13. consejos vida saludable

  • 616 views
Uploaded on

 

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
616
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
7
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. 1 Lolialba
  • 2. 2 CONSEJOS SOBRE ALIMENTOS BELLEZA COCINA HOGAR MANCHAS PLANTAS SALUD
  • 3. 3 ÍNDICE ALIMENTOS página 4 BELLEZA página 105 COCINA página 127 HOGAR página 155 MANCHAS página 174 PLANTAS página 238 SALUD página 249
  • 4. 4 ALIMENTOS
  • 5. 5 ACEITE DE OLIVA VIRGEN, la joya de nuestra dieta Bautizado por Homero como ―oro líquido‖, el aceite de oliva es, junto con el vino y el jamón, uno de los tesoros de la gastronomía de nuestro país. Tanto en crudo como en fritura, el jugo de oliva natural no es sólo la grasa mejor tolerada, sino también la más adecuada para el organismo. El mejor amigo del corazón: El aceite de oliva tiene una composición de ácidos grasos que se aproxima a lo que se considera una grasa ideal. El 75% de esas grasas corresponde al ácido oleico, una sustancia que previene y trata las enfermedades cardiovasculares. Su poder para reducir el colesterol y bajar la presión está fuera duda. De ahí que reduzca el riesgo de sufrir una trombosis o un infarto. Aliado contra el envejecimiento: El aceite de oliva es el ―vehículo‖ que facilita el transporte y la absorción de las vitaminas liposolubles (A, D, E y D), nutrientes implicados, entre otras cosas, en la salud de los huesos, en la prevención de enfermedades degenerativas propias de la edad (Alzheimer, cáncer, etc.) y en el retraso del envejecimiento de la piel. Protector digestivo: Este sano alimento reduce el riesgo de cáncer de colon y previene contra las úlceras y las gastritis crónicas. Tomado en ayunas, corrige el estreñimiento y mezclado con limón, estimula el hígado, al tiempo que previene la formación de piedras. En su justa medida: A pesar de ser un alimento de gran calidad, no se recomienda tomar más de 4-5 cucharadas al día. En cantidades superiores, favorece el sobrepeso –cada cucharada sopera aporta 90 calorías-. Es conveniente introducir el aceite en recipientes oscuros y guardarlos en lugares frescos y al resguardo de la luz. El aceite de oliva que se fríe a temperaturas moderadas puede reutilizarse 2-3 veces. Cuélalo después de cada uso y no lo mezcles con ningún otro tipo de aceite. ACEITUNAS, el aperitivo más sano Como todo buen aperitivo, las olivas aumentan las ganas de comer. Gracias a su alto contenido en ácido oleico, la grasa mejor tolerada por las personas con gastritis y úlceras, facilita la absorción de los nutrientes en el intestino. De ahí que sea un excelente recurso enriquecer con olivas los sofritos, la ensalada, la pizza. Este alimento contiene en su interior las mismas grasas saludables que el aceite de oliva. Por eso, ayuda a bajar el colesterol, fluidifica la sangre y fortalece el corazón. Las aceitunas aportan polifenoles en cantidades más elevadas que el aceite de oliva. Estos compuestos antioxidantes participan, junto con la vitamina E, en la prevención de la arteriosclerosis, ciertos trastornos óseos y el cáncer. No engordan. La prueba está en que 12-15 aceitunas verdes tienen las mismas calorías que una cucharada de aceite de oliva. Recuerda que las olivas negras engordan más del doble que las verdes y que cuanto más arrugadas estén más calorías proporcionan. Con las aceitunas se pueden preparar exquisitos y nutritivos patés, como el que se obtiene triturando aceitunas negras con anchoas o con foie-gras. La olivada es otro delicioso paté, en este caso 100% vegetal, que se prepara triturando 100 g. de aceitunas negras sin hueso con media cucharadita de romero fresco, de tomillo y de orégano, sal y aceite. Las personas hipertensas, deben consumirlas con moderación, debido a su alto contenido en sodio.
  • 6. 6 ACELGAS Una ración de 200 g. de esta verdura, aporta 56 calorías y toda la cantidad de vitamina a y C que requerimos a diario, la mitad del hierro que nuestro cuerpo necesita y casi una tercera parte del calcio que precisamos. Cuanto más oscuro es el verde de las acelgas, mayor es la concentración de betacarotenos, unos pigmentos de color naranja que, aunque quedan camuflados bajo el verde de la Clorofila, nos ayudan a mantener un buen tono de piel, proteger la salud de los bronquios y a mantener una vista de lince. Si se toma cruda, aprovecharás mejor los nutrientes. Ricas en vitaminas y minerales, además de suavemente laxante, las acelgas son una excelente fuente de glucosa para el cerebro y los nervios. Si las consumes a mediodía, todavía mantendrán sus efectos a media tarde. Por su capacidad de desinflamar y mejorar el estado de la mucosa digestiva, esta verdura mejora los síntomas de la gastritis. Por su aporte en fibra y en magnesio y su notable efecto emoliente, también es útil en caso de estreñimiento. Las hojas cocidas aplicadas en frío a modo de cataplasma, reducen las hemorroides. La acelga contiene el trío de vitaminas de mayor acción antioxidante: la vitamina E, la C y la A. Cocida al vapor y aliñada con aceite de oliva, este sencillo y remineralizarte planto, ayuda a reducir el riesgo de sufrir un ataque al corazón –un beneficio al que se suma la acción protectora del magnesio- y de padecer cáncer. Precisamente por su considerable porcentaje en vitamina C, el hierro presente en las acelgas se absorbe mejor que otros vegetales, como las lentejas, siempre y cuando se preparen al vapor o salteadas en la sartén en lugar de hervidas. En caso de anemia acompáñalas con un buen bistec o de unas sardinas. En Oriente Medio, de donde se cree que procede esta verdura, se le atribuyen propiedades higiénicas, una creencia fundamentada si se tiene en cuenta su riqueza en clorofila. Este pigmento de color verde, aparte de desintoxicar el organismo, depurar la sangre y diluir la intensidad de los olores corporales (aliento incluido), aporta buenas dosis de energía. Los niños se las comerán sin rechistar si las preparas en crema o bien las incluyes en los rellenos de los canelones y de las empanadas. Cataplasmas: Si en uso interno son depurativas, diuréticas y laxantes, como remedio externo los ungüentos tibios de hojas de acelga cocidas y chafadas contribuyen a curar el acné y las quemaduras de la piel. En frío, esta misma cataplasma alivia las molestias de las hemorroides. Hemorragias: Son ricas en vitamina K, imprescindible para la formación de la sangre, por lo que resultan muy útiles para combatir los problemas de coagulación sanguínea. Estreñimiento: Por su riqueza en fibra, las hojas de acelga son suavemente laxantes. Para beneficiarse de sus efectos, tómalas dos o tres veces por semana. Embarazo: Son ricas en hierro y especialmente en ácido fólico, que ayuda a prevenir malformaciones como la espina bífida en los bebés. Problemas urinarios: Diurética y depurativa, la acelga ayuda a mejorar los problemas de los riñones y de las vías urinarias. Además de aumentar el volumen de la orina, alivia las irritaciones de estos órganos. Hipertensión: Contienen potasio, el mineral que contrarresta la acción del sodio en el organismo. Por esta razón es muy recomendable en caso de presión arterial alta. LAS HOJAS EXTERNAS DE LA ACELGA SON LAS QUE CONTIENEN MÁS VITAMINAS (HASTA 50 VECES MÁS QUE LAS INTERIORES) Algunos vegetales, entre ellos las espinacas, las acelgas, la col, la remolacha y el rábano, no deberían recaletarse una vez cocinados, debido a su alto contenido en nitratos. Cuando se vuelven a calentar se transforman en sustancias nocivas.
  • 7. 7 AGUA Ni leche ni refrescos. Lo ideal es que los niños beban agua durante la comida y la cena, debido a que el agua es la única bebida que no sólo no entorpece la asimilación de los nutrientes –el fósforo de los refrescos de cola, por ejemplo, reduce la absorción del calcio-, sino que también ayuda a que los alimentos se digieran mejor. La lecha es una bebida básica en la etapa de crecimiento, pero así como resulta perfecta a la hora del desayuno, la merienda o antes de ir a dormir, puede ser indigesta si se mezcla con los alimentos de la comida y de la cena. Y además, tanto la leche, por su alto valor nutritivo (a pesar de ser líquida, es un alimento muy completo), como los refrescos, por su gran contenido en azúcar, pueden disminuir el apetito. AGUACATE Bautizado por los colonizadores españoles como ―la pera de las Indias‖, el aguacate es una fruta atípica porque no sólo no es dulce, sino que, además, posee casi tantas grasas como los frutos secos. Si a esto le sumamos su peculiar textura de mantequilla, el aguacate se convierte en una ―rara avis‖ dentro de su género. Amigo del corazón: Si por algo destaca el aguacate es por su altísimo aporte en potasio y su elevado contenido en grasas buenas, el 72% de las cuales corresponde a ácido oleico –presente en el aceite de oliva-. Debido a esta doble particularidad, el aguacate protege el corazón y ayuda a reducir el riesgo cardiovascular. Entre otras razones, porque su consumo contribuye a bajar la tensión arterial y los niveles de colesterol. Energías a raudales: Digestivo y energético, el aguacate es uno de los alimentos más indicados en épocas de crecimiento, en períodos de convalecencia y en el embarazo. Las mujeres gestantes deberían consumirlo a menudo, ya que 100 g. de aguacate aporta la tercera parte de las necesidades diarias de ácido fólico, una vitamina que previene importantes malformaciones congénitas. Reforzar la concentración, despertar el ánimo y aliviar el síndrome premenstrual son otras de sus más interesantes funciones. Modera su consumo: Como las grasas constituyen el principal ingrediente de este alimento, detrás del agua, se trata de la fruta más calórica de la naturaleza. De ahí que se aconseje consumirlo en cantidades moderadas, pero de forma regular. Para saber si está maduro, presiónalo ligeramente. Si su carne cede un poco, está en su punto. En aplicaciones externas: El aguacate es un valioso aliado de la belleza. De forma interna, esta fruta ayuda a retrasar la aparición de arruga y aplicado a modo de mascarilla, mejora el estado de la piel seca, los eccemas, las irritaciones cutáneas y las cicatrices. AJETES, el regalo de la huerta en primavera Debido a su mayor porcentaje de agua, los ajos tiernos tienen un sabor mucho más suave que el ajo seco y resultan más digestivos, dos datos que no pueden pasar por alto las personas de paladar o de estómago delicados. La composición de los ajos tiernos es muy similar a la del ajo. Desde hace más de 5.000 años, los ajos se utilizan para aliviar el estreñimiento, curar las varices, reducir la hipertensión arterial y combatir todo tipo de infecciones (digestivas, respiratorias, etc.). En la actualidad, también se emplean para tratar enfermedades de reciente aparición, como el colesterol, la diabetes y el cáncer. Se cocinan de infinidad de formas: a la plancha, asados, salteados con verduras, revueltos con gambas o con gulas, en tortilla con habas tiernas, cebolletas y espárragos. Crudos, en ensalada, son como mejor se aprovechan sus propiedades desinfectantes. A
  • 8. 8 diferencia de los antibióticos artificiales, el ajo no destruye la flora bacteriana, sino que la regula. Para que no te delate el aliento, come un yogur o una manzana de postre. También puedes masticar perejil, una semilla de cardamomo o un grano de café. El ajo es una planta resistente y fácil de cultivar. Coge un bulbo de ajo entero y separa con cuidado los dientes (o bulbillos) sin romper la membrana que los recubre. Plántalos uno a uno, a unos 5 cms. De profundidad con la punta hacia arriba, a una distancia de 10-12 cms. Unos de otros. La época de siembra en las zonas cálidas es de octubre, mientras que en las zonas más frías, su plantación se pospone hasta enero. En abril-mayo estarán listos para consumirse frescos. En la nevera te durarán cuatro o cinco días si los guardas en una bolsa de plástico agujereada. ALBARICOQUE –el elixir de la eterna juventud- Los pueblos nómadas de las montañas del Karakorum, en Pakistán, viven una media de diez años más que los europeos del centro de Europa, una circunstancia que los expertos han relacionado con su alto consumo de albaricoques. No es ni de lejos su única virtud. Esta aromática fruta también incrementa las defensas, mejora el ánimo y aumenta la concentración. Esta fruta de primavera, de piel lisa y aterciopelada, es la aliada perfecta de todas aquellas personas que sufren dermatitis. Pocas frutas superan en betacarotenos al albaricoque. Por eso protege de forma formidable la piel del sol, al tiempo que ayuda a intensificar el bronceado. Además, el albaricoque contiene el trío de vitaminas A, C y E, motivo por el que contribuye a retrasar la aparición de arrugas. Debido a su riqueza en vitaminas del grupo B y en calcio, el albaricoque se recomienda en casos de debilidad física y mental, inapetencia, nerviosismo, insomnio y estados depresivos. A fin de aprovechar su aporte en vitamina C y ácido fólico –ambas vitaminas fortalecen el sistema inmunitario-, es mejor que se consuman sin pelar después de lavarlas a fondo con agua caliente y fría. Todo depende de si se consume fresco o seco, el albaricoque fresco es astringente, mientras que el desecado resulta algo laxante. Ten en cuenta este detalle en caso de estreñimiento o de diarrea. El albaricoque no madura después de ser arrancado del árbol. Estará en su punto de sazón ideal cuando al presionar el fruto suavemente, se aprecie una consistencia blanda. No dejes que tu hijo juegue con el hueso de albaricoque, en su interior contiene compuestos tóxicos perjudiciales. ALBARICOQUES SECOS Ya en la Edad Media, los orejones de albaricoque formaban parte de la cocina tradicional y con ellos se preparaban suculentas tartas de carne o deliciosos rellenos de ave. A los devotos de las fruta desecadas les interesará saber que los albaricoques secos son los ejemplares menos dulces y los más ricos en proteínas. Ponen a raya la tensión: Los orejones multiplican por cinco el contenido en potasio del plátano, una de las frutas más ricas en este mineral. El potasio resulta vital en la dieta de los hipertensos y en la alimentación de las personas que retienen líquidos en exceso. En caso de sobrepeso hay que consumirlos con moderación. Cura rejuvenecedora: Un puñado de orejones es una alternativa más saludable que las perlas de vitamina A (betacarotenos) que se toman para mantener la piel tersa y suave.
  • 9. 9 Mejorar el tono de la piel es otra de las virtudes de este alimento debido a su riqueza no sólo en betacarotenos, sino también en hierro. Energía concentrada: Este sano alimento es un reconstituyente ideal en la dieta de los niños, los enfermos oncológicos, las personas mayores y los individuos sometidos a grandes esfuerzos mentales o físicos. Atrapa las grasas de la comida: Gracias su alto aporte en fibra soluble, los orejones disminuyen la absorción a nivel intestinal, de las grasas, entre ellas el colesterol. Tal vez esto explica por qué se incluyen en el relleno o en las guarniciones de carnes tan grasientas como el cordero o el pato. Acompañados de agua, ayudan a acelerar el ritmo intestinal. Para que no se resequen en exceso o se enmohezcan, introdúcelos en un tarro de cristal, que conviene colocar en un lugar fresco y protegido de la luz. Los asmáticos no deberían comer orejones secados de forma industrial. ALCACHOFAS, centinelas del hígado. Gracias a su contenido en un tipo de fibra llamada inulina, esta hortaliza de invierno aumenta la absorción del calcio, lo que contribuye a prevenir la osteoporosis. Trastornos del hígado: La cinarina, un principio activo presente en la alcachofa, es la responsable de proteger el hígado, le ayuda a regenerar sus células y aumentar la producción de bilis, esencial para digerir las grasas adecuadamente. Digestiones pesadas: El sabor amargo de la alcachofa alivia los síntomas de las digestiones pesadas, aunque no has de abusar si sueles tener gases. Además, su característico sabor amargo abre el apetito. Infecciones de orina y cálculos: Es una hortaliza diurética, muy indicada para personas propensas a las infecciones de orina. Por esa misma razón, ayuda a disolver las piedras den el riñón y combate la retención de líquido. Diabetes: Es un alimento que hace que nuestro organismo no absorba tanta grasa por lo que equilibra el nivel de colesterol. NO ES ACONSEJABLE EN MUJERES QUE ESTÁN AMAMANTANDO A SU HIJO, ya que la lecha cambia de sabor en función de la dieta de la madre y en este caso, puede que no sea del agrado del bebé. ALCAPARRAS, digestivas Los capullos de la alcaparra en vinagre han sido utilizados como condimento desde la antigüedad. Y sobran razones para seguir haciéndolo, ya que este alimento aumenta las ganas de comer, contribuye a mejorar la digestión y mitiga los gases. Una forma muy apetitosa de abrir el apetito de los comensales es acompañar las frituras y los pescados que prepares al vapor o a la plancha con una salsa tártara, que se elabora añadiendo a una mahonesa básica huevo cocido, alcaparras, cebolla, pepinillos y perejil, finamente picados. Las alcaparras apenas poseen grasas, detalle que explica su escaso aporte calórico. Es un condimento a tener en cuenta entre quienes tengan interés en controlar su peso. Para que te hagas una idea, 100 g. de alcaparras aportan 25 calorías. Utilízalas para aderezar ensaladas, macerar el pescado, aromatizar la carne, etc.
  • 10. 10 ALGAS Como sabemos, las algas son en cierto sentido los primeros seres vivientes que aparecieron en nutro planea, siendo un verdadero concentrado de agua de mar, y destacadas porque son ricas en vitaminas, minerales y aligoelementos. Su contenido en yodo puede llegar a alcanzar el 1% de su peso seco, lo que permite su uso en el tratamiento del hipotiroidismo (síndrome producido por una disminución de la función de la glándula tiroides que ocasiona un déficit de hormonas tiroideas.). De tal forma que, gracias a este yodo, así como al conjunto de elementos vitales presentes en su composición, actúa favorablemente sobre el metabolismo a un nivel general, estimulando algunas glándulas endocrinas, la eliminación de residuos o los intercambios celulares. A su vez las algas contienen polisacáridos que forman mucílagos al contacto con el agua de efecto ligeramente laxante a la vez que saciante. Su consumo está recomendado en casos de dietas de control de peso, obesidad o celulitis, para reducir el hambre astenia, fatiga y estreñimiento. ALMEJAS Las almejas y los berberechos son dos de los alimentos más ricos en hierro. Aunque superan por poco el contenido en hierro de la morcilla o el pichón, multiplican entre tres y cinco veces el aporte en hierro del huevo, el hígado y el paté. También son, por detrás del hígado de ternera y de cordero, el alimento más rico en vitamina B12, un nutriente que interviene en la formación de glóbulos rojos y en la regeneración de los tejidos. Los ancianos y las personas que abusan del alcohol y de los laxantes, los grupos más propensos a sufrir un déficit de esta vitamina, deberían comer almejas con regularidad. También resulta imprescindible en la dieta de las mujeres embarazadas, las madres lactantes y los niños en edad de crecimiento. Otra razón por la que destacan es por su contenido en magnesio y su bajo aporte en grasas ―malas‖, lo que convierte a este molusco en un alimento capaz de prevenir el riesgo cardiovascular. Se trata de uno de los alimentos procedentes del mar con más bajo porcentaje en sodio, por lo que incluso las personas hipertensas pueden hacerles un hueco en su dieta. Lo ideal es cocinarlas al vapor, con legumbres (pochas con almejas), pasta o arroz, siempre acompañadas de aceite de oliva, ajo y perejil. Otro detalle que no puede pasar por alto es su bajo valor calórico. De hecho, es el molusco más ligero, proporcionando 45 Kcal Por cada 100 g. Si las sumerges en agua con sal, podrás desechar las almejas que no se abran y conseguir que las vivas expulsen sus impurezas. ALMENDRAS Dos terceras partes del contenido graso de las almendras corresponden al ácido oleico, la grasa mayoritaria del aceite de oliva. La cantidad de sus lípidos, unido a su alto contenido en magnesio y en vitamina E, convierten a las almendras en un alimento de propiedades cardioprotectoras. Para preservar el máximo de nutrientes, lo ideal es comprar las almendras con su propia cáscara. Las mejores son las más pesadas con respecto a su tamaño y las que no hacen ruido al agitarse. Las almendras peladas se conservan mejor si se guardan en la nevera. El gazpacho ajoblanco, elaborado a base de almendras picadas y ajo, y la horchata de almendras son dos de las recetas más refrescantes para el verano. Esta nutritiva bebida se
  • 11. 11 prepara triturando la misma cantidad de almendras y de azúcar moreno con unas ralladuras de cáscara de limón y agua –cinco partes por cada uno de almendras-. Refrigéralo varias horas, cuélalo y sírvelo frío con canela en polvo. Con las almendras se elabora una nutritiva lecha de origen vegetal y un aceite de valiosas propiedades cosméticas. El aceite de almendras es suavizante y lubrifica la piel. Es muy apreciado para masajes y loción para curar sabañones y rojeces cutáneas. Las almendras no deberían faltar en la dieta de los niños y de los más mayores en casa. No en vano son el fruto seco más rico en proteínas (el 20% de su peso) y en calcio. Una ración de 50 g. de almendras proporciona la misma cantidad de calcio que media taza de leche e igual porcentaje de hierro que las espinacas. También son el fruto seco con mayor cantidad de fibra, un componente que, además de agilizar el tránsito intestinal, reduce el colesterol. Osteoporosis: Es uno de los vegetales más rico en calcio y el fruto seco con más contenido en este mineral. Antienvejecimiento: Son una fuente muy importante de vitamina E, uno de los nutrientes antiedad más valorados. Enfermedades cardiovasculares: El consumo diario de almendras disminuye los niveles de colesterol en la sangre y por tanto, reduce el riesgo de sufrir afecciones cardiacas y arteriosclerosis. ALUBIAS Tienen una cantidad considerable de hierro y de ácido fólico, los dos nutrientes cuya carencia puede provocar anemia. Para absorberlos mejor, conviene comer alubias con alimentos ricos en vitamina C (pimientos, perejil, patata). Si las acompañas de arroz, conseguirás completar la cantidad de sus proteínas. Colesterol: Comer entre 50 y 100 g. al día de alubias (u otra legumbre) es suficiente para bajar el colesterol. Guisadas con vegetales y sin carne grasa, reducen el riesgo de sufrir enfermedades del corazón. Estreñimiento: Después de las habas, es la legumbre más rica en fibra. Esta cualidad hace que sea un alimento beneficioso para el estreñimiento y para prevenir ciertos tumores del aparato digestivo. Diabetes: Siempre que se respeten las raciones recomendadas, las alubias son muy adecuadas en la dieta del diabético porque mantienen estables los niveles de azúcar durante más tiempo. Canas: Esta legumbre contiene cobre, un mineral que ayuda a crear la sustancia que da color al cabello. El déficit de cobre puede provocar la aparición de canas prematuras. Es una de las legumbres más flatulentas. Para evitar este contratiempo, cocínalas con arroz o patatas y condiméntalas con hinojo, semillas de anís o eneldo. APIO Es un vegetal muy nutritivo, en el se encuentran vitaminas, del grupo B, A, C y E, también contiene varios minerales, entre ellos, fósforo, hierro, azufre, potasio, cobre, manganeso, zinc y aluminio.
  • 12. 12 Es diurético: el apio contiene en sus semillas aceites esenciales, estos son selineno y limoneno, en su raíz encontramos, asparagina, esto hace que ejerza una importante acción diurética y depurativa en el en el organismo. Loa aceites que contiene tienen un efecto dilatador en los vasos renales, efectuando de esa manera la eliminación de líquidos e impurezas que están de más en el cuerpo, llevando al mismo a tener un equilibrio perfecto. Tiene propiedades para combatir cálculos renales y de vesícula, ayudando a eliminar arenillas en forma natural, es además muy eficaz en trastornos de origen hepático. Circulación: consumido regularmente, ejerce importantes beneficios, bajando los niveles de colesterol en sangre, eliminando el ácido úrico, combate la hila hipertensión y previene problemas cardíacos. Articulaciones: contiene flavonoides, estos tienen acción antioxidante, antinflamatoria y inmune – estimulante orgánico, esto sumado al silicio, ayudan en la renovación y producción del tejido conjuntivo y articular, logrando un marcado alivio en inflamaciones producidas por artritis, reuma y gota, ya que estimula la eliminación de ácido úrico, el principal causante de todas estas dolencias. ARROZ BASMATI, energía a largo plazo El arroz basmati, cultivado en las laderas del Himalaya al norte de India y Paquistán, está considerado como una de las variedades más selectas de todo el mundo. Al cocerse emana un inconfundible aroma que despierta todos nuestros sentidos y lo hace irresistible al paladar. Los hidratos son el componente principal del arroz basmati y el macronutriente que nuestro organismo necesita en mayor proporción. Esta variedad aporta energía de forma más constante y gradual que, por ejemplo el arroz blanco bomba. Este beneficio ayuda a prolongar su efecto saciante y nos mantiene a salvo de los altibajos energéticos. Este alimento es una buena reserva de vitaminas del grupo Ba, un complejo vitamínico que, además de aumentar el aprovechamiento de los nutrientes, favorece la relajación de los nervios. Con esta finalidad, conviene que lo prepares con pasas o con frutos secos. Pocos alimentos son tan fáciles de digerir como el arroz basmati. Mezclado con carne o pescado blanco o a la plancha y una ensalada, se obtiene un plato muy completo que da un respiro al aparato digestivo. Una vez cocido, el arroz basmati de grano largo y fino permanece totalmente suelto. Como no se apelmaza, se trata del arroz más indicado a la hora de preparar guarniciones y ensaladas. Su sabor, suave y delicado, contrasta muy bien con las salsas picantes. A fin de conseguir que el arroz basmati no altere el ritmo intestinal. Las personas proclives al estreñimiento pueden mezclarlo con arroz salvaje, de efecto laxante. Si añades al agua de cocción una cucharada de zumo de limón, potenciarás la blancura de este arroz. ARROZ INTEGRAL, el más saciante y nutritivo Pocos alimentos aportan tanto por tan poco. Y es que el arroz es uno de los cereales más baratos, más versátiles en la cocina y más fáciles de asimilar por nuestro aparato
  • 13. 13 digestivo. Si lo eliges integral, las ventajas se disparan porque en el salvado se concentran casi todas las vitaminas y minerales del grano. El arroz integral aporta seis veces más magnesio que el blanco y triplica el contenido en vitaminas del grupo B presentes en la variante refinada. Por este doble motivo, el arroz integral actúa como un excelente relajante natural, siendo muy efectivo en caso de eccema, depresión insomnio, calambres musculares y estrés. Excelente fuente de fibra, el arroz integral no sólo permite controlar el apetito y mejorar el tránsito intestinal sino que también previene el cáncer de colon y contribuye a mantener los niveles de glucosa y de colesterol a raya. Mezclado con otros alimentos ricos en potasio, como la zanahoria, las pasas o los piñones, el arroz integral ayuda a hacer frente a la hipertensión. El arroz integral aporta energía de forma más constante y durante que el blanco. Debido a su alto aporte en vitamina B3 –una ración posee una cuarta parte de la cantidad que se requiere al día-, en vitamina B6 y B1, este cereal aumenta el aprovechamiento de los nutrientes de los alimentos con los que se combina. Es muy útil en época de crecimiento, en períodos de debilidad y entre quienes abusan del alcohol. Si lo pones en remojo la noche anterior, lo cocerás mucho más rápido. El de grano largo, se cocina antes que el de grano corto y además, queda más suelto. Por eso es el más adecuado en la preparación de guarniciones y ensaladas. En el contexto de una dieta rica en verduras y hortalizas, este alimento ayuda a perder volumen. ARROZ VAPORIZADO, con más vitaminas Los granos de este arroz están a prueba de despistes porque, aunque se sobrepase el tiempo de cocción, ni se recuece ni se pegan. Si bien las ventajas que ofrece en la cocina están fuera de duda, hay muchas otras razones para consumirlo. La vaporización a la que se somete el arroz antes del descascarillado y el pulido, aumentan el contenido en vitaminas de este cereal, en concreto de las del completo B, muy importantes a la hora de convertir los alimentos de nuestra dieta en energía para el cuerpo. Los granos arroz vaporizado están recubiertos por una especie de película que reduce la penetración de las grasas, por lo que absorben menos aceite que los normales. Aunque el arroz vaporizado es algo más rico en fibra que el tradicional, para que no resulte astringente conviene combinarlo con el maíz o el arroz salvaje. Otro truco que acelera el ritmo intestinal es prepararlo con alimentos ricos en magnesio, como las gambas o los langostinos, las pipas, las nueces, etc. El índice glucémico del arroz vaporizado es un poco más bajo que el del blanco, por lo que se absorbe algo más lentamente y produce subidas de glucosa en sangre más suaves. Para potenciar este efecto, se aconseja comerlo con verduras, ricas en fibra, carne o pescado. Los únicos inconvenientes de este arroz son que tarda unos minutos más en cocerse y que absorbe menos los sabores de los ingredientes que lo acompañan. Como queda tan suelto y consistente, resulta ideal prepararlo en ensaladas. Una vez cocinado, el arroz vaporizado se conserva muy bien. ATÚN El atún es uno de los pescados azules más consumidos en nuestro país Su carne posee un 12% de grasa, lo que le convierte en un pescado graso, pero se trata de una grasa
  • 14. 14 rica en ácidos grasos omega 3, que ayuda a disminuir los niveles de colesterol y de triglicéridos y a hacer la sangre más fluida, lo que disminuye el riesgo de arteriosclerosis y trombosis. Por este motivo, es recomendable el consumo de atún y otros pescados azules en caso de enfermedades cardiovasculares. El atún es el pescado que posee más contenido en proteínas de alto valor biológico (23 gramos por 100 gramos), superior incluso a las carnes. Si se compara con la mayoría de pescados, sobresalen de su composición nutritiva diversas vitaminas y minerales. Entre las vitaminas del grupo B destacan B2, B3, B6 y B12. El contenido en esta última supera al de las carnes, huevos y quesos, alimentos que son fuente natural de esta vitamina. La proporción del resto de vitaminas hidrosolubles sobresalen en el atún respecto a la mayoría de pescados, aunque la cantidad es poco relevante si se compara con la que contienen otros alimentos ricos en estos nutrientes como es el caso de los cereales integrales, las legumbres, las verduras de hoja verde o las carnes en general. Estas vitaminas permiten el aprovechamiento de los nutrientes energéticos (hidratos de carbono, grasas y proteínas). Además, intervienen en diversos procesos de gran importancia funcional como la formación de glóbulos rojos, la síntesis de material genético y el funcionamiento del sistema nervioso y de defensas, entre otros. El atún contiene también cantidades significativas de vitaminas liposolubles (solubles en grasa) como a y la D. La primera contribuye al mantenimiento, crecimiento y reparación de las mucosas, la piel y otros tejidos del cuerpo. Además, favorece la resistencia frente a las infecciones y es necesaria para el desarrollo del sistema nervioso y para la visión nocturna. También interviene en el crecimiento óseo y participa en la producción de enzimas en el hígado y de hormonas sexuales y suprerrenales. Por su parte, la vitamina D favorece la absorción de calcio y su fijación al hueso, además de regular el nivel del calcio en la sangre. En cuanto a los minerales, el fósforo y el magnesio sobresalen en la composición nutritiva del atún, sin despreciar su contenido en hierro y yodo. El fósforo está presente en huesos y dientes, interviene en el sistema nervioso y en la actividad muscular y participa en procesos de obtención de energía. El magnesio se relaciona con el funcionamiento del intestino, los nervios y los músculos, y además forma parte de huesos y dientes, mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante. El hierro es necesario para la formación de hemoglobina, proteína que transporta el oxígeno desde los pulmones a todas las células y su aporte adecuado previene la anemia. El yodo es indispensable para el buen funcionamiento de la glándula tiroides que regula numerosas funciones metabólicas, así como el crecimiento del feto y el desarrollo de su cerebro. El inconveniente que presenta el atún para la salud se limita a quienes padecen hiperuricemia o gota, dado su contenido en purinas, que en el organismo se transforman en ácido úrico. A diferencia de otros productos animales grasos –cordero, ternera, etc-, la mayoría de los lípidos presentes en el atún son ácidos grasos Omega 3, que ayudan a disminuir los niveles de colesterol y de triglicéridos en sangre. Es además, el pescado azul con menor contenido en grasas ―malas‖, responsables de aumentar el riesgo cardiovascular. La vitamina D presente en el atún no sólo facilita la absorción a nivel intestinal del calcio sino que también aumenta su fijación en los huesos. La ingesta de pescado azul, rico en este nutriente, es muy beneficioso entre las personas que no consumen leche o alguno de sus derivados, fuente primordial de esta vitamina. Es junto con el boquerón y el pez espada, el pescado azul más bajo en calorías. Una razón individual, cocinada a la plancha o al horno, aporta unas 180 kcal. Debido a su riqueza proteínica, superior a la de muchas carnes, aumenta el nivel de saciedad del estómago y favorece la quema de grasas sobrantes. Si bien algunos ejemplares pueden llegar a medir tres metros, las piezas que menos mercurio acumulan son las pequeñas.
  • 15. 15 BACALAO Debido a su bajo porcentaje de grasas, el bacalao es uno de los pescados más ligeros que hay. Cocinado al vapor o acompañado de salsas poco calóricas, ayuda a mantener la línea, al tiempo que mejora la salud de las personas con colesterol. Con la merluza y la pescadilla, es el pescado blanco más rico en ácido fólico, una vitamina esencial en las mujeres que estén planeando un embarazo, así como en los primeros meses de gestación. El bacalao fresco, a diferencia del desalado o el ahumado, destaca por su elevado contenido en potasio y su bajo aporte en sodio. Por esta razón, se convierte en un alimento muy adecuado en las dietas bajas en sal. Fresco en el mercado sólo lo encontrarás de diciembre a mayo, el resto del año, te recomendamos comprarlo congelado en alta mar. El hígado de bacalao, que puede adquirirse en conserva y en forma de suplementos, es una formidable reserva de grasas esenciales y vitaminas A, D y E. Muy útil en niños con problemas de crecimiento, personas con trastornos del corazón, niveles altos de colesterol y osteoporosis. Los esponjosos buñuelos de bacalao, las croquetas y las tortillas que se preparan con este pescado blanco, suelen ser el agrado de los más pequeños. Gracias a su alto aporte en zinc, todas estas recetas refuerzan sus defensas. Desala el bacalao en la nevera. Las bajas temperaturas previenen la proliferación de gérmenes y evitan que los lomos se resquebrajen. BERBERECHOS, el aperitivo más ligero y rico en hierro Vivos o en conserva al natural, el berberecho destaca por su contenido en calcio y su sorprendente aporte en hierro, sólo equiparable al de la almeja y muy superior al de la carne -contiene doce veces más hierro que la ternera- y al de las legumbres. Este mineral, con el que se oxigenan todas las células de nuestro cuerpo, combate el cansancio, previene la anemia y mejora el color de la piel. Debido a su contenido en magnesio, los moluscos protegen el corazón. Si a esto le añadimos su nulo aporte en grasas, podemos decir que el berberecho es un alimento de obligada inclusión en las dietas cardiosaludables. Los berberechos alimentan, y además de proporcionar buenas dosis de proteínas y de hidratos, poseen yodo y vitamina B2, dos nutrientes que intervienen en el proceso de crecimiento. No tires el líquido de las conservas, es en él donde se encuentra buena parte de las vitaminas y minerales que se disuelven en el agua. Te servirá para aderezar los propios berberechos y como concentrado de caldo de pescado. Antes de abrir una lata, límpiala con un trapo para evitar que la suciedad entre en el interior. BERENJENA La berenjena se considera nativa de la India por los innumerables documentos escritos que la ubican en este país y otros limítrofes. De hecho, el cultivo de esta hortaliza es antiquísimo en regiones de Oriente. Parece ser que su nombre procede del vocablo persa ´badindjan´, que luego pasó al árabe. Su introducción en Europa data de la Edad Media y, al parecer, se produjo desde España a través de los comerciantes árabes. Desde entonces, se extendió el cultivo de la berenjena con gran éxito en los países templados bañados por el Mediterráneo. Pese a ello,
  • 16. 16 durante siglos, la berenjena fue estimada de forma exclusiva como adorno exótico porque existía la creencia de que su consumo provocaba enfermedades. En la actualidad, la berenjena se considera en muchas partes del mundo un alimento de pobres, lo que explica su baja popularidad en algunos países. Sin embargo, en regiones como China, India (los mayores países productores de berenjena del mundo), Japón y diversos países mediterráneos, la berenjena es muy popular y su cultivo y consumo están muy extendidos. Se conocen tres subespecies del género Solanum: esculentum, a la que pertenecen la mayoría de variedades; insanum, con un número reducido de especies cultivadas y ovigerum, que sólo tiene interés ornamental. Las especies salvajes de berenjena producen unos frutos amargos con espinas dorsales agudas en la mayoría de las partes de la planta, incluyendo el cáliz de la fruta. La clasificación de la berenjena atiende a su forma (globosa, larga, delgada...), determinada por la variedad de que se trate. Jaspeada: son los frutos redondos ovalados, de piel bicolor (blanca jaspeada de morado o verde) y pulpa casi blanca. El peso medio de un ejemplar ronda los 200 gramos. Globosa: forma esférica, piel de color morado oscuro, brillante y pulpa verde. Su peso medio ronda los 250 y 290 gramos. Alargada: son alargadas, de piel morada oscura, brillante y pulpa verde. Su peso va de los 160 a los 180 gramos. Esférica: fruto redondo, de color morado oscuro, brillante y uniforme y pulpa verde con vacíos. El peso medio de una unidad es de 230 a 260 gramos. El consumidor demanda sobre todo las berenjenas de color negro o morado oscuro brillante, sin importarle el color de la pulpa, blanca o verdosa. Ésta última se caracteriza por un sabor picante y amargo y de textura esponjosa. En España, hay una variedad autóctona de berenjena que goza de denominación de origen, la "Berenjena de Almagro", cultivada en la Comarca de Calatrava, en Ciudad Real La berenjena no destaca por su valor energético ni nutritivo, puesto que ofrece un residuo seco inferior al 8% a causa de su escaso contenido proteico, hidrocarbonado y mineral. El agua es el elemento mayoritario de su peso. Comparada con otras verduras y hortalizas, contiene una cantidad intermedia de fibra, más abundante en la piel y en las semillas. El aporte de sales se lo debe al potasio, el mineral más abundante, y en su composición se contabilizan cantidades discretas de fósforo, calcio, magnesio y hierro. En cuanto a su carga vitamínica, sobre todo folatos y vitamina C, no resulta significativa en comparación con el resto de hortalizas. El potasio es un mineral necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad muscular normal. Interviene también en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula. En la acelga, el mineral más abundante con diferencia es el potasio. Sin embargo, esta verdura destaca respecto al resto por su mayor contenido en magnesio, sodio (responsable en parte de su marcado sabor), yodo, hierro y calcio, estos dos últimos de peor aprovechamiento que los que proceden de los alimentos de origen animal (lácteos, carnes y pescados). Las propiedades dietéticas saludables atribuidas a la berenjena se deben a sus componentes antioxidantes, responsables de su ligero sabor amargo Dado su escaso valor energético, la berenjena puede formar parte de cualquier dieta de control de peso. Para ello se ha de elaborar con poca grasa: asada al horno o en el microondas, hervida, al vapor, rehogada con poco aceite, en forma de crema, sola o junto a
  • 17. 17 otras verduras. Si se fríe, absorbe gran cantidad de aceite y, en consecuencia, aumenta de forma notable su valor energético, algo que no interesa en estos casos. La berenjena, elaborada de una manera sencilla, es fácil de digerir y conviene a quienes padecen trastornos digestivos por su estimulación de la función del hígado y vesícula biliar. El alcohol, el exceso de grasa y de proteínas animales son las principales amenazas para el buen funcionamiento del hígado, además de ciertos fármacos. Hay alimentos que favorecen la función hepática y de la vesícula biliar, o su recuperación tras una afección, y ayudan a la digestión. Ciertos vegetales con ligero sabor amargo, entre los que se encuentra la berenjena, atesoran estas propiedades. La berenjena puede llevar el adjetivo de verdura aperitiva y tonificante gracias a algunos de sus componentes. Los compuestos responsables de su ligero sabor amargo son reconocidos por su efecto colagogo, es decir, que estimula el buen funcionamiento del hígado y facilita el vaciamiento de la vesícula biliar, de manera que favorece la digestión de las grasas. La vesícula biliar es un reservorio donde queda almacenada la bilis que se vierte al duodeno cuando llegan las grasas de la digestión de los alimentos. Recientemente, científicos del Servicio de Investigación Agrícola de Estados Unidos han identificado en la berenjena niveles elevados de ácido clorogénico, uno de los más potentes antioxidantes producidos en los tejidos de las plantas. Éste fue el compuesto fenólico predominante en casi todas las muestras analizadas. Estas sustancias antioxidantes son producidas de manera natural por muchas plantas para protegerse contra infecciones. En la piel de esta planta se han identificado antocianinas (flavonoides), pigmentos que le confieren el color morado, con propiedades antioxidantes. Los estudios indican que ciertos flavonoides presentes en la berenjena ayudan a disminuir los niveles de colesterol mediante una modulación de su metabolismo y una mayor excreción del mismo. El reconocido papel benefactor de los antioxidantes, convierten a la berenjena en una verdura recomendada para toda la población por el destacado papel que tienen estos compuestos en la prevención de enfermedades cardiovasculares, degenerativas y del cáncer. En diversas hortalizas se han detectado aminas, como la serotonina y la tiramina en las berenjenas y el tomate, y la histamina en las espinacas. Estos compuestos tienen capacidad de provocar reacciones alérgicas o cefaleas en personas susceptibles, lo que hace pensar en la relación del consumo de estos alimentos con la aparición o el mantenimiento de sus síntomas. Dado que no hay estudios concluyentes, no se puede generalizar. Por ello, habrá que realizar un exhaustivo examen clínico y dietético, para descartar el origen de los síntomas, con el fin de no hacer la dieta más estricta de lo necesario. Por otra parte, se conoce que la berenjena cruda contiene cierta cantidad de solanina, un alcaloide tóxico, más abundante en las partes verdes de la planta y en los frutos poco maduros. Este alcaloide puede provocar migraña y alteraciones gastrointestinales. Esto no supone ningún problema para la salud si se consume la berenjena madura y siempre cocinada, ya que la sustancia es termolábil, por lo que desaparece con el calor. BERROS, revitalizantes Se dice que los antiguos griegos recomendaban a las personas con pocas luces que comieran berros, y que se pensaba que este vegetal ponía remedio a los ―desórdenes del cerebro‖. Tonificante, estimulante y depurativo, esta planta de sinuosas hojas de intenso color verde es el talismán de los estudiantes, de los convalecientes y de las personas desganadas. En la medicina popular europea se consideraba el berro como una de los mejores ―limpiadores de la sangre‖. Por eso se empleaba como tónico frente a la anemia, la astenia y el cansancio. Este vegetal es una impresionante fuente de nutrientes revitalizantes, como la
  • 18. 18 vitamina C, el hierro, el manganeso y el yodo. Una ración de 100 g. de berros proporciona toda la vitamina C que necesitamos a diario y una cuarta parte de nuestras necesidades de hierro. Combate la tos propia de una bronquitis o de un resfriado común tomando 100 ml. de jugo de berro diluido en caldo de pollo templado. Los responsables de su beneficiosa acción balsámica, expectorante y desinfectante son sus aceites sulfurados, unos componentes que también encontramos en el ajo, la cebolla y la col. Debido a su más que considerable riqueza en vitamina A y a su efecto depurativo y diurético, este vegetal es el mejor aliado de las personas que sufren alguna afección cutánea: sequedad, acné, eccema, psoriasis, etc. En ensalada o como guarnición, los berros son un alimento muy útil en la dieta de los niños. Además de fortalecer los huesos, este vegetal abre el apetito y ayuda a prevenir los parásitos intestinales. Para reforzar las virtudes medicinales de una buena ensalada de berros, alíñala con el propio jugo de la planta previamente mezclado con zumo de limón y aceite de oliva. BESUGO Dentro de los pescados azules, el besugo es uno de los más magros con unos 2-5 gramos de grasa por cada 100 gramos de porción comestible. Esto significa que su valor calórico es moderado. Aporta 86 calorías por cada 100 gramos de porción comestible, lo que lo convierte en un alimento adecuado para personas que tienen sobrepeso u obesidad. Al igual que el resto de los pescados, el besugo se considera una buena fuente de proteínas de alto valor biológico, además de contener otros nutrientes como vitaminas y minerales. Entre las vitaminas destaca la presencia de las del grupo B como las B3, B6 y B12. El contenido de las dos primeras es moderado comparado con el resto de pescados, aunque poco relevante si se mide con los de otros alimentos ricos en estos nutrientes, entre los que se encuentran los cereales integrales, las legumbres, las verduras de hoja verde y las carnes en general. Estas vitaminas permiten el aprovechamiento de los nutrientes energéticos (hidratos de carbono, grasas y proteínas) e intervienen en numerosos procesos de gran importancia funcional como la formación de hormonas sexuales, la síntesis de material genético, el funcionamiento del sistema nervioso y del sistema de defensas. En el besugo, la vitamina B12 está presente en una cantidad equivalente a la que contienen carnes, huevos y quesos. En cuanto a su contenido en minerales, los más destacados son el potasio, el fósforo, el magnesio y el hierro, aunque éste último en cantidad inferior comprado con las carnes. Todos los elementos minerales desempeñan funciones beneficiosas en el organismo El magnesio se relaciona con el funcionamiento del intestino, los nervios y los músculos, además de formar parte de huesos y dientes. También mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante. El potasio es un mineral necesario para el sistema nervioso y la actividad muscular interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula. Por otro lado, el fósforo está presente en los huesos y dientes. También interviene en el sistema nervioso y en la actividad muscular y participa en procesos de obtención de energía. El hierro es necesario para la formación de hemoglobina, proteína que transporta el oxígeno desde los pulmones a todas las células, y su aporte adecuado previene la anemia ferropénica. El inconveniente que presenta para la salud se limita a quienes padecen hiperuricemia o gota, dado su contenido en purinas, que en el organismo se transforman en ácido úrico. BONIATOS El boniato llegó a Europa de la mano de Cristóbal Colón, incluso antes que el tomate o el maíz. En América central conocen este tubérculo con el nombre de batata o camote, que
  • 19. 19 significa ―sustento‖. Este vegetal es un alimento básico para la mayor parte de la población de la zona. El boniato supera a la patata, tubérculo con el que a pesar de su aspecto, no le une ningún parentesco, en una larga lista de nutrientes. Entre ellos, la vitamina A –el boniato es tan rico en este componente como la zanahoria-, la C, la E, el hierro y el ácido fólico. De ahí que este tubérculo refuerce las defensas con mayor eficacia que la patata, ayuda a combatir la anemia y sea más útil en la prevención de enfermedades degenerativas –cardiopatías, cáncer, etc-. Aunque el boniato es incluso más digestivo que la patata, en personas con cierta predisposición puede favorecer la aparición de gases cuando se consume con otros alimentos ricos en hidratos como las castañas. En tal caso, busca alivio en la manzanilla. Gracias a su alto contenido en vitamina A, el boniato ejerce un efecto balsámico sobre el tracto digestivo. Por este motivo, es una buena opción comer boniatos asados o hervidos como acompañamiento de alimentos grasos, como el cerdo o el cordero. El boniato es un alimento muy versátil. Horneado constituye una guarnición saciante y exenta de grasas. Frito en finas rodajas, es un acompañamiento o un aperitivo mucho más sano y original que las patatas chips. Una vez hervido, el boniato puede incluirse como ingrediente más en los purés, los rellenos de hojaldre y la masa de los famosos ―panellets.‖. El boniato contiene más sodio y azúcar que la patata, motivo por el que los hipertensos y los diabéticos deben controlar su consumo. BONITO El bonito es un pescado azul, por lo que su contenido graso es elevado en comparación con el de los pescados magros. Posee unos 6 gramos de grasa por cada 100 gramos de porción comestible. Su grasa es rica en ácidos grasos omega3, que contribuye a disminuir los niveles de colesterol y de triglicéridos además de hacer la sangre más fluida, lo que rebaja el riesgo de formación de coágulos o trombos. Colabora así en la reducción de riesgo de enfermedades cardiovasculares y es por ello que se recomienda su consumo y el de otros pescados azules. Además, el bonito, como el resto de los pescados, es buena fuente de proteínas de alto valor biológico y posee cantidades diversas de vitaminas y minerales. Entre las vitaminas se encuentran las del grupo B, como la B2 (más abundante en los pescados azules) y la B9, aunque su contenido es menos relevante si se compara con otros alimentos ricos en estos nutrientes (hígado, levadura de cerveza, cereales integrales, legumbres, verduras de hoja verde, etc.) Respecto a otros pescados, el bonito tiene un contenido sobresaliente de vitamina B3 y B12, esta última en cantidad superior a muchos pescados y carnes. En general, estas vitaminas del grupo B permiten el aprovechamiento de los nutrientes energéticos, es decir, hidratos de carbono, grasas y proteínas, e intervienen en numerosos procesos de gran importancia para el organismo entre los que se encuentran la formación de glóbulos rojos, la síntesis de material genético o el funcionamiento del sistema nervioso y del sistema de defensas. La vitamina B12 sólo se halla de manera natural y en cantidades importantes en carnes, huevos y quesos. El bonito también posee vitaminas liposolubles, como la a y la D, que se acumulan de manera principal en sus vísceras (hígado, sobre todo) y en el músculo. La vitamina D favorece la absorción del calcio, su fijación en los huesos y regula el nivel de este en la sangre, mientras que la vitamina A contribuye al mantenimiento, crecimiento y reparación de las mucosas, piel y otros tejidos del cuerpo. Favorece la resistencia frente a las infecciones y es necesaria para el desarrollo del sistema nervioso y para la visión nocturna. También interviene en el crecimiento óseo y participa en la producción de enzimas en el hígado y de hormonas sexuales y suprarrenales. En relación con los minerales, el bonito posee cantidades interesantes de potasio, fósforo, magnesio y hierro, además de yodo. El yodo es indispensable para el buen funcionamiento de la glándula tiroides que regula numerosas funciones metabólicas, así como
  • 20. 20 el crecimiento del feto y el desarrollo de su cerebro. El magnesio se relaciona con el funcionamiento del intestino, los nervios y los músculos. También forma parte de huesos y dientes y mejora la inmunidad, además de poseer un suave efecto laxante. El hierro es necesario para la generación de hemoglobina, proteína que transporta el oxígeno desde los pulmones a todas las células y su aporte adecuado previene la anemia. El inconveniente del bonito es su contenido en purinas, que en el organismo se transforma en ácido úrico, por lo que no se aconseja en caso de hiperuricemia o gota. BOQUERÓN El boquerón es un pescado azul, es decir, un pescado graso. En concreto, posee unos 6 gramos de grasa por cada 100 gramos de porción comestible, aunque no es uno de los pescados más grasos –las sardinas, el atún o el salmón poseen un contenido graso superior-. La grasa presente en los pescados azules es rica en ácidos grasos omega 3, que contribuyen a disminuir los niveles de colesterol y triglicéridos plasmáticos y además aumentan la fluidez de la sangre, lo que previene la formación de coágulos o trombos. Por este motivo, se recomienda el consumo habitual de boquerones y de manera particular en caso de trastornos cardiovasculares. Asimismo, el boquerón es una excelente fuente de proteínas de alto valor biológico, al igual que el resto de pescados. En cuanto a las vitaminas, destaca la presencia de algunas pertenecientes al grupo B como la B2, B3, B6, B9 y B12, todas ellas con importantes funciones. En general, estas vitaminas permiten el aprovechamiento de los nutrientes energéticos (hidratos de carbono, grasas y proteínas), e intervienen en procesos de gran importancia funcional (formación de glóbulos rojos, síntesis de material genético, funcionamiento del sistema nervioso y sistema de defensas, etc.) No obstante, la cantidad presente de estas vitaminas, salvo la B12 no es muy significativa si se comprara con alimentos ricos en estos nutrientes (cereales integrales, legumbres, verduras de hoja verde, levadura de cerveza, hígado y carnes en general). La riqueza en grasa del boquerón hace que contenga cantidades interesantes de vitaminas liposolubles como la a y la D. La vitamina A contribuye al mantenimiento, crecimiento y reparación de las mucosas, piel y otros tejidos. Favorece la resistencia frente a las infecciones, es necesaria para el desarrollo del sistema nervioso y para la visión nocturna. También interviene en el crecimiento óseo y participa en la producción de enzimas en el hígado y de hormonas sexuales y suprarrenales. La vitamina D regula los niveles de calcio en la sangre y favorece su absorción y la fijación de este mineral en los huesos. En lo relativo a los minerales, el boquerón es buena fuente de magnesio y yodo y su contenido medio de hierro es equiparable al de la mayoría de los pescados. El magnesio se relaciona con el funcionamiento del intestino, nervios y músculos. Forma parte de huesos y dientes y mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante. El yodo es indispensable para el buen funcionamiento de la glándula tiroides que regula numerosas funciones metabólicas, así como para el crecimiento del feto y el desarrollo de su cerebro. El hierro forma parte de la hemoglobina, proteína que transporta el oxígeno desde los pulmones a todas las células del organismo, por lo que su aporte adecuado previene la anemia. Cabe destacar que cuando el boquerón se consume entero, sobre todo en forma de anchoas en conserva, se aprovecha el calcio que contienen sus espinas. De hecho, la cantidad de calcio que aportan 100 gramos de estos pescados es similar a la de un vaso de leche. Las anchoas, y en general los pescados en conserva, poseen cantidades elevadas de sodio, un mineral que se usa como conservante, por lo que personas con hipertensión o problemas de retención de líquidos han de evitar consumir de forma habitual este tipo de productos. Además el boquerón presenta otro inconveniente que comparte con todos los pescados azules y es su contenido en purinas, que en el organismo se transforman en ácido úrico, por lo que no se aconseja en caso de hiperuricemia o gota. Junto con la merluza, es el principal alimento relacionado con la alergia por anisakis según los últimos estudios realizados por la Sociedad Española de Alergología e Inmunología
  • 21. 21 Clínica. Este parásito se localiza en las vísceras del pescado y pasa al músculo de pez cuando muere. El anisakis se ingiere cuando se toma pescado crudo o poco cocinado, por lo que las semiconservas de anchoa y los boquerones consumidos crudos, tan sólo macerados en ajo, aceite y vinagre, constituyen un foco potencial de esta infección. BRÓCOLI Hay estudios científicos que relacionan el consumo de brócoli con la prevención del cáncer. La razón: su alto contenido en betacarotenos y en sustancias sulfuradas. Para aumentar su efecto, cocínalo con zanahoria y cebolla, otros dos alimentos ricos en estos componentes. Gracias a la presencia de sulforafanos, el brócoli es un gran aliado en la lucha contra el cáncer de mama, pulmón, estómago, colon y piel. Al parecer esta sustancia activa la respuesta anticancerígena. El mismo antioxidante que juega un papel protector frente al cáncer, también ayuda a prevenir las úlceras gástricas. Este vegetal posee buenas dosis de luteína y betacarotenos, pigmentos que actúan frente al desarrollo de las cataratas y la degeneración macular de la retina. Sin apenas calorías, esta verdura tiene un gran efecto saciante y regulador del tránsito intestinal. Muy indicado en la dieta de las personas con sobrepeso y tasas de colesterol o de triglicéridos altas. El brócoli de color verde oscuro con yemas violáceas tiene un mayor poder curativo. Estas piezas son las que mejor protegen las arterias y reducen el riesgo de infarto cerebral o de miocardio. Consúmelo con moderación si tomas anticoagulantes. Lo mejor para disfrutar de su sabor es cocinarlo al vapor, la forma de cocción que mejor conserva su aporte en vitamina C y ácido fólico –estas vitaminas se disuelven en el agua de cocción-. Al vapor, además de ser menos flatulento, es como mejor refuerza las defensas, combate la fatiga y previene la anemia. El sabor de esta verdura se parece más al del espárrago que al de la col. CABALLA La caballa se encuadra dentro del grupo de los pescados azules debido a su contenido graso. En concreto, 100 gramos de porción comestible de este pescado aportan 10 gramos de grasa. Sin embargo, la grasa presente en los pescados azules y por tanto, también en la caballa es rica en ácidos grasos omega3 que contribuyen a disminuir los niveles de colesterol y de triglicéridos y a hacer la sangre más fluida, lo que disminuye el riesgo de formación de coágulos o trombos. El consumo de caballa, así como de otros pescados azules, es recomendable debido a que contribuyen a disminuir el riesgo de enfermedades del corazón y de los vasos sanguíneos. Además, la carne de la caballa supone una buena fuente de proteínas de alto valor biológico y contiene diferentes vitaminas y minerales. Entre las vitaminas se encuentran las del grupo B como las vitaminas B1, B2, B3, B6 y B12. En general, el contenido de vitaminas del grupo B en este pescado es poco relevante si se compara con otros alimentos ricos en estos nutrientes. Respecto a la vitamina B2, ésta es más abundante en los pescados azules que en los blancos. En la caballa, la vitamina B12 está presente en cantidades importantes y supera a la que contienen los huevos y gran parte de las carnes, alimentos de origen animal, fuente natural exclusiva de esta vitamina. La caballa también posee vitaminas liposolubles como A, D y E. En cuanto al contenido en minerales de la caballa, destaca la presencia de potasio, fósforo, magnesio, yodo, además de hierro, aunque éste último en cantidad inferior comparado con las carnes.
  • 22. 22 En relación con el resto de pescados frescos, la caballa posee un contenido en sodio elevado (130 miligramos por 100 gramos). Sin embargo, si se compara con otros alimentos ricos en este mineral como los quesos (500-1000 miligramos por 100 gramos) o las propias conservas de pescado (500-800 miligramos por 100 gramos), se observa que la cantidad de sodio presente en la caballa no es tan relevante. Pese a todo, el contenido en sodio aumenta a 420 miligramos por 100 gramos si se trata de caballa en conserva, por lo que habrá que moderar su consumo, en especial en caso de hipertensión arterial u otros trastornos que cursen con retención de líquidos. CABRACHO El cabracho es un pescado semi graso –su carne contiene menos de 4 gramos de grasa por 100 gramos de porción comestible-. Está considerado como una buena fuente de proteínas de alto valor biológico y posee diferentes vitaminas y minerales. Entre las vitaminas se encuentran las del grupo B. B1, B2, B3, B6, si bien su contenido es poco relevante si se compara con otros alimentos ricos en estos nutrientes. La vitamina B12 es la única de las pertenecientes al grupo B que destaca sobre el resto de pescados y se asemeja a la cantidad contenida en alimentos ricos en esta vitamina como carnes, huevos y quesos. El cabracho posee cantidades discretas de vitaminas A y D. En cuanto a los minerales, destaca la presencia de potasio, fósforo y magnesio, si bien su contenido es medio comparado con el resto de pescados. El potasio es un mineral necesario para el buen funcionamiento del sistema nervioso y la actividad muscular e interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula, mientras que el fósforo está presente en huesos y dientes, actúa en el sistema nervioso y en la actividad muscular, y participa en procesos de obtención de energía. El magnesio, por su parte, está relacionado con el funcionamiento del intestino, los nervios y los músculos y además forma parte de huesos y dientes, mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante. CAFÉ ¿A quién no le apetece levantarse por las mañanas y tomarse un café calentito? Sobre todo en invierno. Además, esta popular bebida puede ayudarnos en otros menesteres no específicamente culinarios. Para no perder el aroma del café molido, no lo mantengas en el paquete una vez abierto. Consérvalo en un tarro hermético. El café torrado o café torrefacto es una variedad de café que se obtiene tras someter al grano a un proceso especial de tostadura. Dicha tostadura se realiza añadiendo una cantidad limitada de azúcar, un 15% como máximo, durante el proceso. Al alcanzar temperaturas cercanas a los 200 °C el azúcar se carameliza y se adhiere al café. Dicha técnica tostadora se creó por la creencia de que permitiría mantener durante más tiempo los aromas y sabores naturales del café. Hoy en día está comprobado que no es así Es la bebida número uno del mundo se estima que un tercio de la población mundial la consume. Su popularidad se debe básicamente a su efecto vigorizante, tonificante y estimulante, consecuencia de la presencia de la cafeína en aproximadamente un 0.75% al 1.5% del peso. La cafeína actúa en este caso como estimulante y diurético actuando sobre el sistema nervioso central, corazón, venas, arterias y riñones.
  • 23. 23 El aporte energético del café es de 2 kcal por taza (tamaño típico), 1 mg. de sodio (Na), 2 mg. de calcio (Ca), 0.1 mg de hierro (Fe), 4 mg de fósforo (P) y 36 mg de potasio (K) estando constituida la bebida por un 98% de agua. En muchos casos debido a que sus dosis controladas no son de efecto maligno, se lo ha suministrado para tratar migrañas y recuperación de intoxicación por barbitúricos. No intentes camuflar los malos olores con productos que pueden perjudicar los alimentos. Pon unos granos de café en un pequeño recipiente y mételos en el frigorífico. También puedes utilizar el café para ayudar a tus plantas. O tires los posos, repártelos entre tus macetas, con ello conseguiremos que sirvan de abono para la tierra y tus plantas te lo agradecerán. Si por el contrario, decides tirar los posos, hazlo por el desagüe del fregadero. Evitarás acumulaciones indeseadas, ya que constituyen un desatascador natural y barato. CALABACÍN El Calabacín no se sabe si es originario de Asia Meridional o de América Central. Lo que sí que consta en los escritos, es ya lo consumían los egipcios, los griegos los romanos y que fueron los árabes los que lo introdujeron en los países del Mediterráneo, durante la Edad Media. En los países del norte de Europa, no llegó hasta después de la II Guerra Mundial. La mayoría de los nutrientes del calabacín se encuentran en su piel, suave y comestible, por lo que no conviene pelarlo. En caso de que se cueza, tampoco hay que olvidar que para aprovechar todas sus ventajas nutritivas es aconsejable no tirar el agua resultante. Lo mejor es reutilizarla para hacer sopas o cremas, ya que una buena proporción de las vitaminas contenidas en la piel del calabacín se disuelven en el agua. A nivel nutritivo, su gran riqueza en agua, escasez en proteínas y grasas, y su contenido en fibra (1,1%), vitaminas (A, C y del grupo B) y minerales (potasio, sodio y hierro) hacen de él un ingrediente ideal en dietas para personas con sobrepeso, hipertensión, problemas digestivos, estreñimiento o retención de líquidos. Es, además, una gran fuente de antioxidantes y resulta especialmente indicado para la época estival por su efecto refrescante. CALABAZA La calabaza contiene dosis más que significativas del gran trío de antioxidantes – vitamina A, C y E- que ayudan a mantener la piel joven. Para que no pierdas hasta el 75% de su aporte en vitamina C, te animamos a consumirla cruda, en ensalada o rallada como la zanahoria. La crema de calabaza es una de las mejores recetas para sobreponerse de una gastroenteritis, debido a su elevadísimo aporte en vitamina A. CALAMAR, ligero y sano Debido a su bajo aporte graso, el calamar es un alimento ligero, siempre que se cocine hervido –al vapor está delicioso- o a la plancha y se sirva con guarniciones de bajo contenido calórico (ensalada, verdura al vapor, hortalizas al horno, etc.)
  • 24. 24 Este alimento es una buena fuente de proteínas de primera calidad. Para aumentar su aporte vitamínico, es bueno cocinarlo al punto y con vegetales frescos. Como no es un alimento que se coma a diario, su consumo esporádico no repercute sobre la salud de las personas con la tensión o el colesterol altos. El calamar está fresco cuando desprende un suave olor a mar y su carne se muestra consistente. Cuanto más viva e intensa sea su coloración mejor. Para pelarlo con facilidad sumérgelo medio minuto en agua hirviendo y después, pásalo por agua fría. El calamar suele ser del agrado de los más pequeños. No obstante se digiere peor que muchos otros ―frutos del mar‖, Por eso, no es recomendable introducirlo en la dieta infantil hasta los 2-3 años. Para un rebozado más ligero, invierte el orden: primero unta las piezas con harina y después con huevo. Con este mismo fin, puedes freír el calamar a la andaluza, enharinando los trozos y pasándolos a continuación por un tamiz. Si lo que quieres es conseguir un rebozado más esponjoso, añade a la pasta una clara de huevo batida y si lo deseas espumoso, agrega cerveza. CANÓNIGOS Siempre que hablamos de hierro, nos acordamos de las lentejas, pero hay una gran lista de alimentos que también son muy ricas en hierro. En especial para personas con anemia o con menstruaciones muy intensas, los canónigos son una alternativa muy buena para su salud. Se trata de una gran alternativa para preparar ensaladas, pudiendo sustituirlos por la lechuga, o simplemente añadírselo a la ensalada. Su sabor es más intenso que el de la ensalada y su color es mucho más oscuro. Tienen un buen contenido de vitaminas A, C, B6 y E, además de carotenos, ácido fólico, fósforo, hierro y potasio, entre otros nutrientes. Los canónigos son digestivos y a la vez depurativos. Sirven para inconvenientes renales y también para limpiar la sangre. Son muy buenos para la vista en general, además de ayudar a las anemias por su contenido de hierro. También favorecen el fortalecimiento de huesos, cabello, dientes y uñas en general. Debido a su buena acción sobre el sistema nervioso central (son de la familia de la Valeriana). De allí precisamente viene su nombre: es que la consumían los clérigos para aquietar su ansiedad sexual al provenir de dicha especie relajante. Los canónigos se distinguen por tener un sabor muy suave, agradable y con cierto dejo a frutos secos. De hecho, se parecen en algo a la rúcula. Quedan magníficos en ensaladas, pero también suelen formar parte de algunos platos cocidos. CARDO, una verdura con muchos beneficios Presente en el mercado desde el mes de noviembre, es precisamente en esos momentos cuando mayor provecho sacamos a las virtudes depurativas de esta saludable verdura, considerada como un alimento de lujo en la antigua Roma.
  • 25. 25 El cardo es un vegetal que guarda gran similitud con la alcachofa. Ambos alimentos son perfectos aliados de la salud el hígado por su alto aporte en silimarina y cinarina. Entre otros motivos porque ayudan a regenerar las células hepáticas y a estimular la secreción de una bilis más fluida. Las personas propensas a las piedras en la vesícula o con el hígado graso deberían incluirlo en su dieta. Otro de sus compuestos de mayor interés en la inulina, un tipo de fibra que favorece el crecimiento de la flora bacteriana. La ingesta de este vegetal mejora la salud de las personas que han tenido una diarrea, sufren de estreñimiento o presentan tasas altas de colesterol o de triglicéridos. Las mujeres con osteoporosis son otras de las beneficiarias del consumo de este vegetal, ya que una ración de cardos aporta casi tanto calcio como un yogur. Lo más indicado, en este caso, es cocinarlos con bechamel y queso gratinado. Su gran cantidad de agua (hasta un 95% de su peso en agua) y de fibra favorece la sensación de saciedad aportando muy pocas calorías. También acelera la eliminación de los líquidos retenidos y de las sustancias de desecho. Las pencas del cardo deben ser rígidas y sus hojas verdes y lustrosas. Los cardos congelados son una opción muy cómoda porque ya vienen limpios y se pueden cocinar directamente. En conserva, son sólo una opción al alcance de las personas con niveles arteriales normales. En la nevera, aguantarán hasta dos semanas si los guardas en el interior de una bolsa agujereada. CARPA La carpa presenta un contenido graso de algo más de 5 gramos de grasa por cada 100 gramos de porción comestible, por lo que se engloba dentro del grupo de los pescados semi grasos. Además posee proteínas de alto valor biológico, es decir, proteínas que contienen todos los aminoácidos esenciales. En cuanto a su contenido en vitaminas y minerales, la carpa presenta en general valores medios de estos nutrientes. En relación con las vitaminas, la carpa posee algunas del grupo B como la B2, B6 o B12. Sin embargo, están presentes en cantidades poco significativas respecto al resto de pescados. La carpa posee también vitaminas A y E, ambas liposolubles, que se acumulan en su hígado y su músculo. La vitamina A está presente en cantidades destacadas en relación con el resto de pescados, pero esta cantidad es insignificante si se compara con los 1000 microgramos que poseen 100 gramos de porción comestible de anguila. En cuanto a los minerales, la carpa presenta diferentes cantidades de potasio, fósforo, magnesio y hierro. El potasio y el magnesio están presentes en cantidades medias, mientras que destacan las cantidades de fósforo y hierro. La carpa es uno de los pescados más ricos en hierro, aunque su valor se encuentra por debajo del que contienen las carnes. En relación con el fósforo, la carpa es el pescado más rico en este mineral, sólo por debajo del pez espada. El fósforo está presente en los huesos y dientes. También interviene en el sistema nervioso y en la actividad muscular y participa en procesos de obtención de energía. CASTAÑAS, un fruto seco ligero, pero nutritivo Comer castañas asadas el día de Todos los Santos, es una tradición muy arraigada y una costumbre muy saludable, que deberíamos seguir durante todo el otoño.
  • 26. 26 Al tratarse del fruto seco con mayor contenido en hidratos y menor aporte en grasas – las nueces o los piñones multiplican por 12 su porcentaje lipídico-, una docena de castañas asadas sólo proporciona 165 kcal. Las mismas que una porción de 50 g. de queso semicurado. Las castañas mantienen los niveles de azúcar equilibrados y ayudan a calmar la sensación de hambre, especialmente cuando se comen crudas y entre horas o se incluyen como ingredientes de un primer plato, como la col lombarda con castañas. Las castañas son por detrás de los cacahuetes y de las nueces, el fruto seco más rico en ácido fólico. Esta vitamina, además de impulsar las defensas y reducir el riesgo de sufrir anemia, ayuda a prevenir importantes malformaciones en el feto. En lo que ningún otro fruto seco supera a la castaña es en su contenido en vitamina B5. Este nutriente favorece el crecimiento de los niños y es esencial a la hora de obtener energía de los alimentos. Su déficit provoca calambres en las piernas, así como hormigueo de pies y talones, fatiga y debilidad. Crudas resultan más saciantes y aportan energía más duradera y asadas no sólo son más fáciles de pelar sino también más digestivas. Aún te sentarán mejor si tal y como manda la tradición las comes con boniatos preparados al horno. Antes de adquirirlas, comprueba que tienen una consistencia dura y su piel es de color pardo brillante. Un original modo de comer castañas es en forma de puré. Después de hervirlas y pelarlas, añade un chorrito de leche y tritúralas. CEBOLLA Esta versátil hortaliza es una de las más potentes medicinas de la naturaleza. Dicen los expertos que para beneficiarnos de sus poderosas virtudes bastaría con consumir media pieza al día. La cebolla cruda tiene una interminable lista de virtudes: despeja la nariz, desinfecta el intestino, reduce la hipertensión, mantiene el colesterol a raya y regula los niveles de azúcar en sangre. Para que no pique, trocéala y ponla en remojo con agua y vinagre. Los saludables compuestos azufrados de la cebolla, responsables de su persistente olor, han demostrado ser un arma eficaz contra el asma, debido a que desinflaman los bronquios. Por si fuera poco, estos compuestos también actúan contra los virus del resfriado y facilitan la expectoración. En caso de tos, prepara un jarabe natural mezclando cebolla finamente picada con la misma cantidad de miel. La única ventaja que tiene cocinar la cebolla es que se hace mucho más digestiva. Hervida, esta hortaliza es capaz de favorecer la digestión de las legumbres, de ahí que sean amigas inseparables en muchos guisos de invierno. Si resultan flatulentas o dejan rastro en tu aliento, no las comas crudas y mucho menos en recetas con ajo. No derramarás ni una sola lágrima si cortas las cebollas bajo el extractor de humos o si lo prefieres, bajo el chorro de agua del grifo. Otro tuco muy útil es humedecer el filo del cuchillo que vayamos a emplear con vinagre. Si tus manos desprenden olor a cebolla, espolvoréalas con bicarbonato, sal o jugo de limón y lávatelas bajo el grifo, sin frotar los dedos. Acompañar una comida grasa de una ensalada con cebolla es un acierto. Su consumo diario, además de bajar la tensión arterial y disminuir el colesterol ―malo‖ hasta en un 15%, previene la formación de coágulos, lo que reduce el riesgo de sufrir un ataque al corazón o un ictus. Este sano vegetal contiene un componente, conocido como la insulina vegetal, que ayuda a disminuir los niveles altos de glucosa en sangre, algo que resulta muy beneficioso en caso de diabetes tipo 2. Gracias a su extraordinario jugosidad, la cebolla permite cocinar con mucho menos aceite. Aparte de aligerar las recetas –también puede utilizarse en sustitución de la patata en la
  • 27. 27 preparación de cremas y purés-, esta hortaliza activa el metabolismo y ayuda a combatir la hinchazón. La cebolla cruda ejerce mayor influencia sobre la concentración de colesterol bueno y es así como mejor se aprovechan las virtudes desinfectantes de este bulbo, que tanto ayudan a curar el resfriado, la gripe, la faringitis, la bronquitis y las infecciones gástricas. Hervida o pochada, está muy indicada entre quienes sufren una inflamación digestiva debido a una gastritis, una intolerancia alimentaria, una colitis, la enfermedad de Crohn, etc. Las fricciones en el cuero cabelludo con jugo de cebolla ayudan a combatir la caspa y retrasar la caída del cabello. Aplicado sobre la piel acelera la curación de los granos de acné y su jugo mezclado a partes iguales con mil aclara la voz. Introduce la cebolla en la dieta de tus hijos camuflada en los sofritos y las pizas o rebozadas en forma de aros. La cebolla morada es más dulzona que la blanca, la cebolla con pigmentos violáceos es la más idónea para incluir en la ensalada. No sólo porque da un toque de color, sino porque es en crudo como mejor se aprovechan todas sus virtudes terapéuticas. Las cebollas moradas, además de contener quercitina, un pigmento que activa la circulación, aporta antocianinas, un tinte de color cioláceo que es 50 veces más activo que la vitamina E y 20 veces más potente que la vitamina C. Por este doble motivo, es la variedad que mejor ayuda a reducir el riesgo de sufrir un trastorno cardiovascular –varices, hipertensión, trombosis, ictus, problemas coronarios, etc-. Otro de los beneficios del consumo regular de este tipo de cebolla es que combate las alergias al polen y alivia el asma, debido a su notable efecto antiinflamatorio. Para potenciar esta acción, conviene añadir a la ensalada unos gajos de naranja o aliñarla con zumo de limón. Ayuda a prevenir y frenar el avance de las cataratas es otro de los beneficios que aporta este vegetal. Con este objetivo en mente, te aconsejamos consumirla con zanahoria rallada o con maíz dulce. Como el ajo, la cebolla cruda contiene alicina, una sustancia que ayuda a reducir el colesterol ―malo‖ y a aumentar la resistencia a las infecciones. CENTENO, el gran amigo del corazón Este nutritivo cereal es una excelente arma de combate frente a las enfermedades coronarias. No en vano es una fuente excepcional de nutrientes que mejoran el estado de los vasos sanguíneos, bajan el colesterol y reducen la presión arterial. Unos 100 g. de pan, elaborado con harina de centeno proporciona casi la mitad de la dosis de selenio que se requiere a diario, más aún si el pan contiene pipas. Este mineral anticancerígeno previene la formación de placas grasas en las paredes de las arterias y reduce el riesgo de infarto de miocardio. Por su riqueza en rutina, el pan de centeno fluidifica la sangre al mismo tiempo que reduce la tensión arterial. Una rebanada de pan de centeno cubre hasta el 18% de las necesidades diarias de hierro. En caso de anemia, combínalos con paté de calidad o con jamón serrano. El pan de centeno, de miga oscura y compacta, es de acción laxante y saciante, debido a su altísimo aporte en fibra. El centeno es una buena fuente de cromo, cuya principal función es la de potenciar la insulina y controlar los niveles de colesterol. Es al su contenido en fibra, que este pan reduce la absorción de azúcares simples y previene los descensos bruscos de azúcar en sangre. Por su bajo aporte en grasas, es un firme aliado de los diabéticos con problemas de peso. La harina de centeno ofrece una textura granulada a las masas y les proporciona un sabor un tanto amargo. Con esta harina, que combina bien con la de otros cereales, se pueden preparar
  • 28. 28 deliciosas galletas saladas, biscotes, crepes, croquetas, etc. El pan de centeno, también llamado pan alemán o pan negro, se mantiene fresco por más tiempo. CERVEZA Se denomina cerveza a una bebida alcohólica, no destilada, de sabor amargo que se fabrica con granos de cebada u otros cereales cuyo almidón, una vez modificado, es fermentado en agua y frecuentemente aromatizado con lúpulo. De ella se conocen múltiples variantes con una amplia gama de matices debidos a las diferentes formas de elaboración y a los ingredientes utilizados. Generalmente presenta un color ambarino con tonos que van del amarillo oro al negro pasando por los marrones rojizos. La cerveza es una bebida milenaria originaria de la cultura mediterránea clásica, vinculada desde la antigüedad a fines terapéuticos. Las primeras referencias históricas, hace 6.000 años, demuestran que la cerveza era consumida por la civilización sumeria con el objetivo de evitar enfermedades infecciosas que se adquirían al beber agua no higienizada. Siglos más tarde, los egipcios la convirtieron en bebida nacional y la extendieron por todos los países vecinos y la cuenca del mediterráneo. El primer historiador, el griego Herodoto, destacó las propiedades medicinales de esta bebida al asegurar que era muy apropiada para los dolores estomacales y para la picadura de escorpión. Además, relata que las mujeres egipcias, muy preocupadas por su belleza y grandes expertas en cosmética, utilizaban la espuma de la cerveza para ungirse y conservar el frescor natural de la piel. Tanto los griegos que la llamaban "zythos" como los romanos que la denominaban "cerevisia", de Ceres (diosa griega de la agricultura) continuaron utilizando la cerveza en todos sus imperios. Hipócrates, padre de la medicina, alabó esta bebida asociándola con importantes beneficios saludables: "La cerveza es un calmante suave que apaga la sed, facilita la dicción, fortalece el corazón y las encías". Los hallazgos de cerveza más antiguos de Europa se corresponden con los de la cueva Can Sadurní en Begues (Barcelona), se trata de molinos con evidencias de cereal malteado, fechados en el Neolítico Antiguo (del 3.000 a.C.), así como un recipiente cerámico con restos de cerveza. Hasta este descubrimiento, la cerveza más antigua en Europa era la del valle de Ambrona (Soria), con 4.400 años de antigüedad, donde se hallaron restos de cerveza elaborada con trigo en vasijas y otros recipientes que formaban parte de los ajuares funerarios (la cerveza servía para celebrar la vida y acompañar a los seres queridos en su último viaje). Con 3.300 años de antigüedad, Cataluña también posee otra importante referencia: los yacimientos de Genó (Lleida), donde se encontraron residuos característicos de malteado de cebada en una tinaja que datan de la Edad de Bronce (1.200 a.C) Una reciente investigación ha demostrado que la cerveza podría ejercer un efecto beneficioso a la hora de prevenir la osteoporosis debido a su alto contenido en silicio, un mineral que mantiene la densidad ósea. Después de investigar más de 100 marcas comerciales, se llegó a la conclusión que la cerveza con más contenido en silicio es la rubia, por encima de la negra, la ―light‖ y la sin alcohol. CIRUELA A las ciruelas se les ha considerado como un elixir natural para el mantenimiento de la juventud. Tradicionalmente se comían ciruelas porque se sabía que una dieta rica en este alimento ayudaba a mantener el organismo en buena forma, previniendo la aparición de
  • 29. 29 muchas enfermedades de la vejez y manteniendo el aspecto del cuerpo en buen estado. La razón de este pensamiento se basa en el hecho de que este alimento es rico en vitamina E, un poderoso antioxidante, que neutraliza la acción de los radicales libres. Comer ciruelas mantiene el aspecto de la piel más joven y ayuda a prevenir la aparición de las arugas. Además de la vitamina E, contienen mucha vitamina A, en forma de betacarotenos que se encuentran en los pigmentos tan abundantes que posee esta fruta. La vitamina A es otro poderoso antioxidante que protege del deterioro que el tiempo causa en el organismo: ayuda a evitar el cáncer, cuida de la piel, fortalece el sistema inmunitario y cuida de los ojos previniendo las pérdidas de visión. Si a estas dos vitaminas, le sumamos su contenido en vitaminas del grupo B, que, entre otras funciones, ayuda a mantener la viveza mental durante más tiempo, a mantener los nervios en buenas condiciones evitando los problemas de entumecimiento o falta de coordinación, o a regularizar el ritmo cardíaco, comprenderemos lo interesante que es comer estos frutos para mantener nuestra mente y nuestro cuerpo en buena forma a medida que pasan los años. El abundante contenido en potasio y la usencia de sodio, junto con el moderado poder calórico de las ciruelas frescas, convierte a este fruto en un buen aliado de las dietas de adelgazamiento y en aquellas situaciones en que se quiera mantener el peso. El potasio contribuye a eliminar líquidos corporales y evita así el problema de la retención de líquidos. Perder líquidos retenidos no solamente es importante por una cuestión de estética en cuanto que disminuye la hinchazón y estiliza la silueta. La acumulación de líquidos es algo muy habitual en ciertas situaciones como la edad, la menopausia, los problemas de insuficiencia renal o las enfermedades del hígado. Comer este alimento podría aliviar en parte las consecuencias de estas anomalías. Las ciruelas son ricas en fibra, especialmente las ciruelas pasas o ciruelas secas, por lo que, además de evitar el estreñimiento, ayudan a vaciar los intestinos y contribuyen a mantener una buena silueta. Las ciruelas poseen muy poca grasa y su poder calórico viene determinado por los hidratos de carbono que proporcionan una energía mucho más duradera, por lo que ayudan a solucionar la necesidad de ―picar‖ algo de tanto en tanto ya que mantienen la sensación de saciedad durante más tiempo. Las ciruelas frescas son adecuadas para evitar la obesidad y al mismo tiempo, resultan tremendamente útiles como tentempié. Un par de buenas ciruelas en la merienda o entre comidas puede ser muy útil para que los escolares no coman otras chucherías a base de grasas poco recomendables y azúcares refinados que no aportan ningún valor nutritivo a su dieta. Las ciruelas proporcionan una energía saludable y duradera. Un buen recurso de la cocina tradicional ha sido utilizar las ciruelas en sus preparaciones, especialmente en pasteles, como sustituto de la margarina o mantequilla. Con las ciruelas se puede forman una especie de puré que espesa estos preparados y no presenta las calorías de las grasas derivadas de la leche o de las grasas animales. Existen en el mercado preparados envasados con este tipo de puré que serían muy recomendables para aquellas personas que quieran preparar un pastel sin grasa. Se ha comprobado como la ingestión habitual de esta fruta ayuda a rebajar la tensión, prevenir el nerviosismo y mantener el cuerpo tranquilo. La ingestión de esta fruta en abundancia en los últimos días de septiembre puede ayudar a prevenir los síntomas de la depresión de otoño, ayudar a superar el estrés que supone la vuelta al trabajo después de las vacaciones de verano o a reforzar el ánimo y la concentración de los estudiantes que tienen que volver a clase a realizar recuperaciones de las asignaturas suspendidas. Efecto laxante suave: Las ciruelas frescas constituyen uno de los mejores remedios para prevenir el estreñimiento. Esta propiedad les viene otorgada por su riqueza en fibras, especialmente pectina, fructosa y el azufre. Por una parte la gran cantidad de fibras aumenta el volumen de materia en el intestino grueso, lo que produce un aumento del peristaltismo o contracciones intestinales estimuladas por la presencia de tanta materia acumulada. Todo ello provoca una defecación abundante y más habitual. Por otra parte, se ha comprobado como la fructosa y el azufre tienen propiedades laxantes. Las ciruelas frescas son laxantes muy eficaces. A diferencia de otros laxantes, no crean el síntoma del ―colon perezoso‖ que se caracteriza porque el intestino se acostumbra a defecar solamente cuando se le proporciona
  • 30. 30 este laxante. Su efecto es suave y se nota a largo tiempo. La mejor manera es comer este fruto de manera habitual, poco a poco hasta que el intestino se acostumbre. Efecto laxante inmediato: Si lo que deseamos es que produzca un efecto laxante inmediato, probaremos alguno de los siguientes preparados: Muy interesante resulta la receta laxante que propone John Heinerman en su libro mediante la combinación de ciruelas, higos secos, coriandro y zaragatona: Mezclar cinco higos, con cinco ciruelas, añadir una cucharada pequeña de coriandro y una cucharadita de semillas de zaragatona. Todo ello se debe moler con una licuadora y guardar en raciones de una cucharadita en el frigorífico. Durante un par de meses puede consumirse alguna que otra de estas raciones cuando haga falta. Parece ser que la mezcla consigue un buen resultado al cabo de un par de horas. Otra receta muy interesante consiste en pelar un kilo de ciruelas y quitarles el hueso. Cocer estas ciruelas en 4 ó 5 litros de vino blanco durante unos 20 minutos. Macerar las ciruelas durante 5 días. Filtrar y guardar en un lugar fresco. De tanto en tanto se puede tomar un vasito de este líquido que resulta ideal, tanto para elevar el ánimo, como para asentar aquellos intestinos que tienen tendencia a originar deposiciones habitualmente demasiado blandas. Mucho más sencillo para combatir la diarrea es el remedio de ciruela siguiente: dejar reposar tres o cuatro ciruelas en un vaso de agua durante una noche. A la mañana siguiente beber el agua del vaso y comerse las ciruelas. Problemas intestinales: Para intestinos alterables y variables que producen muchos cambios en las deposiciones y se manifiestan habitualmente irritados se puede utilizar el jarabe de ciruela. CIRUELA SECA Su altísimo contenido en fibra y su más que considerable aporte en potasio, superior al de la ciruela fresca, son dos de las razones principales por las que deberíamos incluir esta sana fruta deshidratada en nuestra dieta. La ciruela pasa es la fruta deshidratada más rica en fibra. Aparte de calmar el apetito y combatir el estreñimiento, este componente mantiene el colesterol a raya. Al reducir el tiempo de contacto entre las sustancias cancerígenas y la mucosa intestinal, previene además el cáncer de colon. También ocupa el séptimo lugar en la lista de alimentos con mayor contenido en potasio. Por este motivo, es aconsejable que las personas hipertensas o aquellas otras que retengan líquidos en exceso troceen dos o tres ciruelas secas sobre los cereales del desayuno o en el yogur. Esta cantidad proporciona el 12% de la dosis de potasio que una persona sana requiere al día. La ciruela seca posee hasta un total de 20 compuestos antioxidantes, entre los que destaca la vitamina E y los flavonoides. Comer esta fruta regularmente es uno de los mejores métodos a nuestro alcance para reducir el riesgo de sufrir una afección cardiovascular, Alzheimer y cáncer. A pesar de ser la fruta deshidratada más ligera (juna unidad sólo aporta 22 calorías), las mismas que una zanahoria de tamaño medio, la ciruela seca triplica el valor energético de la fresca. Por suerte, la cantidad de calorías viene determinada por su riqueza en hidratos de carbono no en grasas. De ahí que se recomiende a los niños, los ancianos y las personas que deban realizar grandes esfuerzos físicos consumir un par de ciruelas secas a media mañana o a media tarde.
  • 31. 31 COL (Repollo) La col es la tercera verdura de hoja más rica en fibra, detrás de las coles de Bruselas y el hinojo. De ahí que ayude a reducir el colesterol con la misma eficacia con la que combate el estreñimiento y contribuye a perder peso sin pasar hambre. Por alguna razón desconocida, en otoño las úlceras gástricas suelen dar más molestias que en verano e invierno. En este caso, se aconseja beber a lo largo del día un litro de agua de cocción de la col. Según los expertos, este sencillo remedio acelera la curación de las úlceras. Si preparas la col al vapor no sólo resultará más digestiva sino también más rica en vitaminas hidrosolubles –vitamina C y del grupo B-. Cocinada de esta forma, esta verdura activa las defensas, al mismo tiempo que ayuda a tranquilizar los nervios y a subir el ánimo. Si tienes problemas para conciliar el sueño, inclúyela en la cena. La col es un valioso aliado de los niños y adolescentes en época de exámenes porque les ayuda a aumentar su capacidad de concentración y de rendimiento. No la rechazarán si utilizas sus amplias hojas, hervidas al vapor, para envolver carne picada con salsa de tomate, por ejemplo, y las gratinas al horno. La col no discrimina por razones de edad, ya que esta verdura de sabor suave también tiene dosis importante de zinc y de ácido fólico, dos nutrientes que suelen ser deficitarios entre la población anciana. Por esta razón, el consumo regular de este alimento mejora su capacidad gustativa y su nivel de resistencia a las infecciones. Si al cocerla le agregas una hoja de apio o un chorro de leche, evitarás el mal olor que desprende. COLES DE BRUSELAS, ligera y nutritivas El invierno es la temporada natural de esta verdura de hojas prietas, que cuenta con tantos adeptos como detractores. Debido a su relativa riqueza en proteínas, muy superior a la de otras verduras, y en hidratos de carbono, las coles de Bruselas tienen fama de ser una hortaliza calórica, pero aportan exactamente las mismas calorías que las zanahorias. Es tal el efecto laxante y saciante de las coles de Bruselas –sólo las alcachofas superan su alto contenido en fibra-, que este vegetal se ha ganado el lugar de honor en la dieta de las personas con estreñimiento crónico y en la de quienes, por problemas de peso, desean reducir las raciones del menú. El consumo regular de coles de Bruselas, de coliflor, brócoli y col, reduce el riesgo de sufrir una afección coronaria, así como un cáncer de pulmón y de colon. La cocción al vapor es el método que más respeta su elevadísimo aporte en vitamina C –dobla el contenido de la naranja- y en ácido fólico, dos nutrientes involucrados en la formación de anticuerpos. Si no basta con presentárselas a los niños como la verdura más pequeña y perfectamente redonda, prueba ofrecerle estos diminutos repollitos rebozados. Al pasar las coles de Bruselas por huevo, se consigue mejor su considerable aporte en hierro, yodo y vitaminas del grupo B, componentes necesarios en el desarrollo físico y mental de los niños. También resultan muy atractivas rehogadas con jamón o cubiertas de bechamel.
  • 32. 32 COLIFLOR, el vegetal que ayuda a perder peso Ligera, diurética y laxante, la coliflor es una verdura de invierno que no puede faltar en la dieta de las personas que hayan ganado algún que otro kilo. En los meses fríos, se encuentra en todo su esplendor, así que no dejes pasar la oportunidad de saborearla. Cada 100 gramos de coliflor proporciona 23 míseras calorías. Es la guarnición ideal en el menú de quienes hayan declarado la guerra a la báscula. Para que esta carnosa verdura llene más –cuanto menos agua pierda en la cocción, mayor nivel de saciedad tendrá-, procura comerla ―al dente, cocinada al vapor‖. Cruda en ensalada, cortada en finas láminas y aderezadas con comino es como menos flatulenta resulta y como mejor se aprovecha su alto contenido en vitamina C, un nutriente que fortalece las defensas y mejora el estado de la piel. La coliflor contiene casi tanta vitamina C como la naranja. Gracias a su elevado aporte en fibra y en sustancias azufradas de carácter anticancerígeno, la coliflor previene el cáncer de colon y de pulmón. En este sentido, es buena idea cocinarla con zanahoria. Gracias a su gran riqueza en potasio y en vitamina B6, la coliflor mitiga los síntomas del síndrome premenstrual, como la hinchazón y los cambios de humor. En crema, rebozada y gratinada al horno, la coliflor suele contar con el visto bueno de los más pequeños de la casa. Razones para incluirla en la dieta infantil no faltan, ya que es un vegetal rico en calcio, hierro y fósforo. Este último mineral ―nutre‖ el cerebro, ayudando a mejorar la memoria. Para evitar el olor que despide la coliflor, cocínala con una miga de pan empapada en vinagre. La coliflor ejerce un importante papel protector frente al cáncer –de pulmón, colon, estómago etc.- debido a su aporte en compuestos azufrados y en flucosinolatos. Su consumo regular ayuda, además, a frenar el crecimiento de los tumores. Para sacar al máximo provecho a este doble beneficio, cocínala al valor o salteada. La coliflor verde, más rica en clorofila y en vitamina C, supera la acción desintoxicante y antianémica de la blanca, que se cultiva al resguardo de la luz. Las variantes moradas son, por su parte, una fabulosa fuente de antocianinas, un pigmento que protege el corazón. Es junto con el brócoli y las coles de Bruselas, la verdura más rica en vitamina C y en zinc, dos nutrientes que aceleran la cicatrización de las heridas, algo muy útil tras una intervención quirúrgica, e impulsan nuestro equipo de defensas. Gracias a su contenido en fibra, la coliflor reduce la absorción intestinal de las grasas – colesterol, incluido-. Con este propósito en mente, conviene comerla con unos ajos cortados en láminas y dorados en la sartén o en menestra de verduras. No ofrecerán mayor resistencia si la cocinas con bechamel y la gratinas al horno. Para preparar un plato único al horno completo, puedes añadir a la receta carne picada o jamón troceado, por ejemplo. Cruda es como esta verdura resulta menos flatulenta. Añadida a la ensalada, cortada en trozos pequeños y aderezada con comino, está muy rica. CONEJO, tan rico en hierro como la ternera. Su alto aporte en hierro –similar al de la carne de vacuno- y su bajo contenido en grasas convierten la carne de conejo en una opción ideal en caso de estar a dieta o de tener el
  • 33. 33 colesterol alto. Los hipertensos y las embarazadas son otros de los beneficiarios de esta sabrosa carne. El conejo, sobre todo el de monte, posee una carne magra. Aparte de destacar por su menor contenido en grasas saturadas y en colesterol con respecto al de otras carnes, sus lípidos tienen la particularidad de contener ácidos grasos insaturados, un tipo de grasa que ayuda a disminuir el colesterol. Su bajo contenido en sodio, sumado a su notable aporte en potasio, hace que los hipertensos puedan consumirla sin miedo. El conejo es, por detrás del jabalí, la carne más rica en vitamina B12, un nutriente necesario para la producción del material genético y que, indirectamente, ayuda a prevenir malformaciones en el feto. Gracias a su alto porcentaje en hierro, también previene la anemia de las gestantes. Hay muchas razones por las que incluir el conejo en la dieta de los niños y de los mayores: contiene proteínas de tan buena calidad como las de otros tipos de carne, pero a diferencia de la ternera o el cordero, el conejo resulta más fácil de masticar, especialmente si se cocina guisado o estofado. Otro importante motivo es su alto contenido en calcio y en fósforo, dos nutrientes que ayudan a desarrollar y fortalecer los huesos. Para comprobar que se trata de una pieza joven, las más tiernas al paladar, el color de la carne tiene que ser rosado y las patas del animal deben ser flexibles. Al tratarse de una carne blanca, el conejo apenas contiene purinas. Es, por tanto, un alimento útil a la hora de prevenir y tratar la gota. La carne de conejo es apta para todos los bolsillos y es un alimento muy nutritivo. La prueba está en que proporciona una cantidad de proteínas similar a las presentes en el solomillo de ternera. También comporte con este preciado corte su contenido en niacina, una vitamina del grupo B que interviene en la producción de energía. Es una de las mejores fuentes animales de vitamina B12 y B6. En combinación con el ácido fólico, este trío de vitaminas actúa de escudo protector frente a las enfermedades cardiovasculares. Con este objetivo en mente, te aconsejamos acompañar el conejo de una buena ensalada con aguacates y nueces. La elevada presencia de proteínas, magnesio y calcio convierten a esta carne en un alimento a tener en cuenta en la dieta de las personas que han perdido fuerza muscular – convalecientes, deportistas, personas mayores, etc. Para potenciar este efecto, cocínalo con legumbres, al ajillo, encebollado o en sanfaina. Esta carne también destaca por su riqueza en potasio, que ayuda a reequilibrar la presión arterial. Para que quede sabrosa sin recurrir a la sal, razónala con ajo, especias y hierbas aromáticas. El conejo puede incluirse sin problemas en las dietas de control de peso si se cocina sin grasas y se acompaña de guarniciones ligeras. Aporta pocas calorías más que el pavo o el pollo sin piel. La carne de conejo de monte es aún menos grasa que la criada en granjas. CONGRIO, el pescado más rico en vitamina A Cuando los días empiezan a hacerse cortos, conviene que los niños y las personas mayores consuman alimentos ricos en vitamina D. El congrio es uno de los mejores candidatos, ya que, junto al bonito y al atún, es el pescado con mayor contenido en esta vitamina. El consumo de este nutriente que también se forma cuando nuestra piel entra en contacto con el sol, mejora la absorción del hierro y aumenta su fijación en los huesos. Por si fuera poco, también posee cantidades más que considerables de fósforo y de magnesio, dos minerales presentes en los dientes y en el esqueleto.
  • 34. 34 Después de las angulas y de las anguilas, el congrio es el pescado que más vitamina A contiene. Entre muchas otras funciones, esta vitamina protege los tejidos con mucosa – pulmones, estómago, intestino, etc.-, favorece la resistencia frente a las infecciones y mejora la visión nocturna. El congrio es un pescado semigraso que aporta alrededor de 3 gramos de grasa por cada 100 gramos de porción comestible. Su contenido proteico no es muy elevado, si bien sus proteínas poseen un alto valor biológico. Contiene diferentes vitaminas y minerales. Dentro de las vitaminas destaca la presencia escasa de algunas del grupo B como las vitaminas B1, B2 y BN3. La cantidad de vitaminas B1 presentes en el congrio es elevada en comparación con el resto de pescados. En cuanto a la vitamina B2, el congrio posee cantidades significativas. Esta vitamina colabora en el aprovechamiento de la energía de los macronutrientes (hidratos de carbono, proteínas y grasas), además de formar parte de los anticuerpos y de los glóbulos rojos y de mantener en perfecto estado la piel, las mucosas y el funcionamiento del ojo. La cantidad de vitamina B3 presente en el congrio no es muy elevada en comparación con el resto de pescado. Para aumentar su importante acción inmunoestimulante, cocina este pescado con zanahorias, tomates o guisantes, lo que, por otra parte, dará color al plato. El congrio es un pescado que tan solo aporta 106 calorías por cada 100 g. Si estás a dieta, no dudes en consumirlo acompañado de vegetales y aderezado con salsas ligeras. Cocínalo a temperaturas superiores a 60º C. ya que la sangre del congrio contiene sustancias tóxicas que se destruyen con el calor. La vitamina que destaca en la composición nutricional del congrio es la vitamina A. De hecho, éste es el pescado más rico en este nutriente a excepción de las angulas y las anguilas. El congrio también contiene vitamina D en cantidades modestas. En cuanto a la presencia de minerales, destacan el fósforo y el magnesio, pero su cantidad es similar a la que se puede encontrar en gran parte de los pescados. COPOS DE AVENA, desayuno ideal La avena es el cereal con mayor porcentaje en grasas, el 80% de las cuales son buenas y de proteínas vegetales de inmejorable calidad siempre que se tome con leche o con yogur. Gracias a su alto contenido en fibra, en ácidos grasos Omega 6 y en potasio, el consumo regular de este cereal ayuda a regular los niveles de colesterol y de tensión arterial, un doble beneficio que repercute sobre la salud del corazón. La avena también aporta dosis abundante de diversos nutrientes de efecto relajante, entre los que se encuentran las vitaminas del grupo B, la lecitina y la avenina. De ahí que este cereal calme los nervios, mejore la concentración y combata la ansiedad, el desánimo y la hiperactividad. Fortalecer el cabello y las uñas es otra de las virtudes que se atribuyen a tres minerales, el yodo, el silicio y el hierro presentes en la avena. Acompañar el vaso de leche que muchos niños toman por la noche con unos copos de avena, puede mejorar el sueño intranquilo, así como ayudar a los niños que mojan la cama a que superen este problema. Los copos de avena son el ingrediente básico del muesli. Al incluir en su composición frutas desecadas y frutos secos, proporciona una dosis extra de grasas esenciales, vitamina E y minerales muy útiles en períodos de convalecencia y en época de exámenes. La avena es un excelente tónico estomacal. Muy indicado en caso de ardor, úlcera o gastritis.
  • 35. 35 CORDERO La carne de cordero es un alimento en cuya composición nutricional destaca tanto el aporte de proteínas como una importante presencia de grasa. Podemos encontrar proteínas en alimentos de origen vegetal o en alimentos de origen animal. Las proteínas de origen animal, como es el caso de las aportadas por la carne de cordero, contienen todos los aminoácidos considerados esenciales y son, por tanto, de elevada calidad biológica. Las proteínas son moléculas formadas por unidades fundamentales llamadas aminoácidos. Dichas proteínas son utilizadas por el ser humano principalmente para la síntesis o renovación de tejidos. Pero además de la función plástica, las proteínas realizan labores de transporte de sustancias, son catalizadores de numerosas reacciones, se utilizan como neurotransmisores, etc. Así, tan importante es consumir la cantidad de proteína que nuestro cuerpo necesita, como el asegurarnos de su buena calidad biológica, o lo que es lo mismo que presente todos los aminoácidos que nuestro organismo no es capaz de sintetizar. Esos precisamente son los aminoácidos esenciales. Además de este importante aporte de aminoácidos, la carne de cordero nos proporciona una elevada cantidad de grasa, de hecho es una de las carnes que mayor colesterol aporta, compuesta por diferentes ácidos grasos entre los que predominan los insaturados. Las carnes en general, y la de cordero no es una excepción, apenas presentan trazas de hidratos de carbono. De la misma manera, la presencia de fibra dietética es nula, dado que este elemento aparece exclusivamente en la composición nutritiva de los alimentos de origen vegetal. No por ello es un alimento pobre en vitaminas y minerales, todo lo contrario. La carne de cordero contiene vitaminas del grupo B importantes, como es el caso de la vitamina B12, niacina o riboflavina. En cuanto a los minerales, el cordero es rico en hierro, sodio y zinc, entre otros. Además de la carne, es habitual el consumo de los menudos o la sangre del cordero. La riqueza nutricional de los ―menudillos‖ es algo más pobre que la carne en sí. Aportan proteína de menor calidad biológica que la del propio músculo y la presencia de vitaminas y minerales también es menor. Como aspecto positivo podríamos resaltar que su aporte de grasa es notablemente inferior al de la carne de cordero. La sangre a su vez, se caracteriza por un aporte muy alto de hierro hemo, es decir del tipo de hierro que mejor absorbe nuestro aparato digestivo. Además no aporta prácticamente grasas, así que puede ser un buen aliado para menús enriquecidos en hierro animal sin elevar el aporte de grasas animales. Por lo demás, la sangre no es especialmente rica en ninguna vitamina en concreto. CUAJADA, buena fuente de calcio y de proteínas La cuajada posee similar aporte nutricional que la leche. La única diferencia, es que al estar coagulada, sienta mejor a las personas de estómago delicado. Este postre lácteo contiene un 25% más de calcio que el yogur. De hecho, una unidad comercial aporta algo más de la cuarta parte de la cantidad de este mineral que requerimos tomar a diario. El calcio de la cuajada, como el del resto de lácteos, es de muy fácil asimilación. Las cuajadas que están envasadas en vasos opacos son ricas en vitamina B2, un nutriente que no sólo aumenta el nivel de energía sino que también ayuda a conservar y
  • 36. 36 regenerar los tejidos del organismo. Inclúyela en tu dieta si te salen pupas en la comisura de los labios o si se te enrojecen los ojos en exceso. Acompañada de un par de galletas, un poco de miel y frutos secos o mermelada, la cuajada se convierte en una merienda muy completa, que resulta ideal en la alimentación de los niños, así como en la de las mujeres embarazadas y las madres lactantes. Contiene más o menos el mismo porcentaje de proteínas que la leche, pero más que el yogur. Si la cuajada se elabora con leche de oveja proporciona casi el doble de grasas, la mayor parte de ellas saturadas, que si se utiliza leche de vaca. Como el mercado no ofrece la posibilidad de adquirirlas desnatadas, en caso de colesterol o de sobrepeso, este derivado lácteo debería tomarse sólo de forma ocasional. Las personas con alergia a la caseína o a la lactosa, deben abstenerse de consumir cuajada. CHAMPIÑONES, fuente de antioxidantes Desde hace 300 años, momento en que comenzó el cultivo controlado del champiñón, ésta es la seta más consumida en todo el mundo. Su elevado contenido en selenio es razón más que suficiente para incluir este hongo, barato a la par que versátil, en la dieta. El selenio presente en los champiñones bloquea el daño producido por los radicales libres, unas sustancias que aumenta el riesgo de sufrir cáncer. Estas setas se muestran especialmente activas en la reducción del cáncer que afecta al pecho y a la próstata. También son la mejor fuente natural de ocho antioxidante que protege órganos tan vitales como el riñón y el hígado. Consumir de forma regular champiñones, es una forma muy sabrosa de aumentar los glóbulos blancos, las células que tienen encomendada la función de combatir las infecciones. Los expertos relacionan el déficit de selenio con una baja fertilidad masculina. A fin de aumentar la producción de semen y la movilidad de los espermatozoides, te aconsejamos comer los champiñones revueltos o en tortilla, dado que el huevo es otra buena fuente de este mineral. Debido a su riqueza en vitamina B2, esta seta previene el enrojecimiento de los ojos y la aparición de boqueras en la comisura de los labios. Esta vitamina también interviene en el crecimiento infantil y mantiene las encías en buen estado. Siempre que se preparen asados, a la parrilla o salteados con poco aceite, los champiñones apenas aportan calorías. Crudos en ensaladas, cortados en finas láminas y rociados con zumo de limón, es como resultan más saciantes. Las personas con niveles altos de ácido úrico deben moderar el consumo de setas. CHÍA Las propiedades y beneficios de estas pequeñas semillas propias de origen montañoso, ya eran conocidas y aprovechados por varias culturas centroamericanas precolombinas, tales como los aztecas y los mayas. La Chía es una excelente fuente de fibras y de ácidos grasos esenciales Omega-3, tan buscados en la dieta por sus efectos benéficos sobre el colesterol: recordemos que reduce el colesterol ―malo‖ LDL en sangre, a la vez que aumenta el nivel del ―bueno‖, el HDL, y ayuda a disminuir también los triglicéridos. De esta forma, estas semillitas pueden sumar puntos para prevenir patologías cardiovasculares.
  • 37. 37 Además, la chía tiene alto contenido de antioxidantes, tan buenos para evitar la oxidación celular. Aporta asimismo buena cantidad de proteínas de alta calidad nutricional. No poseen gluten, por lo que son aptos para el consumo de los celíacos. Finalmente, podemos decir que esta semilla ancestral es rica en minerales como el calcio, el magnesio, fósforo, zinc y potasio, y en vitaminas del complejo B. Aceite y ácidos grasos La chía contiene entre 29-33 % de aceite. Este aceite tiene el mayor porcentaje conocido (62-64 %) de ácido graso alfa-linolénico, ácido graso de la familia de los Omega-3. Se ha demostrado científicamente que las grasas Omega-3 juegan un rol fundamental en la prevención de las enfermedades cardiovasculares, en el desarrollo y mantenimiento de nuestro sistema nervioso, en la regulación de los procesos inflamatorios y en la prevención de ciertos tipos de cáncer. Fibra dietética La semilla de chía contiene un alto porcentaje de fibra dietética (38 %) El 5% de ese porcentaje es fibra soluble. Su consumo trae aparejado los siguientes beneficios: mejoramiento del tránsito intestinal, regulación de la glucemia postprandial, disminución de la absorción de colesterol y de sustancias cancerígenas, desarrollo de una buena flora bacteriana. Antioxidantes La chía tiene un elevado contenido en antioxidantes. Los más importantes son el ácido clorogénico, ácido cafeico, quercetin y kaempferol. Se ha demostrado que los flavonoles tienen actividades antioxidantes, anti-inflamatorias, anticarginógenas, antivirales, antimutagénicas, y de agregado antiplaquetario. Proteínas Esta semilla posee alrededor de 20 % de proteínas. Los aminoácidos de la chía no tienen factores limitantes en una dieta para adultos, lo que significa que ésta puede incorporada en las dietas humanas, y mezclada con otros granos, con el fin de producir una fuente equilibrada en proteínas. Las proteínas de la semilla de chía, a diferencia del trigo, avena, cebada y centeno, no contienen gluten. Vitaminas y minerales La semilla de chía es una buena fuente de vitaminas del complejo B (niacina, tiamina y ácido fólico) y vitamina A. Además contiene calcio, fósforo, magnesio, potasio, hierro, zinc y cobre. Otra ventaja es el muy bajo contenido en sodio que tiene esta semilla. ¿Cómo consumir la semilla de Chía? La semilla de chía tiene un muy alto contenido de fibra que no puede ser atacada por nuestras enzimas digestivas; por lo tanto, y para aprovechar al máximo los nutrientes de la semilla, es mejor consumirla molida. Se puede moler en un mortero, en un molinillo de café o empleando una procesadora eléctrica. Dos cucharadas soperas de Chía molida cubren las necesidades humanas diarias de Omega-3. La chía puede ser agregada a cualquier alimento o bebida ya que no altera el sabor original de los mismos. Se puede incorporar en sopas, ensaladas, salsas, guisos, pasteles, junto a cereales de desayuno, en yogures y hasta en amasados. CHIRIVÍA Antes de que la patata colonizara Europa en el siglo XVIII, la chirivía era un alimento básico para la población. Relegada hoy en día a un discreto segundo plano, esta hortaliza es un ingrediente de obligada presencia en cualquier caldo o cocido que se precie.
  • 38. 38 Si por algo destaca este vegetal es por su elevado contenido en potasio, muy superior al de otros vegetales como las judías verdes o el brócoli. Este mineral, necesario para el sistema nervioso y arterial, es muy bueno para la salud de los riñones, de la vejiga urinaria y de la próstata, debido a su notable acción diurética. Su marcado efecto diurético, sumado a su valioso efecto saciante y laxante –la chirivía contiene grandes cantidades de fibra no digerible-, convierte a este vegetal en un gran aliado de las personas que siguen una dieta de adelgazamiento. La chirivía es una verdura rica en hierro, motivo por el que previene la anemia y aumenta los niveles de energía. Los médicos de la Edad Media atribuían a este vegetal, con abundante contenido en vitamina A y C, poderes para despertar el deseo sexual masculino. Es una excelente idea añadir chirivía a las papillas y los purés de los niños, y no sólo por su aporte en calcio y fósforo, dos minerales beneficiosos para la formación de los huesos y de los dientes, como las zanahorias, la chirivía es un vegetal muy digestivo que proporciona un toque dulzón a los platos de verduras, algo que suele ser del agrado de los pequeños. Para diferenciar una chirivía de un nabo, fíjate en su forma: la chirivía se parece en tamaño y forma a la zanahoria. CHOCOLATE NEGRO, sana tentación Es sin lugar a dudas, la variedad que mejor conserva las beneficiosas virtudes nutricionales del cacao, un alimento que los aztecas consideraban como un regalo divino y cuyo consumo reservaban a personas de alta posición social. El chocolate negro es el más rico en polifenoles, unos compuestos que contribuyen a disminuir los triglicéridos y el colesterol ―malo‖. El consumo de este beneficioso alimento, además de disminuir la presión sanguínea por un efecto vasodilatador, protege el corazón. Según los expertos, comer a diario 40 g. de este chocolate reduce de forma considerable el riesgo de trombosis, hemorragia o infarto. El chocolate negro, sobre todo el enriquecido con frutos secos, es una buena fuente de niacina, ácido fólico y zinc. Reforzar las defensas, proporcionar energía y favorecer el crecimiento infantil son algunas de las funciones de estos nutrientes. Debido a su contenido en teobromina, el chocolate negro aumenta la acción estimulante de la cafeína presente de forma natural en el cacao, el café o el té, una acción que va como anillo al dedo a las personas con presión arterial baja, aunque, en grandes cantidades, puede alterar los nervios de niños y personas sensibles. El chocolate negro triplica el contenido en hierro y en magnesio, un mineral tranquilizante y antidepresivo, del chocolate con leche. De ahí que se le atribuya la cualidad de revitalizar los nervios, combatir la fatiga y aumentar la concentración. El triptófano y la feniletilamina, otras de las sustancias que contienen los chocolates más puros, desencadenan en el cerebro una inmediata sensación de euforia y bienestar mental, lo que explica la ―adicción‖ que crea en algunas personas. El chocolate negro debe contener como mínimo un 50% de pasta de cacao. DÁTIL, la golosina que sí alimenta Los dátiles tienen fama de proporcionar energía rápida y así es. La práctica totalidad de los hidratos de este alimento, básico en la dieta de los nómadas del desierto, es azúcar.
  • 39. 39 También poseen vitamina B5 y minerales –potasio y magnesio-, nutrientes que nos ayudan a recuperar las fuerzas tras un esfuerzo físico intenso. En período de exámenes, comer dos o tres dátiles al día ayuda a mejorar la concentración y el rendimiento. Una vez pelados y deshuesados, puedes añadirlos a los cereales del desayuno, al yogur o utilizarlos como un ingrediente más del bocadillo. Su sabor dulzón combina a la perfección con el queso de cabra, con el jamón, etc. Se trata de la fruta desecada más calórica. Para que te hagas una idea, un solo dátil aporta 30 kcal. Las mismas que 100 g. de fresas. A los niños les encanta rellenos de cualquier queso cremoso, envueltos en bacón, etc. Hervidos en agua o en leche (en caso de mucosidad, es mejor cocerlos en bebida de soja), los dátiles ayudan a suavizar la garganta irritada y a calmar la tos. También favorecen el tránsito intestinal, debido a su gran cantidad de fibras mucilaginosas, que al hincharse en el intestino, facilitan el movimiento de las heces. Para mejorar su función de arrastre, bebe mucha agua a lo largo del día. Gracias a su altísimo aporte en potasio, incluir este alimento en la dieta del hipertenso es garantía de salud. En caso de sobrepeso, consúmelos con moderación. Los dátiles contienen tiramina, una sustancia que favorece la migraña en personas propensas. DORADA, tan sabrosa como ligera Si se cocina con poca grasa y se consume con guarniciones ligeras, es un pescado muy adecuado en las dietas de control de peso, dado que sólo tiene 90 calorías por cada 100 g. Si bien no destaca por su aporte vitamínico, este pescado proporciona una gran diversidad de minerales. En concreto, la dorada es rica en potasio, un dato que contrasta con su contenido en sodio, moderado en comparación a otros pescados. De ahí que las personas hipertensas y las propensas a la retención de líquidos puedan consumirla de forma regular. Debido a su alto aporte en potasio, fósforo y magnesio, la dorada también fortalece los huesos, mejora la respuesta muscular y protege el sistema nervioso. Es buena señal que las agallas sean rojas, que sus ojos brillen aparte de no estar hundidos, y que tenga un suave olor a mar. Es un pescado tan sabroso que no requiere técnicas culinarias complicadas ni recetas muy elaboradas. Hervida, a la planta o el horno, sin abusar de los condimentos, es como más se aprecia su marcado sabor. El cultivo de la dorada se remonta a la época de los romanos. En la actualidad, gracias a la dorada de piscifactoría, podemos disponer de este pescado todo el año –la temporada de la dorada salvaje es el otoño- y a precios muy asequibles. DULCE DE MEMBRILLO El dulce de membrillo es uno de los alimentos que mejor ayudan a solucionar un episodio de diarrea infantil de poca consistencia. Aunque suele acompañarse de queso fresco, requesón o nueces, en este caso es preferible combinarlo con unas tostadas de pan blanco. Griegos y romanos llevaron este fruto a España, lo comían crudo y endulzado con miel. Los romanos lo utilizaban también para elaborar un licor con orujo, vino tinto y membrillo. Se
  • 40. 40 prepara simplemente cociendo pulpa de membrillo con igual cantidad de azúcar, creando un bloque de dulce que puede ser cortado para acompañar o rellenar distintas cosas. ENDIBIA, el depurativo por excelencia Ya sean crudas, en ensalada, hervidas o gratinadas al horno, las endibias ejercen una triple acción protectora sobre el hígado, los riñones y el intestino. La endivia es una de las primeras hortalizas que debería introducir en su dieta las personas que desean ingerir más fibra con el fin de bajar los niveles de colesterol y de glucosa en sangre o regular el tránsito intestinal. La razón: a pesar de su considerable contenido en fibra, no produce bloqueos intestinales ni gases. Según los expertos, comer de primero una ensalada de endibias es garantía de una sobremesa tranquila. Además de favorecer la digestión en las grasas, debido a su acción tonificante sobre el hígado, previene la inflamación de la mucosa del estómago y del intestino, siendo útil en caso de acidez, gastritis y cólicos. Combinadas con una salsa de yogur, se obtiene una receta que promueve el crecimiento de la flora bacteriana y además, sirve de alimento de las bacterias amigas. Este doble beneficio, mejora el sistema inmune, previene el estreñimiento y reduce el riesgo de cáncer de colon. Gracias a su contenido en agua (el 94% de su peso total) y en potasio, favorece la eliminación de los líquidos retenidos. Su consumo está más que justificado en caso de hipertensión, gota y piedras en el riñón. La única diferencia es que las de color rojizo contienen antocianinas, un pigmento que protege el sistema cardiovascular. Por cierto, cuanto más verdes sean los extremos de las endibias blancas, más amargas. La buena noticia es que las endibias verdosas también son más ricas en clorofila, una sustancia de alto poder depurativo. Fuente de ácido fólico, el consumo de endibias crudas por parte de las embarazadas previene importantes malformaciones en el feto. ESCAROLA La escarola contiene, fibra, un 94% de agua, es baja en calorías, así como Hidratos de Carbono y Prótidos, Fibra, por lo que es ideal para las Dietas de Adelgazamiento. La escarola tiene propiedades diuréticas y laxantes, es muy digestiva y evita la hinchazón que pueden producir otras verduras como la lechuga. Pero la propiedad más destacada de la escarola es su alto contenido en ácido fólico, vitamina muy importante para la mujer embarazada y para el correcto desarrollo del feto. Además, la escarola favorece el crecimiento del pelo y mejora algo la hipertensión arterial. La escarola contiene intibina, que es la sustancia que le da su conocido sabor amargo y que es muy beneficiosa para la salud, sobre todo por sus propiedades digestivas. La escarola tiene un bajo contenido energético, debido al muy reducido contenido en hidratos de carbono, proteínas y grasas. En realidad el agua es el elemento mayoritario, aunque va acompañada por las vitaminas hidrosolubles B1, B2, C, la provitamina A, clorofila y sales minerales que aportan calcio, magnesio, hierro, zinc y sobre todo potasio. Finalmente, hay que remarcar la gran riqueza en folatos y acido fólico de la escarola, lo que la diferencia del resto de verduras. Los folatos participan en la producción de glóbulos rojos y glóbulos blancos, en la síntesis de material genético durante la gestación del feto y en la formación de anticuerpos del sistema inmunológico ESPÁRRAGO TRIGUERO, el más rico en vitaminas
  • 41. 41 Esta hortaliza depurativa y rejuvenecedora, marca la llegada del buen tiempo. No dejes pasar la oportunidad de degustar los exquisitos espárragos verdes porque son uno de los vegetales más ricos en compuestos anti envejecimiento. Los tallos jóvenes de la esparraguera son una de las mejores fuentes de la naturaleza de ácido fólico, una vitamina que interviene en la regeneración de las células y mejora el estado de salud del pelo, la piel y las uñas. Este nutriente se pierde con la cocción, así que consúmelos ―al dente‖. El espárrago contiene lignanos, un compuesto antioxidante que no sólo se asocia a un menor riesgo de cáncer de mama, sino que también es capaz de reducir las molestias de la menopausia. Debido a su bajo contenido en calorías y a su riqueza en potasio, esta hortaliza ayuda a bajar de peso y combate tanto la hinchazón como el estreñimiento. Muy útil en la dieta de las personas con artritis, cálculos renales (a excepción de los formados por ácido úrico) o hipertensión. Al crecer bajo el sol, los espárragos trigueros, a diferencia de los blancos, que se cultivan bajo tierra, contienen clorofila (el pigmento responsable del color verde de los vegetales) y una mayor cantidad de vitamina A, C y E. Estos tres nutrientes, además de actuar como un potente anticancerígeno, fortalecen los pulmones y el corazón. El agua en la que hemos hervido los espárragos puede utilizarse como una loción despigmentante. Aplícala sobre las manchas de sol de la cara, el escote o las manos con la ayuda de un algodón. Para que las yemas de espárrago no se deshagan, cuécelos de pie, atados con un cordel, intentando que el agua no los cubra totalmente. ESPINACAS Además de su alto contenido en fibra, por lo cual es un laxante natural, la espinaca tiene mucha vitamina A, C, B E y F gracias a las cuales tiene propiedades cicatrizantes, tonificantes y vigorizantes. Estudios científicos han comprobado que la espinaca es buena para tratar la ceguera ya que contiene luteína. Esta sustancia ayuda a formar un pigmento muy importante para la protección de los ojos. La espinaca también posee una gran cantidad de ácido fólico, el cual es parte formadora de la sangre. La falta de ácido fólico puede causar depresión ya que su deficiencia reduce los niveles de serotonina en el cerebro. Por eso si sufres de insomnio, falta de memoria o irritabilidad es posible que tengas el ácido fólico bajo y consumir espinacas te ayudará a restablecerlo. En temas de belleza, la espinaca también se usa para la preparación de mascarillas faciales remojando unas hojas en leche caliente y envolviéndolas en una gasa que colocarás sobre el rostro 10 minutos. FIAMBRE DE PAVO, ligero y sabroso Con menos de 120 calorías por cada 100 g. el fiambre de pavo es el mejor aliado de las personas que quieren recuperar la línea. Además de ligera y sabrosa, la carne de pavo posee proteínas de calidad y ayuda a segregar una hormona que mejora el estado de ánimo.
  • 42. 42 Al tratarse de una carne magra, resulta fácil de digerir. Si estás cansado de comidas copiosas y grasientas, incorpora el fiambre de pavo en tu dieta diaria. Esta recomendación vale para las personas hipertensas y con el colesterol alto, dado que el pavo es rico en potasio y bajo en grasas malas. Las mujeres que consumen durante los días previos a la menstruación alimentos ricos en vitamina B6, un nutriente del pavo, las nueces, el aguacate, la coliflor y el berro, sufren menos las molestias derivadas del período. Entre otras cosas, frena la aparición del acné de tipo hormonal y aleja la irritabilidad. Hay diversos tipos de fiambre de pavo. El que se elabora con el muslo se llama jamón de pavo. Esta pieza, que puede ser ahumada, es más rica en hierro y es algo más calórico que la pechuga, dado que se trata de la parte más grasa del animal. El fiambre de pechuga, a pesar de ser más seco, es más ligero y digestivo. Una de las grandes ventajas del pavo es que, como el pollo, no provoca alergias. Por eso y por su fácil digestión, es de las primeras carnes en introducirse en la dieta infantil. FRAMBUESA La frambuesa, conocida también como fresa del bosque, es un hermoso fruto del frambueso o sangüeso, planta que crece silvestre en todos los países de clima templado. Pertenece a la familia de las Rosáceas, que incluye más de 2.000 especies de plantas herbáceas, arbustos y árboles que crecen por las regiones templadas de todo el mundo. Las principales frutas europeas, además del rosal, pertenecen a esta gran familia. La frambuesa es una fruta muy utilizada en cientos de recetas que enriquecen la gastronomía típica de países del centro y del norte de Europa Es una fruta que aporta una cantidad destacable de fibra, que mejora el tránsito intestinal. Constituye una buena fuente de vitamina C, ácido cítrico y ácido elágico, flavonoides y folatos, minerales como el potasio, el magnesio y el calcio, este último de peor aprovechamiento que el que procede de los lácteos u otros alimentos que son buena fuente de dicho mineral. La vitamina C tiene acción antioxidante, al igual que el ácido elágico y los flavonoides (pigmentos vegetales). Dicha vitamina interviene en la formación de colágeno, huesos y dientes, glóbulos rojos y favorece la absorción del hierro de los alimentos y la resistencia a las infecciones. El ácido cítrico, posee una acción desinfectante y potencia la acción de la vitamina C. El ácido fólico interviene en la producción de glóbulos rojos y blancos, en la síntesis de material genético y formación de anticuerpos del sistema inmunológico. El potasio es necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso, para la actividad muscular normal e interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula. El magnesio se relaciona con el funcionamiento de intestino, nervios y músculos, forma parte de huesos y dientes, mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante. Las frambuesas son unos frutos que refrescan y estimulan el apetito. Una taza de frambuesas (125 gramos) contiene unos 10 gramos de fibra. Pese a su pequeño tamaño y a que su consumo, dentro de los hábitos alimenticios mediterráneos, se limita a su uso como fruta ornamental en distintos platos, es una gran portadora de fibra. A esta sustancia se le atribuye un destacado efecto protector del organismo, debido a un mecanismo de secuestro de sustancias potencialmente nocivas. La fibra "atrapa" determinados compuestos (ácidos biliares, colesterol...) que son excretados junto con las heces, lo que beneficia a las personas con hipercolesterolemia o litiasis biliar. También acelera el tránsito intestinal, reduciendo el tiempo de contacto de algunas de estas sustancias nocivas con el tejido intestinal, lo que previene o mejora el estreñimiento y reduce el riesgo de cáncer de colon. Las frambuesas son una excelente fuente de vitamina C, nutriente con comprobada acción antioxidante, al igual que los flavonoides y el ácido elágico. Todos estos compuestos contribuyen a reducir el riesgo de enfermedades degenerativas, cardiovasculares e incluso del cáncer. Asimismo, la vitamina C tiene la capacidad de favorecer la absorción del hierro de los alimentos, por lo que mejora o previene la anemia ferropénica y la resistencia a las infecciones.
  • 43. 43 Existen ciertas situaciones vitales en las que las necesidades orgánicas de vitamina C están aumentadas, como: embarazo, lactancia, tabaquismo, empleo de ciertos medicamentos, estrés y defensas disminuidas, práctica deportiva intensa, cáncer, Sida y enfermedades inflamatorias crónicas. En estas situaciones, el consumo de frambuesas u otras frutas ricas en vitamina C está especialmente indicado. Por su abundancia de ácido fólico o folatos, vitamina imprescindible en los procesos de división y multiplicación celular que tienen lugar en los primeros meses de gestación, su consumo resulta adecuado o interesante para las mujeres embarazadas para prevenir la espina bífida, alteración en el desarrollo del sistema nervioso (tubo neural) del feto. Por su elevado contenido en potasio y bajo en sodio, resultan muy recomendables para aquellas personas que sufren hipertensión arterial o afecciones de vasos sanguíneos y corazón. No obstante, su consumo deberán tenerlo en cuenta las personas que padecen de insuficiencia renal y que requieren de dietas especiales controladas en este mineral. Sin embargo, a quienes toman diuréticos que eliminan potasio y a las personas con bulimia, debido a los episodios de vómitos autoinducidos que provocan grandes pérdidas de este mineral, les conviene el consumo de frambuesa. FRESAS, ligeras y depurativas A causa de su considerable contenido en vitamina C –una ración supera la cantidad mínima que se recomienda ingerir a diario- y en manganeso, el consumo de fresas combate la fatiga, eleva el ánimo y aumenta la resistencia al estrés. Las fresas también ayudan a mitigar los dolores articulares causados por la artritis o cualquier otra enfermedad reumática debido a su aporte en potasio, manganeso y ácido salicílico (similar al que se encuentra en la aspirina). Igual de eficaz se muestra a la hora de eliminar el ácido úrico, un detalle a tener en cuenta si eres propenso a sufrir de gota. Es ideal para la depuración, ya que algunos de sus componentes se unen a las toxinas y a los metales pesados –mercurio, plomo, etc.- que encuentran a su paso favoreciendo su expulsión a través de las heces. Este mismo efecto ―escoba‖ también actúa sobre las grasas y los ácidos biliares, lo que ayuda a disminuir los niveles de colesterol en sangre. Exceptuando el limón, la lima y la sandía, las fresas son la fruta con menor contenido en hidratos. Endulzadas con edulcorantes artificiales, apenas alteran los niveles de glucosa de los diabéticos. Esta fruta dobla el contenido en ácido fólico de muchas verduras. De ahí que su consumo esté totalmente aconsejado en la etapa de crecimiento, embarazo, en caso de anemia y en pacientes con problemas cardiovasculares. Gracias a su doble aporte en cobre y silicio, las fresas mejoran la elasticidad de la piel y previenen la aparición prematura de las canas. En opinión de los expertos, una ración de fresas satisface la mitad de las necesidades diarias de antioxidantes. No en vano, esta deliciosa fruta, que, anuncia con su presencia la llegada de la primavera, es el quinto alimento con mayor contenido en estos componentes, sólo por detrás de las ciruelas, y la uva pasa, los arándanos y las moras. FLETÁN El fletán es un pescado blanco que contiene muy poca grasa. En 100 gramos de porción comestible no alcanza los 2 gramos de grasa, por lo que si se cocina de la manera adecuada o se combina con salsas ligeras resulta muy útil en dietas hipocalóricas. Hay que
  • 44. 44 tener en cuenta que muchas veces este pescado se fríe, se reboza o se empana y entonces su valor calórico aumenta. Su contenido en proteínas es notable si se compara con el del resto de pescados, y además sus proteínas son de elevado valor biológico. Contiene diferentes vitaminas y minerales. Entre las vitaminas se encuentran las pertenecientes al grupo B como B3, B6 y B9. En comparación con otros pescados, presenta un contenido sobresaliente en vitamina B3. Ésta participa en el aprovechamiento de la energía que contienen los macronutrientes (hidratos de carbono, proteínas y grasas), así como en la producción de hormonas sexuales y en la síntesis del glucógeno (reserva de glucosa en el hígado y el músculo). La cantidad de vitamina B6 presente en el fletán es similar a la que contienen el resto de los pescados, lo mismo ocurre con la B9. Contiene también vitamina E, de acción antioxidante. La cantidad de esta vitamina es superior a la de la mayor parte de los pescados. Pero si se compara con las sardinas, por ejemplo, se observa que éstas poseen el doble. En cuanto a los minerales, destaca la presencia de fósforo, potasio y yodo, estos dos últimos en cantidades significativas. Ambos minerales poseen relevantes funciones. El potasio es un mineral necesario para el funcionamiento del sistema nervioso y de la actividad muscular e interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula, mientras que el yodo es indispensable para el buen funcionamiento de la glándula tiroides que regula numerosas funciones metabólicas, así como el crecimiento del feto y el desarrollo de su cerebro. Por su parte, el fósforo se encuentra en una cantidad media en relación con el resto de pescados y es un mineral que además de estar presente en huesos y dientes, participa en el mantenimiento hídrico dentro y fuera de las células y en la actividad nerviosa y muscular, así como en la utilización de la energía. FRIJOLES NEGROS, contra el cáncer de colon Los frijoles son los reyes de la mesa en un buen número de países de América. En Brasil, es el alimento estrella de su plato nacional, la feijoada; en Cuba, comparten protagonismo con el arroz en otra emblemática receta llamada moros y cristianos y en Costa Rica, son la base de la tradicional sopa negra. Poco a poco, los frijoles van ganando terreno en nuestra gastronomía. En realidad, el frijol es un tipo de judía, como la pinta o la blanca, que tiene la peculiaridad de ser de color negro. A causa de su color, esta legumbre se convierte en un alimento rico en antocianinas, un pigmento que reporta numerosos beneficios para la salud. Entre otras cosas, este colorante natural mejora la visión, protege el aparato circulatorio y previene enfermedades degenerativas. Debido a su alto porcentaje en fibra, los frijoles contribuyen a bajar el colesterol y los triglicéridos, combaten el estreñimiento y ayudan a prevenir el cáncer de colon. Para beneficiarnos de estas propiedades, es importante cocinarlos con alimentos bajos en grasas: verduras y hortalizas, arroz, carne magra, etc. Para aumentar el ya considerable contenido en calcio de los frijoles, prepáralos con queso fundido, como hacen en Méjico. A fin de aprovechar mejor su aporte en hierro y en ácido fólico, consúmelos en ensalada con lechuga, tomate y pimiento. Combinados con arroz, los frijoles aportan proteínas de alto valor biológico, es decir, de excelente calidad. Los expertos en nutrición recomiendan dejarlos en remojo la noche antes de su cocción. Así, se reduce la fécula de los frijoles y, con ello, la ―emisión‖ de gases. Al tratarse de un alimento muy saciante, calcula que necesitarás media taza de frijoles por persona. GALLO El gallo es un pescado blanco de muy bajo contenido graso -100 gramos de porción comestible contienen menos de 2 gramos de grasa-, por lo que si se cocina de manera adecuada resulta idóneo en dietas hipocalóricas. Hay que tener en cuenta que muchas veces
  • 45. 45 este pescado se fríe o se empana, por lo que el contenido calórico será mayor que si se cocina a la plancha o al horno. A pesar de que las proteínas que aporta son de elevado valor biológico, y su contenido en este nutriente es inferior al de la mayoría de pescados. Contiene diferentes vitaminas y minerales. En relación con las vitaminas, en la composición del gallo destaca la presencia de la B6 y B9. El contenido de B6 en el gallo es similar a la de la mayor parte de los pescados. Esta vitamina interviene en la formación de anticuerpos y hemoglobina, en la síntesis de material genérico, en la formación de la vitamina B3 y en el correcto funcionamiento de las neuronas. Además participa en la obtención de energía a partir de hidratos de carbono, grasas y proteínas. La cantidad de vitamina B9 en el gallo es similar al contenido medio que posee el resto de pescados. Las principales funciones de esta vitamina son la producción y maduración de los glóbulos rojos y blancos, y la síntesis de material genético. En cuanto a la presencia de minerales en el gallo, cabe destacar el contenido de fósforo, potasio, magnesio y yodo, si bien sus cantidades no son muy elevadas si se compara con las que se registran en otras especies. El fósforo, mineral presente en huesos y dientes, al igual que el potasio, colabora en el balance de agua dentro y fuera de las células y en la actividad nerviosa y muscular, pero además participa en la utilización de la energía. El magnesio se relaciona con el funcionamiento del intestino, los nervios y los músculos. También mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante. El yodo es un mineral con importantes funciones y es indispensable para el buen funcionamiento de la glándula tiroides que regula el metabolismo, así como el crecimiento del feto y el desarrollo de su cerebro. Del análisis químico del gallo destaca la presencia de otro mineral, el sodio. En relación con el resto de pescados frescos, el gallo posee un contenido en sodio elevado (150 miligramos por 100 gramos de ración). Sin embargo, si se compara con otros alimentos ricos en este mineral como los quedos (de 500 a 1000 miligramos por 100 gramos) o las propias conservas de pescado (de 50 a 800), se observa que la cantidad de sodio presente en el gallo no es relevante. GARBANZOS, la legumbre con más calcio Empleado en la cocina desde tiempos remotos –se ha encontrado restos de esta legumbre en excavaciones prehistóricas y en las ruinas de Pompeya-. Los garbanzos son el ingrediente estrella de un buen número de platos de cuchara o en ensalada. El garbanzo multiplica por tres el contenido de triptófano presente en otros alimentos. Este aminoácido resulta esencial para que el cerebro segregue serotonina, una sustancia que mejora el tono vital y nos hace sentir más relajados. Este detalle, sumado a su elevado contenido en magnesio y en vitamina del grupo B, lo convierten en un alimento ideal en caso de astenia, síndrome premenstrual, estrés o convalecencia. Los garbanzos aparte de ser ricos en hidratos complejos que generan una energía constante, aportan una buena cantidad de fibra, lo que dosifica aún mejor la absorción de estos hidratos. De obligada presencia en la dieta de los diabéticos, de las personas con colesterol y de aquellos individuos que no van al baño con regularidad. Ninguna legumbre supera el contenido en calcio del garbanzo. A fin de fortalecer los huesos, es buena idea preparar ensaladas de garbanzos con queso (con feta y queso de cabra, casan a la perfección) o con sardinas enlatadas. Hervido y triturado con tahina (puré de sésamo), ajo, perejil, pimentón y aceite, darás con otra receta riquísima en este importante mineral. Para que no resulten ingestos, el truco está en masticarlos a conciencia y en cocinarlos con alguna hierba aromática –tomillo, comino, etc.- o con un trozo de alga kombú, de venta en tiendas de dietética. Otra opción es que, una vez cocidos, los pases por el pasapurés.
  • 46. 46 Control de la hipertensión: Los garbanzos son una fuente de potasio, especialmente si se consume con su caldo de cocción, es decir, en platos de cuchara, ayudan a reducir la retención de líquidos y a controlar la tensión arterial alta. En ambos casos, conviene evitar los garbanzos en conserva, ricos en sodio. Fuente excepción de fibra: Son, con diferencia, la legumbre con más fibra. Una sola ración proporciona dos terceras partes de la cantidad de fibra que se requiere al día. Ten este detalle en cuenta si tu apetito es insaciable, sufres estreñimiento o tienes el colesterol alto. Cerebro más joven y ágil: También son una fuente de lecitina. Esta sustancia, además de mejorar la salud del hígado y facilitar la digestión de las personas a las que se les ha extirpado la vesícula biliar, previene la destrucción de neuronas que tiene lugar en el proceso del envejecimiento cerebral. Corazón a prueba de sustos: Por otra parte, son la legumbre con mayor contenido en ácido fólico. El consumo habitual de esta vitamina, esencial en la dieta de la embarazada y de los niños, reduce el riesgo de ataque al corazón. Para aumentar su aporte, cocina los garbanzos con acelgas o con espinacas o acompaña al plato de una ensalada de escarola o de endibias. En la menopausia: Aunque no superan el contenido en insoflavonas de la soja, el consumo regular de garbanzos contribuye a aliviar los síntomas de la menopausia. En recetas vegetarianas: Combinados con cereales –cuscús, arroz, etc-, se obtiene proteínas de igual calidad que las de la carne o el pescado. Para que no resulte indigesto, conviene masticarlos a conciencia o chafarlos con el tenedor. GRANADA Los ambientes secos pueden dañar las mucosas de la garganta, provocando una incómoda sensación de picor que produce una tosecilla seca e insistente. Suaviza las paredes de las vías respiratorias con este zumo vitaminado. Hipócrates, el médico más importante de la antigüedad y padre de la medicina moderna, recomendaba el zumo de granada para bajar la fiebre y fortalecer las defensas frente a los gérmenes. Los estudios revelan que beber zumo de granada, la forma más sencilla de consumir esta fruta en dosis considerables, ayuda a prevenir el cáncer y un gran número de trastornos cardiovasculares. La razón no es otra que su alto contenido en flavonoides, los pigmentos antioxidantes a los que la granada debe su color rojizo. El mineral que más destaca en su composición es el potasio, lo que sumado a su bajo aporte en sodio la convierte en un buen diurético. Por esta razón, conviene que las personas hipertensas o los individuos que tienden a acumular líquidos incluyan esta fruta en su dieta diaria. La granada ejerce un gran poder astringente y antiinflamatorio en el tracto digestivo, motivo por el que su consumo está muy recomendado en caso de gastritis, diarrea o inflamación intestinal. Su alto contenido en magnesio, un mineral que revitaliza las hormonas sexuales, justifica la reputada fama de la granada como alimento afrodisíaco. Con este fin, prepara una salsa libanesa que se llama mahomarra. Esta exquisita mousse se elabora triturando pimientos morrones asados, con nueces, zumo de granada y ajo. La cáscara, así como los tabiques blanquecinos que separan los pequeños granos de esta fruta, preparados en infusión, ayudan a eliminar los parásitos intestinales. En gárgaras, ayudan a curar el dolor de garganta y a modo de enjuague bucal, alivia las molestias de las encías.
  • 47. 47 Para obtener el zumo de esta fruta, no tienes más que exprimir sus medias mitades, como si fuese una naranja. GRELOS Los grelos poseen una serie de compuestos entre los que destacan antioxidantes naturales como las vitaminas A,C,E,K, flavonoides, ácidos hidroxicinámicos, minerales esenciales, y especialmente glucosinolatos. Concretamente, los glucosinolatos, que son los que me interesa citar aquí, son compuestos fitoquímicos (nitrógeno-azufrados) que se degradan fácilmente por la luz, enzimas, calor, etc. Curiosamente éstos por sí mismos en estado intacto no son los que producen los efectos beneficiosos para la salud, sino su degradación. Es decir, para aprovechar sus propiedades tienen que sufrir un proceso enzimático; la enzima que realiza esta operación se llama mirosinasa, y es la responsable de degradar y producir tiocianatos, isotiocianatos, oxazolidinas y nitrilos, los cuales sí son compuestos con propiedades bioactivas, y los que imprimen además el sabor característico de estos alimentos, como es la acidez de los grelos. GROSELLA Estas frutas son de bajo valor calórico por su escaso aporte de hidratos de carbono. Son especialmente ricas en vitamina C las grosellas negras y las rojas, que tienen cantidades mayores que algunos cítricos. En general, las bayas silvestres son buena fuente de fibra; que mejora el tránsito intestinal, y de potasio, hierro y calcio (estos dos últimos de peor aprovechamiento que los procedentes de alimentos de origen animal), taninos de acción astringente y de diversos ácidos orgánicos. Sin embargo, lo que en realidad caracteriza a estas frutas es su abundancia de pigmentos naturales (antocianos y carotenoides) de acción antioxidante. En la alimentación humana, este tipo de frutas constituyen una de las fuentes más importantes de antocianos, que les confieren su color característico y que están junto con ácidos orgánicos tales como el ácido oxálico o el ácido málico, responsables también de su sabor. La vitamina C tiene acción antioxidante, al igual que los antocianos y carotenoides. Dicha vitamina interviene en la formación de colágeno, huesos y dientes, glóbulos rojos y favorece la absorción del hierro de los alimentos y la resistencia a las infecciones. El potasio es necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso, para la actividad muscular normal e interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula. Los antocianos y carotenoides son abundantes en la composición de todas estas frutas del bosque. Desde el punto de vista bioquímico se caracterizan por poseer una elevada actividad antioxidante; neutralizan la acción de los radicales libres que son nocivos para el organismo. Estas propiedades pueden dar lugar a efectos fisiológicos muy diversos; efectos antiinflamatorios y acción antibacteriana de los antocianos, entre otros. Estas frutas contienen, además de los antocianos y carotenoides, otros antioxidantes como la vitamina C. La ingesta dietética de estas sustancias potencia nuestro sistema inmunológico o de defensas del organismo y contribuye a reducir el riesgo de enfermedades degenerativas, cardiovasculares e incluso del cáncer. Asimismo, la vitamina C tiene la capacidad de favorecer la absorción del hierro de los alimentos, por lo que mejora o previene la anemia ferropénica. Existen ciertas situaciones vitales en las que las necesidades orgánicas de vitamina C están aumentadas, como embarazo, lactancia, tabaquismo, empleo de ciertos medicamentos, estrés y defensas disminuidas, práctica deportiva intensa, cáncer, Sida y enfermedades inflamatorias crónicas. En dichas situaciones, el consumo de bayas silvestres ricas en vitamina C está especialmente indicado. La fibra es un componente muy abundante en estas frutas, por lo que su consumo habitual durante los meses en los que abundan puede resultar un remedio para tratar el estreñimiento y la atonía intestinal.
  • 48. 48 Los frutos cuando aún están verdes, son ricos en taninos, que les confiere esa sensación de aspereza en el paladar y resultan astringentes y refrescantes, pero una vez alcanzan su completa madurez, los taninos disminuyen y las frutas adquieren propiedades laxantes, tónicas y depurativas. Particularmente, los arándanos son ideales para combatir infecciones y para mejorar la circulación periférica. El jugo de arándanos de la variedad roja, ejerce una sorprendente acción antiséptica y antibiótica sobre los gérmenes causantes de las infecciones urinarias, especialmente sobre la Escherichia Coli. En caso de cistitis, se recomienda la toma de un vaso grande lleno de unos 300 mililitros de jugo fresco diario, durante uno a tres meses, como tratamiento y profilaxis. Además, los arándanos contienen ácido quínico, sustancia que se elimina y acidifica la orina, de modo que evita que se formen cálculos o litiasis renal de fosfato cálcico, no de otro tipo de cálculos. GUAYABA Dividiéndose en el mercado por su color entre rojas y blancas, las principales propiedades de las guayabas son ser hidratadoras por la gran cantidad de agua que poseen. Ideal para las dietas ya que poseen pocos aportes de calorías, proteínas y grasas. Su contenido de vitamina C es muy superior a cítricos como la naranja, llegando a contener proporciones siete veces superiores. Aporta además vitaminas del grupo B como B3 (niacina) que es fundamental para la utilización de los denominados ―principios inmediatos‖, que poseen las pocas cantidades de grasas, proteínas e hidratos de carbono. Ayuda a la visión por su aporte de provitamina A o beta-caroteno, especialmente en las guayabas de pulpa anaranjada, siendo beneficiosa además en la formación de dientes, huesos, o el correcto mantenimiento de mucosas, cabello, piel y sistema inmunológico. El sistema nervioso se ve protegido y regulado por la participación e integración de potasio en su ingestión; ayudando además en todo lo relacionado con funciones musculares. Actúa como un leve laxante por el aporte de fibra, que además reduce el riesgo de infecciones, alteraciones y otro tipo de enfermedades. GUISANTES Los guisantes frescos, dulces y tiernos, son uno de los primeros regalos que nos brinda la primavera. Sólo en esta época del año pueden degustarse recién cosechados, así que no pierdas la ocasión de incluirlos en tu dieta. Las píldoras del buen humor: Los guisantes atesoran una larga lista de vitaminas. Son una buena fuente de vitamina A y si los comes crudos o cocidos al vapor, proporcionan buena dosis de vitamina C. Frescos es como mejor se aprovecha su alto contenido en vitaminas del grupo B, necesaria para aprovechar toda la energía de los alimentos, afrontar el estrés y mantenernos de buen humor. Contiene casi tanto hierro como las acelgas, superan a la mayoría de las verduras en potasio y posee cantidades considerables de magnesio y calcio. Esta riqueza mineral los convierte en un alimento capaz de aumentar el rendimiento físico e intelectual y de prevenir los calambres.
  • 49. 49 Una guarnición de guisantes frescos apenas aportan unas 100 calorías. Aunque son más energéticos que las judías verdes, los guisantes resultan más saciantes porque aportan más fibra, porteínas e hidratos de lenta absorción. Buena fuente de vitaminas del grupo B, un conjunto de nutrientes que templa los nervios, los guisantes estabilizan el nivel de glucosa en la sangre. Este detalle es importante, ya que la glucosa es el carburante que necesita nuestro cerebro para funcionar a todo gas. Los guisante son ricos en fibra soluble –una ración individual tiene casi la mitad de la fibra que se requiere a diario-, de ahí que ayuden a reducir la tasa de colesterol y regulen el flujo de azúcar en sangre. Siempre a punto, los guisantes congelados mantienen la mayor parte de sus nutrientes. Los enlatados tienen la ventaja de que ya están cocidos, pero multiplican por 30 su aporte en sodio. Por este motivo, están desaconsejados en caso de hipertensión. Hay que escaldar los guisantes antes de congelarlos, así se conservarán hasta un año. Una ración de 100 g. de guisantes frescos proporciona algo más del 40% de las necesidades diarias de vitamina C. Es únicamente en primavera cuando podemos degustarlos frescos. Salteados con jamón, hervidos al vapor y triturados hasta formar una crema o en puré están buenísimos. HABAS DE SOJA, la legumbre más completa No faltan razones para incluir en nuestra dieta semanal esta completa legumbre, considerada por los emperadores chinos como una semilla sagrada. En comparación con las lentejas o los garbanzos, la soja aporta un mayor porcentaje de proteínas, de hierro y de calcio, entre otros nutrientes. La soja en grano es, por detrás de la harina de soja y del templen, el derivado de la soja con mayor contenido en isoflavonas. El consumo de esta sustancia natural, que actúa de forma similar a los estrógenos –cuya producción desciende de forma progresiva en la menopausia-, ayuda a disminuir algunos de los síntomas de esta etapa. Entre ellos los sofocos, el desánimo y el dolor articular. El consumo de habas de soja también protege el sistema cardiovascular y frena la pérdida de masa ósea. Las habas de soja son el único vegetal que aporta proteínas de alto valor biológico, totalmente equiparables a las de la carne. Un guiso de habas de soja cocinadas con vegetales puede convertirse en un excelente plato único sin aporte de grasas. También son, con gran diferencia, la legumbre más rica en calcio. Una ración individual de soja (8 g. en crudo) proporciona la misma cantidad que un vaso de leche. Para mejorar la absorción del calcio de las legumbres –los garbanzos y las alubias también son buena fuente-, conviene prepararlas con alimentos ricos en vitamina D, como el pescado azul, las setas, los huevos o los lácteos. Si se adquieren secas, deben ponerse en remojo la noche anterior y cocerlas en una cantidad de agua 5 veces superior a la cantidad de habas utilizadas. Si se compran congeladas en sus propias vainas, pueden echarse directamente al agua hirviendo. En dientes de dietética y grandes superficies, encontrarás habas de soja fritas o tostadas con sal, una forma diferente y divertida de consumir soja en grano. HAMBURGUESA VEGETAL Son uno de los alimentos de mayor demanda en las tiendas de dietética. Se preparan a base de arroz, soja y derivados (tofu), harina de trigo, aceite y diferentes vegetales (zanahoria,
  • 50. 50 cebolla, setas pimiento, etc.) Son sanas y digestivas, un alimento interesante entre las personas que han de seguir una dieta baja tanto en grasas como en calorías. Al estar elaboradas con productos 100% vegetales, tienen la gran ventaja de no contener colesterol y de ser bajas en grasas saturadas. Si te cuesta llevar una dieta rica en vegetales, no está de más introducirlas poco a poco en tu alimentación, mínimo una vez por semana. Aunque no son un sustituto de la carne, las hamburguesas vegetales que incluyen algas marinas en su composición poseen vitamina B12, un nutriente que suele ser deficiente entre las personas que comen pocos alimentos de origen animal. El déficit de esta vitamina puede producir anemia, cansancio y poca resistencia a las infecciones. Son un alimento ligero –contienen alrededor de 200 calorías por cada 100 g.- y saciante. Ambos motivos las convierten en un alimento ideal en dietas de adelgazamiento. Gracias a la presencia de cereales, legumbres y hortalizas, las hamburguesas vegetales también destacan por su riqueza en fibra, una sustancia de la que carecen las hamburguesas de carne. HARINA DE TRIGO INTEGRAL En el refinado, la harina pierde un considerable número de minerales y vitaminas. La harina de trigo integral tiene tres veces más fibra que su equivalente refinado. No sólo las personas con tendencia al estreñimiento deben tener en consideración este detalle, sino también todos aquellos individuos con sobrepeso (la fibra resulta saciante), colesterol o diabetes de tipo 2. Con nutrientes para el corazón: Ser una fuente abundante de magnesio –multiplica por seis el aporte de la harina blanca-, es otra de las mayores virtudes de la harina integral. Este mineral es esencial en la relación muscular e interviene en el buen funcionamiento del corazón y de los nervios. Dosis extra de energía: Este derivado del trigo también es una fuente excepcional de vitamina B3 o niacina, un nutriente que, aparte de reducir los niveles de colesterol y de triglicéridos, juega un papel importante en la producción de energía. Su déficit produce debilidad muscular y pérdida de apetito. Defensas en pie de guerra: A pesar de que la molienda de los cereales disminuye en un 70% el contenido en vitamina B6, 100 g. de harina integral aportan una tercera parte de la dosis que necesitamos tomar a diario. Este nutriente ayuda a prevenir la anemia, al mismo tiempo que refuerza las defensas y alivia el síndrome premenstrual. Utilidades culinarias: Puede emplear harina integran en la preparación de panes, bases de piza, bizcochos, rebozados, bechamel, etc. Generalmente, se suelen utilizar dos partes de harina integral por cada una de harina blanca, aunque esta proporción puede variar en función de los gustos de cada cual. Gracias al alto aporte en potasio, ésta es la harina de elección de los hipertensos. Las personas con insuficiencia renal deben abstenerse de su consumo. HIGO, una exquisitez repleta de minerales Esta fruta de la cuenca Mediterráneo, además de hacer frente al desgaste tanto físico como mental, fortalece los huesos e impulsa las defensas. Lo único que, desde un punto de
  • 51. 51 vista dietético, se puede echar en cara a este suculento manjar en su elevado contenido en azúcares. El higo es la fruta con mayor contenido en calcio. Esto la convierte en un postre ideal en niños en edad de crecimiento, adolescentes, mujeres embarazadas y personas de más de 65 años, con mayor riesgo s sufrir una fractura. Para mejorar la absorción de este mineral, acompáñalos con nata o con yogur, alimentos con los que combina a la perfección. Gracias a su contenido en calcio y en potasio, también mejora la respuesta muscular y ayuda a mantener la presión arterial bajo control. Otro de los minerales que sobresale en su composición nutricional es el zinc. Este importante nutriente es necesario para disponer de unas defensas a prueba de asaltos y resulta esencial en la ensalada, añadir a la receta queso y piñones y aliñarla con una vinagreta de miel. Tomar en ayunas un higo fresco puede solucionar un estreñimiento puntual. Gracias a su contenido en un tipo de fibra mucilaginosa, mejora el tránsito intestinal sin irritar la mucosa intestinal, actuando como un preventivo frente al cáncer de colon. Debido a esta marcada acción laxante y a su efecto saciante, los hijos están indicados en las dietas de adelgazamiento. Un higo de tamaño medio tan sólo tiene 25 kcal. La piel de los higos y de las brevas es comestible. HUEVO, alimento redondo Desde que las gallinas empezaron a ser domesticadas, en la época de los griegos y los romanos, los huevos se han convertido en un alimento básico e indispensable. Aunque hasta hace poco el huevo arrastraba una injustificada mala fama, los expertos han conseguido situarlo en el lugar que le pertenece. Al contener los ocho aminoácidos esenciales en proporciones más que considerables, este alimento actúa como un patrón de referencia en cuanto a proteínas se refiere. Para que te hagas una idea, sus proteínas son, incluso, más completas que las de la carne, el pescado y los lácteos. Rico en minerales que estimulan las defensas –zinc, selenio, hierro-, el huevo es una buena fuente animal de vitaminas A y E, dos componentes de importante acción antioxidante que son capaces de prevenir las cataratas y un gran número de enfermedades degenerativas. También destaca por su contenido en vitamina D, un nutriente que mejora la asimilación del calcio. Debido a su contenido en lecitina y en colina –el huevo es la mayor fuente de este último componente-, este alimento favorece el desarrollo mental, mejora la función cognitiva y previene la pérdida de memoria. Si bien es cierto que el huevo contiene dosis elevadas de colesterol, la proporción de grasas ―buenas‖ supera a las ―malas‖, especialmente si se toman en consideración los huevos enriquecidos con Omega 3. Así pues, las personas con colesterol no deberían eliminarlos de su dieta, sino limitar su consumo a 2 ó 3 huevos a la semana. Recuerda, además, que la clara –la parte donde se encuentra las proteínas-, está libre de colesterol. Consérvalos con el extremo puntiagudo hacia abajo, así, la yema se mantiene más alejada de la bolsa de aire situada en el otro extremo. JABALÍ, carne buena fuente de hierro La carne de jabalí tiene un sinfín de posibilidades culinarias y una larga lista de nutrientes beneficiosos para la salud.
  • 52. 52 El jabalí encabeza la lista de las carnes más ricas en hierro, por delante de la de codorniz y la de caballo, que ocupa el segundo lugar, respectivamente. Es una buena elección entre personas con anemia, convalecientes o con las defensas bajas. Aunque pertenece a la misma familia que la carne de cerdo doméstico, su carne es más rica en proteínas y mucho más pobre en grasas. Tiene menos lípidos que la carne de pollo o la de pavo, razón por la que es más ligera que la carne de ave. Su único inconveniente es su alto aporte en colesterol, superior al de otras carnes. El jabalí es, junto con las vísceras y el pescado azul, la mejor fuente natural de vitamina B12, un nutriente que suele ser deficitario entre personas mayores. El problema es que la carencia de esta vitamina aumenta el riesgo de demencia y de sufrir un ataque al corazón. Prevenir los defectos en el feto es otro de los beneficios de esta vitamina, motivo por el que el consumo de carne de jabalí también se recomienda entre las embarazadas. El marinado o el adobo de la carne de jabalí no sólo ablandan las piezas sino que también impide la proliferación de gérmenes. Recuerda que la carne de jabalí requiere una cocción prolongada, dado que se trata de una carne dura y consistente. De ahí que se cocine guisada habitualmente. Los embutidos curados de jabalí que sospechamos que no han pasado los pertinentes controles sanitarios deben congelarse antes de su consumo para así evitar la triquinosis, una enfermedad parasitaria. JAMÓN CURADO Buena fuente de zinc, fósforo y sodio, el jamón potencia las defensas y favorece el crecimiento de los niños. Gracias a su riqueza en vitaminas del grupo B, este derivado del cerdo mejora el control de los nervios. Es por lo tanto, muy útil en la dieta de las personas convalecientes y estresadas. Un bocadillo de jamón aporta una octava parte del hierro que necesitamos a diario. Si le añades berros, brotes de soja o pulpa de aguacate, además de incrementar el aporte en hierro del bocadillo, compensarás aunque sólo sea en parte, la elevada cantidad de sal del jamón. Comer una sola loncha de jamón curado al día basta para aumentar la concentración, algo que resulta de lo más adecuado en época de exámenes. Al contrario de lo que se cree, el jamón york es más calórico (100 g. proporcionan unas 213 kcl.) que el serrano sin grasa, que aporta 190 kcal. Éste último es, por otro lado, más saciante que el cocido porque aporta más proteínas. Su mayor inconveniente, de cara a los hipertensos, es su alto contenido en sal. El jamón ibérico, no obstante, supera el valor calórico del jamón york y del jamón serrano, debido a su alto porcentaje en grasas (entre 20 y 35% del peso). Por suerte, en su perfil lipídico predominan las grasas cardiosaludables. En concreto, el ácido oleico, que ayuda a reducir los niveles de colesterol. Las personas con sobrepeso deberían dosificar su consumo. Para apreciar todo su sabor, el jamón debe consumirse a temperatura ambiente. JUDÍAS AZUKI Después de la soja, esta legumbre asiática, oriunda de las ladeas del Himalaya, es uno de los alimentos más populares de Oriente. Da tanto juego en la cocina que con estas judías de vistoso color granate y curiosa forma redondeada se preparan desde exquisitas albóndigas y hamburguesas vegetales hasta helados. Amigas del corazón: La medicina tradicional china recomienda consumir judías azuki para mejorar la circulación, así como para fortalecer el corazón, los riñones y el hígado. Debido
  • 53. 53 a su gran acción antifatiga, conviene incluirlas en la dieta de las embarazadas, durante la lactancia y en períodos de convalecencia. La más digestiva de todas las legumbres: Al contrario que muchas otras legumbres, las judías azuki no provocan gases. Al ser tan digestivas y reconstituyentes son un complemento ideal en la dieta de los niños, las personas mayores y los individuos con el estómago delicado. Diuréticas y ligeras: Aunque son una buena fuente de hidratos y de proteínas, 100 g. de judías azuki sólo proporcionan 128 calorías, gracias a su potente acción diurética y depurativa, son muy recomendables en caso de retención de líquidos y de sufrir infecciones de orina o cálculos renales recurrentes. Con cereales, un tántem perfecto: Mezcladas a partes iguales con arroz, darás con un plato que alimenta tanto como un bistec, pero que apenas aporta grasas. En crema, en ensaladas o salteadas con verduras, están deliciosas. De rápida cocción: Si las dejas en remojo, las judías azuki se cuecen en menos de una hora. Estarán listas en 10 minutos en una olla a presión usando cuatro veces su volumen de agua. Para que el resto de ingredientes no se tiñan de rojo, te aconsejamos que las cuezas parte. JUDÍAS VERDES Las judías verdes son un alimento con un bajo aporte calórico. Presentan menos de 30 calorías por cada 100 gramos. Este contenido calórico se debe a la presencia de hidratos de carbono, como el almidón, que se encuentran concentrado en sus semillas, así como a la presencia de una pequeña cantidad de proteínas. Son una buena fuente de fibra, aunque su contenido es menor al que encontramos en otros vegetales. Entre sus minerales destaca la presencia de potasio y calcio, y en menor proporción, yodo, fósforo, hierro y magnesio. Éste último forma parte de la molécula de clorofila, pigmento al que las judías deben su característico color verde. También contiene cantidades apreciables de cromo. El calcio y el hierro vegetal apenas se asimilan en nuestro cuerpo si se compara con los alimentos de origen animal. Cabe decir que las judías verdes son una de las verduras más pobres en sodio debido a que son muy sensibles a la concentración de sal del suelo. El potasio es necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad muscular normal. Actúa en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula. El magnesio se relaciona con el funcionamiento de intestino, nervios y músculos, forma parte de huesos y dientes, mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante. El fósforo forma parte de huesos y dientes y participa en procesos de obtención de energía. En cuanto al contenido en vitaminas de las judías verdes, son buena fuente de vitamina C, folatos, y provitamina A o beta-caroteno, así como de B2 y B6, presentes en menor cantidad Los folatos intervienen en la producción de glóbulos rojos y blancos, en la síntesis de material genético y en la formación de anticuerpos del sistema inmunológico. El beta-caroteno es un pigmento natural que confiere el color amarillo-anaranjado-rojizo a los vegetales. Este carotenoide tiene la particularidad de que el organismo lo transforma en vitamina A conforme lo necesita. También efectúa una acción antioxidante. En el caso de las judías verdes, el beta-
  • 54. 54 caroteno está enmascarado por la clorofila, pigmento de color verde más abundante. La vitamina A es esencial para la visión, el buen estado de la piel, el cabello, las mucosas, los huesos y para el buen funcionamiento del sistema inmunológico. La vitamina C también cumple una acción antioxidante e interviene en la formación de colágeno, huesos, dientes y glóbulos rojos. Favorece asimismo la absorción del hierro de los alimentos, además de aumentar la resistencia frente a las infecciones. La vitamina B2 se relaciona con la producción de anticuerpos y de glóbulos rojos. Participa en la producción de energía y en el mantenimiento del tejido epitelial de las mucosas, mientras que la vitamina B6 o piridoxina colabora en el metabolismo celular y en el funcionamiento del sistema inmunológico JUREL El jurel es un pescado azul, es decir, un pescado graso. En concreto, 100 gramos de porción comestible aporta casi 7 gramos de grasa. Esta grasa, rica en ácidos grasos omega 3, contribuye a reducir los niveles de colesterol y de triglicéridos en sangre –se reduce el riesgo de arteriosclerosis- y el riesgo de formación de trombos. Se recomienda la presencia en la dieta de jurel y otros pescados azules porque gracias a la calidad de su grasa colabora en la reducción de riesgo de enfermedades del corazón y los vasos sanguíneos. El jurel es una buena fuente de proteínas de alto valor biológico y posee cantidades interesantes de vitaminas y minerales. Entre las vitaminas del grupo B, destacan la B1, B3 y B3, aunque el contenido de estas vitaminas es poco relevante si se compara con otros alimentos ricos en estos nutrientes (cereales integrales, legumbres, levadura de cerveza, hígado y carnes en general). Respecto a la vitamina B2, ésta es más abundan en los pescados azules que en los blancos y tiene un contenido sobresaliente de vitamina B3. Asimismo, la vitamina B12 está presente en cantidades extraordinarias y supera a la que contienen los huevos, los lácteos y buena parte de las carnes. En general, estas vitaminas del grupo B permiten el aprovechamiento de los nutrientes energéticos (hidratos de carbono, grasas y proteínas). E intervienen en numerosos procesos orgánicos como la formación de glóbulos rojos, la síntesis de material genético o el funcionamiento del sistema nervioso y del sistema de defensas. Por ser n pescado graso, el jurel posee vitaminas liposolubles A y D, sobre todo en el hígado y en el músculo. La vitamina D favorece la absorción de calcio, su fijación al hueso, además de regular el nivel de calcio en la sangre; la vitamina A contribuye al mantenimiento, crecimiento y reparación de las mucosas, piel y otros tejidos del cuerpo. Asimismo, favorece la resistencia frente a las infecciones y es necesario para el desarrollo del sistema nervioso y para la visión nocturna. También interviene en el crecimiento óseo, en la producción de enzimas en el hígado y de hormonas sexuales y suprarrenales. En relación con su composición mineral, destaca la presencia de magnesio, si bien esta cantidad es similar a la de la mayoría de pescados. El magnesio se relaciona con el funcionamiento de intestino, nervios y músculos, además de formar parte de huesos y dientes. También mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante. El jurel es fuente de yodo pero, al igual que ocurre con el magnesio está presente en cantidades similares a la del resto de los pescados. El yodo es indispensable para el buen funcionamiento de la glándula tiroides, que regula numerosas funciones, así como para el crecimiento del feto y el desarrollo de su cerebro. Este pescado posee hierro, aunque en cantidad inferior a la de las carnes en general. El hierro es necesario para la formación de hemoglobina, proteína que transporta el oxígeno desde los pulmones a todas las células y su aporte adecuado previene la anemia ferropénica. Como todo pescado azul, el jurel contiene cantidades significativas de purinas que en el organismo se transforman en ácido úrico, por lo que su consumo no se aconseja en caso de hiperuricemia o gota.
  • 55. 55 KÉFIR, el fermento lácteo más natural A pesar de guardar muchas similitudes con el yogur, el kéfir es un alimento aún más saco y con más años de historia a sus espaldas. En este fermento lácteo de sabor sutilmente ácido y textura semilíquida, está la clave que explica la longevidad de los pueblos del Cáucaso. Ligeramente efervescente, debido a la doble fermentación lacto-alcohólica y carbonatada a la que se somete la leche el kéfir es un alimento probiótico, como el yogur, aunque proporciona una mayor variedad de ―bacterias amigas‖. Al renovar la flora intestinal, también agiliza la digestión y refuerza las defensas. Su consumo regular resulta muy beneficioso entre las personas con digestiones difíciles (incluso entre aquellas a las que los lácteos no les sientan bien) y las propensas a las candidiasis. Todo depende del grado de fermentación. Si la leche se cuela a las 24 horas de haberla dejado en contacto con los nódulos madre, ejerce un efecto laxante. En caso de dejarla fermentar un día más, el producto gana astringencia. Si lo compras envasado, sin duda la opción más cómoda, recuerda que cuanto más ácido sea el producto mayor será su efecto astringente. Las personas con las defensas debilitadas –convalecientes, niños, ancianos, mujeres embarazadas, dietas desequilibradas- tienen en el kéfir un gran aliado, ya que este fermento lácteo, que mantiene el valor nutritivo de la leche cruda, aumenta la absorción de nutrientes y fortalece el organismo sin hacerlo trabajar más. Hoy en día se comercializa una gran variedad de tipos de kéfir: elaborados con leche de vaca, de cabra e incluso desnatada, la opción más conveniente en caso de sobrepeso o colesterol. La fermentación del kéfir se sigue realizando mediante métodos artesanales, que no pueden someterse a la industrialización. KIWI Es un fruto exótico que proviene de las laderas del Himalaya, concretamente de China Continental. Su componente mayoritario es el agua. Es de moderado aporte calórico, por su cantidad de hidratos de carbono. Destaca su contenido en vitamina C, más del doble que una naranja y vitaminas del grupo B, entre ellas el ácido fólico, también proporciona vitamina E. Contiene más fibra que una manzana y es muy rico en potasio (aporta 250 mg. de potasio). Esta fruta es un auténtico tesoro nutricional: es un poderoso antioxidante y es rico en minerales. Su consumo gana adeptos cada día, seducidos por el delicioso toque exótico que aporte en multitud de platos. Su pequeño tamaño encierra cantidades de elementos sobre todo ácido fólico, un nutriente que refuerza dl sistema inmunológico. Alimento rico en minerales como el potasio, el magnesio y la fibra –aliada infalible para combatir el estreñimiento-, contiene además, una enzima llamada actinidina que nos ayuda a hacer la digestión. Por todas estas propiedades, el kiwi es la fruta ideal para incorporarla a la dieta de niños y adolescentes, embarazadas y ancianos –los mayores suelen tener carencias de vitamina C y padecer de estreñimiento crónico. En recientes estudios se establece que las propiedades del kiwi están por encima de las espinacas y todas las demás frutas y verduras. El kiwi es una fruta que aporta pocas calorías, en torno a 80 calorías por cada 100 gramos. Su componente mayoritario es el agua, seguido por los hidratos de carbono, 18 gramos por cada 100 gramos de pulpa. Su contenido de grasas y proteínas es, al igual que en el resto de frutas, muy bajo. En concreto aporta 0,5 gramos y 2 gramos de grasas y proteínas respectivamente. Lo más destacable de esta fruta es su aporte de vitaminas en especial de vitaminas C y E, siendo asimismo buena fuente de minerales como el potasio y de fibra dietética de efecto laxante, que contribuyen a mejorar el tránsito intestinal. También contiene fitoquímicos (sustancias propias de plantas9 de acción antioxidante. El kiwi se introdujo en Europa en el siglo XIX como planta ornamental y no como fruta comestible. Llegó en barco desde Nueva Zelanda, país que lo bautizó con el nombre de un
  • 56. 56 pájaro autóctono de gran parecido físico con esta fruta refrescante y de sabor ligeramente ácido. Su piel es marrón y está cubierta por pequeños filamentos. La pupa, suave y jugosa, es de color verde esmeralda y está repleta de pepitas negras dispuestas en forma de círculo. El kiwi es una fruta rica en fibra soluble. Su ingestión puede ayudar a mejorar el tránsito intestinal y prevenir la aparición del estreñimiento o mejorarlo. En el desayuno resulta muy interesante realizar una mezcla de yogur o kéfir con kiwi. El yogur, por su riqueza en fermentos, ayuda a restaurar la flora intestinal y el kiwi completa el tratamiento al añadir su contenido en fibras que favorece la expulsión de las heces. No hay que olvidar el papel que la fibra desempaña en el tratamiento del colesterol, al impedir su absorción en el intestino. Comer kiwis puede ayudar a que los niveles de colesterol en la sangre sean menos elevados. Contiene más del doble que la naranja de vitamina C, que con el colágeno y la elastina son excelentes para el cuidado de la piel, sobre todo para aquellas que han sufrido mucha exposición solar y están deshidratadas. Siendo antioxidante, conteniendo betacarotenos y oligeolementos tiene un efecto aclarador, reafirmante, hidratante y rejuvenecedor. Antes de usar el kiwi como mascarilla, cortado en rebanadas y colocarlo en el rostro, cuello y escote, se debe realizar una limpieza profunda del cutis. LANGOSTINOS, un magnífico yacimiento de yodo A su ligereza -100 g. de langostinos cocidos tienen menos calorías que una pechuga de pollo a la plancha-, hay sumarle otro dato de sumo interés, se trata del marisco con mayor aporte en yodo, un mineral capaz de activar la quema de calorías entre las personas a las que les cuesta adelgazar debido a que tienen un metabolismo lento. Si por algo destaca el langostino es por su contenido en hierro y en fósforo. El hierro es fundamental entre personas de todas las edades, puesto que su déficit merma el rendimiento intelectual y la capacidad de trabajo. Por otra parte, necesitamos fósforo para disponer de energía y mantener los huesos y los dientes sanos. Para evitar que la carne de los langostinos quede recocida, una vez hervidos sumérgelos en agua con hielo. Con este truco, cortarás el calor de su interior y la carne, aparte de estar más prieta, conservará mejor su sabor a mar. El marisco es más indigesto que el pescado porque sus proteínas son más fibrosas. Si te cuesta digerirlo, cocínalo sin ajo y con abundante perejil. Si te preparas salpicón de marisco o cóctel de langostinos, añade a la receta trocitos de piña, una fruta que ayuda a disgregar las proteínas. Para que sea fresco, el caparazón del langostino ha de ser brillante y resistente. LECHE DE CABRA: Aunque la de cabra sólo supone un 3% de toda la leche que se consume, en algunos países de Asia como Turquía, Irán, India o China se toma tanto o más que la de vaca. Tradicionalmente se ha dado a los bebés y niños que no podían tomar leche materna y tampoco toleraban la leche de vaca y hoy en día se emplea principalmente en la elaboración de diversos derivados lácteos. La leche de cabra es un lácteo compuesto fundamentalmente por agua. Tiene un bajo aporte calórico debido a la cantidad de hidratos de carbono y grasas que contiene. Aporta proteínas de muy buena calidad. En cuanto a vitaminas y minerales la leche de cabra destaca en calcio y vitamina D, sustancias esenciales para la formación de huesos que ayuda a
  • 57. 57 prevenir enfermedades como la osteoporosis. También contiene un aporte destacado de vitamina B2 o riboflavina y de vitamina A. Es más sabrosa que la leche de vaca y algo más dulce. Debido a que su sabor es más fuerte que el de la leche de vaca, su aceptación es relativamente menor. La grasa de la leche de cabra es más digestible que la de vaca, debido a que sus glóbulos o gotitas de grasa son más pequeños y más fácilmente atacables por los jugos digestivos. Esta ventaja la convierte en una buena opción para niños, ancianos y personas que sufren trastornos gástricos, como digestiones pesadas y úlceras. Además, el pequeño tamaño de la grasa hace que los glóbulos queden en suspensión en vez de flotar hacia la superficie y formar la nata. Por tanto la leche de cabra no necesita ser homogeneizada. La leche de cabra contiene niveles muy bajos de lactosa, el azúcar propio de la leche, por lo que puede resultar muy útil para personas intolerantes a la lactosa. Es poco alergénica puesto que una escasa cantidad de caseína y por tanto es adecuada para quienes son alérgicos a esta proteína tan abundante en la leche de vaca. En cambio, si en lugar de alergia a la caseína existe alergia a la proteína beta-lactoglobulina, la leche de cabra no es más beneficiosa que la de vaca ya que ambas tienen la misma cantidad. Hay estudios que demuestran que algunas personas con afecciones de las vías respiratorias, suelen observar mejoría consumiendo esta leche ya que tienden a fabricar menos mucosidad que con la leche de vaca. La leche de cabra es más blanca que la de vaca. Esta blancura de la leche de cabra y de los quesos que con ella se elaboran se debe a la ausencia de caroteno. El caroteno es un pigmento vegetal que confiere un color anaranjado o amarillento en algunos alimentos, como por ejemplo la zanahoria. Los carotenos pasan a la leche mediante la alimentación con pasto del animal. Es por eso que la leche de vaca, al contener carotenos, tiene un color amarillento. En cambio en la leche de cabra esos pigmentos se transforman en vitamina A, que es incolora, y por tanto no le confiere ninguna tonalidad. La brucelosis o fiebre de Malta es una enfermedad que muchas veces se ha asociado al consumo de la leche de cabra. Los síntomas son fiebre alta, sudor profuso, debilidad, pérdida de peso, etc. Hoy en día la leche de cabra que se comercializa, está higienizada y tratada con calor, por lo que no presenta ningún problema sanitario. CONDENSADA: La leche condensada es de color amarillento, sabor muy dulce, olor delicado y consistencia semilíquida, sin llegar a ser demasiado viscosa. Para elaborarla, se elimina gran parte del agua que contiene la leche y se agrega una elevada proporción de azúcares, que actúan como conservantes. El resultado es un producto muy azucarado (dulce) y energético que se debe consumir con mesura, en particular, si se tiene sobrepeso, obesidad y diabetes. Por el contrario, se recomienda para quienes realizan grandes esfuerzos físicos o están inapetentes y desnutridos como consecuencia de una convalecencia. La leche condensada es un producto muy energético debido al cambio sustancial en la composición de la leche, que se somete a un proceso de deshidratación y azucarado. La deshidratación parcial explica que todos los nutrientes, energéticos (hidratos de carbono, proteínas y grasas) y reguladores (vitaminas, minerales y oligoelementos), se concentren respecto a la leche original: 100 gramos de leche condensada suponen unas 330 Kcal, cinco veces más que la leche natural (63 Kcal/100 g). Este elevado valor energético se debe a su gran contenido en azúcares, ya que a los propios de la leche se suman los añadidos para garantizar su conservación. Se alcanzan hasta 54 g/100 g, unas 11 veces más que en la leche entera de partida.
  • 58. 58 La cantidad de grasa y proteínas es tres veces mayor en la leche condensada (9,2 g/100 g). Mantiene las proteínas de alto valor biológico de la leche original, aunque aumenta los ácidos grasos saturados y el colesterol, si se elabora con leche entera. También aumenta la concentración de vitaminas (A, D, B2, B12), minerales y oligoelementos (calcio, fósforo, potasio, magnesio y cinc). No obstante, el valor energético y su contenido en azúcares son tan elevados, que obligan a consumir la leche condensada con mesura y a no usarla como fuente excepcional de estos nutrientes reguladores. En la actualidad, hay diferentes variedades de leche condensada. Según el contenido graso de la leche de partida, se distingue entre leche condensada entera, semidesnatada y desnatada. A éstas se unen las aromatizadas, con aromas y colorantes añadidos, que se diferencian en el sabor. La leche condensada desnatada aporta casi las mismas calorías por cucharada que la entera. La diferencia es inapreciable: 10 calorías menos por cada cucharada de 20 gramos. Esto se debe a que las calorías no proceden de las grasas -la desnatada tan sólo tiene un 0,4%-, sino de la gran cantidad de azúcares añadidos, similar en ambas y que se puede comprobar en el etiquetado nutricional. La leche condensada proporciona energía de forma rápida. Por esta razón, es un alimento indicado para personas que realizan grandes esfuerzos físicos o que requieren un aporte extra al encontrarse inapetentes y desnutridos tras una larga convalecencia. No está indicada, en cambio, para quienes sufren sobrepeso y obesidad, diabetes e hipertrigliceridemia. La leche condensada entera es rica en grasa saturada y colesterol, por lo que su consumo y su adicción a postres y recetas dulces se debe restringir en caso de patología cardiovascular o alteraciones de lípidos en sangre, como la hipercolesterolemia o colesterol elevado. Además, el abuso puede favorecer el desarrollo de caries dental EVAPORADA: La leche evaporada se obtiene por una deshidratación parcial de la leche entera, semidesnatada o desnatada, cuya conservación se asegura mediante la esterilización, un tratamiento térmico que combina altas temperaturas con un tiempo determinado. Este tratamiento de conservación asegura la destrucción total de los microorganismos patógenos presentes en la leche y de sus esporas (formas de resistencia de los microorganismos), dando lugar a un producto estable y con un largo período de conservación. La deshidratación parcial de la leche consiste en eliminar parte del agua de constitución de la misma para aumentar de este modo su vida útil. Debido al descenso del contenido en agua que se produce en el alimento, se inhibe el crecimiento microbiano y la actividad enzimática. Además, disminuye el peso y el volumen del producto nuevo respecto al original, de modo que se reducen los gastos de transporte y almacenamiento. En la industria láctea, la reducción parcial del agua de constitución se lleva a cabo mediante un proceso de concentración por evaporación y así se obtiene la leche concentrada. Sin embargo, este producto no tiene una larga conservación, ya que la reducción de humedad que experimenta no es suficiente para impedir el desarrollo de microorganismos. Por ello, para su comercialización es necesario aplicarle a la leche concentrada un tratamiento de conservación adicional, que es la esterilización, y puede ser la clásica o UHT. De esta manera, se obtiene la leche evaporada. La esterilización clásica consiste en someter a la leche a temperaturas del orden de 115ºC durante unos 15 minutos. Tiene el inconveniente de que disminuye notablemente el contenido vitamínico respecto a la leche de origen.
  • 59. 59 Con la esterilización U.H.T. (Ultra Hight Temperature), la leche alcanza temperaturas de 140-150ºC, durante 2 a 16 segundos, con la ventaja de que mantiene prácticamente todo el valor nutricional respecto a la leche de origen. En ambos casos, el resultado es un producto líquido y homogéneo, de suave aroma, color amarillento y cuyo volumen es aproximadamente la mitad del de la leche de partida. Una vez reconstituida mediante la adicción de agua, se obtiene un producto con las mismas características que la leche líquida con el porcentaje graso correspondiente. En función de su contenido graso encontramos en el mercado la leche evaporada rica en grasa, entera, semidesnatada y desnatada. Aunque menos frecuente, también se puede encontrar la leche evaporada aromatizada, con aromas y colorantes autorizados añadidos para proporcionar aroma y sabor al producto. La leche evaporada es una leche concentrada, por lo que es un producto con una densidad nutritiva elevada, ya que los sólidos de la leche de partida se encuentran disueltos en una cantidad menor de agua (por tanto, a igual volumen mayor concentración de nutrientes). A pesar de que, una vez reconstituida, debería resultar similar en cuanto a composición nutritiva a la leche de partida, durante el proceso de obtención se pueden producir pérdidas nutritivas, según el método de esterilización aplicado. Con la esterilización clásica se produce una pérdida de vitaminas hidrosolubles como B1, B2 y B3, así como de algunos aminoácidos (componentes básicos de las proteínas). Sin embargo, si se emplea la esterilización U.H.T., prácticamente no se pierden nutrientes, ya que la leche está muy poco tiempo en contacto con las altas temperaturas. No obstante, se produce una pérdida nutritiva como consecuencia del proceso de evaporación propiamente dicho, aunque se puede considerar mínima. Además, en diversos países es frecuente la adicción de algunas vitaminas a la leche evaporada, principalmente A y D. Para consumir la leche evaporada como sustituto de la leche convencional es necesario añadir la misma cantidad de agua que la eliminada durante su proceso de obtención (el fabricante debe registrar en la etiqueta los pasos a seguir a la hora de reconstituir la leche evaporada). Una vez reconstituida, resulta un producto similar a la leche de partida. Con frecuencia, la leche evaporada se emplea para elaborar recetas, y estas se ven favorecidas por la alta densidad nutritiva del producto. Se utiliza fundamentalmente en repostería y como base para diversas salsas. A la hora de añadir azúcar a estas preparaciones, hay que tener en cuenta que el sabor dulce de la leche evaporada es más intenso que el de la leche tradicional. En el mercado, la leche evaporada se comercializa en envases Tetrarex, similares al brick pero de formato más alargado y estrecho, aunque en ocasiones también se presenta en latas o tubos. Una vez abierto el envase, la leche evaporada presenta un aroma suave, un color amarillento y una consistencia homogénea y totalmente líquida. La leche evaporada no es un producto perecedero por lo que se mantiene en buenas condiciones durante varios meses. Cuando aún no se ha abierto el envase resulta suficiente con guardarla en un lugar fresco y protegido de la luz. Sin embargo, una vez abierta se puede contaminar fácilmente, por lo que se debe guardar en el frigorífico y consumir en un plazo de aproximadamente 3-4 días.
  • 60. 60 DE VACA: En función del tratamiento térmico se diferencia la leche pasterizada, la esterilizada y la UHT. A su vez, cada uno de estos tipos de leche se puede clasificar en función de su contenido graso en leche entera, semidesnatada o desnatada. Leche pasterizada. Ha sido sometida a un tratamiento térmico durante un tiempo y una temperatura suficientes para destruir los microorganismos patógenos, aunque no sus esporas (formas de resistencia de los microorganismos). Sin embargo, no se puede considerar como un producto de larga duración, por lo que se debe mantener siempre en refrigeración y conviene consumirla en el plazo de 2-3 días. Se comercializa como leche fresca del día. Leche esterilizada. Ha sido sometida a un proceso de esterilización clásica, que combina altas temperaturas con un tiempo también bastante elevado. El objetivo es la destrucción total de microorganismos y esporas, dando lugar a un producto estable y con un largo período de conservación. El inconveniente es que este proceso provoca la pérdida de vitaminas B1, B2, B3, así como de algunos aminoácidos esenciales. Por ello, la industria láctea añade frecuentemente estos nutrientes a las leches sometidas a este tratamiento. Este tipo de leche se comercializa envasada en botellas blancas opacas a la luz, y se conserva, siempre que no esté abierto el envase durante un período de 5-6 meses a temperatura ambiente. Sin embargo, una vez abierto el envase, la leche se ha de consumir en un plazo de 4-6 días y mantenerse durante este tiempo en refrigeración. Leche UHT o leche uperizada. Es aquella que ha sido tratada a unas temperaturas muy elevadas durante un tiempo que no superan los 3-4 segundos. Debido al corto período de calentamiento, las cualidades nutritivas y organolépticas del producto final se mantienen casi intactas o varían muy poco respecto a la leche de partida. Se conserva durante unos tres meses a temperatura ambiente si el envase se mantiene cerrado. Una vez abierto el envase, debe conservarse en la nevera, por un periodo máximo de cuatro a seis días. Leche entera. Es aquella que presenta el mayor contenido en grasa láctea, con un mínimo de 3,2 gramos por 100 gramos de producto. Tanto su valor calórico como su porcentaje de colesterol son más elevados con respecto a la leche semidesnatada o desnatada. Leche semidesnatada. Se le ha eliminado parcialmente el contenido graso, que oscila entre 1,5 y 1,8 gramos por 100 gramos de producto. Su sabor es menos intenso y su valor nutritivo disminuye por la pérdida de vitaminas liposolubles A y D, aunque generalmente se suelen enriquecer en esas vitaminas para paliar dichas pérdidas. Leche desnatada. Mantiene todos los nutrientes de la entera excepto la grasa, el colesterol y las vitaminas liposolubles. Muchas marcas comerciales les añaden dichas vitaminas para compensar las pérdidas. También se encuentra en algunos supermercados leche desnatada enriquecida con fibra soluble. La composición de la leche determina su calidad nutritiva y varía en función de raza, alimentación, edad, periodo de lactación, época del año y sistema de ordeño de la vaca, entre otros factores. Su principal componente es el agua, seguido fundamentalmente por grasa (ácidos grasos saturados en mayor proporción y colesterol), proteínas (caseína, lactoalbúminas y lactoglobulinas) e hidratos de carbono (lactosa principalmente). Así mismo, contiene moderadas cantidades de vitaminas (A, D, y vitaminas del grupo B, especialmente B2, B1, B6 y B12) y minerales (fósforo, calcio, zinc y magnesio). La leche constituye el mejor aporte de calcio, proteínas y otros nutrientes necesarios para la formación de huesos y dientes. Durante la infancia y adolescencia se aconseja tomar la leche entera, ya que conserva la energía y las vitaminas A y D ligadas a la grasa. En la edad adulta también es importante mantener un consumo adecuado, con el fin de favorecer la conservación de la masa ósea, contribuyendo así a prevenir la desmineralización de los
  • 61. 61 huesos, causa frecuente de osteoporosis y fracturas. Este efecto cobra aún más importancia en las mujeres durante las etapas de adolescencia, embarazo, lactancia y menopausia. La grasa de la leche resulta fácil de digerir, ya que se encuentra en forma de pequeños glóbulos rodeados de una fina capa protectora. Sin embargo, dado el contenido calórico de la leche entera, personas con sobrepeso, obesidad y alteraciones de lípidos en sangre hipercolesterolemia, hipertrigliceridemia), pueden optar por la leche semidesnatada o desnatada, con menor cantidad de grasa y, en consecuencia, también de calorías y colesterol. La leche contiene además triptófano, un aminoácido (componente de las proteínas) que estimula la producción de serotonina, un neurotransmisor que produce en el organismo efectos calmantes e inductores del sueño. Por este motivo, se recomienda el consumo de leche antes de acostarse para ayudar a combatir el insomnio y los estados de ansiedad. Si se toma azucarada, el efecto es aún mayor, ya que el azúcar favorece también la liberación de serotonina. A pesar de su valor nutritivo, la leche de vaca está contraindicada en algunas situaciones concretas, como en el caso de quienes sufren intolerancia a la lactosa, galactosemia y alergia a la leche. LECHUGA A muchas personas la lechuga les produce molestos gases. El tronco es la parte más indigesta de esta saludable vegetal, pero si no quieres entretenerte en retirarlo, te aconsejamos preparar las ensaladas con lechuga tipo iceberg, es algo más insípida pero sienta mucho mejor. Si incluyes unas gotitas de vinagre en el agua que utilices para lavar la lechuga, las espinacas o las acelgas, además de dejar bien muertos los bichitos que pueden haber colonizado estos vegetales, conseguirás reducir la pérdida de vitaminas que se produce en el proceso de lavado. LENGUADO El lenguado es un pescado blanco ya que contiene poca grasa -100 gramos de lenguado aporta 1,5 gramos de grasa-. Si se cocina de manera adecuada o se combina con salsas ligeras, es muy útil en dietas hipocalóricas y en las de personas con problemas digestivos. Conviene tener en cuenta que muchas veces el lenguado se fríe o se reboza, dos modos de cocinarlo que hacen que su valor graso y calórico aumente de forma notable. La cantidad de proteínas que contiene no es muy elevada, pero sí de alto valor biológico. Respecto de su contenido en vitaminas destaca las del grupo B como la B3 y la B9, pero su presencia en el lenguado no es destacable en comparación con el resto de especies. En cuanto al contenido en minerales, el lenguado destaca por la cantidad de fósforo, potasio, magnesio y yodo. El contenido de los tres primeros es similar al de la mayor parte de los pescados, sin embargo, el yodo se encuentra en cantidades más relevantes, aunque no sobresalientes si se compara con el salmonete, que posee 190 microgramos de yodo por cada 100 gramos de porción comestibles. Este mineral influye en importantes funciones en el organismo, de hecho, es indispensable para el buen funcionamiento de la glándula toriodes, que regula numerosas funciones metabólicas, así como el crecimiento del feto y el desarrollo de su cerebro. LENTEJAS, energía a raudales Cuentan los entendidos que, gracias al consumo de esta legumbre, rica en proteínas y hierro, los esclavos encontraron las fuerzas suficientes para erigir las pirámides egipcias. Incluir este sano alimento en la cocina de invierno es un acierto.
  • 62. 62 Comer con regularidad un buen guiso de lentejas en los meses fríos del año puede librarte de más de un resfriado. Esta legumbre encabeza la lista de alimentos más ricos en zinc y en ácido fólico, dos nutrientes que mejoran la capacidad de resistencia del sistema inmunitario. Este vegetal proporciona energía a largo plazo, un beneficio que, aparte de prevenir el cansancio, ayuda a controlar el apetito. Tiene fama de ser un alimento calórico, pero lo cierto es que una ración de lentejas cocidas aportan las mismas calorías que una tortilla de dos huevos. Un plato de lentejas proporciona más de la mitad de la cantidad de fibra que los expertos recomiendan tomar al día. El consumo de fibra no sólo combate el estreñimiento sino que también mejora las tasas de colesterol y previene el cáncer de colon y la aparición de divertículos intestinales. Las lentejas son un yacimiento de hierro. Para mejorar la absorción del hierro, conviene cocinarlas con carne roja –costillas de cerdo o de ternera, por ejemplo- o bien acompañadas de una ensalada preparada con hortalizas rica en vitamina C, como el tomate o el pimiento rojo. Las proteínas de las lentejas son tan nutritivas como las de la carne, el pescado o el huevo siempre que se combinen con un cereal: el arroz, maíz dulce, quinoa, etc. Las lentejas tojas (sin piel) y las pardinas son las variedades que menos gases producen. LIMA, refrescante y sana a partes iguales Más ácida y aromática que el limón, la lima se emplea básicamente como ingrediente estelar de los zumos y cócteles de aires más exóticos, pero también aporta un toque de distinción a los marinados y a las vinagretas. La lima es con el limón, la fruta más ligera de la naturaleza –seis calorías por cada 100 g.-, en gran parte debido a la ingente cantidad de agua que proporciona. Sin lugar a dudas, el zumo de lima diluido en agua o mezclado con hielo picado y endulzado con edulcorantes artificiales, es el refresco ―light‖ más sano. Además de calmar la sed, los minerales de la lima nos ayudan a recuperar los líquidos y las sales que perdemos a través del sudor. Si por algo destaca la lima es por su elevado aporte en vitamina C. Este nutriente, además de ―levantar‖ nuestras defensas, mejora los síntomas de las alergias, aumenta la absorción del hierro y retrasa los signos más visibles del envejecimiento. Las personas que toman cítricos presentan un menor índice de ciertos tipos de cáncer, como el de estómago. A diferencia de otros cítricos, la lima está presente en el mercado todo el año. Con dos cucharadas de aceite, una de jugo de lima, otra de salsa de soja y un poco de sal, darás con un aliño muy sano y digestivo para tus ensaladas. El jugo de lima, combinado a partes iguales con jugo de limón realza el sabor del pescado blanco y es la base de un buen número de escabeches y marinados. Esta última mezcla, vertida sobre una macedonia preparada con antelación frena la pérdida de vitaminas en la receta. Las ralladuras de la piel de la lima, que añaden sabor, color y frescura a muchos platos e infusiones, mejoran la circulación capilar. LIMÓN A pesar de su bajo contenido energético –el limón es junto a la lima, la fruta más ligera de la naturaleza-, este cítrico posee un indiscutible valor terapéutico. Aliado del sistema circulatorio: Tanto el jugo de limón como la infusión que se obtiene al hervir la piel de esta fruta con hojas de vid roja o con romero, fortalecen los casi
  • 63. 63 100.000 kilómetros de vasos sanguíneos que riegan nuestro cuerpo, lo que ayuda a prevenir las varices, mejora las hemorroides y detiene el sangrado de las encías. La mejor cura antiestrés y de rejuvenecimiento: El limón refuerza los componentes tensores de la piel, aparte de acelerar el crecimiento del pelo y de endurecer las uñas. A esta acción rejuvenecedora debe sumarse su importante efecto revitalizante y depurador. Para aprovechar estos beneficios, no dudes en añadir zumo de limón a las infusiones y zumos que prepares. Con ajo y miel en caso de gripe: El zumo de limón caliente con ajo picado y miel activa las defensas y es un revulsivo excelente contra la tos, el dolor muscular y la fiebre en procesos gripales. Aliñar la ensalada, las verduras o las macedonias de fruta con zumo de limón tiene múltiples beneficios para la salud. Al estimular la segregación de ácidos y enzimas en el estómago, el zumo de limón abre el apetito y mejora el aprovechamiento de las proteínas, el calcio y el hierro. Estas virtudes no deberían pasar desapercibidas entre los convalecientes, los fumadores, las embarazadas y las personas mayores. Diarrea: Debido a su alto contenido en vitamina C, magnesio y fibra, el limón podría ser considerado como un buen laxante. Y así sería de no ser por la presencia de taninos, los componentes que le proporcionan su marcado sabor áspero. Por eso, el jugo de limón diluido en agua o en té negro, se emplea como eficaz remedio para la diarrea. Si antes de practicar ejercicio tomas una limonada, mejorarás tu nivel de resistencia y rendimiento. LUBINA, el pescado blanco que más alimenta La lubina es junto con el bacalao, la pescadilla, la perca y la raya uno de los pescados blancos más magros, dado que apenas aporta 1,3 gramos de grasa por 100 gramos de carne. A esto se une su elevado contenido en proteínas de alto valor biológico frente a la mayoría de pescados, así como de vitaminas y minerales. Por ello se considera un alimento muy nutritivo que, si se cocina de manera sencilla, puede formar parte habitual de las dietas hipocalóricas. Su carne supone un aporte interesante de potasio, fósforo y hierro y moderado de sodio y magnesio, comparado con el resto de pescados frescos. El potasio es un mineral necesario para el sistema nervioso y la actividad muscular e interviene junto con el sodio en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula. El fósforo está presente en los huesos y dientes. También interviene en el sistema nervioso y en la actividad muscular y participa en procesos de obtención de energía. El magnesio se relaciona con el funcionamiento del intestino, los nervios y los músculos además de formar parte de huesos y dientes. También mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante. El hierro es necesario para la generación de hemoglubina, proteína que transporta el oxígeno desde los pulmones a todas las células y su aporte adecuado previene la anemia ferropénica. Entre las vitaminas, las del grupo B, B1, B2 y B3, cuyo contenido en la lubina es superior respeto a otros pescados. No obstante, el contenido en estas vitaminas no es tan relevante si se compara con otros alimentos ricos en estos nutrientes. Aunque podemos disponer de la lubina de piscifactoría, a un precio asequible, en cualquier momento del año, es precisamente en los meses fríos del invierno, cuando se da la mejor temporada de captura de la lubina salvaje, más sabrosa y de carne más firme. Se trata del pescado blanco más rico en proteínas, llegando a superar el contenido en este macronutriente de un entrecot de ternera o una chuleta de cerdo. Alimenta tanto o más que la carne proporcionando una cantidad considerablemente menor de grasas es su mejor baza. De ahí que una porción individual de 150 g. (de peso neto) sólo contenga 151 kcal.
  • 64. 64 También destaca por su riqueza en calcio. Únicamente las anchoas y las sardinas enlatadas –que se consumen con su propia espina- la dejan atrás en este apartado. Para mejorar la absorción del calcio, conviene acompañar este pescado de una guarnición de setas o de una salsa de base láctea, con gran aporte en vitamina D. Aunque el boquerón y la sardina le pisan los pies, la lubina es el pescado con mayor dosis de hierro. Por este motivo, su consumo regular contribuye, entre otras cosas, a combatir la anemia, a mejorar la concentración y a superar la fatiga, la debilidad y la irritabilidad. Las personas que no consumen mucha carne, deberían incluir la lubina en su dieta semanal. La razón: este pescado atesora una cantidad de vitamina B12 equivalente o superior a la de carnes, huevos y quesos. Este nutriente, exclusivo del reino animal, interviene en la formación de glóbulos rojos, protege los nervios y aumenta la resistencia a las infecciones. La lubina es, junto con el bacalao, la pescadilla y la raya, uno de los pescados más magros. MAÍZ DULCE Los pequeños granos de maíz concentran nutrientes de gran valor. Destacan por ser una fuente de grasas esenciales y el único cereal que posee cantidades significativas de vitamina A. Es, junto con la avena, uno de los pocos cereales con ácidos grasos Omega 6. Añadir maíz dulce a las ensaladas ayuda a reducir la inflamación de las articulaciones, propia de las enfermedades reumáticas y de la piel. Esto, sumado a su aporte en vitamina A, hace que sea un alimento básico en caso de piel atópica. Su aporte en Omega 6 y en fibra, convierte a este alimento en un excelente aliado de las personas con niveles altos de colesterol y triglicéridos. Para potenciar esa acción, no está de más consumirlo con aguacates o con nueces. El maíz también destaca por su elevado contenido en magnesio, necesario para relajar los músculos e imprescindible para el buen funcionamiento del corazón. Otra razón por la que añadir este ingrediente en empanadillas, pizza, bocadillos, etc. es por su contenido en luteína. Este pigmento vegetal reduce el daño que los rayos del sol provocan en los ojos y juega un papel importante en la prevención y en el tratamiento de la pérdida de visión asociada a la edad. El maíz proporciona dosis considerables de vitaminas del grupo B y de fósforo, nutrientes que favorecen las funciones cerebrales y mejoran la salud de los nervios. En el mercado, encontrarás maíz dulce enlatada y al natural, sin azúcares añadidos y con bajo contenido en sodio. Se trata de la opción más sana entre quienes son hipertensos, retienen más líquidos de la cuenta o quieren cuidar la línea. Las personas de ojos claros o quienes tienen una alta sensibiidad a la luz del sol deberían aumentar el consumo de maíz. La razón: este nutritivo cereal es una de las mejores fuentes de dos pigmentos, la luteína y la zeaxantina, que actúan como un auténtico filtro de protección solar. MANDARINA Al contener vitamina C, estimula las defensas del organismo, una propiedad interesante sobre todo para las personas con un déficit inmunológico, fumadores, etc.
  • 65. 65 A las personas con anemia les favorece consumir mandarinas junto con alimentos ricos en hierro –legumbres, verduras- ya que la vitamina C que poseen aumenta la absorción de este mineral. Debido a su alto contenido en calcio y en dos componentes de acción cardioprotectora y antioxidante, los betacarotenos y los flavonoides, la mandarina es muy adecuada en la dieta de la tercera edad. Por su efecto antiséptico, broncodilatador y antiinflamatorio, el consumo de este cítrico está muy indicado en caso de resfriado, gripe o cualquier otro trastorno de las vías respiratorias. Por su acción antiinflamatoria, también se aconseja en caso de problemas intestinales y úlceras, así como para facilitar la digestión tras una comida copiosa. Comer mandarinas después de realizar ejercicio físico ayuda a reponer los minerales y el líquido perdido, de la misma manera que haría una bebida isotónica. Por su contenido en ácido fólico, un nutriente que previene las malformaciones en el feto, es un alimento muy recomendable para las mujeres que van a ser madres en breve. Las mandarinas de mayor calidad son las que tienen la piel bien adheridas a la pulpa, blanda y lisa. MANZANA, la mejor medicina Aunque no destaca por su contenido vitamínico ni por su aporte en minerales, es una fuente abundante de fitoquímicos, unas sustancias vegetales con propiedades medicinales. Ya lo dice el refrán: ―no hay cosa más sana que comer en ayunas una manzana‖. La manzana contiene –sobre todo en la piel y en la pulsa más próxima a ella-, quercetina, una sustancia que ayuda a reducir el colesterol ―malo‖. El consumo regular de esta fruta previene la arteriosclerosis, ya que evita que las grasas dañinas se depositen en la pared de las arterias, disminuye la presión arterial y reduce el riesgo de infarto de miocardio. También resulta beneficiosa para la congestión hepática y como preventivo de los cálculos biliares y gracias a su acción diurética, ayuda a eliminar sustancias de desecho que afectan a las articulaciones. La manzana es, por detrás del membrillo, una de las frutas más ricas en taninos. Este componente, que en las plantas cumple funciones defensivas, desinflama las paredes del estómago y del intestino, siendo muy útil en caso de acidez, gastritis y diarrea. En estos casos, conviene comerla pelada y rallada, al horno o en compota. Los ácidos que contiene la manzana desinfectan el tracto digestivo, inhiben la formación de gases y promueven el asentamiento de bacterias beneficiosas en la flora intestinal. Cruda y con su piel, esta fruta sacia al apetito al mismo tiempo que reduce la absorción de las grasas y de los azúcares de los alimentos junto a los que se consume, debido a que la manzana está constituida por un 30% de pectina. Combatir el estreñimiento y mejorar el estado de la piel son otras de las virtudes de este tipo de fibra. Comer una manzana a bocados revitaliza las encías y ayuda a prevenir la aparición de caries. MELOCOTÓN, un cóctel de vitaminas antiedad Una pieza de unos 200 gramos aporta una tercera parte de la vitamina C que se requiere a diario, el 15% de la vitamina A y el 10% de la E. Estos nutrientes, además de retrasar el proceso natural de envejecimiento, ayuda a prevenir la aparición del cáncer, mantiene el corazón y las arterias en perfecto estado e impulsa las defensas.
  • 66. 66 Bajo la piel aterciopelada de las piezas de mayor colorido se esconde un arsenal de nutrientes que protegen los ojos y la piel de daño causado por los rayos solares. Comer un melocotón diario es la mejor forma de prevenir la sequedad y preservar la juventud de la piel durante más tiempo. El sabroso y aromático melocotón resulta diurético y ligeramente laxante. A pesar de su dulzor, esta fruta posee un bajo contenido en hidratos –menor que el presente en la nectarina- y un nulo aporte en grasas. De ahí que una pieza mediana proporcione unas 60-70 calorías. El yodo que aporta esta fruta, aunque sea en cantidades modestas, mejora los resultados de las dietas de control de peso. Los niños, las embarazadas, los fumadores, las personas que sufren estrés y las hipertensas no deberían dejar pasar la oportunidad de comer esta fruta fresca. En conserva, los melocotones pierden gran parte de su acción diurética y antienvejecimiento, aparte de ganar calorías. La piel de melocotón puede producir alergias, razón por la que se recomienda consumirlo pelado. MELOCOTÓN DESECADO, energía para el frío Esta fruta seca (orejones) contiene cinco veces más potasio que la naranja. Este mineral es de gran ayuda para las personas que siguen una dieta pobre en sodio (hipertensos, retención de líquidos, etc.) y es muy beneficioso para los músculos de los niños y de las personas que realizan esfuerzos físicos intensos. Los melocotones secos troceados combinan muy bien con los cereales del desayuno y con el yogur, a los que aporta buenas dosis de hierro, calcio, fibra y vitamina A. Esta vitamina refuerza las defensas, protege los pulmones y embellece la piel. Los orejones de melocotón también se emplean en la preparación de rellenos de carne y de sabrosas tartas. Para obtener orejones de melocotón, se debe, primero, extraer la piel y, después, pelar la fruta en espiral. Posteriormente, se colocan las virutas sobre un tejido limpio y se dejan secar al sol. En invierno, es mejor secar la fruta de temporada (manzana, piña, plátano, etc.) en el horno o en el microondas. Se comienza con una temperatura baja (50º C) y poco a poco, se eleva hasta llegar a los 70º C. La fruta suele estar lista al cabo de unos 8 ó 9 horas. Para que la fruta desecada no se ―arrugue‖ en exceso, debe guardarse en frascos de cristal bien cerrados. Evita las bolsas de plástico, el alimento podría enmohecerse con rapidez. Si tienes sobrepeso –los melocotones secos contienen 219 calorías por cada 100 g.- o sufres digestiones pesadas, no abuses del consumo de este alimento. MELÓN Numerosos estudios científicos han demostrado que el melón es rico en antioxidantes, fibra, potasio, calcio, ácido fólico (recomendable para los mujeres gestantes), zinc (bueno para la próstata) y vitaminas B, C y E. Además posee un alto contenido en agua que en la mayoría de los casos puede alcanzar el 95%. Debido a esta última característica está indicado en las dietas de adelgazamiento y le convierte en un suave diurético, recomendado para la hipertensión. No es aconsejable su consumo por parte de diabéticos, debido a los altos niveles de azúcares que contiene, ni tampoco para niños menores de dos años y personas propensas a diarreas, flatulencias, dispepsias de fermentación y colitis. Esta hortaliza previene también la gota y la artritis, mejora el estreñimiento gracias a su aporte de fibra, nivela el colesterol alto y alivia la acidez estomacal. Por su parte, las semillas del melón concentran también propiedades beneficiosas pues en infusión ayudan a regular la actividad renal y secas poseen un alto contenido en flavonoides, muy relacionados por la permeabilidad capilar, hemostasis y antioxidación.
  • 67. 67 Del melón prácticamente todo es comestible pues la corteza se emplea en confituras, las semillas como frutos secos o para la obtención de aceite y la carne, que se come en crudo o procesada. Su pulpa va muy bien con salazones, sobre todo con jamón, con pescados ahumados, en cócteles, relleno con frutas del bosque o tropicales (le refuerzan, en estos casos, unas gotas de licor), cortado en dados bañados con Oporto, con zumo de naranja y una rama de albahaca, o simplemente cortado en rajas como final sabroso de una comida veraniega. También se consume en forma de compota, jarabe, mermelada, en almíbar o en su propio jugo. Más que su utilización como postre es recomendable como entrante, ya que la fermentación rápida de sus azúcares en el aparato digestivo, anteponiéndose a la de otros alimentos que se han ingerido antes, puede ocasionar algunos trastornos. Quizá en este efecto está el origen del dicho de que ―el melón por la mañana es oro, por la tarde plata y por la noche mata‖. MEMBRILLO El membrillo es una fruta con un escaso contenido de azúcares, y por tanto un bajo aporte calórico. El inconveniente que presenta es que en la mayoría de las ocasiones se consume en forma de dulce de membrillo, que lleva adicionado azúcar, por lo que el valor calórico de este producto se dispara. De su contenido nutritivo apenas destacan vitaminas y minerales, salvo el potasio y cantidades discretas de vitamina C. No obstante, al consumirse habitualmente cocinado, el aprovechamiento de esta vitamina es irrelevante. Las propiedades saludables del membrillo se deben a su abundancia en fibra (pectina y mucílagos) y taninos, sustancias que le confieren su propiedad astringente por excelencia. También contiene ácido málico, ácido orgánico que forma parte del pigmento vegetal que proporciona sabor a la fruta, con propiedad desinfectante y de favorecer la eliminación de ácido úrico. El potasio es un mineral necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad muscular normal, interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula. El sabor ácido y astringente del membrillo lo hace incomestible al natural, siendo la forma de consumo más común en forma de dulce de membrillo, un producto que lleva añadido azúcar, por lo que de esta manera no es recomendable para quienes padecen diabetes, hipertrigliceridemia y exceso de peso, salvo que se sustituya el azúcar por edulcorantes sin calorías. El dulce de membrillo combinado con requesón, queso fresco o nueces constituye una alternativa muy saludable para los almuerzos y las meriendas de los más pequeños. Si se toma acompañado de galletas, tostadas o frutos secos resulta un aperitivo energético para quienes necesitan un aporte extra de calorías, como los deportistas, personas con inapetencia secundaria a diversas enfermedades o quienes desean aumentar de peso. El membrillo se ha empleado tradicionalmente en dietoterapia por sus propiedades astringentes y tónicas sobre las mucosas intestinales. Las numerosas pepitas del fruto contienen abundante mucílago, un tipo de fibra soluble, que también está en los cartílagos de los carpelos y que se emplea en la industria farmacéutica y en la cosmética. La pulpa del membrillo destaca por su contenido en pectina, fibra soluble que ejerce diversas funciones orgánicas, lo que hace a los membrillos muy interesantes en distintas situaciones o enfermedades. A la pectina se le atribuyen efectos benéficos en caso de diarrea ya que reduce el tránsito intestinal al retener agua. A esta acción se une la riqueza en taninos del membrillo, sustancias con propiedades astringentes y antiinflamatorias. Los taninos secan y desinflaman la mucosa intestinal (capa que tapiza el interior del conducto digestivo), por lo que el consumo de membrillo bien maduro o en forma de dulce resulta eficaz en el tratamiento de la diarrea. Por otra parte, la pectina aumenta el pH (disminuye la acidez) al llegar el ácido bien mezclado y neutralizado con los alimentos y la propia fibra, por lo que el consumo de membrillo está indicado en caso de trastornos gástricos (estómago delicado, gastritis, úlcera gastroduodenal...). A la riqueza en pectina, se une el ácido málico abundante en su pulpa, que ejercen sobre las mucosas acciones reguladoras y tonificantes. Además, la fibra soluble forma
  • 68. 68 geles viscosos que fijan la grasa y el colesterol, con lo que disminuye la absorción de dichas sustancias, y esto es positivo en caso de hipercolesterolemia. Por su elevado contenido en potasio y bajo en sodio, el dulce de membrillo resulta recomendable para aquellas personas que sufren hipertensión arterial o afecciones de vasos sanguíneos y corazón, no asociadas a exceso de peso. No obstante, su consumo deberán tenerlo en cuenta las personas que padecen de insuficiencia renal y que requieren de dietas especiales controladas en este mineral. Sin embargo, a quienes toman diuréticos que eliminan potasio y a las personas con bulimia; debido a los episodios de vómitos autoinducidos que provocan grandes pérdidas de este mineral, les conviene el consumo de membrillo. MERLUZA La merluza es un pescado blanco con un contenido graso y calórico bajo –aporta en torno a 65 calorías y menos de 2 gramos de grasa por 100 gramos de porción comestible-. Debido a su bajo contenido graso y aporte calórico, la merluza se considera un alimento adecuado para personas que sufren de sobrepeso u obesidad, eso sí, sin olvidar que se ha de cocinar con técnicas culinarias que no añadan en exceso de grasa al alimento, como por ejemplo, a la plancha o al horno. Destaca su contenido en vitaminas del grupo B, B1, B2, B3, B9 y B12. Estas vitaminas, salvo la B12, permiten el aprovechamiento de los nutrientes energéticos (hidratos de carbono, grasa si proteínas). No obstante, la cantidad de estas vitaminas presentes en la merluza no es relevante si se compra con la que contienen alimentos ricos en estos nutrientes (cereales integrales, legumbres, verduras de hoja verde, hígado y carnes en general). El aporte adecuado de estas vitaminas es esencial porque intervienen en numerosos procesos de gran importancia como la formación de glóbulos rojos, la síntesis de material genético o el funcionamiento del sistema nervioso, entre otros. En cuanto a los minerales, la merluza aporta potasio, fósforo y magnesio, si bien todos ellos están presentes en cantidades medias si se compara con las contenidas en la mayor parte de los pescados. MERO El mero es un pescado semigraso que contiene 6 gramos de grasa por cada 100 gramos de porción comestible. Su contenido en proteínas, no es muy elevado, si bien éstas son considerables de alto valor biológico y contienen todos los aminoácidos esenciales. Posee diferentes vitaminas y minerales. Entre las vitaminas destacan las del grupo B, como B2, B3, B6, B9 y B12. El contenido de estos nutrientes es poco relevante si se compara con otros alimentos como los cereales integrales, las legumbres, las verduras de hoja verde, el hígado o las carnes en general. Estas vitaminas, salvo la B12, permiten el aprovechamiento de hidratos de carbono, grasas y proteínas. Todas ellas intervienen en numerosos procesos de gran importancia como la formación de glóbulos rojos, la síntesis de material genético, el funcionamiento del sistema nervioso, etc. El mero también contiene cantidades interesantes en vitamina E, una vitamina con acción antioxidante. En relación con la presencia de minerales destacan el potasio, fósforo y magnesio, si bien en cantidades medias si se comparan con el contenido de estos minerales que presentan la mayor parte de los pescados.
  • 69. 69 MEZCLAR LOS ALIMENTOS Los alimentos que utilizamos a lo largo del día no son iguales. Tenemos carne, pescado, leche y sus derivados, cereales, dulces, frutas, etc. Unos son de carácter ácido, otros salados, otros con un ligero toque amargo. En definitiva, y no sólo por cuestiones de gusto sino para facilitar una mejor digestión, debemos ser cuidadosos a la hora de preparar un menú para no mezclar alimentos. Aunque suele ser habitual, no es nada aconsejable preparar menús con carne y pescado al mismo tiempo, ya que aumentan la duración de la digestión, no sólo por la elevada concentración de proteínas a la que dan lugar dentro del intestino, sino también porque entre ambos incrementan los procesos de fermentación. Hay ciertos grupos de alimentos que no debemos incluir en la misma comida, como es el caso de la carne y el pescado; las frutas ácidas con leche o derivados lácteos, los cereales con los dulces; las proteínas (de la carne o el pescado) con hidratos de carbono o azúcares (cereales, pasta, pan). MORAS Estas frutas son de bajo valor calórico por su escaso aporte de hidratos de carbono. Son especialmente ricas en vitamina C las grosellas negras y las rojas, que tienen cantidades mayores que algunos cítricos. En general, las bayas silvestres son buena fuente de fibra; que mejora el tránsito intestinal, y de potasio, hierro y calcio (estos dos últimos de peor aprovechamiento que los procedentes de alimentos de origen animal), taninos de acción astringente y de diversos ácidos orgánicos. Sin embargo, lo que en realidad caracteriza a estas frutas es su abundancia de pigmentos naturales (antocianos y carotenoides) de acción antioxidante. En la alimentación humana, este tipo de frutas constituyen una de las fuentes más importantes de antocianos, que les confieren su color característico y que están junto con ácidos orgánicos tales como el ácido oxálico o el ácido málico, responsables también de su sabor. La vitamina C tiene acción antioxidante, al igual que los antocianos y carotenoides. Dicha vitamina interviene en la formación de colágeno, huesos y dientes, glóbulos rojos y favorece la absorción del hierro de los alimentos y la resistencia a las infecciones. El potasio es necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso, para la actividad muscular normal e interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula. Los antocianos y carotenoides son abundantes en la composición de todas estas frutas del bosque. Desde el punto de vista bioquímico se caracterizan por poseer una elevada actividad antioxidante; neutralizan la acción de los radicales libres que son nocivos para el organismo. Estas propiedades pueden dar lugar a efectos fisiológicos muy diversos; efectos antiinflamatorios y acción antibacteriana de los antocianos, entre otros. Estas frutas contienen, además de los antocianos y carotenoides, otros antioxidantes como la vitamina C. La ingesta dietética de estas sustancias potencia nuestro sistema inmunológico o de defensas del organismo y contribuye a reducir el riesgo de enfermedades degenerativas, cardiovasculares e incluso del cáncer. Asimismo, la vitamina C tiene la capacidad de favorecer la absorción del hierro de los alimentos, por lo que mejora o previene la anemia ferropénica. Existen ciertas situaciones vitales en las que las necesidades orgánicas de vitamina C están aumentadas, como embarazo, lactancia, tabaquismo, empleo de ciertos medicamentos, estrés y defensas disminuidas, práctica deportiva intensa, cáncer, Sida y enfermedades inflamatorias crónicas. En dichas situaciones, el consumo de bayas silvestres ricas en vitamina C está especialmente indicado. La fibra es un componente muy abundante en estas frutas, por lo que su consumo habitual durante los meses en los que abundan puede resultar un remedio para tratar el estreñimiento y la atonía intestinal. Los frutos cuando aún están verdes, son ricos en taninos, que les confiere esa sensación de aspereza en el paladar y resultan astringentes y refrescantes, pero una vez
  • 70. 70 alcanzan su completa madurez, los taninos disminuyen y las frutas adquieren propiedades laxantes, tónicas y depurativas. Particularmente, los arándanos son ideales para combatir infecciones y para mejorar la circulación periférica. El jugo de arándanos de la variedad roja, ejerce una sorprendente acción antiséptica y antibiótica sobre los gérmenes causantes de las infecciones urinarias, especialmente sobre la Escherichia Coli. En caso de cistitis, se recomienda la toma de un vaso grande lleno de unos 300 mililitros de jugo fresco diario, durante uno a tres meses, como tratamiento y profilaxis. Además, los arándanos contienen ácido quínico, sustancia que se elimina y acidifica la orina, de modo que evita que se formen cálculos o litiasis renal de fosfato cálcico, no de otro tipo de cálculos MOZZARELLA, un alimento redondo Este queso fresco se empezó a producir en Italia allá por el siglo XII en una zona de pantanos muy propicia para la cría de búfalos. Aunque ahora también se fabrica con leche de vaca, la mozzarella fresca tradicional se elabora con leche de búfala, de sabor mucho más intenso, sal y cuajo. La mozzarella preparada con leche de vaca contiene tres veces más calcio que la leche, motivo por el que 100 g. de este tipo de queso aporta el 50% de la cantidad de calcio que se recomienda tomar a diario. Aparte de ser un mineral imprescindible para los huesos, el calcio ayuda a que los músculos, incluido el corazón, realicen adecuadamente el movimiento de contracción-relajación. Este mineral también contribuye a mantener la tensión arterial en los niveles aconsejables y alivia los síntomas del síndrome premenstrual, en especial los dolores de bajo vientre. En el mercado encontrarás mozzarella ―light‖ con hasta un 55% menos de materia grasa y un 37% menos de calorías. Una ración de 50 g. de mozzarella baja en grasas posee 162 calorías. Con el calor, la mozzarella se derrite formando hilos, de ahí que sea uno de los quesos más empleados en la preparación de pizzas y de canapés calientes. Pero es fresca como mejor se aprecia su sabor. Cortada a rodajas, con tomate, aceitunas negras, hojas de albahaca y aceite –la tradicional ensalada ―caprese‖-, la mozzarella hará las delicias de toda la familia. Debido a la suavidad de su sabor y a su textura, blanda y jugosa, la mozzarella suele ser del agrado de los niños y de las personas mayores, los paladares más delicados de la casa. Las personas con niveles altos de colesterol o de triglicéridos pueden comer mozzarella con moderación, siempre en su versión light. NABO, la raíz curativa Este tubérculo es, junto con la chirivía, la zanahoria y la col, un ingrediente imprescindible de los caldos, incluirlo en tus recetas de invierno reporta beneficios para la salud. El nabo comparte con los vegetales de su familia –coles, rábano, berros, etc.-, su alto contenido en sustancias azufradas, que a pesar de ser muy flatulentas, vale la pena incluir en la dieta por su efecto preventivo contra el cáncer y trastornos degenerativos del sistema cardiovascular.
  • 71. 71 Estos compuestos azufrados también ayudan a diluir la mucosidad y a despejar las vías respiratorias. El caldo de este tubérculo, así como el jugo del nabo cocido, son dos remedios tradicionales contra la bronquitis, el resfriado y la amigdalitis. El mineral que más destaca en su composición es el potasio, de gran efecto diurético. Aunque no te guste el sabor del nabo, conviene introducirlo en los caldos y guisos que prepares porque el potasio pasa al agua de la cocción. Las personas hipertensas o con además, así como los ancianos con escasa fuerza muscular, son los mayores beneficiarios de su consumo. En la cocina japonesa, muchos platos se preparan o van acompañados de nabo rallado. Consumido crudo o escaldado es como mejor se aprovechan sus propiedades desinfectantes y digestivas, así como su alto contenido en vitamina C, similar al que aportan las espinacas o la piña. No lo ingieras sin cocinar si tienes un bajo rendimiento de tiroides. Los nabos más tiernos y menos flatulentos son los de tamaño medio o pequeño. Si bien la mayoría son blancos, algunos pueden adquirir tonalidades verdosas o violáceas sin afectar a su calidad. El nabo es el segundo alimento más rico en vitamina K, un nutriente de acción anticoagulante y un beneficioso protector de los huesos. NARANJA Existen numerosas variedades de naranjas con particularidades en su sabor, jugosidad, tamaño, condiciones de cultivo y productividad diferentes. Esto permite que se pueda elegir el tipo más adecuado para cada empleo concreto; bien sea para su consumo como fruta de mesa, zumo, para la fabricación de distintos derivados (mermeladas, macedonias...), etc. Se conocen dos especies de naranjas, cada una con numerosas variedades que se diferencian entre sí sobre todo en el sabor. Las naranjas dulces son las naranjas de mesa por excelencia, mientras que las naranjas amargas tienen un sabor tan ácido y amargo que no se suelen consumir en crudo y se reservan para la elaboración de mermeladas y la obtención de aceites esenciales. Las naranjas dulces se clasifican en cuatro grandes grupos: Grupo Navel: estas variedades se han adaptado muy bien a climas subtropicales y tienen en común que son frutos de gran tamaño, con un ombligo en la zona opuesta al pedúnculo, fáciles de pelar y carentes de pepitas. Como frutas frescas son de excelente calidad, pero no resultan adecuadas para elaborar zumos, pues les confieren un desagradable sabor amargo, aparte de que proporcionan menor cantidad de jugo que otras variedades. El sabor amargo solo se aprecia cuando son exprimidas, ya que durante esta operación se desprende la limonina, compuesto responsable de ese amargor característico. Bahianinha: tamaño excesivo y ombligo pequeño. Lane Laten: con piel fina y acanaladuras longitudinales alrededor del fruto, menor cantidad de limonina. Su recolección se produce a partir de enero y perdura en los mercados hasta finales de mayo. Leng: corteza muy fina y piel de muy buen color. Navel: corteza de color rojo vivo. Su presencia en los mercados es muy amplia, ya que aparece en la primera quincena de noviembre y se mantiene hasta los últimos días de abril. Navelate: ombligo poco aparente, jugosa, muy dulce. Se mantiene en el mercado desde finales de febrero hasta finales de mayo. Navelina: variedad muy productiva, de sabor dulce, es ideal para tomar como postre. Aparece en el mercado en los primeros días de octubre y se mantiene hasta mediados de febrero.
  • 72. 72 Newhall: variedad que se suele confundir con la anterior, puesto que sus características son prácticamente idénticas, excepto el índice de madurez que es más adelantado. Ricalate: una de las variedades más tardías que alcanza la coloración bastante después que cualquier otra variedad. Washington o Bahia: variedad con fuerte implantación en España, buena coloración y excelente calidad. El periodo de consumición suele ser desde principios de febrero hasta mediados de abril. Grupo blancas: Producen frutos de formas esféricas achatadas o elipsoidales, de tamaño medio a grande y sin ombligo. Los frutos presentan coloraciones que van desde amarillo-naranja a naranja intenso. Algunas variedades tienen numerosas semillas, que a pesar de resultar un inconveniente para su consumo en fresco, son interesantes para producir zumo. Ambersweet: la piel es firme y algo gruesa pero fácil de pelar y la pulpa tiene un sabor semejante al de la mandarina Clementina. Hamlin: variedad muy resistente al frío, frutos demasiado pequeños para su comercialización, difíciles de pelar, ricos en zumo de sabor dulce aunque algo insípido. Pera: corteza fina y adherida pero fácil de pelar, de zumo dulce y poco ácido aunque algo insípido. Salustiana: corteza ligeramente rugosa y espesor medio, su alto contenido en jugo dulce y sabroso la hace ideal para tomarla en zumo y apenas presenta semillas. La recolección se realiza a partir del mes de diciembre y se prolonga hasta el mes de abril. Jaffa o Shamouti: las naranjas más fáciles de pelar, con un sabor muy rico y dulce aunque con escaso zumo. Valencia Late: variedad más importante en todo el mundo, fruto ligeramente alargado, corteza fina y consistente, con pulpa de buen color y elevado contenido en zumo de sabor en ocasiones demasiado ácido, carente de semillas. Madurez tardía, entre abril y julio. Grupo sangre (Sanguina o Sanguigna): son variedades muy similares a las Blancas, pero se diferencian en que sintetizan pigmentos rojos (antocianinas) en la pulpa y a veces en la piel. Este proceso solo se produce si se dan bajas temperaturas nocturnas, y los frutos no adquieren la tonalidad rojiza hasta el otoño o invierno, adquiriendo el zumo un sabor especial que recuerda al de las cerezas o las frambuesas. Estas variedades sólo se cultivan en la región mediterránea. Doble Fina: antigua variedad española que fue la naranja de sangre más importante, frutos con nula o intensa pigmentación tanto en la cáscara como en la pulpa. Son frutas de poco zumo pero con un característico sabor. Maltaise: variedad de gran calidad, frutos con la coloración externa naranja o algo rojiza y pulpa poco coloreada. Tiene un sabor dulce extraordinario con toque ácido, sin semillas y con alto contenido en zumo. Moro: el color de su pulpa va desde el amarillo al burdeos, con o sin semillas y es fácil de pelar. Sanguinelli: variedad española muy cultivada antiguamente. Tiene la corteza brillante y pigmentada, su pulpa contiene vetas rojas con un alto contenido en jugo también rojizo muy dulce y algo ácido. Aparece en el mercado desde mediados de enero a principios de marzo. Sanguinello: variedad muy cultivada en Italia. Frutos sin tanta coloración como otras variedades y desprenden olor a aceite esencial cuando se pelan.
  • 73. 73 Grupo Sucreñas: Son variedades con menor- acidez y ligeramente insípidas, por lo que actualmente son muy poco cultivadas y no son aptas para la industria. Las más importantes son: Succari, Sucreña, Lima, Vaniglia. De su composición nutritiva, destaca su escaso valor energético, gracias a su elevado contenido en agua y su riqueza de vitamina C, ácido fólico y minerales como el potasio, el magnesio y calcio. Este último apenas se absorbe por el organismo. Contiene cantidades apreciables de beta-caroteno, responsable de su color típico y conocido por sus propiedades antioxidantes; además de los ácidos málico, oxálico, tartárico y cítrico, este último potencia la acción de la vitamina C. La cantidad de fibra es apreciable y ésta se encuentra sobre todo en la parte blanca entre la pulpa y la corteza, por lo que su consumo favorece el tránsito intestinal. La vitamina C interviene en la formación de colágeno, huesos y dientes, glóbulos rojos y favorece la absorción del hierro de los alimentos y la resistencia a las infecciones. La provitamina A o beta caroteno se transforma en vitamina A en nuestro organismo conforme éste lo necesita. Dicha vitamina es esencial para la visión, el buen estado de la piel, el cabello, las mucosas, los huesos y para el buen funcionamiento del sistema inmunológico. El ácido fólico interviene en la producción de glóbulos rojos y blancos, en la síntesis material genético y la formación anticuerpos del sistema inmunológico. El potasio es un mineral necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad muscular normal, interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula. El magnesio se relaciona con el funcionamiento de intestino, nervios y músculos, forma parte de huesos y dientes, mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante. Los ácidos málico y cítrico poseen una acción desinfectante y alcalinizan la orina. Las naranjas, gracias a su agradable sabor y a sus propiedades refrescantes, constituyen una de las principales frutas de mesa, y son muy populares y consumidas por toda la población. El zumo de naranja suele ser el primer sabor a fruta que prueban los bebés, y supone a partir de los 5 meses el único aporte complementario de vitamina C a la dieta, entre otros nutrientes. Presentan un tamaño idóneo para el consumo individual y su cáscara protege la pulpa y evita que el interior se estropee, por lo que tienen la ventaja de que se pueden llevar a cualquier parte y ser consumidas en cualquier momento del día. La naranja y su zumo son fuente excelente de vitamina C, flavonoides y beta-caroteno, por lo que esta fruta se considera especialmente interesante para la salud cardiovascular. Estas sustancias tienen función antioxidante; inhiben la oxidación del llamado "mal colesterol" (LDL-c) e impiden que éste se deposite en las paredes de los vasos sanguíneos y previenen de este modo la aterosclerosis. Estas sustancias tienen capacidad antioxidante; combaten la acción nociva de los radicales libres, sustancias responsables del desarrollo de enfermedades cardiovasculares, degenerativas y de cáncer. Una naranja mediana o un vaso de zumo cubren prácticamente el 100% de las recomendaciones de vitamina C, que son de 60 miligramos para una persona adulta. No obstante, hay situaciones que aumentan los requerimientos de dicho nutriente: tabaquismo, alcoholismo, toma de ciertos medicamentos, embarazo y lactancia, estrés, defensas disminuidas, la práctica intensa de deporte, el cáncer, el Sida, las enfermedades infecciosas y las inflamatorias crónicas, como el reumatismo. En estos casos, está particularmente recomendado el consumo habitual de naranjas. Y para el resto de la población, comerlas, puede reportar más beneficios durante los meses invernales y en los cambios estacionales, cuando son frecuentes los altibajos en el sistema de defensas, y se es propenso a contraer catarros o infecciones. Por su abundancia en ácido fólico, vitamina imprescindible en los procesos de división y multiplicación celular que tienen lugar en los primeros meses de gestación, el consumo de naranjas resulta especialmente interesante para las mujeres embarazadas, aunque por su composición ácida puede provocar acidez a las gestantes con el estómago delicado. En caso de anemia ferropénica, es muy útil y recomendable consumir esta fruta acompañando
  • 74. 74 a los alimentos ricos en hierro o a los suplementos de este mineral. La vitamina C aumenta notablemente la absorción de hierro y esto acelera la recuperación. La naranja y especialmente su zumo, ejerce una acción colerética y colagoga. Tomados en ayunas pueden provocar un vaciamiento brusco de la vesícula biliar que se acompaña de molestias leves como náuseas o pesadez abdominal. Estas molestias no revisten gravedad, aunque explican el temor de muchas personas a tomar el zumo de naranja en ayunas. En realidad son el resultado de una acción colagoga intensa de los cítricos, y en caso de padecer colelitiasis, esto puede desencadenar un cólico, por lo que en este caso, el consumo en ayunas de naranja o su jugo está desaconsejado. Por su abundancia en ácido fólico, vitamina imprescindible en los procesos de división y multiplicación celular que tienen lugar en los primeros meses de gestación, el consumo de naranjas resulta especialmente interesante para las mujeres embarazadas, aunque por su composición ácida puede provocar acidez a las gestantes con el estómago delicado. La naranja aporta una cantidad significativa de fibra, la mayor parte de la cual se encuentra en la pulpa blanca que hay debajo de la piel y entre los gajos, y en muchas ocasiones se desecha, sobre todo cuando se elabora un zumo. Se trata de fibra soluble, que retiene agua, por lo que el consumo de la naranja (mejor entera o en zumo con la pulpa) favorece el tránsito intestinal; ayuda a disminuir la absorción de grasa y colesterol, al buen control de la glucemia (niveles de azúcar en sangre) y tiene un efecto saciante, por lo que resulta una fruta indicada para las personas con hipercolesterolemia, diabetes y exceso de peso. Para los deportistas, por su contenido en potasio, vitamina C, carotenoides y otros nutrientes, constituye una buena alternativa para reponer los minerales y el líquido perdidos después de la actividad física y para minimizar el riesgo de lesiones y potenciar las defensas. Su zumo mezclado con agua, bicarbonato y azúcares puede hacer perfectamente las funciones de bebida rehidratante durante la competición en deportes que tengan una duración mayor a 90 minutos, en los que las pérdidas de glucosa, agua y electrolitos son más acusadas. El elevado contenido en agua, potasio y ácido cítrico (alcaliniza la orina), convierten a las naranjas en frutas con efecto diurético, beneficioso en caso de hiperuricemia o gota y litiasis renal (favorece la eliminación de ácido úrico y sus sales), hipertensión arterial u otras enfermedades asociadas a retención de líquidos. Y para quienes toman diuréticos que eliminan potasio y padecen bulimia debido a las pérdidas de este mineral. Sin embargo, las personas que padecen insuficiencia renal y que requieren de dietas especiales controladas en potasio, deberán moderar el consumo. El ácido oxálico que contienen las naranjas puede formar sales con ciertos minerales como el calcio y formar oxalato cálcico, por lo que su consumo se ha de tener en cuenta si se padecen este tipo de cálculos renales, ya que se podría agravar la situación. Las variedades de naranjas más ácidas pueden producir molestias a quienes sufren trastornos gástricos (hernia de hiato, acidez de estómago, gastritis y úlcera gástrica o grastroduodenal). NÍSCALOS, una seta nutritiva y ligera Incluir esta exquisita seta, ligera y saciante, en el carro de la compra es todo un acierto. Debido a su escaso aporte graso y a su alto contenido en potasio, el níscalo, contribuye a bajar el colesterol y a reducir la tensión arterial. También ayuda a reequilibrar el nivel de azúcar, por lo que los diabéticos pueden comer níscalos sin problemas. Su consumo también está recomendado en dietas de control de peso, ya que tan sólo poseen 20 kcal. Por 100 g. El níscalo es la tercera seta con mayor contenido en proteínas, sólo por detrás de la trufa y de los champiñones, o sea que alimentan más que muchos vegetales. Gracias a su alto
  • 75. 75 contenido en vitaminas del grupo B, el níscalo mejora el aprovechamiento de los hidratos, de las grasas y de las proteínas de los alimentos a los que acompaña. Ricos en yodo y en una sustancia que favorece la absorción del calcio y el fósforo, los níscalos favorecen el crecimiento y contribuyen a fortalecer el esqueleto. De ahí que se recomienden en la dieta de los niños –en croquetas o revueltos con huevo suelen ser de su agrado-, las embarazadas y las personas mayores. El único inconveniente del níscalo es que son el bocado predilecto de muchos gusanos. Es mala señal que la parte central del sombrero (la zona de donde parte el tallo) esté blandita. Para salir de dudas, no te quedará otro remedio que trocearlos. Asadas o fritas, las setas pierden hasta un 25% de sus vitaminas. La técnica culinaria que implica una menor pérdida de nutrientes es la cocción al vapor. NÍSPERO, el primer reglo de la primavera El níspero es muy ligero y diurético. Por eso, esta sabrosa fruta originaria del Japón, es de obligada presencia en las dietas depurativas o bajas en grasa. Debido a la presencia de vitaminas del grupo B, el níspero favorece el proceso de crecimiento de los niños y la obtención de energía de los alimentos que comemos. Al contrario que otras frutas con hueso, como la ciruela o las cerezas, el níspero ejerce una función astringente y antiinflamatorio sobre el intestino. Batido o rallado con manzana, obtendremos un vitamínico preparado contra la diarrea. Gracias a su alto contenido en betacarotenos, del que da fe su llamativo color naranja, esta fruta también mejora el estado de la mucosa del aparato digestivo tras una intoxicación. Precisamente por su alto aporte en este pigmento de color naranja y en cobre, el níspero es capaz de broncear la piel desde dentro, al tiempo que la protege de los efectos nocivos del sol. Dejando a un lado el mango y a la papaya, el níspero es la fruta con mayor contenido en betacarotenos. Este pigmento, además de prevenir el cáncer, impulsa las defensas y mejora la vista, tiene el poder de rejuvenecer la piel y de intensificar el bronceado. El potasio es el mineral que más destaca en su composición nutricional. Un postre de lo más indicado en caso de hipertensión, de sufrir problemas cardíacos o de tener más líquidos de la cuenta es la macedonia de níspero, kiwi y plátano. Gracias a su aporte en ácido málico, ayuda a desinfectar las vías urinarias y a alcalinizar la orina, lo que beneficia a las personas propensas a las cistitis o a los cálculos renales de ácido úrico, así como a los pacientes con gota. Mezclado con queso fresco y endulzado con miel, los nísperos están exquisitos. No es la única combinación posible, pruébalos en ensaladas de endibias con apio, nueces y queso azul. Los nísperos verdes son muy indigestos. Consúmelos maduros, pero con la carne firme. NUECES, protectoras del corazón y del cerebro. Este prodigioso fruto seco, el segundo más calórico por detrás de los piñones, debería incluirse en la dieta de aquellas personas que quieran mejorar su salud desde todos los frentes. Además de favorecer el buen funcionamiento del cerebro, las nueces retrasan el proceso de envejecimiento de la piel y de los órganos, debido a su alto contenido en vitamina E. Cinco nueces proporcionan una tercera parte de la cantidad de antioxidantes que requerimos a diario.
  • 76. 76 Esta misma cantidad de nueces satisface el 90% de las necesidades diarias de ácidos grasos Omega 3, un tipo de grasa que protege los nervios y frena los procesos inflamatorios. Es por esa razón que este alimento mejora los síntomas de la artrosis y de algunas enfermedades de la piel, siendo muy beneficioso en caso de eccema y soriasis. Gracias a su equilibrado aporte de ácidos gramos Omega 3 y Omega6, este fruto seco ayuda a mantener el colesterol y los triglicéridos a raya. En el contexto de una dieta baja en grasas saturadas –lácteos, embutidos, etc.- las nueces logran reducir el colesterol ―malo‖ y aumentar el ―bueno‖ en el plazo de cuatro semanas. También ayudan a bajar la presión arterial y a prevenir la formación de coágulos. Según los expertos, las consumidoras habituales de nueces tienen menor riesgo de sufrir una enfermedad coronaria (ataque al corazón, ictus, etc.) Debido a su elevado contenido energético (cada nuez aporta 32 kcal.), el consumo de este fruto seco es muy recomendado en períodos de convalecencia y en niños de poco apetito. No se debería comer una nuez rancia, claro indicio de que se ha iniciado el proceso de oxidación de sus grasas, algo que a la larga tiene efectos nocivos sobre la salud. PALOMETA La palometa es un pescado semigraso que contiene 5 gramos de grasa por cada 100 gramos de porción comestible. Destaca su contenido en proteínas, superior al de gran parte de los pescados. Además, estas proteínas se catalogan como de alto valor biológico porque contienen todos los aminoácidos esenciales. La palometa también aporte diferentes vitaminas y minerales. Entre las vitaminas se encuentran algunas de las pertenecientes al grupo B como la B3 y la B12. Presenta un contenido medio de vitamina B3 si se compara con la cantidad que existe en otros pescados. Esta vitamina participa en el aprovechamiento de la energía con la cantidad que existe en otros pescados. Esta vitamina participa en el aprovechamiento de la energía que contienen los nutrientes (hidratos de carbono, proteínas y grasas), así como en la producción de hormonas sexuales y en la síntesis de glucógeno (reserva de glucosa en el hígado y el músculo). En la palometa, la vitamina B12 está presente en cantidades importantes. Supera a la que contienen los huevos y gran parte de las carnes, alimentos de origen animal, fuente natural exclusiva de esta vitamina. La vitamina B12 posee relevantes funciones, dado que su aporte adecuado es imprescindible para la maduración de los glóbulos rojos, la formación del material genético y el buen funcionamiento de las neuronas. La palometa posee también vitaminas liposolubles como la A y la D, que se acumulan en su hígado y sus músculos. La vitamina A contribuye al mantenimiento, crecimiento y reparación de las mucosas, piel y otros tejidos del cuerpo. Además favorece la resistencia frente a las infecciones y es necesaria para el desarrollo del sistema nervioso y para la visión nocturna. También participa en el crecimiento óseo y en la producción de enzimas en el hígado y de hormonas sexuales y suprarrenales. Por otro lado, la vitamina D favorece la absorción del calcio, la acumulación de éste en los huesos y su nivel en la sangre. En cuanto a la presencia de minerales, destacan sobre todo el magnesio, el potasio y el fósforo. El contenido en magnesio y fósforo es medio si se compara con el del resto de pescados, mientras que el potasio está presente en cantidades superiores a las existentes en la mayor parte de los pescados. Este mineral es necesario para el funcionamiento del sistema nervioso y para la actividad muscular. Además interviene en el equilibrio hídrico dentro y fuera de la célula. PAN La creencia de que el pan engorda es falsa. El pan, como la pasta, el arroz, las legumbres, los cereales, etc. es una buena fuente de hidratos de carbono, macronutrientes básicos, ya que proporcionan energía. Prueba de ello es que incluso en las dietas de control de
  • 77. 77 peso, los hidratos deberían aportar alrededor del 50% del total de calorías de la dieta. Aunque la cantidad de pan que se toma depende del tipo de dieta, de los hidratos presentes en cada menú, del ejercicio físico que se realice, etc. normalmente se aconseja comer entre 50 y 150 g. al día, siendo el pan integral, de centeno y de salvado el más recomendable. PAPAYA La papaya es una fruta tropical muy popular ya que, además de su buen sabor, tiene tantas propiedades que los nativos de Costa Rica y México la conocen como la fruta del árbol de la buena salud. También se conoce a la papaya con otros nombres: melón zapote, mamao, naimi, capaídso, fruta bomba, lechosa, mamón, nampucha, pucha y paque. Favorece la digestión: Si por algo destaca la papaya es por su excepcional contenido en una enzima digestiva, la papaína, que ayuda a descomponer las proteínas. Es por este motivo que comer papaya de postre facilita la digestión. Esta fruta está especialmente recomendada entre las personas con problemas de dentición, que tiene molestias para masticar los alimentos. A salvo de intoxicaciones: Otra de las sustancias presentes en la papaya, la lisozima, actúa de barrera frente a las infecciones digestivas. Este detalle debería ser tenido en cuenta por los fumadores y las personas que sufren de boca seca, ya que, al salivar con mayor dificultad, disponen de menos cantidad de este desinfectante natural. Despeja la nariz: Esta fruta exótica también ayuda a proteger los tejidos de las vías respiratorias, aparte de diluir la mucosidad nasal. Su consumo empuja las defensas: El intenso color naranja de la papaya prueba su altísimo porcentaje de beta carotenos. Aunque no llega a suponer al mango, al caqui o al níspero, gracias a su riqueza en este pigmento natural, refuerza el sistema inmunológico y protege la vista. Frena los parásitos intestinales: los niños que con frecuencia se contagian de parásitos intestinales, convendría que comieran papaya regularmente. Su efecto antiparasitario se potencia cuando se toma con unas pocas de sus semillas chafadas. A pesar de su riqueza en azúcares, la papaya es una fruta muy ligera, una ración de 100 gramos tiene dos calorías más que la sandía. PATATA La patata es una verdura muy popular que por lo general no falta en la alimentación cotidiana de la mayoría, pero lo cierto es que es en esta época donde esta herbácea consigue su punto óptimo. El 82% de su composición es agua, luego encontramos gran cantidad de proteínas, almidón, fibra, muchas calorías y glúcidos, elementos que la hacen poco recomendables en las dietas de personas que busquen disminuir de peso. En cuanto a minerales la patata es rica en Potasio, Fosforo y Magnesio, aporta Vitaminas C, A, B1, B2, B6 y PP además de ácido fólico, hidratos de carbono y nianina La patata tiene propiedades emolientes, por lo que favorece el aspecto de la piel suavizándola, además ayuda en cuadros de cistitis, prostatitis y cálculos renales.
  • 78. 78 Recomendable para problemas hepáticos y estomacales y en usos externos es un gran alivio para quemaduras e inflamaciones. PEPINO El origen del pepino se sitúa en las regiones tropicales del sur de Asia. En India se viene realizando su cultivo desde hace más de 3.000 años. Su explotación como alimento llegó con el tiempo a Egipto y se convirtió en uno de los alimentos preferidos por los faraones. Con el paso de los años se hizo popular en Grecia y en Roma. Tanto griegos como romanos empleaban el pepino como hortaliza y con fines terapéuticos. Fueron éstos últimos quienes lo introdujeron en el resto de Europa y lo extendieron con posterioridad hasta China. En la actualidad, el pepino es una hortaliza muy cultivada en Europa y América del Norte y ocupa el cuarto puesto en la producción mundial de hortalizas, detrás del tomate, la col y la cebolla. Las variedades de pepinos se pueden clasificar en función de diversas características como su tamaño, forma y color de la piel. Pepino corto o pepinillo (tipo español): estas variedades son de pequeño tamaño, con una longitud máxima de 15 centímetros y un peso medio de unos 125 gramos. Presentan piel verde con rayas de color amarillo o blanco y se utilizan para consumo en fresco o para la elaboración de encurtidos. Pepino medio largo (tipo francés): son frutos con una longitud de 20 a 25 centímetros. Dentro de este grupo se diferencian dos variedades: el pepino con espinas y el de piel lisa. Pepino largo (tipo holandés): alcanzan hasta 25 centímetros de longitud y su piel es lisa y más o menos surcada. Otra clasificación de los pepinos hace referencia a su forma de consumo: Pepino de consumo fresco: son ejemplares grandes, de corteza verde o amarilla. Pepinillos: son de menor tamaño y generalmente se consumen encurtidos. Dentro de este grupo se encuentran variedades de superficie lisa o con verrugas. Así mismo, existe una clasificación que atiende al tipo de cultivo y se habla entonces de pepinos de invernadero y de los de caballón. Pepinos de invernadero: poseen una forma alargada y recta, piel fina y pocas semillas. Pepinos de caballón: contienen menos semillas que los anteriores y su piel es verde oscura y dura, por lo que se deben pelar antes de su consumo. El pepino es una hortaliza de verano, aunque en la actualidad se puede comprar durante todo el año gracias a los cultivos de invernadero que han proliferado de modo extraordinario en la costa sur de la península y en las islas Canarias. Una vez en casa, los pepinos pueden conservarse en el frigorífico durante un periodo de tres a cinco días. Si se quieren conservar una vez que han sido cortados, hay que envolverlos con plástico transparente porque los pepinos captan con facilidad los olores. Son hortalizas que no toleran bien las temperaturas extremas, por lo que no son aptos para congelar ya que se ablandaría su pulpa. El pepino es una hortaliza que ha de consumirse inmadura, debido a que con la maduración pierde su tersura y adquiere un color amarillento y se altera su sabor El pepino es una hortaliza de bajo aporte calórico debido a su reducido contenido en hidratos de carbono, en comparación con otras hortalizas, y a su elevado contenido de agua.
  • 79. 79 Aporta fibra, pequeñas cantidades de vitamina C, provitamina A y de vitamina E, y, en proporciones aún menores, vitaminas del grupo B tales como folatos, B1, B2 y B3. En su piel se encuentran pequeñas cantidades de beta-caroteno, pero una vez que se pela el pepino, su contenido se reduce casi a cero. La vitamina A es esencial para la visión, el buen estado de la piel, el cabello, las mucosas, los huesos y para el buen funcionamiento del sistema inmunológico. Los folatos intervienen en la producción de glóbulos rojos y blancos, en la síntesis de material genético y en la formación de anticuerpos del sistema inmunológico. La vitamina E interviene en la estabilidad de las células sanguíneas y en la fertilidad. Al igual que la vitamina C, tiene acción antioxidante, y ésta última además interviene en la formación de colágeno, glóbulos rojos, huesos y dientes, favorece la absorción del hierro y aumenta la resistencia frente las infecciones. El pepino no se considera una hortaliza rica en minerales, si bien el más abundante el potasio. En menor proporción se hallan el fósforo y el magnesio. El potasio es un mineral necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad muscular normal, además de intervenir en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula. El fósforo interviene en la formación de huesos y dientes, al igual que el magnesio. Éste último además se relaciona con el funcionamiento del intestino, mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante. En la composición del pepino está presente una pequeña proporción de beta-sitosterol; un compuesto con actividad antiinflamatoria e hipoglucemiante, que participa en la respuesta del sistema inmunológico. Su bajo contenido calórico, debido a su alta proporción de agua y a la baja presencia de hidratos de carbono, convierte al pepino en un alimento idóneo para incluir en dietas hipocalóricas. Es un alimento muy refrescante, por lo que resulta perfecto para elaborar sabrosas ensaladas e hidratar al organismo Los pepinos son ricos en potasio y pobres en sodio, lo que les confiere una acción diurética que favorece la eliminación del exceso de líquidos del organismo. Son beneficiosos en caso de hipertensión, hiperuricemia y gota, cálculos renales, retención de líquidos y oliguria. Con el aumento de la producción de orina se eliminan, además de líquidos, sustancias de desecho disueltas en ella como ácido úrico, urea, etc. Si los pepinos están encurtidos pierden estas propiedades diuréticas debido a su alto contenido de sodio que se añade como conservante. Por tanto, los pepinillos en vinagreta no convienen en caso de hipertensión y retención de líquidos, así como en personas que sufren de ciertas afecciones renales. El pepino es un alimento que, por lo general, se digiere con facilidad cuando se usa al natural e incluso se puede consumir con la cáscara, siempre que esté tierno. Es aconsejable comer el pepino sin sal ni vinagre porque estos son los condimentos que pueden convertirlo en un alimento indigesto. Crudo y al natural es un alimento muy recomendable para neutralizar la excesiva acidez de los líquidos corporales que puede producirse en casos de diabetes, gota, artritis, etc. Sin embargo, algunas personas no lo toleran y, tras su ingesta, les repite y siguen teniendo su sabor presente en la boca durante horas. Esto se debe a la presencia de sustancias amargas en la piel que pueden provocar la irritación de la pared intestinal en personas sensibles
  • 80. 80 Su contenido de fibra le confiere propiedades laxantes. La fibra previene o mejora el estreñimiento, contribuye a reducir las tasas de colesterol en sangre y al buen control de la glucemia en las personas que tienen diabetes El beta-sitosterol presente en esta hortaliza le confiere una acción antiinflamatoria e hipoglucemiante, además de de favorecer las defensas del organismo. El pepino es por ello un alimento adecuado en caso de ciertas enfermedades como la artritis reumatoide y la diabetes, así como en caso de hiperplasia (aumento de tamaño) benigna de próstata. PERA, ligera y digestiva Símbolo de la longevidad en la cultura oriental, la pera es una fruta con numerosas propiedades medicinales y escasas contraindicaciones. Lo dice el refranero popular ―peras, cuantas quieras‖. Entre otros beneficios, el fruto del peral calma el dolor de estómago, acelera la digestión debido a que potencia la producción de jugos digestivos, previene los gases y ejerce una doble acción desinfectante y antiinflamatoria sobre el intestino. La razón por la que la pera es una de las primeras frutas en introducirse en la dieta del bebé es porque es fácil de digerir y tiene un bajo nivel de intolerancia. Diurética, laxante y depurativa, esta fruta está especialmente recomendada entre aquellas personas que abusan de la carne y de la comida precocinada. Además de mejorar la eliminación de las toxinas, ayuda a reducir los niveles altos de ácido úrico y de colesterol en sangre. Gracias a su alto aporte en potasio, tomar una pera al día mejora el tratamiento de la hipertensión. Es por detrás del mango y el kiwi, la fruta más rica en vitamina E, un antioxidante que ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares y el cáncer. Gracias a su elevado contenido hídrico, la pera ayuda a rehidratar el organismo. Resulta muy conveniente en la dieta de los deportistas y en la de las personas mayores o cuando se padece fiebre o vómitos. La pera no sólo aporta nutrientes de alto valor proporcionando muy colas calorías, también favorece el buen funcionamiento del metabolismo y la producción de energía, a causa de su elevado contenido en yodo, superior al de otras frutas. A no ser que se tome cocina, en forma de compota, su ingesta está contraindicada en casos de diarrea. PERCA La perca es un pescado blanco de contenido graso muy bajo –posee menos de 1 gramo de grasa por cada 100 gramos de carne-. Su consumo está indicado para aquellas personas con problemas de exceso de peso que necesiten llevar a cabo una dieta hipocalórica, siempre que se empleen para su elaboración técnicas suaves. La cantidad de proteínas de la perca no es muy elevada, pero son de alto valor biológico. En la composición de la perca también están presentes diferentes vitaminas y minerales. Sin embargo, ninguno de estos nutrientes se encuentra en cantidades destacadas. En cuanto a las vitaminas, aporta algunas pertenecientes al grupo B como B1, B2 y B3, pero su contenido es medio en comparación con las cantidades presentes en el resto de pescados. La
  • 81. 81 perca contiene también vitamina A, vitamina liposoluble que contribuye al mantenimiento, crecimiento y reparación de las mocosas, piel y otros tejidos del cuerpo. Entre los minerales, se encuentra potasio, fósforo, magnesio y hierro, aunque ninguno de estos minerales se encuentra en cantidades destacables en la perca si se compara con la que presentan el resto de pescados. PEREJIL, buena fuente de vitamina C y de hierro A pesar de su indiscutible función decorativa, esta planta aromática es un tesoro nutricional. El perejil fresco es una de las fuentes más abundantes de vitamina C y A, dos nutrientes que refuerzan el sistema inmunitario. De hecho, el perejil tiene más vitamina C que los cítricos y supera a la zanahoria en vitamina A. En caso de debilidad, toma durante varios días dos cucharadas de jugo de la planta fresco, diluido en zumo de tomate, antes de las comidas. Gracias a la presencia de un aceite esencial rico en apiol y miristicina, el perejil mejora el estado de las varices y reduce la hinchazón. También estimula la aparición de la menstruación entre las mujeres con períodos irregulares y debido a su contenido en hierro, superior al de las espinacas, ayuda a superar la anemia. Tal y como la tradición se ha encargado de transmitir de generación en generación, el perejil es una planta abortiva, debido a que aumenta la producción de la hormona que provoca las contracciones en el útero. Por eso, las mujeres embarazadas no deben consumirlo en grandes dosis. Las hojas de perejil acaparan todo el calor y el aroma de la planta, pero es en el tallo donde se concentra todo su sabor. Recuerda, además que cuanto más pico esté, más intenso será su sabor. El perejil no es una planta delicada, sólo necesita agua y mucho sol –le gusta el calor, pero resiste bien el frío-. Para tener perejil todo el año, plántalo a principios de primavera y a comienzos del otoño y arranca las flores de la mata en cuanto aparezca. Evita la tijera y acostúmbrate a cortar siempre los tallos con las manos. Aparte de licuado o fresco, puedes tomar perejil en decocción utilizando 30 g. por litro de agua. PEZ ESPADA o EMPERADOR El pez espada es un pescado semigraso –aporta algo más de 4 gramos de grasa por cada 100 gramos de porción comestible-. Su contenido en proteínas no es muy elevado, si bien éstas son consideradas de alto valor biológico porque incluyen todos los aminoácidos esenciales. Contiene diferentes vitaminas y minerales. Entre las vitaminas destacan las del grupo B como la B3, B6, B9 y B12. La vitamina B3 o niacina está presente en el pez espada en cantidades elevadas, aunque no sobresalientes si se compara, por ejemplo, con las que contiene el atún o el bonito (casi el doble). Las vitaminas B6 y B12 están presentes en el pez espada en cantidades medias si se comparan con otros pescados. En el caso de la B9 es uno de los más ricos, pero a causa de su sensibilidad al calor, el cocinado del pescado disminuye su contenido de forma notable. En la composición del pez espada destaca la presencia de una vitamina liposoluble, la vitamina a, y a excepción de las angulas, es junto al congrio uno de los pescados más ricos en dicha vitamina que contribuye al mantenimiento, crecimiento y reparación de las mucosas, piel y otros tejidos del cuerpo.
  • 82. 82 En cuanto a los minerales que posee, cabe destacar la presencia de fósforo y magnesio, pues es el pescado más rico en ambos minerales. En relación con el resto de pescados frescos, el pez espada cuenta con un contenido en sodio elevado (102 miligramos por 100 gramos). Sin embargo si se compara con otros alimentos ricos en este mineral como los quesos (de 500 a 1000 miligramos por 100 gramos) o las conservas de pescado (de 500 a 800 miligramos por 100 gramos), la cantidad de sodio presente en el pez espada no es relevante. PIMIENTOS VERDES Las variedades de pimiento verde, al igual que las de rojo, se clasifican en dos grandes grupos: de sabor dulce o picante. De las variedades dulces destaca el pimiento dulce italiano, de forma alargada, fina y de piel verde brillante que se torna roja conforme madura. En cuanto a los pimientos verdes picantes los más populares en nuestro país son: del Padrón y de Guernica. El pimiento de Padrón es, tal y como su nombre indica, originario de Padrón (Galicia). Es de pequeño tamaño y forma alargada, cónica y ligeramente rugosa o surcada. Se consume verde, fresco y presenta un sabor un tanto picante aunque también existen variedades dulces. Los pimientos de Guernica se producen y envasan en el País Vasco. Son frutos pequeños, de color verde, estrechos y alargados y que se consumen sobre todo fritos. El principal componente del pimiento verde es al agua seguido de los hidratos de carbono, lo que hace que sea una verdura de bajo aporte calórico. Es buena fuente de fibra que mejora el tránsito intestinal, además de poseer un efecto saciante. Al igual que el resto de verduras, su contenido proteico es muy bajo y apenas aporta grasas. Es destacable su contenido de provitamina A (beta-caroteno y criptoxantina, que el organismo transforma en vitamina A conforme lo necesita), folatos y de vitamina E. En menor cantidad están presentes otras vitaminas del grupo B como la B6, B3, B2 y B1. Su contenido en las citadas vitaminas A y E, convierten al pimiento verde en una fuente de antioxidantes, sustancias que cuidan de nuestra salud. La vitamina A es esencial para la visión, el buen estado de la piel, el cabello, las mucosas, los huesos y para el buen funcionamiento del sistema inmunológico. Los folatos intervienen en la producción de glóbulos rojos y blancos, en la síntesis de material genético y en la formación de anticuerpos del sistema inmunológico. Entre los minerales cabe destacar la presencia de potasio, estando presentes en menor proporción el magnesio, el fósforo y el calcio. El calcio de los pimientos apenas se asimila en relación con los lácteos u otros alimentos que se consideran buena fuente de este mineral. El potasio es un mineral relacionado con la transmisión del impulso nervioso, con la actividad muscular y que regula el balance de agua dentro y fuera de la célula. El magnesio se relaciona con el funcionamiento del intestino, nervios y músculos. Además forma parte de huesos y dientes, mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante. El fósforo juega un papel importante en la formación de huesos y dientes, al igual que el magnesio y el calcio. El pimiento verde, gracias a su alto contenido en agua y bajo aporte calórico, es un alimento adecuado en dietas de control de peso, siempre y cuando no se elabore con grandes cantidades de aceite. Además, gracias a su contenido de fibra aporta sensación de saciedad tras su consumo y favorece el tránsito intestinal, lo que beneficia en caso de estreñimiento. Es un alimento con alto contenido en potasio pero pobre en sodio, lo que le confiere una suave acción diurética que favorece la eliminación del exceso de líquidos y de toxinas del organismo. Las variedades dulces son más adecuadas para personas con estómago delicado, mientras que las picantes suelen resultar irritantes, además de tener un efecto laxante en aquellas personas propensas a la diarrea. Los pimientos son alimentos a tener en cuenta en la alimentación de la mujer durante el embarazo gracias a su contenido en folatos, ya que ésta es una vitamina importante a la hora
  • 83. 83 de asegurar el correcto desarrollo del tubo neural del feto, sobre todo en las primeras semanas de gestación. Por último, dado su aporte de selenio, vitamina E, provitamina A y de carotenoides como la capsantina; todos ellos compuestos de acción antioxidante, el consumo de pimientos y de otros alimentos buena fuente de dichos compuestos, se sabe contribuye a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, degenerativas y de cáncer. PIÑA La piña es sin duda alguna otra de las frutas destacadas, a la hora de conocer aquellas que claramente posean unas propiedades beneficiosas para nuestro cuerpo. Fundamentalmente, porque poseen propiedades antiinflamatorias, dificultando la formación de los coágulos de sangre. Asimismo, si estamos a dieta y deseamos bajar algunos kilos, sería bueno incorporarla desde ahora mismo, porque además posee un claro poder diurético. Sus minerales y vitaminas ayudan a remover estancamientos diversos, además de ser muy recomendable en casos de cólicos nefríticos o hepáticos, vómitos, trastornos biliares o insuficiencia de ácidos, entre otros. Además, su zumo es bueno para calmar las molestias de garganta y la tos, así como actuar de expectorante e incluso siendo capaz de combatir los parásitos intestinales. PIPAS DE CALABAZA, más que un tentempié Las pipas de calabaza poseen ácidos grasos Omega 3 y 6, un tipo de grasa que mejora la movilidad de las articulaciones y alivia el dolor crónico. No es su único beneficio, una sola ración de estas pipas aporta la cuarta parte del magnesio que requerimos a diario, un nutriente que fortalece los músculos, los huesos y los dientes. El consumo regular de este alimento favorece tanto a la salud del hombre como a la de la mujer, ya que previene el agrandamiento benigno de la próstata con la misma eficacia con la que atenúa el síndrome premenstrual o ayuda a reducir el riesgo de cáncer de mama. La pasta que se obtiene de chafar en el mortero un puñado de estas semillas con aceite, sirve para atenuar las rojeces de la piel, curar las quemaduras de poca consideración y aclarar la piel. Las pipas de calabaza se han usado durante siglos para expulsar las lombrices intestinales. Uno de los remedios más eficaces, en este sentido, es el que se obtiene de mezclar 50 g. de pipas de calabaza trituradas con leche y miel. Toma esta bebida tres días consecutivos. Este fabuloso tentempié también resulta excelente en las ensaladas y en las cremas vegetales, platos a los que aporta su textura crujiente y una ligera aspereza. Espolvoréalas sobre el requesón con miel o en rellenos y salsas. Las pipas de calabaza son una fuente excepcional de zinc, un mineral que favorece el crecimiento infantil y refuerza las defensas. PISTACHOS, el fruto seco con más hierro y potasio El pistacho es el fruto del árbol también llamado "alfósigo", pistachero o pistacho (pistacia vera) Es una especie nativa del Asia Central y Asia Menor y fue introducida en Europa a comienzos de la era cristiana.
  • 84. 84 El consumo del pistacho se remonta a más de 10.000 años de antigüedad. En Irán, principal país productor, es conocido como "pistacho sonriente" por la forma de su cáscara. Si bien estos árboles comienzan a dar frutos a los 5 años, la plena producción se da a partir de los 10 años de antigüedad y tiene una vida productiva de hasta 150 años. Suele crecer bien en suelos pobres y requiere poco agua. El pistacho al ser rico en aceite vegetal se puede enranciar, así que lo ideal sería conservarlos en frascos de cristal bien cerrados, en un lugar fresco, seco y protegido de la luz. Otro consejo es comprarlos en pequeñas cantidades y con cáscara ya que la cáscara nos garantiza que no han sido tratados con ningún tipo de conservante y que han estado bien protegidos del polvo y de la humedad Los pistachos no sólo son el fruto seco más rico en hierro, sino también una buena fuente de arginina. Este componente de las proteínas ayuda a fortalecer los músculos y favorece la producción de la hormona del crecimiento. El pistacho es muy rico en aportes minerales como potasio, calcio, fósforo y hierro. Destaca su contenido en ácido fólico ya que 100 g. de pistacho (crudo) aportan el mismo contenido en vitamina B9 (ácido fólico) que 100 g. de pan blanco. El pistacho es el fruto seco con más vitamina A. Su alto nivel proteico es muy importante. Tomados en exceso, al igual que los cacahuetes o maní, pueden ser indigestos. Es con diferencia el fruto seco más rico en hierro. Una ración de 20 g. (un puñado de pistachos sin cáscara) aporta una séptima parte de la cantidad que se requiere a diario. Para aumentar la absorción de este mineral antianémico, que mejora la concentración y la capacidad de trabajo, consúmelo con una fruta cítrica. Tampoco tiene rival en cuanto a su aporte en potasio, superior al de cualquier otro fruto seco. Siempre que se coma sin sal añadida, el pistacho ayuda a equilibrar la tensión arterial alta y a reducir los edemas. No en vano 20 g. de pistachos proporcional la misma cantidad de potasio que una ración individual de lechuga. También es el fruto seco más generoso en vitamina A, un nutriente que previene la sequedad de la piel, protege los pulmones e impulsa las defensas. Con estos propósitos, trocea o pica los pistachos y espolvoréalos sobre las ensaladas, las cremas de verduras o las macedonias. El pistacho es por detrás de la avellana y la almendra el fruto seco más rico en grasas monoinsaturadas. Este tipo de lípidos, también presentes en el aceite de oliva, son beneficiosos para el corazón, ayudan a bajar el colesterol y previenen el acumulo de depósitos grasos en las arterias. Para que no resulten indigestos, modera las cantidades y come únicamente aquellos pistachos que tengan la cáscara abierta. La digestión de los frutos secos se inicia en la boca, así que mastícalos a conciencia. La grasa es el componente mayoritario del pistacho. En caso de obesidad, come este alimento de forma esporádica y en pequeñas dosis. PLÁTANO, energía rápida Muchas personas creen que el plátano engorda, pero lo cierto es que una pieza sólo contiene unas 65-86 calorías y además, satisface el deseo de llevarse algo dulce a la boca,
  • 85. 85 aparte de tener un gran efecto saciante. Muy útil para ganar energía entre horas, reponer fuerzas tras un gran esfuerzo físico o serenar los nervios. El plátano es una de las frutas más ricas en potasio y más bajas en sodio, un doble beneficio que lo convierte en un alimento ideal entre los hipertensos y las personas de corazón delicado. El plátano de Canarias, que reconocerás rápidamente por sus peculiares motas negras, es más rico en potasio que la banana. Por algo en la India se conoce al plátano como ―la fruta de los sabios‖. Este alimento, excelente fuente de vitamina B, vitamina C y manganeso, aumenta la concentración. Gracias a su alto contenido en potasio, magnesio y en vitamina B6, el plátano alivia el síndrome premenstrual (hinchazón, calambres, dolor, irritabilidad, etc.) Esta fruta sirve tanto para reponerse de una crisis diarreica como para agilizar el tránsito intestinal. Todo depende del punto de sazón en que se consuma. Muy maduro, sirve para controlar la diarrea, así como para mejorar las gastritis, las úlceras y la acidez, mientras que verde ayuda a combatir el estreñimiento. En ambos casos alimenta la flora intestinal, lo que reduce el riesgo de cáncer de colon. Se ha descubierto que un componente de estos frutos es tan potente contra el VIH como dos de las drogas que se usan actualmente para frenarlo. Esta sustancia, llamada lectina, inhibe eficazmente la infección en pruebas de laboratorio. Los investigadores sostienen que podría ayudar a controlar las infecciones por vía sexual. Aunque el condón es un sistema preventivo muy eficaz, para muchas mujeres sería un triunfo contar con una sustancia que frenara la infección por vía vaginal y anal. Ya se sabía por otros estudios, que el plátano es un importante aliado del sistema gástrico, ya que previene la aparición de úlceras, acidez y gastritis y protege la mucosa intestinal. Y parece que las bananas más grandes y verdes, las menos dulces, son las más efectivas en este sentido. También ayudan a combatir la depresión, los infartos, la anemia y el síndrome premenstrual. Ya sean dulces y fácilmente digeribles plátanos o verdes bananas (que se usan preferiblemente cocinadas o en harina), son muy ricos en hidratos de carbono de origen vegetal, por lo que son muy saciantes. Por ello son ideales para deportistas y niños que consumen mucha energía. Está demostrado que dos plátanos sostienen hasta hora y media de ejercicio duro. Es cierto que es una de las frutas que más calorías tiene. Pero es errónea la creencia de que son una bomba calórica. Unos cien gramos de plátano tienen unas 90-100 kcl., unas 40 kcal. Más que una manzana. Pero como una manzana suele pesar más, en realidad los consumos calóricos son equiparables. Y 100 g. de patatas fritas o de bollería tienen cuatro o cinco veces más aporte calórico, sin contar que ni una sola de las calorías del plátano procede de materia grasa. Además, su alto contenido en potasio ayuda a luchar contra la retención de líquidos por lo que son de lo más recomendables en caso de padecer hipertensión o gota. El potasio tiene numerosas propiedades saludables, siendo esencial para regular la circulación, combatir la depresión, evitar los calambres musculares; sólo está contraindicado en aquellas personas con insuficiencia hepática y renal, incapaces de eliminar bien el potasio sobrante. Plátanos y bananas también tienen buenas proporciones de vitamina A, B. C y E fósforo, ácido fólico, hierro y peptina, entre otros nutrientes. Los plátanos verdes son más indigestos y flatulentos que los maduros. POLENTA, la nutritiva sémola del maíz La sémola del maíz, es decir, el grano del maíz molido grueso, también recibe el nombre de polenta, un alimento muy empleado en Europa del Este y típico en la cocina italiana.
  • 86. 86 El maíz es el único cereal con vitamina A. El maíz, la harina de maíz y la sémola de este cereal contienen vitamina A, un nutriente que protege la salud de la piel, fortalece las defensas y mejora la vista. Por sus cualidades nutritivas, los niños de poco apetito, los deportistas y las personas mayores con problemas de masticación o convalecientes deberían incluir este digestivo alimento en su dieta de forma regular. Ni la sémola de maíz, ni el grano del cereal, contienen gluten, motivo por el que las personas celíacas (intolerantes al gluten) pueden tomarlo sin problemas en sustitución del trigo y de sus derivados. Aparte de espesar caldos y sopas, con la sémola de maíz se preparan deliciosos purés que sirven como acompañamiento tanto de platos de carne como de pescado. Para ello, basta con cocer la sémola en agua con sal (en caldo o en leche) hasta que espese. Después, vierte la mezcla en una fuente honda y, una vez frío, córtalo a dados. Te quedarán buenísimos si añades queso al preparado anterior o fríes los dados de polenta en aceite de oliva. La sémola de maíz también admite multitud de recetas dulces. Con ella se preparan crepes, tortitas (o blinis), bizcochos y galletas. POLLO La carne de pollo puede prepararse de distintas formas acompañándose de diversos ingredientes. Uno de los elementos beneficiosos de la carne de pollo es la vitamina B12. Este nutriente tiene un alto impacto sobre el sistema inmunológico específicamente sobre los glóbulos rojos, ayudando a prevenir enfermedades como la anemia. Asimismo, dentro del aporte nutricional de la carne de pollo se destaca la presencia de ácido fólico y de vitamina B3. Además es fuente de fósforo y potasio. En la etapa de crecimiento (niños, adolescentes) y en el embarazo, se necesita aumentar la ingesta de proteínas y hierro. Ante ello, la carne de pollo puede ayudar a mejorar el consumo de proteínas de alto valor biológico. Dependiendo de la pieza del pollo existen diferentes nutricionales. La pechuga sin piel es la menos grasa, con menos del 1% en peso, y la parte del animal con menos colesterol. Los muslos tienen menos proteínas que la pechuga y el triple de grasa, así como las vísceras, con cinco veces más de grasa. El hígado tiene nueve veces más contenido en colesterol que la pechuga. La carne roja no tiene más proteínas que el pollo, aunque mucha gente crea lo contrario. Sus aportes proteicos son similares. El pollo destaca por su alto contenido en vitamina B3 y ácido fólico y aunque posee mayores cantidades de hierro y zinc, la carne roja supera a la carne de pollo en niveles de fósforo y potasio. Aunque las vísceras aportan importantes cantidades de colesterol, su aporte mineral y vitamínico es altísimo, sobre todo en vitaminas A, C B12 y ácido fólico. La piel es otro factor esencial en el valor nutritivo del pollo. 100 gramos de esta carne con piel aporta 167 calorías, 9,7 gramos de grasa y 110 mg. de colesterol. La misma cantidad de pollo sin piel tiene 112 calorías, 2,8 g. de grasa y 98 mg. de colesterol, pero el contenido en vitaminas y minerales es similar.
  • 87. 87 POMELO Poco tiene a su favor el pomelo, es menos dulce que la naranja, menos ácido que el limón y es el cítrico que resulta más amargo. Sin embargo, hay un sinfín de buenas razones por las que incluir esta fruta de invierno en nuestra dieta. Defensas en pie de guerra: Un zumo elaborado con dos pomelos cubre plenamente las recomendaciones diarias de vitamina C, un nutriente que mejora el funcionamiento de las defensas. Si además lo mezclas con zumo de naranja, darás con una bebida capaz de prevenir los ataques al corazón y los accidentes cerebro-vasculares, mejorar las varices y bajar la tensión arterial, así como los niveles de colesterol. Embarazadas: Como buena fuente de ácido fólico que s, el pomelo ayuda a prevenir importantes malformaciones congénitas del feto, aparte de disminuir el riesgo de sufrir anemia gestacional y depresión posparto. Depurativo de excepción: Rico en potasio, este cítrico es un excelente remedio para la hinchazón. También estimula las funciones del hígado debido a la acción de sus componentes amargos. La farmacopea natural ha centrado toda su atención en las propiedades antibióticas de las semillas del pomelo. El extracto que se obtiene de ellas se muestra eficaz en el tratamiento de los hongos vaginales y contribuye a desinfectar el tracto digestivo y urinario. Los pomelos de pulpa más rojiza contienen diversos colorantes naturales que ayudan a prevenir el cáncer (el de estómago y el de colon, de forma especial), mejoran la vista y actúan de escudo protector frente a los virus del resfriado y de la gripe. Las piezas más jugosas son las de mayor peso en relación a su tamaño. Para exprimirlos mejor, consérvalos a temperatura ambiente. PULPO, ligero y nutritivo Debido a su alto porcentaje en agua y a su escaso aporte en grasas, una ración individual de pulso sólo aporta 105 kcal. Las mismas que un yogur entero azucarado. Aliñado con una cucharada de aceite de oliva y con una patata cocida, el plato proporcionará unas 300 kcal. En comparación con otros moluscos y pescados, el pulpo destaca por su alto contenido en zinc. Este mineral es de vital importancia en el mantenimiento de las defensas y en la cicatrización de las heridas. También participa en el desarrollo y el crecimiento de los órganos sexuales, motivo por el que es un alimento beneficioso en la dieta de niños y adolescentes. Iguala el contenido de niacina del pescado azul. Esta vitamina juega un papel importante en la producción de energía y participa en el buen mantenimiento de la piel. La carne de pulpo es de difícil digestión. Para facilitar este proceso, se aconseja hervirlo con laurel o condimentarlo con pimentón. Tanto uno como otro aumentará la producción de jugos digestivos en el estómago. La clave para que la carne de pulpo se ablande es congelarlo durante un día, como mínimo, y descongelarlo en la nevera 12 horas antes de su cocción. Para cocinarlo, pon agua sin sal a hervir y cuando llegue a ebullición, mete y saca el pulpo tres veces consecutivas. Así, conseguirás que no se le desprenda la piel. Una vez que el agua vuelva a hervir, baja el fuego. En comparación con otros moluscos y mariscos, el contenido en colesterol es relativamente bajo. Debido a su aporte en sodio, se desaconseja en caso de hipertensión.
  • 88. 88 QUESO Para los antiguos griegos "el queso era un regalo de los dioses‖. Hay centenares de variedades de queso. Sus diferentes estilos y sabores son el resultado del uso de distintas especies de bacterias y mohos, diferentes niveles de nata en la leche, variaciones en el tiempo de curación, diferentes tratamientos en su proceso y diferentes razas de vacas, cabras o el mamífero cuya leche se use. Otros factores incluyen la dieta del ganado y la adición de agentes saborizantes tales como hierbas, especias o ahumado. Que la leche esté o no pasteurizada también puede afectar al sabor. La pasteurización previa de la leche será obligatoria para aquellos quesos de tipo frescos y los que se consuman antes de los dos meses tras su elaboración. Es básico para elaborar un queso realizar la cuajada. Es el único proceso necesario y consiste en separar los componentes de la leche, por acción de la temperatura o bacterias. La separación se logra desestabilizando la proteína de la leche (caseína). Este desequilibrio hace que las proteínas se aglutinen en una masa blanca, separándose del líquido (suero lácteo). Las bacterias utilizadas (lactococcus, lactobacillus, etc.) junto con las enzimas que producen y la leche de origen, serán determinantes en el sabor del queso tras su añejamiento. Para elaborar quesos duros, se somete a la cuajada a temperaturas entre 33ºC y 55ºC, para que se deshidraten más rápido. A partir de ese momento de separación de partes, se trata de ir eliminando el suero. Como consecuencia muchas vitaminas y proteínas hidrosolubles se pierden a través del suero. Pero en términos generales, el queso mantiene todas las grasas de la leche, las tres cuartas partes del calcio y casi la totalidad de la vitamina A. Por otro lado debemos nombrar el papel de la sal en su proceso, puesto que además de aportar sabor salado, mejora la conserva y afirma la textura por su interacción con las proteínas. La sal puede mezclarse directamente en la cuajada o sólo aplicarla en la superficie exterior del queso. Los datos nutricionales del queso pueden variar en función de su contenido en grasa, pero en general se puede decir que es una rica fuente de calcio, proteínas, y fósforo. 100 gramos de queso manchego contienen 21 gramos de proteínas y entre 600 y 900 miligramos de calcio. Al tratarse básicamente de leche concentrada, hacen falta 600 gramos de leche para igualar esta cantidad de proteínas, y 550 gramos para la de calcio Quesos españoles: Queso de Burgos: También se le llama "Villalón" o "pata de mulo", su origen es castellano. Concretamente de la ciudad que lleva su nombre. Está elaborado con leche de vaca y/o oveja desnatada, es un queso fresco, no es graso. Queso de Cabrales: Está elaborado con leche de vaca, cabra y oveja mezcladas, que pasan por 2 o 3 afinamientos. Es un queso muy graso (mínimo 45% materia grasa). Es del tipo azul. Está madurado en cuevas para fomentar su enmohecimiento, por lo tanto es veteado, de pasta semi-blanda, cremosa, compacta y sin ojos, con corteza blanda está enmohecida, de color rojizo, verde-gris. Se suelen envolver en hojas, para su mejor conservación. Su sabor es muy fuerte, ácido y un poco picante. Su embasado final está perfectamente definido: envuelto en papel de aluminio verde, luego cada artesano le pone su etiqueta y el Consejo Regulador de su D.O., le pone su contraetiqueta. Si no es así, no es el auténtico. Queso Cebreiro: Su origen está en el siglo XVIII, aunque ya hay constancia de él, antes del reinado de Carlos III. Cebreiros es un pueblo de las montañas de Lugo por donde pasa el Camino de Santiago. Su D.O. en 1991. Está elaborado con leche de vaca, algunas
  • 89. 89 veces mezclado con leche de cabra. Se puede tomar fresco o curado. Su sabor y su aroma son excepcionales. Es un queso natural, un poco ácido, sin aditivos. Su aroma es leche y hierba Queso de Idiazábal: Provine de la región-vasco.navarra. Está elaborado con leche de oveja del tipo latxa, salado, madurado, de pasta prensada, lisa con poquísimos agujeros e irregulares. Su color va del marfil al amarillo intenso. Algunas veces son ahumados. Tiene un sabor intenso, aunque delicado a hierbas y montaña. Es un poco picante. Su corteza es dura, lisa y tiene la marca del paño con el que se hace el prensado gravada en su piel. Queso Manchego: Existe desde muy antiguo, ya había constancia de su existencia en el siglo XVI, pero es en 1878 cuando se extendió su consumo por España. Está elaborado con leche de oveja de la raza Manchega, es muy graso (mín. 45% mat.grasa). Su pasta es semi- dura o dura (depende de su grado de maduración), su color va del blanco marfil al amarillo, está prensada y con algunos agujeros muy pequeños. Distintos grados de maduración y de secado (puede ser fresco, semi-curado, curado, viejo). Su corteza es dura, rayada, y su color también varía: puede ser blanca en los tiernos, ocre en los semi-curados y negra-grisácea en los curados. Las estrías tan características de su piel se deben a las tablillas que usan para el prensado. Su sabor puede ser más o menos fuerte, pero un buen queso curado tiene el sabor fuerte, picante, ácido y salado. Su aroma recuerda a la leche de oveja. También se maduran macerándolos en aceite de oliva. Queso Mató: Proviene de la región de Cataluña. Está elaborado con leche de oveja o cabra, es un queso fresco y se come en el día. Es muy blando y poco consistente. No tiene corteza y tradicionalmente se come con miel., azúcar, frutos secos. Su textura es granulosa y su sabor es un poco agrio. Queso Quesaillas: Proviene de la provincia de Badajoz. Está elaborado con leche de cabra. Su pasta es blanda, prensada y madurada. Su corteza es artificial, se le pone aceite para su acabado final. Queso Roncal: Proviene de Navarra. Está elaborado con leche de oveja, de las razas Rasa, Lacha cara negra y Lacha cara rubia. Su pasta es semi-dura o dura y compacta, porosa (pero sin ojos), prensada y madurada. El color de la pasta va del blanco marfil al amarillo pálido. Es un queso graso, con una maduración mínima de 4 meses, contados a partir del salado. Su corteza es dura y gruesa, de color gris brillante. Tiene un sabor muy fuerte, intenso y picante. Su textura es mantecosa al paladar y de color blanco o amarillento al corte. Su aroma es muy definido a leche de oveja, un poco picante. El Roncal tiene un 45% de materia grasa, con una composición equilibrada entre grasas y proteínas Queso de Tetilla: Se elabora en toda la Comunidad Gallega. Está elaborado con leche de vaca de la raza frisona, Pardo Alpina y Rubia gallega. Su pasta es blanda, cremosa, uniforma, con pocos ojos, color blanco amarillento. De sabor suave a leche. Es un queso mantecoso, un poco ácido y un poco salado. Queso Torta del Casar: Procede de la provincia de Cáceres. Es un queso artesanal y 100% natural. Está elaborado con leche de oveja cruda de la raza Merina, es graso. Su pasta es blanda y untuosa. Son madurados y prensados. Es un queso curado. Su color de su pasta es amarillo. Forma parte de un grupo de quesos llamados "Torta", es decir, quesos que al madurar se licuan en el interior de su corteza dura, que al secarse se forma unas grietas en su corteza por donde rezuma el queso. Su corteza es dura y amarilla. Su sabor tiene mucha personalidad, es fuerte y un poco amargo, aunque ni salado ni ácido. Su sabor tan peculiar y ese amargor se lo da el hecho de cuajarlo con la flor de cardo.
  • 90. 90 QUESO EN PORCIONES, práctico y cómodo El queso fundido se ha sometido a un tratamiento térmico para detener el proceso de maduración y alargar su conservación. Por este motivo es más digestivo que otros quesos. En caso de problemas estomacales o intestinales, elige un queso en lonchas o unos quesitos con bajo contenido en grasas, puesto que este nutriente dificulta y retarda el proceso de digestión. Algunos de ellos se encuentran en las estanterías de los supermercados junto a la leche y otros productos lácteos esterilizados porque se mantienen estables a temperatura ambiente. Como no se echan a perder con el calor, puedes llevártelos de excursión sin temer la acción de los gérmenes nocivos. La grasa corresponde al 20% del peso del queso fundido, una cantidad razonable, ya que a excepción del queso tipo Burgos, la mayoría de quesos naturales superan este porcentaje. En caso de sobrepeso o colesterol, optar por las variantes descremadas, con la mitad de grasas y un 30% menos de calorías. Aunque todos los quesos se derriten con el calor, el queso fundido lo hace de forma más homogénea. Su único inconveniente, aparte de llevar sal y azúcares añadidos, es que el mercado ofrece una menor cantidad de variedades. Dos unidades de queso en lonchas y tres quesitos tienen el mismo aporte en calcio que un yogur natural. QUINOA, el cereal más rico en proteínas La quinoa, a la que los incas llamaban ―la madre de todos los granos‖, debido a su gran riqueza nutricional, es un cereal de textura fina y crujiente, con un sabor que recuerda al del arroz integral y al cuscús. Este grano de los Andes, fue durante miles de años, el alimento básico de los incas hasta que los colonos europeos sustituyeron su cultivo por el de maíz y el de patata. La quinoa alimenta y mucho, porque contiene proteínas de alto valor biológico, muy completas para provenir de un vegetal. Debido a su alto aporte en hidratos de carbono de lenta combustión, a su contenido en calcio, en fósforo y en vitaminas C, E y del grupo Ba, esta semilla es un auténtico energetizante físico y mental, muy recomendable entre niños en edad de crecimiento, estudiantes, deportistas y personas con bruscos cambios de humor. Se prepara como el arroz, empleando tres medidas de agua por una de quinoa. Cuando el agua arranque a hervir, añade la semilla, baja el fuego al mínimo y cocínala 15 minutos. Sabrás que está lista porque el grano se vuelve semitransparente. Si antes de hervirla, la doras en la sartén con un poco de aceite de oliva, adquirirá un sabor más intenso y un aroma que recuerda al de las nueces. Ligera y digestiva, la quinoa es el acompañamiento ideal de cualquier tipo de carne o de pescado, debido a su neutro sabor. También puedes utilizarla como si se tratara de una legumbre, en la preparación de guisos y ensaladas, platos a los que aporta buenas dosis de fibra, de hierro y de potasio. Las personas alérgicas al gluten y con niveles de colesterol altos pueden comer quinoa con toda tranquilidad. Alimenta más que el arroz. No es de extrañar que fuera el alimento básico de los incas durante miles de años. Y es que, en comparación con otros cereales, la quinoa destaca por su altísimo contenido en proteínas. Aunque dobla el aporte proteico del arroz, una ración individual de quinoa proporciona unas 40 Kal. Menos que el arroz o la pasta de trigo. Controla el colesterol y el azúcar: La quinoa triplica el contenido en fibra del maíz y dobla el del arroz integral. Este beneficio la convierte en uno de los cereales más indicados en la dieta de las personas diabéticas o con colesterol.
  • 91. 91 Excelente fuente de hierro: La quinoa encabeza la lista de cereales con mayor contenido en hierro. Una ración de 80g. aporta el 75% de la cantidad que necesita un hombre y el 60% de los requerimientos diarios de una mujer. Para mejorar la absorción del hierro vegetal, conviene acompañar la comida de algún alimento rico en vitamina C, como el tomate crudo, el kiwi o la naranja. Recarga los depósitos de energía: El consumo regular de este cereal compensa el déficit de vitamina B2, que pueden sufrir las personas que abusan de los dulces, los alimentos refinados y el alcohol. Este nutriente, además de contribuir a la fabricación de anticuerpos, interviene en el proceso de obtención de energía. Se prepara igual que el arroz, empleando tres medias de agua por cada una de arroz. Lo más importante de todo es que hay que lavar los granos antes de introducirlos en el agua de cocción y esperar a la ésta hierva. Tapa la olla y cuece a fuego medio bajo durante un cuarto de hora. No contiene gluten de tal forma que pueden consumirlo sin problemas las personas celíacas. RAPE, ligero a la par de digestivo Abril y mayo son los meses de temporada del rape, el momento ideal para degustarlo al mejor precio. Si se cocina de forma suave –a la plancha, asado al horno, al vapor, etc- y sin salsas o acompañamientos calóricos, el rape puede perfectamente incluirse en las dietas de control de peso. Debido a su bajo contenido lipídico –es junto con la raya y el abadejo, el pescado con menos grasas- también es muy útil en caso de gastroenteritis, empacho y malas digestiones. También es el pescado con menos colesterol. Para que te hagas una idea, una ración de 150 g. aporta el 8% de la cantidad máxima de colesterol que se recomienda tomar a diario. Después de la lubina, el rape es el pescado blanco con mayor proporción de fósforo, un mineral que el cerebro necesita en buenas cantidades. Este nutriente puede escasear entre las personas que se ven obligadas a tomar antiácidos. Los caldos y las sopas de pescado que se cocina con la cabeza del rape son muy ricos en potasio, necesario para el sistema nervioso y la actividad muscular. Este mineral también ayuda a controlar la hipertensión y la excesiva retención de líquidos. En estos os últimos casos, no añadir sal a la preparación. La textura firme del rape y su sabor suave y neutro, suelen ser del agrado de los más pequeños, sobre todo, si se cocina con salsa de tomate, gratinado, en brochetas, etc. La raspa central del rape se retira con tanta facilidad que la mayoría de niños lo podrán comer solitos sin temor a que se atraganten con una espina. Algunos ejemplares de rape blanco, la especia más abundante en nuestras costas, pueden llegar a medir 2 m. de largo. El rape es un pescado blanco que contiene proteínas de alto valor biológico. Se engloba dentro del grupo de los pescados blancos –su contenido de grasa es de 2 gramos por cada 100 gramos de porción comestible-. Por ello, si se cocina de manera suave, sin exceso de grasas y salsas calóricas, este pescado es ideal en las dietas de control de peso, o en caso de trastornos digestivos. El rape además contiene diferentes vitaminas y minerales, si bien ninguno de estos nutrientes destaca sobre el resto de pescados. Entre las vitaminas se encuentran algunas del grupo B, como la B1, B3 y B9. Esta última es la única cuyo contenido puede ser destacado. Entre las funciones que lleva a cabo la vitamina B9 se encuentra la producción y maduración de los glóbulos rojos y blancos y la síntesis de material genético.
  • 92. 92 Del análisis mineral en el rape, sobresalen en cantidad el potasio, el fósforo, el magnesio y el hierro, pero ninguno de ellos se encuentra en cantidades notables. RAYA La raya es un pescado blanco con un contenido graso muy ajo, 100 gramos de porción comestible aportan menos de 1 gramo de grasa. No contiene cantidades elevadas de proteínas, pero son de alto valor biológico ya que incluyen todos los aminoácidos esenciales. La raya también aporta vitaminas y minerales. Entre las vitaminas se encuentran las que pertenecen al grupo B como la B2, B3, B6 y B12. Todas ellas están presentes en cantidades poco significativas, a excepción de la B3 y B12. Esta última se detecta en cantidad superior incluso a la mayoría de las carnes y lácteos. En cuanto a los minerales, potasio, fósforo y magnesio son los que están presentes en mayor cantidad. Sin embargo, si se compara su contenido con el de otros pescados, se observa que la raya posee cantidades medias de estos minerales. Cabe destacar el elevado contenido de sodio que presenta 160 miligramos por 100 gramos, pero en la comparación con otros alimentos ricos en este mineral como los quesos o las propias conservas de pescado, se constata que la cantidad de sodio presente en la raya no es relevante. REBOZUELO Si bien es cierto que el hierro vegetal se absorbe con más dificultades que el presente en el reino animal, el rebozuelo posee una cantidad de hierro comparable a la de las lentejas y los garbanzos. Si tienes anemia, no dudes en consumir esta seta como guarnición de la carne o en revueltos. REMOLACHA Incluir la remolacha en nuestra alimentación tiene repercusiones sobre la salud. Este tubérculo es un anticancerígeno de primera, combate la anemia con eficacia y refuerza las defensas. Además de ser un alimento muy ligero -100 g. de remolacha aporta 41 kcal.-, añadirla rallada a las ensaladas ayuda a saciar el apetito. Al ser rica en hidratos de lenta absorción, proporciona energía de forma constante. En la ensalada combina a la perfección con alimentos dulces, como la manzana o el hinojo. Su intenso color da cuenta de la gran variedad de pigmentos naturales que contiene: betalina (de color violáceo), betacaroteno (naranja) etc. Por eso ayuda a prevenir la formación de tumores y mejora la vista, frenando el avance de las cataratas y la degeneración macular. La betaína, es un pigmento vegetal que actúa como un poderoso agente contra el cáncer. Este colorante natural se muestra especialmente eficaz en la prevención del cáncer de colon. Gracias a su notable contenido en hierro, vitamina C y ácido fólico, la remolacha previene la anemia e impulsa las defensas al tiempo que actúa como un excelente tónico circulatorio, de demostrada eficacia frente a las varices. En estos casos, lo más acertado es tomarla cruda y entera, que es como mejor se aprovecha su aporte en vitaminas y fibra. Si cruda te sienta mal, no dudes en consumirla cocida. Pero para preservar el máximo de sus nutrientes, hiérvela entera y una vez lista, pélala y trocéala. Tanto la remolacha como su caldo
  • 93. 93 de cocción son ricos en potasio, un mineral que ayuda a bajar la tensión arterial. El zumo de remolacha cruda, combinado con manzana y enriquecido con levadura de cerveza, es un excelente revitalizante, sobre todo si se toma en ayunas. Las remolachas de menor tamaño son más fáciles de diferir. RODABALLO, el pescado con más ácido fólico El rodaballo puede incluirse perfectamente en las dietas de control de peso, dado que sólo aporta 102 calorías por cada 100 g. Al ser un pescado semigraso, resulta mucho más digestivo que el pescado azul. De ahí que sea una opción a tener en cuenta entre las personas de estómago delicado o en períodos de convalecencia. Debido a su alto contenido en potasio y a su moderado aporte en sodio, las personas hipertensas pueden comer este pescado sin problemas. El rodaballo comparte con el salmón el título de pescado con mayor contenido en ácido fólico. Vitamina primordial en los primeros meses de embarazo, es esencial en la elaboración de anticuerpos, aleja la depresión y cumple importantes funciones relacionadas con la actividad cerebral. A los rodaballos de piscifactoría les delata su color. En comparación con los salvajes, que son entre marrones y amarillos, los rodaballos cultivados tienen una tonalidad gris verdosa. Para aprovechar al máximo sus propiedades, pídelo entero –a lo sumo, indícales que te recorten las barbas laterales- prepáralo al vapor, al horno a la plancha o estofado y una vez cocinado, sírvelo en rodajas o en filetes. En cualquier caso, no le retires su sabrosa piel, pues en ella se concentra su aporte graso. Algunos rodaballos aguantan vivos incluso dos días después de su captura, lo que ha convertido a este pez en el símbolo de la resistencia. SALMÓN El salmón que encontramos fresco en los mercados españoles es salmón atlántico, pero los salmones que se comercializan congelados, así como sus derivados, excepto el salmón ahumado, suelen ser salmones del Pacífico. El ahumado, si está procesado en España, también es salmón atlántico o europeo. Salmón plateado o coho (Oncorhynchus kisutch).Llega a pesar 3,5 kilos. Se localiza en la zona Norte del Océano Glacial y en las costas americanas y asiáticas del Pacífico. En Europa su cría en cautividad se viene realizando desde hace ya muchos años. Su carne es la más apreciada, tras la del salmón real. Salmón rosado o chinook (Oncorhynchus gorbuscha).Es el salmón de menor tamaño del Pacífico, con un peso de unos 2 kilos. Habita en zonas costeras del océano Glacial, sobre todo en las costas asiáticas del Pacífico norte y en las costas americanas, así como en el mar Blanco. Salmón rojo o sockeye (Oncorhyn-chus nerka).Es una de las especies de mayor consumo. Se localiza en zonas costeras, desde Alaska hasta Oregón, y tiene gran importancia comercial. Salmón real o king (Oncorhynchus tschawytscha).Su tamaño es el mayor de todos los salmones del Pacífico. Llega a pesar 10 kilos. Es uno de los salmones más apreciados, pero muy escaso. Su carne es la más grasa de entre los salmones del Pacífico y más magra que la del salmón atlántico o europeo.
  • 94. 94 Salmón keta o chum (Oncorhynchus Keta). Se distribuye en zonas costeras del océano Glacial y en la zona norte del Pacífico, tanto en la costa asiática como en la americana. Junto con la especie rosada, también se localiza en aguas europeas, frente a Islandia y Noruega. Sus huevas son de gran tamaño y se comercializan con el nombre de caviar Keta. El salmón es un pescado azul o graso que aporta unos 11 gramos de grasa por cada 100 gramos de carne, un contenido similar al de las sardinas, el jurel o el atún. La grasa es rica en omega-3, que contribuyen a disminuir los niveles de colesterol y triglicéridos plasmáticos, y además aumentan la fluidez de la sangre, lo que previene la formación de coágulos o trombos. Por este motivo, se recomienda el consumo habitual de salmón a la población general, y en particular en caso de trastornos cardiovasculares. El salmón es una excelente fuente de proteínas de alto valor biológico, al igual que el resto de pescados. En cuanto a vitaminas, destaca la presencia de algunas pertenecientes al grupo B como la B2, B3, B6 y B9 y B12. Éstas permiten el aprovechamiento de los nutrientes energéticos, es decir, hidratos de carbono, grasas y proteínas e intervienen en procesos de gran importancia (formación de glóbulos rojos, síntesis de material genético, funcionamiento del sistema nervioso y del sistema de defensas, etc.). No obstante, la cantidad presente de estas vitaminas no es muy significativa si se compara con otros alimentos ricos en estos nutrientes. La riqueza en grasa del salmón hace que contenga cantidades interesantes de algunas vitaminas liposolubles como la A y la D. La A contribuye al mantenimiento, crecimiento y reparación de las mucosas, piel y otros tejidos del cuerpo. Además, favorece la resistencia frente a las infecciones, es necesaria para el desarrollo del sistema nervioso y para la visión nocturna. También interviene en el crecimiento óseo, en la producción de enzimas en el hígado y de hormonas sexuales y suprarrenales. La vitamina D regula los niveles de calcio en la sangre y favorece la absorción y fijación de este mineral en los huesos. Es fuente de magnesio y yodo, y su contenido medio de hierro es inferior al de la mayoría de los pescados. El magnesio se relaciona con el funcionamiento de intestino, nervios y músculos. También forma parte de huesos y dientes, mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante. El yodo es indispensable para el buen funcionamiento del tiroides, así como para el crecimiento del feto y el desarrollo de su cerebro. El salmón presenta un inconveniente que comparte con todos los pescados azules y es su contenido en purinas, que en el organismo se transforman en ácido úrico, por lo que se aconseja limitar su consumo en caso de hiperuricemia o gota. Además, cabe destacar el contenido de sodio, tanto del salmón ahumado como de las huevas, con respecto al fresco, debido al añadido de sal como conservante; aportan 1200 mg y 1500 mg de sodio. Por ello, tanto el consumo de ahumado como las huevas se desaconseja en caso de hipertensión u otros trastornos asociados a retención de líquidos. SALMÓN AHUMADO El salmón ahumado proporciona 40 calorías menos por cada 100 g. que el fresco, una cifra que aumenta considerablemente si el salmón se fríe o se sirve con salsas cremosas. Si te has puesto a régimen, no dudes en incluir salmón ahumado en las ensaladas y en los sándwiches. Además de aportar energía de forma rápida, te ayudará afrontar la dieta sin estrés. El salmón ahumado, como el fresco, es una excelente fuente de proteínas de calidad. Debido a su riqueza en yodo y vitamina D, su consumo favorece el desarrollo hormonal y el crecimiento infantil. También presenta vitaminas del grupo B, que permiten un mejor aprovechamiento de los nutrientes. A los niños les encanta comerlo en la pizza, y en los platos de pasta. Para que no se reseque, incorpóralo en los últimos minutos de cocción. Para saber si el salmón ahumado es de calidad, presiona ligeramente el envase. Si suelta poco de agua desconfía.
  • 95. 95 Si sufres hipertensión o retienes líquidos, no deberías consumir salmón ahumado, ya que posee hasta 25 veces más sodio que el fresco. El contenido en grasas saturadas del salmón, es similar al de la ternera. Aunque se trata de un alimento rico en grasas Omega 3, con numerosos beneficios para la salud cardiovascular, si tienes el colesterol muy alto, no deberías abusar de este pescado azul. El ahumado no elimina la posible presencia de listeria, un germen especialmente nocivo para las embarazadas. SALMONETE El salmonete se incluye dentro de los pescados semi-grasos. Posee casi 4 gramos de grasa por cada 100 g. de porción comestible. Su contenido proteico no es muy elevado, pero las proteínas que posee son consideradas de alto valor biológico porque contienen todos los aminoácidos esenciales. El salmonete presenta en su composición diferentes vitaminas y minerales. Entre las vitaminas se encuentran algunas del grupo B como la B1, B2 y B3, que permiten el aprovechamiento de los nutrientes energéticos (hidratos de carbono, grasas y proteínas). Intervienen en numerosos procesos de gran importancia como la formación de glóbulos rojos, la síntesis de material genético, la producción de hormonas sexuales, etc. Sin embargo, ninguna de ellas está presente en el salmonete en cantidades significativas si se compara con las que poseen otros pescados. En cuanto a los minerales, el salmonete contiene fósforo, potasio, magnesio y yodo. El contenido en yodo del salmonete supera al de la gran mayoría de pescados. Este mineral posee importantes funciones en el organismo y es indispensable para el buen funcionamiento de la glándula tiroides que regula numerosas funciones metabólicas, así como el crecimiento del feto y el desarrollo de su cerebro. SANDÍA La sandía es agua en un 93% de su peso. De ahí que aporte 20 calorías por cada 100 g. la mitad de las calorías que proporcionan las frutas más ligeras. A pesar de ser un alimento liviano, contiene vitamina C en cantidades considerables, así como vitaminas del grupo B, sin cuya presencia las células del organismo serían incapaces de producir energía. La sandía también es rica en potasio, un mineral muy aconsejable en caso de excesiva retención de líquidos e hipertensión. No dudes en comer sandía tras una comida copiosa o un día de excesos dietéticos. Debido a su considerable acción diurética y depurativa, esta refrescante fruta acelera la eliminación de sustancias de desecho. Las sandías de color rojo o rosado son ricas en licopeno, un pigmento que reduce el riesgo de cáncer. Esta sustancia es especialmente activa en la protección del cáncer de páncreas, pulmón, colon, próstata y útero. Al ser tan fácil de comer y de masticar, la sandía es del agrado de todos los miembros de la familia. Está muy indicada entre las personas mayores, ya que el mecanismo que despierta la sensación de sed puede estar algo atrofiado. Dos buenas tajadas de sandía equivalen a un vaso de agua. Para saber si la sandía está madura, fíjate en el color de su base. Si es de color amarillento, estará en su punto óptimo a sazón. Si es de color blanquecino o verdoso, lo más probable es que esté algo insípida.
  • 96. 96 SARDINA Incluir sardinas, ya sean fritas, asadas o rebozadas, en la dieta es una forma muy sana y barata de completar los menús con dosis considerables de proteínas de calidad, grasas saludables y calcio. Pocos pescados azules superan a la sardina en ácidos grasos Omega 3. De ahí que la sardina sea uno de los pescados que mejor contribuye a disminuir el colesterol. Al evitar la obstrucción de los vasos sanguíneos, las sardinas también reducen la probabilidad de sufrir arterioesclerosis y trombosis. Las sardinas en conserva contienen hasta tres veces más calcio que un vaso de leche, ya que se consumen con su espina. El calcio del pescado azul se absorbe muy bien, debido a su aporte en vitamina D. El contenido en minerales del pescado azul puede ser hasta 25 veces superior al de la carne. Las sardinas destacan por su contenido en yodo, hierro, magnesio y zinc, lo que las convierte en un alimento muy útil a la hora de reforzar las defensas, serenar los nervios y agilizar la mente. Por su abundante aporte en vitamina A y E, este pescado protege la piel y retarda el envejecimiento del organismo. La sardina es un pescado azul o graso –posee casi 10 gramos de grasa pro cada 100 gramos de carne- y es muy buena fuente de omega 3, que ayuda a disminuir los niveles de colesterol y de triglicéridos, además de aumentar la fluidez de la sangre, lo que disminuye el riesgo de arterioesclerosis y trombosis. Por este motivo, es recomendable el consumo de sardinas y otros pescados azules en enfermedades cardiovasculares. Su contenido proteico también es elevado. Entre las vitaminas se encuentran algunas del grupo B como la B12, B1 o Niacina, que permite el aprovechamiento de los nutrientes energéticos (hidratos de carbono, grasas y proteínas). Intervienen en numerosos procesos de gran importancia como la formación de glóbulos rojos, la síntesis de material genético, la producción de hormonas sexuales, etc. La sardina contiene también cantidades significativas de vitaminas liposolubles como A, D y E. En cuanto a los minerales, la sardina contiene fósforo, magnesio, potasio, hierro zinc y yodo. Las sardinas se deterioran fácilmente así que conviene comprarlas bien frescas. Es buena señal que estén brillantes y firmes y que no tengan los ojos hundidos. En cuanto a las sardinas enlatadas, desconfía de aquellas marcas que no especifiquen el tipo de aceite vegetal empleado. A finales de la primavera y, sobre todo en verano, las sardinas presentan un mayor porcentaje de grasas, que si bien las hace estar más sabrosas, también incrementan su valor calórico. SETAS Una de las características de las setas es su bajo aporte energético, por lo que son un alimento ideal para incorporar en una dieta de adelgazamiento, elaboradas de la manera más sencilla, con el fin de que no lleven adicionada mucha grasa de condimentación o vayan acompañadas de alimentos ricos en grasa. Pueden componer un plato por sí mismas salteadas con un poco de aceite, pero también pueden formar parte de una ensalada o tomarlas como guarnición de otros platos. Gracias a su alto contenido en fósforo, las setas son alimentos aptos en la dieta de mujeres embarazadas, niños y adolescentes, ya que dicho mineral desarrolla un importante papel en la formación de huesos y dientes. Por su contenido de ergosterol, sustancia que en el
  • 97. 97 organismo se transforma en vitamina D, las setas mejoran el aprovechamiento del calcio y del fósforo y favorecen la mineralización ósea. Las setas poseen una cantidad más elevada que las hortalizas y verduras de proteínas, aunque no tantas como se cree (sólo dos gramos de proteínas por cada 100 gramos de alimento). No obstante, son ricas en purinas que en el organismo se transforman en ácido úrico. En caso de hiperuricemia, gota y litiasis renal por sales de ácido úrico, su consumo deberá ser moderado, si bien los fármacos cobran mayor importancia que las purinas de la dieta en el tratamiento de estas enfermedades. Las setas son alimentos que por lo general los niños no comen ya que los adultos no se las ofrecen. Sin embargo, son muy sabrosas y saludables. Es posible que los más pequeños no acepten comer un plato de setas salteadas, por lo que una alternativa sería presentarlos en pequeñas cantidades como guarnición de carnes o pescados o huevos. Otra opción sería incluir estos alimentos "camuflados" en otros platos para que así los niños se vayan acostumbrando a su sabor. De este modo podemos elaborar, por ejemplo, croquetas con setas, carnes, pescados o vegetales rellenos (tomates, berenjenas, calabacín...), etc. Se las puede incluir en una menestra de verduras, en una paella, en lasañas y canelones o en un plato de pizza, al que se puede añadir además, a modo de ejemplo, una sabrosa salsa carbonara o similares SURIMI Aunque este nutritivo alimento se ha introducido en nuestra cocina hace apenas unas décadas, en Japón se consume desde hace un milenio. Los pescadores nipones preparan estas barritas de pescado de forma artesanal para dar salida comercial a todo el pescado que capturan. La palabra surimi es un vocablo japonés que significa ―músculo de pescado picado‖. En su elaboración se utilizan pescados de calidad, pero con poca demanda, o bien recortes sobrantes del fileteado de otras variedades de pescado. Entre las especies más utilizadas se encuentra el abadejo, el tiburón, el bacalao, la merluza, la caballa, la sardina o el jurel. La pasta obtenida se mezcla a continuación con sal, almidones, fosfatos, aromas y saborizantes y se prensa. Como buen derivado del pescado que es, el surimi destaca por su contenido en proteínas de alto valor biológico. Este alimento es bajo en grasas y en calorías (160 kcl. Por cada 100 g.) motivo de más para incluirlo en la dieta de las personas que quieren perder peso. El surimi ofrece múltiples posibilidades. Puede emplearse para enriquecer ensaladas y en el relleno de los bocadillos, las croquetas o las empanadas. También se puede preparar al ajillo, empanados y fritos, salteados con vegetales, etc. El valor nutricional del surimi no es equiparable al del pescado. Su contenido en conservantes es superior, mientras que su aporte en vitaminas y minerales es inferior. El intenso proceso de lavado al que se someten las piezas de pescado, provoca la pérdida de las vitaminas solubles en agua, como las del grupo B y los minerales como el potasio. Los hipertensos y las personas sensibles al glutamato (un potenciador del sabor), deberían consumirlo con moderación. TIBURÓN Los tiburones son pescados semigrasos, con un contenido bastante elevado de proteínas de alto valor biológico que contienen todos los aminoácidos esenciales. Por su textura, sabor y su fácil digestión, encaja en la dieta de las personas con estómago delicado,
  • 98. 98 así como en caso de exceso de peso, siempre que se cuide de no abusar de aliños o condimentos demasiados grasientos. El tiburón no destaca sobre el resto de especies por sus nutrientes y vitaminas Su contenido en las del grupo B, B1, B2, B3, B6, B9 y B12, es poco relevante frente al que contienen otros pescados, y menos aún si se compara con alimentos ricos en dichos nutrientes. Tan sólo sobresale su aporte en vitaminas liposolubles A y E. TOMATE Es rico en vitamina A y C, un poderoso estimulante del apetito. Ideal para preparar mascarillas contras las espinillas; la piel del tomate madura los forúnculos cuando se coloca directamente en la zona afectada, así como para cualquier grano infestado de la cara, consumido en sopa es bueno para las anginas, aliviando el dolor y utilizado como cataplasma ayuda a mitigar los dolores de lumbago. Para los problemas de próstata es aconsejable consumir mucho tomate en ensalada acompañado de coliflor, escarola y rábanos pero evitando el consumo excesivo de grasas animales, café, especias y alimentos picantes. Un tomate se compone de un 95% de agua lo que quiere decir que al comprar un kilo de tomates, transportamos 950 gramos de agua, 0,3% de grasas, 1% de proteínas, 3% de desperdicios, 0,5% de celulosa y una serie de micronutrientes como calcio, hierro y fósforo, vitaminas A y C, mucho licopeno y todo ello con apenas unas 25 calorías por cada 100 gramos. Actualmente los científicos han descubierto que el licopeno que es un pigmento de la familia de los carotinoides y responsable del color ojo característico de los tomates, y donde se encuentra casi en forma exclusiva, es un compuesto soluble en grasas que no forma el hombre en su organismo, sino que se debe obtener a través de la alimentación y que previene contra el cáncer, sobre todo de pulmón, próstata y tracto digestivo. Os expertos recomiendan ingerir entre tres y siete miligramos de licopeno al día, lo que supone consumir alrededor de siete comidas ricas en productos derivados del tomate por semana. Este pigmento actúa como protector de las células ante los efectos de la oxidación. Resumiendo sus cualidades nutritivas podemos decir que el tomate es un alimento que contiene una gran variedad de nutrientes esenciales para el organismo y que son benéficos para la salud. Contiene vitaminas C, A, K y las de los grupos B y minerales como fósforo, hierro, calcio, magnesio, manganeso, zinc, cobre, potasio y sodio. TOMATE “Scherry” Desde que su cultivo se introdujo en nuestro país allá por los años 70 el tomate cherry, también llamado tomate cereza o tomatillo de jardín, se ha utilizado con fines decorativos, gracias a su pequeño tamaño y su afrutado aroma. Pero, aparte de adornar la presentación de cualquier plato, este alimento concentra los nutrientes del tomate original. Para que te hagas una idea, 100 g. de tomates cherry aportan el 80% de la cantidad de vitamina C y el 25% de la vitamina E que requerimos a diario. Su llamativo color ojo da fe de su gran contenido en licopeno, un pigmento vegetal que además de retrasar el envejecimiento, fortalece el sistema de defensas y actúa como un gran protector frente a algunos tipos de cáncer, entre los que se encuentra el de próstata, pulmón, páncreas, estómago y colon. Para absorber mejor este ―colorante‖ natural, aliña los tomatitos con aceite o espolvorea sobre ellos semillas se sésamo o pipas de girasol.
  • 99. 99 Las brochetas de tomate cherry con taquitos de queso o jamón serrano, hacen las delicias de los más pequeños. También es buena idea ensartar dados de pescado, de marisco o de carne. Al tomate en general y al cherry en particular, se les considera una fruta-hortaliza debido a que su contenido en azúcares es superior al de otras hortalizas. A pesar de ello, apenas tiene 20 calorías por 100 g. TRIGO SARRACENO Esta semilla considerada antiguamente como el ―pan de los necesitados‖, porque a pesar de su riqueza crece en suelos extremadamente pobres, es un valioso protector del aparato circulatorio. También conocido como alforfón, el trigo sarraceno es el alimento de la naturaleza más rico en rutina, una sustancia que refuerza los vasos sanguíneos. Entre otras cosas, la rutina previene la gangrena, fortalece el corazón y reduce la permeabilidad de las venas, lo que sirve de ayuda en caso de cuperosis, varices, etc. Esta semilla también ejerce una acción antiinflamatoria y ayuda a reducir las pequeñas hemorragias internas, un efecto ideal en caso de hemorroides, fisuras anales, etc. Energético, revitalizante y depurativo, este alimento es muy útil en la dieta de los niños, las embarazadas, los ancianos y las personas convalecientes, debido a su riqueza en proteínas, hierro y calcio. Prevenir las enfermedades reumáticas es otra de las principales ventajas de su consumo. En dientas de dietética encontrarás este alimento en grano o molido. Con la harina del alforfón, base de los populares fideos soba japoneses, se puede preparar crepes, tortitas, pasteles o galletas de delicioso sabor. Sustituyendo la harina de trigo por la de alforfón, no sólo conseguirás una masa más sabrosa sino también más esponjosa. El grano entero se cocina tal y como si fuera un cereal. Los emplastos que se preparan mezclando harina de alforfón con agua tibia aceleran la recuperación de eccemas. Al estar exento de gluten, el alforfón es un alimento apto en la dieta de las personas celíacas. TRUCHA La trucha es un pescado semigraso, dado que aporta en torno a 3 gramos de grasa por 100 gramos de carne. Contiene proteínas de alto valor biológico, pero en cantidades inferiores a otros pescados, así como de vitaminas y minerales. Se considera un alimento muy nutritivo, y si se cocina de manera sencilla puede formar parte habitual de las dietas hipocalóricas y bajas en grasas. Su carne supone un aporte interesante de potasio y fósforo; y moderado de sodio, magnesio, hierro y cinc, comparado con el resto de pescados frescos. El potasio es un mineral necesario para el sistema nervioso y la actividad muscular e interviene junto con el sodio en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula. Por otro lado, el fósforo está presente en los huesos y dientes. Entre las vitaminas del grupo B, destacan la B1, B3 y la B3. No obstante, el contenido en vitaminas no es tan relevante si se compara con otros alimentos ricos en estos nutrientes. Respecto a vitaminas liposolubles, la trucha contiene en cantidades significativas vitamina A, que acumula en su hígado y su músculo.
  • 100. 100 UVAS Una de las principales características de las uvas es que poseen un gran poder antioxidante, el cual ayuda a combatir los radicales libres que son los principales causantes del envejecimiento del cutis. También poseen beneficios hidratantes, protectores y energéticos, de forma que pueden ser ideales para aquellas personas que quieren tener una piel tersa y cuidada, al ser fuente de auténtica vitalidad para la misma. Entre algunas de las vitaminas más destacadas que podemos encontrar en las uvas destaca la vitamina B3 (indispensable para el metabolismo), mientras que también cuenta con minerales y oligoelementos (calcio, magnesio, fósforo y potasio). En las pepitas encontramos un aceite muy rico en ácidos grasos esenciales que tienen propiedades tanto suavizantes como hidratantes, que tienen el objeto de reforzar la protección de la barrera cutánea. Las uvas ayudan también en la debilidad corporal, cuidando el sistema inmunológico y previniendo a su vez la formación de coágulos en la sangre. Además las uvas son buenas para la hipertensión arterial, así como para prevenir la formación de cataratas, protegiendo la visión y ayudando a prevenir la inflamación. Y lo mejor es comerlas maduras, ya que así acumulan más vitaminas A, B1, B2 y C, la glucosa y los minerales hierro, cobre, manganeso y sobre todo fósforo, importante para el metabolismo celular, las formación de los tejidos musculares, el desarrollo de los dientes, el mantenimiento de los huesos, entre otros. En estudios recientes de ha mostrado su eficacia en la inhibición del crecimiento de tumores, por lo que se recomienda su consumo para los pacientes con cáncer. Se pueden conservar por varias semanas en la nevera con papel celulosa (no uses bolsas de plástico) para que absorban bien la humedad. Y procura alejarlas de las manzanas, ya que éstas hacen que las uvas maduren más rápido. El zumo de uva también es bueno contra las enfermedades cardiovasculares. UVAS PASAS En invierno se necesita un aporte extra de energía para hacer frente a los rigores del frío, de ahí la costumbre de comer fruta desecada en esta estación del año. Las pasas son una fuente excepcional de calcio y potasio, un mineral que contribuye a compensar el exceso de sal de la dieta y dos nutrientes que ayudan a regular la presión arterial. A esta virtud hay que sumarle su capacidad para disminuir la absorción intestinal de grasa (colesterol incluido), un beneficio que recae sobre su alto contenido en fibra. Tal vez sean éstos los motivos por los que las pasas se mezclan con el queso (en ensalada, en tartas, etc.) o con la carne (en rellenos, salsas, etc.) en tantas recetas. Las pasas son el combustible ideal que necesita nuestro cerebro para mantenerse en plena forma. Además de mejorar la memoria, este reconstituyente natural tranquiliza los nervios. Si alguien de casa sufre bronquitis, pon a hervir durante media hora, en un litro de agua, 100 g. de uvas pasas, 100 de dátiles y 100 de higos secos. Deja enfriar, pásalo por el colador y procura que el afectado tome una cucharada de este jarabe descongestionante cada 4-5 horas. Para que no se enmohezcan, conviene guardar las pasas en un tarro de cristal de cierre hermético con un trozo de corteza de limón. Coloca el recipiente en un lugar fresco y seco, al resguardo de la luz.
  • 101. 101 Su consumo está desaconsejado en caso de sobrepeso y de diabetes, debido a su alto contenido en azúcares. VACUNO, carne La carne de vacuno, dada su composición, es un alimento muy nutritivo. No obstante, dependiendo de la edad del animal y de la parte de la canal que se consuma existen notables diferencias en su aporte nutricional. A igualdad de peso, la carne de ternera fresca contiene menos grasa y por tanto, menos calorías que la carne de vacuna mayor. Es más digerible, aunque no tan sabrosa ni nutritiva, ya que contiene más agua. En el vacuno mayor es más abundante la grasa intramuscular, que le proporciona la jugosidad propia, si bien la cantidad varía según la pieza que se trate. Las chuletas, por ejemplo, contienen más grasa que el lomo o el solomillo. La carne de ternera tiene menos grasa y calorías que la de vacuno mayor. La carne de vacuno es muy interesante dentro de una dieta variada y equilibrada, ya que contribuye con su aporte de proteínas de alto valor biológico (20 gramos de proteínas por 100 gramos de producto), de minerales (hierro de fácil absorción, yodo, zinc, selenio) y vitaminas del grupo B, especialmente B2 y B12. La ingestión dietética diaria de proteínas proporciona la materia prima necesaria para el crecimiento y regeneración de tejidos del cuerpo y ayuda a estimular el sistema de defensas. El contenido vitamínico de la carne varía según la edad del animal. Así, la de ternera es más rica en el completo B que la carne de buey, especialmente en B12. La vitamina B12 exclusiva de los alimentos de origen animal, es muy importante en la formación de hemoglobina (proteína que transporta el oxígeno a todas las células del organismo). Su deficiencia origina un tipo de anemia, así como alteraciones mentales. Saludable para todas las edades, las cualidades nutritivas de la carne de ternera la convierten en un alimento recomendable para todas las personas. Aquellas con exceso de peso, con problemas de colesterol o triglicéridos elevados deberán moderar su consumo y elegir las partes más magras, para cocinarlas con poca grasa (asado a la parrilla, a la plancha o al horno). Para quienes tienen el estómago delicado, la carne de vacuno puede resultar indigesta debido a que es muy rica en fibras musculares. En este caso, pueden tomarla picada en forma de hamburguesa, albóndigas o salchichas. VINAGRE DE MANZANA, un aliño muy digestivo y laxante Más conocido por su discutible acción adelgazante que por su incuestionable poder para combatir el estreñimiento, bajar el colesterol y mejorar la digestión, el vinagre de manzana, de sabor suave y agradable, es un gran aliado de la salud. Si tienes el colesterol alto, aliñar las ensaladas y los platos de verduras con vinagre de manzana es todo un acierto, no sólo porque proporciona a estos platos un delicado toque a manzana, sino porque este condimento contribuye a evitar que las placas de grasa se depositen en las arterias, lo que reduce el riesgo de sufrir trombosis. Gracias a su acidez, el vinagre de manzana facilita la digestión. También favorece la renovación de la beneficiosa flora intestinal, que mejora la asimilación de los nutrientes, y al ser ligeramente laxante, regula el tránsito intestinal. Aunque este sabroso condimento tiene fama de ―quemar‖ la grasa, lo único que ha podido comprobarse científicamente es que mejora la digestión de las grasas, lo que no significa que las elimine. Lo que sí consigue este condimento (y las cápsulas de vinagre de manzana, de venta en herbolarios y farmacias) es ralentizar el proceso digestivo, lo que aporta
  • 102. 102 mayor sensación de saciedad a las comidas y retarda la sensación de ―estómago vacío‖ entre horas. Lo mejor es guardar el vinagre en frascos de vidrio cerrados. Para que sus cualidades se mantengan intactas, evita las vinagreras metálicas y colócalo alejado de olores intensos. El vinagre de manzana o de sidra combina muy bien con todo tipo de vegetales, recetas de pescado, carnes blancas y salsas suaves. VINAGRE DE MÓDENA, la variedad menos ácida Este tipo de vinagre originario del norte de Italia, se está haciendo un hueco en nuestra cocina. Su sabor fuerte, pero dulzón y su textura, que puede llegar a ser tan densa como la del caramelo, explican la gran acogida de este exclusivo condimento. La razón por la que este vinagre se conoce con el apelativo de ―balsámico de Módena‖ es porque antes de usarse en el ámbito gastronómico, se utilizaba con fines terapéuticos. Antiguamente se creía que este vinagre aliviaba los dolores reumáticos y las molestias menstruales. Hoy en día, los expertos confirman que este aliño ejerce una importante acción antioxidante, ayuda a prevenir las enfermedades cardiovasculares y limita el riesgo de gastritis. Las variaciones comerciales de esta variedad de vinagre mezclan el concentrado de mosto (la base del Módena tradicional), con vinagre de vino y con azúcar líquido. Debido a la inclusión de este último ingrediente, el vinagre de Módena resulta menos ácido que el de vino, lo que hace más adecuado entre las personas que sufren acidez de estómago. Aunque al llevar azúcar (un detalle que no puede olvidarse en caso de diabetes), este vinagre proporciona más calorías que el de vino o el de manzana, se trata de un buen sustituto de otros condimentos más energéticos y grasos, como el aceite, la mayonesa, el ketchup etc. También tiene a su favor su considerable acción depurativa y su capacidad para proteger y revitalizar la piel. Debe mantenerse en un lugar fresco, alejado de la luz y de las fuentes de calor, para que no pierda su punto de acidez y su peculiar dulzor. Este vinagre es tan espeso y concentrado que la mejor forma de distribuirlo es usando un envase provisto de un dosificador en espray. YOGURT En toda dieta que se aprecie de variada o equilibrada no puede faltar el yogurt, por tener tantos beneficios comprobados, desde el aspecto nutricional, como funcional, compone una de las dietas a nivel mundial muy bien aceptadas, la ―Dieta Mediterránea‖, la que le da un lugar preponderante, junto con el aceite de oliva. Contiene proteínas lácteas de alta calidad, pero con la característica de ser más digeribles que las de otros por ser un probiótico. Hoy en lo que respecta a la leche en particular, existen muchas desidencias a nivel mundial respecto de sus beneficios o de sus efectos secundarios, lo cual requerirá mayor tiempo de estudios por parte de la ciencia para verificar esta situación, habiendo una industria tan poderosa que la respalda. Su importancia más destacada se encuentra en la actividad intestinal por favorecer la flora, incrementando las bacterias buenas, y favoreciendo así tanto la absorción de nutrientes como la movilidad intestinal, lo que es fundamental en una sociedad como la actual, donde representa uno de los problemas más graves, que es el estreñimiento llegando en la mayoría de los casos a un estado crónico, que va a generar toxemias de distinta índole, promoviendo enfermedades diversas, desde simples alergias hasta cáncer.
  • 103. 103 Y en este último caso, existen estudios determinantes de los efectos positivos del consumo de yogurt para realizar una acción preventiva, lo cual es verdaderamente importante para nuestra salud. ZANAHORIA La zanahoria contiene un 20% de desperdicios, proteínas en un 1,5%, un 0,2% de grasa, 7,3% de azúcares y abundantes vitaminas. Predomina la de tipo A en forma de provitaminas, sólo igualada por las espinacas, y con casi el doble de cantidad que el perejil. Posee también hierro, potasio y calcio en niveles muy considerables y algo menos de fósforo. Aporta alrededor de 40 calorías por cada 100 gramos de alimento. La composición de la raíz es muy compleja y entre sus azúcares contiene glucosa y sacarosa. También un 1,7% de fibra en estado bruto y casi otro tanto de cenizas. No faltan fosfáticos, muy apreciados en nutrición humana, como la lecitina y la glutamina. Pero sobre todo destaca por sus grandes cantidades de caroteno o materia colorante amarilla, la provitamina A. La zanahoria contiene mucho agua (casi el 90%) y es hipocalórica, aporta a la dieta sólo un 40% de calorías. Además es antioxidante y un eficaz protector de la piel. El organismo humano necesita unos 2 miligramos diarios de vitamina A y la zanahoria contiene entre 4 y 10 mg. por cada 100 gramos. Esto es fundamental para proporcionar un desarrollo armónico del cuerpo de los niños. A su vez también ayuda a la secreción de leche materna. Previene los procesos degenerativos de la piel y regula los procesos intestinales. Esto último se consigue por su riqueza en fibra. Por otra parte equilibra la secreción biliar y favorece el aumento de glóbulos rojos. Desde la Antigüedad Clásica se conocían las propiedades de la zanahoria respecto a la vista humana. Esta se refuerza y agudiza con el consumo de esta planta. Varios escritores griegos y romanos como Plinio y Columela hablaron sobre ella. Y Dioscórides ensalzó sus virtudes en su Materia Médica. Como anécdota, en la II Guerra Mundial los ingleses lanzaron el bulo de que sus aviadores veían por la noche gracias al consumo de zanahorias. Esto sirvió para ocultar a los alemanes el descubrimiento del radar y además se popularizó el consumo de esta hortaliza en el Reino Unido. La zanahoria es una hortaliza disponible a lo largo de todo el año. En la primavera se suele entresacar para hacer sitio y que pueda crecer con mayor comodidad. En invierno, en los lugares donde la temperatura no es muy extrema, las zanahorias aguantan en la tierra protegidas como mucho con un manto de paja. En el peor de los casos se extraen antes de las primeras heladas fuertes y se conservan enterradas bajo arena. Por sus características la zanahoria ofrece una protección básica a la epidermis cuando la piel se expone a los rayos solares. También mediante algunos alimentos la piel puede permanecer suave, tersa y bronceada durante el verano. Un régimen rico en carotenos favorece el bronceado y la zanahoria los posee en grandes cantidades. Los carotenos tienen grandes virtudes dietéticas y a la vez protegen la piel de la influencia negativa del sol. Mantienen la piel hidratada y le proporcionan un tono bronceado. Comer zanahoria unos días antes de tomar el sol ayuda a proteger la epidermis pues sus betacarotenos activan la producción de la melanina.
  • 104. 104 La zanahoria es, después del perejil, el alimento con mayor proporción de betacarotenos. Pertenece al grupo de caretanoides, formado por más de 600 compuestos naturales. Desempeña un papel muy destacado porque actúa como un precursor de la vitamina A. Puede transformarse en esta vitamina cuando lo necesite el organismo. También funciona como un eficaz antioxidante y así previene los efectos negativos de la edad y dolencias como el cáncer. Los betacarotenos además neutralizan los radicales libres. Estos son unas moléculas reactivas con una alta carga energética. Dañan las membranas de las células y el material genético que contienen. En verano actúan contra estos radicales que se generan por una excesiva exposición al sol. Los bronceadores elaborados a base de extracto de zanahoria producen a nivel cutáneo un estímulo del caroteno que va aportando, poco a poco, un tono bronceado a la piel. Existen muchos tipos de zanahorias. Destacan la media larga mantesa, la tantal, la tip- top, la roja de Carentan y la roja de Flakee. Las principales peculiaridades que las diferencian son el color, la forma, la longitud y el grosor de la raíz. Por otra parte hay que tener también en cuenta el vigor y la duración del ciclo de cultivo de la planta. Generalmente en los mercados suele haber tres calidades: extra, primera y segunda. Las mejores zanahorias son las más pequeñas. Estas se suelen vender atadas en manojos con penachos de hojas de color verde. Es recomendable cocer cualquier tipo de zanahoria al vapor y no pelarlas. En lugar de ello se recomienda lavarlas a conciencia y rasparlas superficialmente. El zumo de zanahorias se toma crudo en cantidades que varían entre 50 y 400 gramos al día. Lo primero es limpiar las zanahorias de polvo e impurezas metiéndolas en agua. A continuación se raspa su superficie con un cuchillo sin pelar la piel. En ella es donde existe una mayor concentración de carotenos o vitamina A. Pasando un kilo de zanahorias por la licuadora se saca alrededor de un cuarto de kilo de zumo. Este se puede diluir en agua y añadirle miel y limón. También es muy recomendable la mezcla del zumo con el de naranjas recién exprimidas. Una opción exclusiva para ponerse moreno es la compuesta por dos zanahorias, una naranja, un tomate y un poquito de maña. Lo ideal es exprimir por un lado el zumo de la naranja. Por otro, lado en la licuadora se prepara el de tomate y el de zanahorias. Luego se mezclan todos y el zumo multifruta resultante se bebe casi de un trago. Esta bebida natural mezcla los betacarotenos (vitamina A) de la zanahoria y el tomate que ayudan a la formación de melanina y protegen la piel. La vitamina C de la naranja (antioxidante) previene a la piel del envejecimiento solar. No es recomendable tomar más de un zumo al día pero si empezar a tomarlo incluso quince días antes de la exposición al sol.
  • 105. 105 BELLEZA
  • 106. 106 ACEITE BRONCEADOR PARA INVIERNO La piel es el vestido natural de nuestro cuerpo y por ello se merece el mejor de los cuidados. Dentro de ella hay millones de células, destacando un tipo especial que nos protege de los rayos del sol: los melanocitos. Estas células se encargan de producir la melanina que filtra los rayos solares para que no penetren en el cuerpo y aporte la coloración morena u oscura a la piel. En el invierno no hay muchos rayos de sol pero para protegernos en el caso de acudir a las estaciones de invierno y lugares de altura, o simplemente por cuestiones estéticas, propongo un aceite para broncearse en invierno de la forma más natural. Los rayos solares tienen sobre nuestra piel un efecto acumulativo, esto es, lo que recibimos un día se suma a los anteriores y posteriores. Ésta es la razón por la que sus efectos suelen presentarse a partir de los treinta y cinco-cuarenta años (envejecimiento precoz, lesiones en la piel, etc.) Introduce en un frasco 50 cc. de aceite de sésamo, luego echa 15 gotas de aceite esencial de jazmín y finalmente otros 50 cc. de aceite de sésamo. Cierra el frasco y agítalo con fuerza. Puedes utilizarlo siempre que lo desees, incluso a diario si tu piel se encuentra muy expuesta al sol. ACNÉ A RAYA El acné consiste en la infección e inflamación de las glándulas sebáceas (productoras de sebo o grasa) de la cara, cuello espalda y pecho. Es más frecuente en la adolescencia y en aquellos casos en los que la producción de grasa en la piel es abundante, ya que las glándulas se taponan y se contaminan con bacterias que siempre hay en la piel. En un bol pequeño mezcla un puñado de sal marina con agua templada y aplícala sobre la cara con un suave masaje. Deja un par de minutos y luego elimínala suavemente con la ayuda de una esponja. Mientras tanto, elabora una mascarilla de arcilla, mezclando el zumo de un limón y una cucharada sopera de arcilla verde hasta formar una especie de papilla. Aplícala sobre la cara y déjala actuar durante 15-10 minutos. Transcurrido este tiempo. Quítatela con la ayuda de agua de cocción de las hojas externas de una cebolla y déjala secar al aire. La frecuencia de uso es de una vez por semana, aproximadamente. Hay diferentes tipos de arcilla, pero cuanto más pura sea, más blanca es. Sus efectos regeneradores, de limpieza y antisépticos, se verán potenciados si se practica una alimentación rica en frutas y verduras (por el elevado contenido en vitaminas A, C y E), reduciendo el uso de chocolate, alcohol, té, café, embutidos y azúcar. Se secará y desaparecerá antes si se mezcla una gotita de alcohol con una pizca de bicarbonato y se aplica directamente sobre ellos con un bastoncillo. Se deja que actúa un cuarto de hora y se retira suavemente con agua tibia. Para el acné de adolescente, provocado por cambios hormonales, se necesita tiempo y una buena higiene; puedes aliviarlo aplicándote sobre la zona afectada pulpa de papaya porque al ser un exfoliante natural, retirará suavemente las impurezas de la piel, sin agredirla y aporta vitaminas. Un remedio muy eficaz son los pedúnculos de las cerezas, ya que tienen una larga lista de aplicaciones cosméticas. En uso interno, la decocción de los rabitos de esta fruta de primavera combate la hinchazón y, en aplicaciones externas sirve para mejorar el estado del acné, así como para calmar las rojeces del cutis y los sarpullidos. Para ello, hierve un buen puñado de rabitos de cereza en medio litro de agua y cuando se haya enfriado filtra el preparado y por último, lávate la cara con el agua de la cocción.
  • 107. 107 AFTERSHAVE Para todos los hombres que aún no han encontrado un aftershave ideal después del afeitado, os proponemos uno natural y que no irritará la piel del rostro: mezcla un cuarto de extracto de camomila con tres cuartos de agua de rosas. Tu cutis quedará suave y sin irritaciones. ANTIARRUGAS -Un producto natural que ayudara a retrasar los efectos del envejecimiento de la piel debido a sus numerosas propiedades antioxidantes es la zanahoria. Además de consumirla, se puede aplicar su jugo en forma de tónico directamente sobre el rostro, enjuagando con agua tibia una vez que se haya secado. -Tritura un ramillete de perejil fresco junto con un vasito de agua y añade a la mezcla un chorrito de limón y unas gotas de aceite. Renueve el preparado, empapa un algodón en él y aplícalo por toda la cara con suaves toques. Pocas plantas superan el contenido en vitamina C del perejil, una vitamina que tiene una poderosa acción antioxidante. En opinión de los expertos, este nutriente frena el avance de las arrugas y al mejorar la microcirculación sanguínea, revitaliza el cutis. BLANQUEAR LOS DIENTES -Fresas: Las fresas se utilizan desde la antigüedad para fortalecer las encías y atenuar las manchas de los dientes. Haz la prueba, chafa dos fresas y limpia los dientes y las encías con la pulpa de esta fruta. -Hojas de Salvia: Frotar los diente con hojas de salvia es tal vez el remedio más indicado para aclarar la tonalidad de los dientes. No es la única aplicación de esta planta multiusos. Los enjuagues bucales con infusión de salvia, a razón de una cucharada por vaso de agua, fortalecen las encías y curan las llagas, aparte de aclarar las manchas de los dientes. -Papaya: Contiene unas enzimas que limpias y blanquean de forma natural los dientes, y que disuelven los restos de alimentos que s adhieren al esmalte. A fin de evitar la aparición de caries, usa un dentífrico con extracto de papaya, de venta en herbolarios y farmacias. Para que de resultados, debes ser regular en su uso. -Bicarbonato: Otra forma de conseguir tu objetivo es mezclando media cucharadita de bicarbonato –un ingrediente de muchas pastas de dientes blanqueadoras- con unas gotas de limón y un poco de agua. Una vez por semana, cepíllate los dientes con esta pasta antes del lavado habitual. El limón es un excelente blanqueador, pero recuerda que en dosis excesivas puede dañar el esmalte de los dientes. -Lavanda: No des por finalizado el tratamiento blanqueador sin antes enjuagarte la boca con una tisana de lavanda, que se prepara dejando inusionar durante 10 minutos una cucharada de las flores de esta planta en un vaso de agua hirviendo. Similares efectos tienen las infusiones de tomillo y albahaca. -Dientes sin caries: Los alimentos ricos en flúor, como el té, el pescado y el marisco, endurecen el esmalte dental, lo que ayuda a prevenir la aparición de la tan temida caries. Si eres propenso, enjuágate la boca regularmente con infusión de laurel. -Encías fuertes: Las cápsulas de alfalfa, las infusiones de escaramujo y los alimentos ricos en vitamina C –cítricos, kiwi, tomate, piña, etc.- refuerzan el tejido gingival. Si te sangran
  • 108. 108 las encías o sufres algún tipo de infección (gingivitis, piorrea, etc.), enjuágate la boca con una infusión de cola de caballo, de malva o de tomillo. -Mal aliento: Para reducir este problema, en la antigüedad se solía mascar semillas de hinojo, de cilantro o de cardamomo. Estos remedios siguen vigentes hoy en día, aunque si lo prefieres puedes refrescar el aliento utilizando, a modo de colutorio, la infusión que se prepara con 15 g. de romero y 15 de flores de caléndula por litro de agua. Deja reposar 10 minutos y filtra el preparado. CAÍDA DEL CABELLO EN OTOÑO Aunque no hay ningún ―crecepelos‖ milagroso, algunos preparados son capaces de fortalecer el cabello y de ―abonar‖ el cuero cabelludo para que, de esta forma, el pelo crezca con más vigor. -Romero: Facilita el nacimiento del pelo. Aclararse el cabello, después del lavado, con una infusión preparada con siete cucharada de romero, de cola de caballo y de ortiga por cada litro de agua, favorece el nacimiento del pelo. Para que este preparado sea aún más efectivo, masajea el cuero cabelludo con las yemas de los dedos realizando movimientos circulares. -Cebolla: El otoño y la caída del pelo van de la mano, si últimamente notas que tu pelo se cae de forma excesiva, hierve una cebolla pelada en un litro de agua. Cuando el agua se haya reducido a la mitad, filtra el líquido e introdúcelo en un envase con vaporizador. Antes de irte a dormir, pulveriza este bálsamo capilar sobre el cuero cabelludo. Repite este gesto a diario durante una semana, descansa y transcurrido este tiempo repite el tratamiento. -Remolacha: El jugo de remolacha, rico en sustancias que participan en el crecimiento y la resistencia del cabello, entre las que destacan el hierro, el yodo y el silicio, contribuyen a oxigenar el cuero cabelludo, al tiempo que ayuda a contrarrestar los efectos del estrés. Esta bebida se convertirá en un auténtico elixir ―anticalvicie‖ si diluyes en ella una cucharada de levadura de cerveza. Al ser la mayor fuente de vitaminas del grupo B, este suplemento nos hace más resistentes al estrés y ayuda a detener la caída del pelo propiciada por los nervios o por un bajo estado de ánimo. -Onagra: Muchas veces, la caída del cabello se produce por la falta de riego sanguíneo en el cuello cabelludo, lo que dificulta el ―suministro‖ de nutrientes. Para mejorar la circulación de esta zona, toma perlas de aceite de onagra, un suplemento que ejerce una importante acción vasodilatadora. Similar efecto tienen las infusiones de ortiga y d escaramujos. El pelo necesita un aporte adecuado de nutrientes porque está en continua renovación Prueba de ello es que nuestra cabellera se ―recambia‖ completamente cada tres o cinco años. Este proceso se hace de forma paulatina, aunque en otoño y en primavera suele acelerarse, lo que provoca una mayor caída del cabello. La deficiencia de proteínas en la dieta puede hacer que el cabello se arranque fácilmente y que se vea más fino y sin brillo. No descuides, por tanto, el consumo diario de lácteos, carne, pescado y huevos. La asociación de zinc y vitaminas B6 ayuda a combatir la caída del cabello, al tiempo que favorece su crecimiento. En tu dieta habitual no debe faltar el pescado azul, las nueces, el aguacate, las setas y el plátano. El magnesio fortalece los cabellos frágiles y ejerce un papel clave en el tratamiento de la calvicie prematura. Incluye en tu lista de compra fruta desecada, frutos secos, alimentos integrales y verdura de hoja verde. Para prevenir y evitar esa caída diluya 100 ml. de vinagre blanco en un litro de agua y cuécelo durante media hora con 250 g. de ortiga frescas a trozos. Filtra el líquido y utilízalo
  • 109. 109 después del lavado como loción dándote un suave masaje en el cuero cabelludo. En unas semanas notarás la diferencia. Otro buen consejo es hervir en un litro de agua 60 g. de romero y una cebolla troceada durante 20 minutos. Filtra y embotella. Aplicar este tónico por el cuero cabelludo dos veces a la semana, realizando un suave masaje con la yema de los dedos. Enriquecer los zumos y jugos vegetales que tomes con una cucharadita de levadura de cerveza ayuda a fortalecer la raíz del pelo. Si quieres prevenir la caída del pelo o estás en un período en el que notas que se cae con facilidad, pasa por la licuadora 100 g. de berros y aplica directamente el jugo resultante sobre el cabello con un masaje, dejándolo actuar durante media hora. Luego, lava el pelo. Hazlo dos veces por semana y controlarás la caída. Otro truco muy eficaz consiste en aplicar un tratamiento de choque cuando notes que se empieza a caer. Prepara una loción con 250 gramos de ortigas frescas cocidas media hora en un litro de agua y 100 ml. de vinagre blanco. Dos veces por semana, después de lavarte el cabello y preferentemente por la noche, date insuave masaje con esta loción. Otro consejo: Hierve un cuarto de kilo de harina de avena y aplícatelo a modo de mascarilla capital dejando que actúe durante media hora. Si lo haces un par de veces por semana, tu pelo dejará de caer y crecerá mucho más bonito y brillante. CABELLO DÉBIL Mascarilla nutritiva para el cabello: 1 huevo 1 chorrito de aceite de oliva 2 cucharadas de miel Preparación: Batir el huevo y mezclar el resultado con los otros dos ingredientes, primero el aceite y después la miel. La pasta debe tener una textura intermedia, ni líquida ni sólida. Uso: Aplicar la mascarilla directamente en el pelo, friccionando bien. A continuación, cubrirse la cabeza con una toalla, impregnada en agua y escurrida y mantenerla una media hora. Pasado este tiempo, hay que lavarse con un champú adecuado. Para mejorar el brillo del cabello, se puede hacer el aclarado con agua mezclada con un poco de vinagre. CABELLO, FORTALECER Una alimentación inadecuada puede debilitar el caballo y propiciar su caída, aparte de restarle brillo y apagar su color natural. Con la llegada de la primavera, se hace más necesario que nunca fortalecer con el fin de proteger el pelo de los efectos negativos de los rayos de sol. Los cambios climáticos, el estrés, los desequilibrios hormonales, un período de bajón o una dieta irregular pasan factura sobre nuestro cabello. El pelo crece una media de 12 centímetros y medio cada año. Para acelerar este proceso, recomendamos comer soja y derivados, mijo, huevo, queso, frutos secos, verduras frescas de hoja verde, zanahorias, ajo, apio, cebolla, guisantes, setas, maíz, yogur, albericoques, limón y fresas.
  • 110. 110 Lograrás morar su aspecto añadiendo a tu dieta vegetales como la remolacha, que aparte de dar brillo al cabello, le aporta elasticidad. La verdura de la familia de la col y las frambuesas dan cuerpo a la melena y ayudan a que el pelo refleja mejor la luz. Para retrasar la aparición de las canas, cabe nombrar los alimentos que mantienen vivo el color natural del cabello porque estimulan su pigmentación. Buenos ejemplos son la col lombarda, el tomate, el pimiento, la calabaza, el mango, el melocotón, el melón y la sandía. Levadura de cerveza o germen de trigo: Debido a su gran riqueza nutricional, ambos suplementos dietéticos ayudan a resolver la fragilidad y el debilitamiento progresivo del pelo. Cola de caballo: La infusión de esta planta te ayudará a enfrentarte a la astenia, al mismo tiempo que fortalece tu cabello gracias a su alto contenido en silicio. Ginkgo biloba: Activa la microcirculación del cuero cabelludo, por lo que contribuya a prevenir la caída prematura del pelo. Bistec de ternera: La carne roja destaca por su contenido en proteínas y hierro. Las dietas bajas en uno de estos dos componentes hacen estragos sobre el cabello. Almejas: Se prestan a múltiples preparaciones culinarias, a cuál más deliciosa. Las almejas, junto a otros ―frutos del mar‖ como las ostras, el atún o las anchoas contienen tres nutrientes imprescindibles para que el pelo crezca más rápido: el yodo, el zinc y la vitamina B6. Semillas de sésamo: Son particularmente beneficiosas porque contienen metionina, un componente que previene la caída del cabello. Debido a su riqueza en calcio, también dan consistencia al pelo haciendo que gane cuerpo y volumen. Una cura de fortalecimiento capilar consiste en tostar 3 g. de semillas de sésamo y añadiéndolas al té (mejor si es verde) o al yogur. Mango: Con la misma facilidad con la que da color a las ensaladas, favorece la pigmentación natural de la piel y del cabello. Como la ciruela, el melocotón y el aguacate, esta fruta tropical te hará más resistente al estrés, el principal causante de la mayoría de problemas capilares. Espárragos trigueros: No es de extrañar que este regalo que nos brinda la naturaleza a finales del invierno, aparezca en esta época del año con el propósito de rejuvenecer el cabello y emorar el estado de nuestra piel. Si ninguna de estas razones te ha convencido, atenta a ésta: los espárragos retrasan la aparición precoz de las canas. CABELLOS DE SEDA Para conseguir un cabello de seda y con un olor especial, prepara tú misma este champú: bate dos yemas de huevo y añade dos cucharadas de zumo de naranja y medio litro de infusión de jabonera La única precaución que debes tener es guardar la mezcla en un tarro de cristal y en el frigorífico después de cada uso. CABELLOS, RIZAR Sustituye la tradicional espuma y hazte este truco natural: hierve un litro de agua y añade, fuera del fuego un vasito de cerveza y el zumo de medio limón. Cuando se haya enfriado la mezcla, llena una botella con vaporizador con ella. Cada vez que desees rizar tu cabello, rocíalo con el vaporizador, preferentemente cuando el pelo esté todavía húmedo y espera a que se seque.
  • 111. 111 CABELLOS RUBIOS Loción: hierve en medio litro de agua dos cucharadas grandes de manzanilla y reduce su volumen a la mitad dejándolo enfriar. Añade el zumo de limón y una cucharada sopera de agua oxigenada. Cuélalo todo y guárdalo en una botella con tapón de rosca. Aplica al cabello mediante fricciones suaves que actúen sobre la raíz del pelo. Los cabellos rubios, tanto los naturales como los teñidos, pueden adquirir extraños reflejos de color verdoso al entrar en contacto con los productos alguicidas que se añaden al agua de las piscinas. Para solucionar este problema, nada más llegar a casa, aclárate el cabello con una infusión concentrada de sauce, a razón de cuatro cucharadas colmadas de la planta seca por litro de agua. El ácido salicílico presente en esta planta ayuda a neutralizar y a eliminar las tonalidades verdosas del cabello. CALLOSIDADES Y DUREZAS Para eliminar las antiestéticas callosidades y durezas que crecen en los pies, pon a hervir durante cinco minutos dos tazas de copa de avena en cuatro litros de agua. Deja que se enfríe y añade una tacita de bicarbonato y sumerge los pies de 20 a 30 minutos. Luego aclara con agua tibia, pasa una lima de pies o frota con piedra pómez y aplica crema hidratante específica para pies. CANAS La decocción de un buen puñado de cáscaras de nuez hervidas, otro de hojas de nogal y otro de hojas de romero y una cáscara de huevo desmenuzada durante diez minutos en el contenido de dos vasos de agua, ayuda a oscurecer el cabello. Aplica sobre todo el cabello, deja que actúe durante una hora y aclara muy bien, disimulará las canas de las mujeres de pelo castaño. CARA CANSADA Limpia bien tu cara con un desmaquillador, aplica un iluminador fluido y en los ojos, utiliza además del corrector de ojeras, unas sombras claras, así conseguirás dar más luz al rostro y eliminar el cansancio. CARMÍN DURADERO Si acostumbras a pintarte los labios y quieres que el carmín dure más tiempo, aplícate en ellos, antes de pintártelos, un poquito de corrector de ojeras y extiéndelo bien, el carmín no se moverá. CASPA La caspa representa una pequeña alteración de la piel del cuero cabelludo, a modo de dermatitis seborreica. Esto significa que la velocidad de recambio de las células en esta zona se encuentra acelerada. Las células muertas de la piel que hay alrededor de los pelos se producen con mayor rapidez y se desprenden continuamente. Puede aparecer por usar y abusar de champús lacas, geles y espumas, los lavados de cabeza con agua muy fría o muy caliente. Otras veces se relaciona con la debilidad de la circulación de la sangre del cuero cabelludo por ansiedad, estrés, etc.
  • 112. 112 Ralla un trozo de cebolla muy fino y añádele el zumo de medio limón. Deja reposar en un plato 5 minutos, mezcla bien y aplícalo directamente sobre el cuero cabelludo con la ayuda de un suave masaje. Hazlo un par de veces por semana. La cebolla es un gran enemigo de la caspa por el azufre que contiene su aceite. Además, con su aplicación conseguirás evitar la caída del cabello. Si empiezas a notarte caspa, comienza el tratamiento antes de que vaya a más. En el agua del último aclarado añade dos cucharadas de bicarbonato. Hazlo cada día o un día sí y otro no. La caspa desaparecerá. CELULITIS Por lo general, las células grasas del organismo se sitúan en el tejido adiposo o graso situado debajo de la piel y alrededor de algunos órganos internos, presentando en estas zonas una gran movilidad o facilidad para desplazarse a territorios cercanos. En el caso de la celulitis, la grasa dispuesta debajo de la piel de muslos y caderas se encuentra atrapada entre una malla de fibras de tejido conjuntivo, las cuales tiran de la piel y forman la llamada ―piel de naranja‖, una especie de piel con pequeños socavones y puntitos. Se considera que esta especial situación está relacionada con un trastorno de tipo circulatorio, el cual provoca un menor intercambio entre las células de la sangre y las células grasas que se sobrecargan de agua, toxinas y grasa. Aplica vino blanco en la zona afectada con un guante de crin y realiza masajes circulares durante 3 minutos. Seguidamente, continúa el masaje con el hueso de un aguacate o una nuez durante otros 3 minutos. Termina con una ducha-masaje de agua fría sobre la zona celulítica. Practícalo en días alternos. Para combatir la celulitis es ideal tomar a diario, por la mañana y por la noche, una infusión de cola de caballo durante un par de meses: esta planta rica en sílice, que ayuda a mantener la piel firme, y potasio, un diurético suave que ayuda a eliminar toxinas, es un auténtico tratamiento de choque que, complementado por una dieta equilibrada, ayudará a que tu cuerpo se ponga a punto. Loción aromática anticelulítica: dos puñados de hojas de salvia, otros tantos de eucalipto, medio litro de aceite de oliva y jugo de medio limón. Mezcla los ingredientes en un tarro de cristal y colócalo en un lugar donde caliente el sol durante nueve días. Pasado este tiempo, cuélalo y embotéllalo. Si eres constante y te lo aplicas sobre las zonas conflictivas cuando salgas de la ducha, pronto notarás la mejora. CODOS LISOS Si la piel de tus codos se ha vuelto muy rugosa, e incluso, se descama, hazte un masaje con una pasta formado por copos de avena y agua. Aunque parezca que la piel la rechaza insiste en el masaje y notarás sus efectos suavizantes y nutrientes. CODOS SUAVES Las impurezas endurecen la piel de los codos y la vuelven muy áspera. Para que recuperen la suavidad sólo tienes que bañarlos en aceite, masajearlos y luego frotarlos con piedra pómez.
  • 113. 113 CODOS RESECOS Si siempre te olvidas de darles unos cuidados mínimos a tus codos y cuando las mangas se acortan aparecen resecos y con mal aspecto, empieza por frotarlos generosamente cada noche antes de irte a la cama con un trozo de limón, deja que el líquido se seque y aplica a continuación una buena capa de vaselina. En pocos días notarás como su aspecto ha cambiado. COLORETE ROSA a más edad A medida que la piel cumple años, la tez se ve más pálida debido a que la microcirculación de la misma se ralentiza y reduce. Por eso, un simple toque de colorete rosa o tono salmón favorece mucho a las pieles maduras porque les crea la ilusión de un rubor natural. CONTORNO DE OJOS La manera correcta de utilizar las cremas y geles para el contorno de ojos es dar toquecitos con un granito de producto desde el lagrimal hacia el exterior sin estirar ni arrastrar la crema, lo que podría agravar el problema o incluso, crear algunos nuevos. Recuerda: aplica ligeras presiones que no conlleven arrastre. La piel del contorno de los ojos es la más frágil del cuerpo y se deshidrata con mucha facilidad debido a la ausencia de glándulas sebáceas. Un remedio natural que la hidratará y que dulcificará las líneas de expresión es aplicar una mínima capa de vaselina pura (no perfumada) en la zona antes de ir a dormir. También es preferible dormir a una temperatura no superior a 17ºC. Para que los ojos no se hinchen. CREMA EFICACES ¿Quieres incrementar la eficacia de tus cremas de cara y cuerpo? Puessólo tienes que añadir a las mismas una cucharadita de lecitina de soja (de venta en tiendas de dietética, herboristerías y grandes supermercados): permite aprovechar al máximo las vitaminas y reactiva las funciones celulares. No lo dudes y pruébalo durante un tiempo porque no te arrepentirás CUTIS GRASO SIN BRILLO Si tu piel siempre está brillante a causa de la grasa, podrás reducirla si cada mañana y cada noche pasas por tu rostro un algodón empapado en una infusión de té bien fuerte. Debes saber que el té es bastante astringente y te puede ayudar a contener los brillos, aunque puede resecar el rostro si lo utilizas en exceso. DEPILACIÓN DURADERA Para evitar que el vello salga antes de tiempo tras depilarse, hay que masajear la zona con agua en la que previamente se hayan disuelto cuatro aspirinas, dejando que se seque my bien la mezcla. También es muy efectiva la fricción con zumo de limón en ambas piernas, así como un masaje con leche fresca. Este truco se utilizaba hace muchos años y por lo que parece, da muy buenos resultados.
  • 114. 114 DESMAQUILLADOR EXCEPCIONA Todas aquellas mujeres que no quieran invertir en un desmaquillador específico para los ojos y los labios, pueden enriquecer su desmaquillador habitual con unas gotitas de rosa mosqueta, un preparado natural que, además de retirar los restos de cosméticos de forma suave y eficaz, ayuda a regenerar la delicada piel de estas zonas y a prevenir las arrugas. Siguiendo este mismo ejemplo, no dudes en usar la rosa mosqueta para potenciar el efecto de tus cremas para el contorno de ojos o para aumentar el nivel de nutrición de tus hidratantes faciales. ESPALDA FATIGADA Tras el duro trabajo, la espalda suele resentirse; para relajar la musculatura de la espalda toma un baño de agua ligeramente caliente y con dos vasos de vinagre blanco diluidos en ella. Si mantienes la musculatura de la espalda en condiciones contribuirás a la belleza de la zona. ESPUMA, IMPROVISAR ¿Has acabado tu espuma para el pelo y no te has acordado de comprar otra? Ahí va una sencilla solución si la necesitas ya mismo: mezcla una cucharada sopera de azúcar en un vaso de agua, remueve bien para que se disuelva y aplícatelo sobre el cabello con las manos. ESTÓMAGO HINCHADO ¿Tu estómago se hincha con frecuencia? Quizás es porque consumes demasiadas verduras crudas. Para facilitar la digestión, alterna la verdura cruda y la cocida, porque así digerirás mejor los alimentos y evitarás la hinchazón. Sustituye la lechuga por verduras más amargas como la endibia, la escarola y los berros. Una infusión de manzanilla después de comer hará el resto. ESTRÍAS, REMEDIO Para reparar la piel del efecto de las estrías, corta unos trocitos de planta de aloe y aplica el líquido que desprenden sobre las zonas afectadas. Deja que el gel penetre bien. Si eres constante las estrías acabarán por desaparecer o reducirse muchísimo (dependiendo de lo afectada que esté tu piel). GRANOS REBELDES Para conseguir que esos granitos rebeldes desaparezcan más rápido, prepara una pasta con bicarbonato y agua y aplícala sobre la zona afectada antes de irte a dormir. Por la mañana, aclara con suavidad con agua tibia. Si eres constante, en pocos días verás cómo el granito ha desaparecido. INSECTOS, ALEJAR Mezcla con el gel de baño unas gotas de aceite esencial de lavanda. Se trata de un repelente natural muy efectivo que mantendrá a la mayoría de los insectos alejados. También es muy eficaz el aceite esencial de limón diluido en unas gotas de agua y aplicado directamente sobre la piel.
  • 115. 115 LABIOS, MASCARILLA Mezcla una cucharada de yogur natural con unas gotas de limón. Aplícala sobre los labios durante 20 minutos. Después, retírala con agua tibia y estarán lisos e hidratados para que puedas maquillarlos como deseas. LABIOS PLANOS Un truco de maquillaje que te ayudará consiste en aplicar una línea muy sutil justo por encima del labio superior. Creará un volumen estratégico en esa zona y te gustarás más. Y si los maquillas elige con preferencia tonos claros que les darán volumen: los tonos oscuros empequeñecen la boca. LABIOS SUAVES Para evitar que se agrieten se puede utilizar una mascarilla casera hecha con la mezcla de un yogur natural y unas gotas de limón. Deja actuar durante ¾ de hora y enjuaga con agua tibia. MAL OLOR CORPORAL Este sencillo remedio desodorante hace efecto durante todo el día: Ingredientes: Vinagre de manzana y agua. Preparación: Mezclar en un recipiente pulverizador el vinagre de manzana con un poco de agua para rebajar Uso: Para eliminar el sudor de las axilas debe aplicarse a modo de desodorante después de la ducha. MANOS Y PIES SIN DUREZAS Uno de los mejores remedios para ablandar las durezas de la piel es frotarlas suavemente cada noche, con la parte interna de la piel de un plátano. MANOS CORTADAS Si la piel de tus manos está cortada o muy reseca, hierve una patata, aplástala con un tenedor y agrega dos cucharadas de leche y dos de miel. Extiende la pasta sobre tus manos y deja que actúe durante 15 minutos. MASCARILLA PARA PIEL SECA Para todas aquellas que tenéis la piel seca, podéis contribuir a suavizar la de la cara aplicando esta mascarilla excelente y natural: mezcla un huevo batido y dos cucharadas soperas de zumo de naranja. Una vez se haya secado la mascarilla sobre tu rostro, retírala con agua tibia. Después aplícate tu hidratante habitual. Otro remedio: Los fresones tienen un efecto astringente por eso son ideales para hidratar las pieles secas. Utiliza los frutos con pulpa blanca y no roja. Mezcla 125 g. de fresones con una cucharada de miel y tritúralos. Aplícate la mascarilla un cuarto de hora y enjuaga bien con agua.
  • 116. 116 MASCARILLA REVITALIZANTE Conseguirás una excelente mascarilla revitalizante para la piel de tu cara exprimiendo una naranja y agregando al zumo una buena cucharada de miel. Aplícate la mezcla en el rostro y retírala después con un algodón embebido en agua tibia. Tu piel quedará inmediatamente más luminosa Otra buena mascarilla es batir una clara de huevo a punto de nieve y mezclar un poco de sal y 14 gotas de zumo de limón recién exprimido. Extiéndelo sobre la piel del rostro y cuello y deja secar. Retirar con agua tibia y extender después tu crema hidratante. MELENA ESPLÉNDIDA Para que tu pelo luzca siempre un brillo que destaque, prueba a utilizar este truco: añade a tu botella de champú una cebolla cortada en trocitos. Deja que repose durante10 días y, transcurrido ese tiempo, empieza a utilizar el champú. Aunque te parezca que tu pelo huele a cebolla, una vez seco desaparece por completo. MORATÓN Si te has dado un golpe y temes que salga el típico moratón, hay que hervir unos copos de avena y una vez fría, aplícate sobre la contusión la pasta resultante sujeta con una venda o paño durante un rato. Ni el moratón ni la inflamación aparecerán. OJERAS AZULADAS No todos los tonos de corrector de ojeras pueden camuflar las mismas imperfecciones. Así, si las tuyas son de color azulado, recurre a uno con pigmentación entre amarilla y anaranjada: de esta forma, lograrás tapar y neutralizar completamente el tono azul bajo tu mirada. Para evitar las temibles ojeras que dan imagen de cansancio a tu rostro, hierve agua y añade unas gotas de aceite de lavanda. Los baños de vapor son una buena solución para descongestionar y reducir al mismo aceite de lavanda. Los baños de vapor son una buena solución para descongestionar y reducir al mismo tiempo las ojeras. Realiza una buena hidratación posterior en la cara. OJERAS PRONUNCIADAS Después de desmaquillarte, aplica un poco de aceite de ricino sobre los párpados y alrededor de los ojos y vete a dormir. Por la mañana, tus ojeras casi no se notarán. OJOS Cuando los ojos están muy juntos es imprescindible que las cejas estén bien depiladas en la zona en la que tienden a unirse sobre la nariz. Lo ideal es dejar bien despejada de pelos esa zona. Aplica tonos claros en la zona interna del párpado y los oscuros en el exterior, difuminando hacia las sienes. En cuanto al uso del lápiz, comienza en la mitad del párpado superior estirando la línea hacia fuera. Cuando están muy hundidos lo que se pretende es restar protagonismo a la ceja y a la zona inmediatamente bajo la ceja. Conviene destacar los párpados con tonos claros, nunca
  • 117. 117 con tonos oscuros. Por regla general, los tonos claros destacan y los oscuros profundizan. Un poco de lápiz blanco en el borde superior de las pestañas puede ayudar mucho. Cuando los ojos son pequeños. Conviene elegir tonos suaves y luminosos y aplicar el eye-liner en el ángulo extremo del ojo. Unas buenas pestañas, bien peinadas hacia arriba también ayudarán. Cuidado con el lápiz de ojos, puede ser tu mejor amigo o tu peor enemigo, aplícalo justo en la raíz de las pestañas y mejor si están un poco difuminado. Por colores: Los ojos verdes se verán muy favorecidos con marrones, tierras, etc. Y si quieren especial protagonismo malvas y rosas. No uses azul si tienes ojos azules. ¿Por qué hacer la competencia a tu iris? Probablemente los grises, platas y oros te sentarán mejor. Los ojos marrones y negros admiten casi cualquier color. Los azules por la noche quedan estupendos. De día los marrones, grises, cobres, rosas... los tonos pastel, más indicados para las pieles pálidas. Cuidado con las sombras nacaradas. Pueden ser muy favorecedoras pero hay que saber usarlas. Pueden destacar los defectos en lugar de ocultarlos. Además no son apropiadas en los ojos maduros. OJOS, BOLSAS Un truco para reducir las bolsas que se forman bajo los ojos consiste en aplicarse, cada mañana sobre los ojos unas bolsitas de té ya usadas, que se habrán dejado enfriar durante toda la noche en el frigorífico. Diez minutos de relax cada mañana con las bolsitas puestas ayudan a que desaparezcan. OJOS CANSADOS Encuentra alivio a estas molestias aplicándote sobre los ojos un disco de algodón humedecido en jugo fresco de bulbo de hinojo o en la infusión de las semillas de esta planta. OJOS ENROJECIDOS: Si quieres devolverles su habitual color blanco, aplica en cada ojo (siempre que no tengas problemas con la vista), una gotita de zumo de limón fresco, aunque picará un poquito descongestionará tus ojos y los dejará blancos y brillantes. OJOS MIOPES, MAQUILLAJE Para maquillar los ojos miopes que llevan gafas, elige tonos de sombra claros y luminosos que agranden el ojo, ya que los cristales tienden a hacer que parezca más pequeños y hundidos. OLOR CORPORAL Si eres de las personas que enseguida desprende un olor desagradable al sudar, aparte de tu imprescindible higiene diaria con un jabón neutro, por la mañana, tras la ducha,
  • 118. 118 aplicar en la zona de las axilas esencia de pino. Deja que se evapore y vístete: mantendrás a raya ese desagradable olor. Otro buen remedio consiste en que después de ducharte, te des unas fricciones en la piel con un guante de crin empapado en vinagre de manzana. PÁRPADOS HINCHADOS Tómate diez minutos de descanso y aplícate sobre los ojos dos cucharaditas metálicas que habrás tenido durante media hora con el congelador. Tus ojos estarán mucho más aliviados. También funciona si aplicas sobre ellos unas compresas de té bien fuerte durante cinco minutos. Relájate durante ese tiempo y tus párpados se deshincharán en seguida. PATAS DE GALLO Mezcla una cucharadita de miel con un poco de clara batida a punto de nieve. Mezcla bien los dos ingredientes y extiéndela con suavidad por el contorno. Puedes dejar que actúe toda una noche o bien retirarla al cabo de 30 minutos con abundante agua fría. También mezclando una cucharada de miel con una cucharada de avena, remueve bien y aplica una gruesa capa de esta mascarilla cien por cien natural en la zona, dejando que actúe unos 10-15 minutos. Para evitar que aparezcan es conveniente nutrir suavemente el contorno de ojos. Aplica una gotita de aceite de rosa mosqueta en esa zona, haciéndola penetrar suavemente y procurando que no entre dentro del ojo. Nutrirá y suavizará perfectamente esa zona de tu rostro. PECAS Si se han marcado excesivamente después del verano, podrás devolverlas a su tono original si, tres veces por semana, extiendes sobre esas zonas una fina capa de miel que dejarás actuar el mayor tiempo posible (mínimo 40 minutos). Retira los restos con una buena ducha de agua tibia. Si eres constante y evitas el sol directo, tus pecas dejarán de estar tan marcadas. PEELING BARATO Coge un puñado de sal gorda, otro de sal fina y mézclalas con una crema hidrante. Masajea bien todo el cuerpo y después toma una ducha tras la cual se vuelve a aplicar la crema hidratante. Así se reactivará la microcirculación sanguínea al tiempo que se eliminan las células muertas del cuerpo. PELO CON BRILLO Utilizando como agua del último aclarado la loción que se obtiene al mezclar una taza de vinagre de manzana y cuatro de agua mineral tibia en la que previamente habrás hervido cuatro cucharadas de perejil picado, tu cabello recuperará todo su brillo y esplendor. Al parecer, el vinagre contribuye a alisar las escamas que recubren la superficie del pelo, lo que facilita el reflejo de la luz.
  • 119. 119 Conseguirás una mascarilla de efecto abrillantador mezclando a partes iguales, miel con vinagre de manzana y aceite de oliva (emplea aceite de jojoba, si tienes el pelo graso). Aplica el ungüento por todo el largo del cabello, envuelve la cabeza en una toalla caliente y deja que el preparado actúe unos 15 minutos. Lava el pelo a continuación. PELO FUERTE Si tu pelo se rompe, procura no ser brusca al peinarte. Si el problema viene del interior, introduce en tu alimentación abundante aceite de oliva con el que rociarás ensaladas verdes, melón, nueces y mariscos. Se fortalecerá. PELO GRASO, CHAMPÚ Si deseas preparar un champú de tratamiento para el pelo graso, mezcla 3cucharadas de champú neutro, una yema de huevo y 5 gotas de esencia de romero. Mezcla bien, lava el pelo y aclara con abundante agua hasta que no quede ni rastro. Tu pelo te lo agradecerá. PERFUMES, ALERGIA Si tienes una cierta alergia a los perfumes pero no quieres renunciar a su olor, deja unos frasquitos vacios de la misma fragancia dentro del armario donde guardas la ropa o empapa unos algodones o toallitas con la fragancia; ésta se impregnará delicadamente del olor y olerás justamente como a ti te gusta. PERFUME DURADERO Aplica en las zonas a perfumar una finísima capa de vaselina (sin perfume) y después ponte el perfume. Las pieles grasas retienen más el aroma que las pieles secas, así que la vaselina contribuirá a crear ese efecto deseado. PESTAÑAS MÁS FUERTES Aplica sobre ellas una vez por semana, unas compresas embebidas en una infusión de manzanilla tibia. Deja que actúe 5 minutos y sécate sin aclarar. Verás como en poco tiempo tus pestañas se vuelven más flexibles y espesas. Otro consejo es que te acostumbres después de desmaquillarte cada noche, a pasar por ellas un bastoncito de algodón impregnado en aceite de ricino, de oliva o si lo prefieres, vaselina sobre todo si las tienes débiles, cuando les pongas la máscara por la mañana parecerá mucho más espesas. PIEL CON MANCHAS Si tienes en las mejillas pequeñas manchas de color rosado-marrón, aplícate cada mañana y cada noche unas gotas de zumo de limón recién exprimido, espera a que penetre en la piel y luego, lávate la cara con agua fría.
  • 120. 120 PIEL EXTRASECA Mezcla la lecha limpiadora con unas gotitas de aceite de almendras dulces. Extiende bien sobre el rostro, masajea y retira con ayuda de un algodón. Tu piel quedará limpia y aliviada antes de recibir su tratamiento nocturno. Otro: Ralla un pepino y mezcla la pulpa resultante con una cucharada de buen aceite de oliva. Aplica la pasta en el rostro y deja que actúe quince minutos. Después retírala con agua tibia. PIEL GRASA La mascarilla facial que se prepara mezclando un cuarto de taza de jugo de patata con esa misma cantidad de arcilla blanca, de venta en tiendas de belleza natural, absorbe el exceso de sebo, al mismo tiempo que consigue arrastrar las impurezas de la piel. Aplícala únicamente sobre las zonas más propensas a los brillos –normalmente la frente, la nariz y la barbilla- y deja que actúe unos 10-15 minutos. Con la piel bien limpia, coloca en toda la superficie del rostro unas rodajas finísimas de pepino fresco recién cortadas. Deja que liberen sus propiedades durante 15 minutos y retira el jugo que queda en tu piel con agua fresca. Si lo haces a diario, tu rostro dejará de brillar y te sorprenderá su aspecto. PIEL HIDRATADA Las hojas más externas de la lechuga tienen un destino mejor que el del cubo de la basura. Retírales los bordes, si es que están algo mustios, y hiérvelas junto a un vasito de agua mineral durante 10 minutos. Cuela, envasa el líquido resultante y consérvalo en la nevera. Cada noche, después de desmaquillarte la piel de la cara, aplícate esta loción hidratante con la ayuda de un algodón a modo de tónico facial. Una vez se haya secado, extiéndete la crema de noche como haces habitualmente. PIEL IRRITADA Si tras la depilación tu piel queda más irritada de lo normal, prepara una infusión de manzanilla o tila, deja que se enfríe y aplícatela sobre la zona depilada. Ayudará a descongestionar la piel con rapidez. Un tratamiento eficaz contra el cutis seco es hacer la siguiente mascarilla: mezcla dos yemas de huevo con una zanahoria rallada y unas gotas de aceite de oliva. Aplícalo sobre tu rostro y cuello durante media hora y aclárate con agua tibia. Si lo haces una vez por semana, tu cutis lo agradecerá. Si te pica la piel de la cara debido a la polinización primaveral, no te maquilles y aplícate varias veces al día un algodón empapado en una infusión de manzanilla fría en todo el rostro tamponándolo. La irritación se curará en pocos días. Si tu piel está ligeramente enrojecida, cuece 200 gramos de arroz blanco en medio litro de agua hasta que se deshaga. Filtra el líquido obtenido y a falta de otro producto específico, deja que se enfríe y utilízalo en emplastes sobre la piel irritada. Esta receta es tan suave que, como remedio provisional, puedes utilizarlo incluso en la piel de los bebés.
  • 121. 121 PIES CANSADOS: Llena un barreño con agua tibia y añade tres tazas de vinagre de manzana por cada litro de agua. Introduce los pies y déjalos reposar diez minutos. Notarás cómo tus pies se relajan y refrescan rápidamente. Otro buen remedio es introducirlos en un barreño con lecha ligeramente caliente (sin que la temperatura moleste). Dejarlos durante 10 minutos y a continuación, mezclar un puñado de sal gorda con un chorrito de aceite de oliva y frotar los pies secos con la mezcla. Aclarar y aplicar leche hidratante en pies y piernas, dejándolos descansar en alto. PIES LIBRES DE MALOS OLORES La subida de las temperaturas también trae consigo un aumento del nivel de transpiración de los pies. Para que el desagradable olor de pies deje de ser un problema, ponlos en remojo durante 30 minutos, en 2 litros de agua fría, a la que debes añadir cuatro tazas de té negro. Además de disminuir la sudoración, esta infusión modifica el ph de la piel de la zona, manteniendo a raya las bacterias responsables del mal olor. Para potenciar el efecto astringente del té, deja que la infusión repose durante 10 o 15 minutos. PIES, MASAJES Si tienes los pies especialmente fatigados, recurre a este masaje que los ayudará a recuperarse: haz rodar con el pie una botella llena de agua (de las de litro y medio y con la superficie acanalada) durante 5 minutos en cada pie, desde la punta al tacón. Verás cómo remedias el problema rápidamente. PIES, OLOR El romero es una planta desinfectante que te ayudará a refrescar tus pies. Elabora una loción desodorante echando dos puñados de hojas de romero en medio litro de vinagre de manzana. Deja reposar la mezcla en un recipiente de vidrio durante dos semanas, removiendo de vez en cuando. Filtra y aplica la mezcla en los pies a diario. PIES RECALENTADOS Nada más llegar a casa, tras una agotadora jornada en la que tus pies no resisten más, ponlos en un baño de agua tibia y sécalos bien. Espolvoréalos con polvos de talco y colócate unos calcetines de algodón. Camina descalza por casa. En cinco o diez minutos ya notarás el alivio. PIES SIN DUREZAS Para que tus pies no aparezcan durezas, date cada día un masaje con un poquito de vaselina en la zona donde suelen aparecer las durezas.
  • 122. 122 PIES, SUDOR En un barreño de agua tibia o ligeramente caliente, echa un buen puñado de bicarbonato. Ponlos a remojo un ratito. PINTALABIOS MÁS DURADEROS Si el carmín que aplicas a tus labios te dura poco, una vez pintados extiende un poquito de vaselina encima. Durará el doble de lo normal y además brillará mucho. PUNTAS ABIERTAS Si eres morena aplícate en ellas cada dos semanas un poquito de aceite de ricino y jalea real a partes iguales. Deja que actúe durante media hora y aclara bien. PUNTOS NEGROS Una mascarilla casera que sirve para eliminar los puntos negros se prepara mezclando polvos de talco y alcohol hasta conseguir una pasta. Aplicar en el rostro y dejar actuar durante tres cuartos de hora. Retirar con agua templada y jabón y poner después una dosis de la crema hidratante. Prueba también preparando una pasta donde mezcles una aspirina con agua y aplícala en la zona con puntos negros durante tres días seguidos, por la mañana y la noche, acabarán saliendo solos. QUEMADURAS SOLARES Si notas que te has quemado, te aliviará extender por la zona afectada la pulpa de un tomate recién rallado mezclado con dos cucharadas de bicarbonato. Deja que actúe y que la piel lo absorba al menos durante 30 minutos. Si es necesario, vuelve a repetir la operación pasadas unas horas. Una crema para después del sol con propiedades reparadoras también será de ayuda. RIMEL CASERO Coge una barra de regaliz negro duro (de venta en herboristerías) y humedécelo con agua al que añadirás unas gotitas de limón. Pásalo por las pestañas como si se tratara del pincel de rímel. RIZOS QUE DESTACAN: Si quieres dar otro aire a tu peinado y rizarte el pelo en casa, prueba este truco tan efectivo: pon a hervir un litro de agua y el zumo de medio limón. Introduce el líquido en una botella con spray y pulveriza la mezcla sobre tu pelo limpio. Después, con ayuda de las manos, ves moldeando el cabello como te apetezca. ¡Veras que rizos marcados y bonitos quedan!
  • 123. 123 RODILLAS SUAVES Para suavizar la piel de las rodillas mezcla una yema de huevo, unas gotas de zumo de limón y dos cucharadas de aceite de oliva. Calienta la mezcla al baño María y aplícate durante un cuarto de hora en las rodillas. Retírala con agua tibia y aplica después una buena crema hidratante corporal. ROJECES DE SOL Si el sol ha enrojecido ligeramente tu rostro, coloca sobre la cara unas rodajas finas de tomate frío. Deja que actúe durante cinco minutos y renueva las rodajas. Tu piel se sentirá aliviada y además, vitaminada. ROSTRO FATIGADO Recupera tu luminosidad machacando una aspirina en un poquito de leche hasta conseguir una pasta y extiéndela por tu cara durante 10 minutos. Retírala después con el tónico que acostumbras a utilizar. ROSTRO HINCHADO Te proponemos un truco natural y excelente. Antes de ir a dormir prepara una infusión de manzanilla: bebe la mitad (es excelente para la piel y el estómago) y el resto déjalo enfriar. Pasa un algodón empapado en la infusión por toda la cara y cuello después de haberlos desmaquillado (sus poderes cicatrizantes y antiinflamatorios son bien conocidos). ROZADURAS DE SANDALIA Un truco muy efectivo cuando empiezan a aparecer consiste en aplicar cacao para labios en la zona afectada lo antes posible; evitarás la fricción del zapato y acelerarás su recuperación. SOMBRA DE OJOS DURADERA Coge un cubito de hielo e introdúcelo en una bolsita de plástico, pásalo por el párpado antes de maquillarlos, es de lo más efectivo. SUDOR EN LAS MANOS, EVITAR Cuando la sudoración excesiva en las manos llega a ser un problema, se puede probar a lavarlas varias veces al día con agua muy fría a la que incluso se le pueden añadir unos cuantos cubitos de hielo. Si este remedio no es suficiente se puede aplicar directamente sobre las manos un desodorante antitranspirante que bloquea parcialmente la producción de sudor y sirve de ayuda. También resulta muy útil hacer ejercicios de relajación.
  • 124. 124 SUEÑO RELAJANTE Unas horas de buen sueño son una excelente cura de belleza. Para conseguirlo, ayúdate echando en tu almohada unas gotas de aceite esencial de lavanda, jazmín, manzanilla o melisa. Dormirás a pierna suelta y te levantarás de excelente humor. TABACO, MANCHAS EN LOS DEDOS Para eliminar las manchas amarillentas que se producen en los dedos a causa del humo del tabaco, mezcla el zumo de un limón con un chorrito de agua oxigenada de 30 volúmenes y moja tus dedos en el líquido durante 5 minutos cada noche. Tus dedos se irán aclarando poco a poco. TALONES, GRIETAS Una forma de curarlas es hacer baños de pies con agua tibia de caléndula (4 cucharadas soperas de infusión por un litro de agua) mezcladas con 10 gotitas de aceite esencial de espliego. Luego seca bien los pies y aplícate una loción regeneradora. TALONES SUAVES Parte una cebolla por la mitad y haz un agujero en el centro de cada parte, que rellenarás con sal. Deja que repose durante 5 ó 6 horas y extiende el líquido resultante sobre tus talones. Hazlo durante 3 ó 4 días seguidos y no olvides, tras la ducha de aplicar una buena dosis de crema hidratante. TEÑIDO DURADERO Para que tu color de pelo teñido se conserve más tiempo, añade 25 g. de lanolina, 50 g. de germen de trigo y 50 g. de aceite de melocotón. Cada dos semanas reparte la mezcla sobre el pelo y deja que actúe durante dos horas. Luego aclara bien. TIRITAS, ELIMINAR Para que no moleste al quitarnos una tirita o un trozo de esparadrapo, empápala con unas gotitas de aceite; en pocos minutos saldrá por sí sola TOBILLOS HINCHADOS Para aliviar la hinchazón que se forma en los tobillos al cabo del día, hierve agua con un puñado de hojas de hiedra y una vez tibia, introduce los pies en ella hasta la altura del tobillo durante 15 ó 20 minutos. Tus tobillos saldrán mucho más aliviados. TÓNICO CASERO Hierve en el contenido de un vaso de agua, cuatro ramilletes de perejil fresco. Deja que se enfríe, retíralo con el tenedor y añade un chorrito de limón. Ya sólo te quedará aplicarlo.
  • 125. 125 UÑAS ABIERTAS El primer consejo es que observes si cuando las limas lo haces en diferentes direcciones porque ese movimiento las debilita y las abre. Por eso, lima en una única dirección, hazlo con suavidad y tras el limado, aplica unas gotitas de crema de manos. Así se conservarán perfectas. UÑAS; BLANQUEAR Si tienes las uñas amarillentas y quieres devolverles su blancura, pasa por debajo de ellas un palito de algodón humedecido en agua oxigenada. Además de eliminar la suciedad, te quedarán blancas. También puedes coger un bol, echar en él un par de dedos de agua y tres cucharaditas de vinagre blanco. Introduce las uñas en el líquido y déjalas unos minutos. Notarás cómo, poco a poco, se van blanqueando. UÑAS: ESMALTE IMPECABLE El color del pintauñas permanecerá inalterable durante una semana aplicando después de pintarse las uñas, y una vez estén secas, una mano de esmalte transparente. Repetir la operación al día siguiente. UÑAS DE FUMADOR Conseguirás un buen resultado si diariamente frotas las uñas con un cepillito de dientes suave impregnado de pasta dentífrica especial para fumadores. Luego, sólo tienes que aclarar muy bien y secar. UÑAS DURAS Y BLANCAS Para todas aquellas que ya lo han probado todo para endurecer sus uñas, aún tenemos un truco más: introdúcelas semanalmente durante cinco minutos en un bol con agua caliente y agua oxigenada a partes iguales. Tus uñas ganarán en dureza y, además, contribuirás a blanquearlas. UÑAS FUERTES Una vez a la semana, sumergir las uñas durante 10 minutos en un recipiente donde se habrá añadido previamente aceite de oliva tibio y zumo de limón. El aceite las hidratará y fortalecerá y el limón las dejará más blancas. Otro buen remedio es clavarlas cada día en media cebolla durante unos minutos. También es muy efectivo hacerlo en dientes de ajo (aunque tardará más tiempo en hacer la operación). Si tienes una planta de áloe vera en casa, corta una de las hojas más carnosas de la base y recoge con una espátula el gel transparente que exuda. A continuación, mézclalo con la pulpa de medio aguacate maduro y sumerge las uñas en esta mascarilla natural. Si repites este consejo una o dos veces por semana, tus uñas no sólo estarán más brillantes y atractivas, sino mejor protegidas frente a los golpes, a los cambios de temperatura y a la acción de los detergentes.
  • 126. 126 VERRUGAS, ADIOS Si quieres ver desaparecer poco a poco tus pequeñas verrugas, aplícate sobre ellas cada día y durante un mes por lo menos un poquito de clara de huevo. Poco a poco, las verrugas se irán quemando debido al calcio del huevo y acabarán cayendo por sí solas. VIENTRE HINCHADO Cuando notes que tienes el vientre hinchado, seguramente debido a la acumulación de gases, practica estos ejercicios de respiración: relajada en un sofá o en el suelo, coge aire por la nariz, infla el vientre y déjalo que salga lentamente por la boca. Haz este ejercicio unas 20 veces. Después tómate una infusión de hinojo. Los gases irán desapareciendo poco a poco.
  • 127. 127 COCINA
  • 128. 128 ACEITE LIMPIO Siempre que se rebozan o empanan alimentos, el aceite acaba ensuciándose muy rápido. Si quieres que ese aceite dure más tiempo, añade antes de introducir los alimentos unas cáscaras de huevo. ACEITE QUE SALTA Cuando freímos algo que todavía desprende agua en aceite muy caliente, éste tiende a chisporrotear y saltar. Cuando te suceda, espolvorea por encima con un poquito de sal y dejará de salpicar. ACEITE SIN ESPUMA Para que el aceite no haga espuma al freír, echa en él unas cáscaras de huevo vacías o bien introduce un clavo de ferretería nuevo en la sartén y guarda el clavo en un cuenco para utilizarlo siempre con el mismo fin. ACELGAS NEGRAS Para evitar que las acelgas se vuelvan negras (y por consiguiente, su aspecto sea poco apetitoso) cuando se cuecen, hay que añadir dos cucharadas soperas de harina al agua de cocción de las mismas. AGUA QUE REBOSA Siempre que cocemos algún tipo de pasta o arroz, el agua de cocción suele rebasar el recipiente y se sale. Para que no vuelva a suceder, echa siempre un chorrito de aceite en el agua de la cocción y baja la llama del fuego al reiniciarse el hervor, se mantendrá a raya. AGUACATES, CONSERVAR Cuando prepares aguacates en ensalada y no vayas a utilizar toda la pieza, conserva siempre el hueso de la fruta ya que si te sobra pulpa, tardará más tiempo en oxidarse. Además antes de envolverlo en papel de aluminio, rocía la pulpa con un chorrito de limón o pon una capa fina de aceite de oliva por encima. Al comprarlos fíjate que al sacudirlos notamos que el hueso se mueve ligeramente en el interior. Cuando elijas los aguacates, procura que la piel sea uniforme y sin manchas y rechaza los que estén muy flojos porque seguramente estén pasados. Aunque con el calor, los aguacates maduran con más facilidad, si tienes prisa por comer alguna pieza, introdúcela en una bolsa de plástico y guárdala en una despensa cálida y aireada. No se resistirá a madurar rápidamente. AJOS DURADEROS Si acabas de comprar una ristra de ajos y crees que acabarán secándose antes de que llegues a utilizarlos, quema las raíces y se conservarán tiernos durante el doble de tiempo.
  • 129. 129 AJOS, PELAR A veces la piel de los ajos se resiste a salir. Para pelarlos más fácilmente, pon los dientes de ajo en remojo de agua durante un ratito. La piel saldrá con mucha más facilidad y sin esfuerzo. AJO –para que no repita- Si cada vez que vas a utilizar ajo en alguna de tus preparaciones, tienes la precaución de retirar el germen verde de su interior, su sabor no repetirá a ninguno de tus comensales. Recuerda además que los ajos más tiernos y blancos son los que resultan más suaves y digestivos. AJOS QUE NO SALTAN ¿Saltan los ajos en el mortero? A partir de ahora, sólo tienes que añadir un pizquita de sal para que los ajos no se escurran. ARROZ, COCER ¿Siempre que cueces arroz se sale el agua y mancha los fuegos? Para que este engorro no vuelva a suceder acuérdate de echar en el agua un trocito de mantequilla. Este truco funciona a la perfección. Para que el arroz quede perfecto hiérvelo exactamente con el doble de agua o caldo que de arroz; nunca lo cuezas tapado y, por último, durante la cocción no lo remuevas jamás. ATÚN FRITO Para que quede muy jugoso una vez frito el atún o la caballa, sólo tienes que dejarlo en remojo durante unos minutos en un plato con leche. Notarás con mucho la diferencia. AVELLANAS, PELAR ¿Quieres pelar fácilmente las avellanas? Sólo tienes que introducir estos frutos secos en el frigorífico durante un par de horas y después, al frotar, las pieles saldrán con mucha facilidad. AZAFRÁN Para que saques lo mejor de él: caliéntalo en poco para que desprendas toda su aroma colocando 3 ó 4 hebras en un trocito de papel de aluminio que cerrarás y pondrás sobre una sartén. Tuesta ligeramente unos segundos y, después, empléalo directamente en tu receta. AZÚCAR GLAS Si te has quedado sin azúcar glas y lo necesitas para un postre o un bizcocho, lo puedes preparar tú misma fácilmente en casa. Echa azúcar sobre una hoja de papel de
  • 130. 130 aluminio, pasa un rodillo por encima de él repetidas veces y el azúcar se irá moliendo. Si quieres, también puedes hacer lo mismo con azúcar moreno. BACALAO, desalar: Si no te has acordado de poner a desalar el bacalao la noche anterior y no sabes si tendrás tiempo suficiente de eliminar la sal, prueba con este método: pon en un bol leche tibia y añade tres ajos sin pelar. Introduce el bacalao y procura que quede cubierto. En un par de horas estará libre de sal y sólo tendrás que lavarlo y secarlo antes de cocinarlo como tengas pensado. BICARBONATO A LA VERDURA: Para intensificar el color de los vegetales, muchas personas añaden una pizca de bicarbonato al agua de cocción. Esta costumbre, sin embargo, destruye gran parte de la vitamina C de las verduras y de las hortalizas. Para que conserven todo su color y el máximo de nutrientes, te aconsejo prepararlas al vapor. BIZCOCHO ESPONJOSO Si quieres que tu bizcocho tenga un sabor diferente y quede muy esponjoso, prueba a sustituir la mantequilla que siempre utilizas por nata. Si un bizcocho lo quieres congelar, ante todo, antes de proceder a la congelación debes dejar que se enfríe bien. Luego, envuélvelo en film transparente de cocina e introdúcelo en el congelador. Cuando lo quieras utilizar, sólo tienes que dejar que se descongele a temperatura ambiente. BIZCOCHO SABROSO Si en casa acostumbras a preparar bizcochos rápidos, puedes darles un toque diferente cada vez añadiendo a la masa base pulpa de una fruta rallada: prueba con una pera, una manzana, una zanahoria, etc. Con este simple gesto, conseguirás que tengan un sabor y un aroma especial y serán más saludable. BOQUERONES BLANQUÍSIMOS Para preparar unos boquerones en vinagre y que queden blanquísimos, debes limpiarlos con mucho cuidado quitándoles la cabeza, eliminando la espina central y dejándolos en remojo de agua hasta que toda la sangre se haya desprendido. Escúrrelos, sécalos con papel absorbente de cocina y procede a prepararlos. BRÓCOLI, COCER Seguramente no te gusta que al cocer el brócoli, éste pierda parte de su bonito color verde. Para que no suceda y conserve su verdor, añade al agua un chorrito de vinagre. Es un remedio infalible.
  • 131. 131 BRÓCOLI SIN OLOR Para que al cocer el brócoli su olor no acabe impregnando toda la casa (también en caso de la col y la coliflor), añade al agua de cocción del mismo un chorro de leche. El olor no saldrá de la cacerola. CAFÉ, CONGELAR La condición indispensable es que sea en grano y esté tostado. Si lo introduces en una bolsa de plástico de congelados te durará hasta un mes dentro del congelador. Y cuando vayas a molerlo, no hará falta el proceso de descongelación previa. CAFÉ, CALENTAR El café sobrante recalentado pierde todo su aroma y puede llegar incluso, a resultar indigesto si llega a hervir. Conseguirás que esto no pase, si antes de calentarlo de nuevo le añades una cucharada de agua fría. Y procura no pasarte calentándolo demasiado y desde luego ¡nunca lo dejes hervir!. CAFÉ DELICIOSO Si le añades un pellizquito de sal o de azúcar al café recién molido antes de poner la cafetera al fuego, conseguirás aumentar y resaltar su aroma. Es el truco que utilizaban nuestras abuelas para que su casa, por las mañanas, oliera a ese delicioso café. CAFETERA CON CAL Es normal que, con el tiempo, los depósitos de las cafeteras vayan acumulando cal. Para eliminarla por completo introduce agua hirviendo en la que hayas diluido un buen chorro de vinagre. Deja que actúe durante una hora, lava bien y haz una cafetera sólo con agua para eliminar los restos y una de café (que tirarás) para devolverle el sabor a la cafetera. CAFETERA, GUARDAR Si en tu casa no se utiliza mucho la cafetera, guárdala bien limpia y seca con un terrón de azúcar en el interior del depósito: se encargará de absorber la humedad e impedirá la formación de moho y malos olores. CALDO, ESPUMAR Aunque no te lo parezca, hay que irlo eliminando a medida que se forma hasta que deje de aparecer, porque se trata de impurezas y pueden provocar un sabor muy fuerte en el caldo, o incluso sabor a rancio. CARNE, CONSERVAR Si has comprado carne y no vas a utilizarla en un par de días consérvala envuelta en papel encerado (o papel de horno) e introdúcela en el frigorífico hasta que vayas a utilizarla. Se
  • 132. 132 conservará mejor que en papel de plata o film de plástico. Pero si vas a superar los dos días, será mejor que la congeles. CARNE FUERTE Si tu guiso de carne resulta muy fuerte y pesado, añade una cucharadita de canela y remuévelo. La canela ayudará a suavizar el sabor y además, lo hará menos indigesto. CEBOLLA DORADA Para que al freír la cebolla quede dorada pero sin que se queme ni se ponga negra, espolvoréala con una pizca de harina bien fina. Además quedará sencillamente deliciosa. CEBOLLAS FRESCAS Para que las cebollas duren más tiempo y no se arruguen ni germinen, hay que proceder a envolverlas individualmente en papel de aluminio y mantenerlas así hasta el momento de utilizarlas. COCCIÓN RÁPIDA ¿Te gustaría que la cocción de tu guiso fuese muy rápida pero sin que ello afectase al resultado del mismo? Sólo tienes que añadir una almendra sin pelar al preparado y notarás cómo cuece a mayor velocidad de la acostumbrada. COCINA A LA SAL Si vas a preparar un plato a la sal, te damos un truco para que quede excelente: pon una base de sal gorda como lecho, coloca el alimento y cúbrelo con sal un poco humedecida en agua y, por último, agrega sobre la sal un chorrito de aceite: así la compactarás bien y después podrás eliminar la costra mucho más fácilmente. COCINA PERFUMADA Si te gusta que tu cocina huela bien, prueba, de vez en cuando, a utilizar este truco: introduce en el horno caliente y dejándolo abierto unas cáscaras de naranja o pomelo. El olor agradable de estos cítricos impregnará toda la casa. COL LOMBARDA Evita las cacerolas o cazuelas de aluminio a la hora de cocerlas porque el colorante natural de la lombarda reacciona mal con la composición de este metal. Prefiere el acero inoxidable o incluso el barro. Cuando cocemos repollo despide un olor característico y desagradable debido a su alto contenido en azufre.
  • 133. 133 Para evitar que el olor se desparrame bastará con que introduzcas una rodaja de pan en el agua de la cocción. COLIFOR SIN OLOR Para que la coliflor no desprenda demasiado olor durante la cocción, pon en el agua desde el principio un trozo de pan empapado en vinagre. Evitarás así que ese desagradable olor invada toda la casa. CONSERVAR LOS ALIMENTOS EN SU PROPIA LATA Fíjate bien en el interior de la lata: si es plastificado, añade un chorro de aceite, que servirá para aislar el alimento del aire, e introdúcela en el frigorífico. Si la lata no está plastificada, no tienes más remedio que trasladar el contenido a un recipiente de cristal o cerámica para evitar que el envase se oxide y contamine el alimento. CORDERO EN SU PUNTO Cuando prepares chuletas de cordero a la plancha, no añadas la sal hasta el último momento para evitar que la sal haga sudar la carne y quede más seca y menos sabrosa. El punto de cocción son siete minutos por cada lado. CREPES CALIENTES Una vez cocinadas las crepes, si no vas a utilizarlas enseguida, no las introduzcas en el horno caliente porque se resecan. Colócalas en un plato plano y tápalas con uno hondo. A continuación, ponlas encima de una cacerola con agua caliente, el vapor logrará mantenerlas calientes y jugosas. CHAMPIÑONES, CONSERVAR Recúbrelos con una bolsa de papel o pon en el fondo del plato papel de cocina. Se conservarán mucho mejor y mantendrán su color blanco más tiempo. DESCONGELAR PAN EN EL MICROONDAS Envuélvelo ligeramente en una hoja de papel absorbente de cocina: así evitarás que el pan se reseque y parecerá recién comprado y horneado. ENDIBIAS AMARGAS Cuando las vayas a consumir crudas en ensalada y antes de cortarlas, déjalas en un remojo de agua con un chorrito de aceite de oliva durante media hora: se suavizarán y te resultarán deliciosas.
  • 134. 134 ENDIBIAS LIMPIAS Aunque parece que las endibias siempre se venden limpias, no dejes de lavarlas bien en casa ya que por lo general, contienen restos de los productos químicos que se han utilizado durante su cultivo. Si las endibias que has comprado amargan ligeramente, prueba a retirar las puntas rizadas de sus hojas, si es que las tienen, ya que el amargor suele concentrarse en esa zona. ENVASE AL VACÍO ¿Se te rompen las lonchas de los embutidos cada vez que intentas separarlas de un envase al vacío? Antes de abrir el paquete pásalo un momento bajo el chorro de agua fría. Cuando lo abras, espera unos segundos y verás cómo las lonchas se separan sin dificultad. ESPÁRRAGOS BLANCOS FRESCOS Para que los espárragos blancos se conserven en buen estado hasta su utilización, guárdalos en el cajón de las verduras del frigorífico envueltos en un paño húmedo que cambiarás diariamente hasta el momento de su cocción. Cuando los cuezas, añade al agua de cocción el zumo de medio limón recién exprimido. ¡Quedarán mucho más blancos! FRITOS SIN ESPUMA Cuando preparas fritos o rebozados, suele formarse espuma en la sartén. Para evitarlo, introduce en la sartén unas hojitas de lechuga limpias y troceadas. FRUTA ¿Engorda menos si la tomamos antes de comer? Es falso. La fruta tiene más beneficios si la tomamos entre las comidas porque es rica en fibra y nos provoca más sensación de saciedad que si la tomamos después de las comidas; pero eso no quiere decir que engorde más después de comer. La cantidad calórica que tienen es la misma de postre o entre comidas. GARBANZOS INDIGESTOS Hay personas a las que los garbanzos les resulta indigestos. Una forma de paliar este inconveniente consiste en dejar los garbanzos en remojo de agua tibia en la que introducirás también unas hojas de laurel. GRUYERE SECO Puedes devolverle algo de su textura si lo envuelves en un paño de algodón humedecido con vino. Deja que repose a temperatura ambiente durante 5 ó 6 horas y verás cómo el queso vuelve a resultar tierno.
  • 135. 135 HELADOS CASEROS Disuelve 100 g. de azúcar en 120 ml. de agua y hierve la mezcla hasta formar un almíbar. A continuación, mézclalo con 450 g. de fresas trituradas y 25 ml. de zumo de naranja. Viértelo en moldes e introdúcelos en el congelador. Te gustará saber que estos polos tienen hasta un 68% de contenido en fruta. HUEVOS DUROS, CORTAR Cada vez que vayas a cortar una rodajita, pasa el cuchillo por agua helada. De esta manera, las rodajas no se romperán. HUEVOS DUROS, ENTEROS Para que las cáscaras no se rompan al cocerlos, pincha la base de los mismos con ayuda de un alfiler y cuécelos con agua y sal durante 10 minutos. HUEVOS DUROS, PELAR Añade al agua de cocción un puñadito de sal, con seguridad se pelarán con mayor facilidad y no se romperán. HUEVOS QUE SE ROMPEN Si preparas huevos cocidos y acaban rompiéndose dentro de la cacerola, anota este sencillo truco: no lo introduzcas en el agua recién salidos del frigorífico. Recuerda sacarlos una hora antes y añadir una cucharadita de sal al agua de cocción, y no te volverá a suceder. Es sobre todo el cambio brusco de temperatura lo que provoca que los huevos se rompan al cocerlos. HUEVOS SIN SALPICADURAS Los huevos fritos están deliciosos, pero las salpicaduras de aceite mientras se preparan son un verdadero tormento. Para evitarlas, cuando estés calentando el aceite espolvorea un poquito de harina: no volverá a salpicar. JUDÍAS VERDES, CONGELAR Si te gusta congelar las judías verdes en plena temporada, debes hacerlo así: lava las judías y elimina los tallos, hojitas, hilos y puntas. Luego, blanquéalas (escaldar) durante un minuto en agua hirviendo y escúrrelas. Deja que se enfríen e introdúcelas por raciones en bolsas de congelación. KETCHUP APELMAZADO Cuando el ketchup no sale del frasco por más que lo intentas, prueba con el siguiente truco: introduce por el agujero de la boca una pajita de beber y remueve bien el interior. De
  • 136. 136 esta forma entra aire en el interior y cuando saques la pajita el ketchup volverá a salir con normalidad. LANGOSTA, HERVIR Ya sabes que debe comprarse viva y cuando vayas a cocerla, recuerda atarla a una madera o a unos cucharones de madera para que no se curve durante la cocción. Ten en cuenta que debes introducirla en el agua hirviendo y cocerla durante diez minutos por cada kilo de peso. LECHE QUEMADA Para eliminar los restos de leche quemada que queda sobre los fogones, vierte sobre ellos un buen chorro de vinagre y frótalos con una bayeta humedecida o una esponja. LECHUGA, lavar: Si se pone en remojo durante mucho rato puedes perder la práctica totalidad de su contenido en vitamina C y en potasio, dos nutrientes solubles en agua. Para preservar su contenido nutricional es preferible que la laves rápidamente bajo el grifo. Para que la lechuga que acabas de comprar te dure más días, separa las hojas una por una, lávalas ligeramente con agua fría y déjalas secar sobre papel absorbente, o bien centrifúgalas. Una vez, secas, introdúcelas en un recipiente de plástico hermético y guárdalas en el cajón de las verduras de tu frigorífico. Estarán siempre frescas y a punto para incluirlas en una deliciosa ensalada. LECUGA MUSTIA Conseguirás que las hojas mustias de una lechuga revivan si las sumerges en agua fría con zumo de limón y las conservas en el frigorífico durante 10 minutos. LEGUMBRES SIN REMOJO Si te has olvidado de poner las legumbres en remojo la noche anterior, no te preocupes porque el problema tiene solución: añade al agua de cocción una cucharadita de levadura por cada medio litro de agua y ponlas al fuego. La levadura las reblandecerá y casi no se notará el olvido. LEVADURA A veces, cuando preparamos tartas o pasteles, éstos no acaban de subir al cocerlos. Lo más seguro es que la levadura esté pasada. Para comprobar en qué estado se encuentra, echa una cucharada de levadura en un vaso de agua caliente: si está bien hará muchas burbujas.
  • 137. 137 LIMONES JUGOSOS Para que al exprimir un limón, éste suelte todo su jugo, amásalo bien con las manos y a continuación córtalo verticalmente y no en sentido horizontal como acostumbramos a hacer. Luego exprímelo y verás cómo se aprovecha mejor su zumo. MARISCOS, COCER Al cocerlo puedes echar abundante sal, porque el marisco sólo toma la sal que necesita, y debe echarse en agua hirviendo, a excepción de las cigalas, que es preferible no cocerlas porque merman su carne. MAYONESA CORTADA Si se ha ―cortado‖ la mayonesa, prueba este sencillo truco para emulsionarla y recuperarla: añade unas cucharadas de agua fría (preferiblemente de la nevera) y sigue batiendo. Seguro que se vuelve de nuevo consistente. MIEL LÍQUIDA Ya no sabes que hacer para que la miel no acabe espesándose. A partir de ahora introduce en el tarro una zanahoria pequeña bien limpia y déjala en el interior: la miel se conservará líquida y no formará grumos ni se espesará. MONTAR NATA ¿Quieres que la nata te quede montada rápidamente?. Añádele unas gotas de limón y bátela de abajo hacia arriba. Verás como en unos instantes aumenta su volumen y te quedará perfecta, y sin que se formen los típicos grumos. MORCILLAS SIN ROTURAS Antes de introducirlas en la sartén, cúbrelas con una capa de harina. Te quedarán enteras y la piel no explotará. NUECES RANCIAS Hay un truco para recuperarlas en parte: escáldalas en agua hirviendo, escúrrelas e introdúcelas en el horno a temperatura media, durante 20 minutos. Deja que se enfríen un poco y consúmelas: habrán quedado deliciosas. PASTA “al dente” reduce las necesidades de insulina: Las personas con diabetes tipo 2 conseguirán reducir la velocidad a la que los hidratos del arroz y de la pasta llegan a la sangre si se acostumbran a comer estos alimentos ―al dente‖.
  • 138. 138 Cuando los cocemos en exceso, los azúcares de los cereales llegan más rápido a la sangre, lo que aumenta las necesidades de insulina. PAN ¿Engorda? No es verdad, el pan es un cereal como otro cualquiera, depende de la cantidad que tomemos y con qué lo tomemos. Lo que ocurre es que en una comida generalmente ya se están tomando hidratos de carbono suficientes y si además de estos hidratos, comemos pan y no quemamos esas calorías, estas se transforman en grasa. Lo que sí ocurre es que los hidratos de carbono son los que más energía directa aportan, aunque los más calóricos son las grasas (9 calorías por gramo, frente a los cuatro por gramo que tienen los hidratos). PAN CONGELADO Las barras de pan no deben conservarse más de diez días en el congelador porque transcurrido ese tiempo, la corteza empieza a desmenuzarse. Es preferible consumirlo antes de diez días. Para descongelarlo, si quieres que el pan mantenga sus características, hazlo a temperatura ambiente. (Una barra, de 4 a 6 horas.) PATATAS AL HORNO Para que las patatas que vas a preparar al horno se hagan antes, envuélvelas en papel de aluminio y clava en cada una de ellas un clavo nuevo que llegue hasta el centro de la patata. Reducirás bastante el tiempo de cocción. PATATAS CONGELADAS Para facilitar su congelación, los fabricantes de patatas fritas las impregnan de grasa. Ten en cuenta este detalle si eres hipertenso o tienes niveles elevados de colesterol en sangre. PATATAS FRITAS Para que las patatas fritas queden más crujientes y sean más digestivas, antes de hacerlas introdúcelas en agua hirviendo con sal durante cinco minutos. Escúrrelas, sécalas y fríelas. El almidón habrá desaparecido y no se pegarán, además de quedar más crujientes y sanas. PATATAS REBLANDECIDAS Cuando observes que las patatas de tu despensa se han reblandecido, no te precipites en tirarlas. Cuando las vayas a utilizar introdúcelas en agua durante media hora y volverán a endurecerse.
  • 139. 139 PERAS DURAS ¿Has comprado peras y están como una piedra de duras? Puedes acelerar su proceso de maduración envolviéndolas individualmente en papel de periódico y dejándolas a temperatura ambiente. En tres días podrás consumirlas sin problemas PEREJIL DURADERO El perejil durará mucho más si separas los tallos de las hojas, e introduces éstas en un tarro de cristal con tapa dentro del frigorífico. PESCADO HERVIDO SIN OLOR A veces, cuando se hierve pescado, se acaba expandiendo por toda la casa un más que desagradable olor a ―hervido‖. Si no quieres que esto ocurra, introduce en la cazuela de cocción unas hojas de apio. PIMIENTOS, PELAR Los pimientos rojos asados son deliciosos, pero es bastante engorroso pelarlos. Para que el proceso sea rápido y fácil, ásalos, retíralos del horno y mételos dentro de una bolsa de papel. Ciérrala y déjalos unos minutos dentro. Luego procede a pelarlos y verás cómo la piel se desprende con facilidad. PLÁTANOS, CONGELAR Los plátanos pueden congelarse. Cómpralos en un punto de mediana madurez (ni muy maduros, ni muy verdes), envuélvelos enteros y con su piel en film transparente para alimentos y mételos en el congelador. Te durarán unos 4 ó 5 meses. Y recuerda, cuando los descongeles consúmelos en un par de días porque se estropearán con facilidad. PLÁTANOS, CONSERVAR Debes saber que el plátano es una fruta que no tolera el frío del frigorífico. Por eso, si lo has comprado verde, colócalo en una cesta de mimbre y espera a que empiece a amarillear para consumirlo (tardará un par de días en estar a punto). POMELOS, PELAR Esta fruta no es fácil de pelar, así que para facilitarte la labor déjalos en remojo en agua hirviendo durante un par de minutos y podrás quitarles la piel sin ningún problema. QUESO TIERNO, CORTAR Para evitar que los quesos tiernos se peguen a la hoja del cuchillo al cortarlos, basta con untar la hoja con un poco de aceite de oliva: no afectará al sabor del queso y evitarás que el queso se rompa al pegarse a la hoja.
  • 140. 140 REBOZADOS LIMPIOS Cuando frías alimentos rebozados con pan rallado introduce en la sartén con el aceite un par de palillos: de esta manera el aceite no se ennegrecerá y tus rebozados tampoco. SALMÓN MÁS SUAVE Podrás suavizar el sabor del salmón si lo rocías con zumo de limón, lo cubres con film transparente de cocina y lo dejas en maceración durante 24 horas en el frigorífico. SARDINAS SIN OLOR Para que al cocinar sardinas su olor no invada toda la casa, aplica este truco: antes de cocinarlas, déjalas durante media hora en un remojo de leche. Luego escúrrelas bien y sécalas con papel absorbente de cocina. SOPA DE PESCADO Si vas a preparar sopa de pescado ten en cuenta que los pescados de agua dulce se echan en el agua hirviendo, mientras que los pescados de agua salada se sumergen en agua fría. SOPA SALADA No te preocupes, tiene una rápida solución: introduce en el recipiente tres o cuatro rodajas de patata y haz que hierva un ratito. Cuando saques las patatas éstas habrán absorbido parte de la sal. SOUFFLÉ A SU PUNTO Para que los soufflés suban y queden impecables, la regla básica es introducirlos en el horno muy caliente, procurando no abrir la puerta hasta el final de la cocción, ya que automáticamente la masa se desinflaría. Y sobre todo, sírvelo enseguida sin pérdida de tiempo. TABLA DE COCINA Para trocear alimentos conviene utilizar tablas de plástico más higiénicas que las de madera, debido a que se trata de un material no poroso. En las tablas de madera, el cuchillo se clava más fácilmente, por lo que los restos de comida se quedan en los cortes, donde pueden alojarse los gérmenes. La madera, por otra parte, absorbe con mayor facilidad la humedad, lo que favorece la proliferación de algunas bacterias y hongos. Una sencilla forma de evitar la contaminación cruzada es utilizar tablas de plástico de diferentes colores. En la de un color prepararemos por norma los alimentos crudos y en la del otro manipularemos los alimentos ya cocinados. Si has utilizado tabla de madera y han quedado manchas de cortar carne o pescado, conseguirás eliminarlas frotándola con abundante agua oxigenada. Además de limpia, tu tabla quedará bien desinfectada.
  • 141. 141 TOMATE, congelar: Si quieres congelar unos tomates recién comprados, procede así: lávalos, sécalos con un paño y alinéalos sobre una bandeja; cúbrelos con papel de aluminio e introdúcelos en el congelador. Cuando se hayan endurecido (tras unas 2 horas aproximadamente), introdúcelos rápidamente en bolsas de congelar y vuelve a depositarlos en el congelador. Se conservarán durante un máximo de 6 meses y puedes cocerlos sin descongelar cuando vayas a utilizarlos. TORRIJAS. Un truco para evitar que se produzca demasiada espuma es echar en la sartén un clavo metálico. TORTILLA PEGADA Para tratar de solucionar el problema, retira la sartén del fuego, tápala con la tapa de una cacerola y verás cómo en cinco o diez minutos se ha despegado gracias al vapor de agua acumulado en el interior. VINAGRETA SIN VINAGRE: ¿Ibas a preparar una salsa vinagreta y resulta que no tienes vinagre en casa? No te preocupes porque conseguirás una vinagreta deliciosa si mezclas zumo de limón natural con mostaza, aceite y sal. Es tan buena que es posible que te aficiones a esta salsa. GLOSARIO A Á PART: Servir por separado, por ejemplo una salsa. Á POINT: En su punto, al punto. ABLANDAR: Romper las fibras duras de la carne golpeándola con un mazo o adobándola en un líquido ácido. También cocer lentamente las hortalizas en agua hasta ablandarlas, pero sin dorarlas. ABRILLANTAR: Dar brillo a pasteles, asados u otras preparaciones con gelatina, mermelada, mantequilla fundida o almíbar. También significa pintar con huevo una masa para que al cocer resulte brillante. ACANALAR: Crear un borde con forma presionando el borde de una tarta con los dedos o con la hoja de un cuchillo. También hace referencia al efecto decorativo que se obtiene en las pieles de frutas y hortalizas con un acanalado. Si se cortan en rodajas, los bordes quedan acanalados. ACIDIFICAR: Añadir un líquido ácido, generalmente zumo de limón o agua de tamarindo, para obtener un sabor agrio. ADEREZAR: Sazonar un manjar para mejorar su sabor.
  • 142. 142 ADOBAR: Poner un alimento crudo en un preparado para ablandarlo o darle un aroma especial antes de cocinarlo. Los adobos constan en diversas medidas, de especias, hierbas aromáticas, sal y algún líquido (aceite, vino). AL DENTE: Palabra italiana que significa "al diente" describe las hortalizas o la pasta cocida que ofrecen una ligera resistencia al morderlas. ALBARDAR O LARDEAR: Envolver trozos de carne magros con trozos de grasa (generalmente tocino) para que la carne quede jugosa. ALBÚMINA: La clara del huevo rica en proteínas; contiene la chalaza, los ligamentos que unen la yema a la cáscara. ALIÑAR: Condimentar, sazonar una preparación, por ejemplo una ensalada con salsa vinagreta. AMASAR: Técnica para aplastar y doblar una pasta hasta que esté compacta y homogénea. Al amasar se estira el gluten de la harina, aportando elasticidad. AROMÁTICA: Cualquier especia o hierba (albahaca, comino, romero) que aporte sabor y fragancia a los alimentos. ASAR A LA BRASA O A LA PARRILLA: Cocinar los alimentos en una parrilla metálica colocada sobre brasas o sobre el fuego, con poca grasa, de forma que queden dorados por el exterior y jugosos por dentro. ASAR AL HORNO: Cocer los alimentos en el horno en sus propios jugos o con grasa añadida. ÁSPIC: Preparación de carne, pescado o verduras troceadas que, mezclada con gelatina, se cuaja en molde en la nevera. Se desmolda cuando se ha solidificado. B BALLOTINE: Carne, ave o pescado deshuesada, rellenada y enrollada; generalmente escalfada o braseada. BAÑO DE HIELO: Cuenco con cubitos de hielo y agua; se utiliza para enfriar mezclas y detener el proceso de cocción. BAÑO MARÍA: «Baño de agua» que se prepara colocando una cacerola o cuenco con alimentos sobre un recipiente más grande de agua hirviendo. Se puede hacer en el horno o sobre el fuego. Poner a calentar platos delicados, como por ejemplo salsas, en el que han de conservar el calor o calentarse lentamente. El recipiente con la preparación se coloca de forma que no toque el fondo. El agua no ha de hervir. BARBA: Se encuentra en el borde exterior del manto de las conchas y debe quitarse la mayoría de las veces. En el caso de los mejillones, los filamentos de sujeción, con los que estos animales se agarran al fondo. Se quitan antes de la cocción. BATIR: Incorporar aire a los ingredientes, por ejemplo a la crema de leche o los huevos, al batirlos con una batidora de varillas. BATIR EN FORMA DE CREMA: Batir unos ingredientes juntos hasta obtener una crema ligera, esponjosa y homogénea. Normalmente se suele referir a la transformación de una grasa en crema, por ejemplo la mezcla de mantequilla y azúcar. BISCUIT: Helado hecho a base de unas natillas, a las que se incorporan claras de huevo montadas a punto de nieve, batidas con almíbar antes de congelar.
  • 143. 143 BLANC: Caldo preparado con agua, harina y zumo de limón que se utiliza para cocer y preservar el color de las hortalizas; se suele utilizar para hervir alcachofas. BLANQUEAR O ESCALDAR: Sumergir frutas u hortalizas en agua hirviendo y después en agua helada para parar la cocción, desprender sus pieles, fijar su color y extraer los jugos amargos. Este proceso también reduce la sal en el tocino salado y otras carnes curadas. BRASEAR: Dorar los alimentos en grasa, para después cocinarles tapados en una pequeña cantidad de líquido aromatizado a fuego lento y durante largo tiempo. BRIDAR: Reparar y atar o coser las viandas para cocinarlas, principalmente las aves. BROQUETA: Pincho en el que se insertan trozos de alimentos que después se asan al grill, a la parrilla o la barbacoa. BRUNOISE: Verdura picada en cuadradillos finos, zanahoria, apio, puerro o calabacín finamente cortados a dados que se utilizan por separado o juntos como guarnición clásica del consomé. BUÑUELO: Pequeño trozo de fruta o de carne cubierto con una pasta y frito. C CALDO: El líquido aromático obtenido cuando los alimentos se cuecen en agua a fuego lento.. CALDO CORTO O “FUMET”: Caldo bien condimentado, preparado con agua, vinagre, vino blanco, verduras y especias utilizado para cocer mariscos y pescados. CAPARAZÓN DE CANGREJO: El cuerpo (sin la cola) del cangrejo cocido. Se utiliza para decorar platos. CARAMELIZAR: Proceso de calentar el azúcar hasta que se licúa y transforma en almíbar; el color varía del dorado al marrón oscuro. El azúcar también se puede caramelizar espolvoreando sobre los alimentos y poniendo éstos debajo del grill hasta que el azúcar se derrita (como la crema quemada). Este término también se aplica a las cebollas y los puerros salteados en grasa. CÁSCARA: La piel coloreada de los cítricos, sin la membrana blanca. CINTA: Con este término se describe la consistencia de una mezcla de huevo y azúcar batida hasta que esté extremadamente espesa. Cuando la batidora de varillas se levanta, la pasta cae formando cintas o surcos lisos y gruesos. También se utiliza este término para designar las tiras finas de hortalizas como zanahorias y calabacines cortadas con un mondador. CIVET: Forma de guisar la caza, en cuya salsa se utiliza la sangre del animal. CLARIFICAR: Eliminar las impurezas de un líquido. El procedimiento generalmente implica cocer lentamente claras de huevo (y cáscaras) en un caldo; las claras de huevo atraen las impurezas. Este término también se aplica al procedimiento por el cual se calienta lentamente la mantequilla para eliminar los sólidos lácteos. COBERTURA: Baño de chocolate, yema dura o fondant que se aplica a tartas y pasteles. COCER: Sumergir alimentos en agua hirviendo, durante un tiempo determinado, para que se ablanden y resulten comestibles. COCER A FUEGO LENTO: Cocer los alimentos en un líquido por debajo del punto de ebullición; la superficie del líquido más que burbujear se agita suavemente.
  • 144. 144 COCER A LA INGLESA: Cocer en abundante agua hirviendo a borbotones con mucha sal y destapado. El proceso se completa con un refrescado posterior con agua fría para cortar la cocción y eliminar el exceso de sal. Este tipo de cocción es adecuado para verduras y pastas. COCER AL BAÑO MARÍA: VER BAÑO MARÍA COCER AL VAPOR: Cocer un alimento sin que éste se ponga en contacto con el líquido, de esta manera la pérdida de sabor y nutrientes es mínima. COLOREAR: Dar color a un caldo o salsa utilizando una cebolla, huesos tostados en el horno, caramelo oscuro o unas hebras de azafrán. También se emplean colorantes vegetales que, en polvo o en líquido se venden con este fin. COMPOTA: Mezcla de frutas que se cuece lentamente, generalmente en un almíbar de azúcar con especias o licor. CONCASSÉE: Mezcla groseramente picada, generalmente de tomates pelados, sin semillas y troceados. CONFIT: Palabra francesa con la que se define un método de cocción de la carne (generalmente de pato, oca o cerdo), en el que ésta se cuece muy lentamente en su propia grasa y después se conserva en la misma. Las hortalizas, como las cebollitas pequeñas, también se pueden cocer en la grasa. CONGELAR SIN TAPAR: Congelar alimentos como guisantes o judías en una sola capa y sin taparlos. Cuando están congelados se pueden juntar pero siguen estando separados. CONSISTENCIA DE CAÍDA: Este término describe una mezcla, generalmente la pasta de un bizcocho, con la densidad para poder verterla a cucharadas, pero lo suficientemente firme para mantener su forma. CONSOMÉ: Caldo claro especialmente delicado, a base de crustáceos, pescado, aves o carne. CORALES: Huevas de las hembras de los crustáceos, de color verde negruzco antes de cocerse, y rojo como el coral una vez cocidas. En el caso de las vieiras, las huevas de color naranja también se llaman coral. CORTAR A DADOS: Trocear los alimentos en dados pequeños regulares. COULIS: Puré o salsa tamizada generalmente de tomate o frutas mezcladas con un edulcorante y una pequeña cantidad de zumo de limón. CRÈME FRAÎCHE: Puede prepararla mezclando crema de leche espesa y petit suisse a partes iguales. CUAJAR: Solidificar un líquido mediante el calor (como en los huevos batidos al formar la tortilla o un flan), mediante la adición de gelatina (en el caso de áspics), adicionando un cuajo especial (para la leche) o espesándolo con fécula y dejándolo enfriar. CUBRIR: Cubrir los alimentos con una capa exterior de, por ejemplo, harina, huevos batidos, pan rallado, mayonesa o glaseado. CURAR: Conservar los alimentos salándolos, ahumándolos, sumergiéndolos en salmueras ácidas o mediante bacterias.
  • 145. 145 CH CHALOTA: Planta de la familia de las liliáceas, con aspecto de una cebolla pequeña, cuyo sabor se asemeja al de la cebolla, con un ligero gusto a ajo, pero más suave. Se utiliza en refritos y como condimento. CHAMUSCAR: Someter a la acción de la llama una pieza: los plumones de las aves y las cerdas o pelos de la piel del cerdo. CHIFFONADE: Hortalizas de hoja o hierbas cuyas hojas se enrollan y se cortan transversalmente en tiras finas. CHINO: Tamiz cónico muy fino por el que se pasan los alimentos. Se suele utilizar para colar salsas. CHULETA: Corte de carne, por ejemplo de cordero, cerdo o ternera, de la pierna o de las costillas. D DADO DE TOCINO: Grasa de cerdo o tocino ahumado cortado en dados pequeños que se utiliza para condimentar sopas, guisos o ensaladas. DARNE: Rodaja gruesa de un pescado redondo grande, por ejemplo del salmón o del atún. DÉGORGER: Remojar la carne, las aves y el pescado en agua fría con sal o vinagre para que suelten las impurezas y la sangre. DESLEÍR: Disolver una sustancia sólida en un líquido. DESGLASAR: Después de saltear los alimentos, éstos y el exceso de grasa se retiran del recipiente y se añade una pequeña cantidad de líquido que se mezcla con los fondos de cocción del recipiente para diluirlos y obtener una salsa. DESMENUZAR: Separar los alimentos en trozos pequeños con un tenedor. También separar los alimentos cortándolos en tiras finas con un cuchillo, macheta o rallador. DÉTREMPE: Término francés para definir la pasta inicial hecha con harina, sal, mantequilla derretida y agua en la primera fase de elaboración del hojaldre. DORAR: Tostar un alimento en grasa, animal o vegetal, para que los ingredientes adquieran un color dorado como es el caso de la cebolla. También se emplea cuando se barniza ligeramente un manjar con clara de huevo o mantequilla antes de meterlo en el horno. DUXELLES: Salsa para rellenos preparada con setas, escalonias y hierbas finamente picadas, cocida en mantequilla hasta casi secarse, que sirve para gratinar y como relleno para hojaldres. E EMBRIDAR O BRIDAR: Sujetar con bramante o cuerda los miembros de un ave o un trozo de carne, a fin de que conserve una forma determinada durante la cocción. EMPANAR: Pasar primero por harina, luego por huevo y finalmente por pan rallado los alimentos.
  • 146. 146 EMULSION: Mezclar líquidos mediante la dispersión de uno en el otro. En cocina, emulsionar significa añadir un líquido a otro en un chorrito lento y continuo mientras se remueve vigorosamente. ENCAMISAR: Echar en un molde una capa fina de gelatina o cubrirlo con una pasta fina antes de echar el relleno. ENFRIAR BRUSCAMENTE: Añadir agua fría a alimentos calientes para bajar de repente la temperatura. ENGRASAR: Untar un molde con una capa de grasa (generalmente mantequilla o aceite en el caso de los moldes de pastelería) para evitar que la preparación se pegue. ENHARINAR: Envolver en harina un alimento antes de freír y rehogar. ENRIQUECER: Añadir crema de leche o yemas de huevo a una salsa o una sopa, o mantequilla a una pasta para aportar textura y sabor. ENTALLAR: Practicar incisiones en la piel, la carne o la grasa de los alimentos, por ejemplo carne, pescado u hortalizas, antes de cocinarlos. También marcar líneas sobre la superficie de los alimentos. De esta manera, absorben adobos y marinados. ENTRADA: Plato que se servía después de la sopa o consomé. Hoy día, es el primer plato de una comida. ENTRECOTE: Palabra francesa que significa "entre las costillas". Este corte tierno de buey o ternera se suele hacer a la parrilla o saltear. ESCABECHAR: Conservar la carne o el pescado en un caldo frío, compuesto fundamentalmente de aceite, vinagre, sal, hierbas y especies. ESCALDAR: Sumergir brevemente en agua salada hirviendo, verduras o setas para quitarles sabores desagradables o impurezas, para poder quitar mejor las pieles o para ablandarlo. ESCALFAR: Cocer en un líquido por debajo del punto de ebullición. Cocer alimentos lentamente sumergiéndolos en un líquido sin que éste llegue a hervir (agua, almíbar de azúcar, alcohol) justo antes del punto de ebullición. ESCALOPE: Loncha fina de carne, ternera, pollo o pescado. ESENCIA: Caldo reducido o fondo concentrado. ESPESANTE: Elemento que se utiliza para espesar (por ejemplo yema de huevo, harina, etc.) ESPESAR: Dar consistencia a una salsa, con ayuda de harina, maicena u otro espesante. ESPOLVOREAR: Repartir un ingrediente pulverizado o picado muy menudo sobre un alimento. ESPUMAR: durante la cocción lenta de salsas y sopas, quitar continuamente con una espumadera o cuchara la espuma, grasa u otras impurezas de la superficie de líquidos hasta que queden completamente transparentes. ESTOFADO: Guiso en el que todos sus componentes se ponen crudos y a la vez. F FARSA O RELLENO: Relleno para hojaldres, terrinas, pescados, crustáceos, piezas de carne o verduras, muy bien picados o molidos, y condimentados.
  • 147. 147 FINAS HIERBAS: Son hierbas finamente picadas de distinta composición para salsas y sopas. En ocasiones también escalonias picadas. FLAMEAR O FLAMBEAR: Rociar un alimento con un licor y prenderle fuego para quemar el contenido de alcohol de un plato y que permanezca el sabor del licor empleado. También se hace para conseguir una espectacular presentación en la mesa. FONDANT: Crema de pastelería hecha con agua, limón y azúcar glas, que se utiliza para bañar tartas y pasteles. También nombre que se le da al chocolate preparado para cubertura. FONDO: Extracto que se consigue al cocer moluscos y crustáceos, pescado, carne o verduras. Sirve como base para las salsas y sopas. El fondo oscuro se prepara con carnes de buey y ave. El fondo claro es una mezcla de harina y mantequilla, trabajadas a fuego lento hasta que adquieran un tono dorado. FONDUE: Palabra francesa que significa «derretir» y que se refiere a los alimentos cocinados en un recipiente para fondue, sobre la mesa. Tradicionalmente, se sumergen dados de pan en queso derretido; otras variantes introducen carne en aceite caliente (fondue bourguignonne) y dados de bizcocho en chocolate derretido. FORRAR: Cubrir un molde con mantequilla, aceite y/o harina y papel de hornear para evitar que la preparación se pegue. También se pueden utilizar alimentos como lonchas de tocino, hojas de espinacas y bizcochos de soletilla. FREÍR: Cocinar los alimentos en abundante grasa caliente hasta que el alimento adquiera un color dorado. Cuando se fríe por inmersión los alimentos quedan sumergidos en él. Los alimentos salteados se cocinan con una capa de grasa en la base de la sartén para evitar que se peguen. Freír removiendo significa freír pequeños trozos de alimentos a fuego vivo sin dejar de remover, tradicionalmente en un wok. FREIR EN SECO: Freír sin utilizar grasa o aceite. Este método se suele utilizar para tostar especias indias, panes planos y tortillas mejicanas. FRITURA: Baño en grasa para freír trozos de pescado, carne o ave; también se utiliza para mariscos, como por ejemplo, gambas, calamares. La preparación se sumerge en una cesta metálica en aceite hirviendo. FUMET: Caldo aromatizado que se prepara generalmente con las espinas del pescado, habitualmente blanco, aunque algunas veces también se prepara con caza, y que se utiliza para aromatizar líquidos de sabor suave. Se utiliza frecuentemente en la cocina francesa clásica. G GELATINA: Gelatina en polvo u hojas para cuajar líquidos. GLASEADO DE FONDANT: Mezcla de textura blanda de agua, azúcar y glucosa cocida a punto de bola blanda y después trabajada hasta que queda flexible y homogénea. Se utiliza para decorar platos. No hay que confundirlo con el glaseado que se suele utilizar en los pasteles de fantasía preparados con azúcar, agua y crémor tártaro. GLASEAR: Cubrir los alimentos con un líquido poco denso (dulce o salado) que queda liso y brillante al solidificarse. Se puede hacer con un caldo de carne reducido (áspic), con confitura derretida, yema de huevo o chocolate. También se refiere a los caldos de carne o pescado muy reducidos. GLICERINA: Especie de almíbar de alcohol que se agrega a los alimentos para mantenerlos jugosos. Se suele añadir al glaseado real para evitar que se cristalice.
  • 148. 148 GLUTEN: Proteína que se encuentra en la harina y que aporta elasticidad. La harina con alto contenido en gluten es la mejor para el amasado del pan. La harina de bajo contenido en gluten, como la que se utiliza en los bizcochos, es más blanda y menos elástica. GRATINADO: Plato cubierto con queso rallado y con un poco de mantequilla y algunas veces pan rallado y que se gratina u hornea en una fuente poco profunda hasta que la superficie aparece crujiente. GRATINAR: Calentar un plato al horno o bajo el grill a fuego vivo para que tenga una costra marrón por encima. GUARNICIÓN: Acompañamiento o aderezo de plato. Esta determina la mayoría de las veces el nombre del plato. H HARINA ATA: Harina integral extremadamente fina que se utiliza para hacer panes planos; se vende en tiendas orientales. HELAR: Enfriar un alimento o una bebida entre cubitos de hielo o en el refrigerador. HERVIR: «Llevar a ebullición», significa calentar un líquido hasta que empiezan a salir burbujas que rompen la superficie (100 ºC). Hervir también significa cocer los alimentos en un líquido hirviente. HIDRATAR: Poner un producto, desecado, en agua para que recupere humedad y adquiera una consistencia blanda. HOJA DE ORO Y PLATA: «También denominada varak» hojas comestibles delgadísimas de oro o plata que se utilizan como decoración de postres. Estas hojas se venden en las tiendas indias, en forma de láminas frágiles. HOJALDRE: Envoltorio de pasta de hojaldre para rellenar. HORNEAR: Cocinar los alimentos en el horno. Para obtener mejores resultados, es mejor utilizar un termómetro para horno; la mayoría de los hornos alcanzan temperaturas diferentes a las que marca el indicador del horno. HORNEAR A CIEGAS 0 SIN RELLENO: Hornear la pasta antes de rellenarla. Para que conserve su forma, la pasta se suele pinchar y forrar con papel de hornear o de aluminio y cubrir con legumbres o bolitas para hornear. I INCORPORAR: Amalgamar una mezcla ligera y etérea con una más pesada. La más ligera se pone sobre la más pesada y con una cuchara metálica grande o una espátula de goma se mueve suavemente en forma de ocho, de forma que ambas mezclas se unan sin perder aire. INFUSIONAR: Somatizar un líquido con ingredientes aromáticos corno especias, cascara de cítricos o vainilla. J JUGO: jugo de carne o fondo de un asado, fondo marrón.
  • 149. 149 JULIANA: cortar los alimentos en tiras finas. Se suelen cortar así las hortalizas o trufas que sirven como adorno o acompañamiento, para que cuezan rápida y uniformemente y para proporcionarles una bonita presentación. L LÁMINAS: Rodajas muy finas, normalmente de trufas, champiñones, patata, ajo, pepino o calabacín. LEVADURA: sustancia que se utiliza para elevar las pastas y para aumentar el volumen de las preparaciones horneadas. Para el pan, la más común es la levadura fresca o de panadero, para los bizcochos, la levadura en polvo o química y el bicarbonato. LEVAR: Efecto que produce la levadura en una masa al fermentar, aumentando notablemente su volumen. LICUAR: Convertir en líquido un alimento por fusión con calor o por trituración. LIGAR: Operación de agregar a una salsa, ya preparada, yemas o mantequilla y revolverla para conseguir una salsa fina y bien mezclada. También añadir una pequeña cantidad de fécula a una salsa para que se trabe ligeramente. LIGAZÓN: mezcla de yema de huevo y crema de leche que se utiliza para espesar salsas, sopas y guisos. Para que no se corte, hay que retirar el recipiente del fuego poco antes de servir el plato. M MACEDONIA: Conjunto de varias clases de verduras o frutas picadas. MACERAR: Remojar los alimentos en un líquido, generalmente un alcohol o licor, para ablandar su textura e impartirles sabor. MACHACAR: Golpear la carne con un mazo para ablandarla al romper sus fibras. Esta operación no es recomendable con la carne porque pierde sus jugos, pero resulta imprescindible para ablandar el pulpo antes de cocerlo. MAJAR: Machacar y aplastar en el mortero determinados alimentos. MANTEQUILLA AMASADA: En francés beurre manié. Es una pasta hecha con las mismas cantidades de harina y de mantequilla que se utiliza para espesar salsas, sopas y guisos. MARINADA: Líquido compuesto de hierbas y especias (vino, zumo de limón, vinagre, leche agria o suero de mantequilla) para conservar y ablandar la carne y el pescado. También algunas salsas para ensalada se denominan marinada. MARINAR: Poner los alimentos en un líquido muy aromatizado, cuya composición puede variar dependiendo del resultado que queramos obtener. Las marinadas aportan sabor, jugosidad y ablandan la preparación. MARIPOSA: Abrir un alimento (pierna de cordero, pechuga de pollo, langostinos) por el centro, sin llegarlo a atravesar completamente. Las dos mitades se abren y parecen una mariposa. MARMOLADO: Se utiliza para describir la mezcla de dos pastas diferentes en un bizcocho, generalmente de diferentes colores. También se denomina así a las líneas de grasa de la carne.
  • 150. 150 MASA: Mezcla cruda para crépes, tortas y bizcochos. Puede ser espesa o líquida. También se utiliza para describir la cobertura de los alimentos que van a freírse, como el pescado. MECHAR: Insertar tiras de grasa (generalmente de cerdo) en trozos magros de carne, para proporcionar un sabor más jugoso y suculento. MEDALLÓN: Trozo de carne pequeño y redondo, tierno y magro, que necesita un tiempo de cocción muy corto. MEDIA GLASA: Salsa espesa y de sabor intenso, o base de una salsa, hecha con caldo concentrado, vino y a veces glasa de carne. MÉDULA: Sustancia grasa, blanca o amarillenta situada en la columna vertebral y en el interior de los huesos. En las vieiras también se denomina médula a las huevas de color naranja. MELANGE: Palabra francesa que significa «mezcla» y que generalmente se refiere a la combinación de dos a más frutas u hortalizas que se preparan juntas. MEUNIÈRE: Término francés para describir un plato cocinado en mantequilla, sazonado con sal, pimienta y zumo de limón y decorado con perejil. MEZCLAR: Usar una cuchara, batidora de varillas o eléctrica para juntar uniformemente dos o más ingredientes. MIREPOIX: Verdura frita (generalmente zanahoria, cebolla, apio y puerro) cortadas en dados irregulares que se utilizan para aromatizar salsas, sopas y guisos. Se hace rehogando ligeramente los trocitos de hortalizas, a veces con trocitos de magro de cerdo, con hierbas y laurel. MOLER: triturar en un mortero con su mano o un robot eléctrico los alimentos hasta reducirlos a polvo o en trozos muy pequeños. También se pueden utilizar molinillos especiales para especias o café. MONTAR: Preparar un plato para servir, dar una forma determinada a un alimento y servirlo adornado o decorado estéticamente. Batir una salsa o sopa con mantequilla. MORTIFICAR: Dejar madurar la carne recién muerta. MOUSSE: Preparación ligera y etérea, dulce o salada, de ingredientes batidos y mezclados (crustáceos, pescados, carnes o aves). Muchas veces se pone dentro de un molde decorativo y se suele servir desmoldado frío o caliente. MUSELINA: Término utilizado para describir una mousse de textura muy rica a la que se le suele añadir crema de leche batida. La crema muselina es una crema pastelera enriquecida con mantequilla. N NAPAR: Cubrir con salsa o gelatina. NOISETTE: Parte pequeña y tierna del costillar del cordero rodeada de una tira fina de grasa y que se suele atar con un bramante. Esta palabra significa «avellana» en francés y también se utiliza para describir la mantequilla marrón o beurre noisette. NUECECITA: En el caso de las vieiras, la carne del músculo, blanca y fuerte.
  • 151. 151 Ñ ÑORAS: Pimientos secos redondeados, especialmente utilizados en la región levantina como condimento en la paella y en la salsa romesco. O OREJÓN: Melocotón o albaricoque deshuesado y secado al sol P PAISANA: Mezcla de hortalizas (generalmente patatas, zanahorias, nabos y col) generalmente cortada en pequeñas formas geométricas. Se suele utilizar para adornar sopas, carne, pescado o tortillas. PAPILLOTE: Envolver los alimentos en papel de aluminio formando paquetes herméticos, y someterlos a una cocción corta en el horno. De esta manera se conservan todas sus propiedades y sabor al cocinarse en su propio jugo. PAPRIKA: Variedad de pimiento muy extendida en Hungría. Se utiliza seco y pulverizado, como el pimentón. Es imprescindible en el goulash y sirve como condimento a pollos y salsas. PARFAIT: Helado hecho con crema de vainilla y nata batida. PASTA: Mezcla de harina y agua, que normalmente lleva más ingredientes, trabajada hasta que está lo bastante compacta para mantener la forma, pero lo suficientemente maleable para amasarla a mano. También alimentos finamente molidos hasta conseguir una textura extremadamente fina, por ejemplo, pasta de almendras. PASTA QUEBRADA: Pasta que se utiliza para cubrir moldes; la versión azucarada se denomina pasta quebrada azucarada. PATÉ: Mezcla fina de textura gruesa que se suele preparar con carne y/o hígado, hortalizas o pescado, sazonada o especiada y puesta en un molde. PICAR: Cortar alimentos, generalmente carne, en trozos muy pequeños. Se puede hacer con un cuchillo o una picadora. PINCHAR: Agujerear los alimentos para que desprendan aire o jugos durante la cocción. La piel de pato se pincha antes de cocinarla para que suelte la grasa. POCHAR/REHOGAR: Someter un alimento a cocción lenta con poca grasa, y en los propios jugos de los alimentos el tiempo necesario para que se ablanden pero sin que tomen color. PUNTO DE NIEVE: Batir las claras de huevo hasta que adquieran consistencia y se vuelvan blancas. También se llama punto de merengue. PURÉ: Alimentos que han sido batidos o tamizados para formar una especie de papilla. Para hacerlo, normalmente se utiliza una batidora eléctrica, pero también se puede utilizar un pasapurés o un tamiz para obtener el mismo resultado. Q QUENELLES: Óvalos de una mezcla de textura blanda como la mousse de pescado o el helado formados con dos cucharas. Este término también se refiere a las albondiguillas de la misma forma.
  • 152. 152 QUITAR LAS BARBAS: Quitar las barbas de las conchas (el borde del manto). En el caso de los mejillones los filamentos del viso de la valva. R RAGÚ: Plato de pescado, carne, verdura, conchas o mariscos troceados y espesado con una salsa bien condimentada. Se utiliza también como relleno. RAMILLETE DE HIERBAS: Hierbas, verduras y especias de diversas clases que sirven para sazonar caldos y las salsas. RASPAS/CARCASA: Esqueleto de crustáceos, pescados y aves. REBOZADO: Pasta que se utiliza para cubrir alimentos que se van a freír. REDAÑO: Membrana fina procedente del estómago de un animal, generalmente del cerdo. Se utiliza para envolver carnes magras y picadas para que queden más jugosas. REDUCIR: Hervir líquidos tales como fondos, sopas o salsas para conseguir que se concentren y queden espesos. Al hervir rápidamente en un recipiente destapado el líquido se evapora y se obtiene un sabor más concentrado. REFRESCAR: Sumergir un alimento, después de haberlo blanqueado, en agua helada para detener la cocción y para que conserve su color en el caso de las hortalizas verdes. REHOGAR/POCHAR: Someter un alimento a cocción lenta con poca grasa, y en los propios jugos de los alimentos el tiempo necesario para que se ablanden pero sin que tomen color. REMOJAR: Sumergir ingredientes secos en un líquido caliente para rehidratarlos o para dar sabor al líquido. También empapar un bizcocho con un almíbar de azúcar aromatizado o licor. RISOLAR: Dorar un alimento, previamente cocido, a fuego vivo. ROCIAR: Mojar con una cuchara o pincel los alimentos durante la cocción con caldo, grasa o su fondo de cocción, da sabor y los deja más jugosos. RISOTTO: Arroz preparado a la italiana que lleva queso u otros ingredientes y tiene una consistencia cremosa. ROMESCO: Salsa catalana, semejante a un refrito, hecha con cebolla, tomate, pimiento seco, sal, ajo, almendra tostada, etc. Se utiliza en muchos platos típicos catalanes. ROSBIF: Pieza de carne asada al horno, generalmente de la parte del lomo bajo o solomillo. Se sirve dorada por fuera y poco hecha por dentro. ROUX: Mezcla de harina y grasa cocinada a fuego lento sin dejar de removerla. Se utiliza para espesar y como base de muchas salsas y sopas. Hay tres roux clásicos, blanco, dorado y oscuro; el color y el sabor dependen del tiempo de cocción. ROYAL: Guarnición para sopa a base de huevo, leche, sal y nuez moscada. Se bate y cuece al baño maría. Al cuajar se corta en cubitos que se añaden a la sopa. S SABAYÓN: Crema ligera hecha a base de yemas de huevo y vino o licor. Si lleva azúcar se utiliza en repostería.
  • 153. 153 SALPICÓN: Picadillo de pescados o mariscos, e incluso de carne, ave o jamón, que se aliña con una vinagreta en la que intervienen hortalizas. SALSEAR: Echar sobre el alimento la salsa que le corresponde. SALTEAR: Freír rápidamente trozos de carne, pescado o ave. SALVITXADA: Salsa típica con la que se acompañan los calçots. SAMFAINA: Salsa o pisto típico de la cocina catalana hecho con berenjena, cebolla, pimiento verde y rojo, tomate y calabacín. SAVARIN: Pastel de masa de levadura, con forma de corona, que se empapa en almíbar y ron. SAZONAR: Condimentar un alimento con sal y especias. SELLAR: Dorar una carne a fuego vivo para cerrar los poros y evitar que pierda jugos. SÉMOLA: Pasta de sopa reducida en granos menudos. También recibe este nombre el trigo machacado que se utiliza para preparar el cus-cus árabe. SILLA: Corte de carne (generalmente de cordero, carnero o ternera lechal) muy tierno de un lomo sin separar (del costillar a la pierna). SIROPE: Almíbar ligero hecho con agua y azúcar que se utiliza en repostería. SOASAR: Dorar carne, ave o pescado rápidamente a fuego vivo, dejando el centro ligeramente crudo. SOFREÍR: Poner a freír en aceite sin que el alimento tome color. SUPREMA: Plato realizado con las mejores partes del animal, preparado de un modo especialmente fino. T TAMIZAR: Pasar ingredientes secos a través de un tamiz para que los trozos más grandes se queden en él y separados del polvo fino. Se suele hacer al preparar masas y pastas para airear los ingredientes. TERRINA: Molde o la preparación que contiene. Suele ser una mezcla de varios ingredientes parecida al paté. TIAN: Nombre francés de una fuente de loza poco profunda y también de los alimentos que en ella se cocinan. TIBIO: Término que se utiliza para describir la temperatura de un líquido cuando está templado o a la temperatura del cuerpo (37 ºC). TIMBAL: Molde pequeño que se suele utilizar para dar forma a cremas y preparaciones de arroz. TOCOFENOLES: Antioxidantes naturales que aumentan la estabilidad de los alimentos grasos y cumplen una importante actividad biológica. Los tocofenoles son las principales sustancias con propiedades antioxidantes presentes de forma natural en aceites. Previenen las reacciones de peroxidación de lípidos característica del fenómeno de enranciamiento. El conjunto de tocofenoles se llama también vitamina E. No obstante, el uso de tocofenoles como
  • 154. 154 antioxidantes en un alimento no autoriza a indicar en su publicidad que ha sido enriquecido con dicha vitamina. TORNEAR: Técnica clásica francesa que consiste en recortar hortalizas como zanahorias y nabos, en forma de pequeños barriles. TRABAR: Ligar o engordar una salsa mediante la adición de yema de huevo, harina, nata batida o mantequilla. TRABAJAR: Remover durante cierto tiempo con una cuchara las salsas, masas o pastas, a fin de dejarlas listas. También amasar largamente la masa del pan. TRANCHE: Esta palabra significa rebanada o loncha en francés y se suele utilizar para describir un rectángulo de hojaldre fino. TRINCHAR: Cortar las piezas que se cocinan enteras para servirlas en los platos. TRONCO: término que se utiliza para describir el filete de un pescado plano grande. U UNTO: Grasa de cerdo rancia que se utiliza en la preparación de algunos platos regionales, por ejemplo el caldo gallego. V VACHERIN: Postre a base de planchas de merengue con nata o crema. También queso franco-suizo de pasta blanda. VELOUTÉ: Salsa hecha con un caldo, al que se agrega un fondo rubio para espesarlo- Tiene aspecto aterciopelado, de ahí su nombre. VILLAGODIO: Gran chuleta de la parte de entrecot de una res. VOLOVÁN: Pastel de hojaldre, en forma de cuenco con tapa, que se rellena con mariscos, carnes, aves. Z ZURRUKUTUNA: Plato típico vasco consistente en una sopa hecha a base de bacalao deshilachado, pan y patatas rehogadas con pimentón.
  • 155. 155 HOGAR
  • 156. 156 ACERO INOXIDABLE: Si en tus utensilios de acero inoxidable aparecen manchas amarillentas, introdúcelos en un remojo de leche o yogur diluido durante media hora. Luego aclara y seca: las manchas desaparecerán. Si han perdido su brillo inicial rocíalos con sifón, deja que actúe y después, pule bien con un paño. Volverán a brillar sin problemas. ADHESIVOS RESISTENTES: Muchas veces las etiquetas de los precios y los adhesivos que colocan en piezas de cristal, porcelana o madera se resisten a salir, o dejan marcas de pegamento que al fregar no acaban de desaparecer. Para eliminarlos por completo con suavidad, sólo tienes que frotar la zona con la puntita de un paño empapada en aceite: el adhesivo y el pegamento desaparecerán sin dificultad dejando intacto el material. AGUJAS OXIDADAS: Si eres aficionada a la costura, pero tus agujas se han oxidado, no hace falta que las tires porque puedes devolverles su brillo: déjalas en remojo con refresco de cola durante toda la noche. Por la mañana sólo tendrás que secarlas muy bien y el óxido habrá desaparecido. Y para que no se vuelvan a oxidar, pon un trocito de jabón en pastilla dentro del costurero y pínchalas en el. Si estás cosiendo una tela gruesa y la aguja se resiste a pasar por ella, coge una pastilla de jabón y frota la aguja; verás que la aguja se desliza más fácilmente y puedes seguir cosiendo. Cuando notes que reaparece el esfuerzo, vuelve a realizar la misma operación. AGUJEROS EN LA PARED: Si has quitado un clavo de la pared y ha quedado un agujero, compra una tiza e introdúcela hasta el fondo del agujero. Luego lima lo sobrante y pinta con un pincel el antiguo agujero del mismo color que la pared. AHUYENTAR LAS POLILLAS: Coge un puñadito de hojas de menta e introducirlo en un pañuelo de tela; haz un nudo y deposita unos cuantos pañuelitos en los estantes o barras del armario: las polillas detestan ese aroma y se mantendrán alejadas. También es muy útil introducir en tus armarios unos saquitos de algodón en los que meterás cortezas secas de limón. ALFOMBRA LEVANTADA: Sucede muchas veces que una de las esquinas de una alfombra se levante sin saber por qué y todo el mundo acaba tropezando con esa esquina que sigue alzándose sin parar. Para que recupere su posición original, humedece bien la esquina afectada por el revés con una mezcla de agua y alcohol. Ponla en su posición y aplica un peso durante unas horas hasta que la alfombra haya recuperado su forma. ALFOMBRA, QUEMADURA: Frota la zona suavemente con un papel de lija fina. A continuación hierve 250 ml. de vinagre blanco, 50 g. de talco sin perfume y una cebolla grande rallada. Prepara una pasta, deja que se enfríe y aplícala sobre la zona quemada. Una vez seca, hay que cepillar. ALMIDÓN CASERO: Pon a cocer dos cucharadas de arroz en una taza de agua. Cuela el líquido resultante y utilízalo en una botella con spray para rociar las prendas antes de plancharlas. ALUMINO BRILLANTE: ¿Tienes alguna cacerola o recipiente de aluminio que ha perdido el brillo? Frota su superficie con un paño humedecido en un poco de aceite y unas gotas de alcohol de quemar. Bastará para devolver su lustre al aluminio.
  • 157. 157 ÁMBAR BRILLANTE: Si tienes una joya o un objeto decorativo de ámbar, puedes devolverle su brillo frotándolo con un paño suave empapado en alcohol de quemar. Luego, sécalo bien con un paño limpio, suave y seco. AMBIENTADOR CASERO: Coge unas pieles de manzana y deja que se sequen al sol durante unos días. Cuando veas que están bien secas, introdúcelas en unas bolsitas de tela fina y cuélgalas del armario: el aroma es buenísimo y duradero. ARAÑAZOS EN MUEBLES: Si tienes un mueble de madera con un arañazo profundo, te damos la solución ideal para disimularlo: frota con un diente de ajo bien fresco y cortado por la mitad la hendidura hasta que quede completamente rellena, déjalo secar y quita el sobrante pasándole una lija muy fina. ARMARIOS CON OLOR: Si notas que algún armario de la ropa, de la cocina o del baño desprende mal olor, prueba a limpiarlo muy bien y a introducir en su interior un vaso de leche hirviendo. Déjala allí dos o tres horas, hasta que se enfríe: el olor habrá desaparecido. ASPIRADOR, ACCESORIOS: Conviene de vez en cuando sumergir los cepillos en agua jabonosa en la que echarás unas gotas de amoníaco. Una vez aclarados y secos, péinalos con ayuda de un peine que tenga las púas separadas. AZULEJOS, Taladrar: Primero utiliza una broca para vidrio (que no traspasa) y a velocidad muy lenta, con ella conseguirás formar un huequecito para la segunda bronca. A continuación utiliza la broca para piedra y acabarás de agujerear el azulejo sin problema. BALDOSAS CON HUMEDADES: Si en las baldosas de tu cocina o baño han aparecido antiestéticas manchas de humedad, podrás eliminarlas aplicando sobre ellas vinagre hirviendo. Para quitar las manchas de grasas aplicar vinagre puro sobre ellas, dejando que actúe un ratito y retirándolo con una bayeta humedecida en jabón desengrasante. Quedarán sin rastro de grasa. BAÑERA, MANCHAS DE ÓXIDO: Las manchas de óxido que suelen acabar apareciendo en la bañera y resto de los sanitarios de casa se eliminan preparando una pasta con bórax y zumo de limón y aplicándola sobre las zonas manchadas. Se deja reposar y después se retira. BANDEJA DE CUBITOS DE HIELO: Para que no se peguen al congelador, antes de rellenarla con agua fría, frota la base de la misma con un poco de aceite. No se pegará. BATIDORA –AFILAR- Las palas de la batidora, con el uso y el paso del tiempo, pierden un poco de su poder triturador. Si lo has notado en la tuya, puedes devolverle su filo si introduces en el vaso unos cubitos y hielo y accionas la batidora: las aspas se afilarán y volverán a cumplir perfectamente su función. BAYETAS NUEVAS: Cuando vayas a estrenar una bayeta nueva, introdúcela antes en un buen remojo de agua hirviendo durante unos minutos y escúrrela bien: su poder de absorción se multiplica y además, será mucho más duradera.
  • 158. 158 BOLSO DE PIEL BLANCA: Si necesita una limpieza, pasa por la piel de todo el bolso un disco de algodón con leche desmaquilladora. Después, sólo tienes que pulirlo con un paño seco para que quede brillante y sin restos de leche, Introdúcelo en una bolsa de tela y guárdalo. BORDADOS, PLANCHAR: Si tienes alguna sábana o colcha con bordados que nunca quedan bien al plancharlos, prueba de esta manera: cuando la pieza todavía esté húmeda, pon una toalla mullida sobre la tabla de planchar y coloca el relieve del bordado hacia abajo sobre ésta. Plancha bien por el revés y quedará bien. BRILLOS EN LA ROPA: ¿Has planchado una prenda y se ha quedado brillante? Pasa inmediatamente por encima de ella un paño limpio empapado en agua y vinagre a partes iguales. Los brillos desaparecerán. BROCHAS DURADERAS: Antes de estrenar una brocha o pincel, deja las cerdas en remojo durante toda la noche. Para las brochas de pelo natural, les irá bien el aceite de linaza. Para las de nailon o sintéticas bastará con agua sola. Te durarán mucho más tiempo y no se desprenderán las cerdas. BROCHAS, LIMPIAR: Una forma de limpiar las brochas y pinceles de pintura consiste en dejarlos sumergidos en un recipiente con vinagre caliente, repitiendo la operación las veces que sean necesarias. Después, aclara bien con agua jabonosa hasta eliminar cualquier resto de pintura. BRONCE BRILLANTE: Una receta casera que devolverá el brillo al bronce es frotar el objeto con una mezcla de zumo de limón, agua y amoníaco a partes iguales. CACEROLA QUEMADA: Puedes recuperar la cacerola si la espolvoreas con abundante bicarbonato, agregas un poco de agua y la dejas en remojo durante unas cuantas horas. Seguidamente usa tu lavavajillas habitual y verás lo nueva que queda. CADENA CON NUDOS: Es sencillo, pero necesitarás paciencia. Primero, impregna la cadena con vaselina y deja que actúe unos minutos. A continuación, con un alfiler ve deshaciendo uno a uno los nudos: así será mucho más fácil. CAFETERA SIN CAL: Para eliminar los restos de cal que se adhieren a las paredes del depósito de agua, prepara una cafetera llenando el depósito únicamente con agua y vinagre al 50%. Una vez hecho, deja reposar durante 15 minutos, aclara muy bien y vuelve a hacer otra cafetera solo con agua. ¡Quedará limpísima y sin rastros de cal ni olores desagradables! CACEROLA CON RESTOS PEGADOS: Si has preparado chocolate o cualquier otro alimento que se ha quedado pegado a la cacerola, puedes eliminarlo poniendo a hervir agua a la que añadirás una cucharada de bicarbonato y una de sal. Los restos se irán desprendiendo poco a poco, a medida que el agua va hirviendo y podrás fregarla con mucha facilidad. CAJONES ATASCADOS: a veces, los cajones de madera se atascan y cuesta abrirlos. Puedes repararlos, si frotas una vela o una pastilla de jabón por la parte inferior de sus guías. Con este sencillo truco conseguirás que se deslicen fácilmente.
  • 159. 159 CALCETINES BLANCOS: Los calcetines de deporte blancos son difíciles de mantener con ese color. Cuando los laves en la lavadora añade al vasito del detergente que utilices, otro de lejía y el zumo colado de un limón. Seguro que salen blanquísimos. CALZADO BRILLANTE: Frótalos con una media, se aseguramos que sacan un brillo excepcional. Por eso, las medias o pantis viejos o rotos no los tires. CENICEROS CON MANCHAS: Si algún cenicero de cerámica se ha manchado de nicotina y no sabes cómo eliminar los restos amarillentos que han quedado incrustados en el material, frota sencillamente la zona con sal de mesa. Verás cómo desaparecen sin dejar ni rastro. CEPILLOS Y ESCOBAS: ¿las escobas y cepillos sintéticos de tu casa necesitan un buen lavado? Para dejarlos impecables sólo tienes que sumergirlos durante una hora más o menos en un cubo lleno de agua al que añadirás una cucharada sopera de amoníaco. Pasado ese tiempo sólo tienes que enjuagar muy bien con agua y dejar que se sequen completamente antes de volver a utilizarlos. CEPILLOS DEL PELO –LIMPIAR-: Un truco para eliminar la suciedad de los cepillos de pelo es cubrir las cerdas o púas con abundante espuma de afeitar. Deja que actúe media hora y acláralos bien con abundante agua: la suciedad habrá desaparecido. CERILLAS HÚMEDAS: Si las cerillas de tu cocina se han humedecido y resulta que no logras que prendan y encender el fuego, pincela la cabeza de cada cerilla con un poquito de esmalte para uñas, deja secar y seguidamente podrás encenderlas sin dificultad. CERRADURA QUE SE RESISTE: Si la cerradura de tu casa se resiste a abrir la puerta y no tienes a mano un producto para engrasarla, puedes recurrir a utilizar un limpiador de madera en spray o un poco de aceite. Si aún así se resiste, es posible que tengas que cambiarla. CISTERNAS EN BUEN ESTADO: Un buen recurso para que la cisterna del inodoro funcione siempre a la perfección consiste en vaciar semanalmente dentro de ella un vaso de vinagre, dejando que actúe toda la noche. Así se evitarán los depósitos de cal u otros residuos en el interior. COBRE LIMPIO: Para limpiar un objeto de cobre, hazlo frotando con un paño humedecido en vino tinto caliente. Luego seca y pule frotando enérgicamente con un paño suave. También una buena forma es frotarlo con media cebolla o medio limón untado con sal. Frota formando círculos sobre la mancha hasta que desaparezca. COJINES BLANCOS: ¿Tienes unos cojines blancos en el sofá que no pueden lavarse y ya están algo rozados? Espolvorea sobre ellos un poco de maicena y deja que actúe durante media hora o algo más. Después, sólo tendrás que sacudirlos y cepillarlos bien y verás cómo quedarán bastante más limpios. COMIDA PEGADA: Si en la olla o cazuela en la que has cocinado alimentos se han quedado pegados algunos restos, no los rasques, ya que podrías estropear la pieza; llena el recipiente con agua caliente y añade un buen puñado de sal. Tápalo y déjalo reposar. Al cabo de un rato, los restos se irán desprendiendo con facilidad.
  • 160. 160 CORTINAS LIMPIAS: Si quieres que las cortinas de tus ventanas duren más tiempo limpias, evita el uso de suavizante porque provoca que el polvo se adhiera a ellas con mayor facilidad y da preferencia al truco de nuestras abuelas: haz el último aclarado de la lavadora añadiendo un puñadito de azúcar. ¡No falla! CREMALLERA ATASCADA: Con los lavados, las cremalleras metálicas suelen atascarse. Para que vuelvan a deslizarse sin problema y mantenerlas en buen estado permanente, aplica con cuidado, un poquito de vaselina en la zona metálica. Verás como siempre se deslizará sin problemas. También da resultado aplicar en toda la superficie de la cremallera un poco de laca para el pelo. Cuando vayas a lavar unos pantalones, procura que las cremalleras estén siempre cerradas. De esta forma no rozan entre sí o con otras prendas y no se estropearán. CRISTALERÍA FINA: Un truco imprescindible para lavar a mano las copas de cristal fino y bueno, consiste en llenar la pila de agua tibia jabonosa (no demasiado caliente porque una dilatación brusca del cristal lo rompería), introduciendo las copas de costado, nunca de pie (para que la temperatura del agua afecte equilibradamente a toda la superficie de la copa). De esta manera no se romperán al lavarlas. CRISTALERÍA SIN BRILLO: Para que las copas o vasos de tu cristalería recuperen el brillo perdido, introdúcelos en un remojo de agua caliente a la que añadirás un puñado de sal. Luego, aclara rápidamente y seca con un paño que no deje pelusa ni hilos. Si notas que las piezas están algo opacas, lávalas utilizando agua jabonosa y una esponja suave. Después, aclara bien e introdúcelas, una a una, en un barreño con agua en el que habrás vertido el zumo de dos limones. Escurre y seca. ¡Brillarán como nunca! CRISTALES LABRADOS O GRANULADOS: Los cristales labrados o granulados no son fáciles de limpiar y siempre acaban acumulando polvo y suciedad. Por eso, la mejor forma de limpiarlos consiste en utilizar un cepillo de la ropa viejo mojándolo en una mezcla de agua, amoníaco y alcohol de quemar. Finalmente, aclara bien y seca. CRISTALES SIN PEGATINAS: La mejor forma de hacerlo es mojando un paño en vinagre caliente y frotando con energía hasta que la pegatina se empape bien. Una vez humedecida saldrá sola. CRISTALES SIN SOMBRAS: Lo más molesto de limpiar los cristales de casa es que, según cómo entre la luz, se ven reflejos que estropean la limpieza que se ha hecho. ¿Quieres evitarlo? Elimina primero el polvo de los cristales, después aplica una mezcla de agua y amoníaco con un paño y, a continuación, rocía con el limpia cristales que uses y repasa bien con papel de periódico. Te darán más trabajo pero realmente quedarán impecables. CUBIERTOS DE MADERA: Antes de estrenar el menaje de madera podemos crear una capa protectora frotando los cubiertos con aceite de oliva, aclarando después con agua y volviendo a aplicar otra vez aceite de oliva. De esta forma te durarán más y será más fácil limpiarlos. También puedes utilizar este sencillo truco para los utensilios o vajillas de cocina de madera natural. Una vez cada dos meses conviene lavar a conciencia las cucharas, tenedores y espátulas de madera con las que cocinas. Para ello introdúcelos en un barreño de agua caliente y un taponcito de amoníaco. Deja que se impregnen, lava con el mismo agua y aclara muy bien.
  • 161. 161 CUBIERTOS DE PLATA: Cubrir el fondo de una palangana con papel de plata, colocar los cubiertos encima y echar agua hirviendo; a continuación añade 50g de levadura química y deja en remojo durante 10 minutos. Después, pasa una esponja por cada cubierto y aclara muy bien. Por último sécalos con cuidado. Asegúrate de que las piezas de plata estén perfectamente secas antes de guardarlas. Es mejor dejarlas fuera varias horas después de pulirlas o lavarlas. La humedad puede oxidar la plata, cosa que se manifiesta en forma de manchas negras. Cuando sólo tengas que pulir unas piezas, hazlo con pasta dentífrica. CUCARACHAS: Es imprescindible tapar bien todos los agujeros y rendijas de cocinas, lavabos y lavaderos y además, trocea varias hojas de laurel y colócalas en esas zonas por donde crees que acceden a tu casa: odian el aroma del laurel y procurarán evitarlo dirigiéndose a otro lugar. A las cucarachas les gusta el calor y la humedad, por eso siguen proliferando, incluso en invierno, debajo de frigoríficos o zonas con estufas. Si has visto alguna, conviene que elimines lo más posible la humedad evitando grifos o tuberías que gotean. Una trampa casera muy eficaz consiste en distribuir en la zona por la que se mueven unos vasos de cristal con el interior engrasado y, en el fondo, un poco de miel: las cucarachas treparán para ir al dulce, caerán y yo no podrán salir. CUCHILLOS A PUNTO: Si quieres que tus cuchillos de cortar estén siempre listos para utilizarlos bien afilados, frota la hoja con posos de café y evita el agua caliente siempre que los laves. Te durarán mucho más en perfectas condiciones. CUELLOS DE CAMISA: Para que los cuellos de las camisas queden sin rastro de grasa, antes de lavarlas frota la zona con tiza: absorberá la grasa y no quedarán restos después de su lavado habitual. También cuando se vuelven amarillentos, frótalos con un algodón empapado en agua oxigenada, volverán a ser blancos. CUERO BRILLANTE: Las prendas de cuero brillante deben tratarse con cremas grasas porque las protegen e impermeabilizan. Si ha perdido su brillo frota el cuero delicadamente con la piel de un plátano. A continuación, límpiala con un paño y sácale lustre. CUERO MOJADO: Si un bolso de cuero se ha manchado con gotas de lluvia, ponerlo sobre un recipiente con agua hirviendo que desprenda vapor. Una vez que esté bien seco, darle betún incoloro para obtener lustre. CUERO, OLOR: Cuando compramos una prenda o una pieza de cuero, como un bolso o una cartera, es posible que notemos que huele demasiado a cuero. Para eliminar ese olor guarda la prenda o el objeto dentro de una bolsa de plástico en la que introducirás un puñado de granos de café y ciérrala herméticamente. En dos o tres días habrá desaparecido ese molesto olor a cuero nuevo. DEPORTIVAS SIN GRASA: Si las deportivas aparecen con manchas de grasa, existe un truco muy sencillo para eliminarlas: rocía la zona con un producto limpia-hornos, deja que actúe unos minutos y lávalas en la lavadora. DEPORTIVAS MUY SUCIAS: Introduce las deportivas en un remojo de agua tibia con dos puñados colmados de sal y déjalas durante cinco horas. Después frótalas con ayuda de un cepillo humedecido en agua, detergente lavavajillas y unas gotas de amoníaco. Vuelve a dejarlas en remojo en el agua de lavado durante una hora. Por último, aclara muy bien y sécalas a la sombra.
  • 162. 162 DESAGÜES LIMPIOS: Para desatascar los desagües de tu hogar mezcla 150 g. de bicarbonato, 30 g. de tártaro y un cuarto de kilo de sal. Echa unas cuatro cucharadas de la mezcla en cada desagüe y deja que actúe durante media hora y haz que corra el agua. Es eficaz y absolutamente ecológico. DESAGÜES SIN ATASCOS: Es imprescindible controlar que no se cuelen pelos ni restos de comida. Un truco muy fácil, que ayudará a que el atasco no se produzca, consiste en echar una vez por semana en todos los desagües de la casa una cucharada grande de sal de mesa humedecida con agua. Un buen remedio es echar por los desagües el agua de cocer patatas. Los mantendrá siempre en perfecto estado. DESAGÜES SIN OLOR: Antes de ir a acostarte echa en cada uno de ellos una cucharada sopera de bicarbonato. Sin echar agua, que actúe durante toda la noche y en pocos días, notarás cómo el mal olor va desapareciendo gradualmente. DESTEÑIDOS: Si al lavar la ropa una prenda ha desteñido y ha manchado otras, introduce las últimas en un remojo de agua caliente con un puñado de hojas de laurel y déjalas en remojo hasta que suelten el tinte. Después, aclara con agua fría. DOBLADILLO MARCADO: ¿El dobladillo de una prenda ha sido bajado y se marca demasiado? Un truco excelente para eliminar esas marcas consiste en planchar la zona con un paño encima humedecido en agua mezclada con un poco de amoníaco. Verás que fácil. También si pasas a lo largo de toda la raya una esponja empapada en vinagre blanco. ELECTRODOMÉSTICOS AMARILLENTOS: Si has notado que el esmalte de los electrodomésticos blancos se están poniendo amarillento, no dudes en aplicar este truco: empapa un paño o bayeta en agua oxigenada pura y frota el frente amarillento del aparato insistiendo en las manchas. Luego, deja que se seque y pasadas un par de horas, frota con un paño bien seco. ENCUADERNACIÓN CON GRASA: Cuando un buen libro encuadernado se manche de grasa, espolvorea la zona con polvos de talco y a continuación, pon un trozo de papel de cocina absorbente encima. Pasa la plancha caliente a temperatura mínima y el talco absorberá la grasa sin dejar rastro. ESPEJOS EMPAÑADOS: Si quieres evitar que el espejo del baño se empañe cada vez que os ducháis, límpialo bien de la forma que acostumbres y luego pasa un paño de algodón impregnado con una gotas de champú. Cuando se seque se habrá formado una capa protectora que evitará que se vuelva a empañar. ESPEJO, MANCHAS: Si tienes un espejo que presenta manchas resistentes que no sabes cómo eliminar, cúbrelas con unas gotas de Aceite, deja que ablanden la mancha y, seguidamente frota la zona con papel de seda. EXTRACTOR LIMPIO: Cuando vayas a limpiar la grasa acumulada en la campana extractora, lo harás sin mucho esfuerzo si antes de proceder a aplicar el producto especial, pones a hervir agua y zumo de limón durante 15 minutos. El vapor desprendido actuará como desengrasante y te costará menos eliminar la grasa.
  • 163. 163 FLORES SECAS SUCIAS: Si tienes en casa un decorativo jarrón que contiene flores y ramas secas, y notas que presentan polvo acumulado, aplícales el aire frío de un secador de pelo a velocidad suave: el polvo desaparecerá sin dañar el ramo. FREGADERO DE ACERO: Con el tiempo los fregaderos de acero tienden a volverse mates y perder el bonito brillo que tenían cuando estaban nuevos. Para que el tuyo vuelva a relucir, lávalo bien con detergente, aclara y sécalo con un trapo. Pasa después un paño empapado en alcohol o en vinagre blanco. Verás que rápido recupera su brillo. Si lo secas con un papel de periódico, no necesitarás ningún producto más para que queden impecables y sin restos de gotas. FRIGORÍFICO SIN OLOR: Si tu frigorífico tiende a oler mal porque se mezclan los olores de los alimentos, introduce dentro de la nevera un bol lleno de bicarbonato sódico. GRES, SUELOS: Para que los suelos de gres brillen, una vez bien fregado con tu detergente habitual pásale de nuevo la fregona bien escurrida con agua a la que habrás añadido un chorrito de vinagre. Otro truco excelente es añadir un taponcito de suavizante para la ropa. GRIETAS EN EL TECHO: Derrite jabón y aplícalo sobre la superficie agrietada. Cuando esté seco ya puedes pintarlo. Quedarán disimuladas esas grietas. GRIFOS BRILLANTES: Sólo tienes que hacerte con un bol con harina y un paño: espolvorea un poco de harina sobre los grifos, extiéndela bien y frota con el paño. HOJA ROTA EN UN LIBRO: Cuando se rompa una hoja de un libro, prueba a repararla de la siguiente forma: bate una clara de huevo a punto de nieve y moja en ella un pincel con el que pintarás la zona estropeada uniendo bien los trozos. Deja secar y ¡asunto resuelto! HORNO LIMPIO: Cuando quieras limpiar el horno sin demasiado esfuerzo, espolvorea la base ligeramente tibia con jabón para lavavajillas y cúbrelo con unas servilletas de papel húmedas. Deja que actúe durante unas horas y retira el jabón y las servilletas frotando ligeramente. Si se te ha derramado algo, espolvorea con sal inmediatamente. Cuando el horno se haya enfriado, rasca los residuos y luego pasa una esponja húmeda. Para limpiar rápidamente las piezas desmontables del horno, pon una toalla en el fondo de la bañera y amontona allí todo lo que quieras limpiar. Llena de agua caliente hasta que todas las piezas queden cubiertas y espolvorea con una taza de jabón para lavavajillas. Mientras limpias el horno, el resto se estará limpiando solo. HULE LIMPIO: Para limpiar perfectamente el hule de la mesa de comer utiliza este eficaz truco: mezcla tres partes de aceite de linaza, una parte de vinagre y una de fécula. Aplica la mezcla resultante con ayuda de un paño de lana y frota hasta que desaparezca. Después aclara y seca: el hule quedará impecable. Si está amarillento y quieres que vuelta a recobrar su blanco original, debes remojar bien la capa plástica con una esponja empapada en leche. Después, sólo tienes que aclararlo bien y secar con un paño seco. HUMEDAD EN ARMARIOS: Para eliminar el olor a cerrado y la humedad de los armarios de esas casas que están cerca de la playa o en zonas muy húmedas, no hay nada como introducir carbón en un bote metálico agujereado. Cierra bien los armarios y verás como el carbón acaba absorbiendo esos malos olores.
  • 164. 164 JARRONES DIFÍCILES: Limpiar jarrones con cuello alto y estrecho no es tarea fácil. Por eso, si tienes uno y quieres hacer más fácil la operación, llena el jarrón de agua y echa en el interior un puñado de bicarbonato. Deja en reposo durante toda la noche y por la mañana sólo tendrás que aclarar muy bien para que el jarrón esté perfecto. JERSEIS SIN BOLITAS: Un truco infalible para que no se formen bolitas y que además no suelten pelo consiste en guardarlo en una bolsa de plástico y dejarlo en la nevera cuatro días. JOYAS DE CORAL: Son preciosas y dan una luminosidad especial a las personas que las lucen. Pero requieren un cuidado muy sencillo para que siempre estén perfectas: introdúcelas en un vaso o taza con agua a temperatura ambiente y unas gotitas de detergente neutro o muy suave. Déjalas en remojo un ratito y si tiene recovecos, con la ayuda de un cepillo de dientes suave, frota las zonas más difíciles. Aclara muy bien con agua, seca y deja que se aireen sobre un trozo de papel de seda. Para guardarlas, envuélvelas en papel de seda y siempre estarán como nuevas. JOYAS LIMPIAS: Si quieres que una joya recupere su aspecto nuevo y brillante en un tiempo récord, coge un puñadito de miga de pan, haz una bola y frota con ella la joya; conseguirás que todo su brillo salga a la luz en unos minutos. LANA APELMAZADA: Si vas a guardar algún jersey de lana que ha quedado apelmazado, hazle la siguiente cura de urgencia para recuperarlo: déjalo en remojo de agua y bicarbonato durante toda la noche. Y lávalo a continuación, añadiendo dos cucharadas soperas de glicerina al agua. LANA, PLANCHAR: Si quieres que tus prendas de lana queden perfectas, ahí va un consejo que te ayudará a mantenerlas impecables: plánchalas por la parte interior colocando sobre ellas un paño húmedo y no deslices la plancha sino levántala y cámbiala de lugar durante breves periodos de tiempo. LAVADORA SIN CAL: Para que tu lavadora se mantenga en buen estado y desaparezcan los restos de cal que contiene el agua, puedes hacer una vez al mes (o cada dos meses si el agua no es muy calcárea) un lavado completo con la lavadora vacía y dos litros de vinagre a 60º. LLAVE ROTA: ¿Se ha roto la llave en la cerradura? Pues antes de llamar a un cerrajero y si las tiendas están abiertas, prueba primero a comprar en una ferretería un imán potente que aplicarás sobre la cerradura. Lo más probable es que el trozo de llave del interior salga sin problemas. LIMPIACRISTALES ECOLÓGICO Algunos limpiacristales que se venden en aerosol pueden ser peligrosos si se inhalan. Una alternativa natural para limpiar los cristales de la casa es utilizar un bote de plástico con espray, llenarlo de agua e introducir dos o tres cucharadas de alcohol de quemar. LINO Y ALGODÓN, PLANCHAR: El lino y el algodón son tejidos difíciles de planchar porque se arrugan mucho. Para que la tarea sea más fácil y duradera en el caso de sábanas o manteles, llena un pulverizador con agua y suavizante a partes iguales y pulveriza la ropa mientras planchas. Además de simplificar esta tarea, los tejidos quedarán suaves y perfumados.
  • 165. 165 LUNAS DEL COCHE IMPECABLES: La mejor forma de limpiar las lunas del coche consiste en hacerlo con el agua de cocer patatas filtrada a la que añadirás un buen chorrito de vinagre. Prueba y verás que elimina cualquier rastro de suciedad. Además conseguirás un brillo único. MADERA –PEGAR-: Cuando tengas que pegar algunos utensilios de madera, añade un poquito de serrín a la cola de carpintero que vas a utilizar. Una vez unidos, nunca volverán a despegarse esos trozos. MAMPARA LIMPIA: Para mantener en perfecto estado las mamparas de cristal de la ducha es conveniente pasarle a diario la ducha con agua caliente. Cada dos o tres semanas límpiala con vinagre y agua caliente para evitar que se formen manchas de cal o eliminarlas si ya se han formado. MANTELES -APRESTO-: ¿Has comprado un mantel nuevo y quieres eliminar el apresto que tiene? Es muy sencillo porque sólo tienes que introducirlo en un barreño con agua tibia a la que añadirás un puñado de sal y un chorrito de detergente lavavajillas. Deja en remojo unas horas y después, aclara y lava en la lavadora. MANTELES CON MANCHAS DIFÍCILES: Para que queden limpios de manchas difíciles, conviene, antes de lavarlos, dejarlos en remojo de agua con dos cucharadas de amoniaco por litro de agua. MANTEQUILLAS: Para distinguir una de calidad de otra que no lo es: La mantequilla buena es muy compacta, no excesivamente dura y el tono de amarillo que presenta puede ser más o menos intenso. La mantequilla tiene fecha de caducidad y debes respetarla porque pierde sus propiedades. MÁRMOL CON GRIETAS: ¿Se ha rajado el mármol de la encimera de tu cocina o de alguna estantería? Prepara una pasta a base de resina, cera y polvo de mármol. Rellena la grieta con se preparado, déjalo secar y elimina los restos sobrantes con una hoja de papel de lija muy fino. METALES, sacar brillo: Para sacar brillo a los objetos de acero inoxidable, frotar con un trapo humedecido en zumo de limón o vinagre. Los pequeños adornos de latón se limpian poniéndolos a hervir dentro de un recipiente con agua, sal y vinagre. Después, aclarar en abundante agua y secar con un trapo. Para las piezas de cobre, frotarlas con una bayeta empapada en vino tinto caliente y a continuación dejar secar. Los objetos cromados se abrillantan frotando un trapo impregnado en vinagre de manzana. Las manchas de grasa se eliminan con bicarbonato sódico. Las piezas de plomo se frotan con aguarrás o trementina. MICROONDAS: Mantener restos de alimentos que saltan al cocinar dentro del microondas acaba dañando al aparato. Por lo que, según la utilización, al menos una vez por semana pasar un paño humedecido en limón (si las pareces contienen grasa) o en agua con bicarbonato por el interior de las paredes del aparato. Es higiénico al tiempo que se alarga su vida útil. MIMBRE CON GRASA: Para eliminar las manchas de grasa en tus muebles de mimbre de forma definitiva, mezcla un litro de agua caliente con cinco cucharadas soperas de lejía y una de amoníaco y frota la zona. Luego, saca brillo con un trapo de algodón humedecido en aceite de linaza.
  • 166. 166 MOHO: ¿Has notado que las cortinas de tu bañera o el interior de la tapa del wc presentan manchitas de moho? Si quieres eliminarlas con facilidad, pasa por su superficie un paño empapado en agua oxigenada. Las limpiarás fácilmente y tardarán mucho más en aparecer. MOSQUITOS EN EL PARABRISAS: Para eliminarlos con facilidad sólo tienes que pasar por el cristal un paño húmedo en el que echarás un puñadito de bicarbonato sódico. ¡No quedará ni rastro! MOSQUITOS, SIN ELLOS EN CASA: Si quieres ahuyentar los mosquitos de tu cocina, habitaciones o cualquier otra estancia de la casa, coloca unas cuantas macetas en las ventanas con albahaca o hierbaluisa. Los mosquitos detestan su aroma y procurarán no acercarse a ellas. MUEBLE CHAPADO CON BURBUJAS: Con una hoja de afeitar, corta verticalmente la burbuja en el sentido de la fibra. Introduce un poquito de cola de contacto con la ayuda de un palito, presiona bien y pon un peso encima. Habrás solucionado el problema. MUEBLES DE BAMBÚ: Para darles un aspecto limpio y nuevo, mezcla un litro de agua caliente, una cucharada de esencia de trementina y tres cucharadas de aceite de linaza. Cuando hayas eliminado el polvo de los muebles, frótalos con un paño empapado en la mezcla. MUEBLES DE CAOBA: Para que brillen como el primer día sólo hay que pasarles una vez al mes un paño empapado en aceite de oliva y después abrillantarlos frotando con una gamuza seca. MUEBLES DE PINO: Para que un mueble de pino quede impecable basta con que lo limpies con un paño humedecido en agua, insistiendo en las zonas con más polvo o más sucias. Luego aclara con otro paño limpio empapado y escurrido en agua y seca bien. MUEBLES DE ROBLE: Si tienes un mueble de madera de roble debes saber que puedes limpiarlo con un paño de algodón humedecido en agua a la que añadirás unas gotas de vinagre. Luego, sécalo inmediatamente y quedará limpio. NAFTALINA, OLOR: Coloca junto a las bolas de naftalina una bolsita de tela llena de café molido, con este truco, el olor a naftalina no invadirá las prendas. OLLA QUEMADA: Ponla en el fuego tal cual con una tacita pequeña de lejía y un litro de agua, cuando empiece a hervir, apaga el fuego, deja que repose hasta que el agua se enfríe; los restos se desprenderán por sí solos y no tendrás que frotar. ORO LIMPIO: Para devolver el brillo a las joyas de oro, ponlas en un remojo de leche templada durante 10 minutos, luego, acláralas con agua y sécalas con un paño suave. También recuperará su brillo si la frotas cuidadosa pero insistentemente con miga de pan. PAELLERA LIMPIA: Para dejarla en perfectas condiciones limpia el interior primero con vinagre; después frótalo con medio limón, aclara, seca y por último, engrásala con unas gotas de aceite que extenderás con papel absorbente de cocina, así estará lista para guardar.
  • 167. 167 PANA, CUIDAR: Para que al limpiarla en casa quede bien, es necesario cepillarla de arriba abajo, antes de proceder a lavarla del revés. Una vez escurrida la prenda, hay que cepillar de nuevo en la misma dirección y dejar secar. Es mejor no plancharla para no aplastar las fibras. PAÑOS Y DELANTALES LIMPIOS: Para quitar esas manchas que se resisten, hay un truco excelente: introduce los paños y delantales en un remojo de agua tibia con un chorrito de amoníaco. Deja en remojo durante una hora y lava las prendas en la lavadora. PAÑOS CON GRASA: Cuando esa grasa no desaparece nunca por más que los laves, un truco fácil: antes de lavarlos, introduce los paños en el congelador. Cuando los laves como acostumbras, las manchas habrán desaparecido. PANTALLAS SUCIAS –LÁMPARAS-: Si tienes las pantallas de tela de una lámpara que presenta alguna mancha que no desaparece con goma de borrar, prueba a eliminarla frotándola con un algodón empapado en éter o con una esponja suave humedecida en agua, detergente neutro y unas gotas de amoníaco. PARAGUAS MANCHADO: Si el paraguas que tanto cariño tienes presenta manchas, puedes limpiarlo (siempre que esté bien seco) con un paño empapado en una mezcla de amoníaco y agua tibia. Frota bien la tela y deja que se seque abierto. Las manchas desaparecerán sin dejar rastro. PARQUET QUE CRUJE: Si el parquet de tu casa cruje al pisarlo porque alguna lama de madera se ha despegado o ha cogido un cierto movimiento, podrás arreglarlo eficazmente introduciendo, con una jeringuilla, parafina derretida por las ranuras. Deja que se seque bien y elimina los restos que puedan quedar en la superficie. Verás que, una vez seca, la tablilla ya no se mueve. PEGAMENTO EN LAS MANOS: ¿Tienes restos de pegamento o cola en las manos? Para eliminarlos sólo tienes que echar un chorrito de aceite de oliva en las manos y frotar insistiendo en las zonas manchadas. PEGATINAS, quitar.- Hay que airear la pegatina con aire caliente, por ejemplo con un secador, durante aproximadamente unos 30 segundos, mientras puedes ir tirando de la pegatina, verás como sale. Si queda un poco de cola o pegamento, puedes frotar con un paño humedecido con quitaesmalte o alcohol. Éste truco, también sirve para cualquier otro objeto, (Tapas de la moto, pegatinas en el coche, en la bici, etc.) PERSIANAS DE ALUMINIO: Para dejar impecable las persianas de aluminio, elimina primero el polvo y friégalas con agua a la que añadirás un poco de detergente antigrasa y un chorrito de amoníaco. Recuerda que debes aclararlas bien con agua, dejar que se sequen o mejor todavía secarlas con un paño. PINCELES SECOS: Puedes devolverles su flexibilidad si introduces las cerdas en vinagre hirviendo. Déjalos en remojo un buen rato y, después, sólo tendrás que aclararlos con agua antes de utilizarlos. PINZAS DE TENDER SUCIAS: Si las pinzas de madera de tender la ropa están sucias, introdúcelas unos minutos en agua hirviendo en la que echarás unas cortezas de limón. Luego, enjuágalas bien y deja que se sequen.
  • 168. 168 PINZAS, MARCAS: Cuando tiendes un jersey, siempre suelen quedar marcadas esas antiestéticas señales de las pinzas. Para que no vuelva a ocurrir, guarda tus pantis e introdúcelos por una manga, sacándolos por la otra y pon una pinza a cada lado del panti. Además de no quedar marcas, verás cómo al estar mejor ventilado, se seca mucho antes. PIOJOS: Lava el cuero cabelludo con la decocción de 20 g. de laurel por litro de agua. Deja que hierva unos minutos y filtra. PINTURA, adiós al olor: cuando se acaba de pintar la casa y molesta el olor, éste se puede eliminar rápidamente y de forma muy sencilla colocando recipientes con agua y varias rodajas de cebolla por todas las habitaciones. PINTURA EN LAS MANOS –ELIMINAR-: Aplícate aceite de oliva o aceite para bebés en lugar del irritante disolvente. Aunque para facilitar la limpieza, lo mejor es que, antes de pintar, te frotes las zonas visibles con una capa de vaselina para que la pintura no se adhiera a tu piel. PLANCHA SUCIA: Si en la suela de la planta han quedado restos de tejidos de fibra o se ha ennegrecido al chamuscar una prenda, enchúfala y, cuando esté templada, frota la base con una aspirina. Luego, frota bien con un paño de algodón. Repite la operación si la suciedad no ha sido eliminada por completo. También se puede eliminar frotándola con un paño humedecido en agua muy salada. PLANCHADO SUAVE: Si tu plancha vieja ha decidido no deslizarse bien sobre la ropa, puedes intentar recuperar la suela frotándola con un poco de sal fina de mesa; si el problema no es grave podrás utilizarla aún durante un buen periodo de tiempo y notarás la diferencia al planchar. PLANTA DE INTERIOR SIN POLVO: Para evitar que éste se deposite en ella frota sus hojas con una capa finísima de glicerina (en droguerías) con ayuda de un paño. No se ensuciará más. PLANTAS SIN CARACOLES: Si en tu jardín hay caracoles que malogran tus plantas y quieres eliminarlos sin tener que usar ningún pesticida, esparce sobre las plantas gravilla de piedra. La gravilla impide andar bien a los caracoles que prefieren suelos lisos y húmedos y las piedrecitas se pegan a su cuerpo, por lo que evitan caminar por esas zonas. PLANTA, MANCHAS NEGRAS: Elimina esas manchas negras frotándolas con un poquito de bicarbonato y un cepillito de dientes de cerdas suaves. Insiste y la mancha desaparecerá. PLÁSTICOS CON OLOR: Si alguno de los recipientes de plástico que utilizas en tu cocina desprende mal olor que no eliminas fregándolo, haz lo siguiente; empapa una servilleta de papel o un trozo de papel absorbente de cocina en vinagre blanco e introdúcelo dentro. Deja que repose (tapado) durante 24 horas y asunto solucionado. PLATA, BRILLO: Para devolver el brillo y el color original a la plata, basta con limpiarla humedeciendo un paño de algodón en agua y una cucharada de bicarbonato de sodio. Luego seca y pule bien con una gamuza.
  • 169. 169 POMOS, ABRILLANTAR: La forma de limpiar los pomos de las puertas es muy sencilla: frotarlos con un paño empapado en vinagre y después con otro paño de lana. Quedarán espectaculares. PRENDAS DURAS: Muchas veces la ropa queda endurecida después de lavarla, sobre todo en las zonas donde el agua es muy calcárea. Para que las fibras no acumulen cal, un buen método consiste en añadir al agua del último aclarado un chorrito de vinagre. No te preocupes por el olor porque desaparecerá al secarse al aire libre. PRENDAS ENCOGIDAS: Los jerséis recuperarán su tamaño original si se dejan durante todo un día en remojo en un amplio barreño que contenga un litro y medio de suavizante por cada cuatro litros de agua. PUERTAS LIMPIAS: Alrededor de las cerraduras de las puertas suele formarse una pátina oscura difícil de eliminar con una limpieza normal. Para conseguir borrarla, pasa un paño impregnado en harina y humedecido en agua fría y un poco de jabón. Frota la mancha con fuerza y aclara. Si tienes la previsión de hacerlo una vez cada dos meses, no se volverá a formar ese cerco. PUERTAS DE MADERA: Si quieres que tus puertas de madera siempre estén en perfectas condiciones y recuperen su brillo, frótalas periódicamente con aceite de linaza cocido. Además de nutrirlas, las embellecerás. QUEMADORES SUCIOS: Con el uso, los quemadores se van ennegreciendo y cada vez es más difícil limpiarlos. Evítalo sumergiéndolos cada cierto tiempo en agua hervida con zumo de limón durante una noche. Al día siguiente ya los podrás lavar y observarás qué limpios quedan. Otro: Introdúcelos en un remojo de vinagre blanco tibio durante varias horas. Después acláralos muy bien y sécalos con un paño suave que no raye. QUESO RALLADO, CONSERVAR: Una vez abierto, el queso rallado no debe guardarse en las mismas bolsitas en que lo compramos. Para que dure más y no se enmohezca, manteniendo su frescura, moja un paño de algodón en agua salada y escúrrelo bien. Introduce el queso en él (sin bolsa) y guárdalo en la nevera dentro de un cuenco. REJILLA QUE CRUJE: Para que puedas olvidarte de esos sonidos sólo tienes que aplicar regularmente al revés de los asientos una capa de aceite de linaza: dará de nuevo flexibilidad a la rejilla y eliminarás los molestos ruidos. REPELENTE NATURAL CONTRA INSECTOS Con la llegada del buen tiempo los insectos nos acechan por todas partes, provocando molestas picaduras. Si observamos la naturaleza, hay unas zonas donde proliferan los insectos y otras donde apenas se presentan. La albahaca es un eficaz repelente en el caso de los mosquitos. Algo parecido ocurre con las ramas de árbol del cielo o alianto, muy habitual en jardines. Para cuidar las plantas del ataque de las hormigas o contra los pulgones, nada mejor que poner alrededor de ellas unos posos de café. Mezcla 100 g. de aceite de girasol o de almendras, 60 gotas de esencia de espliego y 50 gotas de esencia de tomillo y aplícalo en el cuerpo antes de salir al campo o a la calle.
  • 170. 170 Tener cerca ramos de menta fresca y esencia de lavanda (algodones empapados) o naranja pinchada con clavos de olor contra las polillas. Haz un círculo de ceniza o serrín contra las babosas de las plantas. Alcanfor, posos de café o limón rancio contra las hormigas. Unas gotas de esencia de tomillo contra los insectos de los libros. Unas cuantas hojas de ortiga maceradas en un cubo de agua 3 o 4 días y luego regar con ella contra los pulgones. ROPA AMARILLENTA: Si tus prendas de algodón, ya sean camisetas o sábanas, han empezado a amarillear, puedes lograr que recuperen su blancura si al agua del último aclarado le añades una cucharadita de aguarrás y dos cucharadas soperas de alcohol. No es un truco que debas emplear asiduamente, pero si lo utilizas de vez en cuando, da un resultado sorprendente. ROPA BLANCA MUY SUCIA: Si tienes que lavar ropa blanca que está demasiado sucia, no la introduzcas directamente en la lavadora porque seguramente quedarán cercos o algunas manchas. Déjala en remojo con agua y esencia de trementina. Se eliminarán las principales manchas y podrás proceder a su lavado normal. ROPA CHAMUSCADA: Cuando chamusques una prenda al plancharla, acuérdate de pasar inmediatamente por encima un trocito de cebolla recién cortada: el jugo que desprende la recuperará si la quemadura sólo ha amarilleado la prenda. ROPA MÁS BLANCA: Cuando la ropa permanece guardada durante mucho tiempo aparecen en ella unas feas manchas amarillentas difíciles de eliminar con un simple lavado e incluso con lejía. Para devolverle su color blanco inicial, poner sobre ellas un poco de leche fría, dejarla reposar un rato y después lavar la prenda normalmente. ROPA NEGRA BLANQUECINA: Desafortunadamente, cuando se lavan las prendas de color negro acaban perdiendo la intensidad del color e incluso acaban adquiriendo un tono blanquecino. Para recuperar el color en la medida de lo posible, hierve durante 10 minutos un puñado de espinacas y escúrrelas. Cuela el agua, introduce la prenda negra durante 10 ó 15 minutos y aclara. Por último, lávala preferentemente con un detergente especial para prendas oscuras. SALPICADURA DE LEJÍA: Seguro que te ha sucedido alguna vez y has acabado arruinando la prenda que llevabas puesta. Recuerda, para cuando vuelva a suceder, que es importantísimo aplicar inmediatamente después de la salpicadura un chorro de vinagre sobre las manchas. Conseguirás neutralizar el efecto de la lejía sobre el tejido. Eso sí, la rapidez de actuar es esencial para el buen resultado SANITARIOS BRILLANTES: Si quieres que tus sanitarios presenten un interior brillante como cuando eran nuevos (sobre todo si vives en una zona con agua muy calcárea), rocía por las paredes de bañera, lavabo e inodoro un buen chorro de vinagre que dejarás que actúe durante 10 minutos. El vinagre se comerá la cal y los sanitarios volverán a relucir cuando los laves y seques. SARTENES MUY SUCIAS: Si tienes unas manchas que se resisten a salir del interior de tu sartén, frótalas con una esponja muy suave humedecida en vinagre o zumo de limón. No rayarás la superficie y la mancha desaparecerá rápidamente.
  • 171. 171 SARTÉN QUE SE PEGA: Cuando vayas a cocinar algún alimento en ella, antes de introducir nada, coloca la sartén en el fuego, pero del revés. Déjala así un par de minutos, después dale la vuelta, deja que se enfríe unos segundos y procede a engrasarla y cocinar. SEDA, lavar: Las prendas de seda son realmente delicadas y no admiten lavado a máquina, centrifugado ni temperaturas altas, tanto en su lavado como en el planchado. Cuando tengas que planchar una prenda de seda, hazlo siempre a baja temperatura y sin utilizar vapor. SOFÁS LIMPIOS: Si quieres que tus sofás tengan un aspecto limpio, cuando no tengas tiempo de limpiar o hacer limpiar la tapicería, esparce una fina capa de talco por toda su superficie y añade también una mezcla de detergente para lavadora y bicarbonato a partes iguales. Deja que repose durante una hora, aspira el grueso con el aspirador y cepilla bien. SUDOR ANTIGUO EN PRENDAS: Si tienes una prenda con cerco de sudor antiguo a la que tampoco has podido eliminar el olor a sudor, prueba a sumergir la prenda en un litro de agua con tres vasos de vinagre blanco. Deja la prenda en remojo durante una hora como mínimo y aclara bien y lávala como acostumbres a hacerlo. TABACO, OLOR: ¿Tu casa está llena de invitados y la atmósfera huele fatal? Primero abre bien las ventanas para que se renueve el aire, a continuación, coge unos ceniceros limpios y repártelos por la sala, corta unas mondas de naranja y deja un par en cada cenicero. Se desprenderá un agradable olor que acabará camuflando el olor a tabaco. TABLA DE CORTAR, OLOR: Si la tabla de cortar o trinchar alimentos huele mal, tienes que lavarla con vinagre blanco puro, restregando bien un cepillito de cerdas duras. Deja reposar cinco minutos y aclara muy bien con agua. Para tenerla limpia, frota de vez en cuando por ambos lados medio limón con su jugo y deja reposar toda la noche. Por la mañana, vuelve a frotar medio limón y aclara muy bien con agua fría. TALADRAR UN AZULEJO: Si tienes que hacer un agujero en una baldosa o azulejo, la solución es la siguiente para que no se rompa: haz una cruz con esparadrapo de tela en la zona donde tengas que taladrar; así la broca no resbalará y podrás taladrar sin dificultad y sin roturas. TAPICERIAS, LIMPIAR: Si quieres limpiar la tapicería de una pared, sofá, cortinas o sillas, mezcla a partes iguales detergente en polvo de lavadora y bicarbonato. Espolvoréalo sobre la tela dejando que actúe durante media hora por lo menos, cepilla bien y pasa el aspirador para eliminar los restos de polvo. TAPONES DE CORCHO: Para que el tapón de corcho que has sacado de una botella vuelva a entrar en ella, introdúcelo unos minutos en agua hirviendo: encogerá y podrás meterlo sin esfuerzo alguno. Una vez dentro del cuello de la botella, vuelven a retomar su forma original. Y, si ya no los vas a utilizar nunca más, recuerda que se pueden reciclar junto a los restos de comida y materia orgánica. TARIMA QUE CRUJE: Un truco para reparar esa tarima consiste en introducir con una jeringuilla parafina caliente en la junta. La encontrarás en la droguería.
  • 172. 172 TAZAS DE TÉ: Si te gusta el té y has notado que tus tazas blancas presentan pátina y se han oscurecido, devuélveles su blancura dejándolas en remojo en agua con bicarbonato. Luego frota la taza con un paño empapado en vinagre y sal y aclara bien: estarán blanquísimas. TELÉFONO LIMPIO: Para limpiar bien el aparato del teléfono y al mismo tiempo desinfectarlo, límpialo regularmente con un paño humedecido en alcohol de quemar. Si alguien ha estado resfriado, conviene pasar por el auricular un algodón ligeramente humedecido en alcohol de 90º. TELEVISIÓN, POLVO: Para que la pantalla del televisor no atraiga el polvo, es conveniente limpiarla con un paño humedecido en zumo de limón, frotando con suavidad. Elimina ligeramente la electricidad estática y durante unos días, no se acumulará polvo en ella. TIJERAS OXIDADAS: Si tienen poco óxido, frótalas con la mitad de una cebolla. Si están muy oxidadas, déjalas en remojo toda la noche en un baño de petróleo. Por la mañana sólo tienes que secarlas bien y podrás utilizarlas normalmente en perfectas condiciones. TIRADORES DE LATÓN: Si los tiradores o pomos de las puertas de tu casa son de latón y presentan manchas de óxido, puedes eliminarlas aplicando con un paño un poco de amoníaco y sal. Luego aclara bien, seca y pule con un paño de lana. TOALLAS QUE SUELTAN PELUSA: A veces, las toallas nuevas dejan pelusa al secarnos con ellas. Para eliminarla conviene, antes de estrenarlas, dejarlas en remojo en agua fría con un puñado de sal y un chorro de vinagre. Déjalas durante dos o tres horas; lávalas normalmente y sin suavizante durante los tres primeros lavados. Seguro que el problema deja de existir. TORNILLO QUE SE RESISTE: ¿Has intentado varias veces extraer un tornillo y no lo consigues? La próxima vez que te veas en esa situación, empapa el tornillo con agua oxigenada, deja que pasen diez minutos y vuelve a intentarlo. Funciona. TRATAMIENTO PARA LAS SUELAS: Las suelas de los zapatos dejan, la mayoría de las veces, pasar la humedad del suelo. Para evitarlo, pincela toda la suela con aceite de linaza caliente. Deja que se seque y habrás alejado el frío y la humedad de los pies. VELAS SIN GOTEO: Para evitar que las velas goteen cera, sumérgelas en un remojo de agua con un puñado de sal un par de horas antes de utilizarlas, protegiendo la mecha con papel de aluminio para que no se humedezca y, después sécalas bien. VELAS SUCIAS: Para eliminar el polvo que suele aposentarse, frótalas con un paño impregnado en alcohol de quemar y deja que se evapore bien antes de proceder a encenderlas. Quedarán igual de limpias que cuando las compraste. VISILLOS CON APRESTO: Si quieres que tus visillos recuperen el apresto que tenían cuando eran nuevos, lávalos como acostumbras y añade al agua del último aclarado cuatro cucharadas de azúcar. Deja los visillos en remojo un rato y cuélgalos aún ligeramente humedecidos. VITROCERÁMICA LIMPIA: La mejor forma de mantener la vitrocerámica limpia es utilizando jabones específicos o bien jabón verde en escamas aplicándolo con una esponja suave. En el
  • 173. 173 caso de que tenga suciedad adherida, pasa un trozo de hielo por la zona y rasca suavemente con una rasqueta de madera. Después, pasa un paño con alcohol de quemar para sacar brillo. ZAPATOS CON BRILLO: Para que tus zapatos de piel que están mates queden muy limpios y brillantes, una vez eliminados el polvo de su superficie, pasa de vez en cuando un trozo de piel de naranja por ellos. Después, realza el brillo frotando con una gamuza. ZAPATOS CON MOHO: Si tus zapatos de piel presentan manchas de moho porque se mojaron y no recibieron el tratamiento adecuado o han permanecido en un lugar húmedo, prueba a limpiarlos con esencia de trementina. Quedarán muy bien y sin restos de humedad. ZAPATOS DE ANTE.- Si quieres que tus zapatos de ante queden la mar de limpios, debes frotarlos con un cepillito pequeño humedecido en agua que contenga unas gotas de amoníaco. Déjalos secar y podrás utilizarlos con una presencia impecable las veces que quieras. ZAPATOS LIMPIOS: ¿No tienes betún y necesitas urgentemente limpiar unos zapatos de piel? Recurre a las toallitas desmaquilladoras que utilizas para tu rostro. Pásalas suavemente por la piel del calzado, déjalo secar y sácale brillo con una gamuza. El problema estará resuelto. ZAPATOS NEGROS: ¿Tienes unos zapatos negros y te has quedado sin betún? Emplea media naranja: frota cuidadosamente con ella los zapatos y deja secar. Por último, cepilla enérgicamente y pasa un paño para sacar brillo. Recurrirás a este truco en más de una ocasión. ZAPATOS NUEVOS: Si te acabas de comprar unos zapatos y te aprietan ligeramente, humedece unos calcetines de algodón finos en agua caliente y póntelos con los zapatos. Camina por casa durante un cuarto de hora o veinte minutos; transcurridos ese tiempo, la piel de los zapatos se habrá dado un poco de sí. Otro remedio: Empapa el interior del cuero con alcohol y cálzatelos. En poco rato el cuero cederá y dejará de doler. Prueba también a impregnar bien tus pies de crema hidratante y sin que ésta se haya absorbido del todo, los calzas y vas probando durante un par de días en casa. Verás como la piel cede un poco y se va adaptando como guante a tus pies sin hacerte daño.
  • 174. 174 MAnCHAS
  • 175. 175 ¿QUÉ ES..? ACEITE DANÉS: Se trata de una mezcla especial de aceites vegetales que al igual que el aceite de China, se utiliza para nutrir, dar brillo y proteger la madera. Además, entre los vegetales se utiliza el aceite de linaza, efectivo para cualquier tipo de maderas y el de teca que se usa sólo para las maderas tropicales mucho más porosas. Todos se pueden adquirir en droguerías y tiendas de bricolaje y aplicados periódicamente, actúan como repelente del polvo evitando que la madera se reseque. ACEITE DE LINAZA: Se trata de un aceite natural, de origen vegetal (procede de la linaza o semillas del lino) que se utiliza para nutrir la madera. Se puede comprar en droguerías y en dos versiones: crudo, con un color casi transparente; o cocido, con un color más oscuro y que se utiliza, además de para nutrir, para oscurecer las maderas resecas por la humedad. Se aplica extendiéndolo con un trapo o un algodón y debe dejarse secar varias horas porque su absorción es muy lenta ÁCIDO OXÁLICO: Se trata de un compuesto químico sólido, blanco y cristalizable de sabor picante y soluble en agua. Extraído de las acederas, suele utilizarse en industrias como mordiente, es decir, como aguafuerte que sirve para fijar los colores en las telas. En la limpieza casera se utiliza eficazmente para eliminar la herrumbre y el verdín (que se forma en el hierro en ambientes muy húmedos), tanto del hierro como de telas o superficies de macera o mármol. Se vende en droguerías. ÁCIDO TÁRTRICO: También llamado ácido tartárico, es un cuerpo sólido, blanco y soluble en agua, que se extrae de tártaro o ácido de potasio. Es muy utilizado en las tintorerías para eliminar manchas difíciles y en las limpiezas caseras se emplea sobre todo para eliminar restos de hollín, carbón, betún, ceniza, etc. Hay que utilizarlo con guantes, en un lugar al aire libre o muy ventilado y evitando mezclarlo con agua caliente, ya que podría formar unos gases altamente nocivos. AGUARRÁS.- Se trata de un líquido que contiene una mezcla de sales minerales que lo convierten en un potente disolvente, utilizado para eliminar y diluir las manchas de pintura y grasa. Se puede usar como sustitutivo de la esencia de trementina ya que es igual de eficaz y más barato. Debe utilizarse con mucha precaución sobre las pieles porque las reseca y se come sus aceites naturales y en este sentido, es obligado manipularlo con guantes de goma, porque puede quemar y resecar la piel de las manos. Para la limpieza en general es mejor diluirlo en agua, no así para tratar manchas difíciles. ALABASTRO: Se trata de una piedra blanca, no muy dura, en ocasiones translúcida, que se emplea para hacer baldosas, esculturas y detalles de muebles o envases decorativos pequeños (perfumeros, cajas, pastilleros). A la hora de limpiarlo suele confundirse con el mármol o con el yeso, sin embargo, requiere un tratamiento específico que consiste en pasar suavemente y con movimientos circulares un algodón empapado en aguarrás. Se deja secar, se espolvorea con talco y se cepilla. ALCOHOL METÍLICO: Básicamente es etanol al que se añaden algunos otros componentes y tintes. Se utiliza para disolver manchas de aceite, goma-laca, tinta, yodo, manchas de hierba, etc. Al evaporarse con facilidad, es también perfecto para dejar los cristales y espejos relucientes. Es importante tenerlo en un lugar alejado y bien ventilado y no conservarlo mucho tiempo. Nunca debe tirarse lo que sobre por el desagüe.
  • 176. 176 AMILACETATO: Se trata de un líquido disolvente, obtenido de la mezcla de alcohol amílico y de ácido acético, que se vende en droguerías y es muy utilizado por su eficacia para quitar las manchas de pintura o de pegamentos (especialmente los que contienen celulosa) sobre todo tipo de tejidos y superficies. No existe en el mercado ningún otro producto que haga esta función, de ahí que no haya más remedio que utilizarlo, aún siendo muy inflamable. Eso sí, debe aplicarse con muchísima precaución, protegiéndose las manos con guantes y en un lugar muy bien ventilado. ANILINA: Un líquido aceitoso derivado del benceno que se utiliza como tinte y que se vende en droguerías en forma de polvo. Hay dos tipos: Solubles en agua.- Son más suaves y sirven para teñir maderas, telas, etc. Se preparan mezclándolas con agua caliente y dejando reposar media hora. En maderas se aplica con muñequilla y en muy poca cantidad, porque sube mucho de color al secarse. Solubles en alcohol de 96º.- Al disolverse en alcohol y subir mucho de color, se usan para teñir muebles barnizados con desconchones. Se aplica con brocha y se retira el exceso con un trapo. En ambos casos, cuando están bien secas, se les da brillo con un estropajo de esparto y luego, se les aplica una capa de cera. APRESTO: Consiste en impregnar un tejido con almidón, cola, añil u otros ingredientes que le confieran cuerpo. Es normal que toallas, sábanas, camisas, etc. recién compradas lo lleven para tener un mejor aspecto y que no se arruguen, sin embargo, esto las hace más desagradables al taco. El apresto de la ropa nueva se puede eliminar dejándola en remojo en agua tibia, con un poco de sal y un puñado de bicarbonato durante dos horas. Luego se aclara con abundante agua fría. BENCINA.- Se trata de un líquido desengrasante de todo tipo de tejidos que no debe respirarse ni acercarse a fuentes de calor. A la hora de comprarlo debemos asegurarnos de que es bencina pura porque la impura deja una mancha de grasa difícil de quitar y además, su olor dura más. De la misma familia es el benzol, perfecto para tejidos y maderas que no se pueden mojar. Al aplicarlo puede dejar cerco alrededor de la mancha, por eso conviene poner polvos de talco alrededor. BETÚN DE JUDEA.- No sirve específicamente para limpiar, pero se trata de una resina fósil de color negro que puede sacarnos de un apuro cuando hemos limpiado una mancha, en el suelo o en los muebles de madera oscura, con un producto muy abrasivo. Además de devolver el color al mueble, lo protegerá de futuros accidentes. Para utilizarlo correctamente debe disolverse en un poco de aguarrás y aplicarse mezclando con cera de abeja (si no se tiene, servirá una cera de muebles incolora). BICARBONATO SÓDICO.- Es la sal ácida del ácido carbónico que todos utilizamos ante una mala digestión. Sin embargo, es casi más útil en la eliminación de manchas, ya que ablanda las de grasa, previene que se formen las de cal, elimina las amarillas de la ropa y limpia la plata. Además, si nos cae ácido en cualquier superficie, el bicarbonato lo neutralizará y si no tenemos jabón a mano, pueden fregarse los cacharros y hasta los suelos con él. BLANCO DE ZINC: Se trata de un compuesto químico que podemos adquirir en ferreterías y droguerías y que se emplea para limpiar las superficies de yeso ennegrecidas. En concreto se hace una mezcla con unos 10 g. de blanco de zinc y un litro de leche entera, se diluye bien y se extiende sobre la superficie con una esponja, un trapo o un cepillo de cerdas suaves. Se deja secar y se pule bien frotando con un trapo de franela o de lana. Para que quede mejor al pulirlo, se espolvorea con talco. BLANCO DE ESPAÑA: Se trata de una tiza pulverizada que antiguamente se utilizaba para mil
  • 177. 177 remedios caseros y que hoy ha caído en desuso y sólo se puede encontrar en droguerías especializadas. Aún así, se sigue utilizando disuelto en agua o en alcohol, para desengrasar y limpiar todo tipo de metales, para recuperar el color del marfil, el mármol o la madera blanca y para blanquear la ropa. Mezclado con cola sirve también para arreglar los pequeños desconchones de las vajillas de loza. BÓRAX: Es una sal blanca compuesta de ácido bórico, sosa y agua (que se forma naturalmente en las playas y en algunos lagos). La que compramos habitualmente en las droguerías está fabricada de forma artificial y se utiliza eficazmente sobre todo para limpiar cristales, esponjas y pinturas manchadas. Tradicionalmente se ha empleado para eliminar las manchas amarillentas de la ropa, para proteger la ropa de la polilla y para abrillantar la plata (nuestras abuelas la sumergían un par de horas en agua muy caliente con bórax). CARCOMA: Son unos insectos muy pequeños y de color oscuro, cuyas larvas roen y taladran la madera convirtiéndola en polvo. La carcoma puede evitarse frotando con petróleo la madera de la parte baja de los muebles, los rodapiés e, incluso, el suelo de parqué. Si la madera está ya infectada hay que actuar con rapidez, ya que la carcoma se extiende con facilidad. Lo mejor es introducir en los orificios, con una jeringuilla, formol al 10% (que se puede adquirir en droguerías) y tapar con cera en pasta. CARDENILLO: Es el nombre con el que nuestras abuelas conocían el verdín. Se trata de un óxido muy tóxico que sale con mucha facilidad en el cobre. De ahí que aunque antiguamente este metal se utilizase en utensilios y recipientes de cocina por ser un buen conductor del calor, hoy no es muy recomendable su uso en la cocina. CERA DE POBRE: Se utilizaba mucho en la posguerra española y aún hoy, puede sacarnos de algún apuro. Para hacerla hay que mezclar en un tarro con tapa, un vaso de vinagre y otro de aceite de oliva, se cierra y se bate bien. A continuación se extiende sobre el mueble de madera con la ayuda de un algodón. Se deja secar de 10 a 15 minutos y se le saca brillo con un trapo de algodón. Para la madera blanca muy sucia puede añadirse, si se quiere, un vaso de agarras. CHINTZ: Es un tejido de algodón al que se le da una imprimación o tratamiento con una especie de barniz brillante, de manera que queda impermeabilizado y protegido de manchas, humedad, etc. Puede limpiarse pasándole una esponja humedecida en agua jabonosa templada o caliente (habrá que probar en una esquina si la tela admite el agua muy caliente). Como está tratada con barniz, éste puede terminar perdiendo el brillo, para impedirlo bastará pasarle un trapo con vinagre. CONDENSACIÓN: Es cuando el vapor de agua no puede salir de la habitación (generalmente del baño) por una mala ventilación y se queda sobre los objetos, paredes y suelo en forma de gotas. Se puede evitar abriendo la ventaja un poco y si no tiene, dejando la puerta abierta. Para ver si es simplemente condensación o si tenemos humedad (una concentración de agua en el interior de la pared provocada por una rotura de tuberías, etc.), se pega un trozo de cristal a la pared con cinta aislante, se deja un par de días y, si al quitarlo las gotas de agua están en la parte interior, es humedad, si están en el exterior es condensación. CONTRACHAPADO: Es el revestimiento muy fino de madera que suele ponerse en los muebles cubriendo una estructura de madera de peor calidad o de algún otro material. Cuando se utiliza el contrachapado en los muebles de cocina o de baños suele ocurrir que con la humedad se terminan abombando. Cuando esto ocurra lo mejor es colocar sobre la zona levantada un trapo húmedo y pasar por encima la plancha bien caliente. Los restos de
  • 178. 178 pegamento que aún queden en el interior del contrachapado se fundirán y sujetarán de nuevo la pieza. Se deja enfriar con un peso encima. EFLORESCENCIA: Se trata de unas manchas polvorientas que exudan las superficies de ladrillo o recién enyesadas al perder el agua. Estas manchas desaparecen si se frotan enérgicamente con un cepillo de púas fuertes. Después se pasa una esponja o estropajo empapado en agua tibia. Esta operación debe repetirse cuantas veces sea necesario hasta que se quite la mancha, pero dejando que la superficie se seque del todo entre una y otra vez. ENGRUDO: Se trata de una cola de pegar casera hecha con harina o almidón y sirve para pegar papeles y cosas ligeras. Se hace con la siguiente receta antigua: se pone en un recipiente al fuego cuatro cucharadas de harina y medio vaso de agua, se calienta sin dejar de remover hasta que quede espesito (se puede añadir más agua o más harina, según necesitemos). Se deja cocer 15 minutos, se retira y se deja enfriar. Además de ser muy sencilla de hacer, esta cola blanca está muy bien porque si mancha un tejido o superficie, a la hora de limpiarla basta ponerla al chorro de agua caliente. Si se quiere despegar el objeto, se deja en remojo con agua hirviendo un par de minutos. ÉTER: El llamado éter etílico, un líquido transparente, inflamable y de olor fuente, es muy conocido porque se utiliza en medicina como anestésico, pero también en limpieza se emplea desde hace tiempo con efectividad, porque al ser volátil elimina las manchas sin empapar la prenda y sin dejar cerco. Es perfecto para reavivar los colores de tapices, alfombras de seda, tapizados, tulipas de lámparas, etc. FORMOL: Es un líquido incoloro de olor fuerte y desagradable. Es un potente antiséptico que se emplea como desinfectante de habitaciones, especialmente de casas en las que haya habido un enfermo o que hayan estado mucho tiempo deshabitadas. La forma de usarlo es poniendo en el centro de la habitación cerrada, de seis a siete horas, un vaso de formol al 10% (se puede adquirir en farmacias ya preparado). Luego se ventila muy bien y se limpia como siempre. GAMUZA: Se trata de un trapo fabricado con piel de gamuza, un antílope del tamaño de una cabra, que una vez adobada queda muy flexible, con aspecto aterciopelado y de color amarillo. Es perfecta para limpiar superficies sin dejar pelos. Para lavarla hay que ponerla en remojo en agua templada con detergente para prendas delicadas y un poco de bicarbonato. Bastará dejarla una hora y después aclarar y dejar secar extendida en un sitio seco, pero a la sombra (nunca debemos dejarla al sol porque se cuartearía). Existen imitaciones en lana. GLICERINA: Es un alcohol incoloro, espeso y dulce que se encuentra en todos los cuerpos grasos como base de su composición. En limpieza se utiliza para limpiar las manchas de café y de vino y para ablandar las de aceite, grasas, pegamentos, etc. Se impregna la tela hasta ablandar la mancha y se aclara bien con agua templada y jabón, o tamponando con alcohol o disolvente. GOMA LACA: Es una sustancia que se utiliza para barnizar y devolver el brillo a los muebles cuando los hemos limpiado de forma agresiva. Procede de la exudación de ciertos árboles de la India o de la secreción de un escarabajo y puede ser purificado, de color transparente; o natural, más oscuro. Su apariencia es en forma de escamas y para aplicarlo se disuelve en alcohol metílico (tarda más de 10 horas). El resultado es un barniz que se aplica sobre los muebles con una muñequilla o un algodón. Cada vez que se usa debe aclararse con más alcohol.
  • 179. 179 GREDA: Se trata de una arena arcillosa, generalmente de color blanco azulado y aunque hoy día algunos productos más modernos han venido a quitarle el puesto, lo cierto es que los polvos de greda son muy eficaces para desengrasar y quitar las manchas de cemento, sobre todo en pavimentos (gres, barro, madera). Se aplican espolvoreándolos sobre la marcha, mojándolos con agua y dejándolos actuar sobre el cemento una media hora. Después, se barre con energía y se friega normalmente. HIPOSULFITO: Se trata de una sal derivada del ácido hiposulfuroso que se obtiene de la combinación de azufre y el oxígeno. Puede adquirirse en forma de polvo blanco en droguerías y algunas ferreterías y para su utilización en limpieza debe diluirse en agua muy caliente removiendo hasta que salga una ligera espumilla. Resulta un producto muy efectivo para ablandar y diluir las manchas difíciles de yodo o tinta (en tejidos lavables como el algodón y el lino) que se resisten al alcohol. IMPERMEABILIZAR: Consiste en tratar ciertos materiales o superficies con una capa protectora en el exterior para que el agua y las manchas no calen. La mayoría de las telas y lonetas se impermeabilizan frotándolas con un trapo humedecido en aceite de linaza, se deja secar bien y al cabo de quince días se repite la operación. Para los zapatos y prendas de cuero se puede utilizar una mezcla de aceite de linaza, manteca de cerdo, cera amarilla y una cucharada de aguarrás Las maderas se pueden encerar o barnizar y al mármol y al gres se les puede dar gasolina. LAVANDINA: Es el nombre genérico que se utiliza para denominar a las lejías o cloros muy eficaces para blanquear tejidos. A la hora de utilizarlas, hay que tener en cuenta que aquellas que lleven en su composición hipoclorito sódico dañan las prendas de seda, lana y cuero y los tejidos elásticos. Para estas prendas, habrá que usar lejías con peróxido de carbono o dióxido de azufre en su composición, o lejía de perborato sódico. NAFTALINA: Todos la conocemos en forma de bolitas blancas que sirven para guardar la ropa en invierno y protegerla de la polilla, pero la naftalina es en realidad un líquido muy volátil (se evapora con muchísima rapidez) derivado del alquitrán mineral de hulla y que es uno de los componentes imprescindibles de pinturas, barnices y ceras. En limpieza es muy útil para desinfectar y eliminar manchas de grasa y de goma, porque las disuelve sin dejar rastro. Al acabar, debe tirarse el bote y no guardarlo. NOGALINA: Es un tinte que se emplea para teñir los muebles de madera blanca o natural. Se extiende con una esponja para que el color quede uniforme y para evitar que la madera absorba excesiva cantidad de tinte. La nogalina se puede adquirir en droguerías, tiendas de bricolaje y grandes almacenes, pero si no lo encontramos puede sustituirse por achicoria. Sólo tendremos que hervir 15 cucharadas en un litro de agua durante 15 minutos, dejar enfriar la mezcla y extenderla sobre la madera con una esponja. OBJETO GALVANIZADO: Galvanizar es un proceso que consiste en recubrir ciertos metales con zinc, de manera que queden protegidos de la oxidación y la corrosión. Solía utilizarse mucho en los años 40 y 50, pero como su aspecto grisáceo y bastante mate no es muy atractivo, se recubría con pintura. Hoy está volviendo a ponerse de moda en objetos de decoración, pero lacados en blanco o crudo. PAPEL DE ESTRAZA: Es un papel muy basto, tosco y áspero, fabricado sin colas y de color oscuro porque está sin blanquear químicamente. Todo esto lo convierte en un material muy absorbente y perfecto para limpiar, sobre todo las manchas de grasa. Si lo combinamos con el calor de la plancha o de un secador de pelo su efectividad es aún mayor. Existe también otro
  • 180. 180 papel llamado de estracilla que tiene la misma utilidad, pero es más fino y suele utilizarse combinado con polvos de talco. PÁTINA: Se trata de una capa de color aceitunado más bien oscuro que aflora en la superficie de metales, óleos, maderas y otros objetos antiguos por la acción del tiempo sobre ellos. Si queremos quitarla basta frotar el objeto con un trapo empapado en vinagre caliente. Si queremos dársela artificialmente a un objeto de plata, por ejemplo, para que parezca antiguo, se puede pasar un algodón mojado en una mezcla de lejía y agua al 50% y dejar secar sin aclarar. PELTRE: Consiste en una aleación de estaño con zinc o plomo, de aspecto similar a la plata y que se suele usar para objetos de uso doméstico. Debe mantenerse siempre seco porque si no se formará una película gris y se deslustrará. Para quitar el óxido, se frota con un estropajo de alambre fino y aceite de oliva (no deben arrancarse las escamas oxidadas porque se desconchará entero). No brilla, pero puede limpiarse frotando con una hoja de col cruda, con la parte verde del puerro, con tiza o con amoníaco. Después se aclara bien. PLEXIGLÁS: Se trata de una resina sintética y transparente que tiene el aspecto de vidrio y que se utiliza en forma sólida para muebles auxiliares y cuadros o, en su aspecto flexible, para telas, tapices, alfombras, etc. Para devolverle el brillo se limpia con un algodón empapado en un detergente en crema especial para limpiar el acero inoxidable y se forma bien para sacarle brillo. Si está rayado se pasa suavemente un algodón con pasta de dientes, se aclara y se frota con un trapo de lana. PRODUCTO ABSORBENTE: Son sustancias sólidas capaces de atraer por sí mismas los fluidos con los que entran en contacto sin necesidad de frotar o rascar. Son perfectas para limpiar prendas y superficies que no pueden mojarse o que son de color oscuro y podrían decolorarse con un producto agresivo. Los más utilizados en la limpieza de manchas son: los polvos de talco, la harina, el almidón seco, la miga de pan, el papel secante, la magnesia, el caolín y hasta la sal para casos de emergencia. PRODUCTO DE DESCALCIFICACIÓN: Se trata de productos elaborados a base de amoníaco y componentes cáusticos que se venden en droguerías y grandes almacenes y que se usan para eliminar las marcas y residuos blancos que dejan las aguas duras con mucha cal en los depósitos de las cafeteras, las teteras, las resistencias de algunos electrodomésticos y hornos, las bañeras, los inodoros, etc. Se pueden sustituir por bórax mezclado con agua o por vinagre, que son productos menos abrasivos. SALITRE: Es una substancia salina en forma de polvo de color blanco que puede aparecer en las losetas del suelo, en las paredes y hasta en la tierra del jardín, de las casas próximas a una zona de mar. Las superficies duras y porosas como la piedra, la teja o el ladrillo, se limpian frotando con un cepillo de cerdas duras y agua muy caliente con jabón. Las paredes se protegen con una mezcla hecha con dos partes de aceite de linaza y una parte de aguarrás. SAPELLI: Es un tipo de madera africana parecida al nogal, muy dura y resistente que se suele utilizar para tarimas, ventanas y muebles de exterior. Es de color rojo caoba y está muy de moda como lo están también el merbau que procede de Asia o el iroco, otra madera africana parecida a la teca que también se utiliza para exteriores. Todas son maderas muy duras (como el castaño, la caoba, el cerezo, el fresno o el haya) y aunque son caras, compensan porque son mucho más resistentes y duraderas.
  • 181. 181 SEDA AUTÉNTICA: A la hora de limpiar una prenda, es fundamental saber si es de seda natural o artificial. Para ello sacamos una pequeña hebra y la quemamos con un mechero o una cerilla, si sólo encoje o se riza y se pone de color marrón claro, la seda es natural; si desaparece al quemarse y deja una pequeña cabeza marrón casi negra, la seda es artificial. La seda natural debe lavarse en agua fría o templada, plancharse húmeda, no retorcerse al escurrir y no tenderla nunca al sol. SOSA CÁUSTICA: Químicamente es un óxido de sodio, un corrosivo muy fuerte que suele formar parte de la composición de la mayoría de los limpiadores del inodoro o de los limpiadores de hornos. Suele usarse también para hacer jabón y para desatascar las tuberías de baños y cocinas, pero esto último es preferible no hacerlo porque si hay grasa acumulada, al entrar en contacto con la sosa cáustica, forma un jabón que puede solidificarse y atascar el desagüe. Es mejor emplear otros remedios como la sosa normal con agua hirviendo o el vinagre y un alambre. TRICLORETILENO: Es un producto líquido que se vende en farmacias y cuya principal función es disolver las manchas sin mojar la prenda o la superficie manchada, ya que es muy volátil (se evapora rápidamente como el alcohol). El único inconveniente es que puede dejar un pequeño cerco blanco, pero esto se evita si al aplicarlo con un trapo bien limpio sobre la mancha no se utiliza demasiada cantidad y se aplica con pequeños movimientos circulares de fuera adentro. VAPORIZAR: Consiste en poner a hervir agua en una cacerola y utilizar el vapor que desprende para limpiar las manchas. Según del tipo que sean las manchas, se añade al agua uno u otro producto de limpieza. La prenda puede colocarse sobre la cacerola de una rejilla alta o sujetarla con las manos, pero nunca debe tocar el agua porque podría estropearse. Si hemos tenido que limpiar una prenda de lana de forma algo agresiva y ha quedado un poco aplastada o deformada, vaporizándola conseguiremos que recupere su esponjosidad. Además conviene añadir vinagre al agua para reformar el color. VINAGRE DE ALCOHOL: Es el que se extrae de las destilaciones de patata, remolacha, caña de azúcar, etc., y se puede adquirir en droguerías y grandes almacenes. No suele utilizarse para el consumo humano (la mayor parte del vinagre que se consume procede del vino y su calidad y su precio dependen de la calidad del vino). Los vinagres blancos de vino, al igual que los vinagres de alcohol, son más baratos y son los que se emplean para la limpieza de metales, suelos de madera, azulejos, etc. VISCOSA: Se trata de una fibra sintética hecha con la pulpa de madera de aspecto fuerte cuando está seca (puede parecerse a la seda o al algodón) que debe lavarse siempre a mano en agua tibia y aclararse sin retorcer. A la hora de plancharla conviene hacerlo cuando está aún húmeda o con la plancha de vapor. Si la viscosa es brillante conviene plancharla por el revés evitando las costuras
  • 182. 182 QUITAR LAS MANCHAS ACEITE: En algodón y lino: Si se descubre a tiempo bastará con espolvorear bien con polvos de talco y dejar secar durante una hora como mínimo. Después se cepilla para eliminar los restos blancos del polvo de talco y se lava inmediatamente. Si pasa tiempo y cuando queremos quitarla está seca, lo mejor es ablandarla frotando con un trapo y un poquito de gasolina purificada, esa que se utiliza para rellenar los mecheros. A continuación se lava bien la prenda en agua con jabón líquido. En cristal: Cuando es en superficie lisa es fácil pasando un trapo empapado en agua jabonosa. En Recipientes como botellas, jarrones, etc. las manchas de aceite son difíciles de limpiar por la dificultad de llegar a ellas. Lo mejor es echar un poco de arroz o de arena en el fondo, añadir agua jabonosa muy caliente y sacudirla enérgicamente. Si no se eliminan se puede probar poniendo un poco de sosa (son cuidado y utilizando guantes porque es muy abrasiva) o mejor con jabón del lavaplatos que también contiene sosa. En gres: Si se cae aceite en el suelo de gres no hay que pasar la fregona directamente, lo mejor es tapar la mancha con una buena capa de detergente de lavaplatos, líquido o en polvo, dejarlo actuar unos cinco minutos y retirarlo con una bayeta. Para eliminar la grasa del todo se frota con medio limón (o se echa un chorrito del zumo) y se pasa un trapo húmedo. En lana: alfombras o moquetas: Se puede utilizar tricloretileno, que se aplica frotando enérgicamente con un paño blanco. Si no encontramos esta sustancia podemos sustituirla por tetracloruro de carbono. Una vez eliminada la mancha, conviene limpiar la zona con un producto especial para la limpieza en seco de alfombras. Si en vez de una mancha grande son varias pequeñas de salpicadura, o llevan mucho tiempo sin limpiarse, podemos quitarlas frotando con un cepillo de dientes empapado en aguarrás. Después se le aplica, como antes, un producto específico para alfombras y moquetas. En madera (Barnizada): Lo normal es que el barniz de la madera impida que el aceite cale profundo y si es así basta pasar un trapo empapado en agua caliente y amoniaco y enjuagarlo bien. Pero si el barniz está resquebrajado o desgastado y la mancha es profunda, habrá que probar frotando con cuidado con un trapo empapado en gasolina. (Natural): Se limpia con esencia de trementina aplicada con un algodón o con la esquina de un trapo blanco con mucho cuidado y sólo sobre la mancha. A continuación hay que aplicar una capa de cera incolora para madera, aunque en su origen el mueble no la tuviera porque hay que hidratarlo y protegerlo. (Parqué): La única solución para eliminar las manchas de aceite sobre suelo de parqué es poner un papel de seda sobre ella y pasar por encima la plancha a temperatura media (sin vapor). Se repite la operación cuantas veces sea necesario, cambiando el trozo de papel cada vez. En mármol: Al tratarse de un material muy poroso y al ser muy sensible a los productos abrasivos, las manchas de grasa son difíciles de quitar pero se puede probar frotando con un trapo suave y lavavajillas. En papel pintado (manchas persistentes) Si no se quita con los polvos de talco, se puede intentar preparando una pasta espesa de arcilla especial para fibras, o de jaboncillo de sastre, con líquido para la limpieza en seco. Se aplica este emplasto sobre la pared con un algodón o un pincel, del exterior de la mancha hacia el interior, frotando suavemente. Se deja secar y se retira con un cepillo de cerdas suaves para no estropear el papel y si quedan restos se pueden eliminar con un poco de bórax. Si la mancha es profunda, quizás sea necesario repetir la operación al menos dos o tres veces. (Manchas recientes) La primera solución de emergencia es recurrir a los polvos de talco que absorberán el aceite del papel sin quitar el color ni dejar manchas de humedad. Cuando la pared está vertical conviene aplicar los polvos con un pequeño pincel para asegurarnos de que empapa bien en la mancha y no se cae. Una vez seco, se retira con un cepillo. Si la mancha es muy grande o profunda, reforzaremos la eficacia de los polvos de talco poniendo encima un trozo de papel secante y pasando por encima.
  • 183. 183 En pared pintada (lavable): Siempre que la mancha de aceite caiga en una superficie pintada, ya sea la pared, las puertas, las ventanas, etc. basta con limpiarla con agua caliente jabonosa a la que habrá que añadir una cucharada de amoníaco por litro. Pero no debe dejarse secar esta agua jabonosa en la superficie. Una vez eliminada la mancha, conviene pasar lo antes posible un trapo empapado en agua limpia sin jabón. (No lavable): Lo mejor es colocar encima de la mancha un papel secante o cebolla y pasar por encima la plancha. Nunca debemos usar polvos de talco, sobre todo si la pared es de color, porque resulta muy difícil eliminar del todo los polvos sin mojarlos. En Piel: La forma más delicada y menos agresiva de limpiar las manchas de aceite sobre el cuero es utilizar éter aplicado con un algodón a pequeños golpes. Como es probable que pierda un poco de color, conviene aplicar al final una capa de cera incolora o de crema hidratante para enriquecer la piel y devolverle el brillo. Otra idea para que la piel reseca resplandezca es poner unas gotas de aceite de ricino en un trapo y frotar enérgicamente. En Seda: Antes de limpiar una prenda de seda, lo primero que hay que hacer es comprobar en la etiqueta que puede lavarse en casa y no requiere limpieza en seco. Si se puede lavar, bastará con ponerla a remojo en un recipiente con agua tibia, jabón líquido especial para prendas delicadas y un chorrito de amoníaco (una cucharada por litro más o menos). En tejidos sintéticos: Como siempre que hablamos de manchas de aceite, si ésta es reciente, lo mejor es recurrir a los polvos de talco para que absorban la grasa y cepillar cuando veamos que el talco ha perdido su color blanco y está seco. Si la mancha no es reciente pero no está aún muy seca, puede limpiarse frotando suavemente con un trapo blanco impregnado con trementina. Las manchas muy secas hay que ablandarlas con éter, impregnando un algodón en él y frotando suavemente con movimientos del exterior al interior, para evitar que queden surcos. En todos los casos, una vez que la mancha quede bien limpia, es conveniente lavar la prenda en agua jabonosa. En tejidos: Las manchas de aceite sobre tejidos de lana o de piel de camello se eliminan tamponando con benzol. Como son tejidos delicados y no se puede restregar el producto, lo mejor es hacer una ―muñequilla‖, la empapamos en benzol y se aplica sobre la mancha a golpes leves de muñeca, presionando ligeramente en cada uso. Después se recubre el lugar de la mancha con polvos de talco, para que absorba los restos de suciedad y se deja así durante una o dos horas antes de cepillarlo enérgicamente. En terciopelo: Este remedio es válido para todos los tejidos delicados que tengan pelo corto (como los de ante, piel de melocotón, etc.). Consiste en poner la prenda en una superficie horizontal, cubrir la mancha con sal, dejarla secar varias horas y cepillar luego con mucho cuidado, primero en la dirección contraria al pelo y luego en sentido inverso. ACUARELA: En algodón/lino: Las manchas frescas se frotan con aguarrás. Las más profundas se ablandan en agua, se rascan con la punta de un cuchillo y se vuelven a frotar con aguarrás. En madera: A las manchas recientes y en maderas barnizadas o enceradas basta pasarles un trapo empapado en agua caliente con un poco de amoníaco. Si no se va, se frota con un poco de éter o alcohol, sólo en la zona de la mancha. En mármol: Se frota con un algodón empapado en agua oxigenada con unas gotas de amoníaco. Si la mancha ha quitado color al mármol, se empapa la superficie con un poco de gasolina, se deja dos horas y se pule con un trapo. En seda/lana: (manchas recientes) Si se coge a tiempo, y es un color claro, bastará lavarlas con agua jabonosa frotando con un cepillo de uñas. Si la mancha es de un color fuerte, lo mejor será hacer una mezcla con agua y agua oxigenada a partes iguales y frotar con ella la mancha, ayudados por un algodón o un trapo blanco. (Mancha seca): Si la acuarela se ha secado,
  • 184. 184 antes de ponerla en remojo conviene ablandarla con una mezcla de agua y glicerina; si no tenemos se puede usar un poquito de barra de labios incolora (cacao) deshecha en agua. ALCOHOL EN UN MUEBLE: Retira el líquido con un paño sin extenderlo y luego, coloca unos trocitos de tapón de corcho sobre las manchas. El corcho absorbe rápidamente el cerco que deja el alcohol. BARNIZ En algodón: Las manchas de barniz se eliminan de los tejidos de algodón y lonetas con acetona. Pero cuando la mancha es muy grande y quedan restos después de varios intentos, hay que frotar con un algodón empapado en alcohol de 90º. En ladrillo/piedra: Se coloca una cinta de carrocero o una cinta aislante delimitando la mancha y se lija con cuidado. Puede ser con una lija de grano pequeño, con polvos de piedra pómez o con carborundo en polvo y agua. Después y para recuperar algo de color, se limpia bien con vinagre sin diluir. No debe usarse agua con jabón porque deja marcas, sobre todo en el ladrillo. En lana/seda: El remedio más eficaz para no estropear estas prendas delicadas es utilizar éter. Se frota un algodón empapado en él, intentando no extender demasiado la mancha, e inmediatamente después se lava con un jabón líquido especial para ropa delicada. Si el barniz está seco tal vez haya que ablandarlo antes con un secador de pelo. En madera (barnizada): Este caso tiene difícil solución porque todo lo que usemos para quitar la mancha puede quitar también el barniz de la madera. Lo mejor es rodear la mancha lo mejor posible con cinta de carrocero y aplicar con un algodón y muy poco a poco, amoníaco puro. Cuando veamos que la mancha se ha quitado, retiramos la cinta y como la zona de la mancha habrá perdido brillo, frotamos con un paño impregnado en una mezcla de aceite de linaza y alcohol de quemar a partes iguales. (Natural): Para desprender la mancha de barniz de la madera natural, lo mejor es utilizar amoníaco puro o esencia de trementina. Si la mancha es muy grande puede lijarse con cuidado utilizando una lija de grano fino (siempre que la madera lo permita). Si queda un pequeño resto de color la única solución es encerar la madera para oscurecer ligeramente e igualar. En mármol: Aparte del aguarrás, se puede utilizar un disolvente universal o ―nitro‖, frotando con mucho cuidado para no salirse de la zona de la mancha. Si ésta es muy grande, la única opción es rascar con un estropajo de alambre. En ambos casos, después hay que lavar la superficie con un jabón neutro y recuperar el brillo perdido aplicando aceite de linaza y sacarle brillo con un trapo de lana. En metal: (hierro) Si no está pintado puede utilizarse cualquier disolvente del mercado (aguarrás, acetona, etc.) aplicado con un estropajo verde y frotar. Si está pintado, lo mejor es utilizar esencia de trementina. Después se lava con agua y jabón y se le pasa un paño impregnado en parafina (un derivado del petróleo). (Plata y bronce): Lo mejor es retirar la mancha de barniz con alcohol etílico o esencia de trementina. Debe utilizarse un algodón o un trapo y olvidarse de los estropajos o esponjas que rayen. Una vez quitada la mancha, se puede aplicar un limpiador de plata comercial, para que recupere el brillo, o recurrir a un truco más casero que consiste en recubrir la zona de la mancha con hollín o ceniza de cigarro ligeramente humedecida y frotar enérgicamente con un paño seco. En papel pintado (lavable): Se pasa un trapo empapado en alcohol de 90º para quitar lo más gordo y si se resiste, se puede frotar con la zona verde de un estropajo, pero con mucha suavidad, e inmediatamente se lava la zona de la mancha con agua jabonosa y se seca muy bien. (No lavable): Para quitar el barniz de los papeles pintados que no puedan mojarse, hay que impregnar un algodón en alcohol metílico y frotar con mucho cuidado para que no quite el color. Si el pegote de barniz es muy grande se puede rascar primero un poco con una cuchilla o la punta de un cuchillo.
  • 185. 185 En tejidos sintéticos: Se utiliza acetona, pero teniendo en cuenta que este producto es más agresivo con los tejidos artificiales. Es recomendable hacer primero una prueba en una zona no visible. Si se estropea, la única opción es rascar el barniz con un cuchillo y retirar los restos con alcohol de 90º. BARRO: En algodón: (alfombras y moquetas) Para que el barro seque cuanto antes y manche menos, lo mejor es echar sobre la mancha un buen puñado de sal. Cuando esté seco, se rasca con un cuchillo o una espátula y se retira todo con el aspirador. Por último, se pasa un cepillo con agua fría de forma enérgica. Si quedase algún resto de mancha se vuelve a frotar con el cepillo pero esta vez, hay que echar en el agua vinagre blanco. (Impermeables) Para quitar el barro de las gabardinas e impermeables lo mejor es pasar un trapo empapado en una disolución de agua con vinagre a partes iguales. (Tejidos): Siempre que se limpie una mancha de barro, sea cual sea el tejido, la regla de oro es: ―Hay que dejar que se seque‖. Si no lo hacemos así sólo conseguiremos extender la mancha y que resulte más difícil limpiarla. Una vez seco el barro, se cepilla enérgicamente la superficie, después se pasa un cepillo o un trapo mojado en agua fría y por último, se deja en remojo con agua jabonosa. Si el barro es arcilloso puede amarillear la prenda, en cuyo caso, hay que aclarar la mancha con agua y un poco de lejía (si se trata de prendas blancas) o con un producto blanqueador (para las prendas de color y las sintéticas). En cuero: Una vez seco, se cepilla el barro con cuidado de no raspar la piel y se limpia con un poco de crema limpiadora para la cara. Si se ha comido el color se puede encerar con un poco de crema de zapatos del mismo tono de la piel. Si la piel es de un color claro, lo mejor es utilizar una mezcla hecha con dos partes de alcohol y una de glicerina aplicada con un algodón. Si no podemos hacerla, una clara de huevo montada nos servirá para limpiarla y además, creará una película protectora sobre la piel. En lana: Después de retirar el barro con un cepillo, se unta la zona de la mancha con yema de huevo y se deja así de cinco a diez minutos para que se ablande. A continuación se aclara con abundante agua fría. A veces la yema puede dejar un cerco ligeramente graso que se ve cuando la prenda ya se ha secado, si es así, bastará con pasar un algodón empapado en alcohol de 90º y volver a lavar de la forma habitual. En madera (encerada): Estas manchas suelen desaparecer al secarse pero, si no es así, se pasa un trapo impregnado en esencia de trementina. Luego habrá que volver a encerar la superficie con cera para madera y un trapo de lana. (natural): Cuando el barro ha caído en una madera sin tratar, lo mejor es coger un barreño con agua y jabón y limpiar sin miedo, primero la zona concreta de la mancha y después, el resto de la superficie para que no quede ningún cerco. Conviene secarlo bien con un papel absorbente de cocina o con un buen trapo de algodón. Si se quiere se le puede pasar un poco el secador de pelo, porque cuanto menos tiempo permanezca mojada la madera, mejor. (Pintada o barnizada): Bastará con hacer una mezcla de agua jabonosa y limpiar la mancha con una esponja empapada en ella. En piedra o mármol: Cuando estas superficies son de color claro, el barro suele dejar unas manchas amarillas difíciles de quitar. Lo mejor en estos casos es lavar con el detergente habitual, dejar secar y pasar un trapo con agua oxigenada de 20 volúmenes. Si se resiste, podemos dejar el agua oxigenada sobre la mancha hasta que ésta desaparezca. En seda: El primer paso es retirar el barro con un cepillo de uñas, sin restregar, después se coloca una bola de algodón por el revés de la prenda y por el derecho se va tamponando a golpes de muñeca con bencina o tricloretileno. Inmediatamente se pone en remojo toda la prenda con un jabón especial para ropa delicada. En suelo de barro: En este caso sí que conviene retirar el barro con agua y jabón antes de que se seque y cale la mancha pero, si no llegamos a tiempo, se barre bien el barro seco, se frota la zona de la mancha con vinagre puro y se aclara bien con agua. Si la mancha se resiste y no se quita, entonces se frota con un cepillo y una solución de lejía con agua a partes iguales.
  • 186. 186 Hay que aplicarla intentando no salirse de la mancha y aclarando continuamente para que la lejía no se coma del todo el color. BEBIDAS ALCOHÓLICAS En algodón/lino: Para eliminar las manchas de cualquier licor o bebida alcohólica existe una solución de emergencia muy útil si nos pilla fuera de casa y consiste en volver a mojar la zona afectada con un poco más del licor causante de la mancha, frotando ligeramente con la yema del dedo (para que el corazón de la mancha se disuelva). Una vez en casa, y sin dejar pasar mucho tiempo, se pone la prenda bajo el chorro de agua fría y se restriega hasta eliminar el alcohol. Después se lava normalmente. Si nos manchamos en casa, lo mejor es recurrir directamente al chorro de agua fría y ponerla inmediatamente en remojo con agua jabonosa. En fibras sintéticas: Para las prendas de poliamida, tergal, poliéster, etc. la solución es mojarlas con un poco de agua carbonatada o gaseosa frotando ligeramente con la punta de un trapo. A continuación, se empapan con detergente puro (puede ser en polvo humedecido con agua, pero mejor si es líquido) y se deja actuar unos minutos. Después se lava normalmente. En Lana/seda: (alfombras y moquetas) Se espolvorea la mancha con serrín impregnado en alcohol de 90º, en amoníaco o en vinagre. Se frota con un cepillo y se deja a modo de emplaste sobre la mancha varios minutos hasta que el serrín se seque y pueda retirarse con el aspirador. Mancha persistente: Si el jabón no puede con la mancha, un poco de alcohol de 90º rebajado ligeramente en agua será la solución. Se extiende con un algodón y se aclara con una solución de nueve partes de agua y una de agua oxigenada y por último, se pone bajo un generoso chorro de agua fría. Mancha reciente: Como se trata de prendas delicadas y no conviene frotar la mancha, bastará con pasar insistentemente, pero sin fuerza, un paño o un algodón mojado en agua carbonatada o en agua con un poco e jabón líquido. Si el jabón es incoloro y la mancha persistente, se puede dejar un rato sobre ella para que la ablande y penetre en los tejidos. Luego se frota con un cepillo de cerdas, siempre que éstas sean muy suaves. En madera (barnizada): Una buena solución es cortar un trozo de corcho (valen los de la botella de vino) y usarlo como una goma de borrar, frotando la mancha de alcohol con él. Cuando la mancha haya desaparecido por completo se puede limpiar normalmente con un producto especial de los que utilizamos para quitar el polvo de los muebles de madera, después pasar un trapo de lana para sacar brillo. (Encerada): Si nos damos cuenta nada más caer la mancha, el mejor remedio es aplicar agua y jabón. Si ha pasado tiempo, o no funciona el remedio anterior, hay que recurrir a la esencia de trementina. Se aplica con un trapo sobre toda la superficie, no sólo en la zona de la mancha, para evitar que la trementina deje un cerco de color más claro. Cuando hayamos eliminado la mancha hay que dar de nuevo cera o utilizar un reparador de muebles del color adecuado. Si la madera es oscura (ébano, nogal, palosanto, sapelli, roble), puede utilizarse betún de Judea para recuperar el color y protegerlo de futuras manchas. (Natural): Lo mejor es coger la punta de un trapo blanco, empaparlo en éter y frotar sólo en la zona en la que esté la mancha hasta que ésta desaparezca. (Tejidos artificiales): Mojar la mancha inmediatamente con agua tibia es la única forma de evitar que se adhiera a los tejidos artificiales, del tipo de la viscosa o el acetato. Tras esta solución de emergencia, se frota la mancha con una mezcla de dos partes de alcohol de 90º y una de agua, hasta que desaparezca del todo. Después, lavar normalmente. No se pueden emplear productos de limpieza agresivos (lejía, acetona, alcohol puro), porque los tejidos sintéticos se desharían. BETÚN En algodón/lana: Primero se moja bien toda la mancha con un quitamanchas tipo éter, amoníaco, trementina, petróleo… Se coloca debajo de la mancha un papel absorbente y por encima se sigue presionando con un algodón empapado en el quitamanchas elegido, hasta que el betún desaparezca. Después se lava de la forma habitual.
  • 187. 187 En cuero: La mejor solución cuando se mancha de betún una prenda o sofá de piel es frotar con un algodón empapado en tetracloruro de carbono. Si el cuero es oscuro, se puede frotar con aceite de ricino para evitar que se abra, y si es de color claro, mejor usar vaselina o jalea de petróleo. En madera: (barnizada): Se pasa una gamuza humedecida en agua con vinagre (una parte de vinagre por dos de agua) para ablandar el betún e inmediatamente se retira y se saca brillo con un aerosol para muebles de madera. (Natural): Si el betún está seco, lo mejor es pasar un trapo mojado en zumo de limón o en leche caliente. Si persiste la mancha, se deja un poco de líquido sobre ella durante unos minutos y se vuelve a frotar. Después se limpia con agua y se pasa el secador de pelo para que no se estropee. En mármol: Se frota con alcohol de 90º, acetona o gasolina para mecheros. Se aclara muy bien con agua ligeramente jabonosa y se pasa un trapo para abrillantar. En tejidos sintéticos: En este caso se empapa bien la mancha con alcohol, se coloca por encima y por debajo papel absorbente (puede servir el rollo de la cocina) y se coloca encima algo de peso. Al cabo de diez minutos se levanta y si el betún se ha quitado, se lava la prenda con agua y jabón líquido; si no ha desaparecido, se vuelve a repetir la operación tantas veces como sea necesario. CAFÉ En algodón/lino: Si la mancha es reciente, lo más efectivo es espolvorearla inmediatamente con sal para que ésta absorba el café. Pasados unos minutos, se cepilla y se lava con jabón para prendas delicadas. Si la mancha tiene ya algún tiempo y el algodón o el lino son blancos, se puede frotar con agua oxigenada o con un poco de lejía. Si el tejido es de color conviene ablandar la mancha con glicerina y lavar con agua libia. En alfombras y moquetas: Lo primero que se debe hacer es frotar la mancha con agua fría para quitar los restos más gordos y absorber el café. A continuación, se vuelve a frotar con una esponja seca y se pasa un cepillo de cerdas suaves empapado en una mezcla a partes iguales de alcohol de 90º y vinagre blanco. Se extiende siguiendo la dirección del pelo y de vez en cuando a la contra para que el producto cale en el interior de la mancha, pero sin estropear la alfombra o moqueta. Al final, se seca muy bien con un trapo limpio y seco. En Lana/seda: La mejor solución para quitar las manchas de café sin dañar los tejidos delicados y de color es extender sobre la mancha de café una yema de huevo batida y diluida en agua templada. Se frota con un trapo que no suelte pelo y se aclara muy bien al final. En madera (barnizada): Se cuece un puñado de salvado en un cazo con agua, se cuela y se deja templar. Con esta agua se frota la mancha de café y desaparece. Esta agua de salvado puede guardarse porque va muy bien para recuperar el brillo de las maderas y corchos barnizados. (Encerada): Se pasa un algodón empapado en agua oxigenada de 10 ó 15 volúmenes, si es madera oscura, o en lejía si la madera es blanca o muy clara. Se aclara inmediatamente y se seca bien. Si el café resiste a esto, habrá que comprar en la droguería un abrasivo suave y lijar la superficie con él. (Natural): Hay que blanquear la mancha frotando con un limón cortado por la mitad hasta que desaparezca. Si se resiste, se puede poner un poco de zumo directamente sobre ella y se deja actuar unos minutos. Aclarar bien con agua y secar. En Mármol (blanco): Cuando el mármol es blanco o de color claro, se utiliza peróxido de hidrógeno con unas gotas de amoníaco, que se deja reposar una o dos horas sobre la mancha y se aclara. (De color): Si la mancha es reciente se limpia con agua y jabón de cocina, secándolo lo mejor posible. Si la mancha tiene tiempo y no sale fácilmente de ningún tipo de mármol, se puede intentar limpiar con limón o vinagre, pero con muchísimo cuidado porque son
  • 188. 188 productos corrosivos. No debe dejarse el limón más de uno o dos minutos sobre la mancha. Es mejor que esté poco tiempo y repetir varias veces. Si pierde brillo, habrá que encerarlo. En papel pintado (lavable): Si se coge a tiempo, bastará con pasar una esponja mojada en agua con jabón de ropa delicada o con champú. (No lavable): Se seca bien la superficie para retirar el líquido superficial de la mancha y se aplica alcohol metílico con un algodón y sin presionar demasiado. Si el papel es blanco o muy claro, y quedan residuos, puede aplicarse peróxido de hidrógeno diluido en agua, aclarándolo inmediatamente porque es un tipo de lejía y puede estropear el papel. En pared pintada (lavable): La plasticidad de la pintura evita que la mancha cale, así que basta pasar un trapo o una esponja de agua enjabonada. Si la superficie es blanca puede ponerse aguarrás en vez de jabón. (No lavable): En este caso lo primero es pasar un papel absorbente presionando fuerte sobre la mancha para que empape el café. Después se aplica un disolvente para la limpieza en seco, tipo éter, aguarrás o alcohol metílico. En porcelana: Los cercos que deja el café en el interior de las tazas de loza y porcelana se limpian con un trapo húmedo y un poco de bicarbonato sódico. Luego se lava con agua jabonosa templada (si se utiliza agua caliente la porcelana podría agrietarse). En tejidos sintéticos: Las manchas de café en estos tejidos se quitan muy bien frotando con un cubito de hielo, o mejor, con hielo picado. Una vez eliminada, se aclara aplicando con un cepillo un poco de agua (puede sustituirse por limón o vinagre blanco), con unas gotas de alcohol de 90º. Luego se lava de forma habitual. CARMÍN En algodón y lino: Para quitar el carmín de las toallas del baño, de las camisas, camisetas, pijamas, etc. hay que usar alcohol metílico o algún disolvente para la limpieza en seco, por ejemplo, el éter. Se frota con un trapo sin extender demasiado la mancha, después se frota con un cepillo enjabonado y por último, se lava en una solución de detergente líquido y amoníaco. Si el tejido es de color blanco puede ponerse en remojo con lejía. Pero hay que tener en cuenta que no por echar más cantidad de lejía la ropa queda más blanca, lo más acertado es dejar la ropa en remojo más tiempo si hace falta. En alfombras y tapicerías: En estos casos, lo mejor es limpiarlo aplicando en un algodón un poco de tricloretileno (tamponando, no frotando). Después, pasamos un trapo limpio ligeramente humedecido en agua con amoníaco. Si no tenemos a mano tricloretileno, se puede usar un producto quitamanchas en spray (la mayoría de ellos contienen este producto) de los que venden en cualquier droguería y también en los grandes almacenes. En ante: La solución más eficaz es pasar un bastoncillo de los oídos con los extremos de algodón empapados en éter y frotar con cuidado sólo lo que es la mancha. El problema de limpiar este tipo de manchas en ante es que si la prenda tiene ya un tiempo y está sucia, se notará más limpia la zona que tenía la mancha que el resto de la prenda. En ese caso, lo mejor es pasar por toda la prenda un trapo mojado en una solución de agua y amoníaco a partes iguales. Hay que hacerlo poco a poco, en superficies reducidas, y secando inmediatamente con un trapo limpio y seco. Si no lo hacemos así la prenda podría llegar a estropearse. Si el ante no estaba muy sucio bastará con pasar una goma de borrar por la zona que rodea la mancha. En lana: Mancha reciente: El carmín no es una mancha fácil de quitar sobre este tejido porque no se puede restregar, pero, en general, no suele resistirse al alcohol de 90º. Se frota con un algodón o la punta de un trapo, insistiendo varias veces si es necesario. Luego se lava la prenda a mano con agua y jabón para ropa delicada y si es necesario se frota con un cepillo. Mancha seca: Si la mancha lleva tiempo y está ya seca, hay que ablandarla antes de limpiarla y esto se hace calentándola con el secador del pelo o aplicando un poco de glicerina con la yema de los dedos. Después se aplica el alcohol de 90º y se lava con agua templada y un poco de jabón líquido.
  • 189. 189 En madera (encerada y barnizada): Bastará con pasar un trapo mojado en agua con amoníaco y después escurrir bien. Hay que frotar, aclarar con agua limpia y secar inmediatamente. Las manchas que se resistan pueden frotarse con un algodón mojado en alcohol de 90º. Después puede devolverse el brillo con una solución de alcohol de quemar y aceite de linaza mezclados a partes iguales, aplicado con un paño de lana. (Natural): Limpiar con un algodón embebido en éter, debe insistirse cuantas veces sea necesario cambiando el algodón cuando se manche, hasta que no quede resto alguno de carmín. Después se pasa una esponja jabonosa para quitar la aureola que suele dejar el éter y se seca muy bien con un trapo. En seda: Las prendas no lavables necesitan recurrir al agua oxigenada para eliminar el carmín. Se pone un trapito por la parte de debajo de la prenda, se hace una mezcla con agua oxigenada y agua a partes iguales y se frota la mancha con un algodón empapado en ella. Luego se aclara bajo el grifo de agua fría y se lava como siempre. Si no funciona el agua oxigenada, puede probarse frotando con un poco de tricloretileno y aclarando en abundante agua tibia. Si quedan restos, se deja sobre ellos jabón líquido transparente durante unos minutos. CHICLE En algodón: Se mete la prenda en el congelador hasta que el chicle esté duro y se desprenda fácilmente con la ayuda de un cuchillo o de los dedos. En alfombras y moquetas: Se frota el chicle con un cubito de hielo hasta que esté casi congelado y se despegue con facilidad. Si no sale entero y quedan restos, se eliminan frotando con un algodón empapado en aguarrás. En Cristal y loza: El remedio más eficaz cuando se trata de un recipiente (una taza, un bol, una ensaladera, una jarra….) es poner a hervir agua en una cacerola grande y meterlo dentro para que hierva con ella y se ablande el chicle. Luego se frota con alcohol para eliminar los restos pegajosos que pudieran quedar y se seca con un trapo de algodón. En hierro: En ese caso existen dos formas de quitar el chicle igual de efectivas: o bien se pone una bolsa de hielo sobre él y una vez duro, se retira haciendo presión con un destornillador o un cuchillo, o bien se calienta el chicle con un secador de pelo y se va retirando con una espátula. Los restos se frotan con un estropajo de hierro (tipo nanas) y agua jabonosa. En lana/seda: También se frota con un cubito de hielo para endurecerlo y que salga de una pieza. Es mejor tirar de él poco a poco con la ayuda de unas pinzas de depilar, para no dañar el tejido. Después y para eliminar los posibles restos, se frota la mancha con alcohol metílico y se deja en remojo la prenda en abundante agua jabonosa. En madera: Se mete un cubito de hielo en una bolsa y se frota el chicle con él. Después, y con la ayuda de un cuchillo, se levanta y se tira de él. Luego, si es madera natural, se limpia con agua y un jabón especial para madera; si es encerada, con un producto especial para madera; y si es barnizada, con agua y amoníaco. En cualquiera de los casos se seca muy bien la madera con un trapo de algodón. En mármol: Se rasca con hielo y la ayuda de un palo de madera o de un bastoncillo de naranjo que es más blando y no dañará el mármol. Si quedan restos, lo mejor es quitarlos con benzol. En pana y terciopelo: Si se endurece con hielo el chicle, hay que tirar de él con muchísimo cuidado para no estropear el pelo. Por eso, si no estamos seguros de poder hacerlo bien, lo mejor es retirar el chicle blando con la ayuda de un trapo empapado en agua hirviendo (puede tamponarse para que el agua hirviendo lo ablande) y si ya está duro porque lleva tiempo, conviene ablandarlo frotando con aguarrás. Después se tampona con benzol para eliminar los restos y se lava con jabón para ropa delicada.
  • 190. 190 En papel pintado (lavable): Se endurece con un cubito de hielo y se tira de él con cuidado. Después se limpia el papel con agua caliente jabonosa y se seca bien. (No lavable): Se calienta el chicle con el secador de pelo y se va retirando con un trapo empapado en benzol, intentando no extenderlo. Si quedan restos se puede tamponar con éter. En piel: En este caso, lo más eficaz es frotar el chicle con una crema limpiadora (de las de la cara) hasta que el chicle se desprenda por sí solo. Luego se pasa un trapo mojado en leche y se nutre todo con crema hidratante. CHOCOLATE En algodón –Alfombras y moquetas-: Se cubren de polvos de talco y se deja actuar unos minutos. Después, se pasa el aspirador y se retiran los restos de chocolate frotando con una mezcla de agua y alcohol a partes iguales. Tejidos lavables: La mancha de chocolate se quita fácilmente con agua y jabón líquido. El primer lavado debe ser con agua fría y el segundo con agua caliente. Tejidos no lavables: En este caso lo mejor es frotar la mancha con una mezcla de amoníaco y alcohol al 50%, aplicado con un trapo de algodón. En Lana/seda –manchas resistentes-: Para los tejidos delicados, el mejor remedio es eliminar los restos superficiales bajo un buen chorro de agua fría, cubrir la mancha con jabón líquido transparente (especial para prendas delicadas) y dejarlo que actúe una hora. Después se aclara muy bien con agua templada. Mancha seca: cuando la mancha tenga tiempo y el chocolate haya penetrado mucho en el tejido, habrá que ablandarlo con glicerina (extendida con la yema de los dedos) y colocar después la mancha entre dos papeles absorbentes con algo de peso encima. Se deja una media hora larga y se lava normalmente con jabón para prendas delicadas. Si en cualquiera de los dos casos (manchas recientes o secas) quedan restos habrá que empapar la zona con alcohol de 90º diluido en un poco de agua y frotar con un cepillo de uñas de cerdas suaves. En madera –encerada o barnizada-: Se quita sencillamente con agua y jabón, pero si el aceite del cacao ha calado el barniz, se puede frotar con un trapo empapado en agua caliente y amoníaco y enjuagarlo bien. Si la mancha es muy profunda, entonces habrá que frotar con un trapo empapado en gasolina. Natural: Puede limpiarse haciendo una mezcla con bórax y agua (en una proporción de 15g. de bórax por ¼ de agua). Se coloca como emplaste sobre la mancha y se deja actuar de 15 a 20 minutos. Después se retira con un trapo humedecido y se seca bien. En mármol: Si la mancha está fresca todavía, bastará con pasar una esponja enjabonada con champú y secar bien con un trapo de algodón. Pero si tiene ya tiempo y está muy pegada a la superficie porosa del mármol, el mejor remedio es frotar con un algodón empapado en agua oxigenada de 12 volúmenes hasta que desaparezca. Al final se aclara muy bien con agua tibia. DESTEÑIDO Algodón y moquetas: Algunas alfombras y moquetas pueden desteñir si se limpian con agua caliente o se cae algún líquido en ellas. La solución es frotar la zona desteñida con una mezcla de leche caliente y limón. Si no funciona, puede hacerse una mezcla de amoníaco rebajado con agua y frotar con un cepillo. Si la alfombra pierde color en este proceso, se puede recuperar limpiando con vinagre blanco y agua. Tejidos.- Existe una solución infalible que se lleva usando muchos años y que consiste en hervir en abundante agua unas 20 hojas de laurel durante 15 minutos. Se introduce la prenda en el agua hirviendo, se pone a fuego lento y se deja unos minutos sin dejar de remover. Luego, se apaga y se deja que el agua se enfríe con la prenda dentro. Después se aclara con agua fría y se lava normalmente. Barro y piedra.- Los suelos, macetas y objetos de barro pueden desteñir las superficies con las que estén en contacto, si se emplean en su limpieza productos fuertes o si permanece
  • 191. 191 mojado mucho tiempo. Si destiñe sobre piedra o cemento, hay que frotar con un cepillo de púas fuertes y amoníaco puro. Luego se lava con agua jabonosa y se aclara bien con agua fría. Se puede prevenir que el barro destiña si se friega a menudo con agua salada. Lana.- Se utiliza la misma fórmula del laurel pero, al tratarse de tejidos que encojen con el agua caliente, se deja enfriar bien el agua de laurel antes de introducir la prenda (también conviene colarla). Después, se deja en remojo de media a una hora. Se aclara y se lava con jabón para prendas delicadas. Madera Encerada o barnizada.- Lo más eficaz es frotar la zona teñida con un algodón empapado en éter y pasar un trapo enjabonado. También puede utilizarse agua oxigenada de 110 volúmenes. Al final se encera con una mezcla de aceite de linaza y alcohol de quemar a partes iguales. En madera natural.- Si cae un líquido en la tela de la silla o del reposapiés, puede llegar a desteñir y manchar la estructura de madera. Si esto ocurre en madera natural sin tratar, habrá que tratar con agua caliente y lejía a partes iguales. Se aplica con un pincel sin que cale mucho la madera y se pasa un papel absorbente para que impregne. Parqué.- Si ha desteñido la alfombra o algún mueble pintado sobre el parqué, lo mejor es pasar un trapo empapado en agua caliente con un poco de amoníaco y luego frotar con éter. Se aclara y se lava como siempre. Mármol.- Se frota con un algodón empapado en agua oxigenada con unas gotas de amoníaco. Si la mancha ha quitado color al mármol, se empapa la superficie con un poco de gasolina, se deja unas dos horas y se pule con un trapo de lana. Seda.- Si se ha desteñido toda la prenda por igual, lo mejor es ponerla en remojo durante media hora en una mezcla de agua oxigenada con unas gotas de amoníaco. Si sólo se ha desteñido una zona concreta, es más práctico extender la mancha sobre una superficie plana y con un pincel, ir aplicando una mezcla de agua oxigenada y agua al 50%. ESCAYOLA Algodón y lino.- Lo primero es ablandar la escayola y esto lo conseguimos poniendo la prenda en agua templada con jabón, si se trata de una prenda de color, o con lavandina; una cucharada por cada dos litros de agua, si es un tejido blanco. Se deja dos o tres horas en remojo, se escurre y se rasca la escayola con un cuchillo y se frota con un cepillo. Se enjuaga bien pasándolo primero por agua jabonosa y luego, por agua fría. Cristal.- Las manchas dejadas por la escayola en ventanas o bombillas se eliminan con facilidad pasándoles un trapo mojado en vinagre y secando bien con papel de periódico o con un trapo de algodón. También puede limpiarse con una mezcla de agua y alcohol de quemar. Techos.- La propia escayola de techos o muebles quedará como nueva si se limpia con una mezcla de almidón y agua templada. Puede aplicarse con un algodón, pero la manera más cómoda es utilizar un pincel. Se deja secar y se cepilla con suavidad. Gres.- Se limpia el suelo con estropajo verde empapado en vinagre caliente. Si es necesario se rasca ligeramente con una espátula o un cuchillo. Si el gres es de color, conviene aclarar al final con agua clara o ligeramente enjabonada porque el vinagre se come el color. Lana y seda.- Se tiene que ablandar la escayola mojándola en agua templada con un chorro de vinagre. Después se rasca la escayola con mucho cuidado y con ayuda de un palillo de madera de naranjo (de los de manicura). Se frota con un cepillo suave y se lava con agua y jabón líquido. Linóleo.- Para quitar la escayola en los suelos de linóleo y plástico no pueden emplearse disolvente como el aguarrás, la bencina, el jabón o el amoníaco (muy efectivos en otros casos) porque contienen álcali, una sustancia que los corroe y daña. Así que la única opción es
  • 192. 192 ablandar la escayola utilizando aceite de linaza o trementina. Se aplica con un trapo y una vez eliminada, se abrillanta todo el suelo con aceite de linaza. Madera.- Para quitar las manchas de escayola se friega con agua amoniacada y si es necesario se envuelve un cuchillo en un trapo de algodón y se rascan los pegotes más gordos. Se le da un último aclarado con agua con vinagre. Si a pesar del vinagre, la madera pierde algo de brillo por el amoníaco, éste se recupera pasando un trapo mojado en una mezcla de aceite de linaza y alcohol de quemar a partes iguales. ESMALTE DE UÑAS Algodón, lana y lino.- Se frota la mancha con un trapo blanco empapado en acetona, con mucho cuidado de no extender la mancha. Si se extiende o la mancha se resiste, podemos hacer una mezcla con dos partes de amoníaco por una de aguarrás y aplicarla frotando con un cepillo de uñas. Luego se lava con agua templada y con jabón líquido. Cristal.- Es habitual utilizar el esmalte de uñas para pintar nombres o dibujos en tazas y vasos. Si deseamos quitarlo, bastará con meterlos en el lavaplatos o ponerlos en remojo con agua caliente y jabón. Después, se frota con un estropajo y se aclara. Si se trata de otro tipo de cristal (el que está sobre una mesa, por ejemplo) se puede limpiar con alcohol de quemar, amoníaco y agua. Gres.- En este caso se echa un buen chorro de aguarrás sobre la mancha para que se ablande el esmalte y pasados unos minutos, se retira frotando con un cepillo. Se lava toda la superficie de gres con agua jabonosa y ya está. Si el esmalte se ha metido en las juntas de las losetas, lo mejor es frotar con un cepillo de uñas mojado en acetona y si es necesario, raspar con un estropajo de acero. Luego se lava normalmente. Lana y seda.- En los tejidos delicados se eliminan las manchas de esmalte de uñas con éter, tamponando con un algodón por el anverso de la tela, mientras colocamos un trapo en el reverso. Si quedasen restos se eliminan frotando con alcohol de 90º. Si aún así quedase un pequeño cerco, la prenda puede ponerse a remojo en un recipiente con agua tibia, jabón líquido especial para prendas delicadas y un chorro de amoníaco (una cucharada por litro más o menos). Madera.- Se bordea la mancha con un poco de celofán, de cinta de carrocero o de cinta aislante y se frota con la ayuda de un bastoncillo para los oídos con acetona (quitaesmaltes). Es mejor pasarlo varias veces con poca cantidad que empaparlo, ya que la acetona no sólo disuelve el esmalte de uñas sino, también, los barnices. Si a pesar del cuidado la madera queda mate, habrá que pulirla frotando con ceniza mezclada con petróleo. Mármol.- Pasar un algodón impregnado de amilacetato o acetona debería bastar. Eso sí, hay que elegir uno que sea muy poco aceitoso y después, quitar los restos pasando un trapo con aguarrás y lavando con agua a la que habremos añadido champú, en vez de jabón. Si la acetona era muy aceitosa y ha dejado algún tipo de mancha, puede quitarse frotando con éter. Papel pintado.- El mejor remedio para limpiarlo, sin levantar el papel ni el color, es frotar con un algodón empapado en alcohol metálico. Es mejor tamponar varias veces (con movimientos de muñeca de nosotros hacia la pared) que frotar de arriba abajo. Luego se le pasa un par de veces, muy rápido, un trapo humedecido (lo más escurrido posible) en agua fría. Paredes pintadas lavables.- Si no se puede mojar la pintura, lo mejor es frotar con miga de pan caliente y si se resiste recurrir al éter aplicado con un algodón. Paredes pintadas no lavables.- Si la pintura de la pared es plástica se pasa un trapo impregnado en agua caliente con aguarrás. En ambos casos, cuando la mancha de esmalte es grande el remedio más efectivo es limpiarla con un algodón impregnado en acetona. El problema de este remedio es que puede dejar una mancha de grasa que habrá que intentar quitar colocando sobre ella un papel absorbente y la plancha templada.
  • 193. 193 Piel.- La forma más delicada y la menos agresiva para la piel, es limpiarla con un algodón impregnado en éter. Pero si la mancha es grande puede que esta solución no sea suficiente, entonces habrá que hacer una mezcla de acetona, alcohol y agua (a partes iguales) y aplicarla frotando del exterior al interior. Como es probable que la piel se reseque y pierda color, conviene aplicar al final una capa de cera incolora, crema hidratante o unas gotas de aceite de ricino, frotando enérgicamente. Tejidos sintéticos.- Se utiliza la acetona como en las prendas de algodón, el problema es que puede decolorar algunos de estos tejidos e incluso, deshacerlos. Por eso, lo mejor es hacer una prueba antes en un lugar de la prenda poco visible. Si no se estropea, se frota la mancha con acetona y luego se lava normalmente con agua y jabón. En el caso de que la acetona dejase mancha, se espolvorea con talco y se cepilla. FRUTA Algodón y lino blanco.- Se echa sal sobre la mancha y se frota con un trapo blanco, con movimientos circulares del interior al exterior de la mancha. Después, se deja la prenda en remojo en agua fría con jabón líquido. Finalmente, para aclararla, se utiliza agua muy caliente si la prenda lo permite o al menos, templada. Si la mancha tiene tiempo, se pone en remojo con agua con amoníaco. Se aclara y se vuelve a poner en remojo en agua con lejía hasta que la mancha desaparezca. Se aclara bien y se lava de la forma habitual. Algodón y lino de color.- En este caso, lo más adecuado es utilizar alcohol de 90º o agua oxigenada de 20 volúmenes con unas gotas de amoníaco. Se impregna un trapo blanco y se frota suavemente. Un truco curioso y poco utilizado para quitar las manchas de fruta es meter la zona afectada en un bol con leche cortada, durante dos horas. Después se aclara. Cerámica y loza.- Las frutas de color intenso, como frambuesas, fresas, moras, etc. pueden teñir los recipientes de loza o cerámica y los cítricos pueden quitarles brillo y amarillearlas. Para limpiarlas, nada como darles un baño de dos horas en agua con bórax. Fibras vegetales.- Para quitar las manchas de fruta en esteras y alfombras de fibra vegetal, se pasa un trapo impregnado en leche salada y se dejan secar bien extendidas en un lugar ventilado. Si al limpiar la mancha ese trozo ha quedado más claro, habrá que igualar limpiando el resto con agua templada y detergente. Al final se aclara bien con agua y con agua oxigenada de 20 volúmenes (en una proporción de cuatro a uno). Lana. Manchas recientes.- Se quita frotando con un algodón impregnado en sal y se lava en agua jabonosa, sin dejar en remojo mucho tiempo. Por último, se aclara en abundante agua fría. Manchas resecas. Cuando la macha lleva tiempo y los restos de fruta se han secado sobre el tejido, antes de aplicar la sal, habrá que ablandar la mancha remojándola con agua con amoníaco. Si quedan restos, se frota con alcohol de quemar hasta que desaparezcan. Moquetas y alfombras.- Se absorben los restos o el líquido que pudiera quedar con un papel absorbente de cocina. Se pasa un trapo empapado en agua con detergente líquido y amoníaco. Si queda mancha, se frota con un tapo humedecido en tetracloruro de carbono o tricorestileno. Por último, se seca con un trapo mojado en agua fría. Mármol y piedra.- En condiciones normales, estas manchas se eliminan fácilmente frotando con un cepillo empapado en agua jabonosa. Si quedan restos, la única solución es hacer un emplaste con polvos de piedra pómez y jabón líquido y frotar con esta mezcla la mancha. Para acabar, hay que aplicar una capa de aceite de linaza sobre el mármol o una cera especial en el caso de los suelos de piedra. Papel pintado.- Para limpiar las manchas de fruta sobre este material, lo más eficaz es frotar suavemente con un algodón mojado en agua oxigenada. Después se pasa un trapo seco o el secador de pelo para que el papel no quede mojado y llegue a ahuecarse.
  • 194. 194 Seda.- Manchas recientes.- Se frota con un algodón empapado en agua caliente con amoníaco. Si la prenda tiene colores intensos, el amoníaco puede dañar el color, así que es mejor limpiar la mancha con vinagre blanco caliente. Manchas resecas.- Si la mancha está ya reseca, será necesario dejarla en remojo en una mezcla de agua fría con alcohol de 90º, al 50%. También se puede dejar la zona de la mancha en remojo de leche cortada (mejor que sea descremada para que no deja cerco de grasa) Tejidos sintéticos.- Lo primero es poner la mancha sobre un papel de cocina o una tela muy absorbente para después, frotarla con la punta de un trapo blanco empapada en jugo de limón, agua con unas gotas de amoníaco o vinagre blanco. GRASA Algodón y lino.- Para tratar una mancha reciente de grasa, lo primero es espolvorearla con polvos de talco y cuando éstos hayan absorbido la grasa, se frota enérgicamente. Si quedan restos o la mancha se ha secado un poco, hay que frotar con un trapo impregnado en amoníaco o con gasolina purificada (de la que se usa en los mecheros). Después de esto, se deja en remojo con jabón líquido y se aclara bien. Moquetas y alfombras.- Basta frotar con un paño empapado en benzol. Otra opción bastante eficaz es sustituir el éter por esencia de trementina. Grasa de coche.- Es más difícil que quitar que la grasa común pero, en general, se puede eliminar de cualquier tejido retirando el exceso con un cartón, impregnando la mancha con mantequilla para ablandar la grasa y por último, lavando con agua y jabón. Si es de cuero, se ablanda la grasa con vaselina, se deja unos minutos puesta y se frota con un paño seco. Lana. Alfombras y moquetas.- Antes de nada, ya sea la mancha reciente ya sea antigua, se debe fregar con agua caliente y jabón especial para lana con un chorro de amoníaco. Se frota bien insistiendo en la mancha con un cepillo pequeño. Si quedan restos, se eliminan frotando con un trapo empapado en tricloroetileno o tetracloruro de carbono. No está de más acabar lavando con un champú o aplicando un spray en seco, especial para moquetas. Madera barnizada.- Cuando la grasa no ha calado del todo en la madera, lo mejor es lavarla con una esponja mojada en agua caliente con jabón y amoníaco. Pero si ha calado profundo, habrá que frotar con gasolina. Madera encerada.- Se coloca un papel absorbente y la plancha caliente encima de la mancha o se frota con un paño impregnado en esencia de trementina. Si la mancha tiene algún tiempo, habrá que ablandarla primero con esencia de trementina o una mezcla de amoníaco y alcohol a partes iguales. Luego se frota con benzol, se lava como de costumbre y se encera. Madera natural.- Si la mancha lleva tiempo y la madera ha absorbido mucha grasa, se frota con benzol y se pone encima un papel de seda o polvos de talco. También se puede aplicar el benzol y los polvos juntos en una misma papilla. Mármol.- Para hacer desaparecer la grasa del mármol blanco hay que frotarla con una mezcla de Blanco de España y levandina (o lejía) al 50%. Nylon.- En este caso se lava la prenda normalmente y después se intenta decolorar la mancha con zumo de limón o con agua oxigenada. Papel pintado.- La solución más socorrida para casos de emergencia es rociar la mancha con un quitamanchas comercial en spray y cepillar bien el papel una vez se haya secado. De todos modos, tradicionalmente se han quitado este tipo de manchas frotando con un algodón con éter, para luego espolvorear con talco (o yeso fino), cubrir con un papel absorbente y pasar la plancha caliente por encima.
  • 195. 195 Pared entelada.- Se hace un engrudo con polvos de talco y benzol y se aplica a modo de emplasto sobre la mancha. Pasadas dos horas se cepilla enérgicamente. Pared pintada Lavable.- Se friega con una esponja empapada en agua caliente a la que se añade jabón y amoníaco y se aclara muy bien con agua limpia. Hay que tener en cuenta que siempre que lavemos una pared, conviene aplicar el agua jabonosa de abajo a arriba porque puede escurrir sobre la pared sucia y dejar señales, y la del aclarado, mejor de arriba abajo. Piel.- Puede recurrirse a los polvos de talco mezclados con alcohol de quemar y aplicados sobre la mancha (si tenemos alguna tiza en casa es mejor utilizar la tiza triturada en vez de los polvos de talco, porque es más absorbente). Se presiona con los dedos y se deja secar para retirarlo después, frotando. Si no se quita bien o quedan restos de mancha, se frota con un algodón impregnado en éter aplicado a pequeños golpes. Por último, conviene nutrir la piel con cera incolora, crema hidratante de cara o unas gotas de aceite de ricino extendidas con un trapo y frotando enérgicamente. Seda.- El remedio menos agresivo es preparar una mezcla espesa con tricoretileno y bicarbonato y frotar con ella la mancha con cuidado. Se deja secar y se cepilla para eliminar todos los restos. En los casos en que los que la mancha se resista, habrá que recurrir a frotar con un algodón o con un trapo limpio impregnado en esencia de trementina. Si la mancha está muy incrustada y seca, lo mejor es frotar desde el principio con un algodón empapado en éter o en magnesia. Cuando la mancha es muy pequeña o se trata de un salpicado difícil de limpiar gota a gota, lo mejor es remojar toda la prenda en agua en las que habremos echado unas gotitas de amoníaco. Tejidos sintéticos.- El primer paso es ablandar la mancha con éter para, acto seguido, lavar en abundante agua jabonosa. Terciopelo.- El mejor remedio para eliminar la grasa de un tejido tan delicado es calentar arena en el horno (vale cualquiera, pero mejor si es de la fina de playa) y extenderla sobre la mancha. Se deja actuar durante cinco minutos y finalmente, se frota con un cepillo para quitarla del todo. HIERBA Algodón blanco.- Lo mejor, aunque lleve tiempo, es poner primero la prenda en remojo con agua fría unas tres horas. Después, se lava en agua muy caliente con jabón líquido y se aclara con agua, también muy caliente, a la que se añade un poco de lejía. Por último, se aclara con agua fría. Si podemos poner la prenda a secar al sol, entonces es mejor que en el último aclarado añadamos al agua un poco de vinagre blanco. Algodón de color.- En este caso y para no dañar los colores, se lava la prenda en agua caliente con perborato, dejándola en remojo durante un par de horas y se aclara en abundante agua fría. Moquetas y alfombras.- El remedio más eficaz en estos casos es utilizar una espuma limpiadora de alfombras, dejar secar, frotar con un cepillo de cerdas duras y aclarar con un trapo humedecido en agua caliente. Si la mancha no se quita, habrá que recurrir a frotarla con un trapo empapado en tricloretileno o tetracloruro de carbono. Fibras artificiales.- Se pone el tejido a remojo en un recipiente con agua fría unos minutos y después, se lava con agua templada jabonosa con un chorrito de vinagre. Se aclara la prenda en agua fría con vinagre. Si quedan restos de hierba o césped, se puede hacer uno de los aclarados con agua templada a la que deberemos añadir un poco de agua oxigenada (dos cucharadas por medio litro). El último aclarado de todos ha de ser siempre de agua fría con unas gotas de vinagre.
  • 196. 196 Gres.- Las manchas y pisadas de hierba desaparecen de los suelos y superficies de gres lavándolos simplemente con agua muy caliente a la que habremos añadido un poco de jabón líquido y un chorrito de vinagre. Lana y seda.- Lo mejor es frotar la mancha con un algodón empapado en benzol. Luego lavar con agua y jabón y aclarar en abundante agua fría. Hilo.- En los tejidos de hilo la solución más eficaz es frotar con un trapo mojado en una disolución de alcohol y agua caliente. Si la mancha se resiste, se frota con alcohol puro y se aclara con agua caliente jabonosa. Madera encerada o barnizada.- Se elimina muy fácilmente pasando un trapo mojado en agua templada con vinagre. Se puede dejar secar con el vinagre o aclarar con un trapo mojado en agua fría. Como siempre ocurre con la madera, el último paso es secarlo muy bien con un trapo de algodón. Madera natural.- Se frota la mancha con un algodón o con la punta de un trapo empapada en benzol. Después, se aclara con un trapo mojado en agua fría (muy escurrido), se seca muy bien y si es necesario se pasa unos segundos el secador de pelo desde unos 30 centímetros. Papel.- Las manchas de hierba sobre el papel de la pared de color claro se eliminan empapando la zona con agua oxigenada, con la ayuda de un algodón. Cuando el papel tiene algo de color o es estampado, el alcohol metílico limpiará la mancha sin dañar el papel. Conviene aplicarlo con un algodón y poner luego encima un papel secante, presionando bien con la ayuda de una toalla o un trapo para que absorba bien la mancha. Terrazo y barro.- Para limpiar las manchas de hierba y césped de los suelos de materiales porosos, se empapan en vinagre caliente y se frotan con un cepillo de púas duras o metálicas. Después de lavan con agua muy caliente o jabón líquido y se aclaran con abundante agua fría. Si la mancha está incrustada y quedan restos, habrá que recurrir al benzol, aplicado directamente sobre la mancha y frotar con un cepillo (protegiéndose bien las manos con guantes). Luego se aclara con agua jabonosa. Hierbas y verduras que limpian: Hojas de hiedra.- Debemos cocer unas 25 hojas verdes en un litro de agua durante 10 minutos. Se dejan reposar fuera del fuego hasta que se enfríe. Cada vez que tengamos una mancha difícil, se empapa un algodón en este líquido, se frota bien y se lava. Hojas de laurel, El agua que resulta de la cocción de 25 hojas de laurel en dos litros de agua durante 15 minutos sirve para quitar el desteñido de la mayoría de los tejidos. Basta dejar la prenda en remojo un par de horas y aclararla en abundante agua fría. Hojas de puerros.- Si frotamos las piezas de estaño sin brillo y sucias con hojas verdes de puerros quedarán relucientes. Después hay que enjuagarlas y dejarlas perfectamente secas. Judías verdes.- Si cocemos judías verdes y conservamos el agua en un tarro, luego lo podremos utilizar para limpiar las manchas difíciles de las prendas de algodón y hasta de las más delicadas como la lana y la seda. Eso sí, para que sea efectivo, al agua de la cocción no se le debe añadir sal. HUEVO
  • 197. 197 Algodón.- Conviene dejar la prenda en remojo en agua jabonosa, una media hora y después, frotar con un cepillo de uñas y lavar normalmente. Si al secarse vemos que quedan restos, entonces habrá que ponerla de nuevo en remojo con agua fría y un poco de agua oxigenada de 20 volúmenes (dos cucharadas por medio litro). Lo más importante a la hora de tratar las manchas de huevo en cualquier tejido o superficie es saber que siempre debe limpiarse con agua fría, porque el agua caliente ayuda a fijarla aún más. Alfombras y moquetas.- Si la mancha está seca se puede frotar con un cepillo para retirar los restos visibles de huevo y después, colocar encima un emplaste hecho con jabón líquido, amoníaco y agua (si lo batimos hasta que haga espuma será más efectivo). Se deja que actúe unos minutos y después se frota enérgicamente la mancha con un cepillo. Finalmente se aclara con agua fría. Cuero.- Las manchas de huevo hay que ablandarlas para no tener que rascar la piel, por eso, tradicionalmente se ha usado un aceite especial, extraído de las pezuñas de la vaca y que se puede adquirir en droguerías. Si no lo encontramos, bastará extender con los dedos un poco de jalea de petróleo o más sencillo aún, vaselina. Se retiran los restos de huevo con un trapo y se pasa un trapo absorbente. Gres.- Bastará frotarlo con agua fría a la que se puede añadir un chorrito de jabón y otro de amoníaco o directamente, un jabón amoniacado de los que se usan para limpiar el cuarto de baño. Si la mancha está pegada, puede frotarse con un poco de sal húmeda y una vez retirados los restos, limpiar con un trapo empapado en agua fría. Lana y seda.- No conviene frotar la mancha ni ablandarla con productos grasientos. En este caso, lo mejor es poner la prenda a remojo con agua amoniacada en una proporción de una cucharada por litro. Si quedan restos, se frotan con un algodón empapado en alcohol rebajado con agua. Alfombras de seda. Si la mancha es reciente, se quitará frotando con sifón o agua carbonatada. Basta dejarlo actuar sobre la mancha unos diez minutos y retirar con una esponja. Si la mancha ya está seca, los restos de huevo se eliminarán frotando con un cepillo o una escoba de paja, siguiendo siempre la dirección del pelo. Luego, se pasa un trapo o un cepillo de uñas empapado en agua fría con jabón para prendas delicadas y vinagre. Se deja secar bien poniendo un periódico o un plástico debajo, si la alfombra está sobre un suelo de madera. Prendas de color delicadas.- Se frota la mancha con un algodón o la punta de un trapo empapada en alcohol de 90º. Después, se lava la prenda normalmente con agua fría y jabón especial para prendas delicadas (se puede dejar en remojo unos minutos siempre que no sea lana). Madera.- Se frota la mancha con un trapo empapado en vinagre puro frío. Después, se limpia toda la superficie con agua fría y vinagre, se deja secar y se saca brillo con un trapo. Policromada. Las manchas de huevo de la madera dorada de los marcos, de algunas bandejas o de bajoplatos, se limpian fácilmente frotando con clara a punto de nieve a la que habremos añadido una gota de lejía o de alcohol. Una vez limpio, se frota con un trapo hasta sacarle todo el brillo. Plástico: Hules.- Si la mancha de huevo ha caído en el mantel de hule existe un truco muy curioso pero efectivo, que consiste en hacer una vinagreta y frotar con ella la mancha. Cuando la mancha haya desaparecido, se frota todo el hule con la vinagreta pues servirá para darle brillo. Se deja secar, bien extendido, durante unas horas y se retira el exceso de grasa con un papel absorbente de cocina. Suelos.- Si son de plástico o linóleo, pueden limpiarse fregando la mancha con vinagre para quitar los restos secos más grandes. Después, se extiende clara de huevo batida a punto de nieve con un trapo y se deja secar una media hora. Finalmente, se aclara con agua fría y se frota enérgicamente con un trapo para sacarle brillo.
  • 198. 198 Plata.- En todos los metales, pero especialmente en la plata, conviene quitar la mancha de huevo cuanto antes con agua y jabón, porque deja una marca negruzca muy difícil de quitar. Si ya se ha formado la mancha, lo mejor es frotar con medio limón o hacer un puré de patata espeso con agua y cubrir la pieza con él a modo de emplaste. En los dos casos, pasados unos minutos, se aclara bien con agua templada y se saca brillo con un trapo de algodón seco o con un papel de cocina absorbente. HUMEDAD Algodón.- Si guardamos la ropa a medio secar o en armarios con ambiente húmedo (por estar cerca de tuberías o goteras) lo más probable es que aparezcan unas manchas negras y mohosas que se eliminan sencillamente lavando la prenda con agua amoniacada. Si es necesario, se frota ligeramente con un cepillo de uñas. Edredones.- Si la humedad se ha introducido en el relleno del edredón y no hay manera de que se seque, lo mejor es lavarlo: quitaremos las posibles manchas amarillas y desaparecerá el olor a humedad. Esto se hace en la lavadora o en la bañera a mano, y añadiendo al detergente un chorro de amoníaco. Una vez escurrido, si se puede, lo ideal es tenderlo al sol para que se seque bien pero si no se puede, se descose una esquina lo suficientemente grande para que entre la boca del secador del pelo y se enchufa con aire frío (también se puede alternar con aire caliente de vez en cuando). Mantas.- Si han cogido humedad y huelen o están manchadas, se limpian exactamente igual que los edredones, pero si no están manchadas y sólo se les quiere quitar la humedad, lo mejor es extenderlas en una superficie lisa y espolvorearlas con sal. Se dejan toda una noche y por la mañana se sacuden bien y se cepillan. Cuero y ante.- Las manchas amarillas de humedad se eliminan fácilmente frotando la zona con un trapo humedecido en vinagre. En las prendas de ante, se debe seguir la dirección del pelo, escurrir bien el trapo y secar con el secador de pelo para que no salga de nuevo la humedad. En el caso del cuero, se seca con un trapo y se nutre con crema hidratante. Espejos.- El contacto permanente con la humedad provoca que los espejos se piquen o se llenen de manchas de humedad, el mejor truco es pasarles un trapo o un algodón empapado en aceite de máquina (del que se usa para la moto, la cortadora de césped, la máquina de coser, etc.) Conviene dejarlo que se seque unos minutos y luego retirar el exceso con un papel de seda o un papel absorbente de cocina. Como último paso, se limpia bien el espejo con alcohol y se seca con papel de periódico. Además, la humedad continuada es la causante de que el espejo pierda su azogue (pátina negra que llevan pro detrás), para evitarlo conviene cubrir toda la parte de atrás con una silicona transparente. Se puede comprar en tubo y extender con la ayuda de un cartón. Fibras vegetales.- Las alfombras de sisal, coco, etc. cogen humedad con gran facilidad y les salen unas manchas oscuras muy desagradables. Para eliminarlas, lo primero es secarlas muy bien con el secador de pelo o al sol. Después, se frotan con un cepillo y una disolución de agua caliente y lejía al 50% y se extienden dejándolas secar al sol. Para evitar que la lejía reseque la fibra vegetal se puede rociar con un limpiador de muebles convencionales en spray. Lana y seda.- Las manchas de humedad de los tejidos delicados y de los sintéticos se eliminan frotando con leche. Después se lavan como de costumbre con jabón especial para prendas delicadas. Madera.- En los muebles y suelos no barnizados suelen aparecer cercos provocados por la humedad de tiestos, vasos, etc. cuando la marca es muy reciente, bastará frotar enérgicamente con un trapo de lana, secar bien con un secador de pelo y aplicar de nuevo una capa de cera. Si la humedad lleva tiempo lo mejor es frotar primero con esencia de trementina, para eliminar la mancha blanquecina y después se restaura el color aplicando un poco de cera de color madera.
  • 199. 199 Papel pintado.- Lo primero es eliminar la mancha negra de moho y para ello hay que pasar un trapo empapado en agua oxigenada. A continuación, hay que eliminar la suciedad y esto se consigue espolvoreando con talco, colocando encima un papel absorbente y pasando la plancha hasta que no quede nada de humedad. Se dejan los posibles restos de talco que queden sobre la mancha hasta el día siguiente y se cepilla bien. Si la humedad no se debe a un accidente concreto, como una gotera, sino a que la habitación se encuentra en un lugar permanentemente húmedo, lo mejor es dejar en algún rincón o detrás de un mueble, un cuenco con cloruro de calcio que resecará el ambiente. Pared pintada.- Cuando salen manchas grises o amarillas de humedad en el techo o en las paredes pintadas, la única opción es repintar, pero antes hay que limpiar la mancha frotando con un trapo y una disolución de agua caliente y lejía a partes iguales. Se deja secar dos horas y se rasca con un cepillo. A continuación se vuelve a frotar con una esponja empapada en la misma disolución de agua con lejía y se deja secar pero, esta vez, de dos a tres días. Por último, se aplica un fungicida para evitar que vuelva a salir la humedad y se pinta con el color deseado. humedad del baño, eliminar En el armario de la ropa.- Guardar las toallas en el baño es muy cómodo pero seguramente cogerán humedad y un desagradable olor. Para evitarlo puedes poner en el armario o cajón una pastilla de jabón sin papel o un saquito de sal y una naranja con clavos de olor. En el espejo.- Con la condensación del agua al ducharnos con agua caliente, el espejo se empaña y resulta imposible vernos en él por el vaho, pero existe un truco infalible para que esto no ocurra: frotar la superficie con un algodón empapado en alcohol y dejar que se evapore sin secarlo. Con esta capa protectora no se empañará nunca más. En los azulejos.- En la zona de la ducha suelen salir con facilidad manchas de humedad que se reflejan sobre todo en las juntas de los azulejos. Para eliminarlas, hay que frotarlas con un cepillo empapado en lejía y dejar pasar unos minutos antes de aclarar. Para evitar que la humedad haga mancha, un buen truco es frotar las juntas con agua oxigenada. JARABE Algodón.- Se pone la prenda bajo el chorro de agua fría unos minutos. Se deja en remojo unas horas en agua fría y se lava añadiendo al agua del aclarado un generoso chorro de amoníaco. Alfombras y moquetas.- Se frota con un paño empapado en agua fría y si el jarabe tiene colorante, se frota con un paño empapado en leche caliente y luego se aplica amoníaco (en pequeñas cantidades) aclarando muy bien con agua fría. Ante.- Con la punta de un trapo de algodón se aplica esencia de trementina, frotando la mancha de dentro hacia fuera. Luego se pasa un trapo ligeramente humedecido. Lana/seda.- Se deja en remojo la prenda en agua fría y se lava con jabón especial para prendas delicadas, frotando con un cepillo de uñas. Después, se aclara con agua fría a la que añadimos vinagre (medio vaso por cada dos litros). Madera: encerada y barnizada.- Si la mancha es reciente, bastará pasar un paño mojado en agua templada, pero si lleva tiempo, habrá que frotarla con un algodón empapado en una mezcla de esencia de trementina y aceite de linaza. De este modo limpiamos la mancha y evitamos que quede un cerco. Madera natural.- Se frota con un trapo empapado en esencia de trementina o éter. LEJÍA Algodón.- Si hemos utilizado la lejía para blanquear algunas prendas y la hemos dejado demasiado tiempo, o no la hemos aclarado bien, lo más probable es que se haya vuelto de
  • 200. 200 color amarillo (tras un mal aclarado la lejía sigue actuando, incluso después de seca y planchada la prenda). En este caso la mejor solución es ponerla en remojo, durante varias horas, con agua amoniacada o con agua y un chorro de aguarrás. Conviene reunir varias prendas y blanquearlas juntas en la lavadora porque al hacer varios aclarados no hay peligros de que amarilleen. Esmalte, loza y porcelana.- La lejía es muy eficaz para la limpieza de los sanitarios del baño y para blanquear piezas de loza, pero si no se aclara bien puede corroerla o al menos, dejar marcas amarillas. Estas son muy difíciles de quitar, pero puede intentarse de varias formas: dejando la zona en remojo con agua jabonosa y amoníaco, frotando con más lejía pero mezclada con agua caliente o frotando con zumo de limón. Lana y seda.- Si el tejido ha amarilleado, se frota con una esponja con vinagre blanco y se aclara muy bien. Si han caído unas gotas y reaccionamos inmediatamente, podemos frotar la zona con un paño empapado en agua amoniacada y aclarar en abundante agua fría, así evitamos que queme la tela. Si ya se ha comido el color, la única opción es teñir la prenda. Pero si se hace directamente, quedará más clara la zona de la mancha, de ahí que primero hay que decolorarla (existen productos que sirven para lana, seda, terciopelo, lino, viscosa, acetato, etc.) y después teñirla con un tinte en agua caliente o en agua fría (se recomiendan para prendas que se lavan a menudo). Madera.- Se limpia bien la mancha con esencia de trementina (si la madera está barnizada se lija antes para igualar los bordes), después, se trata la mancha con un producto reparador o con una cera del mismo color. Después se vuelve a encerar. LLUVIA Ante: Manchas superficiales.- En este caso basta frotarlas con un trozo de pan duro y cepillar en el sentido del pelo. Manchas profundas.- Se frotan con un estropajo de acero. Si el pelo ha perdido brillo, en vez de con un estropajo, se frota con una lija de grano fino y después se pone sobre el vapor de una olla con agua hirviendo. Cristal.- Si las marcas de las gotas no son recientes, basta frotar los cristales con agua y vinagre y secar bien con un papel absorbente. Si los cristales están muy marcados, lo mejor es limpiarlos con té caliente. Además, si hace mucho frío, conviene añadir al agua del aclarado un poco de alcohol metílico o de aguarrás, de este modo evitamos que el agua de lluvia se hiele sobre el cristal. Madera barnizada.- Las salpicaduras de lluvia sobre madera barnizada se eliminan frotando con un paño suave impregnado en una mezcla al 50% de aceite de oliva y alcohol de 90º. Madera encerada.- En este caso las marcas se eliminan frotándolas con un corcho como si fuera una goma. Luego se nutre la madera pasándole un trapo empapado en leche y dejándola secar antes de pasar un trapo de lana con cera. Piel.- Para eliminar las pequeñas marcas de lluvia bastará frotarlas con la mano y una crema hidratante no muy grasa. Si se ha mojado mucho la prenda y el cuero ha quedado seco y tieso, se limpia con un poco de petróleo y se hidrata con una crema hidratante. Si la lluvia deja manchas o cercos blancos, se puede colocar la prenda o los zapatos sobre el vapor de agua hirviendo para luego impermeabilizar con glicerina. Terciopelo.- Se frota muy suavemente con un trapo ligeramente mojado en agua, siempre en la dirección del pelo (como si lo estuviéramos peinando) y se deja secar muy bien. Se puede poner sobre el vapor de una olla con agua hirviendo para esponjar el pelo, pero el terciopelo nunca se debe planchar porque acaba aplastado y pierde su apariencia y su brillo. Proteger el calzado húmedo: Ante.- Los zapatos de piel vuelta pueden impermeabilizarse con un spray especial o con laca del pelo.
  • 201. 201 Botas de agua.- Para que se conserve el plástico, se frotan con un algodón mojado en leche templada, se aclaran con una esponja húmeda y se secan con un paño. Piel y cuero.- A la piel curtida se le crea una capa protectora dándole crema; vale la de caballo. MAQUILLAJE Algodón.- Las manchas de base de maquillaje, colorete y sombras se eliminan de tejidos de algodón frotando con un algodón empapado en alcohol o éter antes de lavarlas de la forma habitual. Se debe cambiar el algodón cuantas veces sea necesario hasta que no quede ni rastro. Al contrario de lo que ocurre con la mayoría de las manchas, las de maquillaje se fijan más si se utiliza en un primer momento agua fría o hielo. Es mejor limpiarlas desde el principio con agua templada o caliente. Ante.- Se intenta eliminar frotando con un algodón embebido en alcohol y si se resiste, se frota muy ligeramente con una lija de grano muy fino. Lana.- Si la mancha está muy reseca, al no poder lavarse la prenda en agua muy caliente, hay que ablandarla un poco mediante el aire caliente del secador de pelo. Después se frota con un poco de éter y se lava a mano de la forma habitual, pero sin dejar la prenda en remojo (en general la lana no debe dejarse nunca en remojo). Piel y cuero.- Como si de la cara se tratase, las manchas de maquillaje se eliminan de las prendas y tapicerías de piel, con una loción o crema desmaquillante aplicada con la mano y retirada con un algodón (para que el efecto sea mayor se debe calentar un poco la zona frotando con la mano). Si no se quita habrá que frotar con éter y nutrir finalmente con una crema hidratante. Seda.- Si se trata de una mancha reciente y de poca envergadura, se espolvorea la zona con polvos de talco y después, se cepilla enérgicamente. Si la mancha lleva tiempo o es muy grande lo mejor es frotar la zona de la mancha con un algodón empapado en éter y colocar, a modo de emplaste, un poco de jabón líquido especial para prendas delicadas. A continuación se lava de forma habitual a mano y si es necesario, se frota con un cepillo de dientes. MERCROMINA Algodón y lino blanco.- Las manchas de mercromina sobre un tejido blanco sólo tiene una solución: humedecer la mancha con lejía pura. Lo mejor es poner la lejía en un cuenco pequeño e introducir sólo la zona de la mancha para que se empape bien, pero sin frotar. Cuando lleve al menos media hora a remojo, se saca y se frota bien con jabón líquido bajo el chorro de agua caliente. Al final, se lava la prenda de forma habitual. Algodón y lino de color.- En este caso se frota la mancha lo antes posible con un algodón empapado en alcohol de 90º. Repitiendo la operación cuantas veces sea necesario y cambiando con frecuencia de algodón para no extender la mancha. Después, se deja la prenda en remojo con agua jabonosa y se aclara. Lana y seda.- En los tejidos naturales y delicados, lo primero es empapar la mancha con agua fría para después, ponerlos en remojo con agua y alcohol de quemar en una proporción de una parte de alcohol por dos de agua. Cuando la mancha haya desaparecido definitivamente se lava con agua y jabón para prendas delicadas. Madera encerada o barnizada.- En este caso se frota con un algodón embebido en bencina hasta que la mancha desaparezca (habrá que cambiar de algodón varias veces). Se aplica cera de muebles y se saca brillo con un trapo de lana.
  • 202. 202 Madera natural.- Se frota con la punta de un trapo y tricloroetileno (se puede sustituir por una lejía). Se le pasa un trapo humedecido en agua caliente y se deja secar. Mármol y plásticos.- Si se coge a tiempo, bastará lavar la superficie con agua caliente y jabón. Se enjuaga con agua fría y un chorro de lavandina (o de una lejía poco agresiva). Si se trata de un suelo, se deja secar tal cual y si es una encimera, una mesa, etc., se seca bien con un trapo de algodón para después sacarle brillo con otro de lana. Piel y cuero.- La mercromina se elimina de la piel, ya sea de una prenda o de las manos, frotando con un algodón empapado en vinagre o en zumo de limón. Si se resiste sólo hay una opción, probar con una solución de agua y alcohol al 50%. Los últimos restos se pueden frotar directamente con alcohol de quemar. Como el alcohol puede dejar cerco hay que hidratar la piel con una crema de cara. MERMELADA Algodón.- Como en el caso de la miel y de otras manchas con productos dulces, el agua muy caliente es el mejor aliado. Sin embargo en este caso tenemos que contar con que el colorante de la mermelada deja una mancha extra. BLANCO.- Se retira lo más gordo poniendo la mancha bajo el chorro de agua caliente y frotando. Después, se intenta eliminar frotando con la punta de un trapo empapado en agua oxigenada. También se puede dejar la prenda media hora en agua con lejía. Se lava inmediatamente con agua templada y jabón y se hacen dos o tres aclarados. DE COLOR.- Basta frotar con agua templada, pero si se resiste o quedan restos pringosos, se deja en remojo con agua a la que se le añade un chorro de alcohol de 90º. Lana y seda: alfombras y moquetas.- Se cepilla la mancha con agua templada. Luego, se frota con un algodón y alcohol de 90º o éter, hasta que la mancha desaparezca del todo. Finalmente se elimina el cerco frotando con un trapo mojado en agua con vinagre. Lana y seda: tejidos.- Lo primero es restregar la mancha con un trapo húmedo para eliminar el azúcar y lo segundo frotar con un algodón embebido en una mezcla de agua y alcohol de 90º a partes iguales, para quitar el colorante. Después, se lava normalmente con un jabón para prendas delicadas. Madera encerada o barnizada.- Frotando la mancha con unos posos de café húmedos se quitará inmediatamente. Después, se pasa un trapo suave con cera incolora y se saca brillo frotando enérgicamente. Madera natural o blanca.- Se limpia con un trapo blanco empapado en agua con lejía. Se seca bien y se frota con un paño de algodón. MIEL Algodón.- Si la miel se enfría, al chorro de agua fría se cristaliza y cuesta mucho más eliminarla. La mejor opción es frotar bien la mancha bajo un chorro de agua caliente y cuando haya desaparecido, se lava con jabón líquido para eliminar del todo el azúcar. También puede dejarse en remojo con agua a la que se añade un puñado de sosa. Alfombras y moquetas.- Se frotan con un trapo empapado en agua muy caliente para retirar lo más gordo. Después se pasa un trapo de agua amoniacada para que no queden restos pegajosos. Si la mancha está muy seca, habrá que ablandarla un poco con el secador de pelo o con una estufa de aire caliente. Corcho.- En condiciones normales se retira la mancha con agua caliente y jabón neutro o champú. Si quedan restos pegajosos o el corcho la perdido un poco de brillo, lo mejor es lavar toda la superficie con agua con vinagre o con una infusión hecha con tres litros de agua y 600 g. de salvado. Se extiende con una esponja, se deja secar y se aclara con agua limpia. Para que quede perfecto se puede sacar brillo con una mopa de algodón.
  • 203. 203 Cristal.- Lo mejor es preparar agua bien caliente con un puñado de sal gorda y tres cucharadas de vinagre blanco y limpiar los cristales con un trapo de algodón empapado en este agua. Para retirar bien todo el azúcar de la miel se cambia de trapo varias veces. Al final se seca bien con un papel de cocina absorbente y se puede frotar con un algodón embebido en alcohol de quemar. Vasos y jarras.- Si la miel ha quedado en el fondo, lo mejor es dejarlo en remojo con agua muy caliente y jabón, pasados unos minutos se deja un poco de agua en el fondo y se echa un puñado de tierra o de arroz, se frota con energía y se pasan por agua amoniacada. Finalmente se aclaran con agua tibia. Lana y seda.- La miel se elimina de estos tejidos dejándolos en remojo unos minutos en agua templada con bicarbonato. Se frota ligeramente y si quedan restos, se aplica un poco de bicarbonato sin disolver directamente en la zona de la mancha y se frota. Se aclara muy bien (siempre en agua templada). Madera barnizada.- Bastará con pasar un trapo mojado en un poco de agua tibia y jabón líquido especial para maderas. Y para que no quede ningún resto pegajoso, se friega bien toda la superficie con agua con vinagre, pero escurriendo bien el trapo o la fregona para no empapar nunca la madera. Madera natural.- Si la mancha acaba de caer, se retira con un trapo humedecido en agua con jabón, se aclara bien con agua fría y se seca con un papel absorbente. Si la miel ya ha cristalizado y se ha introducido en las vetas de la madera, habrá que recurrir a frotar con un trapo embebido en esencia de trementina. MOHO Algodón: Alfombras y moquetas.-No son unas manchas fáciles de quitar, sobre todo si llevan mucho tiempo, pero se puede intentar haciendo una pasta que mezcle una cucharada de almidón en polvo, otra de jabón en polvo y otra de sal, junto con el zumo de un limón. Se cubre con esta mezcla la mancha de moho (si se trata de una alfombra conviene hacerlo por ambos lados), se frota, se deja secar una o dos horas mínimo y se enjuaga bien con un trapo suave empapado en agua tibia. Por último, se deja secar la moqueta o alfombra al aire sin utilizar secadores ni estufas de calor. Algodón blanco.- La mejor forma de eliminar el moho es algo laboriosa pero muy efectiva. Consiste en poner a hervir leche y agua a partes iguales en una cacerola, e introducir la prenda para que cueza unos minutos. Se saca, se escurre muy bien y se deja en remojo en agua templada con un chorro de lejía (o amoníaco si no tenemos a mano lejía). Pasadas dos o tres horas se escurre bien y se aclara con agua templada. Algodón de color.- Lo mejor es dejar la prenda en remojo en agua con amoníaco, al menos tres horas. Cuando hayan desaparecido se frotan los posibles restos que queden en la tela y se aclara bien con agua fría. Baldosines y azulejos.- Se frotan con un estropajo verde y lejía sin diluir entre las juntas. Si el moho ha penetrado mucho entre ellas y no se quita con lejía, habrá que frotar con un estropajo de acero o con un cuchillo, para vaciar las juntas y dejarlas bien limpias. Luego se rellenan con un poco de cemento blanco. Cuero.- Las huellas de moho sobre el cuero desaparecen frotando con un algodón mojado en aguarrás o en un líquido antiséptico para aclarar la boca (colutorio). A continuación se espolvorea con polvos de talco y se deja actuar unos minutos para que seque por completo la zona. Después, se retira frotando con un trapo seco y se le da una capa de cera incolora.