Your SlideShare is downloading. ×
Un señor una fe un bautismo
Iglesia Pentecostal Unida de Colombia
Cuarta Bario Obrero Apartadó
Estudios Bíblicos
Tema 1: P...
Un señor una fe un bautismo
Iglesia Pentecostal Unida de Colombia
Cuarta Bario Obrero Apartadó
Cada uno de nosotros tiene ...
Un señor una fe un bautismo
Iglesia Pentecostal Unida de Colombia
Cuarta Bario Obrero Apartadó
En el Levítico se dice que ...
Un señor una fe un bautismo
Iglesia Pentecostal Unida de Colombia
Cuarta Bario Obrero Apartadó
Si confiamos en Jesús como ...
Un señor una fe un bautismo
Iglesia Pentecostal Unida de Colombia
Cuarta Bario Obrero Apartadó
Su Palabra está escrita en ...
Un señor una fe un bautismo
Iglesia Pentecostal Unida de Colombia
Cuarta Bario Obrero Apartadó
de que todas Sus Palabras s...
Un señor una fe un bautismo
Iglesia Pentecostal Unida de Colombia
Cuarta Bario Obrero Apartadó
Por eso lo que usted tiene ...
Un señor una fe un bautismo
Iglesia Pentecostal Unida de Colombia
Cuarta Bario Obrero Apartadó
Porque uno escuchaba y conf...
Un señor una fe un bautismo
Iglesia Pentecostal Unida de Colombia
Cuarta Bario Obrero Apartadó
tienen más posibilidad de s...
Un señor una fe un bautismo
Iglesia Pentecostal Unida de Colombia
Cuarta Bario Obrero Apartadó
El corazón del hombre está ...
Un señor una fe un bautismo
Iglesia Pentecostal Unida de Colombia
Cuarta Bario Obrero Apartadó
Hay muchas personas que viv...
Un señor una fe un bautismo
Iglesia Pentecostal Unida de Colombia
Cuarta Bario Obrero Apartadó
Como el hombre es una masa ...
Un señor una fe un bautismo
Iglesia Pentecostal Unida de Colombia
Cuarta Bario Obrero Apartadó
de sus huevos, muere; y si ...
Un señor una fe un bautismo
Iglesia Pentecostal Unida de Colombia
Cuarta Bario Obrero Apartadó
mismos como buenas. Ellos q...
Un señor una fe un bautismo
Iglesia Pentecostal Unida de Colombia
Cuarta Bario Obrero Apartadó
alegríasensual. ¡Parecía qu...
Un señor una fe un bautismo
Iglesia Pentecostal Unida de Colombia
Cuarta Bario Obrero Apartadó
Por eso para ellos fue nece...
Un señor una fe un bautismo
Iglesia Pentecostal Unida de Colombia
Cuarta Bario Obrero Apartadó
tuDios con todo tu corazón,...
Un señor una fe un bautismo
Iglesia Pentecostal Unida de Colombia
Cuarta Bario Obrero Apartadó
Cuando leo Éxodo 20, que di...
Un señor una fe un bautismo
Iglesia Pentecostal Unida de Colombia
Cuarta Bario Obrero Apartadó
5 años después, no podía ll...
Un señor una fe un bautismo
Iglesia Pentecostal Unida de Colombia
Cuarta Bario Obrero Apartadó
leíatodo y hacia todo ayuna...
Un señor una fe un bautismo
Iglesia Pentecostal Unida de Colombia
Cuarta Bario Obrero Apartadó
Los pecados dentro del cora...
Un señor una fe un bautismo
Iglesia Pentecostal Unida de Colombia
Cuarta Bario Obrero Apartadó
Esto significa que aunque t...
Un señor una fe un bautismo
Iglesia Pentecostal Unida de Colombia
Cuarta Bario Obrero Apartadó
Los que saben que se están ...
Un señor una fe un bautismo
Iglesia Pentecostal Unida de Colombia
Cuarta Bario Obrero Apartadó
¿Cuántas personas en el mun...
Un señor una fe un bautismo
Iglesia Pentecostal Unida de Colombia
Cuarta Bario Obrero Apartadó
¿Quién recibe gracia de Dio...
Un señor una fe un bautismo
Iglesia Pentecostal Unida de Colombia
Cuarta Bario Obrero Apartadó
Si esa mujer y cada uno de ...
Un señor una fe un bautismo
Iglesia Pentecostal Unida de Colombia
Cuarta Bario Obrero Apartadó
"El pecado de Judá está esc...
Un señor una fe un bautismo
Iglesia Pentecostal Unida de Colombia
Cuarta Bario Obrero Apartadó
De hecho ellos habían comet...
Un señor una fe un bautismo
Iglesia Pentecostal Unida de Colombia
Cuarta Bario Obrero Apartadó
Así es cómo usted es salvad...
Un señor una fe un bautismo
Iglesia Pentecostal Unida de Colombia
Cuarta Bario Obrero Apartadó
Si Dios hubiera permitido q...
Estudios bíblicos
Estudios bíblicos
Estudios bíblicos
Estudios bíblicos
Estudios bíblicos
Estudios bíblicos
Estudios bíblicos
Estudios bíblicos
Estudios bíblicos
Estudios bíblicos
Estudios bíblicos
Estudios bíblicos
Estudios bíblicos
Estudios bíblicos
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Estudios bíblicos

273

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
273
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
6
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Transcript of "Estudios bíblicos"

  1. 1. Un señor una fe un bautismo Iglesia Pentecostal Unida de Colombia Cuarta Bario Obrero Apartadó Estudios Bíblicos Tema 1: Pecado Primero Tenemos Que Saber acerca de Nuestros Pecados para Ser Redimido < Marcos 7:8-9 > "Dejando el mandamiento de Dios, os aferráis a la tradición de los hombres: como los lavamientos de jarros y vasos de beber; y hacéis otras muchas cosas semejantes. Les decía también: ¡Qué bien dejáis a un lado el mandamiento de Dios, para conservar vuestra tradición!" < Marcos 7:20-23 > "Y decía: Lo que sale del hombre, eso contamina al hombre. Porque de adentro, del corazón de los hombres salen las maquinaciones perversas, las fornicaciones, hurtos, asesinatos, adulterios, avaricias, maldades, el engaño, la desvergüenza, envidia, maledicencia, arrogancia, estupidez; todas estas maldades salen de adentro y contaminan al hombre." Primero quisiera definir el pecado. Hay pecados definidos por Dios y hay pecados definidos por los hombres. La palabra pecado, en griego, significa 'perder la marca.' Esto significa no hacer lo justo. Esto es el pecado, no seguir correctamente las órdenes de Dios. Primero vamos a ver los pecados definidos por los hombres. ¿Qué es pecado? Esto es desobedecer las órdenes de Dios. Medimos nuestros pecados de acuerdo con nuestra conciencia. En otras palabras, esto no es una ofensa contra el mandamiento de Dios, pero es juzgado de acuerdo con su ambiente, corazón y conciencia. Esto es juzgado por cada individuo. Entonces la acción misma puede ser considerada o no como un pecado dependiendo del estándar de cada persona. Por eso Dios nos ha dado 613 artículos de la Ley para ser usados como un estándar para el juicio. El diagrama siguiente ilustra el pecado del hombre. Ley nacional, ley civil Conciencia de hombre Ley de Dios Moralidad, normas sociales. Entonces no debemos establecer nuestro estándar sobre nuestra conciencia. El pecado de nuestra conciencia no está de acuerdo con lo que Dios ha definido como pecado. Por eso no debemos escuchar nuestra conciencia, más bien debemos basar nuestras acciones en el mandamiento de Dios.
  2. 2. Un señor una fe un bautismo Iglesia Pentecostal Unida de Colombia Cuarta Bario Obrero Apartadó Cada uno de nosotros tiene una idea propia de que es el pecado. Algunos lo consideran como defectos y otros lo consideran como actitudes deformadas. Por ejemplo, en Corea, la gente cubre las tumbas de sus padres con hierbas y considera su deber cortar las hierbas y atender las tumbas hasta que ellos mismos mueran. Pero en caso de una tribu primitiva en Papua Nueva Guinea, ellos honran a sus padres muertos al compartir el cuerpo entre los miembros de la familia y lo comen esto es para prevenir que el cuerpo sea comido por los insectos. Estas costumbres demuestran que los conceptos humanos de pecado son muy variados. La Biblia nos dice que el pecado es desobedecer las órdenes de Dios. "Dejando el mandamiento de Dios, os aferráis a la tradición de los hombres: como los lavamientos de jarros y vasos de beber; y hacéis otras muchas cosas semejantes. Les decía también: ¡Qué bien dejáis a un lado el mandamiento de Dios, para conservar vuestra tradición!" (Marcos 7:8-9) A Dios no le importa cómo la gente ve el mundo exterior. El ve el fondo de nuestro corazón. El criterio propio es un pecado ante Dios. ¿Cuál es el pecado más serio? Este es el no hacer caso de las palabras de Dios Permítame decir qué es un pecado ante Dios. Esto significa fracasar viviendo por su voluntad. Esto es, no confiar en Sus Palabras. Dios dijo que esto es el pecado de vivir como los fariseos que rechazaron el mandamiento de Dios y pusieron más importancia en su lectura tradicional. Y Jesús considera a los fariseos como unos hipócritas. "¿En qué Dios crees? ¿Realmente Me respetas? ¿Ostentas Mi nombre pero de verdad Me honras? La gente sólo ve la apariencia exterior y no hace caso de las palabras de Dios. Esto es un pecado ante Él. El pecado más serio es no hacer caso de Sus palabras. ¿Se dan cuenta de esto? Este es el pecado de pecados. Nuestras debilidades son sólo defectos, meras transgresiones. Los errores y las culpas que cometemos por nuestra imperfección no son pecados fundamentales pero son defectos. Dios distingue pecado y defectos. Entonces los que no hacen caso de Sus Palabras son pecadores aunque ellos no tienen defectos. Ellos son grandes pecadores ante Dios. Por eso Jesús reprendió a los fariseos. En el Pentateuco de Génesis a Deuteronomio, están los mandamientos que nos indican qué tenemos que hacer o no. Estas son las palabras de Dios, sus mandamientos. No podemos seguirlos al 100%, o no somos capaces de cumplir todos, pero ante todo debemos reconocerlos como sus mandamientos. Él nos los da desde los orígenes y debemos aceptarlos como tal. "En el principio creó Dios los cielos y la tierra." Después él dijo "Sea la luz; y fue la luz." El creó todo. Y El estableció la Ley."Y el Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros, y el Verbo era Dios." (Juan 1:1, 14) ¿Cómo Dios se manifiesta a nosotros? Él se nos manifiesta a través de Su mandamientos. Dios es el Verbo y Él se muestra mediante sus mandamientos. Dios es el Espíritu. Y ¿cómo denominamos la Biblia? La llamamos la Palabra de Dios. Se dice "Dejando el mandamiento de Dios, os aferráis a la tradición de los hombres." Hay 613 artículos de Su Ley. Haz esto pero no hagas eso, respeta a tus padres... etc.
  3. 3. Un señor una fe un bautismo Iglesia Pentecostal Unida de Colombia Cuarta Bario Obrero Apartadó En el Levítico se dice que las mujeres deben hacer así y los hombres deben hacer así y qué tienen que hacer cuando un animal doméstico caiga en una zanja... Hay 613 artículos, Su Ley. Pero como estos no son las palabras de un ser humano, debemos pensarlos de manera repetida. Debemos obedecer a Dios y aunque no somos capaces de cumplir toda su Ley, debemos reconocerlos al menos. ¿Hay alguna palabra de Dios que no es justa? Los fariseos dejaron a un lado los mandamientos de Dios. Ellos pusieron la tradición de los hombres por encima de Sus mandamientos. Las palabras de sus mayores tuvieron más importancia que las palabras de Dios. La situación era así cuando Jesús nació. Jesús se enojó cuando la gente no hizo caso de las palabras de Dios. Dios nos ha dado 613 artículos de la Ley para enseñarnos que Él es la Verdad, Él es nuestro Dios, cuáles son nuestros pecados ante Él y para mostrarnos Su Santidad. Entonces, porque todos nosotros somos pecadores ante Él, debemos confiar en Jesús quien fue enviado a nosotros por Dios debido a Su amor para con nosotros y debemos vivir confiados. Los que dejan a un lado sus Palabras y los que no confían son pecadores. Los que no son capaces de cumplir Sus Palabras son pecadores también, pero es un pecado más grave dejar a un lado Sus Palabras. Ellos son los que van a entrar en el infierno. No confiar en Él es un pecado ante Él. La razón por la cual Dios nos dio la Ley ¿Cuál es la razón por la cual Dios nos dio la Ley? Para darnos cuenta de nuestros pecados y para volver a Sus Brazos. Él nos dio 613 artículos de la Ley para que podamos darnos cuenta de nuestros pecados y ser redimidos a través de Jesús. Esta es la razón por la cual Dios nos dio la Ley. ¿Por qué Dios nos dio la Ley? Para que nos demos cuenta de nuestros pecados y del castigo por ellos. Romanos 3:20 " dice quepor medio de la ley es el conocimiento del pecado." Por ello sabemos que la razón por la cual Dios nos dio la Ley no es para obligarnos a vivir en esta. Entonces, ¿cuál es el conocimiento que podemos recibir de la Ley? Es que somos tan débiles para obedecer la Ley de manera completa y somos pecadores ante Él. Y ¿qué nos enseñan los 613 artículos de Su Ley? Nos damos cuenta de nuestros defectos y nuestra incapacidad para vivir con Su Ley. Nos damos cuenta de que nosotros, somos creación de Dios, somos seres impotentes. Reconocemos que somos pecadores ante El, y debemos entrar en el infierno de acuerdo con Su Ley. Cuando nos damos cuenta de nuestros pecados y también de nuestra impotencia, ¿qué hacemos? ¿Tratamos de hacernos seres completos? No. Lo que tenemos que hacer es admitir que somos pecadores, confiar en Jesús, ser redimidos a través de Su salvación por el agua y el Espíritu y dar gracias a Él. La razón por la cual Él nos dio la Ley es para hacernos reconocer nuestros pecados y el castigo por estos pecados, y que por ello sepamos que no podríamos ser salvados del infierno sin Jesús.
  4. 4. Un señor una fe un bautismo Iglesia Pentecostal Unida de Colombia Cuarta Bario Obrero Apartadó Si confiamos en Jesús como nuestro Salvador, vamos a ser redimidos. Él nos dio la Ley para salvarnos. Él nos dio la Ley para salvarnos de los pecados. Él nos dio la Ley y envió a Jesús para salvarnos. Él envió su propio hijo para quitar nuestros pecados a través de Su bautismo. Y podemos ser salvos al confiar en Él. Debemos darnos cuenta de que somos pecadores sin esperanza y debemos confiar en Jesús, entonces podemos ser libres de pecado, ser Sus hijos y volver a la gloria de Dios. Debemos entender Su Palabra. Todos los principios son de Él. También debemos empezar con Sus Palabras y entender la verdad de la redención a través de Su Palabra. Debemos pensar y juzgar mediante Su Palabra. Esto es la confianza justa y verdadera. ¿Qué hay en el corazón de un hombre? La confianza debe iniciarse con Sus Palabras y debemos confiar en Dios a través de Sus Palabras. Si no, vamos a caer en la falacia. Esto sería la confianza falsa. Cuando los fariseos vieron a los discípulos de Jesús comiendo pan con manos no lavadas, ellos no hubiesen podido reprobarlos si ellos los hubieran visto a través de las palabras de Dios. La Palabra nos dice que cualquier cosa que entre en una persona desde el mundo exterior no puede contaminarla porque esto va a entrar en su estómago y no en su corazón y posteriormente sale. Como se dice en Marcos 7:20-23, "Y decía: Lo que sale del hombre, eso contamina al hombre. Porque de adentro, del corazón de los hombres salen las maquinaciones perversas, las fornicaciones, hurtos, asesinatos, adulterios, avaricias, maldades, el engaño, la desvergüenza, envidia, maledicencia, arrogancia, estupidez; todas estas maldades salen de adentro y contaminan al hombre." Él ha dicho que los hombres son pecadores pues nacen con pecados. ¿Entienden qué significa esto? Todos somos descendientes de Adán. No podemos ver la verdad pues no aceptamos ni confiamos en todas Sus palabras. ¿Qué hay en el corazón del hombre? Vamos a ver Marcos 7:21-22 "Porque de adentro, del corazón de los hombres salen las maquinaciones perversas, las fornicaciones, hurtos, asesinatos, adulterios, avaricias, maldades, el engaño, la desvergüenza, envidia, maledicencia, arrogancia, estupidez." Todo esto sale del corazón de hombre y lo contamina, a él y a otras personas.Esto está registrado en Salmos, "Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos, la luna y las estrellas que tú formaste, digo: ¿Qué es el hombre, para que de él te acuerdes, y el hijo del hombre, para que cuides de él?" (Salmos 8:34) ¿Por qué Él nos visita? Él nos visita porque Él nos ama. Él nos creó, nos amó y tuvo misericordia de nuestros pecados. El quitó todos nuestros pecados y nos hizo Su pueblo. "¡Oh Jehová, Señor nuestro, cuán glorioso es tu nombre en toda la tierra, cielos!" El Rey David cantó en el Antiguo Testamento cuando él se dio cuenta de que Dios sería el Salvador de los pecadores. Y en el Nuevo Testamento, el apóstol Pablo dijo lo mismo. Esto es una cosa asombrosa que nosotros, creaciones de Dios, podamos ser Sus Hijos. Esto puede realizarse sólo a través de Su compasión por nosotros. Este es el amor de Dios. Tratar de vivir de manera completa por la ley de Dios es desafiarlo. Y esto es también una idea que sale de nuestra ignorancia. No es justo vivir afuera de Su amor en vez de tratar de cumplir la ley y rogarle. Esta es la voluntad de Dios que debemos darnos cuenta de que somos pecadores a través de la Ley y confiamos en la redención por el agua y la sangre (el Espíritu).
  5. 5. Un señor una fe un bautismo Iglesia Pentecostal Unida de Colombia Cuarta Bario Obrero Apartadó Su Palabra está escrita en Marcos 7:20-23, "Y decía: Lo que sale del hombre, eso contamina al hombre. Porque de adentro, del corazón de los hombres salen las maquinaciones perversas, las fornicaciones, hurtos, asesinatos, adulterios, avaricias, maldades, el engaño, la desvergüenza, envidia, maledicencia, arrogancia, estupidez; todas estas maldades salen de adentro y contaminan al hombre." Jesús dijo que lo que sale del hombre, de los pecadores, contamina al hombre. La comida que Dios nos da no puede contaminar al hombre. Todas las creaciones son limpias pero sólo las cosas que salen de dentro del hombre, nuestros pecados nos contaminan. Todos somos descendientes de Adán. ¿Entonces, cómo nacimos? Nacimos con 12 tipos de pecados. ¿Esto es correcto? ¿Entonces podemos vivir sin pecados? Vamos a continuar cometiendo pecados pues nacimos con pecados. ¿Podemos dejar de cometer pecados sólo porque sabemos la Ley? ¿Podemos vivir con los mandamientos? No. Entre más tratemos, más difícil será. Debemos darnos cuenta de nuestra limitación y abandonarnos. Entonces, con humildad, podemos aceptar el bautismo y la sangre de Jesús que nos salva. ¿Qué debemos hacer ante Dios? Debemos admitir nuestros pecados y rogar la salvación de Dios. Todos los 613 artículos de la Ley son correctos y justos. Pero los hombres son pecadores desde que ellos fueron concebidos en el útero de su madre. Cuando nos damos cuenta que la ley de Dios es correcta, pero que somos nacidos pecadores que no podemos ser justos por nosotros mismos, también reconocemos que necesitamos la compasión de Dios y la salvación con la redención de Jesús mediante el agua, la sangre y el Espíritu. Cuando reconocemos nuestras limitaciones - que no podemos ser justos por nosotros mismos y vamos al infierno por nuestros pecados - debemos contar con la redención de Jesús. Entonces podemos ser entregados. Debemos saber que no se puede actuar bien ante Dios por sí sólo. Por eso debemos admitir ante Dios que somos pecadores y que estamos destinados a ir al infierno y podemos rogar por Su compasión. "Dios, por favor sálveme de mis pecados y ten piedad de mí." Vemos el ruego de David como palabras escritas de Dios. "Así que eres justo cuando sentencias, e irreprochable cuando juzgas." (Salmos 51:4) Él supo que él fue una masa de pecados, que fue tan malo y digno de ser enviado al infierno, pero él lo admitió ante Dios. "Si Usted me llama un pecador, soy un pecador; Si me considera como una persona justa, soy justo; Si Usted me salva, voy a ser salvado; y si Usted me envía al infierno, voy a entrar al infierno." Esta es la confianza correcta. Este es el camino para ser salvos. Esto muestra cómo debemos ser si esperamos estar listos para confiar en la redención de Jesús. Debemos saber exactamente cuáles son nuestros pecados Como todos somos descendientes de Adán, tenemos codicia en nuestro corazón. Pero, ¿qué nos dice Dios? Él nos dice que no cometamos adulterio. Podemos matar en nuestro corazón, pero ¿qué nos dice Dios? Él nos prohíbe matar. Todos nosotros desafiamos a nuestros padres en nuestro corazón, pero Él nos dice que debemos honrar a nuestros padres. Debemos darnos cuenta
  6. 6. Un señor una fe un bautismo Iglesia Pentecostal Unida de Colombia Cuarta Bario Obrero Apartadó de que todas Sus Palabras son correctas y buenas y que todos nosotros tenemos pecados en nuestro corazón. ¿Soy justo o no? Entonces, ¿qué debemos hacer ante Dios? Debemos admitir que somos masas de pecado, pecadores sin esperanza. No es justo pensar en que fuimos justos ayer porque hicimos una buena acción y hoy somos pecadores porque cometemos pecados. Hagamos lo que hagamos, somos pecadores. Esta es la razón por la cual debemos ser redimidos a través del bautismo de Jesús. No somos pecadores debido a nuestras acciones: cometer adulterio, homicidio, robos... pero somos pecadores porque somos nacidos pecadores. Nacimos con 12 tipos de pecados. Pues somos pecadores nacidos a los ojos de Dios, no podemos ser buenos por nosotros mismos. Nacimos con el espíritu lleno de pecados tales como homicidio, robos, etc.... Entonces, ¿cómo podemos ser justos? No podemos ser justos ante Dios por nosotros mismos. Si reclamamos que somos justos, esto es hipocresía. Jesús llamó a los fariseos y escribas 'escribas y fariseos hipócritas.' Los hombres nacen pecadores. Ellos cometen pecados ante Dios durante toda su vida. Alguna persona reclama que ella nunca ha peleado, ni golpeado a nadie, ni ha robado ni siquiera un fideo de alguna persona en toda su vida, está mintiendo porque los hombres nacen pecadores. El tal es mentiroso, un pecador y un hipócrita. Así es cómo Dios lo ve. Ustedes han nacidos pecadores. Aunque usted no cometa ninguna acción de pecado, va a ir al infierno. Aunque usted generalmente cumpla la Ley y la mayoría de los mandamientos, continúa siendo pecador destinado a ir al infierno. Entonces, ¿qué debemos hacer en frente de tal destino? Debemos pedir Su compasión y depender de Él para ser salvados de nuestros pecados. Si Él no nos salva, iremos al infierno. Éste es nuestro destino.Los que aceptan Su Palabra también admiten que ellos son verdaderos pecadores. Y ellos también saben que ellos son justos. Entonces, ellos saben que dejar a un lado Su Palabra sin reconocer Su Palabra es un pecado. Los que aceptan Su Palabra son justos aunque antes ellos fueran pecadores antes. Ellos son nacidos de nuevo por Su Palabra y reciben Su gracia. Ellos son los más bienaventurados. Los que traten de ser redimidos a través de sus obras son todavía pecadores ¿Quiénes son todavía pecadores aunque ahora ellos confían en Jesús? Los que traten de ser redimidos a través de sus obras Vamos a ver Gálatas 3:10 y 11: "Porque todos los que dependen de las obras de la ley están bajo maldición, pues escrito está: Maldito todo aquel que no permanezca en todas las cosas escritas en el libro de la ley, para hacerlas. Y que por la ley ninguno se justifica para con Dios, es evidente, porque: El justo por la fe vivirá." Se dice que 'maldito todo aquel que no permanezca en todas las cosas escritas en el libro de la ley.' Los que confían en Jesús pero tratan de ser justificados por sus obras son malditos. ¿Dónde están los que están tratando de ser justificados por sus obras? Ellos están bajo la maldición de Dios. ¿Por qué Dios nos dio la Ley? Él nos dio la Ley para que reconozcamos nuestros pecados (Romanos 3:20). Debemos reconocer que somos pecadores completos y somos destinados a ir al infierno.
  7. 7. Un señor una fe un bautismo Iglesia Pentecostal Unida de Colombia Cuarta Bario Obrero Apartadó Por eso lo que usted tiene que hacer es confiar en el bautismo de Jesús el Hijo de Dios y nacer de nuevo por agua y el Espíritu. Entonces, usted va a ser salvo de sus pecados, será justo, tendrá vida eterna e irá al cielo. Tenga confianza en su corazón. El pecado más soberbio en el mundo ¿Cuál es el pecado más soberbio en el mundo? Tratar de vivir por la Ley. Somos benditos por tener confianza en Su Bendición. Él decidió salvar a los que tienen confianza en Su Palabra. Pero hoy en día, entre los que confían, hay muchos que tratan de vivir por Su Ley. La mayoría de los cristianos son así. Es bueno que ellos traten de vivir por Su Ley, pero ¿cómo es esto posible? Debemos darnos cuenta de cuán estúpido es tratar de vivir por Su Ley. Si tratamos de hacerlo más, sería más difícil cumplirlo. Él dice, "la fe viene del oír; y el oír, por medio de la palabra de Dios. Romanos 10:17." Necesitamos abandonar nuestra soberbia a fin de ser salvados. Debemos abandonar nuestro propio estándar para ser salvos ¿Qué debemos hacer para ser salvos? Debemos abandonar nuestro propio estándar ¿Cómo es que los hombres pueden ser salvados?Esto es darse cuenta de que ellos mismos son pecadores. Hay muchos que no han sido redimidos porque ellos no pueden abandonar su confianza incorrecta y sus esfuerzos. Dios dice que los que viven pendientes del cumplimiento de la Ley están sujetos a maldición. Los que confían que ellos podrían ser justos gradualmente porque ellos continúan confiando en Jesús. Y tratando de vivir por la Ley están sujetos a maldición. Ellos confían en Dios, pero ellos todavía piensan que ellos deben vivir de acuerdo con la Ley para ser salvos. Queridos amigos, ¿podemos ser justos a través de nuestras obras durante la vida en este mundo? Podemos ser justos sólo por confiar en la palabra de Jesús y podemos ser redimidos. Sólo por tener confianza en el bautismo de Jesús, Su sangre, y Jesús siendo Dios, podemos ser redimidos. Esta es la razón por la cual Dios ha preparado la ley de la confianza para nosotros como una manera de ser justos. La redención por el agua y el Espíritu no radica en las obras de los hombres sino en la fe de confiar en la Palabra de Dios. Y Dios nos entrega la fe. Esto es cómo Dios lo planeó y cómo Él lo ha realizado. ¿Por qué los que confiaron en Jesús no fueron redimidos? Porque ellos no aceptaron la palabra de la redención por agua y el Espíritu. Pero nosotros, quienes somos imperfectos, hemos sido redimidos por nuestra confianza en la Palabra de Dios. Si dos personas están trabajando en un molino, el que es dejado a un lado va a continuar trabajando aunque el otro sea el escogido. Uno que es dejado a un lado es uno que no ha sido redimido y tiene que continuar tratando de ser liberado. ¿Por qué hay uno que es dejado a un lado y otro que es escogido?
  8. 8. Un señor una fe un bautismo Iglesia Pentecostal Unida de Colombia Cuarta Bario Obrero Apartadó Porque uno escuchaba y confiaba en la Palabra de Dios. El otro que trabajaba mucho para cumplir la Ley al final fue enviado al infierno. Si una persona trata de desafiar a Dios por tratar de cumplir la Ley, él seguramente va a ser enviado al infierno. Esta es la razón por la cual debemos ser redimidos por la confianza en el agua y el Espíritu. "Porque todos los que dependen de las obras de la ley están bajo maldición, pues escrito está: 'Maldito todo aquel que no permanezca en todas las cosas escritas en el libro de la ley, para hacerlas.'" "Y que por la ley ninguno se justifica para con Dios, es evidente, porque: El justo por la fe vivirá." (Gálatas 3:10-11, Romanos 1:17) No confiar en la Palabra de Dios es un pecado ante Dios. Y también es un pecado dejar a un lado la Palabra de Dios de acuerdo con sus estándares propios. El ser humano no puede vivir por Su Ley porque somos nacidos pecadores. Y continuamos cometiendo pecados en toda nuestra vida. Debemos darnos cuenta de que somos de carne y no podemos dejar de cometer pecados. ¿Todavía están tratando de mostrar que ustedes son santos? Si pueden verse claramente a sí mismos, dejen de tratar de sersantos y confíen en el agua y la Sangre de Jesús. Necesitamos abandonar nuestra obstinación y aceptar que somos pecadores ante Dios. Entonces debemos volver a Su Palabra y saber cómo Él nos salvó con el agua y el Espíritu. Los Hombres Han Nacido Pecadores < Marcos 7:20-23 > "Y decía: Lo que sale del hombre, eso contamina al hombre. Porque de adentro, del corazón de los hombres salen las maquinaciones perversas, las fornicaciones, hurtos, asesinatos, adulterios, avaricias, maldades, el engaño, la desvergüenza, envidia, maledicencia, arrogancia, estupidez; todas estas maldades salen de adentro y contaminan al hombre." Los hombres están confundidos y viven en sus propias ilusiones ¿Quién tiene más posibilidad de ser salvado?El que piensa en sí mismo como el peor pecador del mundo. Antes de entrar en materia, quisiera preguntarles a ustedes. ¿Qué piensan de sí mismos? ¿Piensan que son muy buenos o muy malos? ¿Qué piensan? Todas las personas viven de sus propias ilusiones. Probablemente ustedes no son tan malos ni tan buenos como piensan. Entonces, en su opinión ¿quién puede traer una mejor vida de confianza? ¿Serán los que piensan a sí mismos como buenos o los que piensan en sí mismos como malos? Son los últimos. Ellos tienen más posibilidad de ser redimidos. ¿Los que han cometido más pecados o los que han cometido sólo unos pocos pecados? Los que han cometido más pecados
  9. 9. Un señor una fe un bautismo Iglesia Pentecostal Unida de Colombia Cuarta Bario Obrero Apartadó tienen más posibilidad de ser redimidos porque ellos se reconocen a sí mismos como pecadores. Ellos pueden aceptar bien la redención preparada para ellos por Jesús. Cuando nos vemos a nosotros mismos, podemos entender que somos masas de pecados. ¿Qué es el hombre? Los hombres son 'raza de perversos' en Isaías 59. Esto significa que hay todo tipo de iniquidades en el corazón de una persona. Por eso una persona es una masa de pecados. Pero si lo definimos a él como una masa de pecados, muchos van a estar en desacuerdo. Definir a una persona como 'raza de perversos' es una definición correcta. Si nos vemos con honradez, podemos llegar a una conclusión de que somos maliciosos. Los que son honestos consigo mismos deben llegar a esta conclusión. Pero no hay muchas personas que admiten que ellos son una masa de pecados. Muchos viven cómodamente porque ellos no se consideran como pecadores. Porque somos maliciosos, hemos establecido una civilización llena de pecados. Debemos estar avergonzados por nuestros pecados. Pero hay muchos que no están avergonzados consigo mismos. Pero su conciencia lo sabe. Todas las personas tienen una conciencia que les dice, "Esto es vergonzoso". Adán y Eva se ocultaron en los árboles después de que cometieron los pecados. Hoy en día muchos pecadores se ocultan debajo de nuestra vil cultura – nuestra cultura de pecados. Ellos se ocultan entre sus amigos pecadores para escapar del juicio de Dios. Las personas son engañadas por sus ilusiones. Ellos se consideran a sí mismos más santos que otros. Ellos lloran escandalosamente, diciendo "¿Cómo una persona puede hacer tales cosas?, ¿Cómo un hijo puede hacer eso a sus padres?" Ellos mismos piensan que ellos no podrían hacer tales cosas. Queridos amigos, es muy difícil conocer el interior de las personas. Si realmente queremos saber cómo somos nosotros, primero debemos redimirnos. Para esto se tardará mucho tiempo, y hay muchos entre nosotros que no podrán entenderlo hasta el día de su muerte. Conózcase a sí mismo ¿Cómo vive una persona que no se conoce a sí mismo? Él vive tratando de ocultarse a sí mismo. De vez en cuando vemos a una persona y sentimos que él no se conoce a sí mismo. Sócrates dijo, "conózcase a sí mismo". Algunas personas no saben lo que hay en su corazón. Asesinatos, hurtos, avaricias, maledicencia, arrogancia.... Él tiene el veneno de una serpiente en su corazón pero habla sobre las bondades. Esto se debe a que él no sabe que él fue un pecador desde su nacimiento. Hay muchos en el mundo que no saben cómo se deben ver a sí mismos. Ellos han sido engañados por sí mismos y están viviendo bajo sus ilusiones. Ellos se envían a sí mismos al infierno. Ellos van a ir al infierno debido a sus propios engaños. Los hombres derraman pecados de manera continua durante toda su vida ¿Por qué ellos van a ir al infierno? Porque ellos no se conocen a sí mismos. Vamos a ver Mateo 7:20-23. "Y decía: Lo que sale del hombre, eso contamina al hombre. Porque de adentro, del corazón de los hombres salen las maquinaciones perversas, las fornicaciones, hurtos, asesinatos, adulterios, avaricias, maldades, el engaño, la desvergüenza, envidia, maledicencia, arrogancia, estupidez; todas estas maldades salen de adentro y contaminan al hombre."
  10. 10. Un señor una fe un bautismo Iglesia Pentecostal Unida de Colombia Cuarta Bario Obrero Apartadó El corazón del hombre está lleno de malos pensamientos desde el día en que él es concebido. Supongamos que el corazón del hombre es un vaso y está lleno hasta el labio con líquido sucio, o sea, nuestros pecados. ¿Qué va a ocurrir si ese hombre se mueve adelante y atrás? Por supuesto, el líquido sucio (pecado) va a desbordarse. Moviendo de aquí a allá, eso se derramará en forma repetida. Nosotros, las masas de pecados, estamos viviendo así. Estamos derramando pecados dondequiera que vamos. Vamos cometiendo pecados a lo largo de toda nuestra vida pues somos masas de pecados. El problema es que no reconocemos que somos masas de pecados y somos huevos de pecados. Somos masas de pecados y tenemos pecados en nuestro corazón. Esto es lo que hay en el hombre. Esta masa de pecado está lista para desbordarse. El hombre de pecado es que él piensa que él no está lleno de pecados inherentemente sino que otros alrededor de él le guían a cometerlos, entonces esto no es culpa suya. Entonces, cuando él actúa con pecado, piensa que todo lo que tiene que hacer es lavarlo. Él lo hace hasta que los pecados se desborden, y dice a sí mismo que estos realmente no son su culpa. Estamos haciéndolo de manera repetida.Cuando el vaso está lleno de pecados, este va a continuar desbordándose. Es inútil lavar alrededor. Aunque lavamos alrededor con nuestra moral, es inútil porque tenemos un vaso lleno de pecados. Las personas nacen tan llenas de pecados que su corazón nunca puede vaciarse aunque siempre se desborde de manera continua. Entonces continuamos cometiendo pecados en toda nuestra vida. Mientras que un hombre no reconozca que él es una masa de pecados, él continúa tratando de ocultarse a sí mismo. El pecado está en el corazón del hombre y este no desaparece sólo por lavar a su alrededor. En su opinión, ¿cuánto tiempo va a continuar esto? Esto continúa hasta el día de su muerte. El hombre actúa con pecado hasta que el muere. Esta es la razón por la cual debemos confiar en Jesús para ser redimidos, y para ser redimidos nos debemos conocer a nosotros mismos. ¿Quién puede recibir a Jesús con agradecimiento? Los pecadores que admiten que ellos han cometido muchos pecados Supongamos que haya dos personas, como dos vasos llenos de líquidos sucios. Ambos vasos están llenos de pecado. Uno se ve a sí mismo y dice, "O, soy una persona llena de pecado." Y después, él va a buscar a alguna persona que pueda ayudarle. Pero la otra persona piensa que él no es tan malo. Él no puede ver la masa de pecados en sí mismo y piensa que él no es tan malicioso. Durante toda su vida, él continúalimpiando líquidos desbordados.
  11. 11. Un señor una fe un bautismo Iglesia Pentecostal Unida de Colombia Cuarta Bario Obrero Apartadó Hay muchas personas que viven con cuidado durante toda su vida para que sus pecados no se desborden. Pero como ellos tienen todavía sus pecados en su corazón, ¿para qué sirve esto? Aunque ellos tienen cuidado, no pueden acercarse al cielo. 'Tener cuidado' sólo puede entregarles al infierno. Queridos amigos, 'tener cuidado' sólo puede entregarles al infierno. Cuando ellos tienen cuidado, sus pecados no son tan desbordantes. Pero ellos son todavía pecadores disfrazados. ¿Qué hay en el corazón del hombre? ¿Pecados? ¿Inmoralidad? Sí. ¿Malos pensamientos? Sí. ¿Hay robos? Sí. ¿Soberbia? Sí. Sabemos que somos masas de pecados cuando nos vemos actuando con pecados aunque hemos aprendido a hacerlo. Esto no es tan evidente cuando somos jóvenes. ¿Pero cómo es cuando tenemos más edad? Cuando vamos a la escuela superior, colegio,etc.... Vamos a reconocer qué tenemos en nuestro corazón. ¿Vale? Y es imposible ocultarlo. Continuamos derramándolo. Después, nos arrepentimos. "No debemos hacerlo". Pero no podemos cambiar. ¿Por qué? Porque cada uno de nosotros nacimos como una masa de pecados.No podemos ser limpios solo por tener cuidado. Lo que necesitamos es reconocer que somos una masa nacida en pecado a fin de ser redimidos completamente. Sólo los pecadores que aceptan con agradecimiento la redención preparada por Jesús pueden ser salvados.Pero los que piensan: "No tengo muchas culpas", "No he cometido muchos pecados" no confían en que Jesús quitó sus pecados y ellos van a ir al infierno. Debemos reconocer que tenemos esta masa de pecados en nosotros. Nacimos así. Si usted piensa que "no ha cometido muchos pecados, y podría ser redimido con estos pocos pecados," ¿puede ser libre de pecados después? Nunca. Los que pueden ser redimidos se reconocen a sí mismos como una masa de pecados. Y ellos confían en que Jesús quitó todos sus pecados al ser bautizado en el río Jordán y que Él los llevo en la Cruz. Si somos redimidos o no, todos tenemos una ilusión. Somos masas de pecados. Es lo que somos. Podemos ser redimidos sólo cuando confiemos en que Jesús quitó todos nuestros pecados. Dios no redimió a los que tenían 'un poco de pecado' ¿Quién es el que engaña al Señor? El que pide perdón por los pecados diarios. Dios no redimió a los que tenían 'un poco de pecado'. Dios ni siquiera ve a los que dicen, "Dios, tengo un poco de pecado." Pero escucha a los que dicen, "Dios, soy una masa de pecados. Voy a ir al infierno. Por favor sálvame." Los pecadores completos que dicen, "Dios, puedo ser salvado sólo cuando Usted me salve. No puedo rogar nada más debido a mi arrepentimiento, pues sólo continuo cometiendo pecados de nuevo. Por favor sálvame." Dios salva a los que dependen completamente de Él. Pero los ruegos de arrepentimiento nunca pueden librarnos del pecado. "Dios, por favor tenga piedad de mí y sálvame de mi pecado." Los que ruegan así van a ser salvados. Ellos confían en la redención de Dios, el bautismo de Jesús por Juan el Bautista. Ellos van a ser salvados. En Isaías 59:12 se escribe, "He aquí que no se ha acortado la mano de Jehová para salvar, ni se ha endurecido su oído para oír; pero vuestras iniquidades han hecho separación entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro para no escucharos."
  12. 12. Un señor una fe un bautismo Iglesia Pentecostal Unida de Colombia Cuarta Bario Obrero Apartadó Como el hombre es una masa nacida de pecados, Dios no puede verlo con gusto. Dios nos dice, "Vuestras iniquidades han hecho separación entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro para no escucharos." Como tenemos tantos pecados en nuestro corazón, no podemos entrar al cielo aunque las puertas están abiertas. Si una persona, una masa de pecados, pide perdón siempre que él cometa pecado, Dios no podría 'matar' a Su Hijo de manera repetida. Dios no lo quiere hacer. Entonces Él dice, "No me vengas todos los días con tus pecados. Te envié Mi Hijo para redimirte de todos tus pecados. Todo lo que tienes que hacer es entender cómo El quitó tus pecados y ver si esto es la verdad. Entonces, entiende el evangelio de redención como ser salvo. Este es el gran amor que tengo para ti, mi creación." Esto es lo que Él nos dice, "confía en Mi Hijo y se redimido. Yo, tu Dios, envié a Mi propio Hijo para expiar todos tus pecados e iniquidades. Confía en Mi Hijo y serás salvo." Los que no se consideran a sí mismos como una masa de pecado sólo piden Perdón para sus propios pecados. Ellos vienen ante Él sin saber la cantidad terrible de sus pecados y ruegan, "Por favor perdone este pequeño pecado. No voy a repetirlo nunca." Ellos están también tratando de engañarle. Cometemos pecados de manera continua hasta que morimos. Ellos van a continuar pidiendo perdón hasta el último día de su muerte. Ser perdonado con un pecado pequeño no sirve de nada pues cometemos pecados todos los días de nuestra vida hasta que morimos. Entonces la única manera en que podamos estar libres de pecado es pasar todos nuestros pecados a Jesús. ¿Qué es el hombre? Una masa de pecado. La Biblia registra los pecados de hombre. En Isaías 59: 3-8, "Porque vuestras manos están contaminadas de sangre, y vuestros dedos de iniquidad: vuestros labios pronuncian mentira, y vuestra lengua habla maldad. No hay quien litigue con justicia, ni quien defienda su causa con lealtad; confían en vanidad, y hablan mentiras; conciben maldades, y dan a luz iniquidad. Incuban huevos de áspides, y tejen telas de arañas; el que come de sus huevos, muere; y si los aplastan, salen víboras. Sus telas no servirán para vestir, ni de sus tejidos serán cubiertos; sus obras son obras de iniquidad, y actos de violencia hay en sus manos. Sus pies corren al mal, se apresuran para derramar la sangre inocente; sus pensamientos son pensamientos de iniquidad; desolación y destrucción hay en sus caminos. No conocen el camino de paz, ni hay justicia en sus pasos; sus veredas son torcidas; cualquiera que por ellas va, no conoce paz." Los dedos del hombre están contaminados con iniquidades y ellos trabajan para el diablo toda su vida. Todo lo que ellos hacen es maligno. Y sus lenguas 'pronuncian mentira'. Todo lo que sale de sus bocas son mentiras. "Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de la mentira." (Juan 8:44). Los que no son nacidos de nuevo dicen, "Voy a hablarle la verdad... Lo que estoy hablando es la verdad." Sin embargo ellos son mentirosos. Esto se escribe así. "Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de la mentira." El hombre confía en palabras vacías y habla mentiras. El hombre engendra perversidades y da a luz la maldad. El hombre incuba huevos de áspides y teje telas de arañas. Dios dice "El que come
  13. 13. Un señor una fe un bautismo Iglesia Pentecostal Unida de Colombia Cuarta Bario Obrero Apartadó de sus huevos, muere; y si los aplastan, salen víboras." Dios dice que hay huevos de víbora en su corazón. ¡Huevos de víbora! Hay diablo en su corazón. Sea redimido por confiar en el evangelio por agua y la sangre. Dondequiera que empiezo a hablar de Dios, hay algunas personas que me dicen, "Oh, amigo. Por favor no me hable de Dios. Dondequiera que trato de hacer algo, los pecados se desbordan. Por eso no puedo progresar sin derramar pecado en todas partes. No puedo dejar de hacerlo. Estoy tan lleno de pecado. Entonces no me hable de Dios." ¿Deseas saber más acerca de nacer de Nuevo del agua y el Espíritu? Por favor haga clic en el banner de abajo para obtener su libro gratis sobre nacer de nuevo del agua y el Espíritu. Estas personas saben seguramente que son una masa de pecado, pero ellos no conocen el evangelio que pueda salvarlos. Los que se consideran a sí mismos como masas de pecados pueden ser salvados. De hecho, todos son así. Todos están derramando sus pecados. Estos están desbordándose porque las personas son una masa de pecados. La manera para salvar a una persona así es através del poder de Dios. ¿No es asombroso? Los que derraman pecados dondequiera que ellos estén de mal humor, alegres, cómodos... pueden ser salvados sólo através de nuestro Señor Jesús. Jesús vino a salvar a estas personas. Y Él ha pagado de manera completa por nuestros pecados. Reconózcase a sí mismo como una masa de pecados y sea salvado. Tema 2: La Ley ¿Si Hacemos las Cosas por la Ley, Esto Puede Salvarnos? < Lucas 10:25-30 > "Y he aquí que un intérprete de la ley se levantó y dijo, para probarle: Maestro, ¿qué he de hacer para heredar la vida eterna? Él le dijo: ¿Qué está escrito en la ley? ¿Cómo lees? Aquél, respondiendo, dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con todas tus fuerzas, y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo. Y le dijo: Bien has respondido; haz esto y vivirás. Pero él, queriendo justificarse a sí mismo, dijo a Jesús: ¿Y quién es mi prójimo? Respondiendo Jesús, dijo: Un hombre descendía de Jerusalén a Jericó y cayó en manos de ladrones, los cuales le despojaron; e hiriéndole, se fueron, dejándole medio muerto." ¿Cuál es el problema másgrande del hombre? Él vive con muchas ilusionesmal entendidas. Lucas 10:28 dice "Haz esto y vivirás." Las personas viven con muchas ilusiones mal entendidas. Eso se debe a que ellos son especialmente vulnerables a este respecto. Ellos se ven como inteligentes pero pueden ser engañados con facilidad y son inconscientes de su maldad. Nacemos sin conocernos a nosotros mismos, pero estamos viviendo como si nos conociéramos. Como las personas no se conocen a sí mismos, la Biblia nos dice que somos pecadores. Las personas hablan sobre la existencia de sus propios pecados. Y ocasionalmente, parece que las personas son incapaces de hacer buenas cosas y están tan inclinados a caracterizarse a sí
  14. 14. Un señor una fe un bautismo Iglesia Pentecostal Unida de Colombia Cuarta Bario Obrero Apartadó mismos como buenas. Ellos quieren ostentar y mostrar sus buenas obras. Ellos dicen que son pecadores, pero actúan como si fueran tan buenos. Ellos saben que ellos no son 'buenos' ni tienen la capacidad de hacer cosas buenas, pero tratan de engañar a otros y de vez en cuando aún se engañan a sí mismos. “No podemos ser malos completamente. Hay algo bueno en nuestro corazón." Entonces ellos miran a otros y se dicen a sí mismos, "Espero que él no lo hubiera hecho. Sería mucho mejor si él no lo hubiera hecho. El habría sido mucho mejor si hubiera hablado en esta manera. Pienso que sería mejor rogar al evangelio en tal manera. Él fue redimido antes que yo, entonces pienso que él debe actuar como una persona que hubiera sido redimida. Fue redimida recientemente, pero si aprendo más, lo voy a hacer mucho mejor que lo que hizo él." Ellos están afilando sus cuchillos en su corazón. "Solo tiene que esperar. Va a ver que no soy como usted. Entonces, ¿piensa que usted es superior a mí? Solo tiene que esperar. Esto está escrito en la Biblia, que los últimos serían los primeros. Sé que esto se aplica a mí. Espere y voy a mostrarlo." Las personas se engañan a sí mismas. Aunque él haría las cosas en la misma manera como ellos lo hicieron, si él, estuviera en su lugar, él los juzga a ellos. Cuando él está en pie ante los estudiantes, él de repente empieza a murmurar y es consciente de su atavío. Los humildes sólo deben respetar a Dios y no empezar a pensar lo que otras personas piense. Si lo hacen ellos, ellos no son capaces de ser humildes. Cuando les preguntan si las personas tienen la capacidad de hacer cosas buenas, la mayoría de las personas dicen que ellos mismos no lo hacen. Pero ellos tienen la ilusión de que ellos mismos tienen la capacidad. Entonces ellos trabajan mucho hasta que mueren. Ellos piensan que tienen la bondad en su corazón y que tienen la capacidad de hacer cosas buenas. También piensan que ellos mismos son tan buenos. Sin tener en cuenta que hace tanto tiempo nacieron de nuevo, aun los que han alcanzado grandes progresos en el servicio de Dios piensan, 'Puedo hacer todas las cosas para el Señor.' Pero si quitamos al Señor de nuestra vida, ¿podemos hacer cosas buenas de verdad? ¿Existe lo bueno en el hombre? ¿Podemos vivir haciendo cosas buenas? No tenemos la capacidad de hacer lo bueno. Dondequiera que el hombre trate de hacer algo por sí mismo, comete pecados. Algunas personas dejan a un lado a Jesús después de ser redimidos y tratan de hacer cosas buenas por sí mismos. Hay sólo lo malo en nosotros. Podemos sólo practicar lo malo. Por nosotros mismos (aun los que han sido salvados), podemos sólo cometer pecados. Esto es la realidad de nuestra carne. ¿Qué estamos haciendo siempre, lo bueno o lo malo? Lo malo En nuestro libro de alabanzas, 'Elogia al Señor,' hay una canción que dice, "Sin Jesús, sólo murmuramos. Nosotros no merecemos nada como un barco que cruza el mar sin la vela." Sin Jesús sólo podemos cometer pecados. Somos justos porque hemos sido salvados. En realidad, somos malos. El apóstol Pablo dijo, "No hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso es lo que pongo por obra."Incluso el Rey David tuvo el mismo carácter. Cuando su país estaba en paz y prosperidad, él sólo gozaba de eso. Él vio imagines seductoras y estaba dedicado a la
  15. 15. Un señor una fe un bautismo Iglesia Pentecostal Unida de Colombia Cuarta Bario Obrero Apartadó alegríasensual. ¡Parecía que él se había olvidado del Señor! Él fue de verdad malo. El mató a Uriah y tomó a su esposa, pero no podía ver lo malo en sí mismo. El justificó sus acciones. Un día, el profeta Nathan vino a verlo y dijo. "Había dos hombres en una ciudad, el uno rico y el otro pobre. El rico tenía numerosas ovejas y vacas; pero el pobre no tenía más que una sola corderita. Y vino uno de camino al hombre rico; y éste no quiso tomar de sus ovejas y de sus vacas, para guisar para el caminante que había venido a él, sino que tomó la oveja de aquel hombre pobre, y la preparó para aquel que había venido a él." David dijo, "El que tal hizo es digno de muerte." Su ira fue muy grande, entonces él dijo, "Él tiene muchos bienes, él puede tomar uno de sus animales. Pero él tomó la única oveja de la persona pobre para preparar la comida para su huésped. ¡Él tiene que morir!" Y Nathan le dijo, "Tú eres ese hombre." Si no seguimos a Jesús y no estamos con Él, aun los que han nacido de nuevo pueden ser como él. Esto puede aplicarse a todas las personas, aún a los que tienen mucha confianza. Siempre murmuramos, practicamos lo malo sin Jesús. Entonces somos agradecidos de nuevo porqué Jesús nos salvó sin tomar en cuenta la maldad de nuestro corazón. "Quiero descansar debajo de la sombra de la Cruz." Nuestro corazón descansa bajo la sombra de la redención de Cristo. Pero si partimos de la sombra y nos vemos a nosotros mismos, no podemos descansar jamás. Dios nos dio la justicia de la confianza ante la Ley ¿Qué es primero, confianza o Ley? Confianza El apóstol Pablo dijo que Dios primero nos dio la justicia de la confianza. La rectitud de la confianza vino primero. El la dio a Adán y Eva, a Caín y Abel, después a Seth y Enoc..... Y Noé..., después a Abrahám, después a Isaac, a Jacob y sus doce hijos. Aun sin la Ley ellos se hicieron justos ante Dios a través de la confianza en Su Palabra. Ellos recibieron bendición a través de la confianza en Su Palabra. Y después los descendientes de Jacob vivieron en Egipto como esclavos durante 400 años debido a José. Después Dios les permitió salir hacia la tierra de Canaán a través de Moisés. Pero durante los 400 años de esclavitud, ellos se habían olvidado de la justicia de la confianza. Por eso Dios les permitió cruzar el Mar Rojo a través de Su milagro y les llevó al desierto. Cuando ellos llegaron al desierto del Pecado, Él les dio la Ley en el Monte Sinaí. Él les dio los diez mandamientos que contienen 613 artículos detallados de la Ley. "Soy el Señor su Dios, el Dios de Abrahám, el Dios de Isaac, el Dios de Jacob. Deja a Moisés llegar al Monte Sinaí, y voy a daros la Ley." Dios dio a Israel la Ley. Él les dio la Ley, entonces ellos 'tuvieron el conocimiento del pecado' (Romanos 3:20). Esto fue para hacerles saber lo que Él quiere y lo que Él no quiere y para revelar Su justicia y Santidad. Todo el pueblo de Israel que había sido esclavizado en Egipto durante 400 años cruzó el Mar Rojo. Ellos no habían visto al Dios de Abrahán, al Dios de Isaac, al Dios de Jacob. Ellos no le conocieron a Él.Y cuando ellos estaban viviendo como esclavos durante unos 400 años, ellos se habían olvidado de la justicia de Dios. Entonces ellos no tuvieron un líder. Jacob y José fueron sus líderes, pero ellos murieron. Parecía que José había fracasado al pasar la confianza a sus hijos, Manases y Efraín.
  16. 16. Un señor una fe un bautismo Iglesia Pentecostal Unida de Colombia Cuarta Bario Obrero Apartadó Por eso para ellos fue necesario buscar de nuevo a Dios y verle a Él porque ellos se habían olvidado de la justicia de la confianza. Entonces Dios les dio la justicia de la confianza primero y después les dio la Ley para traerlos de nuevo hacia Él. Para salvar a Israel, para hacerlos Su pueblo, el pueblo de Abrahám, Él les pidió ser circuncidados. Su propósito al llamarlos fue primero hacerles saber que Dios existe, estableciendo la Ley y segundo que ellos son pecadores ante Él. Él quiso que ellos volvieran a Él y se hiciera Su pueblo por ser redimidos a través del sacrificio de la redención que Él les había dado. Y Él les hizo a ellos Su pueblo. El pueblo de Israel fue redimido a través de la ley (el sistema de sacrificio) por confiar en el Mesías que vendría después. Pero el sistema de sacrificio también se había desvanecido con el tiempo. Vamos a ver cuándo ocurrió. En Lucas 10:25, "Y un intérprete de la ley se levantó y dijo, para probarle" El intérprete era un Fariseo. Los Fariseos fueron un pueblo conservador que trató de vivir con Su Palabra. Ellos fueron el pueblo que trató de proteger a su país primero y después vivir con Su Palabra. Entonces existían los Zelotes, que fueron muy impetuosos y tuvieron la tendencia de recurrir a demostraciones para alcanzar sus visiones. ¿A quién quiso a ver Jesús? A los pecadores sin un pastor. Existen personas como ellos todavía en estos días. Ellos dirigen los movimientos sociales con slogans como 'salve a las personas oprimidas de la nación.' Ellos confían en que Jesús vino a salvar a los pobres y a los oprimidos. Por eso ellos aprenden la teología en los seminarios teológicos, toman parte en políticas y tratan de 'entregar lo despojado' en todos los sectores de la sociedad. Ellos son los que insisten, "Déjanos a todos nosotros vivir por la ley santa y misericordiosa.... vivir con la Ley, por Sus Palabras." Pero ellos no conocen el significado exacto de la Ley. Ellos tratan de vivir por la letra de la Ley pero ellos no conocen la revelación divina de la Ley. Entonces ellos pueden decir que no había profeta, el servidor de Dios por más o menos 400 años antes de Cristo. Y ellos se convirtieron en un rebaño de machos cabríos sin un pastor. Ellos no tuvieron la Ley ni un líder. Dios no se reveló a sí mismo a través de los líderes religiosos hipócritas de aquel entonces. El país había sido una colonia del Imperio Romano. Entonces Jesús dijo al pueblo de Israel que le siguieran a Él hacia el desierto, que no los dejaría con hambre. Él se compadeció de los machos cabríos sin pastor. Había muchos que estaban sufriendo en aquel entonces. Y los intérpretes de la ley fueron los que tuvieron los derechos inapelables; los fariseos eran del linaje de Israel, del Judaísmo. Ellos eran muy orgullosos. Y este intérprete de la ley preguntó a Jesús en Lucas 10:25 "¿Qué he de hacer para heredar la vida eterna?" Le parecía que no había una persona mejor que él mismo entre el pueblo de Israel. Entonces este intérprete de la ley (él que no había sido redimido) le desafió a Él, diciendo, "¿Qué he de hacer para heredar la vida eterna?"Este intérprete de la ley es un reflejo de nosotros mismos. Él le preguntó a Jesús, "¿Qué he de hacer para heredar la vida eterna?" Jesús le preguntó, "¿Qué está escrito en la ley? ¿Cómo lees?"Entonces él respondió, "Amarás al Señor
  17. 17. Un señor una fe un bautismo Iglesia Pentecostal Unida de Colombia Cuarta Bario Obrero Apartadó tuDios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con todas tus fuerzas, y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo." Después Jesús le dijo, "Bien has respondido. Haz esto y vivirás." El desafió a Jesús no conociendo que él mismo era un pecador, un pecador que no podía hacer buenas cosas jamás. Entonces Jesús le preguntó, "¿Qué está escrito en la ley? ¿Cómo lees?" ¿Cómo lees la Ley? Somos pecadores que no podemos cumplir de ninguna manera la Ley. "¿Cómo lees?" "Bien has respondido. Haz esto y vivirás." "¿Cómo lees?" Esto significa cómo puede usted saber y entender la Ley. Como muchas personas hacen en estos días, este intérprete de la ley también pensó que Dios le dio la Ley para que él la cumpliera. Entonces él respondió, "Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con todas tus fuerzas, y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo." La Ley no tuvo culpa. Él nos dio la Ley perfecta. Él nos dijo, "Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con todas tus fuerzas, y con toda tu mente ; y a tu prójimo como a ti mismo." Es justo para nosotros amar a nuestro Dios con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma, con toda nuestra fuerza, pero esto fue la Palabra Santa que no puede ser cumplida de ninguna manera. "¿Cómo lees?" significa que la Ley es justa pero ¿cómo usted puede entenderlo? El intérprete de la ley pensó que Dios la dio para que la cumpliera. Pero la ley de Dios fue dada para que supiéramos nuestros defectos y expusiéramos nuestras iniquidades de manera completa. Esto expone nuestros pecados, "Has cometido pecados. Matas cuando te mandé que no mates. ¿Por qué me desobedeces?" La Ley expone los pecados en el corazón de las personas. Supongamos que cuando estaba en camino, vi unos melones maduros en el campo. Dios me advirtió por la Ley, "No cojas estos melones para comer. Vas a deshonrarme si lo haces." "Sí, Padre." "El campo pertenece al Sr.... entonces no puedes nunca tomarlos." "Sí, Padre." En el momento que escuchamos la Ley de que no podemos tomarlo, sentimos un instinto fuerte de hacerlo. Los pecados de las personas son exactamente así. Dios nos dijo que no hagamos cosas malas. Dios puede decir esto pues Él es santo, pues Él es completo, pues Él tiene la capacidad de hacerlo. En cambio, nosotros no podemos escapar 'nunca' de los pecados y no podemos hacer 'nunca' buenas cosas. No tenemos 'nunca' cosas buenas en nuestro corazón. La Ley dice nunca (esto fue estipulado con la palabra 'nunca'). ¿Por qué? Porque las personas tienen una masa de pecados en su corazón. Cometemos adulterio porque tenemos adulterio en nuestro corazón. Debemos leer con cuidado la Biblia. Cuando empecé a confiar en Jesús, estuve de acuerdo con la Palabra. Leí que Jesús murió en la Cruz por mí y no pude dejar de llorar. Fui una persona tan llena de maldad y El murió por mí en la Cruz. Mi corazón fue muy dañado y empecé a confiar en Él. Después pensé, "Si voy a confiar en Dios, voy a confiar en la Palabra.'
  18. 18. Un señor una fe un bautismo Iglesia Pentecostal Unida de Colombia Cuarta Bario Obrero Apartadó Cuando leo Éxodo 20, que dice, "no tendrás dioses ajenos delante de mí." Entonces yo rogaba con arrepentimiento de acuerdo con esta palabra. Busqué en mi memoria si había tenido otros dioses ante Él, había llamado su nombre en vano, o si había orado ante otros dioses. Me di cuenta de que yo había orado a otros dioses varias veces durante los ritos en honor a mis antepasados. He cometido el pecado de tener otros dioses. Entonces yo rogaba con arrepentimiento, "Señor, he rendido culto a ídolos. Debo ser juzgado por eso. Por favor perdona mis pecados. No voy a hacerlo de nuevo." Por lo tanto un pecado fue tratado. Luego traté de pensar si había llamado Su nombre en vano. Por consiguiente recordé que cuando empecé a confiar en Dios, yo fumaba. Mis amigos me dijeron, "¿Estás deshonrando a Dios por fumar?" ¿Cómo un cristiano puede fumar? Esto fue llamar Su nombre en vano, ¿no lo fue? Por favor perdóname de nuevo, "Señor, llamé Su nombre en vano. Por favor perdóneme. Voy a dejar de fumar." Por eso traté a dejar de fumar, pero continué fumando por un año. Fue realmente difícil, casi imposible dejar de fumar. Pero por fin dejé de fumar completamente. Sentí que otro pecado fue tratado. El próximo fue "Acuérdate del día del sábado para santificarlo." Esto significa no hacer otras cosas en domingo; no hacer negocio, ni ganar dinero... Por eso dejé de hacer estas cosas también. Después venía "Honra a tu padre y a tu madre." Los he honrado cuando estaba lejos de ellos pero cuando estaba cerca, ellos fueron objeto de dolores de cabeza." "Oh, Señor. He cometido pecados ante Ti. Por favor perdóneme." Rogaba con arrepentimiento. Pero no podía honrar más a mis padres porque ellos estaban muertos. ¿Qué puedo hacer? "Señor, por favor perdone a este pecador que no vale la pena. Usted murió en la Cruz por mí." ¡Cómo estaba agradecido! De esta manera, pensé que había tratado con mis pecados uno a uno. Había otras leyes tales como no matarás, no cometerás adulterio, no hurtarás... Me di cuenta de que no había cumplido ninguna de estas. Rogaba todas las noches. Vamos a hablar de esto. Cuando pensaba acerca de la crucifixión de Jesús, fui capaz de sentir cuán doloroso fue esto. Y El murió por nosotros que no podríamos vivir con Su Ley. Lloraba todas las noches pensando cuanto le amaba y le daba gracias a Él por darme una paz real. Mi primer año de asistir a la iglesia fue en general muy fácil, pero los próximos dos años fueron muy difíciles porque debía pensar más seriamente en mis lágrimas. Cuando las lágrimas no salían, de vez en cuando fui a rogar y a orar a las montañas y ayunaba durante 3 días. Por consiguiente, las lágrimas volvieron. Fui empapado en mis lágrimas, volví a la sociedad y lloré en la iglesia. Las personas alrededor de mí dijeron, "tú eres más santo con tus ruegos en las montañas." Pero las lágrimas inevitablemente se secaron de nuevo. Esto se puso muy difícil en el tercer año. Pensaba en las malas cosas que yo había hecho a mis amigos y cristianos y lloré de nuevo. 4 años después de esto, las lágrimas se quedaron secas de nuevo. Había lágrimas en mis ojos, pero ellas no brotaban más.
  19. 19. Un señor una fe un bautismo Iglesia Pentecostal Unida de Colombia Cuarta Bario Obrero Apartadó 5 años después, no podía llorar aunque había tratado mucho. Después mi nariz empezó a correr. Después de más de dos años de esto, sentí asco de mí mismo y volví a la Biblia de nuevo. La Ley es para el Conocimiento del Pecado ¿Qué debemos entender de la Ley? Que no podemos cumplir nunca la Ley. En Romanos 3:20, leemos, "por medio de la ley es el conocimiento del pecado." Consideré esto como un mensaje personal del apóstol Pablo y sólo confié en las palabras que escogí. Pero después de que mis lágrimas se secaron, no podía continuar mi vida de confianza. Entonces cometía pecados de manera repetida y me di cuenta de que había pecado en mi corazón y que era imposible vivir por la Ley. No podía soportarlo. Pero no podía descartar la Ley porque confiaba en que ésta fue dada para ser obedecida. Por fin, me hice un intérprete de la ley como los que se ven en la Sagrada Escritura. Entonces fue muy difícil mantener una vida de confianza. Por eso, para escapar del problema, trataba de buscar un predicador que hablara sobre el nuevo nacimiento por agua y el Espíritu. Me encontré con un predicador que predicaba que todos nuestros pecados han sido redimidos. Dondequiera que escuchaba que yo estaba sin pecado, era como una brisa fresca que soplaba en mi corazón. Cuando leía la Ley, me di cuenta de que tenía muchos pecados. Había violado todos los Diez Mandamientos en mi corazón. Cometer pecados en el corazón es también pecado e inconscientemente me hice un creyente de la Ley. Cuando cumplía la Ley me sentía feliz. Pero cuando no podía cumplir la Ley me sentía muy mal, miserable y triste. Finalmente me convertí en otro hombre. Fui enseñado desde el principio, "No, no. Hay otro significado de la Ley. Esto le muestra que usted es un pecador; usted ama el dinero, el sexo opuesto y las cosas que son agradables a la vista. Usted tiene cosas que ama más que a Dios. Usted quiere perseguir las cosas del mundo." La Ley le ha sido dada a usted, no para ser cumplida sino para que se considere a sí mismo como un pecador con maldad en su corazón. Ya que somos de carne y hueso " Si alguna persona me lo hubiera enseñado, no habría sufrido durante 10 años. Entonces viví bajo la Ley durante 10 años, sin darme cuenta de esto. El cuarto mandamiento es "acuérdate del día sábado para santificarlo." Esto significa que no debemos trabajar en el domingo. Esto significa que deberíamos caminar, no tomar ningún transporte si estamos viajando a lejos. Y yo pensé que debía caminar hasta el lugar a donde iría a predicar para santificar el día. Al final, estuve a punto de predicar la Ley. Entonces pensé que tenía que practicar lo que iba a predicar. Esto fue muy difícil y estuve a punto de abandonarlo. Como se registra aquí, "¿Cómo lees la ley? No pude entender esta pregunta y sufrí durante10 años. El intérprete de la ley lo entendió mal también. Él pensó que si él obedecía la Ley y vivía con cuidado, él iba a ser bendito ante Dios. Pero Jesús le dijo, "¿Cómo lees?" Sí, bien has respondido. Haz esto y vivirás, pero si no lo haces, morirás. El resultado del pecado es la muerte. "Morirás, si no lo haces." (Lo opuesto de vida es muerte, ¿o no?)Pero el intérprete de la ley no había entendido todavía. Este intérprete de la ley somos todos nosotros, usted y yo. Yo estudié teología por 10 años. Trataba todo,
  20. 20. Un señor una fe un bautismo Iglesia Pentecostal Unida de Colombia Cuarta Bario Obrero Apartadó leíatodo y hacia todo ayunaba, oraba, hablaba en otras lenguas, etc. Leí la Biblia por 10 años y esperaba alcanzar algo. Pero espiritualmente era un ciego. Esta es la razón por la cual un pecador tiene que encontrar a alguien que pueda hacerle entender que Él es nuestro Señor Jesús. Después de que él se da cuenta de que "¡Oh! Nunca podemos cumplir la Ley". Aunque tratamos mucho, vamos a morir tratando. Pero ¡Jesús vino para salvarnos con el agua y el Espíritu! ¡Aleluya! Podemos ser redimidos por el agua y el Espíritu. Esto es gracia, el regalo de Dios. Por eso alabamos al Señor. Fui afortunado, por eso pude escapar de la desesperanza, pero algunos gastan toda su vida estudiando teología en vano y nunca entienden la verdad hasta el día de su muerte. Algunos confían por décadas pero nunca han nacido de nuevo. Dejamos de ser pecadores cuando nos damos cuenta de que nunca podemos cumplir la Ley, entonces estamos en pie ante Jesús y escuchamos el evangelio por el agua y el Espíritu. Cuando vemos a Jesús, podemos escapar de todos los juicios, de todas las condenas. Somos los peores pecadores, pero nos hacemos justos porque Él nos salvó por el agua y la sangre. Jesús nos dijo que no podemos vivir en Su voluntad. Él le dijo al intérprete de la ley, pero este no entendió. Entonces Jesús le contó una historia para ayudarle a entender. ¿Qué hace a las personas fracasar en la vida de la confianza? El pecado "Un hombre descendía de Jerusalén a Jericó, y cayó en manos de ladrones, los cuales le despojaron; e hiriéndole, se fueron, dejándole medio muerto." (Lucas 10:30) Jesús le dijo que él sufría toda su vida como este hombre que fue golpeado por unos ladrones y terminó medio muerto. Un hombre descendía de Jerusalén a Jericó. Jericó es un mundo secular y Jerusalén significa la ciudad de religión; la ciudad de confianza, de los fanfarrones de la ley. Esto significa que si confiamos en Cristo como una religión, no podemos escaparnos de la ruina. "Un hombre descendía de Jerusalén a Jericó, y cayó en manos de ladrones, los cuales le despojaron; e hiriéndole, se fueron, dejándole medio muerto." Jerusalén fue una ciudad grande con una población grande. Había un sumo sacerdote, otros sacerdotes, Levitas y muchos hombres sobresalientes de la religión. Había muchos que conocieron bien la Ley. Entonces, ellos trataban de vivir de acuerdo con la Ley pero fracasaron finalmente y se encaminaron a Jérico. El hombre se encontró con los salteadores en el camino de Jerusalén a Jérico y fue desnudado. "ser despojado" significa que él perdió su justicia. Para nosotros es imposible vivir por la Ley, vivir de acuerdo con la Ley. El apóstol Pablo dijo en Romanos 7, "No hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso es lo que pongo por obra. Y si lo que no quiero, eso es lo que hago, ya no lo hago yo, sino el pecado que mora en mí." Espero hacer buenas cosas y vivir en Su palabra. Pero existen las maquinaciones perversas, las fornicaciones, los hurtos, los asesinatos, los adulterios, la avaricia, las maldades, el engaño, la desvergüenza, la envidia, la maledicencia, la arrogancia, la estupidez en el corazón de un hombre. (Marcos 7:21-23)Porque todos estos están en nuestro corazón y salen de vez en cuando, hacemos lo que no debemos hacer y no hacemos lo que debemos hacer. Continuamos haciendo estas malas cosas en nuestro corazón. Lo que el diablo hace es darnos el impulso de cometer pecados.
  21. 21. Un señor una fe un bautismo Iglesia Pentecostal Unida de Colombia Cuarta Bario Obrero Apartadó Los pecados dentro del corazón de un hombre ¿Podemos vivir por la Ley? No Esto está escrito en Marcos 7, "No hay nada fuera del hombre que, entrando en él, pueda contaminarle; sino que lo que sale del hombre es lo que contamina al hombre." Él está hablándonos que hay maquinaciones perversas, fornicaciones, hurtos, asesinatos, adulterios, avaricias, maldades, el engaño, la desvergüenza, envidia, maledicencia, arrogancia, y estupidez en el corazón de un hombre. Todos nosotros tenemos homicidios en nuestro corazón. No hay ninguna persona que no cometa homicidio. Las madres les gritan a sus hijos, "No, no lo hagas. Te digo que no lo hagas. Voy a matarte por esto." Esto es homicidio. Usted puede matar a su hijo con sus palabras incautas. Nuestros hijos pueden vivir porque ellos escapan rápidamente de nosotros; pero si emitimos nuestra cólera sobre ellos, ellos van a morir. ¡Oh, mi Dios! ¿Por qué lo hice?" Vemos contusiones en nuestros hijos después de golpearlos y pensamos que fuimos unos locos. Actuamos en esta manera porque tenemos homicidio en nuestro corazón. Entonces "Y si lo que no quiero, eso es lo que hago" significa que hacemos malas cosas porque somos malos. Y es muy fácil que Satán nos seduzca a cometer pecados. Supongamos que un hombre que no ha sido redimido está en una cabaña por 10 años, mirando la pared y meditando como Sunchar, el gran monje coreano. Esto es bueno cuando él está sentando contra la pared, pero alguien tiene que traer la comida y la inmundicia. Entonces él tiene contacto con alguien. Esto no puede ser problema si ese alguien es un hombre, pero supongamos que es una mujer hermosa. Si él ve a la mujer hermosa, todos sus esfuerzos van a ser vanos. El piensa, "no voy a cometer adulterio; lo tengo en mi corazón, pero tengo que superarlo. ¡No! Sal de mi corazón! Pero su voluntad desaparece en el momento en que él vea a la mujer. Después de que la mujer parte, él ve su corazón. 5 años de trabajo duro, todo se convierte en nada. Para Satán es muy fácil quitar la justicia de una persona. Todo lo que Satán hace es darle un impulso pequeño. Cuando una persona se esfuerza sin ser redimido, él continúa cometiendo pecado. Él sirve con confianza todos los domingos, ayuna durante 40 días, 100 días de ruegos en madrugada..... Pero Satán le seduce con las "buenas" cosas de la vida. "Quiero darte una posición importante en la compañía, pero tú eres un cristiano y no puedes trabajar los domingos. Esta es una posición muy importante. Tal vez puedes trabajar 3 domingos e ir a la iglesia sólo una vez al mes. Entonces tú vas a gozar de un prestigio muy grande y vas a recibir mucho dinero. ¿Qué te parece?Si esto no funciona, existen los que tienen debilidad por las mujeres. Satán pone una mujer delante de los hombres y este se olvida de Dios al instante. Esto demuestra que la justicia de la persona está desnuda.Si tratamos de vivir por la Ley, todos nosotros al fin tendremos heridas de pecados, dolor y pobreza; perdimos toda justicia. "Un hombre descendía de Jerusalén a Jericó, y cayó en manos de ladrones, los cuales le despojaron; e hiriéndole, se fueron, dejándole medio muerto."
  22. 22. Un señor una fe un bautismo Iglesia Pentecostal Unida de Colombia Cuarta Bario Obrero Apartadó Esto significa que aunque tratamos de quedarnos en Jerusalén por vivir por la voluntad de Dios Santo, vamos a dar traspiés de manera repetida debido a nuestra debilidad y vamos a ser arruinados. Después rogamos en arrepentimiento ante Dios. "Señor, he cometido pecados. Por favor perdóneme; no voy a repetirlo de nuevo. Prometo que esta va a ser la última de veras. Le ruego perdonarme sólo esta vez." Pero las personas no pueden vivir en este mundo sin cometer pecados. Puede ser capaz de evitarlo unas veces, pero es imposible no cometer pecados. Entonces él comete pecado de nuevo. "Señor, por favor perdóneme." Si esto continua, él va a alejarse de la iglesia (la religión). Él se aleja de Dios debido a sus pecados y él va a terminar en el infierno. Viajar a Jérico significa entrar en el mundo secular acercándose al mundo y alejándose de Jerusalén. Al principio Jerusalén está todavía cerca. Pero como el ciclo de cometer pecados y arrepentirnos es repetitivo, nos encontramos entrando a pie en Jérico; entrando totalmente en el mundo. ¿Quién puede ser salvado? Quienes se rinden de tratar por sí mismos. ¿Con quién se encontró el hombre en su camino a Jérico? Él se encontró con salteadores. El que no vive en la Ley se hace como un perro humilde. Que bebe, duerme y orina en cualquier lugar. Este perro se despierta al día siguiente y bebe de nuevo. Un perro humilde come su propio estiércol. Por eso es un perro. Él sabe que no debe beber. Él se arrepiente por la mañana pero bebe de nuevo. Esto es como el hombre que se encontró con salteadores en el camino a Jérico. Él fue dejado con heridas y medio muerto. Hay sólo pecado en su corazón. Esto es lo que un hombre es. Las personas confían en Jesús y viven por la Ley en Jerusalén pero son dejados con un sólo pecado en su corazón. Todo lo que ellos tienen que mostrar para su vida religiosa son las heridas de los pecados. Los que tienen pecados en su corazón van a ser arrojados al infierno. Ellos lo saben pero no saben qué deben hacer. ¿No hemos estado en esta misma situación? Sí. Nosotros fuimos iguales. El intérprete de la ley que malentendió la ley de Dios se esfuerza toda su vida, pero termina en el infierno, con heridas. Él es nosotros, usted y yo. Sólo Jesús puede salvarnos. Hay muchas personas inteligentes alrededor de nosotros y ellos están orgullosos con lo que ellos saben. Todos ellos pretenden vivir por la ley de Dios. Ellos no pueden ser honestos consigo mismos. Entre ellos hay pecadores en el camino de Jérico, los que fueron golpeados por los salteadores y los que casi fueron muertos. Debemos saber cuán débiles somos nosotros ante Dios. Debemos admitir ante Él, "Señor, voy a ir al infierno si Ud. no me salva. Por favor sálveme. Voy a ir a dondequiera que usted quiera aunque haya mucha dificultad, si Usted me permite escuchar el evangelio verdadero. Si Usted me deja, voy a ir al infierno. Le ruego salvarme."
  23. 23. Un señor una fe un bautismo Iglesia Pentecostal Unida de Colombia Cuarta Bario Obrero Apartadó Los que saben que se están encaminando al infierno, abandonan el tratar por sí mismos y vivir dependientes del Señor estos no pueden ser salvados. No podemos ser salvos por nosotros mismos. Debemos saber que somos como la persona que se encuentra con los ladrones. Tema 3: Evangelio del agua y el Espíritu La Redención Eterna < Juan 8:1-12 > "Más Jesús se fue al monte de los Olivos. Y por la mañana se presentó de nuevo en el templo, y todo el pueblo vino a Él; y sentándose, les enseñaba. Entonces los escribas y los fariseos le trajeron una mujer sorprendida en adulterio; y poniéndola en medio, le dijeron: Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en el acto mismo de adulterio. Y en la ley nos mandó Moisés apedrear a tales mujeres. Tú, pues, ¿qué dices? Mas esto decían tentándole, para tener de qué acusarle. Pero Jesús, inclinado hacia el suelo, escribía en tierra con el dedo. Y como insistieran en preguntarle, se enderezó y les dijo: El que de vosotros esté sin pecado, sea el primero en arrojar la piedra contra ella. Él inclinándose de nuevo hacia el suelo, siguió escribiendo en tierra. Pero ellos, al oír esto, acusados por su conciencia, salían uno a uno, comenzando desde los más viejos hasta los últimos; y quedó solo Jesús, y la mujer que estaba en medio. Enderezándose Jesús, y no viendo a nadie sino a la mujer, le dijo: Mujer, ¿dónde están aquellos que te acusaban? ¿Ninguno te condenó? Ella dijo: Ninguno, Señor. Entonces le dijo Jesús: Tampoco yo te condeno; vete, y no peques ya más. Otra vez Jesús les habló, diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, de ningún modo andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida." ¿Cuánto pecado perdono Jesús? Todos los pecados del mundo. Jesús nos dio redención eterna. No hay nadie en este mundo que no pueda ser redimido si confía en Jesús como su Salvador. Él nos redimió a todos nosotros. Si hay un pecador que sufre con sus pecados, esto se debe a que él no entiende cómo Jesús ha enterrado todos los pecados con Su bautismo. Todos nosotros debemos saber y confiar en el secreto de la salvación. Jesús ha quitado todos nuestros pecados con Su bautismo, y Él ha soportado el juicio por nuestros pecados y El murió en la Cruz por nosotros. Usted debe confiar en la salvación por agua y el Espíritu; la redención eterna de todos los pecados. Usted debe confiar en Su gran amor que le ha hecho a usted una persona justa. Confía en lo que Él hizo por su salvación en el río Jordán y en la Cruz. Y Jesús también conoce todos nuestros pecados escondidos. Algunas personas tienen una concepción errónea sobre los pecados. Ellos piensan que algunos pecados no pueden ser redimidos. Jesús ha redimido todos los pecados. No hay ningún pecado en el mundo que Él haya dejado a un lado. Él ha redimido todos los pecados en este mundo, por consiguiente ya no hay pecadores. ¿Conoce usted el evangelio queredimió todos sus pecados, aun sus pecados del futuro? Confíe en esto y va a ser salvo. Y vuelva a la gloria de Dios. La mujer que se encuentra en el acto de adulterio
  24. 24. Un señor una fe un bautismo Iglesia Pentecostal Unida de Colombia Cuarta Bario Obrero Apartadó ¿Cuántas personas en el mundo cometen adulterio? Todos En Juan 8, hay una mujer que se encontró en el acto de adulterio. Y vemos cómo ella fue salvada por Jesús. Queremos compartir la gracia que ella recibió. No es demasiado decir que todos seres humanos cometen adulterio en su vida. Todas las personas cometen adulterio. Si esto no le parece, se debe a que lo hacemos con mucha frecuencia. ¿Por qué? Vivimos con tantos adulterios en nuestras. Veo a la mujer y comtemplo si hay uno entre nosotros que no haya cometido adulterio. No hay ninguna persona que no haya cometido adulterio. Nosotros sólo pretendemos que no lo hemos hecho. ¿Piensa que estoy equivocado? No, no lo estoy. Vea con cuidado adentro. Todos en el mundo lo han cometido. Ellos cometen adulterio mientras miran a una mujer en la calle, en sus pensamientos y en sus actos, en cualquier momento y en cualquier lugar. Ellos sólo no entienden que lo están haciéndo. Hay muchas personas que no entienden hasta el día en que mueren que ellos han cometido innunmerables adulterios durante sus vidas. No sólo los que son descubiertos, sino todos aquellos que no han sido descubiertos. Todas las personas lo hacen en su mente, y en sus actos. ¿Esto no es una parte de nuestra vida? ¿Está usted enfadado? Esto es verdad. Sólo estamos escondiéndolo pues estamos perplejos. Estoy seguro que las personas en estos días cometen adulterio todo el tiempo, pero no se dan cuenta de que lo están haciendo. Las personas cometen adulterio en su espíritu, también. Nosotros, que fuimos creados por Dios, vivimos en esta tierra sin darnos cuenta de que estamos cometiendo adulterio en nuestro espíritu. Adorar a otros dioses es un adulterio espiritual pues el Señor es el único Dios de todos los seres humanos. La mujer que fue descubierta en el acto fue un ser humano como el resto de nosotros y ella recibió la gracia de Dios como nosotros fuimos redimidos. Pero los fariseos hipócritas la señalan con sus dedos a ella como si fueran jueces y estaban a punto de tirarle piedras. Ellos estaban a punto de hacer burla de ella y juzgarla como si ellos fueran puros, como si no hubieran cometido nunca el adulterio. Los amigos cristianos, los que se consideran a sí mismos como pecadores, no juzgan a otros ante Dios. Más bien como ellos saben que ellos cometen adulterio toda su vida, reciben la gracia de Dios que nos ha redimido a todos nosotros. Sólo los que se dan cuenta de que ellos son pecadores y que cometen adulterio son los eligidos para ser redimidos ante Dios. ¿Quién recibe la gracia de Dios? ¿Quienes reciben Su gracia entre los que viven puramente sin cometer adulterio y las personas indignas? Las personas que lo hacen van a recibir la gracia abundante de Su redención. Los que no pueden ayudarse a sí mismos, los que son débiles e impotentes reciben redención. Ellos son los que están en Su gracia.
  25. 25. Un señor una fe un bautismo Iglesia Pentecostal Unida de Colombia Cuarta Bario Obrero Apartadó ¿Quién recibe gracia de Dios? Las personas indignas. Los que piensan que ellos están sin pecados no pueden ser redimidos. ¿Cómo pueden recibir la gracia de Su redención cuando no hay nada que redimir? Los fariseos se presentaron con una mujer que había sido sorprendida en adulterio. La pusieron en medio de todos y preguntaron a Jesús: "Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en el acto mismo de adulterio. ¿Tú, pues, qué dices?" ¿Por qué le trajeron a la mujer ante El y Le pusieron a prueba? Ellos mismos habían cometido adulterio también muchas veces, pero ellos estaban tratando de juzgarla y matarla a través de Jesús y tratando de echar la culpa sobre El. Jesús sabía qué había en su corazón y conocía todo de la mujer. Entonces Él dijo, "El que de vosotros esté sin pecado, sea el primero en arrojar la piedra contra ella." Entonces los fariseos, al oír esto se marcharon uno tras otro, comenzando por los más viejos, y dejaron sólo a Jesús con la mujer. Los que salieron fueron los fariseos, los líderes religiosos. Ellos estaban a punto de juzgar a la mujer que había sido sorprendida en el acto como si ellos mismos no fueran pecadores. Jesús proclamó Su amor en este mundo. El es el anfitrión del amor. Jesús dio a las personas comida, revivio a los muertos, dio vida al hijo de una viuda, revivió a Lazaro, curó a los leprosos e hizo milagros para los pobres. Después, le quitó todos los pecados a todos los pecadores y les dio la salvación. Jesús nos ama. Él es el todopoderoso que puede hacerlo todo, pero los fariseos le consideraron como su enemigo. Por eso le trajeron a la mujer ante El y le pusieron a prueba. Ellos preguntaron, "Maestro, en la ley nos mandó Moisés apedrear a tales mujeres. Tú, pues, ¿qué dices?" Ellos pensaron que El les ordenaría apedrearla. ¿Por qué? Si juzgamos de acuerdo a lo que está escrito en la ley de Dios, todas las personas que han cometido adulterio deben ser apedreadas hasta la muerte sin excepción. Todos tienen que ser apedreados hasta la muerte y todos están destinados a ir al infierno. La paga del pecado es la muerte. Pero Jesús no les ordenó apedrearla sino más bien dijo, "El que de vosotros esté sin pecado, sea el primero en arrojar la piedra contra ella." ¿Por qué Dios nos dio los 613 artículos de la Ley? Para darnos cuenta de que somos pecadores. La ley trae consigo ira. Dios es Santo entonces Él es Su Ley. Esta Santa Ley nos vino con 613 artículos. La razón por la cual Dios nos dio 613 artículos de la Ley es para que nos demos cuenta de que somos pecadores; que somos seres incompletos. Esto nos enseña que debemos ver la gracia de Dios para ser redimidos. Si no sabemos esto y solo pensamos en lo que está escrito en la ley, todos nosotros debiamos ser apedreados a muerte como la mujer sorprendida en el adulterio. Los fariseos que no supieron la verdad de Su Ley pensaron que ellos podían apedrear a la mujer y a nosotros también. ¿Quién podría tirarle piedras a esa mujer? Aunque ella fue sorprendida en el acto, nadie en el mundo le podría tirar piedras.
  26. 26. Un señor una fe un bautismo Iglesia Pentecostal Unida de Colombia Cuarta Bario Obrero Apartadó Si esa mujer y cada uno de nosotros somos juzgados de acuerdo con la Ley, nosotros así como la mujer vamos a recibir un juicio terrible. Pero Jesús nos salvó, de nuestros pecados y del juicio justo a nosotros que somos pecadores. ¿Con todo nuestro pecado, si la ley de Dios nos es aplicada estrictamente, quién de entre nosotros podría vivir? Todos nosotros iriamos al infierno. Pero los fariseos conocieron la Ley sólo como está escrita. Si Su Ley es aplicada correctamente, ésta les va a matar a ellos mismos. De hecho, la Ley de Dios fue dada a las personas para que entendieran sus pecados,pero han sufrido porque ellos la han entendido mal y aplicado mal. Los fariseos de estos días, como los fariseos en la Biblia, sólo conocen la Ley como está escrita. Ellos deben entender la gracia, la justicia y la verdad de Dios. Ellos deben aprender el evangelio de redención para ser salvos. Los fariseos dijeron, "En la ley nos mandó Moisés apedrear a tales mujeres. Tú, pues, ¿qué dices?" Ellos le preguntaron tomando piedras con toda confíanza. Ellos pensaron que seguramente Jesús les permitiría apedrearla. Si Jesús hubiera juzgado de acuerdo con la Ley, El habría sido apedreado por ellos. Su propósito era para apedrear a ambos. Si Jesús les hubiera ordenado no apedrear a la mujer, ellos habrían dicho que Jesús desdeñó la ley de Dios y le habrían apedreado por blasfemia. Pero Jesús se inclinó y se puso a escribir con el dedo en el suelo. Como ellos seguían presionándolo con aquella cuestión "¿Tú qué dices?", ellos señalaban a Jesús con sus dedos y continuaron presionando. Jesús contestó, "Aquel de vosotros que no tenga pecado puede tirarle la primera piedra." Después se inclinó de nuevo y siguió escribiendo en la tierra. Al oír esto se marcharon uno tras otro, comenzando por los más viejos, y dejaron sólo a Jesús con la mujer. Aquel de vosotros que no tenga pecado puede tirarle la primera piedra ¿Dónde están registrados los pecados? En la tabla de nuestro corazón y en los Libros de las Obras Jesús le dijo, "El que de vosotros esté sin pecado, sea el primero en arrojar la piedra contra ella" y Él continuó escribiendo en el suelo. Al oír esto se marcharon unos tras otros, comenzando por los más viejos. Los más viejos que tenían más pecados se marcharon primero. También los jóvenes se marcharon. Supongamos que Jesús estuviera de pie entre nosotros, que estamos alrededor de la mujer. Si Jesús nos hubiera dicho que uno de nosotros que no tuviera pecados debería tirar la piedra primero, ¿qué habriamos hecho? ¿Qué es lo que Jesús había escrito en el suelo? Dios quien nos creó, escribe nuestros pecados en dos diferentes lugares. Primero, El escribe nuestros pecados en la tabla de nuestro corazón.
  27. 27. Un señor una fe un bautismo Iglesia Pentecostal Unida de Colombia Cuarta Bario Obrero Apartadó "El pecado de Judá está escrito con cincel de hierro y con punta de diamante; está esculpido en la tabla de su corazón, y en los cuernos de sus altares." (Jeremías 17:1) Dios nos dice a través de Judas quien es nuestro representante. Los pecados de los seres humanos están grabados con cincel de hierro, con punta de diamante. Estos están grabados en la tabla de nuestro corazón. Jesús se inclinó y escribió en el suelo que las personas son pecadoras. Dios sabe que cometemos pecados y Él graba los pecados en la tabla de nuestro corazón. Primero, Él registra los pecados que cometemos pues somos débiles ante la Ley. Como los pecados están registrados en nuestro corazón, nos damos cuenta de que somos pecadores cuando vemos la Ley. Pues El los registró en nuestro corazón, en nuestra consciencia, sabemos que somos pecadores ante Él. Y Jesús se inclinó por segunda vez para escribir en el suelo. La Sagrada Escritura dice que todos nuestros pecados son también anotados en el Libro de Obras ante Dios (Apocalipsis 20:12). El nombre y pecados de una persona están registrados en el Libro. Y también ellos están registrados en la tabla de su corazón. Nuestros pecados están registrados dos veces en el Libro de Obras y en la tabla de nuestros corazones. Los pecados están registrados en la tabla del corazón de la persona. Esta es la razón por la cual ellos no tuvieron nada que decir con respecto a sus pecados ante Jesús. Los que estaban tratando de apedrear a la mujer se fueron sin esperanza ante Sus palabras. ¿Cuándo serán borrados nuestros pecados que están registrados en dos lugares? Cuando aceptamos la redención por el agua y la sangre de Jesús en nuestro corazón Pero cuando usted recibe la salvación, todos sus pecados en el Libro de las Obras son borrados y su nombre va a entrar en el Libro de la Vida. Aquellos cuyos nombres aparecen en el Libro de Vida van a ir al cielo. Sus actos buenos, las cosas que han hecho en este mundo para el reino de Dios y Su justicia son también registrados en el Libro de Vida. Y ellos son aceptados en el cielo. Los que son redimidos de sus pecados entran a la tierra de la eternidad. Los pecados de toda persona son registrados en dos lugares. Entonces nadie puede engañar a Dios. No hay nadie que no haya pecado en su corazón y que no haya cometido adulterio en su corazón. Todos somos pecadores y todos somos imperfectos. Los que no han aceptado la redención de Jesús en su corazón no pueden evitar el morir por sus pecados. Ellos no creen. Ellos le tienen miedo a Dios, tienen miedo ante Dios y a las personas debido a sus pecados. Pero en el momento que aceptan en su corazón el evangelio de la redención por agua y el Espíritu, todos los pecados registrados en la tabla de su corazón y en el Libro de Obras son limpiados. Ellos son redimidos de todos sus pecados. Existe el Libro de la Vida en el cielo. Los nombres de los que confían en la redención por agua y el Espíritu son registrados en el libro y ellos van a entrar al cielo. Ellos entran al cielo, no porque ellos no hayan pecado en este mundo, sino porque ellos han sido redimidos de todos sus pecados por confiar en la redención por agua y el Espíritu. Esta es laley de la fe. (Romanos 3:27) Amigos Cristianos, los fariseos fueron pecadores como la mujer que fue capturada en el acto de adulterio.
  28. 28. Un señor una fe un bautismo Iglesia Pentecostal Unida de Colombia Cuarta Bario Obrero Apartadó De hecho ellos habían cometido más pecados porque ellos se engañaron a sí mismos como si ellos no fueran pecadores. Los líderes religiosos fueron ladrones con permisos legales. Ellos fueron ladrones de almas, ladrones de vida. Ellos se atrevían a enseñar a otros, aunque ellos mismos todavía no habían sido redimidos. No hay nadie que no tenga pecados de acuerdo con la Ley. Pero las personas se justifican, no porque ellas no hayan cometido pecados, sino porque ellas han sido redimidas de todos sus pecados y sus nombres están registrados en el Libro de la Vida. Lo más importante es, que el nombre de una persona haya sido registrado o no en el Libro de Vida. Porque las personas no pueden vivir libres de pecados, ellos deben ser redimidos. El ser aceptado en el cielo depende de si usted confía o no. El recibir la gracia de Dios depende de si usted acepta la salvación de Jesús. ¿Qué le ocurrió a la mujer que fue capturada? Ella tuvo mucho miedo porque ella supo que ellos iban a matarla. Probablemente ella estuvo llorando de miedo y arrepentimiento. Las personas se vuelven honestas consigo mismas cuando se enfrentan a la muerte. "Oh, Dios, se que tengo que morir. Por favor ten piedad de mí. Por favor ten piedad de mí, Jesús." Ellos rogaron a Jesús por el amor de la redención. "Dios, si Usted me juzga, voy a ser juzgada y si Usted dice que yo no tengo pecado, entonces mis pecados van a ser borrados. Esto depende de Usted." Ella probablemente estuvo diciendo esto. Todo depende de Jesús. La mujer que fue llevada ante Jesús no dijo, "Hice malas cosas, por favor perdóne mi adulterio." Ella dijo, "Por favor sálveme de mis pecados. Si Usted redime mis pecados, puedo ser salvada. Si no, voy a ir al infierno. Necesito su redención. Necesito el amor de Dios y le ruego tener piedad de mí." Ella cerró sus ojos y confesó sus pecados. Y Jesús le preguntó, "¿Dónde están aquellos que te acusaban? ¿Ninguno te condenó? Ella contestó, "Ninguno, Señor." Y Jesús le dijo, "Tampoco yo te condeno." Jesús no la condenó porque El había quitado todos sus pecados a través de Su bautismo en el río Jordán y ella fue redimida. Ahora, Jesús, no la mujer, había sido juzgado por los pecados de ella. El dijo, "Tampoco yo te condeno" ¿Ella fue condenada por Jesús? No Esta mujer fue bendecida con la salvación en Jesús. Ella fue redimida de todos sus pecados. Nuestro Señor Jesús nos dice que El redimió todos nuestros pecados, por eso somos justificados. Jesús nos dice en la Biblia. Que Él murió en la Cruz para pagar nuestros pecados, que Él quitó con Su bautismo en el río Jordán. El nos dice claramente que El redimió a todos los que confían en la redención de Su bautismo y juicio en la Cruz. Todos nosotros necesitamos las palabras escritas de Jesús y necesitamos cumplir esas palabras. Entonces vamos a ser bendedicos con la redención. "Dios, no tengo ningún mérito ante Usted. No tengo ningún talento. No tengo nada que mostrarle sino mis pecados. Pero confío en que Jesús es mi Señor de redención. El quitó todos mis pecados en el río Jordán y los expió en la Cruz. El quitó todos mis pecados con Su bautismo y Su sangre. Yo confío en Usted, Señor. "
  29. 29. Un señor una fe un bautismo Iglesia Pentecostal Unida de Colombia Cuarta Bario Obrero Apartadó Así es cómo usted es salvado. Jesús no nos condena. Él nos dio el derecho de ser hijos de Dios: a los que confíen en la redención por el agua y el Espíritu, Él quitó todos sus pecados y les llama justos. ¡Queridos amigos! La mujer fue redimida. La mujer que fue sorprendida en adulterio fue bendecida con la redención ante Jesús. Podemos también ser bendecidos como ella. Los que reconozcan sus pecados y le pidan a Dios tener piedad de sí mismos, los que confíen en la redención por el agua y el Espíritu en Jesús reciben la bendición de la redención de Dios, y pueden ser redimidos. Los que cometan pecados y no admitan que son pecadores, no pueden ser bendedidos con la redención. Jesús quitó los pecados del mundo (Juan 1:29). Cualquier pecador en el mundo puede ser redimido si confía en Jesús. Jesús le dijo a la mujer, "Tampoco yo te condeno." El dijo que El no le condenó porque todos sus pecados ya le pertenecían a Él, Él quitó todos nuestros pecados y El fue juzgado en lugar de nosotros. También debemos ser redimidos ante Jesús ¿Que es más grande, el amor de Dios o el juicio de Dios? El amor de Dios Los fariseos, con piedras en sus manos, así como los líderes religiosos de estos días, interpretan la Ley a la letra. Ellos confían en que dado que la Ley nos dice no cometer adulterio, los que cometen pecado deben a ser apedreados a muerte. Ellos miran a la mujer mientras pretenden no haber cometido adulterio. Ellos no pueden ser redimidos ni salvados. Los fariseos fueron los moralistas de este mundo. Ellos no fueron los que Jesús llamó. Estas personas nunca le escucharon, "No voy a condenarte." Sólo la mujer que fue sorprendida en adulterio escuchó estas palabras. Si usted es honesto ante Él, usted puede ser bendecido como ella. "Dios, cometo adulterio toda mi vida. He pecado varias veces cada día." Cuando aceptamos la Ley y el hecho de que somos pecadores que tenemos que morir y ver a Dios honestamente y considerarnos como somos, diciendo, "Dios, esto es lo que soy. Por favor sálvame," Dios va a bendecirnos con la redención. El amor de Jesús, por el agua y el Espíritu ha ganado el justo juicio de Dios. "Tampoco yo te condeno." El no nos condena y El dice, "Tú estás redimido." Nuestro Señor Jesucristo es el Dios de la compasión. El nos ha sacado de todos los pecados del mundo. Nuestro Dios es el Dios de Justicia y el Dios de Amor. El amor por el agua y el Espíritu es mucho más grande que Su juicio. Su amor es más grande que Su justicia ¿Por qué El nos redimió? Porque Su amor es más grande que Su justicia
  30. 30. Un señor una fe un bautismo Iglesia Pentecostal Unida de Colombia Cuarta Bario Obrero Apartadó Si Dios hubiera permitido que Su Juicio cumpliera Su justicia, El habría juzgado a todos los pecadores y los habría enviado al infierno. Pero porque el amor de Jesús que nos salva del juicio es más grande, Dios envió a Su único Hijo, Jesús. Jesús quitó todos nuestros pecados y recibió el juicio por todos nosotros. Ahora cualquiera que confíe en Jesús como su Salvador será Su hijo y una persona justificada. Porque Su amor es más grande que Su justicia, Él nos remidió a todos nosotros. Debemos dar gracias a Dios porque El no nos juzga sólo con Su justicia. Como Jesús le dijo a los fariseos y a sus discípulos, Dios desea misericordia y que conozcamos a Dios, no nuestras ofrendas. Algunas personas sacrifican una vaca o una macho cabrio todos los días y lo ofrecen ante Dios y ruegan, "Dios, perdone mis pecados todos los días." Dios no quiere nuestra ofrendas, más bien quiere nuestra confianza en la redención por agua y el Espíritu. El nos quiere redimir y liberar. El quiere darnos Su amor y El desea aceptar nuestra confianza. ¿Puede entender todo esto? Jesús nos ha dado la salvación. Jesús odia los pecados pero El tiene un gran amor para los seres humanos, que fueron creados a la imagen de Dios. El decidió antes del principio de tiempo hacernos Hijos de Dios, y Él borró todos los pecados con Su bautismo y Sangre. Dios nos creó para redimirnos, para hacernos Sus hijos. Esto es el amor que Él nos da a nosotros, sus creaciones. Si Dios sólo nos juzga de acuerdo con Su justa Ley, nosotros, los pecadores vamos a morir. Pero El nos liberó a través del bautismo y el juicio de Su hijo en la Cruz. ¿Confía usted? Vamos a confirmarlo en el Antiguo Testamento. Aarón impuso sus manos sobre el macho cabrio expiatorio ¿Quién pasó los pecados de Israel en el macho cabrio vivo como su representante? El alto sacerdote Todos los pecados de este mundo fueron expiados con la ordenación del Antiguo Testamento y el bautismo del Nuevo Testamento. En el Antiguo Testamento, todos los pecados de Israel fueron expiados a través del sumo sacerdote, que impuso sus manos sobre la cabeza del macho cabrio sin defecto. "Y pondrá Aarón sus dos manos sobre la cabeza del macho cabrío vivo, y confesará sobre él todas las iniquidades de los hijos de Israel, todas sus rebeliones y todos sus pecados, poniéndolos así sobre la cabeza del macho cabrío, y lo enviará al desierto por mano de un hombre destinado para esto." (Levítico 16:21) Así es cómo ellos expiaron sus culpas en los días del Antiguo Testamento. Para ser redimido de los pecados diarios, la persona traía un macho cabrio sin defecto al tabernáculo y lo ofrecía en el altar. El ponía sus manos sobre la cabeza de su ofrenda, y sus pecados eran pasados al sacrificio. Entonces el sacrificio y su sangre era puesta sobre los cuernos del altar por los sacerdotes. Había cuernos en las cuatro esquinas del altar. Estos cuernos simbolizan los Libros de Obras explicados en Apocalipsis 20: 12. Y el resto de la sangre era derramada en el suelo, también. El suelo representa el corazón del hombre, porque el hombre es creado del polvo. Las personas expiaban sus pecados diarios de esta manera. Pero ellos no podían hacer las ofrendas por sus pecados diariamente. Entonces Dios les permitió a ellos la expiación una vez al año por los pecados de un año. Esto era en el décimo día del séptimo

×