Your SlideShare is downloading. ×
151322413005 7
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

151322413005 7

428
views

Published on


0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
428
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
5
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Redalyc Sistema de Información CientíficaRed de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal Cardona Agudelo, Hugo; Cardona Restrepo, Porfirio EL ESTADO-NACIÓN EN LA GLOBALIZACIÓN Y EN EL REORDENAMIENTO INTERNACIONAL Revista Ciencias Estratégicas, vol. 19, núm. 25, enero-junio, 2011, pp. 75-87 Universidad Pontificia Bolivariana Medellín, Colombia Disponible en: http://www.redalyc.org/src/inicio/ArtPdfRed.jsp?iCve=151322413005 Revista Ciencias Estratégicas ISSN (Versión impresa): 1794-8347 revista.cienciasestrategicas@upb.edu.co Universidad Pontificia Bolivariana Colombia ¿Cómo citar? Número completo Más información del artículo Página de la revista www.redalyc.org Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto
  • 2. ISSN 1794 – 8347 | Vol. 19 | No. 25 | Enero-Junio 2011 | pp.75-87 Revista Ciencias Estratégicas | Medellín - Colombia EL ESTADO-NACIÓN EN LA GLOBALIZACIÓN Y ENEL REORDENAMIENTO INTERNACIONAL THE NATION-STATE IN THE GLOBALIZATION AND THE NEW INTERNATIONAL ORDER Recibido:15 de diciembre de 2010 Aprobado: 25 de Marzo de 2011 Hugo Cardona Agudelo Magíster en Estudios Políticos de la Universidad Pontificia Bolivariana. Director Admi- nistrativo y Financiero Clínica Universidad Pontificia Bolivariana. Correo electrónico: hugo.cardona@upb.edu.co Porfirio Cardona Restrepo Doctor en Filosofía por la Universidad Pontificia Bolivariana. Profesor interno de la Facultad de Ciencias Políticas de la misma universidad, pertenece al Grupo de Inves- tigación Estudios políticos y relaciones internacionales. Correo electrónico: porfirio. cardona@upb.edu.co Revista Ciencias Estratégicas. Vol. 19 - No. 25 (Enero-Junio 2011) 75
  • 3. ISSN 1794 – 8347 | Vol. 19 | No. 25 | Enero-Junio 2011 | pp.75-87 Hugo Cardona Agudelo, Porfirio Cardona Restrepo Revista Ciencias Estratégicas | Medellín - Colombia EL ESTADO-NACIÓN EN LA GLOBALIZACIÓN Y EN Resumen EL REORDENAMIENTO INTERNACIONAL El Estado-nación ha sido un tema recurrente en los distintos debates académi- cos a finales del siglo XX y principios del XXI, dada su importancia y pertinencia en el ordenamiento político de las instituciones en Occidente, lo que ha gene- rado posturas a favor y en contra de su permanencia. Ante esta disyunción, el Palabras clave objetivo de la investigación ha sido identificar el contexto económico y político en el que surge el problema a fin de clarificar la situación. A partir de un ejercicio Teoría del Estado interpretativo de la teoría política y económica, la tesis central en este escrito es Relaciones internacionales que el Estado-nación en el contexto de la globalización después de la caída Teoría política del Muro de Berlín no desaparecerá en un futuro cercano; no obstante, los Desarrollo económico elementos estructurales que lo componen se ajustarán a las circunstancias y Globalización desafíos que se le impone en la reconfiguración del orden internacional. Clasificación JEL: B00, F01, F02 THE NATION-STATE IN THE Abstract GLOBALIZATION AND THENEW INTERNATIONAL ORDER The Nation-State has been a recurrent topic in diverse academic debates, at the end of the twentieth century and the onset of the twenty-first century, given its importance in the political constitution of Western institutions; which has Key words generated mixed positions about its existence. Given such disjunction, this study aims to identify the economic and political context in which the mixed Nation-State Theory positions arise to clarify the circumstances. The main thesis of this study, which International Relations is based on an interpretative exercise of economic and social theory, of this study Political Theory affirms that the Nation-State, which was set with the fall of the Berlin Wall, will not Economic Development disappear in the near future and that its structural elements will adjust to the new Globalization. circumstances and challenges of the new international order.76 Revista Ciencias Estratégicas. Vol. 19 - No. 25 (Enero-Junio 2011)
  • 4. El estado-nación en la globalización y en el reordenamiento internacional dadanas, de las organizaciones mundiales y de la comunidad Introducción global cosmopolita, hace prioritario replantear las nociones de soberanía, autoridad y de control en el dominio de un territorio:Si el paso de la res publica al Estado-nación moderno sig- “La realidad producida por el mercado lleva necesariamente anificó cambios paradigmáticos en la historia política de las que se socaven las bases de la autoridad del Estado nacionalnaciones en Occidente modificando la estructura del poder moderno” (Pereira & Villadiedo, 2003, p. 17).político, es oportuno indicar que en la era de la globalizaciónlas trasformaciones sufridas por el Estado y sus elementos El término globalización comienza a tomar fuerza en laestructurales que lo componen, habrán de generar en este década del ochenta para dar cuenta de las nuevas formassentido retos y desafíos que el presente artículo advertirá. de gestión de las firmas multinacionales en un contexto en que aumentaba la liberalización y la interdependenciaEl debate por las formas de entender y constituir el Estado económica. El concepto de globalización va más allá alno han cesado aún, lo que explica los cambios en materia de mundialización porque se encuentra vinculado a la to-política para mantenerse fuerte, vigorizarse en momentos talidad, a la agregación e integra lo global y lo local (Puyo,de debilidad o defenderse en tiempos de inestabilidad. De 2003), donde el capitalismo opera como fuerza motriz oallí sus matices: liberal, social, social de derecho, neoliberal, dinamizadora, así como lo fue en la Revolución Industrial,entre otros. Si se acepta lo anterior, el Estado difícilmente los avances tecnológicos y comunicacionales: “La funcióndesaparecerá, más bien se adaptará a la realidad política que ha desempeñado el capitalismo ha sido servir dede acuerdo con los contextos, las circunstancias históricas soporte cohesionador a la globalización, otorgándole unay la dinámica propia de los pueblos. En consecuencia, se dosis, variable según las épocas, de sistematicidad a laspretende mostrar que la globalización más que resquebrajar tendencias globalizadoras” (p. 37).el Estado–nación lo que hace es acompasar los elementosque lo componen al actual orden internacional, ajustándose La globalización de la economía y de los mercados está te-a los nuevos roles y juegos de poder más allá de sus fron- niendo impacto en la actual concepción del Estado referidoteras que tradicionalmente lo constituían. a sus funciones, políticas y en su crecimiento, lo que exige reestructuración y redefinición del mismo. La globalización esEl artículo está estructurado en tres partes. La primera, deter- un fenómeno económico que ha significado un crecimientomina el papel que empieza a ejercer el Estado-nación en la en el comercio y en los flujos de capital mundial acompaña-era de la globalización. La segunda, los retos y desafíos que do por la supresión de las barreras al libre comercio, de losdeberá sortear en un eventual reordenamiento internacional aranceles, de las restricciones, de los flujos de capital, asíy, por último, algunas conclusiones. como la mayor integración de las economías nacionales, en términos de complementariedad y suplementariedad Estado y globalización: productiva (Stigliz, 2002). nueva reconfiguración Algunos de los sustratos económicos y políticos del Estado- del poder político nación vienen en un proceso de deterioro en su concepción como unidad política desde la apertura y la globalizaciónLa crisis del Estado-nación moderno a causa de los pro- económica. Lo anterior toma fuerza en la liberalización delcesos de globalización ha generado inquietudes sobre el comercio y la inversión de las compañías multinacionales,impacto del poder del mercado sobre lo público, el control que expanden sus tentáculos a todos los sectores de la ca-político y la autoridad, además de las nuevas demandas ciu- Revista Ciencias Estratégicas. Vol. 19 - No. 25 (Enero-Junio 2011) 77
  • 5. Hugo Cardona Agudelo, Porfirio Cardona Restrepodena económica y debilitan el control del Estado, aunado económicos y de las agencias de clasificación que observana la caída del valor del transporte y mayor posibilidad de y estructuran cada decisión (1998).suministros de bienes y servicios a cualquier parte delplaneta (De la Dehesa, 1998). El problema que subyace en esta realidad económica radica en el mantenimiento de la soberanía de los Estados. LosSi la política económica venía en creciente deterioro, elEstado- gobiernos intentan reducir al máximo su dependencia de losnación no se quedaba atrás dada la fragmentación de las mercados financieros globales y tratan de imponer medidasbarreras geográficas; hoy más que nunca se hace difícil el que obstaculicen los flujos de capital para evitar las crisisdesarrollo del nacionalismo como elemento de cohesión económicas recurrentes. El Estado, si no quiere perder sunacional. También la fractura del Estado se ha visto agrava- protagonismo en la era de la globalización, a partir de unada en los últimos decenios por la fragilidad en la seguridad integración económica entre los Estados, debe considerarnacional. En la actualidad pocos países pueden defenderse su papel principal:por sí mismos de un ataque externo, por eso recurren a orga-nizaciones supranacionales e internacionales en su defensa: Si queremos verdadera integración económica internacional“Esta creciente falta de independencia nacional para hacer tenemos que irnos con el Estado-nación, en cuyo caso elfrente a los problemas económicos, políticos y de seguridad dominio de la política tendrá que restringirse significativamente,hace que la idea de Estado nación vaya deteriorándose o irnos con la política de masas, en cuyo caso tendremos quepaulatinamente y se vayan imponiendo las grandes áreas abandonar el Estado-nación a favor del federalismo mundial. Side integración regional, cuando no las organizaciones o queremos regímenes con alta participación política, tenemosinstituciones supranacionales”. que escoger entre el Estado-nación y la integración económica internacional. Si queremos mantener el Estado-nación, tene-En este punto de la discusión es oportuna la siguiente mos que escoger entre la política de masas y la integraciónhipótesis: el Estado-nación no desaparecerá en el tiempo económica internacional (Majone, 2002, p. 55).cercano pero la globalización económica ejercerá presiónen el cambio de concepción del Estado. Esto se sustenta Durante mucho tiempo el Estado-nación fue la única ins-en que, como dice De la Dehesa: “en un mundo globalizado tancia que se encargó de la creación de reglas nacionalescompiten fundamentalmente las empresas, pero también, e internacionales de intercambio comercial, conforme allas regiones y los Estados. Un Estado grande con un gasto modelo liberal expresado en el capitalismo comercial. Estaexcesivo en relación a su producción reduce la competi- expansión comercial resultó cada vez más insuficiente paratividad de sus empresas. La globalización económica ha contener el crecimiento del orden capitalista. Frente a estaintroducido un elemento nuevo relacionado con el poder realidad, fue necesario que se formaran nuevas institucionesfiscalizador de los Estados que antes no existía: el de los que promulgaran reglas en los campos productivo, social,mercados internacionales de capital” (p. 25). Estos mer- político, cultural, nacional e internacional, para que repercu-cados actúan como veedores ante cualquier decisión de tieran como estrategia geopolítica en el buen funcionamientopolítica económica que no sea creíble o que sea percibida del capitalismo. Estas reglas debían estar por encima declaramente como negativa para el futuro de la economía del cualquier cultura o de una nación concreta. Así, se hizo cadapaís. Cada vez que un gobierno toma una decisión sobre vez más fuerte la tendencia de sustituir al Estado-nación porpolítica económica, debe estar atento a las reacciones de instituciones supra-nacionales con legitimación propia, cuyolos inversores nacionales e internacionales, de los analistas propósito sería regular las relaciones capitalistas internacio- nales a través de decisiones que afectaran regiones en el 78 Revista Ciencias Estratégicas. Vol. 19 - No. 25 (Enero-Junio 2011)
  • 6. El estado-nación en la globalización y en el reordenamiento internacionalcontrol de las organizaciones y los ciudadanos dentro de consolidar una forma superior de organización política, quelos Estado nacionales. ha significado la ruptura con los paradigmas convencionales en la organización del Estado-nación.Para dar paso al proceso de globalización en el transcursodelos siglos XX y XXI, la humanidad se ha visto enfrentada En esta transición ideológica aparecen en el escenarioa diversos acontecimientos revolucionarios de carácter político tres paradigmas que se fraguan en el siglo XIX:político, como el derrumbe de la URSS y las crisis de las re- conservadurismo, liberalismo y socialismo, que sumi-públicas que la integraban, la tendencia universal de adoptar nistran el lenguaje político donde se asienta el nuevoformas democráticas de gobierno, criterios de legitimidad modelo de la economía-mundo-capitalista, en el queen el respeto a los derechos humanos, un nuevo enfoque emerge como triunfador innegable el liberalismo al ladojurídico-político en el reconocimiento de los derechos del de la democracia, consolidándose como la ideología másindividuo como anteriores a la constitución de cualquier apta para dar a la economía mundo un sustento viablesociedad política, el resurgimiento de los nacionalismos y en la era de la globalización.las consiguientes luchas por imponer los derechos de lasminorías étnicas y la culminación de un unipolarismo militar La revolución de la tecnología de la información, las crisishegemónico (Morales, 1999). económicas tanto del capitalismo como del estatismo y el florecimiento de movimientos sociales, muestran un cambioEn el plano de la economía internacional se perciben cam- paradigmático y establecen otras formas de relación, debios en las modalidades de organización de los sistemas consumo, de participación y de concebir el poder político.de producción; en los procesos de internacionalización, Este nuevo modelo de desarrollo político-económico globaltransformación y globalización; en las maneras en que se afecta a los grupos humanos en sus organizaciones y ava-relacionan las economías desarrolladas y los países en vía salla a la sociedad en sus formas políticas alienándolas ende desarrollo; un nuevo esquema económico marcado un sistema de mercado llamado globalización.por el multilateralismo y su contraparte el regionalismo;en la creciente importancia y movilidad de las corrientes En este recorrido, el fin de la Guerra Fría abrió un espacio enfinancieras mundiales y la orientación de estructuras de la nueva concepción de organización política en el mundoeconomías de mercado. Sumado a lo anterior, tendencias occidental al desplazar la antigua visión de un mundo ho-como la internacionalización, la globalización y la regionali- mogéneo dada por el Estado-nación. Pero, las consecuen-zación empiezan a responder a las necesidades concretas cias de la globalización se manifiestan con mayor acentodel mundo global. a partir del debilitamiento de los bloques tercermundistas, la influencia de la cultura y la economía estadounidense enEn este panorama de la realidad económica contemporá- los restantes países, el surgimiento de la inestabilidad eco-nea el modelo de Estado-nación en su versión tradicional nómica, laboral y la inestabilidad ocasionada por factoresestá siendo redefinido y se ha ido trasladando desde la ideológicos. El retroceso de la incumbencia del Estado encentralidad hacia la descentralización política, adminis- la economía, la limitación de la soberanía del Estado en sutrativa y económica. El poder ya no recae en un aparato acepción tradicional y el surgimiento de una nueva sobe-institucionalizado, éste se ha transferido a dependencias ranía más limitada pero con capacidad de afectar más ay realidades locales cada vez más complejas. Las nuevas los restantes países, son una muestra de la imposición deexigencias de carácter político, enmarcadas dentro del un nuevo orden global con matices más económicos queproceso económico y del desarrollo social, han requerido estatales (Monadero, 2003). La globalización, entendida Revista Ciencias Estratégicas. Vol. 19 - No. 25 (Enero-Junio 2011) 79
  • 7. Hugo Cardona Agudelo, Porfirio Cardona Restrepocomo una creciente integración internacional de mercados, un cambio coyuntural hacia un mayor comercio e inversióncapitales, tecnologías, información, bienes y servicios, se internacional, sino al nivel de integración, interdependencia,ha constituido en el tema relevante de análisis de los años apertura de las economías nacionales; 6- la globalización senoventa. Encuentra su origen en cuatro elementos que entrelaza e incluso supone una reestructuración, esto es unsurgen a fines de los ochenta pero que se manifiestan con proceso que modifica las formas de producción y distribuciónfuerza a partir de principios de los noventa:1) un origen de bienes y servicios y que se desenvuelve en las empresaspolítico: la caída del Muro de Berlín en noviembre de 1989 y otras organizaciones y afecta el movimiento del capital yy el consecuente colapso e implosión de la sociedad y del de la fuerza de trabajo; 7- la globalización no es realmenteparadigma socialista; 2) un origen económico: la generali- global. Las actividades comerciales de las transnacionaleszación a escala mundial de la economía de mercado con se concentran en el mundo industrial y en enclaves dispersosla consiguiente apertura, cada vez más irrestricta, de los del mundo subdesarrollado. Los procesos de globalizaciónpaíses al libre comercio exterior; 3) un origen tecnológico: están alterando el carácter de las naciones en todas partes y lael vertiginoso desarrollo de las telecomunicaciones, la infor- calidad de vida dentro de sus fronteras y donde el nacionalismomática y la masificación del transporte aéreo de personas; 4) está en ascenso (pp. 44-45).un origen socio-cultural: la explosión del turismo de masas,cada vez más creciente a nivel internacional, que lleva a los La nueva unidad de análisis para los fenómenos sociales,individuos a través de vivencias personales directas (más políticos, económicos, culturales y tecnológicos, alcanzaintensas que las virtuales logradas vía la televisión y el cine) ahora dimensión planetaria. La globalización significa quea internalizar valores y preferencias comunes sin importar su el planeta en su conjunto pase a funcionar como un soloorigen geográfico (Frediani, 1998).Lo sobresaliente de este país, una suerte de aldea global (MacLuhan, 2005); a su veznuevo paradigma recae en la conformación de una nueva cada país se transforma en una provincia, y éstas quedaneconomía fundamentada en el poder del conocimiento y reducidas a meros condados, comunas o parroquias dede la información, más que en los recursos naturales y en la sociedad planetaria. Ello implica homogenización dela cantidad de fuerza de trabajo disponible. culturas, condicionalidad a las políticas internas y la pérdida de soberanía nacional, por tanto, los condicionamientosLa globalización, según Aguilar (1998), se puede caracterizar de la globalización se expresan en la pérdida de gradoscon las siguientes premisas: de libertad para elaborar políticas autónomas; el replanteo del rol del Estado; la desactualización de las relaciones 1- la globalización no es un hecho aislado: se relaciona internacionales tradicionales; la desaparición de rasgos con el desarrollo del capitalismo internacional y del sistema culturales propios que hacen al patrimonio de cada nación; interestatal, que constituye un nuevo momento del proceso la necesidad de una nueva economía de mercado, abierta, de internacionalización; 2- la globalización es una tendencia competitiva, desregulada y basada en la iniciativa privada; la que se desenvuelve desigualmente; 3- ofrece una nueva modernización de la banca central y del sistema financiero perspectiva para el análisis de las relaciones sociales. Implica en su conjunto, y la descentralización del poder. una ruptura cualitativa con el pasado y modifica las nociones de tiempo y espacio; 4- impulsa los procesos en que las redes En consecuencia, surge una revolución dentro de cada Es- de comunicación y los sistemas de producción entrelazan los tado por la necesidad de un nuevo estilo de gerenciamiento niveles locales y globales, por lo que las relaciones sociales gubernamental orientado a la eficiencia, la trasparencia y la no pueden concebirse solo en términos locales; 5- supone gobernabilidad de la gestión pública; una renovada legiti- el desarrollo de una nueva estructura económica y no sólo mación del modelo actual de democracia, con una imagen 80 Revista Ciencias Estratégicas. Vol. 19 - No. 25 (Enero-Junio 2011)
  • 8. El estado-nación en la globalización y en el reordenamiento internacionaldeteriorada en todos los países por el desprestigio, tanto delos partidos como de los actores políticos, para actualizarla Retos y desafíoscomo modelo de administración eficiente de la sociedad, del Estado-nacióny nuevos criterios para la formulación de políticas públicas en la globalizaciónbasadas en el consenso y en la aceptación del nuevo es-cenario de la sociedad mundial. La reformulación del Estado-nación ha de tomar como ob- jetivo armonizar el ordenamiento jurídico-nacional con el or-La globalización plantea nuevas dinámicas y desafíos en denamiento jurídico regional e internacional. De este modo,términos de lo global y lo local, entendida con referencia el Estado debe servir de base al andamiaje institucional quea los mercados, a las relaciones socio-económicas, a las coordine el conjunto de instituciones y administre la com-formas de comunicación. Además, la globalización genera plejidad existente, producto del aumento de la interacciónoportunidades para posicionar una región, una ciudad, un entre los factores que dinamizan el proceso de globalización.medio geográfico determinado ante las nuevas relaciones En este sentido, las sociedades nacionales han de mejorareconómicas internacionales. Como afirma Borja y Castells la capacidad de sus grupos poblacionales para insertarse(1997), “La competitividad ya no depende de los recursos en el proceso de globalización. Es preciso resaltar que lanaturales o energéticos, de la base tradicional, de la posición globalización permea las sociedades nacionales, sometegeográfica, de la acumulación de capital o de la voluntad a los gobiernos a unas circunstancias que se caracterizanpolítica de un Estado protector” (p. 183). por el aumento de las demandas y expectativas sociales. Dentro de este marco surge la necesidad de perfeccionarPara comprender mejor este fenómeno exigente de la glo- los esquemas institucionales existentes y de aumentar labalización que impone sus políticas y modelos de desarrollo capacidad administrativa de las burocracias estatales, paraa los Estados otrora poderosos de la modernidad, es requi- afrontar los cambios socio-políticos, socio-económicos ysito que las economías locales deban prepararse para la tecnológicos.ampliación de los mercados. La lógica que acompaña estarealidad se demuestra en que las razones por las cuales un La crisis de gobernabilidad que procede de la fragilidad depaís entra en la órbita del subdesarrollo parte de la estrechez los Estados naciones frente a las nuevas lógicas globales sede los mercados, y estas realidades de interdependencia agrava por la incapacidad de los Estados de frenar la crecienteeconómica son circunstancias que están retando a la vieja informalidad fomentada por las tecnologías de la información.concepción clásica del Estado-nación. El replanteamiento del Las redes globales se van constituyendo en un elementomodelo del Estado-nación tiene como premisa la puesta en en la disolución de las antiguas soberanías nacionales y delmarcha de nuevas formas de interacción con la comunidad control del Estado. De esta forma, el Estado actual expresainternacional. La finalidad del cambio institucional en el marco los intereses dominantes de la economía global, pero deglobal es la de ampliar y garantizar la vigencia de los derechos igual modo, ese mismo Estado es el interlocutor de una grande ciudadanía en pro de una construcción de una sociedad contradicción. No es tan solo un instrumento de los sistemasinternacional. La globalización de los efectos de los fenó- de poder que ejercen soberanía, sino también un ente quemenos locales e internacionales expresa que la modernidad participa de acuerdo con los intereses que representan lasha alcanzado dimensión global, y a su vez, nuevas formas tecnologías de la información y que ejercen influencia en lasde expresión del poder. En estas circunstancias conviene decisiones de los Estados.analizar cómo la globalización le plantea algunos problemasal Estado-nación moderno. Revista Ciencias Estratégicas. Vol. 19 - No. 25 (Enero-Junio 2011) 81
  • 9. Hugo Cardona Agudelo, Porfirio Cardona RestrepoDentro de esta nueva lógica, por sociedad de libre merca- las políticas microeconómicas y una creciente colaboracióndo se entiende el proceso mediante el cual los intereses entre el Estado y la sociedad civil (1998).del mercado son transformados en interés público y losintereses nacionales se subordinan a los internacionales. Las transformaciones en torno de la globalización relaciona-Los Estados tienden a someterse a directrices definidas en da con adelantos técnico-científicos y económicos, ademásinstancias foráneas y permeables a la intervención de deter- de la aparición de las identidades políticas, hacen que elminados agentes privados, en las que las organizaciones Estado nacional se encuentre en transición. En este ordende carácter transnacional ocupan gran parte de la agenda de ideas, el Estado-nación que se constituyó durante ladonde anteriormente el Estado-nación era protagonista. Las época moderna está experimentando una crisis de eficien-iniciativas en el sentido de estructuración de la sociedad de cia. El Estado ya no consigue controlar el flujo global de lala información son entendidas como parte del crecimiento en riqueza, la información, las tecnologías y el conocimientoel proceso asimétrico de renovación de la interdependencia científico. Dentro de este panorama, el Estado guardiáninternacional que se ha denominado globalización, que de las instituciones y su legitimidad transita por un estadiose orienta por las prácticas neoliberales en las que el libre de ilegitimidad. Como bien afirma Castell, “el mundo pluralmercado y desregulado es lo que se ha de preservar. de identidades no acepta ya la idea de integración en el mundo racionalista abstracto del liberalismo económico oLa construcción de la sociedad de la información es para- del marxismo, ni tampoco en el molde de la identidad cívica”lela con el advenimiento de una sociedad internacional de (Castells, 2002b, p. 284).gobernar que involucra la entrada en escena pública deactores privados, que se caracterizan por su capacidad A pesar de las crisis que se evidencian en el tiempo, elde influir en las decisiones del Estado, que modifica el Estado es esencial para la sociedad, y con todas las crisispapel tradicionalmente atribuido a éste. La sociedad de la no se puede afirmar su desaparición como han pretendidoinformación emerge en un escenario configurado a partir de los neoliberales. En realidad, los Estados se han ido trans-una reelaboración de las tesis del liberalismo económico, formando y reaccionando en dos formas: en primer lugar, envinculada a la conformación de un contexto en el que los su organización por medio de asociaciones para la defensaintereses del mercado pasan a subyugar la actuación de los del aparato del Estado, creando o reforzando un número deEstados nacionales (Castells, 2002a; Jessop, 1999). instituciones internacionales; y en segundo lugar, las organi- zaciones regionales y locales han tomado un protagonismoAnte este influjo de la globalización “en los mercados in- al promover el respeto por las identidades autónomas. Deternacionales, a los Estados no les queda otra alternativa este modo, como afirma Castells (2002b): “Este cuerpoque redefinir sus funciones, su papel y su tamaño” (De la de redes, compuesto de interacciones que involucran loDehesa, 1998, p.28). Para afrontar los problemas derivados supranacional y lo local, abarca el nuevo Estado que, porde la globalización rampante, los Estados nacionales deben medio de negociaciones, estrategias y alianzas, compartetratar estos asuntos a través de la coordinación global de el poder” (p. 284). La modernidad siempre ha pensado enlos mismos mediante la creación de instituciones suprana- los límites de un Estado-nación, lo que ha motivado debatescionales en las que estén representados y puedan afrontar sobre asuntos como la identidad. El problema estriba jus-diversas situaciones, como los problemas derivados del tamente en que la globalización rompe las fronteras. Pero,medio ambiente, el terrorismo y las drogas. Lo anterior otro problema que emerge es el del punto de vista sobre eldebe plasmarse en que una nueva tendencia del Estado en objeto globalizado. Si la categoría nacional no es suficienteacoplarse a la globalización exige una mayor dedicación a hay que implementar un punto de vista desterritorializado. 82 Revista Ciencias Estratégicas. Vol. 19 - No. 25 (Enero-Junio 2011)
  • 10. El estado-nación en la globalización y en el reordenamiento internacionalLa globalización también implica la diseminación de nuevas una tendencia al aumento de la demanda de programastecnologías que tienen impacto sobre la economía, la políti- estatales por parte de grupos vulnerables y la reproducciónca, la sociedad y la cultura. En el plano laboral se desplaza de un nuevo nacionalismo conceptual cuyos argumentosel trabajo humano, posibilitando una producción más flexible tienen la regionalización y localización. “De esta forma surgey la creación de nuevos mercados, con lo cual algunas una nueva matriz geopolítica en la cual las organizacionesáreas sufren desindustrialización, mientras la producción transnacionales desafían los sitios locales y nacionales dese vuelve crecientemente transnacional. La tecnología crea poder e influencia” (p. 34). Además, “las fronteras nacionalestambién nuevas industrias, como la informática y mediática, cambian y el poder de dichas organizaciones se incrementa.que han llevado a algunos a celebrar un concepto como El comercio internacional, la especulación financiera y lassuperautopista global de la información, constituyendo una fuerzas culturales globales que operan fuera de los confinesola de imperialismo cultural y mediático. del Estado-nación acompañan el cambio político” (p. 34).El Estado-nación era el terreno privilegiado para llevar a cabo El poder, la autoridad y las decisiones de los gobiernosel quehacer político como proyecto que ocupó gran parte nacionales están cambiando. En este sentido, el derechode la modernidad. Incluso, esta búsqueda del ser nacional de los Estados a gobernar dentro de unos territorios delimi-se identificaba con la lucha por la autenticidad. “La nación tados, que se caracteriza por su soberanía, dista mucho deera, pues, una configuración idealizada que contrastaba desaparecer, aunque el carácter práctico de este derecho encon el subdesarrollo y las imposiciones colonialistas e su capacidad de gobernar esté de todas formas cambiandoimperialistas” (Cabrera, 2000, p. 33). Con la globalización, de perfil. Lo que sí es relevante, en esta mutación del Estado,el Estado-nación perdió el monopolio de conferir sentido a es que está surgiendo un nuevo régimen de gobierno y delas acciones colectivas, aunque no perdió toda su influen- acción que está desplazando la concepción tradicional decia, porque sigue siendo un actor importante en el orden poder del Estado como forma de poder público indivisiblemundial marcado por su influencia política, que es una y territorialmente excluyente, como la afirma Held (2000):práctica demarcada por ámbitos nacionales, donde los “La globalización, lejos de generar el fin del Estado, estásindicatos, los partidos y la sociedad civil tienen validez en estimulando toda una variedad de estrategias de mandatoeste espacio. Pero la paradoja que se plantea recae en la y gobierno y, en ciertos aspectos fundamentales, un Estadomisma concepción que ha dado origen a la globalización, más activista” (p. 5). Lo anterior se evidencia en un sinnú-en el que el pensamiento político se ha fundamentado en mero de organizaciones intergubernamentales, agenciascuestiones universales impactando cada nación, como la y regímenes internacionales que operan en el ámbito dedemocracia, la justicia, el derecho y la igualdad, contrario diferentes demarcaciones espaciales, y de institucionesal pensamiento político moderno donde los valores se cuasi-supranacionales como la Unión Europea.gestaron en un contexto nacional. En la actualidad la soberanía nacional es fuerte en regionesDerivado de lo anterior, los argumentos modernos que con estructuras políticas superpuestas y divididas, que estánsustentaban el Estado-nación han ido perdiendo vigencia lejos de haber sido socavadas por los modelos económi-en la medida que surgen otros escenarios que exigen del cos imperantes. El hecho que el Estado tenga que operarEstado una respuesta efectiva a las necesidades del mun- dentro de sistemas globales y regionales cada vez másdo global, que favorecen la tendencia de la reducción de complejos como la Organización de las Naciones Unidassu tamaño en pro del mercado; pero en la actualidad hay –ONU-, la Organización Mundial del Comercio –OMC- y la Revista Ciencias Estratégicas. Vol. 19 - No. 25 (Enero-Junio 2011) 83
  • 11. Hugo Cardona Agudelo, Porfirio Cardona RestrepoOrganización para la Cooperación y el Desarrollo Econó- la autoridad del mismo en temas de seguridad interna de sumico –OCDE-, inciden en su autonomía en aspectos tan territorio, la justicia, la educación, entre otros. Empero:esenciales que son propios del Estado, como la soberanía,pero aun así, el Estado-nación sigue concentrando poderes si el problema no es el Estado en sentido estricto, y en especialque se articulan con otros dominios de autoridad política, el Estado-nación, sí hay un problema en conjuntos de Estadosregional, internacional y transnacional. específicos. Esos Estados tienen que ver con las líneas de diferenciación entre lo que podríamos identificar como EstadosEn definitiva, ciertos problemas y medidas tendrán que se- con mayúscula y estados con minúscula. Esto es: el productoguir siendo responsabilidad de los gobiernos locales y los de la modernidad en cuanto a la creación del Estado modernoEstados nacionales, pero habrá otros que se reconocerán ha ido asociado a una serie de características básicas comocomo propios de regiones específicas, como algunos monopolización de la violencia a través de cuerpos militaresaspectos del medio ambiente, cuestiones de seguridad y policiales profesionales; control de un territorio; cobro deglobal, de salud mundial y regulación económica, que exi- impuestos y capacidad de dirección de las políticas de incor-gen nuevas instituciones para abordarlos, pero sin perder poración social; reconocimiento de los ciudadanos y de lasde vista el Estado-nación. organizaciones de la sociedad; y con esto último, capacidad de gozar de legitimidad interna, otorgada por la sociedad, yHoy se está en la cúspide de una tercera gran transición legitimidad externa, otorgada por el conjunto de los Estadosdonde la democracia podría afianzarse en ciudades, Esta- con lo que éste interactúa (Patiño, C. Ramírez, L. & Ortiz, D.dos nacionales, foros regionales y globales más amplios. (2006, p. 38).Pero lo cierto es que si se sigue manteniendo la tesis que elEstado-nación antes que desaparecer se ha transformado, Puede deducirse que los Estados con mayúscula son aque-mutado y eclipsado por fenómenos derivados de la tercer llos que han cumplido con los criterios anteriores, y que hanola, también es cierto que los debates en torno del Estado sabido afrontar los embates de la globalización. En cambio,seguirán vigentes, como lo es la discusión entre Estado contra los estados con minúscula no han podido todavía constituirsemercado; aperturismo contra proteccionismo; universalismo con los parámetros propios de lo que significa un Estadocontra restriccionismo; ideologías contra civilizaciones; fuerte, y por ello se ven afectados actualmente en el mundocapitalismo contra socialismo; capitalismo europeo contra globalizado. Esta es la realidad de zonas como las latinoame-capitalismo americano; liberalismo contra conservadurismo; ricanas y africanas donde la mayoría de los Estados-naciónneoliberalismo contra socialdemocracia; democracia liberal son débiles o están en procesos de construcción (Monadero,contra democracia vigilada; liberalismo contra comunitarismo; 2003). Lo cierto del caso es que el Estado moderno sigueorden contra desorden; modernidad contra posmodernidad siendo la institución con mayor poder, y que se está lejosy derecha contra izquierda (Pérez, 1998). reemplazarlo. Es tarea de la Filosofía política seguir buscando otros modos de ordenamiento de lo político.En este orden de ideas, es necesario precisar en la línea dela argumentación en este escrito, que los debates contem- Conclusiónporáneos que daban por sentada la inutilidad o fracaso delEstado-nación, es prudente tomarlos con calma, y aquí es El mundo contemporáneo a partir de los atentados del 11 depertinente hacer una aclaración con Peñas Esteban (2003), septiembre de 2001 a las Torres Gemelas de New York, haen el sentido de determinar la capacidad de control del experimentado cambios inusitados en todas las esferas deEstado frente a los flujos financieros en el contexto global y la sociedad. Este atentado terrorista ha cambiado sin duda 84 Revista Ciencias Estratégicas. Vol. 19 - No. 25 (Enero-Junio 2011)
  • 12. El estado-nación en la globalización y en el reordenamiento internacionalel campo de las relaciones internacionales y, por supuesto, Esto permite afirmar que el Estado no desaparece, sino quela política dentro de los Estados al poner en tela de juicio se repliega o muta adaptándose a los contextos históricos,la capacidad de seguridad que tenía la primera potencia sociales y culturales. El concepto de Estado se ha vueltomundial. Este hecho, según Derrida, supera la inmunidad elástico frente a la realidad. Ya Wittgenstein hablaba dede los Estados después de un control de las fronteras los juegos del lenguaje (Investigaciones filosóficas). Por(Borradori, 2003). Tal situación permite vislumbrar como el tanto, no es el contexto el que se ajusta al concepto, sinomodelo de Estado bienestar que se configuró después de el concepto que se ajusta al contexto, es decir, el con-la Segunda Guerra Mundial y que se erigió como máximo cepto de Estado deviene de la época y las circunstanciasexponente durante treinta años impactando los modelos concretas, en este caso, el Estado ajustado al procesode crecimiento y desarrollo de los países occidentales, de la globalización y su nueva dinámica de la legitimidad.paulatinamente ha ido dando paso a la constitución de una Así pues que el principio aristotélico hace presencia hoy,nueva manera de asumir el rol del Estado en relación con la “el hombre no se hizo para las leyes, sino las leyes parasociedad. El terrorismo ha significado pasar entonces de un el hombre”, lo cual sería lo mismo decir que “no es elEstado de bienestar a un Estado de seguridad. Así lo mani- hombre el que se hizo para el Estado, sino el Estado parafiesta Bauman (2008) haciendo alusión a LoïcWacquant en el hombre”, de ahí sus interpretaciones y adaptaciones ael que constata una redefinición del papel del Estado en el las necesidades globales.que “se retrae del ámbito económico, asevera la necesidadde reducir su función social para ampliar y reforzar su inter- El Estado es el resultado de una construcción humana,vención penal” (p. 14). El Estado social que existía y fundaba entonces, el Estado es un producto que puede politizarsesu legitimidad en los gobernantes que generaban orden y o volverse una ideología de poder. Es decir, como no es uncontrol para proteger a sus ciudadanos, ha ido perdiendo bien en sí o intrínseco, el hombre puede manipular su esen-la capacidad para defenderlos frente a la incertidumbre y cia y ofrecer nuevas lecturas de él en la medida que avanzaseguridad de sus vidas a causa del terror, la incertidumbre el tiempo y las circunstancias. El Estado per se no tiene vidaen el empleo, la competencia de mercado y la situación de propia sino que es el hombre el que acomoda su destinolos inmigrantes (Bauman, 2008). y sus intereses. Hoy se habla de un Estado que atiende al contexto globalizante, como en su momento lo hizo paraEn este contexto, y para efectos de las ideas que se han ve- responder a circunstancias concretas, como el Estadonido sosteniendo a lo largo de este artículo, se considera que absolutista, liberal, benefactor, entre otros. Si se acepta loel papel del Estado frente a la legitimidad vuelca su mirada anterior, se puede hablar de que el Estado muta en virtud dea las formas modernas en las que el poder se reconocía a las necesidades humanas globalizadas y por eso requierepartir de un Estado que, con Hobbes y los contractualistas marcos teóricos que lo sustenten para seguir manteniendoposteriores, generara orden y control para asegurar la paz conceptos tales como soberanía, legitimidad, poder, orden,y la concordia. Esa idea la tenía clara Hobbes al decir que autonomía, entre otros, atendiendo a la dinámica del nuevosin Estado fuerte la vida del hombre sería “triste, brutal y orden internacional y no del viejo esquema nacional.breve”. De esta manera, es difícil que el Estado nacióndesaparezca, porque frente a la globalización debe pensar El anterior planteamiento conecta directamente con la tesisen el cuidado de sus ciudadanos y su bienestar. Se pasa de que se planteó en la introducción y que se ha queridoun Estado-nación con fundamentos después de la Segunda demostrar en el desarrollo de este escrito. La globalizaciónGuerra Mundial en la protección de los individuos en materia resquebraja o pone en crisis el Estado-nación, sin embar-económica y social, a otro donde la función es la seguridad. go, lo que se advierte es que el Estado en momentos de Revista Ciencias Estratégicas. Vol. 19 - No. 25 (Enero-Junio 2011) 85
  • 13. Hugo Cardona Agudelo, Porfirio Cardona Restrepotransición debe ajustarse y reinterpretarse en términos de los por los nuevos lenguajes, las finanzas, los computadores,conceptos que lo constituyen. Es un escenario natural que las multinacionales, las transnacionales, donde el Estadotal situación acontezca, por eso hoy se debe ser cuidadoso debe asumir un papel protagónico en sus políticas públicasde la afirmación radical de su desaparición. Es de anotar en torno al desarrollo, pero igualmente a la protección delque no se quiere decir con ello que por fuera del Estado no patrimonio cultural.haya salvación o se esté condenado a él, sino que ha sidodesde su nacimiento en la modernidad una de las claves ¿Qué se puede decir finalmente del recorrido de este ar-interpretativas más imaginativas en el ordenamiento político tículo?. Se está asistiendo a la deconstrucción del Estadode las instituciones. En este sentido, el problema no es el moderno y quien lo deconstruye es la globalización susten-Estado como tal, sino la función que pueda cumplir en el tada en la democracia liberal y el mercado, erigiendo otrasnuevo contexto, porque el Estado evoluciona permanente- formas de poder político en el nuevo orden internacional,mente de acuerdo con el poder político que lo sustente. Si pero a su vez tendrá que sortear y mostrar la capacidad deanteriormente atendía las demandas de un orden interno, maniobra en las relaciones con formas de gobierno distintashoy día no es suficiente porque requiere además de un reco- a las democráticas y a las tradiciones no occidentales. Ennocimiento de poder y legitimidad a escala internacional. este ámbito la disyuntiva del Estado será: ¿gueto o cruzada frente a la globalización?Históricamente ha habido una conceptualización sobre loscomponentes o características propias de lo que confor- Referenciasma un Estado, y al advertir debilidad en alguno de estosconceptos se requiere potencializarlo para dar cabida a Agamben, G. (2005). State of. Exception. Chicago: Universitynuevas lógicas de comportamiento como el mercado. En of Chicago.este punto la pregunta obligada sería: ¿cuál es el papel que Aguilar, A. (1998). Soberanía nacional y unidad regional enejerce el Estado y su soberanía? ¿Realmente los organismos el contexto de la globalización. Revista de Desarrollo,internacionales que fueron creados después de la Segunda XXXII (109).Guerra Mundial están en condiciones de dar respuesta en Bauman, Z. (2008). Archipiélago de excepciones. La Naciónforma equitativa a las nuevas exigencias y demandas del - ADN – Argentina.nuevo orden internacional? Borja, J. &Castells, M. (1997). Local y global. La gestión de las ciudades en la era de la información. España:Las anteriores preguntas conducen a establecer nuevos Taurus. Borradori, G. (2003). La filosofía en una época de terror.retos y desafíos a los que las sociedades y los Estados ten- Diálogos con JurgenHabermas y Jacques Derrida.drán que hacer frente. La globalización por vía del mercado España: Taurus.y de la democracia liberal han ido universalizando ciertos Cabrera, M. (2000). Globalización y cultura: hacia unagustos que cambian las prácticas de consumo de manera identidad para el Tercer Mundo. OASIS. Observatorio deinducida a los individuos pertenecientes a un Estado. Pero análisis de los sistemas internacionales, (99).también ha motivado la aparición en escena de nuevos ac- Castell, M. (1999). La era de la información. Economíatores que, como el terrorismo, reaccionan ante el exceso de sociedad y cultura, Vol. II. México: Siglo XXI.racionalidad y universalidad que arrasa con las identidades _____. (1999). Globalización, sociedad y política en la eraparticulares de los pueblos. En consecuencia, la globali- de la información. Revista Análisis Político, (37).zación como lo afirma Agamben (2005) funciona como un _____. (2002a). La era de la información. Vol. I: La Sociedadimperio desterritorializado donde las mediaciones pasan Red. México: Distrito Federal: Siglo XXI Editores. 86 Revista Ciencias Estratégicas. Vol. 19 - No. 25 (Enero-Junio 2011)
  • 14. El estado-nación en la globalización y en el reordenamiento internacional_____. (2002b). Claves para el siglo XXI. España: Ed. Crítica.De La Dehesa, G. (1998). La globalización económica y el futuro del Estado. Claves de Razón Práctica, (87).Frediani, R. (1998). El desafío de la globalización. Contribuciones, XV (3).Held, D. (2000) ¿Hay que regular la globalización? Claves de razón práctica, (99), 4-11.Jessop, B. (1999). Crisis del Estado de bienestar. Hacia una nueva teoría del Estado y sus consecuencias sociales. Bogotá: Universidad Nacional de Colombia.Majone, G. (2002). Integración económica internacional, autonomía nacional, democracia transnacional: ¿una trinidad imposible? Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales, XLV (184).McLuhan, M. &Powers, B. (2005). La aldea global/ The global village.España: Gedisa Editorial.Morales, J. (1999). La nueva integración latinoamericana: globalización, apertura y dinamismo comercial. Estudios Internacionales, XXXII (125).Monedero, J. (ed.). (2003). Cansancio del Leviatán. Problemas políticos en la mundialización. Madrid: Trotta, 2003.Ortiz, Renato. (1998). Otro territorio. Santafé de Bogotá: TM Editores.Patiño, C. Ramírez, L. & Ortiz, D. (2006). Posguerra fría: acercamiento histórico y político. Medellín: Universidad Pontificia Bolivariana.Peñas E. (2003). Hermanos y enemigos. Liberalismo y Relaciones Internacionales. Madrid: Libro de la Catarata.Pereira, J.&Villadiedo, M. (2003). Comunicación, cultura y globalización. Bogotá: Pontificia Universidad Javeriana.Pérez, J. (1998). Globales, locales y perdidos. Claves de Razón Práctica, (85).Puyo, G. (203). Mitos y realidades de la globalización. Universidad Nacional de Colombia.Sánchez, L. (1979). Principios de la teoría política. Madrid: Editora Nacional.Stigliz, J. (2002). El malestar en la globalización. Bogotá: Tauros. Revista Ciencias Estratégicas. Vol. 19 - No. 25 (Enero-Junio 2011) 87

×