El Secreto del Crecimiento<br />Saludo y agradecimiento<br />El crecimiento es parte de la ley de la vida, todos los seres...
El secreto del crecimiento
El secreto del crecimiento
El secreto del crecimiento
El secreto del crecimiento
El secreto del crecimiento
El secreto del crecimiento
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

El secreto del crecimiento

3,964 views

Published on

Sermón basado en un

Published in: Spiritual, Business
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
3,964
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
5
Actions
Shares
0
Downloads
26
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

El secreto del crecimiento

  1. 1. El Secreto del Crecimiento<br />Saludo y agradecimiento<br />El crecimiento es parte de la ley de la vida, todos los seres vivos pasan por un proceso de crecimiento, así como la vida física y biológica crece, así también, la Visa Espiritual.<br />Pero en qué consiste el crecimiento espiritual, de eso vamos a hablar hoy a la luz de lo que dice la Pluma Inspirada en el Libro “El Camino a Cristo”<br />Para poder entender y aterrizar cada uno de estos conceptos quisiera llevarlos a hacer un paralelismo con lo que todos de alguna forma conocemos mejor, la idea es hacer un paralelismo que compare el crecimiento espiritual con el crecimiento humano, en algunas cosas son muy semejante, pero en otras son totalmente opuestos.<br />¿Cuál es el primer paso para el crecimiento?<br />El Nacimiento<br />En primer lugar, para poder crecer hay que nacer primero, si no nacemos, no crecemos…<br />Ahora veamos y comparemos, el nacimiento físico es involuntario, uno no decide nacer, uno nace por voluntad de otros, en este caso, nuestros padres, claro que hay intervención Divina, a través del milagro de la vida y la reproducción, pero no hay decisión por parte del feto o del bebé, es un acontecimiento que está fuera del control del ser humano que va a nacer.<br />Veamos lo que dice la Pluma Inspirada a inicios del capítulo 8: [1] “En la Escritura se llama nacimiento al cambio de corazón por el cual somos hechos hijos de Dios… De igual modo se habla de los recién convertidos a Cristo como de niños recién nacidos, que crecerán hasta llegar a la estatura de hombres y mujeres en Cristo Jesús” en esta freses apenas se nos está indicando lo que es el nacimiento espiritual, qué es? Es un CAMBIO DE CORAZÓN, pero quien es el que decide, veamos los que dice el texto: [2] “Toda la sabiduría e inteligencia de los seres humanos no puede dar vida ni siquiera al objeto más diminuto de la naturaleza. Únicamente por la vida que Dios mismo les ha dado pueden vivir las plantas y los animales. Asimismo es solo mediante la vida de Dios como se engendra la vida espiritual en el corazón de las mujeres y hombres”<br />Vemos pues que como en la vida biológica nada ocurre sin la intervención divina, de la misma forma en el nuevo nacimiento espiritual es sólo mediante el poder de Dios es que puede ocurrir la transformación del cambio a un nuevo corazón.<br />El que ha aceptado a Jesús como Salvador, ha comenzado una nueva vida. De la misma manera que una criatura se va formando en el vientre de una madre, así el creyente va creciendo y va experimentando un nuevo nacimiento. Es decir que, cuando llegas a Jesús y le recibes, comienza una nueva vida. Cabe señalar que ese crecimiento debe ser progresivo en el aspecto espiritual y emocional.<br />Dios nos hace hombres y mujeres nuevos. En el libro de Ezequiel el capítulo 11:19, Dios le habló a su pueblo diciéndole: " Yo les daré un solo corazón y pondré un espíritu nuevo dentro de ellos. Y quitaré de su carne el corazón de piedra y les daré un corazón de carne..." (Ezequiel 11:19). Y el apóstol Pablo le escribe a los gálatas " Porque en Cristo Jesús ni la circuncisión vale nada, ni la incircuncisión, sino una nueva creación" (Gálatas 6:15).<br />Hermanos, sabemos que el nacimiento espiritual es un cambio de corazón, de un corazón carnal, con pensamientos carnales a un corazón espiritual y que está enfocado en pensamientos espirituales y esto no es obra del hombre, si no es obra de Dios.<br />De esta forma vemos que el primer paso para el crecimiento de la vida del cristiano debe estar marcado por un nuevo nacimiento, un cambio de corazón que solo Dios puede obrar en nuestras vidas si es que lo dejamos que lo haga.<br />Crecimiento<br />Muy bien, ahora sí, ya nacimos, ya existimos tanto en el plano físico como en el espiritual, ahora debe iniciar un proceso de crecimiento.<br />¿Qué es el crecimiento?<br />El crecimiento físico se refiere a los desarrollos en altura, peso y en otros cambios corporales que ocurren según el niño(a) se hace mayor. El cabello crece; los dientes aparecen, se caen, y vuelven a aparecer; y eventualmente llega la pubertad, la juventud y la edad adulta. Todo ello es parte del proceso del crecimiento.<br />Anécdota:<br />Hace unos días fui a recoger a mis hijos a la escuela, cuando llegó Dany, el menor y mientras esperábamos a Oscar, le comenté a Dany con un tono melancólico “hijo… ya no crezcas más, te quiero así chiquito” el sencillamente me respondió “Papá, es inevitable, todos crecemos…” no es cierto le dije: “yo ya terminé de crecer” a lo que él me respondió “pero ahora tú estás creciendo para los lados”…<br />Es verdad hermanos, el crecimiento físico es inevitable, desde el primer respiro que damos en este mundo, inicia nuestro proceso de crecimiento y envejecimiento<br />A partir del momento en el que los padres traen a un nuevo bebé del hospital al hogar, observan el progreso del bebe con gran interés, anticipando cada centímetro de crecimiento y cada nuevo desarrollo importante a lo largo de este proceso. <br />Ya en las primeras semanas de nacido, un niño suele visitar al médico para los exámenes regulares. En cada una de estas visitas de rutina, el médico mantiene un récord de la altura y el peso del niño en una planilla del crecimiento. Esta planilla enseña al doctor y a los padres cómo el peso y la altura de su hijo(a) se compara con el de otros niños de la misma edad. Esta herramienta de gran ayuda puede ayudar al médico de su hijo(a) a determinar si su hijo(a) está creciendo a un ritmo apropiado o si puede existir algún tipo de problema. (La experiencia de la paternidad)<br />El Camino a Cristo dice en la página 100, [3] “Lo que sucede con la vida, sucede con el crecimiento. Dios es el que hace florecer el capullo y fructificar las flores. Su poder es el que hace a la simiente desarrollar, primero es el tallo, luego la espiga y después el grano lleno en la espiga”<br />Imagínense Dios como padre, siguiendo de cerca el crecimiento de una nueva criatura espiritual, siguiendo paso a paso, con gran interés, midiéndolo con su centímetro celestial, en cada etapa de nuestra vida espiritual, viendo cuanto hemos crecido.<br />Aquí encontramos otro paralelismo entre el crecimiento biológico o físico y el crecimiento espiritual, la Pluma Inspirada dice al final de la página 100: [4] “El niño no puede por su esfuerzo o por su propio poder añadir nada a su estatura. Tampoco tú podrás, haciendo lo mismo, crecer espiritualmente…”<br />Es cierto, no podemos hacer nada, todo crecimiento depende de la voluntad divina y el poder para crecer proviene de nuestro Creador, pero ¿Cuál es la parte que nos toca en nuestro crecimiento espiritual?, ¿y cómo podemos asegurarnos de que estamos creciendo adecuadamente?<br />Para el crecimiento físico o biológico, existen varias medidas que podemos tomar para asegurarnos de que nosotros o nuestros hijos crezcan y se desarrollen con normalidad. En la lectura del capítulo 8 de nuestro libro encontramos, a través del paralelismo que estamos construyendo, algunas recomendaciones, las cuales son críticas para la salud y el bienestar general:<br />Primer factor para un buen crecimiento - Suficiente descanso<br />Los patrones de sueño varían según la edad y según cada persona, por ejemplo, la mayoría de los niños necesitan un promedio de 10 a 12 horas de sueño por noche. El sueño proporciona a los cuerpos en crecimiento el descanso necesario para continuar creciendo apropiadamente<br />Nuestro libro dice: [5] “El Señor Jesús enseña la misma lección cuando dice: Permanezcan en mi (Descansen en mi), y yo permaneceré en ustedes. Así como ninguna rama puede dar fruto por sí misma, sino que tiene que permanecer en la vid, así tampoco ustedes pueden dar fruto si no permanecen en mí… Separados de mí no puede ustedes hacer nada”<br />El descanso en la vida espiritual es el permanecer en Cristo<br />El descanso en el crecimiento físico aparentemente es sinónimo de inactividad, pero Los científicos de la Universidad de Wisconsin en Madison aseguran que el 90 por ciento del crecimiento de los huesos ocurre mientras los niños duermen o descansan de acuerdo con el estudio publicado en la revista Journal of Pediatric Orthopedics, (La investigación previa ha demostrado que el crecimiento en los niños se produce a saltos. Algunas veces los niños se quejan de intensos dolores durante la noche que se producen debido al alargamiento de las extremidades donde se encuentras las placas de crecimiento, dijo el Dr. Wilsman. No hay tratamiento para estos dolores). <br />En el periodo de descanso, es donde se produce el mayor crecimiento, considerando que pasamos la mitad y un poco más de nuestras vidas en sesiones de descanso, así una vez más, encontramos el paralelismo de la vida física con la vida espiritual, la lección aquí es DESCANZAR EN EL SEÑOR, este descanso espiritual tampoco es una falta de actividad, así como el descanso físico, el descanso espiritual debe traer el mejor y mayor crecimiento, el descanso en Cristo deberá traer frutos de vida eterna:<br />Esto lo podemos ver en nuestra lectura en la Pag. 102, último párrafo: [6] “Nuestro crecimiento en la gracia, nuestro gozo, nuestra utilidad, todo depende de nuestra unión con Cristo. Solo estando en comunión con él diariamente, y PERMANENCIENDO en él en todo momento, es como hemos de crecer en la gracia…”<br />Confirmamos esto en la lectura bíblica que tuvimos esta noche en Mateo 11:28 y 29 que dice: <br />28 - " Vengan a Mí, todos los que están cansados y cargados, y Yo los haré descansar. <br />29 - " Tomen Mi yugo sobre ustedes y aprendan de Mí, que Yo soy manso y humilde de corazón, y HALLARAN DESCANSO PARA SUS ALMAS. <br />Estas palabras expresan una idea de sosiego, estabilidad, confianza, pero no de inactividad, Dios nos invita a tomar su yugo y de aprender de él.<br />Una vez más el Camino a Cristo en la Pag. 105 enfatiza una vez más que, [7] “Este descanso no se obtiene en la inactividad; porque en la invitación del Salvador la promesa de descanso va unida con un llamamiento a trabajar: Carguen mi yugo y aprendan de mi… y encontrarán descanso. El corazón que más plenamente descansa en Cristo es el más ardiente y activo en el trabajo para él”<br />Segundo Factor - Nutrición apropiada <br />Una dieta balanceada que incluya las vitaminas esenciales y minerales ayudará a que un niño alcance su potencial de crecimiento pleno, en palabras más cotidianas, HAY QUE TOMAR LA SOPA<br />Lo más probable es que de niño yo no tomé la sopa, o no tomé la suficiente, hay casos en que enfermedades y situaciones genéticas impiden lograr un crecimiento adecuado, pero si tomas la sopa normalmente crecerás plenamente<br />¿Qué es tomar la sopa, espiritualmente hablando?<br />Vayamos a la lectura del libro, pag. 104 [8] “Conságrate a Dios todas las mañanas; haz de esto tu primera tarea. Sea tu oración: Tómame, ¡oh Señor!, como enteramente tuyo. Pongo todos mis planes a tus pies. Úsame hoy en tu servicio. Mora conmigo, y sea toda mi obra hecha en ti”<br />La nutrición en la vida espiritual es un asunto diario es un asunto diario, cada día debes consagrarte a Dios, someter tus planes a él, modificar tu vida conforme según te lo indique su providencia y así poner cada día de tu vida en la manos de Dios, y ella será cada vez más semejante a la vida de Cristo. Amándolo, imitándolo, dependiendo enteramente de él, es como serás transformado a su semejanza. Esto es tomar la sopa espiritual, cuida que no te falte.<br />En la página 101 encontramos los nutrientes que le darán a nuestra vida espiritual la fortaleza necesaria para crecer y desarrollarse adecuadamente: [9] “La planta y el niño crecen al recibir de la atmósfera circuncidante aquello que mantiene su vida: el aire, el sol y el alimento. Lo que estos dones de la naturaleza son para los animales y las plantas, lo es Cristo para los que en él confían. Él es su luz eterna, sol y escudo... El es el agua viva, el pan de Dios… que baja del cielo y da vida al mundo”<br />Vemos claramente en el texto leído que Dios es nuestro alimento, es nuestro pan y nuestra agua viva, él es quien va a nutrir nuestro espíritu y favorecer al crecimiento.<br />Todavía hablando de la alimentación, los nutriólogos hablan de cuatro leyes de la buena nutrición:<br />Ley de de la cantidad: Los alimentos que se consumen cada día deben ser suficientes para satisfacer las necesidades de nutrientes que el organismo necesita, en cuanto a energía y sustancias necesarias para el mantenimiento y crecimiento de órganos y tejidos. En nuestra analogía podríamos decir que el tiempo que pasas con Cristo debe ser lo suficiente para nutrir tu vida espiritual<br />Ley de la distribución: Hay una frase muy conocida que dice: " Desayuna como un rey, almuerza como un príncipe y cena como un mendigo" . En algunos países, los horarios de trabajo y estudio hacen que las personas tengan un almuerzo rápido, generalmente " comida chatarra" , y que hagan de la cena su comida principal. Es notable como en estos países el índice de obesidad es mucho mayor que en otros. Esta ley de distribución nos sugiere que el alimento espiritual debe ser en proporciones adecuadas durante todo el día, no solo en la mañana, no solo en la noche, si no distribuido a lo largo del día.<br />Ley de la combinación: Los diferentes tipos de alimentos requieren tiempos de digestión distintos, y enzimas especiales que a veces son incompatibles. No sólo es importante lo que se come, sino cómo se hace. Combinar bien los alimentos es fundamental para una buena digestión. Debemos combinar bien nuestra comunión, mezclar adecuadamente ingredientes como la alabanza, la meditación, la oración y el testimonio, de una forma adecuada y proporcional.<br />Ley del equilibrio: Las cantidades de las sustancias que suministran energía deben guardar una correcta proporción. Los hidratos de carbono deben aportar entre el 55 y 75% del total de las calorías. La energía aportada por las grasas debe ser menor al 30% del total. Finalmente, las proteínas tienen que aportar cerca del 15% del total. Además, el cuerpo necesita cantidades apropiadas de diversos minerales y vitaminas, que deben ser provistas por los alimentos. El equilibrio en la vida espiritual es fundamental<br />Tercer Factor – Cambia tu estilo de vida<br />Todo aquel que ha nacido en Cristo y es una nueva criatura, que descansa en Cristo y se alimenta de él constantemente iniciará un proceso de cambios en su estilo de vida. La ira, el rencor, la soberbia, el egoísmo, el mal carácter, todo esto será transformado y reemplazado por características totalmente opuestas, para afirmar esta ideas, encontramos las lecturas 9 y 10 en nuestro libro de estudio:<br />pag. 108 [10] “Si lo contemplamos constantemente, somos transformados a su semejanza con más y más gloria por la acción del Señor…”<br />Pag. 109 [11] “Cuando Cristo mora en el corazón, toda nuestra naturaleza se transforma”<br />Como ejemplo en la Biblia tenemos la experiencia de los discípulos, así fue como ellos llegaron a asemejarse a su amado Salvador. Cuando aquellos discípulos oyeron las palabras de Jesús, sintieron la necesidad de él. Lo buscaron, lo encontraron y lo siguieron. Estaban con él en la casa, en la mesa, en los lugares apartados, en el campo… diariamente recibían de sus labios lecciones de santa verdad… Aquellos discípulos eran hombres con debilidades como las nuestras. Debían librar la misma batalla contra el pecado. Necesitaban la misma gracia para poder vivir una vida santa.<br />Pag. 111: [12] “Todo lo que Cristo fue para sus primeros discípulos desea serlo para sus hijos hoy. En su última oración, que elevó estando junto al pequeño grupo reunido en derredor suyo dijo: No ruego solo por estos. Ruego también por los que han de creer en mí por el mensaje de ellos”.<br />Cristo oró por nosotros y pidió que fuéramos uno con él, como él es uno con el Padre, que maravillosa unión.<br />Hermanos, de esta forma, somos llamados a un crecimiento, pero recuerda que el crecimiento no depende del tiempo que pases en la iglesia, puedes ser un miembro muy antiguo de la iglesia, y no ser maduro espiritualmente. El crecimiento no depende de nosotros, no depende de lo que hagas, de los cargos que tengas, no depende de tu antigüedad como miembro, todo eso es bueno, no digo lo contrario, pero el crecimiento depende de Dios solamente, es la obra de Dios en tu vida. El apóstol Pablo nos lo recuerda en 1Cor. 3:6 “Yo sembré y Apolo regó, pero Dios es quien hizo crecer lo sembrado”. El crecimiento espiritual no depende de nadie sino sólo de Dios. Hubo alguien en tu vida que sembró la buena semilla en tu corazón, alguien se preocupó de compartirte la Palabra del Señor, tal vez la escuchaste durante la campaña evangelística, o te la plantaron tus padres desde la infancia, tal vez en algún culto de la iglesia, pero el crecimiento sólo es de Dios. Necesitas que Dios haga su obra de crecimiento en ti, él quiere que tu crezcas, su mayor anhelo, es que tú seas un cristiano maduro, de buenos frutos para bendición de otros.<br />Finalmente, en el Salmo 1:3 dice que: “Serás un árbol plantado junto a corrientes de aguas, que da su fruto en su tiempo, y su hoja no cae; y todo lo que hace, prosperará”. Dios desea que crezcas de este tamaño, y sólo él puede darte este crecimiento. ¿Te gustaría crecer espiritualmente como este tipo de árbol? Claro que todos queremos ser así. Que Dios nos ayude a crecer cada día más y más en su gracia y en su amor. <br />

×