Gracias Señor, por la Eucaristía…Gracias Señor, porque en la última cena partiste tu pan y vino en infinitostrozos, para s...
•Crecer en aprecio por el sacramento de la Eucaristía•Sucitar en nosotros el deseo de seguir profundizandosobre su signifi...
•“Reunidos cada día del Señor, partan el pan y den gracias,después de haber confesado sus pecados, afín de que su sacrific...
•Un sacerdote comentaba uno anécdota que le sucedió en una misadominical. Al terminar de dar la comunión y estar purifican...
¿Quién no ha sentido, quién no siente?:a) Un profundo deseo de unión y solidaridad, deseo deestar íntimamente vinculado co...
Los cristianos desde el principio vivieron la fracción del pan“Jesús, el Hijo de Dios, ha muerto y ha resucitado. Está pre...
•Durante el banquete (14, 22-25), Jesús realiza los dosgestos rituales tan conocidos por los judíos para suscomidas festiv...
Ritos en su celebración•Rito de entrada. Tiene el sentido de convocación, depreparación, de purificación para participar e...
• Liturgia Eucarística. Momento central de la celebraciónen que la comunidad se reúne en torno Cristo que muere yresucita:...
A vivir con nueva intensidad y nuevo sentido nuestra próxima Eucaristía y/o a vivir, esta  semana, otras Eucaristías ademá...
Oración de San Juan Crisóstomo(para antes de la Misa y antes de comulgar)¡Oh Señor!, yo creo y profeso que Tú eres el Cris...
Cristo-Eucaristía
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Cristo-Eucaristía

486

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
486
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Cristo-Eucaristía

  1. 1. Gracias Señor, por la Eucaristía…Gracias Señor, porque en la última cena partiste tu pan y vino en infinitostrozos, para saciar nuestra hambre y nuestra sed...Gracias Señor, porque en el pan y el vino nos entregas tu vida y nos llenas detu presencia.Gracias Señor, porque nos amaste hasta el final, hasta el extremo que sepuede amar: morir por otro, dar la vida por otro.Gracias Señor, porque quisiste celebrar tu entrega, en torno a una mesa contus amigos, para que fuesen una comunidad de amor.Gracias Señor, porque en la eucaristía nos haces UNO contigo, nos unes a tuvida, en la medida en que estamos dispuestos a entregar la nuestra...Gracias, Señor, porque todo el día puede ser una preparación para celebrar ycompartir la eucaristía...Gracias, Señor, porque todos los días puedo volver a empezar..., y continuarmi camino de fraternidad con mis hermanos, y mi camino de transformaciónen ti...
  2. 2. •Crecer en aprecio por el sacramento de la Eucaristía•Sucitar en nosotros el deseo de seguir profundizandosobre su significado•Captar la presencia de Cristo en la Eucaristía comoquien se da al Padre y a nosotros•Captar la presencia de Cristo en la Eucaristía como elsacramento de la unidad de la Iglesia
  3. 3. •“Reunidos cada día del Señor, partan el pan y den gracias,después de haber confesado sus pecados, afín de que su sacrificiosea puro” (Didajé)•Desde el comienzo la Iglesia fue fiel a la orden del Señor. De laIglesia de Jerusalén se dice: “Acudían asiduamente a laenseñanza de los apóstoles, fieles a la comunión fraterna, a lafracción del pan y a las oraciones… Acudían al templo todos losdías con perseverancia y con un mismo espíritu, partían el pan porlas casas y tomaban el alimento con alegría y con sencillez decorazón” (Hch 20, 7)•Era sobretodo “el primer día de la semana”, es decir, el domingo,el día de la resurrección de Jesús, cuando los cristianos se reuníanpara “partir el pan”
  4. 4. •Un sacerdote comentaba uno anécdota que le sucedió en una misadominical. Al terminar de dar la comunión y estar purificando tos vasossagrados, un niña pequeños quizá de cuatro años, se subió al presbiterio yacercándose llamó su atención jalando lo casulla. Él, un poco sorprendidopero con gesto atento se acercó a él y le preguntó qué deseaba. El niño, demanera directa, le preguntó: "Oye, ¿tú sabes por qué no ha llegado el señorque vende nieve a la salida?". El sacerdote recordó que le habían asignadootro lugar en el atrio del templo, al nevero. Con mucho cariño le explicó queno se preocupara, que sí estaba, pero ahora lo encontraría en otro lugar. Elniño bajó muy tranquilo y contento. Al final de la misa, y luego de esteencuentro, aprovechó para explicarle a la gente lo que había sucedido. Perode ahí sacó una gran enseñanza: el niño tenía muy claro a qué venía a Misa,él sabía que al salir sus papás le compraban la nieve que tanto le gustaba. LaEucaristía tenía sentido. El sacerdote, concluyó diciendo, si todos supiéramosa qué venimos a Misa, si nos preocupáramos por entender y vivir lo que
  5. 5. ¿Quién no ha sentido, quién no siente?:a) Un profundo deseo de unión y solidaridad, deseo deestar íntimamente vinculado con los que le rodean, de quese nos entreguen en verdadera amistad.b) Un profundo deseo de autenticidad: lograr salvar esaseparación tan amarga que existe entre lo que quisiéramosser y lo que somos, entre lo que nos sentimos llamados aser y lo que logramos realizar. Descubrimos que un caminopara lograr realizarnos es la expresión ante los demás,c) Hay grupos de jóvenes que logran renovarperiódicamente su amistad, su unión, su solidaridadprofundas y su compromiso de superación, organizanreuniones de oración, retiros, celebraciones, eucaristíasespecialmente preparadas y participadas.
  6. 6. Los cristianos desde el principio vivieron la fracción del pan“Jesús, el Hijo de Dios, ha muerto y ha resucitado. Está presente yvive con sus discípulos. Su presencia es celebrada en la fracción delpan.” (Hch 2, 42; 2, 46; 20, 7; 1 Co 11, 17-33)Fracción del pan que desde el inicio tiene varias implicaciones:a) Es una acción comunitaria en la que juntos los cristianos celebran(reconocen, alaban, agradecen) a Cristo resucitado presente en y conla comunidad.b) Es también un "rito" litúrgico (una forma de culto) que contiene unllamado a compartir fraternalmente.
  7. 7. •Durante el banquete (14, 22-25), Jesús realiza los dosgestos rituales tan conocidos por los judíos para suscomidas festivas: el que preside, toma el pan, dirige a Diosuna oración de bendición y distribuye un trozo a cada unode los comensales; al Comerlo todos reconocen en él undon de Dios. AI final de la comida, hace lo mismo con laCopa de vino. Un gesto de reconocimiento de que todo esregalo de Dios. Jesús realiza estos dos gestos, perodándoles un sentido nuevo al relacionarlos con su muertecercana.•Uniendo las diferentes tradiciones reportadas por losevangelistas reconstruimos esta Cena tan fundamental enla vida de Jesús y tan trascendente para la historia de lahumanidad entera.
  8. 8. Ritos en su celebración•Rito de entrada. Tiene el sentido de convocación, depreparación, de purificación para participar en la acciónlitúrgica:+ Solado inicial. + Acto penitencial. + Himno de alabanza.• Liturgia de la Palabra. Crece el dinamismo de lacelebración; los reunidos se manifiestan como comunidadde fe:+Lecturas bíblicas. +Canto del pueblo. +Homilía.+Profesión de fe. +Oración de los fieles.
  9. 9. • Liturgia Eucarística. Momento central de la celebraciónen que la comunidad se reúne en torno Cristo que muere yresucita: + Presentación de los dones. + Proclamación de laoración, + Eucarística, en que se renueva la Eucaristía deCristo.• Rito de Comunión. Es la culminación de la LiturgiaEucarística; los reunidos se manifiestan como comunidadde amor:+Recitación del "Padrenuestro”. + Abrazo de paz. +Fracción del pan. + Comunión de los fieles. • Rito de Conclusión-bendición. Despedida que es envío y
  10. 10. A vivir con nueva intensidad y nuevo sentido nuestra próxima Eucaristía y/o a vivir, esta semana, otras Eucaristías además de la dominical.
  11. 11. Oración de San Juan Crisóstomo(para antes de la Misa y antes de comulgar)¡Oh Señor!, yo creo y profeso que Tú eres el Cristo Verdadero, el Hijode Dios vivo que vino a este mundo para salvar a los pecadores, de loscuales yo soy el primero. Acéptame como participante de tu CenaMística, ¡oh Hijo de Dios!No revelaré tu Misterio a tus enemigos, ni te daré un beso como lo hizoJudas, sino que como el buen ladrón te reconozco.Recuérdame, ¡Oh Señor!, cuando llegues a tu Reino. Recuérdame, ¡ohMaestro!, cuando llegues a tu Reino. Recuérdame, ¡oh Santo!, cuandollegues a tu Reino.Que mi participación en tus Santos Misterios, ¡oh Señor! no sea para mijuicio o condenación, sino para sanar mi alma y mi cuerpo.¡Oh Señor!, yo también creo y profeso que lo que estoy a punto derecibir es verdaderamente tu Preciosísimo Cuerpo y tu SangreVivificante, los cuales ruego me hagas digno de recibir, para la remisiónde todos mis pecados y la vida eterna. Amén.

×