misión común. Por tanto, no hay por qué ver la diferenciación eclesial en términos de más o menos, de superior y de inferior. Estas evaluaciones dependen de la profundidad de visión y compromiso de cada persona, y no de la función estructural. La participación de los clérigos, los religiosos y los laicos en una comun misión y vocación a la santidad, consiste en favorecer la complementariedad entre unos y otros. Se trata de una condición común, expresa ya con toda radicalidad en el Concilio Vaticano II. En este sentido, no pretendo defender una colaboración de suplencia devota a la penuria de vocaciones al sacerdocio y a la vida religiosa o a las dificultades y retos de la misión, mas sí una puesta de conciencia en la vocación y en la misión de los laicos9. Para insistir en el reconocimiento de la identidad del laicado, tanto en la actividad evangelizadora y su vocación a la santidad, es preciso hacer una revisión en general, desde la perspectiva eclesiológica y teológica expresa en los documentos conciliares. Los siguientes incisos son una síntesis de lo más necesario, a mi parecer, para que procedamos en un camino hacia el futuro como Pueblo de Dios: a). Debemos evitar, a toda costa, la erosión del sacerdocio común y la marginación del Bautismo como consagración. b). Debemos considerar la estructura de la Iglesia, en su distinción entre ministerios ordenados y de laicos, como un reflejo de la existencia teándrica de Jesús: es decir, los ministerios sagrados vistos como servicio y en favor del expansión de la vida divina en la humanidad. c). Imprescindible es considerar un necesario diálogo profundo entre la cabeza y el cuerpo, entre
    • la jerarquía y los laicos, entre jerarquía y consagrados, entre consagrados y no consagrados. d). Es en le horizonte de los pobres donde hay que situar la nueva configuración de la Iglesia en torno al binomio comunidad/ministerios, clérigos/laicos, ya que la relación estructural de superioridad y subordinación de los primeros sobre los segundos responde a una eclesiología jurídica que, si no se protege de transgresiones y abusos, puede convertirse en algo patológico y en una eclesiología verticalista como en la época feudal. A manera de conclusión Siendo fieles a la eclesiología de comunión propuesta por el Concilio Vaticano II, hemos de comprender que la misión de la vida clerical y religiosa al interno de la comunión orgánica de la Iglesia, no es uniformidad o exclusividad, sino don del Espíritu que pasa a través de la variedad de los carismas y de estados de vida (VC 4). Por ello, no se puede desatender las responsabilidades que le competen a los clérigos y religiosos en la formación, respeto y promoción del laicado. Si ésto lo llevamos a efecto, favoreceremos una más intensa comunión eclesial y se intensificará un específico y pluriforme intercambio de valores espirituales y apostólicos. Para reflexionar 1. ¿Cuál es la situación y participación de los laicos en tu comunidad parroquial o en tu comunidad religiosa? ¿Cuáles son sus perspectivas a futuro? 2. ¿Qué hacer para que los laicos sean mejor percibidos en nuestras comunidades? 3. ¿Cuál debería ser la relación de la jerarquía y la Vida Religiosa con las vocaciones laicales? Acerca del autor Espino JL es miembro y religioso de la Sociedad de San Pablo. Ha realizado estudios de licenciatura en Ciencias de la Comunicación (y Filosofía) en el Instituto COMFIL (México), y licenciatura en Teología por la Universidad Pontificia de México. Ha colaborado en revistas nacionales y está a cargo de la dirección de la revista Vida Pastoral (México). Colabora, además, en el Consejo Editorial San Pablo de la Provincia de México. Citas bibliográficas 1. Juan Antonio Estrada Díaz, La identidad de los laicos. Ensayo de eclesiología, San Pablo, México 1994, p. 111. 2. Cfr. A. Vauchez, “Yves Congar y el lugar de los laicos en la eclesiología medieval”, en: André Vauches, Cardenal Yves Congar, París 1999, pp. 165-182. 3. El hecho de retomar los argumentos de este teólogo es de suma importancia, porque él es considerado hoy como el padre de la teología del laicado, sobre todo a partir de su obra Jalons pour une théologie du laïcat, publicada en 1953. 4. Para una visión más profunda de este argumento revisar: Federico Altbach, “Identidad y misión de los laicos en la obra de Yves Congar”, en: Efemérides Mexicana, vol. 29, no. 87, México 2011, pp. 383-401. 5. Cfr. Yves Congar, Pautas para una teología del laicado, 1964. 6. El teólogo K. Rahner, aunque con unas variantes no tan significativas, coincide con esta definición. Su postura puede ubicarse en su obra “Über das Laienapostolat”, Schriften zur Theologie, tomo II, Einsiedeln 1955, pp. 339-373; traducido en: NRTh 78, 1956, pp. 4-32. 7. Cfr. Juan Antonio Estrada D., La identidad de los laicos, p. 9. 8. Cfr. Federico Altbach, “Identidad y misión de los laicos en la obra de Yves Congar”. 9. Los argumentos de complementariedad de vocaciones en la Iglesia fueron abordados con profundidad por la Unión de Superiores Generales en 1995. Cfr. USG, Carismas en la Iglesia para el mundo, San Pablo, México. Abortar el aborto Editado por
    • José Ignacio González Faus Me gusta que los conflictos y controversias traten de resolverse por medio del diálogo. Pero, por lo que hace a la ley Gallardón, (y dejando los líos recientes entre disciplina de partido y disciplina de conciencia) temo que el sector de la izquierda y el sector de la Iglesia que andan enfrentados aquí, no pueden entenderse porque creo que ambos parten de presupuestos falsos (y a veces tácitos) que nunca se examinan. Intentaré ponerlos de relieve por si eso ayuda. 1. El error de la izquierda.- Un sector de la izquierda critica la ley desde el presupuesto de que el aborto es un derecho de la mujer. Eso es dar armas al enemigo porque ese derecho no existe, por mucho que hoy se haya puesto de moda llamar derechos a las propias voluntades. Andar gritando por ahí que “el aborto es sagrado” daña más a esa causa que los que gritan que el aborto es un crimen. Y querer defender la ley a base de “top-less” (= arriba nada) pectorales sólo indica que arriba (en la cabeza) no hay nada. Es innegable que la última decisión en este tema debe dejarse a la mujer que es quien actúa y sufre aquí. Pero eso no significa que esa decisión no esté enfrentada a ningún deber. Disponer del propio cuerpo es un derecho que tiene sus límites como los tienen todos los derechos: tiene límites cuando el drogadicto decide pincharse apelando a ese derecho a disponer de su cuerpo; los tenía cuando, en el siglo IV, un famoso teólogo llamado Orígenes, decidió castrarse para evitar que murmurasen de él. Los tiene cuando el violador se arroga el derecho a disponer de su cuerpo invadiendo otro. Y los tiene cuando en tu cuerpo hay algo que ya no es simplemente tuyo aunque esté en ti: porque tiene su propio dinamismo vital cuya meta es su autonomía plena. El feto no es un tumor que sólo puede vivir a costa de ti sino al contrario: una vida orientada a independizarse de ti. Invocar un derecho ilimitado a disponer del propio cuerpo equivale a la otra invocación (falsa también) de un derecho de propiedad sin límites: como mínimo, el derecho de propiedad tiene una función social o una hipoteca social. Como mínimo: pues yo creo más bien que una mayoría de los derechos de propiedad que se invocan en nuestra sociedad no son tales derechos. Por eso la argumentación de la izquierda en el tema del aborto me resulta profundamente derechosa y da argumentos de apariencia progre al sector opuesto. Con lo que la izquierda se hace daño a sí misma y pone en evidencia su pérdida de identidad que la ha llevado a interesarse más por cuestiones de entrepierna que por la justicia social. En ese interés coincide con los obispos, aunque en dirección contraria. 2. Los errores de la Iglesia. En muchas autoridades eclesiásticas creo ver otros dos presupuestos falsos. A.- Por una lado parecen creer que el aborto se acabará con una ley que lo prohíba, y que defender la vida implica reclamar esa ley. Ello me parece de una ingenuidad digna de mejor causa. Y me recuerda aquel chiste de “Hermano Lobo”, cuarenta años ha: una mocita con una tripa inconfundible le decía a su madre: “mamá, no lo entiendo: ¡si decían que han despenalizado el adulterio!”… Antes de si es moral o inmoral, el problema del aborto es que “está ahí”. Y seguirá estando por mucho que se pretenda prohibirlo. En situaciones así, la misión del legislador no es que la ley y la moral coincidan, sino el máximo bien común que, por otro lado, es el principio fundamental der toda la enseñanza social de la Iglesia. Y ese bien común pide al menos dos cosas: impedir que se aborte en condiciones de clandestinidad que pueden poner en peligro la salud o la vida de la madre. E impedir que las señoras ricas puedan abortar tranquilamente yéndose al extranjero mientras que las pobres (propietarias del Reino de Dios) tendrán que ir a la cárcel por no poder pagarse ese viaje. Por estas misma razones, soy partidario de que se busque una razonable despenalización de la droga que impida, a la vez, el enriquecimiento de unos canallas y el peligro de tantos chavales que mueren por haber ingerido droga adulterada. La droga será inmoral; pero la dura realidad muestra que no se acaba prohibiéndola. Esa prohibición sólo es fuente de más inmoralidades. Tomás de Aquino sabía esto muy bien y escribe repetidamente que “la ley humana no puede castigar o prohibir todas las cosas malas que se hacen”. Y da como razón que, si pretendiera eso, a veces “impediría el provecho del bien común que es necesario para conservar lo humano”. Por eso, sigue diciendo, “es suficiente con que (la ley) prohíba lo que destruye la convivencia social” (1 2ae. 91,4,c y 77 1 ad 1). Pero parece que hay un sector de la Iglesia que no sólo no llega al Vaticano II, sino que ni siquiera ha llegado a Santo Tomás. B.- En segundo lugar, muchas autoridades eclesiásticas tienen todavía mentalidad de cristiandad y se creen con derecho a exigir a las autoridades que la ley civil prohíba algo, sólo porque la moral cristiana lo considera inmoral. Lo más sorprendente es que esta obsesión constantiniana sólo les afecta en los temas del aborto y la pareja homosexual, cuando parece claro que un estado laico no puede pronunciarse sobre la moralidad o inmoralidad de esos temas, donde hay tantas y tan diversas opiniones. En cambio, en cuestiones económicas y sociales, las autoridades eclesiásticas transigen con leyes profundamente inmorales y anticristianas. La llamada “ley de reforma laboral” es una ley de inmoralidad
    • laboral que clama al cielo y que ha hecho pagar la crisis a los más débiles, sin que casi ningún obispo levantara una voz suficientemente alta contra ella. ¿Podría intentarse un diálogo en el que ambas partes comenzara por discutir esos presupuestos? 3. Otros factores importantes. Pero a esos presupuestos de uno y otro lado, que me parecen claramente equivocados y que hacen imposible todo diálogo, hay que añadir algunos apéndices para captar toda la complejidad del tema. a. Primacía de los pobres.- Es indispensable distinguir entre el aborto de la mujer rica que lo hace sólo por comodidad y el aborto desesperado de tantas pobres mujeres que lo hacen sólo porque no les queda otra salida. Me duele profundamente que el obispo Sebastián sólo parezca conocer el primer caso porque, además, eso es revelador de la clase social en que se suelen mover nuestros obispos. No conocen a la mujer sudamericana con un hijo y sin papeles que encontró trabajo de criada en una casa. El señor la obligó a acostarse con él, chantajeándola con amenazas de despido. La dejó embarazada y entonces la señora la echó a la calle, dando por sentado que la culpa del embarazo era de la mujer, cuando quizás era a su marido a quien habría debido despedir. Esa mujer abortó. ¿De veras creen los obispos que esa pobre mujer está excomulgada y debería ir a la cárcel? ¿O habría que aplicar el principio de que cuando de una norma se siguen absurdos conviene reexaminar esa norma?. b. Límites oscuros.- Es sabido que San Agustín (en el De anima) y Santo Tomás (I, 118, 2 ad 2) sostenían que el feto sólo es un ser humano a partir de los 45 días de la gestación, porque antes la materia no está preparada para recibir el alma racional. Esta opinión podrá ser discutida hoy porque además está formulada con categorías filosóficas anticuadas (cuerpo, y alma infundida desde fuera). Pero pone de relieve una nueva complejidad en el tema del aborto. Se acusa a la Iglesia de sostener que el embrión es una persona. La acusación suena rotunda, pero sólo lo es en parte. El embrión no es todavía una persona. Como el recién nacido tampoco es aún una persona. Pero ambos están programados para serlo: la vida que hay en el embrión no es exclusivamente vegetativa aunque en aquellos momentos sólo funcione como una planta. Y la vida que hay en el recién nacido (o en el feto cuando ya da patadas) no es exclusivamente sensitiva aunque en aquellos momentos aún no sea vida racional; pero está programada y en camino de serlo. Y las cosas se definen más por su futuro que por su presente. Esto parece ser lo que quiso decir Tomás, aunque se enredó con su idea de diversas almas que van eliminando a la anterior (la sensitiva a la vegetativa y la racional a la sensitiva). El hecho es que, en nuestra trayectoria vital, pasamos todos por la “constitución” humana, el “individuo” humano y la “persona” humana. El problema está en que los límites entre ellas son tan imposibles de señalar con precisión, como la separación entre la noche y el día. Esto obliga a la sociedad a decretarlos artificialmente, como se hace con las luces públicas: señalando una hora concreta (aunque unos días habrá más luz y otros menos). Quien sostenga que sólo la persona humana tiene derecho a la vida habría de aceptar que matar a un recién nacido no es un crimen, cosa que nadie hace porque la frontera del nacimiento pesa en cualquier sensibilidad. Pero estas reflexiones permiten comprender que no es lo mismo matar a un embrión reciente que a un ser humano ya constituido. Yo personalmente comparto y admiro la postura de la Iglesia que defiende la vida del embrión desde el principio, más por su futuro y su destino humano que por su mero presente en el que, además, esa vida no puede defenderse. Pero, a la vez, comprendo que no puedo obligar a toda la sociedad a que comparta esa postura. Como no se me puede pedir a mí que comparta la postura extrema del budista cuyo respeto a la vida le llevará a no matar ni al mosquito que me está picando. Esto es lo que daba cierta racionalidad a una ley de plazos que sólo pretenda despenalizar algunos abortos, sin declararlos por ello ni morales ni derechos humanos. c. Casos límite.- Otra situación complicada es la de la malformación fetal. Tanto como admiro la postura del ministro Gallardón cuando dice que él (y supongo que también su mujer: porque si no la afirmación no vale) aceptaría tener un hijo en esas condiciones, me parece comprensible que esa heroicidad no se puede pedir a todos los miembros de la sociedad, sean cristianos o no, y menos aún penalizar su incumplimiento. Conozco el impactante el ejemplo de E. Mounier (otro emblema de izquierda francesa) con una hija enferma de encefalitis a los dos años por una inyección equivocada: acercarse a su lecho “como a un altar”, quedarse “en adoración”, en “una tristeza penetrante y profunda pero ligera y transfigurada” (Conversaciones, 28.08.40). Y luego volver a la tarea política. Y ya que ha salido el autor de la ley, permítame decirle que me decepciona su declaración de que “ni los gritos ni los insultos me harán cambiar”. Amigo Gallardón: eso no es un argumento sino una descalificación fácil del adversario, como si toda la controversia levantada por esta ley fuera cosa sólo de gritadores e insultantes, y no de miembros de tu mismo partido. Y como si no supiéramos de sobra que a toda oposición se adhiere siempre una minoría ineliminable de radicales, que buscan aprovecharse de ella. Es la misma argumentación del alcalde de Burgos, del presidente de Ucrania y, si me apuran mucho, del presidente de Siria. La argumentación simplista de quien no quiere escuchar porque teme no tener razón. d. Tarea de la Iglesia.- ¿Qué debería hacer la Iglesia en estos contextos? Hace años que sueño con una
    • declaración dirigida a todos los católicos, más o menos en estos términos: “el gobierno va a despenalizar la ley del aborto. Los católicos sabemos que no cabe sentirse amparados por esa despenalización porque legalidad no es lo mismo que moralidad, y porque los católicos creemos que toda vida humana tiene un destino último junto a Dios y merece por eso un respeto máximo, que otros no aceptarán porque no comparten nuestra fe en la vida eterna. Los católicos debemos por tanto no aprovecharnos de esa ley (sin necesidad de cargar con excomunión ese aprovechamiento), y deberíamos dar a la sociedad un ejemplo del máximo respeto a la vida de calidad humana”. Y por eso, la Iglesia decide que así como tenemos una “Caritas” para tratar de atender a todas las víctimas de nuestra sociedad, vamos a fundar otra organización mundial, “Vita”, para tratar de atender a todas las mujeres que se ven casi obligadas a abortar, no por comodidad sino por dificultad, tratando de recoger todas esas vidas y ponerlas al cuidado de la Iglesia en formas de adopción, orfanatos y otras medias a estudiar. Eso es lo que, a mi humilde entender, le pide a la Iglesia el seguimiento de Jesús. e. “Elemental querido Watson”.- Queda uno de esos “last but not least” que afecta sobre todo a las presuntas izquierdas. Gustavo Bueno, ateo convicto y proselitista, declaró hace años en “Nueva España” que él, como materialista y hombre de izquierdas, era contrario al derecho al aborto. Más tarde declaró en una entrevista a “El Mundo” (11.07.2009): “abortar es de imbéciles… una negligencia de la mujer que no quiere tener hijos y no tomó precauciones. Se arrepiente y lo remedia con un gran gasto público y riesgo personal”. Con los medios que hay hoy para evitarlo, hay que concluir que quien se queda embarazada sin querer (salvo los casos de mujeres violadas, chantajeadas o prostitutas), es una irresponsable que ella se lo ha buscado: póngase Ud. un diu, use un preservativo, hágase un lavado vaginal, tome la píldora anticonceptiva o la llamada “del día siguiente” que no es abortiva… Pero no nos venga ahora con el cuento de que se encuentra ante una maternidad “no deseada”. Por eso no vale el argumento tan aparente del presidente de Extremadura: “ninguna mujer puede ser obligada a ser madre”. ¡Por supuesto! Pero ¿significa eso que toda mujer puede ahogar al niño que acaba de parir porque no está obligada a ser madre? ¿O que la madre de Asunta Martos en Galicia, tenía derecho a desentenderse de su niña porque no quería ser madre? ¿No? Pues entonces hay que aplicar al argumento del señor Monago la sabiduría de los antiguos: “cuando algo prueba demasiado es señal de que no prueba nada”. Todo lo que antecede es opinión personal y como tal la ofrezco. Sólo he intentado dar mis razones sin juzgar a nadie, tratando de recoger lo que veo de válido en todas las partes y sabiendo que, como se trata de un problema que yo no lo sufro, se me pueden escapar algunos matices. Pero creo que estamos en una hora histórica, crispada y cómoda a la vez, en la que evitamos el esfuerzo del argumento para pasar directamente a la descalificación o el insulto. Eso me parece muy peligroso porque, como he dicho otras veces desautorizando a Aristóteles, no creo que el hombre sea un “animal racional”. El hombre es ante todo un animal afectivo. Y usa su razón para defender o “racionalizar” sus pulsiones. Al menos eso es lo que creo que me han ido enseñando la historia y la vida. (N.B. Concluido el 2 de febrero del 14. Lo que he intentado exponer aquí de manera más breve, lo traté más extensamente en otros sitios. Remito por ello al Cuaderno de “Cristianisme i justicia” El derecho de nacer. Al libro Presencia pública de la Iglesia: ¿fermento de fraternidad o camisa de fuerza?, escrito en colaboración con Javier Vitoria y publicado también en CiJ. Y al artículo breve: La mujer abortante en diciembre del 2009 de la revista Alandar). El evangelio no quiere mujeres oprimidas; Jesús nos quiere felices y bailando” Creado el 28 febrero 2014 por CiJ Voces. June Fernández. [Pikara Magazine] “Soy de izquierda, obrera. Siempre me he tenido que mover en ambientes hostiles y contrarios. Estoy en la frontera, soy incómoda para muchos”. Así se presenta Ernestina Ródenas, presidenta del Col·lectiu de Dones en l’Església, que aglutina en Catalunya a alrededor de 200 creyentes (religiosas y laicas; también algunos varones) comprometidas con la igualdad de género. Incorporan el pensamiento feminista a la teología de la liberación, debaten con mujeres de otras confesiones y con feministas laicas, defienden el discurso del Concilio Vaticano II de que “la Iglesia
    • no es el único espacio de salvación, sino una de las puertas”. Una vez al mes, celebran el memorial del Señor, haciendo una formación sobre la Eucaristía a modo de “catequesis ilustrada con perspectiva de género”. “Está prohibido por la Iglesia, pero no nos importa. Bueno, las religiosas tienen menos libertad. Una mujer, que es responsable de su congregación, nos dijo en un acto: ‘A mí no me importa salir en la foto, pero ya me he llevado muchos palos’”. Ródenas tiene claro que Iglesia no es sinónimo de una jerarquía que se opone a los derechos de las mujeres, sino que la construye una comunidad de creyentes para la que el Evangelio no es un instrumento al servicio del poder, sino una fuente de liberación. ¿Identifica en las mujeres necesidades espirituales diferentes a las de los hombres? Las mujeres estamos muy cerca de la vida, de las necesidades de la vida que se aprenden en comunidad. Tenemos mucha necesidad de expresarnos, no somos personajes solitarios. Los hombres, en cambio, han ligado la espiritualidad a la soledad y el aislamiento. Tradicionalmente, las iglesias han estado llenas de mujeres, porque es un espacio al que hemos podido ir solas, sin que nadie nos culpabilice, incluso como forma de escapar del ámbito doméstico. Además, las mujeres buscamos en la religión respuestas a nuestras experiencias vitales. Creamos vida, cuidamos vida; comprendemos fácilmente los mensajes religiosos, como el de la encarnación de Jesús, un dios que puedes estrechar en los brazos. También sentimos una mayor necesidad de buscar respuestas al sufrimiento, debido a los deberes y papeles que se nos han asignado. El evangelio puede ser liberador. Jesús siempre se inclinó por la mujer y por los más débiles, como indican las interpretaciones del evangelio nada misóginas que se han hecho últimamente. Mucha gente atea no entiende cómo es que, siendo las iglesias instituciones con una organización patriarcal y con un discurso contrario a los derechos de las mujeres (como los reproductivos), sigan teniendo una base feminizada. ¿Qué hace que las mujeres sigan participando en estas instituciones? Para mí la Iglesia no es la jerarquía. Somos la comunidad de creyentes. Nos reunimos, leemos el evangelio, que contiene palabras de liberación, que se pueden interpretar desde la perspectiva de género. Hay esperanza para rato. Por ejemplo, la historia de la mujer encorvada que sanó Jesús, porque no podía soportar verla así. Simboliza a la mujer oprimida que no puede levantar la vista del suelo. Jesús la endereza. Ella se pone de pie, anda, alaba a Dios, canta y baila. La religión entendida como la práctica del mensaje evangélico no quiere ver a ninguna mujer encorvada. Nos quiere de pie, felices… Nunca condena. En una investigación sobre mujeres y religiones, he encontrado la siguiente afirmación: las mujeres identifican que las religiones imponen sus normas morales con mayor rigor sobre ellas que sobre los hombres; son conscientes de esa doble moral, pero no tienen herramientas para cuestionarla. ¿Qué opina? No existe el hombre que embaraza, sólo la mujer embarazada, a ella se le cargan todas las penas, la exclusión, la culpa, la penalización. La mujer se queda sola y acusada por todo el mundo. El prostituidor y el proxeneta reciben menor condena que la prostituta. La doble moral es descaradamente actual. A la madre soltera y a la prostituta, Jesús les dice: “Yo no te condeno”. La penalización del aborto es otro ejemplo de esa ideología que machaca a las mujeres. Pero hay herramientas. En el aniversario del Concilio Vaticano II, aboguemos por la libre conciencia, por que cada quién discierna sus opciones fundamentales. Y dejemos a un lado la culpa. Popularmente se habla de la culpa cristiana. ¿No es una emoción inherente al catolicismo? La culpa ha calado mucho. La civilización europea proviene de tesis no sólo cristianas, también aristotélicas, que no eran propicias a que la mujer tuviera un lugar prominente en la sociedad. La cultura cristiana europea ha pasado muchas épocas, en las que la mujer ha sido más libre. Nosotras arrastramos el estigma del clericalismo agudo de Franco. La culpa no es inherente al mensaje auténtico. La jerarquía, para tener poder, ha potenciado la cristiandad y se ha olvidado el reino de Dios: la paz, la justicia, la igualdad. Los estados han utilizado la religión como instrumento de dominio y poder. Los más débiles lo sufren. Pero, en materia de moral sexual, ¿hay algún mandato insalvable? ¿Se pueden cuestionar todos? Los movimientos feministas laicos nos han hecho un gran favor redescubriendo el sentido del placer, de la alegría, en contra de la idea de que hemos venido al mundo para sufrir. Las mujeres católicas lo han ido interiorizando. En España las mujeres no podían estudiar teología, pero en otros países sí, y había teólogas feministas de las que estamos aprendiendo. Sabemos que Dios puede ser madre y padre a la vez, no se le puede poner etiquetas. Y que, donde hay amor, ahí está Dios. Ese es el lema de una campaña a favor de la diversidad del Movimiento Feminista de Nicaragua, cuya imagen es de dos mujeres besándose. ¿Qué le parece? Pues muy bien. No es que el amor sea algo perfecto que pueda con todo, pero me parece un buen mensaje. Entonces, ¿qué es el pecado? El pecado es un invento. Es la negación de la vida, la negación de la posibilidad de ser feliz. Es una
    • construcción social. El pecado es un desorden que te provocas a ti misma, pero tú eres el primer damnificado y tienes una carga que te llevas a cuestas. Jesús hablaba de pecado porque era el lenguaje de la época, pero no cargaba contra los pecadores. Asistimos a una teología del pecado muy totalitaria. El recurso fácil es culpabilizar a la mujer, cargar más peso a la mujer encorvada. La confesión es un instrumento de poder. Hace años que no me confieso. Por eso las mujeres van abandonando las iglesias. Los obreros abandonaron la iglesia por las injusticias a principios del siglo XX, los jóvenes a mediados de siglo, las mujeres en el siglo XXI. Queremos cambiar las cosas, y también queremos que los hombres cambien su modelo de masculinidad. Pero, ¿cómo puede una mujer de un pueblo pequeño acceder a esos discursos alternativos a los del cura de su parroquia? Antes era imposible. O te ibas del pueblo, o te metías en una orden religiosa. Ahora las mujeres de los pueblos tienen recursos. Hay medios de comunicación. Escriben cartas, envían correos, opinan. Si es necesario, denuncian. Abandonemos la idea de la mujer pobrecita que no sabe. Han perdido el miedo a pronunciarse. El discurso patriarcal viene de muy antiguo, no lo emite sólo la iglesia sino toda la sociedad: desde los medios de comunicación a los púlpitos, se dice a las mujeres lo que tienen que hacer. Es muy difícil sustraerse de ese pensamiento único. A medida que las mujeres se organizan en grupos, ahí hay una fuerza. La Conferencia Episcopal se vuelca contra el aborto, pero no se ha manifestado contra la violencia machista, contra el feminicidio. La Iglesia tiene un defecto: le obsesiona mucho el final y el principio de la vida. Reserva únicamente a Dios el derecho a decidir. Esto marca la postura ante la eutanasia y el aborto. Así, que se mate en guerras parece inevitable y, efectivamente, no se han desarrollado medidas de protección a las víctimas de la violencia machista. La jerarquía confunde el poder de Dios con su propio poder de influir. Pero hay personas clarividentes dentro de la Iglesia que lo están denunciando, como Teresa Forcades. El libro ‘Cásate y sé sumisa’ se ha convertido en un éxito de ventas. ¿Cree que ese mandato de sumisión femenina impera en el discurso hegemónico de la Iglesia católica? Se podían haber ahorrado ese libro. Ni me molesto en contestar. No vamos a discutir tonterías. Es un intento desesperado de querer salvar lo que ven amenazado: sienten que con el papa Francisco, todo se les va de las manos. El pensamiento único aparentemente da seguridad. Vendes tu libre conciencia a cambio de esa falsa seguridad. ¿Qué espera del papa Francisco? Está en nuestra línea, de desmontar artificios innecesarios, abriendo camino para que el Evangelio pueda leerse con mayor claridad; bienvenido sea. Pero no soy mitómana. Es una voz como la nuestra, sólo que desde el altavoz del Vaticano suena más alto y lejos. ¿Aboga por que las mujeres que se topen con discursos machistas en las Iglesias vivan su fe sin intermediarios o en espacios alternativos? Eso estamos haciendo. Las mujeres enseñamos, aprendemos teología, historia, Biblia, trabajamos en redes solidarias con otras mujeres para conseguir la igualdad, somos críticas con cómo gobiernan los hombres. Pensamos estrategias para desmontar mitos y lenguajes excluyentes. Debatimos sobre ecofeminismo, teología queer (la teología de los márgenes, que reconoce a Dios en los sujetos que desecha la sociedad; negros, homosexuales, transexuales…). Rescatamos la aportación indispensable de mujeres bíblicas, históricas. Por ejemplo, contamos que San Jerónimo, quien tradujo la Biblia (representado en una cueva, desnudo con una calavera) contó con un grupo de mujeres del Tridentino que tenían poder (porque los hombres estaban en la guerra) y que fueron un apoyo clave en su trabajo. Construimos la Iglesia que soñamos. No queremos ser iguales que ellos, no queremos que nos hagan curas ni llegar a papas. No nos interesa. No tendría que haber papa ni Vaticano. Para ser feliz 01 14:22:29 de marzo de 2014 ¿Qué es el Reino de Dios? Es justicia, es igualdad, es fraternidad, es amor mutuo, es solidaridad, es amistad... (Faustino Vilabrille). Mateo 6, 24-34
    • Dijo Jesús a sus discípulos: "Nadie puede estar al servicio de dos amos. Porque despreciará a uno y querrá al otro; o, al contrario, se dedicará al primero y no hará caso del segundo. No podéis servir a Dios y al dinero. Por eso os digo: no estéis agobiados por la vida pensando qué vais a comer, ni por el cuerpo pensando con qué os vais a vestir. ¿No vale más la vida que el alimento, y el cuerpo que el vestido? Mirad a los pájaros; ni siembran, ni siegan, ni almacenan y, sin embargo, vuestro Padre celestial los alimenta. ¿No valéis vosotros más que ellos? ¿Quién de vosotros, a fuerza de agobiarse, podría añadir una hora al tiempo de su vida? ¿Por qué os agobiáis por el vestido? Fijaos cómo crecen los lirios del campo; ni trabajan, ni hilan. Y os digo que ni Salomón, en todo su fasto, estaba vestido como uno de ellos. Pues sí la hierba, que hoy está en el campo y mañana se quema en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más por vosotros, gente de poca fe? No andéis agobiados pensando qué vais a comer, o qué vais a beber, o cómo os vais a vestir. Los paganos se afanan por esas cosas. Ya sabe vuestro Padre del cielo que tenéis necesidad de todo eso. Sobre todo buscad el Reino de Dios y su justicia; lo demás se os dará por añadidura. Por tanto, no os agobiéis por el mañana, porque el mañana traerá su propio agobio. A cada día le bastan sus disgustos". 1.- La economía marca continuamente nuestras vidas. El dinero como factor de cambio para todo, está a diario en nuestra cabeza, en nuestros bolsillos, en la cuanta del banco, en el devenir de los pueblos, en el ansia de tener, en el móvil de los robos, en la génesis de las guerras, en la causa de millones y millones de injusticias, en el abuso de la naturaleza, en la corrupción empresarial y política, y mil cosas más. Una economía bien gestionada y administrada evita innumerables sufrimientos y facilita la felicidad de las personas, pero mal administrada es fuente de infinitos sufrimientos, personales y sociales. Tenemos la evidencia en los cuantiosos daños causados a muchísimas personas por la crisis que padecemos... Jesús se afanó toda su vida por evitar toda clase de sufrimientos a la gente y hacerla feliz, y por eso se ocupó tanto del dinero y de educar al pueblo en su correcta utilización, sobre todo de evitar la codicia y el deseo de acumular, condenando sin paliativos al dios dinero, al mismo tiempo que fue el único en preocuparse de recoger lo que había sobrado de una comida abundante. Tirar comida aprovechable a la basura es un crimen contra los empobrecidos del mundo, como lo es gastar en productos innecesarios y caros (tal vez procedentes de engordar y sacrificar niños (¡terrible crimen!) para obtenerlos) con el fin de alargar unos días la aparición de las arrugas, disimular unas canas o acudir a la cirugía estética, mientras millones de africanos, indios o indígenas, tienen una vida media que no pasa de los 50 años, sobre todo a causa del hambre que sufren ya desde antes de nacer. 2.- La clave de todo este pasaje está en estas palabras de Jesús; "Sobre todo buscad el Reino de Dios y su justicia; lo
    • demás se os dará por añadidura". ¿Qué es el Reino de Dios? Es justicia, es igualdad, es fraternidad, es amor mutuo, es solidaridad, es amistad, es trabajo bien hecho, es unión, es compañía, con todos los seres humanos y con toda la creación. Si construimos la vida y la sociedad basadas en estos grandes valores, todos y toda la creación seremos infinitamente más felices. Habrá buenos y muchos servicios para todos, habrá alegría, trabajo, esperanza, ganas de vida verdadera, sentido de la existencia. Por supuesto que no habrá corrupción, mentiras, engaños, trampas, fraudes, odios, violencias, guerras, abandonos, abusos, robos, contaminación... Y habrá educación para todos, buena sanidad, acceso a toda clase de servicios, cuidado y disfrute de la naturaleza, investigación, acceso a la cultura, trabajo para todos con menos horas de trabajo y más tiempo para el ocio saludable... Servir a Dios es estar al servicio de todos estos grandes valores para todos los seres humanos y para toda la creación. Por tanto, Dios no quiere que haya nadie ni nada pobre, que asumamos el trabajo, cada día mejor hecho, como un servicio a nosotros y a la comunidad y para los creyentes como un camino de verdadera santidad, que haga la vida más feliz a todos y a toda la creación y así nos preparemos todos y toda la creación para la plenitud definitiva. Pero si nuestro dios es el dinero, como lo es para no pocos políticos, empresarios y banqueros corruptos, todo este ideal caerá por tierra y nosotros con él. P. Faustino Vilabrille Linares Celebraciones de Cuaresma en la Catedral
    • El 5 de marzo dará comienzo el tiempo litúrgico de la Cuaresma con la celebración del Miércoles de Ceniza. Con la imposición de la ceniza los fieles cristianos iniciamos el tiempo establecido para la purificación del espíritu. Ese día la Catedral Vieja , a las 20.00 h., la celebración de la eucaristía con imposición de la ceniza. Por otro lado, el día 9 de marzo, primer domingo de Cuaresma, como es tradicional la Catedral Vieja acogerá una Misa según el rito hispano mozárabe, a las 12.00 del mediodía. El Obispo de Salamanca crea una Comisión diocesana para los centenarios de Santa Teresa de Jesús, patrona de nuestra diócesis Fotos: Manuel Martín
    • La Diócesis de Salamanca se prepara para la celebración de dos centenarios de Santa Teresa de Jesús, doctora de la Iglesia y patrona de nuestra diócesis: el cuarto de su beatificación (24 de abril de 1614), en este año y el quinto de su nacimiento (28 de marzo de 1515), en 2015. El obispo de Salamanca, Mons. Carlos López ha constituido una Comisión diocesana para colaborar en la programación de actividades a realizar en nuestra diócesis con motivo de los dos centenarios teresianos; y dar a conocer la persona, vida, obra y enseñanzas de Teresa de Jesús, cuyo sepulcro se encuentra en el Monasterio de la Anunciación de Nuestra Señora, de las Madres Carmelitas de Alba de Tormes. Catorce personas integran la comisión que será presidida y coordinada por D. Florentino Gutiérrez Sánchez, Vicario general de la Diócesis. El resto de integrantes son: P. Francisco Martín Tejedor, prior del Convento de San Juan de la Cruz (Carmelitas Descalzos de Alba de Tormes); P. Matías Tejerina Espeso, prior del Convento de San Andrés (Carmelitas Calzados de Salamanca); M. María Sonsoles Gutiérrez Robledo; priora del Monasterio de la Anunciación de Ntra. Señora (Carmelitas Descalzas de Alba de Tormes); D. Gonzalo Escamilla Romero y D. Lauren Sevillano Arroyo, párrocos de Alba de Tormes; Hna. Mariola Iglesias Díez, Compañía Santa Teresa de Jesús; Hna. María José Mariño Pérez, de las Carmelitas Misioneras; Dª Cristina Andújar López, de la Institución Teresiana; D. Jesús Vicente Sánchez, Director del Secretariado diocesano de Peregrinaciones; D. Policarpo Díaz Díaz, Delegado diocesano de Pastoral Universitaria; y los profesores D. Francisco García Martínez, vicedecano de la Facultad de Teología de la UPSA; D. Emiliano Fernández Vallina, catedrático emérito de la USAL y D. Luis Enrique Rodríguez Sampedro, catedrático de la USAL. Las actividades a programar tendrán como meta acercar la persona, la vida, la obra y la enseñanza de Santa Teresa de Jesús a los católicos de Salamanca y a cuántos estén interesados en el mayor conocimiento de cualquiera de las facetas de su riquísima personalidad, desde los puntos de vista de la cultura, la evangelización, la celebración litúrgica y la oración personal. La meta última sería ofrecer de forma atractiva al hombre de hoy el camino del seguimiento de Jesucristo en la Iglesia y en medio del mundo, que vivió y enseñó Santa Teresa con tanta perfección y maestría espiritual. Para el logro de estos objetivos, la Comisión procurará, entre otras posibles actividades: 1. Acoger las orientaciones y actividades propuestas por la Junta creada por la Conferencia Episcopal Española, y buscar la forma más adecuada de hacerlas realidad en nuestra diócesis. Además, se tendrán en cuenta las iniciativas promovidas por la Orden del Carmen. 2. Programar las actividades culturales que en relación con Santa Teresa de Jesús favorezcan el diálogo de la cultura y la fe. 3. Proponer las formas y medios más adecuados para acercar la vida y la obra de Santa Teresa de Jesús a los niños y jóvenes, promoviendo para ello la especial colaboración de los centros escolares de la Iglesia. 4. Programar y promover la participación de los fieles en celebraciones litúrgicas, retiros espirituales, actos de oración y piedad popular de inspiración teresiana, a realizar en los diversos lugares de la Diócesis, especialmente en Alba de Tormes, así como las peregrinaciones al sepulcro de Santa Teresa, sobre todo de los adolescentes y jóvenes.
    • 5. En colaboración con las Delegaciones de Pastoral Universitaria, Juvenil y Vocacional cuidará en lo posible programar Jornadas formativas sobre la espiritualidad teresiana y vigilias de oración a realizar en la Iglesia del sepulcro de la Santa. Todo ello en la perspectiva de la promoción vocacional cristiana, sacerdotal y de consagración especial a Dios. 6. Proponer las actividades complementarias que puedan ofrecerse a los peregrinos y turistas durante el tiempo de la exposición de ‘Las Edades del Hombre’ en Alba de Tormes. ‘Presbyterorum ordinis’, tema de la formación permanente del Clero Los días 3 y 4 de marzo se celebrará en la Casa de la Iglesia el último encuentro de la formación permanente del Clero diocesano para este curso. Si en las anteriores citas han analizado la Constitución conciliar Gaudium et spes, en esta ocasión abordarán el Decreto Presbyterorum ordinis. Ambos días, la jornada comenzará a las 10.30 de la mañana con el rezo de la hora intermedia. El teólogo y religioso claretiano D. José Cristo Rey García Paredes será el encargado de inaugurar la jornada del día 3 con una ponencia que lleva por título: ‘Lectura del Decreto Presbyterorum Ordinis a los 50 años. Logros y olvidos. La caridad pastoral fuente de espiritualidad del presbítero’. Tras el descanso tomará la palabra el profesor de Teología de la UPSA, D. Francisco García Martínez, quien hablará sobre
    • los ‘Desafíos evangélicos en la hora presente en nuestra Iglesia’. El programa de la mañana concluirá con la celebración de la eucaristía con los sacerdotes de la Residencia diocesana. Por la tarde, a las 16.30 horas, habrá un cine-forum en el que se proyectará la película: ‘Bajo un manto de estrellas’, del director D. Óscar Parra de Carrizosa. El acto será conducido por el vicario general de la diócesis, D. Florentino Gutiérrez. Al día siguiente, D. Juan Daniel Alcorco, profesor de la Facultad de Teología San Dámaso de Madrid, abrirá la jornada con una ponencia en torno a ‘La memoria del primer amor: fuente de creatividad evangélica en esta era de la Nueva Evangelización’. Tras el descanso habrá una mesa redonda sobre ‘Los retos pastorales en nuestros presbiterios’, en la que intervendrán los Delegados del Clero de la Región del Duero. La jornada concluirá con una oración y una comida de confraternidad. RETIRO DE CUARESMA PARA SACERDOTES Por otro lado, dentro de la programación de la Delegación diocesana del Clero, está previsto que el 24 de marzo se celebre un retiro para sacerdotes en la Casa de Espiritualidad San Vicente de Paúl, de Santa Marta de Tormes, de 10.15 a 18.00 horas. El retiro será dirigido por el párroco de La Alberca, D. Alfredo Fernández Jiménez. Celebraciones del Miércoles de Ceniza en el Campus Pastoral Universitaria nos invita a sacar la fe del baúl de los recuerdos. Participa el 5 de marzo en las celebraciones del Miércoles de Ceniza en el Campus Francisco Suárez (13.30 h.) y en la iglesia de San Benito (20.30 h.)
    • Peregrinación al Castillo de Javier (Navarra) Un año más la Parroquia del Milagro de San José, junto con diversos grupos juveniles y la comunidad de Jesuitas de Salamanca impulsan la Javierada Joven. Una peregrinación juvenil al Castillo de Javier (Navarra) que tendrá lugar los días 7, 8 y 9 de marzo. La llamada Javierada, la peregrinación cada mes de marzo al Castillo de Javier, es una de las tradiciones más arraigadas en Navarra y se remonta al año 1940. Se trata de ir caminando hacia el lugar de nacimiento de San Francisco Javier (1506), religioso jesuita reconocido mundialmente por ser el patrono de las misiones. Una peregrinación multitudinaria que cada año dirige a miles de personas de todas las edades hasta el Santuario de Javier. Como viene siendo costumbre desde el Milagro de San José, diversos grupos juveniles y parroquiales peregrinan en estas fechas a la casa natal de Francisco Javier, siguiendo las huellas del que ha sido llamado “el gigante de la historia de las misiones”. En esta ocasión la peregrinación se celebrará del 7 al 9 de marzo. La salida está prevista para el viernes 7 de marzo, a las 16.00 horas desde la parroquia del Milagro de San José tomarán rumbo a Pamplona donde los peregrinos realizarán una visita guiada por la ciudad. Se alojarán en el Colegio San Ignacio, de los padres Jesuitas. Al día siguiente recibirán la bendición y el envío antes de partir hacia el Santuario de Javier. Una ruta de unos 35 kilómetros que los peregrinos realizarán a pie. Ese día se alojarán en el albergue juvenil del Santuario. El domingo día 9, participarán en la Eucaristía multitudinaria en la explanada del Santuario. Además está prevista la visita al Castillo de Javier, donde todavía se conserva el aposento del santo y donde hay un crucifijo al que se le atribuye el milagro de sudar sangre el día en el que el misionero murió en China. Antes de regresar a Salamanca (21.30 horas), visitarán el Monasterio de Leyre. La peregrinación está especialmente dirigida a jóvenes de 17 a 30 años. Si estás interesado en participar inscríbete antes del 28 de febrero enviando un correo electrónico a: elmilagrosj@gmail.com Más información: Gerardo Villar, sj. Tfno.: 923 125 200
    • I Curso Diocesano para Moderadores de celebraciones en ausencia de presbítero La Delegación diocesana de Liturgia junto con la Vicaría de Pastoral ofertan el I Cursillo diocesano para Moderadores de Celebraciones dominicales en ausencia de presbítero. Se celebrará el sábado 1 de marzo, de 10.30 a 18.00 h. en la Casa de la Iglesia. El curso está dirigido principalmente a diáconos, laicos y religiosas del mundo rural que ya están desarrollando este ministerio de Celebrantes de la Palabra, aunque puede participar cualquier persona que quiera prestar este servicio en un futuro de manera estable en sus parroquia, unidad pastoral o arciprestazgo. Inscripciones antes del 26 de febrero en la portería de Calatrava. 7 de Marzo. La Parroquia de San Pablo acoge el tradicional Besapiés a Jesús Rescatado
    • La Congregación de Nuestro Padre Jesús Rescatado y Nuestra Señora de las Angustias celebra el viernes 7 de marzo el tradicional Besapiés a su imagen titular, en la parroquia de San Pablo. Este año como novedad la imagen se ubicará a los pies del altar, junto al crucero, para facilitar el acceso a todas las personas. Al igual que el pasado año, la tarde del jueves día 6, a partir de las 18.00 horas, habrá un besapiés para las personas con algún tipo de discapacidad o movilidad reducida. “Con ellas haremos una oración especial de comienzo de Cuaresma, con imposición de ceniza”, manifiesta el presidente de la Congregación Pedro Martín. A las 00.00 horas del día 7 se celebrará la primera eucaristía, y al término de la misma comenzará el besapiés. El templo abrirá sus puertas de nuevo a las 7 de la mañana para que cientos de fieles devotos acudan durante toda la jornada a besar los pies del Rescatado. Habrá eucaristías a las 8.00, 9.00, 10.00, 11.00, 12.00 y 13.00 horas por la mañana; y por la tarde, a las 18.00, 19.00 y 20.00 horas. Además, a las 21.00 horas está previsto el rezo del Via Crucis. Por otro lado, durante todo el día habrá confesores para todas aquellas personas que deseen vivir la gracia de Dios acercándose al sacramento del Perdón. 'La vida de Pi' y 'Una aventura extraordinaria", serán las películas que se proyectarán en la IV Semana de Cine Espiritual “Infinitas Dimensiones”, es el lema de la IV Semana de Cine Espiritual que se celebrará en Salamanca el 28 de febrero y los días 7 y 14 de marzo, organizada por la Diócesis de Salamanca. Una iniciativa
    • destinada a niños de 5º y 6º de Primaria y jóvenes de ESO que a través de sus centros educativos utilizan el cine como recurso educativo y pastoral. Para esta cuarta edición se han seleccionado para su proyección películas que plantean cuestiones centrales de la vida humana y sugieren respuestas desde una mirada trascendente de la realidad. Así los alumnos de Bachillerato y ESO podrán disfrutar de 'La vida de Pi' (2012), los días 28 de febrero y 7 de marzo, a las 11.30 horas en el Auditorio Calatrava. Mientras que para los alumnos de 5º y 6º de primaria se proyectará 'Una aventura extraordinaria' (2012), el día 14 de marzo, a las 12.00 del mediodía en el salón de actos del Colegio María Auxiliadora. Cada día un padrino presentará cada una de las proyecciones. La entrada cuesta 2 euros y aún hay plazas disponibles. Pueden participar todos los colegios e institutos de la diócesis, tanto públicos como concertados y privados, inscribiéndose previamente en el e-mail: nachosanmateo@gmail.com o bien en el teléfono 615 285 665 (Nacho Gómez). Actividades en el Centro de Espiritualidad San Ignacio 3-7 Marzo. Escuela de Ejercicios. Especialista universitario en E.E. (3ª sesión). 8 Marzo. Retiro de Cuaresma. Dirige el P. José Mª Vaca, SJ. 9 Marzo-9 Abril. Mes de Ejercicios. Dirige el Equipo del Centro Espiritualidad San Ignacio (CES). 25-27 Abril. Encuentro: El uso de la Psicología en las casas de formación. 2-4 Mayo. VIII Encuentro de Ejercicios Espirituales en la vida diaria. 4-9 Mayo y 5-10 Octubre. Seminario de acompañamiento. Congregaciones femeninas de espiritualidad ignaciana. Más información en el teléfono 923 125 000 y en el portal: www.espiritualidadignaciana.org Propuestas para un verano diferente. El Equipo
    • diocesano de Pastoral Juvenil acaba de presentar el programa de actividades para jóvenes para este verano. Ya puedes inscribirte en la portería de la Casa de la Iglesia (Calatrava. C/ Rosario, 18). Jornadas “El empobrecimiento una responsabilidad comunitaria” Con el lema: Caminar con los empobrecidos de la sociedad actual, el pasado 27 de noviembre comenzó la segunda edición de las Jornadas El empobrecimiento: una responsabilidad comunitaria, organizadas por Pastoral Penitenciaria de Salamanca y las Cáritas diocesanas de Zamora, Ciudad Rodrigo y Salamanca. Ocho sesiones que se desarrollarán hasta el 30 de abril, en el Convento de San Esteban, de 19.00 a 21.00 horas. Las jornadas están dirigidas a cualquier persona que trabaje, colabore o sea voluntaria en organizaciones que trabajen en el mundo de la exclusión, marginación social, estudiantes o simplemente estén interesadas en estas realidades sociales. El sacerdote y responsable de la Pastoral Penitenciaria de Salamanca, Emiliano de Tapia fue el encargado de impartir la primera sesión con una conferencia que versó sobre el Análisis de la realidad. Claves para entender y caminar con los empobrecidos en la sociedad actual. El 18 de diciembre intervino Ignacio Duque con la ponencia: “¿Es verdad que una nueva sociedad es posible?”. En la que habló sobre las nuevas relaciones sociales, el derecho penal y los nuevos caminos para la reinserción. Las sesiones previstas para los próximos meses son las siguientes: - 12 de Marzo: Intervención educativa en problemas de desadaptación social en las personas. Coordina el sacerdote Alfonso Maruri. -8 de Abril: Defender los derechos Humanos en una sociedad en crisis. Coordina Javier Alonso. -30 de Abril: ¿Acaso soy yo el guardián de mi hermano? Compromiso comunitario y ciudadanía.
    • Información en el teléfono 923 269 698 y en el sitio web: https://sites.google.com/site/pastoralpenitenciariasalamanca/ HORARIO DE MISAS  Misas_2013-2014.pdf AGENDA DIOCESANA        27 de Febrero: CULTO A LA VIRGEN MILAGROSA, a las 19:00 horas en la Capilla del Hospital de la Santísima Trinidad. Organizan la Asociación de la Medalla Milagrosa y las Hijas de la Caridad. 27 de Febrero: CÍRCULO DEL SILENCIO POR EL DERECHO A LA SALUD: De 20:00 a 20:15 horas en la Puerta Zamor a(junto a la iglesia de San Marcos). Organiza Cáritas Diocesana. 3 de Marzo TALLER DE VOLUNTARIADO UNIVERSITARIO. Organizado por Cáritas diocesana de Salamanca. En esta ocasión aobrdarán el tema: "la mochila del voluntario III". De 18:00 a 19:30 h. en los locales de Pastoral Universitaria. C/ Compañía, 7. 6-9 de Marzo EJERCICIOS ESPIRITUALES IGNACIANOS. Se celebrarán desde el jueves día 6 a las 18:30 horas hasta 16.30 h. del domingo día 9, en el Instituto de las Misiones Seculares (Alto del Rollo). Organiza Regnum Christi. Información: 923 226 501 y 649 641 941 CONFESIONES EN LA PARROQUIA DE EL CARMEN: (Pza. de los Bandos). Martes de 10:00 a 13:00 h y de 17:30 a 20:30 h. y Viernes de 10:00 a 13:00 h y de 17:30 a 20:30 h. GRUPO JOVEN DE RENOVACIÓN CARISMÁTICA: se reúne en oración todos miércoles, a las 19:30 horas en la capilla de la Universidad Pontificia. FORMACIÓN DE LAICOS: Continúa la Formación Permanente de Laicos, todos los martes, a las 20.00 horas en la Casa de la Iglesia. A lo largo de este año están revisando la Constitución conciliar Gaudium et Spes, sobre la Iglesia en el mundo actual. El día 18 hablarán sobre el amor conyugal. Organiza la Delegación diocesana de Apostolado Seglar. 8 de Marzo, Manos Unidas invita a participar en el Abrazo a la Plaza Mayor del Mundo
    • Por quinto año consecutivo Manos Unidas nos invita a participar en ‘El Abrazo a la Plaza Mayor del Mundo’, que se realizará el día 8 de marzo, a las 12.00 de la mañana, en la Plaza Mayor de Salamanca. Un acto de sensibilización en el que cada uno de los 88 arcos de la emblemática plaza salmantina recordará a las 88 naciones más pobres de la tierra. El gesto que ha preparado para esta ocasión Manos Unidas, acorde con el lema de la campaña de este año: ‘Un Mundo Nuevo, proyecto Común’, lanza una invitación al compromiso para que cada uno en nuestro entorno hagamos del mundo un lugar más humano y más fraterno. Formación On Line y gratuita de Manos Unidas Manos Unidas pone en marcha una nueva convocatoria de cursos online destinados a voluntarios y simpatizantes de Manos Unidas y a todas aquellas personas sensibilizadas con los problemas del Sur. A través de una forma accesible y gratuita los participantes encontrarán un conjunto de cursos preparados para ayudarles a conocer la problemática de la pobreza y la forma en que trabaja Manos Unidas para
    • erradicarla. Los cursos están disponibles bajo dos modalidades de aprendizaje: Cursos con tutor, sujetos a un calendario anual cerrado (los primeros comienzan el 10 de marzo al 6 de abril); o Cursos sin tutor, que admiten la matriculación en cualquier momento del año. Este año el catálogo de cursos abarca las siguientes temáticas: Cambio climático, pobreza y desarrollo; Cinco vías hacia el consumo responsable; Incidencia política en las ONGD; Introducción a la Cooperación al Desarrollo; Educación para el Desarrollo; Introducción al Desarrollo Humano; Factores económicos del desarrollo; La Doctrina Social de la Iglesia; Los Objetivos de Desarrollo del Milenio; Los proyectos de desarrollo; Recursos para la formación; Seguridad y soberanía alimentaria y nutricional; y por último Voluntariado. Todavía estás a tiempo de apuntarte. Infórmate en: www.manosunidas-online.org/cursos/ Los prelados de Salamanca, Ciudad Rodrigo, Plasencia y Sigüenza visitan el Pontífice Las imágenes del Papa con los obispos salmantinos Publicado el 02/03/2014 Salamanca RTV A lo largo de la semana, los obispos de Salamanca, Ciudad Rodrigo, Plasencia y el emérito de Sigüenza-Guadalajara, vinculado a nuestra provincia, celebraron un encuentro en el Vaticano con el Papa Francisco dentro de la “visita ad limina”. Carlos López, Raúl Berzosa, el sacerdote diocesano José Ángel Ávila, José Sánchez (natural de Fuenteguinaldo y emérito de Sigüenza-Guadalajara) y Amadeo Rodríguez (Obispo de Plasencia, a cuya diócesis pertenecen Béjar y otras localidades) saludaron el Pontífice e intercambiaron impresiones acerca de la labor pastoral y otras cuestiones generales de sus respectivas iglesias locales. Fidel Mateos Imágenes: Observatore Romano
    • Conferencias en los Carmelitas Descalzos El salón del Convento de San Elías de los padres Carmelitas Descalzos de Salamanca (C/ Zamora, 59) continúa con sus charlas de formación, los lunes a las 20.30 horas. 3 de Marzo: ‘Explicación apostólica Evangelii Gaudium del Santo Padre Francisco’, por el P. Juan Manuel Vivar. 17 de Marzo: ‘¿Cómo orar?’, por el P. Eusebio Gómez Navarro. Pospuesta la tertulia de este sábado con el antropólogo José Luis Alonso Ponga 20 de febrero de 2014 Es director del Centro Latinoamericano sobre la Semana Santa y de la Cátedra sobre la Tradición de la Universidad de Valladolid || José Luis Alonso Ponga (Alcuetas, León, 1951) es antropólogo y director de la Cátedra de Estudios sobre la Tradición y del Centro Latinoamericano de Estudios sobre la Semana Santa de la Universidad de Valladolid. Aunque estaba previsto que fuera el invitado de este sábado en la Tertulia Cofrade Pasión, finalmente su visita ha tenido que ser cancelada por motivos personales. Se buscará una nueva fecha que
    • será comunicada. Gran defensor y estudioso de esta celebración popular, el pasado año pregonó la Semana Santa de Zamora. La periodista Ana Pedrero le entrevistó entonces para la revista "Barandales", donde Ponga aseguró que "la Semana Santa es el tiempo más importante del año como fenómeno social y cultural. A nadie le deja frío" y apuntó que en lugares como Zamora, Valladolid, Bercianos o Sevilla "es un hecho total. Un fenómeno a través del cual puedes explicar qué es una sociedad y cómo funciona". Este viernes, a las 20,00 horas en la Sala de la Palabra del Liceo Rozas recibe el 7 el I Premio Internacional de Poesía “Pilar F. Labrador”    La Diputación edita el libro premiado, "Invertebrados" "Es el galardón más importante por el jurado del certamen", reconoce el autor Salamanca RTV Este viernes, a las 20,00 h., la catedrática Carmen Ruiz Barrionuevo presentará la obra “Invertebrados”, de Boris Rozas, quien además del libro, editado por la Diputación de Salamanca, recibirá el óleo sobre tabla titulado “Don Quijote”, obra original del pintor Miguel Elías, profesor de la Usal y quien también aportó la obra “Orquídeas para Pilar”, que sirve de pórtico del poemario premiado. Recordemos que un jurado integrado por Clara Janés, Carmen Ruiz Barrionuevo, Jesús Fonseca, Alfredo Pérez Alencart, Carlos Aganzo, José María Muñoz Quirós, Manuel Tostado González e
    • Inmaculada Guadalupe Salas, concedió este premio en Salamanca el pasado 10 de octubre, al poeta hispano-argentino Boris Rozas, por su libro “Invertebrados”, uno de los doce trabajos seleccionados. El premio, de carácter anual, lo convoca la Asociación de Mujeres en Igualdad, con la colaboración de la Sociedad de Estudios Literarios y Humanísticos de Salamanca (Selih) y la Diputación Provincial de Salamanca. TRAYECTORIA DEL PREMIADO Boris Rozas nació en Buenos Aires (Argentina), y es licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad de Valladolid. Sus libros de poesía hasta la fechason: Bagajes del alma (2004), Lleno del mar (2005), Hemisferio Sur (2007), Huyendo de este jardín, me encontré con el viento (2009), Ragtime (2012) e Invertebrados (2014). Su obra aparece ya en varias antologías, entre las que podemos destacar: “Poesía Española. Una Propuesta. De la Generación del 68 a la del 2000” (2008), “La Hora Sagrada. XIII Encuentro de Poetas Iberoamericanos” (2010) y “Corazón de Cinco Esquinas. Junta de Castilla y León” (2010). Ha obtenido, entre otros, el I Premio Internacional de Poesía Pilar Fernández Labrador (2013), el Premio Sarmiento de Poesía (2007), Primer Premio del XXXIII Certamen de Poesía Manuel Garrido Chamorro (2012), Accésit del Premio de Poesía Ángel Miguel Pozanco (2007), Finalista del XXII Premio de Poesía Jaime Gil de Biedma (2012), Primer Premio de las XLII Justas Poéticas de Laguna de Duero (2013), Primer Premio de Poesía del XVI Certamen Poético “Villa de Ermua” (2010), en dos ocasiones Accésit del Premio Nacional Hernán Esquío de Poesía (2011 y 2012), “Botijo de Plata” en las XLVI Justas Poéticas de Dueñas (2012), Primer Premio XV Certamen Poético del Barrio de Torrero, Zaragoza (2012), entre otros. ENTREVISTA DE BORIS ROZAS PARA SALAMANCA RTV 1.- ¿Qué significa, para su trayectoria literaria, el haber obtenido este premio salmantino que cuenta con un jurado de prestigio? Es algo muy grande para un poeta, es el final del principio. Cuando se trabaja en un nuevo proyecto, siempre piensas en la desembocadura final del mismo, si los jurados de un certamen serán capaces de intuir el trasfondo vital que late bajo todo movimiento poético. Este “Pilar Fernández Labrador” de Salamanca representa sin duda un punto y seguido en mi trayectoria literaria, posiblemente el galardón más prestigioso de mi carrera, cuya trascendencia viene marcada sin duda por la de los nombres que configuran este jurado, de marcado corte poético y de calidad literaria infinita, probablemente formado por los más grandes de nuestras letras en la actualidad. “Invertebrados” será mi sexto libro tras casi quince años de actividad literaria, toda una poética a pequeña escala y mucho trabajo en silencio a las espaldas. 2.- ¿Háblenos de ‘Invertebrados’, ahora publicado por la Diputación de Salamanca? ¿Qué motivaciones, que temáticas, qué propuestas encontrarán los lectores cuando vayan a sus páginas? Cuando comencé a escribir este libro hace casi dos años, lo hice pensando en poder explicárselo a mi hijo Sergio unos cuantos años después, cuando su amor por la poesía floreciera si dios quiere, porque al fin y a la postre mi vida es mejor gracias a la poesía y, si de poesía hablamos, él será sin duda mi mejor poema compuesto hasta la fecha. “Invertebrados” es un regreso programado a mi infancia y juventud, a mis lugares y a mis textos, a través de los ojos de mi hijo. En este poemario me vuelco en mis primeras lecturas edificantes y reconciliadoras, mis primeros descubrimientos en otras literaturas de uno y otro lado del charco, muestro mi respeto para muchos de los grandes que aparecen en algunos versos de “Invertebrados”, desde ese extranjero de Camus que perecía lentamente a la sombra de otro castaño cualquiera, hasta arribar a las sombras de esos cipreses machadianos, en vísperas de la noche de las noches. Es, en efecto, un canto a la vida de poeta de largo alcance, de sufrido trabajo a solas y en comunión con uno mismo y su trastienda de recuerdos, un homenaje con nombre y apellidos, una pausa en el camino antes de encontrar otra mano amiga con quien compartir estas flores de otro mundo, parafraseando el título de la última parte del poemario. 3.- Aunque usted es vallisoletano, ha nacido en Buenos Aires. Una magnífica coincidencia tratándose de este I Premio Internacional de Poesía que lleva el nombre de Pilar Fernández Labrador, notable personalidad de la cultura salmantina. ¿Cree que siempre es bueno tener en pie el puente hacia la otra orilla? Tiene toda la razón, de hecho en casi todos mis libros ese puente subyace de continuo en mi poética, especialmente en mi tercer poemario, “Hemisferio Sur”, que ejerció de libro bisagra aglutinador de mis dos vidas que han ido creciendo en paralelo a ambos lados del charco. En efecto, nací en Buenos Aires, ciudad a la que nunca he vuelto al menos a nivel físico, pero que sigo vislumbrando en muchos de mis versos, desde esa plaza pública de Plaza Almagro donde jugaba de pequeño en sus columpios, hasta los
    • bloques gigantescos de Puerto Madero, que ponen nombre a alguno de mis nuevos poemas, aún inéditos. Con ese bagaje transoceánico, acentuado por mis estudios de Filología Inglesa cursados en Valladolid, la mezcla de sangres poéticas se hacía poco menos que inevitable. No puedo sentirme más honrado por unir mi nombre al de este galardón internacional instituido en torno a la figura de la gran dama de la cultura salmantina, Dª Pilar Fernández Labrador, y espero de corazón que este libro esté a la altura de un jurado tan ilustre y de una figura cultural tan importante como es la de Pilar. Por eso estamos aquí, por tanto y por tan poco. Diga treintaitrés Andrés Alén Texturas Artista A esta cifra suele seguirle un diagnóstico, pero yo no soy doctor ni lo pretendo, más bien ejerzo de paseante, en este caso diríase de fondo, pues llevo asistiendo a ARCO, con un par de interrupciones a lo más, desde que Ángel Mateos expusiera en Rayuela, Galería con revista, en aquel ARCO incipiente del final del Paseo de La Castellana, que ya era pasear. Lo que ya no puedo discernir con claridad es si ha cambiado más ARCO que uno mismo, o que la misma sociedad, y lo más importante, si a pesar de los cambios somos aún capaces de reconocernos. Hablando de esta feria y resumiendo tengo la sensación de haberla visto transformarse de una fiesta del arte en un mercado del arte que es como pasar de cuántos han participado a cuánto se ha vendido. (Ya sé cuando uno se pone tan tajante desaparecen los matices). Está claro que Arco supuso, además de una puesta al día en un país ciertamente aislado, la ilustración de una movida cultural que quería pasar del blanco y negro al color, dicho así en tópico román, (pues si se dice del claroscuro Zurbarán al colorista García Sevilla se entiende menos, aunque deje constancia de mi gusto blanquinegro). Entonces, (siguen tópicos): Se creía en el poder salvífico del arte, todo era nuevo o al menos lo parecía, el progreso era más mirar hacia adelante que hacia atrás, las vanguardias no estaban en internet, el mundo nos miraba curioso no para recortarnos las alas ni para darnos limosna, había ciudades que no tenían museos de arte contemporáneo ni aeropuerto. Era otro mundo. La vida va por ciclos, y por ciclones donde hoy estamos, y el arte, dónde si no vive tanta imaginación, siempre aspira a salir de la catástrofe. Claro que todo ha cambiado y que no siempre para bien, que aquellas multitudes parece que estorbaban que una feria es una feria y no era cuestión de espantar al deseado coleccionista si es que viene, profesional dicen que es lo que debe ser, subvencionada, pero profesional. Yo sigo yendo como se va a una romería del Santo Cristo, siempre con fe. Ya veremos si luego los rezos son bien atendidos, y la contemplación nos sirve para confirmarnos en esa confianza de encontrarnos con el arte con que partimos desde alejadas tierras provincianas hacia el centralizado templo. Eso además, que sacudir el pelo de la dehesa siempre está bien. Y lo del Santo Cristo hoy viene aún viene más a cuento, esta edición cumple precisamente 33. No he visto grandes maravillas; si he visto muchas galerías con muchas obras variadas de firmas cotizadas con cuadros no tan valiosos. No he visto algo radicalmente nuevo y tampoco mucho novedoso. He visto obras, en especial dibujos, de interés, lo contrario sería que ya no sé mirar o me he quedado ciego. También he comprobado que las galerías internacionales importantes siguen sin venir. (El director de ARCO dice que en los próximos años va a ser muy difícil, o sea igual). Que se muestra lo vendible que suele ser muy sabido, adaptado a presupuesto, se acabó la fiesta de la compra institucional. También que siempre hay quién arriesga, este año casi todos fuera del programa general. Una muy honesta representación de la invitada Finlandia, otra muy fresca y creativa en el arte Hispanoamericano, que supongo que será ineludible destino de esta feria como puente hacia Europa, vaya, ya empiezo a diagnosticar. Tómese dos de estas cada año, ejercicios, espirituales y sobre todo no deje descuidadas las emergencias si no quiere aburrir y venda, venda pero no vende mis ojos que me pueden ustedes atrofiar mi fe. No obstante, agradecido a artistas y Galeristas por lo visto y sentido. Dos notas. No he puesto ninguna imagen porque en Arco es tal el aluvión de ellas que todavía no hice la digestión. No nombro artistas y galerías pero el catalogo de forma gratuita se puede descargar http://www.ifema.es/PresentacionInet/groups/public/documents/formulario/if_056358.pdf
    • Has estado en ARCO, cuéntame. Se ha ido a ARCO, No tendría otra cosa que hacer. CUARTETO ENDELLION (cuarteto de cuerda) 03 Mar 2014 20:00 h Teatro Liceo Obras de Haydn y Schubert El octavo concierto del II Ciclo de Conciertos de Cámara y Solistas lo ofrecerá el Cuarteto Endellion interpretando obras de Haydn y Schubert. La crítica especializada considera a esta formación como el mejor cuarteto inglés en la actualidad, destacando de él su precisión y musicalidad, y su capacidad de sonar en sus interpretaciones del repertorio para cuarteto como si fuera un único instrumento. Este cuarteto ofrece recitales y giras en las mejores salas de todo el mundo y cuenta en su haber con numerosas grabaciones del repertorio más significativo para cuarteto de cuerda. Categoría La fotografía de Luis Cortés, la pasión de lo cotidiano Publicado el 02/03/2014 Salamanca RTV La biblioteca Torrente Ballester acoge una atractiva exposición con la obra fotográfica y cinematográfica de Luis Cortés fallecido en 1990. Se trata de una muestra que aglutina una selección de instantáneas de Salamanca y su provincia, además de algunos retratos. Material que estaba depositado en la Filmoteca de Castilla y León para su consulta. El visitante conocerá la provincia desde la mirada de este amante de la fotografía y estudioso apasionado de la etnografía y otras disciplinas afines. Castillos, utensilios tradicionales, medallones o escenas cotidianas de la Salamanca rural son protagonistas de las instantáneas captadas por el objetivo de Luis Cortés quien a lo largo de casi cuarenta años de actividad en este campo obtuvo una notable cantidad de negativos en blanco y negro y que su viuda Paulette Gabaudan ha conservado cuidadosamente identificados y clasificados. Además, la muestra cuenta con cortometrajes que Cortés realizó en su etapa de cineasta, como “El río” (1958), “El viaje” (1959) o “Un domingo” (1960), entre otras. La exposición se completa con una pequeña muestra de libros que recoge tanto los que él escribió, como otros de instantáneas y fotógrafos de Salamanca, así como sobre tradiciones y costumbres de la zona. Luis Cortés Luis Cortés fue catedrático de filología de la Universidad de Salamanca y fue un apasionado de la etnografía. Gran conocedor de los usos y costumbres del mundo rural, viajó y conoció numerosos lugares de Salamanca y Zamora para recuperar las artes y oficios tradicionales. En 1953 adquirió su primera cámara con la que empezó su etapa de fotógrafo dejando maravillosas instantáneas. Escribió varios libros de etnografía y llegó a la fotografía no como un fin en sí mismo, sino como un medio que completara su trabajo de investigación. Fue conocido, además, por su gran sensibilidad artística que plasmó en una serie de cortometrajes documentales y de ficción que realizó como cineasta aficionado desde 1956 a 1964. La exposición puede visitarse hasta el próximo 22 de marzo en la sala de exposiciones de la biblioteca
    • Torrente Ballester de lunes a viernes en horario de 11 a 14 y de 18 a 21 horas. Los sábados permanecerá abierta de 11 a 14 horas. l sabor del café más antiguo de Salamanca rezuma historia y vida El Novelty, desde 1905 Publicado el 02/03/2014 Salamanca RTV Convoca las palabras antiguas, aquellas que fueron tan puras, y las más nuevas, envueltas en el aroma del café. Donde habita el lugar más adentro de las miradas y recuerdos para el que siente fuera de los sentidos; para el que escucha la vida en los labios del que ama. (Jclp) La mirada de Salamanca RTV en este primer domingo de marzo es un guiño a un espacio preñado de historia. Los ojos del gran fotógrafo Andrés Ñíguez nos regalan esta hermosa imagen del Café Novelty, una institución en la hostelería y la cultura de la ciudad. Más de un siglo El Novelty, con más de cien años, es el café más antiguo de Salamanca, inaugurado en mayo de 1905 en la Plaza Mayor. Sus primeros propietarios fueron los hermanos García, que lo decoraron con lujo y aire palaciego, como uno de los cafés mejor dotados de España. Desde la Guerra civil española hasta 1964 le obligaron a cambiar el nombre por el de Café Nacional. Inicialmente ocupaba una superficie 4 veces mayor que la actual y pronto se convirtió en el punto de encuentro de escritores, artistas y políticos, debido a su posición privilegiada en la ciudad. Junto con el Café Gijón y el Café de Fornos (en la actualidad extinto) de Madrid, es considerado una institución y entre sus asiduos más ilustres destacan: Miguel de Unamuno, que hizo del Café Novelty su tertulia diaria, Ortega y Gasset, Antonio Tovar, Juan Benet, Pedro Laín Entralgo, Francisco Umbral, Carmen Martín Gaite, Torrente Ballester o Víctor García de la Concha. También era habitual ver a Agustín de Foxá, en cuyas mesas escribió su novela Madrid, de Corte a checa. Es además conocido porque entre sus mesas se gestó y fundó la Unión Deportiva Salamanca en 1923 y Radio Nacional de España por Dionisio Ridruejo entre 1936 y 1937. Además José Antonio Bonilla y Alberto Estella Goytre han editado y publicado desde 1999, para el local, la revista “Los papeles del Novelty”, en la que han colaborado los más relevantes de la cultura salmantina. En la imagen, presentación de la escultura en memoria de Torrente Ballester en el Café Novelty de Salamanca en el año 2000. De derecha a izquierda, el director de la RAE, Víctor García de la Concha, la viuda de Torrente, el escritor gallego Carlos Casares y el escultor, Fernando Mayoral. Agenda Cultural
    • Zarzuela en el Liceo A las 20:00 horas, 'El barberillo de Lavapiés', en colaboración con el Conservatorio Superior de Música. Entrada: 12 euros. Exposición en el DA2: Hasta el 2 de marzo Muestra ‘Nuances’ de Dulce Reynés. De martes a viernes de 12:00 a 14:00 y de 17:00 a 20:00 horas, y los sábados, domingos y festivos de 12:00 a 15:00 y de 17:00 a 21:00 horas. Exposición en la Hospedería Fonseca: Hasta el 9 de marzo Muestra 'Esclavas Exquisitas', proyecto de María Crisóstomo y Elena Gómez (Lemarte). De martes a sábado, de 12:00 a 14:00 y de 18:00 a 21:00 horas, domingos y festivos, de 10:00 a 14:00 horas. Exposición en el Centro Cultural Hispano-Japonés: Hasta el 14 de marzo Muestra de obras maestras de caligrafía japonesa. De lunes a viernes de 10:00 a 14:00 y de 18:00 a 21:00 horas. Exposición en el Museo de Historia de la Automoción: Hasta el 16 de marzo Muestra 'Primer centenario del puente Enrique Estevan'. De martes a domingo, de 10:00 a 14:00 horas y de 17:00 a 20:00 horas.
    • Exposición en la biblioteca Torrente Ballester: Hasta el 22 de marzo Muestra con la obra fotográfica y cinematográfica de Luis Cortés fallecido en 1990. De lunes a viernes en horario de 11:00 a 14:00 horas, y de 18:00 a 21:00 horas. Los sábados permanecerá abierta de 11:00 a 14:00 horas. Exposición en la Casa de las Conchas: Hasta el 30 de marzo Muestra 'Voces de barro en la frontera', de Fernando Sánchez Alonso. De lunes a fiernes de 9:00 a 21:00 horas, sábados de 9:00 a 14:00 y de 16:00 a 19:00 horas, y domingos y festivos de 10:00 a 14:00 y de 16:00 a 19:00 horas. Exposición en el Ateneo: Hasta el 31 de marzo Muestra de César Hernández Borrego, retratista y pintor autodidacta, 'Sonoridades: Si l`on ecute, la coleur est sonore'. De lunes a domingo de 18:00 a 22:00 horas. Exposición en la Sala Unamuno: Hasta el 31 de marzo Muestra 'Fragmenta', enmarcada dentro del Festival Nacional Miradas de Mujeres 2014. De miércoles a sábados de 18.30 a 21.30 horas. Exposición en el DA2: Hasta el 4 de mayo Muestra 'Tiempos Abiertos'. De martes a viernes de 12:00 a 14:00 y de 17:00 a 20:00 horas, y los sábados, domingos y festivos de 12:00 a 15:00 y de 17:00 a 21:00 horas. Exposición en el DA2: Hasta el 4 de mayo Segunda temporada de 'Visiones contemporáneas', últimas tendencias del cine y el vídeo en España, por Albert Alcoz. De martes a viernes de 12:00 a 14:00 y de 17:00 a 20:00 horas, y los sábados, domingos y festivos de 12:00 a 15:00 y de 17:00 a 21:00 horas. Exposición en el Museo del Comercio: Hasta el 30 de mayo Muestra 'Imágenes de la Salamanca Industrial' sobre la labor fabril realizada el siglo pasado. Martes a sábado, de 10:00 a 14:00 y de 17:00 a 20:00, horas, y domingos y festivos de 11:00 a 15:00 horas.