• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Frente a la Infamia - Marcos Pérez Jiménez [Con OCR*]
 

Frente a la Infamia - Marcos Pérez Jiménez [Con OCR*]

on

  • 756 views

Publicación de Cruzada Cívica Nacionalista; realizada por Ediciones Garrido, 1968.

Publicación de Cruzada Cívica Nacionalista; realizada por Ediciones Garrido, 1968.

Statistics

Views

Total Views
756
Views on SlideShare
756
Embed Views
0

Actions

Likes
1
Downloads
6
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

CC Attribution-ShareAlike LicenseCC Attribution-ShareAlike License

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Frente a la Infamia - Marcos Pérez Jiménez [Con OCR*] Frente a la Infamia - Marcos Pérez Jiménez [Con OCR*] Document Transcript

    • • • • • • • • • • • • ,r 1 1 ' • • • • F2326 P4 • (T E .RCERA.: ED ICION1
    • 1 ]!Tar cos , , ::Perez J iR•"J.ea .. ez .F ~NTE ALA INF.A :IVIIA !CUARTA EO ICION) .-uBUCACl ONi D E CRUZADA C i II C .Il, N A.C IQN ....:b.IST'A ~¡o.ft'¡.'(;;11 111 - V~;,"' UU liL.' i ¡;; r; ~ ..... -
    • CRUZADA CIV(CA NACIONALISTA JEFATURA NACIONAL EXPLICACfON AL PUBLICO O presenro lib·o ~:en tiene )r;¡:; 'inlr>• vot~nctonos del (' on;ro MarC03 P~rf'~ limrhte:: cmlD lt: CcriP Sup~emo de );,¡stici~a. Cm:w· 1ituye, por ti:mll), unu T-'crle :lr lcm mcclulo!la.s .. xpo,~kionel:. con.;ua ,¡ PX-'Presid~;nlo d!! lcr Bcpúhiica ha '>abido onfrc-nt<:rro." u la in· !u;n;a d•..: 'll!n ' .:o!anos 'r' axrr ctnjo~oor col':.f..md1do;; c-n lo to:p »~(: y la ir.:nor~lid t:c! . LtJ ouc pmto o;;la r.ci'!I"Jnidtt en 5U <!e('lcm:::o::tcr. indr~galoria, d-.n,..o <:lc;~c ur.J"-'rllo CJ.l.lt'. en :iguror.o orde·n ::•on...,,ogir:o, ho clr bi~o opqrcco; .. n ¡~r mt·r hlormioo. Sm cml:ar<Jo. : .. ~t~G agrupc:<:l.:rn ~e pro¡:lOné od:rotlo er. prcxÍmt; oportunidad. olrf'ciendo o-1 do¡; publicccicne~ rie Cocu;x On<;>r:lacién c:!oct;moria, !!» cual<!.o c~ban ligrurcu e-ni~~ lo11 toxto,.. of¡cio:e>s da co:aa cnn.odo •tenro?.r.~J::mQ y d& lodo!! ctquol lo~ compotriotq:r :1nimado:> de s.inc~m te;rvl')r r.~t. •ono:!5t:::
    • IN DI CE r.:.~PLICACIO!-f -······ .····-·· -·· . AL I't'ELICO . - - .. ·-· • " • DEDI"'ATORIA. .................. · -· -···· ... J>UOLOC0 ........ .. ' JI ... l'i 'PAI.ARRA3 AL LECTOR ....... ··-··-· ....·--··· ........ _ .. ·- PRIME'RA PA RTE INTERVE.!I=Cto~ES PA~A J~A :•IliMERA ~TERVESCIOS ('0;:-<<rr,<::T,CJO!'l - .. . .. - ···- .......... .. ··-·-·-· .. ,, . IRH.-CIO!>TALIDAD :)E LOS :'ARGO:'= l!JN "n~nRru-' o"'U' "'~V L'V • ,lfML-t>ICO ..:..& ........ .,,.,,. •• ,..... , "" ' " ' " 'IF.Gl'NDA 1::-iTEP.YF."'CTON tJ R~NGI A T.'. lfOR.4!. ...... ... ·- .... ...... _.............. .'1 .fi -- .. -~- - EN LA 'I.'U.A TClO N MP-"UMA .. .. ADMIN1~'.t'RA'l'lVr• n· _.~ . ·-.... ... ... ASi SE TRAIC'Jv"'A A LJ l'A'r Rl.A ............... .. ,,,,_... _ J,A IGl> : -f ... ...... ... . ..................____ ___ ........ ... -.... !¡-, .. "'l 1 ~~ LJMPA.RANCO ADMJNk"l k.l ':;JONr:S ---·-·- ......................... .,_...... 57 g·~
    • S E G U NDA PA RTE. INTERVE NCibNES :J"AR~ E l. ACT.Q DE IN FO itiIES INTrt.On UCC i a~· El~ w·-- ·· ··· _. .... ~········-··· · ·-·-·--·- ·_. ••••.. ~... .................................... ~. ?t UtM•••n•• o oon•~"' ••••••- •• ••••• ••~ oo•••••••••-<•• ••••• • orr•••., •~ : ,7 EXPE::DJENTE --··- .u. ou LOS TE:STJGOS ···----- -··-- ··-----u-• .... ........ ................... __ - ·····-.. ~....... 87 -- Jl'FOlll'tfE: l!E LOS FtSCALES .. ., .............................. - .. ·······-··-·····• 89 F.L J 'l:ICJO EX LA !-ll~C~.SAJU A fJ;:"JC lO~ nl. PERSI::CUCfON POLITTC4 ........ 96 !r!O IU.L u B LOS .... CUS.- DORES ............. .......... 1(17 "fU Ji'.:,'' .A. <; l,:O!>H' ARAd0N:E5 .. - ......... .. ........... ........ .............. ......... 111 FC .lC!O,:..¡E.<J Y 'TEO F..IAS T'RA.S.TúCAlJAS ........................................ ll? EL l'O DF.R Jt;DICJ.: L l' Ql;I ENE S LQ l N'fE-GltA.N ·······- ··········-··· 12~ LOS lf[ EP.C.!!. .DERF.S DE LA l~" F..· :.'-11: ..... ........... ........ Jl.:.ECECLU.OS AL SER .1• '10 Dt.L T íc..> .. ............... 12.9 .............. ............... ........ H5 L.'. ENEMISTAD DEL L-L !iJ "'i ............. t;;.iA. 1'0 B PE POLH'f1..- E X.TEJ.J LI.H. .. . ................. - .... .. M~ !JQS CD N SlDER.ir..Clt • ~ r.S f.ff'OJn ,.l, :T E i'i .. - .......... l.tl ~ 16'7 l"rr~• ;!.61 . ................ ...... , _ • • • • • • •• • • • • . • • • • • • • •• • • • · - ····-, 1 CON CLt: .5 JO~E~ --.- -· ...---..----,........,.......... ,..... ,.,,,,,... ~............ ..........·- ·_......... lfl5 n T E RC E RA PARTE 1 TER' Ei':CIO"' ES : I.:Sí'IHT.~ S Di::. li"ü COI'.IT R RR EPLJL, oL IJE::ifl'ES DEL ,'-CTO OR~ I ES FJ~C.A.L Gb;'ol EI~Al Dh LA RF..f'UHI.ICA ..... JB 11 I :.T ,RDO E:-1 J7lJ NCtON DI: Pf:WI'OSITOS. TORVOS . ........ ..... H l 8D Lli" H)It· l:i L1 S Et fT ENrr,'l. Y OB " S'fAC'llLOS ..i. LA Dt::ff.NS, .... 1:'!3. - 1 9~ -
    • D, EOICAT' ORIA
    • Ve:ó de- e..C Z3 de t!:l'1:e-'r0' de· 19'5S l1M.ta fwy , un buett .l'liDllel't·O de. vene.zolaJtM Ftit mattten.iorio .in6~ c6-e,ume J. l L en. una .t.Q.aJÚrt de: go'b.iM.'l1 a que , t-'mu.ta. iUt ~·c.üc.a , e6.tuvo engJtMde-uettáo a. llenezae..&!: . A t .Uat, -a.u.tén:ti·M.S WtZ:r:ldc4. dU Nu•.vü e Tdea.!. N'a.Uonat- , tlllé duJr.IU'Lte. la. rJa han iút.u rle. rJ e~ ta:do 1íLU.m11 ha:C..Ce.ndo !3'a.!(l. de cOJtaje, .6 ~ 6i.eio, d.(,e.a:M-p!~ l.e.alh:J.á. a: la-6 p}L{t!c.lp.lal> c..o nu.cuenc.út peJt,6 o1 ta!, decüc.c 6Jtatermalme.n- .t.~ ·e.• Ubho . u:e. • r
    • PROLO, GO •
    • • e.x·Presid enle de Ver.~e-zuela, General />'IARCOS PEREZ J!MENEZ, es un gran dictador, IIJn ma.gníf¡co dictador, y de ello somos testigos frdedJgnos - presendeles, háb iles y contesteslos hc:n1ora.bles Mogislrados de la Corte Sup1ema de Justid a ; s u secretario, doctor Enl'ique Shchez Risso: el Fts.c:t~l Genercl de la Repübli<:a, doctor Antonio José Lozada; los Represen tantes del Ministerio Pübl[r::o, doctores Antonio Jos;é Dlaz Andara y Fra ncisco FC! rn ando Vnla.smil; el Juez de Prime ra Instando en ~o !Penal del Estado Guilric:o, doctor Manuel Antonio Alvarez Amenguol, y su linda y competente secretariP, sefiorite Gladys Gomez; el doctor Erw[n Burguera, Secret11rio p rfvado del ex-Presid'ente ; el señor Basilio Lun a, u no de los excelentes func:lonarros de Miraflores cuando le Presidencia del General PEREZ JIM ENEZ; los ebogados. .defensores del General PEREZ J lMENE.Z, doctores Rafael Pérez Perdomo, Morris Sierralta y el susctJto, y una gran porción del pueblo venezola no asistente a h!!S audiem:ies del juicio s,e~ui do al General PEREZ. JIMENEZ ante la Corte Suprema de Justicia. Esto digo, porque las personas m~nr::Jonadas hemos presenciado, c~da qulen en la oportunidad respediva. cuando el General PEREZ Jl/'otENEZ clid ó dlrectemenle su dec.laraciónr indagetoria a le Sec:re~aria del Juzgado de Primera Instando en lo Penlll del Estado Gu6rico en presen~hl del Juez, de los Represententes del Ministerio Publico y de sus defensores - la jndagac;ión c:ubri6 más de .qul nlentas paginas-; cuando eJ General PEREZ J IMEI'!EZ ante la Corte Suprema de Justícia, de sus defenso res y de gra n cantidad de público, dictó MEN. Z E sus. ~legatos e n el acto de c argos¡ cuando el General PEREZ JJ dietó sus Informes en menos d.e 20 horas al taquígrafo, s eñor Luila, a legatos que luego leyó llnte la honorable Corte Suprema de J ustkla Indudablemente que ~~ - 13 -
    • y gran cantidad de· púb lko; y h e de decir, adern~s. que 1~ única persona que protestó contra le dkt:adtll'a del General PEREZ JIMENEZ. fue el Flm~l Gener~t de la República quien lo h tzo enardecido y violento golpeando lo mesita que tenia adelante. Fre-nte 11 ~estigo:s tan <;alifi;::lldos, ncdle puede poner en duda las d otes del General PEREZ JfMENEZ como grZ~ n dldador. En CUimto al contenido juridí<:o de las a legaciones propias y muy personale.s c:lel eJ<-Presidente, d ictadas directamente por él en este juicio, sus defensQres no le hall.cmos reparo:;, pues todDs ellas están reg idas por una dialéctica Irrebatible. lndud.ablemen~·e q ue el der.echo positivo penal es la razón es.c rita '1 quien tenga sentido <:omún --que es e l menos común de los sentidos-- bien puede incursionar por su~ ])redlos Silil temor, y el General PER:EZ J IMENEZ .es un hombre poseedor de g~¡m sentido común. El General PEREZ JIMEtiEZ ha dicho en sus alegaciones furidicas que él no pued e ser condenado po:r el deUto de: peculado por cuanto en el ·expediente no ~xlste demostra do hecho alguno que t ipifique el deUto de rpeculado, y es!o es eminentemente jurldico. Pero hemos de admitir que él se confesó públicamente ante lo Corte Suprema de Justi<:ill reo d el delito dé homlc:id:io: él --cuando .relataba su viaje :en el t iempo hocla el pasad:o, haciendo unos números c~belisllcos que aprendió de un brujo nombrado Einsteln- d ifo que no fueron Obando y Flores, sino él, quien dio muerte al Marísce~l de Ayacucho en la montana de Berruecos el dla 4 de junio de 1830; ahora, como é l no fue extrodlledo por ese delito de homicidio s ino por el d elito de peculado, no puede la Corte impon erle pena .a lguna poíi ~~~ muerte del ,.,arisca! de Ayacucho. Pero lo que e] Gen eral PEREZ JIME.NEZ ignora o no le importa igno ro ar, es que Jl!l.l'll su acusador el Fiscal General de la República, lO! Tratados lnler.Mcíonl!les son papel mojado, pues e l seJior Fiscal en declaraciones para la prens11 capit111lna del dla 27·1n·67, dijo que si Ua Corte Suprema de Justic.i~ "disintiera del criterio d e la acusación y en cembio emite f¡:¡ optnlón de que se trate de concusión o lucro de funclonatíó, podría darse el Cl!SO de q·ue s.e le aplicara unl'l pena que pl.ld·icro t• ner ya e cumplida y saldría e n Ubertad". Pero seguramente que la Corte Su· pr·e me de Justi<:ia, no toma r á en serlo la opin ión del señor ~iscal Gen ~rol de lll, 'República, pues, e1 il!rtículo XIV del Tratado de Extradici6n celebrado entre Venezuela y Estados Unidos de Norte Améúca, dtce textualmente: "Nad ie podrá ser juzgado por delito distinto del que motivó la exlradición"' y el artfc::ullo 8'~' del Código de Procedimiento Ovil -a•p1iceble por rem~sl6n del articulo 20 del Código de !Enjuici~· miento Criminal- dice: " En los casos de aptle~~ción del Derecho Enternaciona1 Priva.do, los Juec.es alenderiln a los tratados públicos de Velílezuela <:on la Nac1ém respec~¡va, erií cuon'to el punto ern euesti6n . . .. ", y lo propia Corte Supremo de Justicia en reciente sent!!nC:ia --<!ictada en ~el juicio incoado ante ella por ~1 doctor Tito Outlérr,ez Alfaro en el :Cual se demcmdó la nullded del T:r.atedo de Extradición <:clebr11do entre Venezuela y Estados Unidos de Amé:rlc:n; - )1¡, -
    • dijo que los Tratados Públicos era.n válidos <!Un cuando colldieran con la pro pia Constitucién de la Repúb!ka de Ven ezue~a . Si, pues, la extradid6n del General PEREZ J l MENEZ fue acordada por Estados Unidos de América para .que fuese juzg-ado en Venezuela por el delito de peculado, es indudable que la Corte SL!pretna de .Justicia, frente a los lns~itutos que he citado, no tomará en serio las afirmaciones pfrbl!c:as del seño.r F~scll l General de la Rep!Úbltca . En cuanto a los temas de carácter politice y otros de indole . o jlrtídlc:a explanados por el Genertlll PEREZ. JJMENEZ en SL! exposkión 1 en este juicio tra:scendental, yo m e inhibo: la apree:iacl6n y e l jutga· miento de esos tópicos es competeocl11 de la historia y de la opinión pública 'llene4olanas. q uie nes habrén de fallar en el caso. Yo tengo entendido que esos fueron los f ines persegufdos por e l Dictador. Pero e fl.Jer de .abogado defensor d el General MARCOS PEREZ J IMENEZ no qulero termlner este prólogo sin añadir, que lo se.ntenda definltive pró.xfma a dictarse, tiene q ue ser nec:esa ri'amente lloso- httoria, por cuanto -edemas de lo expre$ado por mi defettldido a todo io largo de' sus dfse:rtadone.s en estrados- el gigantesco edificio de papeles que forman el exped iente, flle construido sobre una base dl~;.lc-znable, como Jo es, ra llbsurda prov idencia de la Corte Federal que decretó la detención del imputedo, decisión es11 no sólo manrfest'amente Jlega'l, sino tembién ma rnífiestamen.te ll"l<:<)mpatfble con nuestro ordenl'tm~ ento jurídico, y, por tanto, su demolición s e Impone. lo culll, , segurDmente, heril la honorable Cprte e n resguardo de iíil salud públh::e. Cet.illcas, 1'1' de enero de 1968. Rafael Naranjo Ostty. ~ 15 -
    • PA. A:B RAS AL L LECTOR.
    • .A fempraM ed.tuJ 71'LC3 tm~e!i'i'o:ro11 en m. oogfi.r JTwnt'llil8 la. o"bfigaci6n d.e rupetM a. 14 fl'(lnQ1'Ul., Me h:i.citmm oom'P"ender que e~ respeto 110 sola.menee ~·tía en ltUJ ./6fmulas ~teri&rea qm caraaterlZ4n, Bino m algo ~ vroturullí~ 1tllÍ$ sólido 11 más moral, como ea no 'Pi"Btendfr e.ngq,fWff~- M(! lil(}iertm CMIIiJ>rend.M ta.~ que el ¡mga.ño se podía 'to(I'7'QJr 1J0'1' b rrum,.. tira, por la verdad a. merUa.e 11 por la um.isiOO, '!1 que1 por lo tanw.,. d.Bbía. .evitMIIe: cuidn.d<Jsammte el utiri.zar eatoo meáioll', con kls w cuales el perverso en,añ<J. ca ingenuo. Más a4elante la 1.lida me enteñó que el rmeto e 14 colectividad: ~ itlua.le8' !-uílda'fiWiltos que eZ respetp al 1'1zdittiduo, 'JI que el enga.itl) a la m~ tcz,mbién -pueih logra..,.se. me4iante los medios ya. seiio.lcd.os. Ofla-r.46 htJ.ce c®i una década el ~O(IO <tSC'endi6 al pod.e1cm r~jea de ~creta., el engatio se cmtrCfl:i:zó. co-mo fó-rmula. ele acti"Vidad pl)lítiaa. en. 1'enezt4ela:,. 'lo cual indud'<Wlemente .sig~ nifüa. u-na (l.lmencia profurula. de rupeto p<Jr .e~ individuo v pa-r la co'lecti'llit:ktd,. iTTei~peto que1 a au VlBt;, :tamlJ.ién significa tli.6'MS· pt'ecio. Dock ent~mCes se h4 escuc!w.do en el émPiito naciO>tial e6mo se Me~ anver®imes que luego son. contra4.ic. 'PO'" w.s kec'lws; w -19-
    • c6mo S'e maMja.n est®Jati~ fal8!J,81 a.comodada8 a determinados prop6rito1,· c6mo Be uponsn. <ierlas fateto..s de un prob~. mienmu 86 oculhz.n ot'f"M, pa.m w :r e~ dt omiten en 'I'MLCkou una imagen tkffYI'1TW.da det casos las párUs BUBtanti11u IU1mto, v d.s una cuestión, terciver$arub;¡ el concepto ~ sobre la mismcz. En. alguM oportun-i dad, por ejemplo, el fe/e del estad-o, con. voz atipla.M 11 enja;i:ismo de temperamentalidad an.orma~ uegur6 al país que el boliv~.Zr "!! sería tlevalu&Lo. Y a.nte$ de u~ mu el bolí-var perdta. m48 d(J un SO% de 81L valvt. J Se "-a: eam1e1tado en divenas opt;rrl:ur:nldmles asegurar que Za r e.formAI. aora.m e-n. Venezuek. Jw, sido- tod-o un. :éxito. Y lG .,.,&Jlidm:f u l!fll6 BH dtd!D reforme;. a,gr«.ria ue ha:n. :invertid:o miles de mi/Jo.n.es de ~otiv4res, ?'W representados ni pcw et wlo-T de las tie; '"118 adquiridas pera ese vropósito ni por ecl !k la.B pocas obra.B que se han 1tu1tc m esu tierras. Tampoco la reforrtUJ. lt{Jmtid. ha BignifictUÜl aumento de 14. producción y, por mi.d.61 .,.ebaia. de ÚM precios en los a.rtíctd.cB ali.men.ticios .de prim611J. -n.ecerida.d e-n. la. &ieta iül ven.ezola.no, lo qu~ -pone en evidencia lá i'fl.8'tt/icrie:ttcüt.. 11 la i1'1'a.Cionalid.M de taJ produ.,.~. Y en el aapecfO< s-ocial, tc:z..ñ importante en l~ZS 11-MiC m(lB (fü6 é(mtemplan un detKJ.n ollo inte(l'tal., dicha. reforma. no ka ltJgro.M MeJti41' MI. el campo et2. fomw. pB1'mf.Wl.e7lte 11:úcleog familiares a los cualef iM la ho.'JI{t tf.a.d.o los m,edios pa.m C01Uitituirse en una clMe m.editl rora! económi~amente fuerte1 meta plenamente ;mti{icada. po?' constituir UM barre-ra. in{rtlnqueable para la pro'W4Ja.cién del aom.Lni.mul. Un c.lto porcentaje de 74o9 fa,m,'itiM ase~tadas t en titrrM 'repa:r tidiz.s con premura · improv:iaación trrJ. f.co;'tel1, e v 1uJ. tenido que aban:do-na.r loa aBenta.miento8 pnque en ellos lo. miseria. v ino a. ser superior 4 la qrte a.ntea lo a.brutn«ba. S e ha wto tambíén, por ejemplo, c6m.o a propó.sito cte l4 t+'(tgedill (llUJ c07t8tituyó et cl.errumbe de parte áel puente "Rafcul -. U-rdanet4" pof' im.paato de un. tanquero, de&ido a. la impr81li.ri6n y al hecho de -n<> lwJ1eree crJnetruido e~ ;n.&en:te com.o la rncicma.lidad lo impon{«., ~term.f.11·tukr8 autorid.a.dta salieron<:& l:{z pale.stf'a. pare tratar <k imtif~r l-o 1nitLBtifiJ!ab'te. Y f~ ari como se vi6 al Ministro de Obras Pública.11 preae11tarae por la. t-ele:viBWn maeñan.do fotogrq.fflw ele otros pue7ites e ifl8iatieM.o pa-ra qU6 ae - 20 - .-
    • consta.ta.se que . },iehog puentes 7W tfl1!;Ía.n tf.e/en.sCLB, C0'1TW r a. WB pa:ra,.c,lwque.u de tanto_,. c.om~ta;t®ks sin ell!fWI'ZfJ. ['PUJEJen IUov qfmi(lu,.r ~o .M dstaa l<J's vehrczdos 'JJ, por No digamos pa.1"a. ws mg~ierou e:.trpeciJ;UizaJ!,oB en pi.iéitUs, Bino pa.r.a las pers.ona.s medmrw.me:nte entendida.s, el he,riJw r-e:.eulto-b.a orotesco, y.a, que la.s M/entJM M .stm aprecia.blea: de "entt'tUkr!' m la. inm~m:a: ma.yoria f}..e we· -t:q.Sos, si:n..o que ~tán dOMtituidu en términos ge:neraks por ro eigu~; a.) Voo ftterte est·ructura ~ramente a-olmria ·--<O Jid~i®ment.e inte. grado.: y aaen~da; j-ir-~ttemem..te en. un f'.otruUJ ro-coso, ea de 11W sí 1"uist·e:nte a esftuJrnos .e impac,tos producidos· por m6viks ·que se desplacen. ba}o (J sobre la sttp"ficie de hu· Q;gt/48; v b) Ob·B · táculos que im. ridoo, que el m:.6vil a que se ha hecho refBTencia ¡ puecla. im:pactM les soportes verticales· del tablero, o'bstáculoa éstos que en la, generalid.a.d de los oo..sos, .sa.lvp UM ba.ia anorm4l de las a.gr~·, -no se pueden 11er 8·e>lw.e la. sv;pe:rficie. AZ kater ezhibicián de la8 fotografías,· el m~nistro ~éf'Ó que ee'taba kabl.ando a. una cole- tividád constituida p&r Be?"&! c subn.árma.[g-8 en el orden mental, y en la; é'Uii.l tu.mpooo e·xi8Uotn especiol.istm:J en r.a materia qt'e OJnt.érita.se11. eZ tt-bilo d.e tales . • En el c:a.so del purmte l!(l1Uitruccioo ''Ra.fae~ ~ uu ~r;re~o pret;OY11/[Ynmii:W1 UrcW..netal'J rkbicW e-n cQ'1WT'eto p-re~®.o --Q ,.¡ . mta m4s f.c.. e*7-'re$iQ1l- la e-6truct!4ro. n.o e8 ni lo .uu{Wirnteu mente fuerte ni Co qu,ficia'l'l;te'1'1Um!t~ Bolido.ri« p(i,Nr r.emUr impa.cto~r ro.teral.eB. Y vor otra po.rle. conw ~ oenera..lid<td /.o -Silbe, • no está. unida. a un Jo-noo rocoso, sino. q2~ e:t solida:ri!Jl. po-r med: w de piwtes: a. un frmd,.o. poco co-TfSi.Bten:t.e. E-n este ca,so ea ·i tutispens«ble la. defensa co-nstituida. pot" obstd.c%.d.os que impi$n el impacto de~ móvil contra eum.entos .constitutivos de.Z:P1ltm..t~. . O'en.tenares de: easo.s- mti.s _ pudie11an citarse cr>mo· eiempwa:~ pero ;no u ésta l.a oprwtwnida.d. de hcueTlo, Parar mue.stra. lla6ta. un bo·cm. t Las cifras qu,e se va-n a usaT ?·m fruto · e la. re~ d & datM, Ml an.á.Zisi$ 'JJ dr; la. d.ed'l.lc.&.i6n tóoiM. Son c#-ra1r en 'la.8- cua.les- prem.ec-e ln: sinceridail, 'il ui a.:lg-ún errcr Pudiera h.abe:r l en elku, es B1'Tw el~ bueoo. fa. En, l<6 tJ'tmera.litJad. ·de las oa3os -
    • se emplearán. órdenes de mao11.itud, que ellos m~ntienen. la. atención sobre la. parte susta.11ciál de lu8 cif'tt1.8', fooil.itando ZlMl compa.1'1'ko"ÍO'MS. Por ejemplo, rlfffa. una. ímp:re.~ más clar-a. si se esta.ble.ce la. cotnpa?iQ.ciÓn tmtre cién mil v d.oBcientos mil, que 8i se com:pa.m !J9.998 con. %00.001. 'JflL En eJ., curso d6 l48 e:rpcniciotu!B hechas ante l4 CorlB SuprEtma de Jtmici4 en SoJa Pl~ Acciden:tal. traté 671. forma ttuperfit/.al, inccnnpleta,, somera o Biutétictr., UtJ.n.tos de importa.fteia. ezcepciona.l. Lo hice en esa. fo-rmo. porque las circuft.Btancia.s ltJ impoman asL En fun.ción. da la j6T'an¡ufo; de los tema-9 a los mtak-s h~ Mdiw refertmcia, qui~ 11uelva sobre ellos con ln. arn.plittul debicla en futltr'tU! publioa.ciones. El ~to de lt> e~to en. e.ste libro M v~ -~ tmwr l«ga1a.u.ura. de lo hecho parra ganar W.u,.~ littwarios; persiQue e~ pro.p6Bito de ha.cer e~ttender por f,a, -mo,yoria detlmni,la.d.4s id«t3 simples~ atm cuando pa.ra. ello se re.eurra ll l<z, Bist€m6.tica. repetición de vocablos '11 dP ;rases. .Timt€ el terto en referencia- casi el seco y puntualii!ant.e estilo CllStrense aue caracteriza a. los doct.mt~mtos 1!tw de EstaJÚI 'ltfa:yor, pretendiendo e:epOMr con el ~ ?túmeru de '/ialo.brM el rnayO?" número de idea.f. Con. w expuetJto en. eate prrJ[a...'"io creo d~jo.r al lector en la disposici6n mtm tal c'ú. sacar eaneluairmea mú útileS' de. lct. leatura de todo el conteniq6 de este Wm1, ll'ltt Jwv presento a. l.a c:on8ideraci6n del púbU-co. Caracas, 1~ de enero de 11168. EL AUTOR. -22-
    • PRIMERA PART E INTERVENCIONES PAA.A LA CONTESTAC10N DE. LOS CARGOS
    • PRIMERA INTERVENCION (4 de mayo de 1965)
    • Ciudadanos magiatracl~ Haci~ndo uso del de:recho de palabra c:¡ue me ha sic!o con· · cedido por la Presidencia de la Corte , me voy a permitir e~CPCner suscintamente algunos puntos que ruzgo de importancia dentro de este proceso; puntos que no constituyen la 1otalidad de loa que deben C'o·ntemplcrrse poro o:msLderoci6n y anólis!.s y sobre los cuales debe fundamen1orse una decisión cabal. Cuando termine la breve exposición que haré, pediré a uno de mis abogados daiensores, ooncretament~ al doctor :Rc:rlael P~rez Perdomo. qu~ lome la pc:¡lobro pc:u-a que inicie lct contestctci6n dasda el punto de vtsta estrictamente ]ur1diro, de los cargos qut. han sido formulados contra m( tanto por el Fisl"'.al Gmeml de la República- como por el rJ.SCOl an!e la Corte Suprema de Justlci.a. Si la¡ Corte me lo permite, en opotlllfiÍdod u!terlor ihart. U5<l de lo palabra para refertrmo a diferentes cspectos del pro· ceso -m6ltiples, por cierto- que ameritan ser contemplados no solament& pena fines espedficos de la defensa sino para fines did6clicos, a fin de que lo Ju.s!iciq en Venezuela vaya perfBccioncndo procedirnien·ros y vaya siendo ejemplo de superoci6n, mediante el rechazo de próctiC'CtS de;;¡erorquízantes que hacen perder prestigio, no zolamente ante la opinión nacional sino cmte la opinión mundiaL - 27 -
    • LA IBRACIONJU.IDAD DE LOS CARGOS Me eneuentro sincera y profundamente sorprendido por la oolídad de las cmgos que me hcm hecho tanto e l FlscQ]. Gene¡al de la República como el Fisco] onte lo Corte Suprema de Jus· ticia. Y no es que me enCI.u:mtre .:Jorprendido por el hecho de que s e .m~ hayq acusodo del delito de peculado, delito me-cánica:· mente i:mposlblo de sor cametide> por· quien haya eJercido la Primer·a- Magistratura de J.a BspúbUca: bajo .al imperio do la CoDBtítueí6n de 1953. Tampoco me !;Orprende el hecho de que se hcrya solicitado para m{ la pena de trece años y cuatro me~ de presidio por el delito de ~culado continuado. Lo que me sorprende de veras es que dad<:! la í.rresponsabilidad demostrada en la baja calidad jurldioo de los cargos hechos. no se me haya acusado ~e todos los d elitos contemplados en nuestro Código PenaL Y lo qu..- m6s me sorprende es que los fiscales --en acatcrmien to a imposiciones polfticaa- , dentro de iimiloo CI]Xllrenlemente l~gc~Ies, no hubiesen s:oticiiado para mí ¡e pena: móxima conlempla:da en n"Uestro C6digo Penal, o sea ta ds 20 añ.os de presidio. Y no me hubiese sorprendido en abso]uto que saltando por sobre las tranqueras Jegales, los fiscales hubiesen solicitado la pena capital o, por lo menos, la pena de ptisi6n perpetua. -29 -
    • Bien podria penso.rse que estoy e;xagerando. Peto QUlefteS hayan seg¡¡Jido con un poco de dateni:wie~1to y dedi.ca.o6n los incidencias de es1e proceso; quiones hayan lo!do los divert!OS recaudos constitutivos del expediente. pocirán darse cuenta de una sene de hecnos que ponen en evldenc1a cómo se oolta por sobre determinado!> limites establecidos por la moral y por las ley~s. paro dar cumplimiento a prop6sitoo de venganza. personal '{ de vongCIJ12Q politica. Y poso o referhme muy somer·cmaeme o deH~rminados hechos -los cuales, quims, ea oportunidad ulterior consideraré más de1enidameñlé- que evidencian irregulcr!dades que van desde el elemental absurdo arlunélico hasta el colosal absurdo ju.rtdico; y des:da la contisión de la insignificante follo; de ortogrofla hosco la comisión de graves delitos, perleetamente tipificados por nuestras ley~s y debidameilte sancaonados por ellas. Todo eUo cometido pOI quJe:nes hicieron el exp.e<l.lent~ y por quienes. formu· laro;n. COTgOS. Cuando e l entonces Procurador de ia Nación hlzo el expe diente con el prop6s1to de que se me dictara auto de detención y paro solicitar mi. exrrad1cíó n del gobierno de los Es1ados Unidos, decltrr6 Wl ogtíndos:e frmciot~es de tribunal y sin justific:octón legal de ninguno especie-- a determinadO$ personas como ¡pe~a;mw wto;rpuéi!lct:SI poro. negocios il!c1tos en mi ooso. y en formct asombrosa por cwecer do toda l6gtca, también incluyó entre esas persotlQS a mi dilut1to padre, fallecido hace cuarenta afios. Y cmte este hecho insólito -que eslá entre lo ridkulo y lo grotesco- no me queda otro camino que el de hacer hipótesis -al ma;rgen de la loy, de la ro:z6o y dE) la lógica, por supu,e51o-pcua tratar d e enconb'Or una explicación a la inclusión en rolorenqq, Hip6tti8Ís A.-EI Procurodor de la Nacaón considoró que quien los habla habia nacido oon el signo de ser Presidente de la Fiopú.blica y que en Junción del conocimiento de ese signo, de-Sde qle W! U~ UW Ü@ KITÜU =C GI~J¡,, Q!~ ~00~ Q. hat:Et~ negocio~:> ilícitos en luncl6n d el futwo cargo oficial, illegocio¡,¡ en los cuales imcrvenlo mi padre c:olllO persona interpuesta. Hipótesis B.-E! Procurador de la: Nación d escubrió que cuando yo ejercla la co-Presidencia de la: Repúblic::a y la Presidencia - 30 -
    • da La República, tu.ve negoC'IOS m&! allé de los lfmites materiales, negocios para los cuales u!:Uizclxr a mi padre cowo pers<:lna interpuesta. Tal vez consideró e[ procurador en reierenoa que yo romerciaba. illcuamente. prometiendo resurrecoones y utili2.0ndo Q mi padre como agente en es~cts dctividadea. Y ahoro me vo-r a perm~hr reiennne a erro pwno. Cuando se conleccion6 el expediente pc:,rra que eirvlera de hase a lo eolic::stud de extradío6n, lunc1onanos de lo P.rocuro:durla de Jo Nacion. tomando en cuema que rma de las CCIJ(lcterfshca:s de los ycmkl.s es la suprema 1.g:noro:nCia de todo cuanto atañe al ordeno:uuerlto Jegal de los pajses lai!noamericanos, me hicieron wputactOllt!'S por delitos cometidos conJorme a la totalidad del 1'11ulo m, Libro JI del Código Fencd. Y, con permiso de lo: Corte, 'IOY a leer el enwJcJado de algunvs de lol:i capítuio!3 de ese Titulo: Capitulo 1, Del peculado; Capítulo D, De la concusión; Capltulo lll, De la com1pci6.o. de luncionarios; ChpUulo IV, De loa abusos de autorldcrd y de Ias infracciones de los deberes de los luncionanos públicos : Capitulo V. De los abu. sos de los mímstros del culto en el ejercicio de sus luñciones, Con re::1pemo a los "abusos de lo~ ministrOS del culto an el ones", me. pregunro: ¿En qué momento he ejercicio de sus func1 ejercido yo la respt;ttable prolesi6n del sacerdocio? ¿En qué momento pude yo delinqUir en el ejerctclc de esus fw1ctooes? ¿Quíén me VlÓ y me oyó predioondo desde el púlpito algo clclic:bvo? Sinceromeklte no alccml!o a comprender qué esta:rJcm pensando los fW'Icionanos de la Procuradwia de la NaCión cuondo me h1cieron los unputaciones por delitos contempiados en tal Capitulo. Me a referir ahora al enunciado del Capitula VlH del mismo Titulo: "Oe los ultra¡es y otro:. debtos conU'O las personas investidas de cn.11ondad pública". Y me pre'i[Unto: ¿/'. quiénes de tos iunclotJanos subalternos pudo l.lltra¡at duroma al ejercicio de la PresJdenca de la República'l ¿Serta acoso al hoy Fi$cal Gtmerol de la Repúblioa, entonce~ tt<:iba)ando para la Dirección de Prunonas del Ministerio de JusUc:ior? ¿Serio aoo.so que el mencionado s&ñor consideró c:omo una oten.sa el habérsele impedido ingresar por tercero vez en la hUero de solud.antes en alguna ceremonia oficial? VO'f - 31 -
    • En cuanto al asunto "De ia qlteroci6n de sellos y .suslr:aocio· ne.s cometidas en. los depósitos ptlhlicos", mal podr(a un je:fe de estado a quien se le acusa de fuedl;!s ingr,esos ili.citos, por otros conceptos, estarse ocupando de ta les rümiedades. Pareciera como si t:!F.l este caso el personal de la Procumduría de la N'a ción que confeccionó el expediente me h@íera juzgcdo en función de :sus propias inclinaciones. En el expediente presentado por la Procurádwia d e la Nación y en los escritos que han presentado loa fiscales -ademós de revelarse s.ect.e1os militares-- pareciera querer <;Onven.ce:ree a la Cor1e de que el Ministro de !a Defensa de ese entonce.s. podJa disponer de .la adquisición de material da gue:rra en lorm.a eeancial!mente simplista, tal como decir:· "C6mpresé deierminado materia l de guerra y páguese por él tol precio". Si el Procurador de la Nación p rimero, y los fiscales después, se hubiesen asesorado para determinar cuáles eran los proced.i~ mienlos seguidos para hacer las_adqujJiciones, hubiesen sabido que se cumplla un largo proceso en el cuál interventan dife~tes orgo.Irl$ID.O$ técnicos y de mando de las Fuerzas Armadas, los cuales ten1c:m Q1.!e curnpll.r con respectO· a tcrl~s adquisiciones, del.inida misi6n. Y si los fiscxiles icm alegremente concluyeron en que el entonces Ministro de la Defensa e integiOltle de la Junta Militar de Go!biemo primero. y de la Funta de Gobierno despuás, pod!a hacer las cosas tal como .ellos las señalan, estó:n indudablemente aceplando que organismos OOJa ctetizados de las Fuerzas Armadas. -tonto téc:nic:cs c:omo de mando- fueron cómplices del Ministro de la Defepscr de ese entonces, e.."l Wl acto d oloso. Pero como tales fiscales han demostrado ser simplistas, ignorantes e irresponsables. no han completado lo que debiera ser la totalidad de su misión, como es la de lijar la parte de responsabilidad que en el he<;ho doloso que se me imputa oorresponde a tales or- g.anismos. En lo: adqu.isic:ión de diferentes üpos de materlal de guerrcr, repi1o, in1ervenlan no so!amen!e organismos de mando de las Fuerzas Armadas, sino diferenles organismos de tipo Mcnico, a los cuales corres.pondla una responsabilidad perfectamente definida~ Y dentro de un procedimiento lógico, llevado adelante por gentes - 3Z -
    • conscientes, hq dsbido detellfii.narse clwumente cuáles fueron las actuaciones de- estos orgánismos ¡:xn a definir uno. ele eslcm dos cosas: -O los. or9anism0l> fu.ercm ma:rg:inad()s por el entonces Minislro de la: Defensa el hacer las adquisicione$ de material de guerra, lo cual hasta cierto punto los exonero de responsabi.li~®; -0 dichos organismos no cumplieron a c:abalidad la misión que por ley, re glamentos y procedimientos les correspond1a:, haciándos:e corliesponscibles. con el Ministro en un acto doloso, Los fiacales, olln:).pica o pedestremente, hcm pretendido ignorar las actuacion~ de dichos organismos en las adc:t'l1isiciones a que me he estado refiriend<l. Pero hay algo más sobre el ]Xlrticular que vale La pena considercr. Si tal como lo manifiescm los fiacaJ:es" e l enton.c es !Mi· ni.slro de ia Defensa recibió dinero de parte de los vendedores del material de guQrra, con el propósito de que aumentaxanlos precios de é:ste, l6glc;omente esio constituye un delito de soborno, en el cual, indefectiblemente, dolba il!:liher un sobomruio v un sóhomaclor. arneritcmdo L dos el debido proceso y la aplicación de la 80J"Jos ci6n legr;ü correspondiente. Pero cosa ilns6Lita, aqu[ se estable.. cen todas las acciones y se piden !odas 1cs. sanciones contra el presunto sobornado, pero por ninguna parte cxpa:rece la mó.!J elemental acción ni el más feve propósito de aplicar sanl:;iones al im.prescindible sobornador. Si se jplitrsigue sincero:mente moralizar la administración púhlloo, y no cumplir exclusivamente designios de perSecución poUtica, jW'l.to con el propósito de wstigar al soborno;d.o, debe aparecer la CIC'Ci6n para castigar al SO· bomador, ya que no puede existir el uno sin el olro y ya que los dos son responsables ente la ley. En el expediente y en los escritos de cargos se establece como c6mplices del delito de peculado presuntamente cometido por mi, a personas que n o desempeñaron 00190 oficial alguno. No me explico sinceramente cómo en el orden prltotico se puede concretar la com.p licidad entre alguien que mecó- -33- •
    • niCXillllente no puede cometer el delito de peculado, como es el Presidente de la República. bajo e l imperio de la Constitución de 1953, y personas que no desempeñaban <;argo oficial. Esta es 'U!JlC de les tantos genialidades que aqu1 han expuesto los fiscales. Y crea que los entettdidos en la ma:ieria estarón asombrados ante tales genialidades ---6i ea que lo son- o deben sonreirM ante sitnplistas y desccl:Hioodas orgumenfa.ciones, q:ue no hacen otra cosa que pOner en evidencio la suprema ignorancia de los :iisca:Jes o la. ·o bnubiloci6n en función de acusar a todo !ronca JXliU satisfacer propias o ajenas ¡¡;¡;n.Sias de nngc:nza: personal y poUtica:. -:t4-
    • UN ABSURDO AlUTMETICO Ances de entror a considerar un punto que juzgo de im· portanckl, QUiero marúlestar que, a mi juicio, el más alto tribunal de lq República me~e respeto, respeto q ue debe oaracterizatse e.ntre ·qtras. cosas por no exponer ante 61, I¡Ofismas:, e rrotes y ar· gumentos peregrinos. Exponer cuestion~s i!ógicas ante ICl Corte es creer que e llo est6 constituida por personas que oareren no $Ólo de la adecuada preparaci6n profesional sino de lot suficiente preparación generaL Tonto e l Fisocl General de la Repúblioa como su obedíente .e.mpleado, el F'isocl ante la Corie Sup rema de Justicia , han expuesto aqul - sin el menor rubor- un ab$urdo aritm~tico, como si los magistrados carecieran de los más elementales conocimientos d e matemáticas. Ta l abst•.rdo es el de dcrr totales precis03 sumando cantidades impred sos, Al referirse a lo supuestamente pe<C"U!ado· pot mi, lo:s lis:cales hon señalado cantidades pr.ecisas. Se han referido ¡por una porto a Bs. 40.340.594,72 y por oira, a Bs. 79.936.802,55. Totales éstos qu$ llegan hcsta la precisión d el céntimo. Y he aqu1 c6mo co:nsliluy,e n e.stos. totales:
    • -';En julio de l95S recibi6 a 'll'aVés de Fortunato .Herrare;~~ persona declarada interpuesta, todo o parte de UD beneficio ileggl de :&. 3.€27.360." -"En )ulio de 1956 recibió a través del mencionado Forhmato· HeTTero, pen;ona declarada in1erpues1a. lodo o parte de UD beneJic:io ilegal de Bs. 3.220.210,50." - "El acusado, a través d.e la compañia "Empresas Venezokt!anas de Dngenierla y Construcciones'' (EVI.CSAl logró un beneficio frauduleuto no inferior a fa cántidad de Bs. 300.000." Con sumcmdos como lo.s señalados: y 9ilros por el 'estilo se llegó a los totales a los cuales se ha hecho r eferencia. Los adjetivos colilic:alivos endilgados a los presWlloo bene- ficios son los sustilutóS con lcr.> cuales los Uscalas tratan de com~ pensar la carencia de pruebes. Ahora bien, como para obtener to!ales precisos e:s condición Bine qua non que todos y cada uno de los sumWJ.dos sean también precisos, nos encontramos ante una de eslas dos situaciones: --0 los ~es desconocen las mós e lementales regles de gritmético, debido a lo CUC!l debedan regresar CL la escuela p rimaria para hacerse merecedores d-e continuar en el oargo; -0 los fiscales han de~cubierto una nueva teorla sobre maiemóUoos elementales que s: puede enunciar asi: "Con. ocme tidades imp recisas como ::mrocmdoa se pueden obtener totales precis03", Si lo segundo se p uede demostrar, seré· el primero en in- -- clinarme reverente ante quienes nos están dando gloria en ciendas y q uienes posiblemente sean candidc:uto.s o: ~;~.htener un Pre· mio Nobel. .-
    • ASI SE TRAICIONA A LA PATBIA Con sinc~ro dolor ciudadano me voy o .referir a: un hecho insólito que demuestra hasta quó punto la pasión pol1tioa pued~ olmantar a los personas4 haci~ndotas. incurrir en oc:to$ de.lictivos. m&s graves· que aqueE por el cual es tan acusando, y pe:rfectame·n le tipífic;:gdos y penados por nuestros leyes. Tal clrcunstcmcia es in·o dmisible aun en :naciones con lrO:· dición y organizaci6n precc:rias, pero sencillomcm1e inconcebible en una nación como la nues1ra que indudablemente tiene tradl· ci6n en todos los. 6rdenes y que se jacio cthora de .estar disl:rulando de un régimen de derecho dentro del sistema democrático. Dentro de tal sistema y por elemental 1 6gjcu, las instituciones -" C.,.,'Omo el Poder Tudicial- deben tene.r el más ol1o grado de respetabilidad, y los procedimientos paro actuar <mte ellas la más estricta sujeción a la ley. En otros palabras, no debe a:ctuarse ante el mó.s alto tribunal de 1cr República en forma tal que para ocu.sor de 1IJl: delito ·a determinada personcr, los acusadores alegremente inCUrran en un delito mayor. Entre. las instituciones básioos d~ un .estado mo~a:rno están sus Fuer2QS Armados. Pa:r<:I que eOas pued<m cumplir o o:.tbali- -37-
    • dad. lo misión que la Constitución y lea leyes les. csignan, w.u.c has de sus pWjicularidádes deb&n mantenerse en secreto, el cuali debe ser celos:;•trente gucirdado. Esto no se hace con el propósito de QUI;! los ciudodc.nos desconei.can a sus Fuerzas Arm.a das, runo para q ue Jo,a enemigos declarados o posibles de la Nación no logren determin a das informaciones que les permitan actuar e ñoazQlfln1e en caso de conflicto. Los Esiodos Mayores de Fuerzas Armadas que se precien de tales. hacen esfuerzos extraordinarios, gastan dinero y en ~nu­ chos oasos socrifícan vidCJS para obtener informaciones de cUJÓC· ter miiH= sobre seguros, probables y posibles enemigos. Como es l6gtco suponer, también se tolñan medidos de toda clase con e l definido propósito d e evitar que trasciendan o se obtengan por agent~s enemigos iniormcciones sobre osuntos vitales paro los fines d e la defensa nacional, Solamente alguien q ue sea earacterizodo agente enemigo. que posea vococlóo de traidor a la patria o que por crasa ignor:oncia no puoda establecer en qué consiste una iníormación va· ~iosa 'PCll'a el enemigo, puede propiciar la creación de situadones que o;.1..minen con la divulgación d e dotes que, en función de los fines de la defensa nacional, convenga mantener en secreto. El delito do traición o la patrio es ten abomiTlable que en algunos paises y en delenninadas circunstancias se pena con muerte infamante. Ser traidor a la patria a conciencia no tiene jllstificaci6n alguna desde el punto de vista moral, aun ~ando pudiera ~v.pllcars~ en función de oonveniencias materiales; poro ser tra idor a !a patrio por inconclencla es algo que s6!o se puede admitir en un :ser anortnol, • Yo quisiera poder explicarles oqul algo sobre lo mecónlca del tratel:miento de las informaciones, para demoslrartos c;6mo un dato -uno s6lo- puede conducir a la oblención de una inlormación váliosa. Pero no es ésta la oportunidad parcr hacerlo por corencia de tiil!'mpo y porque me estó vedado exponer los ejemplos -que en este oo.so resultan irremplazahles o los fines didácticos-- en es1as circJDSíanc:as. Nuestro C6digo Benal se rcllere concretamente a los "Delitos contra le independencia y· !a seguridad de la Ncrci6n". El Ca- -38 -
    • p1tulo I del TUu.!o l' del Libro II dic:e "P~ los.-delitos de Troicl6n a · la Patria y de otros delitos contra ~sta". Y el artkulo U 4 dice lo siguie:nte: ' 'Cua.lquiera: q.ue, .indebidamente y· con pet:iiuido de le Repilblicá., hcr.ya reve lado secretos polltfeos o mili-tares concernie:n· !es . la seguridad de Venezuela, bien sea comwrlcando o p!Jbli· a cando los, d ocumentos, datos, dibujos, plcm.os u otras jnlormaciones relativas al mal Grial, iortificadone:s u operaciones militares- bien sea , diafanizando d e otra manera su conocimiento, será castig a do con presidio de siete· a diez años". Y continúa rnás adelcmt• ~·La pena e: se aumentar-él: eón una tercero pa:rl·e sí el culpable ilenla l.o s dibu,) os, p lanos o dooeümentos o habia. adquirido el c:onocimiea lo de .~oe: socroloa por razón de su empleo. cargo :p!íhlico a• iuacio:nes". Si. se somete a cons.i d eraci6n de jür.is.l as debidamente qapacitados en la mate.ria y con s.ufidente mo:ra l profesional como para juzgar con sujeción a lo:- ley, b pres~::ntación que los fiscales c;n1l~1l "tffu' ~~~~'ü"o:& ~~ ~~~ ~,~~ ~~~~~ ~~ ~'Cl<l.. han de aoncluir dictaminando que dit;hos fiscales !b.cm revelada 5 acreloi!i mili.mes. hecho é-ste que les hace culpables del delito (t~ ,_rm6ó:n -a :o imiu. C iudadanos m i:tg:isltJ)QdQs: Lo que acabo de analízm es un asMto gr~ve, ante el cu al no puede pe1:manecer ind ilarente quien tenga conocimi':mos sobro el pa:rtiaular y po:seor siquiera un adarme de responscbilidad dudadana. Po• eso ~Q pres-ento onle ustedes CODJ eQJ'Ócte t de c;IQnuncifll f> o;r;mal, reservándome el derecho, si lo: Cortie io permite, d.e volver sobre ei OISun'to en p róxima oport~.midad. Sin ~mbcrgo, no quiero de:ior posar e_ ta oportunidad Sin s pUPtuetlizcrr que en el CO$Q de n deniUfl'í.Cict. formal q~,.te acabo de a :nacer, existe proeba plan~ dlel delno <;omelldo, :prueba d erivada d~ la~ exístencic. de ·un docliD'lenlo público. Y tengo e-n-tendido ICJmh'tén q¡ue la Corte en este eGso e sté; en el debgr de ha:cer abrir la -aveñguc;rci6n sumarial eoJ:Te·spondi-értte. -39-
    • SEGUNDA ('/ de lNTERVENCION oc~u.b:re d~ 1965)
    • Ctiud.a:da:no.s magistrcl'dos:· Comen:zctré por r&ferirme i:t o igo d.e lo cual troté en opor:tu·· nidod anl·erior, o s~c: cuondo iriterviine ¡¡:ior prime:ra ve:z onte la Corte Suprem.a de :Justicia .e n Sala Ple:na Aoc:id~ntal. De es.o· hace :ya Lmos cuantos meses, lo que indioo dorennente c6mo se va alargcmdo es.le proceso a pes.o:r del oompronüso contrcldo por e! gobierno de Vene-zuela de ocelerc:u o:l máximo .este asunto, tipice~~ mente polUico. Me voy a referir: un poco ·menos suscin.tomerlte' a . ese..aigo, ,por ·;u:zgarlo conveniente a los .íines de ini: defen!>Q, asi como ~ambién -y permltaseme la. inmodéstío- po:ra haC'er somem didáctíca, la cual nunoa· está po:t de:mós. - 43 -
    • LA IGNORANCIA EN LA TRJUCION MAXIMA Voy a volver sobre el tema del delito de Traición a 1a Patria, en el cual han inci.urido Jos lia<Xdcs. tcJ, hc:rg·o porque parece imperar en el ambiente une: profunda lgnor(lnclc:t sobre legislación eas.lrense y sobre tópicos qUe atañen a la defensa no:c:ionol, ignorcmcia ésta que reaulfa tremendODlente peligrosa cuando lo exhiben altos personaros de un régimen de gobierno. La socarrona sonrisa que muestro uno de los f:isoal.~¡~s a pr<~­ pqsito de lo que a. cnho de mcmilesto:r. pone en ev:ldencia que no e le :pr-eocupo lo que en el presene pueda signifioor kr responsabilidad por el delito en que h,., incurrido¡ pero no lo va a: exonerar - junto con su ayudante-- de tal responsabilidad pena el futuro. Estoy seguro de que cuando las actuales c:ircunstancics politicas mmbien y se restablezca plenamen te el imperio de lot ley, el sonri.ent~ fiscal do hoy va a tener que arrugar el entrecejo cuando un tribunal imparcial lo juzgue por ei grave d elito cometido en fun.ci6n de su ignoranoía. siglo el oote. humano vivia normalmetlfe una vida buc6lica. &xenta di) actividades múUq,les. que no imponlcr a su mente mayores esfuenos. Pero CI medida que Hasta hace menos de Wl - ts - . ~
    • le: humanidad aceleró su progre-so se .1 imponiendo que el homue bre se adentrara ~•m una serie de n uevas actividades. reqúerielltes de nuevos y varia dos conocimientos. I..cr ciendo:, sobre la cual se· ha iwudamerúado el rápido progreso de lo humcmidad en los últimos tiempos, no solamente se ha extendido en sus antiguos predios sino que ha abar<:Odo in exlenso otros muchos campOS y comienza: también a incursionar audazmente en dominios remotos y &Xtrcños. Deaofor1.unadamenle el cerebro humano no ha evolucionado en su estructura con lo: :rapid ez necesaria para adaptarse a la necesidad de cap tar ouevos conocimientos y de poseer nuevas habilldades . Si bien el hombre a ctual he evolucionado ligeramente en tal sentido. está muy distemia de logrctr la meta requerida. Los ~ntendidos en la materia opinan que a medida que tn:mscurra el tiempo, el ente humano irá acelerando en el camino para lograr tal meto. Poro hay que tener muy en cuenta también que con e l tiempo ir-án a pareciendo nuevos requerimientos. Es muy posible que dentro d & d os milenios el cerebro del hombre -asl como tamhién su cuerpo- se haya transformado sustancíalmente. teniendo asombrosos facultades de ecrptaci6n y d e co· mando. Et 1ngenio hllmano h a etlcontrado uno solución bo.stante inteligente a la limitación actual en la capc:cidad intelectual del hombre. Tal solución consiste en e l parcolamlento d e los 'c:a:mpos intelectuales po:rc poder profundizar debidamente en coda uno de ellos, En otras palobr<Is, ha aparecido y se ha impuesto la especialización. Conviene hacer notar que en los n ociones lideres en e l mundo la espedalizctd6n se ha impueslo de tal rnaru:na que ha llegado e: constituir c:ófacterls1ioo de ta les no ciones. Pero no solamente e:n las nacion.es lideres se juslüica y se impone la especia lización. Tambián en los paie;es .e n vios de d e sarro]lo -como se les d enomina ahora- ella se está imponiendo; Es racionalmente concebible que se. es con una mente de exr cepc16n tengan conocimie!llos generales como para coordinar actividades diversas, pero nunca podrón presci.nd lr del aaesorcmienlo del especialista cuando de deddir resp onsablemente se trole. ~46 - • ·-
    • Al referirse a asuntos militares, los tiscnles lo han. hecho con un simplismo y una inesponscb~lida~ que asombran. Y ante este h:e<:ho no queda raciond lmente sino· pensar osl: -O los fiscales consideran que ellos son suficientemente capaces como perra prescindir d e cualquie r asesoramiento por parte de espec:ial!istos: -0 no tienen fe en que en Venezuela: hoya asesores con sulkientes credenciales paro cmn plir esa función; -0 porque consideran que lc:r ma teria mititar que deben tratar no tiene la suficiente lmporlancia como para requerir os.esorCtlniento, No se puede co ncebir - ni hoy razones paro adm.itirlo<:¡ue por el hecho de te ner el Fisr:al General de la Repúblíca incluido d entro d e su d e nominación oficial el vocab to "General", se considere con Jos conocimientos castrenses correspondientes o un oJiciol de esa jera:rqula. Si esto se aceptoro, hab!'[a que pensar que nuevame nte doscendl6 el Esplritu Scm'to, esla ve z ya no para insuflar luz d ivina sino conocimientos mu y humanes -<:Omo son los conocirnienlos castr~nses- en la m .ente de un morta l. Dentro de los Fue rzas Arma das s e req11.1iete para adquirir los conocimlenlos y las credenciales que justilioan el grodo de general, d écadas de capacitación y de cabal ejercicio de activida des ca!Otrenses. Y en Jo que respectq o quien parece ser el "Don Segundo Sombra " del Fiscal Genera l de la República, el s edieenic Fis co! r.mte la Corte Suprema de iustlcla - r:argo éste que tiene tanto justifica ción como el de l:ru;pector de Baldíos en la Antárlida por par te del g obierno de Venezuelc:r- no se encuentra ni siq uiera la posib ilidad d e ese a sidero que pudie ra constituir la indusi6n de un vocablo en su denominoción o f]ciol. Lo úruco que pudiera educir -el FisooJ cnie lo: Corte es q ue por el hecho de sar bastante ttaxyor en &dad debe corresponde.rle el g rodo de mayor y recibir por end6smDsis los conocimientos de un oficial d e esa jerarquio:. Creo sinceromente q ue la falta del debido a sesoramiento de especialistas en la materia, h a conducido a los !iso:;rles. a Sll1ni- -47 -
    • nlstrar datos &obr·e caracterlsticxrs d~ rnalericrles de guerra, cuesti6n tésla que constituye Upi001 delito de Tr<Ución a la Pa:!ria. Perc¡ no solamente el delito estriba en haber suministrado ya esos dalos.. sino que al trqer al seno de la Corte p(!Ta debate público asuntos de carácter mimar, se crean las drcunsto;ndas ¡para qué se sigo divulgando mós información de ese tipo. Si los fiscales qui· sieran probar debidamente que se pag6 :más dinero del debido por los materiales adquiridos, tendrlan que presentar aqw es.fu~ dios <:Omparatlvos y definir al" máximo las ·caracl~ri.sHoas del mtr· terial. Por otra parte, la defensa para poner en evidencia que los adquisiciones íueron hechas conforme a los proeedí.mientos que la l~y y los reglamentos Lmponeñ, y que n.o se pagó por el mcrteriol otra cantidad que la debidamen!~ justüioada. tendrla: también que re ferirse a ocm:rclerfsticos precisas del mismo, en términos comparativos, que hculan del dominio público datos que constituyen sec:re~o militw. Ouiero d ejar sentado en este crue no se trata de evitarle al aet.LScrdo las moleslia:s que pudiercr signific:aT' un debate públlCQ sobre- ros adquisicion es, ·ya que este deba1e esloy seguro- sólo servirla para evidenciar cómo tales adquisiciones se hicieron con sujeción o la ley, a los reglame11tos y a los pr~­ miantos establecidos, y c6mo la Noción no pagó por las adquis!cione~J "hechas más que las. oantidodes justificadas. Este debc:rle me darla la oporhmidod de lucirme an uo campo en el a¡ol - modeslla aparle- tengo p leno d ominio. y también servirla para hacer aparecer a los liscales. como unos profundos ignorantes en la materia. Pero me precx::upa, sí, que de tal deba:te pueden seguir filtrándose cd conocimiento del público informaciones que es conveniente mantener exclusivamente etl el seno dl& los Fuerzas Armadas, ya que d ichas .Lnlormaciones 'conetltuy~n secreto miliior. cctSO Con el propó::~ilo de ilustrar Jo que acabo de manifesto:r. ma voy o permitir citar un ejemplo esqu.em6lico e hipotético. Si se tratase de dlcta:minar sobre el pracio de dos barcos de guerra aparentemenie iguales, habr1a que descender al detolle de sus oaracteristico!>. Si uno de los bcrrcos tiene une velocidad de crucero de ]5 nudos y o!ro de 25, a igualdad de de.splazami,emto total de los barcos, es de suponerse que el que tiene 25 nudos de -48 - .-
    • veloddod debe tener motora~ :m6s .poderosos, los cua· les lógicamente deben costar mós. Si a:e entrase a de!erminm las caraclerlslicas del mmo:met'IIO pr.i'ncipo;l que posee- cada uno de los barcos, es ind udab'e que a mayores colihres dentro de alcances comparables los costos serán mayor-es. Si se luese a considerar la totalidad de los aparaios de dístinta indole que deben poseer los barcos de cCJl'Octerlstioos compcrables, hobrla que d e finir la clase y el rendimiento de có:dcr uno de esos múlliples aporato!J que constituyen los equipos, p:ua asignarles el precio correspondienie. Con el esbozo que se acaba de hace~ se pone en evidencia, aun para gentes de no muy olio nive! i~cnico, la necesidad de ha.cer densos estudio$ comparotivo!> ~:n los cuales 1ienen :forzosomente que salir !as caracterislicas dl;e· todo!! oqu~llos elementos q~e sean motivo de ese estudio. Todo esto tracn:á como cense. cuencia un conocimienio preciso por parte de los interesados lueret de nuestras Fuerzas Armadas, de las corccterlsticcs de los barcos y, por lo tanto, la plena revelación de definidos secretos militares. Y esto, por un elemental sentido dE' preservación de ese secre1o, no puede ni de~ suceder. - 46 ·- . ~
    • LA. MORAL ADMINISTRATIVA Voy a: reierl;me ahora a otro punto c:¡ue considero de excep· cioncd importancia porque se refiere a la moral pública . Creo que en las naciones que se p recien de g enuinamente de moc:rá:1icas, el sistemótíco logro de esa mora! -de la cual la moral adminislrcttiva es parle esencial- d&be perseguirse sin d esc::o:nso por )Xn'te· de qulenes tienen respcnecrhilidad!es. oficiale7' No .bos1a con predicar mucho sobre moral püblica y sobre moral administrativa; no basta con p ronunciar largos y encendi· dos d iSCW'SOs sobre quienes presuntamente dañan esas morales y s.obre quienes presuntamente las defienden¡ no bo.sta con osu· mir actitudes estridentes, que tlene:n el dósico. saber démag6giC'O, en aparente defensa de iales moralidades, y no bosta autoproclarnmse en un defensor de e Uas en cada oportunidad que se presenta. Es necesario qQe la acción de los funcionarios = 6s directamente responsables de la preservación de los morales o que me he Ilcferldo, <:Ulmine en hechos ¡positivos qlJ.e impidan. lo consumación d e actos inmorales, E'n afros palabrrm, no basfa hacer alarde de que se está actuando para presenw ra moral a dministn:rliva. mientras que se suceden hechos sin cuento que ponen en eVidencia de cómo se menosprecia y se lesiona esa monil. .,
    • r Es evidente qu& en los (l]tlmos años. la moral administrativa en Venezuelo se ha deteriorodo en forma olarmonte, constituyendo esto motivo de honda preocupación para todos los b uen-os ciudadanos y motivo de satisfccci611 para quienes están interesados en & delerioro integral de Venez1..1cla. ! 1 El Fisco:! General de la Reoública ha wc:bo: "El ex-Presi• dente d e la :República, General (R) Marcos Pórez Jiménez era, durante al periodo de su mando, bien como miembro de la Junto Militar de Gobierno. desde el 25 de noviembre de 1948. o, como Mínistro de- la Defensa, o, como Pri¡,sidente de la Repúblloa, desde 1952 hasta 1958, el m6ximo funcionario de la República, el más caracterizado funcionario de la Noción; aquél a quien la Constituci6n Nacional senalaha las más dalíc:adas funcíones y atribuciones. Como Presidenle de lo República le cor:respondJ·6, de acuerdo c:on tas disposidones constitucionales ya referidas anteriorm.enle en este escrito, la odministraci6n suprema de lo hqcienda póbltar que ejerda por medio del Ministro respectivo. Administrar es --en su ac~pci6n casHoo- gob.:m ar, regir y cuidar de la hacienda nacioncrl. Ei General (Rl P6rez Jiménez ·g obernaba la fiocienda nacional porque mandaba con autoridad y, sobre ella, la regia, dirig[a y la guiaba; y, como administrador, debia cuidarla, poner diligencio, olenci6n y solidtud en el destino que .se le diera a: los bienes que la componen. Eso administraci6n de los biene~; del Eslodo, que IGJ Consti.!ución Nacional ponlo a su cmgo como má:xi.mo funcionario d e lo Nación, le obligciba a ser el más 1iel distribuidor de los finanzas póblicas, el mós exacto ~administrador, el más verdadero custodio de los tcrudaleos públi· oos, porque tenia o su alcance los reglas y circur>..s1ancía.s que ~a la ler. paro hacer de esos dineros el uso o que estaban destincdos, de ccu.erdo con esos tres grandes principios que representgn lo fidelidad administrativa de unq democrocia:: ''El dinero es d(lt pueblo, sa administra por el puablQ y debe ser para el pueblo". Esioy absolutamen1e de acuerdo con el F"tSeOl Géneral de la República en la mcrn ~lestoci6n CfUe se aogba de transcribir. la función que él sei'iolo es indudablemente la que corresponde a todo jefe de estado, llómese Marcos Pt'!rez JiménE!z o Raúl Leoni. El jefe de estado debe proc:uror en todo momento que los dineros públicos ~ lrnnsformen en el mayor número de obms de bien -52~ .-
    • c:olectl.vo y e¡ue tales c1lneros sirvan lamhil.n p::Ira la c:recci6n 'Y el buen funcionamiento de todos los servidos requeridos. por la coledividod. Esa es la suprema eulmlnoci6n meritoria de un buen régimen de gobierno. Par eso estoy obsolutamente de acuerdo, repito, con lo manifestado por el fisccl.. Pero desafortunadamente para Venezuelar tal manifestaci6t del ciudadano Fiscal General d.e la República. bo venido a ser únicamento& po.labrerla. ya que{dliU'anl• los últimoc: ocho ,aiíOB ha aido cua:ado má:a inmoralidades d• todo orden ha habido en la admlnlatrad6n púhliccr.) No es que lo digo yo, que ooy parte int~reeada an este proceso; lo dicen. 6rgar:roa de diwlgaci6n d~¡~ informadonas y de pensamiento, lo dicen agrupocíones de distinto naturalew ;¡ lo dicen personas_ de todas las ccrl&gorlc:tll. La inmoralidad a dministrativa a que se ha h10eho referencia se ha traducido en mermq de las disponibilidades ffsoales pcnq lo re<rlizcci6~ de obras de bien colectivo, Y hay algo mós asombroso o<m, .{ha sido durante el ejercicjo de las funcionEts del actual fiscal General de lcr República cuando m6.s hcm proillerodo osl<m inmoralídadas) El! eato momento se prod u.jo en ~~ seno del tn'bunal un fu~:~idente protaganiudo por el Fiscal Go~~!leruE de 111 Repflblica, quien :fU:6l'1l de- sf y t:n aetitud histérica gol~ la meso, protestando por los conceptos q)le se ncabe.ban de etni.~. El doctor Morrla Sier:raalbk uno de los abogado!l defelliiOres, inter.'ino con el propósito de hncer valer loa deN!ch oe de la derenan, manlfubndo qae correspondía al -p~o e1 derecl!o de palabra 1 que, por consiguiente, :Do ~ lt ]iodSa interrom])ir. E1 Pteairlente de rece11o p&n~ deliberar, reeonvhio a las partes al ])lo<!e&&do aeguir en la Corte dispuso un transeuttido el cunl por fguel y pennitl6 el uso de le palabra.. Cuando eorrespondi6 al general .. . • -por aulod~aignad6n­ o mejor diCho, al Fiscal General de la República hacer los eargos rxmtro mi, utiliz6 frases altamento ofensivas a mi dignidad de hombre y de funcionario. Sin e:mbar9o, res:peiuoso dé loo fueros y de la dignidad dol mó:s alto tribunal de la Rep11bl'ca, -53 -
    • no osé asumir nctílud his térica similru a la de l Fiscal Genero! de lr:t República; -no golpeé la mll!sO ·n i levanté la voz ni me pu se en disposición como para un9i 01gresi6n personal. Como yo soy un poco d óbil del ~X>raz6n, me asust~ bastante y temi la a gresión ffsico del fiscal. y estu ve e n disposición de pre sentar el espectócuio na do edifiocmte y s.1. :ridículo de correr por la sala perseguido por el agresor. Afortunad a mente !a si1ua· ci6n se calm6 por la inte rvención del Presidenle d e la Corte, y, por lo lento, no h.J.ve que asumir la actitud a la c:u.ol m e he referido. i vuelvo a l lema q ue estc{ba tratando y q ue motivó la pro· testa del fiscaL Lo que manifesté no es :!ruto de mi imag inación ni el resul· !orló d e pctsiones que yo pudierd tener; es lo· deduddo de lcrs ca si cOtid ianas inJcrmaciones que nos trae !o prenso y d e lo monilestodo por la mo yo da: de la colectividad nacional. Si a lguien ha tenido un poquito de acuciosida d pwct sumar lo que la s inlorma ciones en relo rencia d icen sob re los desfalcos d0 toda ind ele que oasi a diorio se suceden, llegará sin esfuerzo a solida rizarse con la conclusi6n que hice. Quiz;ás el llscal me baya juzgado en función de sus p ropias actuaciones y ha,yo cre'ldo -sin re1lexionor suficientemente sobTe e l prniiculo:r- r.:¡ue yo esta ba poniendo on p rétcli<XI )t;!$ mismas lócücos utilizadas p or él y que , en c:onsecuencio, yo estaba h a ciendo frases co:renies del respoldo que dan los hechos. Creo que si alguna prolesta deb-? ha b er d e par te del Fisool General de la Ropúblico. no d ebe ser exactamente contra mi sino contra oqueUos 6rgcmos de prensa que - si él lo juzga a sl- pudieran estar d ilundiend o falsedades., falsedad~s -ciertamente verdades.- q ue en este co;so vienen a lesiona r so reputación de funcionario. No soy el creador de las versiones que oqu! be expuesto; simple y llanamente las he utilizado 1om6ndolo-s de diferentes !uenles. Es indiscutiblemente le~sio nante ¡poro lo moral, que d entro del sistema democrálico p uedo enironizarse la prácttco d el otorgamiento de paten te de corso a de terminadas p ersonas_ Desafortu na damente el proceso que a mí se me sigue ha generado e sa: p ráctica, reprobable desde todo pu.tito de vista. - 54 -
    • En .r epetidas oportunidades se ha solidado d ·a la Corte y de otros organismos, que se- active el proceso que por peculado deba seg:uiiu a Manual Arisleguietct;, ex-cónsul de Venezuela iín Micmi. Este ex-funcionario tieM un volmnínoso expediente en la Comisión de Enriquecimiento Illcito, expediento en el cual hay indicios ciertos y pruebas. también de lo comisi6n de delito de peculado por parte de él y de otros empleados en el a:msula:do mencionado. tSi alguien averigua en la Comisión de Enriquecimiento Ilicito sobre el expediente de Manuel Aristeguieta, se le monilíe$10 que aún se está en periodo de averiguaciones. Y la lnstaura:ci6n dei juicio que lo: morcü administrativa :reclama, cada dfa se aleja mr!ts. ¿Por qué raz0111ef!i no se· instaura ~el juicio contra Manuel Aris1eg¡uie~o por de bto da ¡peculado com. tid.o en diversas formes en e el Consulado de Miaml? La: razón es muy sencilla: a b:avés de dicho funcionario el gobierno de YeneZ'Iela invir116 cu.antiosctS s umas con el propósito de sobornar funcionQI"Íos judiciales y otro tipo de funcionarios; pagar las polido:s e~oles encargadas de vigilarme y molestarme; pagar a los funcionarios de las policías oficiales que teman misión id~ntic:c: a la onterior; pagar a los polides que en la OO:rcel del COndado de Dade estaban encargados. de· causarme mayor suma de m.olestias, a los cuales perí6dicomente se vela desfilar por el consuktdo: pagar- a: r eporteros y a otro ~ipo de per.iodish.JS por las pub!icac;iones diversas que contro ml y contra' mis íam:ilio:res se hicieron; resp::dd ar eoon6micamanté a q uienes me quisieron entablar demandas, y pagar Ilegalmente por otras actividades, Por otro parte, Manuel Aristeguieta también sabe d e c6mo salían las cuantiosas sumas del Tesoro Nacional y quiénes eran los personajes que aqul las manejaban. .A Manuel Aristequletg no puede el actual gobierno establecerle juicio por peeulc:do, por la sencilla rozón de que si lo hac.e, en el proceso vc:r a qflorcr un cúmulo tal de inmoralidades que a pesar de lodo cuonto haga el gobierno por a1en.ua:rlo u ocuUarlo, oonslituiro un escándalo público mayúsculo. En otrCIS palabras, Manuel Arisl~ guielo tiene chantajeado el goibie:mo de Vano-zuela:. ,/ Pero de lo qu.e s1 es1oy secguro es que en un fu -- no le jano turo ' ~SS -
    • el proceso quErs lo: mor<Il odmjnJ.str<:~~ivo reclama oontrá Mcmue.l Arisle.gui,e ta, :SElTÓ: esfcrbiecido. Y. entonces. no ~iP1l aolc:m:ten!e él al que Je. ultmá ·c:onvi'cto y penado por peculado, l>lfl.O que de alú s se derivctr6n otro~ proooso·s contra P,eterm:inados lunai.oniJI'ios por delitos que si. se pueden lipiiio:tr y probm plepcmrenie y que tienen asígnados en nuestros o6dig.cm pCilnQS o:llos • funei6n de en s-u gro:vedad. r Manuel Ji.risteguieta ha sido descarladlo de- la adminis1ract6n pública porque coolqlliera que séa el cargo que de.sempefie, se considera con patente de c éi'So pp:m pecular. Y parecll que el gob1erno yc.. ;e cansó de teconoce.de esa pre-li'Togolivo: porque, oo:mo B.lcede con !os enfermos c:ootá gioso:s:, outorodticam.ente oontaminmi a .los Juncionmios que actúen a su alied.edor. Si Manuel Arisl~guíela no hubie-se sido Lan desvergom?:odo· en sus. actividades de peeuladlo-r, el gohlemo actual, ·ep re~mpensa wr sus Oc:ttuaciones duran te mi .ex1rc;¡dici,6n, lo lendr1.a en un cargo' de .mayor responsa.b il~dc;¡d y, por ende, meior remu.l)ercrdo. 1 - ' ' Cucmdo hni miembro de la lunt.a Mili~or de Gobierno, de· la )únla de Go.bíerno y Cl!;m.QO )ui Pil'esldente <:l~ la Bepúblka, 01 ninguna pe·rsona - cualqUiera q ue Juese el rq:ng o de sus luncio~ n.es- se Je ~rm itió im:puneme11ffe ~L eferclcio :de pró;c1icos delictivcrs.. Y eslá e1 caso de o:Jto:;¡, hm.;;¡<;m wios tJ:Ue fueron H evado;> o. tribunal.es para que respomUe~en por tales :prétctiocrs. Los llar.nndos "gobiernos democráticos·· ine:¡¡plicablemente lcrv.crron con o:gua~ luslro!es, a ra:!z de la cuida del gobierno· nacionalista que presid.L. a un ex-funcionmio que estaba: procesado .por cuestiones que no lenlan en abso!uto -c;arácter -polltieo y lll la definido tipili· cadón entre los delitos comunes , - 5€ -
    • ... COMPARANDO ADMJNISTRACIONES Con el permiso de los señores magistrados de .lcr Corte voy a hacer Wilo s[nlesis comparativa entre administraciones, c::uesli6n ésta que puede interesar Q le. opinión p ública, porque, como dije antes. la moral administrutiva P.c. de traducirse en hechos. St la moral ad.minisirativo ~e concre1arocr sofQIIente al enunciado dé principios, al verbalismo abundante y al hecho de proclatn6rsele sin poseerla, se estaró ciertamente en e l c::c:nnino de engañor a la oolectividod nacional. ~- Desde el 23 de enero de 1958 basta e l presente ~7 de octubre de 1965- la: o.dministraci6n ¡pública he( gastado alrededor de .SUOD milloues de hoUvares. El valor de las obras tangibles de bien colectivo represento. menos de 5Jl00 millo11es, lo cual quiere decír que· está distante de aloonzo:r el b0% de lo go!>tado. Y antes de seguir adelante, quiero referirme muy someramente a lo sucedido con algunas obras hachas por los "regímenes: democr&:tic:os". obras l!stas que según los ideólogos oficialistos deben considerarse como ejecutadas con sujeción a los mós depurados conceptos de plcrrailicaci6;n y a. Jo más r e!tic:tq corre-;ci6n e od!:'!lini.strativa . Me voy a re ferir en este caso a obras que por
    • su ubicctci6n. :son conocidas por muchos persona.s, siendo también posible la c;:onslala t'i6n de si es verdad o no lo que voy a manifestar. En el ~tro del valle de Caracas está " El Pulpo" , múltiple dislrlliuidor de lránsi to. .Eil gob ierno que presidf hobkt licitado esa obra, y ei resultado de tal licítacl6n defín.ió su costo en 47 millones de boHvares, que con las obres complementarias no hu biese sobrepasado los 52 m Ulones . de bol1vare13. Pues bien, la cientHica, tér;mjro, correcta e impol uta "adm:inistroción democrática" hizo esta obra: o un oosto de 1 OB mi.!lones de bollvmes. Asl es que "democ::rértio:mumte" se esfumaron alrededor de 56 millones de bolivare!J, que b ien hubieran podido servir para hacer otros obras de bien coleciivo. El puente sobre el Lago de Moracalbo que la ''democracia" construyó -más bajo, mó.s angoslo, suprimiéndole la vln del !errocuo il, reduciéndole la luz en el tramo principal, sin defensas y sin otros coroc!er1sticas meno~es- costó m&s de 360 millones de boUvares. Tal obro bqbicr sido licitada ya. por el régimen qua presicU, y se habla llegado a determinar con ello su costo en 290 millones d e bolivar~Js . !No sé hasta q-ué- punto y analizando estos dos. casos ~l como podrlan (IIlalizoor.se muchos más-- pod!r(a justificarse el slogon de "Asi construy-o- la democracia". Al menos que dicho slogan qUiera decir: "As1 de caro, de lento y de m al construye lct democracia" . Me permito señalar cr quienes pueda interesar, que :flaco favo:r haoe.n al sis1emg democrático calificando 1crvoroblemenle los resultados de su administración, si los hechos vienen a evi· denciar que los dineros del p ueblo Sf!l traducen en menos o bras cuando son administrados por los "dem6crcrt~". Lo gastado por el gobierno nacionalista del c:uol lormt! parte y luego presidt, desde fines de 1948 hasta. comiemos de 1958, fue menos de 25.000 millones d e bolívares. Es decir -en términos. redondos- un 50 Y. de Jo ·g astodo por 1os gobiernos "d emocrótioos". Ahora bien, el valor de 1o:s obras !a:ngibles de . bie n colectivo sobrepasó los 9.000 millones de boltvares; obras que como su roJiücativo lo indica, son 1ác:ilmente palpables, COMtata- bles y evaluables/ - 58 - •
    • De ¡paso. debo manife$tCil' que;~ tales obras se hicierop. en un arn!biente notable de paz ciudadana; sin ·cru~ e~ ho:mponi.smc de jora sentir sobre la c:o!ectividad n.acional. el pes<:> d13'.Só!$percm!e · 'de sus r::iduceiones; sin qu~ se sact'i.íicaron la ;s.egur~dad. . índividual y les posibilidc'd·e s econ6micas de lc;¡s -ve:nezolanos, y sin ho:csr que lq Na:ción ·c ontrajese deudas, .hech:o :sobre· el éual se fun¡jg:. m~nta el colonialismo &eon6mico, q¡ue a1guien p rete:tide mantener .sobre ella. Lo que gastaron los llomo:dos ''réghn·e nes. deMOC:ró.tic:os" en~e 1958 y .E9B.3· es del or~en de los 39.0001millones de bollvares. Y q¡uie·ro. lla:m.m la a:tend6n g quienes se pré-oc:upan por !es cc.fiOO sustantivaa tfUé lntiide. sobre .e l porvenir qe la. naci6n n venezolo:ña, acerca de algo que sinletizo con una int~rrogación: ¿Qué se hizo con esos 88.000 miillones de bo](vares'? La. conlesla· ci6n podrán daila mejor quienes conocen suficientemente la ma~ lerig y estén libres d.~ wsíones :¡::¡oiUiQCis q11e puedan d.eformo:r la racionalidad de su crite.rlo.. Y :paró: entrar en la co;mparación me voy g: permítir señalar !o que en términof;! g~;~nera1e~ estaba. pfe-vlslo para ~;:jeculcrrse ~n et quinquenio comprendido entr~ l998 y 1963, dr¡.~ oc;uerdo con lo~ piones eloboro:do:s por lo "dictadura" .Y Cf~cmme QSfedes, no trató ahmcr d~ haqer propaganda ol régimen del cu:cl Jonné parte y luego presídl; pretendo ·sencHlamenle sefialm cómo son de .. tnhmcladas las imputaCiones @e de d:eshoneslidad e ín.c:QPO"· cidad ~e. hacen a e:se. r~gimen. Y lo hago porgu~ sigo crey~nd.o que los hechos son !.os que cnnvencen g lo: gente inteligent·e; no la verborrea con la cual se tro:to deo oc1.dto:r la verdad. Y ha:y razoPes pora creer que la mcryorla de- !os v.e·n ezolanos tiene suficiente inteligencia. Ei presupuesto de ga10tos ordh1arios para: el quiñqu·enio señ~;Ilodo estaba · previsto en 16.500 millone.a ·d~ bollva:r• s. Un prie mer pian extraordinario, J?CCfO hacerse con recursos ·tambi~n considerados ex.trcrotd.inarios, e levaba: el .Pr·e supuesfo hasta los 2S.500 miilloñ&s de bol.EVW'éíl, y un segundo pldn extraordinario ~.:d:reman.do precOi.!clOñes- had.o llegar ta to·la:lidad de los gcmlos hasta 3:3.500 millones. de boU. ares. v Ahora bien.. ¿qué se pensabcx: hacer • con ese presupuesto m.ébrimo· de 33.500 millones de. boliva:res? - 59 ~
    • Dejar concluida la mmror parte y· ejecu tar un alto Bl?l:'Centaje de. laa roe.atc:ml.es. )QS obras eo:trlliltDPladcm en los planes que a eoillli:l!JiacicSn .s e osb.oz<m:: --Tr'esd entos Mil viviendas - tonto JJ.rbcmas co.m.o ruroles--, que :Sui:tiodos .ti. ]ClS den mil que se estab~ segllt!IO d e que la iniciativa privado hUbiese llevado a ocbo :por e-st~mulos diversos hechos desde re¡ sector olicicil. hubiesen totalizado C'Uatroci~nla!J mil vivivlendas, con lo <:u.cd se hubiese cubierto entre e] 65 y el 75.'% dei déficit de ••ivl.endo: que habr!a en Ve:nezue]a paro fines del . qumquemo. . - -Mil gruP.Os .esoolcxres pwa !leiscientos mil alumnos. con Jo cua:l se pretend~a: ~ompletar las edi!ié.Ci!=Íones necesarias p(no es!ablecer en autos rocionales a la 1o1otidod de :truestra pobladón escolar en instruc-ción primaria. - - Siete inil.k:il6metros de carretero;s,, que compl0tC:rdan '! racLonali.za:da:n nuestra red vjal en ese aspecto. :E:ín.tre c!ro:S cosas se pretendio lograr !erminor las lr<Jnodles principales; alcanzar puntos :lrC~nterñzos en donde Venezuela, por razones de especifico in~ !erés nacional, fern~a que hacerse. ¡presente, -!al como es e l ooso de la frontera con la Guayana Esequibrr y can Brasil por el Esle y por el Suroste-1 y al acercamos lo más pasible r:1 la front- ra· brae silena po,r ei Sur, pasando e l Orinoco. po~ medios discontinuas na~ia que. la inlens.idad del' tr&nsHo justi:l:icma el medio continuo. E:l primero de los lrornos mencionados es ¡pa:rle de la tronco:l centro-oriental de la Améroo del Sur, y e] segundo, parle de lo gran troncal ·central d·e la mismo porci6n del Con tinenl~ . - -. os :mil quinientos :kfl6meiroa de ~cr roed hé:sfi ca de- ferr-o<XJ· D r.riles, medl:onte los cua.les ra Capital de la Repúbllca quedarkt enlazada por el occidente con Mora:co:ibo y San Cristóbal, y por el o rie·nle y Sur-oriente con la re.gi,6n Barcelona-Puerto La Cruz y con to gro:n :zona indust:riol de lcr Cl,le¡:¡c;q del CaronL • - -Quinienlos !<-.l!ómetros del Plcm Nécionol de Aulopis,laa. --Eslo:bTec:imienlo d e lo indu.strio det acer- ¡p:::Jta producir o dos miliones de tonela das cmuales, con lo cual hubiéSemos quedo:do m te rcer lugar en lolinocm:¡Qrioa, d(;!-Spués de Brasil y Méjico. En términos generales se contemplabo hmdomen!ar tal industria cs'i: - 5()-
    • - Planto de :redl.lc:t:i6n por eleclricidad en lo! 01;0nct d e Matan:~;os. ~;on ~:apc;rc:idad para nov.ec:ientas mil toneiadas¡ -Planta sobre la orilla: cx:cldental del Lago de Mm:aco:iibo, par:a :reducir por el tradicional s ís témcr del cmb6n, eon_ copacidad ap:roximacia para seischm.las mil donetadas, y - l?ianta uhibad a en el centro ¡;le lo ~e:¡;;rúl:ilica, !pQl'Cl reducir por el. :novedoso sistei!II,Q d~ lcr. t!lilizoo-]óu del gos. con uncr ca:¡:xtcidad aproximada de quinientos: mil toneladas. --ln~ustrkr petroqu!mica para i:res mil y !antes diversos prodl)~OS; con la ub icación del grueso de las instalaciones en la ¡}On a de Motón. A tal .industria se proyedaba dc:rle une amplitud que· la hiciera la prime:ra de su tipo en Lqtinooméric. . a - -.. De.sarroJJo· planifioodl';i ele. Jos gj'm'ldes eer.rtrós urbonos. que surgi,rkm. principal~enle los de la cuenca ~el &rroni' y· eC d~ Jq zoná de Mor6n. - - Búsqueda, e;xph:;~krción, .r elinadón y mercadeo de nuestro pe1I6leo como cqmhustible, por parle del eslado ve:nezolano· o de empresas nocional~.s. - - A,c:omlidonamienlo de mós de un millón de hectáreas, con el propósito de llevar adelante una verdadera creación agrona, fo·rmcmdo en Venezuela -un¡;~ da~ tle:g:rcmjeros que significarlo por una parae, e ! establecimiento de una P.rilduc:ción, ogrQTia ro:· cionod, y pqr otra, la c;ooaci6n de una clase media rural QCOflÓmicamenté fuerte, constitutiva de u na vaíio infronq~,.~.;~crble perra lor propagac16n del comunismo. No :prelendfamoo hacer le que en deHn.it.iva ~slcí haciendo la a:cludl re ~orma a gra ria vene'lofano - tan ooc:ate91da y l<m nega tivo-, que pré lend e en ú ltima insta ncia crea:r una IE.gi6n de conuqueros, que n o cum'ple los lirie-s econ.ómioo!; de una p!oducd6n M ciO!'lCI] ni los fines sociales d e crear y osentor em >el campo en. l·ormcr p ermane.n te lo das.e rural eeonómicam.ente fuerle· que ya se ha menc¡onadó El conuco, digase lo que- g¡;¡¡ quiera. no sig~ nilico: oa a cosa que !o miserla eomp ea n !e, Las. dos obras bási=s para tal creaeian. ogrcrrto eran !. s sia guieñtes: = ijepú:so Boconó-Tucupido para regar quinienic:J$ mil heclÓ!· - 61 -
    • reos y producir electricidad sillidente para satisfacer las demcnda~ de !a :zona, y -Quinientas mi.l hectáre-as m6:s, a uno y otro lodo del eolia! que se iba o construir entre el Orinoco y el Caribe, siguiendo en ll'nSO.S -generales el curso de lo:s rios Suata y Unore. - - . condicioncmtiento turlstico de Venezllela, dentro del cual A se destacaban dos can!untos de obrc;rs: - Acondicionamiento de MargaJita con un plan de obras, entre Jos cuales vale Jo pena mencionar el arreglo del p uerto y del a eropuerto para el tráfico internacional¡ rred completo de vios de comunioaoi6n de la isla; construcción de hoteles dediferentes cotegorlos; conslrucci6n de colonia$ vacaciondles para obreros y para empleados p:lblicos; acued ucto que llevase las aguas desde tierra firme y en forma permanente; arteglo de las playas; construc<:Lón de bCII"cos Cfllé facilitosen el traslado de pasajeros de5de dHeren~es puntos de lierro iirme a la isla y que llevasen desde d iferentes sitios del Caribe turistas e la misma, y algunos olras obras de mqn.o:r jerarqula. - Acondtcionamiento turisHco de Mérida, a base de las obras siguientes: oonstrl.lcción del te leférico enlr.e Mé;;-ida y el Pico Espejo, con sus estaciones terminales e intermedias y otros instalaciones complementarios; ampliación o posible reubicación del aeropuerto; construcción de )a: oarretera en.tire Mé:ido y la Panamericana por La Azulita; mejoramiento de lo carreteara trasandína¡ oonslrucdón de hoteles de diversa categoria; construcción de colonias vocacionales para obre-ros y ¡xrro empleados públicos; arreglo de sitios, con p:-ogramas ecSp.aciales; en los alrededores de Ml!rida, y muchas obras complementorios m6:s. - -Racionalizact6n dollT onsporte colectivo en la Capital de la República y otros grandes centros urbanos. mediania la: construc ción de ferrocarriles subterráneos, autopistas elevadas, monorriel y olrC$ sistemas, y lo do·laci.ón de .los medios de transporte ré queridos, L odo juiciosamente combinado. - -ICreoc:ión de un instituto con lo más cita jerorqula univer· sitoric para la formación de los cientllicos que Venezuela estó - . - 62-
    • :t'!écesitondo con urgencia, a:si como los institutos paro la formación de los técnicos que· ~ambién ei prns está requiriendo. --R~ac;;tor atómico de grom potencia en la zona de la G ran Sabana, Ql,le nos. permi!lrla una serie de realizaciones avanzados para fines pacilicos de la uül.i.za:ci6n d el átomo y también la po· sibilidad de fabricar armas t:rl6miccrs s~undarias.. Comprendo que esto quizás nos hubiera creado el inconveniente de no baber pocüdo suscribir con facilidad cualquier convenio de desnuclearizaci6n de la Amérka Latina. - -. lanes concretos poro el deso.rrollo y perfeccionamiento P de nuestras Fue•zcs Armadas. - -'O bras para el desarmllo hidroelécirico de la cuenca del Caron!, tales como la re presa de El Guri, para lograr un gran porcentaje del potencial h id roetéctrico de dich<.T cuenca, que es d el orden de los d iez millones de kilovatios. --Establecimiento de la industria del aluminio en la c:uencéi d el Caronf, con lo cual pre1endiamos asociar <I la Guayana lnglesa a nut>stTo desarrollo económico, creando beses verdaderas para lo incorporación de este territorio a Venezuela. L-Gli en~rgfo e!éclrlca barato producida: en la cuen.ca del Caron! y los ricos yacimi~nlos de bcrnxi.ta existentes en el hoy lerrilodo de Guyana, :¡on factores que de· hctbetse considerado y conjugado a tiempo hubieron servido de :bos;e rocional a esa integraclón. - - Establecimiento en zonos de la cuenca del Caron[ de otras industrias deriva das d e la producci6n raCional y masiva de electricidad, da lcr producción d e acero y de lo producción de aluminio. Tales realizaciones. junto con los yct enumeradas anteriormente, hubieran hecho del Ca.ronf el Ruhr venezolano de Lotinoomérica. - -Obras d iversas en e~ s.¡stem(j de romunicaclón del pensamiento -sistemas telefónicos, micro-ondcs, robles eubmarinos e · instalaciorl~S divers.as -con e~ prop6sito de establecer en Venezuela el primer <:.-ntro de comunicaciones -centro de lrasmisiones en 1eng1,.loje castrense- de Latinoamérica y lug ar de tránsito for- 63 ~
    • zoso paro gran pane de los mensajes de toda L ndole entre una gran porción de eso tono y los dernós zonéis del :mundo" - -Puerlo a l Sur d el Lago, el cual enlazado a !a carretera po· namericana y d l rO:Jl'lot ~errooorrllero que poscmdo entre la C01-di· llera y el Lago COnllnicobc o Caracas con San Cristóba.l, per· rnitirla estructurar un más racional sistema d~ trans¡:.ortes perra las merco:m:;las que procedentes de Eltlropa y del Sur y Sureste de los Estcdo.s Unidos fue~n con desfino a la región andina: venezo!ana, asl como tamb1én a la región centro oriental de Colombia.. Y también como más racional sistema de transporte para las ~xPO~· 1cdones procedentes de las mismas regiones señalados. -~Diverso:~ con~abon puentes de gran magnilud, entre los cuales se los siguiªnles: - Puente sobre el Lago de MClrO'caibo - más ancho, m6s alto, con vio pcrra l.errocarríl, con más h.1.2 en el tramo sobre el cano:!, con defensas, ost como 1amblén mós sólido y, por lo tonto, menos vulnerable que el construido por la "democracío:"-: - Puenie sobre el Orinoco entre Ciudad Bollvcr y Soledad, también con v!o }Xl!O ferrocarril en función de la red básica yo mencionada, y - Puen1e sobre el Arouca, para completar lo pclrte venerolana de la " Carretercx Marginal de la Selva" -mós rociotlalmente "Carretera Morgjnol de la Cordillera" - y enlazarlo con el tramo colombiano de la ltl:ismcr vio. - -Plan de Edilicoclon~s Gubernamentales. dentro del C1.lol se desiocaban los siguier'ltes: - Nuevo Palacio de Mirolloro~. osien!o de los oficinas d e la Presidencia de la República, - Ediflcios para los Munisterio:s de la Alta Polilica, de la Producción y de los Servicios; -:El nuevo Capitolio, t::tsienio d~L Poder Legislativo¡ -E! Pclocio de la. Cor:es. asiento de los principales organis· s mos del Poder Judicial, y -Con¡unlo de edificaciones poro los inslilulos aut6nomos. - 64 -
    • - - -,Entre otras, estadio con capacidad. paro: , o.ugo personos y s recinto .eatrc:ído cfon capacidad entre llS:.OOO y 25,0GO e msla!.a ciones díveT$Cí$ para la Villa OUmpioo, en [a Capital. dé la Repúbhca, del Pkm Nacional de Editicociones· Deportivas. - -. lanes de renbicaci6n rural pcEFCl racionalizar 1a vidCJ en P el oompo y poder prestar a la poblaci6n que vive en e se .medio los servicios da toda: indole que dichas colectividades requieren. - -, ealizaciones d e majora¡niento illbano para ra:ciona:lli:ic;rr y R embellecer n uestras ciudades. -oo~ omunico;ción por el este entr'il ·!i.!l Escclón Mo:rifuno y el C de la Capital d.e. ta R~públicG, RQr de Ailwnim y la CXIrretero oomplementarla. ESCQJ6n M~iterráne.o ~1 Túnel --I.CJ1e.aci6n y desarrollo de las f:ue.r:zcr:s d!e iSegmid.od Pú· bllca, dentro de un concepio ultro:moderno de ]a organización del estado. - -IDstalaci.ones diversctS poia eE primer ob: :ervator.io astronós mico del mundo eí:i la iona tropicoL - -Ed.ifici. prirrcip:¡:l d e kr. Zoncx iReñtC!l de la Universidad Gen-. o !rol. de Veneruela:, el mds clto del m!l.l.t!.do en concreto armodo y el mós a:lto de l..ati:noaméric:a en olturc Clbsoluto. - -Emp réstiloo en obras a diferentes :¡:xilses iatinoa:mer:icanos. :P.or o1IQ ¡parle, dentro 'de los pione.s. o:rdinod o;¡ !le cont!ilmplobo la reaíizac~ón de .m.úJI:íp}es obras d~ divet:SQ md· le, especialmente o destinaQcm. o en~ancho:.r y mejorar los s-ervidos .requeridos por Ia co!ecllvid.ad nacional, tales como hosp itales y .c:en1ros de- .soludr institulos ¡paro rehabiülaeiones f!sioos; insül:l. !ltcs poro rehabi.lílaciones morale.s; institutos. d& • orienlcdón vooocional; hot.eJe.s turísticos en diferentes <:iudo:des y {j!;ro:; lugares del ~; • ed.itioociones para fe: ed1JCO<::ión :media, univ~rsilaria y espe· ciai; acueducto~ y· c:[oqc;ci$; obras. elS-p~ciales para ptote'Oei6n de la iníoncia y la c:;mcicmidod: amplio:ci.ón y rocionali:zaci6n de kr m a:rinc:J merocmte y de la aviación oomercial; ensanche y cunslrucci6n deo puertos y aeropuertos; eomplelarnienlo dé las in'stq lo:ciones para :moot,~nimiento, :repa:raci6.n r consilrucción de barcos¡ ensanche y -55-
    • mejoro de instalaciones para mantenimien to y reJXUaci6n de aeronaves; mejora y con.strucci6n. de instalaciones carcelarias; obras poro la protección de las comunidades i:ndlgenas; camino:5 vecina~ les; estobleci.m.iento de sistemas racionales para: la elimtnación d e des~rdicios; embalses y aislemos. de riego; limpieo:a y regulcrlzad6n de cursos d e a gua; protocci6n de zonas contra inundaciones; edific:ociones racionales JXlla nuestra! representaciones cfi. plomáticos Gn el exterior; construcción d& refugios cmtiat6micos en las principales ciudades del pcrls, y otros cuantos conjuntos de obras de beneficio colectivo. Ad~mós., dentro de la acción gubemamen!a1 esiaba contemplado lo siguiente: l 9 Reorgcmi%Cid.6n da las mslitiuciones bós:!.cas y da o !iros organismos, pc;110 adecuarlos a los requerimientos d e un estado moderno y proyectarlos hacia e l futwo con :mirm al L ogro de grcmdes objetivos nacionales definidos con precisión. Por e jem. plo, reorganización del Congreso Nacional, con el propósito de convertirlo en un equipo armonizado de cienillicos y de técnicos oopaz de elaborar las leyes ad~adas a fines nacionales evo- lucionados. 2• Constitución de una colectividad con una cultura lXt!Jiea da alto nivel y éonaciente de los objetivos ,a oonc;ruistar para la, gtw1de1:a de VeneZ"Uela.. 3' AcCionas diversas con nriJas cllogro de una definida recuperaci6n territorial. 49 Descmollo de una polltioct intema clonal dinámica destinada a obtener. a } Reorgani.zaci6n y nueve orientación doctrinarla de los organismos internacionales, pera libel'arlos de tu telajes funestos y bocados ciertamente efecli'VOSl en la. conquista de objetivOS he· neli.ciosos c::rl conjunto de ]os naciones a las cuales rapre;s.entan. b) Jsociaci6n de Ven&ZUela en aquellas empresas destinados o producir para si y para loe otroa asociados, determinados blillleficios. -66=
    • e) Arcci6n pare: log'l"Ciit los propios objeüv.o:s de re.ivindiooción y engrandecimiento nacionc:rles. Queda ahora a fos venezo!onQs consci·entes la tarea de· es- láblec~gr com~aciones y sacar. conclusiones acerca de lQ que· hubiero: hecho la 'dictadura" y lo q u e hizo la "democrac:io:" entre 1958 y 1963; la primem invirtiendo :33.500 :millones de bollvr::aes y la segunck:¡ gastando 39..000 millones de bonvares.. ~ 67 - •
    • SEGUNDA PAR T E INT ERVENCIONES PARA DE JNFORMES EL ACTO
    • I:NTRODUCCION
    • Ciudádanos ma:giatrados: Antes d e entrar en la materia esp.ecUicct del juicio, considero necesorio expo®r algo que juzgo de iilterés. Esio lo bogo en oros de que dentro del más alto lri.búnol de la República puedan dosarrollarse estas audiencias con todo el comedimiento que lcr jerorqui.a del tribWlal amerita y que la ncrturaleza del acto recl.a ma.. Los defensores y yo hemos observado una actitud prudente dur<m1e las exposiciones hechas por los fisca!es y jamás pretendimos en. ningún :momento interrumpir las exposiciones d e estos funcionemos. Tampoco en ningún momento ha hctbido de nuestro; parle m palabras Di actitu des que deterioren en lo más m1nimo el resp4:to debido a este tribunal. También es necesario hacer no!Cil" que de parlo de tas personcrs q!IIZ'> han asistido al oC'to como espectadores y que son de la corriente de simpatizantes hacio mi pe-rsona y hc;u;ia: mis ideas, no $$ ha iniciado ninguna: acción irrespetuosa dentro• de este recinto . DGsofortunadamente, por parte de quienes nos adversan en el orden politic:o. lanio lunci.o narios c:omo no funcionarios, la ccUtud no ha sido la misma. Cuando me presenté cor primera -73-
    • vez en esla sala hubo un incidente que,, mó:s que lesivo para mi :persono, fue demostrativo do :irrespeto para con ·el tribunal. Me refiero c:d incidente protagonizado por una dama periodista. qllien haciendo uso de los micrófonos que en ese tllomento utilizaban sw. colega:S que trasmitian el acto, w desató en frases ofensiVOB pa:KI la dignidad de mi progenilorct uti!:lmndo vocablos soeces. Lo lamentable de este caso es que el tribunal no tomó las medidas adecuadas p:11a hacerse rcspetm , y la dcm:la en cu.e:rtí6n no recibió ni siquiera una amonestación, Es mós, pocos dlas después fue ga]Q;"gonada ceo. un premio peri·o disüco, como Si. el acto reQlizado por ella y al cuol tne he N01orido. hubiera serVido como credencial cimero para la obtención del galardón. También es necesario re-c:orda:r en esta oportunidad qlle cuando en uno exposición mo referl al hecho úlei to -comprobado basta la saciedad- de que hct sido durante el ejercicio do funciones del actual fiscal Generol de la República cucmdo más delitos se han cometido contra la cosa pública, és1e reaccionó en forma incontroloda, go!peando la mesa y levantando· la voz, oolllo t:d no se encontrara en un tril:;lunal sino en una gallera. Tal reacción qQ tenia ju:stific:acl6n, puesto que se es1aba diciendo la verdad, ratilicada por declaraciones dol Conlralor General de la República·, del Presidente de la Comisión contra el Enriquecimiento l!!cito, por monifestaciones de otros funcionarios y por opiniones d e diversos 6rgonos de prensa, radio y televisión. Ademós, el lenguaje que quien les babia estaba u tilizando en esos momentos ero ínobjetcble d esde el punto de vista de la corrección, Lo reaaci6n d escomedida del F"rscal Genercl do la República no recibió castigo adecUado. Uno. advertencia del presidente de este tribunal nos fue hecha a los dos -al físool y · a mi- en igualdad de términos, como ~.i yo hubiese también incurrido e.n folla similar a la: cometida por lil. El objeto de esta exposición previa es solicitar de este tribunal que se me den las mismas garantlas de no interrupción de que hrm disfrutado las fiscales, ya qUe esto es bósicaménte justo. Por otra parte, quiero sinceramente evitot qil.le &e produzcan circunstancias que puedan obligcume a reaccionar dcbidmnenlo onte una actitud del fisoal, reacción ésta que pudiera resultc;r ir:re!!petuosa para con el lribunal. -14 -
    • • 1 Pido disculpes porque en el curso de esta exposid6n no voy a u1iliza:r un lenguaje estrictamente correcto desde el punto deo vista jurldieio. ·Pero como ustedes lo sciben. no soy es.ped .a:lisfcr en estct mtrtericn. Por otro: por1c, qui~;~ro que las ideas que oquj voy a .exponer puedan ser entendido;s por la generalidad de- las. personas que me esc:uchen o que )eQD. ia versión escrita de esta in1erve.nción. Hecha la e.xposici6n previa, voy a entrar en la materia especlfic:o del juicio. -?& -
    • EL EXP ED I E N TE A pe50f de no tener los _ conocimientos de un profesional del Derecho -yr:~ que no lo soy- conozco en detalle y debidamente el expediente que ha: servido da base al proceso que $e me si9Ue. Es un )argo ex:pediente-, cuya: lectura ha sido rehuida a veces. en su totalidad por jueces, tanto en Jos Estados Unidos como en Vene¡;uela:, debido a lo voluminoso d e él y, en consecuencia~ al tmbcjo excepcional C[úe .significa revisar lodos los documentos que- contiene. Yo, que he dispuesto de tiempo pura hacerlo y que está dentro de mi intet~ tal conocimiento, si lo he leldó detenidamente, h~ciendo el ant!ili:sia requerido después cte la l&etura y saoando lcrmbián JOB conclusiones pe:rtinentes. Pero no :soy yo quien estó: en el deber de conocer y analizar e l expediente; sino que es obligación de quienes juzgan reoliomr este trabajo de lecturo, cmáüs:is y conclusiones. Mal podr{a Jh juez que no conooe a c:abalidcrd el conterudo completo de úñ eXpediente y que menos se ha tomado el trobajo de analizarlo y secar conclusiones, dlc1ar un fallo coruK:iente sobre la. materia contenida en éL Desqfortunadoonente, el ex~77-
    • pediente que sirve de base a mí proaeso no ha sido debida~ men le conocido ¡por funcionarios responsables dei dictar faUos. Cc:tb& aqul recOrd(lT el coso del juez Whilehur5t. qulen habiendo sido designado poro encorgcrse del 00$0, no se tom6 el tiempo requerido para tan siquiera leer el expediente . Calcu· lamas los defensores en Estados Unidos y yo que pa10 que este juez pudiera leerse todos los recaudos requerlo por lo menos de nueve meses a un año, si destinaba unas cx:ho horos diarias a este trabcrjo. Y cuál n o sería nuestra sorpresa cuando el juez antes de los tres meses es1abo 'ya en audiencias. El l'esultado no p odio ser otro que el irregular que :;e present6: el juez dictó senlt!nda reconociendo que no hahicx leido el expediente y mcmifestondo que se h.a.b[a dejado Uevar por los argumentos Qúe habla oldo de lc:rs partes. Y cosa ins6li1a, el )uc2 podecla de sordera, lo cual significaba que tCDllpOCO habla aldo tales argumeplos_ La verdad es que el jue2 decidi6 copiando textualmente el proyecto presentado, por los r-ll!pre:sen tantes del Departamento de E!Jtcdo, procuradores en el Estado de Floridcr. Relato todo ésto poro poner en evidencia d& cómo me Pf>T· judicó el desconocimiento del exped.íente por parle de un jUCJZSupongo que los jue~o integranteS de e.ste tribtmc:ll ~on distintos al juez. Whitehu.rst y que a estas alturos ya oonocen o conciencia e l expediente que sirve de heme al proceso_ Si tienen 'tal conocimiento se ha'brón dado cuenta de que a lo largo de l!l no se señala por los acusodoJ'IE!s ni un so lo U pico delito de peculado comotido por mt. Se dice de delitos -<fe los cuales no se presentan pruebos- que son muy distintos cl que nuestro Código Penal tipifica oomo delito de peculado. Reiter-o que es_ un deber ineludible de los jueces conocer a conciencia los expedientes que sirven de base a los procesos, y creo sinceramente que los jueces in·t egranles de este tribunal hcm cumplido con este deber. Sí esto no es asl y hoy jueces QU.f.'! ignoran e l contenído d el expe<iíente, esto me a larmaría de veras, · pues sé que tales )ueces -cl iguál q ue el juez Whitehurst~ tendrán que plega:rse en un ;momento determino do al proyecto de decisión que les sea p resentado por otro magistrado o por otra persona . Considero que es indispensable señalar, aun cuando s ea - ·- 78 -
    • brevemente, porq ué y c:6mo so gestó el expediente que sirve de base al proceso. A1 asumir los fypcjones de Pr~sklent& de la República el bachiller BetOJ'Icourt Bello, de inmedkrto movió al Proc:urador de la Nación con el prop6sito de que llevCil"CC adelantB la confección de un expediente pare. cibrir.me julcio. logrO!!' crue se me dictara cru.to de detend6n y sollcilm mi exlrctdición. El t:lroCQfc;rdor de Ia Nación, paro ese erllonces el doctor Fiuggieri Parra. después de un estudio pxeliminar del caso· concluyó de que era muy difícil lograr con Jos elementos de que se d.ispon1a que se pudiera dlctar eruto de detención y, mucho menos, lograr la ex1radici6n. Como todos Jos ihd ividuos er.:cepcionaJrnente temperamentales a cauro de uno desviación biológ ica, el entonces Presidente de la Rapública montó en có!era, y fuera de si y utitizondo p<:~tabras eslridcntcs y des!empladas, le dijo al procurador que por sobre iodo debla hacer ial e.xped lenle. porque él ~1 presidente- estaba seguro de que iagraría aqui el eruto de d~tenci6n. y oUá en Jos Estados Unidos, mi extmdici6n, aun cuondo Juera necesario para lodo ello .remover el c:i.elo y la tierra y hacer concesiones, Ah1e la oc1i1ud aníerior, el prócl.l.rodor no tuvo otro camino que cbocarse o la confección do] expediente y arbitrar seudo pruebes, procediendo o rajatablas r reolizando actos contrmios a la ley y a Los procedimientos que la ley establece. Y fue así como se vio al Procurador de la Naci6n constituyéndose en juez para dktaminar quiénes eran personas interpuestas, orrogóndose funciones que corresponden espedficamente a tribunales ordinarios. Por otro parte, lo:s ac1as de los inle.rrogotorios de los jes1igos han demostrodo cómo Sé lograron los testimonios que han sido [ncorporados al expediente, !os cuales -dicho sea de paso- no tienen ningún valor probatorio. En recintos pertl!inecientes o cuerpos policiales y utilizo::1do proced!mier:tos de g-radación elevada en !a escala de los inferrogatorios policiales, se obluvieron tales 1es1illlonios, los .::ucles poro lribuncles j;mpcrr· ci.ales y con un conocimicnUo r.eqular de su.s funcione:; legc.iles, 11'10 ttíencn v· lidez. a He de hoc:er notm también que en la confección de tal expediente intervino un jurista europeo en calidad de aseso r, -79-
    • quien introdujo en la corúección del mismo procedí.mientos distintos a los lega les en nuestro medio. Se buscó con ese asesoramiento ·hacer algo que pudie·ra. tener validez ya no ante nuestros trihuntcles, a lM cuales se les supone conocimiento del procedimiento legal usual, sino para que pudiera tener algunos matices de legitimidad ante los tribunales yankis ,- cuyos prooed.imienios son distintos a lóS de nuestros tribunales. El asesoramiento de prOfesionales exb:anjeros en: un asunto lan especificomeñte venezolano como lo es un juicio contra un e-x-presidente de nuestro pais, pone en 'e videnda algo c:¡ue resulta lesivo a La dígnidad de nuestros juristos, si es que se le in1erpreta· en de-terminado sentido; o altamente dignificante, si es que se le intérpre-la en otr-o. Lo primero serSa en el caso de que hubiesen d emostrado inoopqcidad poro llev·a r adelQ[I"'.te una. labor dentro d$ actividades estrída:menle legoles; !o segupdo serlo en el ooso de que el procurador no hubiese encontrado aqui profesionales tan dt'ictiles e inmorales como :p;r1 c: confeccionar un expediente el margen de la !ey. El Procurodor de la Nación tuvo que asumir poderes ·e specicles par'a llevQl' adelante le: confecci6n del expe0iente, ya ·q ue, p;q-q comenzar, se salió de lo ¡pautado en el dect~eto e jecuti.v o que lo autorizoha para tomar posesión de los bienes atribuidO$ a mi, a. familiores mios y a personas dedmadcm interpuestas; pero que no lo facultaba paro sustituir a nos tribunc:les en su funci6n de det~rmi:nar quiénes eran estas personas interpueS-tos. En este caso ~~ procu_rador adu6 como Poder Supremo de lo Repúblioa, yO: qt1.e hizo más de lo que el decreto ejecutivo !e autorizaba. Entre las actuacione:s del Procurador de la: NOción me asombró sobremanera: el heclto de que hubiera incluido a mi padre como persona interpuesta. Mi padre murió hace más de cuar.e nta años, y, como es notur<Il, no hallabo la rca6n valedera para q ue se hubiese tomado· t ol medida. Después de mucho, cavilar, resolví estudiar este a.sutlto dándole una ~ clentffica.. Y permllanme, señores magistrados, hacer aqui una disquisición que podr{a prnMer i.nj!Jslificoda, pero qua no lo e.s - eo -
    • porque viene a concluir ::~entando un cmerto explicable sobre e1 osu:nlo de la indusi.6n d e m t p<~dre como p ersona interpuesta. Es ibien sabido qu:e cm las últimos décadas et hombre ha logrado crear medios pOTa sobrepasar !o velocidad del sonfdo en la atmósfera terrestre -y consecuencio1mente tambi~n. ~;on mucho mayor facllidad, fuero de ella-, 'EYisten aviones que miden su velccidad on machs, o sea fomcmd o como unidad de medido la velocidad del sonido, mil ocnenia lcil6merros por hora 09rorimadamente. Fuero de lo atmósfera los cohetes no solamente han aloanzado la velocidad necesaria I'Xl!'1l orbitar - veintisiete mi! novecientos sesenta y cinco kllómetr-os por hora-. :sino la necesario poro liberarse de la grcnedad terrestre y alcanzw !a luna o sea (27.965 + 11.424) trein!a y nueve- mi! tresc:ienlos och~n la y nueve kilómetros por hora. Entre la velocidad del sonido -ycr superada- y la velocidad d e la luz -mii ochenta millones de kilómetros por hora-, según al crlterio de los cienllficos no existan barreros ínsuperabl~s . El alcanzar coda dia mayores velocida des entre dm> l!mites depende de la oalidcrd de los metales y de la potencio del combustible a empleor en los noves espaciales, y de olros p roblemas dependientes bósioamemc de los dos señalados_ Por otra parte, maniiieston los dentilicos que perra el hombre que viaje a V locidades pr6ximos o lcr !uz, el concepto del tiempo ·e .aa modificará susto:ncia1meme haciend~;~ que é sle su:lro una ~spocie de parolización. Los denllficos grofiron es!a idea con un c:jomplo que me voy ·O: permitir transcribir: la galaxia de Andrómeda: dista do lo: tierra aproximadamente dos millones de años luz. En un viaje! en que el ostronouta se desp!acc a velocidad es lumínicas hacia cstcr galaxia, cnvejecer6 durante el recol'l'ido de ida aproximadamente unos vcmtiocho años, y otros tontos duranle el viaje de regreso. lo que hado un zoial de cincuenfa y seis años_ Pero cuando esl-e a:s1ronaula regresose a la tierTa encontrcrrla que en 6sta hcrn lronscu:rrido cualro millones: de oiios. Esto que acabo de sefialw no es mito. liene un profundo basamenlo ctentUlco, cuyo conodmtenlo· no ost6 ol olca:nce de ioda persono. Quienes han profundizado m6s los e-siudlios sobr& el por1iculor, mo::mifieslan qu~ roto la barrero: de lr:~ v~locidad de ia luz, el ser humc:mo que viaje a volocidad superlumínica se encontrará con - 81 - . •
    • fenómenos de n.~luraleza y magrutud insospechadas, como el poder retroceder o avanzar en el tiempo. Ya en esta posibilidad se basan algunas historletos de cienpia Jicd6n. Como la Procurodur1a de la Nación señal6 a m1 padre como persona in1erpuesta y como algunos juec-es de 1~ Corte djjeron que ésto no !enia hnportancia -lo cual quiere decir que el hecho es posible-. he l!e,gado a la conclusión de que mi padre viajó en el tiempo bocio eJ fu turo paro venir a constituirse en mi testaferro en operaciories ilícitas durante el tiempo que esiuve al [rente de altas respon.sabilidadas oficiales. Me llena de admiroci6n, si, que los c:ienUficos de la Procú· raduría de la Naci6n hubiesen logrado determinor ·este hecho. Elló tecdmente debe eno:rguUecemos a todos Jos ventno· lti:nos por~ue se evidencio hasta qué punto la ciencia habio avanzado en ol seho da eso repartición oficial y con qu/3 modesta d1screci6n se habla mantenido en secrelo tal avance. Me preocupa que. as1 como los cienlllicos de la procurcdurla de la Nación determínmon el viaje de mi parue en el tiempo hacia el futuro, los r;ientflicos de que dispone ahoro la Fisculia General de la República hcryan determinado que yo viojéo en el tiempo hacia el pasado y que soy responsable de ilechos delictivos sucadidos en el siglo XIX, en los alred,edores de Venezuelá:. Podrlo determinarse, quizás, que soy el único responsable del asesinato del G rc:m Mariscal d e Ayac::ucho; 'Y que no fue Obondo -<:omo lo ·s eña la un puen número de hisio· ricdores- , o Flores -inculpodo por unos cuantos historia dores colombianos-, el autor de tal asesinato. Mi inculpoci6n. como oonsecuencio. del elevado proceso dentliico realizado en el seno de la Fiscai!a General de la liepúblioo. quizás contribuya a eliminar las contradicciones y fricdones por el asesinato del Gran Mariscal. a qu¡en dicho sea de paso, considero. como lo hace la generalidad· de los enles conscientes, una de kts mós puras glorias militares de Venezuela, de- América y del mundo. Una demostración palética que pudiera conslltulr slntornc;:r d"'L avance de la <::iencio en el seno de la Ftscolia Genero] do la República lo tuvimos aqu¡, en esle mismo recinio, cuando el F.ísl:;o.l General E!Sboz6 la novedosa leor{a de molem61icos elemcntoles de qlQ con sumandos imprecisos se podían obtener totales. pre- - 82 ·~
    • • " cisoa. Ct~ando esto sucedió cr~l sinceram&nte que M tratapq de i~oroncia: por parte del fiscal sobre· la forma , de sumar. Pero c:!Q01"0: debo confesar pa)ctdlnantenle 'I,Ue creo (¡U& )e¡ feod-o revolucionaria ¡;¡.sbo.z oda por .él lue unct d~moilrctcióra ·de- cómo nos hemos puesto en el tope del mundo cientHico. Al analimr el expechente nos encontrdmos oon el hecho de que los fiscales me hacen la acilsaei6n de lo c~núsi6n de delitos Hpicamente militares, y luego quieren q'le estOS' seudo delitos sean juzgados por tribunales ordinarios. 9obre este particular va,! e la pene· detenerse y hacer algunas c:onsideracionas. En el coso del :presunlo redbo de oCC?misiones por adquisiciones d~ mctte;ial de guerra, habria un delito típicame:nté ¡j]i]itor porque se dice cometido por un oficial en servicio aclivo, y al lrehte de rl'!sponsabilidades administrativos. y de mondo tlpietm'J.en1e militares. Con toda:; ~StQS circunstancias á la vista, ¿qué elementos de íuicio hablcr dentro del orden legal para oocar del fuero militar este asunto? Ninguno. ciertamen1a, para los entendidos a fondo en cue$tiones rwidkas y para quienes no se sientcin autorizados en función de su pasi6n pol.!lica a deformar la ley y ol procedimiento apliC'Clble. AdemÓ'S, d.enuo del rnedio castrense se dispone de los .técnicos necesarios para hacer ta evalu ación coba! del moierioi gtJ:Prra y asignar!~ el valor que realmente tiene. :En consccuepcia· , si sa. presumi6 que Marcos Pérez }iménez recibió, comisiones por adquisición de este Upo de molerlal, este hecho ha debido llevarse ante los tribunales militares para que ellos pudieran dictaminar, dentro de un o:den racional de cosas, l!li los procedimie"otos empleados paro: la adquisición eran Los corrientes en función de ia ley y de las prácticas seguidas para los operaciones. de !al naiuraleza. En otras palabras, si se h<~bkm nombrado las comisiones que analizaron detenidamente ]a necesidad de ras adquisiciones por hacer¡ si hab{c:n ihterven.ido los técnicos (ndispensables en lq escogencio del mat:eríal de gue~~ en do3ti6n, o !:In de que este :mcrtedal tuviese las carocterislicds adecuadas a los usos para los cuales se destinaba; si se hob!c::m solicitado de distintas lacto.ios susceptibles de suministrarlo, los presupuestos respectivos; si los organismos -re~pons<Jbles hablan da- de -83 - •
    • cidido !a a dquisición tomando en cuenlc:t lo que- mós conven!c; al estado ve-oE?zo!ano y a SU!> Fuerza¡. Annada.s. Un tribunal mililar que juzgue unGr materia como es lo del dolo en lo adquisición d e material de guarro, d eb e en primer l ugar determinar si e-l funcionario e ludi6 los procedimientos úsuales consagrados como !e9oles para hacer la adquisición, y s i el materia l -mediante peritaje,-- vale lo que- realmente se ¡xrg6 por él. Si se de lermino.se que e l luncionario eludió procedimientos leg~li. hoy indudablemente una ir:-egularidad que merece o:;¡siigo. Si se delermimlse -después del perítoi·e técnico que se ha mencione~do-- que se pog6 por el mote:icd :nás d e lo que é~le vale, indudablemet'lte hay una irr-egulo:ridetd que lógioamen!e debe $Cl'lclonarse c.:omo mal·.;ersaei6n. Y, por último, si se det~:mti."lo que el funcionario recibi6 comisiones, necegmiamenle hay quo cplicarla la sond6n correspondiente, cnjuiciandl) y sancionando también al a gente o entidcrd c:omerdo:l que lo d l6 lo comisión, puesto que ésio constituye indudablemc.mte un Upico delito do soborno, que requisre también sanción legal para ~1 sobornador. Hgy testimonio del acluol Mmis;ro de la Defensa en el cual se moniliesta que uno de los destructores a dquiridos ba sido envi.o do ulteriormente a r·epo:racionas en los mismos astilleros de la empresa que los vendió. Esto significa una de estas dos cesas: primara, que- oo exislo el hecho delicU·¡o que me imputa d Fiscal C--eneral de !a República y que, por lo tonto, no hay inmorolidad m seguir comerciando con la emp;esa a que me ha re!erid.o; o, segundo, quP. a Gonoencia de la mmo:olido:d habida, el gobierno actual Stgue comerciando con Uñ sobornador1 lo que indudahle:nente signilíca una inmoralidad mayor a lo que representa el delito del cual se me está ocuso:ndo. Poii' otro par1E), para. poder juzgar c.:o:balmente un 1ipico d s iito militar, como el señalado, e~ necesario hacerlo dentro da! ambietJle de reser-.•o que cmacterizo a lo$ tribunales militares, e: fin de poder comridetcr deio.lladamente la materia en íormo que no trascienda a l público y qu¿, no revcl~ patticukrridades que puedan constituir secreto militar. Pues bien, el ifi"sca1 General de lcr República, der:tostrondo una igporattcla aliombrosa sobra las materias que debe n some~ - 84 -
    • terse al fuero militar, o un mer:ospreé o inconcebible por este iuero, !rejo oqu:l, a un debate que se püede considerar público, molorias que de "haberse considerado a plenitud pare dictar un follo consciente, hubiesen signHlica.do mayor conocimien.to pt.Jr por1e del público de asuntos que constituyan secreto militar, c uya divulgación es Upico delito de Tra'!.ci6n a la Patria. También es necesario hacer no!a:r que en el e;cpedien(e se señalen hechos - sln probarlos-- que corr.espondon e ilpicos delitos de enr[quecinienlo ilíclto, materia éster qu,e tiene un p;oced!rniento espoctal, distinto al que ~re tenden imponor los !!sca!es C!Ue oqui actúcm. Otro ceso que tamh rém vale la pena considerar es el sef.alomienlo de delitos para los cuales se requie:e la u!ili;o.ación de un ogeme. siendo éste, e.:1 consecue!'l(;iO, el autot :ncterial, y quedando pera el funcionario lo responsabilidad d e !o cnJ.loria inleleciuaL Y cosa ins61ita, los soudo agent·e s opcrecen luego e~Onerados de responsabmdod por :tribt.1.'1ales nuestros; tampoco aparece :¡::or ninguno porte el cuerpo del delito. por más que se le b usque con tesón de i11vesUgador y con lupcr de relojero. Sin embargo, sigue de!e:1iclo el seudo m:tor intelectual de un C:elito sin cuerpo ae, delito, mientras q·~.:o los a genles que maiericrlmonte· pudieron. como~etrlo ha n Stdo exonerados por e l tribunal. Es como si a olguien se le inculpa.E:e de h aber manda do cr asciilinar a una persona , y lueqo no aparecieSé ni la idenlidcrd nl el cuerpo de l asesinado, y so exonerase a las pe:so~as que se sindioahan como encomendadas de realizar e1 asesinato, mientras s~ conlinuo:se el proceso contra lo: porsona :S'E~ñalqda como a u!or lntelectur::rl del os~sinato mexistenlo. Entre las inculpaciones que se me hacen esté !a de haberme lucrado en la: negociación habido entre la señora: .!greda: de )imlftnez y Fortunato Herrero, por !a cdquisici6n do unos terrenos quE! debían utilizarse en obres de bene ficio colectivo. la verdad es que nunca conocí los detalles de esia negocietci6n 'Y• en eonsecuencio, ignoraba qué personas .habkm lomado parte en -a~ -
    • • ella. Su~, ai, que esto negociacióP, como todas las demás de igual noturale:ro, babia sido realizada cumpliendo los rec¡uerimlontos ímpuesós, los <~uaLes perseg:ulan qve la Nad6n no luese a pagar m6s del preClo iusto y t{l.le el vendedor recibiese el verdadero valor de Ja propiedad vendida, sin que lo acci6ñ oficial Jo obllgase o vender a un precio menor. Paro tales negooiadones in1~rvenia en primor lugot el ministro correspondiente, quien debla cumplir o mtvxlidod las directivas que tenia sobre el pó.l'· ticular; luego el Contra!or de la Naci6n, para qle lo negociación e::duviese- en tooo mo~ento ceñido a Jq; ley. Un procedimiento ooflalmenle lógico para determinar si hubo dolo en lo negociación en referencia, hubiese sido el de llamar en primer lugar a lo persona qua tenia en el momento de la negociación las ~esponsabilídades de ministro, para vor si él bci.b1a recibido inslrucciones especiales de parto del Presidente de la República oon el prop6sito de que se apcu tmo del procedimiento legal y no diese c::umplimiento a los requerimientos cstohlecidos paro preservar los intere:¡¡es d<l' la Naci6n. TambMn hubio.se .sido Lógico que se llamase a quien ejerda eil esos momentos. las funciones de Controlor do lo Noci6n, para ver .SI de "Parle del Presidente ole la Repúbllc:n recibió Íl'lstru.ocioMs para con· tro:riar los proce-dimienlos legales y los mismos requisitos ct que seha hecho mcnci6n. Y no quiero referirme aqu( al peritaje, porque del mismo expediente y de la declcrn::rcí6n de los testi· gas se deduce plenamente que fue cun1plido a cobalidad y realizado en forma :realmente t6cnica y honesta. E'x.iste además el he<:ho de que a quien se señalaba como agente - y quien yo ha sido excl.ilpodo- fue- requerido por repres~nta:ntes de la persono: vendedora, y no que el seudo agende hubiese ido a. buscar al vendedor o o sus representantes. -· 86 - . ~
    • LOS TESnGOS iPasemos ahora a ancli:zor, e.n forma: somero, lo que sucedl6 en el interrogatorio de 1 testigos. os En primer lugar, so puso otra vez en evidencia que los testigos fueron cocrc:don¡;¡dos a fin de qu:e rindieran las declaraciones que constituyen testimonio, utilizándo pr·ocedimlentos irregulares que lo inycilidcm. Y lo m6s lamentable de todo ello es que tal procedimiento ilegal no sirvió paro otJa cosa que no fuese la ¡presentaci6n de testimonios que no se refer'an en ningún coso a la comisi6n del dellto de pecu1ado, materia por la cual se me está ju2gando. Y es más. tampoco se reierlon $iquiero, en muchos casos, o ninguna clas-e de delito cometido por nú, y ni siquie.ra se :referla:n tampoco a deli1os cometidos JX)r persona alguna. Poreciera como si el volumen de los testimonios no persi· g¡uiero otra finalidad qu9 la de acumutcr una cantidad extra· ordinmiu de documentos que hiciese imposible la lectura co:bal de ellos, y mucho menos el análisis por parte de quienes ten{an y tienen lo función de juzgarme. Se quiso con ello prosogui:r en la táctico de v10!uminizo:r Jos expodientes )Xl!a impresioncr a ~ 87- .,
    • los jueces y desalentarlos en la lecturo de todo su contenido. Pareciera tambí~n como si tales testimonios esl.J,viesen destinados a se r considerados pot profesionales de muy escasos conocilnientos j u.rldi<X~S o por gonles que por sus propósitos de retc:diac!6n p olitica no les importase el contenido de los mismos. para j uzgor y s.entenciar. Pareciera también que el alargamiento de e.ste in terrogatorio lnúHI no hubiBse tenido otro objetivo qu& el de prolongar al máximo este juicio de naturaleza estrictamente politica: '{ de oar6:c1er e:sencidlmen1e vengativo, paro mantenermo indefi~ nidcnnenle en p risi6n. Considero que un tribunal destinado a juzgar un ,c aso Y a dictar septencia conforme a la J¡¡¡y, merece respeto. Y extraña mucho que lp calidad de los documentos ptesentados fuese tan pobre y tan ajena al carácter probaorio c¡ue debieron tener. Considero sinceramen1e que en este caso hay una profunda falta de oonsideKación - por lo menos--, pues se .supuso Ql tribunal como susce ptible de ser impresionado por el volumen y no por la cc:didocl de los documentos, o como obligado cr dicto:minor en dcterm)nado sentido hadendo caso omiso del cont~nido leg al de! ie:slimonio. Paro concluir esle p WitO quiero manifestar que a juicio d e los entendidos. lo declarado por los testigos constituye el m6:s rotundo fracaso probatorio. Y con toles teetimonios es imposible a tribunal alguno poseedor de los m6:s e lementales conceptos de justicia y conocedor reg-ular de nu.e slras. leyes y nuestros procedimientos, d icten- sentencia condenatoria oontra persoñcr a}. guna. Como en la exposici6n referenla al e:xpedíente, aqui debo ;nsistir en que los jueces d eben conocer cabalmente el contewdo de las actas correspondientes o1 in.t errogatorio de lo:J testigos. Si as[ lo han hecbo o si as( lo ha cen, se darón cuenta de que los testimonios en re!erencia nada pruebcm sobre los d elitos de pl}culado presuntamente cometidos por mC Tampoco logran probor ni :remotamente otra clase de delito que yo h ubiese podido <;ometer. Y muchos da, esos teslimonlos s~ refieren a a ctuaciones d e personas que legalmente están éXonerodas de responsabilida d. - 88 -
    • lNFORME DE LOS FISCAI.F.S COfil.en:zaré por referirme al inlorme pre-sen.tado por !a Ft~calfo Genetal de la Repúbli<:a. Este informe tiene eL mismo estilo y expresa las mismas ideos que ya haiblamos o[do aqul, a lo largo de ]os cargos que me hicieron los fiseales. Se caract~r1Za este informe por ser una piew antológico de d emagogia juddic:a. Y como no me g¡Jsta hacer ooliücoción sin demo~iración, paswé a. analizarlo aun cuando sea someramente, para jllSiifico.r el porqué del calificativo hecho. El Fiscot General me acusa del delito de peculado conlin~ado, peto :ni del expediente quo se me hizo. para abrir e l prooC"eso ni de la declaracl6n de los testigos aparece ni Jc:r lipificací6n de un solo acto que de acuerdo con nuestro Código P~nal constituya delito da peculado, ni tampoco existe una afiirmaci6n valedera como prueba en la oomisi6n de tal delito. El fiscal di~ Que comeU el delito de ))!'!culado con1inuado y maniliesto quo estos delitos están probados, pero por ninguna parte exhibe o !go que pudiera asemejarse a uno pru-ebo. El Fiscal Genercrl de la Re· pública parede ro decir: "Este señor - refiriéndose a; mi- co· metió el dslito de peculado c;-ontinu:ado y como yo digo esto, basta: para que se le- condeno"" - 89 -
    • El ~lScal Generol manifiesto tcmbián en e l escrito que ulla . serie de delitos tipificc¡dos espcclfioamenle por nuestros c6dlgos vienen a constiluir dolil.o de peculado on mi c:o:so, 'Ji'Cll!lpoco, como en el caso anterior, presento prueba de ninguna especie qu e pudiera servir de base pena una sentencia co ndenatoria por cualquiera de esos delitos. Est<J, además d o contrariar lo pou1cido en nuestros c6d.igos respecto a 1a tipllicación ele los delitos, viene a coM tíluir la prelensi6n de legislar desde la pcsic:l6n de acusador. Clando es sabido por todos que esta funci6n corresponde espec!lkamenle al Ccngres.o Nacional. Para determinar e l monto d e la fortuna que me osiqna, el Fiscal General d,e Jo Repúblioo pro.cedl6 a considercr.r e n el expedienle corno mios los bienes pertenecientes a las declaradas personas interpuestas y se recurrió en el mismo exPQdiente a lo teor(o revolucionaria en matem6hcas elemento!es que ya he señalado. El fiscal General r.eplti6 froses co~no ésta: "En rnós o menos tol época el acusado redbi6 parte o lo totalidad de una comisión que mós o menos se aprecia en un tanto por ciento". Ulilizo:ndo ese procedimiento d elermin6 e l monto de la !ortuno en una cantidad tlUe precis6 e n el expediente y luego señaló aproxlmodamenle en e l informe. l o que lamento sinceramente de esto es qua la ase veración d el Iiscal no se<:t verdad. Quisiera que hubiese tenido pleno razón en cuanto al .monto de la fortuna que él me asigno. Otra aseveración peregrina es que sumandó los sueldos y gro tihcaciones, yo no podla poseer m6s que determinado c:an!idod que él preciso. Para poner en evidencio cómo tal asevera ci.6n es injuslílic:ada, comenzaré por señalo.r cómo c~n una simple invers.i6n se pudo a crecer la OO'tltidctd que se me ha asignado por sueldos y grotilicociones. Tal manifestación es lo siguiente: sj reu.'üdos los primeros cien mil bolivares, pc:¡r ejemplo, procedi e adquirir ponos. d el Centro Slm6n Bol!var por igu<;rl ccrntldad , l6gico es .suponer que al cabo de útl año mi patrimonio hablo sido aumentado con el a1. de intereses que producion estos bonos- Y no se me V·& ngo a decir ahora que esa operación era i.legol o inmoral.; a:n1os por el contrario, se estaba revelando cómo ~90- . ~
    • uno de bs res.p onsables de ta 'c;rdministroción púhliéa en ese momento, nenia fe en los valores de] estado que él 'éeltl ~s acluacíones eslaba cpnlrlbuye.ndo p fortalec~r to:mbl-5n .., el orcl·e n económico. 'f permlionme lombiért, denlro de este orden de·. id eas, .,:sbozor el • ejemplo de· uno operación un ¡poco m6s eomplic:oda, pero ;iguolmeni,e legal. Lo op~ración esqu•?má:tica es la siguiertte: l en el. momenio en. q:ue _bonos; del Centro Sím.ón Bolívar se vendíon en el mercado a 87 ~~ de su valor hominal. adquirí da estos valores por un total en CCU:a de WL millón de oolfvares, que me costaron ochocientos seten:a mil holjvares. Rem:í.li a un banco del exler·cor estos bonos como garanlfa de l 'O préstamo de ochocientos mil bollvams, préstamo por el cual pagaba un rnletes der 4. "la anual. Estos. ochcx:ieni<Os mil bollvares !os an<vert! en div• ersas letras de vencimiento a corto plazo -un Qño en p omedio-. que produj~on un lnterés promedio del S% F.slr;m letras lueron, remlticlcs a su vez Q otro .banco, eJ t;;ual 1eménd 1 :; como garcmlla me- dio un pr-ésta mo dCl .seiscientos mil h c H 'll '.> 'Ei interés pa·gad o por este nuevo préstamo Íue tambié n de:;l t.~•• y los seiscientos mil boUvares ruewn i nvertldos, como lod Jcli.o cientos mii bolívares del ¡préstamo anterior, en let ras de ll.lS ~r...is­ m a.s oora:. leristioos d e las ya meocianc~dcrs, las cueles en promedio e ¡producla:n uo re ndimiento igual o: las letrClSi mE~rv;:ionaio:> f;ln primer lugar. El b~neiicio obienido por !o: operación h1, o r~!l~'<'l que he esbozado serlq globctlmeni;;, del orden d~ tos clo-scte-tUf_,z sesenta y seis mil bolrvares, Hago osla demostrod6n no porque tengo lo: obligo:ct6n de hacerle aqu!, ya que denb:o deE p;roce:;o penal que se. me .SÍgl'lle es a los acusad()res o quienes <;or:re s.ponde- demosttm o pxobcu el hecho punible., sino parcr p oner en evidencia de c:órno l.l n jefe- de eslado si puede hocer operocion~s l~::ga.les e :ín.lachoble menie mo rales, y c6mo quien. pose:o: conocimiento sobre operaciones banaxrlo:s y sus inmenso:~ posibilidade.s '1 .sepo escoger valores· s6Iidos y momen.ios opo·rtun·os, puede .hacer gancm. ia.s c conslc:l!erables. Conviene aq¡ul fambián señalar que si en 'llll otLo y · siguiendo el proc~dim ie·nto que se esbozó, pude obtenet ganancias del orden de· los dosdenlos sesenta y seis mil bolívares, al año sl~ 91-
    • guiente, ya no con ochocientos setenta mil bollvares de inversión inicial sino de un millón ciento 1rein1a y seis mil boli vares, lógicamente hub~ de tener gcnoncias $Uperio-res. Ello podría servir al Fiscal Generol de la República y a los juece·s que del::Jen sen.l· nciar, po:roa, que veriiiquen con perronas e entendidas lo: posibÜidad de ejeeuci6n de las operaciones que ha esbozado. También quiero señalar que por los beneficios obtenidos por ·e ste tipo de operaciones no esl.a ba on la obligación de pqgar impuesto sobre la renta al fisco venezolano, por la sencilla rozón da que los b eneücios obtenidos aqul en Venezuela --B% de intereses de los bonos del Centro Simón Bolivar- eslaban ya exenios de impuesto sobre la renta. Y los demás beneficios habl.an sido hechos en el exterior, por lo cual tampoco debfa pagar impuestos. Repito que esta demoslraci6n no estaba en !a obligaci6n d e haberla hecho, pero he querido con eJlQ poner en evidem;i<t , un sistema quQ permite a un emple<tdo público hacer gar;onci<ts inobjetobles desde el punto de vi!ita de In ley y de la moral. Tamb ién quiero manifestm qu·e para Ia conducción de las operaciones esbozadas no se necesitaba susb'aer tiempo a1 de mis ocupaciones: oficiales, yo que ¡podía pl<tnU~CQr y conducir ¡aJes operaciones en el tiempo libre que todo amoleado público tiene por ley. Y para concluir csle punto, quiero manifestar q1,1e sl supe conducir la odministroci6n pública: en forma a1tamente beneficiosa para la Naci6n, como se demuestra en t'Hde lib ro, ¿por qué ha de negárseme la posibilidad de que pu eda manejcrr mis intereses en forma también igualmente eficiente? Es más, después de rn1 ce so como el más al!o funcionario d e la a dministración venezolana continué haciendo ope:raciones dol tipo de las que ya he esbozado. Y aún desptlés de e!!olar en la cárcel, oon toc!as los limitaciones: que ·ello signiíica. he podido scg1,1ir haciendo operacion~s. ya no de la misma e xtensión y con los beneficios de las que pC)dla haoe:r cuando estaba Ubre., pero d,e todas maner'OS productivas. -92 - . ~
    • de la República; en~re otras cosas: dignas de mencionarse a q u í, se extiende en largas consideraciones sobPeo la interpretación hech a por irrnodislas .fo ráneos sob re e l <delito d e sus:.raoción, Tengo entend ido que paro elaiborru una ley debetomarse en cuenta como cue·s.l iones básicas los princ:1p.ios uní~ vers9ies del Derecho, ya p lemamenle consogrodos, y la s parljcularidades del medio o d el c o.ng lornerado ·humano pc!l'O los -cuales debe apiioarse la ley. En otr.a s pan b ras, q uizás ·en la !a se a de la elaboraciÓn de leyes pl!led en tomarse en cuenla las aseveraciones o d octrinas de r.ec::onocidos iroícdis!os i:nternoc::iona!es .en cu'estío nes d e Derecho. :P.e ro é n lo que res pecla a in lerp:relación de la· ley, es con criterio esp edhoo:mente dmbiemtal y d @ acuerdo con lo sígn iiica ción qu e· el r:!icc;:lonoT·io do o Jo~ polo);m;~s c;on ~ü­ ti.tulivas de 1~ frases --a s~ ve'!: eonsiHutivas tmnbién d e! ie::do l ega.ll correspond iente-- que tal lnt~rpretaci6n se debe ha cer. En la cuE~sti6n de interpretación es injustificado y p eligro:;;o hoc:er prevalecer e l crite:rio de tratadistas q ue han sido lormo:rclo-s pctre~ a clua:r en medios diJere:ru.es al nue$lro, l.o:s mayores e:xtravagcmcias: jurldicas encuentran ·su ju,stiHcoci6n en <:rutor.es foréine<:~s.. El f iscal G~nerol El es tilo q ue' el .f.isoal Gen. ral de la Repúbtico emplea en e .su informe parece in_splra do en e l estElo hartarnente cm'iocldo por los venez'o!anos, q ue un Í'rustrcrd.o ~~tudlonte de Dérecho p u:so de moda en nues tro medio_ ES'¡¡! lrustrado; e·sludicmte de Derecho - j efe lu.egQ d!e· a uténticos pi'of~!!>ionctles del m ñ smo- :Uegó. a .m;everar en discu.rsos po]i!icos. pronunciados en diversos. oportunidades .que los ~eliio!> que~ s~ m.e impu.ta:bon estaban ''arc hiprobados." . Yo :no sé- si uno: moderno. concepción d el Derecho -qui:zás no el'l!tend ido J;.l'Qr Jet g~enen:ílidad de los pro festonales del mismo.- puedo: c:dmilir como racional el que um:r cr.seve:ración o un <::oniPnto de c:~sev,el'ocion.es -pued.cm resulrar susiiluio val. e dem d e lo que 1cr ley Lipilica como prueba. La exposición del flsc<:d en su ln~órtne da la imp~:esi6!1'l de que esf~vie:ra dirigido; o:: cáusm i.mpocto en gentes q ue nadq conoc!'!n de lo$ principio~ univetsalés c;l!el J)ere<:ho y .de la:s por· tieularido¡;ies "' imposiclonoe·s: de .nuestro ordencnniemo leg·a l. Cr~?o sincerw:nenle que lcr pc:lroro:la del Fiscal General de lcr Re·púhlica vendría a resuHctr ím;usiituiblernente eficoz cam.o parcr tribunales - 9~- •
    • del tipo d e los que Fidel Castro estableció en Cuba a raiz de haberse entronizado aliÓ lo qua muchos seudo liberales del mundo calificaron al principio como una de las más auténticas y puros dem.ocracias. .Ante esos tribunales, largos y encendidDS discursos se pronuilclo:ron, discursos sn los cuales imperó e l adjetivo co:liiicatfvo deprimente y en 1os cuales brill6 por su ausencia er análisis sereno de !os hachos as! como también la conc:lusión lógicct. Dentro del misa1o orden d e ideos, lo que loltó aqu( dt.:.rante la peroroto: del fisc:al General de la República, fue el acto drom6tic:o del cual se cbus6 durante las ccluociones de los tribunales costrlstos a que m& he refe rido. La perora1a dol Fiscal General de la República hubiera adquirido la m.hJ.tna dlmenslbn den~ro d~ Jo demag017ia j urldioo, s~ aq ul en e:;lq sala so hubíora hecho pfeseniEr una madre e scuólido ccompoñcda por un.o s cucmlos niños escuálidos, manifestando que esa <;Ondieión [l:sictl se debla ol h~cho d e que su dilunto esposo por co~;:~cc:i6n de Marcos Pérez Jlménez se hab1a arruínodo y habia muerto como oonseauendo del irnpoclo moral de su ruina, de jandn en la orfondod al grupO de adores presen~odo. Es induda ble que lodos los concurrentes. o esto sala se hubiesen conmovido si la madre hipotética a que me ho referido, con palabro!> drom6Hcas. cu.idodosome nte esoo~ oidos, me hubiera señalado con el d edó como respo!'lsable único de la calamidad que abrumqba. a la familia. Pero tombi~n creo que como los magis trados tienen lo~ conocimientos requeridos para ser Jueces y además la base moral que el profesional y el magistrado requieren, no se htlbies.en da· joda impresionar por aquel melodrama. Y espero también qua no se dejen jlil.pr()slonar por ]o melodramótica a ctitud del Fiscal Genero ) de lo Répliblica. Con l'e$pedo a la expo.-.ici6n del FU:cal o nle la Corte. a quien :.e- le atrib uye la caracler!stioo de actuante de buena; fe, tengo muy poco qtle decir. Cons5d ero que su exposici6n tiene el virluC;$is mo primi~enio de no alecnuo:r la crlensión que COJ'actcri-za a la de! F'iscOJl Generál de la f!cp(Iblico. Por olta parle, si :se lo analiza detenidamente, con criterio jur1dico desapasionado, se ene:onraró.n e11 ella argumentos valederos, por interpretación estrictamente 16gtca, para que este tribuno1 me dicle sentencio absolutoria. -94 -
    • • EL PJIClO EN fUNCION DE PERSECUCION POJJTICA Considero inciíspensoble reolerilrme a una serie de hechos C(Ue desde el 23 de enero de 1958 constituy.e n demostroci6n de la mós eno::rmizado persecud6n polltioa d~ que hoya sido objeto e.x.-mcndQtg;¡jo alguno, no solamente en Venezuela sino en todo el contin~nle ame.dcxmo. Ccmemaré por manileslctt que- e! mismc. d!a de ml soHda de V enezucla en oondici6n de perseguido polUico me fue sustraldo uno moleta que contcm{o volore3 y documentes diversos. La moleta en referencia no fue " olvidad.:::t", como reiterodam.ente s.e ha mani!estado en diversas oportunidades y por , diversoS~ medio¡;; lo maleta hJa sustro!da, saqueada por quienes llevaron o cabo la sustrocci6n, llevc.ck• luego ante un icunílio:r de mi esposo y retirada casi mmecliatamente para se:r llevado an1e más ol1os funcionarios del gobierno provisioncl quienes completaron e l so· qu~o y la rellenaron luego con documentos ajenos y apócrifos, que lamás me pertenecieron. La maleta en cuestión fue sustrajc;Ja por oficiales que pertenedan a la custodia de mi hogar en el trayecto comprendido entre la embajada de Paraguay, en donde estaba refugiado mi familia, y el cumpo de oviQci6n de La Carlota. -95-
    • 1' los valores que oonten!a la mafet.a no hcm sido presentados an~e este tribunal como p¡esunta p rueba de la co'ir.lisi6n del de· Uto de :peculado, a pesar de los Teiierodas solicitudes que en tal sentido hcm he~ho mls ahogados defensorE!!S. 'l'ales valores eran de mi propiedad y fueron obterüdos por los proeecümientos m6s ieqales y honorables que se pueden exigir. Por oro parte. si lales valores se oonsidorabon obtenidos ilegolmenie, han debido quedar -en su totalidad- en posesión del est.a do vene~olano y de ninguna manera ir a pqrar a memos de lerc:eros personas. Es indudable que esto fue enlendldo as! por a lgu11a autoridad, y se es1ableci6 un !uicio contra. q'Uienes W..icialmente su.strojeron y saquearon ia maleta; pero en este juicio estuvo ausente el verdadero propielmio de los valores, y el estado vene:zoiano, que presumfa dt~ ser eL verdade:!l'o propi.etarlo, no hi:z:o conducir el juicio debidamente, y gron parte de los volores quedaron en :memos de quienes los sustrajeron. En la oportunidad! debida y cuando la turbulencia de las p<::~siones po1iticas hc:ycr e>esado, el juicio contra qui·e nes sustrajeron Jq .maiela y luegq la saquearon, debe ser. restablecido plenamente, paro: detenninar a COl'lciencia la responsabilidad de les a utores y aplicar la SOilción que amerita este acto delicHvo, con el c'tlal se ohri6 la era de olta<:"qs sin c:uento que ba podecido Venezue!a Qn esta última déc:oda. Poco d espués de nub!stra salida del ter.t itorio nacional se decre tó por el goblem o p rovisional la inocrutoci6n de los bienes pertenecientes a mi y a mis ícrmiliores, bienes entre los cua!es estaban los de mis menores hijas. Enlre eslos bienes es fó; unot co:.sa que perleneda a mi esposa; y la cual le había sido o1orgoda en forma de venta por su padre, mucho entes de que ello con· trojero motrimc:Jio conmigo. La case que constitvJa mi hogar, ubicada en el Callej6n Sanabric de El Pora!iso, tambiE;n fue ocupada, no digamos a memo mHitari sino en forma hamponil. Esta calla pertenecía en una tercera pore a mi suegra. por haberle sido otorgada en fo:ma da venta por el padre de mi e sposa; e n una tercera pa:rie Cl mi esposa, tormbién por otorgarn.ienfo an forma de vento que le fue hecha po.r su ;¡::<:~ dre, y lo otra tercera porl.e fue adquirida por mi, mediO!'I.te :POqo hecho con préstamo de] mstitulo de Pre· - 96-
    • v.isión So-:;ial .;il) lgs Fuerzas Armadas, préstamo q t Hi: hab.la venido amorti:zdndo con PQrle de .m'i. sueldo.. La parte ccrrespól'll· díen1e ct mi su$grÓ, q~e ahora: es hereneia de la : ucesl6:n, lue s Cléi.:l.pctda sin ninguna dase de j us;tfUCo.ci6ñ. l.egal, ni sJquiera opa· rente; la ocupaci6o de las otro!! c!o:s parles pod:ría tenar I!JTi ooidero en e! d'ecreto .dictado por lo fu.n la de Gobierno qua regla para enlon.ces los deslinos de Venezuelcr. En fecha reciente el lnsmuto deo Previsi6n Socio! d e los Fuer;zaf'l Armadas me dirigi6 uña comU:nica:cl6n -la cual. juzgo de un d nlf>mo insuperab le~ para :reC'Iamarme el pago de· lo que a-ún adeudo o eªle instituto por et préstdm.o hecho, Qu:iero ncr(;e:r notar que en los .d.iQ$ siguientes a mi salida, mi hogm, os1 como otros propiedades, fueron S<:~queadas. Es!o cr pe.sar de es·tru CL!Siodia das por electivos. de kts Fuerzas Arma· das, cuyos -c-omando:ntes. no hicleron e] menor esfuerzo por im:~dir 'e l soqu, o. Y dicen a lg unas personas que estos: mismos e oficiales fueron qu:le:nes lo inícioron. C'uomd!o 1 toe6 la responsa.bilide~d de r.nr:mtener- e Eorden púne blico el dict del der:tooam!ento de Acci6n De:rnocr6tica, el 24 de nO· -viembre. de 1948, y en ¡os días s iguientes, la primero disposición q ue tomé fu e Jo de que. las Fuer2:os Armados d isp¡;rro:rlon sin con· templaci6n centro saq¡uec:~dores e incendio:rios.. Esto lo hi.ce .no por el prurito de· destruir vidas, sino porque ero: la único: manera de evitar la consumctci6n de saqueos e incendios ---q:ue ·en este caso hubíernn perj udicado a los odecos. ooidos-, ¡porque considero qua cu las colec;ivldades se hace un daño moral de inoolcu!ohles consecuencias ruando se .les permite que se envílezccm oon.s:umcrndo o:ci·Os vandálicos. De:Sde éll'llonces se bo venido comercicmdo libremente con los objetos próeedenies de aquellos saqueos, y .es mós, para obtener mayores .béneficios en lo venEa de dichos objetos se manifiesta paladina:menie- que ,ellos pertenecieron a Mmccs P~rez ]iména~. En algll.lnos hogares .c:crr.o:que:ños se exh:íhen oomo trofeos glor~·osos, ganados, por un antepasado en gollorda lid, obit:fos o lo:;¡. cuoles se ha hecho r&ierencicr~ Quien es comerdon eón objetos mbo:do.s: -reciben ~a denomi- - 97 -
    • Para demostrar hasta que grado las outotidades en los tstados Unidos eslc:IDan. al ser-1ldo del gobierno de Ve nezuela para los fines de persecución politica. me voy a permitir re!Qicr uno de tantos episodios que asi lo evidencian. El Consulado de Venezllela en Miami sollcit6 del Servicio de lnmigtctci,6 n colaboración para quitarnos a mis familiares y a mi nuestros r~specfivos posaportes. Entonces este Servicio hizo que uno de mis abogados d efensores de allá les llevara los pasaportes diz que paro legalizar algo. Los pasaportes fueron entregados luego a l Consukrdo de Venezuela, y nosotros quedamos. s in esos do<;Ulllentos. Las _limitaciones siguieron acentu6ndose. y no se me permilla ni siquiera el uso do los botes en 1royéclos cortos; se me negaron en absoluto toda dose de permisos fuera de! órea del Conda do de Da.de; se tne impuso mayor número de presentaciones anle les autoridades, y en los oficinas a donde concurria paro estas presentaciones porecla como si los funcionarios estuviesen especialmen1e ins'truldos p:rra Ger conmigo d escorteses al. extremo, y por último. yo colmados lodos las limitaciones, se me negó la libertad hojo fianza y se me recluyó e n lo cárcel dol Condado de Dodc. Cabe hacer notar que lo ~ibertad bajo fic:mza es oonc~dida en los Estados Unidos o quienes no estón inculpados de delitos que se puedan considerar como ccpilales. es decir asesinato en primer grado y o!ros delitos de gro.vedad similar. Es mós, en el momento en que a m[ se me negolx:í la libertad bajo fianza, eL doctor Soblen, a cusod'J de espionaje y en consecuencia reo de actos contra lo seguridad de- los Eslados Unidos, dis!ru1aba de libertad bajo fiCID20. Cabe deslaoor en esta opodurlldod que mientras se me segula un proce$o de d!eporlación ele! territorio de los Fslodos Unidos, se me prohib!a la salida del pois por tener un ¡:;:roceso de extradición. El Consulado de Vet¡ezueia, .:mire los lácticos de persecución adoptadas, seguía la de }XJ1rocinor toda a cción judidol contra mí esposa, oonltá cuctlquiera drt mis laml!it"'l'es o contra mi. Si alguien resoMo entablar una d'emcnda por cua lquier motivo, de inmediato el consulado ~ ofrecía para hacer los gastos correspondientes. Por otra parle, las corte!O aceptaban todo tipo de acciones contra nosotros, por m&s absurdas qpe éstes fueran. - 102-
    • M6s de dooe demandas d iversas fueron entohlodas por d istintas cous=- La pormenoriZoción de eUas revelar1a lo absurdo de las misma:>, pero ello me obligarla a elctenderme demasiado. Como cons~cncia de- e.ste .estado de co~, una vez lo mc:mifesté a uno de- rnis abogados que yo estaba en lo conv1c;ción de que si a lguicm me romp1a un bastón en la cabeza lendria que pagor el bastón. Y él jocoscmnmle ·me d ijo que no l!lo# preocupcr~a. porquo harla que yo no pagase un precio exagerado pot el bastón. Entre otros d e los hechos notables, raveladores de la persecución pollüoo por parte de las o;utoridcrdes yonbs, está: el insólito de que- estando detenido en !o cá:rt:el del Condado d e Dcde me lleg6 1111a comunica ción en la cual se me amenazaba con meterme a la cárcel - no sé cómo podrlon reclizar ésto prácticamente- si ooncurrfa cmfe al juez Bdlo:ban; igual no!ificoci6n recibieron mis abogados defensores de allá y mi esposo. ¿No les parece, señores magis1raclos, que os el colmo del ensa~ fiomien1o ¡udiciai amenazar con cárcel a: quien concurro cmto un juez que estó en plenitud del ejercicio legal de sus !unciones, para reciamcu que' se hagQ justicia? Por supuesto que yQ no podio ir, ya que, ,e staba: impe-djdo materialmente. A mi o~posa le d ije que no concwríero ante el juez Balaban porque indudablemente la hubieron metido a la cárcel, d ajando en el desamparo a nue-stros menoros hijas. Los abogados defensores de allcf no demostraron ningún esplrilu de sacrificio para hacerse p resentes ante el juez Balaban. Y por supuesto, esta acción que huhicro podiqo ropresentor mi libertad, no so Pltdo realizar por las !robos creadas por mi juzgador. Quiero r eferirme también a los vejámenes y privaciones o que fui sometldo en ta ,cárcel del Condado de Da:de. A la entrada de cücho es1ablecimienlo se me üchó como a un d.elincuen~e cualquiera y se me recluy6 e11 una celda de oproxi:madamento 1r.es matros i::le largo por dos de ancho, en la cual habla una tarima con una colchoneta duro . No disponía ni de almohada ni de sábanas; tampoco podio disponer de efectos para aJellarme; no podfa tener re!oj. mucho me'n.os rodi"> por pec¡ueño que éste Iuese: no se me permitía tener ninguna clase de a limentos; la luz os1aba permanentemente encendido, lo cual :me :molestaba bostante, ·no pudiendo -establecer diferencio entre !a noche y e l dio, salvo por el hecho de que dwante el ~ ]03 -
    • El gobiemo del bachiller :Betancourt BcUo, unce vez constituido, estableció de inmediato una CQmpaña intensa con el propósito de que mi familia y yo fuésemos molestados en diverros formas. Co11 dinero de los contribuyentes scxoado irreglllartnente de las pélrtidO!J del pr~supueslo se pagó a pplidas especiales, quie· nes nos vigilaban en forma permanente y molesta. Tambihn se pagoro!f grcrl.incaciones ~speciales a iuncionorios de la policla oficial para que también nos vigilasen y molestasen. Cabe hacer notar oqul el grado do inmoralidad de algunos de estos: funcionarios, quiene:s. se acercaron a m{ solicitando dinero y comprometiéndose a no molestarme y a aduar en mi fCiVcr, En ot:rcts 'PQ· labres, se oirecieron para convertirse en agentes dobles. Pare llevar adelante el juicio en los Estados Unidos, es sobido de cómo el gobierno del bachill.er Betancourt Bello contrató los servicios de Dean Achenson, notorio trafjcanle de influencias, con figuro, ademanes y cos1umbres de gigoló europeo, que en esos mo· momentos eslobo ejerciendo las iunciones de conseJero del presidente !Cennedy. Para llenar las apariencias y que no figurera Achenson personalmente en lcr conducci6n del }uicio, se contraicrron los servicios de dos bufetes de obogados, uno en Washington y olro en Miami, que se encargaron de actuar onle los tribunales. Estos esc::rilorios ten1.a n no solamente !a influencia de DeM A.cheson en el orden polltico sino también comurüdcd d e inten;:ses económicos. Para el pago de las labores de vigílancia hechas: por agen· tes de poHdo. especiales y por agentes de la policía local; para SO$lener agentes venezolanos especiales que fueron a Miami en infinidad de oportunidades; para pagar a Dean Achenson y c. los escritorios ql.le éste manejaba; para sobOI'na:r h.mcioncri:os, y para propiciar alenlctdos como el que luego les relataré, el gobiemo de Venezuela g.ast6 cuantiosas sumas, parte de las cuales aperece en publicaciones oficiales. de los Estados Unidos, parte que cortespo'i'lde sólo o los des primeros onos de] proceso. años en le& cueles [~e menor el gasto. Voy a relatar cómo se inició lo plarüfioo:ci6n de un atentado oonlro ml, el <;UOl se frustró en sus comienzos por la Intervención bastante sospechosa del fBI. El oaso fúe el siguiente: u.n ¡;;;iudadano mejicano se presenl6 ante mis abogodos defensores 'E"n l OO · ~
    • Miomi poro notilicorles qle dos ciudadanos venezolan os con pasaporte especiol habfan solicitado sus servicios poro trasponer la frontera de los Esiados Unidos en forma subrepticio. El mejic:a.n.o le dijo a m!s abogados defensores de a llá- que los venezolanos tenían el prop6zito da re-alizca un a tenlc:do conlto m:i persono. También scñcúó que un ciudadano cub:ulo exilado ero el agente de los venezolanos pcaa ayudarlos a cumplir mejor su misión y que con IC!l prop6slto buscarla ccerccrrso a mi. Electivamenle, poco tiempo después recibl l.c v¡si!a dol cubano, quien me monifest6 sus deseos de servir a m1 lado en lo forma en quG yo lo quisiera. utili2. :r. Ante lo evidencio de que se prea tend{a llevar a electo el a tentado, nosotros -mis obogados y yo- comenzamos a lomar una serie de medidas poro hacer que los encargados del ateniado cayeran en uno trampa Pero como el asunlo era delicado, .so resolvió que el f BI estuviera en conocimiento de éL Y cu61 no serlo nuestro asombro cuando supimos que el FBI llamo ol cubono, le hlzo un interroga tono ligero y luego la dejó en libertad. Como ero natural, ki cmpreso no iue llevada o cobo y no volv! o tener noticias sobre e l particular. De-sde mediados de 1959 se me es1ablecló el juicio e n los Estados Unidos. Como p rimera medida se me detuvo, y luego se me dejó en libertad bajo lianzo: pero sometido a una ser:e de restricciones, tales como limHaci6n de movimientos al Condado de Dade, dd cual no podía salir- sin permiso; presentación periódico por anlo delenninodas autoridades; vigilancia constante porparle de agentes que me seguion a todo$ partes. y en no pocqs oportunidades registro de los •ehículos que sallan de mi coso, con el propósito de ce-rdororse si yo sollo en uno de esos vehículos y entonces seguirme. Aqui cabe :so-ñalar algo insólito, q ue pone en evidencio hastct qué punto son torpes los yanl:is en sus procedimie:n!os. Como se manilesló ~ya, el registro de les vehículos ienia por objeto saber si yo salla en cualquiera de e llos y después seguirme. Pero aun cuando yo estu•iese a la visfa de los agentes y éstos hubiesen constalodo plenamonle ml presencia. junio a ellos. r.eg¡is.troban e! interior del co.rro y la malela d el mismo, para ver si yo estaba d,;,ntro del vehkulo, Supongo que tates agentes creyeran firmemente que yo tenia el don de la ubicuidad. - iOl -
    • ncci6n d e "a gucmtadores" . Y la únio:::l diferencia que: existe entreéstos y quiene$ comercian con arllculos procedentes de los :saqueos a mis pró:piedades, es q Qe lo.s primero s no p ueden re velar su cond ición de to ~e s, mientras que los segundos ha cen alarde d~ ello. Si bien por Jos momentos no p u ede haber sond6n paro: los segundos, el delito no p rescribe nunca ~D.aralmente, y en cuanto a la p re sc.Tipci6n le gal, debo advertir que las layes y los proce· dimientos son susceptibles de reforma . Esta blecid o en Venezuela el régimen presid ido por el b a chiller Betaneourt Bello, el Cong reso decretó el pase o p ropiedad de- la Nación de todos los b ienes qle me perteneclan, los de mis familimes y !os d a las pe rsonas q ue el Procurador de aa Nación, a ! margen da todo procedimiento le gal. hcilila declarado corno inlerpúestas. Qwero hacer nota r a qui. que el Congreso reeditó el procedimiento odioso d e la confisc:oción d e b ienes en forma arb itraria, margínando los procedimientos le>9oles aplio:rbles en estos mso<;~ y neg ánd ome toda posibiHdad de defensa. Con ésto se re trotrajo al pois a épocas de barbarie que ya hab lan sido superada s por nosotros. El orcto del Congreso es quiz6s aún má s grave que In atraco come·tido por uno ba ndo de hcunpone.s comunes. Estos paro reallzcr ei a cto se marginan de la ley y exponen sus vida!i, :mlentro.s que los olros, que son ~os encargados d e hacer las leyes, las pros· tituy<m. p rosii1uyen los procedimientos y se crmparoú en su. con· dici6n de legisladores paro atra car. En esle a cto de vandalismo bo:rlado el bo!ígraio sustituy6 o lo metralleta. Tengo el convencirruento de ctue para lograr el cabal resloh lecimiento del prestigio d e las instituciones y sentar los bases d e uno paz perma nente entre los venezolanos, el a troco que el Cong reso Consüiuy ente comeli6 en una hora malhadada po:ra su p restigio y al cual inú tilmente tra tó de darle respaldo mora l, tendrá que ser revisado. La sustracción y el saqueo de la maleto:, con impunidad p::¡ra -98- . ~
    • sus au!ores; .e:l saqueo de mís propiedades y e·l atro:co c:ri forma d·e . confiscación e.omelido por el Congreso Constituyenle, son actos profundamenle inmorales que han serVido de base poro que se hqyq inicio-do y sos!erudo en lo · úítima década la mayor actividad homponU q11~ ha conocido Venezuela. Esto tiene que ser asf porque las col• ctividt!des. que s.e dan cuenta de qtie quiee nes deber¡ g.aranl:izm lcr propiet;lad son los, q¡ue iníd(;Jtl lti acci6n de pqses:i.ón ilegitimo de !o ajeno, lógicamente se si.enten ten·tadas de .seguir el ejemplo que dan dichas cruloridades. la epidemia hamponil que hoy padece Venezuela tuvo su base en e l hcrmponat.o oiictal y semiolieial que comen'Zó el 23 de enero de 1958 y sigui6 por olgún tiempo d.es¡pués die esa !echa. 1'<:rmbién el régimen del !bachiller Betan<:ourl Belio - hoy dóctor Honoris Caus:ct~ hizo que se me es1ab1ecier.a e l pr1;1ces.o judicial que be venido padeciendo d esde hace ocho anos y el cual, pc!I'a '(:!.~:.gracia de· nuestro p::ds, ha éonstitu!d.o w podeci~ miento an una de las instituciones. básicas de l a Nac.ión, ~oomo !o es e n !Pod~r Judicial. Ya s• ex¡pusc ta: forma. d.e c.6mo se instruyó el expediente. e forma plagada de itlntifilérables errores y de dHerent·eS violac:i.o ·nes a la ley. Luego sntr6 en ·acci6n !a Corte, la cual para llevar ade!on.te el proceso comenzó o: oomete·r l!na s.e r)e de irregularidades --que se hcn señalado en oportunidades anteriores por los o:b9godos defensores-, entre los ·cuales se destaca el hecho de haberse solicitado mi extradicíón sin haber cerr-ado el sumario, cuestión ésto que en infinida d de oportunidades ha ·servido a nuestros ·trihuna1ea para rmula:r proeeaos similares, pero que en esta pportuntdcrd y por razones inooncebib}es, a pesar de Jcq ley, de los procedñmienlos y de didómenes: tc:mto o:nt~r:iores como posleúores, ha per.mi!tido la prosecuci6n de <;l'StQ proceso. Son innumerctbles las jrregularidades que .s~ han <:"Orn~tido. y se requeftrla demasíodo espacio y tiempo porcq (lnumergrlas o:qui. Afortunada· rnenl·e ya se las conoce,. no solamente por los ·e ntendidos -en la mctterfi.cr .sino hasta por el público profcmo. Voy a reieri:rme aho.ra o alglnQS. a;spee'ios de .f a politica de que f:ui objeto. en los Estados. Unidos. - 99- perse~ci6n
    • día ce r!J.f!. sumz.níatrabat'7 )o.!l .alimemos. y porque durante Ja noche, peri6dlcamente, cada dos horas, venia el guardia a despertarme y preounta:-r:1e quién ero< Frecuen1emente s~ we sometia a re· quisas vejatorias, haciendo que me desnudc;:IO oompletament~ y que tomara posiciones grotescas, a fin de hocerme un registro completo. Frecuentemente se me· sc·c aba d e la calda, se me .hada recorrer los pasillos y, por último, se me reduia por algún tiempo en lo celdo c;ie recepción, la cual estaba llena de gentes malolíenles, en estado d e embriaguez o dopadas. Cuando tenia que ir caso del médico, se me sac:oba de primero de la celda, íni· ciando un largo recorrido por los pasillos ep dirección a los otras celdas para recoger a otros pacientes que iban también oon ol mismo destino, y cuando ya no quoooba alguien por recogor, se nos ponla en fila a: la puerkt del consultorio, en donde bob1cr que permanec~r de pie o senlado en el sudo, hasta q,_;e &l goJer.o lo llamase a uno. En una oportwlidad, e~tondo a la puerta del consultor!o médic<>, sub1 un desmayo debido al lamentable estado flslco en qua me encontrab(I. Por rara coincldoncia se 1enia el cuidado de colocar cerca de mi celda a personos que por su estodo anormal hiciesen el mayor ruido p<>sible o pudiesen molestar en cualquier otra forma. En detcrmi:n.ada oportunidad fue colocado o unas cuantas celdas de d islc:mdo un ciudadano cubano que estuvo lamen·t ándcsé casi sin interrupción y en voz olla duranle mós de setenta y dos horas. Por suouesto, ésto no me dejalxl ~orm ir. En otro oportunidad fue colocado en la celda de enfr~nte un sujeto que tenia und placa de platino cm el c~émeo y que eslaba por esa causa en es1cdo anormal. El mle rido sujeto vivla permanentemente golpeando la mesa de aluminio, rastrillando las rejas con algún objeto q ue produjese ruido. En otras oportunidades el mismo sufeto ISC deslizaba de espaldas sobro c-.l piso de lo celda empu jándose con los ta lones y emitiendo g ruñidos.. También soilo hacer sus necesidades üsiológiccs. sobre la cama, lo cual producto la: peshlcncia oonsecuencicrl. Lo~ alimentos que recibia eron d t3 bcrja calidad y, por supuesto, muy diferentes cr la diet<:t a que estamos ac~stumhrcdos los venezolanos, lo cual trajo oomo consecuenci<:t un ~nlloqueci ­ IIliento anormal carocterizc:do por una pérdido de peso que llegó hasta los veinticinco kilos y que, en los últimos días de pe1"ma- 104 =
    • nencia en dicha cárcel. lom6 caracteres a larmon les~ El suministro de oJ.imentos se had o liln fo;rtnet despectiva y brutaL pasando el plato por d ebajo de [a reja , lo cual hacia que los alimentos recogiesen parte de las suciedades depositadas .en e:;e lugc¡r, llcgóndose al extremo en algunas oportunidades do empujar el p lato con los pies. Esto que acabo de decir par~rá una exag~ración. pero mi.s abogodoG defensores de c;diá podrán atesli· guar que estoy diciendo la verdad, y en los registros de lo: cárcel debe estor mi reclamo por !a comisión de tal es indec::encios. En a.lgunas oportunidades, .sorpresivom@te se me sac:oba de la r:eldo, se lPEI esposaba: con otros reclusos, se me mella en llll vehlcuio políciol y se me Ueva.ba al loco! de la Corte, en donde Se me pon!a en una celda )unto con otros d etenidos. All1 permanecla largas horas sin saber por que. Luego :se me retornaba o la cárcel, esposado ot:o vez. Cuando preguntaba cu61 había sido la rozón d <' esloz rE-corridos, ningún funcionario se dignaba contestar. Manifiesto ~:~stas cosas no para inspirar compasión - a nadie como a m[ !a compasión le ofende-- s(no para señalar hechos que a la postre resu.l1an más lesivos a la d ignidad d el gentilicio que a la d igmdctd da las personas que los rec iben. Tal trolamiento veja1ono r-esulta lEsivo también o la. digniciad de todos los lctinoomericonos, porque lo;; yankis indudoblemenla deben considerar que sl se puede vcíor cl~ lol manera a. q u ien ejerció !as funciones de primer mag istrodo de un pals lat.inoomericano, ¿qué no se pod!ó hacer con los ·deméts ciudadanos dEl osos poís-es? Quienes concx:en u n poco de cuál es !a vida de les minorlc:s lalinoamoricanas que moran en los Estados Unidos - la pullrlordqueño en el Estado de Nueva Yor!c..; la cubano, centrolizcda: en el E!iilado de Florlda, y la .majio::t-no, en California y otros ~slac:ios limltroles con Méj[co- podrán darse cuenta del 111enosprecio que se sifmle por los miembros de estcs minorias y por todo.s los latinoamGrtconos en general. sobre lodo cuando tienen que i:r aUá a gqnarse el sustento _ Para estos lotinO<Dnericanos no existen otras oporll.midades de !rebajo que no sea. on ocupaciohos q ue allá se consjde!rcm. vi le.s. Quiero hcc9r no~or e n esta oportunidad que a ntes de que lo Corte Supr.,mo de Justicia dictara su fallo sobre roi extradición, - l ú!i -
    • Poro es!ablece·r el. g:radlo d~ e.Hoocia d.e ung r:;¡dmínistraci6n la vla m6s efectiva es la de la cc:rmparación con o1ros aclJ:ninislrao clones. El valor absoluto de una cosa es le e.senciol, pero a veces ~s más útlE de!er.minor su ·valor rela tivo medio:nle la eCJm:r;;;aradón. Es dentro d!e este· orden de ideal: qu~ $ 1il im¡pone aqu1. una oomparo:d6n muy suscinta. entre el régimen de! ·cuol formé pcu:te '1 que ruego presidi, y los gobiettnos que de:sde 1958 ha$kr !a fecha ha tenido Vene·zuela. PC!Ta es.lablecoer ti::!! comparod6n voy o señlat una premisa - m.uy Oóri:Cielc - sobre e l virtuosismo d e ua:J: régimen de- g·a bierno. La premw es. le siguiente: LA JUSTlFICACION DE: UN 00· S.IERNO ESTA EN LA P.RODUCCION DE LA MAYOR S- MA DE U OBRAS TANGi BLES DE BIEN COU:C1'1VO, :l1ACIONALMENTE CONCEBIDAS, Y El CABAL FUNClONAMIENTO DE l OS SJYVlCIOS REQUERIDOS POR LA COI.ECl'l:V1DAID NACIONAL; HACIENDO TODO LO ANTERIOR DENTRO DE UN AMBIENTE DE ARMONIA CIUDAD.ANA Y SUPRIMI ENDO !..A REPRESION O UTI~ UZANOOLA EN EL MEN'ÓR GRAOO POSEBLE. . Seniada loe premisa c:mte·rior., VéotJ:ios lo· slguiente: los goblerno.s !lomados "d~moc:rd ticos:", que hcm funcionado desde l'95S · ~ 111 ~
    • robe d!uda de, que l.o:s d!sc!pu1os van a rechazar al seud!o wo:estro por conside:rarlo un dnico" Ahora b ien, e:n ,e l campo Q• lo moralidad pública ~y es e dentro de este campo qu~¡~ tienen su l.i nali:dad las actuacion e.s l;XJI'O: penar a qui~nes ·delinquen contra la cosa: públiaa- hay .re· qu~rimiE~n üos más. exigentes pare;~ pod e rse constituir en cmusc:clor. Veomos <:tlgunoo. co:;.os d e la~ Q~s:ctdones que a mi se ma hacen y <:malicémoslo:s ~Some·r¡;¡¡nenle e·n lunci6n de la mord adminislrativa. U'no de los hechos que se me impukm y q ue ha servido de b as(!! ¡;x.¡ro mi extrad!idón y mi enjuicietmiGnto o.c;rui por peculado, es crue en fa finCOl de mi propiedod en El Peñón, en Ba:ruta, se mand6 construir un pozo que no fue p¡;¡gado. Tc:d h. cho, oomo e eslét eviden.ciado por t&stimonios, no se deriva d!~t un odo del , cual yo sea responsable,. puesto que yo no orden~ ni personal: ni indire-clamenhe o: delermina do.. organismo que construyera la! pozo. Alguien que estciba encargado de realizar un conjunto de obras en dicha: propiedad, mcmd6· a construir el po:zo - .s i es q Ue el pozo eXi&1e.- y ese algruien éS quien a6gioo:mente debe t esponder,¡ no penolmente, puesto que :no lo Oñlerita, sino civilmente, si es que no pog6 por dicha obra. Pero c:reo sinceramenteque e s Un absurdo que por la cOt:tstr.ucci6n. de este pel2;0 hay· r c sido yo elctrgditodo y a horo se me :si,gc un proceso por pElculado. Lo mlis notohle de este asun.to es que mientras a mi ~e :me eY.tro:dila y s e me procesa ¡por peculodo debido a tm pozo que no nu:m.dé construir, en "!Los Ntlñe:1:. se construyeron una serie " de obras. que cos.taron cenfeno:res d e miles de bolivc:res á !o naci6n venezolano. Y, ¿qué opina el f'isool General d e la . fl.epúblioc:r :sobre este hecho q ue s e señqla'i' Nada, por supuestio. El está muy .bien, ocupándose a fondo del OOJllO del pozo en Et Peiión y recordando los buenos momentos que pasó e n el leo:lro de "Los Nilñez'·', comlruido c on los fondos públicos. También es del c'Onoc:imien1o d e las mayorla d e .los venezokmoa que en el hato ''Pued~' , de ¡propiedad parnc:u!m d el actual Presidemtt·e de la Repúblic:a o de sus ~amiliarB!S, ·s e :han hecho une; serie de obras por organismos oficiales, tales como ae:ropue;¡;to, c.lectrificoci6n, construcciones ruv·e rsas y e~tros cuyo inventario t esultcuio largo. ¿Qué opina. el F:ismJ General de la Be.- - 109~-
    • pública sobre el po:rÚClllo:r?· Nádo, por supu0s!o. El está bien, a Dios gracias; • cupándose exclusivamente d~l pozo qlJe alguien o mcnoó a construir en la propjedcd de Pére:t ]imén~z ()-n E~ Peñón. La acción de luncionClrios ·como .el Fiscal General de 1a Re- pública i:iebe tiradudrse en hechos concretos de moralidad adminislrotivcr. Si esto no .suced.e, no se jusliiico: el sueldo q¡ue él y sus ayudantes esltin devengando y -el cuc:il es wgado por os contribuyentes. ¿Cómo se justiíica: la aco.i6n d el fiso::d Ge;nerol de la República ·c uando esta admini.straci6n cada dlo: Sú!re en mayor grado el impetu de los peculadores, de los ma!versaclores. y de los tr· :licanles dé influe:nclas? a Es bien sabido que en k1s úlümos años se ha: intensificado en la1 forma. la:. oc:ción dolosa <Contra )~;:~ cosa pública, que mm e.n el seno de la F'J.sco.iia: Gene:rcti de la República se !ha presen!ado un coso de peet1lado qu~ o;l$ bos!anle conoddo del público. lniclCIIme>nte> s~ inculpó a: Otlgy;li.~n. pero e: !o postre resuill6 implicada lc:tmbi~n una de 'las. persona!> dQ 'lcr : ás eslreeha víneulación m con él f¡s:c;<:tl Ge!nercll. S~ii.ores mog~slr-a:dos: es lol el envalentonctmiento de fos ratones que yo se hc:m metido ho:sta: en la oosa: d.e! gato. Y·, ¿qué boce el ga:tó? - Mirondo hacio El P. ñ6n y e i:ro.loñdo de ooza r ú.i'i rat6n lom'l crsma. a~ la otganiza.c i6n de urn estado mochl!rno a deiorrninados h.mc:iOm.lrios corresponden responsabilidades drcunscritO!s. Tal es el ci:l.so d!e la: m.o.y orlc de los funcionarios de lo administro:ci'ón públie:ct. cuyos respo.ñOObilidode.s se circunscriben a fas adivjdades de sus despachos.. Ex.iste olto tipo de Junci'onarios que, dada la o:mplitud de sus; a~ribuc:iones, so p1,1eden censidera;r con responsabilidad en la tola!idod de lo cdministración públko, Tol es el caso de los con.lralores y de los liscales. Dentro Por otro porte, lo occi.ón moro:lizcdora de los· fisco:les y de los oontrolores lendró: necesoric:menle qua troducirse en hec:hos cier1o5, beneficiosos poro kr adminislrac:ión y por ende po:ro la co- lectividad en general. - liJS -
    • el entonces Pr~ador de los Estados Unidos, ~obert f . Kennedy, manifestó en formcr paladino: que yo seria entregado C! las autoridades venezolanos. Tal monifesta.c i6n puso en evid enda una de es:as d os cosos: a) O que el Procurador de los Estados Unidos ya estaba d e a cuerdo con la Corte Supremo d e Ju sticia sob re el fallo deHnitivo en mi extradición --<~cuerdo perfectcm1enla inmoral- an1es do que la Corte hubiese dictado sentencia; b) O que a pesctr do no ha ber ningún acuerdo. R.obe:rl Kennedy se senl[a con ioda la autoridad del cm:o para imPOner su criterio a la Corte, lo cual hada cparecer a los miembros del wás alto rihunal como d6cUes y obedientes instrumentos del !uncionario en re ferencia. Tal autoridad! - ilegilima desde cualquier p unto de vista~ no se atrevería o ejercerla en cualquier pais lotinoamericono ninguno de los llamados dictadores. Estos por lo menos. se Cilidan de no aparecer prosiiluyendo a los tribunales.. Para relo1ar lodos y cada uno de los hechos de perse<:ución polHioa de que fui víctim<!l en los Estad os. Unidos requerirla una exposici6n no menor de seis horas, pues el :número y las par1icularidades de los mismos asi lo omeilan. Me be concretado en esia oporlunidad a relatar algunos hechos tomados al azor. Como se ha señalado, denbo da este ombiente de peEsecución polllica se desarrolló el juicio de extradicj6n. Y se necesito ser increiblomenle inge-¡;¡uo o un dnioo redomado para deeir que este juicio no luv·o car6 cter pol1tico. Este juiclo también tiene la po:rticulmidad d e haber convertido a luncio:1a:rios diversos y a órganos dc:l Poder Judicial en ins · lrumento:s d o persecución polltica:, con todo lo lesl-vo que ésto signihca paro el p resllgio de diferen tes instituciones. Nunca en los Estodos Unidos tantos organismos y tontas personas resolvleron prostituirse para llevar adelante lo poco enal1ecedoro misión de converti:i.rse en í:nslrumentos d.e un gobierno e.xttonjero para perseguir a un ex-funcionario. Y estó claro que toles tmeas no las d esempeñaron solamen te por solidaridad de ideales con e] gobierno de Venezuela. - 106-
    • LA NECESABltA MORAL DE LOS ACUSADORES POTQ q ue una acusc:ci6n tenga todo la justiflccción mora l indispensable, es nec:esaño que, además d e hacerse sob re uno ~nfracci6n concreta, plenconenle probada, no nayo necesidad d e r ecurrir a artificios ni trócolcs, y que el acusador te ngo l od.o'.l las credenciales morales requeridas, :no pqdiendo únputársele algo que sea 1anto o más de!icüvo que aquello sobre lo cual está a cusando. Por ejem¡plo, si un t éc:onocjdo beodo, que n o se cuido de • exhibirse en público en esto CQndición, es colocado por azares de b vida en el oargo d e Pre:::ldente de la liga Antialeoh6lic:o '1 en tol carócter establece una occi6n d e censura cont:ra alg uien, porque d i.z que en Jo cos.a de este o:lguien otro CL!guien ha beb id o algunos cocteles, la a cci6n no tiene justilicaci6n y resulta indud ab leDienle ricllculo ol que se la instau:re, O como si alguien pooo practioo:nle de !os hábitos de aseo, malolien te y d e-saliña do, cuyn presentación persono! es en todo momento motivo d e comenla rios adversos. d e repentE) quiete constituirse en maestro d e la p ulcritud, de la b uena presenta.ci6o per!i<>nc:l y d e la p réc:tica de hábitos higiénicos. En este· caso no - :107-
    • a esta prute, han gastado olrcdedor de ochenta mil mi.llouéll de bollvares de .los presupuestos nacionale·s. De tales gastos no ayxrtec:en obras tangibles de bien colec:livo .s ino por un valor reo! de l,lll poco m6s de sois mil! millol!iea de JboUvar&S; es decir, oproxi.madc:nnenle un e·¡. de los gastos. E.n cambio, la ' 'dictcrdura", sobre ingresos de un poco más d.¡} 'l&intic:uaul) mil millónes cie boliv(lrat~, presentó a la nación venezolano un conjunto de obros tQngibles d e bien colectivo cuyo valor es de más de los nueve mil millones d e bol1vares. lo cual viene o: ser aproximada mente un 401., Este porcentaje es el m&: alto en rendimiento a dministrativo que gobierno alguno hcya logrado p¡esenlar en cualqui(<r' época. Y vale la pena hacer notar que durante !os años e n que el gopie:rno estuvo presidido ![X?r m.l. el poi'cantoje en obros !llobre los ingresos bcrbla sub¡do hasta .el 52:'%. debido a que se habla rooju:stado ya la maquinaria gubernamental ha:stq los extremos de hacerlo altamente efl ooz, Tal rendimiento es un r«Kord mund ial hastcr ahora insu perado e inexplicableme:nte desw nocido por la mayoricr de los venezolanos. Me interesa señcrlor a qui algo sobre lo cuoJ quisiera que muchos venezolanos concentraran su atención, y es que de los ochenta mil millones de boUvor~s c;rdminislrados por los gobiernos "democráticos" , no se sabe el d13$tino cierto de aproximadmnenle veinte mil millones do bol1varés, !os Cl.lo:le¡; no apar·ecen .ni en e l valor ;r.e al de la.'> obres realizadas por dichos g-obiernos :ni en el pago !le sueldos en lcr lr.ondosot burocrocic;~ q u o conceriza o la Nación m en njngún otro renglón de Jos considera dos en el pre " supuesto. Son vointe mil millones de bollve~re9 d e d~¡~stino con. fuSo, inexpliroble y posiblemente doloso. Y si se preguntase a l Fiscal de lo República si él conoce de este hecho y si ho realizado gestión alguno en función d e tal he cho, sinceramente Lenchú que contestar que no. En función también deo la premisa seniada anteriormente. es necesario ano llzar aqul algunos casos d e funcionamiento de los servicios. Se podr(a traer a con!lli®rod6n más de un cent cmor de ellos, en donde lcu;: comparacion es son fáciles de esla. blecer; pero :me voy o circunsctil:lir a do!S solamente, en roz6:n do no alargar es!a exposici6n y !arn.bién an lunci6;n de qu~ en 1ctles casos es relativamente fácil lo constc:rtaci6n de Jo que se va a exponer. - . ~ 112 -
    • Primer c:cma.-Se supone que los cuerpos jX)licialas son un medio - no al (mico :ni el p rincipal- pa~a oonl.ran'estar el delito. Puas bien, durante el gobierno que presidi hab!cx en la Capital d"" la Repúblic:n un cuerpo policial que gastaba aprOKimadrunente cliecisi.elo millones de. boUvare'S cmualu y que estaba con:;til;uido por alrededor de dOf!: mil Qgen~e.s. Entonces Coracas ero --<;om.o se puede co:mprobw •C Q!l pubrloacione:S extranjeras diversas- una de las capitales con mó:s bajo Indica delictivo en l..alinoamérioa. Hoy, la Pollcia Municip::ll gasta aproximadamente &atonta millones ele lmlív<~ree anuales y está constituida por más de aeis mil ageu· tes. Y, cosa asombro;:<;, OJracas es ahora una de las c:apitales con más alto !.ndice delictivo en el múildo, habiendo batid!) por amp1io margon el record poco enaltecedor qUe 1enla Cbicugo hocé tres o cuatro décadas. Segundo caso.-Me referiré d lo acontecido con el servicio de Aseo Urbano de Caracas. Mi gobierno gastaba anuolmante aproximadanlente unos ocho miDonea do l:tollvaree en el sosleru miento de tal servicio. Caracas en ese ootonces ostentaba la ere dencial de ser una de las ciudades más aseadas de la América Latina. Hoy ,en dio se eslón gastando má.a de cuare!!lta IJñllon911 de ibolivaros e n dicho servicio1 y Caraecm tiene la histr;~ not·ori~dad de ~~:r una de las capitales más sucias d e este Hemisferio. Sí .reconoKO que o tro tipo de "limpieza" impero hoy en nuestra capital. He querido con estu breve sintesis -supcrd ensífiooda sl se qu]ere- presentar )Q justificacl6n de m i gobierno en el campo positivo, en compc¡roei6n con los llamados "gobiernos d emocr61icos"; pero conviene tamb i6n establecer comparaciones. en el aapecio que se pudier.::r co:n:siderar negoruvo, t-'Uya manifestqción suprema estribo en la represión. La represión estó cwaeterizada por el número de mueros habidos en actos de violencia polltico, por el número de presos por cuestiones poiHicos y también por el número de exilados. Establezcamos comparactcmes. Muartoa.-Lo$ muertos q.le se ochcoon a la "dictadura" DO pasan de dic·z, y h.1" en 1al forma que murieron, que aun. cuando existfa predisposición contra mi por ¡parte de los jueces en los Estados Unldos, éstos S& negaron a conceder mi olrlrodidón por responsabilidad en nin.g una de estas muertes. El testimonio de un conocido abogado -que abandonó con prisa mconcebible el -113-
    • ea~:cnario callejero donde ocho integrantes del partido Acción Democratioo se ballon a fuos con dos agentes de !a Seguridad Naclona.! y donde murl6 el dirigente Leonardo Ruiz Pinedaconl:ribu.y6 notablemente ct exonerarme de los cargos por Iesponsobilidad de tales mu.orles. Los muertos habidos durante los regimenes ''democráticos"' qua ba po:deddo Venezuela desde 195tl hasta e l presente, sobrepasan los veinte mil. Entre eOos estó.Il los muertos de Barcelona, Carúpano y Puerto Cabello, soldados Y civiles; los muertos en las guertillas, soldados, guerrilleros y campesinos; los muertos como consecuencia de lo aoei6n dal hampa polili=, personas d e todas closetl, edades y :sexos, y los muertos que d:i!'ectrnnente se atribuyen a los diversos cuerpos represívos del E?i:stema democr,6 tico. En e:ote aspecto, corno se puede constatar !ácilmenle, la pr.cporción. es ~e uno a do:s mil. ¿Qué le!l pa:rec:e o: ustedes esto? Pero hay más. Si o Jos muertos anteriores agregamos los c:ou.sados por el hampa comúm por las epidemio:s surgidas como consecuencia. del de!e.r ioro de 1~ servicios asistenciales; por ~ c:romento de le desnutrición como consecuencia de la malo Situación económica; por colapso de obras debido a deficiencias en el control de su oonslrucc:i6n, y por otras causas varias, puede ooosidera:rse sin exageración que ha habido unos Cllareuta mil tllU&rtos adicionales. Si Venezuela hubiese resuelto ilevor odel®l·e, ho.sla los extremos que fuese necesc::nrio, una aec:ión plcmifioada y juiciosamente realizada para re<:1.1perar la parle del territorio nocional que por ei otienle los ge6fagos r;:m:~putamn a nuestro patrimonio territorial; si hubiese resuelto descal:xJlgar a los ingleses del Mo::cizo de Guayano y dejar sentada nuestra soberan!a bosta la ll-· neo simercr -cimera en lo morol- de la. cuenoa del :Esequiho, todo esto entes del nacimiento del nuevo estado de Guyana, Venezuela no hubiese. gastado, en el peor de los oasos, más. del sa.xto de las vidas qlle ha derrochado en crúninoles pugnas internas y trnnhiián en criminales descuidos para: hacer :funcionar debidmneñle los :Servicios que deben preservar a ta comunidad nacionctl en todos. los aspectos. Presos.-Veamos ahora lo sucedido con lo:J enCOicalodos po-r razones polliims. Dwanie la "dida:dUro" pasaron por ras céace- - 114 ~
    • le'So en ·a;¡ndici6n de detenido.s. pgL~I:i.cos aproximad:=e¡;¡fa moh:1 mil pei"JIQIJiaa. desde bs q:u.e estuvieron media hora hasta las qiL!e estuvie¡ron años. Todo por evitar aqd-ones qu·BI perturbaron la paz públipa; nec!=Jsáracr peno pode!" ilevrn adelante urnrr ohm :rendidortl dle. bie.n colectivo y para garcrntizar a 'iodos los habitantes deL pc:fis el .-mibiente propicio parét el desempaño d e sus actividade-s_ Los gobiémo.s "democróticos'' han enccq-c,elado en igual tiempo cr no menos do setenta mil penonc:s, mu.chCJS de e llas absotutamenfe eidraiias c. cualquier o: tividad subversivo. Estos c em:arcelamientos no han servido perra preservar la ~ público:, ten necesario paro los lines se:íí:alad'os. La proporción as, como se puede <;íbse:rvm láC'ilmE!nte, de uno c:r diie:z. :Exllo:dos.-En la la ·é poca • que m a'¡or mímer:o d e ~xilados· en tuvo la "dictadura"' e~ n úmero no ·sobrepasó IOtJ WJ tnin ~e~·!ldentos, incluyendo en esta ci!ra a los knn:iliares de l oE? verda deros. exi~ lados. Los ~obi&mos "clemocniticos" hi;m tenido en determin:adru ·Opor1unidades más de die.:;'iliej:S mil udadi)S, La: p:roporci6J!l, r [ll, a en conse.c uencia, ~e raproximadrmn~n.le uno a diez. Y no .ge bcr podido establecer comparo:cion~~ en lo que ree;- pectct a desaparecidos porQ'lJe <e!>to ho s ído Ull<l modaliddd eskr· blecida: por el sistema "del'Jldcró1ico". Du.r onle el régimen qua presidí se scibia a cjencic:r de:rtc:r d.6 ride estaban todo!! y cada ooo de lc:s cjudodcmos vene~o!;mos o de los habitantes del pa!s. A juzgar ¡por lo!'S rumores -pú.b]icos, el número de acüvidades polltioo.s es realmente olorm<:mte. de~recidos :por Analizada IOJ'l suscirrtamerl'fe lo justificccñ6'n de los gobiernos en [unci6;n de· fodo ei con:tepido de la: pre-misct·.setllcda como b ase de esta on&lisis, se pue-de d$dr sin·t etizandq que la "dic1adura'·' B- pera a lcís lilcmmdos ''"e-qiml!lDOI.I d~mo.c:rdtieo.s." e· . leo que se U n cmtSidera la porte posit:iv·a dt lctS fwl.c:iones d e· gobierno. es decir, en la: reallzacién. de obras a., hiii!!J; <:ol~c:tiv'O "J cabal :hmcicmam]entc do los sorvicio-.s:. En oambío, lo. llamados ' 'raghn9nes democrá:s IÍcc:iS" supai"a:n a:m.p liamente c:t ~c:t "dictadura" 1m la .Parte que tilO puoe~.o cónaido~ar negafivg, eQmo e6 la ropre,EÜó· . n El prestigio de un régimen democrático tiene qu e ser diredcrmante· ,proporcional ál logro. de: obras de biien colectivo. La llS-
    • democr·c:rcio lorzosamente ~Se desacreditcllit si crea sUuaclones de . . miseria; ~e airoso y de, ignoran.:;:ii:r, P·o:r otra parl• el sistema de· e, mo:::rólico debe significar pt.edomÜ]!ÍQ de la cie· . a, de la té~­ nd nica y de la :r:adonc:Jjdad. para que pueda acreditcm'le debida· mente ante las colectivíd!ades. Quiero puntuahzar qué 0'.ln cuando pe:H'e:zoo méntira admiro e h s.islama democró1ico; pero n.o ·esa democradcr bohctliccma é inelicuz que pa:rá l.aünoomoárioo pr~QiCQ"do -los m:iñ6sctllos ap6sto!es. a l servk:ip del Depo:Mamerito de Estado. Quiero también punlu:ali:za:r que en ningún momen-to me mclestg al que se me hcrya llamado o se· tlcnne dictador, puesto que este oolifice;rti.vo se ho op!icado a muchos gráñdes ho·mbr~es en -todcm las latitu- han des., e:tlJ'tre ellos a nuestro figü.rei m. xima y figura mávima de á AmériC'-9[, Simón Bolivar, Ell.ibertctdot. Y quiero puntuoli2:o.r tam~ bi~n que no es qua prete nda c:ompmonrie con · sta figura extroe ordina:ric¡ de .le humanidad. • No puedo terminc::ir esta: parte ere mi exposici6:n sin cOn1emplw otros aspec:1os ,q ue no . es posible p·asar por O:lto. Todo el muP.d.o §abe que en la illtiíncr d¿cada el desmoron:o:mie-ntc moral se hcr en!ropi,zodo en e·l }:lcls, monffes,tóridooo por un deterio:ro notobl~ en las insl:itudones básicas; -por tm ~enlo de la delincue:ncía: en lo<;los los_aspectos; ·po¡; kt pérdida del concepto de la grandeza nacional y del propósito del logro de objetivos bás!oos en función de · esCI grande·ro¡ -por la pér.dida de lo: Ie de los:· vene·zolooos en el destino· de lo: pertrio¡ por e-1 .menos.eob<:l· del pr-estigio inf,a macional, y ·por otrcm :manifestaciones div.é rsas. Ade· más, lodo al mundo soba también c-ómo hoy dia: hay· m?r.s hombre . en estas tierras; cpmo hoy· d1a la: Eegipn de d esemplea dos sobrepasa con er.eces el medio :mtll6n; cómo hemos entrado en el ·ccnjunto de· paises mendigos que- sistemólioamente i:mp[o, rcm !a dádiva déJ gobierno -yanki y de otros gobiernos; c6.mo se POS interviene d,escfe duexo en lcr. orientcrci6n de ·nue-strcui o:clivi· dad~s olicidles ,oficiales y particulares, h e:ual :resulta lesivO. a puesl:rq s_ berania, y. .finalmente- de ·c6mo hemos perdido eL puesto ó que hablamos logrado en el liderw.gQ de ia Amér- oo Wtincr. i • - 116 -
    • FUNCIONES Y TEOBIAS TRASTOCADAS A lo largo de e:;te intenso proceso de persecuCión politice que lms fom alkues y }'O hemos padecido desde el 23 de enero de 1958, se ho consta tado de cómo determinados personajes se han ubJCado eo dilarentes posicJOne$ desde kts cuales han tenido papel actlv.lsimo e:n la perseeucl6n sc-ñc!ado. Tcl es el caso de l doctor Antonio )osé l.ozoda . Vale la pena recordcrr oqul qué' el doctor Lazada, como miembro del Congreso Constituyente, tuvo porti:cipaci6.n en la confis· caclón de los bienes ~erleneciontes a mis familiares y a mi. El Congreso se cons1ituy6 en tribu.ncl p orn dictar wia !!entenc:o conlisc::ctoria, Que nadie venga: ahora a pretender decir que estoba 1eglskmdo en este coso, puesto que les leyes no se hacen pare determinado persona sino qua tienen que ser desti· nadcts ct influir sobre, por !o menos, uno colectividad constituido por un grupo de personas afines en su condición. El doctor Lozada se i:nlegYcS en lribunal que me impuso una pena - larn.· bién a mis fcmiliaree- cd margen de los m6s elementales fundamentos del Derecho, negánd ome la menor oportunidad d e defenso. L.."'.sa éste: que no se atrevieron a hacer ni los tribunales de Fidel Castro a ralz de la en tronización en Cuba del régimen presidido PQr e sle personaje. 117-
    • Ahoro. el doctor Lozoda se ha consliluido en :¡:ni acusador, pára lo cual ha Teclu tado una ]()gi6n de juristas a los cuales la NaCión paga crecidas sumas, sosteniendo una acusación que no ·tiene: O!Jideros legales y pretendiendo esgrimir una serie de teorlas juddicas controrias a los principio:s universales del Derecho y a nuestras leyes. En otros palabras, el doctor Lozada dhora qlie.re desde esa posíc:i6n d€: miembro del .Ejecutivo con· ve!'tirse en leg¡s}ad or, lo cual, para quienes tengan conceplo claro de cuáles son las atribuciones de coda uno d e los poderes cons· titutivos del Poder Público, es: perfectamente inadmisible. Nada de extraño lendrla, en f®ción de antecedentes, que el doctor 1moda uno de estos dios sub]ero los escolones y dando Wl sallo ocupara uno d· los asion· os de ese e~>lrado paro oonse l liruirsc también en iuez de es1e p:r~so . Si ésto sucedier-c:r, nada de extraño iendrla tampoco que desde su posición de juez procedierQ a. legislar y a conlin"Uar deo acusador, porque poro él es ~referible ejercer dcloerminadcs !unciones cuando la ley no lo (a<;.1.llta pena ello. ¡Menudo déspoto tcn~os en es!a funcionario! Con el contellido del expediente y con las declaraciones de les tosligos ningún tribunal que proceda con s~J,jed6n a la ley puede enconlrar -elementos para justificar una settlenc!a condeno· torio. Les fiscales 1o sclx:n a conciencia y por eso se les ve esforzándose en crE<:a' y esgrimir unes cuantas teorías que de ser acogidos como leyes o como pr9cedmiento jtilrldic:o, s-ervlrlc:m paro desquicior al Poder fucliciaL' Vamos o los hechos concr()to~. Los iisc:oles se empeñan en demostrar que yo tengo dinero y que por el hecho de- tenerlo lo hube illcitamonle, concrottml~nte a través de !a próctlcc:r d,a-1 peculado No presen1rm ni siquiera la: indic:cción d& un solo hecho que lipúlque al delito deo peoc;ulado ni mucho menos apor1an pruebas valederas de acuerdo con nuesltras leyes. Quieten ®!!.' -el tribuncd acep1e. su leor1a de e: como tengo dinB>ro, forzosamente ese dinero es mal habido. Yo no sé si puede haber en nuestro pais algún tribunal que se Cleje conv.encor con eale tipo d.e te-anos. Si ollo iuere o:al. y :seo senl~!:i este precedente, toda persona que haya c)erddo un CCt'go pUblico - 1113 -
    • y que posea cua lquier cantidad d e dinero, procesado y condenado por peculodo. debe ser de becho Quie·ro recordar ac¡u1 uno de icmtos. cuentos qufo} han ~Lrculado en Caraecm ~ que pueden otribuirae o: cualquier ¡;uerpo policioL Para evitar que se pueda considerar que trato ele rnolostor o alguno de !os cuerpos policiales de que hoy dispone Vene:mekr, voy a c:rtribuirselo a lo extmla Seguridad Nacional. El C'Lieato es el siguiente: en el antiguo hipódromo- de El Paraiso, dos agentes de la Segurida d Nacional, por habérselas agotado el dinero de que disponfcm y queriendo hercer nueva s apuestas, buscaron entra los concurrentes alguien a quisn extorsionar. En es1a búsq ueda encontraron o. un in&viduo a:l que le vieron cerro de maíodsro y aJ que, por consi91.1iente.. consideraron má s fácil d e sa" carie d inero. Con e! propósito de prepúrot el ambiente para la exlorsi6n se ac-ercaron sorprestva.menle erl Individuo y enseñándole sus credenciales. le dijeron que ne<;;esilaba.n hacerle ahl mismo uno$ cuantas preguntas. La primero pregunta fue si disponl.a de la cédula de identidad, a lo cual respondió el requerido ooseñándolss tal documento: luego le pidieron lo libreta del servicio militar oblig<:rlorio, y también el individuo les pu:~sentó tal documento. En vista de los fracasos anteriores, le pidieron en ccojun:fo el ccrtüioado de salud, el cer!iticado d& solvenc.iel del hnpuesio sobre la renta, el comprobante de pago de les derechos de trente y e l cerlificodo de contribuci6n parcr tos Domos Bolivarianas. Todos estos documentos fueron exhibidos lombién por el requerido. Ante el lroco:so que constituia e! hecho da haber obtenido lodos los documentos pedidos, uno de los agePies Ie pidi6 la cartero, y encontrando en ella dento dnc:uento boltvmes, exclam6; " Ajá. JCon que reu_niendHo para. comprar un revólver! No? Deme acó ese dinero··- Algo similar cr lo reJcrtado en esta ánéc:dola signiliCXI la leerlo. jurldica que los fiscales quie~ ren .imponer a la Corte en mi caso_ Pe:ro ahl no paJO e l asun1o. Como las leyes o las teorias jurídioos ·tie:nen que sár interpre~adas ampliamente , l!lna interpretación valedera de esta nueva leerla de los fiscales, desde el punto de vista 16gico, podrla ser !c::t siguie-nte·: Si a un thdinc:u::>nte cl que se le compruebe rlebigmnenl~ ol delif,o do per:ulado, se le logra comprobcu la pose!rlón ele dine:ro. hay 'q ue ~xone­ rmlo da culpa. Tengo casi lc:r s.egurid<1d d o que esta será !c;1 bO ~ 119-
    • (t!OIÍa qüe. les fiscales van a traor de :imponer on el case de crl" gunoa pecutadores convictos, espet:ialmenle en et caso de k:t ¡per- sona mLy cllagcté!CI o s u jefe que cometi6 peculado en el seno deo le Fiscalía G~n.eraJ de la Rep-óblioo. Oua de ICI!S peregrinas leorlCR jur1dicas que han sido esgriDUcia.s por los f1scoles es que ouo c:uando nc hay prueba sobre el hecho, .:nos supuestos. indicios deben ser considerados como pruebas T~ngo entendido que la ley establece claramente el p.-ocedi.t::úento para consbtuiT la prueba plana. Apor1arse de él es lttgis.lcx:-, y legislar est6 reservado al Congreso Nacional. Los !isccles lambién manifleslcm que el hecho de qID lcr Junta di) Gobierno que se constituyó a rmz de mi salida del ¡poder, hayo dictado decreto en el (;Ual se esgrimen ciertos. co.nsi.d erandos pbTa Jo: inC'Ciutacl6n de mis bienes, esoa considerandos deben aceptarse como dogmas. No se si lan peregrina teoría puede ser a ceptada por profesionales del Derecho que se precien de tales. Y por 1Jl1iJno, ante la imposibilidad do obtener prueba valed era desd e el punto de vista legal po:r'(I lograr una sentencia cond oncrtoric:, los hscalos opl<.m por endilgarme una sano de adje1ivos cali ica tivos, como si en raz6n de ellos la Corte esluví~rO" obligado a sentenciar. Los adjetivos calífiooüvos mi como las actitudes d eslemplacic:m- se utili2an en la generalidad de los casos por las personas que oo.rec:::e n de argumentos v ale-deros para hacer lnttnlar uoa te2is En concrelo, los lis.cales qllieren que cm1e la CJ'Jsenda: de típ1cos d elitos d e peculado, ante la ausencia da tes timonios que se puedan transformar ~n pruebas valederas; cn1e la ausencia de asideT03 legales p::rra d1ctar una sen tencia condenatona decente, la Corte tome en cuenta absurdaa teorías juridicas que prostituirlan kr Justicia '! negarl<m el Derecho¡ adjeth·os colilicaüvos prolus:Jmente ul:lhzados, y opmiones de organismos polllicos que han actuado co!ltra mi PareCiera como si los fi scales pensaran que la Cone está consl11uida por un conjunto de ignoran1es a quíenes se pued e md uci r o actuar en detenninado sentido mediante soHsmas y teor!cs absurdas. 3i 1;e prelendiese recoger en un proyec1o de Código Penal l~ feorlas ¡urld:cos o&grimídas por los fiscales, la redacción del pó:rofo t)Ue )cm conlsnqa podrla ser m6s o menos la siguiente: - . ~ 120-
    • 'A cuclqu.ie:r funci<mcrio de un régimen derrocodo. a quien se le supongan - pruébese o no- bienes de toda naturaleza cuyo ·'Olor sobrepase la cantidad que en conjunto hcrya devengado por sueldos y 9rotificoclones, deberá considerársele como convicto del delHo de peculado continuado y oplicárseie la pena m6xima es!ablecida.-En~ los bienes que se asignen a tal funcionario podrán incluirse los de sus fomiliarel!, sea cual fuere :su procfldenaa, asi como tambiéñ los de las personas que se designen imarpuestcrs,-.La designodon de personas mlerpuestas pod.r6. hacerla el Ejecutivo apartándose de los procedimiento:; establecidos poli' la tey.-Se tomarán muy en cuento para considerar pecularloi al funcionario, las opimc;mr¡s que en S1.l conlro: emiicm los organismos o functon<:~rios oficiales reconocidos enemigos del lunc:íonario en r·e ferencia" . Tengo eosi io seguridad de que [o redac ción anterior causarlo satisfocción al r1scul Generol de la Repúblico, Porte de estos inquleiudes del F'i.sool General de la República por establecer nuevas doctri nas jurldieas, ha sido recogida ya ,e n .ID proyecto de C6cUgo Pe!lOl eloborad.o por el prolesor Jiménez de Asóa. Y manifiestan algunos profesionales del Derecho que tal autor1cr les.iona prolun&:nnente el p restic:rio d.e nuestros juristos, porque pawciero poner en ,¡¡¡videncia que oqui no _x.isie entre tales jurtslos alguien capoz de eloboroT un proe yecto ele C6digo p,e naL Para compensar lo ousenclcr de elementos prob atorios los fiscales hcm confeccionado un voluminoso mamotreto, cuya eclidod esló en razón inve:rscr del volumen, Quienes hemos padecido o ve ces la actuación d e molos profesores, Cfl19 no domh.a:n es· pedlicamente una rnotet-icr y que-, en consecuencia, están inC(Jpacitados para hacer Hegm a sus disclpulos ideas concretas, dichos profesores recurren al procedimiento de hacer largas y confusos disertaciones para con ello encubrir su ignorcmcicr y dejor en los a lumnos ra impresi6n de que e l p rofesor no es malo sino que ellos no a loo:n:z.o:n o entender lo que les expone. Estoy cc:n:¡¡ seguro da que ~1 p rofesor de mc::¡le·má-licas de~ CLU· dadano FisOCil General de la República debió tener las ooraderls1icas o los cuales me acabo de re{er-it. O es muy posible tam· b jén que el d1sdpu1o hubiese rasuitado impoTI!leable a Ja.s enseñon:;:as del b uen pr(lfesor. - 121-
    • EL PODER JUDICIAL Y QiCIIENES LO INTEGIUN Dflntro de 1.ih cdbo:l. estada de d erecho, la. ~unción del Pode r Judicio1 t evi.sle co:ro.cteres de primera importc;m.c:ia, Es!e Poder d~be tener lo fun-=ión priinigenícr de moderar la acci6n de los otros Poderes ·• constituir lo institución sobre la cucrl la co munida d v . encuentre la . ores.~rvac:i6n cabal de s us derechos V !a garontfo . de que no seró atropellada por autoridad. olguno. Es mdmpensable, como á.l.esti6n básfoa para el Poder Ju.dicio:l p ueda: cumplir la: aJtisima mi.si6n ya señalada, q:ue g oce de CJ!uténti<:Q antonomia y, en consecuencio, no ~slé :::BtJje to a p réi· q1.,1EI' sió n aJg w:;¡a_ Si el Poder Judicial es s usceptible de recibir cuol~ quier tipo d e p r.esió!J, bien venga del Ejecutivo, de m iembros deE Poder Legislativo o de a.g rupa¡:iones polUicas que estén et¡.. iuncióJ;I de go bierno -o que sin estm e n función. de 'g obierno puedan presionar a d e te rminddos inleg rcmi e:s del Poder' Judicial p,pr e.l he cho de que iales pe:rnoncm han sido llevp:das a e.se cargo par la acci6n del partido presionan~e~, ~ Poder T udlcial ya· no podró: ser imparcial, especia lmente cuando aclúa e n oswltos que tienen caii'Ócter político. No puede ca!'!!céblrse que e l Poder Jud.ieial pueda jwgar imPQrcial:IDen1e si • st& constituido por ¡profesionales. e qüe tiettE!n que obedecer c<Jnsigtlcs po:ttidisfas. - 12&-
    • Un Poder Ejecutivo interesado e-m mantener al. Poder Judlc:ial dentro de la moyor Lndependencia y en apl!lud de cumplir la ?ltisúno mJSi6n ele ser el .máximo p~eservador de los derechos c.udadonos, tiene que e!!fonarse en no llevar al seno de los tribur..JII93 asuntos que sean de ncrturale:zo polHico, ni mucho menos prote:nder convertir a los ot9anismos o a las personas constitutivas del Poder judicial en instrume ntos de p~r!locuci6n po)~lica. Si el Poder Ejacutivo no procede a.sl. indudo:blemenie el Poder ]udiciol ver o estar i mpedido de cumplir la misión supremo que justifica su eldstencia. Si denlro da les d iverso:; organismos constitutivos del Poder Tudicia l los cargos sa asignan en Junci6n de los méritos del ccmdidoto como m iegrante de una agrupqci6n partidisto, ~1 Poder Judicial lógicamente 1 ene que perdt::!r pres1iglo, eficacia y morai lidad. Dentro de un p rop6silo destinado a elevetr el prestigio decl Poder Judicial para beneficio de toda la Nació!, loS cargos ceber: atríbuirse en 1unción d e la capacidad p rofesionoi y de una altlsima moral ciudadcmc. porque mol puede s & juzgador de sus r conciudadanos o de los habitantes del ¡x¡is, qwen no sea. reconocidamenle superior a 01llos en conocimientos d,e cuestiones legalee y en cr~denciales de moral Lnlegmí. El proíesioocd del D~;:rqcho como toJ, y cuoJesquíera que sean sus actividades. requiere JXtrO el e¡erclcio de ellas UF..a básica moral profesional que le impida de1erminodas posturas o actuaciones, moral que viene a constítuir gor(I'Tlla pen-a quienquiera q:ue utilice sus servicios. Pero si el profesional del Derecho se va i.nlegror al Poder Judicial, además de- la moral b~ica de que ya se hdb16, .requiere d e la moral inherente al !uncionario, que por lógico el=ental debe abo:rarr más co.mpos y tener mayor p rofundidad que la del profesional que no estó administrando jvstícia. En el ej erclCio da [unciones correspondientes o los d.ivei:SOS ~s1rotos del Poder Jud.J.cml, los requerimientos do moroi van siendo mayores q: m'Bd ida que son més ollos los -:c:mgos que :se ocu'PIJ'n Y en el tope del Poder ]ud.idal, en ol sen o d e la Corto Supromo de Justicia, debe estar lo más giOllodo de nu&stros p."'iesionales del Derecho, en lo que respecta a capacidad p rofesional y d moral integral. - 124 ~
    • La Corte Suprema. da Justicia no solamente tiene la respon:.abilidad de sus propias aduociones sino que éstas deben tener la limpidez, lcr altura de argumentos y la sujeci6n a la ley reque· ndas para que puedan con.:;tihtirse en buen ejemplo de los argo· n¡smos del Podar Judicial que están en ·estratos inferiores. Si. bien por la orgcmLzaci6n del estado venezolano la Cor1e Suproma de Jusücia no maneja los trtbunales de la República, si está en la obligaci6n moro] de sen'irfes de ejemplo y de orientación con siJs actuaciones. Si se constato que en la Corte se procede con la mayor sujeción a las leyos, con el moyor respeto a los principios bósicos del Derecho, con sujed6n !=Stricta a los procedimienios y, en sintesrs, con la morol más elevodc.r, puede tene.rse la plena seguridad de que los otros 6rganos constitutivos del Poder ludiciol trota:din de seguir el ejemplo de su máximo m.ganis.mo, dando a lo c.omunidctd el aporte i.nvclorable de sus actuaciones sin mácula:. Pero si desde arriba sa predioa con el mal ejemplo, oparfándose de los principios univers.a:le:;; del De;r.e · ello, ma:rginCil:Jdo las leyes, desechando procedimientos legales y decidiendo en función de teorfas absurdas, cootrarics ct tales prin· cipios y a toles leyes, puede ten~rse la pieno seguridod de que los oC'IUaciones de los otros organismos del Poder Judicial concretamente los tnbunoles-- van a ser desconcertantes por irregl.liares y amorales. Cuando los tribunales pierden prestigio por consider&~les susceptibles de ser opartados del cauce de la ley y utilizados en funci6n de pwp6sitos jnmorales, como po.r encrmto surge un personaje o quien la opfni6n públicct bautiza con el. pinto'!'esco nombre de "Je[e Civll de Tribunales", recordando las actuaciones de los llamados jeJes civil,es de bace cuatro décadas. El "fele Civil de Tribunales" es el prototipo del trafican1e de influencias, pero con autoridad paro escribir sentencias y hacer que ~-e acojan, osl como también para. desi.gnar y remover jueces en funci6n del grado de plegamiento a la ilegal autoridad que e-jerce. El "Jale Civil de Tribuncles'' defiende con preferencia aquellas causas que por injustilioodas son susceptibles de producir honorarios crecidos. En él el prop6slto d e hacer dinero esl6 por sob r,e cudlquier concepto étiíco. - 125-
    • Por otra parte, también esto pe.rsonaje está revestido d e auioride:td ejecul:ivo, puesto que puede T.l'landar a la cárcel en cualquier momento y por cualquie• tieropo a quien trate de obstaGUlizmlJ en t>Us propósitos" Es 61 una especie de ..Pernale1e" judicial caroclerlstico de nuestra actual ''demacrada". No tTeo que la presencia cierta: d o un pcrsonajo de ta l naturoleza puede justificarse en un estado de derecho nl mucho menos en una auténtica demOC!'Qcia . Séame permitido moni!estar en esta oporl unidad que cuando yo ejercla las funciones c:le P•esid ente de la Rep ública, me esfor-oá e n no llevcr al seno de los tribunoies asuni9S de nattJ.r<:deza po· lítica que pudiercm inducirlos a sali~ d e sus funciones especl.iicm;:. La.s acciones de .represi6n se e)e;rcieron en función de una disposici6n consl.ilucíoncl que permiUa a:l Presidente de la Repóblioa tomcrr las medidas que considerase conducentes paro; lo p re!>ervación del orden público. Solamente cuando la: acdón delictiva polilica encontraba une; Jeünida lipiíiooci6n dentro de nuestras ]eye~. se !levoba al seno " de lo5 tribunales ordinarios, en donde estos or-ganismos decidton con entera libertad de oc:ci6n. Por otro pode, aun en el sono de despachos consHtutivos del Poder 'Ejecutivo quG: lonlcm que hacer con el eiertr!co de ta. justicia en nuestro p;::~ls. los cosos se llevaban en lo l iorma qtle nunca se liat6 de forzar a l 111ínistro, o ning(m iuncionorio ni a ningún contratado para la ¡ea!izoción de toreos que se crparlasen del procedimiento legaL Eslón aqui presentes e.n esto sala des protestonales del Derecho que estuvieron pre"'tQnd,o servicios en el Ministerio de Jus.tlcia - no ~n calidad de h.,nd!:marlos sino contratados perra determmados trabajos-. Y creo sinceromcnte que dada su morol bá:stca, si tales prolcsionale¡¡; hubieran tenido concknc:io de que en esa or;<>r:u:1idad en el Mínislerio de Justicia hobian oclucrciones o:l margon de lo ley y controrios e los principios universales del D&recho, toles profesionales ho:bdcn rénl.lncio:d.o de lnmedlcrto. El ceso citado m ~ relevo do seguir hocicndo consíderociones sobre lo que l.ue, d entro del Ejecutivo que presid(, el organismo de este Poder encargado del enloc-e con el Poder Judicial Poro no extenderme más en c;;onsideroclones cómo las qua ~ ac:ilian de hacer en el presente c;;apitulo, quiero sintetizar dl- ·- 1:7.6 -
    • ciendo que po:ra que el Poder Judicial pueda cumplir dentro del estado de der~cho Ja alta misión que le está asignado, no debe actuc:rr en función de pastones pollti.cas ni ser instrumento pqra descolilkados propósitos del Poder Ejecutivo .ni de cualquier otro Poder. Tcimbién es necesario que los integrantes del !Podor Ju,. díciol tengan una densa oapacidad profesional y acrisolada moral ciudadana, :requerimientos éstas que deben acreoerse a medida que se desempeñan más altos cargos. No hay que olvidarse tampoco de que los más a ltos organismos del Poder judicial debtm practiccu la i6rmulo insuperable del ejemplo para lograr que los otros organiSmos consbtuiivos de dicho Poder cumplan a cabalidad su. misión. -127 -
    • LOS M:ERCADEFIES DE lLA INFAMIA En las Mgociac:iones hobidas para: ia entrogo de mi persono c;x mis enemigos po!Hicos, intervinieron funcionarios guhernamentclles tanto en los Estados Unidos como en Venezuela. Muchas de estos personas fueron d.irigtdo.s por otras y desempeñaron papeles secundarios, pero baslonle efectivos:, paro el logro del propósito perseguido. Tal es e] caso, por etemplc, de DéCII Achenson, Dean Busk. John F_ Kennedy. Nelson Rockelelle:r, Pablo Ruggieri Parra, Manuel Ariateguieto, Maroos F<Ilc6n Bñceño, Enrique Tejera Par!s y otros tantos que no vole la pena roencionar aquL Ahora bien, !c;x diracci6n y la :responsabilidad d e todo el proceso que culmin6 en mi entre.ga, estuvo cenlrali:zada en dos per· sonajas bartamentc conocidos: el bo chiller Rómulo Betcmcour1 Bello y Ro.bert F. Kennedy. Voy a referirme a determinados particularidades de estos _personajes.. Entre nosotros es bastante conocido- la trayectoria del bachi- ller Betancourt Bello. - 129-
    • En un ayer lejano fue miembro activo del Partido Comunista; como krl actuó en Costo Rica y oiros paises latinoaxnericanos, sfendo oe-;.:pulsado de algunos de OJllos por comprobación plena de actividades subversivos; fue autor indiscutido del famoso 'Plan de Bauonquillo:" -<(Ue oho:a muchos venezolanos tratan de no r-ecordar porque taJ raauerdo les molesta plena:ment~-; hxe anii· yc:xcl:i aparenlo, y en más de una oportunidad utlliz6 la prosa cargoda: de lugares comunes y de cursilerfas - prosa en la cual hay mucho de "n±güinesco"- para dilum::l,ir ideos estereotip:Idas que desde Moscú lanzaban los ideólogos y los seudo apóstoles de la: doctrina d!e Mo;rx, í.enin y Trostsky. En ese entonces. el bachiller Betanc:owt Bello demostraba no poscet su propio criterio, sino la superada iacultad de ser un excelente muñeco dfi> ventrilocuo. En otras po:!ahras, demostr6 ha sta: e! cansancio no ser el düusor de id eos propios sino el altoparlc:mfe para lo Amárica Latina de ideos concebidas mucho más allá del Atlántico y en la proximidad de los Uroles. Pasado el tiemPQ y cuando las circuns1ancios le aconsejaron buscarse un pa1rono que lo recompensase mcior, fue paulatino· mente · nrondo hasta convertirse en un seudo apóstol de fa doctrina • sui generis que los yan.kis han concebido poro esta porci6n del Continente y a la cual le hcm asignado el pomposo e impropio noi:lbre de "democracja'', Y entonces se vi6 al onfiguo predicador comunista -otrora Un.posibilitudo para ingresar en el terrllorio de los Estados UnJdos por su con.dioi6n de· tal - convertirse en gran ami90 del Tlo Samuel, en paladín de la demOCTQciq y en ronqueado en los primeros lugares en esa legi6n de desertores que e l De:¡:xrrtomento de Estado utiliza para sus fines, y e;¡ la cual se conoce con el nombre de "seguros servidores". Y aun dentro de la torpeza: que en lo mo:yor1a de sus actuaciones demuestrcm, los yankis comprendieron el virtuosismo que tenJ:a la utilizad6:n, paro sus propooitos de penetrc:ci6n integro! en Latinocmérica, de lo docilidad de quienes antes sirvieron a prop6silos comunistcs. Pero hay algo más. La tempcramentalíd.ad anormal de las desviaciones biológicos ~ue parece :ser el wmún denominador de este grupo de "seguros servldores"- crea lazos de uno so!idoridad eruermi~o con el grueso de los funcionarios del Departamento de !Estodo que tienen ccractedslic::(t!J similares. Wo hay que oLvidar que en los estados de New England ~1 porc:en!aje de los desviados ·~ 130-
    • q ue. se ha hecho rel~rel".cia, es el más aHo en los Estodos Unidos y osom·broso por su magnitud, y k~ ·mayoría de los [uncionario~ do! Dopa~tamento de Estc:do que oc~úcm dentro y fuero del ierritor!o de los Estados Unidos proc~den d~ e;SO$ estados o Uenen esas d.e!S viaci on~s. Cl Hace: unos <CUantos año.s se habló de "la InternacionoJI de las Es~Jadas." c:::Jmo e :dslencia d e un enl~ndimi'!l!nto entre todas • las !uerzas ormo:das de, ia: Amérí:;:a Laiin.a con el· p ropósito d€< ~sto:· blccer gobi~mcs nO"Cionc:lislos y eficaces. La :roolidad e.s q ue tal lntor:nodonai nul'lt;O existió. .Ahora, !o que sñ es. obsolutétln.énte cierto es ctU·e- existe un. enlendim!enio no solamenle en sus octua· dones sino en ros propósilos de :fond9 por· ¡ogro:r, entre este gru p<;! de <:lii'lor.moles qüe yo se ha mencionado. Basla ser un observador ntEdkiñCimen!o suspicaz para darse cuenta; dle cómo actúan ooo.rdiñadarnen~e en todo e'l Continente les individuos. a que s.e ha hecho re ferencia y cómo reac-cioném al un[sono ante aconiecirn.icntos diversos, lo que pone en evidencia la so!lda:ridad integral que existe entré ellos,. Si bien se dijo una vez de ]a existencia de "La Intemacional de las E:s:¡;xn1as···, esto no pasó de ser una fantasla tropical; lo. que s i. e·xh: le ahora y plenamente comprobado por icr vin.c uloción r entre· ¡personajes conocidos y !a ooordinad6:rt de sus o:ctucrcion"s. ·a-s 'l .c:r Internacional de las Dorsales Gern.J.Ilexos" -cru~ no sólo .s e dobiOT'ii poTa lo reverencia- que tonto daño ~stá haciendo a .los pro¡pósilo:s de liberoc'ió'n inl.e gral de estos paises . i cidoo:me:rkcmos. Úno de ias ccrr:actedsllcas resaltantes y létcHm;mte comprobables del bachiller Betancomi Bello, e s lcr <;n,Jsenda cxb.oolúta: de sentimionios nacionalistas. Para é l los con.::~ptos d e pc:rlda y de nación son ridiculeces campeanles. .Pom dar sa~ iskÚ:·éión ,~ venganzas personales d baóWe[ 'Bela n.cowt Elilllo uliliz.a todos 1o9 medios, sin e&"crú¡::rulos de nin.guna nat l!!rOl·t;>ZCl. Por eso, para log rar que ~e me vejase etl ias cárcel¡;;os. de Esiad os Unidos:, que se :mQ ~>~tradile;se y que se me recluyese por 'l argo ti~mpo en las cá:r>e~l.es de Ve:t:~e:zuelo:. no se detuvo ante ta necesidad de ha~er <::oncesi. nes lesivas a la d ignidad noc::ionaL o El bachiller Betcm,court Bello, como todo el mundo lo sobe, es un fruslrado profestona! del Dme-cho -dot::to.rado ahora honoris · ~ 131- ..
    • ocrusa dentl'Q de ese programa que el Deparlamento de Estado llene para premiar a quienes por fliUS actuaciones han cumplido e ficazmente el papel de "seguros servidores"- . El bachiller Belcmcuorl Bello,. acomplejado por su frustraci6n de lograr set profesional del Derecho, tiene la tendencia a hacer sentir su autorídad en forma especial sobre quienes. si han [ogrado hacerse profesionales en esa rama de los Ciencias. Hay a lgo en ~1 - Be1cm• cowl Bello- similar a ~o q:us su:oedfa COll Hitler y los generales del ejército alemán - y que me perdone Hitler por esta comparación-. Hiller, como 9:3 ~abido, no Ueg6 sino has:ta c:ciDo en la primera guerra mundial; y luego, en la segunda , en su papel de jefe del Tercer Reich y Comofldant·e en T ole d e las fuerzas Ar· madas Alemanas, dio rienda suelta a su complejo e impuso su ouloridad a los generales, hac:itondoles eomeler errote.s que a la postre (rajeron coz:no resultado la d errota de Alemania. Conviene recordar en este coso, porque ello es e.Jemplarmen~e salu-dable, que no iue precisamente Hitler quíen fue pi"'CCsado en Nuremberg y luego colgado en función de una sentencio. :sino que fueron los obe<Jjentes generales, quienes contrariando las imposiciones de su especifica rorrno:c:16n castrense, cccrtaron ciegamente las equivocados directñces y órdenes del aoomplelado, a quien los azores de lo poliUca hc:tbkm. llevod.o al manda supremo. Estoy segUro de que ninguna de nuostras univerSdades va a seguir el ejemplo :menguado de una universidad ycmki ·y o olorqarie al bodtiller Bekmcourt Bello el titulo de doc1or "honoris causa"¡ pero me temo mucho que nuestr03 Fuerzas Armadcs le confirmen ¡por oficializaci6n ei titulo do "marl$001'', quyas eonespendientes Junciones ha vemdo ejerciendo desde hoce mucho tif;lmpo. Betancourt &Do -bachiller apanos- se siente satisfecho cuando L ogra que los Doc~o:res de la: Ley le ob-edezccm ciegamente, aun cuand o paro hacerlo teng an qua prostituir el Derecho, que es la base y la: roz6n de ser de los auténticos profesionales del mismo. Es indudable que se necesitan condíciones excepcionales de pro,fe.sional y de hombre para defenderse de los embotea del irustrodo convertido en jefe y no pennitir que los fueros del Derecho, la majestad del Poder Judicial, el prestigio de los. tribun ale.s y La dignidad de !a profesión. J?Wl lesionados por tales embates. - .- 132. -
    • Creo convel')iente poner en evidencia a.qu1 de d6nde procede y qui~n es :Robert Kennedy. Es bi.e n sabido que este personaje prooede de uno fmnilia cuya rlqueza, según lg opinión. de muchos compatriotas suyos, proviene de dos fuenies: Pri:mera.-Cperaciones hechas con llc-o~ res durante la ~pcx:Q. de la prohibición; y, Segunda.-Uiilltaci6n de· su ·C:ondici6n de Embalador en Inglaten:a por el jale del don y conocimiento exacto, por influencias pollticas, del momento en que se iba a levantar tal prohlbtci6n pena poner cerca de lo.s aguas ter.ritoriales de los Estados Unidos bw'COB cmgodos de whisky procedente de Escocia, Jos cuales entraron de primeros a rafz de !a derogación, paro hacer ingentes g cmancias iniciale!J y tomm posición en el expendüo de• esle tipo de lic:or, posición que le garonfu;ase- para el futuro permanentes y jugoSCCI ganancias. Según t4#ngo entendido, el alcohol no es qu!.micamente un ele mento e~decuado como caldo d e c:ultivo de micro·bíos:. Pero en el c:aso que seo señala s1 ba resultado irunejorable para la germinación de la fortuna familiar del clan l<ennedy. Dentro y lu:era de !os Estados Unidos se sabeo c¡ue el gobierno de esa nación en todos sus estratos y manifestaciones depende en gran parte de la conjunción de intereses del pol!tico con el gc::mster. Este le garantiza al primero los votos deci~ivos paro lograr su e lecci6n, mientras que el primoro garantiza al qegundo ambiente propicio paro el deBOJ"Toilo de actividades Ufcitas. Jueces, autoridades policiales y lu:ndone~rios de todc:s las ca1egorkrs entran en esld csocioción, que da al gobierno de los Estados Unidos cara:cletfsticas sui ga.neris. El clan Kennedy cr lo lorgo de su exislencia se ha caracterizado por mantener estrech!l$ relaciones con lodo tipo de gansters. Y pcDu quienes pretenden dudar de esta aseveroci6n señalamos aqu~. a manera de ejemplo, las estrechas vm~k'!ciones qué los Kerutedy mantienen desde hace tiempo con un conocido ganster fa:roudulero, cuyas -actuaciones son harto conocidas y las cua-· les hctll. llegado lambién hasta nuestro !e.r:ritorio. Robert Kennedy pertenece a esa legi6n de irust.rados que por razón de circunstancias llega a posldones de poder. Es bien sabido que los )'an:kis tienen un nivel llleotw inferior al nuest.ro, - 199 -
    • y que si a ver;es logran buenas posidones en lo: vida es porqll.le ~¡ m~c:lio les da oportunidades y porque compensan su deficiencia mental con otras virtudes. en1re los cuales destoco la perseveran- da. !Roberl Kennedy, así como tombii!n sus olros hermanos, han sido dedamen1e seres de nivel. mentol inlerlor al promedio de sus compatriotas. Es:e es un hecho que se romprueba iácUmc;~nle si se ~noca el d ic:omen que sobre el particular hizo una entidad cruacJerlzada. Roben Kennedy está catalogado allá por sus mismos compctrtctas como "u.mprediciable" que significa en nuestro lenguoie, llógicó en sus reacciones Robert Kennedy y SI.JS hermanos Edworcl, Jobn y Joseph es bien sabido que 'lllilizabon los servidos de esludicmtes más copacitodos que ellos p::¡ra que hiciesen Jos Lrabeljos que necesi1abon paro cumplir con sus deberes wüversi1arios. Y es bie!'l sabido íamblén -conocido ampliamen1e en los Esr::rdos Unidos- e¡ue Ed.v•ord iue ser-prendido en eslos manejos y estuvo a pun:o de ser expulsado de La universidad. Lo salvó lo rápida Intervención de su padre, quien madion1e el o!rccimiento de un g&noroso apo:r1e o !os iondos de lq universidad , logró que se revcx:ora la medida. Es bueno reco:dcr c61:1o estando vivo su hermano John. Roberl Kcnnedy pronunció un discurso en Texas que. dado su contenido altamente olensivo pc!l'O los lej a nos, acarreó una protes!o: casi lnÓnirue por los hobitanles de esa porte del 1erril·orio de los Estados Unidos. Este discurso trajo al en1onces pre sidente, el ambiente pro:¡:.:icio para el acto que culminó con su eliminaci6n. En toda s portes dc:l ·!Dumdo e:xts1en ejemplos de- c6mo mtervcnciones de este a tolondrado personaje han producido reaccio· nes contrarios al inletés de los Estad~ Unidos. Y aqui ntismo1 recientemonte1 unas d edarociones suyas han l.roido jusüfica das reacciones por parte de .miembros de los Fuerzas Armadas. Por otra parle. la inmorolidod de es!e personaje es ibimitada. Perra consequiif unos cuantos dólares "no se para en pelos'', como decimos en criollo . En más de una cporlunidod se presentaron o m i hog¡cr d e Miami :&och divol'$o~ tipos de personajes -abo· gados, hombres de negocios, poiUlcO!?, etc.- para mani!eslar que si yo estaba dispuesto a dar cantidade;;> que oscilaban entre trescientos y novecientos mil dólmes, podr[a salir exculpado. Estos personajes se declan ser rep resentantes de Robert Kennedy. - )34, - q a
    • JUECEcn.LOS Al Si'.BVICIO DEL TIO Creo CQnveníente pasar una rápida revista sob¡e los juec.e s que en Jos Esta dos Unidos inleJ'o,rJníeron en e l proceso de extradición . En los pa:!ses latir.wmefi co:nos y especialmente en Vene• zuela, ht;¡y la tendencia a CTeeT que porque ia mayoria de Jos ueoes allá tie nen ]a tez: blanca, un pooo m.ás de tamaño que el ,P'Omed.io d e nueslr<.l gente y porque hablr:m uno lengua distinta a la n uestro, son todos de~ acrisolada honorabilidad. 1Noda m6s arróneo que tal aprecioción! El hecho de que en los. Es1ados Urndos proliferen los bandos de raquelero.s y de gonslers, las cual~s hacen senfu su acción en múUiptes as~ctos de la vida de aquel pa{s, está demostrando a los menos avisados de que mdudohlem~nte existen jueces cuyas actuaciones están armonió!odas a !os intereses de 1ales hondas. Esto no quiere decir que n o hoya jueces honorables. S! los hay, poro en proporci6n menor a la de los otros. En el proceso de exlrod.ición intervinieron los juM:es yanlds en PI ord¡¡m siguiente: - El juez Emmet Choa le fua uno de los primeros abocados - i35 -
    • o conocer en ol proceso do extradíción. Este juez es. indudabl...mente uno de lo!$ mós prerugioaos, honestos y ocrpooe-s jueces 1ederales en el Estado de Florida. Desafortunadamente JXUC: ml, el juez Choclle mCIJ'li!estó que~~ resolvedo la: solicitud de mi ~­ dici6n por parte del gobierno de Vene:o:uela en. cinco minutos, por tra.crrse de un cC~So espedfic:amente politico. Por este hecho, el juez en roferencia iue i..mnediolamente descc:rlado y se procedió a buscar un juez más obediente y 0JPC1Z de plegarse q las exigencias del DepartOIDenlo de ·Estado. -Para continuar conociendo del oaso fue designado el juez M CJth!:!S, El trcrlado impone que el requeriente en un caso de oxtradi· c:l6n debe aportor los rec:oudos probcrtorios dentro de loo s esenta dio$ siguientes a le solicitud. El gobierno de V9ne-zuela no prosentó tales recaudas en .el pla:o impuesto por el tratado. Y el juez Mothes acordó una pr6rrogo oonb'c:vinlendo lo impuesto por el tratado-- de sesenta cUas. Final.iro:da la pr6rroga sin que 91 gobierno de Venezuela hubiese presonlado los. recaudos, dicho juez procedi6 a con~der una nueva pr6.ITOgo: por otros s.esenta cl[c:m. En consacue:ncia, ~tl jue:z Matbes, prescindiepdo de lo impuesto por el lt-crtado, elev6 ho.sta cien1o ochenta dia2 el periodo para la presentocaón da las p~ebas. Esto es indudablementG un hecho violatorlo de 1 .:alatio y maniÍ• i'Siaci6n i:nequ(~ E vooa de cómo dicho juez se pleg, ..¡ 1e:imienfas ilegoles. Sin emb<:trgo, a pesm de k1 ductibilid01d mé:mifestada, ruando se visl11mhró que dicho juez podfia sentenciar hanorablomenle, fue :rolev.~;~do de seguir ~noeitll io o l ; uicio. Y se procedió a escoger a alguien que po. sLS I'X.I .!.cü:.nes Hsical3, profesionales y morales fuera entsromenle sus.,;e, l.lJ)Je d¡¡ ser manejado plena mente por él Dopartamellto de Estado. ~e design6 en1onces al juez Whitehursl. magi~trado de c:eroa de ochenta años de edcd, pr6x:imo al rotrro debido a la pérdida de concllciones ¡XI!'CI el ojercicio d9 juez, vmetud.inario, sordo, de osrosi.sima praparaci6n pro~esionctl y d.G morc.l ad. hoc para los finas perSegUidos por el Departametlto de Estado. Como ya no manifes!é a] referirme al expediente, el juez Whitehurst c:üct6 sent~ncia acordando ml extro:dición sin h::rhar -136- .-
    • le[do siquiera uno s6lo de Jos reoáudios presentodos, y sm haber o1do tampoco los argumentaciones expuestas ante ól, ya que ;XJdecc de sordera. Conviene r¡,-cordor en esta oportunidad q u;e el juez en raJerenda confesó paladinamente que· no hob{a le ido e[ expediente, lo cual pone en ~vtdenckr la ninguna importancia q ue é! le dt6 a este hecho. Y conviene recordar también que el proyecto de sentencia se lo e laboraron los procuradores en el Estado de Florida, represenlonles del Departamento de Estado, Para poner en evidencia algo que puede calibrar debida· rnenLc a este !u..,~, me voy a referir u l hecho de que poco despu~:; de d1 ctado la sentencia -sentencia que a cordó mi extradición-, la hija de este fu.ez, meritoria dama de mucho moyor r:ulmra, moral y lucido?. rnenlalque su padre, se p resen16 en mi ca sa de Miami Beoch 1unto con su esposo y dos pequeños hijos, en acto de desa gravio, para maníleslarmo que ella y su familia no estaban de a cuerdo con los octu<Jdones y la dec:isi6n de su padre en e ! proce-so d e e xtradición que se me seguia. .Es conveniente hacer notar oo,ul que el esposo c!e la dama en referoncia es un dls!lnguklo geólogo que por el hecho de haber trabajado largo tiempo en diferenles pa[ses lr;rlinoomericonos - e:ntre ellos Venezuela- , conoce sin rluc.:l!u más que eol juez Vfhitohursl de las ¡::arlicularldades de eslos paises. Como es do suponer, la hija del jue2 WWiehurst acompo,ñó o su rnarido durante La permanencia de és1e en tales paises y, c:n conl!ecuenc:ia, sobe tcmiliién o <:cnciencia de las paiticulo:ridades a las cuales m€' he referido. -Terminada !a ac:tucrción del j uez Whitehurst, fue des¡gnodo poro continuar conociendo del caso en opelaci6n d el juez McRae. Este juez <::omenz6 por imponermo cerda d{a mayores restricciones y terminó por hacer que se rne recluyere en lo mrcel del Cond ado de Dodo. La liber-tad bajo fianza se aplica casi <:rutomótioamen te en lo!> Estados Unidos cr les personas q¡ue están procesad~ por d e· IHolli que no seon capitaíes -sc:l demos oop!toles aU6, de1i1os cl!c Q.S{'Sinato en primer grado, por ejemplo-- y ese era mi C0$0. l..o lógico y lo legal hubiera sido que yo hubiese continuado en llhericd bajo lionza hasta el momento de mi extradición. Pero -137 ~ ·~
    • h.cbia que complacer a qulenes p¡Jgalxm para. que a mi se me: creasen en Jos Estados U11idos situaciones coda vez más molestas. En la época en qtte a mi se me recluta en la córcel del Condado d e Pode, a l doctor Soblen, acusado de actuar contra la seguridad de los Estad os Unidos, disfrutaba de libertad bojo fianza. Yo crC!o que en m caso y por tratarse de un ex-jefe de es!ado de un pcls latínoamerieano, p nvó el prurito que allá: existe de trotar con lo. pu.nla de los. pies a cuolqui!:!r persona que 1enga la nacionalidad de uno de estos palses. Voy a relerinne en esta oportunidad a hechos QUe indudablemente e videncian cuál era la personalidad dal juez McRae. Dos Oii'Higuo!'io a gregados militc;rres de los Estado:; Unidos en Venezuela, pocos dios después q'<lC el juez McRae tomara a su erog o mi caso, se presen1oron o mi oficina en Miami Beoch para mani!estormc qt;e eUos es1ab an dispuestos a trabajar a mi favor, concre tomenlo a intervenir o:n!e el juez Md1oe. Yo les dUe que no me parecla lógico -por el hecho de suponer a l juez McRae enteramen1e re<:~loble y, por lo tanto, no influenciable- que el!oG trabajasen en le forma propues1a:. Como juzgué que dichos oficiales podrían serme ótilcs en otros ocllvidodes. les. encomendé delermina:das diligencias, rcmunor-ándolos en función del lrobojó asignado. Pero en vista d e que no me d ieron resulta do olguno en el trabajo que se les encomendó, resolví <;ancelorles el empleo. Pues bien, al ella !liguiente el juez McRae me impuso nuevas lin1itaciones, tall3S como suprimirme por comple1o los permisos fuera del Condado de Dode y la ulilizaci6n de botes aun en troyeclos cortos. En otros polabras. oomo reacci6n por L supresión de l as remuneraciones a Jos oficiales en a re!erencic, el juez McRce me impuso práctico:menle mj hogar por cárcel. ya que en los salidcm fuero de éste se me vigilaba en forma osltechcmentc molesta. No hay d uda: de que me equivoqué en !a op,reciaci6n de lo ho· norohilidad que hico inicialmenle sob:e el iu~ McRae Y as indudable que si habla vinculaciones entre los dos sujetos en refe· ;encia -borrachitos consuetudinarios- y el juez. Pero hay algo más. Estando yo detenido en la córcel del Condado de Docl!o, uno persona C!!.U e dijo ser sobrino. del men- -138-
    • clonado ju~ y proceder con autori:roci6n de él, se presentó a mi. hogm y solicit6 hablar con mi es:rx>sa pc¡ro propone.r le que por tres mUlones do dólares se dorlg una solución favorable a mi coso. -Loo jueces de la OJrle Suprema de Justicia de los Estados Unidos que no estaban de acuerdo co n. mi ex:!radici6n, fueron obligados a inhibirse. Dentro de estos jueces se encontraba e! juez Hugb Blo:k:e, mogí.strado bastante prestigioso por sus a ctua- ciones de ial. - Los procuradores que actuaban en el Estado d e Florida en representación del Deporiamento de Estodo, no tenkm p udor Y era impresionante ve r la a ctitud sumiso de estos jueces ante loles h.mdonarios del Eje-cutivo. Na die puede imaginmse de cómo mi proceso de e xtradición contribuyó a envilecer kt justicia en los Estados Unidos y a dastruir el mito que erislla s:obre su honorabilidad. para evidenciar de cómo manejaban a los juecos. - 139-
    • LA ENEMISTAD DEL YAml Es conveniente q ue todos Jos ve naz.olanos sepan cu6:1e-s han sido las ro:2ones principales por las cuales el Deporttamenlo de Estado vino a corn;tiluirse en a ctuante enemigo d el gobierno que presidí y en enemigo también de mi persona. Paro: creer que los Estados Unidos de Norleomérica est6ñ sinceramente int~resados en el desarrollo integral de los paises latinoargericxmos es indispensable .ser un ingenuo de primero magnitud. Y paro p:edicar que existe tal inleré$ se necesita ser un yanlci o perleoec"",. ~ la legi6n d e los ''seguros servidores". Las na:cione~ quo han alcanzado un a .l!o. nivel de d esarrollo en todos los 6rd.enes y que por lo tanto ocupm sitial d.e liderazgo en el mundo. tienden a tener - por e1ementcles imperativos geo~ poHticos- d efinidos zonas d e i.nllueneia . lo <;~xtensi6.n de +ales zonos es dlrectCJmente proporcional a l grado de lort.a leza integral de cado una de las naciones lideres. Nadie duda que. los .Estados Unidos de N9r1eamérica han venido o .ser - més por azar que por merecimientos- la nación lider - 141 ·~ ~
    • de la denominada "CivJlización Occidental". Para la oonservoción de este liderazgo, los polJticos ~ue dirigen a la nc:tci6n en relerenc:ia no han c;ie:moslrado muc:;ho talento que digamos. Por e l contrario" sus actuaciones en el orden internacional -y en el inlerno también- parecen destinados cr deteriorar los basamentos sobre los cuales se sustento ese liderazgo_ Y si bien hasta ahora no ha hobido un deterioro de mognilud en la <:Ondición d e Uder que oslcnlan los Estados Unidos de Norleomérica, es porque eL vigor nacionc:rl que se forjó antaño ha podido conlrarreslar en grcm parte al ~.esultado negativo prodi,l.cido por la ooción d e sus p olitices. La América L:ttina --eso nadie Jo dudo- está dentro de la zona de Influencio, de los. Estados Unidos de Nodeamérica, Den1ro de esta zona la nación 11der trata de mantener un s.lalus a¡ue beneficie sus par1iculcmo:s intereses. Sñ los paises latinoamericanos se d esa:rrolla:ran integralmento, alcanzando niveles de superc;cl6n en todos Jos órdenes, esto traerla de inme dlcrto una notable! d!sminució:1 de la influencia yanki en todos esos paises. Los yan!ds -que son torpes p~ro que no han llegado o: lo id.ioiez- saben que es inconveniente poro sus in te reses contribuir al desarrollo pleno de los poís-cs la tinoamericanos. Y saben tom• bién que lo más convenienle en función de lo preservación de su lniluencia, es q l!e los paises lotil'.oamericanos logren un semidesGXToH que sirvo para satislocer pardolmente sus naturales o anhelos de superación. Este semi-d esarrollo garantiza o los Estados Unidos de Norteamérica lo que para ellos es sustoncic:d: el montenimienl• del a coloñialismo econ6mico_ Tal coloniolis.mo se C'Oroclerizo por lo siguiente: a) Posibilidad de mantener la economia de todos y codo uno de los paises latinoamerkanos dependientes de la voluntad del gobierno yank1, el cua:L medianle acciones u omistones ,.pued~;~ inlhm decisivamente en tales economías: b) Mantener en todos y cada uno de los palses latinoamericanos oondidon.e s excepcionalmente krvorables poro. las inve.rsiones yanl:ls: - 142 -
    • 1' " ; e) Mantener o 'los pcris~:? latinoomerioonos en estado propi.cio para sacar de e1los en el momento en que SO!ll juzgue conveniente y a los ptedos impuestos por· el importador. las mo:teri.m; primas que .s oñ indlspenso:ble-s d lo:s industrias estadou:n~dense-$.; d) Hac-er depender de priástamo~ o d.ádivos procedentes de organismos regionales manejad~ por los Estados Unídos de Norteamérica, o dire.ctamente :sum:irusttados por eE gobiemo de eso: naci6n, los p!cftJ.eS d!il deso:rrollo lfiicOn6mico· de los paisas latino· ámaricanos. Faro conservar el esiado ds semi-desarrollo al cucl se bo hecho ;refel'encia,. ros: ycm:k:is; enl:l'a otras cosas,, procuron: Mantener a los fuer~os o;rmodo:s de los paises latinoamericanos en eslado de' debilidad cwnouflageado, a fiu de que la de'Jan¡;o de ooda :pcús dependa en gro:n parte de la volunta:d de los. .Esladoo Unidos ae Norteamérica en ~ momento dele·rntinctdo, permitiendo que :se puedo: i nleryep.ir. mHitctnnenie c;ualq:uiel!' pais. latinoamericano por por·! e del ycmkL ::;in correr mcryares. :tllll$90$, l) órganos de inlotmad6n y de difusión de ÍQIXlS ~n los paises del área, m~.icm1e- la: <rcci6n de orgonísmo::o internacionales conU:olados por ellos "'! la ooci6n d.e agentes di~ ve.rs:os.; la pene!raci6n ,económica de las em¡preS<'lS poseedoMs detales órganos. y por el .soborno a q:u:ienes e-n una u olro lorrna trobaian en labores periodisticcrs. 2) Conlrok¡- !1 3) Penelrar. con pr·o p6sito de donünio-, lcm orgcnizaciones internaci~ma!e.s que ten9an ¡unsdio:ción oontinenlaJ -bíen sean éstas oficiales, semi-ofíeitrles o parttáulare.s- - así oomo tw:nblén organizaciones: i:lélclañales, poro; manejarlas conforme a directrices precisas: em.crnodos cl~! De,pcrlamento d e- Estada o de otros orga- ¡¡ nismos. 11 v~ne.zuelo hablo V ·énido trcmsitrmcb hq¡;¡!a Hl57 crrmino:; d~ 1: ' st.ipe:roción oespectac:ulCir, Porc:J .el desarrollo de los grandes planes tendien tes o: independiz:O'J' su econo;m1a del petróleo OOI'!JO o::>mbustible y lundctmeptarla e.n ei petr6Jeo ·como mot~ria bás:ioa pc::tm · u(;!Stro industrio ,petroquÍmica¡ en una produc:ci6n de _ ce.ro n a rct(;ionolmente CO."lcebida y ·juiciosamente establecido, y en - ¡ aea- 14tl= 1 11 1 1• i
    • ciones capaces do desarrollar una sana y voluminosa producción agraria, oo había n~silado recurrir ni al empr~stito'ni c:il tute1oje cientllioo y tknico 91ocedente de los Estacios Unidos de Norte'amérioa. Los planes en mc;ucha no dependían del yank:i. ni en lo económico ni en lo cien'lllico ni en la !écnfco. Por otra parte. Venezuela, como ya se hab(a demostrado en Panamá, estaba ci.~rtmnente interesada 'e n el desarrollo :integral de los paises lcfuloomerleanos, por lo cual .sa aprestaba a contribuir a lo s.uslancial de ese desarrolla, que es el desarrollo económico. Tambi6n Vene:~.uela se aprestaba ya a otorgar empréstitos en obras a diversos po:i.$es la:tinoamericanos, pena desarrollar los programas que más. contribuyesen al fortalecimiento ecop6mico y al mejoramiento social de tales paises. Y debemos hacer notar que Venezuela estaba ya exportando uu. c!.encia: y su táalica I!lediante misiones de diversa lndole y empresas que Uevaban a cebo diferentes obras en J;XX1.ses latinoamericanos. Desde el punto de vlsta esper;:ilicamente del .inter~s yanki., la actuación del gobiemo venezolano de eso entonces no podla ser tolerada, ya. qtlá ella significaba incursi6n ven~zolana por lo$ prediOll de la: zona de inlluencia de los )lcmkis. Por eso ellos -los yo;n]ós- ten1an que detener lct acci6n de un régimen de gobierno que estaba sacando a la :noción venezolana de &U condición de influida para ponetla en condici.6n de influyente. Venezuela ha sido s.isl:émálicamen.fe amenCJZQdCJ por las restri~nes para su petróleo en el mercado Wtemo de los Estados Unidos. En una de tantas oportunidade$, el gobierno de los EstQdos Unidos comenzó e: d ojar trcsh.tctr que se impondrlan restricciones. Coli el prop6sito de controrres!ar esta .sislcm&tica amenma se estudi6 a fondo el caso y se determinó que el SWDinistro< de hierro eta .en esos mom.entos vllal para la industria del acero en la costa Este de los Estados Unidos. Después d & madurar sulicientemente el asunto. estableciendo todos los pro y contras que La acci6n tendria, me presePtó cd Congreso para maniiestar pú.bliccm1enle que VeneZUI~l!l consideraba integrado el su- -144 -
    • ministro de matedo:le!l! estrot~giccn;; a los Estados Unido~, y qtJe s¡ se nos restringia el mercado estadounidense para nuestro petróleo, inmedíotament.:. cortarlamos los suministros de hierro. La: razón suslo:ncial -:rue nos Hev6 a tomar esa actitud lue la de sabor que los yacunjentos lerrizos en el territorio continental de los Es lados: Unidos .son pobres; que los próximos del Cc:modá no tienen el alto porcento:ie del d e nuestros yacimientos y, ·p or otro: parte. d.illcilmente pueden explotarse en la estoci6n invernal. y que los otros yacimientos están díslontes de los Estados Unidos y 4ampo«::o tienen el alto tenor ni la facilidad de explotación que tienen nuestros yadmientos de hierro. Los yankis comprendieron que se les babia CIJJi.ogodo con golpe-arles 'Uil punto vulnerable y dieron tno:reha atrás en sus pretensiones restrictivas y no volvieron, durante mi permanencia en e l gobierno, a amenazar con toles ~estricciones. Pero lo que sf es cierto es que ml a ctitud cre6 en ellos In sentimiento des!avorabie hacia mt De la acci6n Ueva da a ocrbo en esa o¡portun tdad no me he arrepentido ni me arrepentiré jomós, y si en alguna ocasión en e l futuro tuviese que actuar en !orma similar, sin vacilaciones lo borla. Dwante el primer semestre de 1956 recibi invilaci6n del pre~ sident·e de Panamá pa:ra concurrir a una reunión de jefes de estado que debfo efectuarse en ese pats . Al pedir q~e se me enviC!Se k1 agendc:t que debla regir en esa reuni6n. encontré que no existía en dicE-lo agendo ningún t6;pico que justiliccme una reunión de esa importancia. An te este hecho, manifeslé que yo no asi!!;tirl<:r por considerar que no hob!a motivo suficiente para esa retmi6n. Pocos d1m; después recib1 un enviado especial del presiden te Eisonhower, quien me mcnilesl6 que dicho prosidente concurrirla o la reunión y que él consldetaba que Ja C<Jncurrcncia del jele de estado venezolano g una : euni6n de carácter panámericano hecha :invooondo la. memoria del libertador, se im¡porue:. Para ese momento ya hab(a cambiado yo de opinión sobre - 145--
    • la concurrer:cia a !o ·rauoión de jefes de estado, en funCión de haber vislumbrado la poailiilldad de &xponer una tesis cuya puesta en prácl.ico podrla slgnllicar un hecho altamente beneficioso en el orden económico para todos los países !atinoamerieanos. En consecuencta, monilesté al representante del pr~siden1e Ei.senhover y .al presidente de Panamá que sí concu.rrirta. a tal reuni6n. En aquolla memora'o!e oportunidad escuché los discursos encendidos de todos los )efes d• estado concurrentes. quienes hablaron sobre tópicos. divor&:lll; perc IJin el plantemniento de f6rmulas concr-etas para llevar a cabo deicrminada recilización que pudie-se signilicar bíen colectivo pcr;:a el Continente y especialmente para Latinoomárica. Yo, que habla madurodo oús jdeas, tom4 la palabra por-a e1Cpot'lell' en oint:"O miru,J,Ios una proposici6n concre ta . La proposici6n, en síntesis iue la siguiente: "Venezuela es 1obo dispuesta a contnbuir eón cien millones de bol1vares para un fondo com(Jn panamericano destinado e: reali~ obras diver· sos pmg el de!lal"Tollo ecoñ6mlco y da los servicios en aquellos paises del Continenle que más lo necesitaran, siempre que lodos y cada uno de )os demós lllientbros de la Orgcmlzae:ién de Estados Americanos contribuye-sen con una propord6n igual de Sll:B presupuestos raspectlvos, oerca de un 4 ~. ". ' Esta propo.siei6rt Lerlla el virtuosismo de poner o todos lo5 paises miernbrOJI! dC! la Orgtrnizdción en. un mismo plano moral para el cumplimiento de tal11s firte!l, ya que la proporción de la contdbuci6n ero la misma. Ella. aignilicaba para los Estados Unidos. un desembQloo cl.e ceroo de tres mil millones de d ólare-s. Por otra parle, el manojo de JOjl fondos corresponderla ya no a un e-stado sino a uno organización surgido de- la voluntad de lodos los estados eontrlbuyenles. Los argumentos ~ie05 que se ex-pusieron para la proposición fuerofi le:> síguientes~ a) Venezuela hab(O' c:ontrihnido más que nadie a la liberación continPntal en el orden pol!tico, lo cual dQjaba entrever que los Estados Unidos habkm contribuido n'lenos a esa liberación que la. nación veno:zolana. b) Que ealos paises l<r.inoameñcanos necesitaban c;thora lCT indispensable liberación econ6miea, y que Venezuela estaba dispu.esta a contribuir a dicha liheraci6n como hah{a: conlri:buido en e l pasado a la li- -148,, ..
    • .beración poi.Uica:. Esto que.da dedr t;l'1a Ven~tlNela se· gprestohc;r a liderizar la: acción e [ondo de la libemción e:con. mioa que l.oa 6 pueblos latinoamericano.s. eatabo:n y etá:n reclamando. El gobierno· de los Ettadoe Unl:dot tu. .arprendido por !a ptoposícl6n hecha por e! jéfe d• a!· do V'81"1•%olano, y .su..reaoci6n a i.nmedioftc: fue- confU!<l. Pero pooo tiempo despu~s se movilizó buacando contados. oon las canciJlerlcm de todos los paises latinoamericanos, utilizando al móximo eaor legión de personajes que ya Sé conOCE! eon el nomhl'é de "seguros Mtvidor6!!'', perra entorpecer la o:cepto:c:i6n de !a p¡upo:sídón vene~olana. Muchos gobi-erno~ reSpá)daron la preposición, pero otros. no lo hicle:rofi. Y ella no pod.lo U evare.e a oab.o ai na hc:bic conaenso en la ac;ep· taci6n. El virtuosismo de la pr'{)po:¡ición vene2okma d.&J <l$B entonces $lenciodo debido a !a influencia ~rmcmente que rel gobi!;JI"fil;) ® lQil. El!lgd03 Umda¡¡: tien,.. a;obre muchos 6rgwcs de diVUlgación de idea8 en Lcdinoo:mérloo, y ta:n:d::Mm porque dada la temparmnentaJiclad vene-zolana --que- po:r sobre las oaraeterlstic:aa de algo que algnlfique lustre para nuestro genUlic:io impone la ha ~;~ic:IQ pasión ¡polltioo se procura hacer olvidar.todo lo bueno hedlo por un ad:rernario polltico. Ahora los wuebios lotinoom.;~rl~XIDoe: r·e!l.lic;rnadamente han acep- tado Jo llgmaClo: Allc:mz<:~ )'XU"IJ l!li hogre!IO, e;n donde e l gobierno ele los Estados Unidos es el ú:ni.eo aportador d.e fondos y conse· cuencialmen1e e1 único que toma lo decisión sobre lQ! dádiva. La ·posición morol de todos !CB paises latinOQm~rlOC!!'lQS in1egrantes. de la Alianza paro él Progreso _no dej.o: do ser triste, pues en BÚlfesis viene a uer le: de miell!'lbrot die una asociación de mendigos en la cual cad.cr uno se p;esen.1a con la IX'lma de lo mano lend.ida hacia arriba en cditld implorante. ¡Qué· dileteñ!e la actitud nuestra' en o:quel :momen.to a nuntiroi a ctual actitud! En Panamá. ñas presentC!llloa con la palma de le: mano puesta hacia o'hajo en actitud. d& contribuci6n. ·~ 141- -1 ' ¡ ' - 1 11 ., 1 •l o o< L. •l
    • UNA TORPE POIJTICA EXIEIUO!R. En las últimos d éoodos el Depariamen1o de Estado, princi· palnlenle; y cti9Lmos :secl<>r·es del ¡pueblo ycmk.ii, como seo:u:ndo:clores, ha:l'l tenido i(:l !etldeñcio a ehh>Oni:.~:o:r el dispara:le <:omo gula: de sus a:oluociones. en el orden iniemaciona:L Y bosta ha ce poco no hablan encon_rado kt scmci6n de los conseocuencias t para hacar!e$ comprender su error. Aiorlti.ncdamente para la humm1idad - y lamh ilm Bn cier~o grado a!ori unadamen1e para elios- la scmcl6n contundente de lds consecuencias ha venid!o a haceFle :!! entender, como entienda el bru1o que loma con1acto con el fuego, que s u acci6n ha sido dtsparatctdo. Y pruel::las d1 canto. Lct enttonización de F'idel Coslro como gobernante d~ Cubo y !o consecuente implo:nta:ción en la ista de un I~liien comun!sta, se- debe fl!t g:r= pál"1e o:l De:¡xrrlamenlo d e Estodo y a los sectores del pueblo nor1eamericano que siguen ciegamente las cl.irectivos d e ese. Derxr.rtamen!o.. - 149 =
    • Hoy que recoxdar las diversas manUe.stc:cione-s de apoyo Pl'OO· todas por dilerenles vías -subrepticias alqu:nas de ellas- a quie· nes conspirab:m. par(;! derrocm- e:l régimen de Fulgencio Batista. Conviene r.eoordar !ronhién de c6mo 6rgcmos dé divu]gaci6n de ideos -ideas que IJiló: se martillan co.n insistencia e.xoepdonalcontribuyeron a: creo:r e! cmiliielit• propicio ¡:J(li'á que en el Cone Linenie se vieran con simpat1r;t lP'S p.r,gpósitos da loo guer.ril!e:ros de la Sierro Ma· stra. e Es. bueno no olvidar los l!leportajes eno:necedo:r..es que km re· vtstas y periódicos que en tos Estados Unidos: <:UmPII'ln l® fun-· dones de nuestras gacetas olicicles, publicaron para. crem de f ideB una imagen de cpóstol•.soldado. Y asl como LOB anteriore!!, podrktrnos seguir enumerando oduaciQTI!es tendientes a pro.pici.W' el étsoe:nso al poder de los "barbudos". Yo per.son. lmente o[ en Miami a un e.x-embajador die los Esa todos Unidos. manifestar que hab1o: estado en Cuba con oel propósito de '" insirnuw" o: Batista Cfi..IEI debla abandonar &1 poder, para do:r pcmo a qi.lien indudableall~nl·e entonces ~ra el único que estaba en ]e; via para sustituido: F:id. l Castro. e Lo ínleresanla en este- caso, más ~e otr.as cosas. es poner en evidencia que mediante prop6sitos mal. encaminados que significan torpezo:, gobierno,, insmucíon.e s, 6rqanoo. de divu1gad6n. de ideas, y personas, se es!or~CIT<ón :por es1dblecer en Cuba un gobiemo que r!3'1mit6 comunista. Conviene no olv;idtlr qUe dudadonos cuba:r!Oíl deo La misma oond:ición de los que r ctúan en e! Canti.n~nte Oomo ";seguros $í!• · a r vidores'' del De-¡:¡a:rlwnento de Estcrdo, desempeñaron un papel i:mportcmle paro l¡;¡ insl.c:mación en el Hemisferio del más connc" tado estado aomunisti:J. Y lo mós dC~loros.o de ·tcid.o ·es que paro e~ establecimiento de ese estado comunista a que nos bemos referido, no se gastaron ni :rublos ni yuanes, sino d6lmes y pesos cubanos y -¡:xnqillér no decirlo tmnbi{m- boKvmes. íiun01:1 como en eJ coso de que :se trata, la torpem impercnle en lO$ .EStados UnídQ5 se hiw tcm po;tenle y tcm illllitacla, cu.Jmioomdo con un logro icm !unesto, lesivo no sólo paro al prestigio y poro la seguridad de los E:stcdo.s Unidos. sino para; la seguridad de todas y cúda una ele: kw nociones: de este Continente. - ·- 15'() - •
    • En el pres.onte, el mal est6 pujante '1 ~1 si~co mquietu~ des no solamente para los pcdsea débiles, sJ.no paro !os propios Estados Unidos~ éil que~ uno ob!nubilaclón no les ha hecho perde r el aentido de su :propia p:reaervcrcl6n--. Cuba ea. ohoT<l hase de penetrad6n ide<:~lóqim pwc;c comuniz.clr a todos los puebles de este Hemisferio y también ~ U1Uilar altamente peligrosa en lo que respecta a la posibilidad de destruir deBde ella núcleos d& pobl aei6n, cbjetivoa militares y Cl!tnlro'o induslriales en el Sur y Sw-este do los Estados Uii!dOI!J y en 1od.Q .al Óle<J c;le1 Caribe, médiante c:cci.6n intensa d.s coheterla ~on ojlvm at6ml.~. Pcx otra parte, se !!Ohe tmnhibn cómo oen1enares de miles de ciudadanos cubcmOii se han visto obligados a huir da la isla pcua refu giarse mayoritariamente lln. lO!i Estados Unidos y vivir allá una vida de ciudadaJ.'los de e.egunda oa(egorla, Cf.U& los: moles1a y los hiere hasta ~1 punto d.e sentirte o:ln loo mimos rencores que tienen lcm nünorlas pt19."10rriquañaa y w.ejtcancm, que por luenn de lcm circunatanctas han tenido que establecerse en el territorio continental de los .Estadoa U111doo. Otro ejemplo que paientiza la coloeal torpez.a qUe orienta la potltioo e-xterior de los Estados Unidos es el caso del Vietnam. Cucmdo loa f.ranoeeeo luchabcm allá para impedir que el c:om!lDiruno &e a¡:xxle-rase de osa nación y pretendiera extenderse en todo al Sure-ste de Asia, los 1!3tados Unido:'! le! negaron l<:t ayuda que en e.se momento hul¡¡,ese :resultado decisiva pcxra parar el ex:~uionismo a que Be ha hecho .referencia, aduciendo que eUos -los Estados U'w d.cs- no ayudarlan o lo11 franceses por la sanci.lla I'CI%6n de que la nación viatnamUa el'U la única ou~ori· zada paxa decidir su dejl!tlno. Y loa franceses a !a post.r.o tuvie· ron que abandonar e[ ]Xds. Tardiamente, come corresponde al torpe, l~ EstadOil Unidos comp~ndieron queo lo.s franceses tenian razón m sus propósitos, y se vieron en la n.ece5l.dad de QWdliar al gobierno d e Vietnam del Sur para ~&vitar que tos oomuni!Sicm &e odue.ñarou de todo Victno:D.l y prosiguieran en la conquima de 1a región Sur oriental de Asia. -151- ' 1 '
    • lio.sfo que existió el gobierno-de la krm;l;a Diem llh Vietnam del Slr, los estadounidenses hablan podido mantener e roya e: no:mb:rti, gcrstando una contidcd no m~or de. los .doscientos mi:· !os comunistas amplaondo e!ectívc3 no mayores a los veinte mil !tones de d61ares y habiendo :socrlficc.do hasta ese moment.a no rnós de doscienlas vidas del contingente expedicionario. Pero otra vez la torpeza olloró a plenitud, y los yanlcis resolvieron <:fYlJdar decididamente a quienes conspiraban contra el gobierno de l::x familia Diem, !og¡ancio el derrocamiento de esa gobierno, permitiendo el asesinato de m~hos de sus miembros y persiguiendo con ensañamiento enfermizo hasta la:s mujeres de los ex.funci.onarios muerlos o fugflfvos. Pero es1a vez la torpeza nó quedó impune. Como oonsec:ueneia del derrocamiento del gobiér.n c de lo: familia Die:m y parg poder cont~ner lo acción coclcr elle mós ~r.ecl.enle de los comunisIC!$, los Estados Unid!os se han visi>O en la necesidad de empiear.se Q' fondo, colocando allá una luena expediclona:da de aproximadomente medio mil16n da hombres, habiendo gastado desde: entonces más de s.esenta mil millones de d6!ares; habiendo socrifioado md:s di!" veinte mi! vidas, y habiendo sufrido el impado de C(lr<:a de doscientos mil heridos, de los cuales treinta mil quedcnán lisiados en forma pcnnanenta. Si los Estodos Unidos hubiesen ayudado al gobierno :lrcm~s y luego no hubios~ tratado d& crnnbiar un atcrtls que les petmitla lo.grar su p.rop6si1o con Ufl mlnimun de gastOS> y de .sacriiiaio de vidas, no estarlan hoy involuc:rados en una 9jerra ,sin espe-o ronzas de triunfo; repudiada por lcr mayor:io. de los pueblos civi· .lizados de !o tieiTCI; rapudíada también por densos secloreB del pueblo norleamoricano, y que lea. c:uesta anualmente alrededor de treinta mil míllonas de d6lo:res -apmxünadamente un quinto de su p¡esupuesto- y pérd.Jdas de más de diez mil vidcm por año, as1 como cerca de ochenta mil heridos, de los cuales quedan definit.ivcrrll!¡mte inválidos unos cim:o miL Totpaza e ínconsecuencta son l~ caracte.tls!icas resalfcmtoo de las actuaciones yankis en Viemam. -- -- Con respec:lo a mi exbadid6n, lo& yankls han cometido otrq - 152.-
    • torpeza de la cual ya annienmn a a.::omarsa las negativas que [!:ilC1tl los Estados Unidos tendrá. COMeCU.&ilclaG El p ueblo de Venezu 1 ~ -IIIQ refiero al que tiene amal ;;m cepto de pcrlria y sentido . .,~alis tQ- . "'•'' ~· esta e-xtradición y el trato vejc;ttotlo que e.... !. :trcelev 'l los Estados Upkloc: 5e me dio, aereciéndose por lo ' .1to el senlimlrmto ant:i.ycuü:i que básicamente exiBte m1 todo pcrls lalinO<mi<srico:no. Densos.sec1ores del pueblo venezolano ---esioy segwo de ello-- no parmán hasta !ogra:r la aeici6n reivindicativa requ1aridcr en lunción de la ofensa que }XIra el gentilicio vene.-:olano signifiCO" mi extradición y todos las circun¡¡;tantias. que la rodearon. A !os torpes, inmorales y morccmtilistas lunclonarlos yan.Hs qua decidieron mi extradición, se !ef;l habla convencido de que tál extradición nana quo los venü::Olan;¡:¡¡ ccryesetl dE' r.cdíllas en acci6'n de grocicm ante lodo yt'mki que enc:on· trosen en la calle. 1Poblos ilusos! Aún no se h¡;m dado C'Llenta del proJundo renoor que e!l la totalidad de lO!J :w.:tore:.. sanos de este. pueblo .oravio se ha oombLodo con el he-cho bo clwmoso de la r:nireg"" a JUS enem1gos politioos dCJ un ez·IW'I Clonarlo v.enewlano que tuvo el error de crMr qu~ oTO ahu kr ccli.darl moTal do 106 funcionarios en. los &fados Unidos. A peSQT de ou torpeza, ya :sact.ores oílciolfti! yankls CC'II'Ilie-uan ~ tmtendar qUe 1ua un error la entrego:! en referencia,. "{ qwa e-sto pueda traer pc:u-a el iu.uro co:nseM•.m:::-.as ~ i.mprew:l..lo alcance :n el dele:u~,L~ }aa teiO:ClODe:B Qe .PU~blo a put!bJo q".l • deben ~xistir entre naciones q quienes conviQn& una amisto J ;,edprO<XJ. aa He;· lj-achos que as1 io evidontian. Uno ® ~ de otros que se dico han oc:urrido por es~o:J n~.b -<ld9can.cillerk:~~- f J ~.w portavoces del Departamento de Estado para ; (IIJ ~'=·- ca tal como lo .es el Mi ami Herald, insinúan al ..,o~ · v de 1fg;-;eznelct a travéS de reporta¡e& publicados, que s.& r.i~ iL a eeto J-·'-'=eso y que se adopta la !6rmukr. no contemplada ..,n nuestras ~es. de que se haga una computación sui generfs del tiempo q¡:.e he permanecido en p:isi6n í que se me QPiique una PQOO - .por ~>ut-~uesto, mcrrgu:c~&loO nuestras leye~> qUa sea igual al LdSUllado que se insinóc:r, Otra. torpeza·mós. Tales c:-omputaci(Jces no son factibles en funcion de las leye:s qua aqu{ imperan, como tampoco es factible- le: condene en fund6n de esOD !.oyes. l:as 1 Mino, -153· ~
    • fórmulas que :tro±CIIl de imponer e travás de loa insinuc:cione:s del 1ipo a que se . ha hecho refere.nclc:, paréi:en dntin~das a tri· bunales a los c:uoles ellos consideran en el mismo plano de inmo:ralidad que CUiélcleri:z:a a los. existentes en Puer1o Ric-o, a loe. cuales los yanki.s les impusioron f6rmuias para mcn1ener eh. prisión al lider nacionalista Alvi:u C.ampos hasta que por deterioro liaioo quedase :imposibilitado pena luchar por sus ideales - justificados. o no, pero r-espetables !JXlr :ser d& oa:rácter nacio- ncllista-. No solamente la torpeza y la ;in<;:onSecuencia son oaractedstioa:s definidas del yanki en su pol.Uioa internacional; también lo .as - y en grado sumo- el ciniemto. Son muchos los eímnplos que para demostrar eae ci.nimno se puedon citar; pero es suficiente con traer a consíderaci6n solamente algun011. Politices de todas clases y periodistas al servicio del Depatl<1rllénl0 de Eslcdo forman a:lgarabio: cuando algún pa1s lminoame.ricano decide .compr<Ir fllera de los Estados Unidos de Norte América algún material de guerra: qUe le es indispensable para su defensa. En tales. oportunidades los agentes. de propaganda en r eferencia pr~tenden demostrar preocu¡:XJci6n por el hecllo de que ~n esas compr,czs. pudieran estaroe ínvirtiendo fondos c;[le mejor pudie:rrm -&cen ellos.- destinarse a realizaciones de beneficio económico y social para las colectivic:lades. Tal propaganda puede ci~rtamenle impr&sionar a gentes con c::rite.rio ainlplista. La ver· dad es que a-1 se analizan lm, circunslancill'B, en seguida aflora a: le conciencia la falacia de la prédioo. Si los poUtlco:s. en los Estados Unidos de Norte Abliérka estuvieran sim::eromenle interesados en el bienestar integral de, los pqftu:>~ latinoamericanos, no estañan patrocinando leyes y medidas ej~tivas que s[ lesionen ~ forma apreciable la 'eoonol:illia de tales pall¡es~ Cualquier medida restrictiva por parte del gobierno yanki dañcr mucho más en lo ooon6mico a cualquiera de eSOll ~es qua la compra más grande de ma1eri.al da guarro que haya efectuado. -15'~
    • Ahora bien. c;uando la compra de material de guerra se haca en los Estcdos Unidos da Nor!e América, loe comentarios adversos de lo.s agentes desaparecen como por enr;:anto, Ademós, hay otro aspecto qu~;~ vo:le- la pena considerar. Paro ser predicador hay que terter !m;¡ criJdendales morales eones· pondícenter.. Mcd podrla prodicar contra la gula quien es un reconocido glotón. Y el gobierno ycmki que gasta en propósitos militares más del 50% del dinero c:portado por los c:ontrihuy$Jl~S. mal pueda criHcm adversamente q quien en una com'Pf(l extraordínaria de material de gui!m'Q invierte a lo sumo un décimo de ase po11ce.ntaje. En el m!!o da mi exlrodición,. el gobierno ycnki ha hecho tmnbf~n. gala de dnlsmo. En el COt'lVenio de entroga, ~el gobierno exigió a! d~ Venezuela que cqui me sa hiciere: un juicio "rápido y ÍU.!Jlo". ¿C);m qué autoridad moral puede el gobierno yanki exigir que en Venezuela se me haga un juicio "rápido", cuando allá e l prooeso fue demorado wepresrnneJJ1e con el deliberado prop6,_ sito de obtener más tributo oficilil y ventajcm parlicu1ores para un buen número de hmcionarios? ¿Con q:u6 au!oridad morcl puede el gobierno YQnkJ exigir q,ue en Venezuela se me hoga ·un jtticlo, ''lu:!!to, , cuando allá " fiiJ.e:ron designados jueces ad hoc paro logror la decisión que oc:ord6 mi extradld6n? El proceso duró allá deed& mediados de 1959 hasta agosto de 1963, lo cual da id ea de la ''rapidez" que hubo en bl Y en cuanto a la "justicia", la actuación d~;t jueces y otros funcionarios demuestra: clCJ.rCmlente cual fue la que priv6. Se necesita tupé para qua el gobierno de !os Estad os Unidos de Norte América quiere aparecer eomo honrado goronte d e que en. Venezuela ee me seguirla un juicio ''rápido y justo". Por eso se e,xplica qua 'aqu( las auiorldades hayon. hecho caso. omiso de lo acordado en el convenio de entrega y hayan demorado e l p rO" ceso cuantc les ha venido en gana. Aun cuando los conveo nios entre pillos a veces se respeicm. en este QCIBO no ha habido tal respeto. - 155 -
    • No creo que el dem00otiUdo cin~mo de.! ycml:i obm:le-:ll;O a un definido prop6sho; simple y Uanam~nte >es-una QIOn,if~stc:d6n mós de su torpeza. paree~ privar ontr·o quiouos mtillojcm la poll.l.ltic:a exterior del ycmJicj, et criterio de que e l indi.sc:utihle podarlo Materia] de SU nctdón loa r1l}eva d$ la nocmdad de utilli:ar l<:C ml<i1Ji:goilcla. id Oil que la tiéñen.. En c-olil.clusión. -156-
    • DOS CvNSIDERll ' :1 . - ::; IMPORTANTES 'os nezolunos sintamos la necet7,o:mentc-1 naciondiamo, de que todas Ea indispensable que te : sidad, en funci6:n de wt :l nuestros aduoctone:o que pued.an tr ; ~cenca "- te!iultr:m impe-cobllls, e fin de q1,1.e nuestro pr.e-s:llgio cio ~ l;r.ldcmo .no suiro deterioro. Este juicio qur;~ ®oro se me sigue :;r.tiéronlo o no- <l3 '!lo· livo de cuidadoso on6lisi.s. no solcnnente po¡- purta J.e prolesL01'ales del Derecho en Venezuela. siho tOl:nbién por personas entendidas en lcr materia fuera ciel ómbitc nacioncl. Quienes ~n uno u otro forma estamos actuando dentro de aste proceso. debemos tener siempre en cuenta las posibilidades que se han señalado, porque indudablemente aun cuando sea por un egoísta sentido do la valoraci6n que de nosotros e¡e pueda hacer, debeMos obligarnos a actuar en un plano de altura que nos acredite. Tombión debemos cuidamos hasta: de nuClstroa ac• • titUdés, pUe!? eflas indican el grado de control quo po.seetñó:S, grcdo de oontrol revelador de_ indi.scu1ibfe calidad personal. Por otra pone, c:uolquiara· que sea nuestrn situación dentro de la politic:a nacioaal, debemos tener un elemental s&ntido de - ·- • lil-
    • prese:rvaci6n de nuestras instituciones bósica:s, porque da la suma del prestigio de estas ins1ituciones vá a surgir el prestigío total que pueda tener lQ nación venezolana. Por eso creo que todos debemos es!orzarnos porque dentro de este proce-so no pueda esta:rse wgumenando peregrinamente :ni procediendo en forma flagrantemente violaioria a los principios del derecho universal y a lcr:s leyes crue nos rigen, ya que eso daña instlt~cionalmente. Sinceramente quiei'Q como venezolano que la declsi6n final que ae dicte no vaya a constituir una nueva mácula para nues· tras instituciones bósiccm y nos vaya a: exhíbir ante propios y extJaiios como una tribu sin cabal concepio de la ley, en donde la pasión se impone a [a. rozón. Con toda sifiee ridad manifiesto también que me agradcrla sobremanera en mi condlcl6n de ven~ZQlano, sentir que 1ooo191 los profesionales del Derecho que en una u otra forma inte:rvlniesen e n este juicio, en todo momento tratan de preservar el imperio de la ley y de dar a sus actuaciones la altu&·a requerida JXIlCI s!gnHiear prestigio. Puede resultw inli!'xPlicable ):xnél muchos q ue alguien de for ma ción c:crslremre haga argumentos cefiícl!oa a los princip !o.s 'lniversal~s del Derecho y a la esencia de nu~sttas ley~. con e l propósito de que dentro de este juicio se ac1Úe ron sujeción a tales normas; mientras que determinados profesionales del De:recho se apcn tan de esas normas, procurando quo el tribunal dicte sentencia en función d e sa1isiacer mB2qUinos prop6sitos de revancha polltica. Nadie podrá entender, repito, que quien "caUa botas y c:r:rastra: :sable'' c;rrgumenle insislentemente con :sujeci6n a la ley y a los p rincipios para p reservarlos, mientras que alg¡unos b orlados esgrimen aofímnc:m y pretenden entronizar absurdas teorlos pwa prostituirlO$. Nosotros, los que estamos octucmdo en este juicio, no tenemos ol der~cho de exhil:limos como si Venezuela [ues& un pafo subdeso:rrollado desde el punto de vista de sus lnsti'tuciones y de la calld·a d integral de sus profesionales. Como una de las virtudes necesarias pwa lograr fa propia superación es la d el reconocimiento del mérit.o de Jos demós, - 158- .-
    • tengo que manife-star --cucxlesquiercr que seon les interpretaciones que se hagan de mis' palabras- que indudablemente nuestros vecinos por el occiden1e, a lo largo d e toda su existencia republicano han dado muestras de mayor espíritu dvico que nosotros. Una d o los porticular1dades -entre otros- que c:aracteri:z.cm ese esp1ritu dvico es la tendencia a la preservac.i6n de ~li!S volares etnicos. tendencia ésta que contrasto con nuestro esp1rilu anárq uico y destructivo, que lXU'eciera empeñad o a fondo en eliminar todo Jo que en nuestro pals vale en ~ sentido. Y es as1 como se explicx:r que una actuación r.ecienie d e la Corte Suprema de Jllsticia del pa1s hermano, ha evidencia do una ve,; más la calidad clviw e que he hecho referencia y iambián la ind epe.ndencia de que. alió disfruta el Poder Judicial. Ha~ ¡poco d1tho tribunal , , ie vindicó plenCIIllente al General Il.ojas Pinillo, a q u ien el Senado -pletórico e.n otros ·momentos de re-ncores ¡:¡o1Jtic1:ls- habla privado de sus derechos civiles. No hoy ceso de que los colombianos nos han dado otra vez una auténtica lecci6n de civismo. - .- 159 -
    • RECUENTO ESQUEMATICO El :recu.enlo de todo lo expuesto es :relativamente- senci.!lo: Primero.-Aun: cuando organl!mos y [:!ers.onas !han m(D'lÍ(es· lado q ¡,] juicio .oo es polltico. dentro y fuera de Venezuela se tiene definido concep to de que- si lo es y en grado :sumo. Pretender desvirtuar este wncepto mediante aseveraciones, es exhi~ como empeñado en consid erar a los demós s~ptibles de ser engañados fó:o1mente y por e;nde poseedores de un Pivel i]ltelectucl muy bajo. • Segundo.- EJ juicio, desafortunadamente, ha venido a com•· lituir un episodio mó& en la encamizada persecución politica que contra mi y conl:ro mili familiares se desat6. Perra llevar adelante este juicio, Venezuela ha g cstodo ing entes cantid ades do dinero, les cuales han sido sacados del fisco en forma ilegal. Tercero.-Venezuara 1lVO q ue hacer al gobierno de los Estados Unidos: y a determ:inados funcionarios de all6, concesiones especiclles. para lograr mí e-.xtradici6n. Entm tales aoncii!siones señal~ algunas de las. mó:s [ckilmenle cons1atables: a) Una niña venezolana fue asesinada por un ogente de Fidel Castro en un restaurant de Nueva Yorl. El convicto asesino babia sldo sen- -161 -
    • 1 tenciodo ya por tribunc:les yank.is, y ¡:xaa oonjearlo por ciuda da· nos norteamericanos det~nidos en Cuba, !úe exonerado d e respoil· aabllidad y pu~sto a dLsposició:n d.e l gobierno cubano, con la condición d e q ue ni e l gobierno de V'enezueta ni los lc:milíares de la vlctima hiciesen re c:lmnaciones por la impunidad en este asesinato, todo a cambio de mi extro:dici6n. b ) El puente sobre el Orinoco despu és de haber sido contratado con W10 empresa que lo hada a un costo menor, fue o:sigp.ado a otra empresa en la cua l tenía intereses directos :Robert Kennedy. Por s upuesto, el p uente costó más y la nación venewlana salió percfiendo. Hay otros niúltip]es episodios como los anteriores, que en la oportuni· dad d el caso sacaremos a la luz y que revelan hasta qué punto el gobiemo d e Betcmcourt Bello hizo concesiones p:::ll'q. lograr mi extradición . T'ale:s bec:hos son ¡punibles, y oportunamente ,serón llevados ante trlbunaJe:~ ccpaces d a hacer jJ uslicia.. Cucrrto.-En Venezuela hub o necesidad de violar flagrantemente la ley para poder solicitar nrl extrc;rdici6n, y luego ha habido sucesivos marg!namientos de la ley en ai desarrollo de eate juicio, para poderlo llevar a delante·.. Quinto.-En los Estados Unidos tcrmbi~n e l )tlieio Sé desarrolló al marqen de !a tradición , de los tl'Qtados, d e la morol, de la ley y d a los procedimientos legales, tal como ya se h a d emosttado ampliamente. Se:x:to.- A tra:v~s del Consulado c::k1 Venezu.elCi en Mlami, et gobierno venezolono emple6 ingentes c;x:mlldades de diri.e ro para ff.nes Ilegales e inmorales dentro del proceso. Tales cantidades tt'mlbián fueron ilegalmente sacadas del Erario Público. Como consec:Ue.ncia de e5011 inmoralid a des el Cón~ul Aristeguíe!a y otros funcionarios ·de dicho ·Consulado 13e sintie mn COfl pcrtenta da corso po:ra pecurar en dife·renes· formes. ;E] gobierno d e Vene~uela no puede- ahOfCI instaurarles el juicio couespondiente porque ¡:;Ú;¡e.e de la autoridad morol pc;¡ro hacerlo. En otras pa-~ labras, Ariateguieta tiene chantajeado al gobierno de Veneruela. Po,r eso en la Comisión contra Eñriq:uecimiento lllciio duerme e l sueñ.o de los justos 'un voluminoso expediente contra. el :mencionado Aristeguieta. el -cuo:l si con tiene p rueb as de tlpicos deli!os de peculado cometid os por é l y oltos empleados. Sáptimo.- En al e:JCI)edienle n.o se tipifica ni un solo d elito d e - 162 -
    • pecutodo y, sin embargo, se solicito para mi, basóndose en el contenido dei :olismo, la: pena máxima de trece años y cuatro meses por delito de peculado continuado. Octavo.-El in!erróga!orio de las testigos no prueba !a. comisión por m1 de ninguna clase de delito y, con~cuencialmenle, mucho menos el delito de poculado. Noveno.- Los fiscales no exigen el cumplimiento d., la ley, sino que- quieren qué se les ocep1en leorfos jurldioas que no .s on leyes para .que, fundamentándose en ellos, sQ O.icte sentencio condenatoria. La aceptación por parle de la Corte de los teo:-!as jurld.icas de los fl.scales, en principio significcrla reconocerles lacuhodes de legi.skt.r y luego l.raerla un profundo deterioro en la confíanz: : q ue la colectividad debe tener en los organ.ismos l'Udia cio!es oomo preservadores en última instancia de lo!> derechos ctudadarlos. Décimo.- Los fiscales no solamente hacen demostraciones de que les importa u n b ledo Ja ccirendo de autoridad moro! po:ra acusar, sino que alcrrdecm de cinismo al imputarme a m[ minúsculos delitos de determinada especie mientras rehusan acusar a jefe$ de estado posteriores a mi que sl han cometido el mismo delito f en escala giganlesoa. P a:ra ellos, presuntos delitos io son Únlca:menle cua:ndo se le i mputan o Marcos P~re:z fiménez. Décimo Primero. -Los fis cales, para llevar adelante su acusación, han incurrido en et delito de Tr<:Uci6n a la Po1ria, al. revelar iniormacione,s que ronstituyen secreto militar. Su inconcebible ignorancia ge las leyes y la falta de asesorc:m:!íento adécuado han sido los icrc1ores que los han hecho incurrir en esa mons1ruosidad jurldica. Décimo Segundo.- La e ntrega negociada que de mi persona hiciaron 'los yankis a mis enemigos polit.ioos, paro que aqui se roe siguiera un juicio "rápido y justo" viene a ser una clnica demostración mé.s de la inmoralidad y la torpe~a que han •tenido caracterizando lo poli!ica exterior de lo.s Estados U'nídos de Norte América. ~cimo Tercero.-El proceso que se me sigue -quiérase o no- está siendo observado dentro y fuera del pais. Esto nos · ~ 163 -
    • peculado. y, sin embargo, so solicita paro: mi, basándose en el contenido del mismo, la pona máxima de. trece años y cuatro meses por delilo d!EI pecu.lado continuado. Odcr.vo,- El interrogatorio de los testigos no prueba la co· misión por mi de ning uno clase- de delito y, consecuendal.mente, mucho menos el delito de pecula d o. Noveno.- Los fiscales no exigen el cumplimiento de la ley, sino que quieren que se les a cepten teorías jurl.dioas qUe no son leyes para que, fundamentóndose cm ellas, se dicte sentencia con denaloria. 1.cr aceptación por parle de la Corte de 1 teorías m. jurldioa:s de los fiscales, en principio signilicorla reconocerles facultode.s de Iegislar y h.1ego lroeria un profundo d e terioro en la conlio:n2;0: que la colectividad d ebe tene·r ett los orgcmismos ju.d,iciales como preservadores en 'Ú ltimo ihstoncia dli.! los derechos ciudad orlos_ 1 Décimo.- Los fiscales no so lamente ha cen d emostraciones de que les importa un bledo la carencia d e autoridad moral fXIIU ocusar. sino que alardean de cinismo al impu tarme a mi mm(!sculos delitos de detormlnada especie mientras rehusan aC1.1$ar a jefes d e estado poot~riores a mi que st hon cometido e l mismo delito '{ e:1 escala gig aniesca. Para ellos, presuntos delitos lo so:n. únicamente cuando se re ímpúl0l1 o: Marcos Pérez Jiménez. Décimo Pri.me.ro.- Los fisco:les, par-a llevCll" adelante su crcusa;~ ci6n, han .incurrido en el de!Ho de Troíción a la Patria . ol revelar informaciones que constituyen secreto mil.i!or. Su inconcebible ignorancia ge las leyes y la folla de asesoramiento adecuado han sido los factores que los han hecho incurrir en esa monstruosidad jurldku Dácimo Segu:ndo.- La e ntrega negociada que de mi persona hicieron los yonkis a mis enemigos po!iticos, para que aqul se me siguiera un juicio " rápido y justo" viene a; ser una cinica demos!ración més d e la i.nmoralldod y Ea torpe:te que- han venido caracleriizando la polltíca a:xlerior de ·tos Eslados 'Unidos de Norte América. Wcimo Tercero.-EI proceso que se me sigue .- --quiérase o no-- está siendo observado dentro y fuera del pai.s. Esto nos ~ 163-
    • obliga a aduar, en consecuencia, dentro del comedimiento req uerido y con sujeci6n a los pdnclpi.os universales del Derecho y respelo· a nuestras leyes, para que no .nos clesprestigiem.oa en el orden institucional nl en el orden profeslo.n al. Décimo Cuarto.-Es Uempo ya de que los venezolanos demostremos haber a lcanzado un alto grodo de civismo y, por lo tanto, no estemos empeñados en destruimos los unos a los otros. Décimo tJuinto.-Es necesario poner en evidencia que nues· tro Poder Judicial ha alcanzado ya el grodo de madurez ¡eq:uerido para no ser presionado por otros Poderes, por colectMdo;dee partidistas, por otras entidades o personc;m y que, mucho men~ está: dispue-$!0 a dejarse c:onve:rUr en instrumento de persecución pol.!tl.oo. • · ~
    • CONCL.USJ ON ES .-
    • ' Con s6lftfos argumentos se J:la demostrado en fo.rma ~mpletc: de c6mo no existen :rmones valederos descle el punto de vista legal y moral para que a nú se me dicte una sentencia condena~ toria. Comprendo si que existen otros lactares -anto;g6nicos con nuestras leyes- que inducen a que se me dicte s:eniencia condenatoria. Toles k1ctOTes, los cuc:le.s es nec::escnrlo señalar aql.(l en~ ló1ioamente, son los siguientes.: 1.-ConTeniencia de ~r al gob)emo d e los Estados Unidos de la respoñ5abilidad que implica haber concedido mi extradición al margen de la tradlccl6n estadounidense, contrariando el esp!ritu de los tratados, ]a obligación. de respetar delérminados ' convenios y c:omo resultado de una negociación entre los gobiernos presididos por Bet<:mcourt Bello y Kennedy; cometiendo irregularidades sin cruento -algunas ds las cuales han sido señalad • valiéndose de prooedimi.e nlos tan inmoraleg como es ·al de na uillizactón de trof:ir;ont~s de influen.c:ios en funcione$ de gobiem.o caso de· Dean Achenson--. y otras 1an1cm actuaciones c¡ue no voy a repetir aquí, las cuales c:onslituye.n el más imnoral ace!"Vo que pueda exhibir la llamada justicia en los EstadOG Unidos de Norte América. - 167-
    • '.2.-Creo que es necesario sati.slaclill' también las' bajas posio• ñe5 de :retaliación pol!Uoo ®e 'Cminían cnl bachiller &ianoourl &Uo, quien a pesar d.e no estor en luñciones de gobíemo si parece 1~ner influencia paro bnpon~ lodo aquello q:ue resuUe lesivo o la armonización de Jo:¡ vene'wlcmos y al lorh:rledmiento y prestigio de nuestra pat¡ia. 3.- C:reo que también se prei.e nda oon una s.antenc.i.a con· deno.loria jÚsl:i.!icar los ingenies· gas los que lá naci6n venezolana ha he<:ho para llevar a cabo este pwceso. gastos lo mayorla de los: o.:~ales han sido hechos contrmigndo la ley y gas~os que sen de lal magnitud que !os venezolanos s~ vrm a senU:r po:s.modos cuando se pueda exhibir lo lotcrlida.cl. de los documentos - parte d~ los cuales tenemos· ya- qua m· eslran el rnonlo 1nconcebwle u que si9fri1iooron. Per·o st desde el punto <de ví$LQ de conv·e ni,encos subalternas pudiera habe,r inter~s en 1omor on cu?nta los lactares que se acaben de enu:ncim para dk:tw unr;~ :;;~entenc:;k:¡ conUJ'g mi, es necesario 'le.ner ·en cuenta otros !actores que, odemó:s de la jl.:tsl'ilicc.c:i6n básica de la sujeci6n a la ley y aplicación de- la j usl:icio.. imponen que se dieie .senteneiet absolutoria. Tale-s factores son los s;¡guientes: l.~ mayor[a de Jc;m orgonjrociones PQlltiGOS -partido~ qu.e ho·y actúan. en Veneruela han manifestado claramente, ¡por de sus personeros más cnrocterlzodos; que mi j.uício , ea, politico ~lo cual demue:s!Ta que los integrantes de dales pa:rili., rlos, as! lo pie:nsan- y ~e de llegar tales agrupacipnes al poder :inmediatamente seria puesto en libertad, -lo cual d.emuesl:ra lo ~ injustU!co:do de mi larga prisi6~. mte~medio 2.-Densos seetor.es: de lo:s ma&lS .indepe-ndientes del pg1s 1:ér:Inbi~:p han hecho oober su; criterio de q:ue el j uicio e1> e$$nda!men te politico, lle· ado adelante petra f¡O:lis(ooe:r una ve.ngarizcr v poUtico y wrfeetamente in]~tilicado desde el P.Wl1o de vista legal. Tc:les: seCiores. hcm mon¡fe.sta(lo lrrmhié-n su crit~ri,o de que yo debiera .haber s'Edo libertado. A e!;te !Il'i!Jmo tribunal le consta, por r.e presentaeiones escritos que con!:ienon miles ·de !i.rmas, de que esto es asl. 3,:--Peetores.. mayoritarios da prolesionales del Dorecho eatendidos en la materia , por 5upuesfo-- estém convencidos de .qu~ -lSB-
    • c:rue el de ,m j ohsoluci&n, si as que la Corte no qmere .o~r en ·el -~1 9ulxdtemo dec instrumento no ·existe otro comino legal de pern:e.-:uci6n poll.tico. Gomo mi juicio es e$1:rlc:Lomentíil' pglUic:o --<digO:!Kl lo que se quiera en contrQ- t:onvendña pl®teor e[ ogso Ct$1; ] ) La Ley no deja o!:ro cmnino q:u.e kt absoluc;;i6n: 2) Hqy fo:cto;re.s po!itic;Q.B que rec!~;mu:m una ssntenda condenaiori<J, y 3) Hay factore;. po:U:lieos to:m:bién que no «:~oo¡plcm ·otra Hntenci<:t q:ue no SJ&C~ la absohdoria , DesdE~ e l punto d!e vista legal no hay duda: sobre cuól! debe se r ra d!eciisi6n. y desde el :punto de vista políti.co oon!liene hacer un lbcill.lllce de qué es r9 qu~ más; conviene. Por otra parle·, es <Pec>e.fKilrio tomQI' m·uy ·<en cuenta las ctrcunstc:mcics por lm cuales atroviesa Ven~ela. Gada dia: oparecen má1;1 $lntom0$ de divWi.6 n y: pugna en.t re los 'Venezolanos y cada dia se van ac:umulando más odios, cuyo desbo:rdam.iento en un mom~nto d!ado puede siguilicar uno catástrofe nacional. Todos loo sectores dl,el p:lis mcm.ilie-stan ~quietudes ql ra.spec:io y cloman :porque iS(í! hagan esfuerzos ct ll:n de pacificw cr. ra N(lci6n.. Yo no sé hasta qué pu.nlo una: .seotencia condenatoria pueda contribuir a sumar laC'Iores de desunión y de odio que o:c-e.¡;quen e i estallido que. los buenos ve.nezolcmos oolamos e~peñadoe- en evi.tar. Hace 1POOO E~l ciudad(Dlo Ptesidente de- lo .Repúblicc', con motiv·o de la clausw:a de una convención de gobernadores, pronúnci6 un discurso que 'fue bien a .zogido por lo: opmí6n p{¡¡blica. en e] cugjl clc:m1aba: porCIUe c:Esato: entre nosotros el canibalismo polia üoo. Y yo estoy seguro de que una sentencia cemda· a la ley, en mJ OWIO, y consecuencialmente absolutoria. aer~a: mcmifestacit!ín de pasos segur'Oe paro e.vita:r La prosecución de tal cantbaíñ.rnnc;~ , A Jo largo de este proceso nos. hemos eslotUido en llevara conoc:imi:ento de Jos entendidos en 1~ mo:terkt y del público e.n ganemi. paruCU!l<lridi'Jdes tendientes a formeir base da • oonceptcs sobre lo que en def:inli.va constituye este· j uico. y debo, memi.= · le-atar con el m.6s p:~ofl!lldo ag:r<Jdo i::I:Ue ya tales s:ectores y .el ·-
    • pueblo venezolano, tienen un clmo_ conc;oeplo de lo que es y será este proceso. h-o sido, Solamente para Wl mlnimo de obcecados --que no lo sienten pero qUé están en el deber de manifestarlo- a ml se me d ebe condenor. Pero poro lo inmensa mayor1a da las colect:ividodes ~ene-zofanas. y para muchísimos seclo:res que en el exterior han dedicado atención al p:roceso en :referencia, n.o queda o:tra :salida honorable que la de la absolucion Esta opini.6n d~ las mayorlas Yenezolanas, reforzada con e l parecer de Sl3doru que en el exte ñor significan algo positivo, es lo que definitivamente va le. Lo contrario est6 ai marg en de la moral y de lo polltieo. En o!ms palabras, es bien sabido por lodos que el pueblo venez.olanq dici6 su fallo obsciiutorrio, y conlrariaJ" este v~redicto es a lgo que no tiene eenlido ni ético ni prádlco, Y para terminar mi exposición, es mi más ferviente y sincero desea de que la c:ulminaci6n de este juicio sea un episodio q ue dignifique al Poder Jucticial, para gue Venezuela vuelva a: trcmsítm otra ve-z los caminos conducen·tes a lograr puesto d e honor entre las nccion~:s y Cl constUuirse en u.nO( n.a ci6n oo:da dla: mós digno, pt6spera y fuer1e. - 170. ".
    • .. • TERCERA ! ARTE P INTERVENCIONES ESCRITAS DESPUES DEL A.CTO DE INFORMES
    • Carac~:~s, ll de encru de 19!58 Ciudadanos presidente y demás miem'bros de la Corte Suprema de Justicia en SaJa :Plena Accidental Presentes. Me dirtijo a ustedes con el propósito de exponerles ul~,rurtas <:u~stio­ nes cuyo cumplimien to pennitiría que t.:! juicio qve se me sigue por ante ese IT1bltnlll .PUdiera, aun cuando fuera en sus etapas, fina le~, o;dqui· rir la regularidad legal indispensable p ara dejar de ser algo que no ola· me nte está clailanda a la N;H:ión en el orden inslilucional sino que está sígnificando deterioro cierto en el orden práctico. A juicio de muchos entendicos en Ja matc:rin y a juicio también de una inmensa mayoría de venezolanos, no ex isten razones ni legales ni rnorales ni prácti<:as para que el juicio se siga prolongando a la medida que las converuanciaB materiales del Fiscal General de: la Repúb1jca Lo vayan requi· riendo. Las razones legales q ue re pueden aducir para la no prolongación del juicio son 1as. siguien tes: Cumplimiento de la ley .- L.a Ley impone: de tem1inados per.iodos para el cu:mp1imlento de todas las etapas c¡ue un juicio requi.ere. estos per íodos no pueden ni deben s.er ilimit ados· porqu~ ello equivaldria a marg~nar el espíritu de la ley, que busca a todo trance el acortamien· t o del proceso y el dictar scnlencia den tro del menor tiempo posible. Por otra parte, t.ambién ~os procedimiento~ consagrados -que hasta cierto punto vienen a ser ley- determinan en nuest ro medio la duración <le los procesos. Esno dentro de ju icios que por ser esencialmente comunes no tienen las implicaciones de los juici~ políticos. llny que recordar que tan to el Fiscal General de la República como ottas miembros del Ejecutivo,.rniembro.s del Poder Legislativo y. miem· bros del Poder J udicial, sostienen que el juicio que se me si_gue es eminentemen te un juicio por delitos conwnes. Con esta aseveración no comulga la mnyoráa dB los venczolar1os conscien tes ni lo.s que en el extranjero csr;in capacitados para emitir op!nión. - 174 - --
    • Aho:r:a bten, si la Corte. ti~ne et oeonvencimienlt:o de que el proceso qüe se me sigue es por delitos •CO.ill1.mes, no debe seguir aiargándolo e n la forma en que corrientementee11Lnuestron1eoio s e alarga n losjLücios pol ftic~s- E:n otraspalabras; debe poner en cvidcnc5a con h • chos qllle e CSl c. nscc.uerrw ¡::on t:a: poslc.ián Mu.mJda al cátalogar e,Jjuicio c.omo-por o delitos co:murte~. Cúmplimiemto de los: tratados y de los acuerdos.- El T ratado de Extra.dic:i6fl ex:lste<fltoe. entre V¡mezue~a y los Estados. Unidos de Nor· teamerica :iml[>one (bue ñ <O ;~ pue.de: cortceder e.:x trac!(r.:ióii pór:rat¡;>ne¡; -poi í'ticá~. Ahora oi~n. si mt ex tradición fu.e hecha por l á comisión de presuntos de:litos c:omumes, el juicio que aq¡il'í se me sigue debe te ner todas las caraclocrísticaS: de ese t ipo de juiéio, y de n:i nguna manera :alargarse m ás a llá de ]os il:érminos: ~uc nuestras .leyes señalan. El no h acerlo significaría una de es;;tas do·s cosas: ,o bien el j uicio no es 1,1 n j'i,.ticio p.or -delitos. co-munes y, e.n conse· c.uencJa, viene a se r un j1,1icio de ca-rácter esencialmente: político, lo cual imp·li.ca que se vaya ala.r_ando a .m.edida que co:nven1cncias de tal g carácter lo vayan Jmpo:nien.do; ·O bien el ju.icio e- es~ricramente por delitos comunes, y en tal caso s el alargamien tó significa una vioiación sis temátic~ a lo que pau ta. nuestra Constituc.ióñ, ¡¡ue;S~ras leyes y nuestros proceclimie~ Los. Por oi.rn p<ilrte, se Clelermlinó ·en e l • coovenio habido entr·e ell .spbier· no de los Estados: Unido-s de No rleamé ri.ca y el gobierno de Venezueta para mi ex trad ició n -o mejor dicho se convino- que aqui se rne haría un juicio r~p.idq y-justo_E! alarg.amiimto del j ujcjo de B?·Or sJ ya indic!i vio.lac.ió n del conven io en cuanto a la rnpiclez, y significa ta· "bién. u na m injusticia. Rw:ones de tipo p,w:á.cticrq,- La nación venezolana ha gastado ya una e · "dadconSl....era bl~' d c1· ·,¡ , . '1 os · ·b ' ' ¡ · ·· · .anu .. _ - _e .mero.ue 1 ·. contn. u,yentes en e..JU:S.CtOque se me e-.s·tá siguiendo .. í o:do ei mundo sabe dedo~ m gentes _gastos que en ]os Estados Unidos hubo de h;acer el-estado venezolano p ara instaue rar, proseguir y .hacer cuilminar ifl.fJ rorma f.avoráb]e ·a los propósitos dmis perseguidores polfl icos el ju icio de extra:ctición. Aqu í, en. Venezuela· -adem{us de otrQs gastos gue.no ·y"O'!I a m encio- - 115 -
    • nar en esta oporhmidad- l:t prose.;ucjón del juicio significa para elt!stado gastos mensuales qu..: sobrcpaS<ln con creces los ciento cincuen1<1 mil bolívares. IJenLro llle esto~ g<~.s'tos están los siglduntcs: -Lo gastado por la Flscalia Cener¡¡l ele la Repúblicn en abogados y gestiones d ive-rsas, gastos que sobrepasan lus cíen 111 il bolívares, }'. -Lo gastado en el mantenimiento de la custodia esp~cial encargada de vigilaooe en mi reclusión. También exjsten otros gastos esporádicos, como son los acarrea-dos cada vez que debe t rasladárseme ante el tribunal que me ju:&ga,los cuales vienen a ser die s~gnificación . Y q uiz::is convendd .a también tom!lir en ct:~enta los enormes pe[] tu· cjos económicos que ;l la colectividao capitalina se acarrea caci:J vez que se me Lraslada ante el tribunaL La administración de los cien mil y tantos bolívares que recibe el cil1dadand Fiscal General de la República para cubrir Jos gastos que significa la prosecución de mi juicio, se hace en forma harto dudosa, ya que con ellos se pagan, por ejemplo, (,;O.Iú O si se tratara de O.l>o,ga- Clos, a ex.tranjeros que son yuardae5paldas del functonario menciona· do. Sé Q ciencia cierta q'ac con estos cien mil y tantos bolívares todos Jos m eses ~e -reedit a el proceclimien.to empleado en las. "cuenlas dlel Gmn Capitán 10 • ¡ Quiéá) va a querer finiquitar tan productivo as1anto!. eso explica por qué el ciudadano Fiscttl General dió! In República introduce todos los rec ursos Mccsarios para lograr el mayor n(!m ero de alargamien tos en este juicio. Y hay también que manifestar lo que por ahí se TUrnara¡ que la partida a que he hecho referencia es una partida compartida y que, por lo tanto, hay OI.Tos cal. en que no desaparezca. in t CrtJS:l(Jo~ • .1Úí:tn.is del fis- En esta era "democró lh~~~ " que est6 p:aoeciendo ta nación ven~zola­ na pi!recie.m qu~ no existen personas i r1t~res.ndas e n preserviir al Estado de los gastos i.nútiles en quao se estuviera lncu:rricndo. El Fiscul General u ~ lil Re pública, que por funciones debier¡¡ ser tmo de los e ncargados d~ evitat talio!S gastos, está más bien inieresado en q~Je ellos continúen. Algien debe por lo menos seftalar esto: y y ;,a que nadie se ocupa de. hacerlo, lo voy a señalar en esta oportunidad. -176 - . ~ .::::::.. - ·~ - ------. -- ------ -- .... _ --- --- . - - - - --~ -~- ---- - - ---- --· ·~
    • Y pa!>o a referirme a otro asunto. En la réplka del Fiscal General de la República, he-cha ante la Corte Suprema dll Justicia en Sa la Plena Accic!~n tal el día 9"del prcscntemes, tal ftmc¡onario manifestó en sin.tesis lo si.ll'ttien te: ·Que el gobierno que presidí no hizo obras en 13 provincia. -Que la labor en educación desarrollada por los gobiernos "democrátkos" es superior a la E abor que en el :mismo campo des.arr<llló el gobi~mo "dictatorjaJ", del cual formé parte y Juego presidí, y ·Que mi e~posa recibió del Ministro de Agricultura y C rf¡¡ del gobierno ' 'rlictatoriar dos millones'de bo:Jívares, Comenzaré por manifestar que lo expuesto por el Fiscal General de la República es indudablemente un asunto de carác ter poiHico, que P'm e en t!Vidcnda una vez más que eJ. juicio q1.1 se me sigue es de t~l e carácter. S i >CI Fiscal General de la República no estuviese convencido de ello, no estaría argumentando en esa forma, y se cortc!ll taría a ponerc en evidencia pruebas ciertas de delitos comunes cometidos por mí. Pero como dice el refrán criollo de que "A falta de pan buenas son tortas", el r is..ul General de !a República se ha dedicado a poner en consideración del tribunal e:xcJusivamente asuntos que se asemejan a las últimas. En cuan to a que 1:1 gobierno "dictatorial" no hizo obras en la provincia, se necesitaría ser ciego, sordo y carente de tacto para no darse cuenta de la falsed ad de tal aseveración. Corno ya se demostró a lo larr go de exposiciones hechas ante. este tribunal en oportunidades anteriores, el gobierno "'dictatorial" rtinlixó obras tangibles por más de 9.000 millones de boHvares -las obras de la misma naturnlez.a realizadas por los gobiernos "democráticos'' apenas sí sobrepasan los 6.000 millones de boliv.ares-, un 65 o¡0 de las cuaJes está precisamente en provincia. Si aq!U.Í fuéramos a .enumerar es.as ob:ras se necesiu.rfa decenas oe pliegos para hacerlo, y eso utiJi:z.ando letra muy menuda. Por otra parte, la inmensa mayoría de Jos venezolanos -y de: los eKtranjeros que nos han • vi::itado- asi l.o manifiestan. - 177 - t,_ - - - -
    • En cuanto a la educación, quiero manifestar que ésta no es un fin sino un m~dio para el logro de un propbs(io_ La educación debe trailucirse en resultados, lo:': cuales para justificarla t11mcn que ser necesariamente positivos: y es. bien sabido por la generalidad de las personas que Sk fuese cierlo el h~cho de que los gobiernos "dcmocrátioos.'' se han ocupado a fondo de~~ educación, ,e sto no na V(}nido a. servtr sino para producir un mayor nlitn1ero de hampo· nes, un mayor número de marihuaneros, un mayor número de estafadores., un mayor número de peculado res, un mayor número de malversadores, un mayor número de vagos -que en nuestro argot se denominan vividores- y, en fin, u n mayor n üme-ro de habitantes del país signados ne,sotivamente en sus ejecuto-rias paro bcrteficio de la cole<=lividnd. Y si nos atenemos .a cifras y a hechos, ahli van unas éU<~~ntas df:ras para poner en evidencia In falsedad de )as aseveraciones que :ha~ el Fisca l General de la Repú blica; -El porcentaje de analfabetos disminuyó más apreciablemente en la década comprendida entre 1948 y 1958 que dumn!e la década 19581%8, red.uciéndpse·en un 30 Of0 en la primera, mio otras que trabajosam el'll e se red1,1jo en 'U!:rt 18 °/0, en la segunda; ·El valor de edi.ficaci.ónes escolares de todo tipo construidas por la "dictadura" est á en relación de 3 a 2 en Jo que respecta .a las conslrui das por la" democracia"; ·Las edificaciones de la Ciudad Universitaria de Caracas y J¡¡s del TriS.· tituto de lnvestiga:ciof)es Cien 1íficas no fu eron p recisamente consnruidas por los gobiernos:" democráticos". Y si hay que. hacer .notar en lo que respecta a la. Ciu.dad Universitaria de Caracas, que fu eron precisa· mente los ~obiemos ·•democráticos" lo s que paralizaron l.a construc· ción de la zon¡¡ renta!, paso éste que sí hubiera significado algo positivo en la autonomía económica -base rle [a autonomía completa- de la primera de nuestras univers:idades. ' No hay que olvidarsé de que el gobi~m o '"dictatorial" envió al ex le· rior a profesionales: de diversas n~mas, asi como también a obreros de diversa catcgoria para adquirir los conocimientos m:ccs3rios a fm de que el regresar a Venezuela pudieran constituirse en maestros para ac- - 178 ·~
    • tividades i mportantes requeridas en el espectacular desarrollo qut: nuestro pais estaba tenien do en todos los ó rdenes. l nnumernbles. casos mál; pudieran citaiSe, pero creo que alargaríamos demaslnd.o esl:a esta exposición. En cuan to al hecho de qu e mi espoSa u cibl6 c.ld Ministro ·de /gr-1 · cul tura y Cría del gob¡em o " dicla tórial" la cantidad de des millones de bolívares, el hecho es absolutamente cierto . Sí tos recibió. Fue· una contribución del Hipódromo Nacional -que cn tonce no t:til lllstitlHO autónomo, p1:r0 <tUe tenia com o hoy ent re sus propósitos el de con tn bu i;r al sostt:nim iérito de sociedades benéficas- p ara la Sociedad de DaDlas B(1~ i va ri unas. iLos dos milL ones de bol ív ¡~res a, que se refier.c el c iiJ· tladan o Fiscal General de la República fuerol'1 de lnmediaw depositar dos en el Banco Jndus1rial, en donde p:-lsato n a integrar un fondo de once millones de bolívares que I!Staba en e5e Banco en el momento en que dejé et gobíen10Pero eomo el Fiscal General de la República ha demos.uado que le importa un. !bledo el asunlo de la ;preservación de los di neros públicos, aún no 1 a hecho averiguación alguna p.ara saber a dónde fueron a pnrar es • ' •nct: millones de bol ívares. Y me p errniro e n es!a oportunidau m anifestar que esos once m illones de bol! vares ~st aban destinado¡¡" la construcción de un ediücio, de un costo aproximado de veinlt: millones de bolívares, que Yend.rin ;¡¡ con~>t itui r patrimonio ron tal pum la Sociedad de Damas Bolivarianas. U! exposición hec ha por el fiscal en la réplica pone o lnl vez en evidencia Ql C tal funcionario esruviera creyendo que Jos m tegrantes de 1:~ Corte Suprema de Justicia en Sal3 Pl ena Accidental son magistrad o~ an te qui~ncs se pueden h acer exposicio nes falazmente torpes, lo cual significn In pr~Jfuru1o i.rr.espcto para ellos. Para quienes tienen condcncia de wál es el ''erdade.ro resp eto y l.ambién dnn a las palabras su significadt:~ cabal,rcmlla preferible par.~ ellos la exposición precisa de una tesis jl;!rorquizada -aun cuando resulte du - 179 -
    • :ra.- a la presentación de falsedades o sofism<~s ht:«::has: coQ p~laib,ras melifluas, solamente gratas al ánimo .de los perversos. y a .l!lm~n.talid.ad de Jos simplistas. Y como' no quiero cansar a los ciudadanos ma~gisEr.ados en la forma en qu·e sistemáticamente lo hace el ciudadano Fiscal General de la Re:pübllc·~, 111e he li mitada a exponer p~rtes :sustantivas e.n esta contra:rr~­ p Hca. -180-
    • El. RETAIROO EN FUNCJON DE PRO.FOSITOS TORVOS [nternado Judicial de Caracas, 17 de abril de J 96Sl Ciudadnnos presiden te y demás miembros de la Corte Sup rema de Justicia en Sala Plena Accidental P:re~ ntes. Ante las cada día más anormaJ:es demoras que. se si~uen sucediendo en el viciado proc-eso que por ante es:e tri bunal se m~: instruye, solicito de ustedes se me permtta exponerles verbal y p~rsonalmente mis opiRiones SObre e] particular. Después de múltiples maniobras para alargar el juicio, se está recurriendo ahor¡¡ a una nueva táctica con ei m ismo propósito, para lograr el tiempo n ecesario a fin de consumar un monstruoso y definitivo cri'men político. Considero oonveniente ex:poner ;ante. usdedes y ante el público en general, la connphcidad consciente o .iuconscie:nte en la cual están incurriendo ustedes. Mareos Pérez J iménez - 181- • . . -... ·- :;._.;;::- -- .- ~ .. -:;:::::::- -- ~ -. ~- .- . -- - ~ - - -
    • DEMORA EN .LA SENTENCIA Y OBSTACJ l OS A LA DEFENSA Caracas, 8 de mayo de 1968 Ciudad:mos presidente y demás miembros de la Cort e Suprema de Juslicin en Sala Ple na Accidental Presentes. Me dirijo a ustedes con tÜ propósito de ll~var a. considemción de ese tribunal algunos asuntos que juzgo de intel.'é; para mi. asi como tambi¡!n de interés colec tivo, til:mlro del proctso que actualmente se me s•gue_ Me refiero en esta oportunidad al tnte.rés colectivo porque cada uno de los actos del más alto tribunal de la Naci6n sienta precedente, y los precedentes constituyen jurisprudencia, la C úal afecta toda lo. coJee ti~ vidad nacional. Por o t ro parte, es nec~ário poner de manifiesto que si ,el precedente s.e i111sp ira en ;prlnci.plós bát:sicos de Derecho y está de acuerdo al espiri.tt.ll ce nu.e!ltms leye..~ fundamentalcs, habr_ que u.plicará lo p1enamente Ci!l el futuro en onso:s similares a! que lo produjo; o desecharlo si se produjo con 1nwiniendo tales ptincipios y t:ale.s leyes, aplicando de paso las sam;iones y hacjen.do las reparaciones que la in.· justicia amerite_ - 1&3 -
    • En primer lugar voy a referirme a la ilegal demora que está teniendo la senrenc1a. No voy á hacflr en esil:o. oportunidad. consideraciones sobre ~1 anormal ·por extraordinario- retardo que ha tenido el proceso hasta que se dijo" visws·•; me concretare a expresar lo que la mayoría de la gen· te conscieme opina sobre el parlLculm: que la Cor te se ha manifestado ex t remadamt~nle complacient• con el Fiscal Qene:ral de la Reptiblie ca en casi todas las solicitudes que tste ha interpuesto para demorar el proceso. M referiré exclusivarncnte a las sucesivas demoras habidas .e para d ida r sentencia desd~ que se dijo " "vistos", No se necesita ser u n consagrado jurista para conocer de terminadas nom1 ss que rigen los procesos. Has na los qlle comienzan 3 il:rajina.r el e.stud io de las leyes saben que 'ª sentencia de be dictarse dentro de las veinte audiencias s:iguientcs al momento en que se dijo "vistos". También es muy sab~c.lo que lps tr.ibunailes de men or j erarquía~ que la Corte Suprema ele Justicia dan, por regla general, cinco audiencias se- manales. Te:ngo e ntendido que el tr ibu n<~~ que rne juzga dictó ~ana disposición acordando dar semanalmente ni más de t res audiencias ni menos de dos, para los efectos del plazo de sentencia. Mient ras m~s jerarquizada es una norm a, ella debe privar sobr·e las demás. En otras palabras y 3 m anera de ejemplo: la Constirución debe privar s.obrc las leyes sustantivas, y éstas sobre las otras leyes, sobre Jos rc·glarnéntos y sobrC' las dí~•posicJones internas de lo·s organismos oficiales. Es absolutamente inadmisible desde el punto de vista de los fu ndamentos del Derecho que 110r dlsposiciones suba! temas se violen normas más j erarq-uizad¡¡s. Mal podriilt .a.ceptarse que J)O rque el Reglamento del Cementerio Gene ral del Su:r estableciera que despues de las sie-te de !a noche no pueden permanecer en los predi os de la necrópolis ~ino los empleados y los d ifuntos, se le di era muerte o se Le extendiera apresU-radamente un nom bramiento de empleado ele! cenwntcdo a cualquier persona que :por accidente hubiese permanecido en los predios mencionados m ás allá de 1a hora seí'ialadn. E l darle muerte significaría La violación de una disposición constitucional, y el extenderle apresuradamente u n Mm b ramiento signi ficarla p or L menos violacióp o - 184 · ~
    • a c:lispos:iciones superiores. .Por lo tanto no puede justificarse el alargamiento del periodo normal de sentencia. por disposición interna de la Corte -es<:dta o n~. ya que ello vulnera el espíri.tu y la leu a de la Ley • . Solamente un jndividuo profundamente desconocedor de la ley Y de. los procedimicntoslega]es, podría admitir como justificada la tesis de que se está Lrabajando m~1cho en l:1 sentl:lncia aun cil.iando ésta se demore más allá <le los plazos que el procedimiento legal impone. E n cuestiones de menor i mporttancia y a manera de ejemplo quiero ¡pun· tualizar aquí que si en la casa de alguno de los miembros de la Corte ge produce una obsimcoión de los desagües, mal podría conformarse el magistrado por el hecho de que los obreros del lNOS han. venido Lra· bajando itrtensamente durante varios meses sin eliminar la obstrucci ón. La obstmcc:ión le:gal de la cual he venido siendo víctima causa mayores pe ¡juicios que la obstrucción de desagtics, y ojalá no la llegue a Sll· friT ninguno de los magistrados. íntegrantes del tribunal que me juzga. Además de las consideraciones sobre tópicos estrictamente legales OJlC acabo de .hacer, me voy a permitir hacer otr.¡s consideraciones qut por su importancia dentro de la moral colectiva deben ser tomadas en t::lnenta. Creo sinceramente que la Corte no ha Lomado en cons.ideración los m.úlliplcs perjuicios de to.úo orden que la de.moru del proceso ha traí~ do y sigue 1!3yendo para mis familiares y para mi, porque no !Hiedo concebir que el más alto tribunal de la Nación sí los haya tomado en cuenta precisamente con el deliberado prapósi.to de acrecerlos. e~ punto de vista de la pasión política de .algUJnos de Jos miembros del tribunal que me juzga, así como también de la necesidad dejusfificación "democrática" de algún otro, se quiere demorar índefinidarntnte la sentencia para mantenerme eñ prisión, . creo qu,e hay ofras poderosas razones ~e interés colectivo y cl~ moral ciudadana qu e es necesario tomar en cuerl.a y que imponen la cmweniencia de Si desde cumplir la ley y dictar sentencia . Aun cuando los magistrados no quieran creerlo, la anormal demora para dictnr scnrenciltsigniflca para m uellas personas, ctue la Corte t iene temor en 3SUmir la responsabi(idaó de hacerlo,. y que quiere da.r t[empo a c¡ue: a~gún acontecimien to fortuito -quts bien pudiera ser cri· - 185¡ (
    • más de diez. ·mH dólares, los cuaLes le fueron pagados po.r el Consnl.ado de Vene.zuela en Minmi. Conclusli6n. Ahord "Elite': p:resent:a a sl!ls le·C io:res -s.upoñ.gú que s)n !'edbir ¡p·a.go po.r ello- un reportaje si:mil.ar a muchos de. los ya publica· dos denl:t:O y fuer.a. del p:sfs, a. base d.e; ma.terlaJ recidernta,fo, resancodui do, iei::oci do, refrito, ~e asa do y :rehorneadi:>. Segunda consideracicm. En carta que el SJ!Scrito dirigiera al .. Mi;uni Herald" con motivo de la publicación hecha, Ie manifestaba que el gobierno venezolano no ,perseguáa otra cosa. que .impresionár clesfav·ofa· b!emante; hada mf al pu.e~lo lngenuo de Jos Estados Unidos y a. las mi· norias la:tinoamericanas que residen en el área de Miamü; ya qu.Bdkhos documentos no tenían valor probatorio alguno en. la. comisión de los delitos que m.e imputaba el entonces, Proc:u.ra.dor de la. Naci.Ó'n, 'famibién es conveniente hacer notar que el pwc.eso que ahora se me sigue por el p.resun to delito de peculado c'on tinuado se encontraba entonces: en etapa ·sumaria[, por l.o cual ese tipo de pub~kidati era a b· :mlu tamenil:e ilegal. Otro vicio más en el más viciado ¡proceso judicial habido en los Estados. Un·clos y en Venezuela, i A lo largo de~ proceso se ha demostrado hasta la saciedad -tal como s-e mani(est6 anteriormenté·· que el material aportado por la actí:sación no ~iene ei más leve valor pro'ba.torio. El hed10 de que 1a Corte Sup!rem8l de 1usticia retarde más aJJá de. tod·o límite legal la sentencia que ya h.a debi.do producir,irnd1ca a: las cna:ras que no baila cómo saHr del atolladero e.n e[ cua1 se J;a me rielo a;l aceptar y llevar .adelan~e un proce.~o in'dudablerne11're í rri'Co. CondusUm. Si !a Corte Suprema de .Justicia hüb.iese·encontrado :en el nj.átecial glies.tm laclo por la aéu,sadónel más~e.ve conte nidQ probatorio, J1ace ya 'tiempo me hubiese. condenado por el delito•.de peculado con ti.nuado o por c ualquier ofir'o delito parecido. Con ·material cuasi manitio, :probalo:riamente ·nulo y penod:('stic·amente de desecho, pretende ahora el Fiscal Gener~ de la R,cpú.blic;.a, .a tr~a•és de la revista ·'.Eiité", con.l-rar:re-s.tar e] form idable impacto que en - 188 -
    • Ju opinión públka de Venezuela ha producido [a exposición ele la verdad diáfana hecha en anteriores reportajes sobre "El Juicio del Siglo" po.r la .revist¡• mencionada. De u~tedla leñtarnente, Maroos Pérez Jiméncz Al sefior DIRECTOR DE LA REVISTA "ELITE" Ciudad. - Para dar cumplimiento nl Reglam~:ml o de Cárceles envié la carta al Director del Internado Judicial cle Caracas. establ ecimiento oficial en donde me encuentro recluido, para que la tramitara. El director del establecimiento mencionado. cumpliendo órdenes de autoridades superiores, envió la carta a tales auto:ridades;tas cuales negaron L tramitación y me la devolvieron. a Pero ahí no paró el asunto. Agentes del Ejecutivo int ervinieron An· te J.a .e mpresa propie naria de la rc'llista para que no se díe.ra publicación a mi earra. Como resullaba imposible hacerlo ante tantos inconvenien tes, la carta no se publicó. No se necesita ser un genio para da rse cuenta de lo sigl.lie nte: a) Autoridades del Ejecutivo violan el Reglamento de Cárceles e impiden que me pueda defender deb id amerrt~, y b) El Ejecutivo aplica medidas pollíticat'i e.n mi cSJs:o,lo cual pone en evidencia basta para los más lerdos q ue tal caso es político. Sé que resulta quijotesco argumentar, celii.do :a la razón, p_ cléfenara - 189 -
    • der el esp íritu y la letra de ias leyes y de los procedimientos legales, cuando son los encargados de esa misión los que están empeiiados en vulnerarlo::.. Pero mis actuaciones de ahora no están destjnadas almomento p resen re; ellas surtirán sus efectos a pleniJud en un fu rn ro no mu y lejano. Sé también ·q·ue la Corle no parece tomar en cuenila los escritos de Jos abogados def~nsores, au n cuando est os escri tos estén hechos con la más estricta sujeción a la raz.ón y a anormal se trata. 'ª Ley, cuando de Iet::Lamar algo Y sé también que los r·edamos contenidos en el presente escrito pueden acarre;u una demora adicional p¡¡¡a dict ar sentencia o una desvíación en el propósi tto de ha.cer es:te dictado con forme. a la l·e:r . • - 190- --~--------------~~----~--------------~--~----=---~---~ ~