11 04 romanos.la fuerza del amor de cristo

  • 246 views
Uploaded on

 

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
246
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
4
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. Diseño: José L. Caravias sj Pablo a los Romanos La fuerza del amor de Cristo
  • 2. Es un tratado muy meditado, escrito lentamente, antes de ir Pablo a Roma, en camino hacia el otro extremo del Imperio, España, para presentarles cómo entendía él la fe en Jesucristo y evitar así malos entendidos.
  • 3. El tema central de la carta es la acción de Dios por medio de Jesús para salvar a la humanidad, destrozada por el pecado… La fe en Cristo produce un cambio en lo íntimo del hombre, efectuado por el Espíritu, que acaba con el dominio del pecado y permite una vida nueva… Así se abre el horizonte de la vida definitiva, que pondrá fin a la historia y satisfará toda aspiración humana… Juan Mateos sj, Nuevo Testamento La única condición es la fe en Jesucristo, manifestación suprema del amor de Dios…
  • 4. Que el mundo entero se reconozca culpable ante Dios 3,19 Destierran la verdad con la injusticia 1,18 Han cambiado al Dios de verdad por mentiras 1,25 Son esclavos de pasiones vergonzosas 1,26 Andan llenos de injusticias, codicia, maldad…; rebosan envidia, crímenes, engaños, chismes… Calumnian…, son altaneros, orgullosos, farsantes… Insensatos, desleales, sin amor… 1,29-31 Corrupción del mundo:
  • 5. Maldad humana: Todos, tanto judíos como no judíos, estamos sometidos al pecado. No hay nadie bueno. 3,9s Que todos se callen y se reconozcan culpables ante Dios. Ningún mortal tendrá méritos a los ojos de Dios si lo importante es cumplir la Ley. 3,19s
  • 6. Soy hombre de carne, vendido al pecado. No entiendo mis propios actos: no hago lo que quiero y hago las cosas que detesto. 7,14-15 Puedo querer el bien, pero no realizarlo. 7, 18 ¡Infeliz de mí! ¿Quién me librará de este cuerpo de muerte? 7,24 Maldad personal:
  • 7. Pero Dios nos hace justos mediante la fe en Jesucristo 3,22 En forma gratuita nos regala su perdón, mediante el rescate presente en el Mesías Jesús 3,24
  • 8. Dios es justo y santo, y hace justo y santo a todo el que cree en Cristo Jesús 3,26 Nosotros afirmamos que el hombre tiene méritos por la fe, y no por el cumplimiento de la Ley 3,28
  • 9. Las promesas de Dios a Abrahán no fueron porque cumplía la Ley, sino por su fe, que lo hizo amigo de Dios. 4,13 La fe es el camino, porque da lugar a la gracia de Dios. 4,16 Abrahán creyó y esperó cuando no había esperanza…, plenamente convencido de que si Dios promete, tiene poder para cumplir. 4,18.21
  • 10. Cristo murió por nosotros cuando todavía éramos pecadores… y por ello nos sentimos seguros. 5,8.11 Por la fe conseguimos esta santidad y estamos en paz con Dios… Gracias a Jesús… y nos sentimos seguros, hasta en las pruebas 5,1-3 Pues el amor de Dios ya fue derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que se nos dio 5,5
  • 11. Donde abundó el pecado, sobreabundó la gracia 5,20 Después de restablecernos en la amistad de Dios, nos llevará a la vida eterna 5,21
  • 12. En Cristo Jesús la ley del Espíritu de vida te ha liberado de la ley del pecado y de la muerte. 8, 2 ¡Gracias sean dadas a Dios, por Jesucristo, nuestro Señor! 7,25
  • 13. Todos a los que guía el Espíritu de Dios, son hijos de Dios 8,14
  • 14. El Espíritu asegura a nuestro espíritu que somos hijos de Dios La herencia de Dios será nuestra y la compartiremos con Cristo. 8,16s Siendo hijos, somos también herederos.
  • 15. Ustedes recibieron el espíritu propio de los hijos legítimos, que nos permite exclamar a Dios: ¡Abbá!, ¡Papito! 8,15
  • 16. La humanidad espera impaciente aguardando a que se revele lo que es ser hijos de Dios 8,19 Pues abriga la esperanza de ser liberada de la esclavitud a la decadencia, para alcanzar la libertad y la gloria de los hijos de Dios 8,19.21
  • 17. Sabemos bien que hasta el presente la humanidad entera sigue lanzando un gemido universal con los dolores de su parto 8,22 Aun nosotros gemimos en lo íntimo a la espera de la plena condición de hijos 8,23
  • 18. Cierto, somos débiles, pero el Espíritu viene en nuestra ayuda. Él intercede por nosotros con gemidos que no se pueden expresar 8,26
  • 19. Sabemos que Dios dispone todas las cosas para bien de los que lo aman 8, 28
  • 20. Dios nos destinó a ser como su Hijo, semejantes a él, de modo que él sea el mayor de una multitud de hermanos. 8 , 29 Si Dios está con nosotros, ¿quién estará contra nosotros? 8,30
  • 21. ¿Quién podrá separarnos de ese amor de Cristo? En todo eso saldremos triunfadores gracias al que nos amó. 8,37 ¿Dificultades, angustias, persecuciones, hambre, la falta de todo, peligros espada? 8,35 NO.
  • 22. Estoy convencido que ni muerte ni vida, ni ángeles ni las fuerzas del universo, ni lo presente ni lo futuro, ni poderes, ni alturas, ni abismos, ni ninguna otra criatura podrán privarnos de ese amor de Dios, presente en Cristo Jesús, Señor nuestro. 8,38s
  • 23. Vayan transformándose con la nueva mentalidad, para hacerse capaces de distinguir lo que es voluntad de Dios, lo bueno, lo que le agrada, lo que es perfecto. 12,2 Por consiguiente, no sigan la corriente del mundo…
  • 24. Cada cual sea consciente del lugar que Dios le ha señalado 12,4 Sirvamos cada cual con nuestros diferentes dones…, con la mano abierta…, con dedicación y alegría. Formamos un solo cuerpo en Cristo… 12,5s.8
  • 25. Que el amor sea sincero… Sean diligentes, y no flojos. Sean fervorosos en el Espíritu y sirvan al Señor. Compartan con los hermanos necesitados, y sepan acoger a los que estén de paso. 12,9-13 Busquen todo lo bueno. Demuéstrense cariño unos a otros, adelántense al otro en el respeto mutuo. Tengan esperanza y sean alegres. Sean pacientes en las pruebas y oren sin cesar.
  • 26. Alégrense con los que están alegres, lloren con los que lloran. No devuelvan a nadie mal por mal. Procuren ganarse el aprecio de todos. Esfuércense en vivir en paz con todos… Si tu enemigo tiene hambre, dale de comer; si tiene sed, dale de beber: así le sacarás los colores a la cara. No te dejes vencer por el mal; vence al mal a fuerza de bien. 12,15-21 Vivan en armonía ... No busquen grandezas… No se tengan por sabios.
  • 27. ¿Por qué criticas a tu hermano? O ¿por qué lo desprecias? Todos hemos de comparecer ante el tribunal de Dios Dejemos, pues, de juzgarnos los unos a los otros. No pongamos delante de nuestro hermano algo que lo haga tropezar No den motivo de escándalo, aun cuando tengan la razón. 14,10.13.16
  • 28. Mantengamos firme la esperanza, mediante la constancia y el consuelo que infunden las Escrituras 15,4
  • 29. Que Dios, de quien procede toda perseverancia y consuelo, les conceda también a todos vivir en buen acuerdo, según los sentimientos del propio Cristo Jesús. 15,5
  • 30. Él tiene poder para fortalecernos, de acuerdo con la Buena Nueva de Cristo. Amén 16,25 ¡Gloria a Dios!