Your SlideShare is downloading. ×
0
Oracion  Y  Mas Oracion
Oracion  Y  Mas Oracion
Oracion  Y  Mas Oracion
Oracion  Y  Mas Oracion
Oracion  Y  Mas Oracion
Oracion  Y  Mas Oracion
Oracion  Y  Mas Oracion
Oracion  Y  Mas Oracion
Oracion  Y  Mas Oracion
Oracion  Y  Mas Oracion
Oracion  Y  Mas Oracion
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Oracion Y Mas Oracion

4,743

Published on

Published in: Travel, Business
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
4,743
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
4
Actions
Shares
0
Downloads
101
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. ORACION LA ORACION ES DESCANSO, LA ORACION ES FORTALEZA LA ORACION ES COMUNICACION CON DIOS LO QUE NUNCA DE NOS DEBE FALTAR 1Tesalonicenses 5-17
  • 2. <ul><li>«Haz lo que puedas y luego ora para que Dios te dé el poder para hacer lo que no puedes.» </li></ul><ul><li>«La oración no nos prepara para la obra, es la obra.» </li></ul><ul><li>«La oración no nos prepara para la batalla, es la batalla.» </li></ul><ul><li>«Es importante observar que aunque Jesús nunca enseñó a sus discípulos cómo predicar, sí les enseñó cómo orar.» </li></ul><ul><li>«La única preocupación del diablo es evitar que los santos oren. Nada teme al estudio carente de oración, al trabajo carente de oración, a la religión carente de oración. Se ríe de nuestro afán, se burla de nuestra sabiduría, mas tiembla cuando oramos. » </li></ul>
  • 3. <ul><li>La importancia de la oración privada </li></ul><ul><li>Qué hubiera sido Moisés si no hubiera pasado tiempo en comunión con su Jefe? Después de sus conversaciones privadas con el Eterno, podía bajar con la autoridad de la palabra que Jehová había dicho y actuar de acuerdo con ella. Así construyó el tabernáculo. Había oído claramente la recomendación divina: &quot;Mira y haznos conforme al modelo que te ha sido mostrado en el monte&quot;. (Ex. 25:40). </li></ul><ul><li>El mismo Hijo de Dios, siendo divino, pasó más tiempo en la oración privada que nadie. La comunión con su Padre era vital para mantener su ministerio. Pasó más tiempo en la oración antes y después de momentos de crisis: cuando escogió a sus doce discípulos, cuando multiplicó los panes y los peces, cuando Judas lo traicionó y aún en la cruz. </li></ul>
  • 4. 2. El pecado de la poca oración <ul><li>Vivimos frustrados por la falta de tiempo. Pero a veces llegamos a emplear el mismo problema como una excusa, que nos libre de nuestra obligación y necesidad de practicar la oración. No es asunto de ver si uno encuentra el tiempo para orar o no. La orden es categórica: &quot;Orad sin cesar&quot;. El que no la cumple, se secará, se volverá profesional. Será débil, sin fe, sin valor, lleno de incertidumbre y temor. La paz y el gozo se le esfumarán. </li></ul><ul><li>No se puede dejar de respirar por mucho tiempo, aunque no tenga deseos de respirar o le falte el tiempo para hacerlo. La oración es la respiración del alma que nos permite tomar aire puro y vivir sanos, disfrutando de una vida espiritual plena. El cristiano que no procura siempre ese &quot;aire puro&quot;, se morirá tan seguro como el que deje de respirar el oxígeno. Pregunte a los que han terminado en fracasos vergonzosos, si habían mantenido la costumbre de orar con toda el alma, antes de caer. El agotamiento espiritual muchas veces no se nota al empezar a faltar la comunión diaria con Dios, por eso es más peligroso. </li></ul>
  • 5. <ul><li>Si el orar es presentarse ante Dios y reconocer que es el Ser supremo, dejar de orar significaría dar poca importancia a su soberanía, darle poca importancia a su voluntad. ¿Quién será tan necio como para ignorar al Eterno Ser supremo y echar a un lado sus maravillosos propósitos? Dios nos libre de semejante insurrección. </li></ul><ul><li>No orar es desconocer lo que Dios quiere hacer. Poco éxito tendría el empleado que se pusiera a trabajar sin saber lo que se propone hacer su patrón. Muy pronto sería despedido. Es inconcebible que el embajador de un país actuara sin conocer los deseos de su gobierno. Muchos enviados, sin embargo, del Comandante Celestial salen a realizar las obras sin estar realmente enterados de lo que él desea que hagan. ¡Qué atrevimiento! ¡Qué falta de respeto y consideración! </li></ul>
  • 6. 3. Dificultades en orar <ul><li>Entre los muchos peligros que acechan al Cristiano, el mayor es: no sentirse motivado para orar. Jesús les preguntó a sus discípulos por qué no habían podido quedarse despiertos para orar. Habían preferido quedar en el monte de la transfiguración por más tiempo; pero ahora, en el momento en que más necesitan orar, no sienten el deseo de hacerlo. </li></ul><ul><li>Las grandes batallas espirituales, físicas y económicas que tiene que afrontar el Cristiano, se tornan en victorias mediante la oración. </li></ul>
  • 7. <ul><li>Uno de los obstáculos en la oración es esa impresión de no &quot;sentir&quot; la presencia de Dios. Pero Dios no se aleja de sus siervos. El Maestro dijo: &quot;Yo estaré con vosotros todos los días&quot;. Falta solamente reconocer su presencia que se hace real cuando creemos. El que ora, puede hacerlo creyendo en la promesa divina de que Dios lo oirá: &quot;pero tienes que pedirle con fe, sin dudar nada…&quot; (Stg. 1:6). </li></ul>
  • 8. 4. La eficacia de la oración <ul><li>La eficacia de la oración radica fundamentalmente en la voluntad de Dios. El es soberano y hace como quiere, pero obrará en respuesta a nuestra oración. Muchas veces la oración nuestra determina la acción suya. Fíjese cuántas veces las promesas en la Biblia hablan de una respuesta. &quot;Pedid, y se os dará&quot; (Mt. 7:7). &quot;Pedid todo lo que queráis y os será hecho&quot; (Jn. 15:7). La verdadera oración es eficaz porque tiene respuesta de Dios. </li></ul><ul><li>La oración cambia la situación. Si tenemos pensamientos de temor o incertidumbre, pueden ser cambiados si Cristo conversa con nosotros. La oración alimenta el pensamiento, siembra la buena semilla en la mente. Todo pensamiento que se anida en el corazón, tarde o temprano será puesto en acción . Cristo es quien llena el corazón con sus pensamientos; él controla así la mente y dirigirá nuestro ministerio. Dios guardará nuestros corazones y pensamientos (Fil. 4:7-9). </li></ul>
  • 9. <ul><li>La oración es eficaz también para ayudarnos a resistir al enemigo y a sus asedios. Orando encontramos la fortaleza divina que nos asegura la victoria. Seamos muy prontos para clamar en oración, cuantas veces sintamos que las corrientes malignas nos arrastran. </li></ul>
  • 10. 5. Cómo ser un Cristiano de oración <ul><li>Hace algunos años, un médico diagnosticó a una joven paciente que su desgano para trabajar y estudiar podía estar causado por deficiencias vitamínicas, y que se recuperaría rápidamente con un sencillo tratamiento. Pero añadió que si, en cambio, la causa era la falta de voluntad, estaría fuera de su competencia profesional resolver el problema. Así es la oración. Se llega a ser un hombre de oración por el camino de la voluntad persistente. Si no existe la mínima disposición sería inútil toda regla para tener éxito. </li></ul><ul><li>El más interesado en que tengamos una vida de oración, sin embargo, es el diseñador de ella, Cristo Jesús. Hallamos un cuadro conmovedor de este intenso deseo del Señor de participar en una verdadera comunicación con una iglesia en Apocalipsis 3:20. </li></ul>
  • 11. <ul><li>Cristo llama, golpea, busca atraer nuestra atención. Da tristeza pensar que golpea a la puerta del corazón de un critiano para tratar de interesarlo en una participación más íntima con él (&quot;entraré&quot;) y en una comunión (&quot;cenaré con él&quot;). Pero todo depende de la voluntad del cristiano (&quot;Si alguno oye mi voz…&quot;). </li></ul><ul><li>El que desea ser un hombre de oración practicará también la confesión sincera. ¿Qué es la confesión? La idea del vocablo es reconocer algo. Tiene que ver con nuestro testimonio personal, lo que decimos o hacemos según sea bueno o malo. Nuestra confesión señala a Cristo o lo niega. El verdadero hijo de Dios confesará, proclamará que reconoce a Cristo como Señor. Dará testimonio al mundo de que Jesús es el Hijo de Dios y no se avergüenza de El. </li></ul>

×