Los Medios Masivos De ComunicacióN 2

6,012 views
5,885 views

Published on

Published in: News & Politics, Technology
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
6,012
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
9
Actions
Shares
0
Downloads
46
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Los Medios Masivos De ComunicacióN 2

  1. 1. Los medios masivos de comunicación: su incidencia y penetración en el tejido social Segunda parte Jorge Rasner Lic. en Ciencias de la Comunicación Universidad de la República 2008 jrasner@gmail.com www.epistemealsur.blogspot.com
  2. 2. La revolución de las tecnologías de la información y la comunicación ¿Qué son las TIC?
  3. 3. ¿Qué tan real es la realidad? ¿La realidad se percibe o se construye? La diferencia es esencial: si es posible percibir las cosas y los acontecimientos “tal cual son”, sólo es posible el error (diferentes grados de error de “percepción”) o la verdad; si la realidad se construye, la “verdad” pasa a ser una multiplicidad de “verdades”, esto es, diferentes puntos de vista que habrán de ser evaluados no en función de su cercanía a las cosas y acontecimientos tal cual son, sino en función del interés que primó en esa construcción.
  4. 4. ¿Reflejan los media la realidad del mundo? “¿En qué medida los medios de comunicación son un espejo fiel del mundo? Desde que las nuevas tecnologías han convulsionado el periodismo y permitido la constitución de grandes grupos mediáticos con ambiciones planetarias, esta cuestión resulta más pertinente que nunca.” Ryszard Kapuscinski, en www.etcetera.com.mx
  5. 5. “Las tecnologías punta han provocado una multiplicación de los media. ¿Cuáles son las consecuencias? La principal es el descubrimiento de que la información es una mercancía cuya venta y difusión pueden proporcionar importantes beneficios. Antaño, el valor de la información iba asociado a diversos parámetros, en particular al de la verdad.” “Desde que está considerada como una mercancía, la información ha dejado de verse sometida a los criterios tradicionales de la verificación, la autenticidad o el error. Ahora se rige por las leyes del mercado. Esta evolución es la más significativa entre todas las que han afectado al terreno de la cultura.” R. Kapuscinski, ob. cit.
  6. 6. “La civilización se vuelve cada vez más dependiente de la versión de la historia imaginada por la televisión. Una versión a menudo falsa y sin fundamento. El telespectador de masas, al filo del tiempo, no conocerá más que la historia quot;telefalsificadaquot;, y sólo un pequeño número de personas tendrán conciencia de que existe otra versión más auténtica de la historia.” R. Kapuscinski, ob. cit.
  7. 7. Sin embargo: “Lo que hace temible al periódico no es (por lo menos, no es sólo) la fuerza económica y política que lo dirige. El periódico como medio de condicionamiento de la opinión queda ya definido cuando aparecen las primeras gacetas. Cuando alguien tiene que redactar cada día tantas noticias como permita el espacio disponible, de manera que sean accesibles a una audiencia de gustos, clase social y educación diferentes y en todo el territorio nacional, la libertad del que escribe ha terminado: los contenidos del mensaje no dependerán del autor, sino de las determinaciones técnicas y sociológicas del medio.” U. Eco, Para una guerrilla semiológica, en www.geocites.com/nomfalso Entonces: ¿El medio es el mensaje?
  8. 8. “La actualidad como realidad social en devenir existe en y por los medios informativos. Esto quiere decir que los hechos que componen esta realidad social no existen en tanto tales (en tanto hechos sociales) antes de que los medios los construyan. Después que los medios los han producido, en cambio, estos hechos tienen todo tipo de efectos: un gobierno toma tales y cuales decisiones; otro reacciona de tal o cual manera: ambos, por supuesto, utilizarán los medios para que sus actos se conviertan a su vez en acontecimientos sociales. Después que los medios los han producido, los acontecimientos sociales empiezan a tener múltiples existencias, fuera de los medios: se los retoma al infinito en la palabra de los actores sociales, palabra que no es mediática. Es por eso que dicha realidad es nuestra realidad, vale decir inter-subjetiva.” E. Verón, Construir el acontecimiento, Gedisa, Bs. As. 1987
  9. 9. “En mayor o menor grado cada uno de nosotros cree en los acontecimientos de la actualidad; damos crédito, necesariamente, a alguna imagen de la actualidad. Sin embargo, en la enorme mayoría de los casos no hemos tenido ninguna experiencia personal de los hechos en cuestión... Si damos crédito es porque algún discurso ha engendrado en nosotros la creencia y en él hemos depositado nuestra confianza. La confianza se apoya en el siguiente mecanismo: el discurso en el que creemos es aquel cuyas descripciones postulamos como las más próximas a las descripciones que nosotros mismos hubiéramos hecho del acontecimiento si hubiéramos tenido de éste una “experiencia directa”... En nuestra relación con los medios, no es porque hemos constatado que un discurso es verdadero que creemos en él; creemos en él porque lo consideramos verdadero.” E. Verón, ob. cit.
  10. 10. “Lo cierto es que en lo sucesivo los medios son parte integrante de la realidad o, si se prefiere, producen efectos de realidad al fabricar una visión mediática de aquélla que contribuye a crear la realidad que pretende describir. En particular, las desdichas y reivindicaciones deben expresarse de aquí en más mediáticamente si quieren tener una existencia públicamente reconocida y que el poder político, de una u otra manera ‘las tome en cuenta’” P. Champagne, La visión mediática, en La miseria del mundo, P. Bourdieu director, FCE, Bs. As. 1999
  11. 11. “En definitiva, lo que se denomina ‘acontecimiento’ nunca es más que el resultado de la movilización –que puede ser espontánea o provocada- de los medios alrededor de algo que, durante un cierto tiempo, éstos convienen en considerar como tal. Cuando las que atraen la atención periodística son poblaciones marginales o desfavorecidas, los efectos de la mediatización distan de ser lo que estos grupos sociales podrían esperar, porque los periodistas disponen en ese caso de un poder de constitución particularmente importante, y la fabricación del acontecimiento escapa casi íntegramente a esas poblaciones. (...) Los dominados son los menos aptos para controlar la representación de sí mismos. (...) Como culturalmente están desamparados son además incapaces de expresarse en las formas requeridas por los grandes medios.” P. Champagne, ob. cit.
  12. 12. ¿Receptor pasivo? Estrategias de los receptores en una sociedad “mediatizada”
  13. 13. “Las sociedades posindustriales son sociedades en vías de mediatización, es decir, sociedades en que las prácticas sociales (modalidades de funcionamiento institucional, mecanismos de toma de decisión, hábito de consumo, conductas más o menos ritualizadas, etc.) se transforman por el hecho de que hay medios” E. Verón, Interfaces. Sobre la democracia audiovisual evolucionada. En: www.nombrefalso.com.ar
  14. 14. “para los llamados «apocalípticos», esta convicción se traducía en una consecuencia trágica: el destinatario del mensaje de los mass-media, desvinculado de los contenidos de la comunicación, recibe sólo una lección ideológica global, un llamado a la pasividad narcótica. Cuando triunfan los medios de masas, el hombre muere. Por el contrario, Marshall McLuhan, partiendo de las mismas premisas, llega a la conclusión de que, cuando triunfan los medios de masas muere el hombre gutenbergiano y nace un hombre diferente, habituado a «sentir» el mundo de otra manera. No sabemos si este hombre será mejor o peor, pero sabemos que se trata de un hombre nuevo. Allí donde los apocalípticos veían el fin de la historia, McLuhan observa el comienzo de una nueva fase histórica. Pero es lo mismo que sucede cuando un virtuoso vegetariano discute con un consumidor de LSD: el primero ve en la droga el fin de la razón, el otro el inicio de una nueva sensibilidad. Ambos están de acuerdo en lo que concierne a la composición química de los psicodélicos. En cambio la cuestión que deben plantearse los estudiosos de la comunicación es ésta: ¿Es idéntica la composición química de todo acto comunicativo?” U. Eco, ob. cit.
  15. 15. “El receptor transforma la señal en mensaje, pero este mensaje es todavía una forma vacía a la que el destinatario podrá atribuir significados diferentes según el código que aplique. Si escribo la frase No more, aquel que la interprete a la luz del código lengua inglesa la entenderá en el sentido más obvio; pero les aseguro que, leída por un italiano, la misma frase significaría «nada de moras», o bien «no, prefiero las moras»; pero, si en lugar de un sistema de referencia botánico, mi interlocutor apelase a un sistema de referencia jurídico, entendería «nada de moras (dilaciones)»; y si usase un sistema de referencia erótico, la misma frase sería la res- puesta «no, morenas» a la pregunta «¿Los caballeros las prefieren rubias?». Naturalmente, en la comunicación. normal, entre persona y persona, relativa a la vida cotidiana, estos equívocos son mínimos: los códigos se establecen de antemano.” U. Eco, ob. cit
  16. 16. “El problema de la comunicación de masas es que hasta ahora esta variabilidad de las interpretaciones ha sido casual. Nadie regula el modo en que el destinatario usa el mensaje, salvo en raras ocasiones. En este sentido, aunque hayamos desplazado el problema, aunque hayamos afirmado que «el medio no es el mensaje», sino que «el mensaje depende del código», no hemos resuelto el problema de la era de las comunicaciones. Si el apocalíptico dice: «El medio no transmite ideologías, es la ideología misma; la televisión es la forma de comunicación que asume la ideología industrial avanzada», nosotros sólo podremos responder: «El medio transmite las ideologías a las que el destinatario puede recurrir en forma de códigos que nacen de la situación social en la que vive, de la educación recibida, de las disposiciones psicológicas del momento.» En tal caso, el fenómeno de las comunicaciones de masas seria inmutable: existe un instrumento extremadamente poderoso que ninguno de nosotros llegará jamás a regular; existen medios de comunicación que, a diferencia de los medios de producción, no son controlables ni por la voluntad privada ni por la de la colectividad. Frente a ellos, todos nosotros, desde el director de la CBS y el presidente de Estados Unidos, pasando por Martin Heidegger, hasta el campesino más humilde del delta del Nilo, somos el proletariado.” U. Eco, ob. cit.
  17. 17. “Habitualmente, los políticos, los educadores, los científicos de la comunicación creen que para controlar el poder de los mass-media es preciso controlar dos momentos de la cadena de la comunicación: la fuente y el canal. De esta forma se cree poder controlar el mensaje; por el contrario, así sólo se controla el mensaje como forma vacía que, en su destino, cada cual llenará con los significados que le sean sugeridos por la propia situación antropológica, por su propio modelo cultural. La solución estratégica puede resumirse en la frase: «Hay que ocupar el sillón del presidente de la RAI», o bien: «Hay que apoderarse del sillón del ministro de Información», o: «Es preciso ocupar el sillón del director del Corriere.» No niego que este planteamiento estratégico pueda dar excelentes resultados a quien se proponga el éxito político y económico, pero me temo que ofrezca resultados muy magros a quien espere devolver a los seres humanos una cierta libertad frente al fenómeno total de la comunicación.” U. Eco, ob. cit.
  18. 18. “La batalla por la supervivencia del hombre como ser responsable en la Era de la Comunicación no se gana en el lugar de donde parte la comunicación sino en el lugar a donde llega. Si he hablado de guerrilla es porque nos espera un destino paradójico y difícil, a nosotros, estudiosos y técnicos de la comunicación: precisamente en el momento en que los sistemas de comunicación prevén una sola fuente industrializada y un solo mensaje, que llegaría a una audiencia dispersa por todo el mundo, nosotros deberemos ser capaces de imaginar unos sistemas de comunicación complementarios que nos permitan llegar a cada grupo humano en particular, a cada miembro en particular, de la audiencia universal, para discutir el mensaje en su punto de llegada, a la luz de los códigos de llegada, confrontándolos con los códigos de partida.” U. Eco, ob. cit.
  19. 19. ¿El receptor como amo? El poder del control remoto
  20. 20. “Érase una vez la Paleotelevisión, que se hacía en Montevideo para todos los espectadores, y que hablaba de inauguraciones presididas por ministros y procuraba que el público aprendiera sólo cosas inocentes, aun a costa de decir mentiras. Ahora, con la multiplicación de cadenas y el advenimiento de nuevas maravillas electrónicas, estamos viviendo en la época de la Neotelevisión. “La característica principal de la Neo TV es que cada vez habla menos (como hacía o fingía hacer la Paleo TV) del mundo exterior. Habla de sí misma y del contacto que está estableciendo con el público. Poco importa qué diga o de qué hable (porque el público, con el telemando, decide cuándo dejarla hablar y cuándo pasar a otro canal). Para sobrevivir a ese poder de conmutación, trata entonces de retener al espectador diciéndole: “Estoy aquí, yo soy yo y yo soy tú.” La máxima noticia que ofrece la Neo TV, ya hable de misiles o de Stan Laurel que hace caer un armario, es ésta: “Te anuncio, oh maravilla, que me estás viendo; si no lo crees, pruébalo, marca este número, llámame y te responderé”. Después de tantas dudas, al fin algo Lseguro: la Neotelevisión existe. Es verdadera porque es ciertamente una invención televisiva.” U. Eco - La estrategia de la ilusión. Em: www.nodo50.org.
  21. 21. ¿Apocalípticos, integrados, o todo lo contrario? ¿nueva era (de la información, del conocimiento, sociedad-red, sociedad de flujos), o la era de siempre con otro collar y – en el mejor de los casos- a otra (toda) velocidad?
  22. 22. Apocalípticos • “Gracias al proceso tecnológico, el Gran Hermano puede actualmente ser casi tan ubicuo como Dios. Y no es solamente en el frente técnico donde los brazos del presunto dictador se han fortalecido. Se ha trabajado mucho desde la época de Hitler en esos campos de la psicología y la neurología aplicadas que son el dominio especial del propagandista: el adoctrinante y lavador de cerebros. En lo pasado, estos especialistas en el arte de cambiar mentalmente a la gente eran empíricos. Con el método de ensayo y error, elaboraron cierto número de técnicas y procedimientos y los utilizaron con mucha eficacia, aunque no supieran con precisión por qué eran eficaces.” A. Huxley – Propaganda bajo una dictadura, en www.tijuana-artes.blogspot.com
  23. 23. Integrados • “En menos de cien años fueron inventados, y democratizados, el teléfono, la radio, la prensa para el público en general, el cine, la televisión, el ordenador, las redes, lo que modificó definitivamente las condiciones de los intercambios y las relaciones, redujo las distancias y permitió concretar la ansiada aldea global. La palabra escrita, el sonido, la imagen y los datos hoy están omnipresentes y dan la vuelta al mundo en menos de un segundo. Todos, o casi todos, vemos y sabemos todo acerca del mundo. Ello constituye una ruptura considerable en la historia de la humanidad, cuyas consecuencias aún no hemos llegado a calibrar” D. Wolton (Salvemos la comunicación, Gedisa, 2006) desde el primer mundo esquina la opulenta ribera izquierda del Sena.
  24. 24. La incidencia de los medios ¿qué nos hacen y qué les hacemos a los medios? Relevamientos empíricos
  25. 25. Cuatro tesis sobre los efectos de los medios masivos de comunicación • 1) tesis de la manipulación: centra su atención en la dimensión ideológica atribuida a los medios. • 2) tesis de la imitación: el consumo de los medios induce a comportamientos que de otro modo no se producirían • 3) tesis de la idiotización: el consumo de los medios debilita la capacidad perceptiva, crítica y de discernimiento, e incluso la identidad psíquica • 4) tesis del reforzamiento: el consumo de medios sólo potenciaría aquellas conductas ya presentes o latentes
  26. 26. Ninguna de estas tesis ha sido confirmada o desmentida empíricamente. En todos los casos hay elementos de juicio que avalan una y otra percepción.
  27. 27. Algunos elementos a tener en cuenta a la hora de reflexionar sobre la incidencia de los medios masivos de comunicación sobre el público
  28. 28. “La omnipresencia socializadora de los medios de comunicación y su creciente inclusión en el sistema comercial de la combinación de medios hacen que resulte obsoleta la cuestión de los efectos singulares e inmediatos. Por ello, todos los nuevos principios del estudio de los medios intentan aprehender heurísticamente* las relaciones comunicativas tal como se constituyen en las distintas situaciones de recepción entre el público y el programa” Kagelmann y Wenninger, eds.: Psicología de los medios de comunicación, Ed. Herder, Barcelosna 1986. * reflexión sobre un problema a través de la interpretación de su significación y de sus causas.
  29. 29. “Los medios estructuran la vida diaria; no sólo hacen que el tiempo lineal se prolongue en el tiempo libre y al final de la jornada de trabajo en el “consumo” ritual de las noticias de televisión; además, mediante su oferta formalmente diversificada, se pueden definir y afirmar roles sociales, específicos de cada grupo, generación o sexo, en los que evidentemente se basa la identidad social” obra citada
  30. 30. “Los medios actuales son en su mayor parte el resultado de la expansión de la acumulación de capital. Su capacidad de transmisión y almacenamiento supera la limitación espacio- temporal de la actuación humana y con ello contribuye en mayor medida que la comunicación interpersonal a una reconstrucción más amplia y profunda de las experiencias humanas. Aquí radica el potencial ideológico de los medios: al representar otros contenidos, interpretaciones y perspectivas que los que se pueden vivir directa y personalmente, están en condiciones no sólo de manipular, sino también de hacer una síntesis de procesos de socialización que realmente son incontrolables e irrealizables desde el punto de vista psíquico” obra citada
  31. 31. ¿estamos en presencia de una homogeneización no sólo de las actitudes y las respuestas frente al contexto social, sino incluso de las expectativas que tenemos respecto de ese contexto?

×