• Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
122
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
1
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. SINDICACION.1. CONCEPTO.Cuando se intenta definir la libertad sindical, comúnmente se acude a doselementos: la titularidad de los derechos que comprende y el contenido de éstos.Así, tenemos un aspecto individual y otro colectivo, de un lado, y unaspecto deorganizaI. SINDICACION.1. CONCEPTO.Cuando se intenta definir la libertad sindical, comúnmente se acude a doselementos: la titularidad de los derechos que comprende y el contenido deéstos. Así, tenemos un aspecto individual y otro colectivo, de un lado, y unaspecto de organización y otro de actividad, del otro. El individual se refierea los derechos que corresponden a cada trabajador en singular, y el colectivoa los que corresponden a la organización sindical. El de organización alude auna dimensión estática, y el de actividad a una dinámica, siendo el primeroun medio de realizar la segunda. Todos estos aspectos son combinablesentre sí. El resultado - inspirado en la doctrina y las normas internacionalesdel trabajo - sería el propuesto en el Cuadro 1.2. ORDENAMIENTO.2.1. Internacional.2.1.1. Instrumentos de derechos humanos.La libertad sindical se encuentra reconocida expresamente como underecho humano por todos los instrumentos internacionales genéricossobre esta última materia, tanto los existentes a nivel mundial(Organización de Naciones Unidas) como los existentes a nivel6regional americano (Organización de Estados Americanos). El primeroes el caso de la Declaración Universal de Derechos Humanos (artículo23.4), el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (artículo 22)y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales(artículo 8). El segundo es el caso de la Declaración Americana de losDerechos y Deberes del Hombre (artículo XXII), la ConvenciónAmericana sobre Derechos Humanos (artículo 16) y su ProtocoloAdicional en materia de Derechos Económicos, Sociales y Culturales(artículo 8).El grado de concreción con que los instrumentos de Naciones Unidasregulan el derecho es mayor en los Pactos Internacionales, sobre todoen el referido a Derechos Económicos, Sociales y Culturales, que en laDeclaración Universal. Así, mientras esta última alude únicamente alos derechos a fundar sindicatos y a sindicarse, aquél abarca tambiénlos de fundar federaciones y confederaciones, funcionar sin obstáculosy a la huelga. La precisión será aun más grande en los conveniosinternacionales del trabajo.Los instrumentos internacionales de derechos humanos teníanexpresamente nivel constitucional en nuestro ordenamiento, porasignación de la Constitución de 1979 (artículo 105), rango que puedesostenerse que conservan, pese a que el artículo 200.4 de laConstitución de 1993 parece atribuirles uno meramente legal, ya que
  • 2. así puede inferirse de las reglas previstas en el artículo 3 (enumeraciónabierta de derechos fundamentales) y la Cuarta Disposición Final yTransitoria (referentes indispensables para la interpretación de lospreceptos constitucionales que se ocupan de los mismos derechosproclamados por los instrumentos internacionales de derechoshumanos). Adicionalmente, en el ordenamiento internacional, laprevalencia de los tratados sobre las normas internas de los Estados -incluida la propia Constitución - no admite dudas. Así lo proclaman lasConvenciones de Viena sobre Derecho de los Tratados, de 1969 y 1986(artículo 27 común) y lo ha ratificado jurisprudencialmente la CorteInternacional de Justicia.2.1.2. Convenios de la Organización Internacional del Trabajo.Varios convenios de la Organización Internacional del Trabajo (enadelante: OIT) se refieren a la libertad sindical. Entre ellos, losprincipales son el 87 (sobre la libertad sindical y la protección delderecho de sindicación), 98 (sobre el derecho de sindicación y denegociación colectiva), 135 (sobre los representantes de lostrabajadores) y 151 (sobre relaciones de trabajo en la administraciónpública). Todos, salvo el 135, se encuentran aprobados y ratificados porel Perú. El tema de la libertad sindical es tan relevante para la OIT, que7- de un lado - todos sus Estados miembros están obligados a respetarla,aunque no hubieran ratificado los convenios sobre la materia, y - delotro - se han previsto procedimientos especiales de control para sututela, consistentes en la presentación de Quejas ante el Comité deLibertad Sindical del Consejo de Administración (en adelante: CLSOIT).Los convenios de la OIT referidos a la libertad sindical soninstrumentos internacionales de derechos humanos, por cuanto tienenesta condición todos los tratados que desarrollan derechos reconocidospor dichos instrumentos. La propia OIT denomina a la libertad sindical- al lado de la libertad de trabajo y la igualdad - “derecho humanolaboral”. La Cuarta Disposición Final y Transitoria de nuestraConstitución de 1993 es, pues, perfectamente aplicable a los Convenios87, 98 y 151 de la OIT.Hemos dicho en el apartado anterior que los convenios internacionalesdel trabajo regulan la libertad sindical de modo más completo que lasdeclaraciones, pactos y convenciones de derechos humanos. Estaafirmación podría corroborarse comparando el Convenio 87 con elPacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, enuna doble perspectiva: los derechos que comprende y las restriccionesque permite. En lo primero, el Pacto se ocupa con precisión sólo de losderechos de constitución, afiliación y federación, regulandogenéricamente los derechos de actividad, mientras que el Convenioañade a lo anterior la prohibición de restricciones impuestas comocondición a la adquisición de la personalidad jurídica y de la disolucióno suspensión de las organizaciones sindicales por vía administrativa,desarrollando después todo el contenido de la autonomía interna.
  • 3. En lo segundo, el Convenio 87 tolera como exclusión al ámbitosubjetivo del derecho únicamente la de los miembros de las fuerzasarmadas y la policía (artículo 9.1), en tanto que el Pacto agrega la de losmiembros de la administración del Estado, así como otras necesarias enuna sociedad democrática en resguardo de la seguridad nacional, elorden público o los derechos ajenos.Para evitar que amparándose en los Pactos, los Estados que los hanratificado a la vez que el Convenio 87, pretendan desconocer éste,aquéllos han previsto que en tal situación no se podrá menoscabar lasgarantías contempladas en dicho Convenio.ción y otro de actividad, del otro. Elindividual se refierea los derechos que corresponden a cada trabajador ensingular, y el colectivoa los que corresponden a la organización sindical. El deorganización alude auna dimensión estática, y el de actividad a una dinámica,siendo el primeroun medio de realizar la segunda. Todos estos aspectos soncombinablesentre sí. El resultado - inspirado en la doctrina y las normasinternacionales del trabajo.2. ORDENAMIENTO.2.1. Internacional.2.1.1. Instrumentos de derechos humanos.La libertad sindical se encuentra reconocida expresamente como underechohumano por todos los instrumentos internacionales genéricossobre esta últimamateria, tanto los existentes a nivel mundial(Organización de Naciones Unidas)como los existentes a nivel6regional americano (Organización de EstadosAmericanos). El primeroes el caso de la Declaración Universal de DerechosHumanos (artículo23.4), el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos(artículo 22)y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales yCulturales(artículo 8). El segundo es el caso de la Declaración Americana delosDerechos y Deberes del Hombre (artículo XXII), la ConvenciónAmericana sobreDerechos Humanos (artículo 16) y su ProtocoloAdicional en materia de DerechosEconómicos, Sociales y Culturales(artículo 8).El grado de concreción con que los instrumentos de Naciones Unidasregulan elderecho es mayor en los Pactos Internacionales, sobre todoen el referido aDerechos Económicos, Sociales y Culturales, que en laDeclaración Universal. Así,mientras esta última alude únicamente alos derechos a fundar sindicatos y asindicarse, aquél abarca tambiénlos de fundar federaciones y confederaciones,funcionar sin obstáculosy a la huelga. La precisión será aun más grande en losconveniosinternacionales del trabajo.Los instrumentos internacionales de derechos humanos teníanexpresamente nivelconstitucional en nuestro ordenamiento, porasignación de la Constitución de 1979(artículo 105), rango que puedesostenerse que conservan, pese a que el artículo200.4 de laConstitución de 1993 parece atribuirles uno meramente legal, yaqueasí puede inferirse de las reglas previstas en el artículo 3 (enumeraciónabiertade derechos fundamentales) y la Cuarta Disposición Final yTransitoria (referentesindispensables para la interpretación de lospreceptos constitucionales que seocupan de los mismos derechosproclamados por los instrumentos internacionalesde derechoshumanos). Adicionalmente, en el ordenamiento internacional,laprevalencia de los tratados sobre las normas internas de los Estados -incluida la
  • 4. propia Constitución - no admite dudas. Así lo proclaman lasConvenciones deViena sobre Derecho de los Tratados, de 1969 y 1986(artículo 27 común) y lo haratificado jurisprudencialmente la CorteInternacional de Justicia.2.1.2. Convenios de la Organización Internacional del Trabajo.Varios convenios de la Organización Internacional del Trabajo (enadelante: OIT) erefieren a la libertad sindical. Entre ellos, losprincipales son el 87 (sobre la libertadsindical y la protección delderecho de sindicación), 98 (sobre el derecho desindicación y denegociación colectiva), 135 (sobre los representantes delostrabajadores) y 151 (sobre relaciones de trabajo en la administraciónpública).Todos, salvo el 135, se encuentran aprobados y ratificados porel Perú. El tema dela libertad sindical es tan relevante para la OIT, que 7- de un lado - todos susEstados miembros están obligados a respetarla,aunque no hubieran ratificado losconvenios sobre la materia, y – delotro - se han previsto procedimientosespeciales de control para sututela, consistentes en la presentación de Quejasante el Comité deLibertad Sindical del Consejo de Administración (en adelante:LSOIT).Los convenios de la OIT referidos a la libertad sindical soninstrumentosinternacionales de derechos humanos, por cuanto tienenesta condición todos lostratados que desarrollan derechos reconocidospor dichos instrumentos. La propiaOIT denomina a la libertad sindical- al lado de la libertad de trabajo y la igualdad -“derecho humanolaboral”. La Cuarta Disposición Final y Transitoria denuestraConstitución de 1993 es, pues, perfectamente aplicable a los Convenios87,98 y 151 de la OIT.Hemos dicho en el apartado anterior que los convenios internacionalesdel trabajoregulan la libertad sindical de modo más completo que lasdeclaraciones, pactos yconvenciones de derechos humanos. Estaafirmación podría corroborarsecomparando el Convenio 87 con elPacto Internacional de Derechos Económicos,Sociales y Culturales, enuna doble perspectiva: los derechos que comprende y lasrestriccionesque permite. En lo primero, el Pacto se ocupa con precisión sólo delosderechos de constitución, afiliación y federación, regulandogenéricamente losderechos de actividad, mientras que el Convenioañade a lo anterior la prohibiciónde restricciones impuestas comocondición a la adquisición de la personalidadjurídica y de la disolucióno suspensión de las organizaciones sindicales por víaadministrativa,desarrollando después todo el contenido de la autonomía interna.En lo segundo, el Convenio 87 tolera como exclusión al ámbitosubjetivo delderecho únicamente la de los miembros de las fuerzasarmadas y la policía(artículo 9.1), en tanto que el Pacto agrega la de losmiembros de la administracióndel Estado, así como otras necesarias enuna sociedad democrática en resguardode la seguridad nacional, elorden público o los derechos ajenos.Para evitar que amparándose en los Pactos, los Estados que los hanratificado a lavez que el Convenio 87, pretendan desconocer éste,aquéllos han previsto que ental situación no se podrá menoscabar lasgarantías contempladas en dichoConvenio.