Conclusiones (a partir de la página 109) libro blanco de la subcomisión parlamentaria para la rsc 2006
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Conclusiones (a partir de la página 109) libro blanco de la subcomisión parlamentaria para la rsc 2006

on

  • 899 views

Conclusiones a partir de la página 109.

Conclusiones a partir de la página 109.
Interesantísimas y realistas las conclusiones de la Comisión Parlamentaria, publicadas en 2006.

Statistics

Views

Total Views
899
Views on SlideShare
897
Embed Views
2

Actions

Likes
1
Downloads
1
Comments
0

1 Embed 2

http://www.linkedin.com 2

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Conclusiones (a partir de la página 109) libro blanco de la subcomisión parlamentaria para la rsc 2006 Conclusiones (a partir de la página 109) libro blanco de la subcomisión parlamentaria para la rsc 2006 Document Transcript

  • Congreso 31 de julio de 2006.—Serie D. Núm. 423 ¿Cómo? En primer lugar, y empezando por lo más 1. Una política que acompañe a las empresas, en genérico, esperamos que el Gobierno español, que las especial a la pequeña y mediana empresa, en una estra- fuerzas políticas españolas apoyen expresamente el tegia y un recorrido que debe hacerles más competiti- proceso iniciado por las normas de Naciones unidas vas y sostenibles, en el nuevo entorno que representa la para empresas. Es un posicionamiento político claro globalización. Las grandes corporaciones y las empre- que pedimos a los responsables españoles. Pedimos sas más innovadoras, con independencia de las políti- también al ejecutivo que contribuya de manera decidida cas de los Gobierno, están optando por incorporar a los trabajos de ese mecanismo recientemente creado, prácticas concretas en materia de RSE en sus modelos que es el representante especial del secretario general de gestión empresarial. La política debe garantizar unas para abordar esta problemática.» (OSC) reglas de juego claras y transparentes, para garantizar una competencia real y al mismo tiempo, promover un Ítem 4: Coordinación y evaluación de las políticas marco y un clima que hagan posible para las pequeñas y medianas empresas que lo deseen y estén en condi- de RSE en las administraciones ciones de hacerlo, incorporar la RSE en su modelo de gestión. «La evaluación de políticas en materia de sostenibi- 2. Una política orientada a promover la moderni- lidad. Como responsabilidad de las administraciones zación y adaptación de las relaciones laborales a la públicas, llevar a cabo una evaluación de las distintas nueva realidad de la empresa, mas flexible y en red, políticas públicas encaminadas de una manera u otra desde la perspectiva de generar un nuevo equilibrio hacia la implantación de un modelo de desarrollo soste- entre las necesidades de las propias empresas, que nible a través de la definición de criterios objetivos y demandan mayor flexibilidad, y las demandas de los fiables para medir los progresos en términos de compa- trabajadores y sus familias, que exigen nuevas seguri- rabilidad.» (GAP) dades. 3. Una política orientada a promover el reforza- En resumen: los comparecientes pusieron de relieve miento, la adaptación y la modernización de nuestro el amplio margen de actuación que tiene el gobierno Estado del Bienestar ante los nuevos retos de las socie- para desarrollar una política de RSE, y la diversidad de dades del siglo xxi: envejecimiento, transformación de roles e iniciativas que puede adoptar al respecto. Sin la familia, diversidad cultural, mayores demandas de olvidar que, por coherencia, las administraciones públi- satisfacción personal, nuevas bolsas de pobreza y cas también deberían asumir los mismos parámetros de exclusión. actuación que proponen para las empresas. 4. Una política orientada a promover una forma de gobernar las sociedades complejas de nuestros tiempos, basadas en la confianza, en la iniciativa de la sociedad, CAPÍTULO III y en las alianzas entre el sector público y el sector pri- vado. Conclusiones 5. Una política que incorpore la preocupación por el impacto en materia de derechos humanos de las Sobre la necesidad de una política pública en mate- empresas con una fuerte presencia internacional. ria de RSE: En orden a presentar con alguna sistematización el ¿Qué razones han llevado al Congreso de los Dipu- trabajo que sobre la Responsabilidad Social de las tados a la creación de una Subcomisión para promover Empresas ha llevado a cabo, durante meses, la Subco- la Responsabilidad Social de las Empresas (RSE)? misión constituida a tal efecto en el seno de la Comi- ¿Está justificada la iniciativa de los Gobiernos en un sión de Trabajo y Asuntos Sociales del Congreso, se ha ámbito en el que el liderazgo reside en la propia socie- estructurado el mismo en tres partes. dad, y más en concreto, en las propias empresas y Una primera, denominada constataciones, en la que donde la voluntariedad constituye una nota definitoria se trata de recoger las conclusiones de carácter más de toda esta aproximación? general que pueden extraerse de las comparecencias De entrada, hemos de afirmar que estamos conven- de 59 expertos en la citada Subcomisión. cidos de que sí, que en esta materia es necesaria y posi- En la segunda, denominada directrices generales, se ble la iniciativa de la política, en un sentido amplio. enuncian aquellos criterios y enfoques que pueden ayu- Una política que se fundamenta en las oportunidades dar a entender mejor las recomendaciones que se reco- que para la mejora de la sociedad supone el movimien- gen en el tercer apartado. to de la RSE, en términos de equidad y cohesión social La tercera parte está dedicada a recoger una amplia y que en ningún caso suponga olvidar las responsabili- gama de recomendaciones que, a la vista tanto de las dades de los Gobiernos frente a las necesidades de la experiencias conocidas como del conjunto de los análi- sociedad. En este sentido, optamos por: sis que se han llevado a cabo en el seno de la Subcomi- 109
  • Congreso 31 de julio de 2006.—Serie D. Núm. 423 sión, se estiman como de especial interés y utilidad 3. El enfoque RSE presupone la ampliación de los para desarrollar la RSE. grupos de interés a los que se dirige la actividad de la empresa. Pasando del enfoque tradicional (que a veces En todo caso, la subcomisión entiende que, es nece- tenía como referencia exclusivamente a los accionistas sario enunciar una serie de principios y criterios inter- y a los clientes y, en menor medida a los trabajadores) a pretativos de dichos apartados; a saber: una apertura que tiene en cuenta a otros actores involu- crados. Incluso a veces se plantea la atención a amplios 1.º Toda consideración de la responsabilidad sectores sociales que pueden llegar a involucrar, como social de las empresas debe arrancar del reconocimien- ocurre con los aspectos medioambientales, a las gene- to claro de su función social tanto en la creación y dis- raciones venideras, los seres humanos que todavía no tribución de la riqueza como en la integración social de han nacido. En definitiva la RSE supone que la empre- los ciudadanos y ciudadanas. El papel de las empresas sa se responsabiliza ante todos los grupos concernidos a la hora de producir bienes y servicios en la sociedad, por su actividad de las consecuencias que tienen sus de generar puestos de trabajo, de elevar el nivel forma- acciones en la sociedad. tivo de la colectividad, de transferir tecnología y cono- 4. Las empresas enfatizaron además el carácter cimiento a la sociedad, de proporcionar soporte a la activo y voluntario de la RSE, en cierta contraposición autonomía e integración de las personas en la sociedad, con la visión de determinadas ONGs especializadas, así como de proporcionar recursos a las administracio- que destacaron la necesidad de que aspectos como los nes públicas a través de impuestos y de cotizaciones relacionados con los derechos humanos o el impacto sociales, les hace acreedoras indiscutibles del reconoci- ambiental sean regulados a nivel internacional. Admi- miento a su papel social y responsable. Olvidar o nistraciones públicas y representantes del sector acadé- menospreciar esta contribución sería, además de injus- mico enfatizaron por su parte la importancia de la arti- to, profundamente desorientador respecto al papel que culación de la promoción de la RSE en España con corresponde a dicho concepto. organizaciones y documentos internacionales de refe- 2.º Desempeñar un evidente papel social no quiere rencia, como el Global Compact de Naciones Unidas o decir que sobre las empresas deban recaer otras funcio- las Líneas Directrices de la OCDE. nes que las que propiamente les corresponden. Además, 5. Constatamos que la definición consensuada que el que, en ocasiones, puedan algunas empresas cumplir, elaboró el «Foro de Expertos» convocado por el Minis- por propia voluntad y por convencimiento, determina- terio de Trabajo y Asuntos Sociales refleja bien las dos das funciones sociales no significa que tales funciones caras de la RSE y constituye, sin duda, una definición se les puedan exigir a todas ellas y en todo momento; muy útil: «La Responsabilidad Social de la Empresa es, mucho menos, al margen del conjunto de circunstan- además del cumplimiento estricto de las obligaciones cias de cada una; y nunca, desde luego, a costa de poner legales vigentes, la integración voluntaria en su gobier- en riesgo, o simplemente olvidar, las funciones más no y su gestión, en su estrategia políticas y procedi- propias de la empresa. mientos, de las preocupaciones sociales, laborales, 3.º Debe hacerse una especial consideración de las medio ambientales y de respeto de los derechos huma- PYMEs: es necesario: establecer un modelo propio y nos que surgen de la relación y el diálogo transparentes diferenciado de aproximación a la RSE en las pymes, con sus grupos de interés, responsabilizándose así de dado que la mayor parte de las experiencias desarrolla- las consecuencias y los impactos que se derivan de sus das en esta materia se ha producido en las grandes acciones. Una empresa es socialmente responsable empresas. Ello, en ocasiones, puede constituir un factor cuando responde satisfactoriamente a las expectativas más de rechazo que de invitación y ánimo. Esta consi- que sobre su funcionamiento tienen los distintos grupos deración matiza evidentemente, de forma nuclear, la de interés». lectura de este informe y la aplicación de sus conteni- 6. Esta definición española complementa y desa- dos a las pymes, al mismo tiempo que constituye un rrolla la que en su momento se dio en el «Libro Verde» acicate para nuevos trabajos y desarrollos en el futuro. de la Unión Europea, de acuerdo a la cual existe una amplia coincidencia en considerar que la Responsabili- A. CONSTATACIONES dad Social es «la integración voluntaria por parte de las empresas de las preocupaciones sociales y medioam- 1. La RSE constituye fundamentalmente un pro- bientales en sus operaciones comerciales y en sus rela- ceso, no un estadio final concreto y predeterminado. Es ciones con sus interlocutores». un proceso de escucha activa de las demandas explíci- 7. Constatamos así que la empresa debe satisfacer tas e implícitas de los diversos grupos de interés, en una las expectativas de sus accionistas o inversores, pero interacción continua entre ellos. también las de sus demás grupos de interés, como 2. La RSE constituye un nuevo modelo de gestión clientes, trabajadores, proveedores, comunidades loca- que integra, en el proceso de toma de decisión de los les, así como el impacto en el medio ambiente. temas estratégicos y los operativos, los impactos eco- 8. La transparencia y la comunicación de las nómicos, ambientales y sociales. acciones de la empresa hacia la sociedad han sido seña- 110
  • Congreso 31 de julio de 2006.—Serie D. Núm. 423 ladas como una potente palanca de cambio. Por un lado marcas que diluyen y confunden las verdaderas políti- para estimular el cambio interno empresarial, que cas empresariales de RSE. encuentra en la comunicación de sus logros un acicate 14. También debemos constatar la importancia para trabajar por ellos y la culminación de un proceso que la inversión socialmente responsable ha tenido y de gestión. Y por otro lado como una posibilidad que la tiene en otros países como potente impulsora de la res- sociedad tiene de reconocer y, en su caso, recompensar ponsabilidad social empresarial. a las empresas más responsables o castigar a las que La ISR puede contruibuir a reducir la posibilidad de percibe que no lo son. Por esa doble función, transpa- que nuevos escándalos financieros salpiquen las carte- rencia y comunicación fueron señalados en las compa- ras de inversión, controlando así el riesgo reputacional recencias como elementos claves de la RSE. Y se ha derivado de malas prácticas en materia social, medio- constado y valorado positivamente que un número cre- ambiental o de gobierno corporativo. ciente de empresas están elaborando, de forma regular Las agencias de «rating» independientes, y en parti- y totalmente voluntaria, memorias que informan de sus cular las que desarrollan metodologías de aplicación resultados económicos, ambientales y sociales. internacional como SIRI, EIRIS o SAM, presentes 9. Aunque el debate público sobre la RSE llegó a también en nuestro país, han contribuido a ello signifi- España algunos años más tarde que a otros países euro- cativamente, a través de la creación de metodologías de peos y tras la cumbre de Lisboa, constatamos con satis- análisis comparado. Estas metodologías permiten facción el importante desarrollo que ha tenido la RSE medir el grado de compromiso y cumplimiento de las en España durante los últimos años, tanto por el núme- empresas con respecto a sus políticas en materia RSE. ro de instituciones de diversos ámbitos trabajando en el El reconocimiento brindado por parte de los inversores tema, como por la calidad de muchas de las acciones a las empresas más responsables es un poderoso estí- impulsadas. Ese desarrollo se ha dado además en la mulo para éstas. Sin embargo en España todavía esta- práctica totalidad de las Comunidades Autónomas. mos muy retrasados en lo que se refiere al desarrollo de 10. La rapidez con la que se han desarrollado, por la inversión socialmente responsable, y todos los acto- casi todos los actores sociales, esas iniciativas es una res de la RSE pueden y deben examinar qué pueden prueba más de que nos encontramos ante un enfoque hacer para impulsar el desarrollo pleno de lo que, en que puede ser extremadamente productivo, muy fértil, definitiva, es una de las locomotoras de la RSE. a la hora de inspirar acciones y reflexiones que no pier- 15. Considerar al consumo responsable como un dan de vista una perspectiva social amplia, como la que importante potenciador de la RSE ha sido opinión se formuló en Lisboa cuando se habló de «convertir a la generalizada entre todos los comparecientes. Para Unión Europea en 2010 en la economía del conoci- movilizar el comportamiento responsable de pequeñas, miento más competitiva y dinámica del mundo, capaz medianas y grandes empresas nada hay tan efectivo de crecer económicamente de manera sostenible con como un consumo responsable, que discrimine produc- más y mejores empleos y con mayor cohesión social». tos, servicios y empresas según su mayor o menor com- En este contexto, la RSE supone para las empresas el promiso con la sostenibilidad. Un consumo responsable reto de integrar competitividad, sostenibilidad y res- de los consumidores individuales, pero también un ponsabilidad. consumo responsable de las administraciones públicas, 11. En la concreción de los ámbitos de actuación de las entidades sociales de las propias empresas cuan- empresarial relacionados con la RSE, tanto internos do actúan como compradores. La coincidencia entre como externos, constatamos también un cierto acuerdo, todos los comparecientes sobre el gran potencial del aunque menor en cuanto al alcance del compromiso consumo responsable como factor de estimulador del con los mismos. La RSE integra, al menos, los aspectos cambio empresarial se añadía a otro acuerdo: en Espa- de Gobierno Corporativo, Derechos Humanos, Ámbito ña ese consumo responsable está infradesarrollado. Laboral, Proveedores, Acción Social (tanto las relacio- Aunque un porcentaje muy notable de ciudadanos nes con las comunidades locales como las relativas a la señalan su disposición a consumir de forma responsa- cooperación privada al desarrollo) y el Impacto ble, social y medioambientalmente, la realidad es que Ambiental. sólo una fracción menor de ellos transforman esa dis- 12. Constatamos también la importancia de iden- posición en práctica real. Si las empresas no perciben tificar, desarrollar y extender aquellas herramientas que un retorno de su inversión y su esfuerzo, el cual es pueden ayudar a facilitar y estimular el cambio hacia la absolutamente legítimo y positivo, puede reducirse sig- adopción, por la inmensa mayoría de las empresas nificativamente el número de las empresas comprome- españolas del enfoque RSE. tidas con la RSE. 13. Entre los obstáculos que se observan en el 16. Asimismo, constatamos la importancia que desarrollo de las prácticas de RSE, destaca la diversi- tienen las iniciativas internacionales en materia de dad de sistemas de Reporte y Verificación de las memo- RSE promovidas por organismos como la OCDE, rias sociales y medioambientales. Se aprecia una diver- Naciones Unidas o la Unión Europea. Aunque es cierto sidad de «etiquetas de RSE» en un contexto de que, en general, esa «doctrina» se ha creado con poca creciente publicidad social y ecológica de las grandes participación de la administración española, en el 111 View slide
  • Congreso 31 de julio de 2006.—Serie D. Núm. 423 desarrollo de la RSE en España esas iniciativas están incentivo económico para las empresas con mejores constituyendo un estímulo de primer orden. estándares sociales y medioambientales. 17. Asimismo se ha constatado que un número 23. Los medios de comunicación son también en creciente de países han desarrollado iniciativas públi- este tema un actor fundamental, como movilizadores cas con el objetivo de fomentar la RSE. Estas iniciati- de la opinión pública y como formadores de opinión vas son fundamentalmente de estímulo, facilitación o empresarial. Así, se han desarrollado en los últimos sensibilización. En algunos casos este enfoque se com- tiempos iniciativas en varios medios de comunicación plementa con iniciativas reguladoras, en distintas áreas dirigidas a reflejar las acciones integradas en el enfo- y con distinto grado de obligatoriedad. Muchos estados que RSE, aunque con frecuencia las noticias de iniciati- europeos ya llevan algunos años avanzando en esta vas positivas empresariales no encuentran un fácil aco- dirección. modo en los medios de comunicación. Sin embargo, el 18. Esa corriente internacional a favor de la RSE necesario reconocimiento que las empresas necesitan puede constituir un estímulo adicional para las empre- para romper la inercia y avanzar en la ejecución de sas españolas para no quedar rezagadas de sus homólo- acciones más responsables incluye también, en buena gas que actúan en mercados más maduros e innovado- medida, de los medios de comunicación. Al mismo res, que cada vez recompensan de forma más efectiva a tiempo, creemos que la labor proactiva de los medios las empresas más responsables. Es razonable pensar españoles a favor de la RSE debe verse acompañada que en los próximos años un factor diferencial empre- por acciones congruentes en el interior de sus propias sarial, muy posiblemente, será la reputación que unas y empresas de comunicación. otras empresas tienen en la sociedad, y su reconoci- 24. Se ha constatado que las grandes empresas miento público como empresas que se involucran en el tienen, con sus largas cadenas de proveedores, una devenir de las sociedades en las que actúan. oportunidad única de incentivar el cambio hacia la RSE 19. Constatamos también la importancia de reco- en las pequeñas y medianas empresas españolas, como nocer vínculos sustantivos entre la economía social y lo han hecho en el caso de las certificaciones de calidad la RSE o entre el enfoque fundacional de las cajas de y medioambientales. Es estos casos, y también la con- ahorro y la RSE. En este sentido, antes de que aparecie- tratación publica, conviene advertir que no se trata ra el concepto de RSE en España, se han ido dando tanto de seleccionar y expulsar a los proveedores habi- iniciativas que han buscado un desarrollo empresarial tuales, sino de apoyar e inducir el cambio y la adapta- con objetivos sociales amplios. ción para mejorar la capacidad competitiva de las 20. Constatamos la aparición de nuevos actores en pequeñas y medianas empresas. la promoción y desarrollo de la RSE, principalmente 25. Afirmamos nuestra convicción, coincidente ONGs, en un doble papel de denuncia y prescripción. con la opinión de la mayoría de los comparecientes, de Éstas se suman a los actores más tradicionalmente vin- que la RSE no es una moda o fenómeno pasajero, sino culados al mundo empresarial, sindicatos y asociacio- un nuevo paradigma empresarial imprescindible para nes empresariales, universidades y centros de investiga- dar respuesta a las expectativas de la sociedad y ción. Esto es debido a que las actuaciones empresariales para una competitividad sostenible de las empresas han pasado a ser foco de atención de un abanico cada españolas. vez más amplio de actores en la sociedad española. 26. El importante peso cuantitativo y cualitativo 21. Algunos de los comparecientes señalaron que de las empresas españolas en América Latina hace que no solo las empresas deberían ser socialmente respon- la imagen de España en muchos países de habla hispa- sables, también deberían serlo otras organizaciones, sea na esté muy condicionada por la percepción y el juicio una administración pública o cualquier tipo de entidad que los ciudadanos de esos países tienen de la gestión social no lucrativa. De alguna forma, además de RSE, de esas empresas. De ahí que resulte importante que las debería hablarse de la Responsabilidad Social de las empresas españolas incorporen una perspectiva de RSE Organizaciones (RSO). Al fin y al cabo, la exigencia de en sus procesos de internacionalización. responsabilidad no debe ser algo exclusivo de la empre- 27. Al mismo tiempo, y de forma congruente, las sa. Si bien cabe dejar explícito que a mayor impacto en iniciativas de apertura y crecimiento de las empresas el entorno y en los grupos de interés debe ser exigible españolas en otros mercados están condicionadas por la mayor responsabilidad. imagen particular de la empresa implicada y por la ima- 22. Algunos comparecientes insistieron además gen general que las empresas españolas tengan en el en la importancia de que las administraciones públicas, país afectado. La mayor o menor aquiescencia socio- por su enorme volumen de contratación de bienes y política está condicionada por esas imágenes, razón por servicios, estimulen a las empresas que producen bie- la que la incorporación de una perspectiva RSE puede nes o servicios más sostenibles y responsables a través resultar de indudable utilidad. de su política de contratación. Esas compras pueden ser 28. La creciente deslocalización de muchas vistas desde dos puntos de vista: como un obligado empresas, transfiriendo sus procesos productivos a paí- ejercicio de coherencia por parte de las administracio- ses con estándares medioambientales o sociales muy nes públicas y, también, como la creación de un gran inferiores a los vigentes en nuestro país, constituye una 112 View slide
  • Congreso 31 de julio de 2006.—Serie D. Núm. 423 amenaza para el desarrollo de las políticas con enfoque C. RECOMENDACIONES RSE. Esta amenaza puede ser conjurada o, incluso, transformarse en una oportunidad si las empresas En este sentido, la Subcomisión recomienda, a los incorporan a sus decisiones de relocalización un mode- poderes públicos y al conjunto de la sociedad, las lo de gestión que adopta una perspectiva de RSE acorde siguientes medidas promotoras de la RSE: con la realidad económica y social de los países en los A. Recomendaciones destinadas a las empresas y que se instalan. a las asociaciones empresariales. 29. Los diferentes comparecientes mantienen diferencias de criterio sobre el alcance y profundidad 1. Fomentar medidas de autorregulación empresa- deseables de las iniciativas reguladoras en materia de rial sectorial, impulsadas por las asociaciones empresa- RSE provenientes de las administraciones públicas, riales sectoriales. pero manifiestan una opinión generalizada de que Dadas las características de las empresas, es reco- puede resultar de utilidad el que las distintas Adminis- mendable que éstas constituyan grupos de trabajo sec- traciones impulsen un marco promocional y un clima toriales, junto a las asociaciones empresariales relacio- estimulador de la RSE, en línea con las experiencias nadas y con la posible participación del sector público. exitosas que ya existen en varios países. Creemos que el desarrollo de la RSE requiere cada vez 30. Constatamos también sin embargo que persis- más un enfoque sectorial. En estos grupos se analizarán aspectos concretos de la RSE que sean especialmente ten dificultades para la integración plena de todas las significativos para ese sector y se propondrán medidas empresas en este nuevo modelo, en particular entre las que puedan ser asumidas por todo el sector. De eviden- PYMEs, para lo cual creemos que es fundamental crear te utilidad sería, asimismo, el que dicha autorregulación incentivos sostenibles en el tiempo, en el propio merca- sectorial tuviese carácter internacional. do y en la sociedad. En este sentido sería necesario 2. Promover acciones de sensibilización, forma- diseñar las políticas públicas de promoción de la RSE ción e intercambio de buenas prácticas para empresas. en términos de PYME para plantear posteriormente, las Las asociaciones empresariales pueden jugar un especificidades para las transnacionales, y no al revés. papel fundamental en la difusión entre las empresas de los principios y contenidos relacionados con la RSE y B. DIRECTRICES GENERALES la sostenibilidad, así como en la creación de espacios para compartir tanto buenas prácticas como dificulta- 1. La Responsabilidad Social de las Empresas des. En particular es importante difundir los sistemas debe ser concebida como una Cultura de exigencia de gestión ambiental y de calidad, así como la transpa- mutua entre las empresas y la sociedad y sus institucio- rencia, como aspectos que integran, junto a otros aspec- nes. Aunque la esencia de la RSE alude a las exigencias tos, la responsabilidad social de las empresas. Estas de la sociedad a las empresas, éstas no podrán desarro- asociaciones deben ser especialmente sensibles a las llar una estrategia de competencia sostenible sin el necesidades de las PYMEs, cuyo proceso de asunción de la RSE no debe ser mimético del que han seguido las apoyo institucional y el reconocimiento social corres- grandes empresas. pondiente. 3. Creación de bancos de proyectos de coopera- 2. Las autoridades públicas tienen a su alcance un ción al desarrollo. amplio abanico de medidas, no sólo las estrictamente Crear, de acuerdo con las empresas, bancos de pro- regulatorias, para promover la RSE. yectos de cooperación al desarrollo, para que las 3. Las medidas más obvias y primeras pueden ser pequeñas y medianas empresas puedan participar agru- el aprovechamiento y fortalecimiento de iniciativas ya padamente en proyectos, que debieran coordinarse existentes pero subutilizadas, como ocurre con el punto desde la agencia de Cooperación al Desarrollo, o bien focal de las directrices de la OCDE. desde las Cámaras de Comercio, o las asociaciones 4. La finalidad última de la iniciativas públicas empresariales que decidan impulsar estos proyectos. debe ser favorecer la existencia de un marco y de unos 4. Elaborar y difundir memorias de sostenibilidad, instrumentos para que una parte significativa y crecien- preferentemente de acuerdo a estándares reconocidos internacionalmente, como el impulsado por la «Global te de empresas incorporen la RSE en su estrategia, no Reporting Initiative». coartando el desarrollo voluntario de la misma. Dado que la transparencia es un elemento constituti- 5. El desarrollo de la RSE en España depende vo de la RSE, las empresas deben informar sobre sus tanto de las iniciativas de las administraciones públicas prácticas y sistemas de gestión a través de indicadores como de las acciones de empresas, consumidores e ambientales, económicos y sociales, porque ello sería inversores, medios de comunicación, sindicatos, ONGs, de indiscutible utilidad para la promoción de la RSE. etc. Estos sectores deben complementar esfuerzos y Es necesario evitar informes poco rigurosos y con energías para promocionar conjuntamente la RSE. información dispersa, a través de los cuales los grupos 113
  • Congreso 31 de julio de 2006.—Serie D. Núm. 423 de interés no pueden dar seguimiento al grado de cum- materia anti-corrupción. La implantación de sistemas plimiento por parte de las empresas de sus compromi- de gestión que abordan aspectos parciales, como los sos. En este sentido, las memorias de sostenibilidad, en medioambientales, de calidad o los de recursos huma- particular las elaboradas de acuerdo al modelo de la nos, constituyen un primer paso en la estrategia de Guía de la «Global Reporting Initiative» (GRI) consti- RSE. tuyen una herramienta que supone un paso en la direc- 8. Importancia de unas relaciones laborales de ción adecuada (incluida la versión «en 5 pasos», adap- calidad en la RSE. tación de la Guía para las PYMEs). Las asociaciones Una política de Recursos Humanos de calidad, es empresariales pueden jugar también aquí un papel fundamental en una concepción integral y auténtica de importante, particularmente con relación a las PYMEs, la RSE. En este sentido, y sobre la base del cumpli- acompañando a las empresas que encuentren más difi- miento de los mínimos legales, adquieren especial cultades. importancia los esfuerzos en materia de integración de 5. Intensificar la transparencia y el buen Gobierno la discapacidad, protección de la salud, reducción de la de las empresas, asumiendo las directrices del Código siniestralidad laboral, formación, fomento de la contra- de la Comisión Nacional del Mercado de Valores. tación indefinida y negociación colectiva en general, La elaboración de un nuevo código de normas de así como la profundización en la conciliación de la vida transparencia y buen gobierno por parte de la CNMV, laboral y familiar y la promoción de la plena e integral ofrece a las empresas españolas una nueva oportunidad igualdad entre las mujeres y los hombres. de avance en una materia en la que internacionalmente, 9. Incorporar a la RSE la adaptación y la gestión se están produciendo reformas en esa misma dirección. del cambio laboral. La RSE, es también buen gobierno y la multiplicación La Globalización económica y las profundas trans- y popularización de accionistas, en la mayoría de las formaciones productivas que se están produciendo, han empresas cotizadas, exige a los administradores some- alterado el concepto de la seguridad laboral. Reestruc- terse a crecientes exigencias de información, veracidad, turaciones laborales, deslocalizaciones empresariales y transparencia y buen gobierno para con ellos. En este otros fenómenos empresariales de los nuevos tiempos: sentido, y aún reiterando la voluntariedad de esas nor- fusiones, absorciones, cierres de empresas y creación mas, recomendamos a las empresas españolas que asu- de otras nuevas, etc. tienen impactos muy profundos man y se comprometan con el Código recientemente sobre el empleo, sobre la vida y el futuro de miles de aprobado por la Comisión Nacional del Mercado de familias;, sobre localidades y comunidades enteras. Es Valores. necesario incorporar a nuestro debate sociolaboral una 6. Impulsar la elaboración de la triple memoria nueva forma de afrontar esas eventualidades. La forma- por todas las empresas cotizadas. Es práctica bastante extendida en toda Europa, que ción permanente de los trabajadores para aumentar su las empresas cotizadas elaboren una triple memoria empleabilidad a través de su máxima polivalencia pro- contable-financiera, socio-laboral y medioambiental. fesional, facilita su reinserción laboral. Los Fondos de En España también se están extendiendo estas presen- previsión para localidades afectadas por las deslocali- taciones públicas por una gran parte de las empresas zaciones; los programas que acompañan los procesos españolas cotizadas. Recomendamos la generalización de reconversión potenciando la recolocación de los tra- de esta práctica de transparencia informativa y traslada- bajadores; los planes sociales y económicos para las mos a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, el localidades afectadas y todo un conjunto de medidas de establecimiento de esta práctica como una exigencia este tenor, constituyen lo que la UE llama «la gestión normativa del Código español de buen gobierno. Esta- del cambio». mos convencidos de que, en breve plazo, la presenta- En esta línea, recomendamos a las empresas incor- ción de la triple memoria por parte de las empresas que porar a sus estrategias de RSE, la «Gestión del Cam- cotizan en bolsa, será una costumbre generalizada en bio» como una medida fundamental de previsión y de todo el mundo y quizás una exigencia legal en los paí- corresponsabilidad para con los empleados en una ses más avanzados en la cultura de la RSE. estrategia de competitividad responsable y sostenible. 7. Implantar en las empresas sistemas de gestión 10. Fomentar la incorporación en los principios y que integren en la mayor medida posible los aspectos políticas empresariales, en particular en los estatutos, ambientales, sociales, económicos y de calidad. de los compromisos con los grupos de interés (además Aunque en la actualidad no se da todavía el recono- de los accionistas). cimiento formal de un sistema de gestión integral que Con el objeto de facilitar a los directivos de las recoja todos los aspectos constitutivos de la RSE, es empresas la incorporación de prácticas que dan res- conveniente que las empresas, cuya dimensión lo per- puesta a los intereses o demandas de grupos de interés mita, impulsen la formalización de políticas y procedi- adicionales a los accionistas, es conveniente su inclu- mientos en estos ámbitos, para dar contenido a los sión en los principios y políticas empresariales. Esto es principios y valores. Un claro ejemplo de esto lo cons- especialmente relevante en la medida que clarifique los tituyen los códigos éticos y los procedimientos en criterios de gestión. 114
  • Congreso 31 de julio de 2006.—Serie D. Núm. 423 11. Fomentar la igualdad entre hombres y mujeres sus posibilidades, y lo hagan con criterios empresaria- en todos los planos de actividad de la empresa. les y de manera coherente con la actividad que realizan. La empresa es uno de los espacios sociales en los Especialmente se deberá valorar la RSE alineada con la que más difícil está resultando la igualdad de derechos actividad que realizan asumiéndola como una parte entre las mujeres y los hombres. Son evidentes las dis- integral e integrada en el propio negocio y gestionada criminaciones existentes: en el salario, en las profesio- con criterios empresariales. Las empresas pueden com- nes, en la carrera profesional, en los órganos directivos, prometerse y contribuir así al cumplimiento de los etc. Una política integral de RSE debe incluir un com- Objetivos de Desarrollo del Milenio de Naciones promiso firme y decidido por ir superando esas des- Unidas. igualdades y debe tener aplicación en todos los planos 16. Implantar programas de desarrollo de provee- de actividad empresarial. Un supuesto notable de la dores. discriminación que aún sufren muchas mujeres se En la medida en que las empresas grandes exijan encuentra en el campo de las bajas por maternidad, en determinadas políticas o procedimientos en materia de el que, más allá de las modificaciones legales que RSE a sus proveedores, generalmente PYMEs españo- intensifiquen la utilización de los permisos parentales, las o empresas del Sur, estos requerimientos deberán toda empresa socialmente responsable debería facilitar ser asumidos y desarrollados. Pero para que las empre- y promover la asunción por los trabajadores varones de sas grandes puedan convertirse en verdaderos tractores sus responsabilidades familiares, así como poner en de las pequeñas es importante que se desarrollen proce- marcha servicios para las familias con hijos y personas sos de acompañamiento, aprendizaje y apoyo, y no dependientes. presentar la RSE como una mera exigencia que se tras- 12. Promover la investigación, desarrollo e inno- lada a las PYMEs en cascada. vación (I+D+i) para generar productos y servicios 17. Elaborar una política de compras y contrata- innovadores relacionados con las nuevas demandas ciones que prime la RSE de las empresas proveedoras. sociales. Las empresas pueden contratar servicios y comprar Ante la creciente demanda de productos y servicios productos de empresas que promueven un desarrollo más sostenibles, que generen menos contaminación y más sostenible. La asunción de esta política por parte que promuevan el desarrollo de economías locales, las de las empresas grandes significaría estar enviando así empresas más innovadoras, a la par que impulsan los claras señales al mercado. Ejemplos de esto pueden ser valores de la RSE, pueden encontrar en la I+D+i nue- la contratación de empresas de inserción o centros vas oportunidades de mercado. especiales de empleo o la compra de productos de 13. La RSE forma parte de una estrategia para la comercio justo o verdes para uso interno o regalos de mejora de la productividad. empresa. El esfuerzo por implantar estrategias de RSE en las 18. Promover la suscripción por las empresas empresas españolas y extender esta cultura empresarial Españolas de iniciativas internacionales y de convenios a las Pequeñas y Medianas empresas, es fundamental internacionales básicos de RSE. para mejorar la productividad de nuestros sectores eco- Aunque son numerosas las empresas que se han nómicos, probablemente uno de los principales proble- incorporado a la iniciativa «Global Compact» de mas de la economía española. Incorporar a los núcleos Naciones Unidas, recomendamos la suscripción de los directivos de nuestras empresas las exigencias de compromisos contenidos en los diez grandes principios la RSE, puede ayudar a responder sustancialmente, a de ese pacto internacional. Igualmente resulta impor- los retos productivos de una economía globalizada y tante en la expansión de la RSE en nuestro país, que el crecientemente competitiva. mayor número de empresas integren en sus Códigos de 14. Concebir la RSE como una exigencia de la autorregulación y en sus principios de actuación, los competitividad global. diferentes tratados y referencias europeas e internacio- La asunción de la RSE por las empresas no tiene nales: Derechos Humanos, Convenios OIT, Normas sentido si se entiende como una carga colateral a su NN.UU., Directrices OCDE y Derechos Fundamenta- actividad, en vez de asumirla como una cultura innova- les de los trabajadores en la U.E. dora y transparente que corresponde a un modelo de 19. Comprometer con la RSE a todas las empresas competitividad responsable y sostenible. De este modo españolas que operan en América Latina. la RSE forma parte esencial de una estrategia empresa- La importancia de los intereses españoles en Améri- rial en la que la tendencia a la excelencia impregna sus ca Latina, la entidad de los servicios básicos que pres- relaciones con todos sus grupos de interés. tan y las particulares circunstancias que atraviesan la 15. Promover actividades de acción social de la mayoría de los países del subcontinente, aconsejan y empresa. recomiendan a esas empresas la profundización de sus Entendiendo que la acción social es un componente políticas de RSE. Es muy importante que mejore la de la RSE, pero que en ningún caso la cubre en su tota- implicación de las empresas españolas con la población lidad, puede ser de gran utilidad el que las empresas latinoamericana y que aumente su prestigio y conside- realicen programas de acción social, en la medida de ración social. 115
  • Congreso 31 de julio de 2006.—Serie D. Núm. 423 B. Recomendaciones destinadas a las administracio- tanto ambientales como sociales -más allá de los requi- nes públicas. sitos legales— y acrediten su realización, deberían poder beneficiarse de un tratamiento fiscal más favora- Las administraciones públicas pueden desempeñar ble. En este sentido se recomienda introducir una un papel regulador, como en las primeras recomenda- mayor claridad en el artículo 25 de la Ley 49/2002, de ciones incluidas a continuación, o un papel más facili- 23 de diciembre, de régimen fiscal de las entidades sin tador y promotor, como en las siguientes. fines de lucrativos y de los incentivos fiscales al mece- nazgo, que permita unificar criterios sobre las deduc- 20. Impulsar la Inversión Socialmente Responsa- ciones previstas, en el impuesto de sociedades o en el ble (ISR). impuesto sobre la renta de las personas físicas, para los Recomendamos el desarrollo de una normativa que pagos en especie de las empresas dedicadas a coopera- obligue a las entidades gestoras de fondos de inversión ción, de manera que tengan un tratamiento fiscal igual y planes de pensiones a indicar si incorporan —o no— de beneficioso que los donativos en dinero. criterios sociales y ambientales en su análisis para la 24. Incluir en los pliegos públicos de compras y selección de inversiones, promoviendo así una mayor contrataciones aspectos que primen la RSE. transparencia en el mercado financiero. En este sentido La compra y contratación públicas deben ser claras cabe recordar el impacto que ha tenido sobre el creci- herramientas para el impulso de la RSE, enviando seña- miento del mercado ISR en el Reino Unido la «Socially les al mercado de que serán reconocidas y premiadas Responsible Investment» «SRI Disclosure Regulation», las empresas que brindan a la sociedad un valor adicio- que instaba a los fondos de pensiones a informar sobre nal en materia ambiental y/o social. Claros ejemplos de sus políticas de inversión y los criterios de sostenibili- esto pueden ser la inclusión de cláusulas sociales que dad aplicados. Así, en el caso de España, es necesario permitan discriminar positivamente a favor de las introducir la correspondiente modificación legal para empresas de inserción o de los productos de comercio introducir la necesaria transparencia de los fondos de justo. pensiones. Desde este punto de vista, el papel de los 25. Fortalecer el Punto Nacional de Contacto de fondos públicos puede jugar un papel fundamental. Así la OCDE. en la próxima reforma del fondo de reserva de la Segu- En línea con la experiencia de otros países europeos, ridad Social debería de estudiarse la inclusión de crite- recomendamos dotar al PNC de mayor visibilidad, pre- rios sociales y ambientales en la gestión del mismo. supuesto y estructura, así como de competencias inter- 21. Promover reducciones fiscales para los inver- ministeriales, para que sirva de instrumento promotor sores que inviertan en fondos específicamente destina- de los contenidos de las Directrices de la OCDE para dos a financiar actividades económicas beneficiosas empresas multinacionales. Asimismo el PNC debe con- para el medio ambiente. tribuir a la resolución de disputas sobre la aplicabilidad Existen actividades como la agricultura ecológica, de las Directrices, aceptando quejas que puedan pre- las energías renovables, la bioconstrucción o las biote- sentarle diversas partes interesadas y ejerciendo un conologías, rentables desde un punto de vista financie- papel de mediador entre éstas y las empresas. ro, además de ambiental y socialmente. Un mecanismo 26. Regulación de determinados temas de la RSE de fomento de estas inversiones, instrumentalizadas a (derechos humanos, medio ambiente), principalmente través de fondos de inversión específicos, pueden ser vía convenios internacionales. las reducciones fiscales para los inversores en estos Con el objetivo de garantizar que determinados fondos, como se ha realizado en Holanda, donde los mínimos incuestionables, particularmente en materia «fondos verdes» han atraido a más de 200.000 inverso- de derechos humanos y en materia ambiental, sean res- res y canalizado inversión por más 4.000 millones de petados por las empresas independientemente del país euros desde su creación en 1995. en el que operen, el gobierno debe participar activa- 22. Bonificaciones en la Seguridad Social como mente en las negociaciones de convenios internaciona- instrumento de integración. les. Debemos destacar en este sentido las normas para Las bonificaciones en las cuotas de la Seguridad multinacionales promovidas por la Comisión de Dere- Social, creadas en 1998 para favorecer la integración de chos Humanos de Naciones Unidas. Asimismo, sería las personas con más dificultades, o menos representadas de gran interés y utilidad que el gobierno promoviese la en el mercado laboral, entre ellas las mujeres víctimas de celebración —y ratificación en su caso— de los trata- violencia domestica, las personas con discapacidad, los dos internacionales correspondientes. jóvenes, las mujeres tras la maternidad, la conversión de 27. Regular la elaboración de memorias de soste- contratos temporales en fijos, los parados de larga dura- nibilidad para las empresas del IBEX 35. ción y otros, han mostrado una alta efectividad. Como se está haciendo en Francia, la regulación de 23. Promover un marco fiscal favorable para las la elaboración de memorias de sostenibilidad por parte empresas. de las empresas con mayor peso económico y mayor Las empresas que incorporen a su gestión criterios relevancia social, como podrían ser las empresas del de RSE e informen sobre ellos en base a indicadores IBEX 35, puede ayudar eficazmente a impulsar la 116
  • Congreso 31 de julio de 2006.—Serie D. Núm. 423 necesaria transparencia en los aspectos constitutivos de 31. Crear una estructura gubernamental de coordi- la RSE para los grupos de interés. Cabe destacar que a nación de todas las acciones relacionadas con la RSE. fecha de hoy más del 85% de las empresas del IBEX 35 Recomendamos la creación de un puesto de respon- realizan ya estas memorias, por lo que esta medida sabilidad en la administración (al máximo nivel posi- sería simplemente el impulso necesario para las más ble) para el desarrollo de las políticas de RSE, con reticentes. La utilización de estándares internacionales capacidad de coordinar a los ministerios involucrados de referencia, como la Guía GRI, puede ser un adecua- en la agenda de la RSE (economía, trabajo y asuntos do punto de referencia. sociales, medio ambiente, industria, educación y sani- 28. Regular la verificación de memorias de soste- dad y consumo). nibilidad y penalización por información engañosa. 32. Crear un Consejo que facilite que entre los Para garantizar un marco de confianza con los gru- diferentes grupos de interés se mantenga un diálogo pos de interés sería de indiscutible utilidad el que, ade- multilateral permanente sobre la RSE. más de regular la elaboración de memorias de sosteni- El Gobierno debe mantener abierto su diálogo con bilidad por determinadas empresas, se desarrollaran todos los sectores interesados o afectados por el desa- mecanismos para la normalización de la verificación de rrollo de la RSE en nuestro país. A tal fin, recomenda- la información contenida en esas memorias, de la mos la creación de un Consejo que impulse esta cultu- misma forma que se realiza para la auditoría financiera, ra empresarial y asesore a los agentes de la RSE, en así como de los expertos acreditados para llevarla a especial a las Administraciones públicas, sobre las cabo. El marco regulador debería introducir medidas de políticas de fomento y regulación de la RSE. Se consi- penalización por información engañosa. dera fundamental que tengan un papel especial en este Se recomienda al Gobierno la convocatoria de las Consejo, los grupos empresariales que con mayor principales empresas auditoras para confeccionar ese intensidad están promoviendo y practicando la RSE en marco regulador, en base a su experiencia y de mutuo España. acuerdo con ellas. 33. Impulsar el desarrollo de la RSE en los ámbi- 29. Establecer el modelo social europeo como tos autonómicos y locales. referencia de RSE en materia de relaciones laborales. En la medida que la RSE debe estar diseminada por La calidad del empleo y de las relaciones laborales todo el tejido económico y social, deben jugar un papel es una de las esencias de la RSE. La superación de los clave en su impulso y en su desarrollo tanto las admi- mínimos legalmente exigibles abre un espacio muy nistraciones autonómicas como las locales. En este amplio en la verificación de la RSE en este campo. En sentido, es muy importante que ambos niveles de la Europa, la idea de la RSE está indefectiblemente unida administración se involucren activamente tanto en la a un «hábitat» sociolaboral y medioambiental que, uni- dos al desarrollo económico, configuran los parámetros promoción como en facilitar la asunción de la RSE. de calidad de vida que deseamos y que responden al También es muy importante crear espacios públicos concepto de desarrollo sostenible y de competencia que se conviertan en foros de aprendizaje sobre el desa- responsable. Pues bien, la defensa del modelo social rrollo de políticas públicas referidas a la RSE. En este que construyamos en Europa debe constituir el hori- sentido, es necesario profundizar en la subsidiariedad y zonte de referencia o el telón de fondo de nuestras exi- en el diálogo en cada territorio dando respuesta a las gencias de RSE. necesidades e inquietudes de los grupos de interés 30. Mejorar el marco legislativo que regula el locales. empleo de las personas con discapacidad y regular el 34. Favorecer y fomentar las políticas autonómi- acceso al trabajo de personas en situación o en riesgo cas y locales de RSE. de exclusión social. Las políticas de apoyo a la RSE no son exclusivas El impulso a la contratación de las empresas de per- de ninguna Administración. Es más, en la estructura sonas en riesgo de exclusión, como los jóvenes entre 16 territorial española son perfectamente compatibles las y 18 años que no se hayan integrados en el sistema edu- intervenciones públicas de la Administración General cativo y laboral o las mujeres victimas de la violencia del Estado, de las administraciones autonómicas y de de genero, debe ser parte del compromiso en materia de las administraciones locales. Pueden producirse incluso RSE desde la perspectiva del empleo. Y evidentemente, sinergias de interés. en materia de empleo para personas con discapacidad, Determinadas políticas de fomento a la RSE tie- y junto con las obligaciones legales marcadas en la nen un campo específicamente local, como por ejem- LISMI, y que hoy siguen sin cumplirse, es necesario plo la implicación de las PYMES, la información y la recordar la necesidad de impulsar a través de las corres- formación a los empresarios locales, la creación de pondientes deducciones en el Impuesto de Sociedades redes de comunicación e intercambio de prácticas de la bonificación a la contratación de personas con disca- RSE, etc. Recomendamos la creación de una estruc- pacidad, así como la adaptación de los puestos de tra- tura para el fomento de la RSE en todos los gobiernos bajo a las personas con la movilidad reducida. autonómicos. 117
  • Congreso 31 de julio de 2006.—Serie D. Núm. 423 35. Promover la Responsabilidad Social en la pro- ción voluntaria de la Responsabilidad Social de las pia gestión de las Administraciones públicas e Institu- Empresas en la cultura organizativa, y sobre los benefi- ciones dependientes. cios empresariales y sociales que se derivan de la En línea con lo anterior, también la Administración misma. Especialmente provechosos pueden ser los del Estado y de las Comunidades Autónomas, los Orga- referidos a la RSE interna, sobre colectivos que tienen nismos Públicos dependientes de la Administración, las contratos bonificados y otras ayudas a la integración Empresas Públicas y la Administración Local deberían laboral. ser ejemplares internamente en la integración de princi- 41. Promover los valores de la RSE en la educa- pios y prácticas de RSE en su propio funcionamiento. ción a todos los niveles. 36. Desarrollar un diálogo fluido de las institucio- Con el fin de difundir y asentar en la sociedad y las nes locales con las empresas. personas la RSE, la educación es un elemento funda- Las empresas viven en entornos humanos y socia- mental. El impulso de los valores medioambientales y les. La conexión con los problemas y demandas socia- sociales a todos los niveles educativos es imprescindi- les del «habitat» social de la empresa, resulta inevitable ble. En el caso de la educación superior, de la que pro- y necesario. Recomendamos un diálogo frecuente de ceden los gestores de las empresas y organizaciones, es las instituciones locales con las empresas para partici- esencial promover en los planes de estudios materias par así en la solución de esos problemas. La colabora- sobre RSE. ción de las empresas en la inserción laboral de la disca- 42. Tener voz propia en el impulso de iniciativas pacidad, o del fracaso escolar, o en la promoción de internacionales vinculadas a la RSE. centros o viveros empresariales de primera experiencia, Las iniciativas y acuerdos internacionales en el es fundamental. El diálogo con el municipio o con las ámbito de la RSE (cuyo ejemplo más significativo es instancias sociales del entorno, es primordial en una Global Compact o el proceso que ha seguido la Comi- cultura integral de RSE. Este diálogo también debe ser sión Europea en los últimos años) representan a la vez promovido por las administraciones públicas. un punto de apoyo y factor de empuje para el desarrollo 37. Fomentar el desarrollo de herramientas de y la credibilidad de la RSE. Consiguientemente, el gestión de la RSE, como sistemas de gestión certifica- gobierno debería involucrarse activamente tanto en su bles o memorias de sostenibilidad. difusión entre el tejido empresarial español, como en su Los gobiernos nacional y autonómicos pueden, a participación activa en los foros internacionales en los través de convocatorias de ayudas y subvenciones, que se debata sobre su planteamiento y desarrollo. fomentar líneas de acción como la certificación de 43. Establecer criterios de RSE en la adjudicación empresas u otras organizaciones en los sistemas exis- de ayudas y créditos FAD, así como en la participación tentes de gestión ambiental y de calidad más avanza- de operaciones de conversión de deuda por inver- dos, o la elaboración de memorias de sostenibilidad. siones. 38. Fomentar la creación de premios y reconoci- La política oficial del Gobierno en Cooperación al mientos para las empresas más destacadas en el ámbito Desarrollo debe articularse con la RSE de las empresas de la RSE. españolas. A tal fin, la Agencia Española debe integrar Tanto a nivel nacional como autonómico es impor- la RSE como uno de sus ejes fundamentales de acción tante continuar con la labor iniciada de premiar a las exterior y debe articular con las empresas españolas empresas más responsables, para poder contribuir a la que operan en países que reciben ayuda de Coopera- información de partes interesadas, en particular consu- ción, para producir sinergias que multipliquen sus efec- midores, y a la satisfacción de los trabajadores. tos. En ese contexto, recomendamos que los créditos 39. Promover la difusión de las buenas prácticas FAD y la participación en operaciones de conversión de empresariales. deuda por inversiones, sean integrados con criterios de Difundir, a través de publicaciones y otros medios, RSE en la Ayuda Oficial al Desarrollo, teniendo en los ejemplos de buenas prácticas y casos de éxito en cuenta el desarrollo de los mecanismos para objetivar y materia de acción social en el tejido empresarial. acreditar la RSE. 40. Respaldar las iniciativas promovidas por la 44. Incluir la RSE como criterio valorativo en la sociedad civil para el fortalecimiento de la RSE. concesión de ayudas públicas a las empresas españolas Para que los diversos actores relacionados con la que tengan actividad en el exterior. RSE puedan desempeñar su rol con independencia es Es importante valorar criterios de RSE en las empre- fundamental que existan recursos públicos, comple- sas que acceden a ayudas públicas. En particular reco- mentarios a los privados, que garanticen que puedan mendamos su aplicación en los planes dirigidos a la ver la luz campañas, proyectos innovadores, iniciativas internacionalización de la empresa a través de organis- de investigación y publicaciones que de otra forma no mos como CESCE, ICEX o COFIDES. A través del podrían realizarse. crédito ó el apoyo a la exportación y la inversión espa- En esta línea, se recomienda la realización de cam- ñola en el extranjero, el gobierno es corresponsable de pañas de comunicación en los medios audiovisuales de la conducta de las empresas españolas en otros países. titularidad pública sobre la importancia de la integra- Por eso, deberían asegurar que respetan y fomentan el 118
  • Congreso 31 de julio de 2006.—Serie D. Núm. 423 desarrollo social y medioambiental de las comunidades zaciones: Las ONG constituyen un agente fundamental en las que trabajan, teniendo en cuenta el desarrollo de en la exigencia social de Responsabilidad Social a las los mecanismos para objetivar y acreditar la RSE. Empresas. En algunas ocasiones su contribución es 45. Participar activamente en los debates interna- investigadora y de propuestas. En otras es la denuncia y cionales sobre la posible integración en EMAS e ISO el control de las actividades empresariales. Pueden ser de criterios RSE. insustituibles en la cooperación al desarrollo o en la Con el objeto de crear sistemas de gestión integra- elaboración conjunta con las empresas, de proyectos de les, donde se aúnen aspectos ambientales, sociales, voluntariado, con participación de los empleados. Por económicos y de calidad, las organizaciones públicas y todo ello y por el conocimiento que tenemos de su privadas especializadas en la materia deben participar importantísimo papel en España en materia de RSE, en los foros internacionales creados al afecto. En parti- recomendamos a todas las Administraciones públicas cular, en nuestro contexto europeo, debería aprovechar- que integren a las ONG conectadas con la RSE en se la próxima revisión del reglamento EMAS para unir aquellos aspectos específicos en el que están involucra- nuestra voz a la de países como Alemania que reco- das y a los que pueden contribuir, así como también en miendan la incorporación de aspectos de RSE. el diálogo multilateral de los grupos de interés cuando En el mismo sentido, recomendamos a la represen- este instrumento se considere conveniente para el desa- tación española en los organismos internacionales que rrollo de las políticas públicas de apoyo y fomento de la están trabajando en el seno de ISO, el máximo esfuerzo RSE. También recomendamos la colaboración institu- y colaboración para conseguir una Norma o una Guía cional con estas entidades para fortalecer su organiza- de RSE para todo el mundo. Asimismo, recomendamos ción y sus fines. la continuidad de los trabajos en el seno de AENOR, 49. Liderar iniciativas para promover Alianzas para orientar los criterios españoles en la configura- Público Privadas para el desarrollo vinculadas a la ción de estas normas o guías de presentación y verifi- agenda de la RSE y los Objetivos del Milenio. cación de RSE. En la Cumbre de Johannesburgo de 2002 sobre 46. Promover la adopción de principios de RSE Desarrollo Sostenible se reconoció la necesidad de por parte de las instituciones gubernamentales españo- sumar esfuerzos por parte del sector público y del sec- las relacionadas con países del Sur. tor privado para dar solución a los grandes problemas a El gobierno debería ser un aliado de la internaciona- los que se enfrenta el planeta. Las Alianzas Público lización responsable de las empresas españolas. Dado Privadas fueron sugeridas como una vía para la integra- el impacto de las empresas españolas en las condicio- ción de recursos de ambos sectores. Favorecer el desa- nes de vida de los países del Sur, es muy importante rrollo de partenariados público-privados para afrontar que incorporen la perspectiva de RSE y su contribución algunos de los temas de la agenda de la RSE debería ser a los Objetivos del Milenio (ODM) en sus estrategias un componente de una política pública de fomento de de internacionalización. Por otra parte, el apoyo a las la RSE. En España todavía hay pocas experiencias en empresas españolas que incorporan un enfoque de RSE este ámbito, y crear foros de aprendizaje así como dise- en sus actuaciones en los países del Sur contribuye a minar las buenas prácticas que se puedan identificar en proyectar una imagen positiva de España. En este senti- todos los niveles territoriales, forma parte esencial de do sería importante la involucración de las instituciones dicha política. públicas de promoción del desarrollo. 47. Fortalecer al movimiento asociativo de los C. Recomendaciones destinadas a otros actores consumidores. demandantes de RSE: consumidores e inversores El consumo responsable puede ser un eslabón de la RSE. Con tal objetivo, es necesario que el movimiento 50. Promover la incorporación del análisis ISR en asociativo de los consumidores sea fuerte, esté articula- las decisiones de inversión. do en el conjunto de los países europeos y alcance un Los fondos de inversión y recursos financieros, alto grado de credibilidad entre los consumidores. Para principalmente los relacionados con actores sociales ello, recomendamos a las Administraciones públicas como los sindicatos y fundaciones o asociaciones, que adopten medidas encaminadas a fortalecer las deberían ser invertidos en empresas que respeten los organizaciones cívicas de consumo, así como a favore- valores y principios que impulsan estas organizaciones. cer iniciativas empresariales encaminadas a informar a Para ello, en su papel de inversoras estas organiza- los consumidores y a autorregularse respecto a las exi- ciones deben solicitar a las instituciones financieras gencias del consumo responsable. gestoras que los administren en consonancia con sus 48. Ayudar a las Organizaciones No Gubernamen- valores. tales a que desarrollen políticas de Fomento y expan- 51. Realización de campañas de difusión del Con- sión de la RSE. sumo Responsable. En el desarrollo de la RSE en nuestro país, han teni- Las asociaciones de consumidores, junto a otras do un papel significativo las ONG que han integrado organizaciones de la sociedad civil, pueden desarrollar esta materia entre los medios y los fines de sus organi- un papel fundamental en la promoción del consumo 119
  • Congreso 31 de julio de 2006.—Serie D. Núm. 423 responsable. Para ello deberían brindar información 55. Mayor implicación de los medios de comuni- clara y suficiente a los consumidores sobre los produc- cación. tos y las empresas socialmente más responsables, pro- Los medios de comunicación juegan un papel cru- moviendo por ejemplo las eco-etiquetas y el sello de cial en la creación de la agenda de la RSE. Sería desea- comercio justo, además del reconocimiento de las ble que dieran mayor cobertura a los temas relaciona- empresas certificadas. dos con la RSE, incluyendo espacios de información fija sobre el desempeño empresarial en la materia, tanto D. Recomendaciones destinadas a otros actores sobre las prácticas irresponsables como sobre los com- portamientos responsables más destacables. Asimismo, 52. Recomendar a las empresas de la Economía las empresas de comunicación deberían asumir también Social, Fundaciones Laborales y Cajas de Ahorro, la los criterios de RSE en sus propios procesos de ges- integración de sus políticas sociales en una estrategia tión. global de RSE. 56. El interés informativo sobre la vida de las Las Cooperativas, sociedades anónimas laborales, empresas es consecuencia de la enorme transformación Fundaciones Laborales y demás empresas de la eco- que se está produciendo en la ecuación «empresas- nomía social, tienen un vínculo sustantivo con la sociedad». Millones de ciudadanos son accionistas de RSE. Su origen, la composición laboral de su propie- las empresas cotizadas, a través de sus acciones, fondos dad o las funciones y fines de sus empresas, las iden- de pensiones, fondos de inversión y otros instrumentos tifica y las vincula con los grupos de interés, con la financieros. A su vez, las decisiones de las empresas sociedad a la que sirven. A su vez, las Cajas de Aho- afectan a empleados, localidades, medioambiente, etc. rro, por el enfoque fundacional, participación institu- Una sociedad informada, incrementará su capacidad de cional y especialmente por la tradición e identidad de decisión premiando ó castigando los comportamientos su obra social, son entidades financieras comprometi- sociales o ecológicos de las empresas. Una sociedad de das como ninguna, con su entorno social e institucio- ciudadanos, libres, maduros, capaces de discernir en nal. Por todo ello recomendamos que estas empresas sus decisiones económicas, ó de consumo, es funda- integren sus acciones responsables en una política mental para la expansión de la RSE. Los medios de global de RSE, configuren su reputación social como Comunicación deberían dar mayor cobertura a los una seña distintiva de su estrategia empresarial y sir- temas relacionados con la RSE, incluyendo secciones van de ejemplo al conjunto de los sectores económi- con información fija sobre el desempeño empresarial cos en los que operen, para el fomento y extensión de en la materia, tanto sobre las prácticas irresponsables como sobre los comportamientos responsables más la RSE. destacables. Consiguientemente, recomendamos tam- 53. Desarrollar la investigación en RSE. bién a los medios de comunicación su progresiva incor- Para aclarar los aspectos que todavía están poco poración a los compromisos de la RSE. desarrollados en materia de RSE recomendamos que 57. Incorporar criterios de responsabilidad a la se sigan abriendo y se consoliden líneas de investiga- gestión de las organizaciones del tercer sector. ción en la materia en universidades y otros centros de El fortalecimiento del tercer sector no es tan solo investigación, así como su participación en redes algo deseable en si mismo, sino un factor de desarrollo internacionales. Una línea de interés particular es la de la RSE, por el impacto que tienen sus propuestas y elaboración de mecanismos de cuantificación que per- planteamientos. Consiguientemente, deben promoverse mitan evaluar las externalidades y los intangibles aso- y apoyarse aquellas iniciativas orientadas a la incorpo- ciados a los impactos sociales y medioambientales de ración de los criterios de gestión responsable en las la empresa. organizaciones no lucrativas; apoyar aquellas ofertas Asimismo, los centros de investigación y las propias solventes de formación que comporten una mejora en universidades deberían adoptar criterios de RSE en sus sus capacidades de gestión; fortalecer y promover prác- propios procesos. ticas y criterios de buen gobierno y de transparencia en 54. Desarrollar la formación de grado medio y estas organizaciones. Asimismo deben potenciarse y superior en aspectos RSE. facilitarse las iniciativas de partenariado entre empre- Dado el carácter integral de la RSE, las universida- sas y tercer sector. des, escuelas de negocios y centros superiores de for- 58. Hacia la sociedad responsable: promover la mación deben integrar los contenidos de la RSE trans- Responsabilidad Social de todas las organizaciones. versalmente en sus planes de estudios, además de Para que las organizaciones de la sociedad civil pue- posibles cursos de especialización sobre el tema que dan relacionarse con mayor credibilidad con el sector quieran desarrollar. Igualmente, deberían incorporarse privado, avalados por una mayor coherencia entre sus los contenidos de RSE de forma transversal en los pro- planteamientos y sus acciones, también deben reflexio- gramas de las materias económicas que se cursan en el nar internamente sobre sus prácticas en los ámbitos Bachillerato y en la Formación Profesional de grado social, ambiental y económico. En este sentido, sin medio y superior. olvidar que cada organización tiene impactos y por lo 120
  • Congreso 31 de julio de 2006.—Serie D. Núm. 423 tanto responsabilidades muy distintas, podemos hablar Voto particular de sustitución de los puntos 33 de la necesaria promoción de la responsablidad social (impulsar el desarrollo de la RSE en los ámbitos auto- de todas las organizaciones (partidos políticos, organi- nómicos y locales) Y 34 (Favorecer y fomentar las polí- zaciones sindicales, entidades sociales, deportivas y ticas autonómicas y locales de RSE) del informe por el culturales), introduciendo, entre otros, mecanismos de siguiente: transparencia y rendición de cuentas. A fin de cuentas, el criterio de responsabilidad social puede reclamarse, Fomentar las funciones, y, en su caso, crear estruc- con igual razón de ser, no sólo de las empresas, sino de turas administrativas de coordinación de todas las todas las organizaciones e instituciones, en la medida acciones relacionadas con la RSE. que sea deseable que el principio de responsabilidad sea un criterio reconocido y asumido por el conjunto de En la medida en la que se trata de que la RSE esté la sociedad. En este sentido queremos destacar que no diseminada por todo el tejido económico y social, las es posible ni coherente que desde las instancias públi- Administraciones, todas ellas, pueden jugar un papel cas preconicemos una política de RSE, sin aplicarla clave en su impulso y en su desarrollo. No es posible ni previamente en nuestros ámbitos de responsabilidad. coherente que desde las instancias públicas preconice- Constatamos que las empresas públicas españolas y mos una política de RSE, sin aplicarla previamente en administraciones públicas en general, no han incorpo- los ámbitos propios de competencia y responsabilidad rado estrategias de RSE. de las administraciones. Constatamos que las adminis- Por ello, recomendamos a la Administración del traciones públicas españolas, incluidas las empresas Estado, a la de las Comunidades Autónomas, a los públicas que de ella dependen, no han incorporado Órganos Públicos dependientes de la Administración, suficientemente estrategias de RSE en sus propios las Empresas Públicas y la Administración Local que ámbitos de competencia y responsabilidad. Por todo sean ejemplares internamente en la integración de prin- cipios y prácticas de RSE en su propio funcionamiento. ello, constituye paso básico, que puede, en su caso, ser complementado a través de la creación de estructuras administrativas ad hoc en los diversos niveles adminis- trativos, el que se plantee una coordinación estrecha A la Mesa de la Comisión de Trabajos y Asuntos Sociales que impulse una agenda compartida de RSE, tanto en el seno de cada nivel administrativo, como, de forma El Grupo Parlamentario Vasco EAJ-PNV, al amparo compartida, con base en el principio de subsidiariedad, de lo dispuesto en Reglamento del Congreso de los entre los diversos niveles. Diputados tiene el honor de presentar en la Comisión arriba indicada voto particular al Informe que ha elabo- Palacio del Congreso de los Diputados, 26 de junio rado la Subcomisión para potenciar y promover la Res- de 2006.–Josu Iñaki Erkoreka Gervasio, Portavoz ponsabilidad Social de las Empresas. del Grupo Parlamentario Vasco (EAJ-PNV). 121
  • Edita: Congreso de los Diputados Calle Floridablanca, s/n. 28071 Madrid Teléf.: 91 390 60 00. Fax: 91 429 87 07. http://www.congreso.es Imprime y distribuye: Imprenta Nacional BOE Avenida de Manoteras, 54. 28050 Madrid Teléf.: 91 384 15 00. Fax: 91 384 18 24 Depósito legal: M. 12.580 - 1961