Psico revista hiberoamericana

403 views
287 views

Published on

https://www.facebook.com/joelcite1?ref=hl

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
403
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
2
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Psico revista hiberoamericana

  1. 1. Psicología Iberoamericana (Julio-Diciembre, 2008), Vol. 16, No. 2, pp. 1-2. ISSN 1405-0943 1 Contenido Content Psicología Iberoamericana en Bases de Datos Internacionales: Un Camino de Continuo Crecimiento Psicología Iberoamericana in International Databases: A Continuous Growing Path Angélica Ojeda García Análisis del Impacto del VIH-SIDA en la Familia: Una Aproximación a su Representación Social Analysis of the Impact of HIV-AIDS in the Family:A Study of Social Representations Fátima Flores Palacios, Manuel Almanza Avendaño, Anel Gómez San Luis Propuesta de un Modelo Bio-Psico-Socio-Cultural de Infidelidad Sexual y Emocional en Hombres y Mujeres A Sexual and Emotional Infidelity Bio-Psico-Socio-Cultural Model Proposal in Men and Women Angélica Romero-Palencia, Cinthia Cruz del Castillo, Rolando Díaz-Loving Regulación de la Conducta Alimentaria ante Cambios en el Contenido Nutricional del Alimento en Ratas Feeding Regulation in Presence of Changes in Nutritional Content of Food with Rats Antonio López-Espinoza, Alma Galindo, Alma Gabriela Martínez, Felipe Díaz, Virginia Aguilera, Carolina de la Torre-Ibarra, Azucena Cárdenas Confiabilidad y Validez de un Índice Objetivo de Medición del Desarrollo Moral en Estudiantes Universitarios Venezolanos Reliability and Validity of an Objective Index of Measurement of the Moral Development in Venezuelan University Students Jorge J. Ramírez L., Carlos E. Zerpa, María Itriago C. Factores de Riesgo-Protección Psicosocial en Estudiantes de Licenciatura de la Universidad Iberoamericana Risk-Protective Psychosocial Factors in Undergraduate Students of the Universidad Iberoamericana Nubia Solórzano Domínguez, Pablo Gaitán Rossi La Sensibilización Gestalt como Auxiliar en la Remisión de la Cistitis Intersticial/Síndrome de la Vejiga Dolorosa Gestalt Sensibilization as an Auxiliar of the Painful Bladder Syndrome/Interstitial Cystitis Remission Iliana Araceli de la Lanza Andrade Ansiedad Social en Estudiantes Universitarios: Prevalencia y Variables Psicosociales Relacionadas Social Anxiety among University Students: Prevalence and Related Psychosocial Factors Rebeca Robles García, Rebeca Anahí Espinosa Flores, Andrea Celeste Padilla Gutiérrez, María Andrea Álvarez Rojas, Francisco Páez Agraz. 3 6 14 22 30 40 48 54
  2. 2. 2 Psicología Iberoamericana (Julio-Diciembre, 2008), Vol. 16, No. 2, pp. 1-2. ISSN 1405-0943 Fe de Erratas: En el Vol. 16 No. 1 (Junio-Diciembre, 2008) de la Revista Psicología Iberoamericana tanto en el Contenido (pág. 1), en el nombre del autor como en el artículo (pág. 8) dice: „Ander Fleming-Holland Rutherford‰; debe decir: „Andrée Fleming-Holland Rutherford‰. En el Vol. 16 No. 1 (Junio-Diciembre, 2008) de la Revista Psicología Iberoamericana tanto en el Contenido (pág. 1), en el título como en la cornisa del artículo (pág. 52), dice: La Relación entre la Percepción de Estrés y Satisfacción con la Vida de Morbilidad; The Relation Between the Perception of Stress and Satisfaction with Life of Morbidity. Debe decir: Estrés, Satisfacción con la Vida y Morbilidad; Stress, Satisfaction with Life, and Morbidity.
  3. 3. Psicología Iberoamericana (Julio-Diciembre, 2008), Vol. 16, No. 2, pp. 3-5. ISSN 1405-0943 3 Editorial Psicología Iberoamericana en Bases de Datos Internacionales: Un Camino de Continuo Crecimiento Psicología Iberoamericana in International Databases: A Continuous Growing Path Angélica Ojeda García1 UNIVERSIDAD IBEROAMERICANA, CD. DE MÉXICO Con la llegada del internet y el intercambio de información en línea, la difusión del conocimiento ha alcanzado estándares de impacto internacional, que conlleva necesariamente a la integración de equipos de trabajo interdisciplinarios, o bien, a que el profesional mantenga una visión global en el ámbito en el que se desenvuelva. En la red se puede acceder a un sin número de artículos sobre cualquier tema de interés. Lo curioso es que así como podemos localizar artículos de gran calidad y en versión completa, revistas de carácter científico en las que se busca presentar la información estructurada, sistematizadamente, producto del método científico que explica, describe, previene, predice o reproduce modelos, comprobación de hipótesis y teorías de la información en pro de mejorar el estilo de vida cotidiano y el desempeño profesional de la vida diaria. También podemos encontrar información simple y sin ninguna fundamentación sobre el tema. Con mínimas citas bibliográficas y referencias, con poca o nula sistematización de los datos, incluso sin citas de otros trabajos similares, que integren y enriquezcan su contenido. Es precisamente, en referencia a éstos últimos, que el presente documento busca hacer un alto y reflexionar acerca de su presencia como medios de difusión, pues más allá de informar en esencia buscan concientizar, reflexionar, despertar curiosidad, motivar, o bien, pretenden hacer una descripción detallada que exhorte a la acción al otro; no dejan de ser en muchos casos, aunque de gran valor, una apreciación personal. De tal suerte que para quienes su interés profesional sea impactar a otros, desde los ámbito de: bienestar, salud, desarrollo humano, personal, profesional, de mejoras, de innovación, de integración o de servicios, la información a la que recurramos debe ir más allá, es decir, contar con un valor agregado:¿Qué quiero decir con valor agregado? ¿Cómo saber sí es valioso; sí su contenido es digno de ser aprendido y reproducido? Para quienes nos interesa la información respaldada por instituciones, revistas y comités evaluadores, tenemos que seguir ciertos indicadores. Independientemente de que existen revistas de carácter científico y/o tecnológico, de reflexión, de revisión bibliográfica, de estudio de caso, de reseña crítica, entre otros, algunos de los indicadores que se manejan en términos generales, buscan que la revista en cuestión se encuentre indizada, es decir, que cuente con un Comité Evaluador o Consejo Editorial Interno y a la vez, sea sometida a evaluación por diferentes instancias y organizaciones evaluadoras de revistas, a un nivel más abarcativo. La presencia de una revista en bases de datos internacionales, habla mucho acerca de su calidad en el proceso de conformación, de la congruencia con sus objetivos, así como del impacto en el alcance de su difusión entre el gremio del que se trate. En otras palabras, podemos inferir que es una revista con ciertas particularidades dentro del campo en el que se encuentra inmersa y al mismo tiempo, diferenciarla de las otras áreas del universo del conocimiento que no le competen como revista especializada; como una forma de observar su consolidación 1 Prolongación Paseo de la Reforma núm. 880, Colonia Lomas de Santa Fe, C.P. 01219, Tel. 59 50 40 00, Fax: 59 50 43 12, correo electrónico: angelica. ojeda@uia.mx
  4. 4. 4 Angélica Ojeda García como medio de comunicación entre especialistas, con fines de desvirtuar la neutralidad, objetividad, validez y fiabilidad de la información que difunde. Hoy en día impera la necesidad de hacer más en el menor tiempo, de impactar a mayor escala, de trascender en las distintas áreas del conocimiento, para promover redes de trabajo multidisciplinario a fin de resolver problemas multifactoriales. Para que cualquier lector pueda valorar y diferenciar los tipos de revistas, debe considerar que: • Su proceso de evaluación interna se debe hacer en forma anónima, es decir, que el autor desconozca quién lo evalúa y que entre los evaluadores o dictaminadores (personas encargadas de decidir si se publica o no el artículo) no se conozcan entre sí, ni sepan de quién proviene el texto. • Los autores firmen una carta compromiso donde aseguren que dicho artículo es original y producto de su autoría. • Se deben manejar lineamientos de presentación y para someter originales, mismo que se debe fortalece con todo el proceso de coedición, edición, producción, impresión final y difusión del mismo. • Su temática debe ser congruente con los objetivos de la revista. Por todo lo anterior, es que aunque la Revista de Psicología Iberoamericana se encuentra indizada en: SIPAL (Sistema de Información Psicológica de América Latina, UNAM), Clase (Citas Latinoamericanas en Ciencias Sociales y Humanidades, UNAM), HELA (Catálogo Hemerográfico de Revistas Latinoamericanas, UNAM) y Latindex (Sistema Regional de Información en Línea para Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal, UNAM), estamos comprometidos en incrementar su calidad de contenido, y para ello, buscamos la acreditación de instancias evaluadoras. Actualmente, tenemos la meta de digitalizar la revista y para ello, buscamos su ingreso a distintos Sistema de Información Científica Internacional, cuya aprobación son sinónimos de calidad en procesos de conformación en los compendios de artículos científicos. El contenido de la presente revista, es muy variado. El primer artículo, a través de un análisis cualitativo, Flores, Almanza y Gómez, nos presentan un análisis acerca de la representación social y el estigma sobre el enfermo de SIDA, el cual visto como el resultado de una desviación moral, genera para quien la padece y su familia un impacto directo sobre su funcionamiento tanto interno como social. Gran parte de las creencias que rodean esta enfermedad, determinan las conductas subsecuentes, por lo que las familias han tenido que desarrollar, conjuntamente con el paciente un proceso de “naturalización” para el manejo de la misma. En el segundo artículo, Romero, Cruz y Díaz-Loving, hacen una propuesta de un modelo para entender por qué se da la infidelidad, su diferencia entre hombres y mujeres y su impacto a nivel sexual-emocional, ya que la infidelidad sigue siendo una de las municipales causas de divorcio y separaciones de pareja a nivel mundial. En primera instancia, sus resultados arrojan 12 motivos que refiere la muestra estudiada, como generadores de la conducta infiel. La diferencia entre hombres y mujeres radica en el orden e importancia que le dan a estas motivaciones, como determinantes o no de la conducta infiel. Siguiendo con el método experimental, pero ahora de laboratorio, en el tercer artículo, López Espinoza, Galindo, Martínez, Díaz, Aguilera, De la Torre y Cárdenas, presentan una análisis acerca de la tendencia que existe en ratas y que posiblemente, se pueda ver en humanos, con respecto a mantener o regular la conducta alimentaria, independientemente de los cambios que pueden darse: el tipo de alimento, número de calorías, valor nutricional, tipo de dieta y disponibilidad de la comida, es decir, el organismo suele mantener el peso corporal adquirido de acuerdo a la ingesta de comida y el gasto de energía. Más adelante, Ramírez, Zerpa e Itriago, hacen un análisis de la importancia de desarrollar un juicio moral fundado en valores, pues consideran que éstos son la base para una mejor adaptación y funcionamiento social; los autores hacen un seguimiento de las características psicométricas del Defining Issues Test (DIT) de Zerpa y Ramírez (2004) en estudiantes tanto a nivel de bachillerato, como universitario. En otro artículo, bajo una visión promotora de ambientes protectores en población adolescente por ser ésta una de las etapas en las que se presentan múltiples conductas que implican riesgos para la salud Solórzano y Gaitán nos presentan un intento por identificar dichas conductas de riesgo. En una muestra de estudiantes universitarios cautivos evaluaron un modelo experimental para explicar la vulnerabilidad psicosocial. A partir de un seguimiento de resultados, se pudó ver que aunque en el ámbito de consumo de sustancias tóxicas, su índice no ha cambiado al paso de los años tampoco ha disminuido. Lo que sí cambia y cada vez va en aumento es el manejo inadecuado de la sexualidad y la salud en el que se colocan los estudiantes universitarios.
  5. 5. Psicología Iberoamericana en Bases de Datos Internacionales: Un camino de Continuo Crecimiento Finalmente, De la Lanza, presenta un análisis acerca del dolor pélvico crónico, el cual es común en las mujeres y al que se le considera un trastorno ginecológico, que se origina en respuesta previa a la menstruación, después del acto sexual, o bien, algún otro síntoma que tiene que ver con la frecuencia, la urgencia, o el ardor al orinar, y al cual recientemente se le ha diagnosticado como Cistitis intersticial o Síndrome de la vegija dolorosa. Su manifestación, lejos de ser una enfermedad, representa una serie de aspectos psicológicos que en ocasiones impide a la mujer desarrollarse plenamente en sus actividades cotidianas, por lo que a través de la Sensibilización gestalt, la persona puede recobrar el equilibrio de su salud y ponerse en contacto consigo misma y con el mundo, a fin de que se muestre alerta a su propia experiencia, se dé cuenta de ella y con esto se 5 descubra a sí misma y a los otros, se desbloquee, y logre mayor fluidez en su relación intra e interpersonal. En general, se puede observar que a pesar de la diversidad de ámbitos y estudios que conforman el contenido de este volumen, la mayoría de los mismos se aplican o van encaminados a fomentar la salud mental, física e interpersonal, tanto individual como entre grupos, o bien, nos presentan técnicas y métodos como medios para poder evaluar algunos parámetros, cuya presencia puede o no favorecer el crecimiento de la persona en el área de la salud psicológica.
  6. 6. 6 Psicología Iberoamericana (Julio-Diciembre, 2008) Vol. 16, No. 2, pp.6-13. ISSN 1405-0943 Análisis del Impacto del VIH/SIDA en la Familia: Una Aproximación a su Representación Social Analysis of the Impact of HIV-AIDS in the Family: A Study of Social Representations Fátima Flores Palacios, Manuel Almanza Avendaño, Anel Gómez San Luis UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO1 Resumen Desde la perspectiva teórica de las representaciones sociales, se ha estudiado cómo los diversos grupos sociales construyen significados sobre el VIH/SIDA, los cuales varían con el tipo de experiencia que tengan con la enfermedad en sí. En el presente estudio se exploró el impacto del VIH/SIDA en la experiencia de seis familias, a través de entrevistas semi-estructuradas. Los resultados muestran que en un primer momento se genera un impacto en la familia por el diagnóstico, y posteriormente, al vivir con la enfermedad en su contexto social, se desarrollan procesos de adaptación, como el silencio, estrategia de protección ante la estigmatización y la normalización de la enfermedad. Descriptores: VIH/SIDA, estigmatización, adaptación, representaciones sociales, familia. Abstract From the perspective of the Theory of Social Representations, has been studied how different social groups construct meanings about HIV-AIDS, which vary with the type of experience this groups have with the illness. In the present study was explored the impact of HIV-AIDS in the experience of six families, with semi-structured interviews. The results show that in a first moment the diagnosis generates an impact in the family, but then, while living with the illness in their social context, they develop adaptation processes, like the silence as protection from stigmatization and the normalization of the illness. Key words: HIV-AIDS, stigmatization, adaptation, social representations, family Introducción La historia del conocimiento social acerca del VIH/SIDA puede interpretarse como una relación dialéctica entre el conocimiento científico de la enfermedad y el conocimiento de sentido común. La Teoría de las Representaciones Sociales propuesta por S. Moscovici (1961/1972) en Francia, ha definido como su principal objeto de estudio a los diversos grupos que conforman una cultura y su 1 estructura a partir del contexto en el cual se desarrollan, poniendo énfasis en la revelación de todos aquellos procesos inconscientes y afectivos que emergen en una comunicación social; esta teoría permite identificar la forma en que las personas construyen el conocimiento acerca de temas relevantes y polémicos; el modo en que dicho conocimiento varía entre los diversos grupos sociales y cómo evolucionan a través del tiempo. En algunas investigaciones centradas en el VIH/ SIDA como objeto de representación social, se ha de- Para correspondencia: Facultad de Psicología, División de Estudios de Posgrado, cubículo núm. 14, Facultad de Psicología, Av. Universidad núm. 3004, Copilco, C.P. 04510, Delegación Coyoacán, México, D.F., direcciones electrónicas: fatflor@servidor.unam.mx; fatimaflor@hotmail.com
  7. 7. Análisis del Impacto del VIH/SIDA en la Familia: Una Aproximación a su Representación Social mostrado por ejemplo, que en jóvenes de bachillerato y universitarios que no viven directamente en el contexto de esta pandemia, aparecen en su representación social, elementos científicos como el conocimiento de las vías de transmisión y los medios de prevención. Sin embargo, éstos coexisten con elementos centrales basados en creencias populares y que han estado presentes a lo largo de la historia de este padecimiento (Flores y Leyva, 2003; Flores y De Alba, 2006). El temor al contagio, aspectos morales y el miedo a la muerte son elementos presentes en el discurso de los jóvenes, mismos que conforman un sentido polémico frente a la enfermedad. En otro estudio, con personas que viven con VIH/ SIDA se encontró que este vínculo con la muerte, constituye un aspecto central en su representación social (Flores, Delgadillo y Chapa, 2007). La revelación del diagnóstico positivo, tiene un impacto emocional influido tanto por la creencia de que la infección derivará en una muerte rápida, así como por el temor al rechazo y estigma en su contexto social. Sin embargo, a diferencia de los grupos de jóvenes, algunas personas que viven con este padecimiento al tener una experiencia directa con la enfermedad, a través del tiempo, van desarrollando estrategias de afrontamiento que les permite mitigar el sufrimiento de saberse seropositivos, buscan redes de apoyo entre sí en las que puedan compartir información y sentimientos acerca de su vulnerabilidad, lo que permite ir reelaborando su propio proceso. Una fuente fundamental de apoyo para el paciente es la familia, sobre todo en un momento histórico en que el acceso a los medicamentos antirretrovirales ha aumentado el tiempo de vida y permite que el VIH/SIDA se convierta en una enfermedad crónica. Sin embargo, a diferencia de otras enfermedades de este tipo, ésta tiene un impacto psicosocial distinto debido a su estigmatización, basado fundamentalmente en las creencias presentes en su representación social. Cuando los miembros de la familia se enteran de que uno de sus miembros ha contraído el VIH, pueden experimentar una amplia gama de reacciones, como angustia, miedo, ira, tristeza, depresión o desesperanza (Díaz, 2002; Licea, 1997; Oumtanee, 2001; Rivero, 1994; Stieglitz, 1997). Como ocurre con el paciente, la reacción inicial de los familiares es influida por esta asociación del VIH/SIDA a la muerte y aspectos morales, o como menciona Sontag (1989), la posibilidad tanto de una muerte física como social. La familia intenta adaptarse al estigma y al posible rechazo de sus miembros, manteniendo la enfermedad en secreto de manera selectiva, hacia la familia extensa y la comunidad, o encubriéndola diciendo que se trata de 7 otra enfermedad, como el cáncer (Castro, Orozco, Eroza, Manca, Hernández et al. 1998; Kendall y Pérez, 2004; Li, Wu, Wu, Sun, Cui et al. 2006). El mantenimiento del secreto puede tener doble función si no se elabora como un acuerdo colectivo entre la familia: por un lado puede servir de protección ante el estigma social, y a la vez para ejercer maltrato psicológico a la persona que padece la enfermedad, exacerbando el estigma y potenciando comportamientos agresivos. El temor al contagio asociado al VIH/SIDA también aparece en la experiencia de las familias y se manifiesta a través de conductas obsesivas de limpieza, aislamiento del paciente y evitar el contacto físico (Licea, 1997; Castro et al., 1998; Kendall et al., 2004). También existen otras fuentes de estrés para el paciente en su relación con la familia, tales como sentirse culpable por tener la enfermedad (Owens, 2003), la sensación de vergüenza; la evitación de las expresiones emocionales o incluso la sobreprotección del paciente (Hays, Magee y Chauncey, 1998). Sin embargo, aunque en la familia exista rechazo o ambivalencia hacia el paciente, ésta se puede reorganizar para brindarle apoyo emocional, instrumental y financiero (Licea, 1997; Oumtanee, 2001; Castro et al., 1998; Li et al., 2006), y en ocasiones la enfermedad puede brindar la posibilidad de una mayor cercanía y unión con el paciente (Stieglitz, 1997; Díaz, 2002). A través del proceso de la enfermedad, la familia puede aprender a normalizar la experiencia; mediante del mantenimiento de sus rituales cotidianos y el cuidado de la salud del paciente, en la medida en que se previenen experiencias disruptivas como las hospitalizaciones (Oumtanee, 2001). Debido a que la teoría de las representaciones sociales permite orientar el conocimiento de la realidad como un proceso a través de dos mecanismos internos conocidos como anclaje y objetivación, es factible incorporar la información que circula en el ambiente, a través de cierta acomodación en la experiencia previa del sujeto y de los grupos, haciendo familiar lo extraño, acomodando nuevas experiencias en el bagaje de cada historia personal. En una representación social intervienen elementos de orden cognitivo, afectivo y simbólico que expresan de manera coherente explicaciones acerca de la vivencia y realidad de una experiencia, en este caso el VIH/SIDA. De esta manera, el objetivo de la presente investigación consistió en explorar la experiencia de la familia en el contexto del VIH/SIDA, tratando de identificar distintos momentos psicosociales por los que atraviesan durante la enfermedad.
  8. 8. 8 Fátima Flores Palacios, Manuel Almanza Avendaño, Anel Gómez San Luis Métodos Participantes Los participantes de este estudio fueron 11 personas voluntarias, nueve mujeres y dos hombres, integrantes de las familias de seis personas que viven con VIH/SIDA: cuatro hombres y dos mujeres, quienes habían desarrollado la enfermedad y recibían atención médica en los Servicios de Salud del Estado de Morelos. Instrumentos Se diseño y utilizó una guía de entrevista semi-estructurada compuesta por tres áreas: • Interacción familiar: forma y expresión social, psicológica y afectiva de la relación entre los miembros de la familia. • Institución e información: relación con la institución a nivel de explicación e información en el manejo de su enfermedad. • Redes de apoyo: grupos que tienen una función de contención ya sea social o psicológica. total de 11 personas a quienes se les asignó un número de identificación. El promedio de duración de cada entrevista fue de dos horas aproximadamente. Análisis de los datos Las entrevistas fueron transcritas y el material discursivo fue sometido a un doble análisis: de contenido tradicional y por medio del Programa ALCESTE2 (Análisis Léxico de Concurrencias en Enunciados Simples de un Texto, versión 4.5), ya que la utilización de este programa ha resultado muy útil por las asociaciones temáticas que organiza y por su capacidad exploratoria de significados sin considerar categorías impuestas por el investigador (Reinert, 1986; De Alba, 2004; Flores y De Alba, 2006). ALCESTE es un método informatizado para el análisis de textos, creado por Max Reinert (1986) en el marco de la investigación sobre el desarrollo de métodos de análisis de datos lingüísticos. El objetivo del método propuesto es el de poner en evidencia, a través del análisis de un conjunto de textos los “mundos lexicales usuales”, evocados por los enunciadores. Se encuentra un interés estadístico en la redundancia de las huellas lexicales o sucesiones de palabras, lo que permite localizar los mundos más frecuentes. Procedimiento Resultados La investigación se llevó a cabo en zonas urbanas y suburbanas del estado de Morelos, donde se realizó la presentación del proyecto y el convenio institucional con el Programa Estatal de VIH/SIDA. A través del personal responsable de este programa se hizo la invitación a los pacientes que pudieran estar interesados en la investigación y que consideraran que sus familiares estuvieran dispuestos a participar. Se les explicaron los motivos del estudio y posteriormente se les contactó vía telefónica para concertar las citas en el domicilio particular de cada familia, reiterándoles el objetivo de las entrevistas. El día de la cita con cada familia, se explicó el propósito general de la investigación, y posteriormente se les pidió que firmaran el consentimiento informado en el que se explicó nuevamente el objetivo del estudio y el procedimiento de la entrevista, garantizando la confidencialidad y anonimato de la información. Se realizaron 6 entrevistas (una por familia) en las que participaron un Ramificación I. “Impacto familiar por el diagnóstico” 2 Por medio del Programa ALCESTE se analizó el 78.83% del discurso total obtenido a través de las entrevistas. Este porcentaje es confiable tomando en cuenta que sólo el 21.17% no fue considerado significativo, y que entre mayor sea el porcentaje de texto analizado, mejor será el mismo (De Alba, 2004). Del total del discurso analizado se obtuvo una clasificación jerárquica descendiente que lo reagrupó en tres clases, cada una de las cuales agrupa el vocabulario propio a un universo semántico específico. A su vez, las clases se dividieron en dos grandes ramificaciones: impacto de la familia ante el diagnóstico, y vivencia familiar y social del VIH/SIDA; se encontró que las clases arrojaron universos semánticos similares para ambas, en comparación con la clase –adaptación al VIH/SIDA– que se encuentra más distante (figura 1). Reinert, M. (1986). Un logiciel d’analyse lexicade: ALCESTE. Les cahiers d’ analyse des doméss, p. 4.
  9. 9. Análisis del Impacto del VIH/SIDA en la Familia: Una Aproximación a su Representación Social 9 Figura 1. Análisis de los datos arrojados por el programa ALCESTE Proceso de adaptación al VIH/SIDA Cl. 1 (90 uce) |------------------------------+ 18 |----------------+ Cl. 2 (197 uce) |-----------------------+ | El silencio ante la estigmatización 19 |+ II. Vivencia familiar y social del VIH/SIDA Cl. 3 (156 uce) |-------------------------------------------------+ I. Impacto familiar por el diagnóstico Las “etiquetas” establecidas para los diferentes mundos lexicales, fueron asignadas en función del vocabulario específico para cada clase y de las unidades de contexto (u.c.e.) más representativas de las mismas. Gracias a la lectura conjunta del análisis de ALCESTE y del análisis de contenido tradicional fue posible identificar elementos del proceso de formación de la representación social del VIH/SIDA, que facilitan tener una comprensión sistémica de la vivencia ante la enfermedad, la cual tiene una secuencia que inicia al momento de conocer el diagnóstico y que va evolucionando de acuerdo al proceso de adaptación a la misma. La secuencia continúa precisamente con las ramificaciones obtenidas mediante el Programa ALCESTE. Ramificación II: “Impacto de la familia ante el diagnóstico”. Esta ramificación está compuesta por la clase 3, la cual reagrupó el discurso en 35.21%, en función de términos que tienen un significado particular según la manera en que la familia se enteró de la presencia del VIH/SIDA en uno de sus integrantes. Las palabras que sobresalen en esta clase son verbos en pasado como estaba; fue; dijo; había; tenía e iba, y sustantivos relacionados al ambiente hospitalario: doctor, hospital, salubridad, consulta, análisis; y a personas y contextos sociales cercanos escuela: trabajo; amiga; mamá; papá. En cuatro de las seis familias entrevistadas, el conocimiento del diagnóstico se dio a partir de una enfermedad oportunista –anemia y tuberculosis– lo que implicó el acompañamiento a los servicios médicos, enfrentarse a una enfermedad de la que sabían poco, así como a experimentar el rechazo de algunos miembros del personal médico inició lo que ahora es una larga experiencia en esta enfermedad. En una familia, el integrante que vive con VIH/SIDA decide comunicarle a ésta su diagnóstico; en contraste con otra familia que se entera a partir del intento de suicidio realizado por el individuo. Sin embargo, en todas las familias, el conocimiento del diagnóstico los colocó en una situación estresante y de incertidumbre: […] pues ellos (hijos mayores) de momento tampoco aceptaban, no lo podían creer que ella tenía eso, y ya explicándoles y enseñándoles los exámenes y el papel de cuando la dieron de alta en el seguro, ya más o menos se enteraron de eso, me costó mucho trabajo decirles…cuando me dijeron también me sentí muy triste, muy afligida, sentía que me desmayaba yo en ese momento, llorando le pedía mucho a Dios […] (Madre, Familia 6). La revelación del diagnóstico es vivida por los miembros de la familia como un fuerte impacto emocional, que puede generar reacciones de incredulidad, tristeza, miedo o desesperación y manifestarse a través de alteraciones del estado de ánimo, como el llanto o el insomnio: […] no, no, bien feísimo, yo sentía como que ni caminaba, que andaba volando, no, no estaba tranquila, se me iba el sueño, andaba piensa y piensa, decía ay no, no puede ser […] (Madre, Familia 1). El diagnóstico marcó el inicio de un proceso de adaptación a pérdidas de diversa índole (económicas, laborales, académicas, sociales) y confrontó a los miembros de la familia ante la idea de la muerte, en la mayoría de los casos debido a la gravedad de la enfermedad oportunista y a la falta de información acerca del VIH/SIDA: […] yo como madre sufrí muchísimo, cuando me dijeron me sorprendí, me deprimí mucho […] fue difícil, fue espantosísimo, nadie está preparado para perder un hijo […] muy mal […] (Madre, Familia 4). Los servicios médicos tuvieron un papel importante, ya que fueron los primeros en proporcionar atención, información y orientación, colaborando en el manejo de la crisis generada en la familia. El tanatólogo es una de las figuras con mayor impacto positivo en la vida de las familias entrevistadas. También ubican al médico y al
  10. 10. 10 Fátima Flores Palacios, Manuel Almanza Avendaño, Anel Gómez San Luis psicólogo como un importante apoyo en el tratamiento de su familiar: […] la psicóloga precisamente fue la que me dijo que estaba positiva […] estaba destrozada […] fue ahí donde conocí a la tanatóloga […] ella me ha ayudado mucho […] (Hija, Familia 5). Sin embargo, en uno de los casos, tanto la familia como el miembro que vive con VIH/SIDA sufrieron el rechazo por parte del personal del sistema de salud, lo que provocó que aumentara el nivel de estrés y degradando a la familia partir de un claro estigma ante la enfermedad. […] ay, yo tengo mucho sentimiento con la jefa de emergencia, este, él iba en agonía prácticamente, gravísimo entonces cuando entramos al hospital, este, dijo ella, sin saber nosotros nada, pues está muy mal pero nunca nos imaginábamos de la inmensidad del problema, entonces dijo una señora muy déspota ahí en la sala del hospital, ya sabes lo que tienes, tienes sida y ya te va a llevar la fregada […] (Madre, Familia 4). Ramificación III. “Vivencia familiar y social del VIH/SIDA”. Como se mostró en la figura 1, esta ramificación está formada por las clases 1 y 2 que integraron el discurso en 20.32 y 44.47% respectivamente. Las palabras que sobresalen en estas clases sugieren dos líneas de análisis: los intentos de la familia por protegerse del rechazo en contextos más amplios de los que se encuentran inmersas y la percepción de la necesidad de brindar apoyo a su familiar que vive con VIH/SIDA. Algunos sustantivos en la narrativa de los sujetos personas; nosotros; hijo; enfermedad; rechazo; ignorancia están relacionados al trato que le dan al familiar con VIH y al temor de que éste sea rechazado por otros grupos sociales. Estas palabras se entretejen con una información caracterizada por mitos y prejuicios acerca del virus y de las personas que lo contraen, que tiene que ver con la creencia de que es una enfermedad de transmisión sexual frecuente en los homosexuales o en personas promiscuas, poblaciones a las que se les señala y rechaza. La primera línea de análisis se ve reflejada en la clase 2: “el silencio ante la estigmatización”, relacionada con la organización de la familia en torno a un secreto por el temor a ser rechazada por sus grupos sociales inmediatos: […] la sociedad no sabe recibirlo, piensan y los tratan de lo peor, que son homosexuales, rateros […] hay mucha ignorancia, mucha falta de conocimiento de la enfermedad […] (Madre, Familia 4). De forma explícita o implícita, en la familia se establecen reglas para determinar a quién se le puede hablar de la enfermedad y quien deberá ser excluido. En las familias con niños y adolescentes, se prefería evitar la revelación de la enfermedad: […] porque son chiquitos y yo digo que para que […] bueno, mi hija, una muchachita de 15, ella algo sabe de eso pero no bien, bien todo. El más chico tiene 13, a ese no le decimos tampoco y luego una niña de 10 y otra más chiquita […], yo digo que no, no entenderían, pero los que ya tienen más edad ya saben de eso (Madre, Familia 1). En algunas familias se decidió que la enfermedad fuera conocida sólo por los miembros de la familia nuclear, y en otros casos se permitía seleccionar a algunos miembros de la familia extensa: […] prefieren que nadie lo sepa mas que mis hermanos y dos que tres primos, pero de tíos y eso nadie lo sabe (Hermano, Familia 2). Este silencio se amplía hasta la comunidad, donde se incluyen vecinos, compañeros y amigos de los familiares de la persona que vive con VIH/SIDA. La enfermedad se calla por una sensación de vergüenza, el miedo al rechazo y a la estigmatización, e incluso se hace pasar por otra enfermedad más aceptada socialmente: Le dije “creo que tiene leucemia”, o anemia, no sé que tiene, le digo pero no me pregunta, ha de decir él que si ella no me quiere decir por algo será, ella tendrá sus razones […] de mi boca nadie sabe, ni de mi familia, nadie, nunca hablo de él, no me gusta. Me preguntan cómo está “muy bien, trabajando”. Jamás le comento nada a nadie. A lo mejor hago mal, pero no me gusta que se sepa, le digo, lo vayan a rechazar, siento feo que nada más se haga el comentario con otro y luego con otro y se haga el escándalo, ¿en qué le beneficia a él?, en nada (Madre, Familia 1). Por otra parte, se encuentra con gran frecuencia el calificativo de normal, que puede significar una estrategia para hacer más manejable la enfermedad tanto hacia adentro como hacia afuera de la familia. En cuanto al proceso de adaptación a la enfermedad se manifiesta una actitud de cierta “normalidad” que permite mitigar la tensión a la que se ven sometidas estas familias por el estigma social.
  11. 11. Análisis del Impacto del VIH/SIDA en la Familia: Una Aproximación a su Representación Social […] para mí es muy normal, yo ni siquiera pienso que está enfermo ni nada, nosotros todos nos tratamos igual […] para mi es normal porque todos tenemos enfermedades y él desgraciadamente tuvo esa pero lo aceptamos así tal cual […] (Tía, Familia 4). Los miembros de la familia pueden percibir la situación como “normal” cuando la infección de VIH se encuentra en una fase asintomática o estable y perciben que el miembro seropositivo funciona adecuadamente en la vida cotidiana: […] normal, normal, a veces se me olvida que está enfermo, como lo veo bien, que ya subió de peso, estaba más delgado, ya subió de peso, hace su vida normal, trabaja, a veces se olvida que está enfermo […] (Madre, Familia 1). A la vez, los integrantes de la familia pueden experimentar preocupación ante la posibilidad de la muerte de la persona seropositiva, o por el sufrimiento de otros miembros ante la enfermedad, así como angustia y problemas de salud: […] a veces sí me siento angustiada, lloro, sólo Dios sabe, me sostengo, trato de no deprimirme, de no caer en una depresión profunda, se nos complicaría mucho a todos […] últimamente me da mucho insomnio, desbalancea toda mi salud y claro, hasta los pensamientos, se tiende a pensar más de lo trágico, de lo que no tiene remedio […] (Madre, Familia 4). Incluso la tristeza y el malestar pueden normalizarse al pensar que la muerte es una experiencia común e inevitable: […] cuando me acuerdo, porque a veces se me olvida porque lo veo bien, sí me da tristeza, sí me siento mal, luego reacciono y digo él tiene esta enfermedad y otros tenemos otra como yo tengo diabetes, tampoco se cura, nada más porque no es contagiosa pero no se cura, y otros tendrán otra y todos algún día nos vamos a morir de una cosa o de otra […] (Madre, Familia 1). Discusión En el análisis de las representaciones sociales del VIH/ SIDA, las familias de personas infectadas constituyen un grupo fundamental para la posibilidad de deconstruir significados de la enfermedad anclados al estigma y discriminación. Debido a la cercanía con este padecimiento, las familias adquieren un rol de soporte tanto emocional como social que es indispensable para el afrontamiento 11 de la adversidad, asimismo es factible reconstruir significados del SIDA a partir de la experiencia y convivencia con la enfermedad. El tiempo es un factor importante debido a los procesos de asimilación e incorporación de esta enfermedad a la experiencia cotidiana; esto dependerá de cada caso personal. Tras la revelación del VIH/SIDA, estas familias retornaban a un contexto social donde no sólo aparece la muerte como elemento central de la representación, sino también el miedo al contagio y la connotación de la infección como resultado de una desviación moral. Las familias viven con un sentimiento de vergüenza y el miedo al rechazo social, por lo que se adaptan a la estigmatización ocultando la enfermedad o manteniéndola en silencio, en forma selectiva hacia la comunidad, la familia extensa y la misma familia nuclear. Si bien este proceso permite proteger a las familias de prácticas discriminatorias, al mismo tiempo este silencio impide el desarrollo de una tensión dialógica en la relación con otros grupos sociales, que permitiría a los grupos compartir su experiencia con ellos y promover la deconstrucción del conocimiento social que han construido grupos que tienen una experiencia menos cercana con la enfermedad y que contiene elementos que favorecen la estigmatización social de las personas que viven con VIH/SIDA y sus familias. Regularmente se ha observado que cuando estas familias se enteran de que uno de sus miembros vive con VIH/SIDA, se experimenta incredulidad, miedo, tristeza, ira, desesperanza, o se manifiestan alteraciones del estado de ánimo. Tales reacciones aparecen aun cuando las familias no se enteran del diagnóstico debido a que la hospitalización del paciente debido a una enfermedad oportunista lo impidió. En este primer momento de la experiencia con la enfermedad, las familias mantienen como elemento central de su representación del SIDA asociada a la muerte. En forma similar a otros grupos sociales, no se establece una diferencia temporal entre el VIH y el SIDA, y se asocian a una muerte física que ocurrirá rápidamente. Sin embargo, a medida que pasa el tiempo y lo desconocido se vuelve familiar mediante el mecanismo de anclaje y objetivación, se reelabora el significado de muerte en los casos en que el proceso de la enfermedad lo permite, disminuyendo la tensión y reconstituyendo un posible plan de vida. Este momento es crucial para el desarrollo de intervenciones psicosociales con personas en este contexto, debido a la posibilidad de apoyarles en la resignificación de la representación social del SIDA y proporcionales elementos psicológicos que les permita afrontar mejor su condición. Considerando que las
  12. 12. 12 Fátima Flores Palacios, Manuel Almanza Avendaño, Anel Gómez San Luis personas infectadas y sus familiares están receptivas y en otra posición mucho más positiva que al inicio de la enfermedad, es fundamental contar con el apoyo de los servicios médicos, dotando de información y estrategias de autocuidado que seguramente se asumirán de manera mucho más consciente y responsable, pues la etapa de la incredulidad, ira y depresión frente a la enfermedad han pasado. Por otro lado, estas familias han logrado afrontar la experiencia de la enfermedad a través de su naturalización. Este proceso se facilita por el mantenimiento de los rituales cotidianos y por evitar que la enfermedad sature los espacios, los tiempos y los discursos de las familias. El estado de salud y la etapa de la enfermedad son elementos clave para que las familias vivan su situación como “natural”, pero a la vez en este proceso fluctuante intervienen los afectos generados por las diversas pérdidas, ya sean físicas, sociales o económicas, y la preocupación por la posibilidad de la muerte de uno de sus miembros. Para dar respuesta a las necesidades de las personas que viven con VIH/SIDA y sus familias, es importante que futuros estudios analicen los procesos sociales y condiciones objetivas de vida que favorecen al silencio como estrategia de adaptación al estigma, en comparación con otras estrategias desarrolladas por personas que viven con la enfermedad, mismas que implican crear un discurso alternativo alrededor de ésta y que les permite convertirse en actores sociales para deconstruir el conocimiento estigmatizado de este padecimiento, o aprovecharlo como oportunidad de un “cambio de vida” o para “vivir positivamente”. Así, otra utilidad del presente estudio es que puede reaplicarse en años posteriores para conocer cómo han cambiado a través del tiempo las estrategias de adaptación al estigma por parte de estas familias. Por otro lado, también es posible preguntarse cómo una adaptación al estigma a partir del silencio influye en la relación de las familias con las instituciones que brindan atención a personas que viven con VIH/SIDA y en la participación en las campañas contra la estigmatización de la enfermedad. Además se puede empezar a trabajar junto con las familias en el desarrollo de servicios de atención psicológica que promuevan este proceso de “naturalización”; alternativas de adaptación ante la estigmatización y el apoyo emocional a lo largo de la enfermedad. Finalmente, falta un largo camino por recorrer en cuanto a la atención optima de personas y familias para quienes el VIH/SIDA se ha convertido en el elemento central de su vida cotidiana, sin embargo, los avances en cuanto a investigaciones y programas dejan ver que tanto las personas enfermas como sus familias poseen diversos recursos capaces de desplegar en situaciones críticas, como los que se requieren para mantener una satisfactoria calidad de vida así como relaciones sociales y saludables, aun después de saberse seropositivos. Referencias Castro, R., Orozco, E., Eroza, E., Manca, M., Hernández, J. et al. (1998). AIDS-related Illness Trajectories in Mexico: Findings from a Qualitative Study in two Marginalized Communities. AIDS Care, 10, 5, 583-598. Recuperado el 27 de septiembre de 2007, de la base de datos ProQuest. Díaz, I. (2002). Transformación de una familia afectada por el VIH/SIDA desde la perspectiva de una de sus integrantes. Tesis de maestría no publicada, Universidad de las Américas, México. De Alba, M. (2004). El método Alceste y su aplicación al estudio de las representaciones sociales del espacio urbano: el caso de la ciudad de México. Papers on Social Representations, 13, 1.1-1.20 [disponible también en [http:/www.psr.jku.at] Flores, F. & Leyva, R. (2003). Representación social del SIDA en estudiantes de la Ciudad de México. Salud Pública, 45 5, 624-631. Flores, F. & De Alba, M. (2006). El SIDA y los jóvenes: un estudio de representaciones sociales. Salud Mental, 29, 3, 51-59. Flores, F., Delgadillo, R. & Chapa, A. (2007). Análisis procesual del impacto del VIH/SIDA y su representación en personas seropositivas. Psicología Iberoamericana, 15(2), 30-37. Hays, R., Magee, & Chauncey, S. (1998). Identifying Helpful and Unhelpful Behaviours of Loved ones: the Pwa´s Perspective. En R. Bor & Elford, J. (Eds.): The Family and HIV today. Recent research and practice (pp. 92-108). Londres: Cassell. Kendall, T. & Pérez, H. (2004). Hablan las mujeres mexicanas VIH positivas: necesidades y apoyos en el ámbito médico, familiar y comunitario. México: Colectivo Sol, A.C. Li, L., Wu, S., Wu, Z., Sun, S., Cui, H. et al. (2006). Understanding Family Support for People Living with HIV/AIDS in Yunnan, China. AIDS and Behavior, 10, 5, 517-509. Recuperado el 20 de septiembre de 2007, de la base de datos ProQuest. Licea, G. (1997). El impacto del VIH/SIDA en la vida de cuatro familias. Tesis de maestría no publicada, Universidad de las Américas, México.
  13. 13. Análisis del Impacto del VIH/SIDA en la Familia: Una Aproximación a su Representación Social Oumtanee, A. (2001). Exploring Family Adaptation in Caregiving for a Person with HIV/AIDS. Disertación doctoral no publicada, Virginia Commonwealth University, Virginia, EE.UU. Owens, S. (2003). African American Women Living with HIV/ AIDS: Families as Sources of Support and of Stress. Social Work, 48, 2, 163-171. Recuperado el 20 de septiembre de 2007, de la base de datos ProQuest. Rivero, M. (1994). Families’ Perceptions on Immunodeficiency Virus (HIV/AIDS) Phenomenon and its Impact on Family Functioning of Puerto Rican Families with Children: a Groun- 13 ded Approach. Disertación doctoral no publicada, Lousiana State University, Nueva Orleáns, EE.UU. Reinert, M. (1986) Un logiciel d’ analyse lexicale [ALCESTE]. Cath Analyse Dones. Versión 4.5. París, Sontag, S. (1989). El SIDA y sus metáforas. Barcelona: Muchnik. Stieglitz, K. (1997). African American Families’ Experiences in Living with HIV/AIDS. Disertación doctoral no publicada, Universidad de Wisconsin, Wisconsin, EE.UU.
  14. 14. 14 Psicología Iberoamericana (Julio-Diciembre, 2008), Vol. 16, No. 2, pp. 14-21. ISSN 1405-0943 Propuesta de un Modelo Bio-Psico-SocioCultural de Infidelidad Sexual y Emocional en Hombres y Mujeres A Sexual and Emotional Infidelity Bio-Psico-SocioCultural Model Proposal in Men and Women Angélica Romero-Palencia*, Cinthia Cruz del Castillo**, Rolando Díaz-Loving*** *INSTITUTO MEXICANO DE INVESTIGACIÓN DE FAMILIA Y POBLACIÓN A.C., CD. DE MÉXICO **UNIVERSIDAD IBEROAMERICANA ***UNIDAD DE INVESTIGACIONES PSICOSOCIALES, UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO Resumen El objetivo de esta investigación fue predecir la infidelidad sexual y emocional de hombres y mujeres a partir de un conjunto de características biológicas, psicológicas y socioculturales que involucran los patrones sexuales de la persona, conducta y personalidad sexual; su orientación socio-sexual, la satisfacción con la relación primaria y de sus conceptos y actitudes hacia la infidelidad. Para lograr este objetivo se conformó una muestra no probabilística de 151 hombres y 183 mujeres, todos los participantes tenían una relación de pareja heterosexual y 30 años en promedio. Se realizaron análisis de regresión múltiple por pasos. En general los análisis de regresión mostraron que las variables que predicen la infidelidad sexual de los hombres y de las mujeres son las variantes sexuales, la conceptualización positiva de la infidelidad y los motivos asociados a la personalidad. La infidelidad emocional de hombres y de mujeres fue predicha también por la conceptualización positiva de la infidelidad y por una personalidad sexual abierta. Descriptores: infidelidad sexual, infidelidad emocional, hombres, mujeres, predicción. Abstract The main objective of this research was to predict sexual and emotional infidelity in a group of men and women according to a set of biological, psychological and socio-cultural characteristics, including their sexual patterns, behavior and sexual personality, socio-sexual orientation, primary relationship´s satisfaction and their beliefs and attitudes to infidelity. To reach this goal a non-probabilistic sample of 151 males and 183 females was conformed, each participant was in a heterosexual relationship with an average age of 30 years. Stepwise multiple regression analysis were calculated. Regression analysis showed that sexual infidelity was predicted by sexual variants, positive conceptualization to infidelity and the motives related to personality in both groups. Emotional infidelity was also predicted by positive conceptualization to and by an open sexual personality in males and females. Key words: sexual infidelity, emotional infidelity, males, females, prediction. Introducción Múltiples estudios han señalado la tendencia de los seres humanos para tener varias parejas sexuales a lo largo de la vida (Schmitt & Buss, 1996; Van der Berghe, 1979). Este fenómeno, a pesar de parecer un fenómeno bioló- gico y natural ha sido regulado, prohibido y castigado por las estructuras sociales occidentales principalmente (Foucault, 1976). En la actualidad, la exclusividad sexual es la norma que gobierna con mayor fuerza el matrimonio occidental; cerca del 99% de las personas casadas esperan exclusividad sexual de parte de sus parejas (Schmitt & 1 Para correspondencia: Angélica Romero Palencia, en Malaga Norte núm. 25, colonia Insurgentes Mixcoac, México, D.F. 03920, Tel. (52) 5598 5673 ext. 215, fax (52) 5563 6239 (angelica@imifap.org.mx); Cinthia Cruz del Castillo Prol. Paseo de la Reforma 880, Lomas de Santa Fe, México, D.F. 01219, tel, (52) 9177 4400 ext. 7013, fax, (52) 5950 4289 (cinthia.cruz@uia.mx); Rolando Díaz-Loving, Facultad de Psicología, edificio de posgrado “D” Mezzanine cubículo 8. Av. Universidad 3004, col. Copilco Universidad, México, D.F., 04510, tel,/fax: (52) 5622 2326 (loving@servidor.unam.mx).
  15. 15. Propuesta de un Modelo Bio-Psico-Socio-Cultural de Infidelidad Sexual y Emocional en Hombres y Mujeres Buss,1996; Treas & Giesen, 2000). No obstante las relaciones extra-pareja se siguen presentando con amplia frecuencia y son incluso la principal causa de los divorcios y separaciones a nivel mundial, por lo que resulta preponderante, incrementar los niveles de conocimiento, entendimiento y predicción de este fenómeno. Las estadísticas a nivel mundial indican que los hombres tienen más romances que las mujeres, estas diferencias se asocian a los roles de género, a los procesos de socialización y a las creencias sociales sobre lo propio para cada sexo (Allen et al., 2005; Hupka & Bank, 1996; Navarro, Barbera & Reig, 2003). A pesar de las estadísticas, en la actualidad existe una mayor liberación sexual y un mayor disfrute en las mujeres, así como una separación entre la sexualidad y la fertilidad. Así mismo existe una mayor asociación entre el amor y el sexo y una mayor búsqueda de relaciones de pareja más simétricas y equitativas (Fernández Rius, 2004). Perspectivas teóricas Tres perspectivas teóricas biológico-evolutivas, psicológicas y sociológicas, son particularmente relevantes para explicar las relaciones extramaritales. Desde la perspectiva evolutiva, la infidelidad es una estrategia biológica y un componente secundario, complementario de las tácticas mixtas de apareamiento (Fisher, 1992). Una derivación de la teoría evolutiva, la teoría de las estrategias sexuales, señala que hombres y mujeres cuentan con un complejo repertorio de estrategias y plantea tres postulados probados a lo largo del mundo: los hombres poseen un mayor deseo de variedad sexual de parejas que las mujeres; éstas requieren más tiempo que los hombres para consentir un intercambio sexual; los hombres buscan en mayor medida que las mujeres varias relaciones a corto plazo (Schmitt, et al., 2004). Otra derivación de la perspectiva evolutiva es, la orientación sociosexual o sociosexualidad, disposición y actitud positiva para involucrarse en relaciones sexuales casuales y para tener un mayor número de parejas sexuales (Simpson & Gangestead, 1991), la cual ha sido relacionada con la infidelidad y el sexo extradiádico (Seal, Agostinelli & Hannet, 1994). La orientación sexual liberal explica la infidelidad más que la escolaridad y tiempo en la relación (Bell, Turner & Rosen, 1975) y se asocia con actitudes positivas hacia el sexo extramarital (Treas & Giesen 2000; Weis & Slosnerick, 1981). La perspectiva psicológica resalta los aspectos motivacionales para el involucramiento en una infidelidad. De acuerdo a esta perspectiva las relaciones de pareja permiten 15 lograr metas y suplir necesidades en aspectos sexuales, de intimidad, compañía, seguridad y emocionales (Drigotas & Rusbult, 1992). El no suplir estas necesidades en una relación de pareja se asocia con insatisfacción (Bonilla, 1993; Pick, Díaz Loving & Andrade, 1988; Yela, 2002) y con una alta susceptibilidad a la infidelidad (Buunk & Dijkstra, 2000; Lewandowsky & Ackerman, 2006). La perspectiva socio-cultural indica las normas culturales y los valores bajo las cuales operan las personas (McGoldrick, Preto, Hines & Lee, 1991). En Penn, Hernández & Bermudez, 1997). De acuerdo con esta perspectiva, los términos de adulterio, infidelidad y engaño reflejan una trasgresión normativa (Buunk & Bringle, 1991). De acuerdo con las normas culturales es más frecuente y aceptada la infidelidad en los hombres que en las mujeres (Pick, et al.,1988). Las normas culturales son factores importantes para el entendimiento de las respuestas que hombres y mujeres tienen ante la infidelidad (Cann, Mangnum & Wells, 2001). Estas perspectivas teóricas representan diferentes niveles de explicación desde el punto de vista biológico, psicológico y sociocultural. La perspectiva biológicoevolutiva (Buss & Schmitt, 1993) considera los motivos para involucrarse en relaciones extra-pareja y las variables que se derivan de esta teoría son la orientación socio-sexual, la conducta sexual, el deseo sexual y la personalidad sexual. La perspectiva psicológica (Rusbult, 1983), explica la asociación entre las relaciones extramaritales y la satisfacción con la relación (Rusbult, 1983). La teoría sociocultural (Strean, 1986) plantea la influencia de la cultura en la conceptualización de la infidelidad y en las consecuencias percibidas por la infidelidad (véase Romero, 2007). Tomando en cuenta el conjunto de características biológicas, psicológicas y socioculturales se infiere, que la infidelidad sexual y emocional estará determinada por los patrones sexuales, la conducta y deseo sexual, la orientación socio-sexual, la satisfacción con la relación primaria y la conceptualización hacia la infidelidad, asimismo se espera encontrar diferencias, en los predictores que resulten significativos, entre los hombres y las mujeres. Por lo que el objetivo de esta investigación será verificar si estas variables predicen la infidelidad sexual y emocional, en hombres y mujeres. Método Participantes Se seleccionaron de manera no probabilística 151 hombres y 183 mujeres. La edad promedio de los participantes
  16. 16. 16 Angélica Romero Palencia, Cinthia Cruz del Castillo, Rolando Díaz-Loving fue de 30 años, todos estaban involucrados en una relación de pareja heterosexual y 47% reportó haber tenido alguna vivencia de infidelidad. Instrumentos Para evaluar las características biológico-evolutivas se emplearon los siguientes instrumentos: • El Inventario de Conducta Sexual (García & DíazLoving, 2007) con 73 reactivos tipo Likert con 7 opciones de respuesta y un α de .96. • La Escala de Personalidad Sexual (Díaz- Loving, Rivera, Rocha, Sánchez & Schmitt, 2002) con 89 reactivos tipo Likert con 9 opciones de respuesta, α entre .51 y .94. Para evaluar las características psicológicas se emplearon los siguientes instrumentos: • El Inventario de Orientación Socio-Sexual (García & Díaz Loving, 2007) con 7 reactivos, 3 son preguntas abiertas y 4 afirmaciones tipo Likert de 9 puntos y un α de .89. • La Versión Corta de la Escala de Satisfacción Marital (Cortés, Reyes, Díaz-Loving, Rivera & Monjaraz, 1994) con 48 reactivos tipo Likert de 5 puntos y un α de .91. Para evaluar las características psicosociales se emplearon los siguientes instrumentos: • Inventario Multidimensional de Infidelidad (Romero, Rivera y Díaz-Loving, 2007). Está integrado por cuatro subescalas: Motivos de Infidelidad con 35 reactivos tipo Likert de 5 puntos y un α de.98. Conceptuación de la Infidelidad con 30 reactivos tipo Likert con 5 puntos y un α de .97. Consecuentes de la Infidelidad con 10 reactivos tipo Likert con 5 puntos y un α de .77. Conducta Infiel con 10 reactivos tipo Likert de 5 puntos y u α total de .98. (Para información detallada de los instrumentos véase Romero, 2007). Procedimiento Se aplicaron todas las escalas en un solo momento a los participantes de manera individual, voluntaria y anónima dentro de la Universidad Nacional Autónoma de México. Resultados Una vez aplicados los instrumentos a la muestra, y dado el extenso número de factores del conjunto de escalas se realizó un análisis factorial de segundo orden incluyendo todos los factores de las variables predictoras. El análisis factorial de componentes principales con rotación ortogonal arrojó 12 factores con autovalores mayores a uno que explicaron 75.8% de la varianza (tabla 1). Tabla 1. Factores de segundo orden obtenidosde las escalas aplicadas para este estudio Factor Alpha Motivación Sexual .936 Atracción, ambiente propicio, expresión afectiva, placer físico Indicadores Satisfacción con la Relación Primaria Personalidad Conquistadora involucrada .897 .892 Diversión, área físico-sexual, organización conjunta, interacción Personalidad tendiente al erotismo, romance, protección, cercanía Motivos asociados a la personalidad .892 Impulsividad, inestabilidad social y emocional, ideología tradicional Conceptuación negativa de la infidelidad .772 Tasgresión a la relación, traición, dolor, engaño. Desmotivación sexual Personalidad sexual abierta .889 .730 Falta de afecto, vinculación deficiente, falta de interés, obstáculos Sexo sin amor, sexo de una noche, múltiples parejas sexuales Conducta sexual Conceptuación positiva de la infidelidad Variantes sexuales .874 .729 .775 Contacto físico, contacto sexual, seducción Placer, pasión, variedad, satisfacción Pornografía, masturbación, juguetes sexuales Insatisfacción .742 Insatisfacción, aburrimiento, apatía Nota: Romero, A. (2007). Infidelidad: Conceptuación, Correlatos y Predictores. Tesis de doctorado, no publicada, Facultad de Psicología, UNAM, México.
  17. 17. 17 Propuesta de un Modelo Bio-Psico-Socio-Cultural de Infidelidad Sexual y Emocional en Hombres y Mujeres y bajos en personalidad sexual conquistadora, involucrada) serán infieles al tener alternativas. Los hombres se involucrarán con mayor facilidad en una relación de infidelidad sexual si una segunda relación representa un beneficio, complementa su vida y no pone en riesgo su relación primaria. El análisis de regresión para la conducta de infidelidad emocional, en los hombres, constó de 7 pasos y los predictores más importantes fueron los costos y beneficios de la relación primaria versus los costos y beneficios de la infidelidad. Para involucrarse en una infidelidad emocional el hombre busca altos beneficios de índole sexual y emocional así como altos costos en la relación primaria (tabla 3). La insatisfacción en la relación primaria, una orientación sexual abierta y liberal inclinada hacia la búsqueda de placer y variedad facilitará el involucramiento en una relación paralela. Una vez obtenidos los factores de segundo orden se llevaron a cabo análisis de regresión múltiple por pasos con el fin de conocer las variables que predicen la infidelidad sexual y emocional en hombres y mujeres. En general los resultados de estos análisis mostraron menos predictores para el grupo de las mujeres que para el grupo de los hombres, que explican tanto la infidelidad sexual como la emocional. En el primer caso, en el grupo de los hombres, el análisis de regresión constó de siete pasos y los predictores más importantes fueron la conceptualización de la infidelidad (positiva y negativa), los motivos asociados a la personalidad del infiel (impulsividad, inestabilidad, ideología, sexualidad, agresión) y la sexualidad (variantes sexuales, conducta sexual, personalidad sexual abierta y conquistadora) (tabla 2). Esto explica que los individuos que se encuentran poco comprometidos y con una baja dependencia hacia su pareja primaria (altos en personalidad sexual abierta Tabla 2. Resumen del último paso del análisis regresión múltiple por pasos para las variables con la infidelidad sexual en hombres Variable β ∆F Conceptualización positiva de la infidelidad .44** Motivos asociados a la personalidad R Múltiple R2 Error Estándar 6.03* .83 .68 .53 .30** Conceptualización negativa de la infidelidad -.22** Variantes sexuales .24** Conducta sexual -.15* Personalidad sexual abierta .26** Personalidad sexual conquistadora -.14* Nota: *p <.05, **p <.01. Tabla 3. Último paso de la regresión múltiple por pasos sobre la infidelidad emocional en hombres R Variable β Conceptualización positiva de la infidelidad Motivos asociados a la personalidad Satisfacción con la relación primaria Personalidad sexual abierta .39** .17* -.23** .31** Personalidad sexual conquistadora -.31** Conducta sexual .19** Desmotivación sexual .14* Nota: * p <.05, **p <.01. Error ∆F 6.66* múltiple .763 R2 .561 Estándar .558
  18. 18. 18 Angélica Romero Palencia, Cinthia Cruz del Castillo, Rolando Díaz-Loving En las mujeres la conducta de infidelidad sexual fue predicha por cuatro variables; en primer lugar por la práctica de variantes sexuales (conductas como la masturbación, la pornografía, el uso de objetos en la conducta sexual, etc.), seguida de una baja personalidad sexual conquistadora-involucrada (involucrada, amorosa, casable, seductora, afectuosa, romántica, tierna), de un concepto positivo de la infidelidad y de motivaciones personales es para la infidelidad (impulsividad, inestabilidad emocional, ideología, venganza y búsqueda de placer sexual) (tabla 4). En las mujeres la infidelidad emocional se predice por la percepción de beneficios de la relación extra-pareja, por un concepto positivo de la infidelidad (si conciben a la infidelidad como amor y pasión con más consecuencias positivas) y por la búsqueda la práctica de variantes sexuales y un mayor número de parejas (tabla 5). Discusión Los diferentes predictores arrojados en esta investigación, hacen notar, que para explicar la infidelidad sexual y emocional se requiere de la inclusión de características biológico-evolutivas, características psicológicas (principalmente aspectos motivacionales: y de atribución de la conducta infiel) y características socio-culturales. De aquí la importancia de considerar la elaboración de un modelo bio-psico-socio cultural. A partir de esta investigación se podría inferir que la infidelidad funciona, en la mayoría de los casos, como un mecanismo de compensación individual, ya que de acuerdo con la teoría evolutiva (Fisher, 1992) el ser humano fue diseñado para permanecer con una sola pareja a la vez, pero durante periodos cortos de tiempo (2 o 3 años). Tabla 4. Último paso de la regresión múltiple sobre la infidelidad sexual en mujeres R Variable β Error R2 ∆F múltiple Variantes sexuales .67** Personalidad sexual conquistadora -.21** Conceptualización positiva de la infidelidad .726 .517 .415 .14* Motivos asociados a la personalidad 4.34* Estándar .12* Nota: * p <.05, **p <.01. Tabla 5. Último paso de la regresión múltiple sobre la infidelidad emocional en mujeres R Variable β ∆F Error R2 Múltiple Variantes sexuales Personalidad sexual abierta Conceptualización positiva de la infidelidad Conceptualización negativa de la infidelidad .34** .32** .13* -.13* 4.29* .60 Estándar .35 .48 Nota: * p <.05, **p <.01. Las relaciones extrapareja se caracterizan por estar cargadas, en un principio, por lo que denominamos “enamoramiento” y que algunos teóricos han traducido como una gran descarga de diversas sustancias químicas en estructuras específicas que existen en nuestro cerebro (Berscheid, 1983; Fisher, 1992; Yela, 2002) y que provocan estados eufóricos cargados de dopamina, norepinefrina y serotonina, entre otras sustancias, o bien estados depresivos cuando no se tiene acceso al ser amado. Una vez transcurrido el periodo necesario para mantener un contacto de tipo sexual con la pareja y procrear, la relación deja poco a poco de producir estas hormonas y empieza a reemplazarlas por opiáceos (endorfinas) que favorecen el surgimiento de sensaciones de seguridad y tranquilidad y crean vínculos de amistad (Liebowitz, 1983), si no se ha procreado otro hijo la re-
  19. 19. Propuesta de un Modelo Bio-Psico-Socio-Cultural de Infidelidad Sexual y Emocional en Hombres y Mujeres lación tiende a culminar una vez que el hijo engendrado ha empezado a caminar y se ha vuelto independiente de la madre. A partir de este momento tanto hombres como mujeres puede estar disponibles e incluso susceptibles a un nuevo enamoramiento, a esto se le conoce como monogamia serial. Hoy en día bajo las reglas sociales y civiles en que se desarrolla la sociedad occidental, este tipo de relaciones no está permitida, no obstante, los índices aumentan (Fisher, 1992). Cuando una persona ha perdido los beneficios del placer, la novedad y en ocasiones incluso de la amistad (compromiso, dependencia e intimidad) mantenida hacia su pareja primaria, puede sentirse atraído(a) hacia otras personas y escoger entre diversas alternativas. Bajo estas circunstancias un gran número de personas opta por mantener las dos relaciones ya sea por los lazos emocionales que permanecen hacia su relación formal o porque los costos de la separación serían muy altos (Yela, 2002). De acuerdo con los hallazgos de la presente investigación, una mujer decidirá entablar una relación extrapareja con mayor probabilidad si se encuentra alejada de las premisas tradicionales-culturales y aburrida por la rutina de la vida cotidiana (figura 1). Para predecir la infidelidad sexual en los hombres existen diversos predictores (figura 2). Figura 1. Modelo de infidelidad sexual y emocional en mujeres Personalidad Sexualidad Abierta Concepto Positivo de Infidelidad 19 Variantes Sexuales CONDUCTA INFIEL Personalidad Figura 2. Modelo de conducta infiel sexual en hombres Concepto Positivo de Infidelidad Personalidad INFIDELIDAD SEXUAL Variantes Sexuales Personalidad Sexual Abierta
  20. 20. 20 Angélica Romero Palencia, Cinthia Cruz del Castillo, Rolando Díaz-Loving Si la relación extrapareja es únicamente de tipo sexual, sin incluir un vínculo emocional, generalmente lo hace porque tiene una actitud positiva hacia la infidelidad, una personalidad impulsiva y una sexualidad abierta tanto en su conducta a través de diversas motivaciones sexuales como su personalidad sexual. No obstante si la relación extrapareja contiene un vínculo emocional fuerte (infidelidad emocional) entra un nuevo factor en juego, que es el desgaste de la relación primaria manifestado a través de elevados niveles de insatisfacción (Bonilla, 1993) (figura 3). Bajo las circunstancias actuales, con los cambios en el papel de la mujer y su incorporación al mercado laboral, con el desarrollo tecnológico así como con los fenómenos de globalización, las relaciones de pareja también están experimentando una metamorfosis, no sólo porque el vínculo matrimonial ya no tiene que durar toda la vida, ni la mujer llegar virgen al matrimonio, sino porque hoy en día las relaciones de pareja se ciñen a nuevas reglas. En ocasiones el vínculo marital ni siquiera es necesario y el conocimiento y disfrute de la sexualidad es un fenómeno en ascenso tanto para los hombres como para las mujeres, quienes a través de las facilidades del entorno buscan cada día su emancipación de muchas maneras que la misma sociedad no permitía en antaño. Figura 3. Modelo de conducta infiel emocional en hombres Personalidad Concepto Positivo De Infidelidad Insatisfacción Con la Relación INFIDELIDAD Personalidad Sexual Abierta Deseo Sexual Referencias Allen, E. S., Atkins, D. C., Baucom, D. H., Snyder, D. K.,Gordon, K. C., & Glass, S. P. (2005). Intrapersonal, Interpersonal, and Contextual Factors in Engaging in and Responding to Extramarital Involvement. Clinical Psychology: Science and Practice, 12, 101–130. Bell, R. R., Turner, S., & Rosen, L. (1975). A Multivariate Analysis of Female Extramarital Coitus. Journal of Marriage and the Family, 37,2, 375-384. Berscheid, E. (1983). Emotion. In H. H. Kelley, E. Berscheid, A. Christensen, J. H. Harvey, T. L. Huston, G. Levinger, E. McClintock, L. A. Peplau, & D. R. Peterson (eds). Close Relationships. New York: Freeman. Boekhout, B. A., Hendrick, S., & Hendrick, C. (2003). Exploring Infidelity: Developing The relathionship Issues Scale. Journal of Loss anf Trauma, 8, 283-306. Bonilla, M. P. (1993). Infidelidad en la pareja. Conceptuación e implicación en hombres y mujeres mexicanos. Tesis de Doctorado. Facultad de Psicología. México: UNAM. Buss, D. M. & Schmitt, D. P. (1993). Sexual Strategies Theory: An Evolutionary Perspective on Human Mating. Psychological Review, 100, 204-232. Buss, D. M. & Shakelford, T. K. (1997). From Vigilance to Violence: Mate Retention Tactics in Married Couples. Journal of Personality and Social Psychology, 72, 251-255. Buunk, B. P., & Dijkstra, P., (2000). Extradyadic Relationships and Jealously. In C. Hendrick & S. Hendrick (Eds) (2000). Close Relationships. A Sourcebook. CA: Sage. Buunk, B. P. & Bringle, R. G. (1991). Extra Dyadic Relationships and Sexual Jealously. En K. McKinney y S. Sprecher ed, (1991). Sexuality in Close Relationships. Illinois: Erlbaum. Cann, A., Magnum, J. L. & Wells, M. (2001). Distress in Response to Relationship Infidelity: The Roles of Gender and Attitudes About Relationships. The Journal of Sex Research, 38, 3, 185-190. Córtes M S., Reyes D, D., Díaz Loving, R., Rivera A, S., & Monjaraz C, J. (1994). Elaboración y análisis psicométrico del Inventario Multifacético de Satisfacción Marital. La Psicología social en México, 4, 115-122. Díaz -Loving, R., Rivera, A. S., Rocha, S. T., Sánchez, A R., & Schmith, D. (2002). Marcado por la conquista: Rasgos de personalidad derivados de la vida sexual. Revista de Psicología Social y Personalidad, 18, 1, 77-92.
  21. 21. Propuesta de un Modelo Bio-Psico-Socio-Cultural de Infidelidad Sexual y Emocional en Hombres y Mujeres Drigotas, S. M., & Rusbult, C. E. (1992). Should I Stay or Should I go? A Dependence Model of Breakups. Journal of Personality and Social Psychology, 62, 62-87. Egan, V. & Augus, S. (2004). Is Social Dominance a Sex-Especific Strategy for Infidelity? Personality and Individual Differences, 36, 575-586. Fernández Rius, L. (2004). Amor y Sexualidad: algunos desafíos. Universidades, 28, 2, pp. 21-33. Fisher, H. E., (1992). Anatomy of Love. New York: Norton. Forste, R., & Tanfer, K. (1996). Sexual Exclusivity Among Dating, Cohabiting, and Married Women. Journal of Marriage and the Family. 58, 33-47. Foucault, M. (1976). Historia de la sexualidad. Madrid: Siglo XXI. García, G. & Díaz Loving, R. (2007, julio) Expresiones Afectivas y Sexuales en Diversos Contextos Relacionales. En Crisis, expresiones sexuales y celos en las relaciones de pareja. Simposio efectuado en el XXXI Congreso Interamericano de Psicología, Distrito Federal, México. Hupka, R. B. & Bank, A. L. (1996). Sex Differences in Jealously: Evolution or Social Construction? Cross Cultural Research, 30, 24-29. Lewandowsky, G. W., & Ackerman, R. A. (2006). Something’s Missing: Need Fulfilment and Self expansion as Predictors of Susceptibility to Infidelity. The Journal of Social Psychology. 146, 4, 389-403. Liebowitz, M. R. (1983). The Chemistry of Love. Boston: Little Brown. Liu, C. (2000). A Theory of Marital Sexual Life. Journal of Marriage and the Family, 62, 363-374. Miller, J. D., Lynam, D. R., Zimmerman, R., Logan, T., Leukefeld, C., & Clayton, R. (2000). Risky Sexual Behavior and the Five Factor Model of Personality. En Meeting of the American Psychological Association. Washington, D.C. Navarro E., Barberá, E. & Reig, A. (2003). Diferencias de género en motivación sexual. Psicothema, 15, 3, 395-400. OrzeckT. & Lung, E. (2005). Big Five Personality Differences of Chaters and Non-Cheaters. Current Psychology: Developmental, Learning, Personality, Social, 4, 4, 274-286. Penn, C. D. Hernández S .L. & Bermúdez, J. M. (1997). Using a Cross-Cultural Perspective to Understand Infidelity in Couples Therapy. The American Journal of Family Therapy, 25,169-180. Pick, S., Díaz-Loving, R. & Andrade, P. (1988). Conducta Sexual, Infidelidad y Amor en relación a sexo, edad y número de años de la relación. La psicología social en México. 2, 197-203. México: AMEPSO. 21 Romero, A. (2007). Infidelidad: Conceptuación, Correlatos y Predictores. Tesis de Doctorado no publicada, Universidad Nacional Autónoma de México, México. Romero, A., Rivera S., & Díaz Loving, R. (2007). Desarrollo del Inventario Multidimensional de Infidelidad (IMIN). Revista Iberoamericana de Diagnóstico y Evaluación en Psicología 23, 1, 121-148. Rusbult, C. E. (1983). A longitudinal test of Investment Model: The Development (and Deterioration) of Satisfaction and Commitment in Heterosexual Involvements. Journal of Personality and Social Psychology, 45, 101-117. Schmitt, D.P., & Buss, D.M. (1996). Strategic Self-Promotion and Competitor Derogation: Sex and Context Effects on the Perceived Effectiveness of Mate Attraction Tactics. Journal of Personality and Social Psychology, 70, 1185-1204. Schmitt, D.P., Alcalay, L., Allensworth, M., Allik, J., Ault, L., Austers, I., et al. (2004). Patterns and Universals of Adult Romantic Attachment Across 62 Cultural Regions: Are Models of Self and other Pancultural Constructs? Journal of Cross-Cultural Psychology, 35, 367-402. Seal, D. W., Agostinelli, G., & Hannet, C. A. (1994). Extradyadic Romantic Involvement: Moderating Effects of Sociosexuality and Gender. Sex Roles, 31, 1-22. Simpson, J. A., & Gangestead, S. (1991). Individual Differences in Sociosexuality: Evidence for Convergent and Discriminant Validity. Journal of Personality and Social Psychology, 59, 1192-1201. Strean, H. S. (1986). La pareja infiel: Un enfoque Psicológico. México: Pax. Thompson, A. (1983). Extramarital Sex: A Review of the Research Literature. The Journal of Sex Research, 19, 1, 1-22. Treas, J. & Giesen, D. (2000). Sexual Infidelity among Married and Cohabiting Americans. Journal of Marriage and The Family, 62, 48-60. Van Den Berghe, P. L. (1979). Human Family Systems: An Evolutionary View. Westport, Connecticut: Greenwood Press. Weis, D. L., & Slosnerick, M. (1981). Attitudes Toward Sexual and Nonsexual Extramarital Involvements Among a Sample of College Students. Journal of Marriage and the Family. 43, 2, 349-358. Yela, C. (2002). El amor desde la psicología social. Ni tan libres, ni tan racionales. Madrid: Pirámide.
  22. 22. 22 Psicología Iberoamericana (Julio-Diciembre, 2008), Vol. 16, No. 2, pp. 22-28. ISSN 1405-0943 Regulación de la Conducta Alimentaria ante Cambios en el Contenido Nutricional del Alimento en Ratas Feeding Regulation in Presence of Changes in Nutritional Content of Food in Rats Antonio López-Espinoza, Alma Galindo, Alma Gabriela Martínez, Felipe Díaz, Virginia Aguilera, Carolina de la Torre-Ibarra y Azucena Cárdenas1 CENTRO DE INVESTIGACIONES EN COMPORTAMIENTO ALIMENTARIO Y NUTRICIÓN (CUSUR) UNIVERSIDAD DE GUADALAJARA Resumen El objetivo del presente experimento fue evaluar la regulación de la conducta alimentaria ante cambios en el contenido nutricional del alimento en ratas albinas. Se utilizaron 32 ratas Wistar, fueron divididas en tres grupos, dos experimentales con 12 ratas cada uno y un Grupo Control con ocho ratas (hembras y machos). Todos los grupos iniciaron el experimento con 10 días de exposición a una dieta normo-calórica (23% de proteína, 14.3% de grasa y 47% de hidratos de carbono). Posteriormente, el primer grupo experimental fue expuesto por 10 días a una dieta hipercalórica (27.6% de proteína, 25.2% de grasa y 32.7% de hidratos de carbono) y el segundo grupo experimental fue expuesto a una dieta hipocalórica (22.2% de proteína, 8.1% de grasa y 43% de hidratos de carbono). El ciclo dieta normocalórica y dieta hiper o hipocalórica se repitió en tres ocasiones. Los resultados obtenidos sugieren que los cambios nutricionales del alimento modifican la conducta alimentaria de las ratas. Se observó un aumento en el consumo de alimento con la dieta hipocalórica y un descenso en el consumo con la dieta hipercalórica. El peso corporal no se afectó por los cambios en el alimento. Descriptores: dietas, calorías, conducta alimentaria, peso corporal, ratas. Abstract The objective of this experiment was to evaluate feeding behavior regulation in presence of changes in nutritional content of food in albino rats. Thirty two Wistar rats were divided in three groups (two experimental groups with 12 rats each, and one control group with 8 rats). The three groups were exposed to ten days of norm-caloric diet (23% protein, 14.3% fat and 47% carbohydrates). After, the first experimental group was exposed to a high-caloric diet (27.6% protein, 25.2% fat and 32.7% carbohydrates) for 10 days. The second experimental group was exposed to a low-caloric diet (22.2% protein, 8.1% fat and 43% carbohydrates) for 10 days. This cycle norm-caloric diet – high or low-caloric diet was repeated 2 times. The results showed that the nutritional food changes could affect feeding behavior on rats, for an increase on the low-caloric diet consumption and a lower consumption of high-caloric diet. Body weight was not affected by the food changes. Key words: diets, calories, feeding behavior, body weight, rats. Introducción Una de las actividades que consume mayor tiempo en el transcurso de la vida de los organismos es alimentarse. Cuando un ser vivo deja de ingerir alimento por un tiempo considerable sucumbe ante la inanición. Bajo estas condiciones resulta evidente la importancia que reviste el estudio del fenómeno alimentario y la búsqueda y comprensión de los factores involucrados en su desarrollo. Un elemento de importancia para comprender 1 Esta investigación fue financiada por el Proyecto 46083-H y la Beca para Estudios de Posgrado No. 206684 del CONACyT. Para correspondencia dirigirse a: Dr. Antonio López-Espinoza. Centro de Investigaciones en Comportamiento Alimentario y Nutrición, Universidad de Guadalajara, Ciudad Guzmán, Municipio Zapotlán el Grande, Jalisco, México. Av. Prolongación Colón s/n edificio X- 3. Km. 1 carretera Ciudad Guzmán-Guadalajara, C.P. 49000. Correos electrónicos: Antonio López-Espinoza: (antonio.lopez@cusur.udg.mx); Alma Galindo: (almkary@yahoo.com.mx).
  23. 23. Regulación de la Conducta Alimentaria ante Cambios en el Contenido Nutricional del Alimento en Ratas la alimentación es la regulación alimentaria, que es un proceso que asegura el equilibrio entre las entradas y salidas de energía en los organismos (Strubbe & Woods, 2004). Keesey (1986) denominó set point o punto de ajuste a este fenómeno”. Señaló que la mayoría de los mamíferos adultos tienden a conservar un peso corporal constante debido a la regulación entre la ingesta de comida y el gasto de energía, independientemente de las variaciones en el peso corporal entre sujetos de la misma especie, de los cambios en el tipo de alimentación y de la disponibilidad de la comida (Keesey, 1986). Cuando los sujetos son privados de comida y se da una pérdida de peso corporal, existe una tendencia a recuperar el peso registrado previo a la privación de comida, debido a que se producen grandes consumos de alimento o grandes comilonas (Keesey, 1986; López-Espinoza, 2001, 2004; López-Espinoza y Martínez, 2001; Martínez, 2005; Staddon & Zanutto, 1998). El contenido nutricio de la dieta es uno de los factores que determinan la cantidad y duración de las grandes comilonas, por lo que contribuye de manera importante en el proceso de regulación alimentaria (Del Prete, Balkowski & Scharrer, 1994). Del Prete, Balkowski & Scharrer (1994) realizaron un estudio en el que expusieron a ratas a uno de tres tipos de dieta que poseían la misma densidad calórica: con bajo, medio y alto contenido en grasa. Posteriormente, la mitad del grupo de sujetos fue sometido a una privación parcial de alimento. Al retornar a condiciones de libre acceso a la comida, las ratas que recibieron la dieta alta en grasa consumieron menores cantidades de alimento que las ratas que recibieron las dietas con contenido medio y bajo en grasa. Sin embargo, las ratas expuestas a la dieta alta en grasa que no fueron privadas de comida, presentaron mayores consumos de alimento y una ganancia de peso mayor, que las ratas no privadas alimentadas con las dietas media y baja en grasa. Estos resultados indican que la composición de la dieta es un factor que contribuye al proceso de la regulación alimentaria. Makarios-Lahham, Roseau, Fromentin, Tome & Even (2004) sugirieron que las ratas son capaces de regular su consumo diario de energía, la ganancia del peso y su ciclo reproductivo. Para confirmar esto, realizaron un estudio en el que se permitió a las ratas seleccionar sus dietas. Los resultados muestran que después de 1 o 2 semanas en libertad para seleccionar la dieta, las ratas exhibieron una organización bien estructurada de sus patrones alimentarios, seleccionando altos niveles de proteína, decrementando su consumo de energía y reduciendo sus depósitos internos de grasa. Estos resul- 23 tados indican que elegir proteínas es más conveniente para las ratas, debido a que las proteínas son más lentas de digerir que los carbohidratos y proveen una fuente gradual de aminoácidos (Makarios-Lahham, Roseau, Fromentin, Tome & Even, 2004). Du, Higginbotham & White (2000) indicaron que las ratas poseen la habilidad de incrementar su consumo de alimento, con la finalidad obtener las cantidades necesarias de determinados nutrientes, cuando la comida disponible los posee en cantidades mínimas. Para comprobar lo anterior, realizaron un experimento en el que se examinaron los efectos de dietas con diferentes cantidades de proteína, en el consumo de alimento y el peso corporal de un grupo de ratas. Los resultados obtenidos indican que el consumo de comida dependía de los niveles de proteína contenidos en el alimento. Cuando la proteína estaba restringida en la dieta, el consumo de alimento era determinado principalmente por la necesidad de los animales de cubrir sus requerimientos de proteína. Debido a esto, las ratas que consumieron dietas bajas en proteína incrementaron su consumo de alimento. Por otro lado, algunos autores han demostrado que el punto de ajuste o set point puede ser modificado en sujetos que han sido expuestos a condiciones tales como: la modificación de la dieta, la restricción de alimento, o la introducción a un contexto novedoso (Keesey, 1986; López-Espinoza, 2001, 2004; López-Espinoza y Martínez, 2001). Michel, Bader, Shofer, Barbera, Oakley & Giger (2005) señalaron que la excesiva ganancia de peso entre los gatos domésticos es debida a que estos animales, como mascotas, han reducido su gasto de energía a través de la actividad física y aumentado el consumo de comida. Los alimentos comerciales para mascotas, altamente palatables, han contribuido a esto, sobre todo en casas donde la comida está siempre disponible. De esta forma, los gatos pueden consumir libremente de entre una variedad de alimentos densamente calóricos y altamente palatables. Esto origina que los animales consuman una mayor cantidad de energía que la requerida y se produzca un incremento progresivo del peso corporal. El objetivo de este estudio fue evaluar las modificaciones en la conducta alimentaria de ratas albinas ante cambios en el contenido nutricional del alimento. Es necesario cuestionar si los sujetos expuestos a dietas altamente calóricas, con alto contenido en grasas y proteínas, o a dietas con un alto contenido en carbohidratos pero con una menor densidad calórica modificarán el consumo alimentario o el peso corporal. Para tal motivo, utilizamos ratas de ambos sexos, debido a que se han
  24. 24. 24 Antonio López Espinoza, Alma Galindo, Alma Gabriela Martínez, Felipe Díaz y otros reportado diferencias entre sexos en el consumo y elección de alimentos con alto contenido calórico (Martínez, 2005; Sclafani y Gorman, 1977). Sclafani & Gorman (1977) realizaron un estudio en el que expusieron a ratas de ambos sexos a una dieta balanceada o a una dieta altamente palatable y con alto contenido calórico. Las ratas que consumieron la dieta con alto contenido calórico aumentaron su peso corporal, independientemente del sexo y la edad. Por otro lado, se mostraron diferencias entre ambos sexos, ya que las hembras del grupo alimentado con la dieta altamente calórica aumentaron su peso corporal en mayor proporción que los machos. De acuerdo con estos resultados, podríamos esperar que los sujetos expuestos a dietas con alto contenido en grasas y proteínas aumentaran su peso corporal, especialmente las hembras. Por otro lado, las ratas alimentadas con alimento bajo en contenido calórico deberán mostrar una tendencia a presentar un mayor consumo. A partir de esta evidencia pretendemos evaluar las respuestas de regulación del consumo alimentario y peso corporal, tanto en hembras como en machos ante cambios en el contenido nutricio del alimento, para lo cual se diseño el siguiente experimento. Método Sujetos Treinta y dos ratas de la cepa Wistar, 16 hembras y 16 machos, experimentalmente ingenuas y con una edad de tres meses al inicio del experimento. Aparatos y Materiales Se utilizaron 32 cajas-habitación individuales, con medidas de 13 cm de altura por 27 cm de ancho y 38 cm de largo, con una reja metálica en la parte superior; con división para comederos y bebederos. El fondo de la caja se mantuvo cubierto por una alfombra de aserrín, que fue removida y substituida por otra cada cuatro días. Para el registro del consumo de alimento y peso corporal se utilizó una báscula electrónica de precisión. Tres tipos de dietas de la marca comercial Science Diet de Hill’s Pet Nutrition, Inc. fue el alimento proporcionado (tabla 1). Como bebida se proporcionó agua en bebederos graduados de 200 ml. Procedimiento Los sujetos fueron identificados con un número de registro, fecha de nacimiento y peso corporal al inicio del experimento. Fueron colocados en cajas-habitación individuales, que permanecían en el bioterio con un ciclo de luz-obscuridad de 12x12 horas, a una temperatura promedio de 22ºC. El peso corporal, así como el consumo de agua y comida se registraron diariamente a las 9:30 de la mañana Para calcular las calorías obtenidas del alimento, se multiplicó el número de calorías que aporta un gramo de cada tipo de alimento por el número de gramos consumidos diariamente por el animal. El agua proporcionó cero calorías. Se formaron dos grupos experimentales y uno control. Los grupos experimentales fueron integrados por seis hembras y seis machos. El grupo control fue integrado por cuatro hembras y cuatro machos. Los sujetos H1, H2, H3, H4, H5, H6, M1, M2, M3, M4, M5 y M6 fueron asignados al Grupo 1, los sujetos H7, H8, H9, H10, H11, H12, M7, M8, M9, M10, M11 y M12 al Grupo 2, y los sujetos H13, H14, H15, H16, M13, M14, M15 y M16 al Grupo Control. La asignación de los sujetos a los grupos se realizó de forma aleatoria. El uso de animales fue autorizado y vigilado por el Comité de Bioetica del Centro de Estudios e Investigaciones en Comportamiento de la Universidad de Guadalajara. Las variables registraron fueron: peso corporal, consumo de alimento, agua y calorías. Tabla 1. Características nutricionales de las dietas utilizadas en el experimento Tipo de Dieta Dieta normo-calórica Cal/kg Porcentaje de proteína Porcentaje de grasa Porcentaje de hidratos de carbono 3705 23.00 % 14.3 % 47.00 % Dieta hiper-calórica 4619 27.60 % 25.2 % 32.70 % Dieta hipo-calórica 2997 22.20 % 8.1 % 43.00 %
  25. 25. 25 Regulación de la Conducta Alimentaria ante Cambios en el Contenido Nutricional del Alimento en Ratas Tabla 2. Diseño experimental utilizado Fase 1 Fase 2 Fase 3 Fase 4 Fase 5 Fase 6 Fase 7 Dieta Dieta Dieta Dieta Dieta Dieta Dieta Grupo 1 normocalórica hiper-cal normocalórica hiper-cal normocalórica hiper-cal normocalórica Grupo 2 normocalórica hipo-cal normocalórica hipo-cal normocalórica hipo-cal normocalórica Grupo Control normocalórica normocalórica normocalórica normocalórica normocalórica normocalórica normocalórica Duración Días 10 10 10 10 10 10 10 El experimento se dividió en siete fases. Las fases 1, 3, 5 y 7 tuvieron una duración de diez días cada una. En estas fases se proporcionaron 50 g de dieta normo-calórica y 200 ml de agua a todos los sujetos. Las fases 2, 4 y 6 tuvieron una duración de 10 días cada una. En estas fases se proporcionaron 50 g de dieta hiper-calórica al Grupo 1 y 50 g de dieta hipo-calórica al Grupo 2. Como bebida se proporcionaron 200 ml de agua a ambos grupos. Los sujetos control se mantuvieron con dieta normo-calórica y agua durante todo el experimento (tabla 2). Resultados Las figuras 1, 2 y 3 muestran la desviación estándar de los datos del peso corporal, del consumo de comida y del consumo de agua, respectivamente, de los Grupo 1, 2 y Control. Los paneles superiores muestran los datos del Grupo 1, los centrales el Grupo 2 y los inferiores el Grupo Control. Las columnas de la izquierda representan a las hembras y las columnas de la derecha a los machos. Los círculos blancos representan los periodos de libre acceso a la dieta normo-calórica, los triángulos negros indican los días de exposición al la dieta hiper-calórica y los cuadrados negros muestran los días de exposición a la dieta hipo-calórica. En la figura 1 se muestra que el peso de los sujetos experimentales no varió durante los periodos de exposición a la dieta hiper-calórica o a la dieta hipo-calórica en comparación con los periodos de exposición a la dieta normo-calórica. Todos los sujetos de los grupos experimentales muestran una curva de crecimiento similar a la de los sujetos control, independientemente de los periodos en los que hubo modificación del alimento. Figura 1. Peso corporal de hembras y machos de los Grupos 1, 2 y Control. Los puntos blancos representan el peso durante los periodos de libre acceso a la dieta nor- mo-calórica; los triángulos negros los días de exposición a la dieta hiper-calórica, y los cuadrados negros indican los días de exposición a la dieta hipo-calórica. En la figura 2 puede observarse que los sujetos del Grupo 1 consumieron menores cantidades de la dieta hiper-calórica, en comparación con la dieta normocalórica. Cabe mencionar que se mostró la tendencia a disminuir el consumo de la dieta hiper-calórica de forma gradual a través de las fases en las que se presentó este tipo de alimento. Por el contrario, los sujetos del Grupo 2 consumieron mayores cantidades de la dieta hipo-calórica que de la dieta normo-calórica, mostrando un aumento gradual en el consumo de la dieta hipo-calórica a través de las fases de exposición a este tipo de alimento. Los consumos de alimento del Grupo Control permanecieron estables durante todo el experimento. En la figura 3 se muestran los consumos de agua. Los dos grupos experimentales y el Grupo Control muestran un patrón de consumo similar, independientemente de la exposición a la dieta hipo-calórica o a la dieta con hiper-calórica en los grupos experimentales. Por último, en la figura 4 se presentan los promedios de las calorías consumidas por hembras y machos de los Grupos, 1, 2 y Control, durante cada fase del experimento. Las barras grises representan las calorías provenientes de la dieta normo-calórica, las barras negras muestran las calorías provenientes de la dieta hiper-calórica y las barras blancas indican las calorías provenientes de la dieta hipo-calórica. Puede observarse que los Grupos 1 y 2 muestran un patrón de consumo de calorías similar al del Grupo Control, independientemente de que fueran calorías provenientes de la dieta normo-caórica, de la dieta hiper-calória o de la dieta hipo-calórica. Como excepción, los machos del Grupo 1 mostraron una tendencia a obtener mayor cantidad de calorías provenientes de la dieta hiper-calórica. Figura 2. Consumo de alimento de hembras y machos de los Grupos 1, 2 y Control. Los puntos blancos
  26. 26. 26 Antonio López Espinoza, Alma Galindo, Alma Gabriela Martínez, Felipe Díaz y otros Figura 1 Figura 2 Consumo de alimento Peso Corporal Hembras Hembras Machos Machos Grupo 1 Grupo 1 30 280 260 240 220 200 180 160 0 10 20 30 40 50 60 70 30 25 25 20 20 15 15 10 10 5 500 480 460 440 420 400 380 360 340 320 300 280 260 300 5 0 0 10 20 30 40 50 60 70 0 0 10 20 30 40 50 60 500 480 460 440 420 400 380 360 340 320 300 280 260 260 240 220 Gramos (g) 200 180 160 0 10 20 30 40 50 60 70 260 240 220 200 180 160 10 20 30 40 50 60 70 60 70 10 20 30 40 50 60 70 10 20 30 40 50 60 70 10 20 30 40 50 60 70 10 5 5 0 0 0 10 20 30 40 50 60 70 Grupo control 30 30 25 25 20 20 15 15 10 10 5 0 50 15 10 5 0 0 40 20 15 500 480 460 440 420 400 380 360 340 320 300 280 260 280 30 25 20 Grupo Control 300 20 30 25 0 10 0 30 Gramos (g) 280 0 Grupo 2 Grupo 2 300 70 10 20 30 40 50 60 70 0 0 10 20 30 40 50 60 70 Días Figura 3 Agua Hembras Machos Grupo 1 80 80 60 60 40 40 20 20 0 0 0 10 20 30 40 50 60 0 10 20 30 40 50 60 70 0 70 10 20 30 40 50 60 70 10 20 30 40 50 60 70 Grupo 2 80 80 60 60 40 40 20 Mililitros (ml) representan el consumo de alimento durante los periodos de libre acceso a la dieta normo-calórica; los triángulos negros los días de exposición a la dieta hiper-calórica, y los cuadrados negros indican los días de exposición a la dieta hipo-calórica. Figura 3. Consumo de agua de hembras y machos de los Grupos 1, 2 y Control. Los puntos blancos representan el consumo de agua durante los periodos de libre acceso a la dieta normo-calórica; los triángulos negros los días de exposición a la dieta hiper-calórica, y los cuadrados negros indican los días de exposición a la dieta hipo-calórica. Figura 4. Consumo total de calorías de hembras y machos de los Grupos 1, 2 y Control. Las barras grises indican las calorías provenientes de la dieta normocalórica; las barras negras las calorías provenientes de la dieta hiper-calórica y las barras blancas indican las calorías provenientes de la dieta hipo-calórica. 0 Días 20 0 0 0 10 20 30 40 50 60 70 Grupo Control Nuestros resultados muestran que los sujetos experimentales: 1) no presentaron variaciones en el peso durante los periodos de exposición a la dieta hiper-calórica y a la dieta hipo-calórica; 2) presentan una curva de crecimiento similar a la de los sujetos del Grupo Control; 3) consumieron 80 60 Discusión 80 60 40 40 20 20 0 0 0 10 20 30 40 50 60 0 70 Días

×