EL DESARROLLO SOCIAL EN COLOMBIA
El análisis de los esfuerzos que ha realizado Colombia para solucionar los
diferentes pro...
después de más de 70 años con un sistema fuertemente centralista. Dicho
proceso se inició en 1983 con los fortalecimientos...
El conflicto armado y el narcotráfico han afectado negativamente el desarrollo a
través de sus efectos sobre el capital hu...
de carácter social para la generación de condiciones propicias para que el proceso
de paz avance y sea sostenible en el la...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

El desarrollo social en colombia

13

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
13
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

El desarrollo social en colombia

  1. 1. EL DESARROLLO SOCIAL EN COLOMBIA El análisis de los esfuerzos que ha realizado Colombia para solucionar los diferentes problemas estructurales que limitan las posibilidades de alcanzar unos mejores niveles de vida para sus ciudadanos, debe en primer término reconocer la situación de violencia derivada de un largo conflicto interno y de la irrupción con fuerza del narcotráfico, que ha limitado en forma seria el desarrollo del país. Esta realidad desemboca en un círculo vicioso, en el cual la violencia se convierte en un obstáculo para que la sociedad encuentre una senda sostenible de desarrollo. Probablemente se requiere un nuevo marco conceptual para definir y evaluar el desarrollo social en tales circunstancias; sin embargo, hoy quiero resaltar el esfuerzo llevado a cabo por el Gobierno colombiano para incrementar el bienestar de su población en medio de un escenario tan adverso. Pese a tener que afrontar la complejidad del conflicto armado y los efectos desestabilizadores del narcotráfico, el Estado colombiano ha venido efectuando importantes esfuerzos que le han permitido incrementar su inversión social. Así, el gasto social pasó de representar menos del 5% del PIB en la década de los sesenta, a 9.2% del PIB en 1990. Con las reformas estructurales introducidas entre 1990 y 1993, el sector social se ha visto especialmente fortalecido. La profundización de la descentralización, la reforma a la educación y la reforma a la salud, permitieron que el gasto social se elevara a 15.6% del PIB en 1996. Es así como la inversión social se quintuplicó en términos reales durante las últimas tres décadas, viéndose favorecidos en su orden, los sectores de educación, seguridad social, salud, agua potable y saneamiento básico y vivienda. Este esfuerzo se vio reflejado en el mejoramiento continuo de los indicadores tradicionales de desarrollo económico y social hasta mediados de la década del noventa. La mortalidad infantil disminuyó de 90 defunciones de niños menores de un año por cada mil nacimientos a menos de 30, mientras que en el sector educativo la tasa de analfabetismo se redujo de 18.8 en 1973 a 9.9 en 1993 y la escolaridad aumentó de 52% en 1985 a 65.2% en 1995. Los indicadores de pobreza también mostraron resultados positivos: entre 1985 y 1997, el índice de necesidades básicas insatisfechas se redujo de 45% a 26% y la población en estado de miseria de 22% a 8.6%. Como indicador global, el Indice de Desarrollo Humano de las Naciones Unidas se elevó de 67.5 a 84.8 en el mismo período y la desigualdad, medida en términos del coeficiente de Gina, se redujo de 0.55 a mediados de los sesenta a 0.45 a mediados de los noventa. La evolución del gasto público y el mejoramiento de las condiciones de vida de la población en Colombia han estado acompañados por una serie de reformas estructurales que en los últimos 20 años han modificado radicalmente el panorama social y la estructura institucional del país. En primer lugar, es importante mencionar el proceso de descentralización, iniciado a principios de los ochenta
  2. 2. después de más de 70 años con un sistema fuertemente centralista. Dicho proceso se inició en 1983 con los fortalecimientos de la base tributaria, de los municipios. Luego, se estableció la elección popular de alcaldes, se creó el sistema de transferencias y se transfirieron a los gobiernos locales una serie de funciones gubernamentales y competencias orientadas a mejorar la situación social de la población de cada jurisdicción. El avance más significativo se plasmó en la Constitución de 1991, resultado de un proceso ampliamente participativo, que estuvo articulado, en parte, a la firma de acuerdos y desmovilización de importantes grupos guerrilleros que actuaban en el país. En este sentido, en desarrollo de los preceptos constitucionales, se descentralizaron y se aumentaron fuertemente los presupuestos a los servicios de educación, salud, agua potable y saneamiento básico. En el frente social, fueron múltiples las reformas estructurales introducidas en el marco de la reforma del Estado de inicios de los años noventa. En la última década, Colombia se embarcó en una apertura a integración a la economía mundial, con el convencimiento de que el país se beneficiará de este proceso. El gran reto que ha asumido el Gobierno es lograr que estos beneficios sean apropiadamente distribuidos entre los miembros de la sociedad para que la globalización no sea una restricción sino una oportunidad para el desarrollo social. Sin embargo, el progreso que se venía logrando en materia social se estancó en los últimos años y los efectos de las reformas estructurales se han visto limitados, como resultado de la agudización del conflicto armado por efecto del narcotráfico. La incertidumbre ha llevado la inversión a niveles históricamente bajos y consecuentemente en 1999, por primera vez en sesenta años, el país tuvo una tasa de crecimiento económico negativa y la tasa de desempleo alcanzó el 20%. La violencia y el narcotráfico se han convertido en los principales obstáculos para continuar avanzando en el proceso de desarrollo social. El narcotráfico le ha generado inmensos costos económicos y sociales a Colombia. El país debe gastar anualmente alrededor de mil millones de dólares en actividades asociadas a la lucha contra el narcotráfico. Los capitales ilícitos han debilitado la economía estimulando el conflicto y fomentando el contrabando de productos industriales como instrumento del lavado de dinero, mientras que los cultivos ilícitos han tenido un impacto negativo en los campesinos y en los ecosistemas de zonas ambientalmente frágiles como la amazonia. Se ha estimado que por cada hectárea sembrada de coca se destruyen cuatro hectáreas de bosque amazónico llevando a que en Colombia se hayan destruido ya un millón de hectáreas de bosques. Mientras tanto, los campesinos que se ven involucrados en esta actividad no mejoran su nivel de vida; está comprobado que sus ingresos no son superiores a los que obtendrían cultivando productos agrícolas tradicionales, en contraste con el enriquecimiento de los intermediarios y narcotraficantes. Los campesinos pobres que cultivan coca o amapola siguen siendo pobres y además han terminado sometidos a los rigores del conflicto y al desplazamiento forzado.
  3. 3. El conflicto armado y el narcotráfico han afectado negativamente el desarrollo a través de sus efectos sobre el capital humano, el capital físico y el capital social. En cuanto al capital físico, la destrucción de la infraestructura del país hace difícil favorecer incrementos en la tasa de inversión y la competitividad en los diferentes sectores económicos. La conservación del capital natural se ha visto afectada en dos aspectos. De una parte, el incremento de acciones bélicas atentando contra la infraestructura petrolera que afecta de manera irreparable las fuentes de agua y los bosques. De otra parte, el narcotráfico amplia la frontera agrícola hacía los bosques y dinamiza los factores que conducen a poblaciones a desplazarse y colonizar nuevos territorios. Finalmente, el aumento de la violencia y del narcotráfico también tiene un impacto negativo sobre el sector público y las instituciones del gobierno, aumentando la corrupción y debilitando la confianza en el sistema político. El conflicto colombiano por su propia dinámica ha sufrido serias transformaciones y sin duda alguna, la fuerza con la que irrumpe el narcotráfico en los años ochenta, se constituye en el factor que ha generado el mayor incremento de la violencia. El narcotráfico no solo permeó a la sociedad y sus instituciones generando corrupción y destruyendo valores sino que permeó también a los actores armados cuya financiación proviene crecientemente del negocio de la droga. Durante los últimos cinco años el área bajo cultivos ilícitos se duplicó, ampliando el círculo de la violencia. El conflicto colombiano es entonces un conflicto sui generis que requiere una solución sui generis, en la que el gobierno de Colombia está empeñado y que busca avanzar al mismo tiempo en tres frentes. El primero una solución política negociada al conflicto acompañada de un compromiso con la defensa de los derechos humanos. El segundo, una lucha contra el narcotráfico, que se constituye en el gran enemigo de la paz. Y en tercer lugar, un conjunto de inversiones sociales y de atención humanitaria especialmente en la zonas rurales más golpeadas por el conflicto y el narcotráfico, para promover el desarrollo y acabar con la dependencia económica en los cultivos ilícitos. En este último frente se concentran inversiones en el campo social y de infraestructura en programas para aquellas regiones del país en donde existe violencia a inversiones relacionadas con la rehabilitación tanto física como sicológica de las víctimas de la guerra, incluyendo inversiones dirigidas a las comunidades desplazadas por la violencia, fundamentalmente en tú relacionado con atención humanitaria, generación de garantías para el retorno o reubicación y rehabilitación sicológica. Estas inversiones que en conjunto son de gran tamaño, son indispensables para la generación o reconstrucción del capital humano, físico natural y social deteriorado por la violencia, así como para demostrar que, a largo plazo, los dividendos de la paz son la mejor inversión colectiva para el país. Todas estas acciones hacen parte de un ambicioso Plan Colombia, principalmente de carácter social, ya que el 75% de sus recursos están orientados a inversiones
  4. 4. de carácter social para la generación de condiciones propicias para que el proceso de paz avance y sea sostenible en el largo plazo. Estas actividades que hacen parte de la estrategia de Fortalecimiento Institucional y Desarrollo Social que el gobierno ha puesto a consideración de la comunidad internacional representarán una inversión cercana a los 2.000 millones de euros. De este monto global, pretendemos solicitar a la comunidad internacional E$1.000 millones, a través de una Mesa de A portantes que se realizará en Madrid entre el 6 y el 7 de Julio de este año y, los colombianos, a través de nuevos impuestos, aportaremos los demás recursos. Colombia ha cargado sobre sus hombros el peso de la lucha contra el narcotráfico, un problema sin duda de carácter internacional. Confiamos entonces en que ahora le demos pleno desarrollo al principio de la responsabilidad compartida y así, con el apoyo de la comunidad internacional, Colombia podrá derrotar los principales factores que limitan nuestro desarrollo e impiden el mejoramiento de las condiciones sociales de nuestra población.

×