Your SlideShare is downloading. ×
El sistema urbano
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

El sistema urbano

791
views

Published on


0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
791
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
17
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. TEMA 7: EL SISTEMA URBANO 1. El proceso de urbanización en España 2. La red urbana española1. EL PROCESO DE URBANIZACIÓN EN ESPAÑAA) Concepto de ciudad y morfología urbana Para definir la ciudad se suelen utilizar diferentes criterios (cuantitativos ycualitativos) y conviene considerar todos estos criterios para lograr una definicióncompleta y correcta del fenómeno urbano. Los criterios cuantitativos o estadísticos se basan en cifras. En España seconsidera que un núcleo de población es urbano (ciudad) cuando supera los 10.000habitantes. Este criterio, por si solo, es incompleto. Se da el caso de municipios conpoblación dispersa (Galicia) o concentrada (Andalucía) que superan los 10.000habitantes pero que por su aspecto como y por sus funciones son claramente núcleosrurales. Al mismo tiempo, se da el caso de municipios con población inferior a los10.000 habitantes, cuyo aspecto y funciones son claramente urbanos. Los criterios cualitativos se basan en características morfológicas, funcionales,sociológicas y espaciales para definir una ciudad. a) El criterio morfológico define la ciudad por el su aspecto formal. Según este criterio morfológico una ciudad se caracteriza por una alta densidad de edificaciones y de población, por el tipo de edificaciones (generalmente colectivas y en altura, bloques de pisos), y por la organización del plano. b) El criterio funcional define la ciudad por las actividades económicas de sus habitantes. Según el criterio funcional un núcleo es urbano cuando sus actividades económicas más importantes son distintas de las agrarias: industria y servicios. c) El criterio sociológico define a la ciudad por poseer una cultura y unos modos de vida urbanos: estructuras familiares, menos tradicionales, relaciones sociales diversificadas, etc. Pero este criterio por si solo, también es insuficiente, pues en las últimas décadas se ha producido una difusión de la cultura y de los modos de vida urbanos hacia el campo. Esta difusión de la cultura urbana ha hecho que las diferencias sociológicas entre el campo y la ciudad sean cada vez menores. d) El criterio espacial define la ciudad por su capacidad para organizar el espacio que la rodea, es decir, para ejercer su influencia sobre otros núcleos de población y de interrelacionarse con otras ciudades. En cuanto al concepto de urbanización, llamamos proceso de urbanización a laprogresiva concentración en la ciudad de la población, las actividades económicas y lasinnovaciones más destacadas, así como la difusión de estos procesos hacia el entorno.La historia de la urbanización se divide en varias etapas: preindustrial, industrial ypostindustrial. 1
  • 2. Por su parte, la morfología urbana es el aspecto externo que presenta la ciudady es el resultado del emplazamiento, la situación, el tipo o tipos de planos del plano, eltipo o tipos de construcción y los usos del suelo: a) El emplazamiento es el espacio concreto sobre el que se asienta la ciudad. Este emplazamiento depende de las características físicas del lugar (topografía) y, sobre todo, de la función para la que se creó la ciudad. Así por ejemplo, las ciudades fundadas con fines defensivos se localizan en colinas, y las fundadas con objetivos comerciales, a lo largo de las vías de comunicación. b) La situación es la posición relativa de la ciudad respecto a un entorno geográfico amplio (ríos, montañas, vías de comunicación). La situación está en relación con la función de la ciudad respecto al entorno (control político o militar de una zona, control de una ruta de comunicación, mercado para áreas de economías distintas y complementarias...). c) El plano es el conjunto formado por las superficies construidas y libres de la ciudad (calles, plazas, parques etc.). El plano de una ciudad es el resultado de su evolución histórica. Podemos distinguir tres tipos de planos: d) El plano irregular se caracteriza por tener calles estrechas y tortuosas y plazas sin formas definidas. e) El plano radiocéntrico tiene un centro del que parten calles radiales, cortadas por otras que forman anillos en torno al centro, pudiendo ser regular o irregular. f) El plano ortogonal, en cuadrícula o damero está formado por calles que se cortan en ángulo recto. g) La construcción incluye la trama urbana y la edificación. h) La trama urbana es la disposición de los edificios. Puede ser compacta (cuando los edificios se disponen unos junto a otros a lo largo de grandes extensiones) o abierta (cuando los edificios dejan amplios espacios libres entre ellos). i) La edificación puede ser colectiva (bloques y torres) o individual (viviendas exentas o adosadas). j) Los usos del suelo son las diversas utilizaciones que se hacen del espacio urbano: comercial, de negocios, residencial, industrial, de equipamientos, etc.B) Etapas del crecimiento urbano y transformaciones recientes1ª etapa: La urbanización preindustrial Esta etapa comprende desde el origen de las ciudades hasta el inicio de laindustrialización en el siglo XIX. Durante esta etapa la urbanización en España fuemodesta. El porcentaje de población que vivía en las ciudades (tasa de urbanización) nosuperaba el 10% y se mantuvo estable durante muchos siglos debido a que lapoblación urbana crecía de forma paralela a la rural. La mayoría de ciudades oscilabanentre los 5000 y los 10000 habitantes, y las ciudades que superaban los 25000 eranescasas. Las ciudades tenían una función estratégico-militar (controlaban el territorio),político administrativa (eran la sede del poder político y la base de la organización delterritorio), económica (controlaban los recursos y eran centros de actividad comercial,artesanal y financiera), religiosa (eran las sedes del poder religioso). Dentro de esta etapa preindustrial conviene diferenciar tres períodos: 1. Desde los orígenes a la Edad Media. 2. La época medieval. 3. La Edad Moderna. 2
  • 3. a) Desde los orígenes hasta la Edad Media: Los orígenes de las primeras ciudadesestán en la colonización griega y fenicia del litoral mediterráneo entre los siglos IX yVIII a.C. Los griegos y los fenicios crearon factorías comerciales en la costa desde lasque explotaban y comercializaban los recursos mineros, agrarios, ganaderos yartesanales del país. Algunas de estas factorías crecieron dando lugar a las primerasciudades de la Península: Gades (Cádiz) y Ampurias. La romanización dio lugar a lafundación de numerosas ciudades, de hecho, muchas de las actuales ciudades españolastienen un origen romano (Barcelona, Sevilla, Valencia, Zaragoza, Tarragona). Lasciudades romanas tenían funciones político-militares (control del territorio),administrativas (capitales de provincia y sedes de la administración romana) oeconómicas (se instalaban en zonas con recursos minerales o agrarios). Las ciudadesromanas estaban unidas por una red de calzadas cuya finalidad era comercial y militar.En los últimos siglos del Imperio romano y sobre todo a partir de las invasionesgermánicas (desde el siglo III d.C.), ante la creciente inseguridad, muchas ciudades seamurallaron y otras desaparecieron o se convirtieron en núcleos rurales.b) Durante la Edad Media se produjo una nueva fase de urbanización. En el procesode urbanización medieval español se diferencian el área musulmana y el área cristiana: 1. En el territorio musulmán peninsular (Al-Ándalus), se fundaron ciudades nuevas como Madrid, pero en la mayoría de las ocasiones se aprovecharon asentamientos anteriores (Zaragoza, Toledo, Granada, Valencia, Córdoba, Sevilla) que volvieron a cobrar vida urbana como centros estratégicos, administrativos, económicos, religiosos y culturales. En la ciudad musulmana aparecían dos espacios perfectamente diferenciados: la parte noble, en la que se encontraba la mezquita, el comercio de calidad y las zona de baños, y los arrabales o barrios residenciales, formados por calles estrechas y tortuosas, adaptadas a la topografía en ocasiones sin salida (adarves), sin apenas espacios abiertos (plazas). La ciudad andalusí estaba amurallada. En la actualidad podemos encontrar restos del urbanismo andalusí en Córdoba, Granada, Sevilla o Toledo. Conforme avanzó la conquista cristiana medieval de Al-Ándalus y las ciudades musulmanas de la Península fueron pasando al dominio cristiano, sus habitantes fueron expulsados o segregados en barrios aparte (aljamas, morerías) al tiempo que su urbanismo fue modificado para adaptar la ciudad al gusto y las necesidades de los conquistadores. 2. En el territorio cristiano la vida urbana comenzó a desarrollarse a partir del siglo X, con la conquista y la repoblación del territorio. La conquista y la repoblación supusieron la creación de ciudades nuevas (Castellón de la Plana) o la ocupación y cristianización de ciudades islámicas (Valencia). Este proceso de urbanización medieval tuvo su apogeo a partir de los siglos XII y XIII. La ciudad cristiana medieval organiza el espacio de una forma diferente a la musulmana. La ciudad cristiana se localiza dentro de las murallas, la vida urbana se organiza alrededor de la plaza principal, en muchas ocasiones porticada. En ese espacio central se localizan los edificios nobles: palacios, catedral o iglesia. Se desarrollan calles y barrios vinculados a las actividades económicas (caldereros, zapateros, tundidores, curtidores, carniceros…). Las calles suelen ser rectas. En espacio de la ciudad cristiana medieval es un espacio dominado por los campanarios y sus correspondientes iglesias y conventos. Conforme se desarrollan estas ciudades van apareciendo conventos y barrios extramuros (burgos), en muchas ocasiones el perímetro de la muralla se ensancha para acoger esos nuevos barrios. 3
  • 4. c) La urbanización en la Edad Moderna experimentó vaivenes en función de laevolución demográfica, económica y política de cada momento: en el siglo XVI huboun importante crecimiento urbano continuado debido al crecimiento demográfico y a laexpansión económica, durante el siglo XVII el desarrollo urbano se estancó debido a lacrisis económica y demográfica y en el siglo XVIII, el proceso de urbanización sereactivó de nuevo gracias a la recuperación demográfica y económica. La ciudad de época moderna es, en muchos aspectos, una herencia de la ciudadmedieval. Para empezar, hay que señalar que hay pocas ciudades y que éstas cuentancon poca población: solo Madrid y Sevilla superan los 100.000 habitantes. Barcelona,Valencia, Toledo o y Granada se sitúan entre los 50.000 y los 100.000 habitantes. Elresto está por debajo. El espacio de la ciudad moderna está dominado por los edificios religiosos:iglesias y conventos. Se trata de ciudades en las que la ausencia de alcantarilladoproduce calles malolientes, en las que se acumula la basura y que solo se limpiancuando llueve intensamente y el agua arrastra los desechos. No existe el alumbradopúblico. Lo talleres conviven con las viviendas, ocupando las plantas bajas. Lasviviendas son en principio de poca altura, un piso generalmente, pero a lo largo delXVIII, a causa del crecimiento demográfico y de la escasez de suelo intramuros, seproducirá un crecimiento en vertical, incrementándose los pisos hasta las tres alturas.Dentro de la ciudad y ligados a la iglesias están los cementerios parroquiales. Durante el siglo XVIII y de la mano del reformismo ilustrado, ejemplificado enla figura del rey Carlos III, se introducen en las principales ciudades del reino las ideashigienistas que suponen la apertura de amplias avenidas arboladas en los límites de laciudad (Paseo del Prado en Madrid, La Alameda de Valencia, La Rambla de Barcelona)y la construcción de edificios grandiosos. Asimismo se construyen pozos negros paralos desagües, aparece el alumbrado público y se prohíben los enterramientos junto a lasiglesias.2ª etapa: La urbanización industrial 1800-1975 El proceso de desarrollo urbano contemporáneo está ligado al proceso dedesarrollo industrial: industrialización equivale a desarrollo urbano. La urbanizaciónindustrial comprende desde el inicio de la industrialización en el siglo XIX hasta lacrisis económica de 1975. Durante esta larga etapa, la tasa de urbanización en Españaexperimentó su mayor crecimiento, y por primera vez en la historia la poblaciónurbana superó al de la población rural. Los factores que provocaron este crecimiento fueron de tipo administrativo (ladivisión de España en provincias en1833 provocó el crecimiento de las ciudadeselegidas como capitales) y de tipo socio-económicos (el nacimiento y desarrollo de laindustria moderna en las ciudades atrajo a una numerosa población procedente delmedio rural). El proceso de urbanización industrial se lleva a cabo en varias fases concaracterísticas diferentes: 1ª) Hasta mediados del siglo XIX la tasa de urbanización era aún baja (un 16% en 1857). Este escaso crecimiento de la población urbana está relacionado con ladebilidad y el retraso de nuestra revolución industrial. 2ª) A partir de mediados del siglo XIX y durante las primeras décadas delsiglo XX, especialmente entre 1920 y 1940, el desarrollo industrial impulsarádefinitivamente el crecimiento de las ciudades, de forma que en 1940 la tasa deurbanización se situó en el 49 %. Las causas de este gran crecimiento urbano fueron el 4
  • 5. desarrollo de la industria, los servicios y la construcción en las ciudades, y el éxodorural. El desarrollo urbano de finales del XIX y primeras décadas del siglo XX seprodujo en todas las regiones españolas (excepto en la Región de Murcia), pero fuemucho más intenso en el triángulo industrial Madrid-Cornisa Cantábrica-Cataluña. Porlo tanto, el desarrollo urbano agudizó los desequilibrios regionales (regiones muyurbanizadas y regiones poco urbanizadas). El fuerte desarrollo de las ciudades durante esta etapa fue parejo a unempeoramiento de sus condiciones de vida de sus habitantes, debido a que las primerasoleadas del éxodo rural provocaron un incremento de la población urbana para el quelas ciudades no estaban preparadas: - Incremento de la construcción en altura en los cascos antiguos. - Instalación de fábricas dentro del núcleo urbano (barrios obreros). - Hacinamiento e infravivienda. - Reducción de los espacios abiertos dentro de las murallas (que comenzaron a ser derribadas en la segunda mitad del XIX). - Empeoramiento de las condiciones de salubridad e higiene a causa de la falta de sistemas de recogida de residuos y evacuación de desechos así como de un sistema de potabilización del agua. - Incremento de las tasas de mortalidad general y de mortalidad infantil en las ciudades: tuberculosis, enfermedades respiratorias y digestivas, accidentes laborales y hasta paludismo (Sevilla) - Encarecimiento del precio de la vivienda, a causa de la falta de suelo y la especulación. El desarrollo urbano durante el XIX y primera mitad del XX fue un crecimientosegregador, así se generó un espacio urbano diferenciado socialmente. La estructura deuna sociedad de clases basada en las rentas se plasmó en el plano de las ciudades yaparecieron barrios para las clases altas, zonas residenciales de clases medias y barriosobreros. Estas diferencias afectaban, obviamente, también a la calidad de las viviendas ydel entorno (equipamientos e infraestructuras). Se trató de un crecimiento urbano desordenado y carente de una planificaciónglobal. Así, surgieron y crecieron barriadas obreras carentes de planificación yracionalidad, faltas de equipamientos básicos, mal comunicadas…, en las que el usoresidencial convivía, malamente, con los usos industriales. Durante esta etapa, las ciudades más importantes, en su crecimiento,comenzarán a anexionarse los municipios limítrofes que quedarán convertidos enbarrios. Desde mediados del siglo XIX las autoridades municipales emprenderán unaserie de transformaciones destinadas a regular la nueva ciudad industrial y a mejorar lascondiciones de vida de sus habitantes: - Reformas interiores: apertura de plazas, realineamientos de fachadas, ensanchamientos de calles. Estas reformas interiores fueron posibles gracias al suelo liberado por las desamortizaciones. - Derribo de las murallas. - Planificación de nuevos barrios: ensanches, ciudad jardín, ciudad lineal, colonias profesionales. - Mejora de las infraestructuras: alumbrado, alcantarillado, abastecimiento de agua, transporte colectivo intraurbano (tranvía, primero tirado por mulas, años sesenta del siglo XIX, y ya desde los 90 eléctrico), etc. 5
  • 6. - Desde 1912 aparecieron leyes destinadas a paliar el problema de la falta de vivienda. Leyes de vivienda protegida (casas baratas) cuyo objetivo era facilitar el acceso a la vivienda de las clases más humildes. Hay que indicar que estas leyes, que fueron muchas y diversas, carecieron de un planteamiento globalizador, adolecieron de una falta asombrosa de realismo y, finalmente, fueron insuficientes, tanto por la cantidad de oferta de vivienda barata resultante como, sobre todo, por la baja calidad de las viviendas y barrios destinados a los más pobres. Hay que indicar no obstante que fueron muchas las ciudades que entraron en elsiglo XX sin tener resueltos los problemas de salud e higiene públicas. 3ª) Desde 1940 hasta 1975, durante la dictadura franquista, se contraponen dosfases muy diferenciadas: la autarquía (1939-1959) y el desarrollismo (1960-1975). Durante la posguerra (1939-1959) el crecimiento urbano se ralentizó a causa delos daños ocasionados por la guerra y de los problemas de abastecimiento que afectabanespecialmente a las ciudades. Además, el régimen de Franco impulsó políticas decreación de nuevos núcleos rurales destinados frenar el éxodo rural. No obstante las ciudades industriales (Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao) síque crecieron gracias al éxodo rural. Durante los duros años cuarenta y cincuenta continuaron apareciendo en losmárgenes de estas ciudades barriadas de viviendas baratas para la gente más humilde:colonias de casas económicas y bloques agrupados de escasa calidad. Nuevos barrioscarentes de los equipamientos más básicos. Muchas de estas viviendas estaban tuteladaspor el Estado mediante leyes de vivienda protegida para rentas bajas. Al tiempo sedesarrollaban también barrios de chabolas. A partir de 1959, con el fin de la autarquía y el inicio del desarrollismo (1960-1975) se reactivó el crecimiento urbano, de forma que el período delimitado entre losaños 1960 y 1970 constituye el momento histórico de máxima urbanización de nuestropaís. Las causas de este crecimiento fueron la expansión de la industria (desarrollismo),que provocó un fuerte incremento del éxodo rural, y el crecimiento demográfico (babyboom) de los sesenta y setenta. Así crecieron las áreas metropolitanas de las grandesciudades, los centros turísticos del Mediterráneo y de ambos archipiélagos y muchascapitales de provincia. Los años 60 fueron el momento del crecimiento de las periferias urbanas a partirde la proliferación de barrios o polígonos de viviendas en la periferia. Las principalesciudades se desbordan (Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao) y en su crecimientoinvaden el entorno rural que las rodea al tiempo que absorben los municipios de laperiferia constituyendo áreas metropolitanas. Mientras la periferia urbana crecía como una mancha de aceite, sin excesivasplanificaciones y de la mano de barrios carentes de equipamientos e infraestructurasbásicas, los centros históricos (cascos antiguos) se sumían en una negra etapa dedegradación, depauperación y, en muchas ocasiones, demolición. Especulación, falta desensibilidad y desdén hacia el patrimonio urbano heredado. Un desastre que soloempezaría a superarse en los años ochenta y que en algunas ciudades aún hoy es visible.3ª etapa: La ciudad postindustrial (1975-2013) Desde 1975, la crisis económica e industrial produjo cambios que dieron lugar aun nuevo modelo económico y urbano: la sociedad postindustrial. En España estoscambios se produjeron y se están produciendo desde principios de los 80, no se han 6
  • 7. completado en su totalidad y se localizan sólo en determinados espacios. Los cambiosque caracterizan a la urbanización postindustrial son: - El ritmo de crecimiento urbano desciende en dos fases: primero se ralentiza y posteriormente se vuelve negativo (decrecimiento urbano). Las causas de esta desaceleración del crecimiento urbano son la caída de la natalidad, el descenso del éxodo rural, la aparición de movimientos de retorno (ciudad-campo) y la crisis industrial. Este cambio de tendencia se inicia y se hace más intenso en las principales áreas metropolitanas del país: Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla y Bilbao. - La industria pierde protagonismo como factor de urbanización a favor de las actividades terciarias. - Se frena el proceso de crecimiento de las ciudades más grandes en favor de las medias y las pequeñas. Esto es resultado de la saturación de las grandes urbes (encarecimiento del suelo, problemas de movilidad, contaminación) y de la tendencia a la descentralización de las actividades económicas (industrialización difusa, desarrollo de los servicios).C) Los principales componentes morfológicos de la ciudad 1º) El centro histórico Generalmente es el centro de la ciudad, también se llama casco antiguo. Estaárea se corresponde con la ciudad de época medieval o moderna, aunque algunasciudades todavía conservan restos viarios y edificios de época romana, como porejemplo restos de muralla, teatros, acueductos, puentes, etc. ( Tarragona, Lugo, Astorga,Mérida, Cáceres o Zaragoza). El paisaje del centro histórico presenta un plano irregular y una trama compacta.Los edificios son antiguos y de pocas plantas, en muchos casos encontramos zonas yedificios bastante deteriorados. En general las ciudades españolas emprendieron desdelos años ochenta del siglo XX programas de rehabilitación y acondicionamiento de suscascos antiguos. En el centro se suelen encontrar los edificios históricos y el patrimonio artísticode la ciudad, el mercado central, la catedral etc. También se hallan los edificios de laadministración, como el ayuntamiento o la sede de los gobiernos autónomos. Desde la segunda mitad del XIX el centro histórico de muchas ciudadesespañolas entró en un proceso de paulatino deterioro provocado por la antigüedad demuchos de sus edificios y agravado por la falta de inversión privada y por la ausenciade planes públicos de rehabilitación y mejora. Al mismo tiempo que se producía estedeterioro, el casco antiguo se convirtió en el barrio residencial de muchos de losemigrantes llegados a la ciudad procedentes del éxodo rural. Esto supuso un incrementode la población y, en consecuencia, un crecimiento vertical de las edificaciones (seañadieron pisos). A partir de los años cincuenta y sesenta del siglo XX estos reciénllegados se fueron instalando en barrios de bloques situados en la periferia. En laactualidad, estos centros históricos también acogen a los nuevos emigrantes que llegande otros países. En la mayor parte de las ciudades españolas desde los años ochenta se hanemprendido políticas de rehabilitación y mejora de los centros históricos: rehabilitaciónde edificios, restauración de fachadas, derribo de edificios en ruinas, apertura de plazas,ajardinamientos, peatonalización. Este proceso de rehabilitación y mejora ha hecho quemuchos cascos antiguos se hayan recuperados como residencia para sectores de clase 7
  • 8. media y alta y como zonas de ocio y cultura, museos, teatros, hoteles, restaurantes,comercios etc., (Toledo, Tarragona, Barcelona, Madrid, Sevilla, Santiago, Córdoba). Los cascos antiguos suelen presentar un plano irregular, recuerdo de su origenmedieval. La trama suele ser compacta y la edificación colectiva. Los usos del suelo quepredominan en la actualidad son de servicios (administración, oficinas y despachos,lugares de ocio y cultura) y residenciales. 2º) El ensanche o zona de expansión burguesa Los ensanches se construyeron a finales del siglo XIX y durante el siglo XX,bajo el auspicio de la burguesía y a causa del crecimiento de la población de lasciudades. Estos ensanches presentan un plano ortogonal ya que su construcción fueplanificada. Las calles son anchas y regulares, en forma de cuadrícula, con manzanasamplias y edificaciones cerradas, con patios interiores, de fácil acceso y con algunasvías rápidas. Los edificios son más nuevos que los del centro histórico, son edificios de variospisos, aunque no muy altos, y con múltiples viviendas. Muchas plantas bajas se destinanal comercio o a pequeñas industrias. Los ensanches más destacados de España son los de Barcelona y Madrid,proyectados por Ildefonso Cerdà y Carlos María de Castro respectivamente, yaprobados en 1860. Ambos proyectos contemplaban un plano regular, organizado encuadrícula, con calles anchas y alguna vía rápida. Las viviendas, de poca altura, estabanorganizadas en grandes manzanas, con patios interiores. Además había un equilibrioperfecto entre espacio construido y zonas verdes. Finalmente no se respetaron losproyectos, se aumentó el espacio construido, se edificó con más altura de la prevista yse redujeron las zonas verdes. Otros ensanches posteriores fueron el de Valencia ,1887; Bilbao, 1876, etc. Los ensanches suelen presentar un plano regular ortogonal ya que fueronplanificados. Calles anchas y grandes vías. La trama suele ser compacta y la edificacióncolectiva. Suele haber un buen equilibrio entre zonas construidas y espacios verdes. Losusos del suelo que predominan en la actualidad son de servicios ( negocios,administración, oficinas y despachos, lugares de ocio y cultura...) y residenciales. En la actualidad, los ensanches son el lugar de residencia de las clases medias yaltas. 3º) La periferia urbana Es un área muy heterogénea donde se distinguen los siguientes espacios urbanos: a) Las áreas de negocios: Son los espacios dedicados a albergar oficinas y las principales actividades financieras y comerciales. En los EEUU se conocen como CBD1. Están situados en los ensanches o alrededores, cerca de las grandes vías de comunicación, como ocurre en Madrid, Sevilla, Barcelona, Valencia etc. Son espacios formados, generalmente, por edificios de nueva construcción y bastante altos (rascacielos) debido a que el precio del suelo en estas áreas es elevado.1 CBD: sigla de Central Business District o distrito central de negocios. Son los barrios dedicadosexclusivamente a los negocios, las finanzas y el comercio. 8
  • 9. b) Los barrios periféricos: Son barrios o arrabales situados en las afueras de la ciudad , alrededor del ensanche o incluso en municipios del extrarradio que han quedado asimilados por el crecimiento de la ciudad central a través de las antiguas carreteras, convertidas ahora en grandes avenidas o ejes urbanos. Estos barrios periféricos son, básicamente, zonas residenciales. Los podemos dividir en:- Los polígonos de viviendas: Son barrios formados por bloques elevados, más de cuatro alturas, con gran cantidad de viviendas. Normalmente se organizan de forma geométrica y presentan un aspecto bastante uniforme. Estos bloques predominan en las ciudades más industrializadas: Madrid, Barcelona, Valladolid, Bilbao, Zaragoza, etc. Estos bloques se comenzaron a construir para albergar a los emigrantes procedentes del campo durante los años 50, 60 y 70 del siglo XX. En los polígonos más antiguos los materiales que se emplearon eran de baja calidad y las zonas donde su ubicaron estos bloques tenían pocas o nulas infraestructuras, y escasos o nulos servicios, zonas verdes y comunicaciones. En las últimas décadas se han mejorado considerablemente, tanto en la calidad de los materiales como en la dotación de equipamientos, servicios y zonas verdes. Un ejemplo de estos barrios de bloques son las llamadas ciudades o barrios dormitorios. Se construyeron en las afueras porque allí había más espacio y el suelo era más barato.- Barrios de viviendas unifamiliares: Son barrios de viviendas de buena calidad. Están ocupadas por familias de clase media-alta. Se caracterizan por estar compuestos de edificios de dos o tres plantas o casas de una sola vivienda (unifamiliares, pareados, adosados) con pequeños jardines en su parte posterior. Destacan por la homogeneidad de sus construcciones y por la ausencia de plazas o lugares de encuentro.- Barraquismo (barrios de chabolas): La oleada de emigrantes procedentes de las regiones pobres o del campo que acudió a las ciudades industriales durante los años 60 provocó el desarrollo de barrios marginales con viviendas de autoconstrucción. Estos barrios están formados por barracas, chabolas y casas precarias, de tamaño reducido, sin equipamientos ni infraestructuras. Son la prueba evidente de las desigualdades sociales dentro de la ciudad. En muchas ciudades, estos barrios se han rehabilitado y, en muchas ocasiones, las barracas y chabolas han sido sustituidas por polígonos de viviendas dotados de infraestructuras. En otros casos, estos barrios han sido eliminados y sus habitantes trasladados a polígonos de viviendas.- Polígonos industriales: Son espacios en la periferia de las ciudades en los que se localizan las industrias. Son espacios amplios y bien comunicados.- Polígonos comerciales: Son espacios en la periferia de las ciudades en los que se localizan grandes superficies comerciales, cines, restaurantes etc.. Son espacios amplios y bien comunicados. 9
  • 10. 2. LA RED URBANA ESPAÑOLAA) Características y condicionantes de la red urbana La red urbana de un territorio está formada por el conjunto de ciudades que hayen él, los flujos y relaciones que mantienen entre ellas y la forma en que se distribuyenen el espacio teniendo en cuenta la jerarquía (mayor o menor importancia) que seestablece entre ellas, la distancia que las separa y las comunicaciones que las enlazan. La red urbana española es muy desigual. La mayoría de las ciudades máspobladas se encuentran en la periferia litoral, exceptuando a Madrid, que es la ciudadcon mayor número de habitantes del país. Las ciudades más pobladas se encuentran enlas comunidades autónomas de Andalucía, Cataluña, Madrid y el País Vasco. El restodel espacio se organiza por una red condicionada por el terreno, el clima, la presencia deagua, el modelo de ocupación histórica de dicho territorio y el papel de lasinfraestructuras de transporte, dejando una red de ciudades más o menos densa en elnorte peninsular con núcleos relativamente pequeños entre los cuales destacaValladolid; mientras que al sur de la península, nos encontramos con una red urbana depoblaciones más dispersas que concentran a toda la población. Esta distribución también se ve afectada por las áreas de influencia de lasciudades (hinterland), que en el caso de las ciudades más grandes (Madrid o Barcelona),terminan de generar un sistema urbano que está muy jerarquizado por la importancia deestos elementos. La red urbana española presenta importantes irregularidades: enalgunas zonas hay grandes aglomeraciones urbanas mientras que en otras zonas lasúnicas ciudades importantes son pequeñas capitales de provincia. 10
  • 11. b) La jerarquía urbana La jerarquía es la organización de un conjunto en función de la mayor o menorimportancia de sus componentes. En el caso de las ciudades, la jerarquía urbana sería laorganización de un conjunto de ciudades ordenadas atendiendo a diferentes criterios: Por el rango demográfico, es decir, por el tamaño o número de habitantes. Por su posición geográfica; establece la organización de la red urbana según la ubicación en el mapa. Según las funciones que realizan las ciudades. Por su hinterland o área de influencia Los dos últimos están muy relacionados, ya que la influencia que ejerce unaciudad sobre un territorio más o menos amplio se relaciona en una parte muy importantecon las diversas funciones que realiza la ciudad. Según la importancia de cada una de las ciudades dentro del sistema urbanoespañol, se pueden clasificar por niveles jerárquicos: 1. Metrópolis nacionales: Madrid y Barcelona son las dos únicas ciudades que tienen consideración de metrópolis nacionales. Tienen un mayor peso demográfico, conforman extensas áreas metropolitanas y se engloban entre las principales urbes europeas y mundiales. Como cabezas del sistema urbano español tienen una serie de características que las diferencian del resto: -concentran la mayor parte de las sedes de grandes empresas, lo que las sitúa como centros de toma de decisiones empresariales. -tienen una gran diversificación económica con prestaciones muy especializadas, como los servicios financieros y los servicios a las empresas, y concentran las principales empresas dedicadas a los sectores más punteros, como la alta tecnología. -poseen una densa red de transportes y comunicaciones que les permite comunicarse de forma rápida con el resto del sistema urbano español, europeo y mundial. 2. Metrópolis regionales: Coinciden con las ciudades que tienen entre 300.000 y 1.000.000 de habitantes. Entre ellas se encuentran importantes centros económicos como Valencia, Sevilla, Zaragoza, Málaga, Bilbao y Las Palmas de Gran Canaria. Estas ciudades mantienen importantes flujos con las metrópolis nacionales a través de una densa red de transportes, y tienen una fuerte influencia sobre el resto de su región. Son el eje económico de sus Comunidades Autónomas, concentrando importantes industrias y servicios muy productivos, como el comercio y los servicios financieros. Algunas de estas ciudades son, además, importantes centros administrativos, pues cumplen funciones sanitarias, educativas y culturales, y cuentan con la presencia de instituciones autonómicas. También pueden ser importantes centros turísticos, como Málaga o Valencia. 3. Submetrópolis regionales: En este tercer nivel aparecen un buen número de ciudades que superan los 200.000 habitantes. Mantienen importantes flujos con las metrópolis nacionales y regionales y actúan como centros de servicios de sus provincias y áreas de influencia más próximas. Destacan Vigo, San Sebastián, Gijón, Oviedo, Granada o Alicante. 11
  • 12. 4. Otras ciudades: El resto de ciudades medias y pequeñas cumplen distintas funciones terciarias, sobre todo comerciales, de carácter provincial. Algunas de ellas han crecido debido a su evolución como centros industriales. La composición de los flujos dentro del sistema urbano español, dan lugar alestablecimiento de una serie de subsistemas: A. Eje norte: Discontinuo, con tres agrupamientos: - Franja atlántica gallega, con las ciudades del interior que dependen de él. - Franja cantábrica: triángulo Oviedo-Gijón-Avilés más Santander, con extensión hasta León. - Región urbana del País Vasco, con tres metrópolis, Bilbao, San Sebastián, Vitoria, y con ramificaciones hasta Burgos, Pamplona y Logroño. B. Eje mediterráneo oriental: Es el más extenso e importante, con ciudades como Barcelona, Gerona, Tarragona, Valencia, Alicante, Castellón, Murcia y Cartagena. C. Área metropolitana de Madrid, con extensiones hacia Toledo, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara, Alcalá de Henares, Segovia y Ávila. D. Eje del corredor del Ebro, con Zaragoza y Lérida, a las que se añaden Pamplona, Tudela y Logroño. E. Eje andaluz, que presenta dos subejes: - El corredor del Guadalquivir: Jerez-Sevilla-Córdoba-Jaén. - El subeje litoral: Cádiz-Huelva-Málaga-Granada-Algeciras-Almería. F. Ejes insulares: Balear, Gran Canario y Tinerfeño. G. Las ciudades del resto de la península forman parte del interior periférico o subordinado, con escasa capacidad de organización, que tan apenas alcanza para ejercer su centralidad sobre sus límites provinciales. 12
  • 13. c) Las funciones urbanas Además de la función residencial, considerada por muchos la principal funciónde la ciudad, ésta asume tres funciones básicas imprescindibles tanto en la sociedadcomo en la economía actuales de los países desarrollados: 1. La función comercial se remonta a plena Edad Media, cuando las tradicionales ferias y mercados se celebraban preferente en los grandes núcleos de población. Dentro de la ciudad, la función comercial se distribuye según el tipo y características de los establecimientos. En el centro tiende a instalarse el comercio caro y de lujo y en las áreas periféricas las grandes superficies. 2. La función industrial fue la responsable del crecimiento de la ciudad a partir de la Revolución Industrial; crecimiento que en las grandes aglomeraciones urbanas suele ser imparable por la atracción que ejerce para el asentamiento de nuevas industrias. Su localización está en el área suburbana, preferentemente. 3. La función administrativa tiene también un carácter ancestral ya que las ciudades también acogen una serie de servicios relacionados con la administración, el gobierno del territorio e incluso la política. También las funciones administrativas pueden presentar diferentes ubicaciones; abundan en el casco antiguo y en los ensanches pero las nuevas construcciones o ampliaciones prefieren establecerse en la periferia. 4. La función bancaria y financiera, siempre se localiza en el centro o área central; es la zona de negocios o CBD . Se define como la principal de la ciudad y también de la región, que presenta la más alta concentración de servicios a la producción y otros servicios superiores y de funciones comerciales. Junto a éstas, existen otra serie de funciones complementarias: militar, cultural, religiosa, turística, nodos de transporte. 5. Además de las funciones básicas de comercio, industria y transporte, las ciudades importantes ejercen funciones de cultura y esparcimiento así como todas las que tienen que ver con servicios financieros y empresariales y medios de comunicación; en cambio la especialización en comercio y transporte va asociada a la articulación del mundo rural y es propia de ciudades menos desarrolladas. De todas formas, las ciudades de alguna importancia siempre acumulan varias deestas funciones, que se completan y complementan unas a otras. La ciudad, el mediourbano, se caracteriza, por lo tanto, por desempeñar una acusada multifuncionalidad queno es tan acentuada en el medio rural. La multifuncionalidad de la ciudad no sólo seejerce sobre sí misma; también alcanza a su entorno regional e incluso más lejano. Elterritorio que se ve afectado por el ejercicio de estas funciones constituye el área deinfluencia de una ciudad y según sea la categoría de la ciudad, las funciones tendránmayor o menor relevancia sobre esa área de influencia. Una ciudad del siglo XXI no destaca por una sola función sino más bien por loque llaman los urbanistas una funcionalidad diversificada. En España, como en el restode Europa occidental, se pueden distinguir: A. Ciudades administrativas: es el caso de Madrid, como capital del Estado pero también son las capitales autonómicas, provinciales o comarcales. En ellas 13
  • 14. reside el gobierno y gran número de ciudadanos dedicados a las tareas administrativas y otros servicios públicos. B. Ciudades industriales: son las que atrajeron en un momento determinado, mano de obra y empresarios y que necesitan un contacto con la red comercial y bancaria. Buscan una mano de obra experta y diversificada. Es el caso de ciudades como Vitoria, Pamplona, Alcoy o Bilbao. C. Ciudades de servicios: cada vez las ciudades tienen funciones más diferenciadas a medida que crece el impulso de la economía de consumo. Hoy la mayoría de nuestras ciudades tienen esa función como básica. D. Ciudades residenciales: todas las ciudades son residenciales y sería más correcto diferenciar entre ciudades turísticas, como Benidorm, Toledo o Marbella; ciudades universitarias, como el caso de Salamanca y Santiago; o ciudades dormitorio, como pueden ser la mayoría de las ciudades colindantes con las grandes. E. Ciudades religiosas: la mayoría de ellas tienen un origen medieval, destacando las que fueron centros de peregrinación, como es el caso de Santiago de Compostela.d) Los problemas de las ciudades El crecimiento desmesurado de las ciudades en las últimas décadas ha generadola existencia de múltiples problemas. Para señalar sólo algunos de ellos mencionemos lavivienda, abastecimiento de agua y energía, la evacuación de los desechos, el ruido y eltráfico. El abastecimiento de agua corresponde a los ayuntamientos que almacenan,transportan y depuran las aguas hasta que llegan a los consumidores. El consumo deagua se ha incrementado en los últimos años; p. ej., en Madrid se gastan unos 330 litrospor persona y día (en Paris, 450, y en los llamados países en vías de desarrollo, unamedia de 50-60 litros por habitante). La procedencia del agua es de ríos o embalses quese encuentran relativamente cerca del lugar de consumo. En los últimos años se hahecho un gran esfuerzo para suministrar agua a las viviendas (hay más viviendas conagua corriente en España que en Francia), pero hemos de concienciarnos que nuestropaís tiene una escasa e irregular pluviosidad y que el agua es un bien necesario quepuede escasear en un futuro muy cercano. Los abastecimientos de energías como el gasy los derivados del petróleo, consumo que se ha incrementado en los últimos años,requieren instalaciones seguras y al aire libre: depósitos fuera de la vivienda (parabutano y propano, por ejemplo). La electricidad procede de centrales hidráulicas,térmicas o nucleares, generalmente situadas lejos de la ciudad. La electricidad setransporta desde el lugar de origen al de consumo en líneas de alta tensión a las que yanos hemos acostumbrados, a ver como parte integrante del paisaje urbano. Al margen dela infraestructura viaria, las ciudades deben mantener, mejorar y ampliar otra serie deinfraestructuras fundamentales para la prestación de servicios como son las tuberías deagua, gas, de saneamiento, los tendidos eléctricos y telefónicos, y los equipamientoscomo hospitales, colegios, zonas verdes, etc. Un gravísimo problema de las ciudades es la gran producción de residuosurbanos y su eliminación, la contaminación atmosférica y la de las aguas residuales quetanto deterioran el medio ambiente de la ciudad. El ruido se ha convertido en una formagrave y específica de polución urbana, que afecta notoriamente a los habitantes de las 14
  • 15. ciudades. Los altos niveles sonoros de las grandes ciudades españolas (España es elsegundo país más ruidoso del mundo, tras Japón) pueden acarrear a la poblacióndeterminados trastornos como insomnio, envejecimiento precoz, hipertensión, cefaleasy, por supuesto, sordera. Actualmente, todos los ayuntamientos de las grandes ciudadestoman medidas para controlar los ruidos: mediciones acústicas o revisión de vehículos yde establecimientos con niveles elevados de sonoridad, son algunas de ellas. Pero estasmedidas son escasas y la posible solución a medio plazo esté en limitar el tráfico yreducir las velocidades en determinadas zonas. El tráfico no sólo es el culpable del 90%de los ruidos urbanos, sino que incrementa la contaminación atmosférica y contribuye aque las calles de las ciudades estén permanentemente ocupadas por los vehículos. La nocoincidencia del lugar de trabajo con el lugar de residencia propicia la utilización delcoche particular o de automóviles colectivos en los desplazamientos hacia el centro dela ciudad. La situación circulatoria puede llegar a ser alarmante en las horas punta,cuando se producen desesperantes atascos y grandes colas de vehículos en los accesos ala ciudad. Al cotidiano problema de tráfico hay que sumarle el problema de la falta deaparcamientos existente en la mayoría de las ciudades españolas. El desarrollo de las últimas décadas ha introducido una separación extrema defunciones por barrios, la urbanización discontinua y la ocupación extensiva delterritorio. Estos cambios están creando problemas nuevos y más graves de habitabilidady sostenibilidad y la elevación de los costes de mantenimiento de servicios. Las grandesciudades españolas han consumido más suelo en los últimos 30 años que en toda lahistoria anterior. La producción de ciudad dirigida por el sistema inmobiliario, sinmayor control que los planes de usos del suelo, ha sido un factor determinante de estasituación y el mercado de suelo no está siendo capaz de responder con solaresadecuados a las necesidades económicas, sociales e infraestructurales. Este modelo deurbanización, a pesar de los esfuerzos planteados por algunos planes urbanísticos y porla gestión de muchos municipios, tiene las siguientes consecuencias en distintosaspectos del funcionamiento de la ciudad y el territorio: - Congestión de las áreas centrales que recogen fuertes inversiones y provocanaltas rentas diferenciales de suelo. - Abandono de áreas urbanizadas periféricas que han perdido su uso inicial -obsoletas- y que serían potencialmente útiles a la ciudad. - Pérdida general de vida social urbana en los barrios. - Aumento de la movilidad y de la longitud de los desplazamientos comoresultado del aumento de los movimientos pendulares a causa del crecimiento de áreasresidenciales en zonas suburbanas muy alejadas del centro (ciudades dormitorio). - Dificultad en la atención a las necesidades de transporte de las áreas dispersas,extensas y alejadas. - Congestión de tráfico en las vías que recogen los viajes dominantes y en lasáreas de centralidad. - Aumento del consumo de energía. - Aumento de consumo de tiempo, y más limitaciones en la organización de lavida cotidiana. Por otro lado, la calidad de vida de los ciudadanos difiere de unos barrios otros;es decir, existe una zonificación social en la ciudad. En los barrios más antiguos, laestrechez de las calles impide o dificulta la circulación de los vehículos, por lo cual lostransportes públicos de superficie suelen escasear. Los servicios sanitarios e higiénicosde las viviendas no son los adecuados, y la propia estructura de los edificios, deescaleras estrechas y oscuras, entorpece y encarece las posibles tareas de rehabilitación.Las viviendas se degradan. Los ensanches del siglo XIX, con grandes bulevares y casas 15
  • 16. espaciosas y bien dotadas de servicios, están ocupados por gente de clase económicamedia alta. Cuando a finales del siglo XIX el ferrocarril y el tranvía posibilitaron eldesplazamiento hacia el centro, surgieron junto a las principales vías de acceso a laciudad los suburbios, en forma radial, que se convirtieron en barrios residenciales delproletariado industrial carente de medios para vivir en los ensanches. Para rentabilizar elprecio del suelo se edificó en altura pero no se dotó a los edificios de ascensor, seemplearon materiales de baja calidad y las viviendas eran de reducidas dimensiones. Enel siglo XX, la aparición y difusión del automóvil ha contribuido a la aparición denuevas zonas residenciales. En la más extrema periferia surgieron barrios de altacalidad, cerrados y elitistas; pero, también en las afueras de la ciudad, se han idohacinando infraviviendas de chabolas habitadas por personas marginadas de la sociedad.En resumen: la clase alta (económicamente hablando) suele vivir en barrios nuevos conbuenos equipamientos, la clase media en los ensanches o en zonas de la periferia máspróxima. La clase obrera habita en barrios alejados y en viviendas deficientes. Losgrupos marginados, social o económicamente, ocupan el casco antiguo y los suburbiosmás alejados. En última instancia, los Planes Generales de Ordenación Urbana insistenfrecuentemente en la necesidad de seguir una serie de políticas que disminuyan losproblemas urbanos, entre ellas destacan las siguientes: - El uso racional del suelo urbano, creando equipamientos e infraestructuras parala población (zonas verdes, colegios, hospitales, etc.). - La distribución de las distintas unidades urbanas de forma ordenada por elterritorio, impidiendo la densificación o el amazacotamiento del poblamiento endeterminados sectores. - La reducción de las distancias urbanas mediante la construcción de un sistemaviario más eficaz y fomentando el desarrollo de los transportes públicos. - El respeto del patrimonio histórico – artístico, manteniendo y conservando losmonumentos y el paisaje urbano tradicional. 16