• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Por qué es necesario orar siempre
 

Por qué es necesario orar siempre

on

  • 413 views

 

Statistics

Views

Total Views
413
Views on SlideShare
413
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
5
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft Word

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Por qué es necesario orar siempre Por qué es necesario orar siempre Document Transcript

    • 1 ¿POR QUÉ ES NECESARIO ORAR SIEMPRE? I Ti. 2:1-4 (2014-01-12) INTRODUCCIÓN: ¿Por qué será necesario orar? Necesario quiere decir que es una necesidad forzosa, ineludible, inevitable que tiene que hacerse y nosotros los creyentes debemos hacerlo, debemos orar siempre. Alguien dijo: “Permanecer en el Señor Jesucristo es el secreto de una vida de oración”. Cuánto más vivamos en comunión con el Señor tanto más aprenderemos a pensar como ÉL. Cuánto más lo conozcamos por su Palabra, tanto más comprenderemos su voluntad para nosotros. Cuánto más sometamos nuestra voluntad a la suya tanto más seguros estaremos de que nuestras oraciones serán oídas. Por eso el salmista David oraba a Dios en el Sal. 143:10 por favor tengan la amabilidad y leámoslo: “Enséñame a hacer tu voluntad, porque tú eres mi Dios; Tu buen espíritu me guíe a tierra de rectitud”. Y precisamente el Señor Jesús en la oración modelo, que dio a sus discípulos y que también es para nosotros dice en Mt.6:10 “Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra”. Ese “Hágase tu voluntad” es pedir lo que Dios quiere, es lo que nos dará felicidad infinitamente mayor, que si pudiéramos obtener todo lo que nuestro corazón desea fuera de su voluntad. Juan el discípulo amado también lo recalca allá en I Jn. 5:14 “Y esta es la confianza que tenemos en ÉL, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, ÉL nos oye”. Me hace acordar este “Hágase tu voluntad” en una historia real: “En un hotel, una joven empleada para hacer la
    • 2 limpieza conversaba con un cliente, quien le hizo una pregunta poco frecuente: _ ¿Señorita, Ud. ora? -Pero señor, aquí hay tanto trabajo que apenas tenemos tiempo para comer, ¿cómo quiere que aún tenga tiempo para orar? _ Bueno, pues voy a enseñarle una oración muy corta; sólo tiene dos palabras: ¡Señor, sálvame! Y luego le dice: Esta oración se encuentra en la Biblia, en el evangelio de San Mateo 14:30, y estas son las últimas palabras del Vr. Intente Ud. decirla una vez por la a.m. y otra al finalizar el día. La joven se lo prometió y el cliente se fue. Algunos meses después nuestro amigo “el cliente” regresó a ese hotel y se enteró de que la joven había dejado su empleo. Entonces pidió su dirección y fue a visitarla. -Ah señor, dijo la joven cuando lo reconoció. Y le dice: ¡Si supiera el efecto que tuvo su oración en mi vida! Durante 2 semanas la repetí mecánicamente c/a.m. y c/p.m., como se lo había prometido, pero luego me pregunté qué quería decir. Cómo Ud. me dijo que estaba en la Biblia, conseguí una porque no la tenía. Esta lectura me enseñó dos cosas: Primero: Que efectivamente necesitaba ser salva, y Segundo: Que el Señor Jesucristo luego me había salvado. Ahora no puedo hacer la misma oración porque ya fue contestada. Y todas las a.ms. Y todas la p.ms. Digo: Señor gracias por haberme salvado”. 1 ¡Qué gran ej.! Pienso que nosotros deberíamos c/día y en la a.m. y en la p.m. decir como lo hacía el Rey David en el Sal. 143:10 “Enséñame a hacer tu voluntad porque TÚ eres mi Dios; Tu buen espíritu me guíe a tierra de rectitud”. 1 Devocional la Buena Semilla, dic. 13/2013.
    • 3 O.T. Así es que en esta a.m. vamos a ver “¿Por qué es necesario orar siempre?” Para que sea un hábito en nosotros continuo en nuestra vida diaria. I. PARA VIVIR QUIETA Y RESPOSADAMENTE Vr.1-2 “Exhorto ante todo, a que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias, por todos los hombres; 2 “Por los reyes y por todos los que están en eminencia, para que vivamos quieta y reposadamente en toda piedad y honestidad”. Timoteo era el pastor en la Iglesia de Éfeso. Podemos notar en estos Vrs. que al parecer la Ig., De Éfeso había dejado de orar por los perdidos, y aquí el apóstol Pablo exhorta a Timoteo para que volvieran a la práctica de la oración. Allí a Éfeso habían llegado maestros falsos que al igual que hoy habían pervertido el evangelio pues decían que la salvación era sólo para los judíos y prosélitos del judaísmo entre los gentiles así es que ellos prohibieron la oración por los perdidos. Cualquier parecido a la realidad de las Igs. Contemporáneas que muy poco se ora porque Dios salve las almas que no le conocen y se arrepientan y conviertan al Señor. 1. Debemos orar por los reyes y por todos los que están en eminencia. Vr. 2ª. “Por los reyes y por todos los que están en eminencia, para que vivamos quieta y reposadamente en toda piedad y honestidad”. -Por los Pss. Del mundo, por nuestro Ps Juan Manuel Santos, porque gobierne bien, que el temor de Dios sea en su corazón aunque no conoce a Dios. Que lo rodee de gente temerosa de Dios. -Debemos orar también por los gobernadores, por los alcaldes, por nuestra alcaldesa, para que sean honestos y
    • 4 transparentes que el bien venza sobre el mal en su mandato. 2-Debemos orar por ellos para que haya paz en nuestro país, en nuestras ciudades, en nuestra ciudad Duitama, porque si hay paz nosotros también tendremos paz. Y no seremos perseguidos, seguiremos con la libertad que tenemos para congregarnos y reunirnos. En el A.T. testamento Dios también había establecido que se debería orar por los reyes, por la ciudad, leamos por favor en Jr. 29:7 “Y procurad la paz de la ciudad a la cual os hice traspasar, y rogad por ella al SEÑOR; porque en su paz tendréis también vosotros paz”. -Unos de los Ejs. Es Esdras, el sacerdote y escriba judío, que fue colaborador de Nehemías para reconstruir los muros de Jerusalén, Esdrás era un hombre que oraba a Dios siempre por su pueblo, y por el rey y las autoridades de la nación pagana a donde fueron llevados deportados, cautivos. Para que pudieran volver del cautiverio, el oraba por el rey de entonces, que los dejará regresar a la ciudad de Jerusalén, la cual estaba en ruinas, y de hecho Dios le concedió lo que pidió y puso gracia delante de Ciro el rey de Persia y bajo el mandato del rey Darío, pudo llegar a Jerusalén con 1.800 judíos provenientes de Mesopotamia, leamos tengan la amabilidad, Esd. 7:6,27-28 “Este Esdras subió de Babilonia, el cual era escriba diligente en la ley de Moisés, que dio el SEÑOR Dios de Israel; y le concedió el rey, según la mano del SEÑOR su Dios sobre él, todo lo que pidió” 27 “Bendito sea el SEÑOR, Dios de nuestros padres, que puso tal cosa en el corazón del rey, para honrar la Casa del SEÑOR que está en Jerusalén. 28 Y sobre mí extendió misericordia delante del rey y de sus consultores, y de todos los príncipes poderosos del rey. Y yo, confortado según la mano de mi Dios sobre mí, junté los principales de Israel para que subiesen conmigo.” -Les invito para que lean en estas vacaciones el hermoso libro de Esdrás y observen como era la vida cotidiana de este hombre de Dios.
    • 5 -Otro es Nehemías, su nombre significa “Jehová consuela” Era un hombre de oración, consagrado a Dios con su modo de vida, líder de los judíos del cautiverio que volvieron con Zorobabel a Jerusalén, dirigió la construcción de los muros de Jerusalén. Estando como copero del rey, que ese era su cargo en la corte del rey Artajerjes de Babilonia, en Susa capital de Persia, en tierra pagana. Nehemías oro durante 4 meses para ver la respuesta de Dios de concederle volver a la tierra de sus padres Jerusalén a reconstruir los muros de la ciudad en ruinas. Leamos por favor Neh. 1:4-11, aquí él ora. Y miren la respuesta de Dios pasan 4 meses y un día estando él sirviéndole el vino al rey… por favor leamos tengan la amabilidad en Neh. 2:18. -También les dejo de tarea leerlos en estas vacaciones, que gran ejemplo de estos hombres de Dios, piadosos, temerosos y servidores del Dios a quien amaban y creían, nuestro Dios Todopoderoso Jehová de los Ejércitos, el mismo nuestro. 3- Debemos orar para estar dispuestos preparados nosotros los creyentes para todo buena obra. Vr. 2 última parte “…para que vivamos en toda piedad y honestidad” (Cursivas mías). -En la comunidad, en la ciudad, en el país, sujetos al gobierno, acatando lo establecido por la ley, etc. Como ahora que se ha dado la orden por el gobierno nacional de que todos los ciudadanos deben refrendar o cambiar sus paces de conducción, hay que hacerlo para los que lo tenemos. Leamos tengan la bondad, Tit. 3:1-4 “Amonéstales que se sujeten a los príncipes y potestades, que obedezcan, que estén prontos a toda buena obra. 2 Que a nadie infamen, que no sean pendencieros, sino modestos, mostrando toda mansedumbre para con todos los hombres. 3 Porque también éramos nosotros locos en otro tiempo, rebeldes, errados, sirviendo a las concupiscencias y los deleites diversos, viviendo en malicia y en envidia, aborrecibles, aborreciéndonos
    • 6 los unos a los otros. 4 Pero cuando se manifestó la bondad del Salvador nuestro Dios, y su amor para con los hombres”. -Debemos orar para vivir en piedad y santidad delante de Dios en este mundo que estamos. Sometidos a toda institución humana, así sea secular, no importa. I Pe. 2:13-17 “Por causa del Señor someteos a toda institución humana, ya sea al rey, como a superior, 14 ya a los gobernadores, como por él enviados para castigo de los malhechores y alabanza de los que hacen bien. 15 Porque esta es la voluntad de Dios: que haciendo bien, hagáis callar la ignorancia de los hombres insensatos; 16 como libres, pero no como los que tienen la libertad como pretexto para hacer lo malo, sino como siervos de Dios. 17 Honrad a todos. Amad a los hermanos. Temed a Dios. Honrad al rey”. II. PORQUE ES BUENO Y AGRADABLE DELANTE DE DIOS. Vr. 3 “Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador”. 1-Es bueno orar dando gracias a Dios por habernos salvado. Al enviar a su Hijo Jesucristo que es nuestra esperanza de vida eterna, para llevarnos con ÉL al cielo. I Ti. 1:1 “Pablo, apóstol de Jesucristo por mandato de Dios nuestro Salvador, y del Señor Jesucristo nuestra esperanza.” 2- Es una ordenanza dada por Dios el orar. II Cr. 7:14-15 “Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra. 15 Ahora estarán abiertos mis ojos y atentos mis oídos a la oración en este lugar”. 3- Para no conformarnos a este mundo. Y andar por sus caminos agradándolo en todo. Pablo le escribe a los romanos residentes en Roma precisamente sobre el particular. Por favor leamos Ro. 12:2 “No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta”.
    • 7 ¿Cómo lo evitamos? Orando: “Señor ayúdanos a vivir para Ti, y a seguir en tu camino.” Hudson Taylor, hombre de oración, el misionero al interior de la China, decía: “Cuidemos de mantener a Dios delante de nuestra vista, para que andemos en sus caminos procurando agradarlo y glorificarlo en todo lo que hacemos. La obra de Dios hecha de acuerdo a su voluntad nunca carecerá de recursos. Dependamos de ello. Cuando los recursos no llegan es tiempo de preguntarnos ¿qué es lo que anda mal? Podría ser una prueba temporal para la fe; porque si hay fe, ella soportará la prueba. Si no es así, sería bueno que no nos engañemos con dinero en el bolsillo, y con alimentos en la alacena es muy fácil pensar que se tiene fe en Dios, pero quienes confían en Dios íntegramente comprueban su fidelidad”2. 4- Debemos orar en todo lugar. I Ti. 2:8 “Quiero, pues, que los hombres oren en todo lugar, levantando manos santas, sin ira ni contienda”. Y Ef. 6:18 “Orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos”. -Estos vrs., son como un recordatorio útil, porque a veces pensamos que sólo cuando venimos a la Ig., o en un grupo pequeño de estudio bíblico, o en un culto familiar, y en el tiempo devocional debemos orar. Pero lo cierto es que es donde quiera que estemos ya sea lo que sea que hagamos, el Señor quiere formar parte de ello que hacemos y donde estemos. Cuando la oración entra en c/aspecto de nuestra vida, ¡quién sabe lo que Dios puede llegar a hacer para su gloria! Pablo sigue diciendo en I Ts. 5:17-18 “Orad sin cesar. 18 Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús”. 2 Devocional de oraciones Hudson Taylor
    • 8 Les pregunto: Entonces: ¿Qué sucede cuando vamos al trabajo, o en la universidad o en el colegio no podemos orar? Claro que sí, no quiere decir que tenemos que orar de rodillas y con las manos entrelazadas, delante de todos pero si podemos orar mentalmente y con los ojos abiertos donde estemos. Me hace acordar del Hno. Larense, (Lorenzo) (1614 – 1691), él era un monje piadoso, que amaba a Dios inmensamente, y dentro del monasterio desarrolló un hábito digno de imitar por c/u de nosotros si no es posible, en su libro “La práctica de la presencia de Dios” dice: “Es un gran engaño pensar que nuestros tiempos de oración deben diferenciarse de otros momentos. Estamos estrictamente obligados a ser fieles a Dios en la acción cuando hay que actuar y en la oración cuando hay que orar”. Entonces el oraba en la acción cuando trabajaba lavando la loza, en el monasterio, cuando hacía algún oficio oraba y c/vez que el reloj daba la hora, paraba lo que estaba haciendo y oraba un minuto a Dios. Buen hábito para nosotros imitarlo. 5- Porque es una ordenanza dada por el Señor Jesús también. En Lc. 18:1 leemos “También les refirió Jesús una parábola sobre la necesidad de orar siempre, y no desmayar”. -Como ven orar siempre es una necesidad de nosotros los creyentes, seguidores del Señor Jesucristo. -A veces no estamos bien cimentados en la Palabra de Dios y la oración nos fortalece para seguir adelante. -Estamos expuestos a que Satanás nos zarandee y tenemos que estar firmes en la fe y la oración nos ayuda a confiar en el Señor y en sus promesas para nosotros. Leamos tengan la amabilidad por favor Lc. 22:31-32 “Dijo también el Señor:
    • 9 Simón, Simón, he aquí Satanás os ha pedido para zarandearos como a trigo”. 32 “Pero yo he rogado por ti, que tu fe no falte; y tú, una vez vuelto, confirma a tus hermanos”. -2 Co. 2:11 “Para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros; pues no ignoramos sus maquinaciones”. -I Pe. 5:8 “Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar”. Como ven en estos vrs., nos hablan claramente que estamos expuestos a que Satanás en cualquier momento haga de la suyas con nosotros, pero si somos sabios y constantemente estamos conectados con Dios en la oración nada nos podrá hacer. Por eso es que debemos acercarnos a Dios continuamente, en oración, leamos He. 4:16 “Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro”. Ro. 12:10-12 “Amaos los unos a los otros con amor fraternal; en cuanto a honra, prefiriéndoos los unos a los otros. 11 En lo que requiere diligencia, no perezosos; fervientes en espíritu, sirviendo al Señor; 12 gozosos en la esperanza; sufridos en la tribulación; constantes en la oración”. -Así es porque con frecuencia no estamos preparados para enfrentar las dificultades que la vida nos presenta y necesitamos una ayuda que esta fuera de nosotros y la oración es nuestro mayor recurso porque nos coloca en la misma presencia de Dios. Allí en su gracia y misericordia encontramos la ayuda necesaria. -El apóstol Pablo, por ej. Pasó muchas dificultades y momentos difíciles de sortear pero siempre confió en Dios y lo ayudo y pidió por 3 veces por un problema físico que tenía y no fue curado, pero si fortalecido con el poder de Dios y su gracia para soportar su enfermedad. Por favor leamos 2 Co. 12:7-10 “Y para que la grandeza de las revelaciones no me exaltase desmedidamente, me fue dado un aguijón en mi carne, un mensajero de Satanás que me abofetee, para que no me enaltezca sobremanera; 8 respecto a lo cual
    • 10 tres veces he rogado al Señor, que lo quite de mí. 9 Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo”. -Así nos puede pasar a nosotros, pero Dios nos reviste de su gracia, amor, paz y gozo para seguir adelante. -¿A cuántos de Uds. les ha pasado que le han pedido algo a Dios y no se lo ha concedido, o su petición no tuvo respuesta? -A mí, me ha pasado. Y como que uno se deprime al ver que ora y no recibe respuesta. Oras durante días, meses y años por algo, pero no oyes que el Señor te responda, ni tampoco ves resultados. ¿Les ha pasado? A mí sí, le recuerdan al Señor que ÉL es Poderoso, que lo que estás pidiendo es bueno, ruegas, suplicas y nada pasa. Esperas, piensas que quizás no te escucha o que después de todo no es la voluntad de Dios. Entonces dejas de orar; incluso, durante días o meses, te sientes culpable de dudar, pero recuerdas de pronto Fil 4:6 “Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias”. Y así vuelves a pedirle. -Yo creo que de pronto a veces nos pasa lo de la viuda de esta parábola que el Señor Jesús nos ilustra aquí en Lc. 18:1. Esta viuda seguía acudiendo ante el juez, molestándolo importunándolo y tratando de agotarlo para que cediera. Y por fin el juez le otorgó lo que pedía, así es nuestro Dios aunque ÉL es más bondadoso y Poderoso que el juez de la parábola, porque confiamos en el Señor nuestro Dios y sabemos que ÉL es bueno, sabio, soberano y justo, por eso debemos orar siempre y no desmayar.
    • 11 -Recordemos que le decía el rey David al Señor en el Vr. que memorizamos esta a.m. “Enséñame a hacer tu voluntad, porque TÚ eres mi Dios; Tu buen Espíritu me guíe a tierra de rectitud”. -Y de todas maneras debemos orar siempre porque si no entramos en tentación y pecamos el Señor Jesús lo dijo en Mr. 14:38 “Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil”. III. PARA QUE TODOS LOS HOMBRES SEAN SALVOS. Vr. 4 “El cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad”. -Es necesario orar por los amigos, compañeros, vecinos, familiares y personas en general para que sean salvas, que vengan al conocimiento de la verdad en Cristo el Señor. Como oró el Señor Jesús, en su oración intercesora por nosotros en Jn. 17:3 “Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado”. Y para que la luz de nuestro Señor Jesucristo precioso les resplandezca y crean en ÉL, y que sean libres del imperio de la tinieblas, como lo dijera Pablo a los Corintios, II Co 4:4 “En los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios”. -Oremos también para que los mismos hnos. en la fe sean guardados de todas las malas influencias, que están en el mundo. -Oremos por todas los que anuncian el evangelio, que tengan libertad para hacerlo, sobre todos en esos países donde no está permitido tener al Dios de la Biblia, que los guarde. -Oremos también por los que nos maldicen y calumnian, que Dios les perdone porque no saben lo que hacen y que los redarguya el E.S. para que se arrepientan ante el Señor y pidan perdón. Lc. 6:28 “bendecid a los que os maldicen, y
    • 12 orad por los que os calumnian”. Bendigamos a los que nos ofenden, ¡perdonar es lo mejor! CONCLUSIÓN: Como ven es necesario orar para: I. Vivir quieta y reposadamente. II. Porque es bueno y agradable ante Dios y III. Para que todos los hombres sean salvos. Entonces nuestras oraciones fervorosas serán escuchadas y veremos los resultados en nuestra vida y en la vida de todos aquellos por los cuales oremos, o intercedamos ante Dios. Como Abraham, que intercedió ante Dios por su sobrino Lot y gracias a este ruego, su sobrino no fue destruido con Sodoma y Gomorra, sino que Dios lo salvó y lo sacó, le preservó la vida. Así hará el Señor con los que nosotros intercedamos ante ÉL. Ojala que hoy salgamos con ese buen hábito de este lugar para hacerlo siempre.¡Gloria sea a nuestro Dios! ¡Aleluya! Amén. ¡Un aplauso a ÉL!