Your SlideShare is downloading. ×
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Libro Plan Colombia
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Libro Plan Colombia

16,414

Published on

Un libro que aborda el Plan Colombia desde sus orígenes, los cuales están inmersos en el conflicto interno colombiano.

Un libro que aborda el Plan Colombia desde sus orígenes, los cuales están inmersos en el conflicto interno colombiano.

Published in: Travel, Business
2 Comments
5 Likes
Statistics
Notes
  • buena pregunta
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
  • quien es el autor de este libro?
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
No Downloads
Views
Total Views
16,414
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
21
Actions
Shares
0
Downloads
233
Comments
2
Likes
5
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Allende La Paz Allende La Paz PLAN COLOMBIA y Conflicto Interno colombiano
  • 2. ÍNDICE In Memoriam I Introducción Plan Colombia y conflicto interno colombiano 9 Capítulo I Orígenes del Plan Colombia DSN y CBI: Orígenes del Plan Colombia 11 La Doctrina de Seguridad Nacional 12 Doctrina del Conflicto de Baja Intensidad 15 Documentos Santa Fé 17 Plan Colombia: ayuda militar de Estados Unidos 20 Momentos culminantes de la asistencia de seguridad de Estados Unidos a Colombia –antes del Plan Colombia- 20 Momentos culminantes de la asistencia de seguridad de Estados Unidos a Colombia –después del Plan Colombia- 20 Capítulo II El Plan Colombia Plan Colombia: papel de las petroleras 27 Contribuciones de las petroleras al Plan Colombia y al paramilitarismo 28 2
  • 3. El papel de George W. Bush 30 Uribe Vélez, entreguista y apátrida 30 La resistencia popular 31 El papel de los medios de comunicación 32 La guerra psicológica 32 Los propósitos de la guerra virtual 33 La guerra virtual 33 Medios de comunicación y guerra 34 Medios de comunicación y Plan Colombia 35 La guerra en el ciberespacio 35 El papel de El Tiempo en la guerra 36 I. Sátira, demonización y deformación de la oposición política Legal 36 II. Insinuación o advertencia explícita sobre el Exterminio de los Representantes de la Oposición 37 III. Lenguaje subliminal sobre el exterminio de la oposición Política legal 37 IV. Normalización subliminal de la corrupción política 38 Las cifras de la guerra, según Uribe 41 17,5 millones de dólares diarios gastados en la guerra 41 Pié de Fuerza 42 Miembros de la insurgencia abatidos 43 Miembros de la insurgencia desmovilizados 43 Capturas de insurgentes 43 Resultados no encajan 43 La única verdad 44 Del Plan Colombia 45 El Plan Colombia 45 Resultados del Plan Colombia 46 La conexión oligárquico-narcoparamilitar: contubernio impúdico 48 Los orígenes de un contubernio impúdico 48 Los creadores de las monstruosas criaturas del asesino de la Motosierra y los mochacabezas 48 Desde los clubes oligárquicos 49 Desde los clubes oligárquicos se concretan complots satánicos 49 El club El Nogal 51 El Nogal, epicentro de la ‘alta política’ de Mancuso 52 La lucha por el poder 54 Gobierno de Reconstrucción y Reconciliación Nacional 54 3
  • 4. Capítulo III El Plan Patriota Del Plan Colombia al Plan ‘Patriota’ 57 Las fuerzas del estado están perdiendo la Guerra 58 Los paramilitares han fracasado 58 Plan Colombia: Mitos y Realidades – I 60 Plan Colombia y Plan Patriota 60 Escalofriantes cifras de DH en administración Pastrana- Plan Colombia 60 Plan Colombia: Mitos y Realidades – II 64 Los Mitos 64 Plan ‘Patriota’: Realidades 67 Estadísticas incompletas de violaciones de Derechos Humanos 68 Seguridad Democrática: negación de los derechos de los trabajadores y detenciones arbitrarias 69 Crisis económica y social 69 Plan Patriota hecho añicos 70 Capítulo IV Consecuencias del Plan Colombia Plan Colombia: consecuencias en el ser humano 74 Impacto del Plan Colombia en la mente de los colombianos 75 Los cuervos sanguinarios 77 4
  • 5. Agua y petróleo: Objetivos del Plan Colombia 79 Colombia y Venezuela: destinos comunes 80 Las fosas comunes 83 Responsabilidad por administraciones 83 ¿Qué pasa en las Fuerzas Militares? 87 Desapareciendo desaparecidos 90 Las desapariciones forzadas por administraciones 91 Crimen de Lesa Humanidad 92 ¿Quiénes desplazan y desaparecen colombianos? 93 El desplazamiento forzado 93 ¿Desplaza la guerrilla? 94 Desapariciones forzadas 94 Crisis humanitaria 96 Pobreza y desplazamiento 97 La pobreza en Colombia 97 El desplazamiento forzado 98 Causas de la crisis humanitaria 99 Niñez y juventud sin futuro 100 Los niños asesinados 100 Estadísticas de la situación de la niñez y juventud 101 Niñez y juventud y desplazamiento 102 Explotación del trabajo infantil y abuso sexual 102 No futuro para niños y jóvenes 103 Masacres en Colombia: Revisión Histórica – II 104 Masacres en Administración Ernesto Samper 104 El aporte de Andrés Pastrana 106 Masacres a partir del año 2000 – Plan Colombia 108 “Bebían, bailaban y celebraban mientras nos mataban como a cerdos” 109 ¿Cambio táctico? 110 Mujer y conflicto I 112 Mujeres víctimas de violaciones de DH 113 Mujeres afectadas por masacres 113 Mujeres víctimas de homicidios selectivos 114 Mujeres víctimas de desaparición forzada 114 Mujer y conflicto II 116 5
  • 6. Las mujeres en el gobierno de Uribe Vélez 116 Mujeres afectadas por masacres 116 Mujeres víctimas de homicidios políticos 117 Mujeres víctimas de homicidio societal 117 Mujeres víctimas de desaparición forzada 118 Amenazas políticas 118 Violencia contra las mujeres 119 La lucha de la mujer colombiana 119 OEA avala uso de Glifosato como arma química 121 Los herbicidas y las multinacionales 122 Efectos ambientales y sobre la salud 123 Criminal Plan 124 La salud otra víctima oligárquica 126 La reforma gavirista 126 Salud enferma 127 Cierre de hospitales 127 La propuesta del miniführer ‘doptor Varito’ 129 La salud en un Gobierno de Reconstrucción 129 Salud, pobreza y guerra en Colombia 130 La salud 130 La pobreza 131 La guerra 132 Un día sin guerra 133 Una vida en paz 133 Desaariciones forzadas y asesinatos selectivos 134 Desaparición típico crimen de Estado 135 ¿Quiénes son las víctimas de Desaparición forzada? 136 Los asesinatos selectivos 136 Capítulo V La derrota de los planes injerencistas de los Estados Unidos New York Times: Fracasó el Plan Colombia Anncol 139 6
  • 7. Acta de defunción del Plan Patriota- Plan Colombia 142 Los costos de la guerra 142 Los ‘logros’ del Plan Patriota 143 El Acta de defunción 143 El Plan ‘Victoria’: nació derrotado 145 Los antecesores 145 Cada Plan y su derrota consiguiente 146 Plan Colombia e injerencia militar Estadounidense en Colombia 148 Objetivos de la ‘ayuda’ estadounidense 148 El entrenamiento de terroristas 149 Las consecuencias 150 Única salida 150 Plan Colombia: fracasado y recortado 151 Plan Colombia en cifras 151 Los ‘logros’ del Plan Colombia 153 ¿Quién entrena la oficialidad? 154 El Plan Colombia continúa 154 Capítulo VI ANEXOS Virgilio Barco Vargas 156 César Gaviria Trujillo 157 Ernesto Samper Pizano 158 Andrés Pastrana 159 Álvaro Uribe Vélez 161 Gasto militar de Uribe Vélez 162 Consolidado de violaciones de derechos humanos 163 Combates períodos presidenciales 164 Desplazamiento forzado según CODHES 165 Desplazamiento forzado según administraciones 166 7
  • 8. Dedicatoria A quienes han entregado su sangre generosa por construir una Nueva Colombia. A Sonia y Simón Trinidad, a todos los prisioneros de guerra en poder del régimen quienes continúan luchando desde las mazmorras. 8
  • 9. INTRODUCCIÓN Plan Colombia y conflicto interno colombiano El conflicto interno colombiano arranca –en su nueva etapa- con la operación Marquetalia del Plan LASO (Latin American Security Operación), lanzada contra 48 campesinos (2 mujeres y 48 hombres) que se habían constituído en autodefensas campesinas y laboraban la tierra de manera autónoma. Estos campesinos se vieron obligados a empuñar nuevamente las armas –ya lo habían hecho durante ‘La violencia’- y transformarse en guerrillas. Nacían ese 27 y 28 de mayo de 1964, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), las cuales a partir de ese momento se han convertido en una constante histórica de la realidad colombiana. Quiéranlo o no los gobernantes colombianos –representantes de la oligarquía- y los de los Estados Unidos, han sido precisamente las FARC las que han enfrentado todos los planes de Guerra diseñados desde Washington o desde el Pentágono. Planes que no tienen otro objetivo que continuar el desangre de nuestros recursos naturales, en su apropiación fraudulenta para seguir ostentando el llamado ‘modo de vida americano’. A cada presidente le han diseñado su plan de guerra, o le han dado otro nombre. El Plan Colombia nace en Washington para oponerse a la posibilidad de una salida política al conflicto colombiano, el cual estaba siendo dialogado entre el gobierno de Andrés Pastrana y las FARC-EP, constituídas éstas en un poderoso ejército irregular que había propinado más de docena de golpes contundentes a las fuerzas militares oficiales, las cuales habían perdido la moral combativa. Este Plan se convirtió en un nuevo obstáculo –interpuesto como siempre por el gobierno de Estados Unidos- para esa salida negociada, toda vez que la posibilidad de concretar la Paz implicaba el reconocimiento de la guerrilla de las FARC como fuerza beligerante y el co-gobierno entre el gobierno Pastrana y las FARC en todo el territorio nacional. Este co-gobierno haría más difícil la expoliación de nuestros recursos naturales por parte de los Estados Unidos e implicaría además que Colombia comenzaría a transitar caminos de independencia y soberanía en cumplimiento de lo expresado por las FARC en su plataforma de 10 puntos para un Gobierno de Reconstrucción y Reconciliación Nacional, paso previo e indispensable para avanzar en la construcción de la Nueva Colombia, en Paz con justicia social, libertad, independencia y soberanía nacional. 9
  • 10. Por ello aun padecemos los colombianos las consecuencias de esta guerra impuesta y decretada por el imperio estadounidense. Capítulo I Orígenes del Plan Colombia DSN y CBI: Orígenes del Plan Colombia 11 La Doctrina de Seguridad Nacional 12 Doctrina del Conflicto de Baja Intensidad 15 Documentos Santa Fé 17 Plan Colombia: ayuda militar de Estados Unidos 20 Momentos culminantes de la asistencia de seguridad de Estados Unidos a Colombia –antes del Plan Colombia- 20 Momentos culminantes de la asistencia de seguridad de Estados Unidos a Colombia –después del Plan Colombia- 20 10
  • 11. DSN y DCBI: Orígenes del Plan Colombia El Pentágono El ejercicio del Poder de las clases dominantes en Colombia -alianza de la gran burguesía con grandes terratenientes- ha tenido una característica violenta, al punto que algunos investigadores consideran que la violencia ha sido un elemento consustancial al modelo de acumulación capitalista en el período denominado de la Post-guerra (2a. Guerra Mundial) y un acelerador económico con la expoliación de amplios sectores del campesinado y el arrasamiento del movimiento obrero y popular. En la base de esta política está la alianza y aceptación cipaya de los dictados de los gobiernos de los Estados Unidos. La oligarquía colombiana, ya desde la consolidación de la República posterior al triunfo de la guerra independentista liderada por el Libertador Simón Bolívar, se convierte en aliada incondicional de los Estados Unidos. Es la alianza del débil con el fuerte, con la consiguiente dependencia del primero al segundo. Tal ‘alianza’ es vista por Noam Chomsky en la entrevista de Heinz Dietereich, titulada “Clinton inundó Colombia con armas”, en donde señala: “Colombia tiene una terrible historia de violencia, que ha durado más de un siglo. En los años 60, esa violencia tomó un nuevo rumbo debido a una fuerte intervención del gobierno de John F. Kennedy, con misiones de las fuerzas especiales estadounidenses que asesoraron a las fuerzas armadas colombianas. "Eso fue parte del proyecto general de Kennedy de convertir a los ejércitos de América Latina en fuerzas de seguridad que controlaran a su propia población mediante la violencia. Se trataba del cambio de la estrategia de la defensa hemisférica (reminiscencia de la Segunda Guerra Mundial) de las fuerzas armadas latinoamericanas, hacia la seguridad interna, es decir, hacia la guerra contra su propia población. "En Colombia, la misión de las fuerzas especiales estadounidenses instruyó específicamente a las fuerzas militares colombianas a formar grupos de paramilitares, para llevar a cabo lo que llaman el "terror paramilitar" contra 'conocidos opositores comunistas (known communist proponents)'. 11
  • 12. "Opositores comunistas es un término muy amplio que puede incluir campesinos organizados, líderes sindicales, activistas de los derechos humanos, intelectuales independientes, candidatos políticos, cualquier cosa; y esta política de organización del terror paramilitar, que incluía el entrenamiento respectivo, llevó a una nueva fase de violencia organizada del Estado: en parte a través de los militares y, en parte, a través de los paramilitares, y esto ha continuado desde aquella fecha”. (1). La Doctrina de Seguridad Nacional La violencia como paradigma para enfrentar los problemas de los países del ‘patio trasero’ de los Estados Unidos está referenciada en los manuales del ejército de los Estados Unidos y nos permiten entender por qué nos han sumido en esta ‘noche oscura’. La llamada Misión Yarbourough del ejército estadounidense (febrero/62) dejó directrices secretas, las cuales fueron adoptadas por el Estado Colombiano adelantando “una estrategia contrainsurgente paramilitar, ya desde antes de que surgieran las guerrillas de este ciclo (1964-65)” (2). En 6 manuales (1962, 1963, 1969, 1979, 1982, 19887) está definida esta estrategia: “l. Lectura que se hace del “enemigo” como gestor de una alternativa de nacionalidad: · El Manual de 1962 llama al enemigo “fuerza irregular”, identificándolo como “manifestación externa de un movimiento de resistencia contra el gobierno local por parte de un grupo de la población ” (pg.5) Además afirma que “El campo de batalla en la actualidad ya no tiene límites, puede incluir naciones enteras” (pg.34). · El Manual de 1963 afirma que “El límite entre amigos y enemigos está en el seno mismo de la nación (…) se trata a menudo de una frontera ideológica inmaterial”(pg.32) y señalaba también que “El habitante, dentro de este campo de batalla, se encuentra en el centro del conflicto (…) es el elemento más estable. Quiéranlo o no, los dos campos están obligados a hacerlo partícipe en el combate; en cierta forma se ha convertido en un combatiente” (pg. 34), afirmando más adelante que “Es entre los habitantes que se desarrollarán las operaciones de guerra; las actividades de la población se verán limitadas en todos los campos de acción” (pg. 51). · El Manual de 1969 afirma que la guerra revolucionaria en Colombia “pretende destruir el sistema que se ha dado nuestra nación” (pg. 194) y explica su surgimiento por “las desatenciones de los organismos oficiales para solucionar los diferentes problemas y necesidades de la población (que) se convierten en un ingrediente de inconformidad que es aprovechada por los grupos subversivos” (pg. 159). Por eso define las operaciones de contrainsurgencia como “acciones militares, políticas, sociales, económicas y sicológicas tomadas por un gobierno local para modificar y eliminar las causas de la insurgencia” (pg. 185). · El Manual de 1987 ubica el “conflicto subversivo en Colombia” como “consecuencia de conflictos políticos y socio-económicos (que) ha provocado el 12
  • 13. choque entre las fuerzas del orden y grupos subversivos organizados, dirigidos por elementos colombianos, con apoyo de países y movimientos extranjeros, en amplias zonas del territorio nacional, con el objetivo único de tomar el poder y con participación activa de grupos campesinos, obreros y estudiantes” (pg. 10) Por eso plantea que la acción preventiva “debe ser integral, abarcando toda la gama de causas que produzcan el levantamiento; debe buscar el apoyo popular y conducirse dentro del más marcado nacionalismo” (pg. 29) (2). Javier Giraldo M, nos dice en su investigación ‘Cronol0gía de hechos reveladores del paramilitarismo como política de Estado: “En septiembre de 1962 el Comando del Ejército edita la traducción del Manual FM-31-15 del Ejército Americano, titulado: "Operaciones contra las Fuerzas Irregulares". Allí se afirma: "[a] Para disminuir el requerimiento de unidades militares, se ha visto que es de gran ayuda el empleo de policía civil, de unidades semi-militares y de individuos de la localidad que sean simpatizantes de la causa amiga. El empleo y control de tales fuerzas está sujeto a acuerdos nacionales y locales y a la apropiada investigación de ellas para llenar los requisitos de seguridad. Se hace una evaluación cuidadosa de sus capacidades y limitaciones para que presten completa efectividad. [b] Cuando la política y la situación lo permiten, los individuos de la localidad de ambos sexos que han tenido experiencia o entrenamiento como soldados, policías o guerrilleros, deben ser organizados dentro de la policía auxiliar y dentro de las unidades de voluntarios de cada ciudad. Aquellos que no poseen tal experiencia pueden emplearse individualmente como trabajadores, informantes, agentes de propaganda, guardias, guías, rastreadores, intérpretes y traductores. [c] Las fuerzas civiles usualmente necesitarán ayuda y apoyo de las fuerzas militares. La asistencia es normalmente necesaria en una capacidad de consejo para la organización, el entrenamiento y el planeamiento de las operaciones. El apoyo es normalmente necesario en el abastecimiento de armas, munición, alimentos, transporte y equipo de comunicaciones (...) [g] Las unidades amigas de guerrilleros que han operado en la misma área de las unidades hostiles de guerrilleros, por lo general tienen voluntad para ayudar en el esfuerzo de contraguerrillas. Tales unidades pueden emplearse con efectividad en misiones de hostigamiento de las patrullas de combate. Además los miembros de las unidades amigas de guerrilleros pueden servir como rastreadoras, guías, intérpretes, traductores y agentes de espionaje y pueden manejar los puestos de observación y las estaciones de prevención. Cuando las unidades amigas de guerrilleros se emplean, pueden apoyarse logísticamente y deben subordinarse al Comandante de la Fuerza Militar quien mantiene el control y la comunicación suministrando una cuadrilla de enlace para que permanezca con ellas y controlando el apoyo suministrado. Los destacamentos operacionales de las fuerzas especiales son ideales para este propósito". (No.31, pg. 75 a 77). La nota introductoria del Comando del Ejército afirma que dicho Manual es "para la preparación e instrucción de los miembros de la Fuerza" y para que esta obra "sea estudiada y aplicada en lo que dice en relación a la táctica y la técnica de las armas empleadas y adaptando los principios a nuestra organización". (3). 13
  • 14. De esta caracterización es muy fácil a la generalización y adopción de la visión de que la población civil, el campesino, el estudiante, las ‘masas’, son combatientes y participan –‘quiéranlo o no’- en el conflicto y de allí nace precisamente la imposición del militarismo (la ‘noche oscura’) a la sociedad colombiana. La "noche oscura" fue iniciada por la Oligarquía liberal y conservadora antes del asesinato de Jorge Eliécer Gaitán, y alcanza su punto de máxima efervescencia después de éste, con saldo de más de 300.000 muertes y un millón de desplazados forzados internos, período que los historiadores llaman La Violencia, el cual culmina con la conformación del Frente Nacional, incorporando una estructura excluyente aún más (si cabe la acepción) que reprodujo el mismo modelo de ejercicio del Poder en lo económico, en lo político, en lo social y: "(...) forjaron además la estructura de una cultura política intolerante y sectaria que fue estimulada y desarrollada posteriormente por quienes el influjo de la guerra fría contrabandearon desde norteamérica la concepción de la seguridad nacional" (4). Esta "violencia de las estructuras" (violencia entendida como existencia de estructuras económicas, culturales, sociales, jurídicas y políticas, que causan opresión del ser humano impidiendo su liberación y total realización), que toma la forma de violencia armada bipartidista, fue periodizada por historiadores como “La Violencia” o la Gran Violencia: a. 1946-1949: Violencia predominantemente urbana, prolongación de la crisis política partidista entre liberales y conservadores. b. 1949-1953: Extensión de la violencia a regiones rurales, especie de "guerra civil" entre guerrillas liberales y el aparato represivo conservador. Insinúa lucha de clases. c. 1953-1957: Actores que se escinden -al resolverse las rivalidades partidistas por el Frente Nacional- entre el bandolerismo y vandalismo, por un lado, y una cierta lucha social, por el otro. d. 1957-1964: La violencia disminuye en intensidad, pero se incuban formas específicas de lucha social y proyectos políticos de clase, ejemplo: autodefensas campesinas de Marquetalia, Río Chiquito, El Pato, Guayabero. La oligarquía y los terratenientes colombianos imbuídos de una particular interpretación de ver el mundo dividido entre capitalismo-comunismo, oriente- occidente, cristiandad-ateísmo; aplican las concepciones de la Doctrina de Seguridad Nacional con todo rigor, identificando un "enemigo interno" contra quien es necesario desarrollar la guerra total. Para tal fin cuentan con unas Fuerzas Militares y agencias de seguridad del Estado, que asimilando como buen alumno la doctrina extranjera, la hacen suya y la desarrollan y ubican toda protesta, toda organización popular, todo partido o movimiento político adversario del gobierno, a un enemigo al que hay que aplastar. 14
  • 15. Es de señalar que la DSN nace posterior a la Segunda Guerra Mundial y fue la sistematización de teorías y experiencias relacionadas con la geopolítica y la ‘guerra’ se asumió como la integración de las distintas esferas de la acción militar, económica, sicológica e ideológica; así surge el concepto geopolítico de “guerra total” que ya había sido considerado por Hitler. (5). Sobre el origen de la DSN nos dice Velásquez Rivera: “El origen de la DSN está en la geopolítica que irrumpe en la fase imperialista del capitalismo en expansión, que se basa en las categorías positivistas del “espacio vital” y en una explicación organicista de la sociedad. (…) La Doctrina de la Seguridad Nacional se asentó en dos postulados básicos: la bipolaridad y la guerra generalizada. Tal bipolaridad se entendió como la división del mundo en dos grandes fuerzas opuestas: la del bien y la del mal. Su credo consistió en afirmar la existencia de una guerra permanente entre el occidente cristiano y el oriente comunista. (…) La DSN fundamentó su filosofía en que todo individuo era un amigo o un enemigo.” (5). En aplicación de dicha doctrina, siguiendo los lineamientos del Plan LASO (Latin American Security Operation), el Presidente Guillermo León Valencia ordena el ataque con más de 16.000 soldados apoyados por la aviación, de la zona de Marquetalia (Tolima), habitada por 48 campesinos que se vieron obligados nuevamente a empuñar las armas para defender sus vidas y sus familias. Arranca así una segunda periodización de la violencia, la cual continúa hasta nuestros días. Doctrina del Conflicto de Baja Intensidad La derrota que infringió el heroico pueblo Vietnamita a los EE.UU., hizo considerar y analizar la Doctrina de Seguridad Nacional, produciéndose su actualización en los Documentos Santa Fé I y II, III y IV, y en la Doctrina del Conflicto de Baja Intensidad, llamada también “Guerras Pequeñas o Menores” y “Violencia de Baja Intensidad”, “Contingencias Limitadas” o “Conflictos Regionales”. Ello está claro al leer a Isabel Jaramillo: “Si algo se aprendió en Vietnam y de los movimientos de liberación nacional, es el valor del "fiming", la persistencia, el fin del cortoplascismo y la necesidad de la guerra en todos los frentes, y la unidad política. EE.UU. ya no podía enfrentar a un mundo subdesarrollado "amenazante" sin perfeccionar su estrategia de dominación en la medida en que necesite del control imperial". (6) Concepción que es ampliada al decir: "La concepción estratégica del "conflicto de baja intensidad" se origina -desde el punto de vista de los estrategas 15
  • 16. norteamericanos- en un problema fundamental: el cambio social y/o la revolución en el mundo subdesarrollado que erosiona y amenaza los intereses nacionales de EE.UU. Es necesario enfrentar la dinámica del cambio social y de la revolución de una forma más efectiva y evitar nuevas explosiones sociales y en este contexto, la guerra no debe aparecer como tal (...)" (7). El Estado Mayor Conjunto de los Estados Unidos (EE.UU.) define el Conflicto de Baja Intensidad (C.B.I.) como: "Una lucha político-militar limitada para lograr objetivos políticos, sociales, económicos o psicológicos. Frecuentemente es prolongado y va desde presiones diplomáticas, económicas y psicológicas hasta terrorismo e insurgencia. El conflicto de baja intensidad generalmente está confinado a un área geográfica y frecuentemente se caracteriza por limitaciones en el armamento, tácticas y nivel de violencia." (8). Este modelo está claramente diseñado para países como Colombia. Veamos que plantean en su MODELO "SEGURIDAD Y DEMOCRACIA" para una Democracia que se quiere proteger, afectada por un movimiento revolucionario que se quiere eliminar. Citamos textualmente de Isabel Jaramillo: 1. "GOBIERNO DEMOCRATICO: Legitimarlo por medio de elecciones, si era dictatorial y si ya cumplió con su papel. Permitir el funcionamiento y continuidad de democracia (restringida) con gran hincapié en la mecánica electoral. 2. Medidas reformistas que implican el manejo de los movimientos sociales y de las masas. Trabajo ideológico, aplicación de operaciones psicológicas, acción cívica, "construcción de la nación". 3. Vinculación cada vez más estrecha entre el capital nacional y transnacional y aplicación de modelos económicos impuestos por EE.UU. 4. Aparato militar represivo y contrainsurgente fortalecido. Se reestructuran en pequeñas unidades móviles de rápido despliegue con asesoría y asistencia de EE.UU. Se incrementan las operaciones CIA. De acuerdo con el concepto de "simetría", se aplica éste en función de la insurrección (real o posible), de la "defensa interna". 5. Aprovechar, estimular o crear -flexiblemente según el caso - contradicciones en el seno del gobierno y/o el movimiento revolucionario aprovechando que éstos son - en general- coaliciones de fuerzas muy heterogéneas, con diversidad de posiciones políticas, ideológicas, enfoques, etc, en torno a las tácticas y estrategias a aplicar en cada momento de 16
  • 17. lucha. En este sentido la labor de inteligencia es vital y está orientada a estimular la desunión y la división que permite la victoria o neutralización. 6. Utilización de la diplomacia, negociaciones regionales de paz, y diálogo con la guerrilla -aunque la aceptación del diálogo por parte del gobierno significa que el movimiento revolucionario se ha ganado un espacio político -para erosionar las posiciones progresistas y/o revolucionarias "desde dentro", intentar desmovilizar a las masas y ganar tiempo (...) A esto se agregan medidas reformistas por parte del gobierno de forma de intentar restarle masa al movimiento revolucionario y/o progresista, acompañado de una fuerte propaganda para demostrar que ésta no es una alternativa política real: se trata de deslegitimarlos como opción. 7. Destrucción del movimiento revolucionario por medio del ejército que desarrollará campañas de contrainsurgencia en beneficio de la "seguridad interna". También se utiliza el narcotráfico como variable interna y externa. (...). Ejército mercenario y un frente político ("luchadores por la libertad", etc) destinado a desarticular al movimiento revolucionario, hacerlo inviable como alternativa política al mismo tiempo legitimar la opción contrarrevolucionaria. Los dos elementos anteriores estarán adornados de una profusa retórica en torno de los D.H. y actividades propagandísticas en este frente (...)" (9) (Resaltados nuestro) La aplicación de estas Doctrinas ha sido realizada "al pie de la letra” como veremos más adelante. El derrumbamiento de la URSS y de los países de Europa del este, deja sin piso la visión de la bipolaridad del mundo y el enfrentamiento capitalismo-comunismo, lo que lleva a los EE.UU, a revisar o actualizar sus doctrinas a fin de seguir manteniendo su posición imperial. La punta de lanza a usar es el tráfico de drogas, que se convierte en el argumento central para la intervención directa y/o indirecta en los países del tercer mundo. Esto fue ya analizado por Isabel Jaramillo quien consigna: “...La campaña internacional contra el terrorismo y la droga, permite a la administración (de EE.UU.) actuar con relativa impunidad -en el marco de argumentos ético-morales-en el terreno de la política exterior. Al mismo tiempo, al vincular a movimientos progresistas y/o revolucionarios con el terrorismo y el tráfico de drogas, EE.UU puede golpear a éstos en sus propios países sin aparecer interviniendo en los asuntos internos de los mismos". (10) En este orden de ideas, se inscriben los esfuerzos de vincular la guerrilla con el narcotráfico (recordar al narco-embajador Lewis Tambs quien acuñó la palabra narco-guerrilla, las estridencias de los generales acusando diariamente a la guerrilla 17
  • 18. de narcotráfico, etc) y la intromisión grosera de los embajadores gringos Myles Frechette, Paterson y Woods, exigiendo aprobación de leyes antinarcos, imposición de la extradición, firma de tratados antisoberanía nacional (TLC, ALCA, etc), aplicación del Plan Colombia, fumigaciones, etc. Documentos Santa Fé Las políticas de Estados Unidos hacia Latinoamérica han ido teniendo un desarrollo definitorio a los ojos de cualquier observador. Si en la década de los 50 fue de ‘contención’; en la década de los 60 fue de ‘contrainsurgencia ‘pura’; a partir de la década de los 80 fue de desarrollo del Conflicto de Baja Intensidad (CBI), conocida en el mundo como Doctrina Reagan, la cual contemplaba la ‘contrarrevolución mundial’. En la creación de estas doctrinas juegan un papel fundamental un grupo de estrategas militares, ‘cristianos renacidos’, quienes conformaron el Comité de Santa Fé, los cuales elaboran Documentos que son aplicados por los gobernantes estadounidenses, y recogen las experiencias derivadas de la aplicación de la DSN. Ellos contemplan el CBI como una guerra político-militar que no distingue fronteras y no distingue entre civiles y militares, y considera además que todas las armas son válidas, incluyendo la ayuda económica y la asisitencia humanitaria. En este orden de ideas, es neesario señalar que contemplan la utilización de ‘armas biológicas’ como la introducción de microorganismos causantes del dengue hemorrágico en Cuba, o la aspersión de leismanias para provocar Leishmaniasis en los guerrilleros en Colombia, o la utilización del Hongo Fusarium sp para ‘atacar’ los cultivos de planta de coca. (5). Desde 1981 ha producido los Documentos Santa Fé I (1981), II (1988), y IV (2004). Ya en el Documento Santa Fé II se habla del CBI como una combinación de ‘formas de lucha’ que contempla operaciones militares propiamente dichas, utilizando el terror sistemático contra las poblaciones, operaciones psicológicas, desinformación, y subversión religiosa y cultural. En este marco se desarrollan la proliferación de sectas religiosas –estudiosas de la Biblia, cada una con su particular intepretación- y la invasión de estas a los países latinoamericas –del cual no escapó Colombia-. Sectas tales como la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los últimos días, la Oración Fuerte al Espíritu Santo (comprometida en narcotráfico), la Iglesia Pentecostal Unida de Colombia, la Iglesia Trinitaria, los Testigos de Jehová, la Misión Panamericana de Colombia y la nefasta Tradición, Familia y Propiedad. El Documento Santa Fé I menciona a Cuba, México, Brasil y Panamá como países ‘neurálgicos’ para los Estados Unidos. Ya en el Santa Fé II se incluye a Colombia y se afirma que existe una ‘doble amenaza a su seguridad’ provenientes de la insurgencia armada y la amenaza del ‘narcotráfico’. Contemplaban en dicho Documento que la década de los 90 sería crucial pata las instituciones colombianas y vislumbraban que la guerrilla ‘podría estar en condiciones de disputar el poder’. En el Documento IV además de continuar las consideraciones anteriores, manifiesta la ‘preocupación’ de los ideólogos militares estadounidenses por la que ellos llaman 18
  • 19. creciente influencia y presencia de China en Latinoamérica y la ‘amenaza’ de los países islámicos. La DSN imbuyó a las Fuerzas Armadas de los países Latinoamericanos de ‘principios’ para el servicio a los intereses estadounidenses y no a los intereses nacionales de sus propios países. La aplicación práctica de la doctrina de Seguridad Nacional y sus desarrollos se traduce en la sistemática y persistencia violación de los D.H. por parte de las fuerzas represivas del Estado Colombiano; violaciones que han tomado un carácter dramático en las últimas décadas y ha adquirido características escandalosas desde el inicio del Plan Colombia. (1) Chomsky N. Clinton inundó Colombia con armas. (2) Noche y Niebla. La doctrina contrainsurgente del Estado clombiano y la población civil. www.arlac.be/paramilitarismo/html/pdf/deuda01.pdf (3) Giraldo M. Javier. Cronología de hechos reveladores del Paramilitarismo como política de Estado. (4) Alfonso Cano. Los diálogos por la paz. Ed. Anónima, 1992. p. 112. (5) Velásquez Rivera E. Historia de la Doctrina de Seguridad Nacional. (6) Isabel Jaramillo. El conflicto de baja intensidad. Modelo para armar. Ed. Suramérica, Bogotá 1988. p. 58. (7) Ibidem, p. 59. (8) Ibidem, p. 64. (9) Ibidem, p. 68-73. (10) Ibidem, p. 62. 19
  • 20. Plan Colombia: ‘ayuda’ militar de Estados Unidos Aumento del pié de fuerza... mayor represión al pueblo. La presencia militar de los Estados Unidos ha sido una constante a través de la historia de nuestro país. En desarrollo de la progringa doctrina de Seguridad Nacional, Colombia ha sido uno de los mayores receptores de la “ayuda” militar estadounidense en ésta parte del mundo, y ya para el 2000 se convertía en el mayor captador de los recursos gringos. Momentos culminantes de la asistencia de seguridad de USA a Colombia (antes del Plan Colombia). (1) • Colombia fue el 3er receptor más grande en la región de fondos a través del programa de Control Internacional de Narcóticos (INC, siglas en inglés) en 1.996, y el 2o más grande en 1.997. Sin embargo, INC espera que los fondos para Colombia aumenten dramáticamente en 1.998. La ley de apropiaciones extranjeras (P.L. 105-118) instruye al Departamento de Estado para que use U$ 36 millones de la cuenta de INC de1.998 para comprar tres helicópteros UH-60 Halcón negro para la Policía Nacional de Colombia. Un adicional de U$ 14 millones se gastarán para actualizar de 10 a 12 helicópteros UH-1H Huey. • Junto con Perú, Colombia recibió la asistencia militar antinarcóticos en una autorización especial del presupuesto de Defensa (conocida como “Sección 1033”) entre 1.998 y el 2.002. • En 1.997, Colombia fue 1ra en la región en la asistencia antinarcóticos a través de la “Sección 1.004” de las cuentas del Departamento de Estado. • Colombia fue 2a en la región en los acuerdos de Ventas Militares Extranjeras (FMS, siglas en inglés) en 1.996 y primero en 1.997. • El personal colombiano fue 3ro en la región en asistencia a la Escuela de las Américas (139 estudiantes en 1996, para un 14.8%, y 99 estudiantes en 1997, para un 10.9% del total) 20
  • 21. Momentos culminantes de la asistencia de seguridad de USA a Colombia (desde el inicio del Plan Colombia). Las Tablas siguientes traducen en cifras los cambios que se han experimentado con el inicio del Plan Colombia. Si bien antes del inicio del Plan ya Colombia tenía una posición privilegiada; apenas iniciado éste, se convierte en el primer país receptor de la “ayuda” estadounidense: Tabla 1 – Colombia: Ayuda Social y Económica (en millones de USD) 1,2 Tabla 1- Colombia: Ayuda Social y Económica (en millones de USD) 1,2 Año ESF DA CSD PL INC Econom/Social (Economic (Development (Child 480 food (International Total Support Assistance) Survival and assistance Narcotics Fund) Disease Control) Programs) 1997 0 0 0 0 0 0 1998 0 0.02 0 0 0.5 0.52 1999 3 0 0 0 5.75 8.75 2000 4 0 0 0 208 212 2001 0 0 0 0 5 5 2002 0 0 0 0 146.5 146.5 Como se observa en esta Tabla 1, Colombia receptó la mayor ayuda económica y social en el año de inicio del Plan Colombia el 2000, siendo significativo que dicha “ayuda” fue casi exclusivamente para el rubro conocido como INC (Control Internacional de Narcóticos), mientras los otros como Asistencia para el Desarrolllo (DA), la CSD (Programa de Supervivencia y Enfermedades Infantiles), la ESF (Fundación para el Soporte Económico) y PL 480, no hayan receptado ni un dólar después del inicio del Plan Colombia en los años 2.001 y 2.002. Esta situación es mucho más diciente cuando analizamos la Ayuda Militar y Policiva, contenida en la Tabla 2: Tabla 2: Colombia: Ayuda Militar y Policiva 1,2 Año INC FMF IMET Emergency Secction 1004 Section 1033 Mil (International (Foreign (International Drawdowns (Defense (Defense Pol Narcotics Militay Military Of Department Department Total Control) Financing) Education counternarcotics counternarcotics riverine and Training) assistance aid) counternarcotics aid) 1996 16.0 $70.000 $147.000; antes de 32 $40.500.000 1992; estudiantes. sube a $ IMET 7.131.000 expandido: para $50.679; 3 control de estudiantes, narcóticos 0 civiles FMF 1997 33.45 30 $0; 14.2 10.32 0 88.56 21
  • 22. 0 estudiantes 1998 56.5 0 0.9 41.1 11.78 2.17 112.44 100 estudia. 1999 200.11 0.44 0.89 58 35.89 13.45 308.81 89 estudian. 2000 686.43 0.4 0.9 0 85.9 24.63 798.26 ? estudian. 2001 43 0.42 1.04 29 60.9 19.04 153.40 ? estudian. 2002 252.5 0.42 1.18 29 60.9 19.04 363.04 ? estudiant. También en el plano de la ayuda Militar y Policiva la entrega más alta de recursos se registró en el año 2000, la cual fue realizada a través del INC (Control Internacional de Narcóticos), con una tendencia progresiva desde 1998. Llama la atención el incremento de la ayuda a través del programa IMET a partir de 1998, con 100 estudiantes, lo cual arrojaría un total de casi 500 estudiantes en los últimos años, la mayoría como asistentes a la Escuela de las Américas, centro formador de verdaderos sátrapas. Este mismo programa –el INC- apoyará el desarrollo del Plan Colombia denominado por el Departamento de Estado Estadounidense como Iniciativa Antinarcótica Andina o ACI en inglés, más conocida como Iniciativa Andina o Iniciativa Regional Andina. La ACI o IRA distribuirá $ 731 millones de dólares, así: Tabla 3. CAMBIOS PORCENTUALES EN LAS AYUDAS. 2,3 País Ayuda militar y a la policía Ayuda Económica y Social (en millones de dólares) ( en millones de dólares) Promedio 2002 Cambio Promedio 2002 Cambio 2000-2001 solicitado Porcentual 2000-2001 solicitado Porcentual Colombia $475.83 $363,04 -24% $108 $147 +36% Perú $ 49,18 $ 89,45 +82% $116,65 $177,03 +52% Bolivia $ 51,23 $ 61,25 +20% $112,44 $108,24 - 4% Ecuador $19,43 $31,76 +63% $18,09 $56,80 +214% Brasil $ 3,68 $16,36 +345% $13,59 $11,18 - 18% Venezuela $ 5,46 $13,33 +144% $ 0,33 $ 0,58 + 76% Panamá $ 4,36 $13,97 +220% $ 4,60 $ 8,50 + 85% Total 609,17 589,16 - 3% 373,70 509,33 + 36% Según la Tabla 3, la “ayuda” militar a Colombia se redujo en el 2.002 en un 24%, pero en realidad la asistencia simplemente se ha estabilizado o mantenido y es de resaltar que más del 70% de los programas establecidos por los Estados Unidos para Latinoamérica en el 2.002 beneficiarán a las Fuerzas Armadas Colombianas. (3) El Plan Colombia fue diseñado como un Plan a ejecutarse en seis años, en tres fases de dos años cada una: 22
  • 23. Fase 1, en el Putumayo. Fase 2, en el sur del país, Magdalena Medio y Catatumbo. Fase 3, de consolidación a nivel nacional. La Fase 1 se inició el año 2000 en el Departamento del Putumayo, rico en petróleo, y revestía un carácter estratégico pues suponían que el establecimiento de la base de Manta en el Ecuador, facilitaría el aprovisionamiento y apoyo logístico a las tropas. Para el inicio de esta fase destinaron un poco más del 38 % de los recursos del Plan Colombia, o sea, más de 390 millones de dólares para la arremetida en el Sur del país. Tabla 4. Plan Colombia. 2 Concepto Millones Participación de dólares Departamento de Defensa 184.059 18 % Arremetida en el Sur de Colombia 390.5 38.2 % Policía Nacional 115.6 11.3 % Interdicción 129.4 12.7 % SUBTOTAL PARA ACCIONES DE FUERZA 859.5 80.1 % Desarrollo Económico Alternativo 81.0 7.9 % Derechos Humanos y Reforma Judicial 122.0 11.9 % SUMA TOTAL 1.022.5 100.0 % Este inicio en Putumayo dejó a las claras cuál era la estrategia de las Fuerzas Militares: utilización del Ejército para aseguramiento del área, con apoyo de la Fuerza Aérea Colombiana, y lanzamiento de fuerzas paramilitares para ejecutar las tareas sucias para “secarle el agua al pez”. Ya es conocido el resultado de dichas operaciones con masacres, ejecuciones y desplazamiento de la población civil, así como la resistencia de las FARC-EP al desarrollar combates sostenidos contra las fuerzas militares-paramilitares del Estado colombiano durante más de tres meses y la consiguiente “salida” de los mandos militares de que se retiraban del Putumayo porque iban a “proteger la población civil”. (Ver en www.anncol.com/) Las verdaderas intenciones de los gringos y la oligarquía colombiana con el Plan Colombia quedaron al desnudo al “pedir” Pastrana al Congreso Estadounidense autorización para que la “ayuda” del Plan Colombia se destinara para combatir la insurgencia con el sambenito de que son “terroristas”, en una argumentación que ni él mismo se la cree, como si la ayuda estadounidense no se hubiera utilizado desde siempre para combatir la guerrilla. Pero, ¿cuál es el objetivo del Plan Colombia (o Iniciativa Regional Andina)? El verdadero objetivo es desarrollar una guerra semejante a la que desarrolló el imperio en El Salvador. Ello es claro cuando leemos a Joaquín Villalobos: “En El Salvador había un control absoluto del territorio por parte del ejército, mediante una estructura paramilitar de carácter legal. (...) Teníamos un ejército de no más de unos 12.000 ó 15.000 hombres, pero la estructura paramilitar era de 150.000. 23
  • 24. Con 150.000 hombres desplegados sobre 21.000 kilómetros cuadrados no se movía una mosca sin que el general de turno que teníamos de presidente se enterara.” (4) Y si comparamos esa realidad con los esfuerzos de darle piso legal al paramilitarismo con las famosas “CONVIVIR” y la propuesta del ahora candidato presidencial de las AU, Álvaro Uribe, de armar un millón de civiles para enfrentarlos a la insurgencia, pues no hay duda de lo que quieren. Máxime si tenemos en cuenta que el ejército oficial, por muy bien armado que esté, adolece de moral combativa para enfrentar a la guerrilla, o si no explícame Juancho, ¿cómo les volaron el Puente en Pitalito si el ejército estaba custodiándolo? La Fase 2 del Plan Colombia la iniciaron en el 2.002 y abarcó no solamente las zonas contempladas originalmente (sur del país, Magdalena Medio y Catatumbo), sino que se extendió a los departamentos de Antioquia, Chocó y la Costa Norte, encontrando enorme resistencia popular y, dentro de ella, el accionar de la insurgencia contra el ejército militar-paramilitar del Estado. Allí se inscriben las acciones militares de las FARC-EP contra el paramilitarismo de Estado en el Magdalena Medio, La Gabarra (catatumbo) y últimamente en los departamentos de Antioquia y Chocó. Confirmándose una vez más, esta vez sobre el campo de combate por organismos internacionales como la ONU, la convivencia siniestra e impúdica de los “paracos” y el ejército oficial colombiano en Bojayá (Chocó) y, si aun quedan dudas, los cadáveres entremezclados de soldados y paramilitares abatidos en combate en Campamento (Antioquia). (Ver www.anncol.com/AndersKompass/14.05.2002). Citas: 1. Isacson A. y Olson J. Just the Facts. Editado por the Latin America Working Group. 1998. 2. Salgado Tamayo M.M. Del plan Colombia a la Cruzada Libertad Duradera. Ediciones La Tierra. Quito, Ecuador. Marzo del 2002. 3. U.S. Military and Police Aid: La Ayuda Propuesta para el 2002 (última revisión 13 de mayo del 2001). 4. Villalobos J. Colombia Vs El Salvador. Revista Semana. Enero 7, 2.002 24
  • 25. Capítulo II El Plan Colombia Plan Colombia: papel de las petroleras 27 Contribuciones de las petroleras al Plan Colombia y al paramilitarismo 28 El papel de George W. Bush 30 Uribe Vélez, entreguista y apátrida 30 La resistencia popular 31 El papel de los medios de comunicación 32 La guerra psicológica 32 Los propósitos de la guerra virtual 33 La guerra virtual 33 Medios de comunicación y guerra 34 Medios de comunicación y Plan Colombia 35 La guerra en el ciberespacio 35 El papel de El Tiempo en la guerra 36 IV. Sátira, demonización y deformación de la oposición política Legal 36 V. Insinuación o advertencia explícita sobre el Exterminio de los Representantes de la Oposición 37 VI. Lenguaje subliminal sobre el exterminio de la oposición Política legal 37 IV. Normalización subliminal de la corrupción política 38 Las cifras de la guerra, según Uribe 41 17,5 millones de dólares diarios gastados en la guerra 41 Pié de Fuerza 42 Miembros de la insurgencia abatidos 43 Miembros de la insurgencia desmovilizados 43 Capturas de insurgentes 43 Resultados no encajan 43 La única verdad 44 Del Plan Colombia 45 El Plan Colombia 45 Resultados del Plan Colombia 46 La conexión oligárquico-narcoparamilitar: contubernio impúdico 48 25
  • 26. Los orígenes de un contubernio impúdico 48 Los creadores de las monstruosas criaturas del asesino de la Motosierra y los mochacabezas 48 Desde los clubes oligárquicos 49 Desde los clubes oligárquicos se concretan complots satánicos 49 El club El Nogal 51 El Nogal, epicentro de la ‘alta política’ de Mancuso 52 La lucha por el poder 54 Gobierno de Reconstrucción y Reconciliación Nacional 54 26
  • 27. Plan Colombia: Papel de las Petroleras Aumento del pié de fuerza... mayor represión al pueblo. Las empresas petroleras han contribuido directamente en la escalada del conflicto social y armado que vive Colombia. La Unión Sindical Obrera (USO), adelanta una huelga por la defensa de sus reivindicaciones y la defensa de nuestros recursos naturales. Las empresas transnacionales tienen sus manos metidas en el diseño y la financiación de los planes militares que tienden al control de Latinoamérica por parte de los Estados Unidos. Las multinacionales han usufructuado las riquezas naturales de nuestros países y están decididas a continuar devorando el ponqué que las oligarquías arrodilladas e indignas les permiten degustar en total impunidad contra los intereses nacionales de nuestros pueblos. Ello es particularmente cierto para el caso de Colombia. Y lo es mucho más para las petroleras ya que las 10 primeras empresas petroleras mundiales hacen presencia en Colombia. Recordemos nada más cómo no ha mucho, los gobernantes oligárquicos les entregaban a las multinacionales el usufructo de por vida de partes del territorio nacional mediante las famosas "Concesiones". Durante la administración de Mariano Ospina Pérez, mediante una patriótica huelga los obreros petroleros obligaron al gobierno a crear la estatal petrolera ECOPETROL, para que administrara los recursos petroleros entregados en el gobierno de Rafael Reyes a Roberto de Mares, que a su vez los vendió a la Tropical Oil Company -TROCO- que debían revertir al Estado en 1.951, lo cual, como hoy, trató de ser escamoteado por la mencionada compañía. Posteriormente, siguieron con los "Contratos de Asociación" que les permitía jugosas ganancias a las transnacionales del petróleo, y en el presente la actual administración entreguista colombiana adelanta cambios de los contratos de asociación, que aumentan el margen de beneficios de las empresas que participen, lo cual ha despertado el apetito voraz de las multinacionales petroleras por la explotación de los recursos petrolíferos de Colombia. En la década de los ochenta, la empresa petrolera estadounidense Occidental 27
  • 28. Petroleum encontró en 1983 el yacimiento petrolífero Caño Limón, departamento de Arauca, y ya en 1985 estaba sacando el petróleo, mediante un contrato de "Asociación" con la estatal del petróleo colombiana, ECOPETROL, 50 % para ésta y 50% para Oxy, la angloholandesa SHELL y la empresa petrolera española Repsol- YPF (poseedora del 6,2%), yacimiento que debía revertir a la Nación para explotar el 30% último del yacimiento. Es de mencionar que la Repsol y la OXY invadieron el territorio indígena U`wa en busca de petróleo, sin el consentimiento de las comunidades y violentando sus territorios en clara trasgresión de la Constitución Colombiana, siendo protegidas sus bienes y maquinarias por fuerzas militares-paramilitares, asesinando varios de los líderes indígenas. Ese petróleo es transportado hasta la Costa del Caribe a través del oleoducto Caño Limón- Coveñas -de 773 kilómetros de longitud- y en Coveñas es embarcado en los buques petroleros que se los llevan a Estados Unidos para refinarlo. De este yacimiento se han extraído 910 millones de barriles, de la reserva de 1.300 millones de barriles que se le calcula y hoy representa el 30 % de la producción petrolera en Colombia, lo cual le reporta a la OXY ser la 2ª empresa en explotación del petróleo colombiano. El gobierno colombiano le entregó un contrato de exploración de petróleo a una empresa estadounidense -posteriormente se supo que su capital era de 100 mil dólares- que encontró el yacimiento petrolero de Cusiana, ubicado en el departamento de Casanare, el cual se lo vendió para su explotación a la British Petroleum por 250 millones de dólares. No se sabe a ciencia cierta cuál es la reserva de este yacimiento, pero se consideraba que con los recursos extraídos de él, se podría cubrir el presupuesto nacional de Colombia durante 8 años sin tener que recurrir a otras fuentes de financiación. También encontraron el yacimiento de Cupiagua, que según un alto funcionario de la BP, tendría 10 veces más que Cusiana, lo cual fue posteriormente desmentido por la Compañía. La empresa española Repsol- YPF también, además de la parte del ponqué de Caño Limón, tiene otros importantes intereses en el departamento de Arauca, como el yacimiento petrolífero de Capachos I, en el municipio de Tame. Es de resaltar que esta empresa desde hace varios años ha sido acusada y demandada en varios país del Viejo Continente y de América Latina por ser la responsable de una serie de daños ecológicos. (ver en http://www.rebelión.org/) Contribución de las petroleras al Plan Colombia y al paramilitarismo El control del petróleo es imprescindible en la estrategia de dominio imperial de los Estados Unidos, máxime si tenemos en cuenta el agotamiento de los yacimientos en territorio estadounidense (sus reservas solo representan el 3% mundial del petróleo y el 4% del gas, convirtiéndolo en importador de hidrocarburos desde los años 80) y la situación de extrema inestabilidad y dificultad para imponer la visión 28
  • 29. gringa en el Oriente Medio, en Afganistán y en Irak, además de las dificultades con Venezuela y Brasil. Por ello los Estados Unidos ha invertido millones de dólares para garantizarle a sus empresas la continuidad en la explotación del petróleo colombiano, además del financiamiento directo que dichas compañías hacen de proyectos como el paramilitarismo. Las empresas petroleras han contribuido directamente en la escalada del conflicto social y armado que vive Colombia a través del "impuesto de guerra" establecido por el gobierno colombiano en 1992 que establecía el pago de un dólar por barril, el cual como su nombre lo indica iba a financiar la guerra en Colombia. En artículo publicado en 2002 en Los Angeles Times, se denunciaba que la OXY pagaba 750.000 dólares a las fuerzas de seguridad colombianas y la Asociación Cravo Norte - propiedad de ECOPETROL y la OXY, que actúa en el yacimiento Caño Limón- en 1996 firmó un "acuerdo de colaboración" anual de casi dos millones de dólares para financiar económicamente las unidades de la XVIII que cubrían las zonas cercanas al yacimiento. Estas fuerzas militares vigilan las comunidades que están a lo largo del oleoducto, las hacen víctimas de intimidación directa o a través de amenazas de que los "paracos" vienen detrás, o con paramilitares para hostigar la población, lo cual ha quedado documentado en denuncias de que personal de la XVIII Brigada de Arauca implicados en graves violaciones de derechos humanos. De los recursos del Plan Colombia, o Plan "Patriota" como quieren llamarlo ahora, aprobados en el 2003, 99 millones correspondían al financiamiento para la protección del oleoducto Caño Limón Coveñas, "mediante la compra de helicópteros, formación e inteligencia y material para la XVIII Brigada, la creación de una nueva Brigada Móvil, la numero 5 (asignada a la protección del oleoducto) y unidades adicionales fluviales y de policía, todas ellas equipadas con material pagado con fondos estadounidenses.(17) En enero de 2003, 60 miembros de las Fuerzas Especiales estadounidenses llegaron a Arauca, uniéndose a los 10 que ya estaban allí, para formar a unidades de la XVIII Brigada." (Ver Informe de Amnistía Internacional en enlaces de http://www.anncol.org/). En esta estrategia de protección de las multinacionales petroleras se inscriben las llamadas "zonas de rehabilitación y consolidación" en los departamentos de Arauca, Bolívar y Sucre, precisamente por los departamentos por donde pasa el oleoducto Caño Limón-Coveñas. Zonas cuyo funcionamiento persiste a pesar de haber sido declaradas inconstitucionales por la Corte Constitucional. La British Petroleum (BP) que se fusionó con la AMOCO -conformando la tercera empresa petrolera en el mundo- en el principal yacimiento petrolero colombiano - Cusiana y Cupiagua, en el departamento de Casanare- junto a sus socias, la TOTAL francesa y la TRITON estadounidense, han financiado directamente grupos 29
  • 30. paramilitares y han resultado seriamente comprometidas en violaciones de derechos humanos. La BBC de Londres entre 1.997 y 1.998 recogió información en entrevista a ex- funcionarios de la B.P., que demostraba la relación de la multinacional con los paramilitares y cómo a través de sus propios empleados había entregado información a los militares, que resultaron en asesinatos o amenazas de muerte a líderes y activistas sindicales, defensores de derechos humanos, políticos democráticos, etc. El papel de George W. Bush La familia del actual presidente de los Estados Unidos, George W. Bush, son parte de importantes accionistas de la compañía petrolera HARKEN ENERGY CORPORATION, la cual posee 5 contratos de exploración y explotación petrolera en Colombia y la compañía considera a este país como la principal inversión hacia el futuro, por encima de los Estados Unidos y otros países de Latinoamérica. Donde hay riqueza hay paramilitares. En Colombia, los grupos paramilitares hacen presencia en las zonas en donde hay riquezas. Y en donde hay riquezas naturales, allí están las multinacionales. Y en donde están las multinacionales, allí hay paramilitares. Y para que haya paramilitares en una región tienen que llegar los militares antes, o de no, no llegan los "paracos". En Arauca hay petróleo, están la OXY y Repsol-YPF, hay paramilitares. En Casanare hay petróleo, está la British Petroleum, hay paramilitares. En la Guajira hay carbón mineral y gas, allí están la Drummond y la Texas, allí hay paramilitares. En Santa Marta, está el puerto para embarcar carbón, está la zona bananera con la Chiquita Brands, allí hay paramilitares. En Urabá hay banano, allí están las multinacionales del banano, allí hay paramilitares. En Putumayo hay petróleo, hay multinacionales, allí hay paramilitares. En el Chocó, todavía hay más oro que el que se han llevado desde la invasión española, allí hay paramilitares. En el Magdalena Medio (Barrancabermeja y zonas aledañas) hay petróleo, allí están las multinacionales, allí hay paramilitares. Uribe Vélez, entreguista y antipatriota La administración del Presidente Uribe Vélez, con su historial narcotraficante y su presente paramilitar, responde al dictado de su amo, el Tío Sam (perdón, quise decir George W. Bush), y decide entregarle aun más a las multinacionales nuestras riquezas naturales y muy orondo el indigno presidente anuncia que la Texas explotará hasta el agotamiento los pozos de gas natural de La Guajira, lo cual significa la pérdida de 87 millones de dólares para la Nación. Igualmente anuncia que el yacimiento Caño Limón, será explotado hasta su agotamiento por la Occidental Petroleum, que significará la pérdida de los 30
  • 31. colombianos del 30 % último del yacimiento, lo cual ocurrirá también con todas las empresas que tengan "contratos de Asociación" con Colombia, ya que su decisión es regresar a los "contratos de Concesión" reduciendo la participación de Colombia en otro 30% por ciento del negocio. La resistencia popular Esta política entreguista y antipatriota de Uribe Vélez lo que busca es la regresión en política de explotación petrolera y abrirle el camino a la definitiva privatización del sector en beneficio de las multinacionales petroleras, mismas que han financiado la guerra en Colombia, y están comprometidas hasta los tuétanos en la "guerra sucia" a través de su financiamiento del paramilitarismo. Esta posición entreguista del presidente narco-asesino-paramilitar ha encontrado la resistencia viril del pueblo colombiano, especialmente de los obreros petroleros que laboran en ECOPETROL, agremiados en la Unión Sindical Obrera (USO), que adelantan una huelga por la defensa de sus reivindicaciones y la defensa de nuestros recursos naturales, en medio de encarcelamientos sin causa (26 líderes tras las rejas), asesinato de dirigentes sindicales (más de 89 líderes de la USO asesinados en los últimos años), desapariciones, y amenazas de todo tipo. En esta posición de defensa de los intereses nacionales, se inscribe el accionar de la insurgencia colombiana y en razón de ella consideramos que está plenamente justificado su planteamiento de sabotaje a la infraestructura petrolera, cual hicieran nuestros indígenas Tayronas hace ya 512 años cuando ante la invasión del español, quemaban sus casas y cultivos para impedir su aprovechamiento por el avaro invasor. 7 de mayo del 2004 31
  • 32. Papel de los medios de comunicación Bombardeando Los medios masivos de comunicación han estado casi todos en manos de la oligarquía colombiana. Con contadas excepciones, son estos medios lo que llaman los ‘formadores de opinión’ y, desde luego, han sido puestos al servicio, no de la nación, sino de los sectores que detentan el poder. Son en esencia profundamente antipopulares y todo lo que signifique desarrollo de la democracia es visto con profunda desconfianza, a no ser que ese ‘desarrollo’ implique más prebendas para el círculo gobernante. Se constituyen entonces en defensores a ultranza del Statu quo, del inmovilismo y el anquilosamiento de las instituciones. No son factores de desarrollo sino de retroceso. No son ‘liberales’ sino profundamente conservadores y reaccionarios. No cumplen un papel de fiscalización en el manejo de la cosa pública, sino que se convierten en justificadores de los desafueros que se cometen en nombre de las instituciones y la ‘democracia’. Esta posición es más que patente en el tema de la guerra. Ellos justifican la guerra. La creen indispensable para subsanar las diferencias políticas e ideológicas de los colombianos. Y la guerra, además, los enriquece. Se convierten en los ‘perifoneadores’ de los militares y en avaladores de los planes que adelantan por orden de los centros imperiales. Se constituyen en unidades ejecutoras al adelantar como misión la guerra en uno de los frentes más neurálgicos la guerra psicológica, complemento de la guerra militar y de la ideológica. La guerra psicológica Los medios masivos de comunicación juegan un papel fundamental en la guerra psicológica contrainsurgente que adelanta el régimen oligárquico. Está contemplado en múltiples documentos de las doctrinas imperiales como la DSN y el CBI y hace parte de la táctica y la estrategia del estado. Quiero señalar que en esta última plantean en lo que llaman MODELO "SEGURIDAD Y DEMOCRACIA", el cual tiene insoslayable similitud con el modelo de Álvaro Uribe Vélez –‘Seguridad Democrática’ -, en los puntos 2 y 7 citados en el primer capítulo: 32
  • 33. 2. Medidas reformistas que implican el manejo de los movimientos sociales y de las masas. Trabajo ideológico, aplicación de operaciones psicológicas, acción cívica, "construcción de la nación". 7. Destrucción del movimiento revolucionario por medio del ejército que desarrollará campañas de contrainsurgencia en beneficio de la "seguridad interna". También se utiliza el narcotráfico como variable interna y externa. (...). Ejército mercenario y un frente político ("luchadores por la libertad", etc) destinado a desarticular al movimiento revolucionario, hacerlo inviable como alternativa política al mismo tiempo legitimar la opción contrarrevolucionaria. Los dos elementos anteriores estarán adornados de una profusa retórica en torno de los D.H. y actividades propagandísticas en este frente (...)" (9) (Resaltados nuestro) Lo cual demuestra que lo que los medios burgueses hacen es nada más que la aplicación de las recetas de los ideólogos estadounidenses. Ni siquiera eso es creación de ellos, producto de su pensamiento. Sin embargo, ellos participan de la guerra, son actores de la guerra, toda vez que su accionar está inscrito en uno de los frentes de batalla diseñados por los ideólogos estadounidenses. Y si aplicamos el principio de la responsabilidad compartida con el cual están juzgando a Simón Trinidad y Sonia, entonces ellos son también responsables de todos y cada uno de los crímenes cometidos por las fuerzas militares- narcoparamilitares del régimen colombiano. Los propósitos de la guerra virtual Entre los propósitos imperiales está el dominio absoluto sobre los medios de comunicación que les permita mostrar la ‘realidad’ que le interesa al imperio. Que en sí no es más que concretar el propósito para lograr la ‘homogeneización´ del ser humano, según el decir de un investigador colombiano, para que pierda su identidad, su historia y sus tradiciones. Los medios de comunicación han sido parte de la superestructura y uno de los reproductores de la ideología de la clase dominante. Ello es más evidente en el momento actual de la llamada ‘globalización’. La guerra virtual El imperio siempre ha desarrollado la llamada ‘guerra virtual’, es decir la guerra porque se conozca únicamente su visión de un conflicto, la cual ha tomado muchas veces el nombre de ‘guerra psicológica’, y de esta manera no se conozca la realidad real. 33
  • 34. La guerra virtual es Ejemplos hay por miles. Uno de ellos. Los medios de parte de la guerra comunicación pretendieron ignorar la resistencia de la sociedad real. estadounidense a la guerra en Vietnam y sólo cuando ésta resistencia tomó carácter masivo tuvo forzadamente que registrarla en las informaciones. La información -como el conocimiento- devienen en armas de guerra y el imperio pretende que sólo esté en sus manos. Es diciente que por ejemplo en la invasión a Irak, los grandes medios propalen a los cuatro vientos las imágenes de los ataques de las fuerzas invasoras, mostrando la ‘precisión’ de las bombas lanzadas por los aviones ‘inteligentes’ –como si matar a otro ser humano fuera realmente algo inteligente- y convirtiendo la muerte de seres inocentes en algo casi increíble, como de película, irreal, que no existe, y en un macabro espectáculo. Esas imágenes llevan el mensaje subliminal del enorme poderío armamentista de la primera potencia del mundo y sus aliados, para convencer a los pueblos de la invencibilidad del imperio, que la lucha y la resistencia de los pueblos es inútil, estéril, ante semejante poderío militar, al igual que lo hacía el imperio romano. Medios de comunicación y guerra Dicen ciertos investigadores que la primera víctima en la guerra es la verdad. Que los ejércitos ocultan las verdaderas causas para adelantar sus guerras, además de que ocultan sus bajas y sólo dan partes de las bajas que ellos producen al enemigo. La verdad es la Esto es más evidente en la invasión a Irak. La invasión primera víctima de la ordenada por Mr. Bush estuvo basada en la mentira. Sadam guerra… y los pueblos son los queHussein nunca tuvo armas de exterminio masivo y esto lo sabía la sufren. el gobierno Bush, toda vez que fue informado de ello por sus propios servicios de inteligencia. Sin embargo, montaron todo un espectáculo mediático facilitado por los grandes medios, la televisión y el cine, y la mayoría de los estadounidenses –engañados- apoyaba la invasión a Irak. La pretensión de los gobernantes estadounidenses es que los medios de comunicación realicen la ‘autocensura’ y publiquen sólo los partes de las fuerzas militares invasoras. Ello lo han logrado en parte y grandes medios como CNN y prensa europea publican diariamente la visión estadounidense de la resistencia popular presentándolos como ‘terroristas’, lo cual justifica la ‘presencia’ estadounidense en Irak para ‘llevar la democracia’. Pero no todos los medios se prestan para seguir el juego estadounidense. Lancet publicó el año pasado que las fuerzas invasoras de Estados Unidos y Gran Bretaña han producido más de 650.000 muertos entre la población civil de Irak. Todo un genocidio que ha pretendido ser ocultado por el gobierno de Mr. Bush, hijo. Igualmente medios alternativos publican la realidad de la situación que se vive en Irak después de la invasión gringa. 34
  • 35. Medios de comunicación y Plan Colombia Igual política han implantado en Colombia y los medios de comunicación burgueses se han ajustado gustosamente a estos dictados. Los medios como la casa editorial El Tiempo, Caracol, RCN, etc, no sólo publican las mentiras oficiales – tanto de las ‘realizaciones del gobierno’ como las mentirosas cifras de los militares-, sino que se han constituído en ‘actores’ de la guerra en Colombia. Los medios No son pocas las veces que los medios burgueses no sólo burgueses siempre han justificado la guerra contra el pueblo colombiano, sino que han justificado la guerra contra el se han convertido en justificadores del exterminio de los pueblo. dirigentes populares. Este papel lo juegan ahora con más placer luego de la iniciación del Plan Colombia en el año 2000. Esos medios se mostraban alborozados porque la ‘reingeniería’ –palabreja de moda en esos años- de las fuerzas militares sería el toque final para ‘acabar con la guerrilla’, es decir, para acabar con el dolor de cabeza oligárquico e imperial. Porque hay que decirlo: la guerrilla en Colombia, especialmente las FARC, ha impedido que el imperio adelante sus planes guerreristas ‘a sus anchas panchas’. El investigador social Heinz Dieterich dijo que los Estados Unidos no habían adelantado la invasión de la República Bolivariana de Venezuela desde Colombia, utilizando las fuerzas militares-narcoparamilitares al servicio del Estado colombiano, porque en la retaguardia de ellas existe un poderoso ejército irregular de más de 50.000 hombres. Tal aseveración es totalmente fundada. Las FARC-EP son hoy por hoy un poderoso ejército guerrillero que lucha con las armas en la mano por construir una Nueva Colombia y en el día a día demuestra que ese poder es real. Y este Plan de guerra ha victimizado a los periodistas también. La guerra en el ciberespacio Los medios burgueses ante la realidad de los golpes de la insurgencia se han visto obligados a reseñar esa realidad. Es inocultable. Como igualmente lo es la crisis profunda que sufre el Estado colombiano por cuenta de la narco- paramilitarización de todas sus instituciones, en un proceso vivido por más de 30 años. Para tal ‘cambio’ de actitud, ha sido fundamental la utilización por la oposición civil, desarmada, de la prensa de izquierda, la cual persiste en su lucha la mayoría de las veces con famélicos recursos, que no por ello les resta dignidad, cuyo ejemplo resplandeciente es el semanario VOZ; y también por la utilización del ciberespacio y las ondas hertzianas por parte de la guerrilla de las FARC. Los pueblos utilizan Según informaciones de periodistas internacionales, la todos los medios de Radio Resistencia de las FARC juega un papel fundamental en el comunicación a su alcance: prensa trabajo de la organización insurgente. En Colombia cada familia escrita, radio, tiene un radio, en cambio es más difícil para ellas tener una televisión, Internet. 35
  • 36. televisión. La radio entonces juega el papel de organizador de masas, de educador de masas y de medio para adelantar la lucha contra la guerra ideológica y contra la guerra sicológica que adelantan las fuerzas militares-narcoparamilitares del estado colombiano. Tan importante es esta lucha en el ciberespacio que los gobiernos de la Venezuela, Brasil y Argentina han contribuído para hacer realidad el sueño de una Cadena de Noticias con mirada latinoamericana –que se contrapone a la CNN y otras cadenas que propalan la visión estadounidense- y TeleSur y su hija RadioSur son hoy herramientas de lucha contra el imperio de primer orden y de una inmensa calidad. Ello ha requerido, lógicamente, de la inversión de dineros por parte de estos gobiernos, quizá el lado flaco de las organizaciones populares que siempre han trabajado ‘con las uñas’. Pero a pesar de ello, las páginas electrónicas de medios alternativos como Argenpress, ANNCOL, Rebelión, Aporrea, y las Radios CX-39, la Cadena Bolivariana y Radio Café Estéreo, son una muestra de que se pueden hacer cosas mayores y mejores si se contaran con los recursos para ello. Definitivamente nuestro pueblo está claro que sin prensa revolucionaria no es posible la revolución, al igual que sin finanzas ella deviene en irrealizable. La lucha se adelanta hoy en escenarios que el gran Lenin no alcanzó a vislumbrar, pero con los elementos de su época, supo valorar el papel que juega la prensa revolucionaria para lograr y consolidar el triunfo revolucionario. Hoy eso es ya más que un axioma en la realidad colombiana, latinoamericana y del mundo. El papel de El Tiempo en la guerra El Tiempo es quizá el más claro exponente del papel que juegan los medios burgueses en la guerra. Utilizando diversas maniobras trata de desinformar a los colombianos en vez de cumplir la verdadera función periodística. En la guerra que adelanta la oligarquía colombiana y el imperio estadounidense la verdad es la primera víctima, como en toda guerra. Y El Tiempo aplica gustosamente – cipayamente dice Antonio Caballero- este principio. Recurre a todos los ardides habidos y por haber, a los existentes y a los imaginarios. Iván Cepeda y Claudia Girón analizaron acertada y precisamente el accionar del diario de los Santos en ponencia presentada en el Seminario ‘La memoria frente a los crímenes de Lesa Humanidad’, realizado en Bogotá en homenaje a Manuel Cepeda Vargas, los días 9 y 10 de agosto de 1.995. Dicen ellos: “A continuación, vamos a señalar cinco casos concretos tomados del periódico El Tiempo, en los que hacen evidentes algunos asepsectos del manejo ideológico de la información: I. Sátira, Demonización y Deformación de la Oposición Política Legal. 36
  • 37. La caracterización de la oposición legal como parte del Enemigo Interno, es un mecanismo que se advierte con frecuencia en las páginas de El Tiempo. La legitimidad política de reconocidas figuras de la vida nacionaly de numerosas instituciones es puesta en duda mediante diversos tratamientos del mensaje; con este propósito se utilizan por ejemplo, la caricatura, la calumnia, la adjetivación en términos tendenciosos, el silenciamiento y la minimización de los acontecimientos. Caso No 1: En la edición de febrero 19 de 1.993 en El Tiempo, en la página 5-A, aparece la caricatura titulada El Alquimista, en la que se ridiculiza y difama al Doctor Alfredo Vásquez Carrizosa, Presidente del Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos. En esta burla se satiriza la propuesta de candidatizar al Doctor Vásquez al Premio Nóbel de la Paz. II. Insinuación a Advertencia Explícita sobre el Exterminio de los Representantes de la Oposición Política Legal. El periódicoEl Tiempo, de manera recurrente, insinúa, sugiere o advierte explícitamente, que por las acciones de los movimientos guerrilleros, los representantes de la oposición legal pueden ser objeto de Acciones de Exterminio; insinuación y advertencia que genera un clima de tensión y amenaza permanente. Caso No 2: Según Enrique Santos Calderón: “…A un enemigo No Convencional no se le puede enfrentar con Métodos Convencionales. Hay que volverse como él. No dar la cara, golpear en la oscuridad…” (Citado en Tribunal Permanente de los Pueblos: p. 497). Sin embargo, al reseñar el magnicidio contra Manuel Cepeda Vargas, en la sección Cosas del día, bajo el significativo título de Ojo por Ojo (El Tiempo, Agosto 11 de 1.994, p. 4-A), se afirma que este diario nunca ha estado de acuerdo con la retaliación que expresa el principio de la Ley del Talión, que reza : “Ojo por Ojo, Diente por Diente”. III. Lenguaje Subliminal sobre el Exterminio de la Oposición Política Legal y de la Violación de los Derechos Humanos. Como complemento del manejo directo y explícito del tema en mención, este medio de información hace uso de sofisticados mecanismos de carácter subliminal, que bajo diferentes modalidades, en las que se destacan elementos de contraste formal y estructural (el color, la imagen, el tamaño, la dimensión y el aprovechamiento espacial, el lenguaje escrito, etc.), genera manipulación psíquica a partir del impacto visual, lo que se traduce en el efecto de apropiación inconsciente por parte del lector. Esta manipulación psíquica por una parte, dificulta al receptor codificar y elaborar los mensajes, asimilando en forma separada los elementos que componen la imagen, al tiempo que conforma la estructura total del mensaje 37
  • 38. deseado en el inconsciente. La combinación de elementos totalmente contradictorios en un mismo contexto, es una de las formas del manejo subliminal. Caso No 3: En la edición de febrero 11 de 1.993, de El Tiempo, en la página 1-A, aparecen una al lado de la otra, dos noticias: La primera “Carro-bomba: 16 muertos”, y la segunda: “Carnaval sin el mico al hombro”. En la primera noticia se enuncia la muerte de 16 personas como saldo del atentado contra la Unión Sindical Obrera, perpetrado en Barrancabermeja. En la segunda, se da cuenta del inicio alegre de las fiestas del Carnaval de Barranquilla, hecho que se resalta con los rostros sonrientes de las reinas y la figura grotesca de un hombre disfrazado de simio. El contraste entre la tragedia que afecta a una organización sindical y a la población en general, y la alegría que transmite la otra noticia, es en realidad una trivialización que descontextualiza el hecho violento y desvía la atención del observador. La contradicción se constituye en Aislante Emocional, en un inhibidor de la sensibilidad a partir del efecto grotesco que se produce. Otros elementos, más refinados y sutiles, buscan impactar en forma integral al observador, desde una estructura formal compacta que involucra un nivel de coherencia ideológica más complejo. Caso No 4: En la edición de abril de 1.993 de El Tiempo, aparece en el centro de la página 4-A, una fotografía en la que un hombre limpia con un chorro de agua una pared en la que están pegados grandes letreros con la leyenda “Partido Comunista”. El título de la fotografía es: “Eureka: Limpieza”. Así mismo en la edición del 31 de diciembre de 1.994, en la página judicial aparece la noticia: “Por el asesinato del Senador Manuel Cepeda Vargas vinculan a hermanos de “Rambo”.”. Ocupando las dos terceras partes de la misma página puede observarse en un primer plano y a todo color, un aviso publicitario de Reciclaje de Desperdicios, con un gran título que dice “BASURA”. En estos mensajes subliminales, la eliminación física de los sectores de oposición se insinúa soterradamente como una modalidad de Limpieza Social en nuestro país, estableciéndose la impunidad y el olvido como formas de Reciclaje de la Historia. IV. Normalización Subliminal de la Corrupción Política. Los mensajes subliminales son utilizados como mecanismo psicológico no solo para justificar o legitimar el exterminio de la oposición política, sino también para normalizar y naturalizar frente a la opinión pública, aspectos de la realidad colombiana como la corrupción de la clase política y sus dirigentes. Caso No 5: 38
  • 39. El día 16 de abril de 1.993, en la página 6-A, página dedicada a las noticias políticas, se presenta el aviso publicitario de una Telenovela, que cubre la mitad de la página. En dicho aviso aparece un personaje dando un discurso, y a su lado el siguiente mensaje: “Este es un político honorable que busca el bien común, y es bien común que siempre saque tajada”. En el resto de la página aparecen noticias sobre la realidad política nacional y la fotografía de un conocido dirigente. El aviso publicitario, que satiriza la corrupción administrativa a través de la frivolidad del personaje de la tele.novela, ubicado al lado de la información real sobre la actualidad política del país, presenta este fenómeno como algo aceptable y culturalmente asimilado”. A pesar de haber sido enunciadas estas tesis en 1995 aun hoy conservan enorme vigencia. Veamos no más lo publicado el 11 de abril de 2007 que nos muestra que la tergiversación y la insania son consustanciales con el pensamiento de los dueños de lo que hoy se ha convertido en la casa editorial El Tiempo, un enorme monopolio de la comunicación que ha crecido amamantándose de los dineros provenientes de la guerra. Dice el Tiempo: “Guerrilla de las Farc habría infiltrado Policía de Costa Rica para tráfico de armas Según el viceministro de Seguridad Pública de ese país, Rafael Gutiérrez, cinco agentes fueron detenidos durante la detección de un cargamento de fusiles, ametralladoras y 30 mil balas para Colombia. Gutiérrez dijo a un corresponsal del diario El Universal de México en Costa Rica que adelantará una intensa limpieza en el interior de los cuerpos policiales para erradicar los posibles nexos con el grupo armado colombiano. Según el Ministerio, el cargamento de armas iba a ser trasladado por tierra a Panamá, cuando fue interceptado. Ello permitió que identificaran la formación de la célula ilegal, de cuya operación resultaron detenidos los cinco policías y tres personas cuyas nacionalidades no se han establecido. Costa Rica erradicó en 1948 su Ejército para asignar todos los poderes militares a la Policía Nacional. El actual caso sería el segundo incidente de este tipo en ese país, luego de que en junio de 2006 una red de narcotraficantes colombianos, costarricenses y panameños, habrían sobornado a policías en un caso de homicidio de un colombiano vinculado al tráfico de drogas, señala el diario mexicano en su versión digital”. A pesar de lo allí dicho, no hay ninguna evidencia que pruebe que el contrabando de armas haya sido realizado por miembros de las FARC, ni siquiera que su destino sea esta organización insurgente armada. ¿De dónde se nutre El Tiempo? De otro medio. ¿Y quién nutre a ese medio? Supuestamente los medios costarricenses. 39
  • 40. Sabemos que allí en Costa Rica, agentes de las agencias de Estados Unidos pagan a periodistas costarricenses para que cualquier alijo de cocaína o armas se los endilguen a las FARC sin ninguna prueba. Como se puede ver no son más que infundios, que una vez echados a rodar son reproducidos por los diferentes medios de comunicación de los diferentes países y son convertidos de esta manera ‘en verdad’. Es la misma estratagema utilizada en Irak y en todo el mundo. 40
  • 41. Las cifras de la guerra, según Uribe Aumento del pié de fuerza... mayor represión al pueblo. El Informe del ministerio de Defensa publicado el 7 de diciembre de 2005, lo único que muestra es que los gobiernos de los Estados Unidos y Colombia han invertido en tres años 16,7 billones de dólares y en 2005 invirtieron 17,5 millones de dólares diarios en la guerra y ni aún así pueden vencer a la insurgencia armada. Mientras, aumentan las víctimas de las fuerzas militares-narcoparamilitares, el desplazamiento, crecen el desempleo, la carencia de vivienda y la miseria y el hambre de los colombianos. El informe sobre resultados operacionales del Ministerio de Defensa titulado “Logros y retos de la política de defensa y seguridad democrática”, publicado con fecha del 7 de diciembre de 2005 (llamado a partir de ahora el Informe), es otra muestra de hasta dónde es capaz la administración del candidato-presidente Álvaro Uribe Vélez de falsear las cifras con tal de demostrar lo indemostrable: que están ganando la guerra. Abordaremos los puntos más álgidos, según mi punto de vista, que nos hace esbozar una sonrisa cuando analizamos, así sea superficialmente, el informe en mención. Quiero comenzar abordando el análisis mirando el presupuesto del ministerio de defensa, citaré cifras del Informe. 17,5 millones de dólares diarios invertidos en la guerra Durante el año 2.003 se invirtieron en la guerra 4,8 billones de dólares: aportados 694 por Estados Unidos, 516 recaudado por el Impuesto al Patrimonio y 3.617 del Presupuesto Nacional. Durante el año 2.004 se invirtieron en la guerra 5,5 billones de dólares: aportados 661 por Estados Unidos, 134 de Impuesto al Patrimonio y 4.703 del Presupuesto Nacional ordinario. Durante el 2.005 se invirtieron en la guerra 6,4 billones de dólares: aportados 674 por Estados Unidos, 57 de Impuesto al Patrimonio y 5.638 del Presupuesto Nacional ordinario. Lo cual significa que en tres años han invertido 16,7 billones de dólares en la guerra, y que durante el 2.003, los gobiernos de Colombia y de los Estados 41
  • 42. Unidos invirtieron un poco más de 13 millones de dólares diarios; que durante 2.004 invirtieron 15 millones de dólares diarios, y que durante 2.005 invirtieron 17,5 millones de dólares diarios en la guerra en Colombia. Pié de Fuerza Durante la administración Uribe se ha dado un aumento del pié de fuerza de las fuerzas militares oficiales. En julio de 2.002 era de 278.796, en diciembre de 2.003 de 330.515, en 2.004 de 349.626 y en 2.005 de 373.252, que sumados a los 17.000 civiles nos da un total de 386.574 miembros militares y civiles. Este aumento está clasificado así: Otra forma que nos muestra el informe de sus efectivos lo podemos ver a continuación: Oficiales…………………… 10.269 Suboficiales…………….. 35.748 Alumnos Oficiales……. 3.019 Alumnos Suboficial….. 4.071 Soldados………………….. 197.725 = 250.832 Toda esa tropa está distribuída así: 7 batallones de alta montaña, 15 Brigadas Móviles (como las que están en el Plan Patriota), 14 Afeaur, 32 Grupos Gaula, 54 Escuadrones Móviles de Carabineros; 758 municipios con “soldados de mi pueblo”. Tal inversión de dinero y aumento de pié de fuerza ha producido el “aumento en la seguridad de los colombianos” porque según el Informe su objetivo es “Proteger a la Población”. Composición de las guerrillas y los narcoparamilitares El Informe da cifras exactas de la composición de los que ellos llaman las AUC, del ELN y de las FARC, veámoslas: AÑO AUC ELN FARC 1.990 1.500 2.300 8.200 1.994 2.150 2.450 9.500 1.998 4.500 3.500 11.300 2.000 8.150 4.533 16.492 2.001 10.520 4.065 16.980 2.002 12.175 3.700 16.900 2.003 13.514 3.780 13.293 2.004 10.916 3.655 12.515 Estas cifras asombran por la exactitud con que son presentadas y que nos causan algunos interrogantes: ¿Cómo sabe el ministerio de defensa que las FARC en el 90 42
  • 43. tenía 8.200 soldados guerrilleros? ¿De dónde sacan esas cifras? ¿La inteligencia militar es tan efectiva que saben el número exacto de los guerrilleros? Porque la verdad es que asombra que “sepan” que las FARC de 16.492 guerrilleros en el 2.000 haya pasado a 16.980 en el 2.001 y que haya descendido a 16.900 en el 2.003. Me pregunto: ¿Cómo lo saben con esa milimétrica exactitud? ¿Cómo saben que por ejemplo el ELN de 4.533 soldados guerrilleros haya pasado a 4.065 en el 2.001? ¿Cómo lo saben? ¿Cómo hacen para contarlos de manera tan exacta? No me vayan a salir con el cuento de que con los satélites de Estados Unidos pueden contarlos con tamaña exactitud! Si hubieran dicho que aproximadamente… pues la cosa hubiera cambiado. Miembros de la insurgencia abatidos Según el Informe la acción de las fuerzas militares oficiales produjo las siguientes cifras de “Abatidos”: 2.002 abatidos 1.690; en el 2.003 abatidos 1.919; en 2.004 abatidos 1.962; y en 2.005 abatidos 1.729; lo cual nos arroja un total de 7.300 soldados guerrilleros abatidos. Miembros de la insurgencia desmovilizados El mencionado Informe dice que se han desmovilizado individualmente 4.240 soldados guerrilleros de las FARC y 1.169 del ELN. Capturas de insurgentes Según el Informe se han producido 19.890 capturas de miembros de la insurgencia durante el período presidencial de Uribe Vélez, las cuales están repartidas así: 3.763 en el 2.002; 6.967 en el 2.003; 6266 en el 2.004 y 4.710 en el 2.005. Resultados no encajan La sumatoria de las cifras aportadas por el informe no encajan. Si sumamos el número de abatidos con el de desmovilizados y con el de capturados tendríamos un total de bajas en la guerrilla de 32.599 desde el 2.002 hasta el 2.005. Si el número de soldados guerrilleros de las FARC y el ELN suman 16.170 en el 2.005 según el Informe, y presenta un decrecimiento durante la administración Uribe, nos asaltan varias preguntas: ¿Existen las organizaciones guerrilleras? ¿De dónde salen los 16.429 que arroja la simple resta aritmética? Y si las guerrillas han sido exterminadas, ¿de dónde salen los guerrilleros que han golpeado en Teteyé, en Vista Hermosa, en el Cauca, en Antioquia, en todo el país? Que no es exactamente la “retaguardia” de la insurgencia. Ahora bien, me dirán: es que es en varios años! Ah, ya entiendo. Eso significaría que la guerrilla se reproduce como la verdolaga, que entre más palo le den, 43
  • 44. pareciera que la estimula a diseminarse por cuanto pedazo de tierra encuentra. Lo que demostraría precisamente lo contrario de lo que pretenden demostrar, que le están ganando la guerra a la insurgencia. La única verdad Leer el Informe es realizar todo un acto de fe, apenas se comienzan a analizar los datos nos damos cuenta de que así como están acostumbrados a sobrefacturar en los contratos y cuentas presupuestales, así sobredimensionan y falsean las cifras para darle “contentillo” al candidato-presidente Uribe, que necesita a como dé lugar mostrar un balance favorable de su gestión. Lo único que demuestra el Informe es que los gobiernos de los Estados Unidos y el de Colombia invierten 17,5 millones de dólares diarios en la guerra, mientras tanto la población sufre de hambre y miseria, crece el número de desempleados, aumenta el número de colombianos asesinados por las fuerzas militares-narcoparamilitares (casi 10 mil colombianos durante esta administración), aumenta el desplazamiento (780 mil colombianos durante esta administración), no hay solución al problema de vivienda, no hay solución real a los problemas de la salud, de la educación. La única realidad es que no hay ninguna solución a los verdaderos e inocultables problemas que sufre el pueblo colombiano. También resulta manifiesto como consecuencia de leer el Informe, que a pesar de la inversión de tal cantidad de dólares, a pesar de la “asesoría” de los Estados Unidos, a pesar de sus medios técnicos informáticos y electrónicos, no han podido -ni van a poder- vencer a la insurgencia armada. Tampoco podrán engañar a los colombianos por siempre, porque no hay cuerpo que aguante cien años de mentiras! 16.01.2006 44
  • 45. Del Plan Colombia La valla lo dice todo! Un tema que es fundamental para entender la actual situación colombiana es el Plan Colombia, ahora llamado ‘Patriota’. Tema en el que el gobierno de Álvaro Uribe Vélez está una pasmosa pobreza conceptual –como en todos- y recurre a la mentira para esconder su fracaso. Apela a las frases hueras, al cliché aprendido de memoria, las cuales no convencen a nadie. Ni siquiera a ellos mismos. Pero para ello tiene a los medios burgueses que arman alharaca con las declaraciones de Fachito ineptus Santos, el vice, o Babas Pretelt de La Vega, que histéricos desmienten al New York Times. El Plan Colombia Plan diseñado en el Pentágono, fue entregado al entonces presidente Andrés Pastrana como la ‘alternativa’ a los diálogos en el Caguán, a los cuales se vieron forzados los gobiernos colombiano y estadounidense por los contundentes golpes que las FARC estaban propinando a las fuerzas militares oficiales que había conllevado a la merma de la capacidad combativa de la tropa oficial y a una crisis de la institución castrense. Su primera versión, lógicamente, se conoce en inglés y bajo una metirosa ‘guerra contra las drogas’, su objetivo fundamental era –y es- contrainsurgente, es decir, evitar un triunfo revolucionario en Colombia, para lo cual aplicaban lo contemplado en las Doctrinas de Seguridad Nacional, Conflicto de Baja Intensidad, Documentos Santa Fé I, especialmente el II, el III y, creo, el IV. O sea, en su concepción y en su objetivo general, es un plan para adelantar la guerra contra el pueblo colombiano y sus organizaciones, entre las que contamos la guerrilla de las FARC. Tal Plan contemplaba la ‘inversión’ de cerca 10 mil millones de dólares en 6 años, 7,5 mil millones aportados por el gobierno colombiano –que en realidad ha salido del bolsillo de todos los colombianos- y 2,5 mil millones por el gobierno estadounidense –que han salido del bolsillo de los contribuyentes gringos-, a fin de defender los ‘intereses estadounidenses’ en Colombia, que es lo mismo que decir los intereses de las llamadas ‘multinacionales’. Hoy la cifra real gastada no se conoce, pero se menciona que los Estados Unidos en estos 6 años ha ‘invertido’ 4,7 mil millones, es decir, ha ido más allá de lo que inicialmente contemplaron. En Colombia no sabemos exactamente cuánto han gastado en este nefasto Plan. Pero es indicativo que durante la administración de Álvaro Uribe Vélez, los gobiernos gringos y colombianos han gastado en la guerra 45
  • 46. 13,5 millones de dólares diarios en el 2003, 15 millones de dólares diarios en el 2004, y en el 2.005 gastaron 17,5 millones de dólares diarios. Una revisión rápida de las cifras 16,7 billones de dólares gubernamentales nos muestra que en el 2003 gastado en el Plan gastaron 4.827 millones de dólares, provenientes Colombia en 3 años del 694 millones de USD del gobierno USA (no gobierno de Uribe Vélez. contempla partidas adicionales), y el gobierno colombiano ‘aportaba’ 516 millones recaudados mediante el impuesto patrimonial y 3.617 del presupuesto ordinario. En el 2004 gastaron 5.500 millones, de los cuales 661 millones de USD fueron aportados por USA y el gobierno colombiano ‘aportó’ 134 millones recaudado mediante el impuesto patrimonial y 4.703 del presupuesto ordinario. En el 2005 gastaron 6.400 millones, 674 millones USD aportados por USA y el gobierno colombiano ‘aportó’ 57 millones recaudados con el impuesto patrimonial y 5.638 del presupuesto ordinario. En total el aporte estadounidense en estos tres años de Uribe Vélez ha sido de 2.029 millones, sin contar las partidas adicionales no registradas; por su parte el gobierno colombiano ha aportado 707 millones recaudado del impuesto patrimonial y del presupuesto ordinario ha destinado 13.688 millones; lo cual nos arroja el gran consolidado de 16,7 mil millones de dólares gastados en el Plan Colombia –o Patriota, es lo mismo- en tres años! Resultados del Plan Colombia Los resultados del gasto de tal cantidad de miles de millones en la guerra no podrían ser más desastrosos. Según los funcionarios gubernamentales de ambos países el Plan Colombia era para lograr erradicar la producción, disminuyendo el número de hectáreas sembradas y la interdicción del tráfico. Medidas adelantadas en los países latinoamericanos, especialmente Colombia. El Plan no contempla en ningún momento la ‘guerra al consumo’. El fracaso del Plan Colombia es absoluto si miramos las cifras que los mismos gobiernos publican. 85 mil hectáreas de cultivo de mata de coca –que no cocaína- en el 2006, la misma cantidad que cuando comenzó el Plan. Y si medimos por la cantidad de toneladas que siguen llegando a las ciudades gringas con sus 32 millones de adictos, pues el fracaso es aún más evidente. Si lo analizamos por los golpes propinados a las insurgentes guerrillas de las FARC, pues entonces vemos que es aún más catastrófico. Las FARC están vivitas y coleando, no han sido golpeadas sus estructuras, el Secretariado Nacional no ha sido golpeado, tampoco su Estado Mayor, y por las mismas cifras del ministerio de Defensa, las FARC cada día crecen más, se desarrollan más, se adaptan con asombrosa facilidad a los operativos de las fuerzas militares oficiales y oficiales gringos, los contienen y después pasan a la ofensiva y los golpean cada vez que quieren. No es necesario mostrar casos porque los hay en todo el territorio nacional 46
  • 47. y no solamente en la ‘zona’ del ‘Plan Patriota’, según dicen los medios burgueses, como si no supiéramos que el Plan se aplica a nivel nacional. Si lo miramos desde el punto de vista de los efectos sobre la población es también evidente su aberrancia. Casi 10 mil colombianos víctimas de desapariciones forzadas, masacres y asesinatos selectivos, ejecutados por las fuerzas militares- narcoparamilitares. En tres años 805.000 colombianos víctimas de desplazamiento forzado, sin que el gobierno les atienda sus necesidades. 33 millones de colombianos viviendo en la pobreza, más de 6 millones de desempleados, 3 millones de niños desescolarizados, 2,5 millones de niños víctimas de la explotación de su trabajo, un déficit de vivienda de 2,5 millones y 6 millones de colombianos sin ninguna posibilidad de acceso a la salud. Además las tasas de salud van en franco retroceso, como lo demuestra el hecho de que cada día mueren entre 3 y 5 niños víctimas de la desnutrición, y van más de 700 colombianos el año pasado víctimas del nefasto ‘paseo de la muerte’. Datos que nos causa un escalofrío cuando lo comparamos con la exorbitante cantidad de dinero gastada en una guerra dictada por el amo imperial de la oligarquía colombiana, guerra que baña de sangre inocente el suelo de nuestra Patria. *** Coletilla: Sigo preguntando: ¿En dónde está Carlos Castaño? ¿Será que alguien le creerá a la Fiscalía cuando ‘verifique’ mediante prueba de ADN que el cadáver entregado por ‘Monoleche’ es el de Carlos Castaño? Porque hay que recordarlo, la Fiscalía es un apéndice del Estado, del actual gobierno. Y, mientras tanto Carlos Castaño dándose la ‘dolce vita’ en Canadá, o por qué no en los mismos Estados Unidos, porque ya debe haberse ‘movido’! 05.09.2006 47
  • 48. La conexión oligárquico-narcoparamilitar: contubernio impúdico El contubernio impúdico de la oligarquía tradicional con la mafia en Colombia es de vieja data. Es la oligarquía colombiana la creadora de las monstruosas criaturas del 'asesino de la MotoSierra' y del 'Mochacabezas', así es el Cartel de Medellín el creador del 'sicario de la moto'. Desde los Clubes oligárquicos se traza la 'alta política' narcoparamilitar. En el zaperoco entre la oligarquía tradicional y la mafiosa, la primera le endilga a la segunda sus relaciones impúdicas con el narco-paramilitarismo. Es interesante esta pelea en 'las alturas' por el poder en Colombia. La oligarquía tradicional siente que está siendo desplazada del poder por la oligarquía mafiosa, emergente, cuyos dineros provienen de actividades criminales como el narcotráfico y la expoliación de tierras a campesinos, indígenas, y de las extorsiones a comerciantes y ganaderos. Los orígenes de un contubernio impúdico Pero la oligarquía tradicional quiere 'endilgarle el hijo al socio'. La oligarquía tradicional ha utilizado las estructuras criminales de la mafia del narcotráfico para adelantar sus planes contrainsurgentes -que los colombianos conocemos como Terrorismo de Estado-, y es necesario recordar cómo el experimento de la cúpula militar en Puerto Boyacá, adelantada por el general Farouk Yanini Díaz & cía, aprovechando las estructuras mafiosas del Cartel de Medellín para conformar los grupos paramilitares -en esencia narcotraficantes- les sirvió posteriormente para adelantar su 'guerra sucia' en todo el territorio nacional, no tanto contra la insurgencia como contra la oposición civil, desarmada, inerme, indefensa, aplicando lo contemplado en la Doctrina de Seguridad Nacional de 'secarle el agua al pez': 'el agua' es la población civil, y el 'pez' es la guerrilla. Los creadores de las monstruosas criaturas de los 'asesinos de la MotoSierra' y los 'Mochacabezas' Es de ingrata recordación la participación del coronel israelí Yair Klein en el entrenamiento de las organizaciones criminales narcotraficantes que algunos denominan como 'paramilitares'. La oligarquía tradicional utiliza al Cartel de Medellín -y a las fuerzas militares, claro está- para adelantar el genocidio contra la Unión Patriótica ( U.P.), asesinando 5.000 de sus líderes, incluyendo dos candidatos presidenciales, senadores, representantes a la cámara, diputados, concejales, alcaldes, y líderes, y utilizó al capo Gonzalo Rodríguez Gacha, alias 'El Mexicano' para tal fin macabro y las órdenes eran impartidas desde la Brigada de Inteligencia Militar (BIM). 48
  • 49. La oligarquía tradicional, en el poder con los Betancur, Barco Vargas, Gaviria Trujillo, Samper Pizano, Pastrana, todos sin excepción, adelantaron sus planes contrainsurgentes utilizando las estructuras criminales de lo que yo llamo narco- paramilitarismo, porque ellas nacen en esta etapa del seno del narcotráfico. Extendieron a todo el país el narco-paramilitarismo, cuando no llevaban ellos mismos a los asesinos en los aviones y helicópteros de las Fuerzas Militares para que hicieran el 'trabajo sucio' de asesinar líderes de oposición, sindicales, populares, e incluso pueblos enteros. En muchas ocasiones las Fuerzas Militares actuaban como 'trasvestis', de día vestían camuflado y de noche eran 'paramilitares', como quedó en evidencia cuando las FARC dio de baja a muchos narco-paramilitares y estos portaban carné como miembros activos de las Fuerzas Militares. Es, entonces, creación de la oligarquía tradicional las monstruosas figuras de los 'asesinos de la motosierra' y los 'mochacabezas', así como los 'sicarios de la moto' fueron creación conjunta de Fair Klein y el Cartel de Medellín. Desde los 'Clubes' oligárquicos… Desde los Clubes oligárquicos se ha planificado el Terrorismo de Estado, o se han adaptado las Doctrinas gringas (DSN, Conflicto de Baja Intensidad, Documentos Santa Fé, etc), desde la época de La Violencia en los años cincuenta, como bien nos lo recuerda el periodista sueco, Dick Emanuelsson, en su artículo ¿Desde los clubes se planea la Guerra?, y cita a Gloria Gaitán: 'Mi padre lo gritó a todos los vientos al denunciar que la violencia era un complot satánico que se preparaba desde los clubes donde se reunían jefes liberales y conservadores para pactar y abrazarse'). Desde los clubes oligárquicos se concretan complot satánicos Esos 'Clubes' han sido utilizados ahora 'para pactar y abrazarse' con los narco-paramilitares. El periodista Dick Emanuelsson, el 29 de marzo de 2003 develó esta conexión al mostrar que la dirección dada por los narco- paramilitares al servidor que contrataron en Canadá ( ORBI.COM) para su página web correspondía al Club El Nogal. Decía entonces Emanuelsson: 'El 9 de febrero, dos días después del 49
  • 50. atentado en el Club El Nogal, abrí otra vez el mensaje del 20 de mayo del 2002. Noté con ansiedad la dirección: Colombia Libre (COLOMBIALIBRE-DOM) Cra 6 # 78-89 Bogotá, Cundinamarca 001 CO. Unos de esos jóvenes que son tan geniales en el mundo de computación y de internet, había obtenido los datos de la página de internet del grupo paramilitar AUC dirigido por Carlos Castaño y Salvatore Mancuso. Desde la página se podía leer quien era la persona referente, la supuesta dirección de la oficina donde se elaboraba la página, el teléfono y el fax. Ahí, totalmente público para cualquiera con un poco conocimiento de cómo buscar, estaban los datos .' Está dirección fue borrada de los archivos del servidor dos días después del atentado al Club El Nogal. 50
  • 51. El Club El Nogal El Club El Nogal se convirtió en el epicentro en donde se planificaba la política narco-paramilitar, lógicamente con la anuencia y la participación de la oligarquía tradicional. Es de recordar que este Club contó como uno de sus 'socios' a la viuda de Gonzalo Rodríguez Gacha 'El Mexicano'. 51
  • 52. Y este Club oligárquico se convirtió en la 'oficina' de los narco-paramilitares. Allí se reunió Salvatore Mancuso con 'el 35% de los parlamentarios' narco-paramilitares, allí estuvo alojado -cuando era 'buscado' por las 'autoridades'- en una de las habitaciones del Club a mediados de noviembre del 2002 (Nadie ha respondido la pregunta de quién fue su 'anfitrión'). Allí se reunió Salvatore Mancuso con por lo menos uno de los dueños de la Casa Editorial El Tiempo. El Nogal, epicentro de la 'alta política' de Salvatore Mancuso 52
  • 53. La revista Semana hizo referencia al encuentro entre Mancuso y los congresistas aliados con la AUC el 23 de noviembre: 'Paralelamente a las primeras reuniones, Mancuso se dedicó a mover los hilos de la alta política. En un exclusivo club, al norte de Bogotá, el jefe militar de las autodefensas se reunió con congresistas amigos. A plena luz del día, como si se tratara de un almuerzo cualquiera de trabajo y no una cita con uno de los hombres más buscados por la justicia, Mancuso comenzó por explicarles por qué Castaño -y él mismo- habían decidido no entregarse a la justicia estadounidense. Luego, les pidió a los legisladores su apoyo para encontrar una fórmula jurídica de perdón para sus delitos que no exigiera reconocerles un estatus político. 'Si esa ley finalmente sale, estaría prácticamente listo el 70 por ciento del proceso de paz, aseguró a SEMANA el asesor de uno de los jefes paramilitares.' 53
  • 54. No podrán ahora decir que la revista Semana es subversiva ya que sus propietarios son la Casa Editorial El Tiempo. La lucha por el poder Este es apenas uno de los casos que se han podido conocer. Pero la oligarquía ha utilizado las estructuras criminales del narcotráfico, posteriormente narco- paramilitarismo, para sus propios fines. Y en ella está comprometida toda la oligarquía tradicional. Las denuncias que ahora se están haciendo de los narco- políticos de la Costa Atlántica obedece a la lucha entre estos dos sectores, pero es de recordar que toda la clase política está inmersa en dicho contubernio impúdico. Gobierno de Reconstrucción y Reconciliación Nacional Los Santos están untados de narco-paramilitarismo. El senador Germán Vargas Lleras recibió financiación para su campaña de un narco-paramilitar del Llano. El expresidente López Michelsen tiene sus 'pecadillos' cuando la 'bonanza marimbera'. El expresidente César Gaviria tiene relaciones non sanctas con personajes de la mafia. El expresidente Ernesto Samper Pizano es famoso por sus relaciones con la mafia del Cartel de Calí. Uribe debe renunciar y los colombianos debemos entrar a conformar un Nuevo Gobierno de Reconciliación y 54
  • 55. Reconstrucción Nacional. Y Alvaro Uribe Vélez es un miembro del Cartel de Medellín, llevado por la oligarquía tradicional a la Casa de Nariño como inquilino, que ahora quiere ser sacado por aquellos que le dieron esa casa en inquilinato porque la 'familia' quiere apoderarse de ella. Al pueblo colombiano le queda una única salida. Obligar a 'renunciar' a Alvaro Uribe Vélez y conformar un Gobierno de Reconstrucción y Reconciliación Nacional, que muestre la verdad verdadera, y enrute a Colombia hacia la Paz con justicia social, pluralismo, libertad, independencia y soberanía nacional. Fuentes: - Dick Emanuelsson - Revista Semana. 55
  • 56. Capítulo III Del Plan Colombia al Plan ‘Patriota’ Del Plan Colombia al Plan ‘Patriota’ 57 Las fuerzas del estado están perdiendo la Guerra 58 Los paramilitares han fracasado 58 Plan Colombia: Mitos y Realidades – I 60 Plan Colombia y Plan Patriota 60 Escalofriantes cifras de DH en administración Pastrana- Plan Colombia 60 Plan Colombia: Mitos y Realidades – II 64 Los Mitos 64 Plan ‘Patriota’: Realidades 67 Estadísticas incompletas de violaciones de Derechos Humanos 68 Seguridad Democrática: negación de los derechos de los trabajadores y detenciones arbitrarias 69 Crisis económica y social 69 Plan Patriota hecho añicos 70 56
  • 57. Del Plan Colombia al Plan “Patriota” Aumento del pié de fuerza... mayor represión al pueblo. Ha sido una constante en la historia de Colombia que cada presidente tenga su Plan de Guerra, los cuales han obedecido a los lineamientos dictados desde los centros del poder imperial estadounidense, como si cambiarle la nominación fuera suficiente para producir los ansiados resultados de acabar “el enemigo”. Guillermo León Valencia tuvo su Plan Laso, Julio César Turbay Ayala su Estatuto de Seguridad, César Gaviria su Plan de Guerra Integral y Andresito Pastrana, su Plan Colombia. Álvaro Autodefensas Unidas de Colombia, perdón, quise decir Álvaro Uribe Vélez, no contento con haber heredado el Plan Colombia de Andresito, quiere ahora para congraciarse con su amo, el Tío Sam, llamar al Plan Colombia, “Plan Patriota”, que muestra el cinismo y la desfachatez de AUV al denominar así a un Plan de Intervención Militar Yankee. Llama la atención que la gran prensa de la oligarquía colombiana reseñe el mencionado “Plan Patriota” días después que las FARC-EP, en comunicado fechado el 18 de abril de 2004, y reseñado en ANNCOL y en Rebelión, a la vez que realizaba un análisis de la situación económica, política y social, daba un parte de los resultados de sus acciones guerrilleras durante el año 2003 y lo que va corrido del 2004, a lo largo y ancho de Colombia. Las FARC señalan que “en el año 2003, combatieron en 4.447 oportunidades con la fuerza pública y los paramilitares (promedio de 12.18 diarias) en donde hubo 5.291 muertos entre militares, policías y paramilitares y 4.701 heridos”, además de “las bajas no confirmadas en más de 919 situaciones” y reporta la recuperación en combate de “356 fusiles, 7 morteros, 6 ametralladoras y 12 lanzagranadas, averiamos helicópteros en 99 ocasiones y destruímos 12, derribamos 5 aviones y averiamos 41, destruímos 1 piraña y averiamos 4, también destruímos 1 tanqueta y averiamos 6.” Señalan como bajas propias: “en el año 2003 murieron en combate 542 guerrilleros y 77 milicianos, y fueron heridos 321, lo mismo que milicianos”. 57
  • 58. Las fuerzas del Estado colombiano están perdiendo la guerra En el 2004, las FARC reportan “1.152 acciones militares (12.8) diarias que arrojan 1.373 muertos entre militares, policías y paramilitares.” De parte de las FARC: 43 muertos y 29 heridos. O sea, se mantiene más o menos, la misma tendencia del 2.003. Si nos atenemos a estas cifras, no creemos las de los militares porque siempre riñen con la verdad, la guerra la están perdiendo las fuerzas del Estado colombiano, es decir, hay una proporción aproximada de 1 baja guerrillera por 10 bajas de las Fuerzas Militares-Paramilitares, además de recuperación de material de guerra y destrucción y averías de aviones, helicópteros, lanchas, etc., y la pérdida de la moral combativa de las tropas del régimen. En el mencionado comunicado de las FARC también denuncian la puesta en marcha de un operativo militar gigantesco en el sur de Colombia, semejante al del Plan LASO contra Marquetalia en 1964, cuya “autoría intelectual es del Departamento de Estado y del Pentágono gringo, y con la intervención directa de oficiales de inteligencia del ejército norteamericano”, denuncia que es corroborada por el diario en Tiempo el 25 de abril de 2004, en el artículo “Gobierno pone en marcha el “Plan Patriota, para cambiar equilibrio de la guerra contra las FARC”, en uno de cuyos apartes dice: “El objetivo es desplegar una fuerza de 14.000 ó 15.000 hombres en el sur del país, donde el grupo guerrillero mantiene intacta su retaguardia” y más adelante confirma la autoría de semejante Plan: “Para definir la estrategia, se han producido decenas de reuniones entre el Ejecutivo y la cúpula de las Fuerzas Militares con el Comando Sur y los Departamentos de Estado y Defensa de los Estados Unidos.” Y por si quedara alguna duda, dicen: “La participación de Estados Unidos en esta campaña militar será definitiva, y por eso no sería extraño que los recursos que hasta ahora llegan para el “Plan Colombia” de ahora en adelante sean para el “Plan Patriota”, mencionado que “la ayuda de Washington está diseñada para tres años de ofensiva. Dentro del presupuesto que se distribuirá a lo largo de este año, al menos 110 millones de dólares servirán para fortalecer dicho plan, para el 2005 hay pedidos otros 110 millones de dólares y para el 2006 ya se está elaborando el plan de ese año”. Los paramilitares han fracasado Al imperio no le quedaba ninguna otra carta que jugar. Las fuerzas paramilitares han fracasado en su intento de vencer a la guerrilla colombiana y ha servido para ganarse la condena por los execrables crímenes de lesa humanidad que cometió y aun comete en Colombia, además que están duramente golpeadas por el accionar insurgente y por las guerras intestinas por el control del narcotráfico. 58
  • 59. Las Fuerzas Militares, aun contando con enormes recursos inyectados durante el Plan Colombia, carecen de moral combativa para enfrentar la guerrilla y cada día son golpeadas más duramente por el accionar guerrillero. Ahora solo les queda meterse ellos en la pelea. Primero llegarán, como en Vietnam, en calidad de asesores –ya hay más de 3.000 entre tropas y mercenarios- y al ver que no pueden vencer la guerrilla, irán metiendo cada vez más sus propias tropas, hasta estar metidos hasta la coronilla. Y empezarán a salir, como en Vietnam, en bolsas negras, como ya están regresando también de Irak. De manera que ya estamos advertidos: la invasión gringa está en marcha. No es ningún cuento. Los colombianos de bien, los verdaderos patriotas, debemos prepararnos para desarrollar todos unidos la resistencia a la Invasión Gringa, desarrollando todas las formas de lucha de masas, las legales y las ilegales, sin excepción de ninguna especie, hasta derrotar y expulsar de nuestro territorio al águila imperial. No nos queda otra alternativa que luchar contra el invasor. Nuestro llamamiento a la comunidad internacional para denunciar esta nueva guerra que desata la administración Bush, hijo, al igual que al hermano pueblo estadounidense para frenar las criminales políticas de su presidente y los halcones empotrados en la Casa Blanca y el Pentágono. No queremos más derramamiento de sangre en defensa de los intereses de una minoría parásita y sedienta de riquezas, la cual pone en peligro no solo la vida humana, sino incluso, la vida del planeta mismo. 27Abr04 59
  • 60. Plan Colombia: Mitos y Realidades - I Aumento del pié de fuerza... mayor represión al pueblo. El Plan Patriota, nuevo nombre del Plan Colombia ante el desgaste de su nombre, está siendo objeto de escrutinio por parte de la misma oligarquía, a través de sus medios de comunicación masiva, especialmente el vocero oficioso de la mafia de la Casa de Nariño, toda vez que el Vice, Francisquillo Santos, es hijo de ese medio oligárquico. El Tiempo, especialmente, cada tanto organiza foros sobre ¿se está ganando la guerra?, o sesudos análisis como el último sobre el Plan Patriota, en donde pretende presentar una imagen de imparcialidad que da risa, como si los colombianos no supiéramos por donde le “llega el agua al coco”, y nos presenta el Plan de marras como el Plan más ambicioso de todos cuantos han fraguado las mentes asesinas del pentágono y la oligarquía colombiana. Es una constante en la historia de Colombia que cada presidente ponga en práctica su versión de los planes que el imperio les diseña desde el Pentágono, o desde los centros de “producción ideológica” como Santa Fé. Guillermo León Valencia, tuvo su Plan Laso. Julio César Turbay Ayala su Estatuto de Seguridad. Cesar Gaviria Trujillo –el primo de “Don Pablo”- tuvo su Plan de Guerra Integral. Ernesto Samper Pizano lo aderezó con sus famosas “Convivir”. Andresito Pastrana su Plan Colombia. Y Álvaro Uribe Vélez –miembro del Cartel de “Don Pablo”, el de Medellín- su Plan Patriota, con “Seguridad Democrática”. Es también una constante que todos los presidentes digan que “es el Plan más ambicioso de toda la historia de Colombia para combatir la subversión”, o como quieran llamarla según la palabra de moda que los USA les diga: bandidos, comunistas, narcoguerrilla, terroristas. Y todos han tenido, también como una constante, un rotundo fracaso porque la Insurgencia armada sigue “vivita y coleando”, creciendo y desarrollándose en todo el territorio nacional. Plan Colombia y Plan Patriota 60
  • 61. Ante los golpes contundentes infringidos por la guerrilla –especialmente las insurgentes FARC- a las fuerzas militares-narcoparamilitares del régimen colombiano durante los gobiernos de Gaviria Trujillo y Samper Pizano, el gobierno Pastrana (1998-2002) inicia conversaciones con las FARC, dizque en cumplimiento de su promesa de buscar la Paz, pero que los hechos demostraron era el compás de espera, el tiempo, que necesitaba para adelantar la reestructuración de unas fuerzas militares estatales golpeadas y minadas en su moral combativa por el accionar de la insurgencia armada. En el interín de la zona de despeje y la Mesa Nacional de Diálogo y Negociación, Pastrana recibía del Pentágono el Plan Colombia, destinado a combatir la insurgencia con el pretexto de “Guerra contra las Drogas”. Se invierten en la Guerra, 7 mil 500 millones de dólares por parte del Estado colombiano y 2 mil 500 millones de dólares por parte de los Estados Unidos, a fin de modernizar el aparato de represión estatal y adelantar una guerra total contra las guerrillas, que en Colombia equivale a decir contra el pueblo, en tanto se recorta el presupuesto a la educación y la salud. Estos dineros se invierten en aumento del pié de fuerza, menaje y modernización del armamento, así como aumento de la inversión en Inteligencia (“Porque sin inteligencia no hay operaciones militares”), naciendo la corruptela de las recompensas y el robo de millones de dólares, como el caso de Roony Cháves, el jefe de seguridad del presidente Pastrana. Los generales, comandantes de las fuerzas militares-narcoparamilitares, embriagados por tal cantidad de recursos, de nuevas armas y soldados, y por el apoyo estadounidense, prometen “derrotar la guerrilla en dos meses” (un mito), y los Estados Unidos y la oligarquía colombiana se comen el cuento porque necesitan comérselo. Se inicia el Plan Colombia en el Putumayo, en su primera fase, y su extensión al Catatumbo y al Magdalena Medio, en su 2ª Fase, demostrando que el Plan Colombia era un plan contrainsurgente de aplicación en todo el territorio nacional, y no un plan de “guerra contra las drogas”, toda vez que los cultivos ilícitos se encuentran en ciertas zonas específicas de Colombia, no en todo el territorio nacional. Las verdaderas intenciones de los gringos y la oligarquía colombiana con el Plan Colombia quedaron al desnudo al “pedir” Pastrana al Congreso Estadounidense autorización para que la “ayuda” del Plan Colombia se destinara para combatir la insurgencia con el sambenito de que son “terroristas” (otro mito), argumentación que ni él mismo se la cree, como si la “ayuda” estadounidense no se hubiera utilizado desde siempre para combatir la guerrilla (una realidad), y al tratar de extenderlo a toda la región, con diferentes nombres. 61
  • 62. Los resultados del Plan Colombia están al escrutinio y análisis de todo el mundo. Una insurgencia armada que ha crecido en número y se ha desarrollado en calidad, propinando fuertes golpes a las fuerzas estatales, manteniéndose en pié de guerra en la antigua zona de distensión del Caguán -y en todo el país- en donde funcionaba la Mesa de Negociación y Diálogo, al punto que algunos periodistas corajudos que la visitaron, constataron en el terreno que existía un retén militar y a los cien metros había uno similar de la guerrilla. El presidente Pastrana oyendo los cantos de sirena del Pentágono y los generales colombianos, creyó que podía derrotar a las FARC militarmente, retrocediendo en su posición de buscar una salida negociada al conflicto interno en Colombia y perdiendo la oportunidad histórica de colocar los cimientos para una paz duradera y lo que provoca es “alborotar el avispero” de una guerrilla llevando a cabo acciones militares en todo el país. Al tiempo, desarrollaban su estrategia paramilitar, que lo que dejó fueron unas espeluznantes estadísticas de violaciones de derechos humanos realizadas por sus fuerzas militares-narcoparamilitares, que causa horror a todo el que tiene acceso a ellas, demostrando cuán sanguinario es el Plan Colombia: Año 1999- 402 masacres con 1863 personas asesinadas (aumento del 37 % comparado con el último año de gobierno de Ernesto Samper), 443 desapariciones forzadas (aumento de 137 %), 288.000 desplazados internos; 2.555 ejecuciones extrajudiciales (7 por día). Año 2.000 (Inicio del Plan Colombia): 548 masacres con 2.564 personas asesinadas (un aumento del 137 %), 743 desapariciones forzadas (230%); 304.200 desplazados internos; 3.406 ejecuciones extrajudiciales (9,33 por día); y el registro de 112 sindicalistas asesinados ese año. Año 2.001: más de 800 masacres con 3.043 personas asesinadas; 1.283 personas desaparecidas (mayor 397 % comparado con el último año de Samper); 200.000 desplazados internos, con un aumento en el número de eventos de un 118%; 3.366 ejecuciones extrajudiciales (promedio de 9,22 por día); y 173 sindicalistas asesinados. Año 2.002 (Traspaso de poderes el 8 de agosto): 544 masacres, con 2.447 personas asesinadas, 461 personas desaparecidas, 4.512 ejecuciones extrajudiciales (asesinatos por motivos políticos, promedio de 12,3 por día), más de 300.000 desplazados internos, o sea, 1.000 por día. Escalofriantes cifras en materia de Derechos Humanos durante la Administración Pastrana en aplicación del Plan Colombia: 1. El Plan Colombia se traduce en un aumento del 146% en las víctimas de masacres, 127% durante el año 2000, respecto al año de 1998 (último año de la 62
  • 63. Administración Samper) y un 19% más en el 2001 respecto al 2000. 2. Durante la Administración Pastrana 9.917 personas fueron asesinadas en 2.294 masacres, más del 85 % perpetradas por el paramilitarismo y agentes del Estado. 3. Las desapariciones forzadas aumentaron con el Plan Colombia un 567%, 474 % más durante el año 2.000, comparadas con 1998, y en el 2.001 alcanzaron un 93 % más que en el 2.000. 4. Se produjeron 3.203 personas víctimas de desaparición forzada durante la Administración Pastrana. 5. Durante el año 2000 -año de inicio del Plan Colombia- el desplazamiento forzado interno alcanzó cifras similares al año 1998, mas de 300.000 desplazados, considerado uno de los más dramáticos. 6. Con el Plan Colombia, el número de eventos que ocasionaron desplazamiento forzado aumentó en un 118% en el 2.001. 7. En total Pastrana deja casi un millon de nuevos desplazados, consolidándose un total de más de 2’700.000 desplazados forzados en los últimos 15 años ¿hasta 2002? 8. Las ejecuciones extrajudiciales pasaron de 0.5 por día en 1998 a 8 por día en el 2000, a 9.22 por día en 2001, a 12.3 por día en 2002, en una muestra de la orgía de sangre en la que ha sumido el Plan Colombia al pueblo colombiano. 9. Pastrana deja la triste marca de un sindicalista asesinado cada tres días, o sea, 115 en el 2.000, 173 en el 2.001 y 70 en los primeros 4 meses del 2.002 !!! 10. Pastrana tiene en su haber la escalofriante cifra de más de 26.959 colombianos asesinados durante cuatro años de gobierno (en masacres, ejecuciones extrajudiciales y desaparecidos) 63
  • 64. Plan Patriota: Mitos y Realidades - II La guerrilla en pié de lucha El fracaso del Plan Colombia significó la revisión de éste y durante el gobierno de la mafia narcoparamilitar de la Casa de Nariño de Uribe Vélez, diseñan el mal llamado Patriota, el cual es ni más ni menos la continuidad y el afinamiento del Plan Colombia, pero con mayor injerencia estadounidense. Los mitos Queremos en primer lugar señalar los mitos – o “los cuentos de Chiribiquete”- que los medios de comunicación de masas al servicio de la mafia de la Casa de Nariño (Cartel de Medellín, en su versión II) y en el tercer artículo de esta serie mostrar las violaciones de los derechos humanos en desarrollo del Plan Patriota. Cuento de Chiribiquete 1: “Nunca antes se había desplegado una fuerza de 18.000 hombres para una sola misión”. En realidad siempre han movilizado grandes contingentes de tropa para adelantar sus operativos contra las fuerzas insurgentes; por ejemplo, durante el Plan LASO (Latin American Security Operation) en 1964 desplegaron más de 16.000 militares, además de la aviación. Durante la operación Thanatos contra la ex-zona de distensión del Caguán movilizaron más de 6.000 efectivos. Cuento de Chiribiquete 2:”Nunca antes Estados Unidos se había metido de manera tan directa en la guerra contrainsurgente en el país”. En realidad, Estados Unidos siempre ha estado metido de manera directa en todos los planes contra- revolucionarios en Colombia. Lo dicen la Doctrina de Seguridad Nacional, la Doctrina del Conflicto de Baja Intensidad y los Documentos Santa Fé. ¿Es un rol indirecto tener más de 3000 asesores militares en Colombia -algunos de los cuales se dedican a traficar coca hacia su país- y financiar cada año la guerra con cientos de millones de dólares? A los gobiernos de Estados Unidos y Colombia, la guerra les cuesta 15,7 millones de dólares diarios. (Fuente: Codhes) ¿Cuántas escuelas, pupitres y hospitales se construirían y sostendrían con tal cantidad de dinero? Ningún niño moriría como el niño Nicolás Neira Álvarez, de 15 años, que murió sin atención médica después 64
  • 65. de la tremenda paliza que le propinaron los encapuchados asesinos que pertenecen a la ESMAD, por el simple hecho de participar en las manifestaciones del 1º de Mayo en Bogotá. Cuento de Chiribiquete 3:” Uribe cree que ésta es la campaña libertadora del siglo XXI y por ahora tiene asegurados sólo 20 meses para ganarla, no por otra razón se empeñó en la reelección.” Dos mentiras en una. En términos militares estrictos una campaña libertadora es contra un enemigo extranjero –o uno interno- que mantiene sojuzgada una nación. ¿Libertadora de qué? ¿Del poder imperial de los Estados Unidos? Ahora bien, quién le cree ese cuento de que quiere la reelección para ganar la campaña libertadora. No será más bien que tiene veinte meses para tratar de ganar la reelección… Cuento de Chiribiquete 4:”Para el gobierno del presidente Álvaro Uribe, el 'Plan Patriota' es la batalla final contra las Farc. "Los vamos a sacar de sus madrigueras", ha dicho. Este es el plan militar que penetró en 30 años de retaguardia de la guerrilla en las selvas del sur del país para intentar debilitarla y provocar así el principio del fin de la guerra.” Un ejército irregular, que desarrolla una táctica de guerra de guerrillas, no tiene ni retaguardia ni “madrigueras”; se mueve, se desplaza contínuamente por todo el territorio, como bien lo aseveró a ANNCOL el Comandante de las FARC, Raúl Reyes. Todos los presidentes colombianos, y sus cúpulas militares, han tenido la pretensión no sólo de debilitar, sino de vencer la guerrilla. ¿Cuántos presidentes ha visto pasar Manuel Marulanda Vélez, Comandante en Jefe de las FARC? ¿Cuántos generales se han retirado sin cumplir sus sueños de matar al mítico comandante de las FARC? Precisamente por estos días el Comandante Raúl Reyes ha planteado la salida política al conflicto interno que vive Colombia. Sentarse a dialogar sería, ese sí, “el principio del fin de la guerra”. Cuento de Chiribiquete 5: “Uribe como Bush en Irak, no puede dar marcha atrás. En el Plan Patriota tiene invertido un alto porcentaje de su capital político y en materia de estrategia militar puso todos los huevos en el mismo canasto. (…) desde el comando general responden que era preciso consolidar la presencia del Estado en esas zonas, para evitar el fraccionamiento del país”. Evidentemente que puede dar marcha atrás, pero su falta de capacidad política y su sujeción a los dictados del imperio –por aquello de su pasado-presente narcoparamilitar- se lo impide. Es un cuento también lo que dicen los generales del Comando General: Las FARC no pretenden el fraccionamiento del país, nunca lo han planteado en sus documentos y si lo quisieran ya lo hubieran hecho, que capacidad militar no les falta. Las FARC quieren todo el poder, o sea, acabar con el régimen imperante y construir uno nuevo desde sus cimientos; siempre lo han 65
  • 66. planteado en sus documentos y hacia allá apunta su propuesta de un Gobierno de Reconstrucción y Reconciliación Nacional. Cuento de Chiribiquete 6: “El presidente Uribe hizo el anuncio el 31 de diciembre porque hasta los guerrilleros ven televisión ese día”. Con tal aseveración demuestran una ignorancia del “enemigo” que pretenden combatir. La guerrilla no ve televisión el 31 de diciembre. Ese día, si la situación de orden público lo permite, celebran una fiesta que incluye cena, baile y uno que otro traguito, hasta la hora que fijen, o si no lo celebran como lo celebró la guerrilla cubana el 31 de diciembre de 1959. Aseveraciones como las que hemos reseñado de los “cuentos de Chiribiquete”, son apenas una muestra de la total ignorancia del presidente Uribe, de los mando militares colombianos, y de los militares y gobernantes estadounidenses, sobre lo que se llama la insurgencia colombiana, amén de errores conceptuales abismales. Errores ideológicos y en la concepción militar llevan a desastres como los del Plan Colombia, ahora llamado Plan Patriota. La realidad está ahí, para que la vea el que la quiera ver, para que la sienta el que la quiere sentir. El Plan Patriota, nueva versión o versión reciclada y maquillada del Plan Colombia, es un Plan Nacional contra el conjunto del pueblo colombiano, que no ha significado debilitamiento de la estructura de las guerrillas y que sí ha significado una orgía de sangre del pueblo, traducida en violaciones de los derechos humanos de campesinos, obreros, estudiantes, mujeres, niños… 11.04.2005 66
  • 67. El Plan Patriota: Realidades Ejército del pueblo El Plan Patriota con “Seguridad Democrática” ha significado la inversión de millones de dólares para no lograr el resultado que esperan: vencer a las FARC. Casi 16 millones de dólares invertidos diariamente en la guerra, equivalentes en promedio a 32.500 millones de pesos, es muestra de la mentalidad criminal y perversa de los gobernantes de Estados Unidos y de la mafia narco-paramilitar de Casa de Nariño. El Plan Patriota, como su antecesor el Plan Colombia, lo que ha arrojado como resultado es una vorágine de sangre del pueblo y las violaciones de sus derechos humanos en muestra fehaciente de que la Doctrina de Seguridad Nacional y sus sucedáneos, está en plena vigencia, atacando al “enemigo interno”, en el cual incluyen no sólo la insurgencia, sino también todo aquel que desarrolle luchas de carácter político legal, reivindicativas, o por el simple hecho de residir en zonas de presencia guerrillera, recibiendo su impacto organizaciones políticas de oposición, de derechos humanos, sindicales, e incluso, cualquier tipo de organización popular. Al dictado del Plan Patriota y de la política de “Seguridad Democrática” todas las instancias del poder del estado, es decir, ejecutivo, legislativo, judicial, incluyendo, no faltaba más, la para-fiscalía, entran a ser parte del dispositivo de guerra, y se trata de forzar a la población a involucrarse en la guerra a favor del Estado (red de informantes, soldados campesinos, niños policías, etc). Tal concepción se traduce en la violentación de todo aquel que no siga los dictados de las fuerzas estatales-paraestatales. Arrasamiento de derechos individuales y colectivos, persecución de sectores sociales nunca antes visto, por ejemplo, persecución de la mujer y los niños, muestra un grado de sevicia tal que causa asco. Especial importancia le damos a la persecución de defensores de derechos humanos, estigmatizados de ser auxiliadores de la guerrilla, buscando extender un manto de silencio en las violaciones consuetudinarias de los derechos humanos e impedir su registro, a fin de mostrar una “mejoría en las cifras”, pero un sustancial incremento en la realidad. Desde el inicio de la administración del personero de la mafia narcoparamilitar de la Casa de Nariño, Uribe Vélez, se ha pretendido “ocultar” las violaciones de los 67
  • 68. derechos humanos por parte de las fuerzas militares-narcoparamilitares, con el fin de engañar la comunidad internacional que ha venido cuestionando seriamente tal proceder, a través de ONG’s y de las Naciones Unidas. En ese orden de ideas, la pretensión del gobierno narcoparamilitar de Uribe Vélez es que la ONU y toda la comunidad internacional, lo acompañen como testigos mudos, al estilo del Sr. Caramagna de Suecia, representante de la OEA, para que con su silencio y su presencia avalen su política de guerra y los desafueros y las violaciones de los derechos humanos de los colombianos. Estadísticas incompletas de violaciones de derechos humanos Las cifras que presentamos a continuación adolecen de incompletitud, no por la incompletitud inherente al observador, sino producto de la incompletitud resultado de la persecución de los defensores de derechos humanos y del terror sistemático y generalizado contra poblaciones enteras para impedir que denuncien tales violaciones y así invisibilizarlas. En el año 2.003 se registraron 317 masacres con 1.440 víctimas (un promedio de 4,54 por masacre), 80 % producidas por agentes estatales y paraestatales; casi 500 desapariciones forzadas, y 3.313 homicidios políticos (ejecuciones extrajudiciales), 85 % por fuerzas estatales. Fueron desplazados 285.000 personas, especialmente campesinos e indígenas, y sus tierras pasaron a “propiedad” de sus desplazadores, los narcoparamilitares. (Es de resaltar que en los últimos 5 años, los narcoparamilitares se han apropiado de 5 millones de hectáreas de los campesinos e indígenas desplazados). En el año 2.004 se registraron entre 102 y 462 masacres, 139 desapariciones forzadas y 287.581 personas fueron desplazadas, aunque el gobierno Uribe habla de una reducción del 38 %. Carecemos de cifras de ejecuciones extrajudiciales y de sindicalistas asesinados. En lo que va del 2.005 se registraron en el 1er trimestre, 1.037 ejecuciones extrajudiciales y 61.996 personas fueron desplazadas, o sea, que cada día 11 personas son asesinadas y 778 son desplazadas, casi el 90 % de ellas por las fuerzas militares-narcoparamilitares. De continuar esta tendencia se producirían más de 4.000 ejecuciones extrajudiciales (asesinatos políticos de sindicalistas, dirigentes de partidos de izquierda, mujeres, niños, líderes populares), y 250.000 personas serían desplazadas. No faltan aún los datos de masacres y víctimas de ellas. Según cifras de CODHES, de la Conferencia Episcopal, “el gobierno nacional anunció recursos por 575 mil millones de pesos para atender una población estimada por el mismo gobierno en 1.540.000 (alrededor de 373.376 pesos por persona en promedio) para los años 2004 y 2005. El Departamento Nacional de Planeación concluyó que para atender integralmente la misma población desplazada se requieren 4.8 billones de pesos. (…). No es clara la especificidad de los recursos que se confunden con inversión social para poblaciones en situación de 68
  • 69. vulnerabilidad y pobreza”. Es decir, hay un déficit de 3.3 billones de pesos para atender la población desplazada, si creyéramos en las cifras oficiales, las que los colombianos no creemos porque siempre están falseadas. “Seguridad Democrática”: Negación de los derechos de los trabajadores y detenciones arbitrarias Dice el Comité Permanente para la Defensa de los Derechos Humanos (CPDH): “La apertura al dialogo que el gobierno colombiano ha tenido con integrantes de estructuras paramilitares, no se corresponde con la actitud asumida frente a diversos sectores sociales y sindicales, que han desarrollado diversas acciones para la reclamación de sus derechos, en donde el ejercicio de los derechos a la asociación y manifestación, han recibido un tratamiento militar. …Un caso demostrativo es la ocupación militar de las instalaciones de la empresa estatal Telecom y su consecuente liquidación, desconociendo el derecho al trabajo y organización sindical de los trabajadores. A su vez, la negación del derecho a la contratación colectiva, que ha sido evidente en el caso de la Empresa Colombiana de Petróleos – Ecopetrol. …Paralelo a ello, la aprobación de una reforma laboral, que promueve la inestabilidad laboral y recorta los derechos de los trabajadores, así como el proyecto de reforma pensional, que hace prácticamente imposible llegar a disfrutar de la misma, agravan la vigencia de los derechos económicos y sociales durante este periodo.” Según la Fundación Comité de Solidaridad con los Presos Políticos entre septiembre de 2002 y diciembre de 2003, un total de 6.038 personas fueron detenidas, de las cuales 4.846 corresponden a detenciones masivas (en donde fueron privadas de la libertad 20 o más personas), siendo 3.939 de dichas detenciones arbitrarias. Dado el carácter arbitrario de las mismas, la libertad fue restablecida a 3.750 de los detenidos. Preocupa especialmente que las detenciones arbitrarias se hayan incrementado durante septiembre y octubre, previo a las elecciones de mandatarios locales y aprobación del referendo, ello posterior a que el Ministro del Interior y la Justicia señalara que las “Farc resultaron amigas de los abstencionistas”. (Ver en: Colombia: Informe Estadístico de Derechos Humanos 2003. CPDH). Es decir, la “Seguridad Democrática” se aplica con la intencionalidad retaliatoria con todo colombiano que no se ponga del lado del Estado, aplicando el principio fascista de “quien no está conmigo, está contra mí.” Crisis social y económica La política demencial y perversa de guerra impuesta al pueblo colombiano por los Estados Unidos y por el gobierno narcoparamilitar de Uribe Vélez, ha conllevado al abandono de las obligaciones del Estado en el campo económico y social. 69
  • 70. Según el propio vocero de la mafia de la Casa de Nariño, El Tiempo: “ 64 por ciento de la población colombiana vive por debajo de la línea de pobreza”. (Editorial El Tiempo, 1o mayo 2005). Si a ello le sumamos el 21 % de la población económicamente activa desempleada y cifras de analfabetismo del 18 %, nos muestra que la política de guerra imperial ha profundizado los desajustes sociales y se convierten en “caldo de cultivo” de lo que dice se quiere combatir. La economía sigue en crisis y según palabras del nada subversivo LUIS CARLOS SARMIENTO, uno de “los dueños del país”: Colombia está "desoladoramente rezagado" frente al resto de América Latina. Las cifras son elocuentes: mientras Argentina, que pasó por crisis económicas con pocos antecedentes en la región, tuvo el año pasado un ingreso por persona de 3.954 dólares, Colombia apenas llegó a 2.213. Esta cifra equivale a casi la tercera parte de la de Chile (6.072) y está por debajo de la del Perú (2.482), que además de tener una economía menor no ha estado exento de adversidades.” …El porcentaje de la población pobre (definida como la que tiene un ingreso de solo un dólar por día) pasó del 60 al 64 por ciento entre 1995 y 1999, mientras que en Chile bajó del 19 al 17 por ciento.” Y el oligárquico Sarmiento, uno de los grandes favorecidos con la política económica del miniführer Uribe, propone contribuir “con sus esfuerzos y los del sector financiero” para duplicar el ingreso per cápita, pero en 20 años!, o sea, veinte años más en que el parásito sector financiero colombiano le chupará la sangre a los trabajadores y cuando se logre, ya el oligárquico Sarmiento estará más que muerto, rindiéndole cuentas al diablo. Plan Patriota hecho añicos El Plan Patriota, un plan de guerra nacional, ha sido hecho añicos por el accionar de la insurgencia armada que, no sólo ha resistido el embate de las tropas de las fuerzas militares-narcoparamilitares, con la directa asesoría militar gringa, sino que ha pasado a la ofensiva como lo muestran los operativos guerrilleros en diversas partes del país. No sólo las cifras resultado del combate directo, sino también las cifras económicas y sociales que han publicado diferentes sectores de la sociedad civil, son muestra de que el Plan Patriota no satisface los anhelos de la inmensa mayoría de los colombianos y que es un completo y estrepitoso fracaso para los promotores de la guerra en Colombia. Con sólo 10 millones de dólares diarios de los destinados a la guerra, es decir, más de 2.400 millones de pesos diarios, entraríamos a sentar bases para resolver el conflicto social y la crisis económica que padece el pueblo colombiano. Por ello, considero que “el futuro de Colombia no puede ser la guerra civil”. En momentos en que la política la hacen los fusiles, se hace imperioso que alcemos 70
  • 71. nuestra voz exigiendo al gobierno Uribe una salida negociada al conflicto interno que vive Colombia, así no lo quiera él reconocer, cuyo paso previo es el inaplazable e imperioso intercambio humanitario de prisioneros. Es de descomunal importancia política el pronunciamiento del comandante de las FARC, Raúl Reyes, en el sentido de mantener la disposición de ese movimiento guerrillero, que no terrorista, de dialogar para avanzar en la búsqueda de una salida política negociada del conflicto interno y su disposición a iniciar los contactos necesarios para comenzar ya. Las cartas están abiertas sobre la mesa, a quién le toca jugar… 12.05.2005 71
  • 72. Capítulo IV Consecuencias del Plan Colombia Plan Colombia: consecuencias en el ser humano 74 Impacto del Plan Colombia en la mente de los colombianos 75 Los cuervos sanguinarios 77 Agua y petróleo: Objetivos del Plan Colombia 79 Colombia y Venezuela: destinos comunes 80 Las fosas comunes 83 Responsabilidad por administraciones 83 ¿Qué pasa en las Fuerzas Militares? 87 Desapareciendo desaparecidos 90 Las desapariciones forzadas por administraciones 91 Crimen de Lesa Humanidad 92 ¿Quiénes desplazan y desaparecen colombianos? 93 El desplazamiento forzado 93 ¿Desplaza la guerrilla? 94 Desapariciones forzadas 94 Crisis humanitaria 96 Pobreza y desplazamiento 97 La pobreza en Colombia 97 El desplazamiento forzado 98 Causas de la crisis humanitaria 99 Niñez y juventud sin futuro 100 Los niños asesinados 100 Estadísticas de la situación de la niñez y juventud 101 Niñez y juventud y desplazamiento 102 Explotación del trabajo infantil y abuso sexual 102 No futuro para niños y jóvenes 103 Masacres en Colombia: Revisión Histórica – II 104 72
  • 73. Masacres en Administración Ernesto Samper 104 El aporte de Andrés Pastrana 106 Masacres a partir del año 2000 – Plan Colombia 108 “Bebían, bailaban y celebraban mientras nos mataban como a cerdos” 109 ¿Cambio táctico? 110 Mujer y conflicto I 112 Mujeres víctimas de violaciones de DH 113 Mujeres afectadas por masacres 113 Mujeres víctimas de homicidios selectivos 114 Mujeres víctimas de desaparición forzada 114 Mujer y conflicto II 116 Las mujeres en el gobierno de Uribe Vélez 116 Mujeres afectadas por masacres 116 Mujeres víctimas de homicidios políticos 117 Mujeres víctimas de homicidio societal 117 Mujeres víctimas de desaparición forzada 118 Amenazas políticas 118 Violencia contra las mujeres 119 La lucha de la mujer colombiana 119 OEA avala uso de Glifosato como arma química 121 Los herbicidas y las multinacionales 122 Efectos ambientales y sobre la salud 123 Criminal Plan 124 La salud otra víctima oligárquica 126 La reforma gavirista 126 Salud enferma 127 Cierre de hospitales 127 La propuesta del miniführer ‘doptor Varito’ 129 La salud en un Gobierno de Reconstrucción 129 Salud, pobreza y guerra en Colombia 130 La salud 130 La pobreza 131 La guerra 132 Un día sin guerra 133 Una vida en paz 133 Desaariciones forzadas y asesinatos selectivos 134 Desaparición típico crimen de Estado 135 ¿Quiénes son las víctimas de Desaparición forzada? 136 Los asesinatos selectivos 136 73
  • 74. El Plan Colombia: consecuencias en el ser humano El Plan Colombia diseñado por el Pentágono y el Departamento de Estado Estadounidenses, al igual que el Plan LASO en la década de los sesenta del siglo XX, no puede sino traer como consecuencia la violentación del ser humano. No podía ser de otra manera, la guerra perjudica, en últimas, siempre y por siempre, a la población civil no inmersa en el conflicto. Y deja enormes secuelas en la psicología de los pueblos. Ejemplos hemos tenido a montones a nivel mundial y especialmente en Colombia. Durante la llamada primera violencia -de los años cincuenta del siglo XX- desarrollada desde el aparato estatal para lograr la hegemonía de un partido político, la primera víctima fue la población civil. Son ya conocidas las escalofriantes cifras de más de 300.000 muertos y más de un millón de campesinos desplazados. Ello produjo la emergencia de "nuevos ricos", en la muestra elocuente y palpable de que la violencia ejercida desde el aparato estatal es una forma de acumulación capitalista en Colombia. El desarrollo del Plan LASO (Latin American Security Operation) se inicia con el ataque a casi cincuenta campesinos en la vereda Marquetalia (Departamento del Tolima, centro del país) en el año 1964, lo cual significó el arranque de lo que los historiadores llaman el 2º período de violencia en Colombia, período que se extiende hasta nuestros días. Los ideólogos gringos han diseñado variados planes para mantener su injerencia en Colombia. Y todos los Presidentes colombianos los han llevado a la práctica. Citemos algunos: Laureano Gómez (1.950-1951): Asesinato de Gaitán. Guerra al comunismo. Primera violencia. Guillermo León Valencia Muñoz (1962-1966): Plan LASO. Julio César Turbay Ayala (1978- 1982): Estatuto de Seguridad. 74
  • 75. César Gaviria Trujillo (1990- 1994): Guerra Integral. Andrés Pastrana Arango (1998- 2.002): Plan Colombia. Álvaro Uribe Vélez (2.002- 2.006): Plan Colombia, Plan Seguridad Democrática. Es precisamente durante la administración AUV (extraña similitud con AUC, cierto?) que se desarrolla el grueso del Plan Colombia, complementándolo con su Plan de ‘Seguridad Democrática’ que no es más que el terror estatal total, la fascistización absoluta de la vida de los colombianos, y cuya aplicación es palpable en el Arauca, Putumayo, Nariño, Santa Marta, etc. La inversión gringa de más de 2.500 millones de dólares y los 7.500 millones que debe aportar el gobierno colombiano ha traído como consecuencia un incremento en el presupuesto de guerra en un 38 %, a expensas del rubro del sector social: Educación, Salud, proyectos sociales. Ello ha llevado a cierre de hospitales en todo el país (como la Hortúa en Bogotá, otrora orgullo de los sectores populares), merma en la educación (por ejemplo, en el Departamento del Magdalena según informa el periódico Hoy Diario del Magdalena casi 250 mil niños no pueden asistir a las escuelas), inversión menguada en la generación de empleo: 21% de la PEA desempleada, más de 30 millones en la pobreza, más de 8 millones de colombianos en la pobreza absoluta. Impacto del Plan Colombia en la mente de los colombianos El estudio de Salud Mental y Estilos de Vida, entregado por el Ministerio de Protección Social y reseñado por el diario El Tiempo de Bogotá, el 27 de marzo de 2004, nos muestra la situación preocupante en materia de salud mental de los colombianos, la cual dicho sea de paso, no es nada nuevo. Dicho informe señala que "el 40,1 % de los colombianos, entre 18 y 65 años de edad, ha sufrido algún tipo de trastorno mental" y que "al menos el cincuenta por ciento de los casos tiene relación con los problemas de violencia que padece el país y con la situación económica." Tamaño descubrimiento debe haber dejado ardiendo el cerebro de los investigadores y del flamante ministro de Protección, Diego Palacio. No se necesita ser un erudito siquiatra para saber que la violencia deja una marca indeleble, como una cicatriz, en el cerebro de quien la padece. Eso lo vivimos a diario los colombianos. El esperar ser asesinado, desaparecido, arrestado sin fórmula de juicio, torturado, vejado, etc, forma parte de los fundados temores diarios y permanentes de la inmensa mayoría de los colombianos. Tampoco se necesita ser un erudito para saber que esa violencia va produciendo cambios en la actividad cerebral de la población, grabando en el cerebro una historia de violencia, que tarde o temprano se manifiesta en forma violenta. 75
  • 76. Pero lo que no investiga el estudio en mención es de dónde viene esa violencia. A los colombianos nos enseñaron la violencia los detentadores del poder. Desde siempre en la historia colombiana los detentadores del poder han ejercido la violencia como forma de ejercer ese poder. Para mantenerse en él, como forma de generar acumulación capitalista y como forma de tenencia de la tierra (la propiedad privada). Es desde el Estado desde donde se le ha enseñado al colombiano lo que es la violencia, y es precisamente ese colombiano común y corriente la víctima de esa violencia. Recordemos no más apenas en los albores de la naciente república las guerras civiles desarrolladas en disputa del poder. Recordemos en 1.948 el asesinato de Jorge Eliécer Gaitán, ordenado por Laureano Gómez y los gringos, y la violencia subsiguiente desarrollada por los militares y los paramilitares de entonces -la chulavita-. Y ya más recientemente, la violencia que desencadenó el Plan LASO hasta el día de hoy. Igualmente el estudio señala que "los trastornos de salud y enfermedad mental en un 42 por ciento están determinados por factores medioambientales." Nos preguntamos: ¿Cuáles son esos factores? ¿Serán acaso la falta de oportunidades de estudio, de acceso a la salud, de empleo, de tener una vida digna? ¿Será por las masacres, las desapariciones, las torturas, las violaciones? Además, ¿cuáles son las manifestaciones psicológicas de la falta de oportunidades? Lo que sí queda claro del estudio de marras es que casi la mitad de la población padece trastornos mentales por factores medioambientales, es decir, que la situación de guerra total que desarrolla el Presidente Alvaro Uribe Vélez, a través del Plan Colombia y su Seguridad Democrática, está volviendo "LOCOS" a más de 20 millones de colombianos. Y, ¿esos 20 millones de colombianos, no son los mismos sumidos en la pobreza y el abandono oficial? Qué enorme coincidencia!!! Qué más quisiera AUV. Sus contendientes políticos, es decir, los líderes de partidos de izquierda, los sindicalistas, los maestros, los defensores de derechos humanos, los líderes populares y comunales, todos están siendo eliminados de manera sistemática por sus militares y paramilitares, y además, como consecuencia de esa guerra preventiva psicológica, a la mitad de la población la está volviendo loca. Y como si fuera poco "el 4,9 por ciento de los colombianos", o sea, 2 millones de colombianos, piensan en el suicidio como una solución a sus problemas. Lo que no analiza el estudio es el impacto psicológico del desplazamiento en más de 3 millones de colombianos. Lo que no analiza es el impacto psiquiátrico en un joven cuya familia es asesinada, desaparecida, torturada... ¿Qué pensará un joven, o cualquier persona, ante la masacre de su familia? ¿Qué huellas deja en su cerebro? ¿Podrá realmente ese joven o persona, racionalizar la falta de sus seres queridos? Un joven cuya familia es masacrada pensará en primera instancia en: ¿Para qué la vida? ¿Para qué vivir si toda tu familia ha sido asesinada? ¿Cuál es el objetivo de vivir? ¿Cuál es la razón para vivir? Ninguna!!! De ahí a tomar una decisión drástica solo hay un paso. O tiene Ideación Suicida. O 76
  • 77. piensa en la venganza. De continuar el actual estado de cosas y se mantiene la actual tendencia en los trastornos psiquiátricos de los colombianos, no está lejano el día en que veamos a víctimas de la violencia ejercida por el Plan Colombia, a quien los paramilitares o los militares, que es lo mismo, han asesinado toda su familia, ejerciendo la venganza al estilo Hamas. Qué más salida le queda a un joven, sin oportunidades de ninguna clase, a quien le asesinan toda su familia sino "explotarse", "inmolarse", "vengarse", llevándose a más de un representante del régimen... De esta manera cumpliría un doble propósito: se quita la vida -se suicida- y al mismo tiempo ejerce venganza. Los cuervos sanguinarios En desarrollo de sus planes imperiales y su estrategia violenta, los diferentes regímenes colombianos han creado sus cuervos sanguinarios. Los han criado y después de utilizarlos, los asesinan por miedo. Durante la primera violencia (década de los cincuenta del siglo XX) crearon la chulavita -policías de civil que atacaban a sus contendientes-. Es escalofriante la descripción de las violaciones de mujeres y niñas, el asesinato mediante el "corte de franela" (machetazo que cercenaba la cabeza del cuerpo a nivel de la parte inferior del cuello) y la sevicia con que mataban estos "representantes de la ley" que salvaguardaban "la libertad y el orden" de la "amenaza comunista". Son también célebres los llamados "bandoleros" -antiguos guerrilleros liberales que se acogieron a la paz de Rojas Pinilla (1953-1958) y fueron utilizados contra los guerrilleros comunistas- y sus acciones contra la población civil. Son de ingrata recordación los nombres de Efraín Gonzáles, Sangre negra y otros. En la segunda violencia, los gobernantes colombianos y sus militares han imbuido a soldados, suboficiales y oficiales de las Fuerzas Militares de la Doctrina de Seguridad Nacional, esperpento diseñado por el Pentágono, que vuelve su mente paranoica y ven como enemigos a campesinos, obreros, estudiantes, sindicalistas, periodistas, etc, es decir, los enemigos según su mente distorsionada son su propia gente. También han creado los paramilitares, aliándose impúdicamente con los narcotraficantes, ganaderos y terratenientes, verdadero ejemplo de hasta dónde llega la deformación mental y la falta de moral y ética de estos señores. Masacran no una o dos personas, si no que asesinan veinte, treinta, cincuenta, cien personas en una sola misión. Y no contentos con ello, con sevicia impúdica, los van matando por pedacitos, con motosierras, desmembrando sus cuerpos y arrojándolos a los ríos para que no los encuentren, en una deformación psiquiátrica que es sevicia y odio para con la víctima y, a la vez, temor de que la aparición de su cuerpo genere repudio en el resto de la población y temor a la perdurabilidad de las ideas del muerto. Los ejemplares de esta especie más conocidos son Carlos Castaño -quien tuvo la impudicia de publicar un libro en que narraba sus "proezas"- Salvatore Mancuso, Hernán Giraldo. 77
  • 78. De igual manera, dudamos de la salud mental del presidente AUV, así su psiquiatra, el Doctor Ternura, diga lo contrario. Una persona que resuma odio en todas y cada una de sus intervenciones, perturbado por el recuerdo de la muerte violenta de su padre, solo piensa en venganza. No hay magnanimidad en su pensar, que sería lo menos que le podríamos exigir a un Presidente de la República. Los colombianos debemos convencernos que el nombre del presidente está inscrito en el 42 % de los colombianos que padecen trastornos y alteraciones psiquiátricas. No de otra manera se explica que crea que el Doctor Ternura, por su condición de psiquiatra, está capacitado para ser Comisionado de Paz. Proyección, le llaman los psicólogos, a esta figura psicológica de ver en los demás mis problemas psiquiátricos. Definitivamente, Álvaro Uribe Vélez no tiene nada de que enorgullecerse como presidente de los colombianos. 31 de marzo de 2004 (Publicado con el permiso de Joselito Mamatoco) 78
  • 79. Agua y petróleo: Objetivos del Plan Colombia Aumento del pié de fuerza... mayor represión al pueblo. La Amazonía y el Orinoco (incluyendo Los Llanos colombianos y venezolanos), son las zonas más ricas en agua dulce de América. Y el imperio quiere ser dueño de tan enorme reserva de agua para cuando la puedan privatizar y convertir en mercancía, quizá la mercancía más valiosa que pueda tener el capitalismo. Desde los ochenta se produce el agotamiento de las reservas del combustible fósil en territorio estadounidense. Cada día que pasa es más dramática la vida de millones de personas en el mundo, ubicadas en la zona de los "excluidos", o sea, los países del tercer mundo. Los imperios se han apropiado de los recursos naturales de todos los países por ellos colonizados, y adelantan el sometimiento de esos pueblos por medio de la violencia, es decir, por medio de la guerra. En una época la hicieron para expandir sus fronteras y capturar "esclavos", posteriormente fue para disputarse los territorios y sus "mercados"; en el momento actual, ¿qué mueve al imperio a desarrollar la guerra? Además de la presión ejercida por los halcones del complejo industrial-militar que usufructúan el poder en USA, está la necesidad del imperio de apoderarse de todos los recursos existentes en el planeta, a fin de paliar su crisis interna. El imperio tenía dos posibilidades a seguir para enfrentar su creciente crisis: una, permitir la real democratización de la vida de los pueblos bajo su tutela, la otra la implantación del fascismoa nivel mundial para poder apoderarse de TODO lo existente en el planeta. Después del 11 de septiembre -ya sabemos de cual- el imperio aprovecha el ataque permitido por ellos ya que les servía de excelente excusa para escoger el 79
  • 80. segundo camino, y desarrollan la guerra de Bushito, ya que el "cow-boy" quería imitar a su papito. Ataca Afganistán so pretexto de perseguir a Osama y los talibanes, posteriormente ataca a Irak so pretexto de buscar armas de exterminio masivo en poder de Hussein. Y en ambas guerras, el "cow boy" Bushito no las tiene todas consigo. En Afganistán, no encuentran a Osama (algunos dicen que sí, pero que lo tienen escondido en Guantánamo para sacarlo a la luz en el momento en que Bushito lo necesite para la re-elección) y lo que logró fue alborotar el avispero de los 1.500 millones de seguidores del Islam que ven atacada su religión, y en Irak no encontró armas de exterminio masivo, capturó a alguien que parece ser Hussein, y desencadenó la más terrible resistencia popular mediante una guerra de guerrillas que ya se ha cobrado la vida de más de 600 boys gringos, y la salida a la luz pública de las torturas a que someten los prisioneros irakíes, en muestra vergonzosa de lo que significan los derechos humanos para ellos y la educación aberrante y deformante de la "sociedad civilizada" que no respeta ni siquiera la sensibilidad de las mujeres y las convierte en torturadoras, verdad Lynndie? Pero, ¿qué es lo que realmente buscan los halcones del "cow boy" Bushito? Buscan riquezas naturales, buscan petróleo, y posicionamiento geoestratégico para apuntar contra China y Rusia, los dos más grandes "enemigos potenciales" del imperio. Colombia y Venezuela: destinos comunes Los pueblos de Colombia y Venezuela parecen predestinados por la Providencia a marcar sus pasos de manera conjunta. Durante la 1ª Guerra de Independencia, comandada por El Libertador Simón Bolívar, formaron parte del ejército libertador el cual hizo morder el polvo de la derrota al imperio español. Y pueblo venezolano y colombiano han seguido juntos a pesar de los esfuerzos de las oligarquías de sus respectivos países por separarlos. Hoy día, los mismos pueblos enfrentan gallardamente la agresión de otro imperio, esta vez el estadounidense. En Colombia, los años de años de injerencia de los Estados Unidos ha sido la base para el ejercicio violento del poder de las clases dominantes en aplicación de la pro-gringa Doctrina de Seguridad Nacional, las cuales no dudan en masacrar a sus propios paisanos para defender los intereses yankees y los suyos propios. Y mientras, se llevan nuestros recursos para así engrandecer a su metrópoli, construir sus fastuosas avenidas y edificios, y seguir viviendo su "estilo de vida americana" de derroche y suntuosidad, edificada sobre la base de una educación que desdeña lo que "no es americano", incluso lo que no es "americano blanco". En Venezuela, a pesar de los años de años de sometimiento de la oligarquía venezolana a los dictados gringos, brota la semilla de dignidad latinoamericanista sembrada por El Libertador, en un soldado del ejército -también "educado" como el 80
  • 81. colombiano, por los instructores de la Escuela de las Américas- que se subleva y posteriormente llega a la presidencia, desde donde continúa la senda trazada por Simón Bolívar, luchar por lograr una vida digna para su pueblo. El imperio no está dispuesto a perder su posición en Colombia y Venezuela. Por ello adelanta la guerra en nuestros países, bajo diferentes denominaciones, pero que al fin y al cabo son la misma. Desarrolla el Plan Colombia, o Iniciativa Regional Andina, o Plan "Patriota", o Referendo contra Chávez, o Plan Paramilitar, o como quieran llamarlo, cuyo objetivo es seguir manteniendo el control yankee de nuestros países. ¿Cuáles son los objetivos del Plan Colombia? Fundamentalmente son dos: Uno, el Petróleo, y el otro: el Agua. Venezuela y Colombia son dos países ricos en yacimientos petrolíferos, y el imperio necesita el petróleo para seguir manteniendo su "modo de vida", máxime desde los ochenta cuando se produce el agotamiento de las reservas del combustible fósil en territorio estadounidense. Pero también quieren el AGUA. Ya ha sido denunciado que la Amazonía es objetivo del imperio por sus enormes riquezas en agua, producción de oxígeno, riqueza en ecosistemas, recursos farmacológicos. En Québec fue denunciado los intentos de compañías transnacionales de pretender privatizar el agua. El agua es un recurso geoestratégico más importante para las pretensiones del imperio que el mismo petróleo. ¿Se imaginan ustedes el enorme poderío que produciría a aquel que se convirtiera en dueño del agua, un recurso indispensable para la vida? Definitivamente sin agua sería imposible la vida, nuestro organismo es 70 % agua, y depende del agua para todas sus reacciones físico-químicas, la base misma de la vida. Venezuela no tiene prácticamente nada que ver con la Amazonía, pero si tiene al ORINOCO, el cual tiene una superficie estimada en cerca de medio millón de kilómetros cuadrados, casi la de España, que recibe por término medio 2.000 milímetros cúbicos anuales -2.000 litros o 2 toneladas por metro cuadrado al año-, y durante la temporada de lluvias recibe dos millones de millones de toneladas de agua. La Amazonía y el Orinoco (incluyendo Los Llanos colombianos y venezolanos), son las zonas más ricas en agua dulce de América. Y el imperio quiere ser dueño de tan enorme reserva de agua para cuando la puedan privatizar y convertir en mercancía, quizá la mercancía más valiosa que pueda tener el capitalismo. El futuro de la humanidad va a depender de que sepamos proteger y defender este recurso natural de la mano asesina y depredadora del imperio, el cual en su afán de riquezas y confort del "modo de vida americano", está llevando al planeta a la extinción. 81
  • 82. Los dos pueblos desarrollan su lucha contra los intentos del imperio, por un lado el pueblo venezolano defiende su revolución, apoyados por el ejército bolivariano, y por el otro, el pueblo colombiano avanza en la construcción de su ejército bolivariano insurgente. Ante un enemigo común se vuelve imperiosa la unidad de los pueblos latinoamericanos, el sueño trunco del Libertador Simón Bolívar. 19/05/04 82
  • 83. Las fosas comunes y las desapariciones En dónde están los restos mortales de 13 mil colombianos... Las fosas comunes 'descubiertas' en estos días ponen de presente la práctica sistemática de la desaparición forzada en Colombia, ejecutada por todos los gobiernos oligárquicos con la asesoría directa de los Estados Unidos, basándose en las Doctrinas de Seguridad Nacional, Conflicto de Baja Intensidad. Las fosas comunes son la evidencia de las masacres y desapariciones forzadas de personas que no son afectas al régimen narco-paramilitar de Uribe Vélez. Su repetición en tiempo, espacio y circunstancias diferentes es muestra de que obedecen a ‘orientaciones institucionales’. La desaparición forzada como delito de Lesa Humanidad ha sido tipificado por organismos internacionales como la ONU. Pero como siempre quienes desaparecen a las personas son regímenes totalitarios, autoritarios, fascistas y fascistoides, los ‘ojos’ de la comunidad internacional, son miopes cuando no ciegos si estos regímenes les representan ‘ganancias’ a sus empresas. Especialmente en el Caso colombiano. Para la legislación burguesa narco-para-fachista es más condenable ‘secuestrar’ que ‘desaparecer’ a una persona. En la desaparición forzada se presentan al tiempo varios crímenes estatales como la detención arbitraria, la tortura, el asesinato y la desaparición propiamente dicha de los restos de la víctima, la cual es objeto de un tratamiento sociopático y sicopático. Responsabilidad por administraciones Esta práctica criminal se comenzó a aplicar desde la década de los 70 y ya en el gobierno de Turbay Ayala (1978-1982) se reportan 273 casos en 4 años; en el gobierno de Belisario Betancourt (1982-1986): 700 casos en tres años y ocho meses. Durante el gobierno de Virgilio Barco Vargas (1986-1990) –padre de la actual Canciller colombiana Carolina Barco Isackson- en el 87 fueron muertas y desaparecidas 1.560 personas, 3.900 en el 88; 2.480 en el 89 y 3.800 en el 90. 83
  • 84. No tenemos consolidados del gobierno de César Gaviria Trujillo, pero tal práctica se siguió llevando a cabo. Mencionemos no más que durante esta administración 14.850 colombianos fueron víctimas relacionadas con el conflicto interno. Durante la administración de Ernesto Samper Pizano (1.994-1.998), hubo 202 víctimas de desaparición forzada en el 95; 359 en el 96; 183 en el 97; y 349 en el 98, para un total de 1.093 personas víctimas de este crimen estatal. La administración de Andrés Pastrana (1.998-2.002) tiene cifras escalofriantes de violaciones de derechos humanos. En el 99 fueron desparecidas 457 personas; 743 en el 2.000 –año de inicio del Plan Colombia-, 1.565 en 2.001 y 1.358 en 2.002; alcanzando la cifra récord de 4.123 colombianos desaparecidos en sus 4 años de ‘gobierno’. Durante la administración de Álvaro Uribe Vélez (2002-2006), tal práctica adolece de un subregistro toda vez que las organizaciones defensoras de derechos humanos han sido declaradas ‘objetivo militar’ por el mismo estado. Sin embargo, se han logrado recopilar estos casos: 461 desaparecidos en el 2.003; 139 en el 2004 (según Amnistía Internacional, en la primera mitad del 2004 se dio muerte o se hizo ‘desaparecer’ al menos a 1.400 civiles), y en el primer semestre del 2005 tenemos 35 casos reportados, lo cual nos arroja por lo menos 635 víctimas de este flagelo. *** En el 2003, según una investigación de la propia Fiscalía, se encontraron fosas comunes en la finca Bellavista, corregimiento San Cristóbal, en el occidente de Medellín, cerca de la Comuna 13. Allí, dice la Fiscalía, “funcionó un campamento del bloque Nutibara de los narco- paramilitares, del que es responsable “don Berna”. En el año 2003 se encontraron 24 cuerpos en fosas comunes de todo el departamento de Antioquia, cuatro en el municipio de Guarne, dos por Niquitao y otras en La Cruz y San José La Cima, barrios de Medellín. Dos semanas después, las autoridades encontraron otras fosas con ocho cuerpos en Santa Bárbara (Antioquia). “Se logró determinar que los cuerpos encontrados no eran de víctimas de enfrentamientos entre milicianos de la guerrilla y paramilitares, como se dijo en un comienzo, sino que correspondían a habitantes de la Comuna Trece retenidos en las calles y luego desaparecidos”. *** 84
  • 85. Un jefe ‘para’, condenado por más de tres masacres, confesó que en una finca de los Castaño Gil, conocida como La 35, habría más de 400 cadáveres. Son tantas las confesiones de los narco-paramilitares que la Fiscalía tiene información sobre 1.880 cadáveres en 6 departamentos. *** En marzo de 2005 un grupo de fosas comunes en las que encontraron cuerpos mutilados de 40 personas ‘desaparecidas’, que habían sido masacradas por las fuerzas narco-paramilitares del grupo 'Héroes de los Montes de María', y enterrados en media docena de tumbas esparcidas en un área rural del municipio de San Onofre, 600 kilómetros al norte de Bogotá. Los expertos forenses ya han identificado a 10 de las 40 víctimas --muchas de las cuales eran sindicalistas de izquierda-- y están haciendo pruebas de ADN a otros, informó una portavoz de la Fiscalía, desde el anonimato. Muchos de los cuerpos tenían rastros de tortura, como cráneos rotos, manos y brazos separados, según la portavoz. Estas personas habrían sido asesinadas durante varios años, a partir del año 2000, cuando los paramilitares impusieron el terror en esta región ganadera. *** Revelaciones hechas por los propios narco-paramilitares sirvieron para encontrar 24 personas repartidos en fosas comunes del municipio caribeño de Ciénaga (Magdalena), en los corregimientos de Tucurinca, Guamachito y Soplador, en donde encontraron restos de 5 y 19 víctimas de los ‘narco-paras’, igualmente en la finca La Esperanza, Fundación (Magdalena). Estos crímenes fueron realizados entre 2002 y 2004, es decir, en pleno ‘proceso de paz en Ralito’. La mayoría de los cadáveres presentaban ‘tiros de gracia’ en la cabeza, mientras otras víctimas aparecieron descuartizadas. Los responsables son miembros del frente Bloque Norte de los narco-paramilitares, supuestamente liderados por José Gregorio Mangones, alias ‘Carlos Tijeras’, y alias ‘Camilo’, quienes están privados de la libertad, los cuales actuaron bajo las órdenes de “Jorge 40”, alias Rodrigo Tovar Pupo. *** El último hallazgo lo hicieron el sábado de la semana pasada. Los fiscales fueron hasta la finca El Ceibo, en La Dorada, corregimiento de San Miguel (Putumayo). El sitio le servía a ‘Tyson’, jefe del bloque Sur de las narco-paramilitares AUC, para torturas, ejecuciones y como ‘cementerio’; allí aparecieron 11 fosas. 85
  • 86. En una de ellas estaban los cuerpos de un hombre y su hija de 18 años, que tenía 7 meses de embarazo, los cuales aparecieron amarrados y descuartizados. La esposa de él reconoció entre los restos pedazos de la camisa y los zapatos que le había comprado a su marido y de la blusa de maternidad de su hija. La señora los buscaba desde el 2001, cuando ambos fueron a mercar al pueblo y los ‘paras’ se los llevaron, porque los acusaron de llevarle comida a la guerrilla. *** La desaparición forzada es un delito de Lesa Humanidad adelantado por el estado colombiano que practica un Terrorismo de Estado, variante narco-para- fascista, basado en las pro-gringas Doctrinas de Seguridad Nacional, Conflicto de Baja Intensidad y en los Documentos Santa Fé. Asfaddes, organización de los familiares de desaparecidos, reporta que en Colombia han sido desaparecidas 13.000 personas desde los años 70. ¿En dónde están los desaparecidos? ¿Responderán los sucesivos gobiernos oligárquicos por este crimen de Lesa Humanidad? ¿Responderán los sucesivos gobiernos de los Estados Unidos por la responsabilidad que les cabe en tales crímenes? ¿Por qué no son llevados a la Corte de La Haya o a la CPI estos criminales? ¿O es que hay dos clases de violadores de derechos humanos? 19.06.2006 86
  • 87. ¿Qué pasa en las Fuerzas Militares? ¿Por qué... por qué? Aumento en las cifras de violaciones de derechos humanos por las Fuerzas Militares. La causa: Doctrina de Seguridad Nacional. Uribe Vélez el 'guillotín' de los generales. Pero ni él ni sus amigotes 'combaten' ni prestan servicio militar. Corrupción de la institución militar, como todas las esferas del estado. Dicen en Antioquia que ‘Dios cuida a sus borrachitos’. Pero ese no parece ser el caso de las fuerzas militares porque desde que su feje supremo, Álvaro Uribe Vélez, está embolatado en su proceso de legalización de sus socios narco-paramilitares, a las fuerzas militares le está cayendo el agua sucia de la política guerrerista. Ahora las fuerzas militares tendrán que encarar las crecientes denuncias de violaciones de derechos humanos que antes lo hacían las bandas narco- paramilitares o militares ‘trasvesti’, es decir, militares vestidos de civil que hacían sus crímenes y se ponían brazaletes de las AUC para encubrirse. Lo anterior no significa que las bandas narco-paramilitares hayan dejado de existir o de actuar. Por el contrario, las bandas de narco-paracos están más activas que nunca y fueron uno de los pilares para alcanzar la re-elección y la ‘histórica votación’ de un 27% del padrón electoral del que hacen alharaca todos los medios burgueses. Lo que sucede es que muchos ojos están puestos atentamente en el accionar de las bandas narco- paramilitares ‘legalizadas’ y para poder continuar ‘funcionando’, es decir, asesinando, masacrando, desapareciendo y desplazando colombianos, pues se inventan el ‘cuento chino’ de que se están formando ‘nuevas bandas’ narco- paramilitares. Es toda una mentira, a la cual se presta el señor Cara-magna, flamante representante de la OEA en los sainetes de Ralito. Pero así y todo, las fuerzas militares han tenido que ‘poner la cara’ y nuevamente las cifras de violaciones de derechos humanos cometidas por ellas ‘va en aumento’. La carga de la guerra la llevan también los militares –y también los beneficios- porque que se sepa ninguno de los Santicos, o los VarguitasLleras, o los EcheverriCorreas, o los JoséObdulios, o los UribeVélez, ninguno de ellos ha siquiera prestado el servicio militar. Entonces es a las Fuerzas Militares a las que se les exige resultados –por algo gastan 17,5 millones de dólares diarios en la guerra- y cuando no los presentan, entonces son ‘guillotinados’, no por los revolucionarios franceses, sino por el ‘guillotinador de generales’, Álvaro Uribe Vélez. 87
  • 88. Durante el gobierno Uribe Vélez han ‘rodado’ las cabezas de 20 generales. Recordemos sólo los nombres rimbombantes de Fracica, Castellanos… ¿Y por qué? Pues, por la sencilla razón de que no producen los resultados esperados por los que ponen el billete: el gobierno de los Estados Unidos y el gobierno de Uribe Vélez. Además es conocido que el narco-presidente Uribe Vélez se ‘molesta’ en llamar a los oficiales que están adelantando operaciones de orden público para pedirles cuentas de cómo están las cosas. Lo que ha llevado a que algunos ‘analistas’ burgueses lleguen a la conclusión ‘brillante’ de que los casos develados de excesos de las fuerzas militares son debidas a ‘esa presión’ y a la presión de las recompensas, ya que todos quieren ganárselas a cómo dé lugar! Pretenden soslayar de esa manera la historia colombiana desde el año 1948, para comenzar no más con la 2ª mitad del siglo 20. Las fuerzas militares siempre han asesinado, masacrado, desplazado, desaparecido y torturado colombianos. Lo hacen desde que abrazaron, hicieron suya por orden de la oligarquía cipayo, las pro-gringas doctrinas de Seguridad Nacional y todos sus desarrollos. No, no, mis bien queridos ‘analistas’ burgueses, los publicitados escándalos en que están involucradas e inmersas las Fuerzas Militares no son porque a los pobrecitos los ‘presionen’ o las ‘recompensas’ los induzcan a cometer delitos para ganárselas. No, las Fuerzas Militares están imbuídas de unas doctrinas que ‘ven’ al ciudadano común y corriente, al campesino, al indígena, a las mujeres y niños del pueblo, como ENEMIGOS INTERNOS. Y así actúan en consecuencia. Al ver al ciudadano común y corriente de esta manera entonces actúan como un ejército de ocupación en su propia tierra. Ahora bien, esos casos publicitados –Guaitarilla y Jamundí- están demostrando la ‘profunda’ corrupción de las Fuerzas Militares. Mientras unos –entrenados por la DEA (la agencia gringa que maneja el negocio)- realizaban acciones contra una banda de narcoparamilitares, los otros –el batallón de Alta Montaña- los masacraba defendiendo al jefe narco-paramilitar perseguido por la facción contraria. O como en Guaitarilla por ‘un cargamento de cocaína’. A eso se ha reducido la llamada ‘Guerra contra las Drogas’. La DEA que es la agencia imperial para adelantar esa guerra se convirtió en la Agencia que controla el narcotráfico en Colombia –como lo ha denunciado Narco News- y le presta protección y ‘asesoría’ en lavado de activos a los jefes narco-paramilitares que son ‘afectos’ al narco-presidente Uribe Vélez. Los que son ‘desafectos’ son perseguidos, encarcelados y extraditados a Estados Unidos y ya van 500. A eso se ha reducido el Plan Colombia –y su alias, Plan Patriota-. Batallones de ‘Alta Montaña’ que en Jamundí están ‘cuidando’ a los jefes narco-paramilitares que les pagan por esa ‘protección’. Es una corrupción similar a las publicitadas de Incoder, Supervigilancia, Findeter, y no podíamos olvidar la del DAS de Jorgito Noguera Cote. 88
  • 89. En consecuencia, lo que está pasando en las Fuerzas Militares es que se está aireando su profunda corrupción. Y organismo corrupto no funciona bien. Y si no funciona, entonces no puede ganar la guerra. Y si no gana ni siquiera las batallas, entonces la que está ganando es la contraparte: la guerrilla. Todo es así de sencillo. Solamente preguntamos qué pasó en los siguientes casos –a ver si hay respuesta-: Sobre la muerte de José Omar Herrera, de 55 años, en Pajarito (Boyacá). Fue asesinado y presentado por el Ejército como guerrillero del frente 38 de las Farc. Su familia asevera que era un humilde y honrado trabajador. O como el líder campesino de Chaparral (Tolima). Como estos casos hay miles de miles en todo el territorio nacional... Sobre las torturas que el 25 de enero de este año, cuando 66 militares entrenaban en una base del Tolima, 21 soldados fueron sometidos a torturas y abusos por sus superiores... El pasado 22 de mayo 10 hombres antinarcóticos de la Dijín y un civil murieron a manos del Ejército en Jamundí (Valle). La Fiscalía detuvo a ocho uniformados, bajo los cargos de homicidio, al considerar que se trató de una emboscada... Qué ocurrió con 24 personas que ONG habían denunciado como desaparecidas en Antioquia, pero luego fueron presentadas por el Ejército como ‘guerrilleros dados de baja en combate’, entre ellos un joven que era MUDO... Qué ocurrió con José de los Santos, el ‘guerrillero’ CIEGO... Qué ocurrió con el joven RETRASADO MENTAL asesinado por el ejército en Valledupar, vestido de camuflado y presentado como ‘guerrillero dado de baja en combate’... Qué pasó con la pareja llevada desde Santa Marta para trabajar en Riohacha por miembros del ejército y presentados posteriormente muertos como ‘guerrilleros dados de baja en combate’, vestidos de camuflado... 12.06.2006 89
  • 90. Desapareciendo desaparecidos Crean nuevo crimen los socios de Uribe Vélez . Los socios del presidente Álvaro Uribe Vélez quieren impunidad total. Recurren a todo para lograrlo. Hasta crean un nuevo delito: desaparición de los restos mortales de los desaparecidos. Tal práctica tiene el antecedente del secuestro y desaparición de los restos mortales de Camilo Torres Restrepo. Los amigotes del narco-presidente Álvaro Uribe Vélez en su empeño por lograr la impunidad total recurren a todo. No basta que el presidente haya montado los ‘sainetes de Ralito’ para garantizarles la impunidad a través de la mal llamada ‘Ley de Justicia y Paz’, tampoco que les haya organizado viajes de reconocimiento al Congreso y demás parafernalias. Nada de eso les satisface, quieren impunidad total a como dé lugar. Por ello les molesta que la Corte Constitucional les recorte ‘los beneficios’ de la ley de marras y amenazan con ‘romper el proceso’. Pero cuando la sociedad colombiana se indigna y los familiares de las víctimas manifiestan su inconformidad y rechazo, entonces recurren a otros mecanismos para esconder sus crímenes. La sevicia de los asesinos narco-paramilitares es de tal magnitud que ahora están desapareciendo los desaparecidos. No ha sido suficiente para ellos el haber desaparecido a sus víctimas. Para estos criminales no es suficiente torturar, asesinar a motosierrazos, desmembrando el cuerpo, mochando a machetazos las cabezas, jugar al fútbol con ellas. Ahora están desapareciendo los restos de los desaparecidos. La perversidad de tal acción es demostradora de cuán criminal es la mentalidad de los socios de Uribe Vélez. Causa escalofríos imaginar hasta donde llega esta criminalidad. Que para ocultar sus crímenes de Lesa Humanidad perversamente desentierren los restos mortales de los desparecidos y sus huesos sean arrojados en diferentes partes, o en ríos, o en lagos o en el mar, a fin de que no sean encontrados, y se tipifica así un nuevo delito quizás mucho más execrable que el ya cometido con la desaparición. A ese grado de criminalidad han llevado las políticas que la oligarquía colombiana ha implementado en seguimiento de las órdenes del imperio estadounidense. Son ellos los responsables de la deformación de la mentalidad de muchísimos 90
  • 91. colombianos pues ellos son precisamente los que recurren a conductas criminales para defender sus intereses y continuar usufructuando el poder. Para ello utilizan el Terrorismo de Estado como instrumento que ha no sólo enfermado psiquiátricamente a miles de colombianos, sino que ha bañado con sangre inocente nuestro suelo. Las desapariciones durante diferentes administraciones En Colombia las desapariciones forzadas han sido practicadas por todos los gobiernos oligárquicos una vez abrazaron las gringas Doctrinas de Seguridad Nacional y cuanta doctrina contrainsurgente elaboraban en los centros de poder de los Estados Unidos. Así practican sistemáticamente las violaciones de los derechos humanos pero privilegia una u otra de acuerdo con su conveniencia. Las desapariciones forzadas fueron privilegiadas entre 1981-1985 y entre 1993- 2006, o sea en las administraciones de Belisario Betancur Cuartas (conservador) y de César Gaviria Trujillo y Ernesto Samper Pizano (liberales), Andrés Pastrana (conservador), y Álvaro Uribe Vélez (liberal?). Durante la administración de Virgilio Barco –padre de la excanciller y hoy embajadora en Estados Unidos- esta práctica criminal adquirió un carácter constante. Según la Procuraduría desde 1977 hasta 1986 hubo más de 600 casos de desapariciones, mientras según ONG’s de derechos humanos estas cifras se elevan a 1.200 víctimas. Según la Comisión Andina de Juristas en 1986-87 hubo 1.560 muertes y desapariciones, 3.900 en 87-88; 2.480 en 88-89; y 3.800 en 89-90; lo cual nos arroja un total de 11.740 víctimas durante esta administración. Durante la administración de César Gaviria Trujillo -1990-1994-, ya se comienza a hacer el registro de desapariciones como tales. En el año 91 hubo 180 personas desaparecidas, en 92 hubo 191; en 93 hubo 156 y en 94 hubo 147, lo cual nos arroja 674 víctimas de desaparición forzada (Cifras consolidadas por la Senadora Piedad Córdoba). Durante la administración de Ernesto Samper Pizano -1994-1998- cuestionado por el proceso 8000, pero continúa aplicando el Terrorismo de Estado. Según Asfaddes en el 95 hubo 202 desapariciones, 359 en el 96, 180 en el 97 y 349 en el 98, para un total de 1.093 colombianos víctimas de desaparición forzada. Durante la administración de Andrés Pastrana -1998-2002-, en el 2000 se inicia la aplicación del Plan Colombia, un verdadero plan constrainsurgente que se traduce en elevación de las cifras de violaciones de derechos humanos de manera escalofriante. Según Asfaddes en el 99 fueron desaparecidas 457 personas, 743 en el 2.000 (año de inicio del Plan Colombia), 1.565 en el 2001, y 1.358 en el 2.002, lo cual nos arrojan un total de 4.123 víctimas de desaparición forzada. Durante la administración de Álvaro Uribe Vélez -2002-2006-, hay un subregistro en las cifras de violaciones de derechos humanos, toda vez que los 91
  • 92. defensores de derechos humanos y las ONG’s fueron declaradas blanco de guerra por el mismo presidente. Se han podido documentar los siguientes casos: según el CPDH en 2003 hubo 461 casos, 139 en 2004 (según Amnistía Internacional en la primera mitad de 2004 se dio muerte o se hizo ‘desaparecer’ al menos a 1.400 civiles), y durante el primer semestre de 2005 fueron desaparecidas 35 personas, lo cual nos arroja un total de 635 desaparecidos hasta el 2005. Crímenes de Lesa Humanidad Las escalofriantes cifras en violaciones de derechos cometidas por el Terrorismo de Estado practicado en Colombia, hoy en su variante narco-para- fachista, ha producido profundas heridas entre los colombianos. No es olvidando estos crímenes como superaremos la noche negra en que nos han sumido los sucesivos gobiernos oligárquicos por orden imperial. Cínicamente el gobierno de Uribe Vélez y su vice, Fachito ineptus Santos, hablan de ‘mejoría’ en las violaciones de los derechos humanos como si fuera posible categorizarlo así. En cuestiones de derechos humanos no podemos hablar sino de existencia o inexistencia de violaciones de los derechos del ser humano. Sin embargo, las afirmaciones veleidosas del gobierno narco-para-fachista de Uribe quedan al desnudo cuando se denuncia que sus socios narco-paramilitares están practicando el nuevo crimen de desaparecer los restos mortales de los desaparecidos, el cual debería entrar a ser considerado así no sólo por las organizaciones de derechos humanos sino por la Comisión de Derechos Humanos de la ONU. Tal práctica criminal tiene un antecedente histórico con el secuestro y posterior desaparición de los restos mortales del cura guerrillero Camilo Torres Restrepo practicado por el general ÁlvaroValencia Tovar. Sólo habrá justicia verdadera cuando los colombianos construyamos la Nueva Colombia, en paz con justicia social, libertad y soberanía. Sólo entonces los restos mortales, no sólo de los desaparecidos, sino de todas las víctimas del Terrorismo de Estado, reposarán en paz porque habrá castigo para los criminales. 18.07.2006 La desaparición de los restos de los desaparecidos muestra una perversidad infinita. Todos los gobiernos oligárquicos han practicado la desaparición forzada. 92
  • 93. ¿Quiénes desplazan y desaparecen colombianos? ’Fosas comunes’, fosas de desaparecidos Los medios de comunicación oligárquicos tienden ‘cortinas de humo’ con publicaciones tendenciosas. El responsable del desplazamiento de 5’400.000 colombianos es el Estado colombiano. De igual manera, el responsable de 20.000 desaparecidos forzados son las fuerzas militares-narcopara militares del estado colombiano. Los medios de comunicación oligárquicos en su pretensión de capotear –para usar un término de tauromaquia de moda cada fin de año- la responsabilidad de clase y de su aparato estatal en el Terrorismo de Estado, cada cierto tiempo publican `cortinas de humo’ bajo el nombre de reportajes. Uno de ellos, aparecido en el diario de los Santos, El Tiempo, pretende mostrar que la guerrilla es la culpable del desplazamiento forzado de campesinos e indígenas. Nada más lejos de la realidad, ya que es política estatal basada en la gringa Doctrina de Seguridad (DSN) y del Conflicto de Baja Intensidad, el ver a la población nativa como `enemigo interno’ y el tratamiento que dan es el de ejército invasor, utilizando a sus fuerza pública y sus bandas de narco-paramilitares . Tocaremos hoy dos tópicos, muy bien desarrollados y denunciados por otros columnistas de ANNCOL, que son muestra del Terrorismo de Estado: el desplazamiento y la desaparición forzados. El desplazamiento forzado 5’400.000 desplazados internos por el Terrorismo de Estado, militar- narcoparamilitar. Desde la llamada `La Violencia’ la oligarquía colombiana ha utilizado la violencia física contra campesinos e indígenas para sacarlos de sus tierras y expoliarlas, en 93
  • 94. una forma sui géneris de acumulación capitalista, terrateniente, y para ello crearon estructuras paramilitares llamadas `los pájaros’, `la chulavita’, etc. Tal `política’ produjo 300.000 muertos y 1 millón de desplazados, de 1948 a 1957. A partir de 1964 –año de la agresión de Marquetalia- es una `política’ permanente del Estado colombiano. Durante la administración de Belisario Betancur fueron desplazadas 63.000 personas. En la de Barco Vargas (1986-1990) aumenta a 360.000; durante la de César Gaviria (1990-1994), 297.000 y durante la de Ernesto Samper Pizano (1994-1998) 835.000, lo cual nos da un consolidado hasta 1998 de 1’555.000 colombianos víctimas de este delito. Tal crímen de Estado aumenta dramáticamente en la administración de Andrés Pastrana –cuando se inició el Plan Colombia- a 1’359.853 personas desplazadas internas y durante la administració n de Álvaro Uribe Vélez –continuidad del Plan Colombia, llamado Plan Patriota-, contando apenas hasta el primer trimestre del 2006 fueron desplazadas 917.524 personas. Una muestra de la forma como operan las fuerzas militares la podemos ver en el artículo del periodista sueco Dick Emanuelsson, `un viaje al ojo del huracán del Plan Patriota’. En total han sido desplazadas 3’832.377 personas desde 1985 al 2006. De ese total, está comprobado que el 85% son llevadas a cabo por las fuerzas militares- narcopara militares del estado colombiano. Hay además, como fue publicado en ANNCOL, más de 1’555.000 desplazados `silenciosos’ , que abandonan sus tierras y pertenencias y no denuncian tal situación por `temor’ a que sigan persiguiéndolos. En total serían 5’377.377 colombianos víctimas del desplazamiento forzado en Colombia. Ver el cuadro siguiente. Desplazamiento forzado Interno por Administraciones ADMINISTRACIÓN Violaciones de Total D.H. BARCO GAVIRIA SAMPER PASTRANA URIBE 1.986… 90-94 94-98 98-2002 e …2006 Desplazados internos 360.000 297.000 835.000 1’360.000 1’025.155 3’940.088 Consolidado 423.000 720.000 1’555.000 2’914.853 3’940.008 5’440.000f a- Fecha en la cual comienza la recopilación de datos por parte de ONGs de Derechos Humanos. b- Durante el año 2000 se dio inicio al Plan Colombia. c- No se tienen informes del desplazamiento silencioso por administraciones. Sólo se ha informado del consolidado durante las diferentes administaciones el cual es de 1’500.000. 94
  • 95. ¿Desplaza la guerrilla campesinos e indígenas? Si la guerrilla desplazara su base social se estaría aplicando a sí misma la DSN. Según CODHES y las ONGs de Derechos Humanos a la guerrilla es imputable aproximadamente el 13% de los desplazamientos forzados. Estos están inscritos en los desplazamientos causados por los combates entre la guerrilla y las fuerzas militares- narcoparamilitares, y en aquellos casos en que la guerrilla `saca’ de tierras expoliadas, usurpadas a los campesinos e indígenas, a los `colonos’ que son llevados allí por los narco-paramilitares y militares, a fin de consolidar su `control’ narco-paraco de determinada zona. Porque mirando desde la óptica guerrillera, sería un contrasentido que la guerrilla desplace a la población que es precisamente su base social. Si así fuera, la guerrilla estaría aplicándose a sí misma la DSN, el `secarle el agua al pez’. Lo cual a todas luces es ilógico! « Desapariciones forzadas » Es un típico crímen de Estado. Así ha sido tipificado por la ONU en su más reciente resolución sobre el tema. En Colombia ha sido una política sistemática de todos los gobiernos oligárquicos, más que sistemática, consuetudinaria. Entre 13 y 20.000 desaparecidos forzados en Colombia. Iván Cepeda, de la Fundación Manuel Cepeda, habla de más de 20.000 desparecidos. No tenemos realmente un consolidado total, pero me basaré en cifras publicadas por Allende La Paz. En la administración Barco Vargas la Procuraduría habla de más de 600 casos de desaparición forzada desde 1977 a 1987, durante esta administración hay documentados 500 casos. Durante la administración de César Gaviria hay documentadas por la senadora Piedad Córdoba 674 desapariciones forzadas. Durante la administración de Ernesto Samper Pizano fueron desaparecidas según reporte de Asfaddes, 1.093 personas. Durante la administració n de Andrés Pastrana (Plan Colombia), fueron desaparecidas según reporte de Asfaddes, 4.123 personas. Y durante la administración de Álvaro Uribe Vélez (Plan Colombia- Patriota), han sido reportadas desparecidas hasta el año 2005, 635 personas. Es de resaltar la incompletitud de estas cifras toda vez que los defensores de derechos humanos han sido convertidos en objetivos de guerra por el presidente Uribe. 95
  • 96. Estas cifras incompletas que manejamos nos reportarían 7.625 desaparecidos forzados. En todo caso estaría muy por debajo de las cifras reportadas por Asfaddes que habla de 13.000 desparecidos y las de Iván Cepeda que habla de por lo menos 20.000 desparecidos en Colombia. Crisis Humanitaria La crisis humanitaria que padece el pueblo colombiano corre por cuenta del Estado. El Estado es responsable de los crímenes de Lesa Humanidad cometidos en contra de la población colombiana. Y quien gobierna ese estado es la oligarquía colombiana en contubernio impúdico con los gringos, y aplican sus nefastas doctrinas, bases del Plan Colombia. Por ello no puede seguir gobernando y debe dar paso a un Nuevo Gobierno de Reconciliación y Reconstrucción Nacional que de manera pacífica consiga la paz con justicia social, pluralismo, libertad, independencia y soberanía nacional, es decir, construir la Nueva Colombia. 96
  • 97. Pobreza y desplazamiento en Colombia Desplazados: nuevos indigentes! Las maquilladas y adulteradas cifras oficiales van siendo mostradas como engaños. La pobreza en Colombia crece día a día, en la medida en que se van depauperando sectores de clase media y pobre. 3 de cada 4 colombianos en el campo y 2 de cada 4 en la ciudad son pobres, según cifras oficiales.¿Qué relación hay entre pobreza y desplazamiento? Los desplazados son los nuevos indigentes en Colombia. El maquillaje o manipulación de las estadísticas es la forma como el gobierno narco-paramilitar de Uribe Vélez mantiene engañada a una porción del pueblo colombiano. Es tan evidente que los mismos medios de alienación masiva que acolitan las campañas mediáticas del miniführer –como la Casa editorial El Tiempo- al no poder ocultar tamaño despropósito, recurren a tratar de mostrar un ‘lado amable’ y dicen que ‘una de las fortalezas del gobierno de Uribe Vélez es el manejo de las cifras’. Hoy analizaremos dos fenómenos ya persistentemente endémicos en la vida colombiana producto de las políticas desarrolladas por los gobiernos, por mandato del Tío Sam, que afectan a la inmensa mayoría de la población colombiana: La pobreza y el desplazamiento, y la relación entre las dos. La pobreza en Colombia Al no poder tapar el sol con las manos, Uribe Vélez se vé obligado a mostrar los problemas pero minimizándolos, cuando no negándolos. Y para ello pone a sus áulicos a decir mentiras, como el informe sobre ‘Pobreza e indigencia en Colombia 2005, III Trimestre’ de Santiago Montenegro Trujillo, del Departamento Nacional de Planeación (DNP), publicado en enero de 2006. Según este informe en Colombia hay 2,3 millones de pobres menos, toda vez que – según ellos- la pobreza descendió de 57,0 en 2002 a 49,2 en 2005, pasando por 50,7 en 2002 y 52,7 en 2004, es decir que entre 2002 y 2005 la pobreza disminuyó 7,2 puntos. Miremos un poco más detenidamente estas cifras. Un descenso meteórico de casi 7 puntos entre 2002 y 2003, es decir, en un año, no se los cree nadie, ni siquiera si lo hiciera un mago. Para un descenso tan abrupto, hubieran sido indispensables que se dieran varios factores: crecimiento extraordinario de la economía que se manifestara en una generación inaudita de empleo, elevación de los salarios, inversión estatal masiva en proyectos productivos, etc; condiciones que no se dieron ese año. 97
  • 98. Pero una simple operación matemática nos muestra que las cifras del DNP no encajan. El censo de población de 2005 del DANE informó que en Colombia hay 41’242.948 habitantes, el 75% vive en las cabeceras municipales (30’933.211 personas) y el 25% en la zona rural (10’310.737 personas). Si el 42,3 de la población urbana vive en la pobreza –revisaron la definición y hablan de pobreza las personas que viven con menos de dos dólares al día, cuando antes era de un dólar al día-, o sea, 13’084.748 habitantes; y el 68,2 de la población rural vive en la pobreza, o sea, 7’031.922 personas, tendríamos que 20’116.670 colombianos son pobres, si aceptamos en gracia de discusión la nueva y revisada definición de pobreza de la administración Uribe. Ahora bien, si a los 41’242.948 colombianos le sacamos el 49,2 de pobres que según el DNP es el total nacional, tendríamos 20’291.670 colombianos viviendo en la pobreza. Y la cifra resultante de la suma de las poblaciones rurales y urbanas en la pobreza y por separado nos da 20’116.670 personas, entonces hay 174.860 colombianos que han sido ‘invisibilizados’, ‘desaparecidos’, por obra y gracia de las malas matemáticas de los ‘especialistas’ en estadística del DNP y el DANE. Por estas ‘pequeñas’ incongruencias nos damos cuenta que las cifras han sido maquilladas, adulteradas, y por ello no les creemos. Mas si les creyéramos, tendríamos que según las propias cifras oficiales, 3 de cada cuatro colombianos que vive en el campo son pobres y que 2 de cada 4 colombianos que viven en la ciudad son pobres. Me pregunto: ¿en qué queda la propaganda del ‘crecimiento de la economía’ durante la administración Uribe Vélez? ¿Por qué si es cierto ese crecimiento no redunda en reducción de la pobreza? El desplazamiento forzado 917.525 colombianos desplazados durante la administración Uribe, son nuevos indigentes. Ahora bien, ¿qué relación hay entre pobreza y desplazamiento? Es sencillo. La población desplazada es una población que es convertida en pobre –yo diría más bien en indigente- por la fuerza fatídica de las armas de las fuerzas militares- narcoparamilitares, con el fin de ‘secarle el agua al pez’ y de expoliar a los campesinos e indígenas de sus tierras y apropiarse ellos de ellas. El desplazamiento forzado ha sido una constante en las políticas de las diferentes administraciones oligárquicas y oligárquico-mafiosas. Ya en la administración de Belisario Betancur se registran 63.000 desplazados internos, 360.000 durante el gobierno de Virgilio Barco Vargas, 297.000 durante la administración de César Gaviria Trujillo, 835.000 durante la administración de Ernesto Samper Pizano, y 1’359.853 durante la de Andrés Pastrana, que nos arroja un acumulado de 2’914.853 desde 1985 a 2002 (Cifras compiladas por CODHES). Durante la administración oligárquico-mafiosa de Álvaro Uribe Vélez fueron desplazadas 207.607 personas en 2003, 287.581 en 2004, 310.237 en 2005 y 112.099 en el primer trimestre de 2006, para un total de 917.524 colombianos 98
  • 99. desplazados durante esta administración y un acumulado histórico total de 3’832.377 desplazados internos desde 1985 al primer trimestre de 2006. Como ya hemos dicho, el desplazado es convertido por la fuerza de las armas asesinas de las fuerzas militares-narcoparamilitares, de un momento a otro, de pequeño propietario a indigente. Al ser desplazados los campesinos e indígenas sólo se llevan lo que tienen puesto, si acaso una maleta con ropa, y pierden casas, tierras, ganados y enseres. Al ser desplazados se le resta casi un millón de habitantes a la población rural, en condiciones de no pobreza, y se le suma igual cifra a los pobres de las ciudades. O sea que durante la administración de Uribe Vélez llegaron casi un millón de nuevos pobres a la ciudad, y ya serían 14’002.272 persones en condición de pobreza e indigencia en las cabeceras municipales. Causas de la crisis humanitaria Las causas están en Hoy Colombia vive una situación de crisis humanitaria las políticas producto de las políticas adelantadas por la administración del adelantadas por la oligarquía narco- miniführer narco-paramilitar Álvaro Uribe Vélez. Sus políticas económicas favorecen única y exclusivamente a los sectores paramilitar que sólo favorece sus oligárquico-mafiosos y a las multinacionales con la entrega de intereses y los del imperio. nuestros recursos naturales. Hoy en Colombia los ricos son más ricos (hoy el ingreso del 10% de los ciudadanos más ricos es 49 veces mayor al que tiene el 10% de los más pobres). Y sus fuerzas militares están imbuídas de las gringas Doctrinas de Seguridad Nacional, Conflicto de Baja Intensidad y otras doctrinas imperiales, que hacen que los militares actúen como un ejército de invasión contra su propio pueblo y los trate como enemigos. Además tiene un aliciente fortísimo en la impunidad con que rodean todos los actos de corrupción y criminalidad de todos los agentes estatales, desde ex-ministros como Londoño que se robó en ECOPETROL 13 millones de dólares hasta militares que asesinan policías por ganarse los narcodólares que les pagan los capos del narco-paramilitarismo –socios de Uribe- para que les brinden protección, ni qué decir de la impunidad de los Crímenes de Lesa Humanidad cometidos por estas bandas de criminales. Sólo en una Nueva Colombia, en paz con justicia social, libertad, pluralismo y soberanía se erradicarán las causas que generan pobreza en Colombia. Lo demás son palabras vacuas cuyo fin es esconder la magnitud del problema y sus causas. Ciertamente, el oro y la plata son objetos preciosos; pero la existencia de la República y la vida de los ciudadanos son más preciosos aún. Simón Bolívar (Carta al Gen. Santander, 30 may. 1820; Vol. I). 99
  • 100. Niñez y juventud sin futuro Miseria, muerte... sin futuro! 20 mil niños y jóvenes mueren cada año en Colombia por causas evitables, muchísimo más que las víctimas por el conflicto armado. 1'750 mil niños desplazados. 2,5 millones sufren explotación de su trabajo. Explotación sexual de las jóvenes. Política malthusiana de no futuro para los jóvenes colombianos. En estos días de fútbol mediatizador, la real realidad sigue golpeando duramente la vida de los colombianos. Especialmente la vida de los niños y los jóvenes, pero ninguna edad escapa al cerco de la muerte que es lo vivimos a diario en Colombia. Contrario a lo que se vé en el Mundial –niños rozagantes, rojos -quizá por el calor- acompañando a los jugadores- la situación de los niños colombianos es dramática, es una tragedia humanitaria. Mas sin embargo, a pesar de esta situación crítica, de no futuro, vemos cada rato que los medios de alienación burgueses están publicando declaraciones de organismos y organizaciones internacionales condenando la ‘participación de los niños en la guerra’ –con lo que estamos de acuerdo-, pero ninguno eleva siquiera su voz de protesta por los niños muertos en ‘los paseos de la muerte’ producidos por la carencia de atención médica para esta población altamente sensible, o por los muertos producidos por la desnutrición. ¿Quién responde por Los macabramente llamados ‘paseos’ son obra de las los niños asesinados en políticas gubernamentales que han privatizado la salud y día a los ‘paseos de la muerte’? día cierra hospitales públicos con el argumento de que ‘no son rentables’. ¿Y desde cuándo un Hospital público tiene que ser rentable? Desde que los neoliberales –comenzando por Barco Vargas, Gaviria Trujillo y demás especimenes oligárquicos- definieron que la salud es ‘una mercancía’. Así adelantan maquiavélicamente el exterminio de los hijos de los pobres, mediante los asesinatos silenciosos desde las ‘estructuras’, asesinatos de los cuales nadie responde. Los niños asesinados 100
  • 101. ¿Quién responde por Luis Alfredo Garavito Cubillos confesó el 30 de octubre de los niños asesinados 1999, haber matado a 142 niños de los cuales sólo se han por los narco- paramilitares? encontrado 114, en una zona de 60 poblaciones de unas 11 provincias colombianas, y fueron brutalmente decapitados, apuñalados, atados y violados. Se cree que la cifra real es de 182 niños asesinados entre 6 y 16 años, pobres y similitud en sus rasgos físicos, delgados, bonito rostro y cabello claro. Fue capturado porque una de sus víctimas logró gritar y otro niño lo ayudó a escapar. Este ejemplo claro de asesinatos en serie, nos lleva a preguntar ¿cuántos niños han sido asesinados por los narco-paramilitares? ¿Cuántos han sido asesinados aún en el vientre materno cuando asesinan a sus madres y les ‘destazan’ el vientre preñado para ‘acabar con esa maldita semilla’? Y, ¿quién responde? ¿Los propios asesinos, sus jefes narco-paramilitares, los generales de las fuerzas militares y de policía, el gobernante de turno o el estado? Estadísticas de la situación de la niñez y juventud 20.000 niños mueren En Colombia hay 17 millones de menores de 18 años, la cada año por causas mitad de ellos son pobres absolutos; 500.000 entre 15 y 25 años evitables. sufren de esquizofrenia; 20.000 mueren cada año por causas evitables (muchos más que las víctimas del conflicto armado propiamente dicho); 10.000 sufren algún tipo de maltrato, según cifras de UNICEF. “El 12% de los niños colombianos menores de 5 años, el 12.6% entre 5 y 9 años y el 16% de aquellos que tienen entre 10 y 17 años de edad sufren de problemas de desnutrición (la desnutrición crónica es mayor en las áreas urbanas). En muy buena medida ello obedece a que los bajos ingresos de las familias más pobres, no les permiten cubrir las necesidades nutricionales de la población infantil. La cantidad de menores de 18 años que vivía en 2003 en la pobreza subió de 12.1 millones a 12.9 millones, elevándose la tasa de pobreza para este grupo de edad de 16.7% a 17.6% . Según Daniel Weinberg, de la Oficina del Censo, “Este incremento en pobreza infantil está probablemente relacionado al incremento de la pobreza en familias uniparentales” . El 13.5% de los niños en Colombia acusan retraso en su crecimiento, tienen estatura por debajo de la norma, lo cual indica malnutrición crónica por un período mayor de seis meses. La talla de 6.4 millones de infantes menores de 17 años, es ostensiblemente baja para su edad; en concepto de la autora del estudio a que hacemos referencia, Carolina Borda, el grupo más grande con esta anomalía es el de 10 a 17 años, con 16.2%, “pues por estar en un pico de crecimiento, ya no tendrán más oportunidad de recuperar esa talla” (Acosta Amylkar 2006). A pesar de que cerca del 70% de los 12 millones de colombianos que viven en el campo no reciben ingresos para vivir bien y el 28% vive en la miseria total, los niños campesinos no sufren tanto de desnutrición crónica como los de las ciudades. 101
  • 102. Investigadores de la Universidad Nacional han señalado que el 85% de los campesinos están en situación de pobreza y casi el 40% en la miseria. La pobreza, el hambre, y por consiguiente la desnutrición conllevan a que el 33% de los niños entre 1 y 4 años sufran de anemia crónica, cifra que llega al 37% entre los 5 y 12 años, precisamente en la edad de aprendizaje y esta situación afectan la atención, concentración y asimilación de los conocimientos. El Procurador General de la Nación señaló que 2,5 millones de niños están fuera de las escuelas o son reprobados, y además que ‘sólo el 34,1% de la población entre 5 y 17 años disfruta del ‘derecho’ pleno a una educación de calidad, y fue enfático al afirmar: “El Estado tiene una enorme deuda”. Niñez y juventud y desplazamiento 1’750 mil niños En Colombia hay un acumulado de 3,5 millones de desplazados entre desplazados, el segundo en el mundo después de Sudán como 1985 y 2002. han publicado ACNUR y Amnistía Internacional. En su gran mayoría son campesinos e indígenas obligados a dejar sus tierras y ganados ante las amenazas de las fuerzas militares-narcoparamilitares. 6,8 millones de hectáreas han pasado a manos de los narcoparamilitares en los últimos años. Los niños y jóvenes no escapan a esta tragedia humanitaria, máxime si tenemos en cuenta que cuando una familia es desplazada, generalmente asesinan al hombre y le toca a la mujer convertirse en ‘cabeza de familia’. De acuerdo con cifras manejadas por UNICEF – CODHES, entre 1985 y 2002, 1’750.000 niños sufrieron desplazamiento forzado, la mayoría de ellos ya no asisten más a la escuela y entran a vivir en los cinturones de miseria’ de las grandes ciudades receptoras de desplazados forzados internos. Explotación del trabajo infantil y abuso sexual 2,5 millones de niños Según cifras publicadas 2,5 millones de niños trabajan en sufren explotación de Colombia. Es lo que llaman la explotación del trabajo infantil su trabajo. Miles sufren abusos sexuales. toda vez que no les pagan los mismos salarios por iguales trabajos y horas laboradas. La Defensoría del Pueblo declaró que una de las formas más graves de explotación infantil tiene que ver con el traslado de niñas indígenas y campesinas a casas de familia para el servicio doméstico – aprovechando su situación de pobreza-, muchas de las cuales son víctimas de abuso sexual por parte de los hijos o del patrón que las emplean. Es de resaltar que en las zonas de conflicto, los miembros de las fuerzas militares seducen a las jovencitas, como forma de ganar ‘informantes’ ya que ‘la novia’ se siente obligada a tratar de ayudar a su ‘amor’. De igual forma los miembros de las bandas de narco-paramilitares violan las jovencitas y amenazan a la familia con matarlos si ponen alguna denuncia por el delito cometido. 102
  • 103. Singular es el tratamiento dado por la insurgencia armada al fenómeno de las relaciones sexuales con la población civil, la cual se encuentra claramente estipulada en el reglamento disciplinario de estas organizaciones. No futuro para niños y jóvenes El régimen colombiano encabezado por Uribe Vélez & Cía narco-paramilitar es de no futuro para los jóvenes colombianos. Sólo tienen la opción de muerte o delincuencia. La joven se encuentra en la disyuntiva de convertirse en ‘mula’ del narcotráfico o prostituirse. El joven sólo tiene como camino la delincuencia común, o la delincuencia narco-paramilitar como ‘informante’ o ‘sicario’, recibiendo pagos de 100 y 400 mil pesos respectivamente. Contra esta aberrante situación de masacramiento y no futuro de los jóvenes y niños colombianos lucha el pueblo colombiano, incluyendo la insurgencia armada. Conozco casos de niños cuya familia fue completamente masacrada por los narco- paramilitares y por fuerza de las circunstancias esos niños debieron ser recogidos por las organizaciones guerrilleras, a fin de garantizarles su sustento y poder brindarles la posibilidad de elegir un camino diferente a la delincuencia o la prostitución cuando tuvieran la edad para ello. En ellas aprendieron a leer y escribir, a razonar. Algunos de ellos escogieron la vida de la lucha en las organizaciones guerrilleras, otros escogieron la vida civil, como trabajadores que contaban con un bagaje intelectual e ideológico muy diferente. Por todo lo anterior, los colombianos de bien persistimos en la construcción de un Nuevo Gobierno de Reconciliación y Reconstrucción Nacional, para lograr una Nueva Colombia, en paz, con justicia social, libertad y soberanía; que priorice como política estatal el logro de una vida plena y feliz para nuestros niños y jóvenes. 26.06.2006 103
  • 104. Masacres en Colombia: Revisión Histórica (II) Masacre de Mapiripán Masacre de Curimaní – Cesar. 30 septiembre 2006 Las masacres antes y durante la 1ª Fase del Plan Colombia. Cuanto cinismo, en un comunicado del 04 diciembre de 2001, reproducido por los medios de comunicación con gran resonancia, los grupos paramilitares anunciaron que "no realizarán más masacres y que ahora sólo realizarán asesinatos selectivos de no más de 3 personas". Fuerza Pública "travesti". Y continúan los asesinatos selectivos, las desapariciones, las ejecuciones extrajudiciales y todas las demás violaciones que cometen los grupos paramilitares, a pesar de encontrarse en un mal llamado "proceso de paz" entre compadres y colegas. Sin embargo, la orgía de sangre continuó contra el pueblo colombiano. Masacres durante la administración de Ernesto Samper Pizano (1994- 1998) Reseñamos las siguientes masacres: Tiquisio y Puerto Coca, Bolívar : En marzo de 1997, fuerzas combinadas del Ejército y paramilitares, compuesta por 200 hombres del Batallón Nariño y miembros de las ACCU, entró en Tiquisio y detuvo a los franciscanos, fray Bernardo Villegas y fray Diego García, a quienes informaron que los iban a matar, al igual que al padre Jesús Martínez. También detuvieron al médico Navarro Patrón y le dijeron que tenían orden de ejecutarlo. Villegas y Navarro Patrón pudieron salir con vida. La unidad se dirigió a Puerto Coca, en donde asesinó a 4 hombres y distribuyeron una lista negra con 34 nombres. Al salir de la zona, se llevaron 600 cabezas de ganado, motobombas de la comunidad, medicinas, dinero y lo saqueado del comercio local. 104
  • 105. Mapiripán, Meta: El 14 de julio de 1997, los paramilitares de las AUC asesinaron a un número no determinado de personas acusándolas de ser auxiliadores de la guerrilla. En esta masacre están implicados un Coronel del Ejército y el Brigadier General Jaime Humberto Uscátegui, dos oficiales delejército, el Secretario de Gobierno del Guaviare, el Alcalde, el registrador municipal, el inspector de Policía y el personero del Municipio de Mapiripán. El proceso ha seguido un camino tortuoso y por decisión del Consejo Superior de la Judicatura se encuentra en manos de la justicia penal militar. Hoy el general Uscátegui amenaza con "abrir la boca" porque no se va a "dejar meter 40 años de cárcel, así que hagámosle pasito", en un claro chantaje a sus superiores de entonces. San José de Apartadó, Antioquia: Durante 1997 patrullas conjuntas del Ejército y los paramilitares se realizaban en este pueblo de 850 habitantes. Se instaló un retén paramilitar en febrero, a menos de dos kilómetros de la base militar, detuvieron requisaron y asesinaron a los viajeros de la zona, amenazando los soldados para que abandonaran las casas porque o si no "vendrían los mochacabezas a terminarlos". El General Bonett Locarno respondió a la denuncia de los retenes de manera contundente: "estos retenes no existen". Sin embargo, el 29 de marzo de 1997, las ACU entraron al pueblo de Las Nieves y capturaron y ejecutaron al menos a cinco personas pertenecientes a una sola familia. La Décimo Séptima Brigada ha calificado a los muertos como guerrilleros caídos en combate. Nudo de Paramillo, Antioquia: El 25 de octubre de 1997 tropas combinadas del Ejército y las ACU rodearon el pueblo del Aro y sus 2000 habitantes, como parte de una ofensiva regional contra las FARC, con el objetivo de hacer abandonar la región y "conquistarla". El Ejército rodeaba el pueblo, los paramilitares penetraron en éste y masacraron a 4 personas en la plaza, permanecieron en él durante cinco días y ejecutaron al menos a 11 personas, entre ellos 3 niños, incendiaron 47 de las 68 casas, destruyeron tuberías del agua potable y obligaron a huir a la mayoría de la población. Se fueron el 30 de octubre, y las ACU se llevaron más de 1.000 cabezas de ganado, lo saqueado en las casas y el comercio. Al final se reportó la desaparición de 30 personas. La expansión y consolidación de las actividades paramilitares se fue acelerando durante el gobierno del presidente Samper, pese a sus promesas de disolver tales grupos. Es más, no sólo no cumplió su promesa de erradicar a las organizaciones paramilitares sino que es indudable que ciertas decisiones políticas adoptadas durante su gobierno contribuyeron a la proliferación de estos grupos con el desarrollo del programa gubernamental para la creación de Asociaciones Comunitarias de Vigilancia Rural (CONVIVIR), mediante Decreto 0356 de 1994, propuesto por el entonces Ministro de Defensa, Fernando Botero Zea, y avalado por el entonces gobernador de Antioquia y hoy presidente de Colombia, Álvaro Uribe Vélez. Las CONVIVIR son grupos civiles de vigilantes encargados de ayudar a las Fuerzas Armadas y de Seguridad y ya funcionan más de un centenar de estos grupos en todo el país, en su mayoría en zonas rurales, bajo el control directo de los 105
  • 106. comandantes regionales del Ejército, para desarrollar nuevas estructuras paramilitares a fin de perpetuar y extender prácticas de contrainsurgencia, como las ejecuciones extrajudiciales y las desapariciones, y al término del Mandato Samper había reconocidas más de 1.200 de dichas agrupaciones. Las masacres han venido aumentando de manera contínua y sostenida a partir de 1995, año en el cual los grupos de Paramilitares de Córdoba y Urabá extienden su accionar hacia la zona plana de Urabá, en aplicación del plan estratégico diseñado por las FF. MM. Colombianas. Como consecuencia directa de lo anterior, la aplicación práctica del proyecto paramilitar ha repercutido de manera directa en la expansión de las masacres en el territorio nacional, así como en su aumento nominal total y la participación en el total de homicidios en el país, y ello devino en una crisis humanitaria y una degradación del conflicto sin antecedentes en la historia del país. En los años 1996 y 1998, su accionar se extendió, ante todo, por la Costa Norte del país, a los departamentos de Magdalena, Cesar, Guajira, Sucre y Bolívar, además de la zona sur-oriente del país en relación con las retaliaciones producidas contra los campesinos que protestaban contra la erradicación de los cultivos ilícitos en la marcha campesina de 1996, y de la arremetida de las Fuerzas Armadas oficiales luego de la liberación de los soldados de Las Delicias, Putumayo. El aporte de Andresito Pastrana (1998-2002) y el Plan Colombia De igual manera, durante la Administración Pastrana, a pesar de que el combate al paramilitarismo fue una de las exigencias de las FARC para iniciar los diálogos en Enero de 1999, el accionar de los grupos paramilitares ha sumido a Colombia en un baño sangriento contra la población inerme. De acuerdo con el Comité Permanente de Derechos Humanos, durante el período de 1997 a 2000, las víctimas de masacres pasaron de 1.128 en 1997 a 2.564 en el año 2000, lo cual representó un aumento del 127.3%, siendo significativo que durante 1999 los grupos paramilitares llevaron a cabo el 49,96% de los homicidios colectivos (masacres), mientras que desconocidos cometieron el 35.64%. La distribución de las masacres se concentró enormemente en ciertos departamentos como Antioquia, que participó con el 32.22% de las víctimas en el año 2000. Le siguen, en su orden, Valle del Cauca, con el 9.55%, Cesar, 7.34%, Magdalena, 7.34% y Bolívar, 7.27%. Es de resaltar que Magdalena, Cesar y Bolívar son parte de la costa norte, la región que cuenta con la mayor presencia de los paramilitares. De acuerdo con las cifras de la Defensoría del Pueblo, Antioquia tiene la mayor participación, pues de 1.753 víctimas, 493 fueron en este departamento, es decir el 28.12% del total, seguido del Valle con 205, es decir el 11.69%. La razón de que el accionar paramilitar se concentre en algunas zonas obedece a criterios geopolíticos 106
  • 107. y económicos. Se señala que la razón de su presencia en Antioquia está ligado desde el punto de vista geopolítico con el control de la zona del Atrato-Truandó, en donde está proyectado la construcción de un canal interoceánico a nivel, además de las enormes riquezas bananeras y los ricos yacimientos de oro que subyacen en las playas del Chocó. Queremos reseñar solamente algunas de las masacres durante la Administración Pastrana: Masacre de Segovia: Nuevamente, el 11 de noviembre de 1998 en horas de la noche, un grupo de hombres que se movilizaban en un campero dispararon armas de fuego contra la población, con el saldo de 43 muertos y 45 heridos. Están implicados cuatro particulares y cinco miembros de la Fuerza Pública: Mayor Marco Hernández Báez Garzón; Tenientes Alejandro Londoño Tamayo y Edgardo Hernández y los Capitanes Hugo Valencia y Jorge Chacón. En uno de los pocos casos juzgados, los implicados fueron condenados a 18 años de prisión. Masacre de Puerto Alvira - Mapiripán: el 4 de mayo de 1999, los paramilitares asesinaron a un número no determinado de personas, quemaron viviendas, ocasionaron otros daños y amenazaron a los pobladores. No hay hasta el momento ningún capturado. El procurador General de la Nación ordenó la apertura de investigación disciplinaria contra cuatro generales de la República, entre ellos dos Comandantes de División, un Coronel del Ejército y dos Oficiales de la Policía Nacional, por posible negligencia para evitar la masacre. Masacre de la Gabarra y Tibú: El 23 de mayo en La Gabarra, corregimiento del Municipio de Tibú, los paramilitares asesinaron 6 personas, secuestraron 21 e instalaron retenes en la vía. Los asesinatos colectivos, los secuestros y desapariciones continuaron durante un mes y ocasionaron un gran desplazamiento de campesinos. El 20 de agosto realizaron una nueva masacre y en total en 1999 se registraron más de 130 muertes. Al comenzar el año 2000, se registraron 26 víctimas. La Policía y el Ejército Oficial, con una base militar en la zona, nada hicieron para impedir las masacres. Masacre de La Hormiga: El 9 de enero de 1999, en horas de la noche, los paramilitares entraron en el poblado, seleccionaron a un grupo de pobladores, la mayoría de ellos jóvenes, y asesinaron un total de 24 personas. Masacre de Chengue: el 17 de enero de 2001, grupos paramilitares asesinó a 27 personas en el corregimiento de Chengue, Municipio de Ovejas, Departamento de Sucre, quemó y saqueó las viviendas y produjo el desplazamiento de la población. Es de resaltar que durante la realización de las masacres se presentaba en todas las regiones afectadas fuertes patrullajes y presencia militar. Esto ha llevado a que la población diga que en Colombia existe una Fuerza Pública "travesti", que en el día usa su uniforme normalmente, pero que en la noche se transforma. La sabiduría 107
  • 108. popular ha sabido calificar acertadamente el modo de operar de las Fuerzas Militares Colombianas que acude al expediente de desarrollar la "guerra sucia" con sus unidades vestidas de civil y presentar una imagen magnificada del paramilitarismo en Colombia. Según lo han denunciado las FARC en repetidas oportunidades que paramilitares caídos en combate tras las arremetidas de las fuerzas de la insurgencia, portaban documentos que los acreditaba como militares en servicio activo, en una prueba más que muestra la real vinculación del paramilitarismo con el Estado, lo cual ha llevado a que el Comandante de esta organización insurgente, Manuel Marulanda Vélez, califique este fenómeno como "Paramilitarismo de Estado" Masacres a partir del 2.000 – inicio del Plan Colombia Human Rights Watch, presentó su "Informe Anual 2001, eventos de 2000", en el cual consigna que "Las Fuerzas Armadas colombianas siguen implicadas en graves violaciones a los derechos humanos así como en el apoyo a grupos paramilitares considerados responsables de al menos el 78 por ciento de las violaciones registradas en los seis meses posteriores a octubre de 1999. Las tropas del Ejército atacaron indiscriminadamente y mataron a civiles, entre ellos seis niños que realizaban un viaje escolar cerca de Pueblo Rico, Antioquia, el 15 de agosto. Según los testigos, los soldados dispararon durante 40 minutos, haciendo caso omiso de los gritos de los acompañantes adultos. El Comandante del Ejército de Colombia, el Gral. Jorge Mora, pareció justificar el ataque en sus declaraciones a los periodistas: "Son los riesgos de esta guerra en la que estamos comprometidos". Otro caso similar se produjo el 18 de junio, cuando tropas pertenecientes al Batallón Rebeiz Pizarro abrieron fuego contra un vehículo que transportaba a seis adultos y dos niños que regresaban de una fiesta. Todos ellos resultaron heridos. Seguían existiendo pruebas abundantes, detalladas y constantes de la colaboración directa entre el ejército y los grupos paramilitares. Por ejemplo, los investigadores del gobierno afirmaron que oficiales en el servicio activo y en la reserva asignados a la Tercera Brigada del Ejército en Cali habían establecido y apoyado activamente al Frente Calima (De paramilitares). Se consideraba que, en los 12 meses que transcurrieron desde el comienzo de sus operaciones en julio de 1999, el Frente Calima era responsable de al menos 200 asesinatos y el desplazamiento de más de 10.000 personas. El 18 de febrero, unos 300 hombres armados pertenecientes al grupo paramilitar, Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá (ACCU) organizaron un tribunal irregular en la aldea de El Salado, Bolívar. Durante los dos días siguientes, 108
  • 109. torturaron, pasaron por el garrote, apuñalaron, decapitaron y dispararon a residentes. Los testigos dijeron a los investigadores que habían amarrado a una niña de seis años a un poste y la habían ahogado con una bolsa de plástico. Se informó de que una mujer había sido violada en grupo. Las autoridades confirmaron posteriormente 36 muertes (42 según reporte de los pobladores). Otros 30 residentes habían desaparecido. "Para ellos era como una gran fiesta," dijo un superviviente al New York Times. "Bebían, bailaban y celebraban mientras nos mataban como a cerdos." Mientras se estaban cometiendo estas atrocidades, la Primera Brigada de la Armada mantuvo retenes de carretera en los alrededores de El Salado que impidieron la entrada del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y de otros grupos. Treinta minutos después de que los paramilitares se hubieran retirado a salvo con los bienes y los animales saqueados, las tropas de la Armada entraron en la aldea. Los oficiales implicados en graves abusos siguieron en el servicio activo, y sólo fueron suspendidos en casos excepcionales. Los jueces militares continuaron ignorando generalmente una decisión de 1997 de la Corte Constitucional por la que se ordenaba que todos los casos relacionados con soldados acusados de graves violaciones a los derechos humanos fueran procesados ante las cortes civiles. Según la oficina en Bogotá de la Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, el Consejo Superior de la Judicatura (CSJ), encargado de resolver los conflictos jurisdiccionales, continuó desobedeciendo también el dictamen de la Corte Constitucional y transfiriendo "casos de graves violaciones de derechos humanos e infracciones al derecho internacional humanitario a la jurisdicción castrense." El Ministro de Defensa Luis Fernando Ramírez declaró en julio que los tribunales militares ya habían trasladado 533 casos policiales y militares a la jurisdicción civil, lo que demostraba el cumplimiento del fallo de 1997. Sin embargo, tras revisar la información sobre 103 casos suministrada por el Ministerio a Human Rights Watch, descubrimos que sólo 39 de ellos eran casos que podría considerarse violaciones a los derechos humanos. La mayoría de ellos estaban relacionados con soldados de bajo rango y en ninguno de los casos se aludía a los oficiales superiores que habían ordenado u organizado presuntamente las violaciones a los derechos humanos." La Defensoría del Pueblo el 13 de julio de 2.000, reveló que en el primer semestre de 2000 se produjeron 235 masacres, la mayoría ocurridas en Antioquia, y que dejaron 1.073 víctimas. Según fuentes estatales y no gubernamentales, en el año 2.000 se registraron un total de 548 masacres. (1) En el año 2001, la organización defensora de derechos humanos HRW en documento titulado "La Sexta División" presenta acusaciones detalladas sobre la 109
  • 110. colaboración de las Brigadas Veinticuatro (del Putumayo), Quinta (Santander) y Tercera (del Valle y Cauca) con las paramilitares Autodefensas Unidas de Colombia (AUC). Es de señalar que de acuerdo con el Informe, los batallones militares creados, entrenados y equipados con asistencia estadounidense para la "lucha antidroga" prevista en el Plan Colombia reciben el apoyo de una Brigada vetada por Washington, que al decir de José Miguel Vivanco, director de la seccional América de HRW, es la XXIV Brigada del Ejército, con sede en Putumayo. Los nexos denunciados en el documento se refiere a "una activa coordinación durante las operaciones militares entre gobierno y paramilitares", por radio y celulares y a "soldados en servicio activo que sirven en unidades paramilitares y comandantes paramilitares que se alojan en bases militares" (VER: ANNCOL. Noviembre de 2001) Es tal la orgía de sangre que solamente en el mes de Octubre los paramilitares asesinaron 140 personas en diferentes masacres a lo largo del país. De noviembre del 2.000 a lo que va corrido del 2.001, se han registrado en el Departamento del Cauca 17 masacres con un saldo de 520 muertos en los municipios de Santander de Quilichao, Cajibío, Rosas, Piendamó, Morales, Buenos Aires, Suárez, Puracé y Alto Naya. En el Naya, los campesinos e indígenas afirman que son 100 los muertos. En el corregimiento El Palo, municipio de Caloto, paramilitares asesinaron al exconcejal de la UP y líder comunitario de 77 años Ricaurte Castro. Su edad no les importó. ¿Cambio táctico? Ante las denuncias de diferentes organismos nacionales e internacionales, incluidas la Naciones Unidas, y la presión que la comunidad internacional ejerció sobre la Administración Pastrana y las Fuerzas Armadas oficiales para combatir efectivamente el paramilitarismo, se produjo un cambio táctico de los grupos paramilitares. En comunicado del 04 diciembre de 2001, reproducido por los medios de comunicación con gran resonancia, los grupos paramilitares anuncian que "no realizarán más masacres y que ahora sólo realizarán asesinatos selectivos de no más de 3 personas". Cuanto cinismo y cuanta inhumanidad demuestran con semejantes planteamientos!!! Solamente una mente enferma es capaz de hacer semejante pronunciamiento!! Esas son las criaturas que ha engendrado el militarismo y la injerencia gringa en Colombia!!! Tal aseveración la llevaron a la práctica y durante el gobierno de Álvaro Uribe Vélez (AUV) han disminuido las masacres, pero continúan los asesinatos selectivos, las desapariciones, las ejecuciones extrajudiciales y todas las demás violaciones que cometen los grupos paramilitares, a pesar de encontrarse en un mal llamado "proceso de paz" entre compadres y colegas. El impacto de las violaciones de derechos humanos durante la aplicación del Plan Colombia con "seguridad democrática" durante la administración fascista de 110
  • 111. Álvaro Uribe Vélez, será objeto de estudio en el otro artículo de esta serie sobre Derechos Humanos en Colombia. 1. El Espectador. Mínimo aporte en DH. 4 de agosto de 2001. 111
  • 112. Mujer y Conflicto Interno I Mujer indígena colombiana con su hijo en brazos Las mujeres víctimas del conflicto interno colombiano. En el 2002, 866 mujeres perdieron la vida víctimas de masacres, homicidios selectivos, desaparición forzada y muertes en la confrontación armada. Las mujeres, junto a los niños, son las víctimas más dolorosas del conflicto interno que sacude a Colombia, conflicto que en su última etapa lleva más de 41 años. Desde 1964, cuando se agredió a Marquetalia, con el Plan LASO, a 48 campesinos - 46 hombres y 2 mujeres-, la mujer es la primera víctima del conflicto armado interno colombiano. 48 hogares destruídos que hoy representan a miles de miles de colombianos y colombianas que padecen la agresión de las fuerzas estatales y para- narco-estatales que cumplen al pie de la letra los dictados imperiales. Dice Amnistía Internacional en su informe del 2004: “El 6 de octubre, presuntos paramilitares mataron a tiros a la dirigente comunitaria Teresa Yarce en el área de la Comuna 13 de Medellín. Las fuerzas de seguridad la habían detenido en noviembre de 2002 sin que hubiera contra ella ningún cargo, y posteriormente fue amenazada, todo esto después de haber informado sobre violaciones de derechos humanos cometidas durante una operación efectuada por las fuerzas de seguridad en la zona.” Cuánto sufrimiento, cuánto dolor, cuánta sevicia, cuánta sangre derramada por defender los intereses de una oligarquía parásita y de un imperio que quiere apoderarse de nuestros recursos naturales, de nuestros hijos e hijas, de nuestra biodiversidad, de hasta nuestros genes, y para ello le importa lo más mínimo asesinar el recinto sagrado de la vida: la mujer. Hoy quiero mostrar el papel de la mujer como víctima del conflicto interno y como luchadora por un mundo mejor, particularmente durante la administración del personero de la mafia de la Casa de Nariño, el “Don” Álvaro Uribe Vélez. Presento resumidos algunos datos de informes de organizaciones de Derechos Humanos, como el Comité Permanente de los Derechos Humanos (CPDH), Amnistía Internacional (AI), y de la Red Nacional de Mujeres, que nos muestran la aterradora y cruel realidad que viven las mujeres del pueblo en Colombia. Más información se puede conseguir en las páginas web de las mencionadas organizaciones (Ver www.anncol.org/, en enlaces). 112
  • 113. Dice el CPDH en su Informe del 2002: “Punto especial es el registro y análisis de la situación de las mujeres víctimas de violaciones de derechos humanos. El seguimiento territorial y la composición social, son aspectos que permiten observar de un lado la profundidad del conflicto interno que vive el país y, de otro lado, el papel cada vez más destacado de la mujer colombiana en los diversos escenarios de acción por la dignidad humana, por lo cual se convierte en objetivo de los cometidos contra los sectores y fuerzas sociales que propugnan por una patria mejor.” Mujeres víctimas de violaciones de derechos humanos Dice el CPDH que “fueron víctimas en masacres, de homicidios selectivos, desapariciones forzadas y de ataques a población civil, 866 mujeres, durante el año 2.002, que representan el 10,42 del total de estos registros. Estos datos se discriminan en 218 mujeres muertas en masacres, que son el 9,94% del total de víctimas en este tipo de crimen; el 8,63% de los homicidios selectivos, 435 casos, fueron mujeres; 103 mujeres, el 14,03%, de las desapariciones forzadas tuvieron como objeto a mujeres y la mayor proporción fue de mujeres muertas en ataques a población civil, que alcanzó la cifra de 110, que representan 31,79% de las personas civiles fallecidas en medio de la confrontación armada. En todos los casos examinados la cuota fatídica de mujeres ha aumentado. En masacres creció 1,26%, en homicidios selectivos aumento 0,62%, en desapariciones forzadas prácticamente la cifra se duplico, puesto que aumentó 6,55%.” Mujeres afectadas por Masacres De las 218 mujeres víctimas en masacres (2002), de 79 (36.4%) no se tiene información acerca de su vínculo social. Eran mujeres campesinas 74, que representan el 34,1%. Del sector de servicios fueron víctimas 33 mujeres, esto es 15,2%. 27 mujeres fueron registradas como de otros sectores sociales, representando 12,4% de la composición social de víctimas de masacres. Nótese que ninguna de las víctimas fue de clase alta, evidencia de que son las mujeres del pueblo las víctimas del conflicto interno. Los presuntos responsables son las fuerzas narcoparamilitares a quienes se atribuyen 116 casos (54 %); las fuerzas militares, 9 casos (4%) y grupos armados no identificados 51 mujeres (23%), es decir a las fuerzas militares-narcoparamilitares se les atribuye el 58% de los casos, que sumado al 23% de grupos no identificados, serían 81% responsabilidad del Estado por acción u omisión. A las fuerzas guerrilleras se les atribuyen 42 casos (19%). 113
  • 114. Mujeres víctimas de Homicidios Selectivos Las mujeres fueron víctimas de homicidios selectivos en el 2002 en 435 casos (8,65% del total de casos). En 28 departamentos –de 31 que tiene el país- ocurrieron los casos, siendo la tasa más alta en el departamento de Arauca (18,8 por cada 100), que significa que 23 mujeres fueron asesinadas en condiciones que comprometen la responsabilidad del Estado, que manifiesta el control social y político sobre la población, a través del terror de la muerte amparada en la impunidad que brinda la política de “Seguridad Democrática”. Norte de Santander le sigue a Arauca. Allí 68 mujeres, que representan una tasa de 9,8 por cada 100 mujeres del departamento, fallecieron víctimas de este tipo de crimen. Con 17 víctimas mujeres está el departamento de Caquetá, representando la tercera tasa, con 8,2 por cada 100 mujeres. Le sigue el Huila, donde 35 mujeres fueron objeto de este crimen, lo que significó en esta región una tasa de 7,5. El número de mujeres víctimas de homicidios selectivos en los demás departamentos, fue: Antioquia 106, Atlántico 6, Bogotá 4, Bolívar 3, Boyacá 2, Caldas 7, Cauca 21, Choco 3, Cesar 11, Córdoba 9, Cundinamarca 8, Guaviare 2, La Guajira 1, Magdalena 19, Meta 2, Nariño 4, Quindío 1, Risaralda 17, Santander 24, Sucre 1, Tolima 19, Valle Del Cauca 20, y Putumayo 2. De las 435 mujeres, de 155 mujeres no se obtuvo información acerca de su vínculo social, representando la mayoría de los casos, al alcanzar el 35% de esta estadística. Mujeres campesinas fueron las principales víctimas, llegando a la lamentable cifra de 107, el 25%. Otra cuarta parte de víctimas, el 24%, eran mujeres vinculadas al sector de servicios, lo que significa que 103 de ellas fueron asesinadas. 12 eran dirigentes sociales o políticas y 49 pertenecían a otros sectores sociales. Del sector secundario de la economía, 9 fueron víctimas de este crimen. Tampoco se presentan mujeres víctimas de homicidios selectivos en la clase alta. La responsabilidad de homicidios selectivos fue atribuida a fuerzas narcoparamilitares en el 43%, 187 casos. A la fuerza Pública se le imputa la autoría en 10 casos (2,3%), es decir, 45,2% responsabilidad de las fuerzas militares- narcoparamilitares, que sumados al 37,5% (163 casos) en donde no se pudo establecer la identidad de los presuntos responsables, sumaría 82,7% responsabilidad del Estado por acción u omisión. Las fuerzas guerrilleras, se les atribuye el homicidio de 75 mujeres (el 17.2%.) Mujeres víctimas de desapariciones forzadas El 14,03%, de las desapariciones forzadas tuvieron como objeto a mujeres (103 mujeres). De ellas, doce en el departamento de Arauca, una tasa de 9,8 por cada 114
  • 115. 100 mil mujeres de esta región. Más mujeres fueron desaparecidas en Norte de Santander (18 víctimas), la tasa respecto de la población femenina es de 2,6. Le sigue en gravedad frente a este crimen de lesa humanidad, el departamento de Nariño, donde son víctimas 16 mujeres. De las 103 desaparecidas, 45,6% (47 mujeres) están vinculadas a labores del campo. De 30 de ellas no se tiene información sobre su condición social. El sector de servicios 11 mujeres fueron objeto de desaparición forzada. Doce pertenecen a otros sectores. Y tres son el sector secundario de la economía. Nuevamente, las clases media y alta no presentan víctimas. A grupos paramilitares se atribuye la responsabilidad por la desaparición de 63 mujeres (61%). A grupos armados no identificados se imputan 38 mujeres desaparecidas. Y al Ejército se le atribuyen 2 casos. O sea, que el 100% es responsabilidad del Estado por acción u omisión Mujeres víctimas en ataques a poblaciones “El caso más destacado es la población civil afectada por los combates entre las FARC-EP y paramilitares en el municipio de Bojayá, Chocó, donde perecieron 56 mujeres (48% del total de víctimas), que representan una proporción de 28 mujeres victimadas por cada 100 mil mujeres del departamento. En el departamento de Caquetá 8 mujeres fueron muertas en estas circunstancias, mientras que en Guaviare dos. En los restantes 10 departamentos donde hubo mujeres víctimas de ataques indiscriminados, se registraron los siguientes número de casos: Antioquia 18, Arauca 2, Bogotá 9, Bolívar 1, Boyacá 1, Caldas 3, Córdoba 4, Cundinamarca 1, Magdalena 1, Norte del Santander 2, Risaralda 1, y en Tolima un caso.” La mayoría de las mujeres que perdieron la vida en ataques contra poblaciones eran campesinas, el 65%, esto es 73 mujeres. Del total de víctimas 11 eran estudiantes, 3 trabajan en su hogar, una era trabajadora en la industria, otra empresaria y otra profesional. De 20 casos no se obtuvo información. Nuevamente son las mujeres del pueblo las que padecen las consecuencias del conflicto interno colombiano. La segunda parte En la segunda parte daremos un vistazo –aterrados- de la magnitud del drama que viven las mujeres del pueblo durante el año 2.003, por cuenta del conflicto interno, el mismo que el “Don” Uribe dice no existe en Colombia. 115
  • 116. Mujer y Conflicto Interno [II] Guerrillera de las FARC, leyendo un parte de guerra en Radio Resistencia en el sur de Colombia Las mujeres víctimas del conflicto interno colombiano. En el 2002, 866 mujeres perdieron la vida víctimas de masacres, homicidios selectivos, desaparición forzada y muertes en la confrontación armada. La lucha que desarrolla la mujer del pueblo por su liberación, sean campesinas, amas de casa, estudiantes, educadoras, defensoras de derechos humanos, sindicalistas, las convierte en objeto de persecución y blanco militar de las fuerzas militares-narcoparmilitares. *** Las mujeres en el gobierno de Uribe Vélez Las mujeres han sido atacadas con particular sevicia durante la administración del “Don” Uribe. Las cifras recopiladas por las organizaciones de defensores de derechos humanos en medio de dificultades y persecuciones, demuestran que obedece a planes institucionales, no son casos aislados. Dice el CPDH en su Informe del 2.003: “Pese a que la proporción de mujeres víctimas de las diferentes modalidades de crímenes, en comparación con los hombres, es baja, revela como los niveles de violencia en contra de las mismas se mantiene en el promedio de los últimos años. De todas formas la mujer colombiana sufre los impactos de la violencia cuando su familia es desplazada, su esposo o familiar es asesinado o desaparecido y debe asumir como madre cabeza de familia las responsabilidades de la sobrevivencia, situación indicativa de los niveles de degradación del conflicto, así como de su extensión. Las mujeres han sido especialmente víctimas de detenciones arbitrarias en un 30% de los casos ocurridos contra ellas, seguido de los homicidios políticos 25,9%, las masacres 17,8% y las amenazas políticas 17,7%.” Mujeres afectadas por Masacres El departamento que presenta el mayor número de víctimas es Antioquia, y en el Valle del Cauca, Caquetá, Bogotá, Arauca y Norte de Santander, se presentaron notorios incrementos en el número de víctimas de masacres, y son también los que presentan unos de los mayores porcentajes, en proporción superior al 41%. El CPDH, donde se ha podido establecer la ocupación o sector social de las víctimas, que en el caso de las mujeres son 71 de cada 100, se tiene los ataques se 116
  • 117. han dirigido especialmente contra campesinas en un 45,2%, seguida de amas de casa 11,6% y estudiantes el 9,4%. Las mujeres del pueblo siguen siendo las víctimas de las masacres, siendo fundamental resaltar que las mujeres de clase alta no son víctimas de esta forma de exterminio. En relación con los responsables, existen mayores niveles de ocultamiento de los autores, pues 37 de cada 100 casos, el grupo autor de los hechos no se encuentra individualizado. En los casos en que ha sido posible establecer la responsabilidad, el 66% de los casos es atribuible a la acción del Estado, bien directamente a través de la Fuerza Pública (3%) o de los grupos paramilitares (63%), es decir, el 66% de todos los casos. En los casos donde existe individualización de la responsabilidad el 34% de los casos donde han sido víctimas las mujeres, son atribuibles a la acción de las guerrillas. Mujeres víctimas de Homicidios Políticos Del total nacional de víctimas de homicidio político que pudo ser recopilado por el CPDH, el 8,48% corresponde a mujeres, en el departamento de Antioquia (20%), Norte de Santander (14%), Magdalena (8,77%), Tolima (6,6%) y Santander (5,96%). Durante los dos últimos años, fecha en la cual inició la clasificación el CPDH por género, se observa que el número de crímenes en contra de mujeres mantiene un promedio porcentual. En 76 de cada 100 casos, se ha podido establecer la ocupación o sector social de las víctimas, al igual que con las víctimas de masacres, una proporción cercana al 50% de los casos, son las campesinas (28,2%) y las amas de casa (21,3%). Sobresalen las educadoras, las dirigentes cívicas y comunitarias, las estudiantes, sindicalistas y defensoras de derechos humanos, que dentro del total de mujeres representan el 20%. Mujeres de pueblo que luchan por sus reivindicaciones y derechos. Ninguna mujer de clase alta ha sido víctima de homicidio político. En 62 de cada 100 casos no se ha podido establecer la autoría. Donde ha sido posible establecer dicha autoría, se tiene que el 80% de los casos es atribuible al Estado (74% paramilitares y 6% Fuerza Pública), mientras que presumiblemente un 20% corresponde a las guerrillas. Mujeres víctimas de Homicidio Societal 117
  • 118. Un total de 20 mujeres fueron asesinadas por razones de intolerancia social, el mayor numero de casos se presenta en el Valle del Cauca (25%), Huila (15%), Norte de Santander (15%) y Risaralda (15%). En 70 de cada 100 homicidios societales en mujeres ha sido posible establecer la ocupación de las víctimas, el 46,6% corresponde a marginadas sociales, seguido de trabajadoras independientes en un 13,3 %; el 13,3% corresponde a menores de edad. Los homicidios societales resultan ser los que presentan un mayor nivel de falta de información sobre los presuntos responsables de los mismos, siendo en un 80% de los casos el autor desconocido. El restante 20% se distribuye entre paramilitares (15%) y Ejército (5%). Mujeres víctimas de Desaparición Forzada Durante el año 2003, 65 mujeres fueron objeto de desaparición forzada, lo que equivale al 14% de los crímenes del total nacional. El departamento de Tolima con un 12,3% ocupa el primer lugar (tercero en el total de desapariciones nacional, es el primero en este tipo de crímenes contra las mujeres, situación similar a la ocurrida en el Huila, que dentro del total nacional ocupó el lugar número 12, y contra mujeres comparte el segundo lugar), y le siguen Antioquia, Arauca, Bolívar, Huila, con un 9,2% en cada uno de ellos. En el 84% de los casos no fue posible establecer la ocupación o sector social de las víctimas, al igual que ha ocurrido con las masacres y homicidios políticos, el sector social especial víctima de este crimen de lesa humanidad son las campesinas en un 48,1%, seguidas de las estudiantes en un 12,9% y las amas de casa en un 9,26%. No hay víctimas de la clase alta en la desaparición forzada. Por la forma en que han sido ejecutados los crímenes, y el tratamiento dado por los medios de comunicación y el ocultamiento de la identidad por parte de los victimarios, en el 46% de las desapariciones ejecutadas contra mujeres, el grupo autor de las mismas no se encuentra identificado, aun cuando sabemos que este es un típico crimen del Terrorismo de Estado. Amenazas Políticas Durante el año 2003, 192 mujeres fueron objeto de amenazas por razones políticas, lo que representa un 21,9% del total nacional. Se presentaron con mayor intensidad en Santander, Arauca, Bogotá, Antioquia y Tolima, resaltando como el departamento de Santander que presento tasas intermedias en el total nacional, resulta ser el mayor en el número de amenazas contra mujeres, por razones sociales o políticas. 118
  • 119. En el 98% de los casos fue posible establecer la ocupación de las mujeres víctimas, y a diferencia de lo ocurrido con las masacres, homicidios políticos y desapariciones forzadas, el sector privilegiado para hacer víctima de estas amenazas son las educadoras (16%), seguidas por las defensoras de derechos humanos (11,7%), campesinas (11,2), sindicalistas (6,9%) y periodistas (6,4%). Son las mujeres que luchan y denuncian las víctimas. En 80 de cada 100 amenazas ocurridas ha sido posible establecer la presunta responsabilidad de los autores de amenazas políticas, el 86% de los casos es atribuible al Estado (paramilitares 74% y Fuerza Pública 12%), mientras que a la guerrilla corresponde un 13%. Violencia contra las mujeres * El 15 de julio, más de 10 soldados encuadrados en la IV Brigada violaron a dos jóvenes de 16 y 17 años en el municipio de Sonsón, departamento de Antioquia. Algunos de los soldados, según los informes, amenazaron a las jóvenes y a sus familiares cuando éstos dieron cuenta de la violación a la Fiscalía General de la Nación. Los narco-paramilitares colombianos apuntan ahora contra las mujeres, nos dice Guarino Caicedo N., en artículo que reseñamos a continuación: “En un dramático 133% aumentó la violencia sexual contra las mujeres colombianas por parte de los paramilitares, denunció la Red Nacional de Mujeres. También se incrementó en 125 % las torturas contra el sexo débil. …Entre julio del 96 y el mismo mes del 2004, 2.110 mujeres murieron por causas violentas. De las anteriores, el 7% fue por acción de agentes del Estado; el 62 % por omisión del gobierno. …Cientos de miles de mujeres colombianas han sido obligadas a dejar sus hogares a causa de la violencia y amenazas de grupos armados. Según estadísticas del Gobierno, más de la mitad de los 2 millones de desplazados internos registrados por la Red de Solidaridad Social son mujeres. Muchas de ellas han sido víctimas de la violencia sexual y muchas han tenido que asumir el papel de cabezas de familia a causa de la muerte o desaparición de sus esposos. De cada 10 familias desplazadas, 4 tienen a una mujer como cabeza, mientras que en las familias no desplazadas la cifra es del 28%. …Un estudio reciente que muestra que 52.3% de las mujeres desplazadas han sido víctimas de violencia doméstica, comparado con 41.1% entre las mujeres no desplazadas”. La lucha de la mujer colombiana La mujer en la burguesa sociedad colombiana soporta la triple explotación: como trabajadora, como ama de casa y como compañera sexual. Sin embargo, 119
  • 120. sabemos que la liberación de esa triple explotación sólo se dará en una nueva sociedad, en donde hombre y mujer vivan armónicamente sin diferenciación de género ni económica-social. La lucha que desarrolla la mujer del pueblo por su liberación, sean campesinas, amas de casa, estudiantes, educadoras, defensoras de derechos humanos, sindicalistas, las convierte en objeto de persecución y blanco militar de las fuerzas militares-narcoparmilitares, que las asesinan con sevicia, incluso destazándolas, abriéndoles el vientre con machetes y motosierras, como queriendo extirpar y hacer desaparecer de la faz de la tierra el germen de la lucha por un mundo mejor, por una Colombia en paz, con justicia social, soberanía nacional e independencia. La degradación del conflicto interno colombiano ha corrido por cuenta de las fuerzas militares-narcoparamilitares que no se detienen ni ante una mujer, expresión de lo más sagrado que tiene una sociedad. Cuando las fuerzas que representan un Estado llegan a tal grado de inhumanidad, definitivamente están perdidos, están derrotados. Así planteadas las cosas, dicen algunos estudiosos del tema que las mujeres del pueblo seguirán luchando, sabiendo y aplicando el dicho popular de “da que te vienen dando!”. 120
  • 121. OEA avala uso de Glifosato como Arma Química La Organización de Estados Americanos (OEA) confirma que es un apéndice de USA. La Guerra contra las Drogas y la Monsanto. Criminalidad de la aspersión aérea de Glifosato enriquecido. Más de 1.200 niños indígenas con malformaciones congénitas producidas por el Glifosato en la Sierra Nevada de Santa Marta. ¿Estamos seguros que no se está utilizando el hongo Fusarium en Colombia? en la foto, niño de brazos, afectado por las fumigaciones en una zona campesina de Colombia La Organización de Estados Americanos (OEA) es una organización apendicular de los Estados Unidos. Sus más recientes actos lo están confirmando una vez más. Por un lado entromete sus nauseabundas narices en Ecuador para tratar de desvirtuar la soberanía popular que dictó sentencia al gobierno progringo de Lucio Gutiérrez, más conocido como «el traidor», y por otro avala en Colombia las fumigaciones de los cultivos ilícitos con glifosato reforzado. -Voy a referirme a ésta última injerencia nefasta, como todas de la OEA, toda vez que es de un cinismo aterrador- Según las noticias difundidas por el diario El Tiempo –el vocero del gobierno de la mafia narcoparamilitar de la Casa de Nariño- un Equipo Científico de Evaluación (ECE) integrado –tenemos que nombrarlos para que la comunidad internacional los conozca- por Keith Salomón (coordinador canadiense), el español Arturo Anadón, el brasileño Antonio Luiz Cerdeira, la mexicana Luz Helena Sanín y el británico E.J.P. Marshall que llevaron a cabo dicho estudio desde septiembre del 2004 hasta marzo 2005, en el departamento de Boyacá (nordeste), en la Sierra Nevada de Santa Marta y en las regiones suroccidentales del Valle del Cauca (suroeste), Putumayo y Nariño. Estos “investigadores” concluyen que –dice El Tiempo siempre proclive a lo que justifique las acciones criminales de la mafia de la Casa de Nariño- “El glifosato y la sustancia que se le añade, conocida como "cosmo-flux", "no presentan un riesgo significativo para la salud humana", así como tampoco para los cultivos de pan coger de los campesinos, ni para las aguas ni para la fauna. La conclusión de los «científicos» de que « es importante reconocer que el impacto aquí (en Colombia) no es por el uso del glifosato, sino que el acto inicial de deforestar y quemar es la causa primaria de los efectos en el ambiente », culpando entonces a los campesinos 121
  • 122. por el daño ambiental que se produce en la cadena de producción de la coca. -Debemos preguntarnos ante esto: ¿A qué se debe ésta «investigación»? ¿Quién está detrás de ella? ¿Qué es lo que persigue? Los herbicidas y las multinacionales Mis argumentaciones estarán basadas en diversas publicaciones: www.herbicidas.org/, www.rebelion.org/, y artículos de las FARC y de autores independientes, así como artículos que han circulado por Internet. En el mundo, los herbicidas –y también los alimentos transgénicos- son producidos por cinco empresas multinacionales: «Monsanto, más del 90 por ciento, Syngenta, Dupont y Dow», las cuales han adelantando una agresiva campaña de publicidad para convencer al público que sus productos no son perjudiciales para el ser humano.En lo que algunos autores llaman «La Guerra Biotecnológica», la Monsanto es la principal compañía productora de herbicidas, financiadora entre otras cosas de las campañas electorales de George W. Bush, y siempre ha estado en el centro del huracán: Recordemos que fue la compañía productora del tristemente célebre «agente naranja» utilizado contra el pueblo vietnamita, cuyos efectos aun persisten hoy día, según las denuncias de organismos internacionales que realizan labores de seguimiento en ese país. En los países latinoamericanos son particularmente evidentes los efectos de los pesticidas y demás productos de estas compañías. El DDT, utilizado indiscriminadamente en la fumigación en nuestros países, decía en su etiqueta: «No tiene efectos sobre la salud del ser humano». Treinta años después se evidenció su acumulación en el organismo y su efecto deletéreo en la salud, razón por la cual hoy no se usa. En las plantaciones bananeras fue –y es- utilizado masivamente en aspersión aérea el DBCP (DiBromo-Cloro-Propano), también producido por estas compañías, el cual produce esterilización en los trabajadores bananeros, del tipo oligospermia y azospermia; razón por la cual estas compañías, ante las demandas de estos trabajadores ante las Cortes Internacionales, deciden llegar a un acuerdo y pagar una indemnización irrisoria, comparada con el daño a la reproducción de estos seres humanos. (Ver en: La voz del manatí. Foro Emaús. Costa Rica No 21 Junio 2001) La cadena de Televisión Española publicó un reportaje sobre los efectos en la piel y otros órganos de los trabajadores bananeros nicaragüenses, que habían estado en contacto de una u otra manera con estos herbicidas. El Glifosato y la Guerra contra 122
  • 123. las drogasEl Glifosato ha sido ampliamente utilizado mediante la aspersión aérea para el control de los cultivos ilícitos, con el beneplácito de los gobiernos colombianos. Las denuncias de aumento en la incidencia de abortos y malformaciones congénitas en la población campesina e indígena que habita las zonas asperjadas son de vieja data, no sólo de médicos civiles que laboran en esas regiones, sino también de los médicos guerrilleros de las FARC (Ver en www.farcep.org/). Igualmente organizaciones ambientalistas colombianas e internacionales han alertado sobre los daños y perjuicios al suelo, aguas superficiales y subterráneas, flora y fauna autóctona. Basta accesar, por ejemplo, a Google o Yahoo y la cantidad de información sobre el tema es impresionante. También en www.rebelion.org/ encontramos suficiente información en la sección ecología. La Monsanto es la única compañía proveedora del Glifosato que se utiliza en Colombia en la llamada «Guerra contra las Drogas», desarrollada por los Estados Unidos para mantener una cortina de humo sobre sus propósitos imperiales. Ello es particularmente cierto desde la implementación del Plan Colombia, hoy llamado Plan Patriota. El Glifosato utilizado en Colombia es conocido como «Glifosato enriquecido» con sustancias surfactantes que le confiere mayor penetrabilidad en las plantas y los suelos, del tipo Poli-oxi-etil-amina (POEA) y con Cosmo Flux 411F y Cosmo In; así como mayor tiempo de permanencia en los suelos ejerciendo un efecto residual. De igual manera, ha sido denunciado por organizaciones ambientalistas colombianas e internacionales que una región determinada es asperjada no una vez que sería suficiente para matar las plantas de coca y amapola, sino 12 veces, aumentando entonces en 12 veces el riesgo de efectos tóxicos por efecto de la llamada «deriva» producida por la aspersión aérea. En la locura imperial se planteó -y faltó poco para que se implementara- el uso del hongo Fusarium spp para atacar la raíz de la mata de coca, mezclado con el Glifosato y asperjado vía aérea, el cual puede permanecer en fase latente en el suelo durante más de 50 años (No estamos seguros de que no se este utilizando). Efectos ambientales y sobre la salud Los efectos ambientales y sobre la salud del Glifosato y del Glifosato enriquecido han sido denunciados desde hace muchos años.Los efectos ambientales más reconocidos son contaminación de suelos, aguas subterráneas y superficiales – aguas que una gran parte va a desembocar a la Amazonía colombiana-, alteración de la flora tradicional y desertificación de los suelos. Igualmente ha sido reportada la muerte de animales domésticos, insectos y pájaros autóctonos. Es decir, el Glifosato produce alteración del ecosistema cuya gravedad aún no ha sido cuantificada. 123
  • 124. Según dicen los entendidos, el efecto sobre el humano va a depender de la vía de entrada, la cantidad recibida y la posibilidad de acceso a atención médica. Se han reportado efectos locales (dermatitis y secreción mucosa abundante); efectos agudos (dificultad respiratoria, vómitos, dolores cólicos, Edema de Pulmón, Coma y muerte); y efectos crónicos (Lesión renal, abortos y malformaciones congénitas), además de la acción cancerígena, denunciada por los propios organismos de salud de USA. Sobre las malformaciones congénitas señalamos cita textual: «el testimonio más sorprendente de la comitiva de la Sierra Nevada consistió en revelar la cifra impune de 1200 niños afectados con deformaciones genéticas por las fumigaciones desde los años ochenta con Paraquat y ahora con Glifosato reforzado.» (Ver: Posada Santiago. Foro Andino Amazónico. No a las fumigaciones. Sierra Nevada de Santa Marta. www.rebelion.org/ ). Criminal Plan Según la mentalidad criminal de los agentes imperiales y de la mafia oligárquica- narcoparamilitar que gobierna Colombia, los campesinos son los culpables de los efectos ambientales y sobre la salud humana de su «Guerra contra las Drogas».La perversidad de esa mafia no tiene límites. Ahora los campesinos e indígenas son culpables por los efectos de la contrarreforma agraria que empieza con la implantación del modelo neoliberal de «apertura económica» durante la administración de Cesarin Gaviria Trujillo – posteriormente flamante secretario general de la OEA por dos períodos- y continuada por los sucesivos gobiernos oligarco-mafiosos. El vocero de esa mafia se duele de que «más de un millón de hectáreas boscosas han sido destruidas en el país para dedicarlas a cultivos ilegales, que actualmente cubren unas 80.000 hectáreas, contra 165.000 en 2001», pero se muestra perversamente indiferente ante el daño producido por la fumigación con Glifosato de más de 500.000 hectáreas y por la suerte de millones de campesinos sin posibilidad de cultivar la tierra para siquiera sobrevivir porque el estado los abandonó hace muchos años. Este criminal plan de utilización del Glifosato como un arma química, tiene por objetivo el desplazamiento de los campesinos e indígenas, el abandono de sus tierras y la expoliación por parte de las fuerzas narcoparamilitares –ya se han apoderado de más de 5 millones de hectáreas en 5 años- a fin de consolidar una base social que sea sustento del proyecto de expansión del narcotráfico y la conformación del partido de la extrema derecha mafio-oligárquica de la Casa de Nariño. La comunidad internacional, las organizaciones ecologistas y los partidos de izquierda y de avanzada, exigimos a una sola voz exigir el cese de las fumigaciones 124
  • 125. del «Plan Colombia» y propendemos por el estudio, como una de entre todas las posibilidades, la propuesta de las FARC de erradicación presentada en San Vicente del Caguán en la Mesa de Diálogo y Negociación durante los diálogos del gobierno Pastrana con las FARC. Sólo una visión desprovista de cálculos políticos e intereses comerciales podrá detener los daños que sobre los ecosistemas –especialmente la Amazonía- está produciendo la fumigación aérea e indiscriminada con Glifosato. No esperemos que sea demasiado tarde, defendamos nuestra aldea global!!! [27.04.2005] --- 125
  • 126. La Salud otra víctima oligárquica "Don" Uribe, siendo senador impulsó la destrucción del sector de Salud en Colombia Favorecimiento a los conglomerados económicos “dueños de la salud de los colombianos”. Los narcoparamilitares reciben parte del ponqué politiquero que feria los recursos estatales. La salud, un derecho del pueblo que se exige en la lucha por la Nueva Colombia. En la Nueva Colombia la salud será universal y gratuita. La salud se ha convertido en otra víctima de los gobiernos oligárquicos colombianos, y el gobierno narcoparamilitar del “Don” Uribe no podía ser la excepción, y por ella, el pueblo colombiano padece múltiples problemas para resolver una de las necesidades básicas de toda población. Si por los índices pudiéramos medir el estado de la salud en Colombia, tendríamos que decir que la Salud está enferma, más que enferma, está agonizante. Y sólo el tratamiento radical que proponemos al final le salvará la vida. Cálculos bondadosos estiman que el 60 % de la población colombiana no tiene acceso a servicios de salud, a pesar de que aparentemente se destina aproximadamente entre el 9 y el 11% del PIB al sector salud. ¿Qué sucede entonces con la salud? ¿Por qué el estado lamentable en que se encuentra este sector? ¿Por qué la atención de salud no llega a los colombianos? ¿Por qué no llegan los dineros a los usuarios? La reforma Gavirista Durante la administración de César Gaviria Trujillo –el de la voz aflautada y primo de Pablo Escobar Gaviria y por ende de José Obdulio- se aprobó y fue puesta en práctica la llamada Ley 100 de 1993, dizque para garantizar la universalización de la cobertura, cuando de verdad lo que significó fue deshacerse el Estado de la obligación de satisfacer esa necesidad básica. Ley 100 que significó la privatización de la Salud de los colombianos, la cual se convirtió en una mercancía más, feriada a los grandes conglomerados que conformaron las llamadas Entidades Promotoras de Salud (EPS), y sus consanguíneas ARS, verdaderos pulpos chupasangres de los colombianos y del gremio médico y de salud, que llevaron al deterioro en la atención en aras de una fementida “eficiencia” y del “ahorro” en exámenes y laboratorio, que al fin de 126
  • 127. cuentas era la orden que daban a los médicos: “recételes aspirina o acetaminofén y que se vayan a morir a sus casas, porque los fondos no dan para más!” Las EPS apoderándose de los dineros del Estado en el sector salud significó el no pago a las Instituciones Prestadoras de Salud (IPS), el quiebre financiero de éstas, y lógicamente el no pago a los médicos y trabajadores; así como el inflamiento – sobrefacturación y demás- de las cuentas que presentaban al Estado para así apoderarse de una parte cada vez mayor del ponqué. La enorme corrupción que creció al amparo de la ley 100 es obra y gracia del hombrecito de la voz aflautada –yo no sé por qué habla así, por qué será, por qué será?- y son famosos los desfalcos y robos de, por ejemplo, el Instituto de Seguros Sociales –uno de ellos el Dr. Isaza, que se robó más de 10 mil millones de pesos- de la Caja de Compensación Familiar –en la cual se robaron otros 5 mil millones de pesos-, instituciones en parte hechas –financiadas- con los dineros de los trabajadores colombianos. Salud enferma Los índices de salud en Colombia muestran un franco retroceso. Tanto los índices de Mortalidad como de Morbilidad. Las causas de muerte han permanecido estáticas o han aumentado sus índices, además del repunte escandaloso de la “plomonía”; y los niños colombianos en pleno siglo XXI siguen muriendo por enfermedades transmisibles y prevenibles: Diarreas, desnutrición, malnutrición, infecto-contagiosas: Tuberculosis, Malaria, Fiebre Amarilla (apenas el 5 % de la población que vive en zonas de riesgo está vacunada), Dengue, Sarampión, Tosferina, Polio, etc, así como el aumento en el índice de enfermedades como la Leishmaniasis en zonas rurales, tal vez como resultado de la guerra biológica que desarrollan las fuerzas militares esparciendo los microorganismos para infestar al agente vector, y del control -como arma de guerra- del medicamento Glucantime necesario para combatirlo. Cierre de hospitales Si supuestamente en la última década ha habido aumento de los dineros destinados al sector salud, ¿por qué el deterioro del sistema? En primer lugar, porque las grandes empresas de salud son las que se embolsillan esos dineros, se lo roban, presentando y cobrando cuentas por servicios no prestados. Es significativo que las grandes empresas dueñas de la salud en Colombia son: Saludcoop, Coomeva, Colsánitas (Española), Medicina Prepagada, Susalud y SaludTotal. Las cinco tuvieron ventas en 2003 por 2,02 billones de pesos, de los cuales solo Saludcoop facturó 1,3 billones, superando los ingresos operacionales de Bancolombia, el primer banco del país, que solo alcanzó 1,17 billones. 127
  • 128. En una década Saludcoop pasó de 2.500 millones de pesos en activos a 237 mil millones. Y es ahora una de las veinte empresas más grandes del país y la tercera en número de empleados después de Almacenes Éxito. En el 2004, Saludcoop pasó del 18º lugar al 10º con ingresos operacionales de 2.004.377 millones de pesos (2 billones 4 mil 377 millones de pesos!!!); Salud Total pasó del 85º lugar al 74º con ingresos de 416.841 millones de pesos; Colsánitas pasó del 78º lugar al 73º con ingresos de 386.679 millones de pesos y SuSalud medicina pasó del 81º al 80º lugar con ingresos de 378.647 millones de pesos. En segundo lugar, porque los grandes politiqueros de las diferentes regiones, manejan los recursos del régimen subsidiado y los convierten en recursos para su enriquecimiento personal, así como botín electorero. Es tal la rebatiña con esos dineros, que los narco-paramilitares se han apoderado de esos dineros como el caso denunciado en Riohacha (departamento de la Guajira), en la Costa Norte colombiana, en Cúcuta y en muchísimas otras zonas. Es decir, que la clase política colombiana utiliza los ya de por sí menguados dineros que les llegan desde el nivel central para también financiar a los grupos de asesinos y narcotraficantes, que cometen toda clase de tropelías para seguir “manteniendo la democracia”, es decir, otra forma de financiar la guerra demencial del miniführer, el “Don” Uribe. Lógicamente los recursos que llegan a los hospitales son pocos, y allí son también víctimas de la voracidad politiquera, y para colomo son obligados a convertirse en EPS, compitiendo con los conglomerados que presentaban cifras astronómicamente falseadas, lo que sumado al no pago de sus obligaciones por parte del Estado (¿cuántos miles de millones les debe el Estado a los Hospitales?), los ha llevado a la asfixia económica y al cierre. Es diciente que para finales del 2003 la deuda de la Nación a diecinueve hospitales públicos por la atención a los «vinculados», desplazados, subsidiados y de Fisalud, era de 663.570 millones de pesos. (El Tiempo, 22 de enero de 2004). En abril, a sólo ocho de los principales hospitales de tercer nivel, el Estado les adeudaba 535 mil millones de pesos (Ámbito Salud, periódico Legis, abril 28 de 2004). En febrero, a la Red Hospitalaria del Valle se le adeudaban 74 mil millones de pesos y al Ramón González Valencia de Bucaramanga, 55 mil millones de pesos. Ya son notorios los cierres de los hospitales San Juan de Dios (La Hortúa), Materno-infantil, Infantil Lorencita Villegas de Santos, éstos en Bogotá; y de los Hospitales Universitarios de Cartagena, de Caldas, del Ramón González Valencia de Bucaramanga y el Hospital Central “Julio Méndez Barreneche” de Santa Marta el 5 de julio del 2005; y son endémicas las amenazas de cierre de los Hospitales de Popayán, Cúcuta, Pereira, y las crisis económicas permanentes de los otros hospitales, casi treinta en todo el país, entre ellos el Evaristo García de Cali, el de Barranquilla, etc. 128
  • 129. ¿Quiénes son los perjudicados? Naturalmente los hijos del pueblo colombiano. Porque cuando los oligarcas o sus familiares se enferman, se van para las clínicas y hospitales privados, como fue el caso cuando se enfermó la madre del entonces presidente César Gaviria, atendida con todo lujo y solicitud en la Fundación Santa Fé de Bogotá. (Jerto, o no, Cesarín?). La propuesta del Miniführer “doptor Varito” El inquilino de la Casa de Nariño, ante el reclamo del sector salud por la crisis de los hospitales responde categóricamente –con su inmensa perversidad- que “los hospitales no son rentables y hay que cerrarlos”. Esta es una de las “obras” que puede mostrar como su “obra de gobierno”, la que le ha reportado la “inmensa popularidad” que las encuestas mentirosas publican para su contentillo. Propone para tal fin, la “Reforma Uribista a la ley 100”, que significa “último día de despotismo, y primero de lo mismo.” En dicho proyecto se favorece el monopolio de las Empresas Promotoras de Salud (EPS) y ARS, y se reducen los aportes a los hospitales públicos. Tampoco propone el pago de los cientos de billones de pesos que el Estado les debe a esos hospitales. Es decir, la estocada final. Los trabajadores de la salud han sido especialmente afectados por estas leyes y son contratados en condiciones que impiden el libre albedrío profesional, sometidos a la esclavitud de las compañías monopólicas, contratados con bajos salarios, ninguna seguridad ni estabilidad laboral, ya que sino “te vas, que hay muchos esperando esta oportunidad”. A los hospitales estatales además les exigen el recorte de personal, despido de trabajadores con más de 10 años de labores, enganche laboral “por contrato” sin ninguna garantía, y los mínimos gastos para funcionamiento. Ante esta caótica situación, los carnés del régimen subsidiado, se convierten en mecanismo de perpetuación política del régimen narcofascista del “doptor Varito”, ya que como vimos antes serán sus socios narcoparamilitares los que manejarán “a quién si y a quién no” les entregan el mencionado carné. Es decir, que si no logras un carné, no existes para el sistema de salud. La salud en un Gobierno de Reconstrucción y Reconciliación Nacional La salud es un derecho que se exige mediante la movilización popular en el entretanto avanzamos la construcción de la Nueva Colombia. Entonces, la atención de salud será universal y gratuita para todos los colombianos, sin distingo de ninguna especie, tal como está contemplado en el programa para un Gobierno de Reconstrucción y Reconciliación Nacional. Porque la mafia narcoparamilitar de la Casa de Nariño no perdurará por siempre, cada día es más evidente su debilidad, y los pueblos no olvidan, lo han demostrado San Pablo, San Juan del Cesar, Timbiquí y Dolores! 129
  • 130. 16.08.2005 Salud, pobreza y Guerra en Colombia Más millones de dólares para asesinar colombianos. La salud y la pobreza van de la mano -desgraciadamente- con la guerra que adelanta la oligarquía-mafia empotrada en la Casa de Nariño, por orden de su amo imperial. En este artículo Allende la Paz nos analiza la situación de salud y pobreza y su relación con la guerra. ¿Qué significar'ia un día sin guerra en Colombia? El régimen narco-para-fascista oligárquico encabezado por Álvaro Uribe Vélez ha convertido la manipulación de las cifras la herramienta fundamental para tratar de mostrar que su administración es la mejor de los últimos tiempos. A esta manipulación se prestan gustosamente los medios de alienación masiva, encabezados por la casa editorial El Tiempo, quienes reproducen las mentiras que los funcionarios gubernamentales propalan a los cuatro vientos para engañar al pueblo colombiano, a la comunidad internacional. Quiero hoy mirar un poco el estado de la salud, la pobreza y su relación con la guerra interna que padece el pueblo colombiano por cuenta de los gobiernos de Estados Unidos y la oligarquía cipayo que acepta sus designios. La Salud Desde el Estado se ha La salud ha sido una de las más golpeadas por las políticas estrangulado la Salud neoliberales adelantadas por las diferentes administraciones de los colombianos. oligárquicas. La salud fue convertida en ‘mercancía’ con la Ley 100 de 1993 durante la administración de César Gaviria Trujillo. Las condiciones de salud de la población fueron deteriorándose en tanto las grandes empresas de la salud –las llamadas Empresas Prestadoras de Salud (EPS)- se llenaban los bolsillos. En anterior artículo llamado ‘La Salud: otra víctima oligárquica’ señalábamos: 130
  • 131. “Es diciente que para finales del 2003 la deuda de la Nación a diecinueve hospitales públicos por la atención a los «vinculados», desplazados, subsidiados y de Fisalud, era de 663.570 millones de pesos. (El Tiempo, 22 de enero de 2004). En abril, a sólo ocho de los principales hospitales de tercer nivel, el Estado les adeudaba 535 mil millones de pesos (Ámbito Salud, periódico Legis, abril 28 de 2004). En febrero, a la Red Hospitalaria del Valle se le adeudaban 74 mil millones de pesos y al Ramón González Valencia de Bucaramanga, 55 mil millones de pesos”. El régimen narco-paramilitar ha continuado la asfixia presupuestal de los hospitales. El cierre de los grandes hospitales es lo que puede mostrar como ‘obra’ de gobierno el régimen narco-paramilitar. Ahí están los casos de La Hortúa, del Materno-Infantil, del Lorencita Villegas, del González Valencia de Bucaramanga, del Hospital Universitario de Caldas, del Barreneche de Santa Marta, etc. De igual manera, el gobierno de Uribe Vélez ha desconocido la deuda que tiene con el Instituto de Seguro Social (ISS), la cual es de 63 billones (un billón en Colombia es un millón de millones) y además impidió que esta institución de Salud hiciera nuevas afiliaciones. Si a esto le sumamos los robos de las diferentes administraciones del ISS, entendemos por qué utilizan la caótica situación financiera del ISS como argumento para su privatización. En este desangre financiero han contribuído las bandas narco-paramilitares, como fue denunciado en el caso de Riohacha (Guajira) en donde el capo narco-paramilitar “Jorge 40” – muy cercano a Jorge Noguera Cotes y Uribe Vélez- exigía a las administraciones regionales y locales ‘contratos’ para financiar sus actividades criminales. De otro lado, los indicadores de salud en Colombia siguen deteriorándose. La desnutrición infantil va ascendiendo y sobrepasa el 15%, así el ministro de Protección Social, Diego Palacio, diga que ha disminuído. Aumentan los casos de niños que mueren en lo que maquiavélicamente llaman ‘los paseos de la muerte’, que resume la desprotección que viven los colombianos que van de un hospital a otro porque carecen de algún régimen de protección a su salud -7 millones de personas-, y como si fuera poco los costos de salud han aumentado en 72% desde 1999. Además, cada día de 3 a 5 niños mueren de desnutrición y 13 millones de colombianos carecen de agua potable. La pobreza La manipulación de las Las cifras presentadas por entidades estatales sobre la cifras por el DNP es pobreza en Colombia adolecen de credibilidad por muchas más que evidente. causas, entre otras por los permanentes cambios de metodología para ‘acomodar’ esas cifras a los intereses del gobierno narco-paramilitar de Uribe Vélez. El Departamento Nacional de Planeación, DNP, cada vez que presenta un informa cambia las cifras. En enero del 2006 decía que, como lo reseñamos en el artículo ‘Pobreza y desplazamiento en Colombia’, la pobreza “descendió de 57,0% 131
  • 132. en 2002 a 49,2 en 2005, pasando por 50,7 en 2002 y 52,7 en 2004, es decir que entre 2002 y 2005 la pobreza disminuyó 7,2 puntos”. Ahora, en su último informe dice el DNP –según publicación del propio DNP- que “en el período comprendido entre 2002 y 2006 la pobreza cayó 11 puntos porcentuales, al pasar del 56% al 45%, lo cual significa que el número de pobres bajó de 22,39 millones a 18,94 millones”. La falta de seriedad de estas informaciones son más que patentes. En el 2005 habla de 57,0% de pobres en el 2002 y en el 2007 habla de 56% en el 2002, lo cual implica una rebaja de un punto porcentual por obra y gracia de los funcionarios del DNP entre un informe y otro. Pero el DNP va más allá, dice que la pobreza rural bajó de un 70,1% a un 62,1%. Si la población rural es del 25% (10’310.737 personas) el descenso de la pobreza significaría que 824.859 campesinos e indígenas han dejado de ser pobres. Ahora bien, si durante los cuatro años de la administración de Uribe Vélez resultaron 1’025.155 campesinos e indígenas desplazados forzados internos, los cuales entran a engrosar los cinturones de miseria de las grandes ciudades, entonces no entendemos de dónde sacan esa cifra. La situación en las ciudades es más que crítica. Basta visitar cualquier ciudad en Colombia para ver cómo pululan la cantidad de ‘vendedores’ apostados en semáforos, calles y avenidas, y en los buses, vendiendo cualquier cosa para poder llevar a la casa algo de comida. O, ¿será que los funcionarios de marras viven en ‘otro’ país? La guerra Todos los caminos En la base de la extrema situación que viven los conducen a Uribhitler y colombianos está la guerra que padecemos por cuenta de la a los que están detrás de él. oligarquía (oligárquica-mafiosa) y el imperio estadounidense. Esa guerra la adelantan para continuar saqueando impunemente los recursos naturales de nuestra patria. Por ello vemos a los diferentes gobiernos de los Estados Unidos diseñando planes de guerra contra el pueblo –que ellos mismos llaman contrainsurgentes- basados en las Doctrinas de Seguridad Nacional, Conflicto de Baja Intensidad y los llamados Documentos Santa Fé. Estos planes han tomado diferentes nombres a lo largo de la historia de acuerdo con cada gobernante oligárquico cipayo. Plan LASO (Guillermo León Valencia), ‘Estatuto de Seguridad’ de Turbay Ayala, ‘Guerra Integral’ de César Gaviria Trujillo, Plan Colombia de Andrés Pastrana y Plan Colombia –versión Patriota y ahora Consolidación- de Álvaro Uribe Vélez. 132
  • 133. En tales planes de guerra gastan miles de millones de dólares con impúdica perversidad. No importa el derramamiento de sangre inocente, no importa el dolor de los familiares de las víctimas, no importa la orfandad de niños, no importa nada, sólo importa que a las arcas de los bancos gringos lleguen los millones de dólares producidos por el robo del petróleo, del oro, del níquel, del carbón, del agua y de hasta nuestros genes. Durante la administración del narco-paramilitar presidente colombiano, Álvaro Uribe Vélez, se han gastado 23,6 mil millones de dólares (los militares colombianos en sus informes los llaman billones de dólares), lo cual significó que en el 2006 gastaron 18,9 millones de dólares diarios en la guerra. Un día sin guerra ¿Qué significaría un díaUn día sin guerra en Colombia hubiera significado que no se sin guerra en Colombia? hubieran desaparecido 7 personas, que se hubiera evitado el asesinato selectivo de 11 personas, que se hubiera evitado el asesinato fuera de combate de 31 personas, que no se hubieran desplazado forzosamente 602 personas en el 2006, que no hubieran muerto en combate 6.981 colombianos en el 2002… Un día sin guerra (18,9 millones de dólares, o sea, 41.610 millones de pesos) hubiera significado… ¿cuántas escuelas construídas? ¿Cuántos puestos de salud? ¿Cuántos acueductos rurales? ¿Cuántos alcantarillados? ¿A cuántos niños se les hubiera podido alimentar adecuadamente? Con lo gastado en trece días en la guerra se hubiera podido pagar la deuda de todos los hospitales públicos de Colombia (535 mil millones de pesos). Con lo gastado en 1,77 días en la guerra se hubiera podido pagar la deuda de los hospitales del Valle (74 mil millones de pesos). Con lo gastado en 1,32 días en la guerra se hubiera podido pagar la deuda del hospital Ramón González Valencia de Bucaramanga (55 mil millones de pesos). Con lo gastado en 6,27 días en la guerra se hubiera podido pagar la deuda del hospital San Juan de Dios y el Materno-Infantil de Bogotá (261 mil millones de pesos). Con lo gastado en 1.514 días en la guerra se hubiera podido pagar la deuda del Instituto de Seguros Sociales –ISS-, la cual asciende a 63 billones de pesos. Con lo gastado en un día en la guerra no se hubiera muerto ninguno de los niños víctimas de los ‘paseos de la muerte’. Con lo gastado en un día en la guerra con seguridad no hubieran muerto de hambre los niños del Chocó. Una vida en paz 133
  • 134. Los colombianos de bien ansiamos un país en paz, con justicia social, libertad, independencia y soberanía. Por ello estamos trabajando en la construcción de un Nuevo Gobierno de Reconstrucción y Reconciliación Nacional que cree una Nueva Institucionalidad, paso previo e indispensable hacia esa Nueva Colombia. 01.04.2007 Desapariciones forzadas y asesinatos selectivos En dónde están? Responde Uribe Vélez! El desgañitado narcoparamilitar presidente, Álvaro Uribe Vélez, pretende sacarle dividendo a la muerte, por fuego cruzado, de los 11 diputados y ´exige´la devolución de los cadáveres. Pero Uribe Vélez NUNCA ha exigido la entrega de los desaparecidos ni nunca ha ordenado parar las ejecuciones extrajudiciales cometidas por las fuerzas militares-narco-paramilitares. El desgañitado narcoparamilitar presidente, Álvaro Uribe Vélez, quiere sacarle dividendos políticos a la tragedia de la muerte, en fuego cruzado, de los diputados de el Valle. Su postura siempre ha sido de un mezquino cálculo para sacarle ganancia a las tragedias de los colombianos. Claro que no es usual que se salga con la suya y por el contrario, cada día es más evidente su descrédito. Manifestado de muchas formas. Por ejemplo una, cuando la hija de una de las víctimas culpó al gobierno por no haber realizado el Intercambio Humanitario o Canje de Prisioneros. O como cuando la citación de ‘manifestaciones’ contra las FARC se convirtieron en manifestaciones por el Intercambio o Canje y por una salida política al conflicto armado interno. Vemos por estos días a Alva-raco Uribélez (Álvaro Uribe Vélez) ahora ‘condolido’, energúmeno porque las FARC dizque no ‘quiere entregar los cadáveres’ porque el proceso de descomposición de ellos impediría establecer las reales causas de su deceso. O Alva-raco Uribélez es un completo ignorante en estas materias o se las tira de bobo para capitalizar el noble sentimiento de los familiares de los muertos. Claro que yo creo que es una mezcla de ambas. Ahora bien, Alfredo Molano Bravo en su crónica de El Espectador nos dice cuando analizó las ‘marchas’ que en ellas no se escuchó ni una consigna exigiendo la entrega de los desaparecidos. ¿Por qué? ¿Será porque la población colombiana se insensibilizó ante las desapariciones o será porque la mediatización de la mente de 134
  • 135. los colombianos llega a tanto? Pero más importante aún es ¿por qué, como dice Claudita López en su columna de hoy, nunca Álvaro Uribe Vélez ha exigido a los narco-paramilitares la devolución de los 1.000 secuestrados que estaban en su poder cuando se iniciaron los sainetes de Ralitos?¿Por qué Álvaro Uribe Vélez NUNCA se ha desgañitado exigiéndoles a los militares y narco-paramilitares la devolución de los desaparecidos? ¿Por qué Álvaro Uribe Vélez no exige el cese de los asesinatos selectivos o ejecuciones extrajudiciales? ¿Por qué esos crímenes están en la más completa impunidad? Veamos por qué… Desaparición forzada, típico crimen de estado 8.003 En muchos artículos publicados en ANNCOL hemos desaparecidos abordado la problemática de la desaparición forzada. En ellos durante las hemos clarificado que la desaparición forzada es un típico últimas cinco crimen de estado, cometido con la participación directa o administraciones indirecta de funcionarios estatales. Las estadísticas están allí en Colombia. para confirmarlo dolorosamente en Colombia. Al igual hemos dicho que el desaparecido es víctima de una serie de delitos: secuestro, tortura, mutilaciones y ejecución extrajudicial, además de secuestro de sus despojos mortales (A propósito, ¿cuándo devolverá el general ® Álvaro Valencia Tovar los despojos mortales de Camilo Torres? ¿Cuándo devolverán los militares, los despojos mortales de los guerrilleros que ellos matan en combate o fuera de él, los cuales no pueden ser recuperados por sus compañeros ni por sus familias?) Las frías estadísticas nos dicen que el 96,54% de las desapariciones forzadas son cometidas por miembros de las fuerzas militares y narco-paramilitares (según la Comisión Colombiana de Juristas). Durante las últimas cuatro administraciones oligárquicas (Virgilio Barco Vargas, César Gaviria Trujillo, Ernesto Samper Pizano, Andrés Pastrana y Álvaro Uribe Vélez ) han sido desaparecidas forzosamente 8.003 personas. Lógicamente estas cifras adolecen de incompletitud porque no todas las familias denuncian la desaparición. Quiero que mis lectores vean cómo el fenómeno ha sido persistente durante estas 5 administraciones y ello explica el silencio oficial sobre este crimen de estado y la renuencia de Gaviria y Samper de lograr aprobar un proyecto de ley tipificando la desaparición forzada, el cual era solicitado ser aprobado por diferentes voces de la comunidad internacional y sólo hasta el 2000 se logró. BARCO GAVIRIA SAMPER PASTRANA URIBE 500 674 1.093 4.123 1.613 TOTAL 8.003 Quiero también resaltar que durante la administración de Álvaro Uribe Vélez ha sido imposible la recopilación fidedigna de datos, toda vez que los propios 135
  • 136. defensores de derechos humanos han sido convertidos en blanco militar, de guerra, por parte del propio presidente quien repetidamente señala a las ONGs defensoras de D.H., como ‘auxiliadoras de la guerrilla’. [Ver artículos relacionados: Las Fosas comunes, Desaparición forzada en Colombia, Desapareciendo desaparecidos, ¿quiénes desplazan y desaparecen colombianos? ] ¿Quiénes son las víctimas de desaparición forzada? Las víctimas de Las víctimas de desaparición forzada son hijos del pueblo, la desaparición luchadores populares, es decir, campesinos, indígenas, líderes forzada son sindicales, políticos de izquierda, maestros, líderes comunales, hijos del barriales, de desplazados, mujeres, incluso hasta niños. Por ello, pueblo. ninguna importancia tienen para los gobernantes oligárquicos como Álvaro Uribe Vélez. De allí que al inquilino de la Casa de Nariño en nada le preocupen estos desaparecidos si con ello se quita –o le quitan sus mandaderos- un estorbo de encima. Los asesinatos selectivos o ejecuciones extrajudiciales 28.245 Tampoco se duele o conduele el narco-paramilitar campesinos, presidente Álvaro Uribe Vélez de la enorme cantidad de educadores, colombianos asesinados por las fuerzas militares- indígenas, narcoparamilitares mediante la modalidad de asesinatos empleados, selectivos o ejecuciones extrajudiciales. Es lo que en los informes mujeres y llaman los homicidios políticos. niños, víctimas de asesinatos ¿Quiénes son las víctimas de este delito? Campesinos, selectivos. educadores, indígenas, empleados, sindicalistas, líderes de izquierda, y hasta mujeres y menores de edad. Todos hijos del pueblo. Por ello nada le importan a la administración narco-paramilitar de Álvaro Uribe Vélez y su círculo íntimo mafioso. BARCO GAVIRIA SAMPER PASTRANA URIBE ? 7.865 1.386 13.839 5.155 TOTAL 28.245 Uribe debe responder El narco-paramilitar presidente de Colombia, Álvaro Uribe Vélez, debe responder ante la justicia popular por los crímenes cometidos contra los hijos del pueblo. Su 136
  • 137. fin cada día está más cercano, cada día que pasa es más evidente su inmensa e irrecuperable debilidad, producto de su insania y su corrupción, evidenciada ya de múltiples maneras: corrupción en todas las esferas del estado, evidencia de su pertenencia a los grupos narco-paramilitares y sus pactos secretos con éstos, y además su inmensa perversidad con los prisioneros de guerra en poder de las FARC. Soy enfático al afirmar con el Dr. Pinzón y el periodista Dick Emanuelsson, ‘Uribe caerá’. Porque como lo dijera el Libertador Simón Bolívar: Hoy tenemos que recordar las palabras de nuestro Libertador, Simón Bolívar: «Todos los pueblos del mundo que han lidiado por la Libertad han exterminado al fin a sus tiranos ». 137
  • 138. Capítulo V La derrota de los planes injerencistas de Estados Unidos New York Times: Fracasó el Plan Colombia Anncol 139 Acta de defunción del Plan Patriota- Plan Colombia 142 Los costos de la guerra 142 Los ‘logros’ del Plan Patriota 143 El Acta de defunción 143 El Plan ‘Victoria’: nació derrotado 145 Los antecesores 145 Cada Plan y su derrota consiguiente 146 Plan Colombia e injerencia militar Estadounidense en Colombia 148 Objetivos de la ‘ayuda’ estadounidense 148 El entrenamiento de terroristas 149 Las consecuencias 150 Única salida 150 Plan Colombia: fracasado y recortado 151 Plan Colombia en cifras 151 Los ‘logros’ del Plan Colombia 153 ¿Quién entrena la oficialidad? 154 El Plan Colombia continúa 154 138
  • 139. New York Times: Fracasó el Plan Colombia Fumigación con Glifosato... acabando con nuestro país! El fracaso del Plan Colombia ('Plan Patriota') es consecuencia de las propias políticas de USA que para mantener su injerencia en los países andinos, ataca el narcotráfico, más no la distribución ni el consumo. Además, como plan contrainsurgente, ha sido hecho añicos por el accionar de las guerrillas de las FARC-EP. [ANNCOL] El principal periódico estadounidense concluye el fracaso del Plan Colombia en artículo publicado bajo el diciente título de “La coca colombiana sobrevive los planes de Estados Unidos para destruirla”. Señala el diario que ‘el principal objetivo era reducir los cultivos al 50% y hoy, seis años después, el ‘problema continúa idéntico’ después de la ‘inversión’ estadounidense de 4,7 millones de dólares para financiar dicho plan. Tenemos que señalar que el objetivo fundamental no era como dice el diario neoyorquino, sino su fondo era –y es- un plan contrainsurgente, dirigido a combatir fundamentalmente a las FARC-EP. La ‘guerra contra las drogas’ Señalamos también que la llamada “Guerra excusa gringa para mantener su contra las drogas” es la excusa que esgrime el injerencia nefasta en los países gobierno de los Estados Unidos para continuar su andinos. injerencia en los países andinos en donde se cultiva la mata de coca –que no cocaína- y obedece a la doble moral estadounidense. Por un lado adelanta la ‘guerra en los países productores’, pero no combate la distribución –manejada por la mafia estadounidense- ni el consumo, representado en más de 32 millones de adictos, siendo ésta una de las causas del fracaso del mencionado plan. En Colombia, el negocio de la droga es manejado por los grupos narco- paramilitares, ahora en proceso de negociación con el gobierno de Álvaro Uribe Vélez, que según la opinión de la mayoría de los colombianos es un acuerdo entre compadres que busca la legalización e institucionalización del narco- paramilitarismo, la legalización de sus inmensas fortunas derivadas del narcotráfico y la expoliación de tierras y ganados a campesinos e indígenas, y la impunidad absoluta a sus crímenes de Lesa Humanidad cometidos por estas bandas de criminales. Según la ley de mercado, mientras haya demanda hay oferta, y el negocio es tan lucrativo que hasta militares estadounidenses se han involucrado en el narcotráfico 139
  • 140. (casos ‘narcosoldiers’, ‘asesores’ militares y hasta la esposa del agregado militar de la embajada estadounidense en Bogotá llevando heroína a su país). Es importante señalar que la DEA –la agencia estadounidense para combatir el narcotráfico- se ha visto involucrada en el narcotráfico, y hasta presta ‘protección’ a capos del narcotráfico en Colombia y les da asesoría sobre lavado de activos, lo que ha permitido señalar a muchos analistas que la DEA es la que maneja el ‘negocio de las drogas’ en nuestro país. También es de resaltar que el accionar de las Las FARC han hecho fracasar el guerrillas de las FARC ha hecho fracasar el Plan Plan Colombia y propusieron ‘la erradicación manual’ y ‘la Colombia desde sus inicios durante la administración legalización del consumo’. de Andrés Pastrana, y durante su continuidad por el gobierno de Álvaro Uribe Vélez bajo el nombre de ‘Plan Patriota’. Las FARC-EP por su parte han propuesto el desarrollo de un plan piloto de erradicación manual en Cartagena del Chairá, –no el plan militar de erradicación manual en La Macarena que es un plan militar de infiltración y control de territorio-, con financiación de la ONU, el cual se extendería posteriormente a todo el país; y además la legalización del consumo en los países consumidores como Estados Unidos y la Unión Europea. Éstas propuestas han caído en oídos sordos. Los funcionarios gubernamentales estadounidenses se contentan con expresiones sin mayor contenido que muestren la efectividad del Plan Colombia. John Walters, zar antidrogas de USA, dijo que “en los últimos cinco años se han comprimido los cultivos. Lo que se ve es que el tráfico y los cultivos que quedan ahora en Colombia están bajo intensa presión” y que la lucha contra las drogas “ha debilitado a guerrillas y paramilitares, que se nutren de su tráfico, lo cual se traduce en estabilidad para Colombia”. Los funcionarios gringos parecen vivir un mundo El tráfico de drogas produce 750 irreal. El negocio de las drogas produce más de 750 mil millones de dólares al año, 85% se queda en el sistema mil millones de dólares al año, 85% de los cuales se financiero de E.U. quedan en el sistema financiero estadounidense. Por su parte, las bandas de narco-paramilitares continúan traficando a sus anchas por Colombia, con el apoyo del gobierno colombiano y la DEA, y muestran su poder ostensiblemente en centros comerciales y ciudades colombianas, y el gobierno los nombra ‘erradicadores manuales’, algo así como poner un marrano a cuidar un yucal. Además, el gobierno no se ha atrevido ni a calcular el monto de las fortunas de los jefes narco-paramilitares ni a publicar siquiera un estimativo de éstas. Las guerrillas de las FARC no basan sus finanzas en el tráfico de drogas, y cobran el impuesto denominado ‘gramaje’ a los narcotraficantes que hacen negocios en algunas de sus zonas de influencia, y cada día están más fuertes desde el punto de vista político-militar. El fracaso del Plan Colombia (‘Plan Patriota’) es una muestra de ello. Además, sus propuestas para acabar tan criminal negocio están ahí a la 140
  • 141. mano de quien quiera estudiarlas (ver en su página web), y, con su concurso, llevarlas a la práctica para el bien de la humanidad. 20.08.2006 141
  • 142. Acta de defunción del Plan Patriota-Plan Colombia Con la cabeza gacha y la lengua ¿en dónde?! El Plan Patriota -continuidad del Plan Colombia- recibió el acta de defunción por parte del ministro de Defensa colombiano. Más de 23 billones de dólares gastados en la guerra durante el gobierno Uribe Vélez cosecha una estruendosa derrota que no es reconocida y, por el contrario, ya sueñan con otro Plan de Guerra. Diseñado por los ‘genios’ militares gringos, como una versión del Plan Colombia –o como su continuación-, el ‘Plan Patriota’ fue lanzado como el Plan que acabaría con la insurgencia armada –específicamente las FARC-EP- porque se les iban ‘a meter a la retaguardia’, y para tal efecto movilizaron 18.000 soldados al sur del país –una fuerza descomunal-, y en la guerra en Colombia gastan diariamente 18,9 millones de dólares diarios en el 2006. Los costos de la guerra 23,1 billones de dólares En el último Informe sobre Resultados Operacionales gastados por los gobiernos de del Ministerio de Defensa del 2006 podemos ver que el Estados Unidos y Colombia en aumento del pie de fuerza ha continuado. De 278.796 el Plan ‘Patriota’. en julio del 2002 se pasó a 330.515 en 2003, a 349.626 en 2004, a 373.252 en 2005, que con el personal ‘civil’ nos daba un total de 386.574; en este último informe nos dicen que la cifra aumentó a 391.471 miembros de la Fuerza Pública. ¿Para qué semejante Pie de Fuerza? ¿Está o no Colombia en guerra? Pero también son escandalosos los gastos de los gobiernos de Colombia y Estados Unidos en la guerra. 4,6 billones de dólares en 2003; 5,3 billones de dólares en 2004; 6,3 billones en 2005 y 6,9 billones en 2006, lo cual nos da un total de 23,1 billones de dólares gastados en la guerra durante los primeros cuatro años de la administración de Álvaro Uribe Vélez. ¿Qué significa tal gasto? Significa que diariamente el gobierno colombiano gasta 18,9 millones de dólares en la guerra. Al tiempo, el gobierno cierra hospitales públicos y los niños mueren sin atención médica en los llamados ‘paseos de la 142
  • 143. muerte’, cierran escuelas, aumenta el desempleo, aumenta el déficit de vivienda y aumenta la población que carece de agua potable. Los ‘logros’ del Plan Patriota 18,9 millones de dólares diarios Los resultados no podían ser más decepcionantes gastados para conseguir una para los ‘genios’ militares de escritorio que creen que estruendosa derrota. la guerra es como la juegan en sus juegos virtuales cómodamente sentados al frente de una computadora. La guerrilla de las FARC-EP no sólo les hizo contención sino que realizó ataques contundentes en la zona en donde se adelantaba la propia operación del Plan Patriota –al cual consideramos un Plan nacional-, y también golpeó en diversos puntos de la geografía colombiana. Tan fuerte fueron estos golpes que los militares comenzaron a sacar sus efectivos de la zona aduciendo que padecían de ‘leishmaniasis’. Cabe resaltar que el objetivo del Plan Patriota de ‘meterse a la retaguardia de las FARC’ y ‘golpear su Secretariado Nacional’ no se cumplió y, por el contrario, lo que produjo fue un escalamiento en la confrontación. Según la ‘Fundación Seguridad y Democracia’ durante la administración Uribe hubieron 5.6 combates diarios en promedio (Pastrana registraba 2.2 y Samper Pizano 1.4), representados por 8.001 combates, un 149% más de los ocurridos durante la administración Pastrana (3.211 combates) y 278% más de los ocurridos durante la administración del ‘bojote’ Samper (2.114 combates). La mencionada ‘Fundación’ habla de 1.397 bajas –que no asesinatos porque sus muertos lo son en combate, estando ellos armados y disparando-, un 13 % más que durante Pastrana (1.235) y del 3% durante Samper, mientras el Informe del Ministerio de Defensa 2006 nos dice que en el primer período de Uribe Vélez fueron dados de baja 2.058 miembros de la fuerza pública hasta el 2005 y esta cifra aumenta hasta 2.067 en el 2006, a pesar de que los militares nunca dicen la verdad. El acta de defunción No reconocen la derrota y El ‘Plan Patriota’ resultó fulminado por estos golpes ya sueñan con ‘otro’ plan dados por las insurgentes FARC. La guerra se gana para vencer la insurgencia ganando batallas, no perdiéndolas. Y la tropa oficial fue de los pueblos. recibiendo golpe tras golpe hasta quedar sin moral combativa y con enorme frustración, máxime cuando la oficialidad está profundamente corrompida por el narcotráfico. La guerra no se gana con estridencias ni alaridos, menos con anuncios histéricos de ‘les vamos a dar garrote’ (sic!). Tampoco con discursitos de posesión llamando a ‘patear al arco después de estar paseándose por el área chica del rival’. 143
  • 144. El Plan Patriota –continuidad del Plan Colombia- estaba muerto y faltaba expedir su acta de defunción. Hoy lo hizo el flamante ‘ministro’ de Defensa –que según la prensa oligárquica ´si le va bien en el ministerio, será el próximo presidente’ (sic)- cuando anuncia que “Nueva campaña militar reemplazará el Plan Patriota” y, sin reconocer la derrota (cosa que nunca hacen), dice muy ‘orondo y muy majo’ según El Tiempo: “En el balance de sus primeros cien días de gestión (en el segundo cuatrienio de Álvaro Uribe), el ministro de Defensa precisó que "el nuevo plan de guerra contra el terrorismo reemplazará y dará continuidad al Plan Patriota, que ya cumplió con buena parte de sus objetivos", señaló el Ministro. …Este cambio supone que la etapa de persecución del secretariado de las Farc (idea inicial de la operación 'JM' del Plan Patriota) pasa a un segundo plano y se concentra en la erradicación de las finanzas que son el motor de la organización guerrillera.” Definitivamente, podrán diseñar miles de planes militares –como lo han venido haciendo desde 1964-, pero siempre serán derrotados por la insurgencia de los pueblos. Podrán invertir la cantidad de millones de dólares que quieran, podrán aumentar el pié de fuerza hasta la enésima potencia, que no podrán vencer la resistencia de los pueblos. Las FARC lo está demostrando una vez más, como en 1975 lo demostró el heroico pueblo de Vietnam. Plan Patriota o Plan Colombia… q. e. p. d. 144
  • 145. El ‘Plan Victoria’: nació derrotado Ahogándose con su propio… Me enseña mi médico de cabecera que a la criatura que muere alrededor de la fecha prevista del nacimiento le llaman en medicina ‘mortinato’. Su explicación fue más que suficiente para comprender por qué él, experto en esas cosas, llama así al Plan ‘Victoria’. Nombre altisonante para un plan que ‘cranean’ basados en las derrotas de sus antecesores, el ‘Plan Colombia’ de Andrés Pastrana y su sucedáneo, el Plan ‘Patriota’ de Álvaro Uribe I. El flamante ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, pronunció un discurso en donde da cuenta del mencionado Plan, el cual a pesar de su nombre suena a derrota. Los antecesores Colombia ha sido el primer receptor de ‘ayuda militar’ estadounidense en Suramérica y el segundo a nivel mundial, después de Afganistán. Igualmente es el primer país en recibir entrenamiento para los oficiales de la Fuerza Pública (Fuerzas Militares y Policía). Esta oficialidad es la que en la práctica ha aplicado los planes militares diseñados en los centros de poder estadounidenses y acogidos por la oligarquía en el poder. El gasto militar en Colombia es exorbitante. Desde el inicio del Plan Colombia en el 2000 durante la administración de Andrés Pastrana se contempló el gasto de 10 mil millones de dólares. Durante la administración de Álvaro Uribe Vélez, en el año 2003 los gobiernos de Estados Unidos y Colombia gastaron en la guerra 4,8 billones de dólares, lo cual representa un 5,2 % del PIB. En el año 2004 gastaron 5,5 billones de dólares, lo cual representa un 5,3 % del PIB. En el 2005 gastaron 6,4 billones de dólares, un 5,5 % del PIB, y durante el 2006 han gastado 6,9 billones de dólares. En el primer gobierno de Álvaro Uribe Vélez se han gastado en la guerra 23,6 billones de dólares en la guerra, sin contar lo gastado en las bandas narco-paramilitares. (Ver: Plan Colombia e injerencia militar estadounidense en Colombia.). Las FARC-EP han terminado su despliegue estratégico. 145
  • 146. A pesar del gasto de tal cantidad de dinero, del aumento del pié de fuerza (391 unidades entre Fuerzas Militares y Policía), y del aumento inusitado de las bandas narco-paramilitares como brazos ejecutores del Terrorismo de Estado, los objetivos no se han cumplido. El objetivo del Plan Colombia era la reducción a la mínima expresión de la guerrilla de las FARC. El objetivo del Plan Patriota era ‘meterse a la retaguardia’ del Secretariado Nacional de las FARC. Ninguno se ha cumplido. Las estructuras de las FARC-EP permanecen intactas, incólumes, y continúan su crecimiento y desarrollo. El Comandante del Secretariado Nacional, Iván Márquez, informaba que las FARC han terminado su despliegue estratégico por toda la geografía nacional, de lo cual da fé el aumento en el número de los combates durante la administración Uribe (Ver: Acta de defunción del Plan Colombia- Patriota). Ello es de singular importancia por cuanto da muestra de la capacidad de esa organización insurgente armada de adaptarse a cuanto ‘Plan Militar’ diseñen los ‘cerebros’ militares estadounidenses y sus lacayos los pongan en práctica. Lo que han traído como consecuencia los mencionados Planes Colombia y ‘Patriota’ es la violentación de la población civil, desarmada, inerme. Durante la administración de Andrés Pastrana, después del inicio del Plan Colombia, se produce un alza exorbitante en violaciones de derechos humanos. Caen casi 30 mil colombianos, víctimas de desaparición forzada, masacres y asesinatos selectivos, el 75% de ellas realizadas por las bandas narco-paramilitares. Durante la administración de Álvaro Uribe Vélez caen 11.084 colombianos fuera de combate, mediante asesinatos selectivos, desapariciones forzadas y masacres, igual porcentaje realizado por las bandas narco-paramilitares. Cada Plan y su derrota consiguiente Es claro entonces que el llamado ‘Plan Victoria’ es otra de las fanfarronadas del ministro de Defensa Juan Manuel Santos, que toma su nombre de la cacofonía del narco-presidente Álvaro Uribe Vélez, que desesperado e irascible exige a diario a la Fuerza Pública, éxitos, ‘victoria’, ‘victoria’, ‘victoria’, cuando cada día lo que reciben es derrota tras derrota. El Plan ‘Victoria’ será Pero la oligarquía tradicional –y ahora la mafiosa en la adelantado por ‘los mismos Casa de Nariño- es especialista en eso de darse con las mismas’. ‘contentillo’. Cuando diseñaron el Plan Colombia decían era para la ‘reingeniería’ de la Fuerza Pública para acabar con las FARC. Cuando el ‘Plan Patriota’ decían que se iban a meter ‘a la retaguardia’ y después J.M. Santos dijo que después de dos años ‘de pasearse por el arco contrario, iban a disparar al arco’. Cuando firmaron el acta de defunción del ‘Plan Patriota’ dijeron que habían cumplido el objetivo y el siguiente paso era ‘golpear las finanzas’ de las FARC, según ellos derivadas del narcotráfico. Cosa a todas luces falsa como ha sido demostrada en múltiples ocasiones. 146
  • 147. Ahora dicen que con el Plan ‘Victoria’ van ‘a por las cabezas de los cabecillas’. Para ello van a utilizar los mismos recursos del Plan ‘Patriota’, la misma tropa, ayudados ahora por nuevos aviones –comprados a Brasil- que está demostrado no cambian nada en el combate en tierra, lo cual nos lleva a pensar que es ‘lo mismo con las mismas’. Y esos mismos con las mismas fueron derrotados con el Plan anterior, el ‘Patriota’, y con el anterior del anterior, el Plan Colombia. Entonces, es de concluir que esos ‘mismos’ serán nuevamente derrotados porque la capacidad estratégica y operacional de la Fuerza Pública no está precisamente caracterizada por su capacidad de adaptación, capacidad que sí tiene la guerrilla de las FARC. Una guerrilla que cada día aprende más del enemigo, que crece, que se desarrolla, que contiene 18.000 soldados en el operativo más grande lanzado contra ellas, la cual además termina su despliegue de fuerzas por todo el territorio nacional, es una guerrilla invencible. De ello deberían darse cuenta los ‘cerebros’ estadounidenses y colombianos que tienen la guerra como única receta para solucionar ‘los problemas’ de los colombianos. Y patente del fracaso anticipado son las manifestaciones oníricas diciendo que el Comandante en Jefe de las FARC-EP, Manuel Marulanda, está padeciendo de un cáncer Terminal. Quieren verlo muerto antes de tiempo, como quieren ver muerto al Comandante en Jefe de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz. Sin embargo, ambos, como el roble, continúan en sus batallas por construir un Mundo mejor. En estas circunstancias tan críticas que vive el narco-presidente Álvaro Uribe Vélez, flaco servicio le hacen sus ‘asesores’ y ‘jefes’ aplicando un Plan Militar que desde su concepción está derrotado. La derrota del Plan ‘Victoria’ será la sepultura del gobierno narco-paramilitar de Uribe Vélez, si éste no renuncia, como debería hacerlo si tiene una pizca de dignidad. Y el pueblo colombiano será su sepulturero. Ya lo verán! (19.12.2006) 147
  • 148. Plan Colombia e injerencia militar estadounidense en Colombia Aumento del pié de fuerza... mayor represión al pueblo. La injerencia estadounidense a través de la Doctrina de Seguridad Nacional es la base de los planes militares diseñados por el Pentágono, al último de los cuales le fue expedida el acta de defunción. El entrenamiento de militares y la Escuela de las Américas, forman oficiales 'adictos' a USA que asesinan por orden imperial, y desde 1999 al 2005 han asesinado casi 40 mil colombianos. En la base de la crisis humanitaria que vive Colombia está la nefasta injerencia de Estados Unidos que con su apoyo y adoctrinamiento ha permitido que la oligarquía colombiana ejerza el poder de manera violenta. Al haber impuesto la Doctrina de Seguridad Nacional (DSN) y sus sucedáneos, Estados Unidos ha participado directamente en la guerra contra el pueblo colombiano, adelantada esta guerra desde el Estado en su forma de Terrorismo de Estado, todo bajo el disfraz de la ‘ayuda’ estadounidense a la ‘democracia’ colombiana. Al amparo de estas Doctrinas foráneas han diseñado ‘planes militares’ como el Plan LASO en 1964, Estatuto de Seguridad durante la administración Turbay Ayala, ‘Guerra Integral’ durante la administración Gaviria Trujillo, ‘Plan Colombia’ durante la administración Pastrana y el sucedáneo de éste –Plan Patriota- el cual acaba de ser declarado ‘muerto’ oficialmente. Objetivos de la ‘ayuda’ estadounidense El objetivo de la ‘ayuda’ en el entrenamiento de los militares es formar oficiales ‘adictos’ a USA. 148
  • 149. En el Informe “Borrando las Divisiones” podemos ver claramente que Colombia ha sido el mayor receptor de la ‘ayuda’ militar estadounidense en el mundo, después de Afganistán. Eso no es nuevo. Tampoco que parte de la ‘ayuda’ consista en el entrenamiento de oficiales de la Fuerza Pública colombiana en las escuelas de terroristas de Estados Unidos, una de las más caracterizadas ha sido la Escuela de las Américas, en cuyos manuales descubiertos en 1996, "se aconsejaba - a sus alumnos- aplicar torturas, chantaje, extorsión y pago de recompensas por enemigos muertos" (Fuente: New York Time). Tal entrenamiento tiene como objetivo la ‘formación’ de oficiales de la Fuerza Pública ‘adictos’ a los dictados imperiales. Así hemos visto generales, coroneles, etc, implicados en graves violaciones a los derechos humanos, todos con la venia de la oligarquía colombiana y del gobierno de Estados Unidos. El entrenamiento de Terroristas 37.001 oficiales El entrenamiento de la oficialidad colombiana los colombianos fueron ha imbuído de la nefasta DSN y sus sucedáneas y ha entrenados en USA, el tenido como consecuencia el baño de sangre inocente 44,79% del total. derramada en aplicación del principio fascista de ‘secarle el agua al pez’, es decir, el agua es el pueblo y el pez es la guerrilla según esta óptica. Entre 1984 y 1992, 6.844 soldados del ejército colombiano eran adiestrados bajo el auspicio del Programa Internacional de Adiestramiento Militar estadounidense. Más de 2.000 colombianos eran adiestrados entre 1990 y 1992, periodo en el que la violencia alcanzaba niveles sin precedentes", bajo la presidencia de César Gaviria, según informes de la Oficina de Asuntos Latinoamericanos de Washington. En un informe sobre el Terrorismo de Estado publicado en 1993 se hablaba de que de los 247 oficiales militares mencionados de las violaciones de derechos humanos en Colombia, 124 habían recibido graduación en la SOA. En el libro negro del Terrorismo de Estado es apenas señalada una parte de la oficialidad que ha sido entrenada en las nefastas escuelas estadounidenses. Han sido entrenados 37.001 oficiales colombianos desde 1999 al 2004 en los programas de ‘entrenamiento’ de Estados Unidos, repartidos así: 2.476 en 1999; 6.300 en 2001; 6.477 en 2003 y 8.801 en 2004. Si miramos con detenimiento estas cifras veremos cómo se ha dado un aumento exponencial a partir del año 2000, año de inicio del Plan Colombia. Esto representa el 44.79% de todos los militares que recibieron entrenamiento en los Estados Unidos. En el año 2004 Colombia fue el segundo país –con 8.756- de los principales diez países receptores de capacitación, sólo superado por Afganistán con 12.362. Le siguen en su ordden, Bolivia –con 1975-; Tailandia –con 1.282-; Israel –con 1281-; 149
  • 150. Egipto –con 1.241-; México –con 876-; Argentina –con 647-; Ucrania –con 612-, y Filipinas con 549-. Las consecuencias 39.492 colombianos víctimas Las consecuencias no pueden ser más nefastas para del Terrorismo de Estado el pueblo colombiano. La oficialidad de la Fuerza Pública desde 1999 al 2005. ha estado comprometida en torturas, desapariciones forzadas, ejecuciones extrajudiciales, masacres; formación, coordinación, financiamiento y apoyo logístico de las bandas narco-paramilitares, el brazo ejecutor del Terrorismo de Estado. Si miramos solamente desde 1999 vemos que durante la administración de Andrés Pastrana fueron asesinados 28.408 colombianos, víctimas de desaparición forzada (4.123), ejecuciones extrajudiciales (13.839) y masacres (2.137 masacres con 9.917 víctimas). Además fueron desplazadas forzosamente 1’360.298 según cifras de CODHES. Durante la primera administración de Uribe Vélez han sido asesinadas 11.084 personas fuera de combate, es decir, inermes, indefensas, desarmadas. Si alguien tiene dudas sobre estas cifras lo invito a que revise los Informes de derechos humanos de Amnistía Internacional, ONU, CPDH, Asociación Colombiana de Juristas, CINEP, etc, etc. Única salida Contra los propósitos El anuncio de los Estados Unidos de ‘retomar’ el imperiales, un Gobierno de entrenamiento de oficiales militares latinoamericanos Reconstrucción y como mecanismo para paliar la pérdida de su poder en Reconciliación Nacional. la región por la emergencia de gobiernos populares, debe llevar a la reflexión y a la acción contra tamaño despropósito. En Colombia, hemos planteado la necesidad de construir un Gobierno de Reconstrucción y Reconciliación, que abra paso hacia la Nueva Colombia, que dote a la Fuerza Pública de una Doctrina Bolivariana y eche por la borda las nefastas doctrinas gringas que han bañado de sangre inocente nuestro suelo patrio. Hoy tenemos que recordar las palabras de nuestro Libertador, Simón Bolívar: “Aunque la guerra es el compendio de todos los males, la tiranía es el compendio de todas las guerras”. (Proclama a los ciudadanos de Cundinamarca, 17 dic. 1814; Vol. II). 20.11.2006 150
  • 151. Plan Colombia: fracasado y recortado La participación de USA en el financiamiento del Plan Colombia ha ido disminuyendo con el paso de los años. Su fracaso es más que patente. 10.789 militares y policías dados de baja en combate por el fuego insurgente y 17.166 heridos. Las víctimas totales del Plan Colombia, contando militares dados de baja en combate y civiles asesinados por las fuerzas militares-narcoparamilitares, nos arrojan 50.281 colombianos. Nada más indicativo del fracaso del régimen narco-paramilitar de Alva-raco Uribélez que la noticia del recorte de los aportes estadounidenses al Plan Colombia. Otra bofetada que recibe el cipayo de su amo. Es menester recordar que el Plan Colombia fue diseñado por los ideólogos del Pentágono estadounidense durante la administración del demócrata Bill Clinton. Y son los demócratas quienes precisamente después de haber malgastado más de 4,7 mil millones de dólares, los que le hacen el recorte al gobierno de Alva-raco Uribélez y dicen que “el Plan no está funcionando”. ¿Por qué? ¿Qué ha cambiado? ¿Qué impulsa a los demócratas? Si nos atenemos a la historia, nada ha cambiado. Lo que sucede es que en estos momentos de coyuntura electoral, los políticos estadounidenses juegan todas sus bazas para alcanzar el triunfo, así sea recurriendo a la marrullería. Los demócratas necesitan recuperar el poder y la administración de Alva-raco Uribélez es una cartica con la que jugarán para desprestigiar –aún más- a Bush hijo, el cual tiene la aceptabilidad más baja que presidente alguno de USAmerica haya tenido, 31% según sus propias encuestas. Los escándalos de corrupción y principalmente la narco-para-política uribista, tiene a Alva-raco Uribélez con la soga al cuello y sólo falta que el pueblo le dé un empujón al sillón en el cual está parado. El deterioro de la imagen de Alva-raco Uribélez es de tal dimensión, que podemos decir que ningún presidente colombiano ha estado más desprestigiado que él, ni ninguno ha sido más corrupto. Y los demócratas lo tienen agarrado por donde sabemos. Plan Colombia en cifras La No se sabe con exactitud los millones de dólares gastados participación por las administraciones de Estados Unidos en la guerra en de USA en la Colombia. El New York Times habla de 4.700 millones de financiación dólares desde el 2.000. del Plan Colombia Para hablar nada más de la presente administración en disminuye Colombia, durante el año 2.003 se gastaron en la guerra, según cada año. informe del mindefensa que rectifica cifras de anteriores informes, 4,8 billones de dólares: 694 millones de dólares 151
  • 152. aportados por Estados Unidos (el Informe 2006 habla de 438 millones de dólares), lo cual representa el 10%; y el gobierno colombiano aporta el 90%, representado por 516 millones de impuesto al patrimonio y 3.617 del presupuesto ordinario. Durante el año 2.004 se invirtieron en la guerra 5,5 billones de dólares: aportados 661 millones por Estados Unidos (el informe 2006 dice son 454 millones de dólares, el 9%), 134 de Impuesto al Patrimonio y 4.703 del Presupuesto Nacional ordinario. Durante el 2.005 se invirtieron en la guerra 6,4 billones de dólares: aportados 674 por Estados Unidos (el informe 2006 dice fueron 450 millones de dólares, el 7%), 57 de Impuesto al Patrimonio y 5.638 del Presupuesto Nacional ordinario. Durante el 2.006 se gastaron en la guerra 6,9 billones de dólares: aportados, según el mismo ministerio de defensa, 450 por los Estados Unidos, el 6,5%; 30 millones de impuesto al patrimonio, 0,5%; y 6.434 millones de dólares del Presupuesto ordinario. Como vemos el aporte de los Estados Unidos a este Plan de Guerra contra el pueblo colombiano, diseñado en Washington para seguir manteniendo su injerencia nefasta en nuestro país, se ha ido reduciendo con el paso de los años. 10% en 2003; 9% en 2004; 7% en 2005 y 6,5% en 2006. Lo cual significa que el mayor esfuerzo financiero, casi todo, lo hace el gobierno colombiano a costa de la satisfacción de las necesidades de la población colombiana. Del 90% ha pasado al 93,5%. Ello muestra el carácter cipayo de los gobernantes colombianos que privan a nuestra población de la satisfacción de las necesidades básicas primarias –salud, educación, vivienda, empleo, servicios públicos- para adelantar una guerra que favorece a las grandes empresas multinacionales estadounidenses y extranjeras, estrangula la propia producción nacional, y la oligarquía se contenta con las migajas que su amo, de ellos, el Tío Sam les deja caer de la mesa. Y por ello los vemos corriendo a USA para mendigar esas migajas. ¿Cuántas veces ha viajado Urobélez a USA? ¿Cuántas Fachito Santos? ¿Cuántas los cancilleres? Y hasta gobernadores, líderes sindicales, indígenas, son llevados en las comitivas de la vergüenza! Como si fuera poco, ahora anuncian la reducción del 10% de los recursos pedidos por el gobierno de Bush para Colombia (de 590 a 530,5 millones de dólares) y estos dizque serán destinados a programas como ‘desarrollo alternativo’ y ‘fortalecimiento de la justicia’. 152
  • 153. Los ‘logros’ del Plan Colombia 10.789 militares Los ‘logros’ del Plan Colombia no pueden ser más nefastos. dados de baja La guerrilla de las FARC les hizo no sólo contención sino que las en combate ha golpeado duramente. Durante los primeros 4 años de la por las FARC y administración de Alva-raco Uribélez hubo 6.080 combates (el 39.492 civiles doble que durante Andrés Pastrana). muertos por el Plan Colombia. Haciendo una sumatoria de las informaciones del mindefensa y de las propias FARC, 10.789 militares y policías dados de baja en combate por el fuego insurgente y 17.166 heridos. Nunca antes habían recibido las fuerzas militares tal cantidad de bajas en combate. Esta cifra ha tratado de ser escondida por la cúpula militar y el gobierno de Alva-raco Uribélez con el sofisma de que ‘nunca antes’ la leishmaniasis había cuasado estragos entre los militares (a menos, claro, que ahora tilden a las FARC con el epíteto de ‘leishmaniasis’). Ahora bien, las consecuencias en la población civil, en la población no pueden ser más dramáticas. Si miramos solamente desde 1999 vemos que durante la administración de Andrés Pastrana fueron asesinados 28.408 colombianos, víctimas de desaparición forzada (4.123), ejecuciones extrajudiciales (13.839) y masacres (2.137 masacres con 9.917 víctimas). Además fueron desplazadas forzosamente 1’360.298 según cifras de CODHES. Durante la primera administración de Uribe Vélez fueron asesinadas 11.084 personas fuera de combate, es decir, inermes, indefensas, desarmadas. Lo que nos daría una sumatoria de 39.492 colombianos, civiles, víctimas del Plan Colombia. Si alguien tiene dudas sobre estas cifras lo invito a que revise los Informes de derechos humanos de Amnistía Internacional, ONU, CPDH, Asociación Colombiana de Juristas, CINEP, etc, etc. Además durante esta nefasta, corrompida y criminal administración oligárquica-mafiosa se han producido 1’125.000 víctimas de desplazamiento forzado, que sumado a los desplazados durante la administración Pastrana nos daría un total de 2’458.298 colombianos desplazados por el Plan Colombia. Las víctimas totales del Plan Colombia, contando militares dados de baja en combate y civiles asesinados por las fuerzas militares-narcoparamilitares, nos arrojan 50.281 colombianos muertos como consecuencia del Plan Colombia. Evidentemente ‘el Plan no está funcionando’. 153
  • 154. ¿Quién entrena la oficialidad? La nefasta En un informe sobre el Terrorismo de Estado publicado en injerencia 1993 se hablaba de que de los 247 oficiales militares gringa se vé en mencionados de las violaciones de derechos humanos en el Colombia, 124 habían recibido graduación en la SOA. En el libro entrenamiento negro del Terrorismo de Estado es apenas señalada una parte de de la la oficialidad que ha sido entrenada en las nefastas escuelas oficialidad de estadounidenses. la F.P. Han sido entrenados 37.001 oficiales colombianos desde 1999 al 2004 en los programas de ‘entrenamiento’ de Estados Unidos, repartidos así: 2.476 en 1999; 6.300 en 2001; 6.477 en 2003 y 8.801 en 2004. Si miramos con detenimiento estas cifras veremos cómo se ha dado un aumento exponencial a partir del año 2000, año de inicio del Plan Colombia. Esto representa el 44.79% de todos los militares que recibieron entrenamiento en los Estados Unidos. En el año 2004 Colombia fue el segundo país –con 8.756- de los principales diez países receptores de capacitación, sólo superado por Afganistán con 12.362. Le siguen en su ordden, Bolivia –con 1975-; Tailandia –con 1.282-; Israel –con 1281-; Egipto –con 1.241-; México –con 876-; Argentina –con 647-; Ucrania –con 612-, y Filipinas con 549-. El Plan Colombia continúa Tenemos que tener claro que los congresistas demócratas no están contra el Plan Colombia. No. Ellos fueron sus creadores y son sus impulsores al igual que los republicanos. Quizá en lo que estén en desacuerdo sea en cuestiones de forma, pero no de fondo. El Plan Colombia continuará estén demócratas o republicanos en la Casa Blanca. Por ello el pueblo colombiano, y los pueblos de la región, tendrán que seguir luchando contra este Plan injerencista de USAmerica, que pretende seguir usufructuando de nuestras riquezas naturales para seguir ostentando su ‘modo de vida americano’. No temamos en sumarnos a la lucha porque debemos recordar lo que nuestro Libertador Simón Bolívar decía: «El que abandona todo para ser útil a su país, no pierde nada, y gana cuanto lo consagra» 154
  • 155. Capítulo VI ANEXOS Virgilio Barco Vargas 156 César Gaviria Trujillo 157 Ernesto Samper Pizano 158 Andrés Pastrana 159 Álvaro Uribe Vélez 161 Gasto militar de Uribe Vélez 162 Consolidado de violaciones de derechos humanos 163 Combates períodos presidenciales 164 Desplazamiento forzado según CODHES 165 Desplazamiento forzado según administraciones 166 155
  • 156. VIOLACIONES DERECHOS HUMANOS POR ADMINISTRACIONES Administración de Virgilio Barco Vargas 1986-1990 Administración Barco Total Violaciones de 1986-1990 D.H. 1986-87 87-88 88-89 89-90 Masacres 70 67 69 206 DAS DAS DAS 92c Víctimas % aumento Responsables Desapariciones 200 a 217 500 forzadas 1.560 b 3.900 2.480 3.800 11.740 ? % aumento Desplazados internos Ejecuciones 2007 extrajudiciales (Homicidios Políticos) Sindicalistas asesinados Tortura a- 23-12-87 Procuraduría: más de 600 casos de Desaparición desde 1977 ONG DH: casi 1.200 b- Comisión Andina de Juristas: 1985:712 personas muertas y desaparecidas c- Según la Consejería de Paz de la Presidencia de la República, en 1980 hubo 6 masacres de más de cinco personas; en 1981, 9; en 1982, 10; en 1983, 19; en 1984, 18; en 1985, 22; en 1986, 33; en 1987, 36; y en 1988 el número de masacres casi se triplica y pasa a ser de 92. 156
  • 157. ADMINISTRACIÓN César Gaviria Trujillo 1990-1994 Administración Gaviria Trujillo Total a Violaciones de 1990-1994 D.H. 1991 1992 1993 1994 Masacres 63 DAS Víctimas % aumento Responsables Desapariciones 180 b 191 156 147 674 b forzadas 3900 muertas y % aumento desaparecidas Desplazados internos Ejecuciones 1.829 2.178 2.190 1.668 7.865 b extrajudiciales (Homicidios Políticos) Sindicalistas asesinados Tortura TOTAL a. Padre Javier Giraldo 14.850 muertes violentas relacionadas con el conflicto, 5.043 prisioneros políticos. b. Cálculos de Piedad Córdoba en www.derechos.org/nizkor/colombia/doc/cordoba.html 157
  • 158. ADMINISTRACION Ernesto Samper Pizano Administración Samper Total Violaciones 1994-1998 de D.H. 1995 1996 1997 1998 Masacres x 152a x152 286 235 825 Víctimas 1.128 1.359 % aumento Desaparicione 102 152 s forzadas Asfa- % aumento Asfaddes ddes 202 359 183 349 1.093 promedio diario 85 185 180 240 690 c Desplazados 627.720 ¿ ¿ 308.000 internos acumulado Ejecuciones 407 ¿ 798 181 >1.386 extrajudicial es 1831 1701 1911 1388 6.831 c Sindicalistas 237 275 182 101 795 asesinados TOTAL a. Se considera que en el período de 1991-96 se produjeron 152 masacres en promedio. b. Padre Javier Giraldo 13.635 víctimas del conflicto. c. Piedad Córdoba en www.derechos.org/nizkor/colombia/doc/cordoba.html 158
  • 159. ADMINISTRACIÓN Andrés Pastrana Administración Pastrana Total Violaciones de 1998-2002 Pastrana D.H. 1999 2000 2001 2002 28.408 víctimas Masacres 402 548 643 544 2.137 CPDH 800 (?) Víctimas 1.863 2.564 3.043 2.494 9.917 % aumento >37% >137% > 19% Responsables Desapariciones 443 a 1.283 734 forzadas CPDH 457 Asfa 743b 1.565 1.358 4.123 % aumento >137% >230 % >397 % e promedio diario 1.22 2.05 3.51 2.01 Desplazados 288.127 317.375 342.243 412.553 1.360.298 internos Codhes Codhes Codhes Codhesh Codhes c,d 2’700.000 >118% en los eventos últimos f 15 años Ejecuciones 2.555 3.406 3.366 4.512 13.839 extrajudiciales 7x día a 9,33 9.22 12.3 (Homicidios x x x Políticos) día día día Sindicalistas 100? 115 173 100g 529 asesinados 128 4.500 en CIIDHT 128 los últimos 15 años Tortura 163 1er Sem. a. En promedio diario de víctimas en 1999 aumentó a doce: siete personas perdieron la vida en ejecuciones extrajudiciales, una persona fue desaparecida, cuatro murieron en combate. En 1998 el promedio diario fue de nueve. b. La Defensoría del Pueblo de Antioquia informa que sólo en los primeros seis meses del año 2000 se contaron 520 casos de desaparición forzada en ese departamento nativo del hoy presidente de las AU, Álvaro Uribe. Según informe de El Espectador en el 2.000 hubo “cerca de 800 desaparecidos” por lo que puede haber un subregistro en las cifras de las diferentes ONG’s. 159
  • 160. c. El 40 % de los municipios del país ha sufrido desplazamientos forzados de su población en los últimos cuatro años. El Espectador habla de 310 mil desplazados. d. CODHES calcula en más de un millón el número de víctimas en los últimos cinco años (en 2002). e. Cifras de Asfaddes. La Fiscalía General de la Nación contabilizó 3.143 denuncias, menos 1.357 casos resueltos arroja un total de 1.786 desaparecidos. % comparado con 1998. f. 318 nuevos municipios fueron afectados por los desplazamientos que sumados a los 400 afectados en los años anteriores, arroja un total de 718 municipios. La RSS estima que el número de personas desplazadas por día fue de 352 en el 2.000, incrementándose en el 2.001 a 421. g. Cifras del Informe 2002 de Amnistía Internacional. h. Entre el 1° de enero y el 31 de marzo de 2002, al menos 90.179 personas fueron desplazadas en Colombia. En este primer trimestre del año 2002 se mantiene el dramático promedio de mil desplazados cada día, 42 personas cada hora, un hogar cada diez minutos (Codhes). 160
  • 161. ADMINISTRACIÓN Uribe Vélez (2.002- …) Administración Uribe Vélez Total Violaciones de 2002-2006 Uribe D.H. 2003 2.004 2.005 2006 01-06 Masacres 317 102 ¿? ¿? Víctimas 1.440 462 1.902 % aumento x 4, 54 Responsables 73 % Estatales Desapariciones 461 139 x 35 ¿? ¿? 635 forzadas CPDH CPDH 01-06/ 117 1.613* % aumento promedio diario 1.26 Desplazados 207.607 287.581 310.237 219.730 1’025.155 internos Codhes Codhes AI Codhes 3’940.008 5’440.008 z Ejecuciones 3.330 818 1.037 5.155 extrajudiciales > 52,2% Cinep Codhes (Homicidios 1er T. 84% Políticos) estatales 11xDía Sindicalistas 94 96 70 72 332 asesinados CUT 7 c/10 CUT CUT 2.515+ Tortura 194 78 Cinep 01-06/ 5.253 TOTAL víctimas 11.382 y x. En la primera mitad de 2004 se dio muerte o se hizo “desaparecer” al menos a 1.400 civiles. Amnistía Internacional. y. El Observatorio de Derechos Humanos informó que 11.382 personas fueron asesinadas fuera de combate durante los primeros 4 años de la administración de AUV. z. Acumulado histórico que sumados a los 1’500.000 desplazados que no denuncias tal condición por temor nos arroja la cifra de 5’440.008 + Consolidado de la CUT desde 1.986.2006. * Comisión Colombiana de Juristas. 161
  • 162. GASTO MILITAR URIBE VELEZ 2003 2004 2005 2006 TOTA L USA US$ US$ 661 US$ 2.029 694 mill. 674 mill mill. mill. US$ 2.628,7 mill. 00-05 4.700 mill N.YTi mes. Imp. $ 516 $ 134 $ 57 Patrimonial Presupuesto $ 3.617 $ 4.703 $ 5.638 ordinario TOTAL US$ US$ US$ US$ US$ 4,8 bill. 5,5 bill. 6,4 bill. 6,9 bill. 23,6 bill. x 3 años Total/día $ 13,15 $ 15 $ 17,53 $18,9 mill. mill. mill. mill. Gasto 5,2% 5,3% 5,5% Sectorial PIB 162
  • 163. CONSOLIDADO DE VIOLACIONES DERECHOS HUMANOS POR ADMINISTRACIONES 1986-2006 ADMINISTRACIÓN Violaciones de Total D.H. BARCO GAVIRIA SAMPER PASTRANA URIBE 1.986… 90-94 94-98 98-2002 …2006 Masacres 264 Sin datos 825 2.137 500 3.726 Desapariciones 500 674 1.093 4.123 1.613 8.003 forzadas Ejecuciones extrajudiciales ¿SD? 7.865 1.386 13.839 5.155 28.245 (Homicidios Políticos) Desplazados 360.000 297.000 835.000 1’360.000 1’025.155 3’940.088 internos 5’440.000 VÍCTIMAS ¿? 14.850 13.635 28.408 11.292 68.185 CONFLICTO 5.043 9.000 PRISION. Detenc. POLÍTICOS Arbitrar. 163
  • 164. COMBATES POR PERÍODOS PRESIDENCIALES PASTRANA Vs URIBE VELEZ P1 P2 P3 P4 TOTAL U1 U2 U3 U4 TOTAL 1999 2000 2001 2002 P. U. COMBATES 510 682 825 1194 3.211a 2050 2248 1782 ? 6.080 Incremento 302% 230% 116% ? FP de baja 2.058 + 2.067 + 4.125 5.397 7.068 12.465 heridos heridos Fund Seg y 2.2 Democracia combates FARC 4.447 1.152 ¿? ¿? combates x acciones 12.18/día 12.8 FP bajas 5.291 + 1.373 + ¿? ¿? 6.664 4.701 heridos FARC bajas 542 + 43 + ¿? ¿? 585 77 milic. 29 321 heridos heridos Total 5.910 1.416 2.058 2.067 10.789 + muertos 17.166 heridos a. FUENTE:http://www.seguridadydemocracia.org/docs/pdf/datosConflicto/ataquesIrregulares.pdf. P=Pastrana, U=Uribe. 164
  • 165. Desplazamiento forzado Interno según CODHES 165
  • 166. Desplazamiento forzado Interno por Administraciones ADMINISTRACIÓN Violaciones de Total D.H. BARCO GAVIRIA SAMPER PASTRANA URIBE 1.986… 90-94 94-98 98-2002 e …2006 Desplazados internos 360.000 297.000 835.000 1’360.000 1’025.155 3’940.088 Consolidado 423.000 720.000 1’555.000 2’914.853 3’940.008 5’440.000f d- Fecha en la cual comienza la recopilación de datos por parte de ONGs de Derechos Humanos. e- Durante el año 2000 se dio inicio al Plan Colombia. f- No se tienen informes del desplazamiento silencioso por administraciones. Sólo se ha informado del consolidado durante las diferentes administaciones el cual es de 1’500.000. 166
  • 167. «Todos los pueblos del mundo que han lidiado por la Libertad han exterminado al fin a sus tiranos ». 167
  • 168. 168

×