Libro Plan Colombia

18,119 views
18,160 views

Published on

Un libro que aborda el Plan Colombia desde sus orígenes, los cuales están inmersos en el conflicto interno colombiano.

Published in: Travel, Business
2 Comments
5 Likes
Statistics
Notes
  • buena pregunta
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
  • quien es el autor de este libro?
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
No Downloads
Views
Total views
18,119
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
5,287
Actions
Shares
0
Downloads
242
Comments
2
Likes
5
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Libro Plan Colombia

  1. 1. Allende La Paz Allende La Paz PLAN COLOMBIA y Conflicto Interno colombiano
  2. 2. ÍNDICE In Memoriam I Introducción Plan Colombia y conflicto interno colombiano 9 Capítulo I Orígenes del Plan Colombia DSN y CBI: Orígenes del Plan Colombia 11 La Doctrina de Seguridad Nacional 12 Doctrina del Conflicto de Baja Intensidad 15 Documentos Santa Fé 17 Plan Colombia: ayuda militar de Estados Unidos 20 Momentos culminantes de la asistencia de seguridad de Estados Unidos a Colombia –antes del Plan Colombia- 20 Momentos culminantes de la asistencia de seguridad de Estados Unidos a Colombia –después del Plan Colombia- 20 Capítulo II El Plan Colombia Plan Colombia: papel de las petroleras 27 Contribuciones de las petroleras al Plan Colombia y al paramilitarismo 28 2
  3. 3. El papel de George W. Bush 30 Uribe Vélez, entreguista y apátrida 30 La resistencia popular 31 El papel de los medios de comunicación 32 La guerra psicológica 32 Los propósitos de la guerra virtual 33 La guerra virtual 33 Medios de comunicación y guerra 34 Medios de comunicación y Plan Colombia 35 La guerra en el ciberespacio 35 El papel de El Tiempo en la guerra 36 I. Sátira, demonización y deformación de la oposición política Legal 36 II. Insinuación o advertencia explícita sobre el Exterminio de los Representantes de la Oposición 37 III. Lenguaje subliminal sobre el exterminio de la oposición Política legal 37 IV. Normalización subliminal de la corrupción política 38 Las cifras de la guerra, según Uribe 41 17,5 millones de dólares diarios gastados en la guerra 41 Pié de Fuerza 42 Miembros de la insurgencia abatidos 43 Miembros de la insurgencia desmovilizados 43 Capturas de insurgentes 43 Resultados no encajan 43 La única verdad 44 Del Plan Colombia 45 El Plan Colombia 45 Resultados del Plan Colombia 46 La conexión oligárquico-narcoparamilitar: contubernio impúdico 48 Los orígenes de un contubernio impúdico 48 Los creadores de las monstruosas criaturas del asesino de la Motosierra y los mochacabezas 48 Desde los clubes oligárquicos 49 Desde los clubes oligárquicos se concretan complots satánicos 49 El club El Nogal 51 El Nogal, epicentro de la ‘alta política’ de Mancuso 52 La lucha por el poder 54 Gobierno de Reconstrucción y Reconciliación Nacional 54 3
  4. 4. Capítulo III El Plan Patriota Del Plan Colombia al Plan ‘Patriota’ 57 Las fuerzas del estado están perdiendo la Guerra 58 Los paramilitares han fracasado 58 Plan Colombia: Mitos y Realidades – I 60 Plan Colombia y Plan Patriota 60 Escalofriantes cifras de DH en administración Pastrana- Plan Colombia 60 Plan Colombia: Mitos y Realidades – II 64 Los Mitos 64 Plan ‘Patriota’: Realidades 67 Estadísticas incompletas de violaciones de Derechos Humanos 68 Seguridad Democrática: negación de los derechos de los trabajadores y detenciones arbitrarias 69 Crisis económica y social 69 Plan Patriota hecho añicos 70 Capítulo IV Consecuencias del Plan Colombia Plan Colombia: consecuencias en el ser humano 74 Impacto del Plan Colombia en la mente de los colombianos 75 Los cuervos sanguinarios 77 4
  5. 5. Agua y petróleo: Objetivos del Plan Colombia 79 Colombia y Venezuela: destinos comunes 80 Las fosas comunes 83 Responsabilidad por administraciones 83 ¿Qué pasa en las Fuerzas Militares? 87 Desapareciendo desaparecidos 90 Las desapariciones forzadas por administraciones 91 Crimen de Lesa Humanidad 92 ¿Quiénes desplazan y desaparecen colombianos? 93 El desplazamiento forzado 93 ¿Desplaza la guerrilla? 94 Desapariciones forzadas 94 Crisis humanitaria 96 Pobreza y desplazamiento 97 La pobreza en Colombia 97 El desplazamiento forzado 98 Causas de la crisis humanitaria 99 Niñez y juventud sin futuro 100 Los niños asesinados 100 Estadísticas de la situación de la niñez y juventud 101 Niñez y juventud y desplazamiento 102 Explotación del trabajo infantil y abuso sexual 102 No futuro para niños y jóvenes 103 Masacres en Colombia: Revisión Histórica – II 104 Masacres en Administración Ernesto Samper 104 El aporte de Andrés Pastrana 106 Masacres a partir del año 2000 – Plan Colombia 108 “Bebían, bailaban y celebraban mientras nos mataban como a cerdos” 109 ¿Cambio táctico? 110 Mujer y conflicto I 112 Mujeres víctimas de violaciones de DH 113 Mujeres afectadas por masacres 113 Mujeres víctimas de homicidios selectivos 114 Mujeres víctimas de desaparición forzada 114 Mujer y conflicto II 116 5
  6. 6. Las mujeres en el gobierno de Uribe Vélez 116 Mujeres afectadas por masacres 116 Mujeres víctimas de homicidios políticos 117 Mujeres víctimas de homicidio societal 117 Mujeres víctimas de desaparición forzada 118 Amenazas políticas 118 Violencia contra las mujeres 119 La lucha de la mujer colombiana 119 OEA avala uso de Glifosato como arma química 121 Los herbicidas y las multinacionales 122 Efectos ambientales y sobre la salud 123 Criminal Plan 124 La salud otra víctima oligárquica 126 La reforma gavirista 126 Salud enferma 127 Cierre de hospitales 127 La propuesta del miniführer ‘doptor Varito’ 129 La salud en un Gobierno de Reconstrucción 129 Salud, pobreza y guerra en Colombia 130 La salud 130 La pobreza 131 La guerra 132 Un día sin guerra 133 Una vida en paz 133 Desaariciones forzadas y asesinatos selectivos 134 Desaparición típico crimen de Estado 135 ¿Quiénes son las víctimas de Desaparición forzada? 136 Los asesinatos selectivos 136 Capítulo V La derrota de los planes injerencistas de los Estados Unidos New York Times: Fracasó el Plan Colombia Anncol 139 6
  7. 7. Acta de defunción del Plan Patriota- Plan Colombia 142 Los costos de la guerra 142 Los ‘logros’ del Plan Patriota 143 El Acta de defunción 143 El Plan ‘Victoria’: nació derrotado 145 Los antecesores 145 Cada Plan y su derrota consiguiente 146 Plan Colombia e injerencia militar Estadounidense en Colombia 148 Objetivos de la ‘ayuda’ estadounidense 148 El entrenamiento de terroristas 149 Las consecuencias 150 Única salida 150 Plan Colombia: fracasado y recortado 151 Plan Colombia en cifras 151 Los ‘logros’ del Plan Colombia 153 ¿Quién entrena la oficialidad? 154 El Plan Colombia continúa 154 Capítulo VI ANEXOS Virgilio Barco Vargas 156 César Gaviria Trujillo 157 Ernesto Samper Pizano 158 Andrés Pastrana 159 Álvaro Uribe Vélez 161 Gasto militar de Uribe Vélez 162 Consolidado de violaciones de derechos humanos 163 Combates períodos presidenciales 164 Desplazamiento forzado según CODHES 165 Desplazamiento forzado según administraciones 166 7
  8. 8. Dedicatoria A quienes han entregado su sangre generosa por construir una Nueva Colombia. A Sonia y Simón Trinidad, a todos los prisioneros de guerra en poder del régimen quienes continúan luchando desde las mazmorras. 8
  9. 9. INTRODUCCIÓN Plan Colombia y conflicto interno colombiano El conflicto interno colombiano arranca –en su nueva etapa- con la operación Marquetalia del Plan LASO (Latin American Security Operación), lanzada contra 48 campesinos (2 mujeres y 48 hombres) que se habían constituído en autodefensas campesinas y laboraban la tierra de manera autónoma. Estos campesinos se vieron obligados a empuñar nuevamente las armas –ya lo habían hecho durante ‘La violencia’- y transformarse en guerrillas. Nacían ese 27 y 28 de mayo de 1964, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), las cuales a partir de ese momento se han convertido en una constante histórica de la realidad colombiana. Quiéranlo o no los gobernantes colombianos –representantes de la oligarquía- y los de los Estados Unidos, han sido precisamente las FARC las que han enfrentado todos los planes de Guerra diseñados desde Washington o desde el Pentágono. Planes que no tienen otro objetivo que continuar el desangre de nuestros recursos naturales, en su apropiación fraudulenta para seguir ostentando el llamado ‘modo de vida americano’. A cada presidente le han diseñado su plan de guerra, o le han dado otro nombre. El Plan Colombia nace en Washington para oponerse a la posibilidad de una salida política al conflicto colombiano, el cual estaba siendo dialogado entre el gobierno de Andrés Pastrana y las FARC-EP, constituídas éstas en un poderoso ejército irregular que había propinado más de docena de golpes contundentes a las fuerzas militares oficiales, las cuales habían perdido la moral combativa. Este Plan se convirtió en un nuevo obstáculo –interpuesto como siempre por el gobierno de Estados Unidos- para esa salida negociada, toda vez que la posibilidad de concretar la Paz implicaba el reconocimiento de la guerrilla de las FARC como fuerza beligerante y el co-gobierno entre el gobierno Pastrana y las FARC en todo el territorio nacional. Este co-gobierno haría más difícil la expoliación de nuestros recursos naturales por parte de los Estados Unidos e implicaría además que Colombia comenzaría a transitar caminos de independencia y soberanía en cumplimiento de lo expresado por las FARC en su plataforma de 10 puntos para un Gobierno de Reconstrucción y Reconciliación Nacional, paso previo e indispensable para avanzar en la construcción de la Nueva Colombia, en Paz con justicia social, libertad, independencia y soberanía nacional. 9
  10. 10. Por ello aun padecemos los colombianos las consecuencias de esta guerra impuesta y decretada por el imperio estadounidense. Capítulo I Orígenes del Plan Colombia DSN y CBI: Orígenes del Plan Colombia 11 La Doctrina de Seguridad Nacional 12 Doctrina del Conflicto de Baja Intensidad 15 Documentos Santa Fé 17 Plan Colombia: ayuda militar de Estados Unidos 20 Momentos culminantes de la asistencia de seguridad de Estados Unidos a Colombia –antes del Plan Colombia- 20 Momentos culminantes de la asistencia de seguridad de Estados Unidos a Colombia –después del Plan Colombia- 20 10
  11. 11. DSN y DCBI: Orígenes del Plan Colombia El Pentágono El ejercicio del Poder de las clases dominantes en Colombia -alianza de la gran burguesía con grandes terratenientes- ha tenido una característica violenta, al punto que algunos investigadores consideran que la violencia ha sido un elemento consustancial al modelo de acumulación capitalista en el período denominado de la Post-guerra (2a. Guerra Mundial) y un acelerador económico con la expoliación de amplios sectores del campesinado y el arrasamiento del movimiento obrero y popular. En la base de esta política está la alianza y aceptación cipaya de los dictados de los gobiernos de los Estados Unidos. La oligarquía colombiana, ya desde la consolidación de la República posterior al triunfo de la guerra independentista liderada por el Libertador Simón Bolívar, se convierte en aliada incondicional de los Estados Unidos. Es la alianza del débil con el fuerte, con la consiguiente dependencia del primero al segundo. Tal ‘alianza’ es vista por Noam Chomsky en la entrevista de Heinz Dietereich, titulada “Clinton inundó Colombia con armas”, en donde señala: “Colombia tiene una terrible historia de violencia, que ha durado más de un siglo. En los años 60, esa violencia tomó un nuevo rumbo debido a una fuerte intervención del gobierno de John F. Kennedy, con misiones de las fuerzas especiales estadounidenses que asesoraron a las fuerzas armadas colombianas. "Eso fue parte del proyecto general de Kennedy de convertir a los ejércitos de América Latina en fuerzas de seguridad que controlaran a su propia población mediante la violencia. Se trataba del cambio de la estrategia de la defensa hemisférica (reminiscencia de la Segunda Guerra Mundial) de las fuerzas armadas latinoamericanas, hacia la seguridad interna, es decir, hacia la guerra contra su propia población. "En Colombia, la misión de las fuerzas especiales estadounidenses instruyó específicamente a las fuerzas militares colombianas a formar grupos de paramilitares, para llevar a cabo lo que llaman el "terror paramilitar" contra 'conocidos opositores comunistas (known communist proponents)'. 11
  12. 12. "Opositores comunistas es un término muy amplio que puede incluir campesinos organizados, líderes sindicales, activistas de los derechos humanos, intelectuales independientes, candidatos políticos, cualquier cosa; y esta política de organización del terror paramilitar, que incluía el entrenamiento respectivo, llevó a una nueva fase de violencia organizada del Estado: en parte a través de los militares y, en parte, a través de los paramilitares, y esto ha continuado desde aquella fecha”. (1). La Doctrina de Seguridad Nacional La violencia como paradigma para enfrentar los problemas de los países del ‘patio trasero’ de los Estados Unidos está referenciada en los manuales del ejército de los Estados Unidos y nos permiten entender por qué nos han sumido en esta ‘noche oscura’. La llamada Misión Yarbourough del ejército estadounidense (febrero/62) dejó directrices secretas, las cuales fueron adoptadas por el Estado Colombiano adelantando “una estrategia contrainsurgente paramilitar, ya desde antes de que surgieran las guerrillas de este ciclo (1964-65)” (2). En 6 manuales (1962, 1963, 1969, 1979, 1982, 19887) está definida esta estrategia: “l. Lectura que se hace del “enemigo” como gestor de una alternativa de nacionalidad: · El Manual de 1962 llama al enemigo “fuerza irregular”, identificándolo como “manifestación externa de un movimiento de resistencia contra el gobierno local por parte de un grupo de la población ” (pg.5) Además afirma que “El campo de batalla en la actualidad ya no tiene límites, puede incluir naciones enteras” (pg.34). · El Manual de 1963 afirma que “El límite entre amigos y enemigos está en el seno mismo de la nación (…) se trata a menudo de una frontera ideológica inmaterial”(pg.32) y señalaba también que “El habitante, dentro de este campo de batalla, se encuentra en el centro del conflicto (…) es el elemento más estable. Quiéranlo o no, los dos campos están obligados a hacerlo partícipe en el combate; en cierta forma se ha convertido en un combatiente” (pg. 34), afirmando más adelante que “Es entre los habitantes que se desarrollarán las operaciones de guerra; las actividades de la población se verán limitadas en todos los campos de acción” (pg. 51). · El Manual de 1969 afirma que la guerra revolucionaria en Colombia “pretende destruir el sistema que se ha dado nuestra nación” (pg. 194) y explica su surgimiento por “las desatenciones de los organismos oficiales para solucionar los diferentes problemas y necesidades de la población (que) se convierten en un ingrediente de inconformidad que es aprovechada por los grupos subversivos” (pg. 159). Por eso define las operaciones de contrainsurgencia como “acciones militares, políticas, sociales, económicas y sicológicas tomadas por un gobierno local para modificar y eliminar las causas de la insurgencia” (pg. 185). · El Manual de 1987 ubica el “conflicto subversivo en Colombia” como “consecuencia de conflictos políticos y socio-económicos (que) ha provocado el 12
  13. 13. choque entre las fuerzas del orden y grupos subversivos organizados, dirigidos por elementos colombianos, con apoyo de países y movimientos extranjeros, en amplias zonas del territorio nacional, con el objetivo único de tomar el poder y con participación activa de grupos campesinos, obreros y estudiantes” (pg. 10) Por eso plantea que la acción preventiva “debe ser integral, abarcando toda la gama de causas que produzcan el levantamiento; debe buscar el apoyo popular y conducirse dentro del más marcado nacionalismo” (pg. 29) (2). Javier Giraldo M, nos dice en su investigación ‘Cronol0gía de hechos reveladores del paramilitarismo como política de Estado: “En septiembre de 1962 el Comando del Ejército edita la traducción del Manual FM-31-15 del Ejército Americano, titulado: "Operaciones contra las Fuerzas Irregulares". Allí se afirma: "[a] Para disminuir el requerimiento de unidades militares, se ha visto que es de gran ayuda el empleo de policía civil, de unidades semi-militares y de individuos de la localidad que sean simpatizantes de la causa amiga. El empleo y control de tales fuerzas está sujeto a acuerdos nacionales y locales y a la apropiada investigación de ellas para llenar los requisitos de seguridad. Se hace una evaluación cuidadosa de sus capacidades y limitaciones para que presten completa efectividad. [b] Cuando la política y la situación lo permiten, los individuos de la localidad de ambos sexos que han tenido experiencia o entrenamiento como soldados, policías o guerrilleros, deben ser organizados dentro de la policía auxiliar y dentro de las unidades de voluntarios de cada ciudad. Aquellos que no poseen tal experiencia pueden emplearse individualmente como trabajadores, informantes, agentes de propaganda, guardias, guías, rastreadores, intérpretes y traductores. [c] Las fuerzas civiles usualmente necesitarán ayuda y apoyo de las fuerzas militares. La asistencia es normalmente necesaria en una capacidad de consejo para la organización, el entrenamiento y el planeamiento de las operaciones. El apoyo es normalmente necesario en el abastecimiento de armas, munición, alimentos, transporte y equipo de comunicaciones (...) [g] Las unidades amigas de guerrilleros que han operado en la misma área de las unidades hostiles de guerrilleros, por lo general tienen voluntad para ayudar en el esfuerzo de contraguerrillas. Tales unidades pueden emplearse con efectividad en misiones de hostigamiento de las patrullas de combate. Además los miembros de las unidades amigas de guerrilleros pueden servir como rastreadoras, guías, intérpretes, traductores y agentes de espionaje y pueden manejar los puestos de observación y las estaciones de prevención. Cuando las unidades amigas de guerrilleros se emplean, pueden apoyarse logísticamente y deben subordinarse al Comandante de la Fuerza Militar quien mantiene el control y la comunicación suministrando una cuadrilla de enlace para que permanezca con ellas y controlando el apoyo suministrado. Los destacamentos operacionales de las fuerzas especiales son ideales para este propósito". (No.31, pg. 75 a 77). La nota introductoria del Comando del Ejército afirma que dicho Manual es "para la preparación e instrucción de los miembros de la Fuerza" y para que esta obra "sea estudiada y aplicada en lo que dice en relación a la táctica y la técnica de las armas empleadas y adaptando los principios a nuestra organización". (3). 13
  14. 14. De esta caracterización es muy fácil a la generalización y adopción de la visión de que la población civil, el campesino, el estudiante, las ‘masas’, son combatientes y participan –‘quiéranlo o no’- en el conflicto y de allí nace precisamente la imposición del militarismo (la ‘noche oscura’) a la sociedad colombiana. La "noche oscura" fue iniciada por la Oligarquía liberal y conservadora antes del asesinato de Jorge Eliécer Gaitán, y alcanza su punto de máxima efervescencia después de éste, con saldo de más de 300.000 muertes y un millón de desplazados forzados internos, período que los historiadores llaman La Violencia, el cual culmina con la conformación del Frente Nacional, incorporando una estructura excluyente aún más (si cabe la acepción) que reprodujo el mismo modelo de ejercicio del Poder en lo económico, en lo político, en lo social y: "(...) forjaron además la estructura de una cultura política intolerante y sectaria que fue estimulada y desarrollada posteriormente por quienes el influjo de la guerra fría contrabandearon desde norteamérica la concepción de la seguridad nacional" (4). Esta "violencia de las estructuras" (violencia entendida como existencia de estructuras económicas, culturales, sociales, jurídicas y políticas, que causan opresión del ser humano impidiendo su liberación y total realización), que toma la forma de violencia armada bipartidista, fue periodizada por historiadores como “La Violencia” o la Gran Violencia: a. 1946-1949: Violencia predominantemente urbana, prolongación de la crisis política partidista entre liberales y conservadores. b. 1949-1953: Extensión de la violencia a regiones rurales, especie de "guerra civil" entre guerrillas liberales y el aparato represivo conservador. Insinúa lucha de clases. c. 1953-1957: Actores que se escinden -al resolverse las rivalidades partidistas por el Frente Nacional- entre el bandolerismo y vandalismo, por un lado, y una cierta lucha social, por el otro. d. 1957-1964: La violencia disminuye en intensidad, pero se incuban formas específicas de lucha social y proyectos políticos de clase, ejemplo: autodefensas campesinas de Marquetalia, Río Chiquito, El Pato, Guayabero. La oligarquía y los terratenientes colombianos imbuídos de una particular interpretación de ver el mundo dividido entre capitalismo-comunismo, oriente- occidente, cristiandad-ateísmo; aplican las concepciones de la Doctrina de Seguridad Nacional con todo rigor, identificando un "enemigo interno" contra quien es necesario desarrollar la guerra total. Para tal fin cuentan con unas Fuerzas Militares y agencias de seguridad del Estado, que asimilando como buen alumno la doctrina extranjera, la hacen suya y la desarrollan y ubican toda protesta, toda organización popular, todo partido o movimiento político adversario del gobierno, a un enemigo al que hay que aplastar. 14
  15. 15. Es de señalar que la DSN nace posterior a la Segunda Guerra Mundial y fue la sistematización de teorías y experiencias relacionadas con la geopolítica y la ‘guerra’ se asumió como la integración de las distintas esferas de la acción militar, económica, sicológica e ideológica; así surge el concepto geopolítico de “guerra total” que ya había sido considerado por Hitler. (5). Sobre el origen de la DSN nos dice Velásquez Rivera: “El origen de la DSN está en la geopolítica que irrumpe en la fase imperialista del capitalismo en expansión, que se basa en las categorías positivistas del “espacio vital” y en una explicación organicista de la sociedad. (…) La Doctrina de la Seguridad Nacional se asentó en dos postulados básicos: la bipolaridad y la guerra generalizada. Tal bipolaridad se entendió como la división del mundo en dos grandes fuerzas opuestas: la del bien y la del mal. Su credo consistió en afirmar la existencia de una guerra permanente entre el occidente cristiano y el oriente comunista. (…) La DSN fundamentó su filosofía en que todo individuo era un amigo o un enemigo.” (5). En aplicación de dicha doctrina, siguiendo los lineamientos del Plan LASO (Latin American Security Operation), el Presidente Guillermo León Valencia ordena el ataque con más de 16.000 soldados apoyados por la aviación, de la zona de Marquetalia (Tolima), habitada por 48 campesinos que se vieron obligados nuevamente a empuñar las armas para defender sus vidas y sus familias. Arranca así una segunda periodización de la violencia, la cual continúa hasta nuestros días. Doctrina del Conflicto de Baja Intensidad La derrota que infringió el heroico pueblo Vietnamita a los EE.UU., hizo considerar y analizar la Doctrina de Seguridad Nacional, produciéndose su actualización en los Documentos Santa Fé I y II, III y IV, y en la Doctrina del Conflicto de Baja Intensidad, llamada también “Guerras Pequeñas o Menores” y “Violencia de Baja Intensidad”, “Contingencias Limitadas” o “Conflictos Regionales”. Ello está claro al leer a Isabel Jaramillo: “Si algo se aprendió en Vietnam y de los movimientos de liberación nacional, es el valor del "fiming", la persistencia, el fin del cortoplascismo y la necesidad de la guerra en todos los frentes, y la unidad política. EE.UU. ya no podía enfrentar a un mundo subdesarrollado "amenazante" sin perfeccionar su estrategia de dominación en la medida en que necesite del control imperial". (6) Concepción que es ampliada al decir: "La concepción estratégica del "conflicto de baja intensidad" se origina -desde el punto de vista de los estrategas 15
  16. 16. norteamericanos- en un problema fundamental: el cambio social y/o la revolución en el mundo subdesarrollado que erosiona y amenaza los intereses nacionales de EE.UU. Es necesario enfrentar la dinámica del cambio social y de la revolución de una forma más efectiva y evitar nuevas explosiones sociales y en este contexto, la guerra no debe aparecer como tal (...)" (7). El Estado Mayor Conjunto de los Estados Unidos (EE.UU.) define el Conflicto de Baja Intensidad (C.B.I.) como: "Una lucha político-militar limitada para lograr objetivos políticos, sociales, económicos o psicológicos. Frecuentemente es prolongado y va desde presiones diplomáticas, económicas y psicológicas hasta terrorismo e insurgencia. El conflicto de baja intensidad generalmente está confinado a un área geográfica y frecuentemente se caracteriza por limitaciones en el armamento, tácticas y nivel de violencia." (8). Este modelo está claramente diseñado para países como Colombia. Veamos que plantean en su MODELO "SEGURIDAD Y DEMOCRACIA" para una Democracia que se quiere proteger, afectada por un movimiento revolucionario que se quiere eliminar. Citamos textualmente de Isabel Jaramillo: 1. "GOBIERNO DEMOCRATICO: Legitimarlo por medio de elecciones, si era dictatorial y si ya cumplió con su papel. Permitir el funcionamiento y continuidad de democracia (restringida) con gran hincapié en la mecánica electoral. 2. Medidas reformistas que implican el manejo de los movimientos sociales y de las masas. Trabajo ideológico, aplicación de operaciones psicológicas, acción cívica, "construcción de la nación". 3. Vinculación cada vez más estrecha entre el capital nacional y transnacional y aplicación de modelos económicos impuestos por EE.UU. 4. Aparato militar represivo y contrainsurgente fortalecido. Se reestructuran en pequeñas unidades móviles de rápido despliegue con asesoría y asistencia de EE.UU. Se incrementan las operaciones CIA. De acuerdo con el concepto de "simetría", se aplica éste en función de la insurrección (real o posible), de la "defensa interna". 5. Aprovechar, estimular o crear -flexiblemente según el caso - contradicciones en el seno del gobierno y/o el movimiento revolucionario aprovechando que éstos son - en general- coaliciones de fuerzas muy heterogéneas, con diversidad de posiciones políticas, ideológicas, enfoques, etc, en torno a las tácticas y estrategias a aplicar en cada momento de 16
  17. 17. lucha. En este sentido la labor de inteligencia es vital y está orientada a estimular la desunión y la división que permite la victoria o neutralización. 6. Utilización de la diplomacia, negociaciones regionales de paz, y diálogo con la guerrilla -aunque la aceptación del diálogo por parte del gobierno significa que el movimiento revolucionario se ha ganado un espacio político -para erosionar las posiciones progresistas y/o revolucionarias "desde dentro", intentar desmovilizar a las masas y ganar tiempo (...) A esto se agregan medidas reformistas por parte del gobierno de forma de intentar restarle masa al movimiento revolucionario y/o progresista, acompañado de una fuerte propaganda para demostrar que ésta no es una alternativa política real: se trata de deslegitimarlos como opción. 7. Destrucción del movimiento revolucionario por medio del ejército que desarrollará campañas de contrainsurgencia en beneficio de la "seguridad interna". También se utiliza el narcotráfico como variable interna y externa. (...). Ejército mercenario y un frente político ("luchadores por la libertad", etc) destinado a desarticular al movimiento revolucionario, hacerlo inviable como alternativa política al mismo tiempo legitimar la opción contrarrevolucionaria. Los dos elementos anteriores estarán adornados de una profusa retórica en torno de los D.H. y actividades propagandísticas en este frente (...)" (9) (Resaltados nuestro) La aplicación de estas Doctrinas ha sido realizada "al pie de la letra” como veremos más adelante. El derrumbamiento de la URSS y de los países de Europa del este, deja sin piso la visión de la bipolaridad del mundo y el enfrentamiento capitalismo-comunismo, lo que lleva a los EE.UU, a revisar o actualizar sus doctrinas a fin de seguir manteniendo su posición imperial. La punta de lanza a usar es el tráfico de drogas, que se convierte en el argumento central para la intervención directa y/o indirecta en los países del tercer mundo. Esto fue ya analizado por Isabel Jaramillo quien consigna: “...La campaña internacional contra el terrorismo y la droga, permite a la administración (de EE.UU.) actuar con relativa impunidad -en el marco de argumentos ético-morales-en el terreno de la política exterior. Al mismo tiempo, al vincular a movimientos progresistas y/o revolucionarios con el terrorismo y el tráfico de drogas, EE.UU puede golpear a éstos en sus propios países sin aparecer interviniendo en los asuntos internos de los mismos". (10) En este orden de ideas, se inscriben los esfuerzos de vincular la guerrilla con el narcotráfico (recordar al narco-embajador Lewis Tambs quien acuñó la palabra narco-guerrilla, las estridencias de los generales acusando diariamente a la guerrilla 17
  18. 18. de narcotráfico, etc) y la intromisión grosera de los embajadores gringos Myles Frechette, Paterson y Woods, exigiendo aprobación de leyes antinarcos, imposición de la extradición, firma de tratados antisoberanía nacional (TLC, ALCA, etc), aplicación del Plan Colombia, fumigaciones, etc. Documentos Santa Fé Las políticas de Estados Unidos hacia Latinoamérica han ido teniendo un desarrollo definitorio a los ojos de cualquier observador. Si en la década de los 50 fue de ‘contención’; en la década de los 60 fue de ‘contrainsurgencia ‘pura’; a partir de la década de los 80 fue de desarrollo del Conflicto de Baja Intensidad (CBI), conocida en el mundo como Doctrina Reagan, la cual contemplaba la ‘contrarrevolución mundial’. En la creación de estas doctrinas juegan un papel fundamental un grupo de estrategas militares, ‘cristianos renacidos’, quienes conformaron el Comité de Santa Fé, los cuales elaboran Documentos que son aplicados por los gobernantes estadounidenses, y recogen las experiencias derivadas de la aplicación de la DSN. Ellos contemplan el CBI como una guerra político-militar que no distingue fronteras y no distingue entre civiles y militares, y considera además que todas las armas son válidas, incluyendo la ayuda económica y la asisitencia humanitaria. En este orden de ideas, es neesario señalar que contemplan la utilización de ‘armas biológicas’ como la introducción de microorganismos causantes del dengue hemorrágico en Cuba, o la aspersión de leismanias para provocar Leishmaniasis en los guerrilleros en Colombia, o la utilización del Hongo Fusarium sp para ‘atacar’ los cultivos de planta de coca. (5). Desde 1981 ha producido los Documentos Santa Fé I (1981), II (1988), y IV (2004). Ya en el Documento Santa Fé II se habla del CBI como una combinación de ‘formas de lucha’ que contempla operaciones militares propiamente dichas, utilizando el terror sistemático contra las poblaciones, operaciones psicológicas, desinformación, y subversión religiosa y cultural. En este marco se desarrollan la proliferación de sectas religiosas –estudiosas de la Biblia, cada una con su particular intepretación- y la invasión de estas a los países latinoamericas –del cual no escapó Colombia-. Sectas tales como la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los últimos días, la Oración Fuerte al Espíritu Santo (comprometida en narcotráfico), la Iglesia Pentecostal Unida de Colombia, la Iglesia Trinitaria, los Testigos de Jehová, la Misión Panamericana de Colombia y la nefasta Tradición, Familia y Propiedad. El Documento Santa Fé I menciona a Cuba, México, Brasil y Panamá como países ‘neurálgicos’ para los Estados Unidos. Ya en el Santa Fé II se incluye a Colombia y se afirma que existe una ‘doble amenaza a su seguridad’ provenientes de la insurgencia armada y la amenaza del ‘narcotráfico’. Contemplaban en dicho Documento que la década de los 90 sería crucial pata las instituciones colombianas y vislumbraban que la guerrilla ‘podría estar en condiciones de disputar el poder’. En el Documento IV además de continuar las consideraciones anteriores, manifiesta la ‘preocupación’ de los ideólogos militares estadounidenses por la que ellos llaman 18
  19. 19. creciente influencia y presencia de China en Latinoamérica y la ‘amenaza’ de los países islámicos. La DSN imbuyó a las Fuerzas Armadas de los países Latinoamericanos de ‘principios’ para el servicio a los intereses estadounidenses y no a los intereses nacionales de sus propios países. La aplicación práctica de la doctrina de Seguridad Nacional y sus desarrollos se traduce en la sistemática y persistencia violación de los D.H. por parte de las fuerzas represivas del Estado Colombiano; violaciones que han tomado un carácter dramático en las últimas décadas y ha adquirido características escandalosas desde el inicio del Plan Colombia. (1) Chomsky N. Clinton inundó Colombia con armas. (2) Noche y Niebla. La doctrina contrainsurgente del Estado clombiano y la población civil. www.arlac.be/paramilitarismo/html/pdf/deuda01.pdf (3) Giraldo M. Javier. Cronología de hechos reveladores del Paramilitarismo como política de Estado. (4) Alfonso Cano. Los diálogos por la paz. Ed. Anónima, 1992. p. 112. (5) Velásquez Rivera E. Historia de la Doctrina de Seguridad Nacional. (6) Isabel Jaramillo. El conflicto de baja intensidad. Modelo para armar. Ed. Suramérica, Bogotá 1988. p. 58. (7) Ibidem, p. 59. (8) Ibidem, p. 64. (9) Ibidem, p. 68-73. (10) Ibidem, p. 62. 19
  20. 20. Plan Colombia: ‘ayuda’ militar de Estados Unidos Aumento del pié de fuerza... mayor represión al pueblo. La presencia militar de los Estados Unidos ha sido una constante a través de la historia de nuestro país. En desarrollo de la progringa doctrina de Seguridad Nacional, Colombia ha sido uno de los mayores receptores de la “ayuda” militar estadounidense en ésta parte del mundo, y ya para el 2000 se convertía en el mayor captador de los recursos gringos. Momentos culminantes de la asistencia de seguridad de USA a Colombia (antes del Plan Colombia). (1) • Colombia fue el 3er receptor más grande en la región de fondos a través del programa de Control Internacional de Narcóticos (INC, siglas en inglés) en 1.996, y el 2o más grande en 1.997. Sin embargo, INC espera que los fondos para Colombia aumenten dramáticamente en 1.998. La ley de apropiaciones extranjeras (P.L. 105-118) instruye al Departamento de Estado para que use U$ 36 millones de la cuenta de INC de1.998 para comprar tres helicópteros UH-60 Halcón negro para la Policía Nacional de Colombia. Un adicional de U$ 14 millones se gastarán para actualizar de 10 a 12 helicópteros UH-1H Huey. • Junto con Perú, Colombia recibió la asistencia militar antinarcóticos en una autorización especial del presupuesto de Defensa (conocida como “Sección 1033”) entre 1.998 y el 2.002. • En 1.997, Colombia fue 1ra en la región en la asistencia antinarcóticos a través de la “Sección 1.004” de las cuentas del Departamento de Estado. • Colombia fue 2a en la región en los acuerdos de Ventas Militares Extranjeras (FMS, siglas en inglés) en 1.996 y primero en 1.997. • El personal colombiano fue 3ro en la región en asistencia a la Escuela de las Américas (139 estudiantes en 1996, para un 14.8%, y 99 estudiantes en 1997, para un 10.9% del total) 20
  21. 21. Momentos culminantes de la asistencia de seguridad de USA a Colombia (desde el inicio del Plan Colombia). Las Tablas siguientes traducen en cifras los cambios que se han experimentado con el inicio del Plan Colombia. Si bien antes del inicio del Plan ya Colombia tenía una posición privilegiada; apenas iniciado éste, se convierte en el primer país receptor de la “ayuda” estadounidense: Tabla 1 – Colombia: Ayuda Social y Económica (en millones de USD) 1,2 Tabla 1- Colombia: Ayuda Social y Económica (en millones de USD) 1,2 Año ESF DA CSD PL INC Econom/Social (Economic (Development (Child 480 food (International Total Support Assistance) Survival and assistance Narcotics Fund) Disease Control) Programs) 1997 0 0 0 0 0 0 1998 0 0.02 0 0 0.5 0.52 1999 3 0 0 0 5.75 8.75 2000 4 0 0 0 208 212 2001 0 0 0 0 5 5 2002 0 0 0 0 146.5 146.5 Como se observa en esta Tabla 1, Colombia receptó la mayor ayuda económica y social en el año de inicio del Plan Colombia el 2000, siendo significativo que dicha “ayuda” fue casi exclusivamente para el rubro conocido como INC (Control Internacional de Narcóticos), mientras los otros como Asistencia para el Desarrolllo (DA), la CSD (Programa de Supervivencia y Enfermedades Infantiles), la ESF (Fundación para el Soporte Económico) y PL 480, no hayan receptado ni un dólar después del inicio del Plan Colombia en los años 2.001 y 2.002. Esta situación es mucho más diciente cuando analizamos la Ayuda Militar y Policiva, contenida en la Tabla 2: Tabla 2: Colombia: Ayuda Militar y Policiva 1,2 Año INC FMF IMET Emergency Secction 1004 Section 1033 Mil (International (Foreign (International Drawdowns (Defense (Defense Pol Narcotics Militay Military Of Department Department Total Control) Financing) Education counternarcotics counternarcotics riverine and Training) assistance aid) counternarcotics aid) 1996 16.0 $70.000 $147.000; antes de 32 $40.500.000 1992; estudiantes. sube a $ IMET 7.131.000 expandido: para $50.679; 3 control de estudiantes, narcóticos 0 civiles FMF 1997 33.45 30 $0; 14.2 10.32 0 88.56 21
  22. 22. 0 estudiantes 1998 56.5 0 0.9 41.1 11.78 2.17 112.44 100 estudia. 1999 200.11 0.44 0.89 58 35.89 13.45 308.81 89 estudian. 2000 686.43 0.4 0.9 0 85.9 24.63 798.26 ? estudian. 2001 43 0.42 1.04 29 60.9 19.04 153.40 ? estudian. 2002 252.5 0.42 1.18 29 60.9 19.04 363.04 ? estudiant. También en el plano de la ayuda Militar y Policiva la entrega más alta de recursos se registró en el año 2000, la cual fue realizada a través del INC (Control Internacional de Narcóticos), con una tendencia progresiva desde 1998. Llama la atención el incremento de la ayuda a través del programa IMET a partir de 1998, con 100 estudiantes, lo cual arrojaría un total de casi 500 estudiantes en los últimos años, la mayoría como asistentes a la Escuela de las Américas, centro formador de verdaderos sátrapas. Este mismo programa –el INC- apoyará el desarrollo del Plan Colombia denominado por el Departamento de Estado Estadounidense como Iniciativa Antinarcótica Andina o ACI en inglés, más conocida como Iniciativa Andina o Iniciativa Regional Andina. La ACI o IRA distribuirá $ 731 millones de dólares, así: Tabla 3. CAMBIOS PORCENTUALES EN LAS AYUDAS. 2,3 País Ayuda militar y a la policía Ayuda Económica y Social (en millones de dólares) ( en millones de dólares) Promedio 2002 Cambio Promedio 2002 Cambio 2000-2001 solicitado Porcentual 2000-2001 solicitado Porcentual Colombia $475.83 $363,04 -24% $108 $147 +36% Perú $ 49,18 $ 89,45 +82% $116,65 $177,03 +52% Bolivia $ 51,23 $ 61,25 +20% $112,44 $108,24 - 4% Ecuador $19,43 $31,76 +63% $18,09 $56,80 +214% Brasil $ 3,68 $16,36 +345% $13,59 $11,18 - 18% Venezuela $ 5,46 $13,33 +144% $ 0,33 $ 0,58 + 76% Panamá $ 4,36 $13,97 +220% $ 4,60 $ 8,50 + 85% Total 609,17 589,16 - 3% 373,70 509,33 + 36% Según la Tabla 3, la “ayuda” militar a Colombia se redujo en el 2.002 en un 24%, pero en realidad la asistencia simplemente se ha estabilizado o mantenido y es de resaltar que más del 70% de los programas establecidos por los Estados Unidos para Latinoamérica en el 2.002 beneficiarán a las Fuerzas Armadas Colombianas. (3) El Plan Colombia fue diseñado como un Plan a ejecutarse en seis años, en tres fases de dos años cada una: 22
  23. 23. Fase 1, en el Putumayo. Fase 2, en el sur del país, Magdalena Medio y Catatumbo. Fase 3, de consolidación a nivel nacional. La Fase 1 se inició el año 2000 en el Departamento del Putumayo, rico en petróleo, y revestía un carácter estratégico pues suponían que el establecimiento de la base de Manta en el Ecuador, facilitaría el aprovisionamiento y apoyo logístico a las tropas. Para el inicio de esta fase destinaron un poco más del 38 % de los recursos del Plan Colombia, o sea, más de 390 millones de dólares para la arremetida en el Sur del país. Tabla 4. Plan Colombia. 2 Concepto Millones Participación de dólares Departamento de Defensa 184.059 18 % Arremetida en el Sur de Colombia 390.5 38.2 % Policía Nacional 115.6 11.3 % Interdicción 129.4 12.7 % SUBTOTAL PARA ACCIONES DE FUERZA 859.5 80.1 % Desarrollo Económico Alternativo 81.0 7.9 % Derechos Humanos y Reforma Judicial 122.0 11.9 % SUMA TOTAL 1.022.5 100.0 % Este inicio en Putumayo dejó a las claras cuál era la estrategia de las Fuerzas Militares: utilización del Ejército para aseguramiento del área, con apoyo de la Fuerza Aérea Colombiana, y lanzamiento de fuerzas paramilitares para ejecutar las tareas sucias para “secarle el agua al pez”. Ya es conocido el resultado de dichas operaciones con masacres, ejecuciones y desplazamiento de la población civil, así como la resistencia de las FARC-EP al desarrollar combates sostenidos contra las fuerzas militares-paramilitares del Estado colombiano durante más de tres meses y la consiguiente “salida” de los mandos militares de que se retiraban del Putumayo porque iban a “proteger la población civil”. (Ver en www.anncol.com/) Las verdaderas intenciones de los gringos y la oligarquía colombiana con el Plan Colombia quedaron al desnudo al “pedir” Pastrana al Congreso Estadounidense autorización para que la “ayuda” del Plan Colombia se destinara para combatir la insurgencia con el sambenito de que son “terroristas”, en una argumentación que ni él mismo se la cree, como si la ayuda estadounidense no se hubiera utilizado desde siempre para combatir la guerrilla. Pero, ¿cuál es el objetivo del Plan Colombia (o Iniciativa Regional Andina)? El verdadero objetivo es desarrollar una guerra semejante a la que desarrolló el imperio en El Salvador. Ello es claro cuando leemos a Joaquín Villalobos: “En El Salvador había un control absoluto del territorio por parte del ejército, mediante una estructura paramilitar de carácter legal. (...) Teníamos un ejército de no más de unos 12.000 ó 15.000 hombres, pero la estructura paramilitar era de 150.000. 23
  24. 24. Con 150.000 hombres desplegados sobre 21.000 kilómetros cuadrados no se movía una mosca sin que el general de turno que teníamos de presidente se enterara.” (4) Y si comparamos esa realidad con los esfuerzos de darle piso legal al paramilitarismo con las famosas “CONVIVIR” y la propuesta del ahora candidato presidencial de las AU, Álvaro Uribe, de armar un millón de civiles para enfrentarlos a la insurgencia, pues no hay duda de lo que quieren. Máxime si tenemos en cuenta que el ejército oficial, por muy bien armado que esté, adolece de moral combativa para enfrentar a la guerrilla, o si no explícame Juancho, ¿cómo les volaron el Puente en Pitalito si el ejército estaba custodiándolo? La Fase 2 del Plan Colombia la iniciaron en el 2.002 y abarcó no solamente las zonas contempladas originalmente (sur del país, Magdalena Medio y Catatumbo), sino que se extendió a los departamentos de Antioquia, Chocó y la Costa Norte, encontrando enorme resistencia popular y, dentro de ella, el accionar de la insurgencia contra el ejército militar-paramilitar del Estado. Allí se inscriben las acciones militares de las FARC-EP contra el paramilitarismo de Estado en el Magdalena Medio, La Gabarra (catatumbo) y últimamente en los departamentos de Antioquia y Chocó. Confirmándose una vez más, esta vez sobre el campo de combate por organismos internacionales como la ONU, la convivencia siniestra e impúdica de los “paracos” y el ejército oficial colombiano en Bojayá (Chocó) y, si aun quedan dudas, los cadáveres entremezclados de soldados y paramilitares abatidos en combate en Campamento (Antioquia). (Ver www.anncol.com/AndersKompass/14.05.2002). Citas: 1. Isacson A. y Olson J. Just the Facts. Editado por the Latin America Working Group. 1998. 2. Salgado Tamayo M.M. Del plan Colombia a la Cruzada Libertad Duradera. Ediciones La Tierra. Quito, Ecuador. Marzo del 2002. 3. U.S. Military and Police Aid: La Ayuda Propuesta para el 2002 (última revisión 13 de mayo del 2001). 4. Villalobos J. Colombia Vs El Salvador. Revista Semana. Enero 7, 2.002 24
  25. 25. Capítulo II El Plan Colombia Plan Colombia: papel de las petroleras 27 Contribuciones de las petroleras al Plan Colombia y al paramilitarismo 28 El papel de George W. Bush 30 Uribe Vélez, entreguista y apátrida 30 La resistencia popular 31 El papel de los medios de comunicación 32 La guerra psicológica 32 Los propósitos de la guerra virtual 33 La guerra virtual 33 Medios de comunicación y guerra 34 Medios de comunicación y Plan Colombia 35 La guerra en el ciberespacio 35 El papel de El Tiempo en la guerra 36 IV. Sátira, demonización y deformación de la oposición política Legal 36 V. Insinuación o advertencia explícita sobre el Exterminio de los Representantes de la Oposición 37 VI. Lenguaje subliminal sobre el exterminio de la oposición Política legal 37 IV. Normalización subliminal de la corrupción política 38 Las cifras de la guerra, según Uribe 41 17,5 millones de dólares diarios gastados en la guerra 41 Pié de Fuerza 42 Miembros de la insurgencia abatidos 43 Miembros de la insurgencia desmovilizados 43 Capturas de insurgentes 43 Resultados no encajan 43 La única verdad 44 Del Plan Colombia 45 El Plan Colombia 45 Resultados del Plan Colombia 46 La conexión oligárquico-narcoparamilitar: contubernio impúdico 48 25
  26. 26. Los orígenes de un contubernio impúdico 48 Los creadores de las monstruosas criaturas del asesino de la Motosierra y los mochacabezas 48 Desde los clubes oligárquicos 49 Desde los clubes oligárquicos se concretan complots satánicos 49 El club El Nogal 51 El Nogal, epicentro de la ‘alta política’ de Mancuso 52 La lucha por el poder 54 Gobierno de Reconstrucción y Reconciliación Nacional 54 26
  27. 27. Plan Colombia: Papel de las Petroleras Aumento del pié de fuerza... mayor represión al pueblo. Las empresas petroleras han contribuido directamente en la escalada del conflicto social y armado que vive Colombia. La Unión Sindical Obrera (USO), adelanta una huelga por la defensa de sus reivindicaciones y la defensa de nuestros recursos naturales. Las empresas transnacionales tienen sus manos metidas en el diseño y la financiación de los planes militares que tienden al control de Latinoamérica por parte de los Estados Unidos. Las multinacionales han usufructuado las riquezas naturales de nuestros países y están decididas a continuar devorando el ponqué que las oligarquías arrodilladas e indignas les permiten degustar en total impunidad contra los intereses nacionales de nuestros pueblos. Ello es particularmente cierto para el caso de Colombia. Y lo es mucho más para las petroleras ya que las 10 primeras empresas petroleras mundiales hacen presencia en Colombia. Recordemos nada más cómo no ha mucho, los gobernantes oligárquicos les entregaban a las multinacionales el usufructo de por vida de partes del territorio nacional mediante las famosas "Concesiones". Durante la administración de Mariano Ospina Pérez, mediante una patriótica huelga los obreros petroleros obligaron al gobierno a crear la estatal petrolera ECOPETROL, para que administrara los recursos petroleros entregados en el gobierno de Rafael Reyes a Roberto de Mares, que a su vez los vendió a la Tropical Oil Company -TROCO- que debían revertir al Estado en 1.951, lo cual, como hoy, trató de ser escamoteado por la mencionada compañía. Posteriormente, siguieron con los "Contratos de Asociación" que les permitía jugosas ganancias a las transnacionales del petróleo, y en el presente la actual administración entreguista colombiana adelanta cambios de los contratos de asociación, que aumentan el margen de beneficios de las empresas que participen, lo cual ha despertado el apetito voraz de las multinacionales petroleras por la explotación de los recursos petrolíferos de Colombia. En la década de los ochenta, la empresa petrolera estadounidense Occidental 27
  28. 28. Petroleum encontró en 1983 el yacimiento petrolífero Caño Limón, departamento de Arauca, y ya en 1985 estaba sacando el petróleo, mediante un contrato de "Asociación" con la estatal del petróleo colombiana, ECOPETROL, 50 % para ésta y 50% para Oxy, la angloholandesa SHELL y la empresa petrolera española Repsol- YPF (poseedora del 6,2%), yacimiento que debía revertir a la Nación para explotar el 30% último del yacimiento. Es de mencionar que la Repsol y la OXY invadieron el territorio indígena U`wa en busca de petróleo, sin el consentimiento de las comunidades y violentando sus territorios en clara trasgresión de la Constitución Colombiana, siendo protegidas sus bienes y maquinarias por fuerzas militares-paramilitares, asesinando varios de los líderes indígenas. Ese petróleo es transportado hasta la Costa del Caribe a través del oleoducto Caño Limón- Coveñas -de 773 kilómetros de longitud- y en Coveñas es embarcado en los buques petroleros que se los llevan a Estados Unidos para refinarlo. De este yacimiento se han extraído 910 millones de barriles, de la reserva de 1.300 millones de barriles que se le calcula y hoy representa el 30 % de la producción petrolera en Colombia, lo cual le reporta a la OXY ser la 2ª empresa en explotación del petróleo colombiano. El gobierno colombiano le entregó un contrato de exploración de petróleo a una empresa estadounidense -posteriormente se supo que su capital era de 100 mil dólares- que encontró el yacimiento petrolero de Cusiana, ubicado en el departamento de Casanare, el cual se lo vendió para su explotación a la British Petroleum por 250 millones de dólares. No se sabe a ciencia cierta cuál es la reserva de este yacimiento, pero se consideraba que con los recursos extraídos de él, se podría cubrir el presupuesto nacional de Colombia durante 8 años sin tener que recurrir a otras fuentes de financiación. También encontraron el yacimiento de Cupiagua, que según un alto funcionario de la BP, tendría 10 veces más que Cusiana, lo cual fue posteriormente desmentido por la Compañía. La empresa española Repsol- YPF también, además de la parte del ponqué de Caño Limón, tiene otros importantes intereses en el departamento de Arauca, como el yacimiento petrolífero de Capachos I, en el municipio de Tame. Es de resaltar que esta empresa desde hace varios años ha sido acusada y demandada en varios país del Viejo Continente y de América Latina por ser la responsable de una serie de daños ecológicos. (ver en http://www.rebelión.org/) Contribución de las petroleras al Plan Colombia y al paramilitarismo El control del petróleo es imprescindible en la estrategia de dominio imperial de los Estados Unidos, máxime si tenemos en cuenta el agotamiento de los yacimientos en territorio estadounidense (sus reservas solo representan el 3% mundial del petróleo y el 4% del gas, convirtiéndolo en importador de hidrocarburos desde los años 80) y la situación de extrema inestabilidad y dificultad para imponer la visión 28
  29. 29. gringa en el Oriente Medio, en Afganistán y en Irak, además de las dificultades con Venezuela y Brasil. Por ello los Estados Unidos ha invertido millones de dólares para garantizarle a sus empresas la continuidad en la explotación del petróleo colombiano, además del financiamiento directo que dichas compañías hacen de proyectos como el paramilitarismo. Las empresas petroleras han contribuido directamente en la escalada del conflicto social y armado que vive Colombia a través del "impuesto de guerra" establecido por el gobierno colombiano en 1992 que establecía el pago de un dólar por barril, el cual como su nombre lo indica iba a financiar la guerra en Colombia. En artículo publicado en 2002 en Los Angeles Times, se denunciaba que la OXY pagaba 750.000 dólares a las fuerzas de seguridad colombianas y la Asociación Cravo Norte - propiedad de ECOPETROL y la OXY, que actúa en el yacimiento Caño Limón- en 1996 firmó un "acuerdo de colaboración" anual de casi dos millones de dólares para financiar económicamente las unidades de la XVIII que cubrían las zonas cercanas al yacimiento. Estas fuerzas militares vigilan las comunidades que están a lo largo del oleoducto, las hacen víctimas de intimidación directa o a través de amenazas de que los "paracos" vienen detrás, o con paramilitares para hostigar la población, lo cual ha quedado documentado en denuncias de que personal de la XVIII Brigada de Arauca implicados en graves violaciones de derechos humanos. De los recursos del Plan Colombia, o Plan "Patriota" como quieren llamarlo ahora, aprobados en el 2003, 99 millones correspondían al financiamiento para la protección del oleoducto Caño Limón Coveñas, "mediante la compra de helicópteros, formación e inteligencia y material para la XVIII Brigada, la creación de una nueva Brigada Móvil, la numero 5 (asignada a la protección del oleoducto) y unidades adicionales fluviales y de policía, todas ellas equipadas con material pagado con fondos estadounidenses.(17) En enero de 2003, 60 miembros de las Fuerzas Especiales estadounidenses llegaron a Arauca, uniéndose a los 10 que ya estaban allí, para formar a unidades de la XVIII Brigada." (Ver Informe de Amnistía Internacional en enlaces de http://www.anncol.org/). En esta estrategia de protección de las multinacionales petroleras se inscriben las llamadas "zonas de rehabilitación y consolidación" en los departamentos de Arauca, Bolívar y Sucre, precisamente por los departamentos por donde pasa el oleoducto Caño Limón-Coveñas. Zonas cuyo funcionamiento persiste a pesar de haber sido declaradas inconstitucionales por la Corte Constitucional. La British Petroleum (BP) que se fusionó con la AMOCO -conformando la tercera empresa petrolera en el mundo- en el principal yacimiento petrolero colombiano - Cusiana y Cupiagua, en el departamento de Casanare- junto a sus socias, la TOTAL francesa y la TRITON estadounidense, han financiado directamente grupos 29
  30. 30. paramilitares y han resultado seriamente comprometidas en violaciones de derechos humanos. La BBC de Londres entre 1.997 y 1.998 recogió información en entrevista a ex- funcionarios de la B.P., que demostraba la relación de la multinacional con los paramilitares y cómo a través de sus propios empleados había entregado información a los militares, que resultaron en asesinatos o amenazas de muerte a líderes y activistas sindicales, defensores de derechos humanos, políticos democráticos, etc. El papel de George W. Bush La familia del actual presidente de los Estados Unidos, George W. Bush, son parte de importantes accionistas de la compañía petrolera HARKEN ENERGY CORPORATION, la cual posee 5 contratos de exploración y explotación petrolera en Colombia y la compañía considera a este país como la principal inversión hacia el futuro, por encima de los Estados Unidos y otros países de Latinoamérica. Donde hay riqueza hay paramilitares. En Colombia, los grupos paramilitares hacen presencia en las zonas en donde hay riquezas. Y en donde hay riquezas naturales, allí están las multinacionales. Y en donde están las multinacionales, allí hay paramilitares. Y para que haya paramilitares en una región tienen que llegar los militares antes, o de no, no llegan los "paracos". En Arauca hay petróleo, están la OXY y Repsol-YPF, hay paramilitares. En Casanare hay petróleo, está la British Petroleum, hay paramilitares. En la Guajira hay carbón mineral y gas, allí están la Drummond y la Texas, allí hay paramilitares. En Santa Marta, está el puerto para embarcar carbón, está la zona bananera con la Chiquita Brands, allí hay paramilitares. En Urabá hay banano, allí están las multinacionales del banano, allí hay paramilitares. En Putumayo hay petróleo, hay multinacionales, allí hay paramilitares. En el Chocó, todavía hay más oro que el que se han llevado desde la invasión española, allí hay paramilitares. En el Magdalena Medio (Barrancabermeja y zonas aledañas) hay petróleo, allí están las multinacionales, allí hay paramilitares. Uribe Vélez, entreguista y antipatriota La administración del Presidente Uribe Vélez, con su historial narcotraficante y su presente paramilitar, responde al dictado de su amo, el Tío Sam (perdón, quise decir George W. Bush), y decide entregarle aun más a las multinacionales nuestras riquezas naturales y muy orondo el indigno presidente anuncia que la Texas explotará hasta el agotamiento los pozos de gas natural de La Guajira, lo cual significa la pérdida de 87 millones de dólares para la Nación. Igualmente anuncia que el yacimiento Caño Limón, será explotado hasta su agotamiento por la Occidental Petroleum, que significará la pérdida de los 30
  31. 31. colombianos del 30 % último del yacimiento, lo cual ocurrirá también con todas las empresas que tengan "contratos de Asociación" con Colombia, ya que su decisión es regresar a los "contratos de Concesión" reduciendo la participación de Colombia en otro 30% por ciento del negocio. La resistencia popular Esta política entreguista y antipatriota de Uribe Vélez lo que busca es la regresión en política de explotación petrolera y abrirle el camino a la definitiva privatización del sector en beneficio de las multinacionales petroleras, mismas que han financiado la guerra en Colombia, y están comprometidas hasta los tuétanos en la "guerra sucia" a través de su financiamiento del paramilitarismo. Esta posición entreguista del presidente narco-asesino-paramilitar ha encontrado la resistencia viril del pueblo colombiano, especialmente de los obreros petroleros que laboran en ECOPETROL, agremiados en la Unión Sindical Obrera (USO), que adelantan una huelga por la defensa de sus reivindicaciones y la defensa de nuestros recursos naturales, en medio de encarcelamientos sin causa (26 líderes tras las rejas), asesinato de dirigentes sindicales (más de 89 líderes de la USO asesinados en los últimos años), desapariciones, y amenazas de todo tipo. En esta posición de defensa de los intereses nacionales, se inscribe el accionar de la insurgencia colombiana y en razón de ella consideramos que está plenamente justificado su planteamiento de sabotaje a la infraestructura petrolera, cual hicieran nuestros indígenas Tayronas hace ya 512 años cuando ante la invasión del español, quemaban sus casas y cultivos para impedir su aprovechamiento por el avaro invasor. 7 de mayo del 2004 31
  32. 32. Papel de los medios de comunicación Bombardeando Los medios masivos de comunicación han estado casi todos en manos de la oligarquía colombiana. Con contadas excepciones, son estos medios lo que llaman los ‘formadores de opinión’ y, desde luego, han sido puestos al servicio, no de la nación, sino de los sectores que detentan el poder. Son en esencia profundamente antipopulares y todo lo que signifique desarrollo de la democracia es visto con profunda desconfianza, a no ser que ese ‘desarrollo’ implique más prebendas para el círculo gobernante. Se constituyen entonces en defensores a ultranza del Statu quo, del inmovilismo y el anquilosamiento de las instituciones. No son factores de desarrollo sino de retroceso. No son ‘liberales’ sino profundamente conservadores y reaccionarios. No cumplen un papel de fiscalización en el manejo de la cosa pública, sino que se convierten en justificadores de los desafueros que se cometen en nombre de las instituciones y la ‘democracia’. Esta posición es más que patente en el tema de la guerra. Ellos justifican la guerra. La creen indispensable para subsanar las diferencias políticas e ideológicas de los colombianos. Y la guerra, además, los enriquece. Se convierten en los ‘perifoneadores’ de los militares y en avaladores de los planes que adelantan por orden de los centros imperiales. Se constituyen en unidades ejecutoras al adelantar como misión la guerra en uno de los frentes más neurálgicos la guerra psicológica, complemento de la guerra militar y de la ideológica. La guerra psicológica Los medios masivos de comunicación juegan un papel fundamental en la guerra psicológica contrainsurgente que adelanta el régimen oligárquico. Está contemplado en múltiples documentos de las doctrinas imperiales como la DSN y el CBI y hace parte de la táctica y la estrategia del estado. Quiero señalar que en esta última plantean en lo que llaman MODELO "SEGURIDAD Y DEMOCRACIA", el cual tiene insoslayable similitud con el modelo de Álvaro Uribe Vélez –‘Seguridad Democrática’ -, en los puntos 2 y 7 citados en el primer capítulo: 32
  33. 33. 2. Medidas reformistas que implican el manejo de los movimientos sociales y de las masas. Trabajo ideológico, aplicación de operaciones psicológicas, acción cívica, "construcción de la nación". 7. Destrucción del movimiento revolucionario por medio del ejército que desarrollará campañas de contrainsurgencia en beneficio de la "seguridad interna". También se utiliza el narcotráfico como variable interna y externa. (...). Ejército mercenario y un frente político ("luchadores por la libertad", etc) destinado a desarticular al movimiento revolucionario, hacerlo inviable como alternativa política al mismo tiempo legitimar la opción contrarrevolucionaria. Los dos elementos anteriores estarán adornados de una profusa retórica en torno de los D.H. y actividades propagandísticas en este frente (...)" (9) (Resaltados nuestro) Lo cual demuestra que lo que los medios burgueses hacen es nada más que la aplicación de las recetas de los ideólogos estadounidenses. Ni siquiera eso es creación de ellos, producto de su pensamiento. Sin embargo, ellos participan de la guerra, son actores de la guerra, toda vez que su accionar está inscrito en uno de los frentes de batalla diseñados por los ideólogos estadounidenses. Y si aplicamos el principio de la responsabilidad compartida con el cual están juzgando a Simón Trinidad y Sonia, entonces ellos son también responsables de todos y cada uno de los crímenes cometidos por las fuerzas militares- narcoparamilitares del régimen colombiano. Los propósitos de la guerra virtual Entre los propósitos imperiales está el dominio absoluto sobre los medios de comunicación que les permita mostrar la ‘realidad’ que le interesa al imperio. Que en sí no es más que concretar el propósito para lograr la ‘homogeneización´ del ser humano, según el decir de un investigador colombiano, para que pierda su identidad, su historia y sus tradiciones. Los medios de comunicación han sido parte de la superestructura y uno de los reproductores de la ideología de la clase dominante. Ello es más evidente en el momento actual de la llamada ‘globalización’. La guerra virtual El imperio siempre ha desarrollado la llamada ‘guerra virtual’, es decir la guerra porque se conozca únicamente su visión de un conflicto, la cual ha tomado muchas veces el nombre de ‘guerra psicológica’, y de esta manera no se conozca la realidad real. 33
  34. 34. La guerra virtual es Ejemplos hay por miles. Uno de ellos. Los medios de parte de la guerra comunicación pretendieron ignorar la resistencia de la sociedad real. estadounidense a la guerra en Vietnam y sólo cuando ésta resistencia tomó carácter masivo tuvo forzadamente que registrarla en las informaciones. La información -como el conocimiento- devienen en armas de guerra y el imperio pretende que sólo esté en sus manos. Es diciente que por ejemplo en la invasión a Irak, los grandes medios propalen a los cuatro vientos las imágenes de los ataques de las fuerzas invasoras, mostrando la ‘precisión’ de las bombas lanzadas por los aviones ‘inteligentes’ –como si matar a otro ser humano fuera realmente algo inteligente- y convirtiendo la muerte de seres inocentes en algo casi increíble, como de película, irreal, que no existe, y en un macabro espectáculo. Esas imágenes llevan el mensaje subliminal del enorme poderío armamentista de la primera potencia del mundo y sus aliados, para convencer a los pueblos de la invencibilidad del imperio, que la lucha y la resistencia de los pueblos es inútil, estéril, ante semejante poderío militar, al igual que lo hacía el imperio romano. Medios de comunicación y guerra Dicen ciertos investigadores que la primera víctima en la guerra es la verdad. Que los ejércitos ocultan las verdaderas causas para adelantar sus guerras, además de que ocultan sus bajas y sólo dan partes de las bajas que ellos producen al enemigo. La verdad es la Esto es más evidente en la invasión a Irak. La invasión primera víctima de la ordenada por Mr. Bush estuvo basada en la mentira. Sadam guerra… y los pueblos son los queHussein nunca tuvo armas de exterminio masivo y esto lo sabía la sufren. el gobierno Bush, toda vez que fue informado de ello por sus propios servicios de inteligencia. Sin embargo, montaron todo un espectáculo mediático facilitado por los grandes medios, la televisión y el cine, y la mayoría de los estadounidenses –engañados- apoyaba la invasión a Irak. La pretensión de los gobernantes estadounidenses es que los medios de comunicación realicen la ‘autocensura’ y publiquen sólo los partes de las fuerzas militares invasoras. Ello lo han logrado en parte y grandes medios como CNN y prensa europea publican diariamente la visión estadounidense de la resistencia popular presentándolos como ‘terroristas’, lo cual justifica la ‘presencia’ estadounidense en Irak para ‘llevar la democracia’. Pero no todos los medios se prestan para seguir el juego estadounidense. Lancet publicó el año pasado que las fuerzas invasoras de Estados Unidos y Gran Bretaña han producido más de 650.000 muertos entre la población civil de Irak. Todo un genocidio que ha pretendido ser ocultado por el gobierno de Mr. Bush, hijo. Igualmente medios alternativos publican la realidad de la situación que se vive en Irak después de la invasión gringa. 34
  35. 35. Medios de comunicación y Plan Colombia Igual política han implantado en Colombia y los medios de comunicación burgueses se han ajustado gustosamente a estos dictados. Los medios como la casa editorial El Tiempo, Caracol, RCN, etc, no sólo publican las mentiras oficiales – tanto de las ‘realizaciones del gobierno’ como las mentirosas cifras de los militares-, sino que se han constituído en ‘actores’ de la guerra en Colombia. Los medios No son pocas las veces que los medios burgueses no sólo burgueses siempre han justificado la guerra contra el pueblo colombiano, sino que han justificado la guerra contra el se han convertido en justificadores del exterminio de los pueblo. dirigentes populares. Este papel lo juegan ahora con más placer luego de la iniciación del Plan Colombia en el año 2000. Esos medios se mostraban alborozados porque la ‘reingeniería’ –palabreja de moda en esos años- de las fuerzas militares sería el toque final para ‘acabar con la guerrilla’, es decir, para acabar con el dolor de cabeza oligárquico e imperial. Porque hay que decirlo: la guerrilla en Colombia, especialmente las FARC, ha impedido que el imperio adelante sus planes guerreristas ‘a sus anchas panchas’. El investigador social Heinz Dieterich dijo que los Estados Unidos no habían adelantado la invasión de la República Bolivariana de Venezuela desde Colombia, utilizando las fuerzas militares-narcoparamilitares al servicio del Estado colombiano, porque en la retaguardia de ellas existe un poderoso ejército irregular de más de 50.000 hombres. Tal aseveración es totalmente fundada. Las FARC-EP son hoy por hoy un poderoso ejército guerrillero que lucha con las armas en la mano por construir una Nueva Colombia y en el día a día demuestra que ese poder es real. Y este Plan de guerra ha victimizado a los periodistas también. La guerra en el ciberespacio Los medios burgueses ante la realidad de los golpes de la insurgencia se han visto obligados a reseñar esa realidad. Es inocultable. Como igualmente lo es la crisis profunda que sufre el Estado colombiano por cuenta de la narco- paramilitarización de todas sus instituciones, en un proceso vivido por más de 30 años. Para tal ‘cambio’ de actitud, ha sido fundamental la utilización por la oposición civil, desarmada, de la prensa de izquierda, la cual persiste en su lucha la mayoría de las veces con famélicos recursos, que no por ello les resta dignidad, cuyo ejemplo resplandeciente es el semanario VOZ; y también por la utilización del ciberespacio y las ondas hertzianas por parte de la guerrilla de las FARC. Los pueblos utilizan Según informaciones de periodistas internacionales, la todos los medios de Radio Resistencia de las FARC juega un papel fundamental en el comunicación a su alcance: prensa trabajo de la organización insurgente. En Colombia cada familia escrita, radio, tiene un radio, en cambio es más difícil para ellas tener una televisión, Internet. 35
  36. 36. televisión. La radio entonces juega el papel de organizador de masas, de educador de masas y de medio para adelantar la lucha contra la guerra ideológica y contra la guerra sicológica que adelantan las fuerzas militares-narcoparamilitares del estado colombiano. Tan importante es esta lucha en el ciberespacio que los gobiernos de la Venezuela, Brasil y Argentina han contribuído para hacer realidad el sueño de una Cadena de Noticias con mirada latinoamericana –que se contrapone a la CNN y otras cadenas que propalan la visión estadounidense- y TeleSur y su hija RadioSur son hoy herramientas de lucha contra el imperio de primer orden y de una inmensa calidad. Ello ha requerido, lógicamente, de la inversión de dineros por parte de estos gobiernos, quizá el lado flaco de las organizaciones populares que siempre han trabajado ‘con las uñas’. Pero a pesar de ello, las páginas electrónicas de medios alternativos como Argenpress, ANNCOL, Rebelión, Aporrea, y las Radios CX-39, la Cadena Bolivariana y Radio Café Estéreo, son una muestra de que se pueden hacer cosas mayores y mejores si se contaran con los recursos para ello. Definitivamente nuestro pueblo está claro que sin prensa revolucionaria no es posible la revolución, al igual que sin finanzas ella deviene en irrealizable. La lucha se adelanta hoy en escenarios que el gran Lenin no alcanzó a vislumbrar, pero con los elementos de su época, supo valorar el papel que juega la prensa revolucionaria para lograr y consolidar el triunfo revolucionario. Hoy eso es ya más que un axioma en la realidad colombiana, latinoamericana y del mundo. El papel de El Tiempo en la guerra El Tiempo es quizá el más claro exponente del papel que juegan los medios burgueses en la guerra. Utilizando diversas maniobras trata de desinformar a los colombianos en vez de cumplir la verdadera función periodística. En la guerra que adelanta la oligarquía colombiana y el imperio estadounidense la verdad es la primera víctima, como en toda guerra. Y El Tiempo aplica gustosamente – cipayamente dice Antonio Caballero- este principio. Recurre a todos los ardides habidos y por haber, a los existentes y a los imaginarios. Iván Cepeda y Claudia Girón analizaron acertada y precisamente el accionar del diario de los Santos en ponencia presentada en el Seminario ‘La memoria frente a los crímenes de Lesa Humanidad’, realizado en Bogotá en homenaje a Manuel Cepeda Vargas, los días 9 y 10 de agosto de 1.995. Dicen ellos: “A continuación, vamos a señalar cinco casos concretos tomados del periódico El Tiempo, en los que hacen evidentes algunos asepsectos del manejo ideológico de la información: I. Sátira, Demonización y Deformación de la Oposición Política Legal. 36
  37. 37. La caracterización de la oposición legal como parte del Enemigo Interno, es un mecanismo que se advierte con frecuencia en las páginas de El Tiempo. La legitimidad política de reconocidas figuras de la vida nacionaly de numerosas instituciones es puesta en duda mediante diversos tratamientos del mensaje; con este propósito se utilizan por ejemplo, la caricatura, la calumnia, la adjetivación en términos tendenciosos, el silenciamiento y la minimización de los acontecimientos. Caso No 1: En la edición de febrero 19 de 1.993 en El Tiempo, en la página 5-A, aparece la caricatura titulada El Alquimista, en la que se ridiculiza y difama al Doctor Alfredo Vásquez Carrizosa, Presidente del Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos. En esta burla se satiriza la propuesta de candidatizar al Doctor Vásquez al Premio Nóbel de la Paz. II. Insinuación a Advertencia Explícita sobre el Exterminio de los Representantes de la Oposición Política Legal. El periódicoEl Tiempo, de manera recurrente, insinúa, sugiere o advierte explícitamente, que por las acciones de los movimientos guerrilleros, los representantes de la oposición legal pueden ser objeto de Acciones de Exterminio; insinuación y advertencia que genera un clima de tensión y amenaza permanente. Caso No 2: Según Enrique Santos Calderón: “…A un enemigo No Convencional no se le puede enfrentar con Métodos Convencionales. Hay que volverse como él. No dar la cara, golpear en la oscuridad…” (Citado en Tribunal Permanente de los Pueblos: p. 497). Sin embargo, al reseñar el magnicidio contra Manuel Cepeda Vargas, en la sección Cosas del día, bajo el significativo título de Ojo por Ojo (El Tiempo, Agosto 11 de 1.994, p. 4-A), se afirma que este diario nunca ha estado de acuerdo con la retaliación que expresa el principio de la Ley del Talión, que reza : “Ojo por Ojo, Diente por Diente”. III. Lenguaje Subliminal sobre el Exterminio de la Oposición Política Legal y de la Violación de los Derechos Humanos. Como complemento del manejo directo y explícito del tema en mención, este medio de información hace uso de sofisticados mecanismos de carácter subliminal, que bajo diferentes modalidades, en las que se destacan elementos de contraste formal y estructural (el color, la imagen, el tamaño, la dimensión y el aprovechamiento espacial, el lenguaje escrito, etc.), genera manipulación psíquica a partir del impacto visual, lo que se traduce en el efecto de apropiación inconsciente por parte del lector. Esta manipulación psíquica por una parte, dificulta al receptor codificar y elaborar los mensajes, asimilando en forma separada los elementos que componen la imagen, al tiempo que conforma la estructura total del mensaje 37
  38. 38. deseado en el inconsciente. La combinación de elementos totalmente contradictorios en un mismo contexto, es una de las formas del manejo subliminal. Caso No 3: En la edición de febrero 11 de 1.993, de El Tiempo, en la página 1-A, aparecen una al lado de la otra, dos noticias: La primera “Carro-bomba: 16 muertos”, y la segunda: “Carnaval sin el mico al hombro”. En la primera noticia se enuncia la muerte de 16 personas como saldo del atentado contra la Unión Sindical Obrera, perpetrado en Barrancabermeja. En la segunda, se da cuenta del inicio alegre de las fiestas del Carnaval de Barranquilla, hecho que se resalta con los rostros sonrientes de las reinas y la figura grotesca de un hombre disfrazado de simio. El contraste entre la tragedia que afecta a una organización sindical y a la población en general, y la alegría que transmite la otra noticia, es en realidad una trivialización que descontextualiza el hecho violento y desvía la atención del observador. La contradicción se constituye en Aislante Emocional, en un inhibidor de la sensibilidad a partir del efecto grotesco que se produce. Otros elementos, más refinados y sutiles, buscan impactar en forma integral al observador, desde una estructura formal compacta que involucra un nivel de coherencia ideológica más complejo. Caso No 4: En la edición de abril de 1.993 de El Tiempo, aparece en el centro de la página 4-A, una fotografía en la que un hombre limpia con un chorro de agua una pared en la que están pegados grandes letreros con la leyenda “Partido Comunista”. El título de la fotografía es: “Eureka: Limpieza”. Así mismo en la edición del 31 de diciembre de 1.994, en la página judicial aparece la noticia: “Por el asesinato del Senador Manuel Cepeda Vargas vinculan a hermanos de “Rambo”.”. Ocupando las dos terceras partes de la misma página puede observarse en un primer plano y a todo color, un aviso publicitario de Reciclaje de Desperdicios, con un gran título que dice “BASURA”. En estos mensajes subliminales, la eliminación física de los sectores de oposición se insinúa soterradamente como una modalidad de Limpieza Social en nuestro país, estableciéndose la impunidad y el olvido como formas de Reciclaje de la Historia. IV. Normalización Subliminal de la Corrupción Política. Los mensajes subliminales son utilizados como mecanismo psicológico no solo para justificar o legitimar el exterminio de la oposición política, sino también para normalizar y naturalizar frente a la opinión pública, aspectos de la realidad colombiana como la corrupción de la clase política y sus dirigentes. Caso No 5: 38
  39. 39. El día 16 de abril de 1.993, en la página 6-A, página dedicada a las noticias políticas, se presenta el aviso publicitario de una Telenovela, que cubre la mitad de la página. En dicho aviso aparece un personaje dando un discurso, y a su lado el siguiente mensaje: “Este es un político honorable que busca el bien común, y es bien común que siempre saque tajada”. En el resto de la página aparecen noticias sobre la realidad política nacional y la fotografía de un conocido dirigente. El aviso publicitario, que satiriza la corrupción administrativa a través de la frivolidad del personaje de la tele.novela, ubicado al lado de la información real sobre la actualidad política del país, presenta este fenómeno como algo aceptable y culturalmente asimilado”. A pesar de haber sido enunciadas estas tesis en 1995 aun hoy conservan enorme vigencia. Veamos no más lo publicado el 11 de abril de 2007 que nos muestra que la tergiversación y la insania son consustanciales con el pensamiento de los dueños de lo que hoy se ha convertido en la casa editorial El Tiempo, un enorme monopolio de la comunicación que ha crecido amamantándose de los dineros provenientes de la guerra. Dice el Tiempo: “Guerrilla de las Farc habría infiltrado Policía de Costa Rica para tráfico de armas Según el viceministro de Seguridad Pública de ese país, Rafael Gutiérrez, cinco agentes fueron detenidos durante la detección de un cargamento de fusiles, ametralladoras y 30 mil balas para Colombia. Gutiérrez dijo a un corresponsal del diario El Universal de México en Costa Rica que adelantará una intensa limpieza en el interior de los cuerpos policiales para erradicar los posibles nexos con el grupo armado colombiano. Según el Ministerio, el cargamento de armas iba a ser trasladado por tierra a Panamá, cuando fue interceptado. Ello permitió que identificaran la formación de la célula ilegal, de cuya operación resultaron detenidos los cinco policías y tres personas cuyas nacionalidades no se han establecido. Costa Rica erradicó en 1948 su Ejército para asignar todos los poderes militares a la Policía Nacional. El actual caso sería el segundo incidente de este tipo en ese país, luego de que en junio de 2006 una red de narcotraficantes colombianos, costarricenses y panameños, habrían sobornado a policías en un caso de homicidio de un colombiano vinculado al tráfico de drogas, señala el diario mexicano en su versión digital”. A pesar de lo allí dicho, no hay ninguna evidencia que pruebe que el contrabando de armas haya sido realizado por miembros de las FARC, ni siquiera que su destino sea esta organización insurgente armada. ¿De dónde se nutre El Tiempo? De otro medio. ¿Y quién nutre a ese medio? Supuestamente los medios costarricenses. 39
  40. 40. Sabemos que allí en Costa Rica, agentes de las agencias de Estados Unidos pagan a periodistas costarricenses para que cualquier alijo de cocaína o armas se los endilguen a las FARC sin ninguna prueba. Como se puede ver no son más que infundios, que una vez echados a rodar son reproducidos por los diferentes medios de comunicación de los diferentes países y son convertidos de esta manera ‘en verdad’. Es la misma estratagema utilizada en Irak y en todo el mundo. 40
  41. 41. Las cifras de la guerra, según Uribe Aumento del pié de fuerza... mayor represión al pueblo. El Informe del ministerio de Defensa publicado el 7 de diciembre de 2005, lo único que muestra es que los gobiernos de los Estados Unidos y Colombia han invertido en tres años 16,7 billones de dólares y en 2005 invirtieron 17,5 millones de dólares diarios en la guerra y ni aún así pueden vencer a la insurgencia armada. Mientras, aumentan las víctimas de las fuerzas militares-narcoparamilitares, el desplazamiento, crecen el desempleo, la carencia de vivienda y la miseria y el hambre de los colombianos. El informe sobre resultados operacionales del Ministerio de Defensa titulado “Logros y retos de la política de defensa y seguridad democrática”, publicado con fecha del 7 de diciembre de 2005 (llamado a partir de ahora el Informe), es otra muestra de hasta dónde es capaz la administración del candidato-presidente Álvaro Uribe Vélez de falsear las cifras con tal de demostrar lo indemostrable: que están ganando la guerra. Abordaremos los puntos más álgidos, según mi punto de vista, que nos hace esbozar una sonrisa cuando analizamos, así sea superficialmente, el informe en mención. Quiero comenzar abordando el análisis mirando el presupuesto del ministerio de defensa, citaré cifras del Informe. 17,5 millones de dólares diarios invertidos en la guerra Durante el año 2.003 se invirtieron en la guerra 4,8 billones de dólares: aportados 694 por Estados Unidos, 516 recaudado por el Impuesto al Patrimonio y 3.617 del Presupuesto Nacional. Durante el año 2.004 se invirtieron en la guerra 5,5 billones de dólares: aportados 661 por Estados Unidos, 134 de Impuesto al Patrimonio y 4.703 del Presupuesto Nacional ordinario. Durante el 2.005 se invirtieron en la guerra 6,4 billones de dólares: aportados 674 por Estados Unidos, 57 de Impuesto al Patrimonio y 5.638 del Presupuesto Nacional ordinario. Lo cual significa que en tres años han invertido 16,7 billones de dólares en la guerra, y que durante el 2.003, los gobiernos de Colombia y de los Estados 41
  42. 42. Unidos invirtieron un poco más de 13 millones de dólares diarios; que durante 2.004 invirtieron 15 millones de dólares diarios, y que durante 2.005 invirtieron 17,5 millones de dólares diarios en la guerra en Colombia. Pié de Fuerza Durante la administración Uribe se ha dado un aumento del pié de fuerza de las fuerzas militares oficiales. En julio de 2.002 era de 278.796, en diciembre de 2.003 de 330.515, en 2.004 de 349.626 y en 2.005 de 373.252, que sumados a los 17.000 civiles nos da un total de 386.574 miembros militares y civiles. Este aumento está clasificado así: Otra forma que nos muestra el informe de sus efectivos lo podemos ver a continuación: Oficiales… 

×