Defendiendo la gracia con la gracia

  • 330 views
Uploaded on

Un estudio sobre como el apóstol Pablo defendió la doctrina de la salvación por gracia de los que lo acusaban de enseñar liberalismo y hasta anti-nomianismo si se quiere.

Un estudio sobre como el apóstol Pablo defendió la doctrina de la salvación por gracia de los que lo acusaban de enseñar liberalismo y hasta anti-nomianismo si se quiere.

More in: Spiritual
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
330
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
5
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. Defendiendo La Gracia con la Gracia: Un comentario sobre Romanos 6:1-11¿Qué diremos entonces? ¿Continuaremos en pecado para que abunde la gracia?Es importante para nosotros recordar que la pregunta planteada en Rom 6:1 no proviene delpecador exteriormente inmoral, impío e indiferente. ¿Por qué iba a plantear la pregunta? Elpecador indiferente no tiene ningún interés o preocupación.Más bien, esta objeción está siempre planteada por los religiosos morales y dedicados que estánhaciendo su mejor esfuerzo para evitar todo pecado reconocido y obedecer todos losmandamientos conocidos, tratando de establecer una justicia delante de Dios, se trata deeliminar la ira de Dios y obtener su favor sobre la base de algo añadido que no sea la justicia deCristo. Nadie ha tratado de ser recomendado a Dios basado en la inmoralidad, de la queestamos, por naturaleza, avergonzados. Pero todos, por naturaleza, buscan y han buscadorecomendarse a Dios sobre la base de "obras de la ley", de la que no estamos por naturaleza,avergonzados.No nos avergonzamos de estas cosas hasta que veamos la absoluta maldad de pensar quealguna vez Dios podría salvarnos o mantenernos guardados basado en otra cosa más que elderramamiento de la sangre y justicia imputada de su Hijo amado. Cuando recibimos a Cristo, ensu calidad de tal, por la fe, entonces y solo entonces realmente nos arrepentimos de las obrasmuertas (todos los esfuerzos encaminados en la tierra para salvación) y de idolatría (el dios queaceptó tal mal).Pero los pecadores fariséos siempre plantean la objeción de 6:1, ya que realmente no valoran aCristo, Su persona o Su justicia como el único fundamento de la salvación. Ellos siempre van ahablar de paz para sí mismos y otros aparte de la gracia de Dios en Cristo.El apóstol ahora procede de 6:1--7:6,a mostrar cómo es infundada la objeción de que siendojustificado por la fe basada solamente en la justicia de Cristo aparte del mérito personal lleva unoa una vida de pecado. Por el contrario la justificación por la fe basada únicamente en la justiciade Cristo, aparte de los méritos personales nos lleva a una vida de pecado. Por el contrario. Lagracia es el motivo supremo para la obediencia aceptable!El sujeto de Pablo aquí es el estado de justificación en la cual todos los creyentes existen envirtud de su unidad con Cristo a diferencia de su antiguo estado de condena en virtud de suunidad con Adán. Esta sección entera es diseñada para dar a creyentes verdaderos la confianzasuma y el aseguramiento de la certeza absoluta de su salvación revelando los detalles acerca desu estado inalterable justificación ante Dios, que es el efecto directo de su unión o unidad conCristo.El apóstol recuerda a los creyentes en Roma de su estado anterior de condenación que era elefecto de su unión anterior con Adán. Note las frases siguientes: “vivir en pecado” (V. 2), el “viejohombre,” y el “cuerpo del pecado” (V. 6), “bajo ley” (V. 14), los “esclavos del pecado” (vv.16,17,20), “libre de justicia” (V. 20). Todas estas frases describen el estado del hombre en Adány las evidencias de ese estado.Pero ahora, note alguna de las frases: "muertos al pecado" (vs. 2,11), "libres del pecado (vs.7,18,22), "bautizados en su muerte" (v.3), "sepultado y resucitado con Cristo "(v. 4)," bajo lagracia "(v. 14)," siervos de la justicia "(v. 18)," siervos de Dios "(v. 22). Todas estas frasesdescriben el estado de justificación en Cristo, y la evidencia de ese estado ante Dios. Esimposible para alguien que se encuentra ahora en un estado de justificación ir alguna vez alestado de condenación de la que ha sido puesto en libertad. No es imposible para él caer bajo elpoder del pecado (vv. 12,13), pero es imposible para el pecado cambiar nunca su estado delantede Dios.1) La Premisa de Pablo. ( Rom 6:1-2 ) Rom 6:1 ¿Qué, pues, diremos? ¿Perseveraremos
  • 2. en el pecado para que la gracia abunde? Rom 6:2 En ninguna manera. Porque los que hemosmuerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él?A) La objeción planteada (1)El apóstol se anticipa, por eso hace esta pregunta con el fin de negarla y de reivindicar elEvangelio. Satanás inventa toda clase de calumnias esperadas para desacreditar las doctrinasde la gracia en la mente de los pecadores. Y puesto que, por naturaleza, estamoscompletamente controlados por el amor propio, la justicia propia, y el orgullo religioso, nosencanta el pacto de obras. Nos encanta la autoestima que supone que la salvación estácondicionada a nosotros y nos permite recibir el honor y la gloria de los hombres sobre la basede nuestros sufrimientos y del servicio al Señor. La religión natural promueve y aplaude lascosas que nos "hacen un show en la carne," esas cosas que distinguen a a los demás en lapiedad y promover la idea de que un pecador es mejor o más santo que otro.Estos motivos de grados de santidad y grados del favor con Dios, estos motivos de amor propioy aprobación de la sociedad, junto con el miedo tanto del castigo temporal como del eternobasado en el pecado, y esperanzas de recompensas más grandes y mejores tanto temporalescomo eternas basado en la obediencia a la ley de Dios son todo que sabemos y amamos pornaturaleza. Excluya estos motivos, y en las mentes de pecadores por naturaleza, la ley de Diosha sido destruida y las compuertas del pecado se han abierto.B) La objeción respondida (2)¿Cómo es posible que nosotros, que somos justificados a los ojos de Dios sobre la base de lajusticia imputada de Cristo,que hemos muerto a la culpa del pecado (el poder del pecado quecondena), que nos encuentramos en un estado inmutable de justificación basada en la justiciainmutable, eterna de Cristo,como podemos vivir en un estado de condenación,culpa y miedo ? Elapóstol comienza en este verso a defender la gracia de Dios contra tales acusacionesdiabólicas.Debemos advertir con cuidado que Dios el Espíritu Santo, por la pluma del apóstolPablo, no defiende la gracia ni aún con la menor insinuación de algo legal o mercenario. Éldefiende la gracia revelando más de la certeza absoluta de la salvación aparte de cualquiercondición en el pecador en absoluto. Note, esto no es un exhortación; ¡ESTO ES UNADECLARACIÓN DE HECHO! Un pecador justificado no puede vivir en un estado decondenación.1. Los verdaderos creyentes están "muertos al pecado". Esta verdad vital y bendita no estárelacionada en ningun grado con nuestro carácter y conducta, pero se refiere exclusivamente anuestro estado ante Dios. Estamos en un estado inmutable de la justificación basada en lajusticia inmutable de Cristo. Estamos muertos exclusivamente a la culpa del pecado, al castigodebido al pecado, porque hemos sufrido todo el castigo debido a todos nuestros pecados, no ennuestras propias personas, pero con la misma seguridad en la persona de Cristo, nuestroSustituto y Representante. No estamos muertos a la influencia del pecado, la presencia, efectos,o el poder como Pablo será amplio en demostrar en el capítulo siete. Los creyentes verdaderos,los pecadores justificados, a menudo son reprobados por la acción de ceder el paso al poder delpecado en sus vidas.2. Los creyentes están muertos al pecado, y esta verdad debe realizarse en el pleno sentido delo que la palabra muerto implica -- absoluta, total y definitiva liberación de todos y cada castigodebido al pecado. (Leer 6:10).- Los creyentes están muertos al pecado, de la misma formaexacta que Cristo se dice que murió al pecado".Nuestro Señor nunca sintió la influencia o el poder del pecado personal y, por lo tanto, no podía
  • 3. morir, de esta manera." Él murió sólo a la culpabilidad de los pecados de Su pueblo.Los pecadosfueron imputados a él en el sentido de que la culpa y la corrupción de esos pecados se cargaronlegalmente a su persona. Murió a la culpa y la corrupción del pecado cuando sufrió todo elcastigo debido , y los creyentes han muerto al pecado, precisamente de la misma manera.3. Por lo tanto, el apóstol comienza y continúa a responder la objeción afirmando una vez másque nuestros pecados no nos pueden condenar ni nos traen de nuevo bajo la ira de Dios. Hemosmuerto al pecado, en este sentido. Ahora bien, si nuestros pecados no nos pueden condenar,estamos seguros de entrar en el cielo. Nosotros no estamos bajo la ley, es decir, la salvación noestá condicionada a nosotros de ninguna manera en ningún grado. Estamos bajo la gracia, esdecir, todo lo de nuestra salvación está condicionada a Cristo, y Él ya ha satisfecho esascondiciones. Estamos, por lo tanto, seguros de entrar en el cielo sobre la base de los méritos deCristo.C) "viviremos aún en él --Esta expresión nos enseña que, antes de su muerte al pecado, elapóstol mismo y todos aquellos que estában en Roma anteriormente vivían en pecado. Sabemosque Saúl de Tarso nunca había vivido en la inmoralidad. Fue uno de los muchos que, antes desu conversión, parecía justos a los hombres.La expresión vivir en pecado incluye inmoralidad ydespreocupación, pero de ninguna manera está confinada a esto.Cualquiera que, o bien busca oespera la salvación basado en algo distinto que la justicia de Cristo imputada y recibida por la feestá viviendo en pecado, en un estado de condena bajo la ira de Dios.Pero al negar que el creyente continúa "viviendo en pecado" Pablo no quiere decir que loscreyentes no tienen pecado en cualquier área de su carácter y conducta, ni que a veces nocometen actos graves de inmoralidad.El apóstol está diciendo que es imposible que un pecadorjustificado el seguir viviendo en un estado de condenación donde el pecado reina hasta lamuerte. Es imposible que un pecador justificado pueda en un estado de alejamiento de Dios,espiritualmente pariente de Satanás ", procurando establecer una justicia" propia. Las razones yargumentos para apoyar esto se dan en el proceder de los versos.2) Los argumentos de Pablo ------ Leer ( 6:3-11)A) La unidad del creyente con Cristo ( 6:3-4)1. Es porque sabemos que somos uno con Cristo a los ojos de la ley de Dios y la justicia, y quenuestra glorificación final, basado solamente en su justicia recibida por la fe, es tan segura ycierta que ya estamos en el cielo, todavía no en nuestras propias personas, pero tan ciertamenteen la persona de Cristo. Vamos a estar allí y pronto en nuestras propias personas. Debemos verque el apóstol continúa su respuesta a la acusación de libertinaje presentada contra las doctrinasde la gracia mediante la continuación de predicar más gracia, más de la absoluta certeza de lasalvación sobre la base de nuestra unión con Cristo. Esta unión está representada por elbautismo. El pecador creyente es tanto uno con Cristo, como fue uno con Adán. Él murió conCristo tan ciertamente como él murió con Adán.Debido a nuestra unión con Adán, nosotros nos convertimos en muertos en pecado , basado enel acto de desobediencia de Adán. Aun así, a causa de nuestra unión con Cristo, nosconvertimos en muertos al pecado y vivos para Dios en base a la justicia de Cristo. Laobediencia de Cristo es verdaderamente nuestra, como si la hubiéramos producido, y su muertees como verdaderamente la nuestra , como si la hubiéramos sufrido (Gálatas 2:20 a).2. La resurrección de Cristo, no como una persona privada, pero como la Cabeza de Su cuerpo,la Iglesia, mostró totalmente las perfecciones magníficas del carácter redentor de Dios.Andamos en novedad de la vida cuando vemos que Dios es glorificado en nuestra salvación yque ha comprometido activamente cada atributo de Su ser para asegurar nuestra glorificación
  • 4. final. Este es el mismo lenguaje que el apóstol utilizó en 4:25 cuando escribió que Cristo fueresucitado otra vez para nuestra justificación. A continuación, Cristo fue resucitado por la gloriadel Padre, para que nosotros andemos en novedad de vida, es decir, en ese estado dejustificación frente a la vieja vida, el estado de condenación.Tanto Calvino y Haldane coincidenen que el apóstol presenta esta doctrina como la única base correcta para todas lasexhortaciones.B)La certeza absoluta de la gloria final (6:5) -"seremos" - Pablo usa el tiempo futuro para mostrar la certeza de nuestra glorificación final. SiCristo nos representó en su muerte, vamos a ser en tiempo perfectamente conformados a Suimagen. Es imposible que los pecados nos condene o nos lleve de nuevo bajo la ira de Dios. Laley de Dios siempre, en nuestras mejores momentos y nuestros peores momentos, nospronuncia justos y santos con base en la obediencia y sangre de Cristo.C) La muerte del "hombre viejo" (6:6) -El "hombre viejo", que es crucificado en la muerte de Cristo, es nuestro estado anterior de unióncon Adán, nuestro estado anterior de la ira y condenación, de enemistad y distanciamiento, y deparentesco espiritual con Satanás. Ese estado general de ira fue crucificado, o condenado amuerte, una vez por todas en la cruz del Calvario por todos y cada uno de los elegidos de Dios,no en nuestras propias personas,pero en la Persona de Cristo, nuestro Representante. Llega aser así en nuestras propias personas en la regeneración y la conversión, cuando somosentregados del poder de las tinieblas y trasladados al reino de Cristo.El "cuerpo de pecado" que nos mantiene "esclavos del pecado", también se destruye cuandovemos nuestra deuda con la ley y la justicia totalmente pagada por Cristo, como el apóstolexplica también en los versículos 17 y 18. La justicia de Cristo imputada y recibida por la fe haterminado, una vez por todas, nuestra esclavitud al pecado (v. 20).Este versículo no habla de el viejo principio de la auto-justicia y el amor propio que se mantienecon los pecadores convertidos hasta la muerte física. Los creyentes saben muy bien que estosprincipios pecamisonos no están muertos ni están muriendo más y más. El apóstol demuestraesto en 6:12-13 y en el capítulo siete. El rey David había sido salvado desde hace muchos añoscuando él cedió a la fuerza de ese viejo principio con Betsabé, y luego otra vez cuando censó aIsrael. Él no es el único ejemplo de verdaderos creyentes que cayeron presa de la fuerza delpecado en sus vidas. Cada exhortación a la obediencia está dirigido contra ese viejo principio, yconstantemente tenemos que luchar contra él mientras estamos en este mundo. Esos principios ,que influyen en nuestras mentes, afectos y voluntades, no habrá muerto hasta que en la muertefísica, sean eliminados. Los creyentes pueden descansar en el hecho de que es segura y ciertaque las influencias remanentes y el poder del pecado serán removidos porque Cristo haestablecido una justicia para ellos.D) El estado de justificación (6:7) - La palabra original que aquí se traduce liberados se traduce justificado quince veces en estamisma epístola. "El que ha muerto (con Cristo) a sido justificado del pecado." Después de habersufrido efectivamente el castigo debido por nuestros pecados, estamos muertos a la culpa delpecado. Y, una vez emitida la perfecta obediencia a todos los preceptos de la ley de Dios,estamos muertos a su maldición y, de hecho con el derecho de todas las bendiciones incluidasen la herencia. El apóstol Pablo reivindica la gracia soberana, no por razones jurídicas, nimercenarias, ni por la promoción de dudas e incredulidad pero al insistir en la absoluta certezade salvación condicionada a Cristo solamente de acuerdo a la promesa de Dios. Este
  • 5. fundamento es tan estable como el trono de Dios.No existe un lenguaje en las Escrituras que motive a los pecadores justificados por razonesjurídicas o mercenarias. No existe un lenguaje que impida el confort, la seguridad, la paz y laalegría del pueblo de Dios en la creencia de la fidelidad de Dios para cumplir su promesa desalvación condicionada a Cristo solamente. No hay nada aquí , sino certezas absolutas basadasen la justicia de Cristo. Y como se dijo antes: Un verdadero creyente tiene por su punto departida lo que el religioso farisaico tiene por su objetivo. Un verdadero creyente comienza con elhecho de que la salvación se realizó y la seguridad de esto es por Cristo. Ahora, el mensaje delos religiosos que quieren auto-justificarse es, “Haga y viva, desobedezca y muera.”, El mensajede la gracia es, "Vivir en Cristo." ¿Por qué los pecadores perecerán cuando el camino de lasalvación y la obediencia está hecho de manera sencilla y clara?Escrito por : David AdkinsAgradecimiento al hermano David Bishop quien gentilmente me facilitó el estudio.Soli Deo Gloria!