Your SlideShare is downloading. ×

El niño

934
views

Published on


0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
934
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
37
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. El niñoque más te necesita*Graciela González de Tapia.E n una escuela donde lo esencial esprocurar satisfacer las necesidades de losniñosy fundamentar el trabajo escolar en sus propiosintereses, no deberían existirproblemas; sinembargo, existen.Ahí están: uno reparte patadas, otrorompe el dibujo del compañero o escupe en surefresco.El niño que se perfila como problemano es el que saca bajas calificaciones, ni elqueno hace la tarea, ni el que reprueba el examen.Para nosotros, el niño problema esaquel queempuja, pellizca, muerde, pega, arrebata,esconde, roba, insulta… y al finalterminallorando, y peor si acaso ni siquiera puedellorar.¡Y cómo se comporta en el salón! Nadale atrae, nada constructivo le interesa, sedispersa ala menor provocación, no sigue elritmo de la clase, la participación esprácticamente nula, larelación con los otros esobviamente conflictiva.En algunos casos es difícil aceptar quealgunos niños manejan tan altos niveles deagresión.Son niños que sufren mucho, más delo que hacen sufrir a los otros, y nosotros sufrimoscon ellos al parejo. Y es que, aunque nos interesa mucho eldesenvolvimiento académicode los alumnos,más nos interesa su seguridad emocional. “Elniño que te cuesta mástrabajo, es el que máste necesita”.Tal vez exagero al pensar que algunosniños puedan ser agresivos, porque en generalloschiquitos se llevan bien, hacen un recreotranquilo, se apoyan unos a otros, seechanporras, y al correr de los muchos años siguensiendo amigos.Los niños problema, para nosotros, sonlos que tienen muchos problemas. Y siqueremossolucionarlos, lo primero esconocerlos.Punto número uno, citar a los padres.Las entrevistas con los padres son de muydiferentes tonos. Nos interesa saber cómo eselniño en la casa, qué sucede con los hermanos,con la comida, con su propia habitación.Esuna plática larga en la que lo más importantees lo que no se dice expresamente, sino loquesale sin querer.No se trata de acusar al niño con suspadres para que lo castiguen, sino al contrario,detomar la defensa del chico y proponernuevas formas en la relación familiar. Por logenerallos conflictos surgen de la repetición dearquetipos educativos que irreflexivamenteseheredan por generaciones y que sonevidentemente caducos.Los niños se tranquilizan notablementecuando las condiciones que los enfadanoexacerban se aminoran o desaparecen. Paraque esto suceda algo ha de cambiartambiéncon los padres: una jerarquización diferente devalores, una toma de conciencia,unareafirmación de ideas nuevas pero tibias.
  • 2. Cuando la mamá de un pequeño deprimer año me preguntaba: Dime ¿cuándo vaa cambiar este hijo mío? – Si nos ponemos deacuerdo, puede ser que en quinto año sea unchico esplendido. ¿Hasta quinto? – Si acaso… Pasaron cuatro años y aquel chiquitoque hacía volar los lápices y plumones en elsalón durante la clase, que rayaba la chamarradel compañero de adelante, que le encantabarepartir pisotones y moquetes, que hacíaberrinches sensacionales, que deambulaba porel salón todo el tiempo, que mordía las manosde la maestra cuando lo detenía, que a lamenor provocación soltaba un rosario depalabrotas, de repente empezó a comunicarsecon la madre, y fue más o menos escuchado, yse atrevió a hacerle una serie de reproches y nofue abofeteado como antaño, etcétera,etcétera, y poco a poco se calmó, y empezó aser productivo; en quinto año (qué rápido sepasa el tiempo) era un chico encantador. Es difícil aceptar, si se piensa cómo esuna relación entre adultos, que los niños,aquellos que tanto se lastimaron, se insultaron,se golpearon, sean en un par de años (o en unpar de semanas) tan buenos amigos. Cuandohay cambios de conducta y la agresión cesa, laaceptación de los compañeros no se haceesperar.¿Conocen la famosa frase de “mi hijono quiere venir a la escuela porque nadie loestima”, “porque no tiene amigos”, “porque lomolestan mucho”, etcétera? Qué difícil eshacer entender a los padres que el rechazo noes una causa, sino un efecto. Al cambio deconducta se elimina ese rechazo; entre niñosesto se da con facilidad. Durante el tiempo de transformacióndel comportamiento, hay que enfrentar lasituación en la escuela. El manejo de estoschicos se vuelve un estira y afloja. Por un ladose les escucha, siempre se les escucha; es muyimportante para un niño hablar, explicar, decirlo que le aqueja. Por otro lado, hay que reprimircontinuamente, en el momento preciso, laconducta antisocial. Cuando surge el conflicto, basta aveces con escuchar a los involucrados. Cadauno cuenta su versión, sin que los otros lointerrumpan, los ánimos se calman, y essuficiente. Si un niño con muchos problemasaprende a hablarlos, está en mejor camino queaquel que no puede expresarse, que no sueltaprenda, que todo se lo traga. Es difícil, y se necesita una pacienciainfinita, profundizar en los problemas de losniños, concientizar a los padres, y esperar, eneste estira y afloja, los buenos resultados. Recuerdo a una maestra que decía aun alumno muy inteligente y terriblementeagresivo, que boicoteaba la clase de lo lindo: “Hijito, a ver dime, ¿por qué si eres tan lindome tratas de engañar?”. Y con esa políticaterminó por tranquilizarlo. En algunos contados casos, cuando nose encuentra el apoyo en los padres, nada selogra. No bastan las críticas frente a otros, nilas reflexiones del grupo, ni la buenadisposición de los maestros.Pero, en general, preocuparseseriamente por el bienestar emocional de losniños, permitirlesexpresarse, alentarloscontinuamente, estimularlos positivamente enel momento preciso,comunicarse con lospadres y convencerlos de las necesidades ycarencias que tienen sushijos, alivia lastensiones y resuelve positivamente losproblemas de los niños. *Titulo: Cero en Conducta Editorial: Otro año sin proyecto Apoyo de la fundación FRIEDRICH EBERT Año-4/Número

×