Your SlideShare is downloading. ×
Zaqueo 1
Zaqueo 1
Zaqueo 1
Zaqueo 1
Zaqueo 1
Zaqueo 1
Zaqueo 1
Zaqueo 1
Zaqueo 1
Zaqueo 1
Zaqueo 1
Zaqueo 1
Zaqueo 1
Zaqueo 1
Zaqueo 1
Zaqueo 1
Zaqueo 1
Zaqueo 1
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Zaqueo 1

2,131

Published on

Published in: Travel, Business
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
2,131
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
33
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Hay encuentros que pronto se olvidan, y encuentros que nos cambian la vida. ¿Quién no tiene ganas de mejorar la vida? Quizás un día un encuentro le dé la vuelta a tu existencia. Encontrar a Jesús es posible hoy. iHoy quiero entrar en tu casa! El encuentro que Zaqueo tuvo un día fue decisivo: no sospechaba el alcance de su curiosidad.
  • 2. ZAQUEOun hombre transformad o
  • 3. Las ciudades ocupadas por el Imperio Romano tenían un astuto sistema de administración con cobradores de impuesto locales, que por recaudar impuestos para Roma, tenían su beneficio particular.
  • 4. «Jesús entró en Jericó y atravesaba la ciudad» A Jesús le gusta caminar en medio de la gente. Era un famoso predicador . Había gran expectativa, mucha gente lo seguía.
  • 5. “Vivía allí un hombre rico llamado Zaqueo, que era jefe de los cobradores de impuestos” El cargo de Zaqueo era todavía más inmoral, porque con él se quedaba la mayor parte de lo recaudado. Era, un traidor, porque colaboraba con los ocupantes y además se enriquecía a costa de la gente. Era un pecador público.
  • 6. “Deseaba conocer a Jesús, pero era pequeño y la gente le impedía verlo” Curioso y con ganas, Zaqueo intenta ver a Jesús.
  • 7. “Así que echó a correr y, adelantándose a todos, subió a un árbol…” Zaqueo siempre tiene una salida para conseguir lo que se propone.
  • 8. …para verlo cuando pasara” Zaqueo está a salvo, escondido entre las ramas. Desde arriba, ve las cosas sin ser molestado.
  • 9. “Al llegar Jesús a aquel lugar miró hacia arriba y vio a Zaqueo” Jesús pasa junto al árbol, se detiene , levanta los ojos y se produce el encuentro. Para encontrar a alguien hay que saber pararse.
  • 10. Y Jesús le dijo: “Zaqueo, baja en seguida, porque hoy quiero alojarme en tu casa”.
  • 11. Zaqueo tiene que bajar del árbol para recibir a Jesús. Pero además tiene que bajarse de su orgullo .
  • 12. “Él bajo a toda prisa y, con alegría, recibió en su casa a Jesús” Zaqueo se siente muy honrado con la visita de Jesús. Lo invita a comer a su casa. Es un día de gran fiesta para él.
  • 13. Al ver esto, todos se pusieron a murmurar: “Este se aloja en casa de un hombre de mala reputación” La gente se escandaliza y algunos critican despiadadamente a Jesús.
  • 14. Zaqueo, por su parte, se puso en pie y, dirigiéndose al Señor dijo: “Señor, estoy decidido a dar a los pobres la mitad de mis bienes y a devolver cuatro veces más a los que haya defraudado”. Zaqueo después del encuentro amistoso con Jesús. Decide dar un paso más. Acaba de descubrir una riqueza mucho más grande que el dinero: la felicidad de ser querido.
  • 15. Entonces Jesús dijo: -Hoy ha llegado la salvación de esta casa. ¡El Hijo del Hombre ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido! Ni ayer ni mañana, es hoy, cuando Jesús pasa. Hoy Jesús trae la felicidad a la casa de Zaqueo. Hoy todo puede cambiar.
  • 16. Esta es la historia de Zaqueo. Un día conoció a Alguien capaz de mirar más allá de las apariencias, capaz de creer en la bondad que se oculta en cada persona, capaz de acercarse al otro, no para exigirle, y corregirlo, sino, sencillamente, para quererlo y ofrecerle una mirada amistosa y una mano tendida.
  • 17. LA HISTORIA DE ZAQUEO PUEDE SER LA TUYA

×