San pablo

1,472 views
1,354 views

Published on

archivo presentacion de prueba

Published in: Spiritual
0 Comments
3 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
1,472
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
58
Comments
0
Likes
3
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

San pablo

  1. 1. Pablo, un hombre que cambi ó el rumbo de la Iglesia.
  2. 2. <ul><li>Carnet de identidad. </li></ul><ul><li>Yo soy Saulo. Jud ío. Nacido en Tarso de Cilicia (al S.E. de la actual Turquía). (Hch 22,3). </li></ul><ul><li>Soy ciudadano romano de nacimiento. (Hch 22,24-29). Circuncidado al octavo día. </li></ul><ul><li>De la raza de Israel, de la tribu de Benjamín. Hebreo, hijo de hebreos. </li></ul><ul><li>Según la Ley, fariseo y, por celo de ella, perseguidor de la Iglesia. </li></ul><ul><li>Según la justicia, irreprensible. (Flp 3,5-6) </li></ul>
  3. 3. Mi educaci ón <ul><li>Fue la de un hijo de judíos de Galilea en una ciudad helenista. En el siglo I. En la calle se hablaba griego. </li></ul><ul><li>Mis padres no me quisieron enviar a liceos ni a academias paganas, sino que, desde los cinco años fui a la sinagoga de Tarso y allí estudié la Biblia hebrea (versión de los Setenta). El hebreo lo utilizábamos para rezar. </li></ul>
  4. 4. <ul><li>Nuestro pueblo es muy tradicional y sol ía decirse: </li></ul><ul><li>“ A los diez años, la Mishn á, a los quince, el Talmud, y a los 18 el matrimonio” (Aboth 5,21) </li></ul><ul><li>Para los “estudios superiores”, que duraban tres años, mis padres me enviaron a Jerusalén ¿dónde mejor? con el maestro Gamaliel el Viejo, un rabino muy estimado, hijo de Hillel, algo más benigno que otro llamado Shammai. </li></ul>
  5. 5. <ul><li>Gamaliel dijo al Sanedr ín en relación a la actuación de los apóstoles: “Si ésto es obra de hombres, se disolverá, pero si es obra de Dios, no podréis deshacerlo y quizá, algún día os halléis con que habéis hecho la guerra a Dios”.(Hch 5,34-39). </li></ul><ul><li>A los 18 años yo dominaba el hebreo y el arameo y regresé a Tarso como rabino. Por ser de la tribu de Benjamín nunca hubiera podido ser sacerdote. </li></ul>
  6. 6. <ul><li>A prendí el arte de construir tiendas, lo que me ayudó más tarde a ganar el alimento con mi propio esfuerzo. </li></ul><ul><li>Algunos años después de la muerte de Jesús la comunidad cristiana de Jerusalén crecía mucho. El Sanedrín no había podido con los “shelihím” o “apóstoles” de Jesús, que predicaban abiertamente que él era el Mesías, el Hijo de Dios y que Dios le había resucitado de entre los muertos. Ésto echaba por tierra la enseñanza de los rabinos y la expectación de un Mesías glorioso que nos libertara de los romanos. </li></ul>
  7. 7. <ul><li>El movimiento de esta secta se hac ía fuerte entre los helenistas, dispuestos a acoger cosas nuevas. Entre ellos estaba Esteban, quien predicaba la doctrina de Jesús. Llevado ante el Sanedrín acusó al sumo tribunal de Israel de haberse resistido a Dios y dar muerte al verdadero Mesías. </li></ul><ul><li>Lo sacaron de la ciudad y lo apedrearon y yo, Saulo, consentía en ello, guardando las capas de los que lo apedreaban . ( Hch 7,58). </li></ul>
  8. 8. En Jerusalén, Saulo presenció la lapidación de Esteban
  9. 9. En el camino de Damasco, es derribado Me volv í a Damasco respirando amenazas y llevando cartas de los sumos sacerdotes que me autorizaban a prender y llevar cautivos a los cristianos. Tuve la aparición del Señor Resucitado, quien me derribó de mi cabalgadura y me llevó a conversión. (Hch 9). “ Saulo, Saulo, ¿por qu é me persigues? Te es duro dar coces contra el aguijón. Yo soy Jesús, a quien tú persigues! Me he aparecido a ti para constituirte servidor y testigo mío”. (Hch 26,16-18)
  10. 10. La Conversión de San Pablo
  11. 11. <ul><li>Al desplomarme me qued é ciego. Mis compañeros me tomaron de la mano y me llevaron a Damasco, donde estuve tres días sin comer ni beber (Hch 9,8s). </li></ul><ul><li>Luego vino Ananías, avisado por el Señor. Me instruyó en la fe, me bautizó, recobré la vista y me recuperé. </li></ul>Mi encuentro con Cristo, el Señor Resucitado, fue el momento estelar de mi vida. El Señor me sostuvo con su fuerza y su misericordia. Desde ese momento me convertí en confesor celoso de la enseñanza que antes había perseguido.
  12. 12. <ul><li>“ El que está en Cristo es una nueva creación, pasó lo viejo; todo es nuevo” </li></ul><ul><li>(II Cor 5,17) </li></ul><ul><li>“ DIOS ELIGE LO QUE NO ES para destruir a lo que es”. (I Co 1,28). </li></ul>
  13. 13. <ul><li>Por un tiempo me retir é a Arabia, para reflexionar sobre los designios de Dios en mi vida. ¡C ómo de un perseguidor, el Señor había hecho de mí un discípulo y me destinaba a ser heraldo del Evangelio! </li></ul><ul><li>En mi propia carne aprendía que todo lo bueno del hombre es pura gracia y misericordia; </li></ul><ul><li>que Dios ES EL QUE ES y no tenemos nada que no hayamos recibido (I Co 4,7) </li></ul><ul><li>Que la elecci ón y la vocación son gratuitas y libres por parte de Dios y así ha sido siempre en la historia del pueblo de Israel. </li></ul><ul><li>Yo estaba agradecido, y así lo manifiesto siempre al empezar mis cartas . </li></ul>
  14. 14. <ul><li>Y no fui enseguida a cont árselo a mi familia. El Reino de Dios lo relativiza todo. </li></ul><ul><li>Dios, cuando le pareció bien me llamó, por su gracia a anunciar el Evangelio a los gentiles, sin pedir consejo a la carne ni a la sangre (mi familia). </li></ul><ul><li>Esta carrera a la que me llamó era muy superior a la de Gamaliel. Me había situado a los pies de Cristo. </li></ul><ul><li>¡Tiempo habr ía para comunicárselo a los míos! </li></ul>
  15. 15. <ul><li>Pablo evoca un giro de 180º. Dice: </li></ul><ul><li>“ fui aprehendido por el Señor”. </li></ul><ul><li>Y va clarificando su vivencia: </li></ul><ul><li>Jesús es EL SEÑOR </li></ul><ul><li>El Señor es el Mesías a quien él esperaba. </li></ul><ul><li>El Mesías es el Hijo de Dios </li></ul><ul><li>Es para todos los hombres. </li></ul><ul><li>La ley ya no tiene valor. </li></ul><ul><li>La gracia se ofrece a todos. </li></ul>
  16. 16. <ul><li>Pasados tres años volv í a Damasco, donde había muchos judíos y muchas sinagogas. </li></ul><ul><li>Fui a ellas a predicar que Jesús era el Hijo de Dios, dejando atónitos a los que me conocían (Hch 9,20.22), pero ellos resolvieron matarme. Pusieron guardias para prenderme, pero los discípulos, me ayudaron a descolgarme por la muralla. (Hch 9,24) </li></ul>
  17. 17. De Damasco fui Jerusal én, para conocer a Cefas, y estuve a su lado quince días (Ga 1,18). Cuando llegué quise unirme a los discípulos, pero me temían… (Hch 9,26). Bernabé me condujo a ellos. (Hch 9,27-39). Despu és volví a Tarso.
  18. 18. <ul><li>A la vuelta de Jerusal én, donde fuí a llevar unas colectas, volví a Antioquía. Allí estuvimos un año, nos impusieron las manos a Bernabé y a mí. Muchos se convirtieron y allí se nos empezó a llamar cristianos (Hch 11,25-26). Y nos enviaron a la misión. </li></ul>
  19. 19. Iba a comenzar una nueva etapa de mi vida: la de los viajes misionales. Mi compañero Lucas lo cuenta a partir del cap ítulo 13 de los Hechos de los Apóstoles .
  20. 20. Primer viaje apost ólico 48-49dC
  21. 21. . Fuimos a Seleucia, el puerto más cercano a Antioquía de Siria y nos embarcamos para Chipre, la patria de Bernabé. Allí predicamos en Salamina. Atravesamos toda la isla, hasta Pafos.
  22. 22. <ul><li>Lucas empieza a llamarme Pablo cuando el procónsul Sergio se convierte a la fe de Jesucristo. </li></ul><ul><li>Navegamos a Perge de Panfilia , ya en el continente y después a Antioquía de Pisidia . </li></ul><ul><li>Allí en la sinagoga nos escucharon con mucha atención la Historia de la Salvación y nos hicieron volver el sábado siguiente. Estaba casi toda la ciudad, pero los judíos se llenaron de envidia. </li></ul><ul><li>La palabra de Dios se difundía por toda la región. (Hch 13,14-48). </li></ul><ul><li>Después fuimos a Iconio (Hch 13,49-52). </li></ul>
  23. 23. <ul><li>El año 51, volvimos a la Ciudad Santa para participar en el Concilio de Jerusalén. </li></ul><ul><li>La razón del concilio fue la turbación producida en la conciencia de los discípulos de la Iglesia de Antioquía porque les obligaban a circuncidarse y cumplir la ley de Moisés. </li></ul><ul><li>Después de muchas discusiones, Pedro comprendió que Dios concedía el Espíritu Santo a los creyentes sin la Ley. </li></ul>¡Tanto los gentiles, como nosotros nos salvamos por la gracia de Nuestro Señor Jesucristo!
  24. 24. <ul><li>¡ Ya tenemos un método: dirigirnos primero a los judíos y, si nos rechazan, predicar a los gentiles que aceptan la palabra! </li></ul><ul><li>Después fuimos a Licaonia, Listra (donde hubo una curación de un paralítico) y Derbe. </li></ul><ul><li>Después volvimos a las ciudades, confirmando la predicación y constituimos presbíteros. </li></ul><ul><li>Y regresamos a Antioquía de Siria, de donde habíamos salido. </li></ul>
  25. 25. L ógicamente, al dejar las ciudades empec é a escribir cartas a las comunidades, no para hacer teología sino para atender a problemáticas concretas. Cada comunidad tiene unas características especiales.
  26. 28. Segundo viaje 50-54 dC
  27. 29. <ul><li>Partimos de Jerusalén, para Asia y Cilicia (Hch 15,35-41). Llegamos a Derbe y a Listra. Alli conocí a un discípulo llamado Timoteo, joven hijo de griego y judeocristiana y le invité a venir con nosotros. Cruzamos Frigia y Galacia. </li></ul><ul><li>El Espíritu Santo nos iba indicando a donde debíamos ir. Llegamos a Tróade y nos trasladamos a Macedonia. Fuimos derechos a Samotracia y de ahí a Filipos, donde se convirtió Lidia y a toda su familia. (Cárcel y liberación milagrosa) </li></ul><ul><li>Tesalónica y Berea. </li></ul><ul><li>Desde Macedonia pasamos a Grecia, para enseñar en Atenas y en Corinto, permaneciendo ahí año y medio. Envié dos apóstoles a los Corintios. </li></ul><ul><li>Regresé a Cesarea Marítima, en Israel, después de visitar Éfeso y Rodas. </li></ul>
  28. 30. Pablo regresa a visitar las comunidades
  29. 33. Tercer viaje 54-58 dC.
  30. 34. <ul><li>El Ap óstol Pablo inició su tercer viaje apostólico visitando, primero, como era su costumbre, las Iglesias de Asia Menor, establecidas en primer término. </li></ul>
  31. 35. “ Atravesando Galacia y Frigia llegu é a Éfeso, donde permanecí más de dos años. Tenía un hermoso templo en el que habían colaborado los mejores artistas griegos” <ul><li>Diariamente se ocupó en la Escuela de Tirano. </li></ul><ul><li>Desde aquí escribió su epístola a los Gálatas (debido especialmente al recrudecimiento de la doctrina judaica) y la primera Epístola a los Corintios (como consecuencia a los desdenes y como respuesta a la carta que los Corintios le enviaron). </li></ul>
  32. 36. <ul><li>El alzamiento popular instigado por el platero Demetrio contra Pablo obligó al apóstol a abandonar Éfeso, dirigirse a Macedonia y finalmente a Jerusalén. </li></ul>
  33. 37. <ul><li>En Jerusal én, a causa del tumulto que se creó por predicar en contra de la ley judía, fui encarcelado por las autoridades romanas, el procónsul Félix y luego por su sucesor Festo. </li></ul><ul><li>Esto ocurrió en el año 59 y dos años después, como ciudadano romano apelé al César, y por mi propio deseo fuí enviado a Roma para ser juzgado por el César. Pero naufragamos en la isla de Malta. </li></ul><ul><li>Finalmente llegué a Roma en el año 62. Allí las autoridades romanas me concedieron enseñar libremente. </li></ul>
  34. 38. Pablo con sus s ímbolos
  35. 39. Pablo sigue escribiendo… <ul><li>En Roma, Pablo escribi ó sus: </li></ul><ul><li>Epístola a los Filipenses (en agradecimiento por el envío del dinero junto a Epafrodito), </li></ul><ul><li>a los Colosenses, </li></ul><ul><li>a los Efesios, y </li></ul><ul><li>a Filemón (a causa de la huída de su esclavo Onésimo), habitante de Colosas. Estas tres cartas fueron escritas hacia el año 63 y enviadas con Tíquico. </li></ul><ul><li>También, desde Roma, fue escrita la carta a los Hebreos de Palestina. </li></ul>
  36. 41. <ul><li>El siguiente destino de Pablo no se conoce con exactitud. Algunos consideran que se qued ó en Roma y por mandato de Nerón fue martirizado en el año 64. </li></ul><ul><li>Pero existen fundamentos para suponer que luego de su reclusi ón de dos años y la defensa de su obra ante el Senado y el Emperador, el Apóstol Pablo fue liberado y que nuevamente viajó a Oriente. </li></ul><ul><li>Sobre ello se pueden encontrar señales en sus epístolas a Timoteo y a Tito. </li></ul>
  37. 43. <ul><li>Habiendo pasado mucho tiempo en la isla de Creta, dej ó all í a su disc íp ulo Tito para la ordenaci ón d e todas las ciudades como atestigua la ordenaci ón de Tito como obispo de Creta por él realizada. </li></ul><ul><li>Posteriormente, en su carta a Tito, el ap óstol Pablo lo instruye en como debe cumplir sus obligaciones de obispo. </li></ul><ul><li>A trav és de e sta ep ístola se advierte que él se propone pasar aquel invierno en Nic ó polis, cerca su Tarso natal. </li></ul>
  38. 44. <ul><li>En aqu él tiempo, se ordenó obispo de Éfeso a Timoteo. </li></ul><ul><li>Más adelante el Apóstol pasó por Troada y llegó a Macedonia. All í se supo del recrudecimiento de las falsas doctrinas en Efeso, y escribi ó su primer carta a Timoteo. </li></ul><ul><li>Luego de estar un tiempo en Corinto se encontr ó en el camino con el Ap óstol Pedro. </li></ul><ul><li>Ambos continuaron su viaje a trav és de Dalmacia e Italia. </li></ul>
  39. 45. <ul><li>En la primavera del año 65 visit ó el resto de las Iglesias del Asia Menor y en Mileto dej ó al enfermo Trafimov a causa de que ocurri ó un tumulto contra el ap ós tol en Jerusal én , lo que le trajo en consecuencia la reclusi ón. </li></ul><ul><li>Se ignora si el Ap ós tol pas ó por Efeso, ya que él dec ía que los presb ít eros de esta ciudad no ver ían m ás su rostro. </li></ul>
  40. 46. <ul><li>Luego de nueve meses de prisi ón fue decapitado, como ciudadano romano, cerca de Roma en el año 67, despu és de Cristo. </li></ul>
  41. 47. <ul><li>Cartas de Pablo </li></ul><ul><li>Grandes cartas : I y II Tesalonicenses (la forma más primitiva) ; Romanos y Gálatas (Controversias con los judeizantes) ; I y II Corintios (disputas con los helenistas) . </li></ul><ul><li>Cartas de la cautividad: Filipenses , Colosenses y Efesios (controversias con doctrinas agnósticas) y Filemón. </li></ul><ul><li>Cartas Pastorales: I y II a Timoteo, y Tito. </li></ul>

×