El Simbolo En El Arte
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Like this? Share it with your network

Share

El Simbolo En El Arte

on

  • 58,008 views

El Símbolo en el Arte

El Símbolo en el Arte

Statistics

Views

Total Views
58,008
Views on SlideShare
57,965
Embed Views
43

Actions

Likes
5
Downloads
574
Comments
3

7 Embeds 43

http://idcmvirtual.milaulas.com 18
http://www.apreciaciondelarte.es.tl 15
http://apreciaciondelarte.es.tl 4
https://si0.twimg.com 2
http://127.0.0.1 2
http://www.apreciaciondelarte.es.tl. 1
http://148.237.3.175 1
More...

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

El Simbolo En El Arte Document Transcript

  • 1. UNIVERSIDAD DE GUADALAJARA Guía de Aprendizaje: SISTEMA DE EDUCACIÓN MEDIA SUPERIOR APRECIACIÓN DEL ARTE BACHILLERATO GENERAL POR COMPETENCIAS Módulo 2. Actividad 9 EL SÍMBOLO EN EL ARTE Autor: Efraín Amador Sánchez De acuerdo con el diccionario de la Real Academia Española, la palabra símbolo remite a una representación sensorialmente perceptible de una realidad, en virtud de rasgos que se asocian con ésta, por una convención socialmente aceptada. El símbolo es ante todo un elemento que es percibido a través de las vías sensoriales, sirve para representar ciertos contenidos, y posee formas concretas como señales, figuras o signos, es decir cualquier cosa que determina alguna otra, a las cuales se asocian algunas ideas para dar un sentido de interpretación. Simbolizar es un proceso mental estructurado por el cual un objeto viene a representar o a significar otro objeto.1 El símbolo puede existir por un fenómeno de sustitución, en el cual el elemento representado tiene por cometido retratar formas situadas a un nivel más profundo que la forma en sí representada. Esta manera de significación se puede observar con mayor claridad en las expresiones que utilizan la palabra o las imágenes. Existen ejemplos de códigos icónicos, con valor casi universal, como es el caso de la paloma que simboliza la paz o la balanza con la que se representa a la justicia. No obstante, el símbolo puede ser invisible cuando no se tiene un bagaje cultural que permita su interpretación, por lo tanto exige una base cultural común, a fin de que la imagen o la palabra logren el cometido de expresar el concepto que pretenden mostrar a una sociedad. Podemos afirmar que el símbolo depende de formas culturales específicas de un grupo o una sociedad determinados. Pongamos por ejemplo 1 Colle Raymod(1998), Iniciación al lenguaje de la imagen, Chile, Universidad Católica de Chile.
  • 2. la figura del mono: en la tradición cristiana puede simbolizar al ser humano vicioso, en tanto que en una sociedad budista simboliza las distracciones de la mente. Otro caso lo podemos observar en la suástica, símbolo presente en diversos pueblos de la antigüedad, entre ellos China donde representaba los puntos cardinales, en el hinduismo significa buena suerte y bondad, en la cultura tibetana es un elemento sagrado; pero muchas veces la suástica la asociamos simplemente con el periodo nazi, ya que Hitler la utilizó visualizándola como un engranaje del proceso de industrialización al que pretendía conducir a Alemania durante su régimen. En el cuadro Los esposos Arnolfini, pintado por el artista flamenco Jan Van Eyck, en el que se muestra a una pareja vestida de manera elegante y en posición hierática tomados de una mano, en alusión a la boda que está a punto de celebrarse, podemos encontrar una serie de símbolos relacionados con el matrimonio, entre ellos destaca la presencia de un perrito que se ubica entre las figuras de los contrayentes, el cual se relaciona con la idea de la fidelidad. En el candil que aparece detrás de los personajes hay una vela encendida que puede representar la idea del amor o la presencia de lo divino. Resulta interesante descubrir en la película Corpse Bride (El Cadáver de la Novia), cinta de animación dirigida por Tim Burton, dos de estos elementos: nos referimos a la vela presente durante el ensayo de la boda y el perro que acompaña al personaje central durante gran parte de la historia. El símbolo en el cine El arte cinematográfico es abundante en expresiones simbólicas. El símbolo reside en una imagen. Se trata de planos o escenas que poseen un valor más profundo y amplio. Puede alojarse tanto en la composición de la imagen, como en el encuadre simbólico del decorado u objeto, o en el contrapunto entre dos 2
  • 3. acciones en un mismo fotograma. A continuación, algunos ejemplos de símbolos presentes en imágenes fijas extraídas de películas clásicas: Robert Wiene: “El Gabinete del Dr. Caligari” (1919) El decorado expresionista, los techos y las paredes deformadas, no se adecuan a la percepción de una realidad normal. Esta clase de estilización simboliza la imaginación perturbada, y aquí se utiliza para representar las fantasías de un loco. Vittorio de Sica: “El ladrón de bicicletas” (1948) En esta obra, como en todo el Neorrealismo italiano, se enfatizan los escenarios al aire libre, la naturalidad y el realismo de las tomas, de los ambientes y actitudes de los personajes. Esta escena de lluvia claramente simboliza el desamparo y la crueldad de la suerte que corren los humildes. Serguei Eisenstein: “Acorazado Potemkin” (1925) En los filmes soviéticos de esta época se resalta la ausencia de protagonistas individuales, para dar paso a la expresión de un trasfondo ideológico, relacionado con el triunfo de la revolución socialista, atribuido a la fuerza organizada del proletariado. El simbolismo de esta imagen claramente remite al poder de las masas que ahora comandan el barco (el nuevo sistema político). A manera de ejercicio, proponemos los siguientes fotogramas y carteles cinematográficos, para identificar el significado de las representaciones o los simbolismos presentes: Friedrich W. Murnau Fritz Lang Orson Welles “Nosferatu” (1922) “Metrópolis” (1926) “Ciudadano Kane” (1940) 3
  • 4. Joel y Ethan Coen Juanma Bajo Ulloa Theo Angelopoulos (USA-1996) (España-1993) (Grecia-1988) 4
  • 5. NOTA: Recomendamos la lectura siguiente para uso exclusivo del profesor, como una referencia para incorporar a la clase la explicación de algunos elementos adicionales como son el contexto global, los intertextos, los factores subyacentes y los arquetipos. ANEXO: LA COMPLEJIDAD DEL SÍMBOLO EN EL CINE Desde un punto de vista más complejo, el símbolo en el cine se extiende a diversos aspectos que van más allá de la imagen fija. De tal suerte, pueden leerse de manera particular símbolos en los planos visuales y sonoros, en las escenas, los personajes, las actuaciones, el montaje, el decorado, la iluminación, la música, etc., y más genéricamente pueden realizarse lecturas simbólicas relacionadas con el contexto global del film, los intertextos, 2 la ideología y las influencias socioculturales representadas. Los factores subyacentes Este es un tema manejado por variados estudios en psicología y literatura que pretende identificar elementos que se hallan detrás de la historia planteada. En el caso del análisis de filmes hace referencia al mensaje que está oculto detrás de la historia, el mensaje que se transmite desde un fondo contextual que apela al espectador desde el inconsciente con mensajes aparentemente "inofensivos" o comunes y corrientes, pero que tienen un trasfondo en el significado e interpelan a la recepción de contenidos que no se envían de manera explícita sino que están ocultos o poco notorios. No todas las películas tienen contextos subyacentes pero una gran cantidad representan mensajes ideológicos o publicitarios que no son distinguidos por los públicos en 2 El intertexto es definido por Gérard Genette como la presencia efectiva de un texto [o parte de un texto] dentro de otro. Su forma más explícita y literal es la práctica tradicional de la cita (con comillas, con o sin referencia precisa). Esto se aplica no solamente al texto literario, sino a cualquier otra forma de texto artístico o cultural, como por ejemplo la copia, la parodia, o las diversas formas de aludir a otras obras. Dentro del cine, la presencia de intertextos ocurre con extraordinaria frecuencia, cuando se hace referencia a una obra proveniente de otras artes o de otras manifestaciones culturales, tales como el comic, o inclusive a películas anteriores como es el caso típico de los remakes. 5
  • 6. primera instancia, pero que a nivel inconsciente se afianzan en el referente cognitivo del consumidor. El inconsciente colectivo efectuará su trabajo y poco a poco el público se irá acostumbrando a recibir este tipo de mensajes que dirigen su accionar y su forma de pensar desde una simple historia en celuloide. El director intenta transmitir su visión del mundo y para esto aplica símbolos y elementos arquetípicos. No todos los realizadores participan conscientemente de este proceso. Muchos simplemente se dedican a transmitir un mensaje directo y sin complicaciones. Sin embargo, cualquier acto humano conlleva símbolos y las interpretaciones arquetípicas están presentes en todo momento de la vida humana, sin necesidad de que se preparen con intencionalidad. Los símbolos y arquetipos en el cine Inicialmente cabe decir que todo producto humano tiene una abigarrada carga simbólica y el cine es uno de los mayores exponentes de procesos simbólicos. El lenguaje cinematográfico es un cúmulo de signos pues remite a la interpretación de sentidos más allá de lo que representa. Toda historia tendrá representaciones de signo, símbolo y arquetipo, pero esto dependerá en gran medida del contexto en el cual se exprese. Luis Espinal menciona que el signo cinematográfico es de orden designativo puesto que muestra imágenes de la realidad representada, creando cierta apariencia de verosimilitud en lo que expresa. A la vez será sustituto de la realidad y elemento operativo cuando representa sentimientos y los genera en el consumidor. El signo podrá ser sustituto (participa en la eficacia de lo que pretende significar), imagen (expresa apariencias de lo significado), símbolo (participa del sentido de lo significado), arquetipo (se aplica desde una relación del inconsciente con lo significado) [Luis Espinal, Simbología en el cine, 1976]. El símbolo cinematográfico, en palabras de Espinal, se expresa desde un sentido real o significado obvio y desde un sentido referencial o significado sobreañadido, en otras palabras el símbolo en el cine juega con lo dual, lo que 6
  • 7. se expresa visual y auditivamente y lo que trata de referenciar a partir de esos aspectos. Asimismo su presencia es constante, ya sea en lo expuesto o en la interpretación que el público le pueda dar a los elementos visuales y sonoros que lo expresan. La fuerza del símbolo en el cine es inmensa, pues transmite criterios emotivos desde su variación en las combinaciones a partir de elementos aparentemente sencillos, como es el caso de la presencia de armas de fuego y de alto poder en historias del clásico western, que plantean la virilidad del hombre dominante de las agrestes praderas norteamericanas. El dinamismo del símbolo lleva a que el espectador no solamente reciba el mensaje directo de la historia, sino que lo invita a otros espacios de interpretación y construcción de nuevos sentidos, claro está que en muchas ocasiones puede existir una mala interpretación de lo que el símbolo pretende expresar y lo que las personas asimilan, por esto influye en gran medida el contexto. Entonces existirán muchas lecturas de símbolos y su sentido, sin que exista esa intencionalidad directa en los transmisores del mensaje, y ésta es una cuestión de debilidad en los mensajes simbólicos, por lo tanto el símbolo puede ser subjetivo y relativo. La intuición en la interpretación es un elemento fundamental para una lectura adecuada o inadecuada del símbolo en el cine. Se lo podrá convertir en un elemento explícito a partir de elementos que le permitan ser interpretado analógicamente. El símbolo puede estar presente en una parte del filme, en toda la película en sí y dentro de los elementos obvios de cada género cinematográfico, pues los géneros cuentan con símbolos claros y definitorios. Para esto vale el ejemplo de los westerns, planteado por Espinal, donde la virilidad del hombre estará representada constantemente por las armas, la rudeza, el consumo del alcohol, la barba a medio afeitar, la frialdad en el momento del enfrentamiento, el dominio de los caballos. También se puede ejemplificar esto a partir de la simbología en las películas de vampiros que representan la sexualidad desde el acto coital en el momento que el vampiro chupa el cuello de sus víctimas. O en las películas de ciencia ficción, donde las 7
  • 8. máquinas y la tecnología avanzada aluden a la amenaza de mecanización del género humano. El arquetipo cinematográfico será un tercer elemento para el análisis de la simbología cinematográfica. A diferencia del símbolo que es de elaboración humana, el arquetipo es un elemento de características naturales que radica en el inconsciente colectivo y que estará presente generacionalmente, pues se activa a lo largo del tiempo, desde la cultura y la historia, en la emotividad de las personas. El símbolo se reconoce conscientemente, mientras que el arquetipo se activa en el inconsciente, en lo que algunos tenderán a llamar el espacio de lo subyacente. El arquetipo tiene origen en las tres grandes preocupaciones del ser humano: • Sobre el hombre mismo. Es una de las mayores interrogantes existenciales que ha circulado por la mente de las generaciones en todas las culturas, y de aquí surgirán arquetipos como la vida y la muerte. • Sobre el mundo. Además de los grandes cuestionamientos con relación a la humanidad, han surgido preguntas sobre el entorno y la cosmovisión de donde se activan arquetipos vinculados a la naturaleza, al cosmos. • Sobre lo trascendente. Es una de las mayores preocupaciones del ser humano, la presencia o ausencia de Dios y su fuerza omnipotente, y aquí entran arquetipos como el bien y el mal entendidos desde su plena expresión. A partir de estas tres áreas de referencia se pueden identificar arquetipos en los filmes; pero cabe aclarar que los arquetipos, al igual que los símbolos están presentes en la vida diaria del ser humano. No hace falta elaborar un filme para transmitir un sentido simbólico o arquetípico. La presencia y el accionar del ser humano activan reacciones a partir de vínculos causo-efectuales que provocan sentidos diversos. Los comportamientos de los 8
  • 9. sujetos, dentro y fuera de una película, representan cuestiones simbólicas y arquetípicas. Vale el ejemplo del policía que puede simbolizar no solamente el orden y la ley, sino también la fuerza y coerción a partir del dominio y poder que le da la sociedad; pero a nivel arquetípico puede significar el que lucha contra el mal, pero inclusive el que puede generar bienestar, o puede quitar la vida con el uso de una de sus armas. Este sencillo ejemplo pretende demostrar que se pueden identificar elementos simbólicos y arquetípicos en cualquier situación realizada por los seres humanos. Ahora bien, lo primordial a nivel de cinematografía es identificar los verdaderos contenidos y los sentidos que se intentan generar, los cuales dependerán del planteamiento del mensaje y del contexto en el cual se transmiten. Muchas veces los símbolos y los arquetipos se desencadenan y funcionan como formas de evasión a la censura. Se presentan temas o elementos formales específicos en una película que pueden ser vistos de manera natural, pero que enmascaran realidades escandalosas que la censura oficial no permitiría exhibir o la autocensura del cineasta no se atrevería a mostrar de manera explícita. Ejemplos típicos son las cintas del llamado buddy movie, “cine de camaradas”, donde la pareja de policías, los pistoleros rivales, el héroe y su ayudante, encarnan el arquetipo de una relación afectiva inconfesable, debido a que resulta socialmente inadmisible (arquetipo relacionado con el mito griego de los seres dobles en los Diálogos de Platón, referencia inconsciente que permite justificar el amor homo-erótico). Estudios psicológicos serios revelan que en efecto, las agrupaciones masculinas exclusivas y excluyentes, donde se exacerban los caracteres viriles, suelen ocultar tendencias más o menos intensas de atracción al propio sexo. Este arquetipo se presenta con extraordinaria frecuencia en todas las cinematografías y por supuesto en la época de oro del cine mexicano, donde Pedro Infante y su galán compañero, se enfrentan, se emborrachan, se disputan las mujeres, pero guardan en secreto que se aman entre ellos. La evidencia más notable se observa en la serie con Luis Aguilar “A toda máquina” y “Que te ha dado esa mujer”. Por momentos los protagonistas son puestos en situaciones donde casi parecen “salirse del closet”. En la medida que las circunstancias sociales evolucionan y se acepta con mayor tolerancia el tema 9
  • 10. de la homosexualidad, el arquetipo se convierte en símbolo, se vuelve consciente, y entonces los cineastas se atreven a representar explícitamente el afecto escondido entre hombres que comparten contextos viriles, como en el caso reciente de la cinta polémica y ganadora del Oscar “Secreto en la montaña”. 10