Your SlideShare is downloading. ×
Escrito culturas juvenile1s
Escrito culturas juvenile1s
Escrito culturas juvenile1s
Escrito culturas juvenile1s
Escrito culturas juvenile1s
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Escrito culturas juvenile1s

1,101

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
1,101
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. 5905500971550UNIVERSIDAD DE LA SALLE<br />FACULTAD DE CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN<br />ESCUELA, DIVERSIDAD E INCLUSIÓN<br />DOCENTE: CARLOS VALERIO ECHAVARRÍA<br />JOHANA GONZALEZ<br />JULIET ANDREA ROZO<br />JIMMY NIÑO<br />LILIANA MOSQUERA<br />HERNAN F. RODRIGUEZ G.<br />_________________________________________________________________________<br />Culturas juveniles: ¿un posicionamiento?<br />-38101209675Diferenciarse siempre ha sido uno de los recurrentes históricos más desarrollados. Se diferencia el color, la raza, la nacionalidad, los lenguajes, los modelos, la comida, las teorías, los pensamientos, los poderes económicos y adquisitivos. Se diferencian a tal punto, que con frecuencia suele llamársele a estos procesos propuestas de creación y resistencia en torno a la identidad. Sin embargo, ¿Qué significa identificarse? Para algunos teóricos es crear una frontera sin límites (Coleman, 1961; Ardila, Pombo y Puerto, 1995; Feixa, 1999; Tenti Fanfani, 1999, 2000a, 2000b; Marcial, 2009; Muñoz, 2010). Límites que a su vez son homogéneos, sencillos, fáciles de comprender, pero que implican la aparición de normas independientes. <br />Tal independencia no presume la valoración de árbitros, conjeturas e impresiones dotadas del consenso común y legislado que mueve a una sociedad. Si no, contra ello, es posibilitar una suposición de regímenes elitistas: cortes y rupturas tiempo-espaciales. Las [Un “estado” que no es propio de todos, pero sí de minorías con características distintivas y procesos de adaptación diferentes.]construcciones sociales vistas en un nuevo orden comienzan un proceso en el que se comparten experiencias vitales, donde varia la forma experiencial de las mismas, constituyendo espacios ideales de las diversas formas de vivir. <br />Así, es como se comienza a desarrollar Aparecen nuevas mecanismos y estilos propios de comprensión. Además, de diversos ámbitos de justicia validadas según el contexto: familia, colegio, amigos, entre otros más (Muñoz, 2010). El conjunto de relaciones tiene dos representaciones que varían. Unas son las históricas que dialogan hechos memorables identitarios, y dos, árbitros que vienen a normatizar los nuevos modelos de conducta.<br />2063115720725Las culturas juveniles devienen de este proceso ya explicitado. Nacen como una propuesta de creación y resistencia que se inscribe en un proceso de cultura global. Es decir, hacen parte de un canon que privilegia las condiciones como se posicionan ciertos sujetos en el rol social. Posicionarse es entender una forma pública de visibilidad. Debe juzgarse, entonces, las culturas juveniles como un posicionamiento de nuevas subjetividades, mundos de vida diferentes y nuevas cadenas de juicio. <br />Sin embargo, queda la duda si la sociedad entiende el modo en el que se expresan las culturas juveniles. En una encuesta realizada a jóvenes hombres y mujeres, en edades de los 14 a los 50 años, de diferentes colegios y universidades, incluyendo el profesorado, en varios estratos sociales, se pudieron identificar ciertas respuestas que ayudan a sustentar la idea acerca de la comprensión de lo que pudiera ser una cultura juvenil. A la pregunta ¿qué es una cultura juvenil? Las respuestas estuvieron muy emparentadas con la siguiente suposición: son grupos de jóvenes unidos y definidos por los mismos gustos, las mismas maneras de vestir, de actuar y de expresar pensamientos afines. Idea que no está lejana a lo que piensa Feixa, cuando afirma que las culturas juveniles se refieren a la manera en que las experiencias sociales de los jóvenes son expresadas colectivamente mediante la construcción de estilos de vida distintivos, localizados fundamentalmente en el tiempo libre, o en espacios intersticiales de la vida institucional (1999: 1). Lo que entienden tanto los entrevistados como Feixa, es la generación de ciertos presupuestos históricos emparentados con lo político y lo social, que nacen como un “método” de expresión, una manera de manifestación. Llama la atención, sin embargo, el por qué se emparenta la expresión con un método. La respuesta a inferir es, que es un tipo de proceso de adaptación y de aceptación.<br />-3238560960¿Qué expresan las culturas juveniles? Expresan, según los encuestados, sentimientos y emociones, entre los que se encuentran: el odio, la ira, la depresión; también expresan, ideales políticos, en los que se idéntica formas de vida anárquica y constantes denuncias. Sin embargo, estás expresiones están manchadas por diversas “imitaciones” que no permiten una “forma de vida”. Y son las imitaciones las que recrean ciertos desprecios con anotaciones como estas: “todas las culturas atentan contra la integridad de la persona”, “no es una forma de vida por que sólo una cultura urbana es para ser aceptado esto no te va a dar ni trabajo ni nada solo un pasatiempo como joven”, “no las culturas no son una forma de vida porque tienden a discriminar o a renegar de la vida”. <br />Desde estas perspectivas ¿son entonces, las culturas juveniles una propuesta hacia nuevas maneras de entender y expresar subjetividades compartidas o son una simple moda y hobbies? La respuestas tienden a contrastar, porque mientras para unos es dejarse llevar por las sensaciones, es decir, por modas y gustos, para otros implica un fenómeno de diferenciación, no en tanto los otros, sino en tanto uno mismo. Acotando también, que existen los que dicen que “no es necesario diferenciarse con una cultura si no con valores éticos y morales”. Claro que esto supondría cuestionarse hasta qué punto las culturas no expresarían modelos éticos y morales en una propuesta de reivindicación.<br />[“No pienso igual que ellos porque yo soy yo”, “no me siento identificado con copiar”]Las culturas juveniles parecen ser desde el punto de vista de muchos entrevistados un círculo que nace y se cierra en ellos mismos: “no pienso igual que ellos porque yo soy yo”, “no me siento identificado con copiar”, “no no me parecen nada cuerdas son bien ordinarias”, “no, con ninguna, porque toca hacer muchas cosas que no van conmigo”, “no ya que la mayoría representa exclusión y odio al que es diferente”. <br />25584151641475Más allá de los diversos puntos de vista a favor o en contra de las expresiones públicas o privadas que hacen las culturas juveniles, debe quedar claro que si se deben atender dos presupuestos importantes en un rol social: la creación estética y una forma de resistencia. Aunque no todas crean de la misma forma y se vean representados con un mismo concepto artístico, si es el arte el vehículo en el que transportan su capacidad de verse diferentes. Y resistencia, en la medida que las ideologías que emergen de diferentes posturas han estado muy ligados con ciertos inconformismos históricos acerca de decisiones políticas y propiamente culturales que parecen inconsistentes. Es así, como el arte y la resistencia están dispuestos como medios para aplacar los diversos modelos de sociedad, en contra de lo único, hegemónico y autoritario. <br />El posicionamiento que hacen las culturas es sobre la cultura: una irrupción de lo cotidiano. Es una afectación de lo establecido. Quieren generar una fractura política desde toda una acción colectiva. Por tanto, las culturas juveniles son la emergencia de múltiples formas diversas de entender los lenguajes y las practicas de existencia. Un espejo de vida que la refleja desde referentes dinámicos que posicionan una identidad, un consumo cultural y una análisis ideológico con valores que promueven un estatus de aprecio y desprecio que no suponen una única forma de entender lo simbólico. <br /> <br />Bibliografía<br />Coleman, J.S. (1961). The adolescent society. Nueva York: The Free Press<br />Feixa, C. (1999) De Jóvenes, bandas y tribus. Antropología de la juventud, Capítulo III. Barcelona: Editorial Ariel, S.A. <br />Marcial, R. (2009). Culturas juveniles: referentes simbólicos y ámbitos de expresión. Revista iberoamericana de juventud, No. 8<br />Muñoz, G. (2010). De las culturas juveniles a las subculturas del siglo XXI. Revista del Instituto para la Investigación Educativa y el Desarrollo Pedagógico, IDEP, No. 18. <br />Tenti Fanfani, E. (1999). Más allá de las amonestaciones. Buenos Aires: Cuadernos de la UNICEF.<br />Tenti Fanfani, E. (2000b). Culturas juveniles y cultura escolar. Brasilia: Secretaria de Educaçao Média e Tecnológica<br />Tenti Fanfani, E. (ed.), (2000a). Una escuela para los adolescentes. Reflexiones y propuestas. Buenos Aires: Editorial Losada.<br />

×