Your SlideShare is downloading. ×
44 pablo y jesús
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

44 pablo y jesús

199

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
199
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
3
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Personajes bíblicos Pablo y Jesús Diseño: J. L. Caravias sj Pablo, apóstol enviado, no por intervención de hombres, sino por Cristo Jesús y por Dios Padre Gál 1,1
  • 2. Sepan, hermanos, que el Evangelio que les predico lo recibí por una revelación de Cristo Jesús... El que me había escogido desde el seno de mi madre, por su mucho amor le agradó llamarme y revelar en mí a su Hijo Gál 1,12.15
  • 3. Hijitos míos, sufro por ustedes dolores de parto, hasta que Cristo se haya formado en ustedes Gál 4, 19
  • 4. Llevamos este tesoro en vasijas de barro, para que esta fuerza soberana se vea como obra de Dios y no nuestra. Nos vienen pruebas de toda clase, pero no nos desanimamos; estamos entre problemas, pero no desesperados; somos perseguidos, pero no eliminados; derribados, pero no fuera de combate. Por todas partes llevamos el suplicio de Jesús, para que también su vida se manifieste en nuestro cuerpo. 2Cor 4,7-10
  • 5. Con todo gusto me alabo de mis debilidades, para que la fuerza de Cristo esté sobre mí y se quede. Por eso me alegro cuando me toca sufrir por Cristo: enfermedades, humillaciones, necesidades, persecuciones y angustias. Pues cuando me siento débil, entonces soy fuerte. 2Cor 12,9s
  • 6. He sido crucificado con Cristo, y ahora no vivo yo: es Cristo quien vive en mí. Todo lo que vivo en lo humano lo vivo con la fe en el Hijo de Dios, que me amó y se entregó por mí. Gál 2,19s
  • 7. A mí, el menor de todos los creyentes, se me concedió esta gracia de anunciar a los pueblos la incalculable riqueza de Cristo, y de esclarecer en qué forma se va realizando el proyecto secreto escondido desde siempre en Dios. Ef 3,8s
  • 8. Cristo es el que habla en mí 2Cor 13,3
  • 9. Cristo es mi vida, y de la misma muerte saco provecho. Flp 1,21 Siento gran deseo de partir y estar con Cristo... Pero seguramente me quedaré con ustedes para que puedan progresar y alegrarse en su fe. Flp 1,23.25
  • 10. Todo lo considero al presente como pérdida, en comparación con el conocimiento de Cristo Jesús. Ya no me importa más que alcanzar a Cristo, desprovisto de todo mérito personal. Flp 3,8s
  • 11. Quiero conocerlo; quiero probar el poder de su resurrección... hasta ser semejante a él en su muerte, y alcanzar, Dios lo quiera, la resurrección de los muertos. Flp 3,10s
  • 12. No creo haber conseguido ya la meta, sino que prosigo mi carrera hasta alcanzar a Cristo, puesto que ya he sido conquistado por él. Flp 3,12 Me fatigo luchando, con la fuerza de Cristo que obra poderosamente en mí. Col 1,29
  • 13. Que Cristo habite en sus corazones por la fe y estén arraigados en el amor. Que sean capaces de comprender, con todos los creyentes, cuán ancho, y cuán largo, y alto y profundo es este amor de Cristo que supera todo conocimiento. Que queden colmados hasta recibir toda Ef 3,17-19 la plenitud de Dios.
  • 14. Me alegro cuando tengo que sufrir por ustedes. Así completo en mi carne lo que falta a los sufrimientos de Cristo, para bien de su cuerpo, que es la Iglesia. Col 1,24
  • 15. Oren por nosotros para que Dios me dé palabras y pueda anunciar el misterio de Cristo. Por este misterio estoy atado con cadenas; pidan que pueda darlo a conocer cuando presente mi defensa. Col 4, 3s
  • 16. Rueguen por mí, para que, al hablar, se me den palabras y no me falte el coraje para dar a conocer el misterio del Evangelio cuando tenga que presentar mi defensa, pues yo soy embajador encadenado de este Evangelio. Ef 6,19s
  • 17. A Dios, cuya fuerza actúa en nosotros y que puede realizar mucho más de lo que pedimos o imaginamos, a él la gloria en la Iglesia y en Cristo Jesús, por todas las generaciones y todos los tiempos. Amén. Ef 3,20s

×