Your SlideShare is downloading. ×
Responsabilidad civil    lizardo taboada
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×

Introducing the official SlideShare app

Stunning, full-screen experience for iPhone and Android

Text the download link to your phone

Standard text messaging rates apply

Responsabilidad civil lizardo taboada

9,963
views

Published on


0 Comments
6 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
9,963
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
372
Comments
0
Likes
6
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. ACADEMIA DE LA MAGISTRATURA Modalidad a DistanciaPROGRAMA DE ACTUALIZACION Y PERFECCIONAMIENTO RESPONSABILIDAD CIVIL CONTRACTUAL Y EXTRACONTRACTUAL - Lizardo Taboada Córdova -
  • 2. INDICEINTRODUCCIÓN ............................................................................................................03OBJETIVOS......................................................................................................................04DESARROLLO TEMÁTICO Capítulo I Clasificación de los hechos jurídicos ...............................................07 1. Introducción ...................................................................................08 2. Los hechos jurídicos: clasificación ...............................................09 2.1 Categorías de los hechos jurídicos voluntarios ....................10 3. Estructura de los negocios jurídicos .............................................14 3.1 Los elementos ...........................................................................15 3.2 Los presupuestos........................................................................16 3.3 Los requisitos .............................................................................17 4. Los hechos jurídicos ilícitos y la responsabilidad civil ................19 Autoevaluación ................................................................................21 Capítulo II La responsabilidad civil como un sistema unitario .........................22 1. La responsabilidad civil contractual y extracontractual como aspectos de un mismo sistema normativo ......................23 2. Requisitos ......................................................................................... 25 Autoevaluación ................................................................................ 32 Caso 1................................................................................................... 33 Preguntas guía para el análisis del Caso 1 .....................................37 Capítulo III La antijuridicidad como aspecto fundamental de la estructura de los hechos jurídicos ....................................................38 1. Introducción .................................................................................39 2. La antijuridicidad y la normativa ..............................................41 3. Hacia un concepto de antijuridicidad ....................................42 4. La antijuridicidad típica y la antijuridicidad genérica ......... 47 Autoevaluación .................................................................................55 Capítulo IV El daño causado .................................................................................56 1. El daño causado como especto objetivo fundamental de la estructura de los hechos jurídicos que originan una responsabilidad civil ......................................................................57 2. Las categorías de daño patrimonial ...........................................59 3. La indemnización por daños ........................................................67 2
  • 3. 3,1 La indemnización por daño en caso de muerte ................69 Autoevaluación .................................................................................77 Caso 2 .................................................................................................. 78 Preguntas guía para el análisis del Caso 2 .....................................85 Capítulo V La relación causal en la responsabilidad civil extracontractual ................................................................................86 1. Introducción .................................................................................87 2. La noción de causa adecuada ................................................88 3. Las fracturas causales .................................................................89 3.1 La fractura causal ...........................................................90 3.2 Concausa.........................................................................93 3.3 Pluralidad de causas y sus efectos jurídicos ...............95 Autoevaluación .................................................................................97 Caso 3 .................................................................................................. 98 Preguntas guía para el análisis del Caso 3 ...................................104 Caso 4 ................................................................................................105 Preguntas guía para el análisis el Caso 4 .....................................111 Capítulo VI Los factores de atribución y los sistemas de responsabilidad Civil extracontractual .......................................................................112 1. Introducción..................................................................................113 2. Los factores de atribución subjetivos y objetivos ....................113 2.1 La noción de culpa ...............................................................115 2.2 El riesgo creado dentro del Código Civil peruano ...........117 3. A manera de corolario ...............................................................118 Autoevaluación ...............................................................................120 Caso 5 ................................................................................................121 Preguntas guía para el análisis del Caso 5 ...................................126 Capítulo VII La responsabilidad civil por hecho ajeno ....................................127 1. Introducción ...............................................................................128 2. Los supuestos de responsabilidad civil indirecta en el campo extracontractual ........................................................................128 3. La responsabilidad civil por hecho de los dependientes ....132 4. La responsabilidad civil de los animales y edificaciones ....133 5. La responsabilidad civil del deudor por hechos de los terceros ....................................................................................... 134 Autoevaluación ...............................................................................136RESPUESTAS A LAS AUTOEVALUACIONES ................................................................137BIBLIOGRAFÍA .............................................................................................................140 3
  • 4. INTRODUCCIÓNE l material que presentamos a continuación es un breve reconocimiento panorámico de los elementos centrales de la responsabilidad civil. Este tema es de gran interés tanto enacadémicos como en operadores del sistema jurídico, por laimportancia de reparar el daño para resarcir a la víctima. Es importante que el lector reconozca en qué casos la conductaque origina el daño deviene en un caso de responsabilidad civilcontractual o extracontractual, para así determinar las acciones aadoptar en cada situación particular. Para ello deberá identificarclaramente los conceptos de antijuricidad, daño causado, relación decausalidad y factores de atrinución. El presente módulo sobre la Responsabilidad Civil, incluye untexto orientador para el estudio de temas relativos a la responsabilidadcivil extracontractual, principalmente. Adicionalmente, cuenta con elrespaldo de lecturas complementarias que profundizan los aspectosmás relevantes de la Responsabilidad Civil, así como casos prácticosque servirán para aplicar los temas abordados. Los invitamos al estudio de este material, convencidos que através de su lectura, los operadores judiciales encontrarán uninstrumento valioso que ampliará y enriquecerá su cotidiana labor. 4
  • 5. OBJETIVOSObjetivo General: Analizar los principios generales y fundamentales del sistema de responsabilidad civil contractual y extracontractual dentro del ordenamiento jurídico nacional.Objetivos Específicos: Distinguir los hechos jurídicos voluntarios (lícitos e ilícitos) de los involuntarios. Visualizar la responsabilidad civil (contractual y extracontractual) como un sistema unitario que ofrece aspectos comunes y diferencias específicas. Analizar la antijuridicidad como aspecto fundamental de la estructura de los hechos jurídicos ilícitos en la responsabilidad civil contractual y extracontractual. Analizar el daño causado como aspecto objetivo fundamental de la estructura de los hechos jurídicos ilícitos que originan una responsabilidad civil. Caracterizar la relación causal en la responsabilidad civil extracontractual, distinguiendo los distintos tipos de causas tipificadas en nuestro ordenamiento jurídico. 5
  • 6. Establecer las características de los factores de atribucióny los sistemas de responsabilidad civil extracontractual. Diferenciar claramente los supuestos de responsabilidadcivil indirecta en el campo extracontractual. 6
  • 7. CAPITULO 1 CLASIFICACION DE LOS HECHOS JURIDICOS Iniciaremos este capítulo abordando la temática del acto jurídico, para continuar desarrollando la clasificación existente de los hechos jurídicos, tanto en lo referido a los hechos jurídicos voluntarios e involuntarios. Otro aspecto vinculado al anterior, es el relacionado a los negocios jurídicos y su estructura, que también desarrollaremos ampliamente en este capítulo. 7
  • 8. 1. INTRODUCCIÓN De acuerdo a la concepción tradicional del acto jurídico, deorigen francés y derivada principalmente de las ideas de Domat, seentiende por acto jurídico toda manifestación de voluntad dirigida a laproducción de efectos jurídicos. En este sentido se señala que toda manifestación de voluntad destinada a crear, modificar, regular o extinguir relaciones jurídicas, es un acto jurídico. Esta idea tradicional y clásica del concepto del acto jurídico, hatraído como consecuencia que se afirme indiscriminadamente que todadeclaración o manifestación de voluntad, que produce efectos jurídicosy es realizada con el fin de alcanzarlos, es un acto jurídico. Evidentemente, nadie puede negar el rol fundamental de ladeclaración o manifestación de voluntad como elemento principal delacto jurídico, lo cual es también aceptado por todos los autores quesiguen la corriente del negocio jurídico. Sin embargo, esta importanciade la declaración o manifestación de voluntad no puede llevarnos aidentificar ambos conceptos, el de acto jurídico y el manifestación devoluntad, por cuanto existen diversidad de manifestaciones de voluntadque producen efectos jurídicos que no son precisamente actos jurídicos;materia que ha sido precisada con mucha claridad por la doctrina delnegocio jurídico, que en forma bastante enfática ha negado esaidentificación conceptual; aún cuando el mismo negocio jurídico en suconcepción clásica, identificaba también el negocio jurídico con ladeclaración de voluntad. Así pues, dentro de la teoría general delnegocio jurídico, existe uniformidad de opinión en el sentido que ladeclaración de voluntad es únicamente uno de los elementos delnegocio, el elemento principal del negocio. 8
  • 9. Incluso dentro de la misma concepción tradicional del acto jurídicono se acepta tampoco una identificación total entre manifestación devoluntad y acto jurídico, por cuanto se señala en forma unánime que sóloes acto jurídico la manifestación de voluntad destinada a producirefectos jurídicos. En otras palabras, para esta corriente no es acto jurídicotoda declaración de voluntad, sino solamente aquella dirigida a producirefectos jurídicos, esto es, consecuencias jurídicas, que por ser jurídicas sonprecisamente lícitas.2. LOS HECHOS JURÍDICOS: CLASIFICACION Veamos muy brevemente cómo llegan los autores que siguen estacorriente a precisar el concepto del acto jurídico. Parten, como es obvio,del concepto genérico del hecho jurídico, en el sentido que es un hechode esa especie todo aquel cuya realización genera consecuenciasjurídicas, siendo hechos irrelevantes jurídicamente aquellos a cuyarealización el ordenamiento jurídico no atribuye ninguna consecuenciajurídica. En este sentido, el hecho jurídico viene a ser el género, respectodel cual el acto jurídico no es sino una de las especies. Negocio Jurídico Efecto Jurídico Declaración de voluntad Una vez que se ha hecho la distinción entre hechos jurídicos yhechos jurídicamente irrelevantes, la posición tradicional procede adistinguir entre hechos jurídicos voluntarios e involuntarios; entendiéndosepor hechos involuntarios aquellos en los cuales no interviene la conductavoluntaria del hombre, tales como la muerte, el nacimiento, un terremotoque ocasione pérdidas de vidas humanas y de bienes, un aluvión, lamayoría de edad, etc.. Mientras que los hechos jurídicos voluntarios son 9
  • 10. todos aquellos en los cuales interviene la voluntad, en el sentido deconducta voluntaria. La distinción entre estas dos clases de hechos jurídicos radica en que en los primeros no interviene una conducta voluntaria y en los segundos por el contrario los efectos jurídicos nacen como consecuencia de la realización de una conducta voluntaria del individuo. En los involuntarios, por el contrario, el efecto jurídico se atribuye a la realización del simple fenómeno o acontecimiento. En otros términos, al hablar de la intervención o no de la voluntad,es decir, al plantearse la diferencia entre hechos jurídicos voluntarios einvoluntarios, estamos hablando de acuerdo a la posición tradicional dela intervención de la voluntariedad, entendida como conducta realizadavoluntariamente, sin interesar la voluntad de producir o no algún tipo deefecto o consecuencia jurídica.2.1 Categorías de los hechos jurídicos voluntarios Una vez precisada la distinción entre hechos jurídicos voluntarios einvoluntarios, la doctrina del acto jurídico procede a distinguir dentro delos hechos jurídicos voluntarios dos categorías: la de los hechos lícitos y lade los hechos ilícitos. Hechos Jurídicos voluntarios Hechos lícitos Hechos ilícitos 10
  • 11. Los hechos voluntarios ilícitos son aquellos que producenconsecuencias jurídicas no queridas por los autores de la conductavoluntaria y que el derecho atribuye como respuesta a la realización dela propia conducta ilícita. Igualmente se señala que una de lascaracterísticas fundamentales de los hechos voluntarios ilícitos es la deconsistir en conductas que contravienen las normas jurídicas, y es por ellomismo que se ha venido hablando siempre del hecho ilícito, con todas lasdificultades que desde siempre y modernamente ha traído el definir elconcepto de ilicitud o de antijuricidad en materia de hechos jurídicos.Evidentemente, su estudio corresponde a la disciplina de laresponsabilidad civil, ya sea ésta contractual, en cuyo caso el ilícitoconsiste en la contravención de una relación jurídica obligatoria nacidacomo consecuencia de la voluntad de los particulares, ya sea a través deun contrato, entendido en su sentido más amplio como un acuerdo devoluntades, o de la voluntad unilateral, o bien se trate de laresponsabilidad civil extracontractual en cuyo caso el ilícito consiste en laviolación del deber jurídico genérico de no causar daño a otro, en susmúltiples alcances. Sin embargo, sea como sea, esta materia de la ilicitud quecorresponde a la doctrina general de la responsabilidad civil, con todoslos matices y puntos de vista que ella encierra, nos muestra que eluniverso de los hechos jurídicos no corresponde íntegramente a la teoríageneral del acto jurídico; pues los hechos ilícitos al consistir en conductasviolatorias del ordenamiento jurídico en general, no dan por ello mismolugar al nacimiento de efectos jurídicos deseados por los autores de lasmismas; razón por la cual existe uniformidad de pareceres, entre losautores que siguen la corriente del acto jurídico y la del negocio jurídico,en señalar que el acto jurídico o, en su caso el negocio jurídico, es unhecho jurídico voluntario lícito. Por ello, en los próximos capítulos delpresente manual de la responsabilidad civil estudiaremos el concepto deantijuricidad o ilicitud, dentro de la estructura de los hechos jurídicosilícitos que originan una responsabilidad civil. Finalmente y antes de llegar a la noción del acto jurídico, y comopaso último y previo, la posición clásica distingue entre los hechosjurídicos voluntarios lícitos dos últimas clases: los hechos voluntarios lícitossin declaración de voluntad y aquellos que tienen como elemento una omás declaraciones de voluntad, que no son sino los actos jurídicos. Enúltima instancia, para esta posición, el acto jurídico no es sino el hecho 11
  • 12. jurídico voluntario lícito con declaración de voluntad, pues desde estepunto de vista, existen otros hechos jurídicos voluntarios lícitos sindeclaración de voluntad que no merecen la calificación de actosjurídicos, sino de simples hechos jurídicos voluntarios lícitos. No obstante lo cual, y ante la certidumbre y el conocimiento deque en la totalidad de los hechos jurídicos existe siempre unamanifestación de voluntad, ya se trate de hechos lícitos o ilícitos, ladoctrina clásica a fin de garantizar la distinción entre los actos jurídicos, esdecir, hechos jurídicos voluntarios lícitos con declaración de voluntad y lossimples hechos jurídicos voluntarios lícitos sin declaración de voluntad,realiza una segunda precisión conceptual respecto del acto jurídico; yésta justamente es aquella de que en los actos jurídicos el efecto jurídicoes deseado voluntariamente por el autor de la declaración de voluntad,tratándose de efectos jurídicos queridos por los particulares, lo que nosucede para esta posición en el supuesto de los hechos jurídicosvoluntarios lícitos sin declaración de voluntad. En última instancia, dentro de la lógica de la teoría del actojurídico, la calificación de un hecho jurídico voluntario lícito como actojurídico o no, dependerá de la intención del autor de la mismamanifestación de voluntad; lo que implicaría como consecuencia elotorgar a los simples particulares la potestad de decidir cuándo unaconducta es un acto jurídico y cuándo es un simple hecho jurídicovoluntario lícito. Lo cual es inaceptable, pues ello supondría negar el rolvalorativo del ordenamiento jurídico respecto de las conductas de losparticulares. Sin embargo esta es la lógica de la escuela clásica del actojurídico, que hemos criticado en nuestro libro dedicado a laCONSTRUCCION DEL CONCEPTO DE CAUSA DEL NEGOCIO JURIDICO yque criticamos también en nuestro segundo libro dedicado a un estudiocomparativo de la TEORIA GENERAL DEL NEGOCIO JURIDICO FRENTE A LADOCTRINA GENERAL DEL CONTRATO. Sin embargo, lo importante de destacar en este material, es que enla doctrina existe unanimidad en que los actos jurídicos se caracterizan,entre otras razones, por su licitud, justamente por tratarse de una de lasespecies de los hechos jurídicos voluntarios lícitos, mientras que en el casode los hechos jurídicos voluntarios ilícitos la ilicitud es parte fundamentalde su estructura, justamente por tratarse de hechos jurídicos voluntariosque atentan contra el sistema jurídico, en cuyo caso las consecuencias 12
  • 13. jurídicas que producen no son las deseadas por las partes, sino lasimpuestas por las normas jurídicas. Por el Contrario, en el caso de los actosjurídicos, las consecuencias legales deben haber sido queridas por lossujetos para que el Derecho las confiera. Es esta pues la lógica del sistema de la teoría general del acto jurídico, distinguir en primer lugar entre los hechos jurídicos los voluntarios e involuntarios, para luego dentro de los hechos voluntarios distinguir los lícitos de los ilícitos. Los hechos jurídicos voluntarios ilícitos, como su propio nombre loindica, se caracterizan justamente por tratarse de hechos antijurídicos oilícitos que contravienen el sistema jurídico, mientras que los hechos lícitos,cuya especie más importante son los actos jurídicos, se caracterizanprecisamente por su licitud, de forma tal que en un caso los efectosjurídicos se establecen sin importar si han sido queridos o no, mientras queen el campo de los actos jurídicos los efectos jurídicos sólo se confieren sihan sido queridos y es por ello que el artículo 140 del Código Civil señalaen forma textual, que el acto jurídico es la manifestación de voluntaddestinada a crear, modificar, regular o extinguir relaciones jurídicas. Como se podrá observar, la categoría de los hechos ilícitos forma parte del universo de los hechos jurídicos en general, debiendo tener una visión clara de la ubicación de los hechos jurídicos ilícitos dentro de la clasificación general de los hechos jurídicos, para poder comprender a cabalidad la naturaleza jurídica de los mismos y poder diferenciarlos de los hechos jurídicos lícitos, en especial de su categoría más importante, conformada por los actos jurídicos. De esta manera, se demuestra desde un inicio que la antijuricidado ilicitud es un aspecto fundamental de la estructura de los hechos ilícitos,mientras que la licitud es por el contrario aspecto clave en la estructura 13
  • 14. de los actos jurídicos, siendo por ello mismo nulos de pleno derecho todoslos actos jurídicos que no cumplan con el requisito de la licitud, por tenerun contenido contrario a las normas imperativas, al orden público o lasbuenas costumbres. Por el contrario, la ilicitud o antijuricidad, al ser aspectofundamental de los hechos jurídicos ilícitos, determina que sólo existanhechos ilícitos cuando esté presente la antijuricidad. En otras palabras, losefectos jurídicos de los hechos jurídicos lícitos denominados actosjurídicos, sólo se producen cuando el contenido de los mismos esperfectamente licito, de forma tal que el acto jurídico cuyo contenidosea ilícito no producirá efectos jurídicos. Del mismo modo, los efectosjurídicos de los hechos jurídicos ilícitos, en el campo de la responsabilidadcivil, sólo se producirán cuando la conducta causante de los daños, seailícita. Esto significa que sólo nacerá la obligación legal de indemnizarcuando los daños sean consecuencia de conductas antijurídicas, pues silos daños son consecuencia de conductas permitidas legalmente, nohabrá obligación alguna de indemnizar. Pues bien, a fin de tener una visión clara y de conjunto de loshechos jurídicos lícitos e ilícitos, a continuación haremos una brevereferencia a la estructura de los actos jurídicos, para luego iniciar laexplicación, que se hará en el presente manual, de la estructura de loshechos jurídicos ilícitos que originan una responsabilidad civil. A partir deeste momento, utilizaremos la expresión negocio jurídico, para hacerreferencia al acto jurídico regulado en el Código Civil peruano, en elentendimiento que se trata de nociones equivalentes.3. ESTRUCTURA DE LOS NEGOCIOS JURIDICOSL os negocios jurídicos se definen comúnmente como supuestos de hecho conformados por manifestaciones de voluntad que producen efectos jurídicos, bien se trate de la creación,modificación, regulación o extinción de relaciones jurídicas. Losnegocios jurídicos tienen una estructura conformada por diversosaspectos: los elementos, los presupuestos y los requisitos. Pues bien,corresponde ahora definir estos diferentes aspectos de la estructura detodo negocio jurídico. 14
  • 15. Estructura del Negocio Jurídico Elementos Presupuestos Requisitos Declaración Causa o Objeto Sujeto De voluntad finalidad3.1 Los elementosL os elementos se entienden como los componentes del negocio jurídico, es decir, todo aquello que conforma el negocio jurídico celebrado por los sujetos. En tal sentido, se entiende modernamente que los únicoselementos comunes a todo negocio jurídico son dos: la declaración omanifestación de voluntad y la causa o finalidad, existiendounanimidad en el sentido que la formalidad no es un elemento comúna la estructura de todo negocio jurídico, sino solamente en aquelloscasos en los cuales las partes o la ley prescriban la formalidad, bajosanción de nulidad, como componente del negocio jurídico y que porello mismo se denominan negocios jurídicos solemnes o formales. Por elcontrario, todo negocio jurídico tiene siempre una o más declaracionesde voluntad y una causa o finalidad. Ahora bien, en los casos de las formalidades establecidas por laley o por las partes, como simples medios de prueba y no comoelementos adicionales, es también claro que dichas formalidadesdenominadas AD PROBATIONEM, no son elementos del negocio, sinosimples medios de prueba, en cuyo caso su ausencia o defecto nodeterminará la nulidad del negocio, el mismo que será válido, perotendrá que probarse por otro medio probatorio. 15
  • 16. Por el contrario, en el caso de las formalidades ad solemnitaten,como éstas sí son elementos del negocio, su ausencia o defecto,determina automáticamente la invalidez del negocio afectado. Sinembargo, como las formalidades ad solemnitatem no son la regla, sinola excepción, bien sean establecidas por la ley o por las partes, lasmismas no son consideradas como elementos comunes a la estructurade todo negocio jurídico, sino solamente en los negocios en los cualeshayan sido prescritas por la ley o por las propias partes. La formalidadsolamente es elemento en los negocios formales o solemnes que tienenuna formalidad Ad Solemnitatem. Debe señalarse que en la doctrina tradicional, a los elementos seles denominaba “elementos esenciales”, para dar a entender que losmismos eran necesarios para la formación del negocio jurídico. Sinembargo, la doctrina moderna prefiere utilizar únicamente ladenominación de “elementos”, por las razones antes explicadas yporque entiende que sólo existe una categoría de elementos, mientrasque la doctrina tradicional, además de los elementos esenciales, hacíatambién referencia a los elementos naturales y accidentales, queexaminaremos en breve.3.2 Los presupuestosA demás de los elementos, la doctrina moderna hace referencia a los presupuestos, los cuales se definen como los antecedentes o términos de referencia, es decir, todo aquelloque es necesario que preexista para que el negocio jurídico puedacelebrarse o formarse. Se acepta unánimemente que los presupuestos comunes a todonegocio jurídico son dos también: el objeto y el sujeto. En la doctrinatradicional el objeto era considerado como uno de los elementosesenciales, al igual que el denominado “agente capaz”. Por su parte, laorientación actual entiende que tanto el objeto como el sujeto, si bienforman parte de la estructura del negocio jurídico, no es comoelementos, sino como presupuestos. La razón del cambio en laconcepción y en la terminología, se justifica en el hecho que tanto elobjeto como el sujeto no forman parte del negocio jurídico, el cual es 16
  • 17. en sí mismo una manifestación de voluntad destinada a la producciónde efectos jurídicos, concebidos por las partes como efectos prácticostutelados jurídicamente, siendo los mismos sin embargo, es decir, elobjeto y el sujeto, necesarios para la formación del negocio jurídico,pero no como elementos, sino como presupuestos. En otras palabras, con la nueva categoría de los presupuestos, no se pretende afirmar que los mismos no sean necesarios para la existencia del negocio jurídico, sino señalar que los mismos deben preexistir para que el negocio jurídico conformado por sus elementos pueda formarse. Se trata, como se puede comprobar, de una visión bastantelógica y ordenada de la estructura de los negocios jurídicos, mientrasque en la concepción tradicional todo se reducía al aspecto deelementos esenciales, a los cuales se contraponían los elementosnaturales y accidentales. Ahora bien, como es evidente, el negocio jurídico en el cual noconcurra algún elemento o presupuesto no se habrá formado y porende será un negocio jurídico invalido, o defectuosamenteestructurado, atacado por una causal de ineficacia estructural. Ellosignifica en consecuencia que los elementos y presupuestos sonnecesarios para la formación del negocio jurídico. La ausencia decualquiera de ellos determina de inmediato la invalidez del negociojurídico.3.3 Los requisitosF inalmente, en la doctrina moderna, se hace referencia a los requisitos, como todas aquellas condiciones que deben cumplir tanto los elementos como los presupuestos, para que el negociojurídico formado por la concurrencia de los mismos, pueda producirvalidamente sus efectos jurídicos. 17
  • 18. A los requisitos se les denominaba en la doctrina tradicionaltambién “elementos esenciales” o “elementos de validez”. Sinembargo, en la doctrina moderna sobre la estructura del negociojurídico, se ha preferido denominarlos requisitos, para que quede bienen claro que no bastan los elementos y los presupuestos para laconformación válida de un negocio jurídico, sino que además de elloes necesario que concurran otras condiciones, que deben cumplirtanto los elementos como los presupuestos, para que el negocio jurídicose considere formado válidamente y por ende pueda producirválidamente sus efectos jurídicos. Esto significa en consecuencia que mientras los elementos y presupuestos son necesarios para la formación del negocio jurídico, los requisitos son necesarios para que el negocio jurídico correctamente formado pueda producir validamente sus efectos jurídicos. Resulta claro, en consecuencia, la diferencia esencial entre lostres aspectos de la estructura de todo negocio jurídico, siendo los tresnecesarios para que el mismo pueda formarse válidamente y es por ellomismo que se trata de aspectos estructurales, a pesar de las diferenciasentre ellos. Cuando concurren los tres, nos encontraremos frente a unnegocio jurídico válidamente estructurado o conformado y por ello seráun negocio jurídico plenamente eficaz que producirá los efectosjurídicos buscados por las partes. Por el contrario, cuando nosencontremos frente a un negocio jurídico en el cual no ha concurridoalguno o varios de dichos aspectos, estaremos frente a un negociojurídico defectuosamente estructurado y que será por ello mismoineficaz, es decir, impotente para producir válidamente los efectosjurídicos deseados. Así pues lo que antes en la doctrina tradicional se denominaba“elementos esenciales” o “elementos de validez”, en la doctrinamoderna, por criterios estrictamente lógicos, se les denominaelementos, presupuestos y requisitos, pero haciendo énfasis que en lostres casos los mismos son necesarios para la formación válida del 18
  • 19. negocio jurídico y por ende para su eficacia. Consiguientemente elnegocio jurídico en el cual no concurra alguno o varios de dichosaspectos estructurales, será uno ineficaz por una causal de ineficaciaestructural, o lo que es lo mismo será un negocio jurídico inválido. Lainvalidez es pues, un supuesto de ineficacia consecuencia de laausencia de algún aspecto estructural del negocio jurídico, y es por ellomismo que invalidez es lo mismo que ineficacia estructural. Finalmente, corresponde ahora señalar cuáles son los requisitosdel negocio jurídico. Ellos son los siguientes: la capacidad legal deejercicio, la capacidad natural entendida como el actuar condiscernimiento, la licitud, la posibilidad física y jurídica del objeto, ladeterminación en especie y cantidad y finalmente el que la voluntadmanifestada haya estado sometida a un proceso normal de formación,es decir, sin vicios de la voluntad.4. LOS HECHOS JURÍDICOS ILÍCITOS Y LA RESPONSABILIDAD CIVILE n el caso específico de los hechos jurídicos ilícitos que originan una responsabilidad civil extracontractual, la estructura de los mismos está conformada por los siguientes elementos: laantijuricidad o ilicitud, la conducta del sujeto de derecho, el dañocausado, la relación de causalidad entre el la conducta antijurídica y eldaño causado, la imputabilidad y los factores de atribución. Una vezque concurran todos estos elementos o aspectos, se configura unsupuesto de responsabilidad civil extracontractual, naciendo en formaautomática la obligación legal de indemnizar a cargo del autor deldaño. Como se podrá comprobar, la estructura de los negociosjurídicos, actos jurídicos dentro de la terminología de nuestro CódigoCivil, es totalmente distinta de la estructura de los hechos jurídicos queoriginan un supuesto de responsabilidad civil extracontractual, que secaracterizan entre otros aspectos justamente por la ilicitud oantijuricidad. Todos los aspectos o elementos de dicha estructura seránexaminados en el presente manual, debiendo quedar muy en claroque en cada uno de los próximos capítulos haremos siempre referenciatambién a los supuestos de la responsabilidad civil contractual uobligacional. 19
  • 20. Debe también quedar muy en claro que tanto los negociosjurídicos como los hechos ilícitos son categorías de hechos jurídicosvoluntarios, que se distinguen por la presencia o no de la antijuricidad, ypor el hecho que en el caso de los negocios jurídicos los efectos sonconferidos en concordancia con lo querido por los sujetos, valorando supropósito práctico, mientras que en los hechos jurídicos ilícitos, losefectos se imponen, sin tomar en cuenta lo querido por los autores, porel simple hecho de haberse causado un daño, que deberá serreparado o indemnizado. 20
  • 21. AUTOEVALUACION Responda las siguientes preguntas luego de haber concluido elestudio del primer capítulo. Luego, encontrará al final del material laClave de Respuestas, la misma que le indicará los criterios generalescon que debieron abordarse cada una de las preguntas. 21
  • 22. CAPITULO 2 LA RESPONSABILIDAD CIVIL COMO UN SISTEMA UNITARIO Importante también resulta analizar el ámbito de la responsabilidad civil y las posiciones que hay para su abordaje, aspecto que desarrollaremos en el presente capítulo. Sostendremos que la responsabilidad civil contractual y extracontractual son aspectos de un mismo sistema normativo, presentando aspectos comunes y diferencias específicas que justifiquen una distinta regulación legal. 22
  • 23. 1. LA RESPONSABILIDAD CIVIL CONTRACTUAL Y EXTRACONTRACTUALCOMO ASPECTOS DE UN MISMO SISTEMA NORMATIVOC omo es sabido, la disciplina de la responsabilidad civil está referida al aspecto fundamental de indemnizar los daños ocasionados en la vida de relación a los particulares, bien setrate de daños producidos como consecuencia del incumplimiento deuna obligación voluntaria, principalmente contractual, o bien se trate dedaños que sean el resultado de una conducta, sin que exista entre lossujetos ningún vínculo de orden obligacional. Responsabilidad Civil Contractual Extracontractual Incumplimiento de Incumplimiento de obligación voluntaria un deber jurídico genérico Cuando el daño es consecuencia del incumplimiento de unaobligación voluntaria, se habla en términos doctrinarios de“responsabilidad civil contractual”, y dentro de la terminología delCódigo Civil peruano de responsabilidad derivada de la inejecución deobligaciones. Por el contrario, cuando el daño se produce sin que existaninguna relación jurídica previa entre las partes, o incluso existiendo ella,el daño es consecuencia, no del incumplimiento de una obligaciónvoluntaria, sino simplemente del deber jurídico genérico de no causardaño a otro, nos encontramos en el ámbito de la denominada"responsabilidad civil extracontractual". La responsabilidad civilextracontractual es consecuencia entonces del incumplimiento de undeber jurídico genérico, mientras que la responsabilidad civil obligacional 23
  • 24. o contractual es producto del incumplimiento de un deber jurídicoespecífico denominado "relación jurídica obligatoria". Durante muchísimo tiempo se debatió arduamente en la doctrinade los diferentes sistemas jurídicos el problema referido a la unidad de laresponsabilidad civil como sistema normativo, cuya finalidad es resolverconflictos entre particulares como consecuencia de la producción dedaños. Según el criterio tradicional deben mantenerse como ámbitosseparados la responsabilidad civil contractual de la responsabilidadextracontractual, en la medida que el origen del daño causado difiereen un caso y en el otro. Y, es ésta, justamente la posición actual delCódigo Civil peruano, que ha regulado por separado ambos aspectos dela responsabilidad civil. Por el contrario, la doctrina moderna, y desde hace mucho tiempo, es unánime en que la responsabilidad civil es única, y que existen solamente algunas diferencias de matiz entre la responsabilidad contractual y la extracontractual. No obstante lo cual, y aún cuando nuestro Código Civil se adhiereal sistema tradicional, en nuestro concepto ello no es impedimento paraque se entienda que la responsabilidad civil en el sistema jurídico es unasola, y que se estudie ambas clases de responsabilidad en base aelementos comunes, señalando con toda claridad, las diferencias dematiz, tanto en el ámbito teórico como en el ámbito normativo. En talsentido, nuestra opinión es que la actual regulación del Código Civilperuano no es impedimento para estudiar el sistema de laresponsabilidad civil desde una óptica unitaria, en la medida en que serespeten las diferencias de orden legal existentes. De esta manera, debe quedar claramente establecido que laresponsabilidad civil es una sola, existiendo como dos aspectos distintos laresponsabilidad civil contractual y extracontractual, teniendo ambascomo común denominador la noción de antijuricidad y el imperativolegal de indemnizar los daños causados. La diferencia esencial entreambos aspectos de la responsabilidad civil radica, como es evidente, en 24
  • 25. que en un caso el daño es consecuencia del incumplimiento de unaobligación previamente pactada y en el otro caso el daño es productodel incumplimiento del deber jurídico genérico de no causar daño a losdemás. Esta distinción justifica las diferencias de matiz en la regulaciónlegal de ambos aspectos de la responsabilidad civil, que explicaremos encada uno de los capítulos del presente manual.2. REQUISITOSC omo es sabido, los requisitos comunes a la responsabilidad civil son la antijuricidad, el daño causado, la relación de causalidad y los factores de atribución. Responsabilidad Civil Antijuridicida Relación de d causalidad Daño Factores de causado Requisitos atribucióna) Antijuricidad Modernamente existe acuerdo en que la antijuricidad, o mejordicho, que una conducta es antijurídica no sólo cuando contraviene unanorma prohibitiva, sino también cuando la conducta viola el sistemajurídico en su totalidad, en el sentido de afectar los valores o principiossobre los cuales ha sido construido el sistema jurídico. Esto ha llevado a ladoctrina a señalar que en el ámbito de la responsabilidad civil no rige elcriterio de la tipicidad en materia de conductas que pueden causardaños y dar lugar a la obligación legal de indemnizar, sino que dichasconductas pueden ser típicas, en cuanto previstas en abstracto ensupuestos de hecho normativos y atípicas en cuanto, a pesar de no estarreguladas en esquemas legales, la producción de las mismas viole o 25
  • 26. contravenga el ordenamiento jurídico. Sin embargo, este concepto de laantijuricidad, en el sentido de antijuricidad genérica, no se acepta sino elámbito de la responsabilidad extracontractual, por cuanto en el ladocontractual se acepta que la antijuricidad es siempre exclusivamentetípica y no atípica, pues ella resulta del incumplimiento total de unaobligación, del cumplimiento parcial, del cumplimiento defectuoso, o delcumplimiento tardío o moroso. Esto significa en consecuencia, que en laresponsabilidad contractual las conductas que pueden dar lugar a laobligación legal de indemnizar son siempre conductas tipificadaslegalmente. La antijuricidad típica contractual se encuentra expresamenteprevista en el artículo 1321 del Código Civil, mientras que la antijuricidadtípica y atípica, es decir, antijuricidad en sentido amplio y material (noformal), fluye de los artículos 1969 y 1970 del mismo Código Civil, pues enambos se hace referencia únicamente a la producción de un daño, sinespecificar el origen del mismo o la conducta que lo hubiera podidoocasionar o causar; entendiéndose que cualquier conducta que causeun daño, con tal que sea ilícita, da lugar a la obligación legal del pagode una indemnización. Esto es evidente, por cuanto mientras en el ámbito contractual, alestar tipificada y predeterminadas las conductas ilícitas o antijurídicas,resulta evidente que la obligación de indemnizar nacerá siempre que secause un daño al acreedor como consecuencia de haber incumplidoabsoluta o relativamente una obligación, en el ámbito extracontractualpor el contrario al no estar predeterminadas dichas conductas, debeentenderse que cualquier conducta será suceptible de dar lugar a unaresponsabilidad civil, en la medida que se trate de una conducta ilícitaque cause un daño .b) Daño Causado El segundo aspecto fundamental de la responsabilidad civil entérminos genéricos es el daño causado; siendo éste el aspectofundamental, no único, de la responsabilidad civil contractual oextracontractual. Pues se entiende que en ausencia de daño no haynada que reparar o indemnizar y por ende no hay ningún problema deresponsabilidad civil. Tan importante es este aspecto del daño producido, 26
  • 27. que hay quienes han preferido denominar con mucho acierto laresponsabilidad civil como "derecho de daños". Pues bien, en sentido amplio, se entiende por daño, la lesión a todo derecho subjetivo, en el sentido de interés jurídicamente protegido del individuo en su vida de relación, que en cuanto protegido por el ordenamiento jurídico, se convierte justamente en derecho subjetivo, esto es un derecho en el sentido formal y técnico de la expresión. No se debe olvidar que el hombre es un ser social, que se vinculaen su vida de relación social con otros hombres para la satisfacción de susmúltiples necesidades de carácter también social, y que en cuantodichas necesidades o intereses son protegidos por el ordenamientojurídico se elevan a la categoría jurídica de derechos subjetivos. Unaconcepción meramente formal de los derechos subjetivos, no nospermite comprender el problema de los derechos en su esencia social, ytampoco nos permitirá entender que la responsabilidad civil, antes quetodo, es un sistema de solución de conflictos sociales, de conflictos oproblemas entre individuos que se desenvuelven en un determinadoambiente social, en un momento histórico y político determinado. Unavez delimitado en términos amplios el concepto del daño y habiendohecho énfasis en el aspecto social de los derechos subjetivos, puede biendecirse que el daño es todo menoscabo a los intereses de los individuosen su vida de relación social, que el Derecho ha consideradomerecedores de la tutela legal. Ahora bien, respecto del daño existe unanimidad en la doctrina enque el mismo puede ser de dos categorías: patrimonial y extrapatrimonial.Respecto del daño patrimonial se sabe que es de dos clases: el dañoemergente, es decir, la pérdida patrimonial efectivamente sufrida y ellucro cesante, entendido como la ganancia dejada de percibir. En loconcerniente al daño extrapatrimonial nuestro Código Civil se refiere aldaño moral y al daño a la persona, existiendo en la doctrina modernauna tendencia cada vez más fuerte a hablar únicamente del daño a lapersona. 27
  • 28. Daño Patrimonial Extrapatrimonial Emergente Lucro Daño moral Daño a Cesante la persona Evidentemente, ambas categorías del daño patrimonial yextrapatrimonial están referidas tanto a la responsabilidad civilcontractual como extracontractual. En cuanto a las diferencias de matizde regulación legal, el sistema jurídico nacional, en lo que respecta alcampo extracontractual ha consagrado legalmente en el artículo 1985del Código Civil el criterio de reparación integral de los daños, adiferencia del ámbito contractual, en el cual sólo se reparan oindemnizan únicamente los daños directos, según lo dispone el mismoartículo 1321.c) Relación de causalidad En lo relativo a la relación de causalidad, la misma es un requisitode toda la responsabilidad civil, pues si no existe una relación jurídica decausa a efecto entre la conducta típica o atípica y el daño producido ala víctima, no habrá responsabilidad de ninguna clase. La diferencia deregulación legal en nuestro Código Civil radica que en el campoextracontractual se ha consagrado en el mismo artículo 1985 la teoría dela causa adecuada, mientras que en el contractual en el mismo artículo1321 la teoría de la causa inmediata y directa. Sin embargo, para efectos prácticos, las dos teorías, nos llevan almismo resultado. Más aún, en ambas clases de responsabilidad civilexisten las figuras de la concausa y de la fractura causal, que sepresentan cuando dos conductas o acontecimientos contribuyen a laproducción del daño, o cuando existe un conflicto de causas oconductas, una de las cuales llega a producir efectivamente el daño,haciendo imposible que la otra hubiera llegado a producirlo. A la 28
  • 29. conducta que sí ha producido el daño efectivamente, fracturando eleventual nexo de causalidad de la otra conducta, se le llama justamentefractura causal. Las fracturas causales en el ámbito extracontractual soncuatro:  el caso fortuito,  la fuerza mayor,  el hecho de la víctima y  el hecho de un tercero.d) Factores de Atribución Finalmente, tenemos que referirnos, muy brevemente, a los factoresde atribución, que son aquellos que determinan finalmente la existenciade la responsabilidad civil, una vez que se han presentado, en unsupuesto concreto de un conflicto social, los requisitos antesmencionados de la antijuricidad, el daño producido y la relación decausalidad. Factores de Atribución Responsabilida Responsabilida d contractual d extracontractu al Culpa Culpa Riesgo creado Leve Grave Dolo En materia de responsabilidad contractual el factor de atribuciónes la culpa, mientras que en el campo extracontractual, de acuerdo alCódigo actual son dos los factores de atribución: la culpa y el riesgocreado. En el campo contractual la culpa se clasifica en tres grados: laculpa leve, la culpa grave o inexcusable y el dolo, mientras que en el 29
  • 30. lado extracontractual se habla únicamente de culpa y también de riesgocreado. Estos dos factores de atribución se encuentran consagradosindependientemente en los artículos 1969 y 1970 respectivamente. Aúncuando debe destacarse que al haber invertido la carga de la pruebaen el artículo 1969, se ha llegado a objetivar el sistema subjetivo de laresponsabilidad civil por culpa, en el ámbito extracontractual. Noobstante lo cual, debe destacarse la bondad del Código Civil peruano alhaberse consagrado en el artículo 1970 el sistema objetivo basado en laidea del riesgo, como factor de atribución distinto, pero coexistente conel factor subjetivo de la culpa. La diferencia entre ambos factores de atribución es evidente, y apunta principalmente a que en el sistema subjetivo el autor de una conducta antijurídica que ha causado un daño, debe responder únicamente si ha actuado con culpa, entiéndase dolo o culpa, mientras que en el sistema objetivo del riesgo, además de las tres condiciones lógicamente necesarias, sólo se debe probar fehacientemente que la conducta que ha causado el daño es una peligrosa o riesgosa, sin necesidad de acreditar ninguna culpabilidad. Cierto es que, para efectos prácticos, el Código Civil peruano haacercado mucho los resultados de la aplicación del sistema subjetivocomo del sistema objetivo. Sin embargo, ello no es impedimento para ladistinta calificación legal, pues una cosa es invertir la carga de la pruebay otra muy distinta abstraer por completo la prueba en la configuraciónde los hechos o conductas que dan lugar a responsabilidad civil. Este esun tema que analizaremos después, dado el debate que existe en ladoctrina sobre la responsabilidad por accidentes de tránsito, lo cualredunda automáticamente en la posibilidad de establecer un régimenespecial de dicha responsabilidad. No debe olvidarse que se entiendepor bienes riesgosos todos los que significan un riesgo adicional paranuestra vida de relación social, pero que sin embargo de acuerdo a laexperiencia normal de una determinada sociedad, son absolutamenteindispensables para el desarrollo social y la satisfacción de necesidadesconsideradas social y jurídicamente merecedoras de tutela legal. 30
  • 31. Pues bien, examinadas muy brevemente, las categorías jurídicasgenerales sobre la responsabilidad civil, corresponde ahora determinar elsignificado de cada una de ellas, planteando las diferencias que existenentre la responsabilidad civil contractual y extracontractual, en cada unode los sucesivos capítulos del presente material, pero sabiendo siempreque ambas responsabilidades tienen una estructura común, condiferencias de matiz que justifican una diferente regulación legal. 31
  • 32. AUTOEVALUACION Responda las siguientes preguntas luego de haber concluido elestudio del segundo capítulo. Luego, encontrará al final del material laClave de Respuestas, la misma que le indicará los criterios generalescon que debieron abordarse cada una de las preguntas. ¿A qué se refiere la responsabilidad civil contractual y la extracontractual respectivamente? ¿Cuáles son los requisitos de la responsabilidad civil? ¿Cuál es la diferencia entre la responsabilidad subjetiva y la responsabilidad objetiva? ¿Cuál es la naturaleza jurídica de la indemnización? 32
  • 33. CASO 1 Revise detenidamente el siguiente caso. Conteste las preguntasque a continuación se presentan y luego confróntelas con la "Hoja deCriterios para la solución de casos" que el tutor le alcanzará en eltranscurso del programa. PAGO DE APORTACIONES NULIDAD IPSS 33
  • 34. CASO 1 MINISTERIO DE GUERRA CONTRA JORGE LANFRANCO FERNÁNDEZLima, veintidós de junio de milnovecientos ochenta y siete VISTOS: resulta de autos que a fojas 3 se presenta don Carlos DianderasEspinoza, Procurador Público encargado de los asuntos judiciales delMinisterio de Guerra e interpone en vía ordinaria demanda de pago dedólares contra Jorge Lanfranco Fernández a fin de que cumpla con pagar lasuma de US$66,447.20 o su equivalente en moneda nacional haciendoextensivo a los daños y perjuicios e intereses irrogados. Expresa que porcontrato suscrito en documento privado con fecha 10 de diciembre de 1976el Ministerio de Guerra sufragó los gastos de estudios del curso de actuariosmatemáticos del demandado en la ciudad de Roma (Italia) durante elperíodo comprendido entre el 10 de diciembre de 1976 y el 30 de noviembrede 1980, que dicho convenio se suscribió con el demandado obligándoseéste a servir en el Ministerio de Guerra por el período de quince años despuésde concluidos sus estudios en la Caja de Pensiones y como asesor financiero;que una vez concluidos los estudios el día 2 de abril de 1982 el demandandofue designado para prestar servicios en la Caja de Pensiones Militar Policial yel día primero de abril de 1985 fue designado para prestar servicios en laDirección de Economía del Cuartel General del Ejército donde no seincorporó, que mediante solicitud de 24 de junio de 1985 el demandado pidióresolución del contrato firmado con el Ministerio de Guerra sometiéndosedicho pedido a lo estipulado en la cláusula tercera de dicho contrato esdecir que se obliga a devolver la totalidad de los gastos le ocasionaran losestudios en Roma, que tales hechos anotados anteriormente constituyen losdaños y perjuicios que también demandan, ampara su demanda en lo quedispone los artículos 1320°, 1321° y 1323° del Código Civil anterior y artículos220° y siguientes del Código Civil vigente. Corrido traslado de la demanda afojas 6 el demandado se apersona a la instancia señalando domicilio enautos; dándose por contestada la demanda por resolución de fojas 7 vuelta,recibida la causa a prueba ofrecidas y actuadas las mismas, concedido eltérmino de Ley para que las partes presentaran sus alegatos, pedidos losautos para dictar sentencia, vencido el término de Ley y llegada laoportunidad de expedirla y CONSIDERANDO: Que conformeaparece del contrato y Resolución Suprema de fojas 10 y 11debidamente reconocido por el demandado a fojas 20 vuelta, las 34
  • 35. partes se obligan a designar al Teniente en Retiro - Jorge LanfrancoFernández a fin de que siga estudios en el curso de ActuariosMatemáticos los mismos que se llevarán a cabo en la ciudad deRoma (Italia), en el período comprendido entre el 10 de diciembrede 1976 y el 30 de noviembre de 1985 cuyos gastos que se originedeberá ser de cuenta del Ministerio de Guerra comprometiéndoseasimismo el teniente designado una vez concluidos sus estudios aservir en la Caja de Pensiones y/o como Asesor Financiero en elMinisterio de Guerra por el término de 15 años; asimismo sedetermina el caso de que se interrumpan los estudios del oficialdesignado por causa imputable a él, estaría obligado a devolver latotalidad de los gastos ocasionados procediéndose de la mismamanera si el demandado no cumple con prestar sus serviciosprofesionales por el lapso fijado, que con la Resolución Ministerial defojas 1 y 2, relación de gastos ocasionados en el transcurso de losestudios del demandado que corre a fojas 16, documentos que nohan sido tachados ni impugnados por el demandado se acreditaque el demandante ha incumplido sus obligaciones en su totalidadcon el demandado según contrato de fojas 10; que asimismo, eldemandado por escrito de fojas 44, reconoce haber incumplidodicho contrato y aceptar la devolución de gastos limitándosesolamente a solicitar se rebaje al capital demandado la suma de350,105.00 intis por los tres años de servicios prestados conposterioridad a la culminación de sus estudios, que no habiendo eldemandado aportado prueba alguna contra el séquito del procesoque contravengan los puntos que se demanda debe apoyarse dichaacción; que emanan las preses de la acción la confesión ficta defojas 17 vuelta, con arreglo al pliego de preguntas de fojas 16, quelos contratos son leyes entre las partes y deben cumplirse según labuena intención de sus otorgantes, por tales razones y estando a loestablecido en el artículo 1430° y siguientes del Código Civil: FALLO:declarando fundada la demanda de fojas 3 ordenando enconsecuencia que el demandado devuelva al Supremo Gobiernopor intermedio del Ministerio de Guerra la suma de US$66,447.20 o suequivalente en moneda nacional al tipo de cambio a la fecha depago. Infundada en cuanto reclama el pago de daños y perjuiciospor improbados con costas.- 35
  • 36. Expediente Nº 1287-88Lima, dieciocho de juliode mil novecientos ochentiocho.- VISTOS; interviniendo como Vocal ponente el señor Buendía Gutiérrez; yCONSIDERANDO: que según el artículo 1328° del Código Civil de 1936 queestuvo vigente en la fecha del acto jurídico celebrado, los contratos sonobligatorios en cuanto se haya expresado en ellos y deben ejecutarse segúnlas reglas de la buena fe y común intención de las partes, según el artículo1342° del mismo Código, no podrá una de las partes demandar elcumplimiento de un contrato bilateral, si ella misma no ha cumplido uofreciese cumplirlo; que si bien el contrato de fojas 10 en su cláusula terceraestablece la obligación del oficial don Jorge Lanfranco Fernández dedevolver la integridad de los gastos ocasionados al Ministerio de Guerra en superfeccionamiento profesional en el extranjero si incumpliese su compromisode servir en la Caja de Pensiones y/o como Asesor Financiero en dichoMinisterio, es de tener en especial consideración que el demandado estuvocumpliendo su parte, mientras que el Ministerio de Guerra no ha respetado loconvenido al destinar a este oficial a un cargo diferente al estipulado en laDirección de Economía del Cuartel General del Ejército que el interesadoconsidere indigno de su persona, dando lugar a su solicitud de resolución delcontrato de fojas 18, razón por la cual la demanda es infundada;REVOCARON : la sentencia apelada de fojas 51, su fecha 22 de junio último,que declara fundada la demanda de fojas 3, la que declararon infundada; ylos devolvieron.-Lima, veinte de noviembre demil novecientos ochentinueve. VISTOS: de conformidad con lo opinado por el señor Fiscal; por susfundamentos: declararon NO HABER NULIDAD en la resolución de vista defojas 67, su fecha 18 de julio de 1988, que revocando la sentencia apeladade fojas 51, fechada 22 de junio de 1987 declara infundada la demanda; conlo demás que contiene: en los seguidos por el Supremo Gobierno con donJorge Lanfranco Fernández, sobre pago de daños y perjuicios; y losdevolvieron.- Interviniendo los señores Ruelas Terrazas y Gallegos Guevara de 36
  • 37. conformidad con lo dispuesto por el artículo 123° de la Ley Orgánica delPoder Judicial. PREGUNTAS GUIA PARA EL ANÁLISIS DEL CASO 1 ¿Existe responsabilidad civil de Jorge Lanfranco Fernández? ¿Qué tipo de responsabilidad civil se habría configurado por cuenta de Jorge Lanfranco Fernández? 3. ¿Se cumplió adecuadamente el contrato por ambas partes? ¿El contrato celebrado por el Ministerio de Guerra con Jorge Lanfranco Fernández ha sido resuelto? 37
  • 38. CAPITULO 3LA ANTIJURICIDAD COMO ASPECTO FUNDAMENTAL DE LA ESTRUCTURA DE LOS HECHOS JURIDICOS En este capítulo analizaremos la antijuridicidad como aspecto fundamental de la estructura de los hechos jurídicos ilícitos que originan una responsabilidad civil, extracontractual y contractual. Además haremos referencia a la necesidad de distinguir la responsabilidad civil de la responsabilidad penal, para concluir en la noción de antijuridicidad y el principio de legalidad en el derecho privado. 38
  • 39. 1. INTRODUCCIÓNL a mayor parte de los autores, no así los cuerpos legales, consideran que la antijuricidad es uno de los requisitos fundamentales de la responsabilidad civil en general, sea ésta contractual oextracontractual, por cuanto se entiende que sólo nace la obligaciónlegal de indemnizar cuando se causa daño a otro u otros mediante uncomportamiento o conducta que no es amparada por el Derecho, porcontravenir una norma imperativa, los principios que conforman elorden público o las reglas de convivencia social que constituyen lasbuenas costumbres. Evidentemente, si se causa un daño mediante unaconducta, existiendo la relación de causalidad adecuada y los factoresde atribución correspondientes, no habrá responsabilidad, vale decir, elautor del daño no será responsable, si la conducta realizada se efectuódentro de los límites de lo permitido por el Derecho, esto es, dentro delos límites de lo lícito. Esto significa en consecuencia que no existeresponsabilidad civil en los casos de daños causados en el ejercicioregular de un derecho, por cuanto se trataría de daños causadosdentro del ámbito de lo permitido por el sistema jurídico, es decir,supuestos de daños autorizados o justificados por el ordenamientojurídico. En otras palabras, resulta evidente, por la propia fuerza de los conceptos y de los hechos, que siempre es necesaria una conducta que sea ilícita, antijurídica o ilegítima, para poder dar nacimiento a la obligación legal de indemnizar y por ende a un supuesto de responsabilidad civil extracontractual o contractual. Resulta inimaginable plantear un problema de responsabilidadcivil sin hacer referencia al concepto de la antijuricidad, cualquiera quesea la denominación que se le dé al mismo. Podría señalarse inclusiveque por tratarse de un concepto tan evidente, sería innecesariacualquier referencia al mismo. Como veremos más adelante, en el 39
  • 40. caso de la responsabilidad contractual el problema de la antijuricidades menos discutible, presentándose en toda su magnitud en el ámbitode la responsabilidad extracontractual. Por lo expuesto resulta claro que la antijuricidad es un aspectofundamental de la estructura de los hechos jurídicos ilícitos que originanuna responsabilidad civil. Más aún, podríamos decir que la antijuricidades precisamente lo que caracteriza esta clase de hechos jurídicos.Recuérdese lo que señalamos en el primer capítulo sobre los hechosjurídicos en general, cuando los clasificamos y llegamos a ubicar dentrodel universo de los mismos a los hechos jurídicos ilícitos, como unaespecie dentro de los hechos jurídicos voluntarios, los cuales seclasifican en hechos jurídicos voluntarios lícitos e ilícitos. La antijuricidad es pues el elemento caracterizador de los hechos jurídicos voluntarios ilícitos que originan un supuesto de responsabilidad civil, sea contractual o extracontractual, así como respecto de los hechos jurídicos voluntarios con declaración de voluntad que constituyen los denominados actos jurídicos, la doctrina es unánime en señalar que uno de los aspectos fundamentales que los caracterizan es justamente por el contrario la licitud. De esta manera, resulta claro que no se puede negar lanecesidad y la importancia de la antijuricidad en la estructura de loshechos jurídicos voluntarios ilícitos, así como nadie niega la importanciade la licitud en la estructura de los hechos jurídicos voluntarios queconstituyen los actos jurídicos, definidos por el Código Civil peruano ensu artículo 140 como las manifestaciones de voluntad destinadas acrear, modificar, regular o extinguir relaciones jurídicas. Negar elconcepto de antijuricidad sería como negar la propia clasificación delos hechos jurídicos voluntarios, que unánimemente se dividen enjurídicos lícitos e ilícitos. 40
  • 41. 2. LA ANTIJURICIDAD Y LA NORMATIVA Sin embargo, el problema sobre la necesidad de este requisitofundamental y evidente para la estructura de los hechos jurídicos ilícitosque originan una responsabilidad civil se plantea en nuestroordenamiento jurídico, desde el momento mismo que los artículos 1969y 1970, que hacen referencia directa a los hechos jurídicos ilícitos, nomencionan de modo alguno que deba tratarse de un dañoconsecuencia de una conducta ilícita o antijurídica, limitándose adisponer ambas normas que cuando se cause un daño a otro por doloo culpa, o, mediante una actividad riesgosa o peligrosa,respectivamente, existirá para el autor la obligación de indemnizar a lavíctima. Obviamente, el artículo 1971 al señalar en su primer inciso queno hay responsabilidad por daño causado en el ejercicio regular de underecho, está haciendo referencia implícita al concepto deantijuricidad, por la simple y evidente razón que cuando se actúa en elámbito del ejercicio regular de un derecho, a pesar de que se puedacausar daño, el mismo será resultado de una actividad lícita, ajustada aDerecho y por ende permitida y plenamente justificada por elordenamiento jurídico. Sin embargo, desde nuestro punto de vista, ello no es suficiente,por cuanto se da lugar a ideas o planteamientos, en nuestro conceptoerrados, que consideran que la antijuricidad o ilicitud no es un requisitofundamental e imprescindible de la responsabilidad civil en general,trátese del campo contractual o extracontractual. Dicho muybrevemente, en nuestra opinión no basta con deducir estefundamental requisito del primer inciso del artículo 1971, de maneraindirecta, o con afirmar que por ser evidente no es necesaria ningunareferencia al mismo, sino que es necesario que el Código peruanoestablezca directamente en los artículos 1969 y 1970 el requisito de laantijuricidad, para poder concebir un supuesto de la responsabilidadcivil y fundamentalmente para que no queden dudas sobre lanecesidad imperiosa de este aspecto dentro del sistema deresponsabilidad civil a nivel normativo. Esta necesidad en nuestraopinión es imperiosa para combatir los intentos doctrinarios que buscannegar, sin lógica alguna, la antijuricidad dentro del sistema de laresponsabilidad civil en general. 41
  • 42. No debe olvidarse que en nuestro medio lamentablemente se le da poca importancia a la teoría general del acto jurídico, en dónde se estudia la clasificación de los hechos jurídicos voluntarios en lícitos e ilícitos, razón por la cual resulta muy fácil para algunos negar la necesidad de la antijuricidad sobre la base de la exclusiva interpretación literal de los artículos 1969 y 1970. No debe olvidarse igualmente que el primer inciso del artículo1971, al igual que toda la norma en su conjunto, es interpretada en suexacto sentido, como aquella que contempla de manera específica lossupuestos del daño autorizado o del daño justificado, es decir, deaquellos casos en los cuales no hay responsabilidad civil por haberactuado el causante del daño justificadamente, según elordenamiento jurídico. El mismo que preceptúa que en los casos delegítima defensa, estado de necesidad, y ejercicio regular de underecho, no existe responsabilidad de ninguna clase, a pesar del dañocausado. Se limita de esta manera, el entendimiento y el supuesto deaplicación del artículo a regular los supuestos de daño autorizado ojustificado.3. HACIA UN CONCEPTO DE ANTIJURICIDADS in embargo, para poder comprobar nuestra afirmación, es necesario, examinar el concepto mismo de antijuricidad, habida cuenta que existe un planteamiento, con muchos adeptosactualmente, que señala que no es necesaria la antijuricidad, o que entodo caso, ésta debe reemplazarse por otro concepto como aquel delDaño injusto, siguiendo el ejemplo del Código Civil italiano de 1942. Desde este planteamiento, que obviamente no compartimos, losartículos 1969 y 1970 serían perfectos, no existiendo ninguna necesidadde revisarlos o modificarlos. Lamentablemente en nuestro medio existen 42
  • 43. muchos que piensan que todo lo que proviene de la doctrina ylegislación italiana debe ser adaptado a nuestro sistema jurídico. Una manera muy sencilla y clara de abordar la noción deantijuricidad o ilicitud en la estructura de los hechos jurídicos ilícitosdentro del sistema de responsabilidad civil, es haciendo referencia a lossupuestos en los cuales resulta evidente la existencia de un supuesto deresponsabilidad civil extracontractual, por ser la conducta causante deldaño, una actividad contraria a Derecho, no por atentar contra elorden público, o las buenas costumbres como los patrones decomportamientos socialmente aceptados como válidos o legítimos,sino por contravenir una norma jurídica que prohibe expresa otácitamente dicha conducta. Así por ejemplo, con independencia de la vinculación entre lapretensión penal y la civil, y los problemas procesales que ello origina,resulta muy fácil de entender que en cualquier caso de una conductatipificada como delito, cuando se haya causado daño efectivamente,el autor del delito no sólo será responsable penalmente, sino tambiéncivilmente, siendo merecedor por ello, no sólo de una pena, sinotambién de una obligación de indemnizar a la víctima, impuesta por laley. En estos casos, la antijuricidad resulta evidente, por cuanto setrata del daño causado como consecuencia de una conductaprohibida, no permitida por el sistema jurídico y como tal ilícita oantijurídica. Sin embargo, ello no nos puede llevar a confundir laresponsabilidad penal con la responsabilidad civil. Lo que sucede esque en estos casos el problema de la necesidad de la antijuricidad seencuentra totalmente resuelto, por cuanto el hecho ilícito que haoriginado una responsabilidad civil por haber causado un daño, ha sidopreviamente valorado y calificado legalmente como Delito, es decir,previsto abstractamente en el supuesto de hecho de una normajurídica como una conducta prohibida o antijurídica que origina unaresponsabilidad penal. Obviamente, esta antijuricidad directa, quepodríamos calificar de ANTIJURICIDAD TIPICA, por estar prevista en lanorma jurídica, no sólo es resultado de una conducta tipificadalegalmente como un delito penal, sino que también puede resultar deuna conducta que no esté permitida, sin que la misma llegue a 43
  • 44. constituir un delito, por tratarse simplemente de una conducta nopermitida por el Derecho Privado. Esta aclaración resulta en nuestro concepto de fundamentalimportancia, por cuanto en nuestro medio existe el prejuicio, infundadoy generalizado, de que sólo es posible hablar de antijuricidad típica enlos casos de conductas delictivas, como si las únicas conductas queestuvieran prohibidas por el ordenamiento jurídico, fueran aquellastipificadas como delitos, olvidándose que existen muchas conductasprohibidas expresa o tácitamente por normas de derecho privado, sinninguna implicancia de orden penal y que son en esencia, y al igualque las otras, conductas perfectamente antijurídicas. La antijuricidadtípica o tipificada legalmente, que supone siempre una previsión enabstracto dentro del supuesto de hecho de una norma jurídica de unadeterminada conducta como prohibida o no permitida, no esúnicamente resultado de las normas que tipifican delitos, es decir,hechos ilícitos que originan una responsabilidad penal, sino también detodas las normas de derecho privado que directamente prohíbendeterminadas conductas. Debe pues desecharse la idea falsa y equivocada según la cual la antijuricidad típica es privativa del ámbito de la responsabilidad penal. El concepto del tipo juega también un rol muy importante en el ámbito del derecho privado. Así, por ejemplo, tenemos el caso del artículo 882 del CódigoCivil, que dispone expresamente que no se puede establecercontractualmente la prohibición de enajenar o gravar, salvo que la leylo permita, lo que significaría que la existencia de un pacto con dichocontenido sería justamente una conducta antijurídica, que en caso decausar daño a una de las partes, como consecuencia de su mismacelebración, daría lugar a un supuesto perfecto de responsabilidad civilextracontractual, dentro de la lógica de la actual regulación de nuestroCódigo Civil. Otro caso típico de conducta prohibida por normas queno tipifican delitos, es también el artículo 240 del Código Civil, que parael caso de los esponsales, dispone que si los mismos se han formalizado 44
  • 45. indubitablemente entre personas legalmente aptas para casarse ydejan de cumplirse por culpa exclusiva de uno de los prominentes,ocasionando con ello daños y perjuicios al otro, el autor de la rupturaestará obligado a indemnizarlos. Otros casos de prohibición expresa,entre los múltiples que encontramos en nuestra legislación yespecíficamente en nuestro Código Civil, lo constituyen los artículos 28,241, 242, 243, 381, 382, 538, 554, 662, 667, 678, 744, 745, 814, 934, 1066,1095, 1106, 111, 1113, 1132, 1221, 1249, 1290, 1366, 1629, 1668, 1775,1817, etc. En cualquiera de estos casos, resulta evidente, al igual que en losdos artículos anteriores, que cuando como consecuencia de laconducta prohibida se cause un daño a un tercero, nacerá a cargo delautor del daño la obligación legal de indemnizar por ser responsable,bien sea contractual o extracontractualmente. De esta manera, en estos casos estaremos frente a supuestos de hechos jurídicos ilícitos tipificados legalmente, que han determinado un supuesto de responsabilidad civil, por haberse causado a través de los mismos daños a terceros. En consecuencia, esperamos quede destruido de una vez portodas, el infundado y absurdo prejuicio, muy frecuentelamentablemente en nuestro medio, que sólo es posible hablar deresponsabilidad civil extracontractual cuando se trata de una conductatipificada como delito y como tal sancionada con una pena, porcuanto la antijuricidad puede ser consecuencia de una conductasancionada penal o civilmente. Esta absurda y totalmente equivocada opinión no sólodesconoce la total diferencia entre la responsabilidad penal y laresponsabilidad civil, sino que se basa sobre un concepto totalmentefalso de la noción de antijuricidad típica. En este sentido, resultabastante claro comprender el concepto de la antijuricidad típica, estoes, como de una conducta no permitida prevista específicamente en lanorma jurídica. 45
  • 46. Sin embargo, por razones que no llegamos a entender existetambién otro prejuicio, bastante generalizado en nuestro medio ytambién completamente infundado, en el sentido que de aceptarse elconcepto de la antijuricidad como requisito de la responsabilidad civil,estaríamos limitando el ámbito de aplicación de la misma únicamentea los casos de conductas prohibidas o no permitidas expresa otácitamente por las normas jurídicas. Según algunos, no se puedehablar de antijuricidad en el campo de la responsabilidad civil, pues seestaría confundiendo la responsabilidad civil con la responsabilidadpenal. Por lo tanto, según esta opinión equivocada, para evitar esaconfusión, es necesario prescindir del concepto de antijuricidad en elcampo de la responsabilidad civil, por tratarse de un conceptoprivativo de la responsabilidad penal. Este punto de vista completamente equivocado identifica tipicidad con el concepto de antijuricidad, olvidándose que existen conductas prohibidas, ya no específicamente sino también genéricamente, en cuyo caso estamos también frente a conductas antijurídicas, no típicas, pero si genéricas y por ello mismo atípicas. Realmente nos parece increíble que para algunos la antijuricidadsolamente pueda ser una tipificada legalmente, y en nuestra opiniónesa absurda posición es consecuencia de creer que sólo es posiblehablar de antijuricidad dentro de la lógica de la responsabilidad penal.En otras palabras, como en el campo de la responsabilidad penal seidentifica antijuricidad con tipicidad, algunos creen que el conceptode antijuricidad supone siempre la tipicidad. Y es por ello mismo que sinningún fundamento se atreven a decir que la antijuricidad no esaplicable al campo de la responsabilidad civil.4. LA ANTIJURIDICIDAD TIPICA Y LA ANTIJURICIDAD GENERICA 46
  • 47. En nuestra opinión, y tal como lo hemos anticipado, debehablarse de dos clases de antijuricidad: una típica, esto es,específicamente prevista por la norma jurídica, bien sea expresa otácitamente, y una atípica, vale decir prevista genéricamente por elordenamiento jurídico. Antijuridicidad Típica Atípica Expresa Tácita De esta forma, se amplía acertadamente el concepto de laantijuricidad, y se le proporciona al sistema de la responsabilidad civil lalógica adecuada para su buen funcionamiento en la realidad social,pues ya no será necesario establecer únicamente si la conducta estáprohibida expresa o tácitamente por alguna norma jurídica o unconjunto de las mismas, para poder hablar de un supuesto deresponsabilidad civil, sino que podremos saber a ciencia cierta, si debehaber o no responsabilidad civil extracontractual, en la medida en quese determine que se trata e una conducta prohibida genéricamentepor el ordenamiento jurídico. La importancia del tema es fundamental, pues, debido alinfundado prejuicio de identificar necesariamente antijuricidad contipicidad legal, se hace en nuestro medio muy difícil para losprofesionales y estudiantes de Derecho en general, saber, si en esoscasos de conductas no prohibidas específicamente, puede darse lugaro no a un supuesto de responsabilidad civil, con la consiguienteconfusión entre la responsabilidad penal y civil, cuyas lógicas,fundamentos y requisitos son completamente distintos, pues en elámbito civil lo que se persigue básicamente es reparar o resarcir losdaños ocasionados, mientras que en la responsabilidad penal elobjetivo fundamental es sancionar al autor del delito, haya habidodaño o no. 47
  • 48. En el ámbito de la responsabilidad contractual, que en nuestrosistema jurídico sería preferible denominar responsabilidad civilobligacional, dado que el contrato no es la única fuente voluntaria deobligaciones en nuestro Código Civil, si bien existe y está siemprepresente la antijuricidad como requisito fundamental del sistema, aligual que el concepto de daño, de relación de causalidad, de laimputabilidad y la culpabilidad, se trata siempre de una antijuricidadtípica, que puede consistir en un incumplimiento total, en uncumplimiento parcial, cumplimiento defectuoso o en un cumplimientotardío o moroso, ya que es únicamente en esos supuestos,debidamente previstos en las normas sobre inejecución deobligaciones, en que se puede hablar de responsabilidad civilcontractual, más propiamente de responsabilidad obligacional dentrode nuestro sistema jurídico. En otras palabras, según lo dispone expresamente el artículo 1321, norma fundamental en materia de responsabilidad obligacional, debidamente confirmado por otras normas incorporadas bajo el mismo título sobre inejecución de obligaciones tales como los artículos 1314, 1315, 1317, 1329, 1330 y 1331, en materia de responsabilidad obligacional la antijuricidad es siempre típica, pues en todas estas normas se hace siempre referencia a la “inejecución de la obligación” aludiendo al incumplimiento total, al cumplimiento parcial, al cumplimiento defectuoso y al cumplimiento tardío o moroso, es decir, a lo que doctrinariamente se conoce como incumplimiento absoluto (total, parcial y defectuoso) e incumplimiento relativo (tardío o moroso). En consecuencia, queda claro que sólo se puede hablar deresponsabilidad obligacional, cuando el deudor cause daño alacreedor como consecuencia inmediata y directa del incumplimientototal, parcial, tardío o defectuoso de la prestación a su cargo, en lamedida en que tal incumplimiento, en sus cuatro tipos le sea imputable 48
  • 49. por dolo, culpa grave o culpa leve. De esta manera, se hace evidenteel concepto de una antijuricidad estrictamente típica en el ámbito dela responsabilidad civil obligacional, llamada doctrinariamente“responsabilidad contractual”. Por ello mismo, el tema de la antijuricidad adquiere importanciafundamental en el ámbito de la responsabilidad extracontractual, pueses ahí en que se manifiesta en toda su amplitud la importancia y sobretodo la necesidad de establecer con claridad cuándo hayresponsabilidad civil, en los casos en que no exista una conductaprohibida expresa o tácitamente por una norma jurídica de maneraespecífica. Debe recordarse, que en este caso, y a diferencia del anterior, lasconductas que dan lugar a responsabilidad civil no estánexpresamente tipificadas y de manera taxativa en norma alguna bajoel título de la responsabilidad extracontractual, sino que las dos normascentrales, a saber, los artículos 1969 y 1970, se limitan a establecer quecuando se causa un daño a otro u otros hay lugar al resarcimientorespectivo. Tan no están tipificadas las conductas que pueden darlugar a responsabilidad extracontractual, que el artículo 1985 exige enforma expresa una relación de causalidad adecuada, haciendoreferencia directa a una teoría sobre la relación de causalidad, que afin de establecer cuándo hay responsabilidad o no, dispone que debetratarse de una conducta capaz de causar un determinado tipo dedaño, en consideración a la experiencia cotidiana y al normaldesenvolvimiento de los acontecimientos. Como resulta evidente, si eneste caso las conductas fueran siempre típicas, no habría necesidad deacudir a una teoría que distingue y discrimina, entre las múltiplesconductas del hombre, cuáles pueden dar origen a unaresponsabilidad y cuáles no. La diferencia resulta clarísima, si se observa que en el ámbitoobligacional, la responsabilidad nace del incumplimiento de unaobligación por parte del deudor, lo cual implica siemprenecesariamente la existencia previa del vínculo obligacional, el mismoque sólo se puede incumplir absoluta o relativamente, mientras que enel campo extracontractual la responsabilidad nace de una conductaque, simplemente, causa daño, razón por la cual se hace imperiosoestablecer que conductas pueden dar lugar o no a dicha 49
  • 50. responsabilidad civil, sobre todo si en este caso no es necesaria laexistencia previa de un vínculo obligacional. En nuestro concepto, la antijuricidad atípica o genérica no sólo esun concepto que se impone por la misma lógica del sistema, que noexige un vínculo obligacional previo entre los sujetos, sino por la mismanecesidad de reparar o indemnizar daños que sean consecuencia decualquier conducta, aún cuando la misma no se encuentre prohibidaexpresa o tácitamente por norma jurídica. La antijuricidad atípica o genérica es justamente lo que caracteriza la responsabilidad civil, y que permite diferenciarla nítidamente de la responsabilidad penal. La única manera de establecer cuándo una conducta estáprohibida genéricamente, es en nuestra opinión, acudiendo al artículoV del título preliminar del Código Civil, y adicionalmente al criterio devaloración social en una determinada sociedad y en un momentohistórico determinado. Con relación al artículo V del título preliminar, aún cuando elmismo hace referencia directa al concepto de la nulidad virtual enexpresa concordancia con el inciso 8 del artículo 219, por cuantodispone expresamente que es nulo el acto jurídico contrario a las leyesque interesan al orden público o a las buenas costumbres, en nuestraopinión esta norma de carácter principista y genérico nos permitededucir que el concepto de antijuricidad o ilicitud no sólo es típico en elámbito del Derecho privado, sino también genérico o atípico. Más aún,en nuestra opinión este artículo V es la norma fundamental queconsagra la noción de ilicitud o antijuricidad en el derecho privado.Antijuricidad que en el Derecho Privado no sólo tiene relevancia en elcampo de la ineficacia de los actos jurídicos y contratos, sino tambiénen el campo de la responsabilidad civil. Dicho de otro modo, es enbase a esta norma genérica, que se puede afirmar con toda seguridadque existe una antijuricidad atípica. La explicación es la siguiente: si 50
  • 51. bien es cierto que la norma tiene como propósito directo, el sancionarcon nulidad a los actos jurídicos cuyo contenido sea contrario al ordenpúblico o a las buenas costumbres, la razón de ser de esta nulidad, quehemos calificado de virtual o tácita, radica precisamente en que seprivan de efectos jurídicos a los actos jurídicos cuyo contenido esilegítimo, ilícito, justamente por ser contrario al orden público o a lasbuenas costumbres, ya que el ordenamiento jurídico considera que nomerecen la tutela legal y por ende el producir efectos jurídicos todosaquellos comportamientos voluntarios del hombre que sean ilícitos porcontravenir el orden público o las buenas costumbres. En otras palabras, la razón de ser de la nulidad, genérica porcierto, es el que se trata de actos jurídicos cuyo contenido o finalidades ilícita, por no estar en concordancia con los principios fundamentalesque conforman el orden público, o las reglas de convivencia socialaceptadas por todos los miembros de una comunidad en un momentohistórico determinado que conforman lo que legalmente se denominan“buenas costumbres”. Tal es la importancia del tema sobre la ilicitud oantijuricidad en el ámbito del acto jurídico y por ende de los contratos,que el legislador ha decidido privarlos de eficacia jurídica dentro deuna norma ubicada en el título preliminar del Código Civil, vale decir ensu puerta de entrada, en el entendimiento de los comportamientosilícitos no merecen la tutela y el amparo legal, precisamente por noestar de acuerdo con lo que se busca en una determinada sociedad.No se olvide que los actos jurídicos y los contratos se caracterizan entreotros aspectos, por tratarse de hechos jurídicos voluntarios lícitosconformados por una o más declaraciones de voluntad productoras deefectos jurídicos. En tal sentido, es deber fundamental del sistemajurídico establecer que el acto jurídico será nulo cuando su contenidosea ilícito, por atentar contra las normas imperativas, el orden publico olas buenas costumbres. Si la licitud es uno de los aspectosfundamentales de la estructura de los actos jurídicos y contratos, nocabe duda que será necesario señalar que los mismos serán nuloscuando su contenido sea ilícito. Es pues deber fundamental del sistemajurídico establecer normativamente la ineficacia estructural de los actosjurídicos cuyo contenido sea ilícito. Pues bien, de la misma norma se desprende la intenciónnormativa de establecer en una norma genérica el concepto privadode ilicitud o antijuricidad, pues si bien es cierto que una conducta ilícita 51
  • 52. no podrá nunca producir efectos jurídicos queridos o deseados por lossujetos, con mayor razón se puede afirmar, sin dudas de ninguna clase,que cuando se cause daño por intermedio de una conducta queatente contra el orden público o las buenas costumbres, existirá onacerá en el mundo del Derecho la obligación legal de indemnizar acargo del autor de esta conducta, sin que sea necesario precisar si laconducta se encuentra o no específicamente prohibida o sancionadapor una norma jurídica determinada. En otros términos, mediante unanorma dirigida a sancionar con nulidad los actos jurídicos concontenido ilícito, el ordenamiento jurídico peruano de manera indirectaestá consagrando un concepto genérico de antijuricidad o ilicitud,aplicable por cierto a la responsabilidad civil extracontractual, no así ala contractual u obligacional, por las razones explicadasprecedentemente. Concepto genérico de ilicitud que le da contenidopropio a los artículos 1969 y1970, en concordancia obviamente con elartículo 1971, comentado también anteriormente. En consecuencia, no sólo se debe hablar de responsabilidad civilextracontractual, cuando se haya causado daño mediante conductasprohibidas por normas jurídicas específicas, con contenido penal o sinél, sino también en todos los demás casos en los cuales la conducta,aún cuando no esté prevista específicamente en una norma jurídica,por sí misma sea contraria a derecho o antijurídica por contravenir elorden público o las buenas costumbres. Si este razonamiento se hacesin problemas para el caso de los actos jurídicos decretando su nulidad,con mayor razón para el caso del resarcimiento de daños en laresponsabilidad extracontractual. Sobre todo si se tiene en cuenta quela antijuricidad es uno de los aspectos estructurales de todos los hechosjurídicos ilícitos. No debe tampoco olvidarse que el concepto de laatipicidad no sólo se presenta en materia de nulidad y deresponsabilidad civil, sino también en materia de figuras contractuales,tratándose pues de un noción propia del derecho privado, a diferenciade la responsabilidad penal, en cuyo caso la responsabilidad siemprees típica. No debe olvidarse que así como existen figuras de contratostípicos o tipificados legalmente, existen también los denominadoscontratos atípicos, que son todos aquellos que se celebran por laexclusiva creación de la voluntad de las partes contratantes. Sería inimaginable, por cierto, un sistema jurídico deresponsabilidad civil extracontractual, en el cual sólo se pudieran 52
  • 53. indemnizar daños causados por conductas típicamente ilícitas oantijurídicas, pues un sistema de dicha naturaleza no cumpliría sufunción fundamental, cual es la de reparar a las víctimas de los dañosque otros les hubieren causado en su vida de relación dentro de unadeterminada sociedad. El principio de legalidad en el derecho privado no se sustenta en el concepto de la tipicidad legal, como sucede en el derecho público. De esta manera, así como existen contratos atípicos, existen también hechos jurídicos ilícitos atípicos. En el campo de la responsabilidad penal por el contrario el principio de legalidad se construye sobre la noción de tipicidad, razón por la cual la antijuricidad penal siempre es una tipificada legalmente. Tampoco debe olvidarse que además de esta ilicitud genéricadel artículo V del título preliminar, la antijuricidad también puede ser elresultado, no de una conducta que atente contra el orden público o lasbuenas costumbres, sino de un comportamiento que sea consideradosocialmente como no permitido. No debe olvidarse que la responsabilidad civil se aplica a laconducta de los hombres en su vida de relación en una determinadasociedad, y que la sociedad, al igual que su sistema jurídico, establecetambién patrones de conducta, los cuales no se agotan con elconcepto de buenas costumbres. En conclusión, desde nuestro punto de vista, la antijuricidad esuna noción fundamental, de la cual no se puede prescindir en elsistema de la responsabilidad civil, contractual o extracontractual,menos aún podría reemplazarse por la noción más genérica aún deldaño injusto, que fue construida en la doctrina italiana sobre la base delo dispuesto en el Código Civil italiano, y cuyo significado está referidodirectamente a la noción de antijuricidad atípica o genérica quehemos desarrollado. En la medida que el Código Civil peruano no hacereferencia en absoluto al concepto del daño injustamente sufrido, no es 53
  • 54. necesario hacer referencia a esta noción, consagrada legalmente enel sistema jurídico italiano. Basta con construir y deducir nuestra nociónde antijuricidad o ilicitud, con las normas que encontramos en nuestrosistema jurídico, llegando a la noción de antijuricidad atípica ogenérica. De esta forma se le concede al sistema de responsabilidadcivil peruano la medida exacta de su importancia, diferenciándoloperfectamente del sistema de la responsabilidad penal, sin copiarconceptos y leyes extranjeras, y sobre la base de una interpretaciónintegral y sistemática de nuestras propias normas jurídicas. La antijuricidad es pues uno de los aspectos fundamentales de la estructura de los hechos jurídicos ilícitos que originan una responsabilidad civil en el sistema jurídico nacional, que se impone por la propia fuerza de la naturaleza jurídica de los mismos hechos jurídicos ilícitos y por la interpretación sistemática de nuestras normas jurídicas. 54
  • 55. AUTOEVALUACION Responda las siguientes preguntas luego de haber concluido elestudio del etercer capítulo. Luego, encontrará al final del material laClave de Respuestas, la misma que le indicará los criterios generalescon que debieron abordarse cada una de las preguntas. ¿Cuál es la diferencia entre la antijuricidad típica y la atípica? ¿Cuándo se habla de responsabilidad civil extracontractual? ¿Cuál sería la noción de hecho ilícito en el sistema peruano de responsabilidad civil extracontractual? ¿Cuál es el significado de injusticia del daño? 55
  • 56. CAPITULO 4 EL DAÑO CAUSADO En este capítulo analizaremos todo lo relacionado al daño causado tanto en la responsabilidad civil contractual como extracontractual. Más específicamente abarcaremos las categorías del daño patrimonial en la figura del daño moral como el de daño a la persona. Finalmente, abordaremos el tema de la indemnización por daño y en especial, por daño en caso de muerte. 56
  • 57. 1. EL DAÑO CAUSADO COMO ASPECTO OBJETIVO FUNDAMENTAL DE LA ESTRUCTURA DE LOS HECHOS JURÍDICOS ILÍCITOS QUE ORIGINAN UNA RESPONSABILIDAD CIVILC omo ya lo hemos comentado un aspecto fundamental de la estructura de los hechos jurídicos ilícitos que originan responsabilidad civil sin lugar a dudas es el aspecto objetivo deldaño causado, pues solamente cuando se ha causado un daño seconfigura jurídicamente un supuesto de responsabilidad civil. En esesentido, se produce como efecto jurídico, el nacimiento de laobligación legal de indemnizar, bien se trate del ámbito contractual oextracontractual, ya que en caso contrario no existirá ningún sustentopara el nacimiento de dicha obligación legal de indemnizar. Como es evidente, en el caso de la responsabilidad civilextracontractual el daño debe ser consecuencia del incumplimientodel deber jurídico genérico de no causar daño a otro, mientras que enel campo contractual el mismo deberá ser consecuencia delincumplimiento de una obligación previamente pactada entre laspartes. Daño Responsabilidad Civil Responsabilidad Civil Extracontractual Contractual Incumplimiento de Incumplimiento de deber jurídico obligación previamente pactada Sin embargo, en ambos casos el aspecto fundamental de laresponsabilidad civil es el que se haya causado un daño, que deberáser indemnizado. De no haber daño, no se configura un supuesto de 57
  • 58. hecho jurídico ilícito, contractual o extracontractual y por ende no seconfigura un supuesto de responsabilidad civil, por más que exista unaconducta antijurídica o ilícita. El objetivo de los sistemas de responsabilidad civil no es el sancionar las conductas antijurídicas, sino el que se indemnizen los daños causados. Tal es la importancia del daño causado en los sistemas deresponsabilidad civil que un sector de la doctrina moderna hapropuesto cambiar la denominación de “Responsabilidad Civil” por lade “Derecho de Daños”. Sin embargo, nosotros pensamos que lacuestión de la denominación del sistema, aún cuando tieneimportancia, es un aspecto secundario. Más aún, nos parece másadecuado seguir hablando de responsabilidad civil, por tratarse,pensamos, de una denominación legitimada por la tradición jurídicalocal y también por nuestra jurisprudencia. Pues bien, no debe olvidarseque en el campo de la responsabilidad civil lo que se busca esindemnizar los daños causados a fin de resarcir a las víctimas, mientrasque en el ámbito de la responsabilidad penal el objetivo central essancionar a los autores de conductas ilícitas o antijurídicas. El objetivode la responsabilidad penal es pues la represión de los hechos jurídicosilícitos tipificados legalmente como DELITOS, sancionando a sus autores,mientras que el objetivo de la responsabilidad civil es indemnizar losdaños causados consecuencia de los hechos jurídicos ilícitos típicos oatípicos. En tal sentido, puede haber delito sin daño, mientras que nopuede haber hecho jurídico ilícito que origina responsabilidad civil sindaño. En los sistemas de responsabilidad civil lo fundamental es pues la reparación de los daños causados a las víctimas, bien se trate del ámbito contractual o extracontractual. 58
  • 59. Tampoco debe olvidarse que en el campo de la responsabilidadcivil, desde nuestro punto de vista, en vez de hablarse simplemente dedaños, sería más conveniente hablarse de daños jurídicamenteindemnizables, por cuanto los daños para originar una responsabilidadcivil deben ser producto de una conducta antijurídica o ilícita, según lohemos visto en el capítulo dedicado al tema de la antijuricidad, ya quetodos los daños que sean consecuencia de conductas permitidas por laley, por ser realizadas en el ejercicio regular de un derecho, legítimadefensa o estado de necesidad, no originan una responsabilidad civil,justamente por tratarse de daños consecuencia de conductasajustadas al sistema jurídico. Por ello en el presente material utilizaremosindistintamente los dos términos, pero cuando hagamos usoúnicamente del término daño, lo haremos siempre con el significado dedaño jurídicamente indemnizable. Ahora bien, se han propuesto en la doctrina muchas definicioneso intentos de definir el daño que origina una responsabilidad civil. Sinembargo, la fórmula más exacta nos parece aquella que define eldaño jurídicamente indemnizable como toda lesión a un interésjurídicamente protegido, bien se trate de un derecho patrimonial oextrapatrimonial. En tal sentido, los daños pueden ser patrimoniales oextrapatrimoniales. Serán daños patrimoniales las lesiones a losderechos patrimoniales y serán daños extrapatrimoniales las lesiones alos derechos de dicha naturaleza, como en el caso específico de lossentimientos considerados socialmente dignos o legítimos y por endemerecedores de la tutela legal, cuya lesión origina un supuesto dedaño moral. Del mismo modo, las lesiones a la integridad física de laspersonas, a su integridad psicológica y a sus proyectos de vida, originansupuestos de daños extrapatrimoniales, por tratarse de interesesjurídicamente protegidos, reconocidos como derechosextrapatrimoniales.2. LAS CATEGORÍAS DE DAÑO PATRIMONIALE n la doctrina existe unanimidad en que existen dos categorías de daño patrimonial, que son de aplicación tanto al campo contractual como extracontractual: el daño emergente y el lucrocesante. Se entiende por daño emergente la pérdida patrimonialefectivamente sufrida y por lucro cesante la renta o ganancia frustradao dejada de percibir. 59
  • 60. Daño patrimonial Daño emergente Lucro cesante Estas dos categorías de daño patrimonial se aplican con el mismosignificado tanto al sistema de responsabilidad civil contractual comoextracontractual, estando ambas reconocidas legalmente en nuestrocódigo civil. En tal sentido, el artículo 1321 del Código Civil con relacióna la responsabilidad civil contractual u obligacional nos dice losiguiente: “Queda sujeto a la indemnización de daños y perjuicios quien no ejecuta sus obligaciones por dolo, culpa inexcusable o culpa leve. EL RESARCIMIENTO POR LA INEJECUCION DE LA OBLIGACION O POR SU CUMPLIMIENTO PARCIAL, TARDIO O DEFECTUOSO, COMPRENDE TANTO EL DAÑO EMERGENTE COMO EL LUCRO CESANTE, EN CUANTO SEAN CONSECUENCIA INMEDIATA Y DIRECTA DE TAL INEJECUCION”. Del mismo modo, con relación a la responsabilidadextracontractual el artículo 1985 dispone en forma expresa: “LA INDEMNIZACION COMPRENDE LAS CONSECUENCIAS QUE DERIVEN DE LA ACCION U OMISION GENERADORA DEL DAÑO, INCLUYENDO EL LUCRO CESANTE, EL DAÑO A LA PERSONA Y EL DAÑO MORAL, debiendo existir una relación de causalidad adecuada entre el hecho y el daño producido.” Obviamente, cuando el artículo 1985 se refiere a lasconsecuencias que deriven de la acción u omisión generadora del 60
  • 61. daño está aludiendo directamente a la pérdida patrimonial sufridaefectivamente por la conducta antijurídica del autor o coautores, esdecir, a la noción de daño emergente. De esta forma, quedaclaramente demostrado que en el sistema jurídico nacional el dañopatrimonial comprende las dos categorías antes mencionadas, bien setrate del ámbito extracontractual y contractual, teniendo en amboscasos el mismo significado. No debe olvidarse que el daño es el mismo en los dos campos de la responsabilidad civil y que la única diferencia se encuentra en que en un caso el daño es producto de una conducta que contraviene el deber jurídico genérico de no causar daño a los demás y en el otro caso de una conducta que contraviene una obligación previamente pactada. Un ejemplo muy simple permitirá comprender perfectamente ladiferencia entre el daño emergente y el lucro cesante: si comoconsecuencia de un accidente de tránsito, una persona pierde elvehículo que utilizaba como instrumento de trabajo para hacer taxi, eldaño emergente estará conformado por el costo de reposición delvehículo siniestrado, mientras que el lucro cesante, por los montos queel taxista dejará de percibir por su trabajo como taxista con el vehículo. Como es también evidente, y lo hemos explicado en los puntosanteriores, no basta la producción de un daño, pues es tambiénnecesaria la relación de causalidad y la concurrencia de los respectivosfactores de atribución. Sin embargo, debe quedar claramenteestablecido que si no hay daño debidamente acreditado, no existiráningún tipo de responsabilidad civil. Ahora bien, a diferencia de lo que sucede con el concepto y lascategorías del daño patrimonial, respecto al daño extrapatrimonialexisten en la doctrina diversas orientaciones, lo que ha originado unagran discusión y enorme debate, hasta hoy no concluido, pues paraalgunos juristas la única categoría de este daño es el daño a la personay para otros por el contrario existen dos categorías: el daño moral y el 61
  • 62. daño a la persona. Antes de dar a conocer brevemente las diferentesorientaciones, y a fin de poder tomar posición sobre este debate, esnecesario explicar el concepto de daño moral y de daño a la persona.a) Daño moral Por daño moral se entiende la lesión a los sentimientos de la víctima y que produce un gran dolor o aflicción o sufrimiento en la víctima. Así, por ejemplo, se entiende que en los casos de la muerte de una persona, los familiares sufren un daño moral por la pérdida del ser querido, bien se trate del cónyuge, hijos, padres y familiares en general. Sin embargo, la doctrina establece para que se pueda hablar de daño moral no basta la lesión a cualquier sentimiento, pues deberá tratarse de un sentimiento considerado socialmente digno y legítimo, es decir aprobado por la conciencia social, en el sentido de la opinión común predominante en una determinada sociedad en un momento histórico determinado y por ende considerado digno de la tutela legal. Así, por ejemplo, una mujer casada, no podría demandar por daño moral por la muerte de un hombre casado con el cual mantuvo una relación de convivencia de varios años. Como consecuencia de este concepto de daño moral como una lesión a los sentimientos considerados socialmente legítimos y aceptables, es que se restringe el ámbito de aplicación del daño moral a los sentimientos que tenemos por los integrantes de nuestra familia, en el sentido amplio de la palabra, por cuanto se considera que respecto de los mismos nuestros sentimientos son considerados socialmente dignos y legítimos y por ende merecedores de protección legal. Este requisito fundamental del daño moral fluye claramente del artículo 1984 del Código Civil que señala lo siguiente: 62
  • 63. “El daño moral es indemnizado considerando su magnitud y el menoscabo producido a la víctima o a su familia”. Sin embargo, nosotros pensamos que el daño moral no seagota jurídicamente en los sentimientos por los miembros de lafamilia, sino también en cualquier otro sentimiento consideradodigno y legítimo, como podría ser el caso de un ahijado, de unanovia, de un padrino de nacimiento, etc. En tal sentido,pensamos que se debe interpretar el sentido del artículo 1984,que hace referencia tanto al menoscabo producido a la propiavíctima como a su familia. Además pensamos que se debeinterpretar sistemáticamente dicho artículo con el artículo 215referido al tema de la violencia como vicio de la voluntad, peroque sin embargo nos evidencia la lógica de nuestro sistemajurídico de proteger los sentimientos por los miembros de nuestrafamilia, como por cualquier otra persona, siempre que lojustifiquen las circunstancias, por tratarse de sentimientosconsiderados dignos de tutela legal. Es por ello que el artículo 215de nuestro Código civil, señala textualmente lo siguiente: “Hay intimidación cuando se inspira al agente el fundado temor de sufrir un mal inminente y grave en su persona, su cónyuge, o sus parientes dentro del cuarto grado de consanguinidad o segundo de afinidad o en los bienes de unos u otros. Tratándose de otras personas o bienes, corresponderá al juez decidir sobre la anulación, según las circunstancias”. Del mismo modo pensamos que los sentimientos que seprotegen legalmente bajo el concepto de daño moral, no sóloson aquellos que tenemos por otras personas, sean miembros denuestra familia o no, sino también por nosotros mismos, en funcióna nuestra propia identidad y escala de valores. El daño moral es pues la lesión a cualquier sentimiento de lavíctima considerado socialmente legítimo. En el ámbito de laresponsabilidad civil obligacional o contractual, el artículo 1322 se 63
  • 64. limita a señalar que el daño moral cuando el se hubiere irrogadotambién es susceptible de resarcimiento, sin hacer ningunareferencia al posible significado del daño moral. No obstante locual, pensamos que debe aplicarse el mismo significado deldaño moral en la responsabilidad civil extracontractual, portratarse del mismo concepto en ambos casos. Como se podrá comprender fácilmente la categoría deldaño moral presenta dos grandes problemas: el primero de ellosreferido a la forma de acreditarlo o probarlo y el segundo referidoa la manera de cuantificarlo. Se entenderá también con facilidadque la prueba del daño moral será a veces muy difícil, dado queno todas las personas expresan sus sentimientos o emociones, ocomo sucede también es fácil a veces para algunas personassimular sufrimientos o lesiones a los sentimientos sin que existanrealmente. Además sucede en muchos casos que los sufrimientosseveros son resistidos con fortaleza sin ninguna alteración en lasalud o aspecto físico del sujeto. Ante esta enorme dificultad, lajurisprudencia peruana ha optado por presumir que en los casosde fallecimiento de una persona, el cónyuge y los hijos sufrennecesariamente un daño moral. Fórmula que si bien nos parecesaludable en un aspecto, nos parece perjudicial en el sentido queevita que se concedan sumas importantes en concepto deindemnización por daño moral al prescindir de la prueba delmismo. Sin embargo, lo saludable de esta presunción es que setrata de una manera ingeniosa de evitar las dificultades en laprobanza del daño moral. Un segundo problema igualmente importante es el de lamanera de cuantificar o medir y traducir económicamente eldaño moral, pues como resulta lógico y evidente no existe sumaalguna que pueda reparar el dolor por la pérdida de un serquerido, supongamos pues el caso de la pérdida de un hijo paraun padre o la madre. Este segundo problema es mucho más serioy grave que el anterior y constituye sin lugar a dudas el obstáculofundamental para la aceptación por toda la doctrina de lacategoría del daño moral. El Código civil peruano en el mismo artículo 1984 haconsagrado una fórmula, entendemos inteligente, cuando 64
  • 65. dispone que el daño moral es indemnizado considerando su magnitud y el menoscabo producido a la víctima o a su familia, que se traduce en el sentido que el monto indemnizatorio por daño moral deberá estar de acuerdo con el grado de sufrimiento producido en la víctima y la manera cómo ese sufrimiento se ha manifestado en la situación de la víctima y su familia en general. Fórmula bastante general y elástica que, sin embargo, no puede resolver del todo la enorme dificultad en la medición patrimonial del daño moral. Como se podrá apreciar, también con facilidad, el otorgamiento de indemnizaciones por daño moral representa para el poder judicial un problema enorme, que tiene que ser resuelto con criterio de conciencia y equidad en cada caso en particular, pues no existe fórmula matemática y exacta para cada supuesto.b) Daño a la Persona En lo relativo al daño a la persona debemos señalar en primer lugar, que a diferencia del daño moral, el mismo no se acepta literalmente en el ámbito de la responsabilidad civil contractual, sino únicamente en el campo extracontractual, según fluye del artículo 1985 que hemos mencionado anteriormente. El artículo 1322 del sistema contractual solamente hace referencia al daño moral. No obstante lo cual, pensamos que el daño a la persona es también indemnizable en el campo de la responsabilidad civil contractual en nuestro sistema jurídico, pues no existe ninguna razón para limitar su aplicación únicamente al campo extracontractual. Por ello pensamos que en el Perú estará totalmente justificada legalmente una pretensión indemnizatoria por daño a la persona en el campo contractual. Pues bien, así como existen problemas relacionados con la admisión del daño moral, existen también problemas en primer lugar en cuanto al significado mismo de daño a la persona. Para un sector de la doctrina el daño a la persona es la lesión a la integridad física del sujeto, por ejemplo, la pérdida de un brazo, una lesión severa que produzca parálisis, etc, o una lesión a su aspecto o integridad psicológica, mientras que para otros el daño a la persona constituye la frustración del proyecto de vida. 65
  • 66. Así, por ejemplo, los casos típicos que utilizan estos autores de frustración del proyecto de vida, hacen referencia a la pérdida de uno o varios dedos para un pianista, de una pierna para una bailarina o jugador profesional de algún deporte rentado, etc.. Por nuestra parte, entendemos que la fórmula más sencilla y adecuada para entender el significado de daño a la persona es estableciendo que se produce dicho daño cuando se lesione la integridad física del sujeto, su aspecto psicológico y/o su proyecto de vida, todo lo cual deberá ser obviamente acreditado. No obstante lo cual, en lo relativo a la frustración del proyecto de vida, pensamos que no se trata de cualquier posibilidad de desarrollo de una persona, que puede ser incierta, sino que deberá tratarse de la frustración de un proyecto evidenciado y en proceso de ejecución y desarrollo que se frustra de un momento a otro. No se debe confundir proyecto de vida, con cualquier posibilidad respecto de la cual no exista ningún tipo de evidencia comprobada. Como tampoco se debe confundir proyecto de vida con las simples motivaciones de los sujetos. Desde nuestro punto de vista, la fórmula integral que hemos planteado, nos parece la más razonable y lógica para entender la noción de daño a la persona, por cuanto la persona no es únicamente un cuerpo, sino también una mente, y en muchos casos supone un proyecto de vida evidenciado por hechos y conductas concretas. Muy bien, hechas estas precisiones por separado tanto sobre eldaño moral como el daño a la persona, resulta evidente, por lo menosdesde nuestro punto de vista, que se trata de categoríasindependientes, pues una cosa es la persona y su proyecto de vida, yotra muy distinta son sus sentimientos. Nos parece muy interesante lafórmula que plantea la eliminación de la categoría del daño moral, 66
  • 67. para hacer referencia únicamente al daño a la persona, pero no nosparece convincente. Más aún, la regulación del Código Civil peruano mantiene la diferencia entre ambas categorías de daños, lo que significa que hoy por hoy no podemos adherirnos a la posición que sostiene que el daño moral debe desaparecer para referirnos solamente al daño a la persona. El hecho que sea muy difícil probar el daño moral y cuantificarlo, no significa que deba ser eliminado como categoría de daño jurídicamente indemnizable. Como es también evidente, en el caso del daño a la persona elproblema fundamental no es tanto la prueba del mismo como sucuantificación, en cuyo caso el Juez deberá acudir tambiénnecesariamente al criterio de conciencia y equidad.3. LA INDEMNIZACIÓN POR DAÑOSP ues bien, sabiendo ya cuáles son las categorías de daños existentes que son indemnizables, y los problemas que originan las categorías del daño extrapatrimonial, corresponde ahoradeterminar los criterios para establecer los montos indemnizatorios tantoen el ámbito contractual como en el extracontractual. En tal sentido, debe señalarse que en el campo contractual seindemnizan los daños patrimoniales como el daño moral en cuantosean consecuencia inmediata y directa del incumplimientoobligacional por parte del deudor. Ello es lógico por cuanto siempre serequiere que los daños sean consecuencia del incumplimiento absolutoo relativo de la prestación debida por parte del deudor, esto es, esnecesario que exista una relación de causalidad inmediata y directaentre los daños causados al acreedor y el incumplimiento del deudor,bien sea por incumplimiento total, cumplimiento parcial, cumplimientodefectuoso, o por retraso en el cumplimiento de la prestación. Sin 67
  • 68. embargo, además de la relación causal, debe señalarse que en elcampo contractual el monto indemnizatorio será mayor o menordependiendo del grado de culpabilidad del deudor. Así, si elincumplimiento es consecuencia de dolo o culpa grave del deudor, losdaños y perjuicios a reparar son todos aquellos consecuenciainmediata y directa del incumplimiento que pudieran preverse o no almomento de contraerse la obligación. Por el contrario, si elincumplimiento obedeciere únicamente a culpa leve, sólo seindemnizarán los daños y perjuicios que sean consecuencia inmediatay directa del incumplimiento que podían preverse al momento decontraerse la obligación. Esto significa en consecuencia que en el campo contractual el monto indemnizatorio será mayor o menor, dependiendo del grado de culpabilidad del deudor. Lo que significa que el monto indemnizatorio no depende exclusivamente de la relación de causalidad, sino también del factor de atribución subjetivo, es decir, de la culpabilidad. Por ello el tercer párrafo del artículo 1321 del Código Civil señalalo siguiente: “Si la inejecución o el cumplimiento parcial, tardío o defectuoso de la obligación, obedecieran a culpa leve, el resarcimiento se limita al daño que podía preverse al tiempo en que ella fue contraída.” Consiguientemente, en los casos de dolo o culpa grave oinexcusable el resarcimiento comprende los daños inmediatos ydirectos previsibles e imprevisibles al momento de contraer laobligación, mientras que en los casos de culpa leve los dañosinmediatos y directos solamente previsibles al momento de asumir laobligación. En el campo extracontractual, por el contrario, el montoindemnizatorio no depende del grado de culpabilidad del autor del 68
  • 69. daño, sino únicamente de la existencia de una relación de causalidadadecuada, en tanto y en cuanto se indemnizan todos los dañossiempre que sean consecuencia de una relación de causalidadadecuada. Esto significa que en el ámbito extracontractual se indemnizan todos los daños y no interesa la calificación de previsibles e imprevisibles, como tampoco el que sean consecuencia inmediata y directa o no de la conducta antijurídica. Este principio recibe la denominación de reparación integral y seencuentra claramente establecido en el artículo 1985 que hemosexaminado anteriormente. De esta forma, pues, llegamos a diferenciar claramente loscriterios para cuantificar o calcular los montos indemnizatorios enambos sistemas de responsabilidad civil, debiendo quedar muy en claroque en el campo contractual el monto indemnizatorio dependefundamentalmente del grado de culpabilidad, mientras que en elextracontractual depende exclusivamente de la relación de causalidadadecuada, siendo indiferente la calificación jurídica del daño y elgrado de culpabilidad del autor de la conducta antijurídica.3.1 La indemnización por daño en caso de muerteP ues bien, habiendo examinado la problemática de los daños causados en el campo de la responsabilidad civil, sea esta contractual o extracontractual, corresponde ahora examinar unaspecto de fundamental importancia legal y práctica en nuestrosistema jurídico. Nos referimos a la responsabilidad civil extracontractualpor daños en casos de muerte en el Código Civil peruano. Desde nuestropunto de vista, en los casos de muerte, la cuestión de los daños, seplantea de la siguiente manera: 69
  • 70. 1. Como acabamos de verlo, de acuerdo a las normas sobre responsabilidad civil extracontractual contenidas en el Código Civil peruano, deben indemnizarse extracontractualmente los daños patrimoniales, bien se trate del lucro cesante y/o del daño emergente, y los daños extrapatrimoniales, tanto el daño moral como el daño a la persona. Esto significa que en el sistema jurídico peruano, al igual que en todos los sistemas latinos, esto es, derivados del Código Civil francés, en el ámbito de la responsabilidad civil extracontractual son indemnizables los daños patrimoniales y los daños extrapatrimoniales. Como es evidente, para que pueda ser exigible legalmente una indemnización por daños extracontractuales en la legislación peruana, al igual que en los otros sistemas jurídicos antes mencionados, es necesario que se acrediten los daños causados, la conducta del autor y la relación de causalidad entre dicha conducta y los daños producidos. Ahora bien, como también acabamos de mencionar líneas arriba, a diferencia del ámbito de la responsabilidad civil contractual, o derivada del incumplimiento de una obligación pactada, en el campo extracontractual el Código Civil peruano ha establecido con precisión el denominado "criterio de reparación integral" en el artículo 1985, según el cual en el ámbito extracontractual deben indemnizarse todos los daños causados a la víctima, sea presentes o futuros, previsibles o imprevisibles, bien se trate de daños patrimoniales o extrapatrimoniales, siempre y cuando se acrediten los mismos y se compruebe la relación de causalidad. Como es evidente, se entiende en nuestra doctrina y nuestra jurisprudencia por daño emergente la pérdida patrimonial efectivamente sufrida y por lucro cesante la ganancia o utilidad que dejará de percibir la víctima. En el ámbito extrapatrimonial, se entiende en nuestra doctrina por daño moral la lesión a los sentimientos o el dolor de afección que sufre la víctima y por daño a la persona la frustración al proyecto de vida de la víctima o el daño a su integridad física. 70
  • 71. 2. Con relación al concepto del daño moral, el Código Civil peruano establece en su artículo 1984, según hemos visto anteriormente, un criterio de medición del mismo en base a las circunstancias de cada caso en particular.3. De esta manera, queda claramente establecido, que tanto al nivel del Código Civil peruano, como en nuestra doctrina y jurisprudencia, se reconocen las categorías del daño patrimonial y extrapatrimonial dentro del criterio de reparación integral en el caso de la responsabilidad civil extracontractual.4. Ahora bien, con relación a la prueba de los daños, nuestro Código Civil refiere en su artículo 1331 que los mismos deben ser probados por la víctima y en el artículo 1332 prescribe que si el resarcimiento del daño no pudiera ser probado en su monto preciso, deberá fijarlo el Juez con valoración equitativa. Como se podrá observar, las reglas legales antes mencionadas son muy claras en el sentido de señalar que los daños deben ser probados por la víctima y que en caso los mismos no se pudieran probar en su monto exacto y preciso, deberá fijarlos el Juez con valoración equitativa, es decir, en base a las reglas de la equidad.5. Con relación a las personas que pueden demandar o reclamar judicialmente indemnización por daños por muerte de una persona, nuestro Código Civil entiende y señala categóricamente que sólo son los miembros de la familia del fallecido, pues el artículo sexto del Título Preliminar del mismo Código, dispone que para ejercitar o contestar una acción es necesario tener legítimo interés económico o moral y que el interés moral autoriza la acción sólo cuando se refiere directamente al agente o a su familia. Esto significa en consecuencia que en el caso de daños por muerte de una persona, sólo los familiares pueden reclamar daños patrimoniales y daño moral. De esta forma, resulta claro que el cónyuge sobreviviente y los hijos de la víctima pueden solicitar indemnización por daño patrimonial y por daño extrapatrimonial. 71
  • 72. 6. Más aún, nuestra jurisprudencia es uniforme en señalar que para poder reclamar daños por la muerte del cónyuge o de alguno de los padres, es decir, que para reclamar indemnización por daños en caso de muerte, no basta con acreditar el parentesco, esto es, no basta con presentar la partida de matrimonio en el caso del cónyuge, o las partidas de nacimiento en el caso de los hijos, sino que es imprescindible acreditar la calidad de herederos de los mismos, bien sea a través de un testamento o de una declaración judicial en el caso de sucesión intestada.7. Nuestra jurisprudencia, en concordancia con lo dispuesto en el Código Civil es también uniforme en el sentido que los herederos pueden reclamar daños patrimoniales y daño moral en el caso de la muerte de una persona. El daño moral se entiende que es procedente por el dolor que causa a los familiares la pérdida del ser querido y el daño patrimonial por los gastos en que hubieran incurrido para el sepelio y en los casos que el fallecido hubiera sido el único sustento de la familia, bien sea del cónyuge, o de los hijos, o de ambos a la vez.8. Queda claramente establecido, en consecuencia, que tanto nuestra legislación, como nuestra doctrina y jurisprudencia, consideran que los familiares, bien se trate del cónyuge y/o hijos, están legitimados para demandar daños patrimoniales y daños morales, en la medida que acreditan su calidad de herederos del fallecido.9. En lo concerniente a la prueba de la existencia y la valoración de los daños, nuestra jurisprudencia se basa exclusivamente en el criterio de valoración equitativa, pues no exige la prueba absoluta y plena de la existencia y los montos de los daños ocasionados, sino que al amparo del artículo 1332 establece los montos indemnizatorios en base al criterio de equidad.10. Por regla general en el caso de muerte, a nuestra jurisprudencia le resulta suficiente la presentación de la partida de defunción, el testamento o la declaratoria de herederos en caso de sucesión intestada, y las pruebas que acrediten el evento que 72
  • 73. ha causado el daño. Así, por ejemplo, si se trata de muerte por un accidente de tránsito, será necesario presentar el atestado policial correspondiente que acredite el mismo accidente. Pero en modo alguno se solicita que se acrediten los daños morales en caso de muerte de un familiar, pues se sobreentiende o se presume, justamente en base al criterio de valoración equitativa, que la muerte ha causado un profundo daño moral a los familiares del fallecido. Del mismo modo, respecto del daño patrimonial sólo se solicita la presentación de los documentos que acrediten los gastos del sepelio del fallecido y en todo caso acreditar que el fallecido era el único sustento de la familia, pero en modo alguno se exige acreditar los daños causados técnica y precisamente.11. Como se podrá comprender, la jurisprudencia peruana no exige la prueba plena de los daños, sino que los valora equitativamente en la medida que se hubiera acreditado el evento que los ha causado. Con mayor razón en el caso del daño moral, pues en dicho supuesto el daño prácticamente se presume en la medida que se acredite la relación familiar y la vocación hereditaria. Es por ello justamente que no se toman en cuenta factores de ingreso, ni se utilizan fórmulas de cálculo, pues todo se hace en base a un criterio equitativo. Y es por ello también que los montos indemnizatorios que se conceden, por regla general, no son los adecuados.12. Más aún, cuando se decreta judicialmente el pago de una indemnización, no se señala en la resolución judicial qué monto corresponde al daño patrimonial y cuál al daño moral, sino que se establece un monto indemnizatorio por todo concepto, es decir, en forma global. Incluso los mismos abogados cuando preparan demandas por responsabilidad civil extracontractual solicitan un monto único, para el caso de daños por muerte, que incluya los gastos de sepelio, una cantidad que sirva para compensar la pérdida patrimonial por la futura falta de sustento familiar a cargo del fallecido y una cantidad que sirva para compensar el sufrimiento de la familia por la pérdida del ser querido. 73
  • 74. 13. Como es evidente, todo lo expuesto es para el caso que los daños sean indemnizados judicialmente, por cuanto también es posible la indemnización voluntaria, en cuyo caso los daños son reparados de acuerdo al pacto entre las partes.14. Ahora bien, corresponde examinar el tema de la indemnización de daños por muerte en el caso de los que conforman un hogar o una unión de hecho, es decir, en el caso de muerte de uno de los convivientes. De acuerdo al Código Civil peruano, específicamente a su artículo 326, la unión de hecho, voluntariamente concertada por un varón y una mujer, libres de impedimento matrimonial, para alcanzar finalidades y cumplir deberes semejantes a los del matrimonio, origina una sociedad de bienes que se sujeta al régimen de sociedad de gananciales, en cuanto le fuere aplicable, siempre que dicha unión haya durado por lo menos dos años continuos. Este artículo del Código Civil peruano de 1984 ha sido ratificado por la Constitución Política del Perú, norma jurídica fundamental del Estado peruano, en su artículo 5 cuando señala expresamente, siguiendo la misma línea y sentido del Código Civil que: "La unión estable de un varón y una mujer, libres de impedimento matrimonial, que forman un hogar de hecho, da lugar a una comunidad de bienes sujeta al régimen de la sociedad de gananciales en cuanto sea aplicable."15. Como es evidente, ambas normas del sistema jurídico nacional nos indican con toda claridad que la unión de hecho o el hogar de hecho, sólo son reconocidos por la ley para efectos de carácter patrimonial, constituyendo una comunidad o una sociedad de bienes, pero de ninguna manera da lugar a la existencia de una relación jurídico-familiar con deberes y obligaciones semejantes a los de los cónyuges. Respecto de los hijos concebidos por los convivientes, como es también evidente, no existe duda alguna sobre su filiación y sobre los deberes y derechos de los padres para con ellos, pues el Código Civil reconoce la filiación extramatrimonial, con el mismo status jurídico que la filiación matrimonial, a tal punto que tanto los hijos sean matrimoniales o no, tienen los mismos derechos hereditarios. Sin embargo, en relación a los 74
  • 75. convivientes la relación jurídica que se genera entre ellos no es igual a la del matrimonio, sino únicamente una de carácter patrimonial, razón por la cual se dice con toda claridad en ambas normas que el hogar o la unión de hecho sólo da lugar a una sociedad o comunidad de bienes. El criterio legal es pues bastante claro. Como es evidente, existen algunos profesores peruanos que consideran que el hogar o la unión de hecho genera una relación familiar de carácter especial. Pero se trata como es obvio de una opinión, muy respetable por cierto, pero de carácter estrictamente doctrinario que no puede modificar el sentido de ambas normas antes mencionadas. En consecuencia la relación entre los convivientes en la legislación peruana no es una de carácter familiar, sino reconocida por la ley restringidamente para efectos patrimoniales.16. Es por ello, precisamente, que en el ámbito sucesorio el Código Civil peruano, sólo le atribuye expresamente la calidad de heredero al cónyuge y no así al conviviente, según lo dispone el artículo 724.17. Por todo lo expuesto en los puntos anteriores, es evidente que el conviviente en caso que su compañero o compañera fallezcan por el hecho de un tercero, no se encuentra legitimado para reclamar daños morales por muerte, a pesar del enorme dolor que le origine la pérdida del conviviente fallecido. No debe olvidarse que con relación al concepto del daño moral, el Código Civil peruano establece en su artículo 1984 que el mismo es indemnizado considerando su magnitud y el menoscabo producido a la víctima o a su familia. El artículo en mención es bastante claro en el sentido de afirmar que sólo la víctima o su familia se encuentran legitimados para reclamar indemnización por daño moral y como ya lo hemos expuesto, no existe ninguna relación familiar entre convivientes. Trátese de una solución injusta o no, ambas normas jurídicas son muy claras y sólo legitiman por daño moral a la propia víctima y a su familia, bien se trate del cónyuge o de los hijos. Criterio que por otro lado es ratificado por nuestra jurisprudencia según lo expusiéramos anteriormente. 75
  • 76. 18. Ahora bien, debe también señalarse que de acuerdo al tercer párrafo del mismo artículo 326, la unión de hecho termina por muerte, ausencia, mutuo acuerdo o decisión unilateral y que en este último caso el Juez puede conceder, a elección del abandonado, una cantidad de dinero por concepto de indemnización o una pensión de alimentos, además de los derechos que le correspondan de conformidad con el régimen de sociedad de gananciales. Esto significa, en consecuencia, que en caso de muerte de uno de los convivientes, el mismo artículo 326 señala que al conviviente sobreviviente no le corresponde ninguna suma por concepto de indemnización, sino únicamente sus gananciales conforme al régimen de disolución de la sociedad de gananciales, pues ello sólo es posible en caso de abandono por decisión unilateral de uno de los convivientes. Esto se ha establecido de este modo justamente porque el Código Civil considera que la indemnización podrá pagarla el conviviente que ha hecho abandono del hogar de hecho y no en el caso de muerte por hecho de un tercero, pues ello supondría legitimar al conviviente a demandar a dicho tercero y este supuesto es negado por el propio artículo. En otras palabras, sólo es posible una demanda contra uno de los convivientes, pero no de uno de los convivientes frente a un tercero por daño moral. En relación al daño patrimonial, la solución es exactamente igual, según se desprende de la tercera parte del mismo artículo 326 y teniendo en cuenta además que en caso de muerte corresponderá al sobreviviente sus gananciales por ser de aplicación el régimen de sociedad de gananciales. 76
  • 77. AUTOEVALUACION Responda las siguientes preguntas luego de haber concluido elestudio del cuarto capítulo. Luego, encontrará al final del material laClave de Respuestas, la misma que le indicará los criterios generalescon que debieron abordarse cada una de las preguntas. Defina Usted el concepto de daño y señale sus clases. ¿Cuál es el aspecto común fundamental a los dos ámbitos de la responsabilidad civil? ¿Cuáles son las diferencias existentes más importantes entre la órbita contractual y extracontractual? ¿Es aplicable el criterio de reparación integral de los daños al ámbito contractual de la responsabilidad civil? 77
  • 78. CASO 2 Revise detenidamente el siguiente caso. Conteste las preguntasque a continuación se presentan y luego confróntelas con la "Hoja deCriterios para la solución de casos" que el tutor le alcanzará en eltranscurso del programa. PAGO DE APORTACIONES Nulidad IPSS 78
  • 79. CASO 2: JUAN ANTONIO PIZARRO SABOGAL Y DORA BRACAMONTE HERNÁNDEZResolución NºExp. Nº 6077-90Lima, veinte de agosto demil novecientos noventiuno.- VISTOS, resulta de autos; por escrito de fojas 3 don Juan Antonio PizarroSabogal y doña Dora Bracamonte Hernández viuda de Marini, por su propioderecho y en representación de su hijo Renzo Dante Marini Bracamonte, asícomo a nombre de Italo Angelo Marini Bracamonte y Mario Giacomo MariniBracamonte, interponen demanda en la vía ordinaria contra Atlas CopcoPeruana Sociedad Anónima, representada por su Gerente Financiero BjornCronwall a fin de que le paguen la suma de cien mil dólares americanos, asícomo los intereses legales devengados y por devengarse desde la fechaindicada, por el daño moral y material causado en perjuicio del que fuera suesposo y padre de sus hijos representados señor Mario Marini Rojas por elmaltrato material y moral ejercido sobre él, por parte de la Empresa AtlasCopco y que provocara su muerte el 16 de julio de 1989, sosteniendo que enlos primeros días del mes de Febrero de 1989, se interpuso contra el señorMario Marini Rojas una denuncia de carácter penal por el delito de Estafacontra la fe pública ante el Octavo Juzgado de Instrucción de Lima, alacusársele de haber falsificado la firma del señor Segundo Alfaro Caballeroen la Letra de Cambio número 1779, por la suma de US $ 3,681.60 a favor deAtlas Copco Sociedad Anónima; es el caso que el señor Manuel PrialéQuijada, empleado vendedor de la empresa demandada celebró tresoperaciones de venta de distinta mercadería de propiedad de la empresa,en su beneficio y usando el nombre de dos supuestos clientes; la CompañíaProgreso Sociedad Anónima y el señor Segundo Alfaro Caballero; lamencionada letra impaga fue remitida al Departamento de Crédito yCobranza dentro del cual el señor Mario Marini Rojas se desempeñaba comoGerente en dicha cartera, quien conforme a su cargo, cursó una carta el 29de Febrero de 1988, comunicando al deudor el protesto, sin embargo, enforma sorpresiva, denunció penalmente a quienes resultaran responsables,acción penal, en la que no hubo intervención de su representado desde latramitación hasta la conclusión; sin embargo la acción se siguió contra elseñor Marini, el señor Manuel Prialé y el señor Jorge García en su calidad deGerente de Personal, aunque el Tribunal Correccional el 13 de Febrero de1989 ordenara el archivamiento del proceso, en cuyo desarrollo no huboasesoramiento legal a su representado; a pesar de su solvencia moral como 79
  • 80. funcionario y persona, negándole toda ayuda frente a la orden de detenciónque se llevara a cabo; por dicha denuncia, el trato laboral de la empresa a surepresentado cambió sustancialmente, por haber sido marginado de lasreuniones de gerencia, así como los incrementos salariales de acuerdo alnivel, los que fueron menores en comparación con el resto de los Gerentes,aun con los implicados, negándole la empresa el acceso a un automóvil,inclusive al señor Jorge García, también implicado, se le proporcionó talbeneficio; el señor Marini sufría de una enfermedad llamada “Psoriasis”, por lotanto no afectó su salud en general, sino que fueron los hechos narrados queperturbaron su salud causándole muerte por infarto cardíaco el 16 de Julio de1989, dejando sin protección alguna a su familia, a su esposa, a sus dos hijosmayores de edad, quienes están cursando estudios superiores y su menor hijoque cuenta con trece años de edad, entre el período comprendido desdeFebrero de 1988 hasta Febrero de 1989 la empresa no brindó ayuda niasesoramiento, pese a que laboraba más de veinte años el señor Marini,actuando en forma culpable y negligente, causándole tensiones ypreocupaciones; la empresa también es causante de la desigualdad en eltrato laboral, que repercutió en el desmedro de salud física, que laenfermedad psoriasis, no incidía en el normal funcionamiento de su corazón,sin embargo se le discriminó, contraviniendo la igualdad ante la ley y laigualdad salarial, como funcionario de confianza frente a los demásempleados del mismo nivel que sí fueron reconocidos, causándole un dañomoral, encontrándose incurso en el artículo 1984° del Código Civil, quecomprende situaciones de la vida, emociones fuertes, gran pena, dolor ymenoscabo, la humillación en un proceso penal injusto sin defensa y de ladesigualdad en el trato laboral; por ello invocan al artículo 1985° del CódigoCivil; corrido traslado de la demanda en la vía ordinaria fue absuelto a tenorde su escrito obrante de fojas 20 a 26, en la que entre otros aspectosmanifiestan que niegan y contradicen, pues argumentan que el señor Marinilaboró en la empresa desde el 5 de mayo de 1969 hasta el 16 de julio de1989, fecha en que falleció como consecuencia de un accidenteautomovilístico ocurrido un día domingo, cuando retornaba de hacerdeporte; que la empresa le brindó todos los elementos que le permitiódesarrollar su labor con comodidad y confort, que jamás se le coersionó ni sele trató mal o en forma desigual; que debido a un aprovechamiento en subeneficio el señor Manuel Prialé Quijada usando el nombre de supuestosclientes de la empresa entre ellas el señor Segundo Alfaro Caballero, fraguóuna letra de cambio, comprometiendo al Departamento de Crédito yCobranza, dentro del cual el señor Marini se desempeñaba como Gerente,ignorando la farsa tuvo que requerir el pago al supuesto deudor; SegundoAlfaro Caballero, denunció penalmente a Prialé que comprendió 80
  • 81. posteriormente al señor Marini ante el pedido del señor Fiscal; que la empresapuso a sus abogados al frente de la defensa de los trabajadorescomprendidos en el juicio penal; que la enfermedad del señor Marini podríahaber influido en su salud, que la empresa no notó el deterioro de salud acausa del juicio penal; por otro lado el señor Marini tuvo un accidente detránsito estrellándose contra un poste en el campo de Marte; que analizandoel certificado médico, se concluye que no fué por tensiones opreocupaciones que supuestamente le permitió tener la empresa, no fueporque su salud estaba resquebrajada a causa de discriminaciones laborales,tampoco porque no se le ayudó o apoyó en el proceso penal, por lo que elfallecimiento no tuvo ninguna vinculación con la empresa desde el punto devista humano y laboral, por el contrario no sólo lo ayudaron sino queapoyaron a la viuda y a los hijos cuando el señor Marini falleció, adelantarondinero a la familia, entregaron una gratificación extraordinaria, le tramitaronsus documentos, ayudaron para los arreglos con la compañía de seguros; queconforme a los artículos 326°, 328° y 329° del Código de Procedimientos Civilesinterponen reconvención contra doña Dora Bracamonte Hernández viuda deMarini y sus hijos Renzo Dante, Italo Angelo y Mario Giacomo MariniBracamonte para que les pague la suma de cien mil dólares americanoscomo indemnización por el daño que le están causando al interponer lademanda por supuestos maltratos, a quien en vida fuera empleado de laEmpresa, conforme lo tienen expuesto al contestar la demanda; que lademandante trata o persigue un aprovechamiento ilícito y una evidente malaintención de dañarles en su prestigio; corrido traslado de la reconvención fueabsuelto en rebeldía de la demandante, por auto de fojas 28 vuelta; recibidala causa y reconvención a prueba, se actuaron las pruebas que aparecen deautos; vencido el término ordinario de prueba así como el de alegatos,expedido el auto de prevención; es el caso de expedir sentencia yCONSIDERANDO; Que el certificado de fojas 7, así como la instrumentalobrante de fojas 120 a fojas 161 acredita que don Mario Marini Rojas prestóservicios en calidad de empleado en la Empresa demandada Atlas CopcoPeruana Sociedad Anónima, infiriéndose de la instrumental de fojas 37, que suingreso se produjo el día 5 de Mayo de 1969, cesando el día 16 de Julio de1989, por motivo de fallecimiento; consta del certificado de fojas 68 dirigidopor la Compañía demandada al señor Cónsul General de Venezuela, en estaciudad, la garantía que ésta otorgara, respecto a la solvencia tanto moralcomo económica de don Mario Marini y su señora esposa para que se lesextienda la visa correspondiente, y autorizándole oficialmente para visitar lasoficinas de Atlas Copco de dicha República de Venezuela; que es obvio quetal garantía y autorización puede conferirse a un empleado de conductaintachable y de reconocida honestidad, como lo era el expresado servidor 81
  • 82. en su calidad de Gerente de Créditos y Cobranzas, constituyendo ello unademostración de confianza, consideración y consecuente estimaciónpersonal, en su calidad de Contador Público, desempeñando un cargo desuma responsabilidad, como el ya expresado; que la instrumental de fojas 161a fojas 178, inherente a relaciones de carácter personal, como préstamo dedinero y condiciones de pago, correspondiente a los años 1981 y 1987,constituyen a reforzar lo anteriormente expuesto, así como la respuesta delrepresentante legal de la demandada al absolver la sétima pregunta delpliego de su confesión de fojas 117, reconociendo la excelente trayectoriaprofesional de don Mario Marini Rojas en la Compañía demandada; quequeda evidenciado así, que el comportamiento y actividad del servidoraludido, no ha comprometido en favor de la misma, que como consecuenciade la acción penal instaurada contra don Mario Marini Rojas por el delito defalsificación y contra la fe pública, de la cual el Tribunal Correccional, confecha 11 de Febrero de 1989, ordenó el archivamiento en cuanto a él serefería, haciendo que su persona, tuvo que afrontar situaciones que leprovocaron transtornos en su vida, al imputársele hechos delictuosos nocometidos por él, agregado a ello que la Compañía demandada no le prestólas facilidades inherentes a su defensa en el proceso penal, demostrandocierto desinterés, discriminándosele, relegándolo en sus funciones y restándoleautoridad, no obstante los veinte años de eficiente labor, como lo hareconocido en autos la Compañía accionada; que ello, significa que donMario Marini Rojas sufriera graves consecuencias de un daño tanto físicocomo moral por la falta de apoyo que debió proferirle su principal, la que noha demostrado que hubiera brindado de modo fehaciente el asesoramientoque le correspondía en su calidad de Gerente de Créditos y Cobranzas,considerándosele como Gerente de Segundo Nivel sin explicación alguna,como aparece de la constancia de fojas 103; hecho además que causó a lapersona citada un estado de constante zozobra laboral y carente de apoyoreal, desconociéndose su excelente trayectoria profesional en la Compañíademandada (sétima pregunta del pliego de fojas 116); que de los autos deseparación de cuerpos que se tienen a la vista, se infiere que tal acción fueadmitida el 10 de octubre de 1986, y por ende resulta que hasta el día 28 demarzo de 1990 en que se admite la presente acción subsistía la uniónconyugal, a que se contrae la partida de fojas 109, lo que demuestra que noha existido deterioro sentimental entre ambos cónyuges, hecho probado conel mérito del documento de fojas 68 del que se desprende que don MarioMarini Rojas viajó a Venezuela acompañado de su esposa, la demandante,obrando a fojas 69 los respectivos pasajes por la vía aérea, en fotocopia; quepor tal circunstancia el derecho de la cónyuge accionante para perseguir elefecto indemnizatorio de que se trata no difiere en modo alguno, sin que la 82
  • 83. demandada haya actuado prueba fehaciente en contrario; agregándose aello que la acción de separación referida no ha sido sentenciada, habiendola esposa continuado al lado de su esposo, preocupándose de la situacióncreada y que injustamente soportó el cónyuge; que el atestado policial defojas 43 establece el fallecimiento a causa de un accidente de tránsito; queantes de producirse tal accidente don Mario Marini Rojas sufría los transtornos,tensiones y preocupaciones por los hechos acontecidos y a que se ha hechoreferencia, y obviamente no permitían una vida libre de angustias que enverdad repercutieron en desmedro de su salud física; que la enfermedadcrónica denominada “Psoriasis” no guarda relación, pues se trata de unaafección cutánea que no afecta la salud en general; debiendo concluirseque los hechos reconocidos antes mencionados fueron la causa de profundaperturbación de su salud; que el fallecimiento se produjo a consecuencia deun infarto cardíaco, como lo especifica el Certificado de Defunción obrantea fojas 41, emitido por el Doctor Jorge Picón Gómez, cuyo mérito no ha sidoenervado; que las demás pruebas actuadas no desvirtúan el mérito de lasanteriores consideraciones; que debe tenerse en consideración que conmotivo de los hechos acontecidos, la familia del finado cónyuge don MarioMarini Rojas, a que se contraen las respectivas partidas que obran en los autosde separación acompañados, ha quedado en el mayor desamparo; que enel presente caso son de aplicación de los artículos 1969, 1984 y 1985 delCódigo Civil vigente, por lo que la misma resulta amparable; que lareconvención formulada por la demandada, en su escrito de contestación ala demanda, fojas 26, segundo otrosí, resulta infundada por cuanto lainstrumental de fojas 171 a fojas 178 es insuficiente para acreditar la existenciade los daños cuya indemnización reclama, máximo si se tiene en cuenta elmérito de las consideraciones expuestas en este pronunciamiento, FALLO:Declarando fundada la demanda de fojas 3; y en consecuencia que laCompañía demandada Atlas Copco Peruana Sociedad Anónima, pague a lademandante doña Dora Bracamonte Hernández viuda de Marini la suma deS/.20,000.00, por toda indemnización; con los intereses legales desde la fechaen que se produjo el daño; e infundada la reconvención formulada; concostas.Lima, dos de junio de milnovecientos noventidós.- VISTOS: interviniendo como vocal ponente el señor Giusti Acuña; con elacompañado que se tiene a la vista; y CONSIDERANDO; que el artículo 1969°del Código Civil establece la obligación de indemnizar que tiene aquellapersona que por dolo o culpa cause daño a otros; esta obligación de 83
  • 84. indemnización por responsabilidad extracontractual deberá acreditarse anteel Juzgado con la existencia del nexo de causalidad entre el acto doloso oculposo atribuido el demandado y el daño producido a agraviado; queconforme aparece del recurso de demanda de fojas 2 y el alegato de fojas192, la presente acción se sustenta en el maltrato moral y hostilidad sufridospor don Mario Marini Rojas de parte de la demanda a consecuencia delproceso penal en el que se vió involucrado en su calidad de Gerente delDepartamento de Créditos y del que fué posteriormente separado aldemostrarse su inocencia, agregando la accionante que tales actos setradujeron en la disminución de la consideración por parte de sus superioresque le negaron asistencia profesional para su defensa e impidiéndole el gocede beneficios que si alcanzaron funcionarios de rango similar, todo lo cual leprodujo grave daño moral y la muerte subsecuente; que tales cargos han sidonegados uniformemente por los funcionarios de la demandada en lasdiligencias a que fueron citados, no existiendo, por lo demás, elementos quecorroboren las afirmaciones de la actora y menos aún que permitan concluirque el proceso de su esposo se produjo como consecuencia de actos dehostilidad en su contra; antes por el contrario la voluntad de la empresa enfavor de los herederos del señor Mario Marini Rojas producido el deceso seacreditan con el mérito de los instrumentos que corren de fojas 36 a 40; que elartículo 337° del Código de Procedimientos Civiles establece la obligación dela carga de la prueba a quien alegue algunos hechos en sustento de suposición, debiendo absolverse al demandado en caso de no lograrlo:REVOCARON la sentencia apelada de fojas 196, fechada 20 de agosto de1991, que declara fundada la demanda de fojas 3 y ordena que lademandada Atlas Copco Peruana Sociedad Anónima pague a lademandante doña Dora Bracamonte Hernández viuda de Marini la suma deveinte mil nuevos soles por toda indemnización, con los intereses legalesdesde la fecha en que se produjo el daño, la misma que reformaron ydeclararon INFUNDADA; confirmaron dicho fallo en los demás que contiene yes materia de la alzada; sin costas; y los devolvieron.Lima, veintitrés de agosto demil novecientos noventitrés.- VISTOS: con el acompañado; por sus fundamentos; y CONSIDERANDO:que el extremo de la sentencia de vista sobre la reconvención ha quedadoconsentida, desde que la demandada no interpuso recurso de nulidadcorrespondiente: declararon NO HABER NULIDAD en la sentencia de vista defojas 217, su fecha 02 de junio de 1992, en la parte materia del recurso queconfirmando la apelada de fojas 96, su fecha 20 de agosto de 1991, declara 84
  • 85. INFUNDADA la demanda interpuesta a fojas 3; condenaron en las costas delrecurso a la parte que lo interpuso; en los seguidos por Dora BracamonteHernández viuda de Marini con Atlas Copco S.A. sobre indemnización; y losdevolvieron. PREGUNTAS GUIA PARA EL ANÁLISIS DEL CASO 2 1.- ¿Se ha acreditado el daño en el presente expediente? 2.- ¿Se ha acreditado la relación de causalidad por parte del presunto autor del daño? 3.- ¿Se ha acreditado la culpabilidad del presunto autor? 4.- ¿Se trataría de un supuesto de responsabilidad civil contractual o extracontractual? 5.- ¿Se ha acreditado la responsabilidad civil del demandado? 85
  • 86. CAPITULO 5 LA RELACION CAUSAL EN LA RESPONSABILIDAD CIVIL EXTRACONTRACTUAL La relación de causalidad es uno de los cuatro requisitos de la responsabilidad civil y su importancia amerita una análisis detallado de sus implicancias, aspecto que desarrollaremos en el presente capítulo. Primero abordaremos la noción de causa adecuada para luego definir las características de la fractura causal, la concausa y la pluralidad de causas y sus efectos jurídicos. 86
  • 87. 1. INTRODUCCIÓNA demás de los requisitos antes mencionados de la responsabilidad civil como son el la conducta antijurídica y el daño causado, es necesario un tercer requisito de ordenfundamental denominado “relación de causalidad”, que se entiendeen el sentido que debe existir una relación de causa-efecto, es decir,de antecedente - consecuencia entre la conducta antijurídica delautor y el daño causado a la víctima, pues de lo contrario no existiráresponsabilidad civil extracontractual y no nacerá la obligación legalde indemnizar. Esto significa que el daño causado debe ser consecuencia de la conducta antijurídica del autor para que se configure un supuesto de responsabilidad civil extracontractual. Sucede lo mismo en el campo de la responsabilidad civilcontractual, ya que el daño causado al acreedor debe serconsecuencia inmediata y directa del incumplimiento absoluto orelativo de la prestación debida por parte del deudor. La relación decausalidad es pues un requisito general de la responsabilidad civil, tantoen el ámbito contractual como extracontractual. La diferencia resideen que mientras en el campo extracontractual la relación decausalidad debe entenderse según el criterio de la causa adecuada,en el ámbito contractual la misma deberá entenderse bajo la óptica dela causa inmediata y directa. Relación de causalidad Responsabilidad Civil Extracontractual Responsabilidad Civil Contractual Causa adecuada Causa inmediata y directa2. LA NOCIÓN DE CAUSA ADECUADA 87
  • 88. P ues bien, habiendo establecido la necesidad de este tercer requisito de la responsabilidad civil , corresponde ahora determinar el sentido de la noción de causa adecuada parapoder entender el significado de la relación causal en el campo de laresponsabilidad civil extracontractual. En este sentido, convieneplantearse la siguiente pregunta ¿cuándo se debe entender que unaconducta es causa adecuada de un determinado daño? La respuesta a esta interrogante es la siguiente: para que unaconducta sea causa adecuada de un daño es necesario queconcurran dos factores o aspectos: un factor in concreto y un factor inabstracto. Factor in concreto Físico o material Causa Adecuad a De acuerdo a la Factor in abstracto experiencia nor- mal y cotidiana El aspecto in concreto debe entenderse en el sentido de unarelación de causalidad física o material, lo que significa que en loshechos la conducta debe haber causado el daño, es decir, el dañocausado debe ser consecuencia fáctica o material de la conductaantijurídica del autor. Sin embargo, no basta la existencia de estefactor, pues es necesaria la concurrencia del factor in Abstracto paraque exista una relación de causalidad adecuada. Este segundo factordebe entenderse en los términos siguientes: la conducta antijurídicaabstractamente considerada, de acuerdo a la experiencia normal ycotidiana, es decir, según el curso normal y ordinario de losacontecimientos, debe ser capaz o adecuada para producir el dañocausado. Si la respuesta a esta interrogante es negativa, no existirá unarelación causal, aÚn cuando se hubiere cumplido con el factor inconcreto. Es pues necesaria la concurrencia de ambos factores paraque se configure una relación de causalidad adecuada. 88
  • 89. Un ejemplo podría graficar adecuadamente la aplicación deesta tesis. Si una persona de 25 años de edad, sin ningún problemacardíaco, fallece en forma inmediata como consecuencia de un sustoproducto de una broma, no existirá relación de causalidad adecuada,aún cuando en los hechos la muerte haya sido consecuencia del sustopor la broma, por cuanto de acuerdo a la experiencia normal ycotidiana un susto por una broma no es capaz de producir la muerte deuna persona joven de esa edad. Por el contrario, si se tratara de unsusto por una broma a una persona de 75 años de edad, no habríaduda alguna que se trataría de una causa adecuada, en tanto y encuanto el susto a una persona de edad avanzada es causa adecuada,de acuerdo a la experiencia normal y cotidiana, para producir lamuerte. De esta manera, resulta claro el sentido de la noción de causaadecuada, de aplicación obligatoria para todos los casos deresponsabilidad civil extracontractual en el sistema legal peruano, porhaber sido consagrada expresamente y en forma imperativa en elartículo 1985 del Código Civil. No basta con establecer si una conducta ha causado físicamente un daño, pues es necesario también determinar si esa conducta abstractamente considerada es capaz de producir ese daño de acuerdo al curso ordinario y normal de los acontecimientos.3. LAS FRACTURAS CAUSALES Y LA CONCAUSAA hora bien, el tema de la relación de causalidad no se agota en la noción misma de causa adecuada, sino que es necesario precisar todas las figuras y supuestos que se presentan en tornoa este aspecto fundamental de la responsabilidad civil, para poderentender la mecánica de la relación de causalidad dentro del sistemade responsabilidad civil extracontractual. En tal sentido, resulta 89
  • 90. fundamental determinar las nociones de fractura causal o causa ajena,la de concausa y aquella de pluralidad de causas, reguladassucesivamente en los artículos 1972, 1973 y 1983 del Código Civil.3.1 Fractura causalE n lo concerniente a la noción de fractura causal, debemos señalar que la misma se configura cada vez que un determinado supuesto se presenta un conflicto entre dos conductas o causassobre la realización de un daño, el mismo que será resultado de unasola de dichas conductas. En este sentido, en todo supuesto de fracturacausal una de las conductas o causas habrá producido o causado eldaño y la otra no habrá llegado a causarlo justamente por haber sido elmismo consecuencia de la otra conducta. Y es por ello que a laconducta que no ha llegado a causar el daño se le denomina causainicial, mientras que a la conducta que sí llegó a causar el daño se ledenomina causa ajena. Todo supuesto de fractura causal implica pues un conflicto entre la causa ajena y la causa inicial, siendo el daño consecuencia de la causa ajena y no existiendo ninguna relación de causalidad respecto de la causa inicial. Esto significa en consecuencia que la causa ajena es unmecanismo jurídico para establecer que no existe responsabilidad civila cargo del autor de la causa inicial justamente por haber sido el dañoconsecuencia del autor de la causa ajena. Dicho en otros términos,cada vez que se le intente atribuir a un sujeto una responsabilidad civilextracontractual por la supuesta producción de un daño, el mismotendrá la posibilidad de liberarse de dicha responsabilidad si lograacreditar que el daño causado fue consecuencia no de su conducta,sino de una causa ajena, o lo que es lo mismo de otra causa, bien setrate de un supuesto de caso fortuito, o de fuerza mayor, o del hechodeterminante de un tercero, o del propio hecho de la víctima, según lo 90
  • 91. establece el articulo 1972 del Código Civil, cuyo texto señala losiguiente: “En los casos del artículo 1970, el autor no está obligado a la reparación cuando el daño fue consecuencia de caso fortuito o fuerza mayor, de hecho determinante de tercero o de la imprudencia de quien padece el daño”. Si se trata de caso fortuito, la causa ajena será un fenómeno dela naturaleza, como un terremoto, una inundación consecuencia delFenómeno del Niño, etc. Del mismo modo, si se trata de fuerza mayor lacausa ajena será un acto de la autoridad como una prohibiciónrepentina decretada por norma jurídica de una conducta antespermitida, la declaración de guerra de un Estado a otro, etc.. Si se tratadel hecho determinante de tercero, la causa ajena será justamente elhecho del tercero y en el caso del hecho de la victima la causa ajenaserá precisamente el hecho de la propia víctima. De esta manera enestos cuatro supuestos el daño no será producto del autor de la causainicial, el mismo que no será responsable civilmente, por ser el mismoconsecuencia de caso fortuito, o de fuerza mayor, o del hecho de untercero, o del hecho de la misma víctima, es decir, de una causa ajena. Con relación a los conceptos de fuerza mayor y caso fortuito,debemos señalar que se trata de nociones con las mismascaracterísticas, pues deberán ser eventos extraordinarios, imprevisibles eirresistibles, con la única diferencia respecto al origen del evento, comose ha anotado anteriormente, según fluye claramente del artículo 1315del Código Civil. Puede pues decirse que en los supuestos de causa ajena,denominados también doctrinariamente “fractura causal”, no existeresponsabilidad a cargo del autor de la causa inicial, por ser el dañoconsecuencia de otra causa que puede ser una conducta humana oun evento de la naturaleza. 91
  • 92. Las fracturas causales se invocan consiguientemente siempre que el autor de una determinada conducta logre acreditar que no ha sido el causante del daño imputado, por ser el mismo consecuencia de otra causa, ya se trate de caso fortuito, fuerza mayor, hecho de tercero o hecho de la víctima. Así, por ejemplo, si en plena Vía Expresa en la ciudad de Lima, unsujeto decide quitarse la vida y se arroja debajo de un vehículo enplena marcha, aún cuando el daño haya sido causado aparentementepor el conductor del vehículo, no existirá duda alguna que el mismopodrá liberarse de responsabilidad invocando como causa ajena elhecho de la propia víctima, por cuanto en este ejemplo es la propiavíctima como consecuencia de su propia conducta la que se hacausado el daño a sí misma, en tanto y en cuanto de no haber sido pordicha conducta, el conductor no hubiera producido materialmente eldaño. El daño, en este caso la muerte del suicida, no ha sidoconsecuencia del hecho del conductor, sino del propio hecho de lavíctima. Debe señalarse igualmente que para poder tener una exactavisión de las fracturas causales, no debe confundirse el aspecto de laculpabilidad del sujeto de la conducta, con el aspecto objetivo de larelación causal, pues no interesará que el autor de la causa inicial hayaactuado con dolo o culpa, es decir, no interesará que el mismo hayaquerido producir un daño a sabiendas del mismo, o en formanegligente, en tanto que lo único importante es que el daño causado ala víctima no ha sido consecuencia de dicha conducta, sino de unevento extraño y ajeno a él. En todos los supuestos de fractura causal debe dejarse de lado elanálisis del aspecto subjetivo del autor de la conducta de ladenominada causa inicial, pues lo único relevante es que el daño hasido consecuencia de una conducta o evento ajeno y distinto, bien setrate de caso fortuito, de fuerza mayor, de hecho de tercero o delhecho de la propia víctima. 92
  • 93. Por ello es que decimos, y ello debe quedar bastante claro, que las fracturas causales deben ser invocadas cuando se le impute a un sujeto una responsabilidad civil por un daño que no ha causado, habiendo sido el mismo consecuencia de un evento o conducta ajena. Y esta noción y mecanismo de la fractura causal, como es evidente, no guarda vinculación alguna con la noción de culpabilidad, tratándose de un asunto meramente objetivo, referido a que conducta o evento es la que ha causado el daño. Se deduce fácilmente no sólo que en todo supuesto de fracturacausal, no existirá responsabilidad civil a cargo del autor de la causainicial, sino que si la fractura causal es un supuesto de caso fortuito,fuerza mayor o hecho de la propia víctima no se configurará tampoconinguna responsabilidad civil, salvo que se trate del supuesto de hechodeterminante de tercero, en cuyo caso dicho tercero será elresponsable civilmente por haber sido el causante del daño. Asimismo, debe también señalarse en forma expresa que cuandodecimos que la conducta del sujeto que no ha causado el daño debedenominarse “causa inicial”, no estamos haciendo referencia a quedicha conducta haya causado algún tipo de daño distinto, sino que laexpresión “causa inicial” debe entenderse en el sentido de conductaque no ha causado daño alguno, utilizándose la expresión “causa”justamente para poder distinguirla de la conducta que sí causó el dañoy que se denomina por ello mismo “causa ajena”.3.2 ConcausaH abiendo ya precisado el concepto de fractura causal, corresponde ahora abordar el concepto de concausa, que es también de fundamental importancia en la aplicación de ladoctrina de la responsabilidad civil extracontractual, a efectos deentender adecuadamente dicho sistema. 93
  • 94. Como ya hemos establecido, en los supuestos de fractura causalse presenta un conflicto entre dos conductas o causas: una que nocausa el daño y otra que sí llega a producirlo. Por el contrario, en lossupuestos de concausa, regulados en el artículo 1973 del Código Civil,la situación es distinta, por cuanto en este caso el daño siempre esconsecuencia de la conducta del autor, pero con la contribución oparticipación de la propia víctima, tratándose de un supuestototalmente distinto al de la fractura causal. En tal sentido, el artículo1973 del Código Civil señala lo siguiente: “Si la imprudencia sólo hubiere concurrido en la producción del daño, la indemnización será reducida por el juez, según las circunstancias.” En efecto, existe un supuesto de concausa cuando la víctimacontribuye con su propio comportamiento con la conducta del autor ala realización del daño. El daño no es consecuencia única y exclusiva de la conducta del autor, sino que la propia víctima ha contribuido y colaborado objetivamente a la realización del mismo, el cual no se hubiera producido de no mediar el comportamiento de la propia víctima. Así por ejemplo, si una persona decide practicar el ciclismo enuna autopista y no en pistas especialmente acondicionadas para ello,no hay duda alguna que existirá concausa en el supuesto que unconductor de esta vía rápida atropelle al ciclista. No se tratará de unsupuesto de fractura causal por hecho exclusivo de la víctima porcuanto la conducta de hacer ciclismo en una autopista no es suficienteo adecuada por sí misma para sufrir un accidente de tránsito, pero sí esconcausa por cuanto con este comportamiento la víctima estácontribuyendo objetivamente a la producción del daño. Debe señalarse que en los hechos es con mucha frecuenciabastante difícil distinguir cuándo existe fractura causal y cuándo 94
  • 95. concausa. El único criterio para diferenciar ambas figuras será elplantearse la siguiente pregunta: ¿La conducta de la víctima por símisma es suficiente para la producción del daño? Si la respuesta esafirmativa se tratará de fractura causal y si es negativa, será unsupuesto de concausa, por cuanto además de la conducta de lavíctima es necesaria la conducta del autor. En estos casos de concausa, no se trata de un conflicto entre dosconductas, a efectos de establecer cuál de ellas ha causadoefectivamente el daño y cuál de ellas no ha llegado a producirlo, sinoque se trata de un supuesto en el cual objetivamente la propia víctima,queriéndolo o no, colabora o contribuye con su propia conducta a larealización del daño. Evidentemente, por lo general esta contribuciónes producto de un acto de imprudencia de la víctima, como con elejemplo de elegir una autopista para practicar el ciclismo. Pero al igualque lo dijimos para entender las fracturas causales, para poderentender la concausa es necesario dejar de lado cualquier análisis oinvestigación sobre el grado de culpabilidad de la víctima. Lo únicorelevante es que la víctima concurre con la conducta del autor a larealización del daño. Por ello, el efecto jurídico de la concausa no es la liberación deresponsabilidad civil del autor, sino únicamente una reducción de laindemnización a cargo del autor en consideración al grado departicipación de la víctima. Reducción de la indemnización quedeberá ser determinada por el juez según las circunstancias de cadacaso concreto en particular, según lo establece expresamente elartículo 1973 del Código Civil.3.3 Pluralidad de causas y sus efectos jurídicosF inalmente, con relación a los supuestos de concurrencia de causas, denominado también pluralidad de causas o “coautores”, es necesario señalar que se trata de los casos en los cuales dos omás sujetos, mediante una conducta común o a través de conductassingulares, causan un mismo daño. Es decir, se trata del supuesto en elcual el daño no es consecuencia de la conducta de un solo sujeto, sinode la conducta de varios sujetos, obviamente un mínimo de dos, razónpor la cual se hace referencia a este caso no sólo con la expresión 95
  • 96. “coautores”, sino también con aquellas de concurrencia de causas opluralidad de autores o pluralidad de causas, para significar que eldaño es producto de una conducta realizada por varios sujetos o deconductas singulares que concurren en la producción de un mismodaño. En todo caso lo fundamental es que se trata de daños causadospor varias personas. Evidentemente deberá tratarse de un mismo daño, pues si setratara de daños distintos, no tendría sentido hablar de pluralidadautores, sino que se trataría de daños distintos causados por sujetosdistintos. En este sentido, el artículo 1983 del Código Civil señala losiguiente: “Si varios son responsables del daño, responderán solidariamente. Empero, aquel que pagó la totalidad de la indemnización puede repetir contra los otros, correspondiendo al juez fijar la proporción según la gravedad de la falta de cada uno de los participantes. Cuando no sea posible discriminar el grado de responsabilidad de cada uno, la repartición se hará por partes iguales.” El efecto jurídico de la pluralidad de autores es que con relacióna la víctima o víctimas, los coautores son solidariamente responsables,pero en las relaciones internas entres ellos el monto indemnizatorio sedistribuye y se asume en función al distinto grado de participación decada uno de ellos en la conducta y en la producción del daño. Ahorabien, cuando no sea posible discriminar o distinguir el diferente gradode participación de cada coautor, la indemnización se distribuirá entreellos en partes iguales, según lo señala el criterio doctrinario unánime yel artículo 1983 del Código civil. Como se podrá observar, en consecuencia, son totalmentedistintos los supuestos de fracturas causales, concausas y pluralidad deautores, mereciendo cada uno de ellos por esta misma razón unadiferente regulación legal. AUTOEVALUACION 96
  • 97. Responda las siguientes preguntas luego de haber concluido elestudio del quinto capítulo. Luego, encontrará al final del material laClave de Respuestas, la misma que le indicará los criterios generalescon que debieron abordarse cada una de las preguntas. ¿ Cuál es el concepto de concausa? ¿Cuál es el concepto de causa ajena en responsabilidad civil? ¿Cuáles son las diferencias entre el daño moral y el daño patrimonial? ¿Cuáles son las modalidades de la reparación en especie? 97
  • 98. CASO 3 Revise detenidamente el siguiente caso. Conteste las preguntasque a continuación se presentan y luego confróntelas con la "Hoja deCriterios para la solución de casos" que el tutor le alcanzará en eltranscurso del programa. PAGO DE APORTACIONES Relación causal IPSS 98
  • 99. CASO 3: RUBÉN MANTILLA LLONTOP CONTRA JACINTO ALLEMANT CARPIORESOLUCIÓNLima, veintisiete de junio demil novecientos setentisiete.- VISTOS; con el cuaderno de confesión, que se agregará, y la instrucciónseguida contra Jacinto Allemant Carpio por delito de lesiones por negligenciaen agravio de Rubén Mantilla Llontop, ante el Segundo Juzgado deInstrucción, Secretario Jacinto Figueroa Olaza, que se devolverá; resulta deautos: que a fojas cuatro, don Rubén Mantilla Llontop interpone demanda enla vía ordinaria contra don Jacinto Allemant Carpio y contra el Estado -Ministerio de Salud- para que solidariamente le indemnicen con la suma dedoscientos mil soles por concepto de daños y perjuicios, manifiesta que eldieciocho de julio de mil novecientos setenticuatro, fue atropellado por elvehículo de placa de rodaje número trescientos cinco-cuatrocientos noventaconducido por don Jacinto Allemant Carpio, cuando transitaba con sumotocicleta por la intersección de los Jirones Parodi y San Martín de Porres;que como consecuencia del accidente fue conducido a la AsistenciaPública de la Avenida Grau, recibiendo tratamiento por parte del médico deturno, quien le miró a la ligera la pierna lesionada y procedió a enyesársela;que a indicación del facultativo regresó el día viernes, quitándole el yeso y élexpresó que la pierna estaba bien y volvió nuevamente a enyesarla quecomo aumentaran los dolores que padecía, su padre lo llevó al Hospital Dosde Mayo donde le dijeron que la pierna estaba gangrenada y que parasalvarle la vida era preciso operarlo de urgencia, como en efecto se hizoamputándole parte de la pierna; ampara su demanda en los artículos 1144°,1136° y 1213° del Código Civil; corrido traslado de la demanda, a fojas ochoel Procurador General de la República contesta la demanda, negándola ycontradiciéndola en los términos que aparecen del escrito de la referencia, ylo propio hace el co-demandado don Jacinto Allemant Carpio a foja veinte;recibida la causa a prueba y cumplidos los demás trámites que a sunaturaleza corresponde, ha llegado la oportunidad de pronunciar sentencia;y CONSIDERANDO: que según se aprecia de los autos que se tienen a la vista,el Segundo Juzgado de Instrucción de ésta Capital por sentencia corriente afojas 77 y 78, ha condenado a Jacinto Allemant Carpio como autor del delitode lesiones por negligencia en agravio de Rubén Mantilla Llontop a la penade seis meses de prisión con el carácter de condicional, al haber establecidola responsabilidad del condenado en los hechos ocurridos el 18 de julio de 99
  • 100. 1974 en el crucero formado por la Calle San Martín de Porres y la AvenidaParodi, San Isidro, accidente de tránsito en el que resultó lesionado el actor;que por consiguiente, el demandado Jacinto Allemant Carpio, deberesponder por los daños ocasionados al demandante en aplicación delartículo mil ciento treintiséis del Código Civil, aunque la obligación derepararlos se encuentra disminuida conforme al artículo mil cientocuarentiuno del acotado, toda vez que en la propia sentencia glosada, se hadeterminado que el agraviado contribuyó a causar el daño, al estrellarsecontra el parachoques delantero del automóvil que conducía el contrario;que el monto indemnizatorio deberá fijarse prudencialmente para cuyoefecto deberá tenerse en cuenta las lesiones sufridas por el demandante y eldesarrollo posterior de éstas dando lugar a la amputación de parte de una desus piernas, tal como fluye de los certificados médico-legales de fojas 10, 34 y57 e historia clínica de fojas 53 de la instrucción acompañada, y de ladocumentación corriente de fojas 29 a 94 de ésta causa; que asimismodeberá tomarse en consideración el mérito de la instrumental de fojas 104 a175, de fojas 184 a 188, de fojas 235 a 237 y de fojas 248 a 250, así como eldaño moral irrogado; que no ha llegado a determinarse en el curso delprocedimiento que el personal de la Asistencia Pública de Lima hubieraactuado con negligencia al atender al actor, y que como consecuencia deello se le hubiera tenido posteriormente que amputar una de susextremidades inferiores; que las conclusiones de la Comisión Investigadoradesignada interinamente en las dependencias del Ministerio de Salud, queobran de fojas 92 a 94, precisan que el actor recibió atención adecuadadentro de las limitaciones que ofrece la Asistencia Pública de Lima comoCentro de Asistencia y que no es posible determinar exactamente elmecanismo por el cual se han producido las complicaciones consecuentes ala fractura, pudiendo haber contribuido en mayor o menor grado ladesvitalización de tejidos por el traumatismo, las alteraciones circulatorias y lainfección; que por consiguiente, en éste extremo la demanda debedesestimarse; que las demás pruebas actuadas no logran modificar lasconsideraciones glosadas; por cuyas razones, de conformidad en parte con lodictaminado por el señor Agente Fiscal a fojas 257 y siguientes en aplicacióndel artículo 1148° del Código Civil y artículo 338° del Código deProcedimientos Civiles; FALLO: declarando infundada la demanda de fojas 4en cuanto se dirige contra el Estado, Ministerio de Salud, y fundada en partedicha demanda en su otro extremo, y en consecuencia, que don JacintoAllemant Carpio debe abonar al actor por toda indemnización la suma de130,000.00 soles oro, con deducción de las cantidades consignadas en lainstrucción acompañada que alcanzan a 10,000.00 soles oro; con costas.- 100
  • 101. Lima, dieciséis de mayo demil novecientos setentiocho.- VISTOS; interviniendo como ponente el señor Sobrevilla; con losacompañados; y, ATENDIENDO: a que como resulta del propio tenor de lademanda de fojas 4, la acción indemnizatoria que con ella se persigue sesustenta en el daño resultante como consecuencia de la atención médica yconsiguiente pérdida de uno de los miembros inferiores del damnificado; aque siendo ello así, y aun cuando el accidente de tránsito materia delproceso penal que se tiene a la vista, fué un antecedente, aun cuando nofué causa verdadera e inmediata del daño causado al actor, la acciónplanteada contra don Jacinto Allemant, quien fuera condenado en elreferido proceso penal al pago de la correspondiente reparación civil,deviene improcedente, máximo si, en primer término, este demandado yarespondió por los hechos y resultados a él imputados; y, en segundo lugar, nosólo fué ajeno, sino que no medió nexo de causalidad alguno entre laatención médica y la consiguiente intervención quirúrgica, efectuada aldemandante, y el obrar o conducta de don Jacinto Allemant; a que losdocumentos e instrumental obrante de fojas 29 a fojas 94, deben merituarsepor el Juzgador con el criterio que informa, por extensión, el numeral 504 delCódigo de Procedimientos Civiles; a que tal como es de verse de aquellaprobanza, el demandante, inmediatamente del accidente de tránsito, fueobjeto de tratamiento en la Asistencia Pública, dependencia del Ministeriodel ramo, y, constatadas que fueron las fracturas óseas correspondientes, fuéenyesado; que, al día siguiente -fojas 30, 32, 35 y otras que es innecesarioanotar- se advirtió cianosis y frialdad en esa extremidad inferior, obligando alfacultativo, a abrir el yeso pero limitándose éste, pese incluso al doloracentuado, a dar recetas simplemente calmantes y analgésicos, citando alactor para una fecha, mediando tales circunstancias, muy dilatada paracuatro días después, el 23 de julio de 1974; a que, de la mismadocumentación en particular de la corriente a fojas 33 y siguientes, apareceque el agravamiento del cuadro inicial, detectado todavía el día nueve en laAsistencia Pública, obligó al demandante a acudir el veintidós de ese mes, deemergencia, al Hospital Dos de Mayo, donde se comprobó, aparte de lamanifiesta cianosis de los dedos, la falta de movilidad y sensibilidad de estoslo cual era índice de un serio compromiso químico vascular, vale decir gravedefecto de circulación, lo cual pese a los esfuerzos realizados condujoinevitablemente a la amputación del referido miembro inferior; como puedeadvertirse de lo actuado, que fluye de esos documentos, el resultado dañosose produjo como consecuencia directa e inmediata de la falta de una 101
  • 102. verdadera atención y tratamientos médicos en la persona del actor, nopudiendo ese hecho, real y objetivo enervarse con los resultados de lainvestigación practicada como consecuencia de la instrucción corriente afojas 76, más aún, sus mismas conclusiones, que se hallan en contradicción delo actuado, aparece: primero: que no fue posible determinar las condicionesen que se ejecutó la cura de la lesión, conclusión inadmisible puesto que esno sólo de obligación, sino inherente al ejercicio de la profesión médicafrente a una fractura de las características presentadas, adoptar todas lasprovidencias y las técnicas médicas para solucionar esa situación, y conmayor razón si se habían presentado signos graves de deficiencia circulatoriacomo la cianosis y la frigidez de los dedos que irán en progresión: segundo:que el paciente recibió una atención adecuada, dentro de las limitacionesque ofrecía la Asistencia Pública, excusa inaceptable, toda vez que si esecentro se hallaba, por sus limitaciones, en condición de solucionar debida yadecuadamente la situación planteada, debió advertirse al paciente de lagravedad de su situación, o disponer su transferencia a otro centrohospitalario idóneo, y no recetársele sólo calmantes y analgésicos, a queconsecuentemente, no habiéndose acreditado en autos que la amputaciónefectuada al actor hubiese sido resultados de deficiencias orgánicas,alteraciones patológicas o de ser consecuencia de elementos constitutivos ofuncionales, sino por el contrario grave negligencia en la atención médicainicial de las serias lesiones que le habían inferido, la demanda planteadacontra el Estado resulta procedente: REVOCARON la sentencia apelada defojas 271, su fecha 27 de Junio del año próximo pasado, que declarainfundada la demanda respecto del Estado y fundada en parte contra donJacinto Allemant Carpio; DECLARARON infundada en todas sus partes lademanda contra Jacinto Allemant y fundada en parte en relación del Estado;y que, en consecuencia, el Estado debe abonar, por toda indemnización enfavor de don Rubén Mantilla Llontop, la suma de 150,000.00 soles oro; y lesdevolvieron.- Entre líneas; la, tales, que irán en progresión de; VALE.-Lima, trece de setiembre demil novecientos setentiocho.- VISTOS; y CONSIDERANDO: que el demandante ha interpuesto recurso denulidad sólo en cuanto al monto asignado a la indemnización; que dichomonto debe regularse prudencialmente tomándose en cuenta la naturaleza ygravedad de las lesiones causadas al demandante, así como lascircunstancias de su producción; y de conformidad con los artículos 1136° y1148° del Código Civil; declararon HABER NULIDAD en la sentencia de vista defojas 289, su fecha 16 de mayo del año en curso, en cuanto revocando la 102
  • 103. apelada de fojas 261, fecha el 27 de junio del próximo pasado, señala en150,000.00 soles oro el monto a pagarse por concepto de indemnización;reformando 1a y primera y revocando la segunda en ese extremo: FIJARON en200,000.00 la suma que deberá abonarse por el concepto indicado;declararon NO HABER NULIDAD en lo demás que contiene y es materia delrecurso; en los seguidos por don Rubén Mantilla Llontop con don JacintoAllemant Carpio y otro; y lo devolvieron. 103
  • 104. PREGUNTAS GUIA PARA EL ANÁLISIS DEL CASO 3 ¿Se presentan en el expediente los supuestos de la responsabilidad civil indirecta por hecho de los dependientes? ¿Existe un supuesto de concausa o de pluralidad de causas?3. ¿La responsabilidad civil que se demanda es contractual o extracontractual? ¿Se ha presentado en el expediente un supuesto de pluralidad de causas? 104
  • 105. CASO 4 Revise detenidamente el siguiente caso. Conteste las preguntasque a continuación se presentan y luego confróntelas con la "Hoja deCriterios para la solución de casos" que el tutor le alcanzará en eltranscurso del programa. PAGO DE APORTACIONES Temas de IPSS responsabilidad civil 105
  • 106. CASO 4 VÍCTOR PEREZ BARDALES CONTRA JULIO BENAVIDES SALOMÓN Y MAX LUNA BUSTAMANTE.Exp. 495-82Resolución Nº 52Lima, veintidós de abril demil novecientos ochentitrés. VISTOS; consta de autos que mediante su escrito de fojas 4, don VíctorPérez Bardales, en vía ordinaria interpone demanda contra don JulioBenavides Salomón y don Max Luna Bustamante, para que solidaria ymancomunadamente le paguen la suma de veinticinco millones de soles pordaños y perjuicios; funda su demanda en que es graduado como ingenieroquímico en la Universidad Nacional de Ingeniería y como contador público yeconomista en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, en el ejerciciode dichas profesiones labora en el Fuero de Comunidades Laborales encalidad de Ingeniero Perito, así como profesor Asociado en el Departamentode Economía de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y finalmentecomo profesor Asociado de la Universidad Tecnológica de Huacho,reportándole ingresos suficientes para pagar los estudios escolares yuniversitarios de sus hijos y subvenir sus necesidades básicas, así como de sufamilia; es el caso que el día 25 de noviembre de 1977, luego de dictar susclases en la Universidad de Huacho regresaba a Lima como pasajero delautomóvil marca Volskwagen conducido por Max Luna Bustamante siguiendola ruta conocida como Panamericana Norte, aproximadamente a las cuatro ytreinta de la madrugada dicho automóvil colisionó a la altura del llamadoPuente Trompeta con el automóvil de placa de rodaje Nº EI-7397 conducidopor Julio Benavides Salomón que circulaba en sentido contrario, además seencontraba en estado de ebriedad y había invadido el carril contrario segúninforme de la policía; al producirse la colisión sufrió un golpe en la cabeza;aparte de otras contusiones, que le privó del conocimiento por largo tiempo,siendo hospitalizado para continuar su tratamiento tanto en el HospitalCentral Nº 2 del Seguro Social, como en los servicios especializados delHospital Militar, finalmente se ha establecido el diagnóstico definitivo por elque se le ha indicado que padece de hemiparesia, hemianestesia derecha yque en opinión de los médicos del Seguro Social, resulta que es un inválidototal y definitivo, absolutamente incapacitado para trabajar comoconsecuencia del accidente de tránsito, sin poder, desde el 25 de noviembre 106
  • 107. de 1977, ejercer su profesión ni desarrollar sus labores en el Fuero deComunidades Laborales ni en el Programa Académico de Economía de laUniversidad Nacional de San Marcos, ni dictar clases en la Universidad deHuacho, se ha visto privado de sus ingresos por concepto de honorariosprofesionales y otras asignaciones, su familia se ha visto igualmente privadade los ingresos económicos, teniendo que interrumpir sus estudios y versesometidos a apremios económicos sumamente graves que, en la práctica,provoca una grave crisis moral y material; que asimismo no puede cumplir consus obligaciones como padre de familia y los demandados en ningúnmomento han mostrado el más mínimo interés por las nefastas consecuenciasderivadas de su imprudencia, ha existido total y completo olvido de susresponsabilidades y que por ello y otras razones no es exagerada la suma quedemanda por pago de daños y perjuicios. Admitida la demanda por auto defojas 7, notificado al demandado Max Luna Bustamante a fojas 24contestando la demanda, la niega y contradice, argumentado que porrazones de trabajo como profesores de la Universidad de Huacho hancultivado sincera amistad, real y efectivamente el veinticinco de noviembrede mil novecientos setentisiete lo acompañó como lo hacía en otrasoportunidades, en el viaje de regreso conjuntamente con el profesor AntonioTorres Zavala, cuando después de ciento cuarentisiete kilómetros derecorrido, a la altura de la Municipalidad de San Martín de Porras, su vehículofue embestido por el otro que conducía su co-demandado que venía sinluces en su carril, provocándose un violento choque, dejando como saldoheridos a los dos profesores mencionados, con la ayuda de otroacompañante prestaron auxilio al demandante y con un patrullero policial sele condujo al Hospital del Empleado, que en su propósito de ayudar al actordenunció el hecho a la Compañía Popular y Porvenir de Seguros para quecontinuaran asistiendo al profesor, que la responsabilidad absoluta y exclusivaes del vehículo que venía en sentido contrario, no existiendo responsabilidadcivil no es procedente el pago de indemnización demandada, no obstante locual ha ayudado además al profesor Pérez para que de la Universidadperciba al máximo su remuneración. Regularizado el procedimiento por autode vista de fojas ciento cincuentisiete, a fojas ciento sesenticuatro, se dió porabsuelta la demanda en rebeldía del demandado Julio Benavides Salomón;abierta la causa a prueba a fojas ciento sesenticuatro las partes durante elprobatorio no han ofrecido ni presentado ninguna, con excepción de lasinstrumentales de fojas treintisiete, cuarenta, cuarenticinco del cuarentiséis alsesentiuno, la confesión expresa de los demandados conforme a los pliegosde fojas setentiséis y ochenta, la instrumental de fojas ciento ochentiséis queno han sido afectadas por la nulidad de actuados y de oficio ha demandadoel informe agregado de fojas ciento noventa a ciento noventidós; emitido el 107
  • 108. alegato del demandante a fojas ciento setentisiete a fojas ciento setentiunoel demandado don Julio Benavides Salomón deduce excepción deprescripción, la misma que es absuelta en los términos del escrito de fojasciento setentiséis; a fojas ciento setentinueve se ordenó dejarse autos parasentenciar; y; CONSIDERANDO; Que, esta acción indemnizatoria se dirigecontra los demandados Julio Benavides Salomón y Max Luna Bustamante,para que en forma solidaria y mancomunada por los daños y perjuicios deorden material y moral que le han irrogado al demandante don Víctor PérezBardales le paguen la suma de veinticinco millones de soles comoconsecuencia del accidente de tránsito; Que, como consta de lacertificación policial de fojas treintisiete, con fecha veinticinco de noviembrede mil novecientos setentisiete, se produjo un accidente de tránsito conlesiones entre el automóvil JI-nueve mil trescientos sesentiocho conducido porel demandado Getulio Max Luna Bustamante y el automóvil El-siete miltrescientos noventisiete manejado por su co-demandado Julio BenavidesSalomón, en las circunstancias que se detallan en el Parte Policial, de cuyoevento resultó con lesiones el demandante don Víctor Pérez Bardales, quienfue conducido al Hospital del Rímac; Que evidentemente, tal como sedesprende del mismo Parte Policial, dicho accidente se ocasionó debido a lanegligencia del demandado Julio Benavides Salomón, quien aparte de haberinvadido el carril contrario, se encontraba con síntomas de ebriedad, como serefiere en el mismo informe policial que se remite a los resultados del dosajeetílico; Que sin embargo, la responsabilidad también alcanza al otrodemandado Max Luna Bustamante, quien ha cometido infraccionessancionadas por el Reglamento de Tránsito al conducir negligentementeel vehículo en el cual viajaba el demandante, quien no obstante, que en elParte Policial resulta que se retiró con aparentes lesiones leves del Hospital delRimac a su domicilio, sin embargo de los instrumentos de fojas 40 vuelta, 190 y191, se desprende que el actor fue atendido en el Hospital Central N° 2 aconsecuencia del accidente, quedando internado hasta el dos de diciembrede dicho año, es decir por espacio de siete días; por lo que es pertinenteamparar la demanda, de conformidad con lo previsto en el artículo 1136° delCódigo Civil; Que la suma indemnizatoria debe fijarse en forma prudencial,teniendo en cuenta no únicamente las característias del accidente, sino laedad, el status social del demandante, quien era profesor de la UniversidadMayor de San Marcos y Jefe de la Unidad de Personal de Fuero Privativo deComunidades Laborales, como lo certifican los instrumentos de fojas 45 y 79;asimismo sus obligaciones familiares, pues todos sus hijos cursan estudios tresde ellos en nivel universitario como consta de las certificaciones de fojas 98,99 y 100 y dos de ellos a nivel secundario como aparecen de los instrumentosde fojas 101 y 102; Que asimismo, debe tenerse en consideración que como 108
  • 109. secuela de accidente el demandante, Víctor Pérez Bardales ha quedadoinválido, como consta del informe médico de fojas 43 vuelta y ser revaludadoen un año por padecer de hemipar y hemianestesia derecho y hemiataxiaizquierda, en mérito de dicho informe el Instituto de Seguridad Social le haotorgado pensión de invalidez y prorrogable por cinco años, conforme constade la resolución que en fotocopia legalizada obra inserta a fojas 186; Que sibien es cierto que la responsabilidad es de ambos conductores, no menoscierto es que de autos no consta o no se ha probado que el demandado MaxLuna Bustamante haya sido contratado como chofer para conducirexprofesamente al demandante a la ciudad de Lima y más bien de lacontestación a la demanda a fojas 24 se colige que son colegas; hecho queno ha sido desmentido por el actor, circunstancia que atenúa, en ciertomodo, su responsabilidad, pero que indudablemente no la eximine; Queestando a lo predicho el pago indemnizatorio debe fijarse proporcionalmentea la gravedad de la falta o imprudencia de cada uno, conforme lo previeneel artículo 1147° del Código Civil; Que igualmente es menester tener encuenta que el monto indemnizatorio a señalarse debe tener en cuenta que eldemandante ha sido declarado inválido permanente, sino por cinco años,cosa que ya se dejó referido, no obstante lo cual se le ha inferido dañosmateriales y de índole moral, que la familia ha quedado transitoriamenteen desamparo, como se desprende de la pensión de invalidez ya referida,hecho que tampoco los libera de responsabilidad a los demandados dereparar los daños ocasionados; Que la excepción de prescripción deducidapor el demandado Benavides Salomón en su escrito de fojas 171 vuelta, debedeclararse sin lugar, por cuanto de autos consta que la demanda ha sidointerpuesta dentro del término de ley que señala el inciso sexto del artículo1178° del Código Civil, pues el accidente se produjo el 25 de noviembre de1977 y la demanda fue admitida a trámite el 14 de noviembre de 1979 y dosdías después notificada a las partes; y su alegación de que fue notificada dosaños y seis meses después no es válida si se tiene en consideración loexpresamente previsto para estos casos en el artículo 161° del Código deProcedimientos Civiles; pues aparece que la notificación con la demanda sehizo en su domicilio y la recepcionó y luego devolvió su cónyuge, con elescrito de fojas 19; Que por todo lo glosado, lo prescrito en el artículo 1136°del Código Civil, administrando justicia a nombre de la nación. FALLO: Declarando infundada la excepción de prescripción deducida afojas 16 vuelta; y fundada en parte la demanda incoada a fojas 4; enconsecuencia, don Julio Benavides Salomón debe indemnizar al demandantedon Víctor Pérez Bardales, con el pago de dos millones de soles y su co- 109
  • 110. demandado Max Getulio Luna Bustamante con la suma de un millón de solespor concepto de daños y perjuicios; con costas.Lima, veintinueve de diciembre de milnovecientos ochentitrés VISTOS; interviniendo como Vocal ponente la Doctora Landa Zapatero;con la instrumental presentada en esta Instancia; por sus fundamentos yCONSIDERANDO - además - que como aparece a fojas 7 vuelta, el co-demandado Julio Benavides Salomón fue notificado en la forma legalcorrespondiente en su domicilio habitual en esta Ciudad; como lo dispone elartículo 144° del Código de Procedimientos Civiles, interrumpiéndose con elloel plazo de prescripción; que la nulidad declarada por esta Sala a fojas 147 afin de que se le volviera a notificar con el admisorio, tuvo por objeto como seindica en ella no privarse al demandado del derecho de defensa, el que nopodía ejercer por encontrarse fuera del país, más de ninguna manera permitirque siguiera corriendo el plazo para la prescripción; que ésta se produce enbase a la presunción de abandono hecha por el acreedor de su crédito, esdecir, cuando no demuestra su voluntad de mantener su derecho; que con lademanda interpuesta por don Víctor Pérez Bardales, éste ha demostrado suvoluntad de cobrar la indemnización que le correspondía, notificándose conella a los demandados antes que se venciera el plazo de prescripción; quecon los certificados de descanso médico que corren de fojas 46 a fojas 53, einforme de fojas 190, se ha acreditado que el accidente automovilístico quese produjo entre los vehículos manejados por los demandados ocasionó queel actor tuviera que solicitar descanso continuado por más de un año,habiéndosele considerado inválido, como aparece del documento de fojas43 vuelta: CONFIRMARON la sentencia de fojas 195 su fecha 22 de abril último,que declara fundada la parte de la demanda indicada a fojas 4 y ordenaque don Julio Benavides Salomón debe indemnizar al demandado don VíctorPérez Bardales con el pago de dos millones de soles y su co-demandado donMax Getulio Luna Bustamante con la suma de un millón de soles oro; con lodemás que contiene; y los devolvieron.- Entre líneas; que se produjo entre losvehículos manejados por los demandados. 110
  • 111. PREGUNTAS GUIA PARA EL ANÁLISIS DEL CASO 4 ¿Se ha acreditado la relación de causalidad entre el accidente de tránsito y el daño producido a la víctima?2. ¿Se ha presentado algún supuesto de fractura causal o de concausa? ¿Se trata de un supuesto de pluralidad de causas? ¿La responsabilidad civil de Max Luna Bustamante es contractual o extracontractual? ¿Se han acreditado en el expediente los daños patrimoniales y los daños extrapatrimoniales?6. ¿Cuál es su opinión sobre el caso? 111
  • 112. CAPITULO 6 LOS FACTORES DE ATRIBUCIÓN Y LOS SISTEMAS DE RESPONSABILIDAD CIVIL EXTRACONTRACTUAL Otro de los requisitos de la responsabilidad civil extracontractual, lo constituyen los factores de atribución, al que dedicaremos las siguientes páginas. Veremos las principales características de los facrores de atribución tanto subjetivos como objetivos, así como la noción de culpa y el sistema subjetivo de responsabilidad civil. Terminaremos aludiendo al riesgo creado dentro del Código Civil peruano.1. INTRODUCCION 112
  • 113. C omo ya lo hemos explicado en los puntos anteriores, para que se configure un supuesto de responsabilidad civil extracontractual es necesaria la concurrencia de determinadosrequisitos: la conducta antijurídica del autor o coautores, el dañocausado a la víctima o víctimas, la relación de causalidad y finalmentelos factores de atribución. Responsabilidad Civil Antijuridicida Relación de d causalidad Daño Factores de causado Requisitos atribución Habiendo examinado ya los tres primeros, corresponde analizar elrelativo a los diferentes factores de atribución necesarios para laexistencia de un supuesto de responsabilidad civil extracontractual yconsiguientemente para el nacimiento de la obligación legal deindemnizar a la víctima.2. FACTORES DE ATRIBUCIÓN SUBJETIVOS Y OBJETIVOSE l mejor camino para comprender la temática de los factores de atribución -nos parece- es el indicar en primer lugar que hay dos sistemas de responsabilidad civil extracontractual en la legislacióncomparada y en la doctrina universal y también en el Código Civilperuano: el sistema subjetivo y el sistema objetivo, cada uno de ellosconstruido o fundamentado sobre diferentes factores de atribución. Porello los factores de atribución de los sistemas subjetivos reciben tambiénla calificación de factores de atribución subjetivos y los 113
  • 114. correspondientes a los factores de atribución de los sistemas objetivosmerecen la calificación de factores de atribución objetivos. Factores de Atribución Subjetivos Objetivos Culpa del autor Riesgo creado En el Código Civil peruano el sistema subjetivo de responsabilidadcivil extracontractual se encuentra regulado en el artículo 1969, cuyotexto señala lo siguiente: “Aquel que por dolo o culpa causa un daño a otro está obligado a indemnizarlo. El descargo por falta de dolo o culpa corresponde a su autor.” El sistema objetivo se encuentra incorporado en el artículo 1970,cuyo texto señala lo siguiente: “Aquel que mediante un bien riesgoso o peligroso, o por el ejercicio de una actividad riesgosa o peligrosa, causa un daño a otro, está obligado a repararlo.” Como se podrá apreciar fácilmente, el sistema subjetivo deresponsabilidad civil se construye sobre la culpa del autor,constituyendo ella el factor de atribución subjetivo. Obviamente culpaen sentido amplio que comprende tanto la negligencia o imprudenciacomo el dolo es decir el ánimo deliberado de causar daño a la víctima.Por otro lado, el sistema objetivo se construye sobre la noción de riesgocreado, constituyendo esta noción de riesgo el factor de atribuciónobjetivo. 114
  • 115. 2.1 La noción de culpa Pues bien, la noción de culpa exige no sólo que se hayacausado un daño a la víctima, sino que el mismo sea consecuencia deldolo o la culpa del autor, pues caso contrario por más que seacreditara el daño y la relación causal, no habría responsabilidad civilextracontractual del autor. La culpa es pues el fundamento del sistemasubjetivo de responsabilidad civil y es por ello que dicha exigencia fluyeclaramente del artículo 1969 antes anotado. Sin embargo, ante ladificultad de probar en muchos casos la culpa del autor, es decir, dadolo difícil que es conocer el aspecto subjetivo del autor, la doctrinamoderna, y en tal sentido nuestro Código Civil, ha considerado que esconveniente establecer presunciones de culpabilidad, invirtiendo lacarga de la prueba, de modo tal que la víctima ya no estará obligadaa demostrar la culpa del autor, lo cual es por regla general bastantedifícil, sino que corresponderá al autor del daño demostrar su ausenciade culpa. Esta inversión de la carga de la prueba y correlativapresunción de culpabilidad del autor en el sistema subjetivo deresponsabilidad civil extracontractual en el sistema legal peruano, fluyeclaramente del mismo artículo 1969, cuando dispone: “el descargo porfalta de dolo o culpa corresponde a su autor”, lo que significanítidamente que se presume la culpa del autor del daño causado. Conviene precisar que este artículo contiene un gravísimo error de redacción, por cuanto no puede interpretarse, como lo señala literalmente el artículo, que se presuma el dolo del autor, solamente se presume la culpa y en tal sentido debe entenderse el significado del mismo. Con esta inversión de la carga de la prueba de la culpabilidad, loque se logra es favorecer a las víctimas, por cuanto se les libera de latarea de demostrar la culpabilidad del autor, pues el mismo se presumeculpable, correspondiéndole en todo caso a él probar su ausencia deculpa, a fin de poder liberarse de responsabilidad civil extracontractual. 115
  • 116. En el caso del sistema objetivo de responsabilidad, como ya lohemos indicado, está construido sobre la base de la noción de riesgocreado, que constituye el factor objetivo de atribución deresponsabilidad. Ahora bien, ¿Qué debemos entender por riesgo creado?. Lamejor manera de responder esta interrogante es planteando lasiguiente reflexión: Como todos sabemos, en nuestros días, en la mayorparte de sociedades y Estados los seres humanosvivimos en permanente relación con productoselaborados, maquinarias, tecnología, artefactos einstrumentos, actividades industriales y comercialesen gran escala. Cada vez son más losinstrumentos, equipos y artefactos tecnológicosque “invaden” nuestra vida diaria. En el Perú actual, por ejemplo, se haextendido considerablemente el uso de teléfonos celulares ycomputadores, entre otros bienes de la vida moderna, habiéndoseincrementado en los últimos años el uso de vehículos particulares, con elconsiguiente crecimiento muchas veces desmedido en algunasciudades peruanas del parque automotor. Además que la mayor partede productos de uso diario o permanente que se utilizan en la mayorparte de la sociedad peruana, importados o nacionales, son productoselaborados y adquiridos a través de la cadena de distribución ycomercialización de la vida moderna. Pues bien, para nadie esnovedad que gran parte de esta tecnología moderna y de productosimplican muchos riesgos para la salud y la seguridad de losconsumidores, incrementando las posibilidades de daños causados enla realidad peruana. Frente a esta explosión y uso constante detecnología moderna y de productos elaborados, la doctrina y lossistemas de responsabilidad civil extracontractual, no podíanpermanecer inactivos, sobre todo dada la gran cantidad de nuevosdaños que supone el uso constante de dicha tecnología. Ante esta nueva situación que plantea la vida moderna ladoctrina se planteó la siguiente interrogante ¿Es suficiente el sistemasubjetivo fundamentado en la noción de culpa del autor para lograrque los nuevos daños que se presentan en la vida actual seanindemnizados adecuadamente? La respuesta fue negativa, por cuantoexistió el convencimiento que si fuera necesario fundamentar laresponsabilidad civil por los nuevos daños en la culpa del autor, aún 116
  • 117. cuando se invirtiera la carga de la prueba, existiría siempre laposibilidad de liberarse de responsabilidad civil por esos nuevos daños. Considerándose conveniente en todo caso favorecer la situación de las víctimas, haciendo más sencillo el establecer un supuesto de responsabilidad civil extracontractual, sin necesidad de hacer referencia alguna a la culpa o ausencia de culpa del autor. Con dicho fin, se elaboró la noción de riesgo creado, que ahora se encuentra consagrada legalmente en el artículo 1970 antes anotado.2.2 El riesgo creado dentro del Código Civil peruanoE l significado de esta noción de riesgo creado es el siguiente: todos los bienes y actividades que se utilizan en la vida moderna para la satisfacción de las diferentes necesidades existentes suponen unriesgo ordinario o común para las personas. Sin embargo, existentambién, y cada vez en mayor número, bienes y actividades quesignifican un riesgo adicional al ordinario, tales como: los automotores,los artefactos eléctricos, las cocinas a gas, ascensores, los diferentestipos de armas de fuego, escaleras mecánicas, los insecticidas,productos químicos para la limpieza, los medicamentos, los productosenlatados, las actividades industriales, etc.. Para todo este tipo debienes y actividades no será necesario examinar la culpabilidad delautor, pues deberá bastar con acreditar el daño causado, la relaciónde causalidad y que se ha tratado de un daño producido mediante unbien o actividad que supone un riesgo adicional al ordinario y común yque por ello mismo merecen la calificación de “riesgosos”. 117
  • 118. Haya sido el autor culpable o no, será igualmente responsable por haber causado el daño mediante una actividad riesgosa o peligrosa. El factor de atribución no es pues la culpa del autor, sino el riesgo creado en el sentido antes mencionado. Como se podrá comprender con facilidad, dentro de los sistemasobjetivos, la ausencia de culpa no sirve como mecanismo liberador deresponsabilidad civil, adquiriendo por el contrario importanciafundamental la noción de causa ajena o fractura causal queexaminamos en su oportunidad. Conviene precisar que el sistema objetivo de responsabilidad noentiende ni pretende que en los casos de daños causados a través debienes o actividades riesgosas, no exista culpa del autor, pues ello seríaabsurdo e irreal. Lo único que se pretende es hacer total abstracción dela culpa o ausencia de culpa del autor, de modo tal que la existenciade culpa o no sea totalmente intrascendente para la configuración deun supuesto de responsabilidad civil extracontractual, debiendoacreditarse además de la relación causal, la calidad del bien oactividad como una riesgosa. Tal es el significado de la noción deriesgo creado consagrado legalmente como factor de atribuciónobjetivo en el artículo 1970 del Código Civil.3. A MANERA DE COROLARIOC onsiguientemente, para daños causados mediante bienes o actividades que suponen un riesgo común y ordinario se debe utilizar el sistema subjetivo y para aquellos causados mediantebienes y actividades que suponen un riesgo adicional al ordinario sedeberá utilizar el sistema objetivo. 118
  • 119. El sistema subjetivo permite utilizar la ausencia de culpa y la fractura causal como mecanismo liberador de responsabilidad civil, mientras que el sistema objetivo permite utilizar únicamente la fractura causal, por supuesto siempre y cuando los daños se encuentren debidamente acreditados, por cuanto si no hay daño, no existe responsabilidad civil de ninguna clase. Como es también evidente en ambos sistemas, se aplicantambién las figuras de la concausa y la pluralidad de autores con susdiferentes consecuencias jurídicas, según hemos examinadoanteriormente. Conviene destacar también que ambos sistemas deresponsabilidad civil no son contradictorios ni contrapuestos entre sí,sino que por el contrario son complementarios, siendo perfectamentecoherente su consagración legal en el sistema legal peruano. Finalmente, debemos tener en consideración que la calificaciónde un bien o actividad como riesgosa o peligrosa no depende de lascircunstancias de un caso concreto en particular, pues de ser asícualquier bien o actividad podría ser considerada como riesgosa; porejemplo, un tenedor de mesa no puede ser considerado riesgoso si porcircunstancias de su uso anormal es utilizado para matar a una persona. Dicha calificación depende del riesgo que supone el uso socialmente aceptado del bien o actividad de que se trate, siempre y cuando su uso o realización normal y cotidiana suponga un riesgo adicional al común y ordinario para todos los demás, como sucede, por ejemplo, con los automotores y armas de fuego. 119
  • 120. AUTOEVALUACION Responda las siguientes preguntas luego de haber concluido elestudio del sexto capítulo. Luego, encontrará al final del material laClave de Respuestas, la misma que le indicará los criterios generalescon que debieron abordarse cada una de las preguntas. ¿Qué sistema de responsabilidad civil extracontractual recoge nuestro Código Civil? ¿Cuál es el fundamento de la obligación de indemnizar en el caso de daños causados por actividades riesgosas? ¿Por qué se dice actualmente que debe atenderse el daño injustamente causado? ¿Cuál es el fundamento de la responsabilidad civil extracontractual indirecta o por el hecho del otro? 120
  • 121. CASO 5 Revise detenidamente el siguiente caso. Conteste las preguntasque a continuación se presentan y luego confróntelas con la "Hoja deCriterios para la solución de casos" que el tutor le alcanzará en eltranscurso del programa. PAGO DE APORTACIONES Temas de IPSS responsabilidad civil 121
  • 122. CASO 5: RICARDO MORALES BARTURÉN CONTRA BANCO HIPOTECARIO DEL PERÚResolución número dieciocho.-“Chiclayo, quince de diciembre demil novecientos ochentiocho.- VISTOS; con el incidente de prueba confesional, resulta de autos, a fojasdos, Ricardo Morales Barturén interpone demanda en la vía ordinaria contraBanco Hipotecario del Perú, Sucursal Chiclayo, a fin de que le abone porconcepto de daños y perjuicios la suma de mil millones de intis; apoya suacción en los hechos y razones que expone, siendo los fundamentos dederecho los artículos 1969°, 1978°, 1982°, 1984° y 1985° del Código Civil.Corrido traslado de la demanda, por escrito de fojas 10 la parte demandadaabsuelve el trámite en forma negativa, y deduce la excepción deprescripción amparándose en el inciso cuarto del artículo 2001° del Códigoacotado. Recibida la causa a prueba se han actuado las que aparecen deautos. Sustanciada la causa conforme a su naturaleza corresponde hallegado la oportunidad de pronunciar sentencia; CONSIDERANDO: Primero.-Que como es de verse de los acompañados remitidos por el SegundoJuzgado de Instrucción en la Instrucción Nº 138-86, según sentencia de fojas859 a 873, resulta en última instancia a fojas 872, se dispuso reservar el procesodel actor cuya denuncia por estafa y apropiación ilícita fuera interpuestaante la Fiscalía por el representante del Banco Hipotecario contra Ricardo PazLava y los que resulten responsables; asimismo, aparece del acompañado afojas 1377 a 1378 se absuelve al demandante; estas denuncias penales tienensu origen en los actuados administrativos por el Banco emplazado queaparecen en cinco folders acompañados, y en el signado con el número doscontiene el informe número 915-84-BCH de fecha 4 de junio de 1984 que en lacuarta conclusión de fojas 25 de este folder se indica estar probada laresponsabilidad del demandante Ricardo Morales Barturén encargado de lasección de créditos, corroborando con el folder número 4 a fojas 5 sobre lasrecomendaciones para sancionar al demandante el que tiene fecha dos dejulio de 1984; acto seguido la entidad demandada con fecha 6 de julio delmismo año 1984 le cursa carta de despido del trabajo, como es de verse dedicha carta que corre a fojas 10 del expediente acompañado número 138-86,considerándose estas imputaciones de culpa los elementos determinantes delos daños y perjuicios demandados, los mismos que han sido publicitados losprocesos penales en los diarios La Industria y El Ciclón de esta ciudad como es 122
  • 123. de verse de fojas 62 a 66 de autos, y que indudablemente deben serindemnizados; Segundo.- En principio, la responsabilidad es general, seproduce por todo hecho que cause daño y lesione un interés legítimamenteprotegido; surgiendo la culpa cuando la crítica se aparta de su verdaderosentido y tiene un carácter apasionado, superfino, revelando hechosdesfavorables de la vida de una persona o de su trabajo, que actúa en elescenario público; se lesiona la salud que tiene repercusiones sobre la vida, elbienestar del individuo, y el círculo familiar que lo rodea, por lo que enaplicación de lo dispuesto en el artículo 1969° del Código Civil aquél que pordolo o culpa cause un daño a otro está obligado a indemnizarlo; asimismo lodispuesto en el artículo 1982° del Código Civil corresponde exigirindemnización de daños y perjuicios contra quien, a sabiendas de la falsedadde la imputación o la ausencia de motivo razonable denuncia ante laautoridad competente a alguna persona atribuyéndole la comisión de unhecho punible, que al haberse investigado penalmente las imputacionesadministrativas contra el demandante, en el que no se halla responsabilidades procedente amparar la demanda en la forma que establece la primeraparte del artículo 1985 del Código Civil; Tercero.- Que la excepción deprescripción deducida por la entidad demandada en el primer otrosí de suescrito de fojas 10 a 11 deviene en improcedente, por cuanto no es deaplicación lo dispuesto en el artículo 2001° inciso 4º del Código Civil, si comoes de verse con los acompañados sobre proceso penal ésta se hainterrumpido como alega el demandante, interrupción que tiene apoyaturalegal en lo dispuesto en el artículo 1996° inciso 3º y artículo 1999° del Códigoacotado; que en contrario, al haber iniciado el trámite del proceso penal yaccionar indemnización, hubiera dado lugar a alguna excepción hasta laconclusión; Cuarto.- Que el demandante ha probado los hechos alegados ensu demanda conforme lo establece el artículo 337° del Código deProcedimientos Civiles; Estando a los fundamentos expuestos y lo que fluye deautos. Administrando Justicia a nombre de la Nación. FALLO: declarandofundada - en parte - la demanda de fojas 2 a 6; improcedente la excepciónde prescripción; y en consecuencia, ordeno que la entidad demandada elBanco Hipotecario del Perú, Sucursal Chiclayo, indemnice por los conceptosdemandados al actor Ricardo Morales Barturén, la suma de quinientos milintis, consentida o ejecutoriada que sea la presente resolución; con costas.T.R. 123
  • 124. Expediente Nº 107-89Vocal Ponente: Señor BECERRA BARRANTESResolución número: veintinueveChiclayo, treintiuno de marzo demil novecientos ochentinueve.- VISTOS: oído el informe solicitado y la réplica; con los acompañados; porsus fundamentos pertinentes y, considerando: que, en aplicación de loprevenido por el artículo 1982° del Código Civil, son indemnizables los daños yperjuicios ocasionados por la denuncia ante autoridad competente,atribuyendo a una persona la comisión de un hecho punible, cuando dichadenuncia se ha formulado a sabiendas de la falsedad de la imputación o dela ausencia de motivo razonable; que, en el caso de autos, no se da ningunode los dos presupuestos enunciados, pues no se trato de hecho delictuosoinventado, todo lo contrario, la entidad agraviada denunció la comisión dehechos reales perpetrados sistemáticamente en detrimento de su patrimonioy, por lo mismo, en ese accionar estaría comprendido también el motivorazonable que sirviera de basamento para la interposición de la denunciaante el representante del Ministerio Público; que, el dispositivo legalanteriormente mencionado, está inmerso en el concepto subjetivo de laculpa, según el cual quien, en forma consciente y voluntaria, lesiona la esferajurídica del derecho ajeno, está en la obligación de indemnizar los daños quele haya ocasionado, situación que no ha mediado en lo referente a lademandada; que a mayor abundamiento, debe tenerse presente que no hayresponsabilidad cuando los hechos se han cometido en el ejercicio regular deun derecho, a tenor de lo reglado por el artículo 1961° inciso 1º del acotadoCódigo Civil, mucho más si la denuncia ante el Ministerio Público se interpusosólo contra Ricardo Paz Alva y los que resulten responsables, como es de versea fojas 2 de la instrucción acompañada, y la absolución del demandante porel Tribunal se centró en el principio jurídico universalmente aceptado delindubio pro reo que entre nosotros tiene categoría constitucional, comoigualmente es de verse a fojas 1377 de la instrucción en referencia; que, porotro lado, no tiene asidero la excepción de prescripción deducida a fojas 11por la demandada, por cuanto la prescripción comienza a correr el día enque la acción pueda ejercitarse, estando a lo previsto en el numeral 1993 delcuerpo de leyes citado; que, en los de materia, se entiende que el momentode ejercitar la acción iniciada, estuvo a merced de los resultados del procesopenal; CONFIRMARON la sentencia apelada de fojas 87, su fecha 15 dediciembre último, en el extremo que declara improcedente la excepción de 124
  • 125. prescripción deducida en el otrosí del escrito de contestación a la demanda;REVOCARON la misma en cuanto declara fundada, en parte, la demanda yordena que la entidad demandada indemnice al actor Ricardo MoralesBarturén, hasta por la cantidad de quinientos mil intis, acerca de losconceptos demandados; DECLARARON infundada dicha demanda porimprobada; sin costas; y los devolvieron.- Interviene el señor Lara Benavidespor vacaciones del Vocal Titular señor Altamirano Muñoz.-Lima, veintitrés de diciembre demil novecientos noventiuno.- VISTOS; con los acompañados, por sus fundamentos: declararon NOHABER NULIDAD en la resolución de vista de fojas 118, su fecha 31 de marzode 1989; que confirmando en un extremo y revocando en otro la apelada defojas 87, fechada el 15 de diciembre de 1988, declara infundada lademanda, con lo demás que contiene; condenaron en las costas del recursoa la parte que lo interpuso; en los seguidos por don Ricardo Morales Barturéncon el Banco Central Hipotecario del Perú, Sucursal Chiclayo, sobre daños yperjuicios; Interviniendo el Doctor Roncalla de conformidad con el artículo123° de la Ley Orgánica del Poder Judicial; y los devolvieron.- 125
  • 126. PREGUNTAS GUIA PARA EL ANÁLISIS DEL CASO 5 ¿Se ha acreditado el daño moral en el expediente? 2. ¿Se ha acreditado la relación de causalidad en el expediente? ¿Se ha acreditado la existencia de motivo razonable para denunciar? Se presenta aquí algún supuesto de responsabilidad civil indirecta?¿ 126
  • 127. CAPITULO 7 LA RESPONSABILIDAD CIVIL POR HECHO AJENO En este último capítulo trataremos de la responsabilidad civil por hecho ajeno, que supone la presencia de un autor directo e indirecto, siendo éste último quien responde indirectamente por el daño causado por hecho ajeno, siempre y cuando cumpla con los requisitos exigidos por la ley En ese sentido, veremos en detalle todos los supuestos que involucra la responsabilidad civil indirecta y sus principales características.1. INTRODUCCION 127
  • 128. L a regla general en materia de responsabilidad civil extracontractual es que cada sujeto de derecho responde por hecho propio, es decir, cada uno es responsable por los daños quecause a los terceros. Sin embargo, sucede que en algunos casosexcepcionales, específicamente predeterminados por el legislador, unsujeto responde por hecho ajeno, siempre y cuando se cumplandeterminados requisitos exigidos por la ley para una responsabilidadcivil de esta naturaleza. No sólo se responde en algunos casos por hecho ajeno, sinotambién se responde por hecho de las cosas, bien se trate por dañoscausados por edificaciones o por animales. En todos estos supuestos, enlos cuales se configura una responsabilidad civil por hecho ajeno o porhecho de las cosas, sin que el sujeto haya causado daño alguno,estamos frente a un caso de la denominada responsabilidad civilindirecta, llamada también por algunos autores responsabilidad civilrefleja o subsidiaria. La responsabilidad civil indirecta es en consecuencia aquella que se genera por mandato de la ley, aún cuando el sujeto, llamado por ello mismo “autor indirecto”, no haya causado daño alguno, siempre y cuando se cumplan determinados requisitos legales exigidos para el nacimiento de dicho supuesto especial de responsabilidad civil.2. LOS SUPUESTOS DE RESPONSABILIDAD CIVIL INDIRECTA EN EL CAMPO EXTRACONTRACTUALD emás está decir que los supuestos de responsabilidad civil indirecta sólo pueden venir establecidos por la ley y no pueden ser ampliados por extensión ni por analogía, por cuantoconstituyen la excepción a la regla general de la responsabilidad civilpor hecho propio. Evidentemente, los casos más importantes de 128
  • 129. responsabilidad civil indirecta son aquellos que se configuran por hechoajeno. En el Código Civil peruano tenemos dos supuestos: laresponsabilidad civil indirecta por hecho de los subordinados odependientes y la responsabilidad civil por hecho de los incapaces. Elcomún denominador a estos dos supuestos de responsabilidad indirectaes que en ambos casos debemos identificar dos autores: el autordirecto, que es aquel que ha causado el daño directamente a lavíctima, bien se trate del subordinado o del incapaz, y el autor indirecto,que es aquel que sin haber causado daño alguno, respondeindirectamente por mandato de la ley por daño causado por hechoajeno, bien se trate del principal en el caso de daño causado porhecho del subordinado, o del representante legal en el supuesto dedaño causado por hecho del incapaz. Entendamos entonces que laexpresión autor indirecto, significa aquel que responde indirectamentepor mandato de la ley a pesar de no haber causado daño alguno. Responsabilidad Civil Indirecta Por Hecho de los Autor Por hecho de los Subordinados o directo incapaces dependientes Autor indirecto El análisis de todo supuesto de responsabilidad civil indirecta porhecho ajeno supone comprender perfectamente la siguiente estructuralegal: En primer lugar debe examinarse respecto del autor directo y lavíctima el cumplimiento de todos los requisitos generales de laresponsabilidad civil extracontractual que hemos examinado en loscapítulos anteriores, es decir, entre al autor directo y la víctima debenpresentarse el daño causado, una conducta antijurídica, la relación decausalidad, la imputabilidad y los factores de atribución, de modo talque se configure un perfecto supuesto legal de responsabilidad civil porhecho propio del autor directo respecto de la víctima. Una vez que se 129
  • 130. ha determinado la existencia de un supuesto legal de responsabilidadcivil extracontractual por hecho del autor directo respecto de la víctimao víctimas, debe examinarse a continuación la concurrencia de losrequisitos legales especiales de la responsabilidad civil por hecho ajenoestablecidos en la norma jurídica. Así, por ejemplo, en el caso de laresponsabilidad civil por hecho de los subordinados, deberá darse laexistencia de una relación de subordinación o dependencia y el dañodeberá haber sido causado por el autor directo a la víctima en ejerciciode sus funciones o en cumplimiento de las órdenes o instruccionesimpartidas por el principal, es decir, por el autor indirecto. Verificado el cumplimiento de los requisitos generales entre el autor directo y la víctima, y verificados los requisitos legales especiales dispuestos normativamente para el caso específico de la responsabilidad civil por hecho ajeno de que se trate, en forma automática, además de la responsabilidad civil por hecho propio del autor directo, se deriva y atribuye por mandato de la ley una responsabilidad civil indirecta a cargo del autor indirecto a pesar de no haber causado el mismo daño alguno. Como se podrá comprender, y es bueno insistir en ello, laresponsabilidad civil del autor indirecto, no es producto de pacto entrelas partes, ni de la voluntad de alguna de ellas, sino que esconsecuencia de mandato de ley, y por ende en el campoextracontractual, verificada la estructura legal antes explicada, el autorindirecto no puede exonerarse o liberarse de responsabilidad civil. Nopuede en modo alguno invocar el argumento de la ausencia de culpa.La única posibilidad para él es la de demostrar que no se han cumplidoalguno de los requisitos generales de la responsabilidad civil por hechopropio entre el autor directo y la víctima, o demostrar que no se hacumplido alguno de los requisitos legales especiales de laresponsabilidad indirecto establecidos normativamente. Verificado elcumplimiento de ambas clases de requisitos legales, el autor indirectodeviene inmediata y automáticamente en responsable civilmente enforma indirecta. 130
  • 131. El supuesto de la responsabilidad civil indirecta por hecho de lossubordinados o dependientes está regulado expresamente en elartículo 1981, cuyo texto señala lo siguiente: “ Aquél que tenga a otro bajo sus órdenes responde por el daño causado por este último, si ese daño se realizó en el ejercicio del cargo o en cumplimiento del servicio respectivo. El autor directo y el autor indirecto están sujetos a responsabilidad solidaria”. En este caso específico, los requisitos legales especiales de laresponsabilidad civil indirecta son: el que exista una relación desubordinación fáctica o jurídica del autor directo respecto del autorindirecto y el que el autor directo haya causado el daño en el ejerciciodel cargo o en cumplimiento del servicio respectivo, lo que sedenomina en doctrina daño causado en ejercicio de las funciones.Como es evidente, ambos requisitos deberán verificarse en cada casoconcreto en particular. De verificarse ambos requisitos especiales ytodos los requisitos generales del autor directo respecto de la víctima, elefecto jurídico establecido por la ley es el de que ambos autores sonresponsables solidariamente frente a la víctima. Como señalamosanteriormente, verificado el cumplimiento de ambas clases derequisitos, no existe posibilidad alguna de liberación de responsabilidadpara el autor indirecto, quien no podrá invocar su ausencia de culpa.En la doctrina clásica tradicional de la responsabilidad civil, se entendíaque dicha responsabilidad indirecta del principal por los hechos delsubordinado se fundamentaba en la culpa en la elección (culpa ineligendo), con lo cual muchas veces el autor indirecto podía liberarsede responsabilidad civil demostrando su ausencia de culpa. En el Código Civil actual no es posible el argumento de defensa de la ausencia de culpa, por cuanto este supuesto especial de responsabilidad indirecta no se sustenta en la noción de culpa en la elección, sino en un factor de atribución objetivo, denominado “garantía” que prescinde totalmente de la culpa. 131
  • 132. 3. LA RESPONSABILIDAD CIVIL POR HECHO DE LOS DEPENDIENTESE l segundo supuesto especial de responsabilidad civil indirecta por hecho ajeno es el del representante legal por hecho del incapaz, regulado en el artículo 1975, cuyo texto señala lo siguiente: “La persona sujeta a incapacidad de ejercicio queda obligada por el daño que ocasione, siempre que haya actuado con discernimiento. El representante legal de la persona incapacitada es solidariamente responsable.” En este segundo supuesto como es evidente, los requisitosgenerales deben verificarse entre el incapaz y la víctima, mientras quelos requisitos legales especiales son: el que se trate de un incapaz sujetoa una relación jurídica de representación legal con el autor indirecto, yen segundo lugar el que incapaz haya causado el daño a la víctimaactuando con discernimiento. Verificados ambos requisitos,automáticamente el representante legal se convierte en responsableindirecto por los hechos del incapaz a su cargo. Esta responsabilidadcivil indirecta en la doctrina tradicional se sustentaba en la noción deculpa del representante legal, y se hablaba de culpa en la vigilancia(culpa in vigilando). Actualmente el fundamento es un factor deatribución objetivo totalmente ajeno a la noción de culpa delrepresentante legal, quien no puede liberarse de responsabilidad civilinvocando su ausencia de culpa, una vez verificado el cumplimientode ambas clases de requisitos legales, tanto los generales como losespeciales. Ahora bien, si el daño fuera causado por el incapaz privado dediscernimiento, el incapaz ya no sería responsable, siendo el únicoresponsable el representante legal, según lo dispone el artículo 1976,cuyo texto señala: “No hay responsabilidad por el daño causado por persona incapaz que haya actuado sin discernimiento, en cuyo caso responde su representante legal”. 132
  • 133. En este supuesto de daño causado por incapaz privado dediscernimiento, no se trata de un supuesto de responsabilidad civilindirecta del representante legal, sino que se entiende que es unsupuesto de responsabilidad por hecho propio del representante legal.4. RESPONSABILIDAD CIVIL POR HECHO DE LOS ANIMALES y EDIFICACIONESE l tercer caso de responsabilidad indirecta es aquel regulado en el artículo 1979 por hecho de los animales. En este supuesto, al igual que el de la responsabilidad civil por hecho de las edificacionesregulado en el artículo 1980, no se puede hablar de autor directo, sinoúnicamente de autor indirecto, tratándose de responsabilidadesindirectas por hecho de las cosas, ya se trate de daños causados poranimales o por las caídas de edificaciones. Sin embargo, aún cuandono existe jurídicamente en ambos casos un autor directo, pues se tratade daños causados por cosas, se trata de supuestos de responsabilidadcivil indirecta, por cuanto el daño no es causado por el autor indirecto.En el caso de los animales deben verificarse los requisitos generales deldaño causado y la relación de causalidad entre la víctima y el animal, yen el caso de las caídas de edificaciones los mismos requisitos deberánverificarse entre las víctimas y la caída de la edificación. Como estambién evidente, en ambos casos no tiene sentido hablar de losdemás requisitos generales de la responsabilidad civil, sino solamentedel daño y la relación de causalidad. En el caso específico de daños causados por animales el requisitoespecial de configuración es que el autor indirecto tenga el animalbajo su cuidado o que sea su propietario, y en el caso específico de lasedificaciones los requisitos especiales son: en primer lugar, el que elautor indirecto sea el propietario y, en segundo lugar, el que la caídade la edificación haya sido consecuencia de falta de conservación ode construcción. Al igual que en los casos anteriores de responsabilidad por hechoajeno, en estos dos supuestos de responsabilidad por hecho de lascosas, la responsabilidad civil del autor indirecto no se sustenta en lanoción de culpabilidad, sino en factores de atribución objetivos, 133
  • 134. fundamentados en la noción de riesgo creado, razón por la cual elautor indirecto no puede liberarse de responsabilidad civil invocando suausencia de culpa, una vez verificados los requisitos generales yespeciales antes mencionados.5. RESPONSABILIDAD CIVIL DEL DEUDOR POR HECHOS DE LOS TERCEROSE n el campo contractual existe también un supuesto de responsabilidad civil del deudor por hechos de los terceros de los cuales se sirve para el cumplimiento de la prestación frente alacreedor, regulado en el artículo 1325 del Código Civil, que dispone losiguiente: “El deudor que para ejecutar la obligación se vale de terceros, responde por los hechos dolosos o culposos de éstos, salvo pacto en contrario.”. En este supuesto no se trata de responsabilidad civil indirecta deldeudor, que es el único obligado frente al acreedor por elcumplimiento de la prestación, sino que se trata de un supuesto en elcual los terceros son responsables extracontractualmente por sushechos dolosos o culposos frente al acreedor, mientras que el deudor esresponsable contractualmente frente al acreedor directamente porhecho ajeno, es decir, por los hechos de los terceros de los cuales sevale para el cumplimiento de su prestación frente al acreedor. No se trata pues de un supuesto de responsabilidad civil indirecta, sino de un supuesto de responsabilidad contractual directa del deudor por hecho ajeno, que concurre con un supuesto de responsabilidad civil extracontractual de dichos terceros frente al acreedor. En este caso específico de responsabilidad civil contractualdirecta por hecho ajeno establecido también por mandato de la ley,por tratarse justamente de un supuesto de responsabilidad civilcontractual, cabe pacto en contrario. No es pues posible un supuestode responsabilidad contractual indirecta por la sencilla razón que el 134
  • 135. único obligado frente al acreedor es el deudor, tratándose únicamentede un supuesto de responsabilidad contractual directa por hechoajeno, establecido por la ley, pero que permite pacto en contrario. 135
  • 136. AUTOEVALUACION Responda las siguientes preguntas luego de haber concluido elestudio del séptimo capítulo. Luego, encontrará al final del material laClave de Respuestas, la misma que le indicará los criterios generalescon que debieron abordarse cada una de las preguntas. 136
  • 137. RESPUESTAS A LAS AUTOEVALUACIONES A continuación se indican algunos criterios generales pararesponder a las preguntas planteadas en cada uno de los capítulos deeste material. Para una mayor profundización, sugerimos se revisen lospuntos específicos o si se requiere, contacten con el tutor y profesorasesor. Capítulo 2 1. Responsabilidad civil contractual: indemnizar los daños ocasionados a una persona cuando es consecuencia del incumplimiento de una obligación voluntaria. Responsabilidad civil extracontractual: indemnizar cuando el daño es consecuencia del deber jurídico genérico de no causar daño a otro. 2. Antijuricidad, daño causado, relación de causalidad y factores de atribución. 3. Responsabilidad subjetiva: se vincula con la hipótesis en que la obligación de resarcir se funda en el acto voluntario del sujeto que ha obrado con culpa. Responsabilidad objetiva: con la hipótesis en que se prescinde de la culpabilidad e incluso de la voluntariedad del sujeto. 4. La obligación dineraria o deuda de valor no sujeta al principio normalista, y por lo tanto reajustable al tiempo de pago en consideración a la depreciación monetaria. Capítulo 3 1. Antijuricidad típica: específicamente prevista por la norma jurídica, sea expresa o tácitamente. Antijuricidad atípica: prevista genéricamente por el ordenamiento jurídico. 137
  • 138. 2. Cuando el daño es por conductas prohibidas por normas jurídicas genéricamente, por conductas que contravengan el orden público y las buenas costumbres (normas imperativas con criterio social predominante).3. La antijuricidad de la conducta que ha causado el daño.4. Expresión que comporta una cláusula general en cuanto se difiere a los jueces la apreciación y la selección de los intereses merecedores de amparo.Capítulo 41. Daño: toda lesión a un interés jurídicamente protegido. Clases: Daño patrimonial (daño emergente y lucro cesante). Daño extrapatrimonial (daño moral y daño a la persona).2. En ambos casos se concibe al daño como el centro de gravedad del sistema.3. Extensión del resarcimiento y plazos de prescripción de las acciones.4. Si es aplicable reponiéndoseles a su estado anterior, salvo cuando fuese imposible, el damnificado opta por indemnización o el juez considera que se agrava innecesariamente la situación del deudor.Capítulo 51. Cuando el daño siempre es consecuencia de la conducta del autor pero con la participación de la propia víctima.2. Cuando en un supuesto se presentan dos conductas o causas sobre realización de un daño, y el daño es consecuencia sólo por la conducta de una de ellas. A ésa conducta se denomina causa ajena.3. El daño patrimonial consiste en un menoscabo pecuniario. El daño moral consiste en un detrimento de orden espiritual. El daño patrimonial es susceptible de estimación en dinero, el daño moral no.4. Suspensión del ilícito y restauración o reemplazo del bien dañado. 138
  • 139. Capítulo 61. El sistema subjetivo y el sistema objetivo.2. Creación de riesgo.3. Por que lo importante es conseguir que la víctima obtenga una indemnización por el daño sufrido, sin importar que la parte culpable tenga que satisfacerla.4. La responsabilidad del principal por los daños ilícitos de sus dependientes. 139
  • 140. BIBLIOGRAFIAALTERINI, Atilio A. Y Respo ns a b ilid a d Profesion a l : elexpertoLOPEZ CABANA, Roberto. frente al profa no1988ALTERINI, Atilio A. Y La Respon s a b ilid a d Profesion a lLÓPEZ CABANA, Roberto.1988ALTERINI, Atilio A. La Presun ció n Leg a l de Culpa como1990 regla de “fa vor victim a e ”ALTERINI, Atilio A. Y Invalid e z de las cláus ul a s limit ativ a senLÓPEZ CABANA, Roberto. la respons a b ilid a d profesion a l.1989ALTERINI, Atilio A. Respo ns a b ilid a d Civil, Límite s de la1970 repar a ció n civil.ALTERINI, Atilio A. Contornos actu a l e s de la1987 Respo ns a b ilid a d CivilALSINA ATIENZA, Dalmiro A. La carg a de la prueb a en la1958 respons a b ilid a d del médico. Oblig a cio ne s de medios yoblig a cio n e s de result a do .BANCHIO, Enrique Carlos Respo ns a b ilid a d Oblig a cio n a lIndirect a .1973BONASI BENUCCI, Eduar do La Respon s a b ilid a d Civil1958 140
  • 141. BORELL MACIA, Antonio Respo ns a b ilid a d deriva d a de culpa1958 extracontra ct u a lBUERE S , Alberto Unida d Siste m á t i c a del resarci m i e nto1989BUERE S , Alberto Respo ns a b ilid a d por daños1990BUERE S , Alberto El acto ilícito1986BUERE S , Alberto Respo ns a b ilid a d Civil del Escriba no1984BUSTAMANTE ALSINA, Jorge Respo ns a b ilid a d Civil y otros estudio s1984BUSTAMANTE ALSINA, Jorge Teoría Gener al de la Respo n s a b ilid a d1987 CivilCOLOMBO, Leonardo A. Culpa Alquilia n a1947COMPAGNUCCI DE CASO, Respo ns a b ilid a d Civil y Relación deRubé n H. Caus a lid a d1984DE CUPIS, Adriano El daño. Teoría Gener al de la1984 Respo ns a b ilid a d Civil.GARCÍA AMIGO, Manue l Cláusul a s limit ativ a s de la1965 respons a b ilid a d contract u a lGOLDEMBERG, Isidoro La relación de caus a lid a d en la1984 Respo ns a b ilid a d Civil.JORDANO FRAGA, Francisco La Respon s a b ilid a d Contractu a l1987MAZEAUD, Henri y Léon y Tratado teórico y práctico de laAndré Tunc Respo ns a b ilid a d Civil Delictua l y 141
  • 142. 1970 Contractu a lMORELLO, Augu sto M. Inde m n iz a c ió n del daño contract u a l1967MOSSET ITURRASPE, Jorge Respo ns a b ilid a d por daños1980ORGAZ, Alfredo La culpa1980ORGAZ, Alfredo. El daño resarcible1980PARRELLADA, Carlos Alberto El trata m i e nto de los daño s en el1987 Proyecto de Unifica ció n de las oblig a cio n e s civile s y comercia le s .PARRELLADA, Carlos Alberto Daños en la activid a d judicial e1990 inform á tic a desde la Respon s a b ilid a d Profesion a l .PEIRANO FACIO, Jorge Respo ns a b ilid a d Extracontra ct u a l1979PÉREZ VARGAS, Víctor La respons a b ilid a d profesion a l médic a1986 por daño s a la inte grid a d física .PIZARRO, Ra mó n Daniel Respo ns a b ilid a d Civil por el riesgo o1983 vicio de las cosa s .TRAZEGNIES GRANDA, De la Respon s a b ilid a d no deriv a d a deFernan do de acto jurídico1980TRAZEGNIES GRANDA, Por una lectur a creativ a de laFernan do de respons a b ilid a d extracontra ct u a l en el1986 nue vo Código Civil.TRAZEGNIES GRANDA, La Respo ns a b ilid a d CivilExtracontr act u a lFernan do de1988 142
  • 143. TRIGO REPRE SA S , Félix A. y Derecho de dañosRubé n Stiglitz1989YUNGANO, LÓPEZ BOLADO, Respo ns a b ilid a d profesion a l de losPOGGI, BRUNO médico s. Cuestione s Cíviles, Pena le s , Médico- leg a l e s y deontoló gic a s .ZANNONI, Eduardo A, El daño en la Respon s a b ilid a d Civil1982ZAVALA DE GONZÁLES, La respons a b ilid a d del princip a l por Matilda el hecho deldepe n die nt e 1979 143