Os aseguro que en cualquier parte del mundo donde se anuncie  la Buena Noticia  será recordada esta mujer  y lo que ha  he...
La tradición identifica  a esta mujer con  María Magdalena, sin ningún fundamento  en los Evangelios. Tampoco es María de ...
Un fariseo invitó a Jesús a comer. Entró, pues, Jesús en casa del fariseo y se sentó a la mesa. Un fariseo quiere honrar a...
En esto, una mujer, una pecadora pública, al saber que Jesús estaba comiendo en casa del fariseo, se presentó con un frasc...
Al ver esto el fariseo que lo había invitado, pensó para sus adentros: «Si éste fuera profeta,  sabría qué clase de mujer ...
Entonces Jesús tomó la palabra  y le dijo: - Simón, tengo que decirte una cosa . El replicó: -Di, Maestro. Jesús prosiguió...
Y volviéndose a la mujer, dijo a Simón: -¿ Ves a esta mujer ? ¿Cómo vemos a las personas? ¿Nos atrevemos a menospreciar y ...
Cuando entré en tu casa  no me diste agua para lavarme los pies,  pero ella ha bañado mis pies con sus lágrimas  y los ha ...
Entonces dijo a la mujer: - Tus pecados quedan perdonados . Los comensales se pusieron  a pensar para sus adentros:  «¿Qui...
Después de esto, Jesús caminaba por pueblos y aldeas predicando y anunciando el reino de Dios. Iban con él los doce y algu...
Señor, nos enfrentas con la historia de una mujer cuya vida estaba condicionada por su cuerpo, un cuerpo mercancía, que la...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

La Mujer Del Perfume Tiempo Ordinario X I

7,748

Published on

Published in: Education
1 Comment
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
7,748
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
10
Actions
Shares
0
Downloads
67
Comments
1
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

La Mujer Del Perfume Tiempo Ordinario X I

  1. 1. Os aseguro que en cualquier parte del mundo donde se anuncie la Buena Noticia será recordada esta mujer y lo que ha hecho. ( Jesús de Nazaret ) Lucas7, 36-8,3 XI Domingo Tiempo Ordinario –C-
  2. 2. La tradición identifica a esta mujer con María Magdalena, sin ningún fundamento en los Evangelios. Tampoco es María de Betania, hermana de Marta y Lázaro (Jn 12), Ni otra María que también ungió a Jesús, no los pies sino la cabeza (Mc 14)
  3. 3. Un fariseo invitó a Jesús a comer. Entró, pues, Jesús en casa del fariseo y se sentó a la mesa. Un fariseo quiere honrar a Jesús –y honrarse- invitándole a comer. Jesús acepta, no discrimina a nadie.
  4. 4. En esto, una mujer, una pecadora pública, al saber que Jesús estaba comiendo en casa del fariseo, se presentó con un frasco de alabastro lleno de perfume, se puso detrás de Jesús junto a sus pies, y llorando comenzó a bañar con sus lágrimas los pies de Jesús y a enjugárselos con los cabellos de la cabeza, mientras se los besaba y se los ungía con el perfume. Según la mentalidad de los fariseos, la unción de la mujer era claramente provocativa e indecente. ¡Escándalo tras escándalo!, le seca con la melena suelta, una parte del cuerpo femenino que jamás debía quedar a la vista de los varones. A ella no le importa el menosprecio de los presentes. Tiene sed de Bondad, ansia de Dios. Sabe que en el programa de Jesús hay espacio para ella y se siente llena de agradecimiento
  5. 5. Al ver esto el fariseo que lo había invitado, pensó para sus adentros: «Si éste fuera profeta, sabría qué clase de mujer es la que lo está tocando, pues en realidad es una pecadora». El fariseo juzga a las personas como buenas o malas, cumplidoras o pecadoras. No puede arriesgarse a perder su frágil pureza rozándose con la gente. Se considera mejor que los demás y, por ello, con poca capacidad para necesitar la misericordia de Dios y su perdón.
  6. 6. Entonces Jesús tomó la palabra y le dijo: - Simón, tengo que decirte una cosa . El replicó: -Di, Maestro. Jesús prosiguió: - Un prestamista tenía dos deudores: uno le debía quinientos denarios y el otro cincuenta. Pero como no tenían para pagarle, les perdonó la deuda a los dos. ¿Quién de ellos lo amará más? Simón respondió: -Supongo que aquél a quien le perdonó más. Jesús le dijo: - Así es. Jesús quiere transmitir un mensaje básico en su predicación y en su actuación: la importancia del amor y del perdón.
  7. 7. Y volviéndose a la mujer, dijo a Simón: -¿ Ves a esta mujer ? ¿Cómo vemos a las personas? ¿Nos atrevemos a menospreciar y juzgar por apariencias, etiquetas, prejuicios...? La mirada de Jesús es de acogida, ayuda, cercanía, tolerancia, comprensión, perdón, amor....
  8. 8. Cuando entré en tu casa no me diste agua para lavarme los pies, pero ella ha bañado mis pies con sus lágrimas y los ha enjugado con sus cabellos. No me diste el beso de la paz, pero ésta, desde que entré, no ha cesado de besar mis pies. No ungiste con aceite mi cabeza, pero ésta ha ungido mis pies con perfume. Te aseguro que si da tales muestras de amor es que se le han perdonado sus muchos pecados; en cambio, al que se le perdona poco, mostrará poco amor. Jesús se pone de parte de la mujer, de parte de la pecadora frente al justo y puro. Aparece la palabra clave, amor , y la radical diferencia entre el fariseo y Jesús, entre la antigua ley y la Buena Noticia. Según Jesús ella es la verdadera anfitriona. De este modo anticipa el papel de otras mujeres que, con su acogida, convertirán sus casas en iglesias domésticas, plataforma de las primeras comunidades.
  9. 9. Entonces dijo a la mujer: - Tus pecados quedan perdonados . Los comensales se pusieron a pensar para sus adentros: «¿Quién es éste que hasta perdona los pecados?». Pero Jesús dijo a la mujer: - Tu fe te ha salvado; vete en paz . La forma de actuar de Jesús, con respecto al pecado y al perdón, ofende la sensibilidad religiosa no sólo de sus contemporáneos sino de much@s cristian@s de todos los tiempos. El encuentro con Jesús trae salvación, liberación y perdón, supone una invitación a una relación nueva con Él. Experimentar el perdón gratuito de Dios nos hace libres, capaces de perdonar y de amar.
  10. 10. Después de esto, Jesús caminaba por pueblos y aldeas predicando y anunciando el reino de Dios. Iban con él los doce y algunas mujeres que había liberado de malos espíritus y curado de enfermedades: María, llamada Magdalena, de la que había expulsado siete demonios, Juana, mujer de Cusa, administrador de Herodes, Susana, y otras muchas que le asistían con sus bienes. Por la fe y el amor aquella mujer quedó vinculada a Jesús, es fácil imaginarla entre las mujeres que acompañaban a Jesús como discípulas. Jesús no excluye, por ser hombre o mujer, de su seguimiento más cercano. Le sigue quien se deja ganar por la fuerza de su Palabra y de su Amor y le hace presente en la vida cotidiana. Camino de Galilea
  11. 11. Señor, nos enfrentas con la historia de una mujer cuya vida estaba condicionada por su cuerpo, un cuerpo mercancía, que la descalificaba como persona plena. Ayúdanos a no considerarnos superiores a nadie. Ayúdanos a ver las enormes posibilidades que has puesto en todos los seres humanos. Ayúdanos a admirar y a copiar la fe y el arrepentimiento de esta mujer sin nombre, ¡cómo tantas otras!. Que seamos capaces de un agradecimiento tan “poco civilizado” como el de esta mujer. Que nos atrevamos a proclamar en voz alta nuestra condición de cristian@s. Que derrumbemos las paredes, visibles o invisibles, que evitan los contactos corporales con nuestros semejantes. Que recordemos siempre dónde está la fuente de nuestra perpetua curación. Amén
  1. A particular slide catching your eye?

    Clipping is a handy way to collect important slides you want to go back to later.

×