Your SlideShare is downloading. ×
La Gioconda_LEONARDO
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×

Saving this for later?

Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime - even offline.

Text the download link to your phone

Standard text messaging rates apply

La Gioconda_LEONARDO

2,106
views

Published on

Published in: Education

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
2,106
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
176
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Historia del Arte (BCS2)ARTE DEL RENACIMIENTO Lámina_28 La Gioconda (Leonardo da Vinci)Hombre renacentista por excelencia,el autor del retrato de esta enigmáticamujer legó a la Historia una nuevamanera de concebir la pintura. LaGioconda, gracias a la técnica del“sfumato”, parece una representaciónentre irreal, angélica y humana.En el siglo XVI, Giorgio Vasari llegó aescribir sobre ella que: “Si fijas lamirada sobre el cuello, podrías jurarque le palpita el pulso”.1. Identificación. Título: La Gioconda (o Monna Lisa). Autor: Leonardo da Vinci. Estilo: Renacimiento (Cinquecento). Técnica: óleo. Soporte: tabla (77 x 53). Cronología: 1503 - 1505. Localización actual: Museo del Louvre (París). Tema: Durante siglos, La Gioconda fue admirada como símbolo de la belleza serena. El cuadro refleja tanto el físico como el alma de esta mujer que no ha podido ser identificada con plena seguridad.2. Análisis formal.Elementos plásticos.Quizá lo que más llama la atención de La Gioconda es su enigmáticamirada y no menos misteriosa y atractiva sonrisa. La ausencia depestañas y cejas, así como la coloración verdosa del rostro, que se debea una mala restauración, contribuye a aumentar su magnetismo.Para conseguir esta mirada y esta sonrisa tan especiales, Leonardo pintócon paciencia y parsimonia sobre un delgado y frágil soporte de maderade álamo, que preparó con varias capas de enlucido. Primero dibujó a lamujer directamente sobre el cuadro y después pintó al óleo con los coloresmuy diluidos para poder poner innumerables capas transparentes que,gracias a superposiciones múltiples, confirieron al rostro efectos de luz y desombra muy naturales.El paisaje del fondo, con sus dos partes imposibles de enlazar, contribuye aacentuar la sonrisa de la mujer.Leonardo difuminó sobre todo los ojos y los labios, aunque también empleó el“sfumato” en los rizos que caen sobre los hombros de la mujer y se fundencon las rocas y con los pliegues del chal.Con el sfumato, Leonardo consiguió recrear los efectos sutiles de la luz sobre lapiel y el paisaje, una imitación perfecta de la carne y una semioscuridad tanreveladora como mágica. La luz, mortecina e irreal, y la paleta de colores, muysombría, dulcifica el retrato.Composición.La composición es aparentemente sencilla: una mujer sentada en una silla conbrazos y frente a un paisaje. La dama gira el cuerpo hacia un lado y dirige unaenigmática mirada hacia el espectador. Lo realmente difícil es conseguir quenada parezca inmóvil, de manera que incluso las formas del paisaje parecenfundirse unas con otras. 1 IES Lacimurga C. I. Javier Pérez (IES Lacimurga)
  • 2. Historia del Arte (BCS2)ARTE DEL RENACIMIENTOLa Gioconda no está pintada desde fuera, sino que como ocurre con el paisaje del fondo, está concebida desdedentro. El punto donde convergen todas las miradas es la cara de la mujer, aunque hay un segundo punto deinflexión: sus manos, bellamente modeladas y entrelazadas.Para realzar su aire de misterio, Leonardo recurrió a un recurso que sólo un gran pintor podría haber utilizadocon éxito: los dos lados del cuadro no coinciden exactamente ni en la cara ni en el paisaje de fondo. Así lalínea izquierda del horizonte parece más alta que la derecha, de forma que, cuando el espectador mira el ladoizquierdo del cuadro, la mujer parece más alta y la expresión es diferente que si observa la parte derecha. Elresultado es que la dama se presenta como un ser vivo que cambia continuamente ante los ojos delespectador.3. Análisis iconográfico.Contenido.Tan enigmática como la expresión de La Gioconda es su identidad. Se ha dicho de todo, desde que es laexpresión del ideal de belleza del autor hasta que representa a un adolescente vestido de mujer, o a unaamante de Giuliano de Medici o del propio Leonardo. También se ha identificado con la mujer del ricoflorentino Francesco del Giocondo. Existen incluso serias dudas sobre si el propio Leonardo terminó el cuadro.La Gioconda fue adquirida por el rey Francisco I de Francia y permaneció en las colecciones reales hasta lacreación del Museo del Louvre en 1793.El autor.Leonardo nació en Vinci (Florencia). Hijo ilegítimo de un rico notario florentino y de una jovencísimacampesina. Trabajó como aprendiz en el taller del afamado escultor y pintor Verrocchio, a quien prontosuperaría en maestría. Fue pintor, escultor, arquitecto, ingeniero, biólogo, músico y escritor. Destacó en todoslos campos del saber por lo que fue considerado como un hombre universal (“uomo universale”).“La Gioconda” del Museo del Prado (Madrid).Los talleres de restauración delMuseo del Prado fueron elgermen de la noticia planetaria.En enero del 2012, la peticiónde una cesión temporal porparte del Museo del Louvre parauna exposición en torno a laobra de Da Vinci ocasionó lapuesta en marcha, primero, deun estudio técnico, y después deuna compleja y laboriosalimpieza que acabó con el fondonegro y llenó de luz la pintura.La réplica, ya no hay duda deello, fue pintada por uno de lospupilos favoritos del genio. Losexpertos barajan dos nombres:Andrea Salai (que a la postre seconvertiría en uno de losamantes del maestro) yFrancesco Melzi. No existíandudas acerca de lasimultaneidad entre la ejecuciónde la réplica y la del original. Los arrepentimientos presentes en ambas coinciden: cuando Leonardo da Vincicorregía el rumbo y retocaba algo, el pupilo hacia lo propio, en lo que supone una especie de fotocopiasimultánea, un work in progress paralelo a la voluntad del maestro. ¿Por qué Leonardo deseó y permitió queMelzi o Salai (o quien fuera) se sentaran a su vera y pintaran a la vez que él el mismo tema? Misterio. 2 IES Lacimurga C. I. Javier Pérez (IES Lacimurga)