Your SlideShare is downloading. ×
Reclutamiento y liderazgo politico prd. congreso de la demcracia. navarrete. 2010
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×

Saving this for later?

Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime - even offline.

Text the download link to your phone

Standard text messaging rates apply

Reclutamiento y liderazgo politico prd. congreso de la demcracia. navarrete. 2010

682
views

Published on

El texto estudia cómo se desarrolla el reclutamiento político en el PRD y cómo inciden sus líderes para el mantenimiento del desarrollo orgánico del partido. Se destacan las estrategias rumbo a los …

El texto estudia cómo se desarrolla el reclutamiento político en el PRD y cómo inciden sus líderes para el mantenimiento del desarrollo orgánico del partido. Se destacan las estrategias rumbo a los procesos electorales.

Published in: Education

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
682
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. i m m M !(|| | i uMI ínula I'i lililí u, fu 1,1 IINAM v H III '.M I % ,mli >i dr i|i „)-, pulili. ,v I >!<• i'I •.!•, 11'ii i, i I ih ,11tu'MI mr-h ,IIK i y I,) •'>n de cuentas del Poder Legislativo. Actualmente es Can- ato a Doctor en Ciencias Sociales con especialidad en Soclo- 1,1 en ( oloqio de México. Contacto: kpuente@colmex.mx i,illto:kpu(i nif> (r'X:olmex.mx> encía Lara, Ricardo A. f.iHio de 1,1-, IK í'ii< Aturas en Economía y Ciencia Política en el uiiito Nú nológico Autónomo de México. De agosto de 2008 •bit-to df ,'OOQ realizó su servicio social en la Coordinación Avsort", en la Presidencia de la República. En septiembre ,'OOH prutiripó en el II Congreso Internacional de la Asoda- ii Mexicana de Estudios Parlamentarios (AMEP) celebrado l.i (lud.ul <lr> Puebla con el tema, "Un Mercado de Disciplina tldlsta". De febrero de 2009 a febrero de 2010 se desempeñó no Subcoordinador del departamento de finanzas y adminis- . ion del Fondo para el Ordenamiento de la Propiedad Rural la Secretaria de la Reforma Agraria. Actualmente, en conjunto i un grupo de profesionistas destacados de laciudad de León, .majuato participa en la creación de una asociación que tiene no objetivo central la formación de jóvenes con deseos de I HI|',,II un cambio político y social de nuestro país. líNUK i Prólogo Senador Ricardo García Cervantes Introducción JeffWeldon Ricardo Espinazo Toledo 13 La importancia de la Oposición en el ejercicio del Control Parlamentario en México Cecilia Mora-Donnato 23 Gobierno Dividido en México: ElLegislativoante una nueva lógica de poder Rosa María Mirón Lince 55 La Competencia Electoraly la construcción de un Nuevo Poder Legislativo Marcela Bravo Ahuja Sesgo geográfico erTTcTasignadón de comisiones en el Congreso Federal,1997-2009 Edgar Franco, MarcosGonzález y AleisterMontfort Un mercado de disciplina partidista Ricardo Valencia y Manuel Sánchez Élites parlamentarias y profesionalización legislativa en México Laura Valencia Escamilla i Reclutamiento y liderazgo político del PRO Ricardo Espinazo Toledo, Juan PabloNavarrete y David Morales G. 77 97 121 143 169
  • 2. I Conc I de la locráCL Mena Mora, Amalia. 1999."La disciplina partidaria en las LegislaturasLVII y LVIII: el caso del PAN" en Documento de Trabajo 71, Fundación Rafael Preciado Hernández, A.C. Méndez Martínez, José Luis, (coord). 2000, Evaluación de Desempeñoy Servicio Civil deCa- rrera en la Administración Públicay los Organismos Electorales, México, Géminis, Mezey, Michael L. 1995. "La legislatura, el poder Ejecutivo y las políticas públicas. La inútil búsqueda de poder para el Congreso", en Thurber James (coord.) La Democracia Di- vidida, Cooperación y Conflicto entre el Presidente y el Congreso,Heliasta, Argentina. Morgenstern, Scott. 2001."The sectoral connection: electoral systems and legíslative co- hesión", en Documento de Trabajo, 65, México: CIDE. Nací Benito. 2002. "El Congreso propone y el Presidente dispone: las nuevas relaciones entre el Ejecutivo y el Legislativo en México", en Documento de Trabajo, 145, México: CIDE. Prud'homme, Jean F. 1997. "El PRD: su vida interna y sus elecciones estratégicas", en Docu- mento de Trabajo, 39, México: CIDE. Rubio, Luis. 2005. "Elpoder legislativo un contrapeso",en Crónica 59 Legislativa, cámara de Diputados núm. 16. Saiegh, .Sebastián. 2001. "Caudillos Provinciales, Reglas de Nominación y Carreras Legisla- tivas en la Argentina"en Revista Res Pública N° 1. Shugart, Matthew, S, 2000, "The electoral cycle and institutional sourcesof dlvided presi- dential government" American PoliticalScience Review, 82 (2), 327-343). Shugar, Matthew, S.2001. "Sistemas de gobierno en América Latina: frenos y contrapesos en una era de globalización" en Carrillo Flórez, Fernando (ed) Democracia en Déficit. Gobernabilidad y desarrollo en América Latina y el Car/be, México, Banco Interameri- canode Desarrollo. Uvalle Serrones, Ricardo. 2002. Institucionalidad y profesionalización en México retos y Perspectivas, México, Plaa y Valdes-UNAM. Valencia Escamilla, Laura. 2002. "Modernidad institucional y cambio en la función parla- mentaria", en Cuestiones constitucionales, Revista mexicana de derecho constitucional nurn.7, julio-diciembre 2002, IIJ/UNAM. pp. 169-214. Vilas Nogueira, José. 1997. "La organización de los partidos políticos" en Mella Márquez Manuel (ed.) Curso departidos políticos, Madrid: Akal universitaria, 168 Reclutamiento y liderazgo político del PRD RICARDO ESPINOZA TOLEDO* JUAN PABLO NAVARRETE** DAVID MORALES G. *** • INTRODUCCIÓN E ste trabajo es producto de.las ponencias sobre el estudio del PRD, presentadas en el II Congreso Internacional de la Asociación Mexicana de Estudios Parlamentarios. Por un lado, un marco conceptual sobre el estado de la cuestión del re- clutamiento legislativo y por otro, cómo examinar el origen, de- sarrollo y estatus del liderazgo político. Ambos esfuerzos presentan nuevas líneas de investigación,y ex- plican desde otra perspectiva vteps modelos y teorías del reclu- tamiento político. Enla primera parte ubicamos un balanceteórico de los estudios sobre el reclutamiento político-legislativo y como éstos son pertinentes para el caso del PRD. En la segunda parte ubicamos un estudio más empírico de los efectos delliderazgo. Todo el trabajo parte de una estrategia comparativa, para así de- limitar los aportes y limitacionesteóricas de nuestro objeto de * Doctor en Ciencia Política por la Universidad Paris l-Sorbonna, forma parte del Sistema Nacional de Investigadores, Preside la AsociaciónMexicanade Estidios Parlamentarios y es profesor-investigador de tiempo completo, de ciencia política, en la UAMI. ** Licenciado en Ciencia Política, Maestro en Procesos Políticos y candidato a Doctor en Procesos Políticos del posgrado en Estudios Sociales, de la UAMI. *** Licenciado en Ciencia Política, Maestro en Procesos Políticos y candidato a Doctor en Procesos Políticos del posgrado en Estudios Sociales, de la UAMI, 169
  • 3. ngre z la De Irada < L estudio. Esta investigación pretende aportar categorías propias para estudiar el liderazgo político a travésdel esquema de ciclos de poder, el cual es definido en la segunda parte. • i. RECLUTAMIENTO LEGISLATIVO ENMÉXICO La actividad política es disenso, conflicto y competencia por el poder; la cual genera un consenso democrático para la obtención pacífica del poder. Pero, ¿cuáles condiciones permiten a los políti- cos profesionales ser eficacesen su objetivo de obtener el poder y asegurar su carrera política?Intentaremos ofrecer una respuesta en esta primera parte del trabajo. Partimos de la ¡dea de que los legisladoresen México no actúan como unidades independientes frente alelectorado, sino que res- ponden a una doble lógica. Se desenvuelven como miembros de un partido y como legisladores que intentan trascender en el partido. Avanzar en e PRD no se limita a la obtención de un cargo legislativo, sino también posicionarse en un cargo dentro de la estructurade! partido, Entre los estudios sobre élites en México, dominan la perspectiva histórica, la compilación biográfica, así como la descripción de la trayectoria de los legisladores, dejando de lado los procesos de construcción de los liderazgos, por ello, en la segunda parte, enfocaremos el estudio hacia el origen y desarrollodel liderazgo del PRD. Actualmente, los partidos en México constituyen una posibilidad para acceder al poder Legislativo.La pluralidad política ha signifi- cado una lógica distinta en el desarrollo de los procesos en su Interior. Bajo condiciones más democráticas, las élites partidistas han sufrido un proceso de reestructuración, lo cual ha producido una mayor circulación de élites, surgimiento de'nuevos líderes, nuevos políticos profesionales, nuevos dirigentes, reciclaje de viejos políticos, en el caso del PRD,estos liderazgos funcionan a través de ciclos políticos. 170 R¡ca.«. Jspino— JledoS ieyWe Diversas investigaciones examinan los patrones de reclutamiento político que se dieron de manera formal e informal en el sistema político autoritario, trabajos como los de Ai Camp (1983, 1995, 1996), Peter H.,Smith (1981), FranciscoSuárez (1988), entre otros. Nuestro trabajo sugiere una gama de posibilidades teóricas para posibilitar el análisis del reclutamiento legislativo en México en un contexto democrático. 1.1 Marco de análisis La teoría de las élites sostuvo postulados básicos que han ido evolucionando a través de su revisión crítica. En el campo de la investigación empírica en México no ha tenido un desarrollo re- ciente, Este trabajo, ubica de manera alternativa el desarrollo del liderazgo desde una pers-pectiva parlamentaria y a lavez, dentro de la estructura formal del PRD.Esdecir, un liderazgo que influye dentro y fuera del partido en los espacios legislativos. La teoría clásica de las élites ha estado marcada por una línea desde G. Mosca, Vilfredo Pareic^y más recientemente W. Mills, han intentando definir y precisar la idea de clase y élite política, (Mosca, 1992: 107; Rendón, 1979: 1339). De ahí se deriva que se conciba como élite política a quien controla efectivamente el poder. Ahora bien, no sólo en el sistema político se va creando una élite política, sino al interior de los partidos políticos como el PRDse han ido generando élites que dominan el control del partido, en especifico los dirigentes de las fracciones. Robert Putnam aporta tres distintas estrategias para identificar a las élites de las no élites: 1) el análisis pos/dono/, bajo la lógica quienes estén en las posiciones más altas de estas instituciones, son los políticamente poderosos; 2) el análisis reputadonaí da importancia a las relaciones informales de poder y su método se fundamenta en preguntar a informantes sobre quién tiene el poder real en cada organización (dependiendo mucho de los in- formantes a veces tendenciosos, interesados y subjetivos); 3) el análisis deásional que analiza el proceso de la toma de las deci- 171
  • 4. sienes para saber quiénes son las personasmás influyentes (pero puede analizar una serie de decisiones específicas sin que eso implique que quien las tome, sea realmente el decisor) (Edurne, 1997:258-259). Asumimos que los partidos políticos siguen siendo los mecanis- mos institucionales que mejor logran encauzar la participación política en la democracia, por lo que retomando algunas de las definiciones teóricas (Duverger, 1980, 165; Sartori, 1998: 89), en- tendemos al partido político como: Organización política que se presenta a elecciones para cargos públicos (ejecutivos y legislativos), previa selección interna de sus candidatos, mediante procesos selectivos -libres o no-, caracterizado por distintas interacciones estratégicas delcon- junto de laélite interna, con una visión de maximizar el benefi- cio personal, de grupo, o institucional. Por otra parte, Panebianco (1995: 29-30) concibe a los partidos como sistemas de desigualdades internas, organizaciones que persiguen la obtención de ciertos fines como operar en la es- cena electoral y competir por los votos para obtener el poder político. El PRD ejemplifica muy bien estas desigualdades, no sólo en el Comité Ejecutivo Nacional, sino también en los Comi- tés Estatales. Los grupos más fuertes se Imponen sobre los más débiles en el reparto de regidurías yjefes de departamento en el ámbito municipal. Derivado de lo anterior, las élites partidariasno tienen una forma unificada, sino dividida y marcada por la lucha por el poder. Este aspecto fue muy evidente en el Frente Democrático Nacional y PRD, porque fueron fundados por diversos sectores de izquier- da, quienes compartieron el objetivo común de competir por la presidencia en 1988, pero ideológicamente divergentes. En México, para llegar a la élite política legislativa, es necesario seguir la ruta de un partido político. "Eso significa, que se haga carrera política ahí desde los inicios, comenzando como mili- tante de base y ejerciendo cargos internos hasta alcanzar posi- 172 tUU Oí. . r— I— r J clones políticas elevadas." (Edurne, 1997: 270). Este argumento no aplica del todo al caso del PRD, ya que una de las estrategias en pasadas elecciones ha sido postular a candidatos externos, por tanto, no siguen el camino definido por Edurne. En una visión conductuál y basados en el origen social,diversos autores conciben al reclutamiento político como una combi- nación de ciertos rasgos de personalidad, expectativasdel indi- viduo y predisposiciones sobre la política, lo que constituye la motivación para buscar posiciones al interior de los partidos o en los órganos de gobierno (Schwartz, 1969:552-571). Los presi- dentes nacionales del PRD, por lo menos tres han sobresalido por su personalidad, Cuauhtémoc Cárdenas, Andrés Manuel López Obrador y Porfirio Muñoz Ledo, los dos primeros como dirigentes de masas y el tercero como un interlocutor parlamen- tario ante el gobierno. Es así como se destacan algunas de las variables que pode- mos analizar como son: (a) ciertos rasgos de personalidad que pueden generar motivación para buscar cargos legislativos;(b) el entorno social y las posiciones específicastienden a ser regu- larmente asociadoscon tales motivaciones; (c) la posición social también constituye un recurso útil al Individuo en la búsqueda del cargo político (la visibilidad o el prestigio); (d) las preferen- cias de las Instituciones seleccionadoras que parcialmente de- finen la situación del reclutamiento, dándole a ciertos motivos y/o recursos más importancia que a otros (Schwartz, 1969). To- dos estos campos tienen susventajasy desventajas metodológi- cas y de referentes empíricos. Por ello es necesario centrar e interés teórico en comprender distintas fases en el proceso de selección de los cuadros de un partido y cómo consiguen obtener un cargo legislativo. 1.2 El estatus del reclutamiento El Poder Legislativo es uno de los espacios más apropiados para la comprobación empírica de los presupuestos de la teoría del 173
  • 5. I I El Condeso de m u« I , IrdoE halo |&Jeffi leldor I I .eclutamiento (mayor accesibilidad a la información; aplicación de entrevistas, información sistematizada, existencia de datos obre legislaturas y sus líderes, etc.). El término reclutamiento legislativo refiere al paso crítico en que os individuos se mueven desde niveles políticos inferiores hacia ias carreras legislativas (Norris, 1997: 1). Se puede indagar en los Diputados de los Congresos, elementos como las motivaciones, incentivos y oportunidades institucionales que entran en juego en la búsqueda de un cargo legislativo. En el PRD el ascensoes más probable si se está cerca del líder carismático. • Para aclararel panorama es necesario respondertambién ¿dónde nicia el proceso de reclutamiento para que un político se invo- .ucre en la selección de candidaturas a los órganos legislativos?; ¿cuántas y cuáles son las fases del proceso de reclutamiento le- gislativo?; ¿qué tipo de influencia ejerce el liderazgo o la maqui- naria partidista en todas las fases del proceso de reclutamiento legislativo?; ¿cuáles y qué tipo de factores institucionales con- fluyen en este proceso?, respuestas que van más allá de este tra- bajo y que requieren de un estudio profundo y sistemático. Otras investigaciones abordan el tema del reclutamiento desde el enfoque de género en el legislativo, demostrando que "los grandes perdedores en el reclutamiento del legislativo han sido por todas partes las mujeres" (Matthews, 1984: 550).Con las cuo- tas de género y la representación proporcional, las mujeres en las elecciones tienen actualmente condiciones más propicias para la participación en la competencia por los cargos legislativos, pero sigue siendo bajo.52 No obstante la limitante de la participación, desde la fundación del PRD,dos mujeres han ocupado ei cargo 52 Según el Informe del PNUD 2007 sobre los avances en el cumplimento de losObjeti- vos del Milenio,"la participación de las mujeres en política va en aumento, si bien se trata de un aumentolento. Enenero de 2007, lasmujeres representaban en todo el mundo un 17 % de los parlamentos y cámaras bajas, frente a un 13% en 1990, Sin embargo,tan sólo 19 países contaroncon al menosun 30 por ciento de mujeres parlamentarias". Objetivos de Desarrollo del Milenio, Informe 2007, ONU-PNUD, p. 13 174 de presidenta nacional, Amalia García (1999-2002) y Rosario Ro- bles (2002-2004) respectivamente. Otros enfoques analizan la estructura de oportunidad, que in- daga cómo la estructura legal e isstitucional del sistema electoral afecta el atractivo de servir al legislativo, incentivando o inhibien- do la entrada a la competencia por un cargo en los congresos. Otras aportaciones toman en cuenta la posibilidad de las legis- laturas controladas por ejecutivos y/o por la disciplina de un partido fuerte, entendido como aquél con suficiente institu- cionalización (North, 1995; Huntington, 1991) ya que puede ser menos atractivo para políticos individualistas que quieren jugar algún papel más allá que votar bajo la línea del partido. Este as- pecto ha sido muy cambiante en el PRD.La cohesión legislativa no ha tenido un momento tan divergente como en el periodo 2006-2008, en el cual, lasfracciones no coincidieron en todos los puntos, respecto del gobierno del presidente Felipe Calderón. Las dimensiones de oportunidad política para la movilidad as- cendente se pueden establecer en una tipología preliminar de legislaturas como resultado del análisis de factores comunes como el tamaño de legislaturasTtondidones de trabajo, com- pensación, beneficio político y económico, ubicación geográ- fica, compromiso de tiempo completo, entre otras. Todo ello afecta el análisis costo-beneficio en la evaluación de ambicionar un cargo en el legislativo. Lasasociaciones estadísti- cas son útiles, siempre y cuando interactúen con criterios cualita- tivos que arrojen explicaciones causales de origen social y políti- co en el reclutamiento de los legisladores. * 1.3 Influencia del reclutamiento Como alternativa al estudio de élites"creció el pluralismo, la movi- lidad socialy el desarrollo de los partidos políticos -atrapa todo-" (Czudnowski, 1970: 5-6). Por otro lado, están los trabajos que 175
  • 6. Analizan los incentivos personales que brinda un sistema político Sara desear ocupar un cargo en un congreso, que a pesar de su aparente débil aparato explicativo, logran un útil análisisdescrip- Ivo, mismo que apenas aborda el tema de la lucha por el poder Payne, 1968; Woshinsky, 1973). Para el caso del PRD,el cargo le- gislativo no representa solo un incentivo monetario, sino un ca- pital político para los líderesde las fracciones.El líder carismático Dosiciona a los miembros de su círculo cercano en puestos clave, largos, como coordinador parlamentario. Silogra esto es un líder :on la capacidad de negociar con mayores ventajas. :>el¡gman propone un proceso de tres fases generales:la certifi- cación (que otorga al político profesional la calidad de "elegible"), ^elección, y asignación del rol (Seligman, 1964: 612-626). Estas res fases nos guían en el análisis del proceso y la lucha por el )oder. Los tres aspectos están relacionados con la legitimidad iel líder medíante la aceptación y respeto de los miembros. .a decisión inicial para aspirar a una diputación, constituye un •eto para algunos miembros del partido, para otros influyen los Apoyos manifiestos de líderes de mayor estatus político, resul- ados de encuestas y sondeos electorales positivos del partido > candidato, incluso, los apoyos financieros inmediatos para las :ampañas, así como otros factores de aspiraciones políticas a orto y largo plazos. eligman llega a conclusiones interesantes sobre el nivel de im- >ortancia de la relación con grupos extrapartidarios y patroci- nadores. Se entiende al patrocinio como una de las formas de eclutamiento más comunes, consistente en mecanismos de ooptadón y designación. El patrocinio hace del individuo "el gente de grupos de interés y organizaciones" (Ai Camp, 1996: 7-28). El patrocinio puede ubicar a los allegados en puestos entro y fuera del partido, o bien como en el caso del gobierno gitimo de López Obrador, con cargos simbólicos. iguiendo las conclusiones de Czudnowski, es de mucha utili- ad contemplar el reclutamiento en la integración de las listas 176 electorales para candidaturas al congreso por representación proporcional. Regularmente en la cima se posicionan los líde- res más influyentes de los partidos, por lo que los inexpertos, jóvenes, mujeres tienen acceso a las posiciones más bajas de la lista (Czudnowski, 1970:5-6). Generalmente los líderes de las frac- ciones del PRDacomodan a los miembros más influyentes en los tres primeros lugares de las listas de representación proporcio- nal, esto aplica tanto a nivel federal como local. En el sistema autoritario del pasado, ser miembro del partido hegemónico (Partido Revolucionario Institucional) era requisito previo para aspirar a un cargo en las legislaturas (de órganos lo- cales y federales), por eso el número de individuos con posibili- dades era limitado, porque además dependía de la influencia de los mentores de los reclutas potenciales ante el decisor defini- tivo que era el presidente en turno. Sedaba una combinación de instituciones formales con informales (Ai Camp, 1996: 21). En el PRD, el reclutamiento sigue un patrón diferente. La carrera en el PRI comenzaba desde los cargos locales, federales,gubernativas, senado y finalmente la presidencia de la República. En el PRD, la trayectoria es atípica, los dirigentes pueden comenzar como diputados locales y pasar de inmediato a otro cargo más alto, o bien saltar a uno dentro de la estructura del partido y luego regresar nuevamente a cargo local. Esdecir, las carreras políticas no siguen un patrón tan rígido como en el PRI. En general, la exploración anterior aspira a servir como una breve guía y estrategia metodológica respecto de la investigación del reclutamiento del PRD. Sitúa también oportunidades y limita- ciones a los que se enfrenta el investigador interesado en el tema del reclutamiento y el liderazgo partidista. Los aportes de los diversosautores nos orientan a estudiar face- tas que no han sido suficientemente examinadas, lo cual, repre- senta un reto teórico y empírico. En esta primera parte del tra- bajo se asume el reclutamiento legislativo" como eje de una agenda de investigación pendiente en el ámbito nacional y local. 177
  • 7. in la siguiente parte ubicaremos cómo el reclutamiento incide sn la eficacia del iiderazgo y produce efectos sobre la estructura prgánicadel partido. 2.. LOS CICLOS DEL LIDERAZGO EN EL PRD n esta parte examinaremos la participación del liderazgo for- nal e informal del PRDante el gobierno federal y el Congreso de Unión durante el periodo 1989-2008. El esquema teórico ex- Duesto en la primera parte será de gran utilidad para consolidar uestra explicación, Cabe destacar que el análisis no se enfoca n términos cuantitativos, como el tipo o número de iniciativas resentadas, sino en cuestiones cualitativas de los presidentes agonales delPRD. a metodología incluye el esquema de ciclos de poder, con un nicio, climax y descenso del liderazgo carismático. En éste ubi- amos varios tipos de liderazgo: carismático-dominante,53 caris- nático-integrador y liderazgo-admlnistrativo, nociones construí- as específicamente para el caso del PRD. tema del Ilderazgo en el PRDha producido una influencia en percepción ciudadana acerca de la intransigencia o capacidad ara negociar de sus dirigentes. Si bien históricamente ha par- ¡pado como partido de izquierda, la actuación de sus líderes a representado lo-gros y desaciertos político-electorales, de acuerdo al nivel de poder y la autoridad. intender el estudio del liderazgo como proceso dinámico, in- :luye factores como la cooperación mutua, consolidación y la es- abilidad en la toma decisiones. (Bruhn, 1997). En la teoría de las )rganizaciones el líder requiere combinar factores para alcanzar 3 El líder dominador impone su voluntad con independencia de los deseos del grupo vlurphy, 1958:113). 178 r r objetivos específicosy esto repercute en la postura anteactores externos al partido. En la actualidad los líderes de los partidos, no solo del PRDenfren- tan un ambiente político adverso, faltade credibilidad y'tuestlona- miento de su actividad profesional-electoral." (Alarcón2003, 8).La capacidad del líder está íntimamente relacionadaa sus caracterís- ticas carismáticas y la posibilidad que ofrece a sus seguidores de un acomodo en la estructura del partido. El reclutamiento como señalamos en la primera parte puede seguir una ruta institucional en el Congreso, o bien una ruta en la estructura del partido, por tanto se convierte en un competencia en ambos niveles, Los partidos compiten como agentes racionales (Downs, 1973: 26) lo cual refleja que la prioridad del PRD es alcanzar cargos o puestos legislativos, y que la unidad del partido ha quedado en segundo plano. El PRD ha modificado su actuación hacia la eje- cución de políticas (Faxas, 2004), así como la interlocución ante el gobierno (Ramírez, 1982:19). El liderazgo político del PRD es interpretado a partir de dos fac- tores: la posición ante el gobierno federal y la postura del partido en el Congreso de la Unión, La reflexión mediante le metodología de ciclos políticos, concibe un proceso cambiante del liderazgo formal e informal de los presidentes nacionales del PRD. Cuauh- témoc Cárdenas y Andrés Manuel López Obrador, personajes fundadores, son quienes más sobre-salen por su capacidad para dirigir al partido, aunque con diferencias sustanciales en su par- ticular estilo de gobernar. 2.1 La política de cuestionamiento 1989-1993 Después de las elecciones presidenciales de 1988, una de las estrategias del Frente DemocráUop Nacional fue el cuestiona- miento electoral para contrarrestar la legitimidad del gobierno de Carlos Salinas. EL PRD se mantuvo con reservas acerca de las negociaciones legislativas. ¿Pero el PRD podía actuar de otra 179 I
  • 8. I- manera? La respuestaes que existíandos posturas:la reformistay rupturista.54 La primera implicaba aceptar la victoria presidencial de Carlos Salinas, negociar de forma activa reformas constitucio- nales en el Congreso y enfocarse al aumento de competitividad electoral en las elecciones intermedias de 1991. La segunda in- cluía establecer una postura de cuestionamiento permanente con el gobierno, además de tomar carreteras y palacios munici- pales. (Martínez 1995, 313). El PRD optó por ¡a segunda postura (Castañeda 1992). Cuando un partido depende de sus figuras carismáticas, el peso del éxito o derrota recae en el líder. No es exagerado pensar que "los miembros del Congreso mexicano están alineados con las dirigencias de los partidos" (Casillas 2000, 196). La estrategiade cuestionamiento fue pertinente durante los dos primeros años (1988-1989), porque colocó al partido como una organización critica. Entre 1990-1991 la estrategia fue difícil por la respuesta del gobierno de Salinas al efectuar reformaselectora- les y crear el Instituto Federal Electoral (IFE). La respuesta política del Presidente y del PRI cambió el contexto político a favor del gobierno. El Ejecutivo estableció mecanismos de negociación con los lí- deres parlamentarios de los partidos de oposición, incluidos ac- tores importantes como Porfirio Muñoz Ledo, líder de la fracción reformista (Reveles,2004:37; Casillas 2000). Éste comenzó un pro- ceso de relevar estrategias ante el gobierno federal. Se comenzó a notar una primera escisión de principios político-ideológicos. Mientras Cárdenasproponía otro régimen político, Muñoz Ledo proponía su adecuación. 54 En el PRDse consideraron dos tipos de fracciones la rupturista y la reformista: la rup- turista encabezada por Cárdenas asumía la fatalidad de la descomposición social y el de- rrumbe inevitable del sistema y que apostaba al estallido de la indignación popular con la esperanza de una transformación más profunda de las relaciones de poder. Mientras, los reformistas se enfocaban en que los cambios al sistema político y electoral traerían como consecuencia la apertura democrática (Reveles,2004:37). :i80 Kicarc fe y We¡ h Esperanza Palma (2004) señala muy bien las diferencias acerca de a postura de ambos políticos, mientras el primero estableció una estrategia de intransigencia democrática, el segundo pro- ponía un pacto democrático. La política de cuestionamiento fue aplicada por el dirigente na- cional del PRD durante el periodo 1989.1993. Las acciones más representativas de su liderazgo se presentan en el cuadro no. 1. Éstas fueron cuestionarel origen y resultado de las elecciones de 1988 y 1991, lo cual produjo una relación tensa con el gobier- no de Carlos Salinas, así como una participación limitada en el Congreso de la Unión. Eltipo de liderazgo aplicado fue carismáti- codominante, colocándolo como el líder que sobresalía en el partido. "El PRD,se ubicó en un esquema de .corte maximalista que provocó su (auto) exclusión de los procesos y resultados ne- gociadores" (Martínez, 1995: 314). Cuadro 1 Tipo de liderazgo periodo 1988-1993 Acciones de losdirigentes . Tipo de liderazgo Cuauhtémoc Cárdenas i a. Política de entontamiento i Carismático-dominante 1988-1993 : b. Relación tensa con el gobierno c. Participación limitada en el Congreso • Fuente: Elaboración propia con base en documentos del PRO en el Instituto de Estudios de la Revolución Democrática. 2.2 La política de conciliación 1993-1996 Porfirio Muñoz Ledo, nuevo presidente nacional del PRD definió la meta de su dirigencia en los siguientes términos:"entramos en la fase definitiva de la disputa por e poder público, alentados por una mayor y mejor vida partidaria."(Muñoz Ledo, 1993:1). Para cumplir e objetivo, el partido debía mantener un rostro transpa- rente ante los medios de comunicación y un tono discursivo que convocara a la unidad democrática. Invitó a todos a superardis- 181
  • 9. cordias y frustraciones. Yolanda Meyenberg sintetiza su gestión como dirigente en los siguientes términos: Entre 1993 y 1996 Porfirio Muñoz Ledo intentó imprimir una nueva imagen del PRD,a través de un cambio de estrategia. El discurso rupturista setransformó en una disposición al diálogo, además fue es este periodo donde se planteó el primer in- tento de institucionalización y actualización del partido. El PRD decidió por fin acogerse al acuerdo general de los partidos y optar por la vía electoral a la transición a la democracia. A partir de esa decisión el PRD se incorporó a las negociaciones que definirían las directrices de la reforma electoral. Su intención negociadora, con la que parecía acercar al partido a la dinámica reformista prevaleciente en las otras fuerzas políticas (Meyen- berg, 2004: 58). La relación con el gobierno y ante Congreso de la Unión no fue tan áspera. En la Cámara de Diputados su participación fue más activa, no tan restringida como con Cuauhtémoc Cárdenas.En 1994 el PRD consiguió aumentar el número de Diputados, de (40 a 65) lo cual colocó al partido en una situación más competitiva. El cambio de actitud fue imprescindible, porque seencontraba en una nueva posición de negociar.Laautoexclusiónen elCongreso ya no resultaba rentable,en términos políticos-electorales. Una de las prioridadesde Porfirio Muñoz Ledo fue insertar alPRD en la competencia electoral por el Congreso de la Unión. "En la elección no estamos, planteando sólo una necesidad de una al- ternancia en el poder, sino la construcción de una nueva mayoría nacional". (Muñoz Ledo, 1994: 2). Esto implicaría un alto nivel de diálogo y consenso entre lasorganizaciones de izquierda En las reformas electorales secundarlas llevadas a cabo durante este año participaron la mayoría de los partidos de oposición -aunque el PRDno estuvo de acuerdo en algunos dictámenes- Lipset señala que ios partidos"fuerzana los portavocesde los di- versos puntos de vista e intereses contrapuestos a llegar a acuer- dos, a escalonar peticiones y a agregar presionesen los espacios legislativos" (Lipset y Rokkan, 2001: 236). 182 Durante su dirigencia -ver cuadro no. 2- se establecieronrela- ciones ante los demás partidos, con el gobierno de Carlos Salinas y Ernesto Zedillo. Promovió reformas en la plataforma político- electoral para las elecciones de 1994 con una visión reformista de la actuación del grupo parlamentario delPRD. Cuadro 2 Tipo de liderazgo periodo 1993-1996. Porfirio Muñoz Ledo (1993-1996) Accionesde losdirigentes a. Interacción política en el Congreso de la Unión y nexos institucionales con el Poder Ejecutivo b. Responsable de la estructura político- administrativa del PRDdurante el periodo 1993-1996 c. Promotor de una visión reformistade la democracia Tipo de liderazgo Concilíador- parlamentario Su liderazgo lo ubicamos como conciliador-parlamentario, ya que basó sus acciones en reestablecer la posición política del partido en las instancias legislativas. Elobjetivo del partido ya no se limitó a la búsqueda del poder presidencial, sino enposicionar fuertemente el número de legisladores como contrapeso efec- tivo ante el Poder Ejecutivo. El liderazgoejercido por Muñoz Ledo se distingue al de Cuauh- témoc Cárdenas, porque no fue carismático, ya que no contaba con una estructura y bases sociales propias. Fue un operador político en términos parlamentarios, sin problemas de cohesión partidaria, pero restringido para controlar completamente a las fracciones. 183
  • 10. 2.3 La política de interlocución 1996-2000 Durante este periodo surge el liderazgo de Andrés Manuel López Obrador como dirigente del PRD. Éste llegó a ladirección del parti- do mediante elecciones internas abiertas a la militahcia, lo cual le permitió pactar y negociar ante lasfracciones internas.La política de interlocución fue activa con el gobierno de Ernesto Zedillo. La relación del PRDcon el Poder Legislativo,en particular con los partidos representados durante abril y junio de 1996 fue de con- cordia. Los temas de la agenda política del PRDfueron "las comi- siones en el Congreso y asuntos del IFE" (ElFinanciero, 1996:23). Para Peter Merkl los partidos deben participar en la "generación de programas y políticas de gobierno, coordinación y control de los órganos de gobierno"(Merkl, 1981: 7). Destaca una función re- troactiva al generar proyectos que vinculan sociedad-gobierno, a través de una comunicación institucional. Estudiar al liderazgo del PRD con este enfoque ayuda a explicar el comportamiento nego- ciador en dos planos: por el lado externo, las negociaciones con otros partidos en los espacioslegislativos,la relación con el Poder Ejecutivo en losaspectosde diálogo, cooperación y comunicación política. En el aspecto interno para la obtención de privilegios, asignación de candidaturas y renovación de dirigentes, asícomo para mantener el control del partido. También permite establecer fuentes de poder e influencia en la adopción de decisiones. Después de las elecciones federales de 1997, el PRD se colocó como una oferta competitiva, además de alcanzar un número importante de escaños (118 Diputados y 17 Senadores).55 Los dirigentes del partido fijaron una postura conciliadora con el gobierno federal, La posición política del PRD la ubico como in- terlocución activa. Esperanza Palma define la estrategia del diri- gente, de la siguiente manera: "López Obrador daba prioridad a 55 Fuente: Instituto Federal Electoral, www.ife.org.mx 184 raroo 10/d u r" I [~ la consolidación del partido como partido-movimiento y como un intermediario entre el gobierno y las organizaciones sociales, esto es,como un partido gestor."(Palma,2004: 211). Francisco Reveles confirma la actitud activa del PRD ante el go- bierno federal."No somos opositores por sistema del Presidente Ernesto Zedillo." (Reveles, 2004:378). La dirigencia nacional de Ló- pez Obrador fue la oportunidad de situarlo como competitivo, capaz de obtener victorias en todos los ámbitos de gobierno, a través de postular candidatos externos, principalmente prove- nientes del PRI, Se dio una continuidad de las estrategiasconciliadoras de Mu- ñoz Ledo, agregando la capacidad de integración política. En este contexto el PRDestableció relaciones como partido gestor- intermediario con el gobierno dejErnesto Zedillo en el marco de la reforma electoral de 1996-1997" López Obrador se fue convlrtiendo en un líder en crecimiento ante las bases políticas y sociales del partido. Con el incremento de legisladoresen la Cámarade Diputados, el PRDparticipó acti- vamente en otras iniciativas importantes, Eltipo de liderazgo fue- carismático-integrador,56 ya que retomó la capacidad de movili- zación y manejo del contexto para el PRD. Sin embargo, también existieron diferencias al interior de la fracción parlamentaria del PRD. El periodo 1996-1999 constituyó un avance fundamental para las estrategias políticas y electorales del PRD.En éste no sólo se amplió el tipo de objetivos y participación política, sino que se .mantuvo en términos ge-nerales una estabilidad interna, a ex- cepción de la repetición del proceso de relevo de la dirigencia, donde Amalia García resultó triunfadora. 56 El líder integrador es espontáneo y flexible. Incorpora las cualidades del grupo. En medio de lasdiferencias descubre objetivos comunes. (Murphy, 1958:113). 185
  • 11. Ingres [laDei vacia L En el cuadro no. 3 se muestran las accionesmás sobresalientes de la dirigencia de López Obrador. En la siguiente sección, abordaré la política aplicada por el partido durante un complicado perio- do: 2000-2008. CuadroS Tipo de liderazgo periodo 1996-1999 Acciones de losdirigentes Andrés Manuel a. Partido Intermediario-gestor ante el López Obrador i Legislativo y Ejecutivo (1996-2000) b. El PRO participó en las reformas I constitucionales de 1996 c, Líder del aparatopolítico y bases | sociales del PRO Tipo de liderazgo Carismático-integrador Fuente; Elaboración propia con base en documentos del PRO en el Instituto de Estudios de la Revolución Democrática. 2.4 La política de defensa-electoral 2000-2008 La alternancia en la presidencia de la República fue parte de un largo proceso de transición a la democracia, en la cual "los ciuda- danos fueron un actor fundamental" (Paramio,2003). López Obrador después de dirigir al PRDde manera efectiva en términos de rentabilidad electoral, accedió a la candidatura para jefe de gobierno del Distrito Federal. Después de ganar la elec- ción su administración pública se enfrentaría constantemente con el gobierno de Vicente Fox. En este contexto se dio un re- torno hacia la política de enfrentamiento con el gobierno, con la diferencia que las acciones se orientaban como estrategias defensivas. El gobierno panista "aplicó viejas prácticas del PRI" (Hernández, 2003:821). Durante el periodo 2000-2005 el liderazgo de López Obrador soportó fuertes ofensivas.El desafuero en la Cámara de Diputa- 186 Ricardi iinoza Ido&J |yWek h dos representó una intensa campaña por separarlo de su cargo y limitar su candidatura. (Cárdenas Gracia, 2006: Flores, 2000). La fracción del PRDen el Congreso defendió al candidato, sin em- bargo, el PAN y el PRIaprobaron el desafuero. El enfrentamiento permanente entre López Obrador y el PresidenteVicente Fox se convirtió en una obsesión política en ambos personajes,princi- palmente en los medios de comunicación. Durante este tiempo el carisma de López Obrador pareció no mostrar fisuras políticas. La popularidad se mantenía, sin em- bargo, la contienda se mostró más cerrada. El año 2006 repre- sentó el momento de la caída del climax de su liderazgo caris- mático-integrador, y el regreso de uno carismático-dominante. La popularidad y capacidad de movilidad social llevaron a López Obrador a establecerpor si mismo las estrategias del partido, La consecuencia fue la derrota en la elección presidencial. Después de las elecciones del 2006 la situación con el Congreso ha sido realmente complicada. En el PRD las fracciones se han ido dividiendo; el apoyo incondicional hacia López Obrador se ha diluido y existe un enfrentamiento constante entre lafracción de Nueva Izquierda y sus seguidores. El objetivo político de las fracciones del PRDya no es simplemente estar representados en el Congreso, sino ubicarse como la fuerza interna más fuerte."La actividad parlamentaria en el Congreso se ha transformado en autentica arena política para la exposición y reso-lución de con- troversias. (Casillas, 2000:100). El problema no se limita a la falta de control de las fracciones del PRD, si-no la indisciplina en la votación de las iniciativas.Para Lu- jambio a partir del 2000 las tendencias de votación indisciplina- das fueron consecuencias de la llegada de nuevos Diputados no alineados de los distritos uninominales (Lujambio, 2002). La posición de los legisladoresdel PRDen e! Congreso fue singu- lar, La actuación de Ruth Zavaleta ha sido muy criticada, princi- palmente por Loenel Cota, Alejandro Encinas y Javier González. 187
  • 12. Otra divergencia ocurrió cuando los seguidores de López Obrador clausuraron latribuna del Congreso. Elenfrenta miento ocurrió en- tre Jesús Ortega, Carlos Navarrete, Rene Arce, Víctor Hugo Círigo ante Ricardo Monreal, Yeidckol Polevsy, Javier González, Leonel Cota y Alejandro Encinas. Consolidar la cohesión del partido es un reto pasado y actual, pero depende de las propias fracciones. Las diferencias de los posicionamientos entre los legisladoresdel PRD corresponden a su origen fundacional, ya que la polarización ideológica no parte del estado actual del partido, sino de las con- secuencias y fallas de la ínstitucíonalízación heredada del pasado. En el PRD,la diferencia de los niveles de cohesión vario menos al pasar de una legislatura a otra. Desde su fundación basada en una coalición disímil e inestable, el PRDha sido un partido fragmentado y en ocasiones polarizado. Este carácter impro- visado ha llevado al partido a integrar distintas corrientes políti- cas que distan mucho de tener una concepción homogénea lo que ha causado desacuerdos tanto en dirigencia como en sus grupos legislativos. (GonzálezTule 2007, 193). En términos de cohesión partidaria, Everardo Rodrigo Díaz coin- cide con González: El PANy el PRDse mostraron como partidos altamente indisci- plinados, siendo el primero un poco más cohesionado y con menos disidencia (8.5% para el PAN) que el segundo (12.1% de tasa de disidencia para el PRD). Notablemente, los tres partidos tendían a mostrarse más cohesionados en materia económica que en otras áreas (Díaz, 2006:49). Ante este contexto, ¿qué necesita el PRD para fortalecer su ac- tuación organizacional y electoral? Mainwaring y Zoco (2007) señalan que los partidos deben generar lazos fuertes entre ciu- dadanos y partidos, y por lo tanto, promover estabilidad en la competencia interpartidista. El PRD no sólo necesita vincularse más con la ciudadanía, sino reorientar su programa y plataforma electoral como partido de 188 r izquierda. Su oferta y discurso político de enfrentamiento se en- cuentra desgastado, lo cual es síntoma de adaotarse al nuevo entorno. La izquierda no ha debatido a fondo lasrazones de su derrota en 2006. Su candidato, López Obrador, presentó un programa que difícilmente podría ser considerado de izquierda, pero lo hizo con una actitud muy ruda, que alejo a los sectores más modera- dos y se sumó al falso idealismo de partidos. (Bartra, 2007: 1). Las características generales de este periodo se muestran en el cuadro no. 4. Cuadro 4 Tipo de liderazgo período 2000-2008 Acciones de los dirigentes Andrés Manuel ; a. Defensa de Andrés Manuel López Obrador López Obrador i b.Desafuero (2000-2006) • c. Liderazgo personalista Tipo de liderazgo Carismático dominante Andrés Manuel : a. Derrota en las elecciones presidenciales : Reacomodo del liderazgo López Obrador b. Retorno del liderazgo carismáticodominante i Liderazgo carismático (2006-2008) cuestionado « CONCLUSIONES El reclutamiento político es un factor primordial para definir el alcance y limitaciones de los liderazgos del PRD. Seguir la ruta de los miembros permite ubicar hacia donde se dirigirá su lealtad. La cohesión de los legisladores en el Congreso depende del tipo de arreglos entre los líderes de lasfracciones,por tanto, la unidad depende más factores político-electorales que ideológicos. Como se señaló en la primera parte de este trabajo, los factores como ¡a personalidad y la capacidad de movilización son utiliza- 189 I
  • 13. jemo Ricard' bmoza dos por los líderes para promover y ubicar a sus allegados,lo cual determina el grado de influencia formal e informal. El estado de la cuestión arroja que existen líneas de investigación pertinentes para el análisis no sólo teórico, sino empírico delPRD. En la segunda parte del trabajo el liderazgo de Cárdenas durante su gestión como presidente nacional excluyó al PRD de las ne- gociaciones importantes en el Congreso. La administración de Porfirio Muñoz Ledo reorganizó los objetivos político-electorales del PRD,al orientar la búsqueda no sólo de la presidencia de la República, sino alcanzar posiciones legislativas significativas en la Cámara de Diputados y Senadores. La llegada de López Obrador fue determinante para situar al PRD de manera competitiva en los procesos electorales, locales y federales. Su liderazgo carismático-integrador propició la am- pliación de la base electoral y legislativa del partido. Después del año 2000, el partido se encuentra en un proceso de enfrenta- miento constante con el gobierno federal, lo cual ha producido, nuevamente una relación tensa entre la fracción parlamentaria del PRD con el PRIyelPAN, El liderazgo del PRD ha tenido tres etapas, el primero como do- minante entre 1989-1993, con Cuauhtémoc Cárdenas, periodo de tiempo donde el partido no creció sustancialmente. La se- gunda, como integrador, 1993-1999, en la cual el PRDalcanzósu posicionar en todos los ámbitos de gobierno. Latercera,ubica un retorno de estrategias dominantes, 2000-2008, en ésta el partido volcó todo el apoyo hacia López Obrador en la elección presi- dencial de 2006. Sin embargo, después del resultado, el sopor- te político-burocrático, se ha alejado, sobre todo de fracciones como Nueva Izquierda de Jesús Ortega. El PRD no solamente se encuentra en un proceso de recom- posición de su liderazgo, pues existen diversos dirigentes con influencia sobre el aparato político, pero ninguno de ellos con la capacidad carismática necesaria para ser considerado como 190 jyWek j>- h ) un líder moral, sino también se encuentra en redefinir su perfil político como partido. Las complicadas elecciones internas muestran las diferencias para renovar el Comité Ejecutivo Nacional, proceso dejó irregu- laridades y descalificaciones. Este tipo de elecciones cumplen la función de vincular al partido con la ciudadanía,y proveer obje- tividad y transparencia (Haro 1992, 286). El PRD enfrenta un momento crucial, la definición del objetivo político, con miras a las elecciones intermedias de 2009 y 2012. Seguir como partido opositor al gobierno de Felipe Calderón, como lo fue Cuauhtémoc Cárdenas ante Salinas durante 1989- 1993, con resultadospoco alentadores, o reorientar nuevamente la capacidad de integración y negociación como lo fue el perio- do 1996-1999, en el cual alcanzaron su máximo crecimiento en términos políticos yelectorales. • BIBLIOGRAFÍA Aberbach, Joel D,,Robert D., Putnafn, and Bert A. Rockman. (1981), PureaucratsandPoliti- cians m Western Democracies, Harvard University Press. Cambridge. Alarcón Olguín, Víctor. 2003. "Lateoría de los partidos políticos ante los retos del cambio de siglo",en Polis, UAM. México. Bartra, Roger. 2007. "Una especie en extinción", la izquierda mexicana tras la derrota" en Nuevo Sociedad, núm. 211, septiembre-octubre. Bruhn, Kathleen. 1997. Taking on Goliat: TheEmergency ofthe NewLelt Party and Strggle for Demoaacy ¡n México, Philadelphia, The Penn State University Press. Camp, Roderic Ai. 1996. Reclutamiento político en México, 1884-1991, Siglo XXI. México. . 1983. ¿oslíderes políticos de México: su educación y reclutamiento, FCF.. México. Díaz Gómez, Everardo Rodrigo. 2006. "Desempeño legislativo y disciplina partidista en México: la Cámara de Diputados, 2000-2003", Confines 2/3, enero-mayo, ITESM. Mé- xico. Downs, Anthony. 1973. Teoría económica de la democracia, Tecnos. Madrid. Cárdenas Gracia, Jaime, 2006. "Consideraciones jurídicas sobre el desafuero de Andrés Manuel López Obrador", Boletín Mexicano de Derecho Comparado, nueva serie, año XXXIX, núm. 116, mayo-agosto. Casillas, Carlos Enrique. 2000, "El Congreso en el cambio político de México", El Cotidiano, marzo-abril, Vol. 16, núm, 100, UAM. México. Czudnowski, Moshe M. 1970,"Legislative Recruitment under Proportional Representation in Israel: A Model and a Case Study,"Midwest Journalof Political Science,núm. 14. 191
  • 14. -» El Congreso de la Democracia . Duverger, Maurice. 1980. Los partidos políticos, FCE. México. Edurne, Uriarte. 1997. "El análisis de las élites políticas en las democracias"en Revista de Es- tudios Políticos, núm. 97.España. Faxas, Laura. 2004. Gobernabilidad, democracia y política, ponencia Universidadde Chile, Fundación Global Democracia y Desarrollo. Tomado del sitio: http://www.funglode. org/davesdelmundo/2004/04/270404.htm Flotes, Imer. 2006."A propósito del desafuero de Andrés Manuel López Obrador"en Cues- tiones Constitucionales, núm. 14, enero-junio. González Tule, Luis Antonio. 2007. "Cohesión partidista en la Cámara de Diputados en México. El caso del PRI, PAN y PRD", Revista de Investigaciones Políticas y Sociológicas, Vol. 6, núrn. 002, Universidad de Santiago Compostela, España. Hato, Ricardo. 1992. "Elecciones primarias y abiertas. Aportes para una mayor democra- tización del sistema político", Revista de Estudios Políticos, núm. 78, octubre-diciem- bre. Hernández, Rodríguez, Rogelio. 2003. en Foro internacional, no, 174, Colegio de México, México. Huntington, Samuel. 1991. El orden político en las sociedades en cambio, Paidós, Argen- tina. Lipset, Seymor y Stein, Rokkan.2001."Estructuras de división, sistema de partidos y alinea- mientos electorales", en Diez textos de ciencia política, Ariel. Barcelona. Lujambio, Alonso. 2002. Elgobierno congresional. México, UNAM, México. Mainwaring, Scott y Zoco, Edurne. 2007."Secuencias políticas y estabilización de la com- petencia partidista: volatilidad electoral en viejas y nuevas democracias" América Latina Hoy,Vol. 46, Universidad de Salamanca. España. Martínez Rodríguez, Antonia. 1995. "Las elecciones federales mexicanas de agosto de 1994" Revista de Estudios Políticos, núm. 88, abril-junio. Matthews, Donald R.Nov., 1984."Legislative Recruitment and Legislative Careers", Legisla- tiveSt'udies Quarterly, vol. 9, núm. 4. Merkl, Peter.1981."La función legitimadora del líder", en Revista de Estudios Políticos, Uni- versidad de la Rioja. España. Meyenberg Leycegy, Yolanda.2004. "El PRD.La pugna por un liderazgo" en Espinoza To- ledo, Ricardo, y Mirón Lince, Rosa María, (coords.), Partidos políticos en México:nuevos liderazgos y relacionesinternas de autoridad, UAM/AMED/UNAM. México, Mosca, Gaetano. 1992. La clase política, FCE.México. Murphy, Albert, J. 1958. "El estudio del proceso del liderazgo", en Browne, C. G y Cohn, Thomas, S. (coords.), Estudio del liderazgo, Paidós. Buenos Aires. Morris, Píppa. 1997. Passages to Power. Legislative recruitment in advanced democracies, Cambridge University Press. North, Douglas. 1995. Instituciones, cambio institucional y desempeño económico, FCE. México. Palma, Esperanza. 2004, Las bases políticas de la alternancia en México. Un estudio del PAN ye/PfíD, UAM. México. Panebianco, Angelo. 1986. Modelos departidos, Alianza. Madrid. Paramio, Ludolfo. 2003."Frustraciónde los electores y crisis de la democracia",Revista Elec- trónica Cuatrimestral, Madrid, Año I -Número 2- Septiembre. Payne, James L. 1968. Patterns ofConflictin Colombia, New Flaven: Yale University Press. Ramírez, Manuel. 1982."El sistema de partidos en España, tras eleccionesde 1982" Revista de Estudios Políticos, núm. 30, Noviembre-diciembre, Madrid. 100 . Ricardo Espinoza Toledo & Jeffrey Weldon «- Rendón Corona, Armando. 1979. "Enfoques sobre la élite del poder", en Revista Mexicana de Sociología, vol. 41, núm. 4, oct- dic, UNAM. México. Reveles Vázquez, Francisco. 2004. "Fundación e institucionalización del PRD:liderazgos, fracciones y confrontaciones", en Reveles Vázquez, Francisco (coord.), Partido de la Revolución Democrática. 'Los problemas de la instiludonalizadón, Gernika, UNAM. México. Sartori, Giovanni. 1989. Partidosy sistemas de partidos, Alianza Madrid. Seligman, L.ester. 1964, "Élite Recruitment and Political Development"; TheJournal of Po- //r/cs,Vo!. 26, núm. 3. Smith, Peter H. 1981. Loslaberintos del poder, Siglo XXI. México. Suárez, Francisco. 1988. "La Élite Política", Revista Mexicana de Sociología, Vol. 30, No. 3, jul- sep, UNAM. México. Schwartz, David C. 1969. "Toward a Theory of Political Recruitment", The Western Political Quarrer/y.Vo!. 22, No. 3, Sep. • FUENTES HEMEROGRÁFICAS Castañeda, Jorge. (1992), Proceso, núm. 819. Muñoz Ledo, Porfirio.(1993), "Mensaje del Senador Porfirio Muñoz Ledo en la apertura del II pleno del Consejo Nacional del PRD", Carpeta núm 12del CEN, Instituto de Estudios de la RevoluciónDemocrática, México, 9 septiembre, p. 1. Muñoz Ledo, Porfirio. (1994), "Discurso del senador Porfirio Muñoz Ledo, presidente na- cional del PRD en el V pleno del segundo Consejo Nacional", Carpeta núm 12 del CEN, Instituto de Estudios de la Revolución Democrática, México, 5 marzo, p. 2.