Your SlideShare is downloading. ×
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Constitución de la República Bolivariana de Venezuela Constitución de la República Bolivariana de Venezuela 1999 (Nueva constitucion final2011)

81,771

Published on

Published in: Business
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
81,771
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3
Actions
Shares
0
Downloads
254
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. CONSTITUCIÓN de la república BOLIVARIANA de venezuela 1999 Con la Enmienda Nº 1, sancionada por la Asamblea Nacional el 14/1/2009, aprobada por el Pueblo Soberanoen Referéndum Constitucional el 15/2/2009 y promulgada por el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez Frías, el 19 de febrero de 2009.
  • 2. Publicada en Gaceta Oficial N° 5.908 extraordinario,de fecha 19 de febrero de 2009.Ediciones de la Asamblea NacionalImpreso en la Imprenta Nacional y Gaceta Oficial.Deposito Legal: Lf78420093401032Caracas, abril de 2009
  • 3. LA ASAMBLEA NACIONAL CONSTITUYENTE En nombre y representación del pueblo soberano deVenezuela, en ejercicio del poder constituyente origi-nario otorgado por éste mediante referendo aprobadodemocráticamente el veinticinco de abril de mil nove-cientos noventa y nueve, para transformar el Estado ycrear un nuevo ordenamiento jurídico que permita elfuncionamiento efectivo de una democracia social yparticipativa, y en concordancia con el Artículo 1º delEstatuto de Funcionamiento de la ASAMBLEA NA-CIONAL CONSTITUYENTE; CONSIdErANdOque el día quince de diciembre de mil novecientos no-venta y nueve el pueblo de Venezuela, mediante refe-rendo constituyente, aprobó la Constitución de la Repú-blica Bolivariana de Venezuela, la cual fue proclamadapor la Asamblea Nacional Constituyente el día veintede diciembre de mil novecientos noventa y nueve, dECrETA la siguiente 5
  • 4. ExpOSICIóN dE MOTIvOS dE LA CONSTITUCIóN dE LA rEpúBLICA BOLIvArIANA dE vENEzUELA TÍTULO I prINCIpIOS FUNdAMENTALES El primer Título de la Constitución, referido a losprincipios fundamentales, consagra la condición libree independiente de la República Bolivariana de Vene-zuela; condición permanente e irrenunciable que fun-damenta en el ideario de Simón Bolívar, el Libertador,su patrimonio moral y los valores de libertad, igualdad,justicia y paz internacional. De esta manera se rescata el legado histórico dela generación emancipadora, que en la gesta heroicade la independencia de Venezuela luchó para forjar-nos una patria libre, soberana e independiente de todapotencia extranjera. Al mencionar la figura paradig-mática de esa revolución inicial, el Libertador SimónBolívar, se recoge el sentimiento popular que lo dis-tingue como símbolo de unidad nacional y de luchaincesante y abnegada por la libertad, la justicia, lamoral pública y el bienestar del pueblo, en virtud de 6
  • 5. lo cual se establece que la Nación venezolana, orga-nizada en Estado, se denomina República Bolivarianade Venezuela. Se define la organización juridicopolítica queadopta la Nación venezolana como un Estado demo-crático y social de Derecho y de Justicia. De acuerdocon esto, el Estado propugna el bienestar de los vene-zolanos, creando las condiciones necesarias para sudesarrollo social y espiritual, y procurando la igual-dad de oportunidades para que todos los ciudadanospuedan desarrollar libremente su personalidad, dirigirsu destino, disfrutar los derechos humanos y buscarsu felicidad. Los principios de la solidaridad social y del bien co-mún conducen al establecimiento de ese Estado social,sometido al imperio de la Constitución y de la ley, con-virtiéndolo, entonces, en un Estado de Derecho. Estadosocial de Derecho que se nutre de la voluntad de losciudadanos, expresada libremente por los medios departicipación política y social para conformar el Estadodemocrático. Estado social y democrático de Derechocomprometido con el progreso integral que los vene-zolanos aspiran, con el desarrollo humano que permitauna calidad de vida digna, aspectos que configuran elconcepto de Estado de Justicia. 7
  • 6. Se corresponde esta definición con una de las prin-cipales motivaciones expresadas en el Preámbulo, esdecir, el fin supremo de refundar la República paraestablecer una sociedad democrática. Ya no sólo es elEstado el que debe ser democrático, sino también lasociedad. Siendo democrática la sociedad, todos loselementos que la integran deben estar signados por losprincipios democráticos y someterse a ellos. Se establece que la educación y el trabajo son losprocesos fundamentales para garantizar los fines delEstado. De esta manera, los ciudadanos y las organi-zaciones sociales tienen el deber y el derecho de con-currir a la instauración y preservación de esas condi-ciones mínimas y de esa igualdad de oportunidades,aportando su propio esfuerzo, vigilando y controlandolas actividades estatales, concienciando a los demásciudadanos de la necesaria cooperación recíproca, pro-moviendo la participación individual y comunitaria enel orden social y estatal, censurando la pasividad, laindiferencia y la falta de solidaridad. Las personas ylos grupos sociales han de empeñarse en la realizacióny ejercicio de sus derechos y en el cumplimiento de susdeberes, mientras que el Estado es un instrumento parala satisfacción de tales fines. 8
  • 7. Por todo ello se incorporan al texto constitucionalcomo valores superiores del ordenamiento jurídico delEstado y de su actuación, la vida, la libertad, la justi-cia, la igualdad, la solidaridad, la democracia, la res-ponsabilidad individual y social, la preeminencia delos derechos humanos, la ética pública y el pluralismopolítico. En cuanto a la estructura del Estado venezolano,el diseño constitucional consagra un Estado Federalque se define como descentralizado, para así expre-sar la voluntad de transformar el anterior Estado cen-tralizado en un verdadero modelo federal con las es-pecificidades que requiere nuestra realidad. En todocaso, el régimen federal venezolano se regirá por losprincipios de integridad territorial, cooperación, so-lidaridad, concurrencia y corresponsabilidad que soncaracterísticos de un modelo federal cooperativo, enel que las comunidades y autoridades de los distintosniveles politicoterritoriales participan en la formaciónde las políticas públicas comunes a la Nación, inte-grándose en una esfera de gobierno compartida parael ejercicio de las competencias en que concurren. Deesta manera, la acción de gobierno de los municipios,de los estados y del Poder Nacional se armoniza y co-ordina, para garantizar los fines del Estado venezolanoal servicio de la sociedad. 9
  • 8. Se modificó el artículo tradicional sobre el idiomaoficial al declarar que el idioma oficial de Venezuelaes el castellano, pero se reconocen los idiomas de lospueblos indígenas como oficiales en las comunidadesdonde son lenguas maternas, pudiendo usarse al igualque el castellano. En las disposiciones fundamentales se consagranlos principios de supremacía y fuerza normativa dela Constitución, según los cuales ella es la norma demayor jerarquía y alcanza su vigencia a través de esafuerza normativa o su capacidad de operar en la vidahistórica de forma determinante o reguladora. Dichosprincipios constituyen el fundamento de todos los sis-temas constitucionales del mundo y representan la pie-dra angular de la democracia, de la protección de losderechos fundamentales y de la justicia constitucional. Con base en lo anterior, todos los órganos que ejer-cen el Poder Público, sin excepción, están sometidos alos principios y disposiciones consagrados en la Cons-titución, y por tanto, todos sus actos pueden ser objetodel control jurisdiccional de la constitucionalidad. 10
  • 9. TÍTULO II dEL ESpACIO GEOGrÁFICO Y dE LA dIvISIóN pOLÍTICA Capítulo I Del territorio y demás espacios geográficos Se realizaron cambios importantes en la definicióndel espacio geográfico venezolano. En este sentido, seadoptó la expresión más amplia de espacio geográficopara sustituir la de territorio. En efecto, espacio geo-gráfico alude a los espacios continentales, insulares ymarítimos, quedando el territorio como componentedel primero de los citados. Sin embargo, no se altera ladeterminación del espacio geográfico nacional al rei-terar la versión tradicional de la Constitución del año1830 y que se repite hasta la de 1961, es decir, el quecorrespondía a la Capitanía General de Venezuela parael 19 de abril de 1810. No obstante, se agregó la frase con las modifica-ciones resultantes de los tratados y laudos arbitralesno viciados de nulidad. Con ello se corrige la omisióndel Congreso Constituyente de 1961 con relación a loslaudos y arbitrajes determinantes de nuestras fronterasactuales, como son los de los años 1865, 1891, 1899y 1922; y se establece de una manera categórica queVenezuela no reconoce los laudos viciados de nulidad, 11
  • 10. como es el caso del Laudo de París de 1899, que des-pojó a Venezuela del espacio situado en la margen oc-cidental del Río Esequibo. Por otra parte, se deslinda conceptualmente el espa-cio insular como parte de la organización politicoterri-torial de Venezuela y como espacio sujeto a la sobera-nía venezolana. Por tal razón se menciona las islas porsus nombres y se extiende en ámbito de la soberaníahasta las demás islas, islotes, cayos y bancos situados oque emerjan dentro del mar territorial, en el que cubrela plataforma continental o dentro de los límites de lazona económica exclusiva. Como una consecuencia de los valores fundamen-tales que inspiran a la República Bolivariana de Vene-zuela, se declara expresamente al espacio geográficovenezolano como zona de paz, en virtud de lo cual seprohíbe establecer en él bases militares extranjeras ocualquier instalación de potencia o coalición de poten-cias que tengan propósitos militares. 12
  • 11. Capítulo II de la división política Con el fin de organizar políticamente la Repúblicase divide el territorio nacional en el de los Estados, eldel Distrito Capital, el de las dependencias federales yel de los territorios federales, mientras que el territoriose organiza en Municipios. En este sentido, la Cons-titución prevé que mediante una ley orgánica que ga-rantice la autonomía municipal y la descentralizaciónpoliticoadministrativa, se regule la división politicote-rritorial de la República. Por otra parte, se establece la ciudad de Caracascomo la capital de la República y asiento de los órga-nos del Poder Nacional, lo cual no impide el ejerciciodel Poder Nacional en otros lugares de la República. Destaca en este Capítulo que mediante ley especialse establecerá la unidad politicoterritorial de la ciu-dad de Caracas que integre en un sistema de gobiernomunicipal a dos niveles, los Municipios del DistritoCapital y los correspondientes del Estado Miranda.En todo caso, dicha ley establecerá su organización,gobierno, administración, competencia y recursos,para alcanzar el desarrollo armónico e integral de laciudad, garantizando el carácter democrático y parti-cipativo de su gobierno. 13
  • 12. TÍTULO III dE LOS dErECHOS HUMANOS Y GArANTÍAS, Y dE LOS dEBErES Capítulo I disposiciones generales Inspirada por las principales tendencias que se handesarrollado en derecho comparado y en los tratadosinternacionales sobre derechos humanos, la Constitu-ción reconoce expresamente el principio de progresi-vidad en la protección de tales derechos, conforme alcual el Estado garantizará a toda persona natural o jurí-dica, sin discriminación alguna, el respeto, el goce y elejercicio irrenunciable, indivisible e interdependientede los mismos. Se reconocen como fuentes en la protección de losderechos humanos a la Constitución, a los tratados in-ternacionales suscritos y ratificados por la Repúblicaen esta materia, y a las leyes que los desarrollen. Alrespecto, con el objeto de reforzar la protección de losreferidos derechos se establece que los tratados, pactosy convenciones internacionales en esta materia, suscri-tos y ratificados por Venezuela, prevalecen en el ordeninterno en la medida en que contengan normas sobre elgoce y ejercicio de los derechos humanos más favora- 14
  • 13. bles a las contenidas en la Constitución y en las leyes,siendo sus disposiciones de aplicación directa e inme-diata por los tribunales de la República y demás órga-nos que ejercen el Poder Público. Por ello, en el casode que un tratado internacional suscrito y ratificado porVenezuela reconozca y garantice un determinado de-recho humano, en forma más amplia y favorable quela Constitución, prevalece en todo caso el instrumentointernacional y debe ser aplicado en forma preferente,directa e inmediata por los tribunales y demás órganosdel Estado. Se reconocen los derechos al libre desenvolvi-miento de la personalidad y a la igualdad. En relacióncon éste último, se refuerza y amplía la protecciónconstitucional al prohibir no sólo las discriminacionesfundadas en la raza, el sexo o la condición social, sinoademás, aquellas que, en general, tengan por objeto opor resultado anular o menoscabar el reconocimien-to, goce o ejercicio en condiciones de igualdad, delos derechos y libertades de toda persona. Lo anteriorobedece a que en la práctica la dinámica social suelepresentar situaciones de discriminación que deben suorigen a razones distintas de la raza, el sexo o la con-dición social. Por otra parte, la Constitución amplía conceptual-mente la protección de los derechos humanos con una 15
  • 14. marcada influencia ius naturalista, al disponer que laenunciación de los derechos y garantías contenidos enla Constitución y en los instrumentos internacionalessobre derechos humanos no debe entenderse comonegación de otros que, siendo inherentes a la perso-na, no figuren expresamente en ellos. Por tal motivose establece que la falta de ley reglamentaria de esosderechos no menoscaba el ejercicio de los mismos.Además, a fin de incluir dentro de tal protección a losderechos inherentes a las personas jurídicas, se elimi-na la distinción que hacía la Constitución de 1961 yque abarcaba únicamente a los derechos inherentes ala persona humana. Se consagra la garantía de no retroactividad de lasleyes y de las disposiciones normativas y se amplía sualcance a fin de que en caso de dudas sobre su vigenciatemporal, se aplique la norma que beneficie al reo. Se mantiene la garantía según la cual todo actodictado en ejercicio del Poder Público que viole omenoscabe los derechos garantizados por la Consti-tución y la ley es nulo; y los funcionarios públicosque lo ordenen o ejecuten incurren en responsabilidadpenal, civil y administrativa, según los casos, sin queles sirvan de excusa órdenes superiores. La Constitu-ción incluye dentro del supuesto de esta garantía, losderechos humanos garantizados por la Constitución, 16
  • 15. así como los reconocidos por las leyes, en atenciónal sistema de fuentes que en esta materia consagra eltexto constitucional, y con el objeto de ampliar y re-forzar la protección de los derechos humanos. Se reconocen los derechos de acceso a la justiciay tutela judicial efectiva, en virtud de los cuales todapersona puede acceder a los órganos de administra-ción de justicia para obtener la tutela judicial efectivade sus derechos e intereses, incluidos los colectivoso difusos. A tal efecto, los referidos órganos estánrepresentados por las cortes y tribunales que formanparte del Poder Judicial, así como por los demás ór-ganos del sistema de justicia previsto en la Constitu-ción, entre los cuales se encuentran los ciudadanosque participan en la administración de justicia o queejercen la función jurisdiccional de conformidad conla ley. Como una de las implicaciones del Estado demo-crático y social de Derecho y de Justicia en que seconstituye a Venezuela por obra de la Constitución, ycon el fin de erradicar uno de los principales proble-mas de la Nación venezolana, en virtud del cual el Po-der Judicial se caracterizó por su corrupción, lentitude ineficacia y, especialmente, por restringir el accesode la población de escasos recursos a la justicia; laConstitución exige al Estado garantizar una justicia 17
  • 16. gratuita, accesible, imparcial, idónea, transparente,autónoma, independiente, responsable, equitativa yexpedita, sin dilaciones indebidas, sin formalismos oreposiciones inútiles. De esta forma se consagra la justicia gratuita comoun derecho humano que encuentra su principal funda-mento en los derechos a la igualdad y a la tutela judi-cial efectiva que reconoce la Constitución y que tienepor objeto permitir el libre acceso de toda persona a lajusticia, sin discriminación alguna. Como una de lasconsecuencias del referido derecho, la Constitución es-tablece en su Título V Capítulo III, que el Poder Judi-cial no está facultado para establecer tasas, aranceles,ni exigir pago alguno por sus servicios, al tiempo queprevé el servicio de defensa pública. El amparo se reconoce como una garantía delderecho constitucional, cuya finalidad es la tutelajudicial reforzada de los derechos humanos, aun deaquellos inherentes a la persona humana que no figu-ren expresamente en la Constitución o en los instru-mentos internacionales sobre derechos humanos. Alrespecto, se dispone que el procedimiento que deberáestablecer la ley correspondiente en materia de ampa-ro constitucional, será oral, público, breve, gratuitoy no sujeto a formalidad, todo ello con el objeto degarantizar su eficacia. 18
  • 17. En lo que se refiere al hábeas corpus o amparoa la libertad o seguridad personal, se establece unaacción popular y se prevé que el detenido sea puestobajo custodia del tribunal correspondiente de manerainmediata. Se reconoce por vez primera en el constituciona-lismo venezolano, el hábeas data o el derecho de laspersonas de acceso a la información que sobre sí mis-mas o sobre sus bienes consten en registros oficialeso privados, con las excepciones que establezca la ley.El hábeas data incluye el derecho de las personas deconocer el uso que se haga de tales registros y su finali-dad, y de solicitar ante el tribunal competente su actua-lización, rectificación o destrucción, si fuesen erróneoso afectasen ilegítimamente sus derechos. Por otra parte, como una conquista de la lucha por laprotección integral de los derechos humanos, la Cons-titución impone al Estado la obligación de investigary sancionar legalmente los delitos contra los derechoshumanos cometidos por sus autoridades, al tiempo queestablece, sin excepción, que las violaciones de talesderechos y los delitos de lesa humanidad serán inves-tigados y juzgados por tribunales ordinarios, a fin deexcluir tribunales militares o de excepción de cualquierinvestigación al respecto. 19
  • 18. Igualmente, se impone al Estado la obligación deindemnizar integralmente a las víctimas de violacionesde los derechos humanos que le sean imputables, o asus derechohabientes, incluido el pago de daños y per-juicios, todo lo cual constituye una consecuencia delprincipio de la responsabilidad patrimonial del Estadoreconocido por la Constitución. Capítulo II de la nacionalidad y de la ciudadanía Sección primera: de la nacionalidad Se mantienen los criterios atributivos de la naciona-lidad originaria propios de la tendencia constitucionalvenezolana, marcada por la presencia del ius soli abso-luto y del ius sanguinis. En esta materia destaca que siendo la nacionalidadvenezolana por nacimiento un derecho inherente a lapersona humana, no podrá privarse de ella a quienes,conforme a la Constitución, cumplieren los requisitospara obtenerla. En cuanto a la nacionalidad derivada o por naturali-zación, en aras de garantizar el vínculo y compromisoefectivo de los venezolanos por naturalización con la 20
  • 19. Nación venezolana, con su pueblo, sus costumbres ysu destino, se exige que las personas que opten a lacarta de naturaleza, posean domicilio con residenciaininterrumpida en el territorio de Venezuela de, por lomenos, diez años inmediatamente anteriores a la fechade la respectiva solicitud. Esta exigencia se rebaja acinco años, en el caso de aquellas personas que tuvie-ren la nacionalidad originaria de España, Portugal, Ita-lia, países latinoamericanos y del Caribe. En todo caso,la expresión residencia ininterrumpida a que se refiereel texto constitucional, debe interpretarse en el senti-do de que la persona interesada no se haya ausenta-do del territorio nacional con el ánimo de establecersepermanente y definitivamente en el extranjero. Ello noimpide, por tanto, que dicha persona se ausente tempo-ralmente del territorio nacional por razones de turismo,trabajo, estudios u otros de similar naturaleza, siempreque tengan carácter temporal. Se consagra sin discriminación alguna el derechodel cónyuge extranjero casado con venezolano o ve-nezolana por nacimiento, de obtener la nacionalidadvenezolana por naturalización, transcurridos por lomenos cinco años a partir de la fecha del matrimonio. Por otra parte, siguiendo las orientaciones de losordenamientos constitucionales contemporáneos, seadmite la doble nacionalidad y el carácter renunciable 21
  • 20. de la nacionalidad venezolana, todo ello con el objetode facilitar a la República la suscripción de tratadosinternacionales en la materia. Finalmente, con el objeto de completar y darle efi-cacia a la regulación constitucional se promueve lasuscripción de tratados internacionales en materia denacionalidad con los Estados o países fronterizos y,especialmente, con España, Portugal, Italia, países lati-noamericanos y del Caribe. Sección segunda: de la ciudadanía Esta Sección, al referirse a la ciudadanía, expresala condición jurídica o vínculo de una persona con elEstado, que le permite el ejercicio de los derechos po-líticos. Dicha condición en principio pertenece a losvenezolanos y venezolanas no sujetos a interdiccióncivil ni a inhabilitación política, en las condiciones deedad que establezca la Constitución para el ejercicio delos derechos políticos. No obstante, se otorga potestadelectoral activa a los extranjeros que hayan cumplidodieciocho años de edad, con más de diez años de resi-dencia en el país y no estén sometidos a interdiccióncivil o inhabilitación política, para votar en las eleccio-nes parroquiales, municipales y estadales. 22
  • 21. En esta materia destaca, además, la ampliación delos derechos políticos de los venezolanos por naturali-zación con el objeto de integrarlos más estrechamentea la vida y destino del país. Por ello, se les permite eldesempeño de cargos públicos hasta ahora reservadosconstitucionalmente a los venezolanos por nacimiento.Así, los venezolanos por naturalización, si tienen domi-cilio con residencia ininterrumpida en el país no menorde quince años, podrán desempeñarse como diputadosa la Asamblea Nacional, aunque no podrán ejercer laPresidencia o Vicepresidencia de dicho cuerpo; comoMinistros, menos en los cargos relacionados con la se-guridad de la Nación, finanzas, energía y minas y edu-cación; o como Gobernadores o Alcaldes, excepciónhecha de los Estados fronterizos. Además, se reconoce a los venezolanos por na-turalización que hubieren ingresado al país antes decumplir siete años de edad y hayan residido perma-nentemente en él, la posibilidad de gozar los mismosderechos de los venezolanos por nacimiento, en vir-tud de lo cual podrán acceder a todos los cargos pú-blicos. En todo caso, la residencia permanente a quese refiere el texto constitucional en esta materia, debeinterpretarse en el sentido de que la persona interesa-da no se haya ausentado del territorio nacional con elánimo de establecerse permanente y definitivamente 23
  • 22. en el extranjero. Ello no impide, por tanto, que di-cha persona se ausente temporalmente del territorionacional por razones de turismo, trabajo, estudios uotros de similar naturaleza, siempre que tengan ca-rácter temporal. Capítulo III de los derechos civiles En el Capítulo III se recogen y amplían los derechosciviles de las personas, con base en una regulación pro-gresiva que establece normas y principios contenidosen tratados internacionales suscritos y ratificados por laRepública en materia de derechos humanos. Se reafirma el derecho a la vida como derecho fun-damental, base para disfrutar y ejercer los demás de-rechos, comprometiendo al Estado a proteger la vidade las personas que se encuentren privadas de su liber-tad, como procesados o condenados, cualquiera fuereel motivo, así como la de aquellas personas que esténprestando servicio militar o civil, o sometidos a su au-toridad en cualquier otra forma. Se prohíbe en forma absoluta y sin excepciones,aun en estado de emergencia o de excepción o restric-ción de garantías, practicar, permitir o tolerar la des-aparición forzada de personas. Se establecen mayores 24
  • 23. garantías para proteger el derecho de las personas a suintegridad física, psíquica y moral, así como el debidoproceso, el cual se aplicará a todo tipo de actuacionesjudiciales y administrativas. En el marco de la protección a las personas, se pre-vén los principios que orientará la organización y fun-ciones de los cuerpos de seguridad del Estado, los cua-les deberá adecuar su actuación al respeto a la dignidadde las personas y sus derechos humanos, en razón de locual el uso de armas y sustancias tóxicas estará sujeto alos principios de necesidad, conveniencia, oportunidady proporcionalidad. Se garantiza la libertad de expresión sin que seaposible censura alguna. Por ser consustancial con esederecho, quien lo ejerza asume la plena responsabili-dad por todo lo expresado. Así mismo, se reconoce elderecho a una información veraz, oportuna, imparcialy sin censura. Esta regulación responde a la necesidadde elevar a rango constitucional los parámetros éti-cos indispensables para el ejercicio del derecho a lainformación, con el objeto de que los medios de co-municación como parte de su actividad y de la respon-sabilidad que ella genera, establezcan mecanismos deautoevaluación informativa a los que tenga acceso todapersona, natural o jurídica, pública o privada, que seconsidere perjudicada por informaciones emitidas por 25
  • 24. los medios de comunicación y que tengan relación conella, a fin de que se revise la veracidad y oportunidadde la información. El derecho a la información veraz, oportuna, impar-cial y sin censura, acogiendo una tendencia presente enderecho comparado, versa sobre hechos que constitu-yan información y que sean transmitidos por los me-dios de comunicación, no sobre las opiniones o juiciosde valor que los medios de comunicación o periodistasofrezcan sobre tales hechos. De igual manera, se garantiza el derecho de los ni-ños y adolescentes a recibir una información adecua-da para su desarrollo integral, en virtud de lo cual losmedios de comunicación deberán ajustar su actividady programación a tales fines, con el objeto de permitirun sano y normal desarrollo del proceso educativo y deformación de las futuras generaciones. 26
  • 25. Capítulo Iv de los derechos políticos y del referendo popular Sección primera: de los derechos políticos En materia de Derechos Políticos se incluyen modi-ficaciones sustanciales en relación con la DemocraciaRepresentativa y de Partidos establecida en la Consti-tución anterior. Se inicia el Capítulo con la consagración amplia delderecho a la participación en los asuntos públicos de todoslos ciudadanos y ciudadanas, ejercido de manera directa,semidirecta o indirecta. Este derecho no queda circuns-crito al derecho al sufragio, ya que es entendido en unsentido amplio, abarcando la participación en el procesode formación, ejecución y control de la gestión pública.Como contrapartida el Estado y la sociedad deben facili-tar la apertura de estos espacios para que la participaciónciudadana, así concebida, se pueda materializar. Esta regulación responde a una sentida aspiraciónde la sociedad civil organizada que pugna por cambiarla cultura política generada por tantas décadas de pa-ternalismo estatal y del dominio de las cúpulas parti-distas que mediatizaron el desarrollo de los valores de-mocráticos. De esta manera, la participación no queda 27
  • 26. limitada a los procesos electorales, ya que se reconocela necesidad de la intervención del pueblo en los pro-cesos de formación, formulación y ejecución de las po-líticas públicas, lo cual redundaría en la superación delos déficits de gobernabilidad que han afectado nuestrosistema político debido a la carencia de sintonía entreel Estado y la sociedad. Concebir la gestión pública como un proceso en elcual se establece una comunicación fluida entre gober-nantes y pueblo, implica modificar la orientación de lasrelaciones entre el Estado y la sociedad, para devolver-le a esta última su legítimo protagonismo. Es precisa-mente este principio consagrado como derecho, el queorienta este Capítulo referido a los derechos políticos. Se reconoce el sufragio como un derecho, mas nocomo un deber, a diferencia de la Constitución de 1961.Se establece el ejercicio del mismo mediante votacio-nes libres, universales, directas y secretas. La consagra-ción de la personalización del sufragio debe conciliarsecon el principio de la representación proporcional, re-querido para obtener órganos conformados de maneraplural, en representación de las diferentes preferenciaselectorales del pueblo. En cuanto a la definición de los electores se da esecarácter a los venezolanos y venezolanas que hayan 28
  • 27. cumplido dieciocho años de edad, ampliándose estederecho a los extranjeros que hayan cumplido dichaedad, pero limitado a las elecciones parroquiales, mu-nicipales y estadales, exigiéndose en todo caso comocondición el que tengan más de diez años de residenciaen el país. En cuanto a las diferentes etapas de los procesoselectorales se otorga a los ciudadanos amplias posibili-dades de participación superando las restricciones delsistema partidocrático que nos rigió. En este sentido,tanto en la fase de la postulación de candidatos comoen el ejercicio de la supervisión y vigilancia del proce-so electoral se consagra constitucionalmente la partici-pación por iniciativa propia, de partidos políticos o deotras asociaciones con fines políticos. El derecho a desempeñar funciones públicas y ejer-cer cargos de elección popular se les otorga de maneraigualitaria a los electores venezolanos y venezolanas,que sepan leer y escribir, con las solas restriccionesderivadas del propio texto constitucional o de las con-diciones de aptitud exigidas por las leyes, para deter-minados cargos. Como una respuesta a las demandas de los venezo-lanos ante las graves desviaciones del sistema políticoy a la corrupción desmedida, se incluye la prohibición 29
  • 28. de optar a cargos de elección popular a aquellas perso-nas que hayan sido condenadas por delitos cometidosdurante el tiempo en que ejercieron las funciones pú-blicas, así como otros delitos que afecten el patrimoniopúblico. En el mismo contexto de la anterior disposición, seconsagra el derecho al control por parte del pueblo delos representantes electos, el cual abarca la rendiciónde cuentas públicas, transparentes y periódicas. Tal de-recho obliga al representante a cumplir a cabalidad conel programa de gobierno presentado al electorado, asícomo a mantener una comunicación permanente con elpueblo que lo eligió. En este capítulo se produce la ruptura con el siste-ma partidocrático que ocupó un largo espacio en nues-tra historia política reciente, al eliminarse la sumisiónde la participación democrática a la organización enestructuras partidistas como único vehículo a utilizar.Por el contrario, se consagra el derecho de asociacióncon fines políticos con amplitud, garantizando la apli-cación de principios democráticos en la constitución,organización, funcionamiento e igualdad ante la ley,dado el interés público de las actividades que cumplenlas organizaciones con fines políticos. De esta mane-ra, se establece con rango constitucional limitacionesimportantes a la conformación de cúpulas partidistas 30
  • 29. y a la estructuración vertical de organización políticaque lejos de fomentar y desarrollar la cultura y losvalores propios de la democracia han obstaculizadosu profundización. Se prevé igualmente el control del financiamientode estas organizaciones, así como los límites de gas-tos en campañas electorales, y el establecimiento demecanismos de control para garantizar la licitud de lascontribuciones y el manejo pulcro de las mismas. La Constitución consagra como un derecho políticoconsustancial con la vida democrática, el de la mani-festación pacífica y sin armas. Dadas las trágicas y dra-máticas experiencias vividas por los venezolanos en elejercicio de este derecho a expresar su descontento conel ejercicio de las funciones de gobierno, se incluyenprohibiciones que persiguen limitar la acción represivade los cuerpos policiales y de seguridad. En este senti-do, se consagra la prohibición del uso de armas de fue-go y sustancias tóxicas para enfrentar manifestacionespacíficas. Igualmente se reconocen y garantizan los derechosde asilo y refugio, como principios reconocidos uni-versalmente. 31
  • 30. Sección segunda: del referendo popular En relación con los medios de participación en loscuales se concretizan los derechos de los ciudadanos aejercer su soberanía, se consagran las diversas formasde referendo popular a la que se dedica una sección enparticular que regula el referendo consultivo, revocato-rio, aprobatorio y abrogatorio. Capítulo v de los derechos sociales y de las familias Los derechos sociales contenidos en la Constitu-ción consolidan las demandas sociales, jurídicas, po-líticas, económicas y culturales de la sociedad en unmomento histórico en que los venezolanos y venezo-lanas se redescubren como actores de la construcciónde un nuevo país, inspirado en los saberes popularesque le dan una nueva significación al conocimientosociopolítico y jurídico del nuevo tiempo. La corresponsabilidad entre sociedad y Estado, elsentido de progresividad de los derechos, la indivisi-bilidad e interdependencia de los derechos humanosconstituyen una herramienta doctrinaria que defineuna nueva relación de derechos y obligaciones en-tre sujetos que participan solidariamente en la cons- 32
  • 31. trucción de una sociedad democrática, participativa,autogestionaria y protagónica. La equidad de géneroque transversaliza todo el texto constitucional definela nueva relación que en lo jurídico, en lo familiar,en lo político, en lo socioeconómico y cultural, ca-racteriza a la nueva sociedad, en el uso y disfrute delas oportunidades. Queda evidenciado a lo largo detodo el texto constitucional el uso del género feme-nino, expresamente indicado de acuerdo con las re-comendaciones de la Organización para la Educacióny la Cultura de las Naciones Unidas (UNESCO) y dediversas organizaciones no gubernamentales, todo locual se inscribe dentro del principio de igualdad y nodiscriminación reconocido por el texto constitucio-nal, con el objeto de evitar dudas o equívocas inter-pretaciones de la Constitución. La participación directa de la gente en la toma dedecisiones para la solución de sus problemas y losde su comunidad, crea una nueva relación ciudadanaque en el ámbito de los derechos sociales, desarrollala tríada solidaria entre sociedad, familia y Estado,lo que coloca al legislador y a los órganos que inte-gran el sistema de justicia, en un nuevo espacio deinterpretación de la democracia social y del Estado deDerecho y de Justicia. 33
  • 32. La pluralidad de las familias, el rescate de la tra-dición oral de los ancianos y de las ancianas, comopatrimonio familiar para una educación cotidiana; lagarantía de la autonomía funcional de los seres hu-manos con discapacidad o necesidades especiales;la ciudadanía progresiva de los niños y de las niñasdefinidos como prioridad absoluta del Estado; losadolescentes y jóvenes entendidos como sujetos es-tratégicos para el desarrollo sustentable; el significa-do del trabajo productivo del ama de casa; el consu-mo protegido y la seguridad alimentaria; la viviendacomo hábitat que humaniza las relaciones familiaresy comunitarias; la información como mecanismo quecoadyuva a la formación de la cultura ciudadana, sonnuevos elementos elevados a rango constitucionalque requieren una interpretación acorde con su finali-dad, no sujeta a formalismos jurídicos alejados de larealidad social. Se garantiza para todos la seguridad social, lacual debe responder a los conceptos de solidaridad,universalidad, integralidad, unicidad, participación yeficiencia. La salud, asociada indisolublemente a lacalidad de vida y al desarrollo humano, constituye underecho social fundamental que el Estado garantizaa partir de un sistema sanitario de servicios gratui-tos, definido como único, universal, descentralizado 34
  • 33. y participativo. Asimismo, consecuente con el princi-pio de corresponsabilidad, la Constitución promuevela participación ciudadana en la formulación y ejecu-ción de las políticas y planes de salud, a fin de lograrun ambiente sano y saludable. En el campo laboral se reconocen los derechos in-dividuales al trabajo, a la estabilidad y a las vacacio-nes, así como los derechos colectivos de sindicaliza-ción, contratación colectiva y derecho a la huelga porparte de los trabajadores y de las trabajadoras. Todos estos derechos constituyen la base funda-mental del nuevo ordenamiento jurídico en el que lavida, la ética, la moral, la libertad, la justicia, la dig-nidad, la igualdad, la solidaridad, el compromiso, losdeberes ciudadanos y la seguridad jurídica son va-lores que concurren en la acción transformadora delEstado, la Nación, el gobierno y la sociedad, en unpropósito de realización compartida para producir lagobernabilidad corresponsable, la estabilidad políticay la legitimidad jurídica necesarias para el funciona-miento de la sociedad democrática. 35
  • 34. Capítulo vI de los derechos culturales y educativos A través de artículos específicos transversalizadosaxiológicamente, en la Constitución quedan expresa-dos los criterios y ejes fundamentales que reconocen ysintetizan los derechos culturales y educativos. En las primeras disposiciones de este capítulo segarantiza la absoluta libertad en la creación cultural,tanto para la inversión en ella como para su produc-ción y divulgación. Conforme a esta libertad el Es-tado reconoce el derecho a la propiedad intelectualde la obra creada. Se otorga rango constitucional ala protección, preservación, conservación y restaura-ción del patrimonio cultural venezolano y, con ello, ala memoria histórica de la Nación, lo cual obliga crearuna legislación que consagre la autonomía de la ad-ministración cultural. Esa legislación debe estimulara quienes puedan y quieran enriquecer dicho patrimo-nio, y también debe establecer sanciones o penas a laspersonas naturales o jurídicas que le infieran daños operjuicios. Adicionalmente, se enfatiza el principio de igual-dad de las culturas y el de la interculturalidad, y sedestaca la promoción de las expresiones popularesque conforman y modelan cada naturaleza autócto- 36
  • 35. na regional, para luego constituir una entrecruzadasumatoria de creaciones que configuren el conjuntodefinitorio de la Nación. Para lograr esos objetivos constitucionales, la legis-lación correspondiente deberá establecer incentivos yestímulos para quienes promuevan, apoyen, desarro-llen o financien, actividades relacionadas con la cultu-ra, tanto en el país como en el exterior. Se garantiza a los trabajadores culturales su incor-poración a un sistema de seguridad social; y se prevéa través de una legislación perentoria la figura del me-cenazgo. El articulado garantiza igualmente, la obligatorie-dad de la información cultural, con el objeto de corre-gir la desigualdad comunicacional que frente a nuestrapropia cultura exhiben los medios de comunicación.Por ello se establece el deber de dichos medios decoadyuvar a la difusión de los valores y aportes de loscreadores venezolanos. Las disposiciones siguientes están dedicadas a de-rechos y definiciones de carácter educativo. Es innecesario, por reiterativo, exponer motiva-ciones para justificar el carácter insoslayablementefundamental y prioritario que tiene la educación para 37
  • 36. cualquier sociedad. Por consiguiente se proclama laeducación como un derecho humano y como un deberconstitutivo de la raíz más esencial de la democracia, yse la declara gratuita y obligatoria, y la asume el Estadocomo función indeclinable y de servicio público. De acuerdo con la Constitución, la Educación esplural en su apertura a todas las corrientes del pensa-miento universal, como instrumento del conocimientocientífico, humanístico y tecnológico. Debe estar orien-tada al desarrollo pleno de la personalidad para el dis-frute de una existencia digna, que transcurra con unavaloración ética del trabajo y con una conciencia departicipación ciudadana. El propósito es que cada ve-nezolano se sienta parte de una sociedad democrática,de la cual sea activamente solidario en su transforma-ción hacia un país con una firme identidad geohistóricanacional y, al mismo tiempo, con vocación latinoame-ricana y universal. A tales fines, la educación debe ser integral decalidad, permanente, en igualdad de condiciones yoportunidades para acceder a ella; igualdad que in-cluye a quienes califiquen en condiciones especiales,o estén discapacitados, o que se encuentren privadosde su libertad. 38
  • 37. Se incluye en el proceso educativo formal el nivelmaternal, y se establece con carácter obligatorio hastael nivel medio diversificado. En las instituciones delEstado se consagra la gratuidad de la educación en to-dos los niveles hasta el pregrado universitario. En todo caso, la inversión presupuestaria que paraestos fines realice el Estado tendrá carácter prioritarioy estará en concordancia con las recomendaciones dela UNESCO en esta área. Se reconoce el derecho de las personas naturales yjurídicas de fundar y mantener instituciones educati-vas privadas, previa aceptación del Estado y bajo suestricta inspección y vigilancia. Esa exigencia consti-tucional responde al hecho de que si bien existen cen-tros de educación privada que con probidad, eficienciaacadémica y honestidad, han aportado y aportan unainvalorable contribución a la formación de venezo-lanos, lamentablemente, también es verdad que a lolargo del tiempo han proliferado, sin control alguno,deplorables centros educativos cuyo único objetivo esel lucro desmedido, el cual ha generado la violación dela normativa legal y el irrespeto a la dignidad humana,a través de comportamientos ajenos a los nobles pro-pósitos del apostolado educativo y con actuaciones quehan defraudado la más hermosa fe y confianza de grancantidad de estudiantes. 39
  • 38. La legislación debe garantizar la dignificación deldocente, tanto del que ejerce en las instituciones públi-cas como en las privadas, consagrando un régimen deremuneración, prestaciones y seguridad sociales quele garanticen niveles de vida acordes con su elevadamisión. A los efectos, de su ingreso, ascenso y perma-nencia en el sistema educativo, los docentes deberánsometerse a una rigurosa evaluación que responda acriterios de méritos éticos y académicos, con prescin-dencia de cualquier injerencia partidista. Para ser incluidas en los diseños curriculares, se lesdio rango constitucional a las materias relativas al am-biente, a lo lingüístico y a lo geohistórico. En efecto, laformación ambiental debe estar presente en todos losniveles del sistema educativo, aun en la educación noformal. La enseñanza de la lengua castellana es obliga-toria hasta el ciclo diversificado, tanto en las institucio-nes públicas como privadas. Esta misma obligatorie-dad se establece para las materias patrias, la historia deVenezuela y la geografía de Venezuela, rescatando asísu categoría de materias autónomas, ante la imperiosanecesidad de afianzar la identidad nacional. Coadyuva-rá a lograr este objetivo la enseñanza del ideario boli-variano, igualmente establecida como obligatoria en elartículo 107 de la Constitución. Se enfatiza la necesidad de incorporar al sistema 40
  • 39. educativo el manejo de las innovaciones tecnológicas yel desarrollo de servicios públicos de radios, televisión,redes bibliotecarias e informáticas, con el objeto ade-más, de permitir el acceso universal a la información. La Constitución delega en la ley la determinaciónde las profesiones que requieren título y las condicio-nes que debe cumplirse para ejercerlas, incluyendo lacolegiación. Al respecto, la Disposición TransitoriaDecimoquinta dispone que hasta tanto se apruebe lalegislación en esa materia, se mantendrá en vigencia elordenamiento jurídico aplicable antes de la sanción dela Constitución. Por otra parte, la ley deberá garantizar que en lasasociaciones gremiales y colegios profesionales se es-tablezcan estructuras organizativas que permitan afi-liaciones, gerencias académicas y gestiones electoralesmás adecuadas a la calidad profesional de sus integran-tes y directivos. Además, por ser inherente a la naturaleza de la uni-versidad, se reconoce la autonomía universitaria comoprincipio y jerarquía que permite a los profesores, es-tudiantes y egresados de su comunidad, dedicarse a labúsqueda del conocimiento a través de la investigacióncientífica, humanística y tecnológica, para el beneficioespiritual y material de la Nación. Esa autonomía uni- 41
  • 40. versitaria implica, en especial, la libertad para planifi-car, organizar, elaborar y actualizar los programas deinvestigación, docencia y extensión, así como la invio-labilidad del recinto universitario. En todo caso, la au-tonomía universitaria debe garantizar una permanenteadecuación de la institución al incesante desarrollo delconocimiento. Como consecuencia de lo anterior, también se dis-pone que las universidades autónomas se darán suspropias normas de gobierno, funcionamiento y admi-nistración, bajo el control y vigilancia que establezca laley. Por su parte, las universidades nacionales experi-mentales para alcanzar su autonomía deberán cumplircon los requisitos que establezca la ley. La ciencia, la tecnología, el conocimiento en ge-neral, la innovación y sus aplicaciones y los servi-cios de información, se declaran de interés público,por ser instrumentos fundamentales para el desarro-llo económico, social y político del país, así comopara la seguridad y soberanía nacional. A tales fines,el Estado creará un sistema nacional de ciencia ytecnología que agrupe, coordine y fomente el desa-rrollo de la investigación en el país, al cual destina-rá recursos suficientes. La empresa privada tambiéndeberá contribuir con sus recursos al desarrollo deesta actividad. 42
  • 41. Uno de los mandatos más significativos de la Cons-titución en esta materia, es el que obliga al Estado agarantizar el cumplimiento de los principios éticos ylegales, en las actividades relacionadas con la inves-tigación científica, humanística y tecnológica, todo locual será regulado por la ley. Siendo el deporte, la educación física y la recrea-ción actividades indispensables de toda persona parasu integral desenvolvimiento corporal y espiritual, asícomo para su incorporación al desarrollo del país, conel objeto de formar una población sana y apta parael estudio y el trabajo, se reconocen tales actividadescomo un derecho humano, cuyo libre ejercicio benefi-cia la calidad de vida individual y colectiva. En conse-cuencia, su enseñanza y práctica se inscriben dentro delproceso educativo y son materia obligatoria en institu-ciones públicas y privadas hasta el ciclo diversificado.Los recursos para su promoción y desarrollo estarángarantizados por el Estado como parte de una políticade educación y salud pública. Lo anterior responde, además, a que concibe la re-creación no solo como ocio, sino como una actividadindividual y colectiva que permite el desarrollo espi-ritual y la gestación de elevadas formas de concienciasociocultural. 43
  • 42. Finalmente, en esta materia, el Estado garantizarála atención integral de los deportistas sin discrimi-nación alguna, así como el apoyo al deporte de altacompetencia. Además, con el objeto de garantizar laeficacia de los postulados constitucionales, el Estadopromoverá la evaluación y regulación de las entida-des deportivas del sector público y del sector privado,conforme a los mecanismos que prevea la ley, la cualtambién establecerá incentivos y estímulos a las perso-nas y comunidades que promuevan a los atletas y de-sarrollen o financien planes, programas y actividadesdeportivas en el país. Capítulo vII de los derechos económicos En este Capítulo referido a los derechos económi-cos, se establece el derecho que tienen los consumido-res a disponer de bienes y servicios de calidad y a untratamiento digno y no discriminatorio. En consecuen-cia, el Estado se obliga a tomar las medidas necesariaspara combatir toda práctica que afecte la libre forma-ción de precios, sea ella originada en la morfología delmercado, como los monopolios, o en el abuso de posi-ción dominante. 44
  • 43. El derecho de propiedad se garantiza sin ambigüe-dades, sin obviar las consideraciones de utilidad pú-blica e interés general, en tanto que la acción del Es-tado, considerada como esencial en la definición de unmarco institucional apropiado para el crecimiento y elbienestar, está sometida al imperio de la ley. Capítulo vIII de los derechos de los pueblos indígenas Actualmente habitan en Venezuela, al igual que enel resto del continente americano, pueblos cuya exis-tencia antecede a la llegada de los primeros europeos,así como a la formación de los estados nacionales,razón por la cual se les denomina pueblos indígenas.Sus antepasados ocuparon durante miles de años estastierras, desarrollando formas de organización social,política y económica, culturas, idiomas y tecnologíasmuy diferentes entre sí y respecto a las conocidas porlos europeos de entonces. Ante la invasión, conquistay colonización europea, los indígenas defendieron he-roicamente sus tierras y vidas. Durante más de quinien-tos años han mantenido su resistencia y lucha por elreconocimiento pleno de su existencia como pueblos,así como del derecho sobre sus tierras, lo cual hoy sematerializa con la refundación de la República. 45
  • 44. De la misma manera, como consecuencia de estalucha y de sus particulares condiciones de vulnerabi-lidad, los derechos de los pueblos indígenas han sidoreconocidos internacionalmente como derechos espe-cíficos y originarios. Este mismo reconocimiento en la Constitución im-plica un profundo cambio de perspectiva política ycultural que reorienta la conducción del Estado vene-zolano, al reconocer su carácter multiétnico, pluricul-tural y multilingüe. En el seno de los diferentes ordenamientos jurídicoslatinoamericanos se han realizado notables esfuerzosen el avance, reconocimiento y profundización de losderechos de los pueblos indígenas, tanto en el ámbitolegislativo como en el constitucional. En este sentido,es importante destacar que la mayoría de las constitu-ciones latinoamericanas actuales establecen principiosclaros sobre los derechos de los pueblos indígenas,como un reconocimiento a la diversidad cultural deAmérica Latina. En Venezuela también se ha dado un progresivo re-conocimiento jurídico de la realidad de la diversidadcultural nacional representada por los pueblos indíge-nas venezolanos, tanto legal como jurisdiccionalmen-te. Así, el Estado venezolano recoge una situación de 46
  • 45. hecho preexistente, que al mantenerse históricamente,fortalece el sentido de pertenencia nacional, al valo-rarse el aporte de la indianidad en la formación de lavenezolanidad y de sus instituciones sociales básicas. En este sentido, en el ordenamiento jurídico vene-zolano existen muchas referencias normativas distin-tas relativas a la realidad indígena, las cuales incluyenleyes aprobatorias de tratados internacionales en ma-teria de derechos indígenas, así como diferentes leyesorgánicas, ordinarias y especiales así como decretos,resoluciones ministeriales y reglamentos, que regulandiferentes áreas vinculadas a su realidad en el contex-to nacional. Igualmente, dentro de las instituciones delEstado existen dependencias específicas para atenderlos diversos aspectos de la realidad de los pueblos indí-genas, dentro de su complejidad. Por su parte, en tiem-pos recientes, la jurisprudencia venezolana ha desarro-llado también el contenido de los derechos humanosde los indígenas, en diferentes sentencias para casosespecíficos. Sobre esta base el Capítulo referido a los derechosindígenas reconoce ampliamente la existencia de lospueblos indígenas, sus formas de organización, cul-turas e idiomas propios, así como sus hábitats y losderechos originarios sobre las tierras que ancestral ytradicionalmente ocupan y que son indispensables para 47
  • 46. garantizar su continuidad biológica y sociocultural, lascuales además son asiento de sus referentes sagrados ehistóricos. Todo ello implica un profundo cambio en laperspectiva política y jurídica del país. Se establece que las tierras indígenas son inaliena-bles, imprescriptibles, inembargables e intransferiblesy que corresponde al Estado conjuntamente con lospueblos indígenas la demarcación de dichas tierras.Una ley especial desarrollará lo específico de tal de-marcación a fin de asegurar la propiedad colectiva delas tierras a los pueblos y comunidades indígenas quelas habitan. Se garantiza la integridad de los hábitats indígenasy se consagra el aprovechamiento racional de los re-cursos naturales allí existentes. Se reconoce el derechode las comunidades indígenas a recibir informaciónprevia y a ser consultadas sobre actividades de apro-vechamiento de los recursos naturales. Los beneficiosque corresponden a los pueblos indígenas por conceptode este aprovechamiento por parte del Estado serán decarácter colectivo. En oposición a las políticas indigenistas que has-ta ahora imperaron en el país y que han significado ladestrucción y desaparición de sus culturas, se consagrael derecho de cada pueblo indígena a mantener y de- 48
  • 47. sarrollar su identidad étnica y cultural, cosmovisión,valores, espiritualidad y preservar sus lugares sagradosy de culto. La valoración del patrimonio cultural y lin-güístico de los pueblos indígenas concierne a todos losvenezolanos; en consecuencia, el Estado velará por elmantenimiento, continuidad, enriquecimiento y repro-ducción del mismo. Dado que toda sociedad posee su propio sistemay procesos de socialización y de endoculturación me-diante los cuales educan a sus miembros según suscostumbres y tradiciones, el Estado reconoce y respetalos sistemas educativos de los indígenas y garantiza laatención educativa, mediante la modalidad de un régi-men de educación intercultural bilingüe, que combinala educación formal con los sistemas educativos tradi-cionales indígenas e implica igualmente el uso de laslenguas maternas y el castellano. Como parte de la valoración del patrimonio cultu-ral indígena, el Estado reconoce las prácticas médicastradicionales de los pueblos indígenas, las cuales hastael presente han sido desconocidas y descalificadas. ElEstado garantizará a los pueblos indígenas, medianteuna perspectiva intercultural que permita la combina-ción de los dos saberes, la salud integral adaptando losservicios de salud a las especificidades y necesidadesculturales de cada uno de los pueblos indígenas. 49
  • 48. Los pueblos indígenas tienen el derecho de mante-ner y promover sus prácticas económicas, por lo queno se les podrá imponer planes y proyectos de desarro-llo ajenos a sus intereses y necesidades. El Estado ase-gurará dentro de una perspectiva de desarrollo susten-table, con identidad y en articulación con la economíanacional, los recursos financieros, la capacitación y laasistencia técnica requerida, así como la participaciónen la economía del país. Con el fin de salvaguardar los conocimientos, sabe-res, prácticas e innovaciones intelectuales y recursosgenéticos de los pueblos indígenas, de la apropiaciónilegal y el aprovechamiento comercial por parte de per-sonas naturales y jurídicas, el Estado garantiza y pro-tege la propiedad colectiva de los mismos prohibiendosu patentabilidad. Al garantizarse la participación política de los pueblosindígenas con una representación en la Asamblea Nacio-nal y en los cuerpos deliberantes de las entidades federa-les y locales con población indígena se consagra una delas principales aspiraciones de los pueblos indígenas, talcomo se expresa en las disposiciones transitorias. Ello lespermitirá estar presentes en la elaboración de las distintasleyes y reglamentos del país, además de garantizarles suparticipación directa en las instancias de toma de decisio-nes de los poderes públicos que integran el Estado. 50
  • 49. Los pueblos indígenas forman parte de la socie-dad nacional y del pueblo venezolano que se reconocecomo único, soberano e indivisible. El uso del términopueblo, tal como lo expresa claramente el texto cons-titucional, significa el reconocimiento de su identidadespecífica, de las características sociales, culturales yeconómicas que les son propias y que los diferenciandel resto de la sociedad, por tanto el uso de dicho tér-mino no podrá interpretarse en el sentido que se le daen el derecho internacional. Pero aunado a este Capítulo dedicado a los dere-chos indígenas, la Constitución consagra otras disposi-ciones en la materia. Así, la Constitución establece que las lenguas indí-genas tienen un valor primordial en sí mismas por serel máximo instrumento intelectual de los pueblos quelas usan, el más completo inventario de su cultura y lamejor imagen de su vida inmaterial y espiritual. Por constituir un derecho de los pueblos indígenas yun patrimonio cultural de la Nación y de la humanidad,además del castellano, los idiomas indígenas también sonde uso oficial para los pueblos indígenas y deben ser res-petados en todo el territorio de la República. En tal virtud,los idiomas indígenas se emplearán en todos los procesosadministrativos y judiciales en que sea necesario. 51
  • 50. Por otra parte, se prevé que la legislación munici-pal establezca la organización del régimen de gobiernoy administración local que corresponderá a los muni-cipios con población indígena, tomando en cuenta laorganización social y cultural específica de cada muni-cipio indígena, sus autoridades tradicionales, así comoel tipo de economía que estas comunidades practiquen,a fin de establecer una administración municipal quereconozca la capacidad de participación indígena en suhábitat y en el marco de su desarrollo sociocultural.Asimismo, se excluyen las tierras correspondientes alas comunidades y pueblos indígenas de la calidad deejidos. Por último, la Constitución se refiere al derecho quetienen los pueblos indígenas de seguir practicando sussistemas normativos internos, para la regulación, san-ción y restauración de la paz social. Este derecho a lajusticia es un mecanismo de protección a los indíge-nas venezolanos, que históricamente han vivido en unasociedad que los excluyó y discriminó; en este casono se trata de códigos o leyes escritas, sino de formasde justicia que han permitido a estos pueblos regularseinternamente, enfrentar los conflictos y seguir mante-niendo la cohesión colectiva mediante la aplicación deun sistema normativo reparatorio. 52
  • 51. Capítulo Ix de los derechos ambientales En lo que se refiere a los derechos ambientales, laConstitución, además de establecer por vez primeraen nuestra historia constitucional un Capítulo espe-cialmente dedicado a los mismos, supera, con unavisión sistemática o de totalidad, la concepción delconservacionismo clásico que sólo procuraba la pro-tección de los recursos naturales como parte de losbienes económicos. En efecto, anteriormente la protección jurídica delambiente se caracterizaba por una regulación parcialcuyo principal objeto era la conservación de los recur-sos naturales. Ahora, impulsados por una necesidad yuna tendencia mundial, los postulados constitucionalesexigen que la normativa en esta materia responda a po-líticas ambientales de amplio alcance que se inscribanen los parámetros contenidos en los tratados interna-cionales de carácter ambiental, todo ello con el objetode garantizar un desarrollo ecológico, social y econó-micamente sustentable, en el que el uso de los recursospor parte de las presentes generaciones no comprometael patrimonio de las futuras. La Constitución en su preámbulo señala entre losfines que debe promover nuestra sociedad, la protec- 53
  • 52. ción del equilibrio ecológico y de los bienes jurídicosambientales como patrimonio común e irrenunciablede la humanidad. Consecuente con ello, el texto cons-titucional se caracteriza por desarrollar con la ampli-tud necesaria, los derechos y deberes ambientales decada generación, y por reconocer el derecho que ellastienen a un medio ambiente seguro, sano y ecológica-mente equilibrado. Destaca, en este sentido, la nece-sidad de mantener un eficaz desarrollo de la seguridadambiental en las fábricas y complejos industriales. Así, el Estado, con el objeto de garantizar un de-sarrollo ecológico, social y económicamente susten-table, protegerá el ambiente, la diversidad biológica,los recursos genéticos, los procesos ecológicos, losparques nacionales y monumentos naturales y demásáreas de especial importancia ecológica; al tiempoque velará por un medio ambiente libre de conta-minación, en donde el aire, el agua, los suelos, lascostas, el clima, la capa de ozono, las especies vi-vas, gocen de especial protección. De igual manera,el Estado desarrollará una política de ordenación delterritorio que atienda a las exigencias del desarrollosustentable, la cual deberá contar con la participaciónciudadana. 54
  • 53. Por otra parte, como una garantía insoslayable parala protección del ambiente se dispone que en todos loscontratos que la República celebre, o en los permisosque se otorguen, que afecten recursos naturales, seconsiderará incluida, aun cuando no estuviere expresa,la obligación de conservar el equilibrio ecológico, depermitir el acceso a la tecnología y la transferencia dela misma en condiciones mutuamente convenidas y derestablecer el ambiente a su estado natural si éste resul-tare alterado, todo ello en los términos que determinela ley. Aunado a ello, los principios contenidos en esteCapítulo encuentran su transversalización axiológicaen el texto constitucional, a través de otras disposi-ciones y principios que tienen como finalidad el de-sarrollo ecológico, social y económicamente susten-table de la Nación. Así, encuentra fundamento consti-tucional la obligatoriedad de la educación ambiental,las limitaciones a la libertad económica por razonesde protección del ambiente, el carácter de bienes dedominio público que se le atribuye a las aguas, laagricultura sustentable como base estratégica del de-sarrollo rural integral, la protección del hábitat de lospueblos indígenas, entre otros. 55
  • 54. Capítulo x de los deberes En este Capítulo, retomando principios de nuestrahistoria constitucional se consagran los deberes de losvenezolanos. El origen de los deberes es la Declara-ción de los Derechos del Pueblo de 1811, publicadaen la Gaceta de Caracas el 23 de julio de ese mismoaño, en la cual se desarrollaron los derechos y debe-res del hombre en sociedad. Luego, en la ConstituciónFederal de Venezuela de 1811 publicada en la Gacetade Caracas el 27 de diciembre de ese mismo año, ensu parte final se consagraron los deberes del hombreen sociedad conjuntamente con los deberes del cuerposocial, con fundamento en la figura romana del buenpadre de familia. Se consagra el deber de honrar y defender la Pa-tria, independientemente de cualquier tipo de corrienteideológica, como una obligación consustancial con lanacionalidad. Este deber implica no sólo resguardar yproteger la soberanía, la nacionalidad y nuestra inte-gridad territorial, sino además, defender y promover laautodeterminación política, territorial, cultural y socialde la Nación. Además, rescatando nuestra historia re-publicana, se extiende ese deber a la promoción y de-fensa de todo lo que identifica nuestra Nación, comolos símbolos patrios y valores culturales. 56
  • 55. Como consecuencia del principio de supremacía yfuerza normativa de la Constitución, así como del prin-cipio de legalidad, se consagra el deber de toda personade cumplir y acatar el Texto Fundamental, las leyes ydemás actos que en ejercicio de sus funciones legíti-mas dicten los órganos que ejercen el Poder Público. Promoviendo una sociedad plural, armónica, so-lidaria, abierta, integrada y comprometida en todossus ámbitos, se consagra el deber de toda persona decumplir los requerimientos sociales y participar en lavida política, civil y comunitaria del país. En la bús-queda de estos propósitos se resalta la obligación depromover y defender los derechos humanos siemprecon fundamento en la convivencia democrática y enla paz social. En virtud del principio de solidaridad social, se con-sagra el deber de toda persona de coadyuvar, en la me-dida de sus posibilidades, a los gastos públicos. En armonía con los principios de participación ysolidaridad social se consagra el deber de toda personade prestar servicio civil, militar y electoral, cuando seanecesario para la defensa, preservación y desarrollo dela Nación, o bien para hacer frente a situaciones de ca-lamidad pública. 57
  • 56. No obstante, las obligaciones que tiene el Estadoconforme a la Constitución y a la ley, se consagra eldeber de toda persona de coadyuvar según su capaci-dad y aptitud, al cumplimiento de los fines que imponeel bienestar social general, con base en los principiosde solidaridad, responsabilidad social y asistenciahumanitaria. Por ello, quienes aspiren al ejercicio decualquier profesión deberán prestar servicio a la co-munidad durante el tiempo, lugar y condiciones quedetermine la ley. 58
  • 57. TÍTULO Iv dEL pOdEr púBLICO Capítulo I de las disposiciones fundamentales Sección primera: disposiciones generales El presente título referente al Poder Público, ad-quiere especial significación dado que se propone res-catar la legitimidad del Estado y de sus instituciones,recuperando la moral pública y la eficiencia y eficaciade la función administrativa del Estado, característicascomplementarias e indispensables para superar la cri-sis de credibilidad y de gobernabilidad que se ha ins-taurado en el país en los últimos tiempos. En las Disposiciones Generales, en primer lugar seconsagra la conocida distribución vertical del PoderPúblico: Poder Municipal, Estadal y Nacional; coloca-dos en este orden según su cercanía con el ciudadano,sujeto protagónico de este modelo de democracia par-ticipativa. En lo que respecta a la distribución horizontal delPoder Público Nacional se incorporan, además de lasfunciones tradicionales, la innovación de los denomi-nados Poder Electoral y Poder Ciudadano. La razónde esta novedosa inclusión se entiende en un contexto 59
  • 58. social y político en el cual se deben dar signos clarosdel respeto a la independencia y autonomía funcio-nal de la que deben gozar los órganos encargados dedesarrollar las funciones respectivas, para facilitar larecuperación de la legitimidad perdida en terrenostan delicados como el de los procesos electorales, asícomo el de la función contralora y la defensa de losderechos humanos. Se consagra, igualmente, una división de las funcio-nes que corresponden a cada rama del Poder Público,tanto en sentido vertical como horizontal. Pero si biense acepta la especialidad de la tarea asignada a cadauna de ellas, se establece un régimen de colaboraciónentre los órganos que van a desarrollarlas para la mejorconsecución de los fines generales del Estado. Se establece el principio restrictivo de la compe-tencia, según el cual los órganos que ejercen el PoderPúblico sólo pueden realizar aquellas atribuciones queles son expresamente consagradas por la Constitucióny la ley. La usurpación de autoridad, consistente en la inva-sión del Poder Público por parte de personas que nogocen de la investidura pública, se considera ineficaz ylos actos dictados se consideran nulos. 60
  • 59. En cuanto a la responsabilidad individual conse-cuencia del ejercicio del Poder Público, se abarca tantoel abuso de poder, la desviación de poder, así como laviolación de la Constitución y la Ley. Esta disposiciónes una de las que ha adolecido de ineficacia, por lo cualsu consagración en esta Constitución implica generarlos mecanismos legales para su aplicación efectiva. Finalmente, en las disposiciones generales, se esta-blece bajo una perspectiva de derecho público moder-na la obligación directa del Estado de responder patri-monialmente por los daños que sufran los particularesen cualquiera de sus bienes y derechos, siempre quela lesión sea imputable al funcionamiento, normal oanormal, de los servicios públicos y por cualesquieraactividades públicas, administrativas, judiciales, legis-lativas, ciudadanas o electorales, de los entes públicoso incluso de personas privadas en ejercicio de talesfunciones. Sección segunda: de la administración pública Por definición, la función ejercida por la Adminis-tración Pública está sujeta al servicio público o interésgeneral, por ende debe estar al servicio de la ciuda-danía sin ningún tipo de distinciones, de privilegioso discriminaciones. En este contexto la aplicación deeste contenido implica el cambio de una cultura y de 61
  • 60. unos hábitos organizacionales que han enturbiado yobstaculizado el ejercicio de esta función del Estado,desviándola hacia la satisfacción de intereses subalter-nos, con lo cual se ha facilitado la corrupción y la in-eficacia e ineficiencia. Es por ello que se precisan losprincipios que deben fundamentar a la AdministraciónPública, los cuales no requieren de mayor explicación:honestidad, participación, celeridad, eficacia, eficien-cia, transparencia, rendición de cuentas y responsabi-lidad. Principios que expresan con claridad el nuevocamino que deben seguir los funcionarios que ejerzanel Poder Público. Además de estos principios recto-res se reitera el sometimiento a la ley y al derecho,es decir, el principio de la legalidad de la actividadadministrativa. Los institutos autónomos son materia de reserva le-gal. Asimismo están sometidos, conjuntamente con losintereses públicos en entidades, al control estatal segúnsea desarrollado en la ley. Se consagra en favor de ciudadanos y ciudadanas,el derecho a la información oportuna y veraz por partede la Administración Pública. Este derecho adquieresuficiente amplitud y precisión, ya que abarca lo relati-vo a las actuaciones de las cuales sean parte interesada,así como al conocimiento de las resoluciones definiti-vas que se dictaren, y acceso a los archivos y registros 62
  • 61. administrativos, salvo las excepciones legales. Comocomplemento a esta disposición se establece la prohi-bición absoluta de la censura a los funcionarios públi-cos en relación con su deber correlativo al derecho a lainformación consagrado en esta disposición. Sección tercera: de la función pública Como introducción a la regulación establecida enesta Sección conviene resaltar la importancia y signifi-cación que la nueva Constitución le otorga a la funciónpública, en la medida en que la honestidad, la eficien-cia y la eficacia de su ejercicio constituyen prioridadesindiscutibles dentro de las exigencias que la sociedadvenezolana ha manifestado con mensajes precisos ycontundentes. Los vicios más enraizados en el siste-ma político, como el clientelismo, que tanto daño hacausado al pueblo venezolano, están relacionados ín-timamente con la falta de líneas claras en torno a loque debe ser la función pública y a la creación de unapolítica de recursos humanos cónsona con los idealesde la gerencia pública moderna. La gobernabilidad,entendida como la satisfacción plena de las demandassociales, sólo puede alcanzarse en la medida que seadopten políticas orientadas en este sentido. Se consagra la creación del Estatuto de la funciónpública mediante ley, en la cual se regulará lo relati- 63
  • 62. vo a la política de recursos humanos aplicable a losfuncionarios de la Administración Pública. Se debe-rá regular el ingreso, ascenso, traslado, suspensión yretiro y, asimismo, la incorporación de los mismos ala seguridad social. Igualmente se consagrará por víalegal las funciones y requisitos para el ejercicio de loscargos respectivos. Es precisamente en el marco deestas normativas donde deberán ser desarrolladas porla ley, el espacio en el cual se debe garantizar los ni-veles de idoneidad tanto profesional como ético de laspersonas que ingresen en la Administración Pública.El principal freno a las conductas contrarias a la lega-lidad y a la moral pública depende, en buena parte, delas políticas de ingreso, permanencia y ascenso en lacarrera administrativa. Contrario a los hábitos organizacionales generadospor el clientelismo político, se establece el deber de losfuncionarios o funcionarias públicos de servir al Esta-do, y por ende, al ciudadano y no a parcialidad alguna.Como complemento se establece que el nombramientoy remoción no podrán vincularse a la afiliación política.Tal aspecto se convierte en punto fundamental de esteproceso de refundación del Estado, ya que el mismodepende de una voluntad política firme que convier-ta en realidad lo que hasta ahora ha sido una fantasíairrealizable. Evidentemente por vía legal y reglamen- 64
  • 63. taria se deben afinar los mecanismos para garantizar elfiel cumplimiento de esta norma. Igualmente se prohí-be a quienes estén al servicio de los municipios, esta-dos, República o demás personas jurídicas estatales dederecho público o privado la celebración de contratoscon estas entidades, por sí mismos o por interpósitapersona, salvo las excepciones legales. Se establece como principio general que los cargosde la Administración Pública son de carrera, salvo loscargos de elección popular, los de libre nombramien-to y remoción, los contratados y los obreros, así comootros tipos que indique la Ley. Este aspecto del esta-blecimiento de la carrera administrativa, constituye unpilar necesario para poder sustentar el edificio de unaAdministración Pública moderna, dinámica y eficiente.La depuración de la función pública, el rescate de laimagen del Estado, requiere de un compromiso inelu-dible con la satisfacción de esta exigencia que la socie-dad ha expresado reiteradamente. En este mismo contexto el ingreso a la carrera ad-ministrativa será exclusivamente por concurso públi-co que garantice la selección de los mejores, tanto enel aspecto ético como en el de la preparación técnicay profesional. Por ello dicho concurso se sujeta a losprincipios de honestidad, idoneidad y eficiencia. Enadelante, no se podrá acceder a la carrera administrati- 65
  • 64. va por designaciones o contrataciones que obvien estemecanismo de selección objetivo, ni se podrá adquirirestabilidad por el transcurso del tiempo en el ejerci-cio de algún cargo de carrera. Sólo el concurso públicodará acceso a la carrera administrativa y a la conse-cuente estabilidad del funcionario. Igualmente, para el ascenso, se someterá a un siste-ma de evaluación que reporte una calificación de mé-ritos de los funcionarios públicos en forma periódica.Ello implica una evaluación objetiva de la gestión per-sonal de los funcionarios y un programa de formación ycapacitación al cual se deberán someter. De esta formael ascenso debe encontrarse vinculado a la eficiencia,disciplina y desarrollo de los conocimientos, destrezasy habilidades del funcionario. De otra parte, la permanencia del funcionario en lacarrera administrativa tiene que estar relacionada conun resultado positivo de la evaluación de su desempe-ño. Esta evaluación debe ser objetiva y periódica. Deesta forma se potencia el esfuerzo del funcionario pormejorar su gestión, y en ese sentido gozará de estabili-dad, ascenderá y obtendrá mayores beneficios labora-les. Por el contrario, si el resultado de la evaluación deldesempeño del funcionario es negativa, el funcionarioserá removido de la función pública. 66
  • 65. Tales principios deben ser desarrollados por víalegal de manera de restringir la discrecionalidad en latoma de decisiones relacionadas con estos aspectos,estableciendo las exigencias para poder optar a dichosconcursos y así poder ascender en la carrera adminis-trativa. Correlativo a ello deberá avanzarse hacia laconformación de instancias estatales que contribuyana la formación y actualización permanente del funcio-nario público. La ocupación de cargos públicos remunerados re-quiere como exigencia indispensable la previsión pre-supuestaria respectiva. Por vía reglamentaria y segúnla ley, se establecerán las escalas de salarios, pudiendoestablecerse los límites razonables a las remuneracio-nes en las diferentes ramas del Poder Público munici-pal, estadal o nacional. Igualmente, por ley nacional seestablecerá el régimen de jubilaciones y prestaciones atodos los niveles. El objetivo de esta norma es mante-ner dentro de los parámetros razonables y en el contex-to de la situación económica del país los niveles de lasremuneraciones de los funcionarios públicos. Para evitar las irregularidades que se han cometidocontinuamente en desmedro de la eficiencia y de la efi-cacia de la Administración Pública, se prohíbe expre-samente desempeñar más de un destino público remu-nerado, salvo las excepciones de cargos académicos, 67
  • 66. accidentales, asistenciales o docentes según la ley. Paradarle eficacia a este dispositivo se requiere la existen-cia de archivos confiables y actualizados que impidanla recurrencia en este vicio que constituye un verdade-ro fraude al interés colectivo. Igualmente se consagrala prohibición del disfrute de más de una jubilación opensión, salvo las excepciones legales. Como exigencia indispensable para la aceptaciónde cargos, honores o recompensas de gobiernos ex-tranjeros se requiere la autorización de la AsambleaNacional. Sección cuarta: de los contratos de interés público En materia de contratos de interés público se man-tiene, en general, la regulación constitucional existen-te, aunque se mejora su redacción. Se prevé, así, comoregla general que los contratos de interés público na-cional deberán ser aprobados por la Asamblea Nacio-nal en los casos que determine la ley. No obstante, seestablece con carácter preceptivo esta aprobación enlos supuestos de contratos de interés público nacional,estadal o municipal si los mismos pretenden celebrarsecon Estados o entidades oficiales extranjeras o con so-ciedades no domiciliadas en Venezuela. 68
  • 67. Por otra parte, se conserva como regla general elsometimiento de dichos contratos a las leyes y a lajurisdicción venezolana. Sin embargo, por vía de ex-cepción, en los casos en que la naturaleza del negocioasí lo permita, determinadas controversias del contratopodrán someterse a otra jurisdicción. Sección quinta: de las relaciones internacionales En la Constitución las relaciones internacionalesde la República responden a los fines del Estado en elejercicio de la soberanía y de los intereses del pueblo.En esta sección se establecen los principios de indepen-dencia, igualdad entre los estados, libre determinacióny no intervención, solución pacífica de los conflictosinternacionales, cooperación, respeto de los derechoshumanos, solidaridad entre los pueblos. Además de ladefensa de estos principios, la Constitución impone ala República la práctica democrática en la participa-ción y toma de decisiones en el seno de organismos einstituciones internacionales. Se promueve la integración latinoamericana y cari-beña, la cual adquiere carácter constitucional en la bús-queda de la creación de una Comunidad de Naciones.A tales fines, se permite la suscripción y ratificación detratados internacionales, bilaterales o multilaterales, enel marco de procesos de integración que tengan carác- 69
  • 68. ter supranacional. Como consecuencia de ello, las de-cisiones que adopten los órganos supranacionales quesurjan de los procesos de integración, son de aplicacióndirecta e inmediata en Venezuela. En todo caso, el reconocimiento y fortalecimientoque la Constitución ofrece a los procesos de integra-ción con carácter supranacional, ha tenido entre otrosobjetivos, darle un marco constitucional sólido a losprocesos de integración de los cuales Venezuela es par-te, así como reconocer la validez de todos los tratadosque han sido suscritos y ratificados por Venezuela endicho proceso, y de todas las decisiones o directivasdictadas hasta la entrada en vigencia de la nueva Cons-titución, por los órganos supranacionales de la Comu-nidad Andina. Capítulo II de la competencia del poder público Nacional En esta Constitución se actualizan las competenciasdel Poder Nacional, incorporando materias nuevas talescomo la determinación de los tipos impositivos o alí-cuotas de los tributos estadales o municipales; la crea-ción y organización de impuestos territoriales o sobrepredios rurales, así como transacciones inmobiliarias,cuya recaudación y control corresponderá a los munici- 70
  • 69. pios; la administración del espectro electromagnético;el régimen general de los servicios públicos domicilia-rios; el manejo de la política de fronteras; la legislaciónen materia de pueblos indígenas y territorios por ellosocupados; así como la organización y funcionamientode los órganos del Poder Público Nacional y demás ór-ganos e instituciones del Estado. A continuación se incluye una declaración generalsobre la valoración del concepto de descentralización,como lineamiento estratégico de la política de desa-rrollo, no sólo a los fines de la democratización delo público sino también como elemento decisivo parapromover la efectividad y eficiencia de los cometidosestatales. Capítulo III del poder público Estadal Comienza con la caracterización de los estadoscomo entidades autónomas e iguales en lo político,con el atributo de personalidad jurídica plena, hacien-do mención expresa del compromiso de mantener laintegridad nacional y cumplir y hacer cumplir la Cons-titución y las leyes de la República, que es la esenciadel pacto federal. 71
  • 70. Se definen los órganos superiores de las entidadesestadales, a saber, el gobernador y el Consejo Legisla-tivo, con las funciones de gobierno y administración elprimero, y de legislación y de deliberación política elsegundo. Se señalan los requisitos del cargo y el perío-do de duración del mandato del gobernador, además dela obligación de rendición de cuenta ante el Contralordel Estado y la presentación de un informe del mismoante el Consejo Legislativo y el Consejo de Planifica-ción y Coordinación de Políticas Públicas. En el caso de la rama legislativa y deliberante de losestados, se define su órgano que es el Consejo Legisla-tivo, su conformación, sus atribuciones y los requisitospara ser integrante del Consejo Legislativo. Se establece la existencia en cada estado de unaContraloría que gozará de autonomía orgánica y fun-cional. En la distribución de competencias que correspon-den a la Constitución se definen en este capítulo lacompetencia exclusiva de los estados, manteniéndo-se y ampliándose las previstas en la Ley Orgánica deDescentralización. En cuanto a las competencias con-currentes se adopta la experiencia del Derecho Com-parado en materia de descentralización y se asume quelas leyes nacionales tienen la naturaleza de leyes bases,en las que se establecen conceptos generales, básicos y 72
  • 71. orientadores; y las leyes estadales son leyes de desarro-llo de esos principios básicos, lo que permitirá mejo-res condiciones para la delimitación de competencias.Se prevé la creación en cada estado de un Consejo dePlanificación y Coordinación de Políticas Públicas, de-jando su organización y funcionamiento a lo que deter-mine la ley. Se definen los ingresos de los estados dentro de unavisión integral de la materia hacendística pública, conespecial atención al problema del financiamiento de lasautonomías territoriales. Todo ello en un esfuerzo dearmonización de las distintas potestades fiscales, parael desarrollo de estados y municipios. Capítulo Iv del poder público Municipal Se inicia con una norma de caracterización del Mu-nicipio, en la cual se incluye el reconocimiento expresode la autonomía municipal con la definición del conte-nido mínimo que corresponde a esa cualidad esencial,así como la garantía jurisdiccional de la misma. Se in-corpora una declaración general sobre la participacióncomo elemento consustancial con la naturaleza del go-bierno y la administración municipal. 73
  • 72. Se estableció la remisión a la legislación de la mate-ria correspondiente al desarrollo de los principios cons-titucionales relativos a los municipios y demás entida-des locales, imponiéndose a tal efecto, la necesidad departir de la diversidad municipal de modo imperativo yno como una simple orientación al legislador, abarcan-do no sólo la organización municipal propiamente tal,sino también en lo que respecta a sus competencias yrecursos. Se enfatiza la necesidad de que dicha legisla-ción establecerá opciones para la organización de go-bierno y administración de los municipios indígenas. Se ha previsto la posibilidad de que los municipiosse asocien en mancomunidades, así como la creaciónde modalidades asociativas intergubernamentales. Se prevé la organización de los municipios en dis-tritos metropolitanos mediante ley, lo que permite el di-seño de un régimen más auténtico para la organizacióndistrital que no debe quedar constreñido a una forzadareproducción a escala de la organización municipal. Se propone una habilitación general al legisladorpara crear condiciones de elegibilidad, prohibicionesy causales de inhibición para la postulación y ejerciciode las funciones de alcaldes y concejales. Respecto a los ingresos, se consagran y caracterizanen la Constitución los ramos de ingresos, incluyendo 74
  • 73. aquellos de naturaleza tributaria que corresponden almunicipio de manera irrestricta, dejando abierta la posi-bilidad de que por vía del desarrollo legislativo puedanser creados otros impuestos, tasas y contribuciones es-peciales. Además del enunciado del sistema de ingresos seconsagra que la potestad tributaria de los municipios esdistinta y autónoma de las potestades reguladoras queesta Constitución o las leyes atribuyan al Poder Nacio-nal o Estadal. Asimismo, se establecen que las inmuni-dades frente a la potestad impositiva de los municipiosa favor de los demás entes politicoterritoriales, se ex-tiende sólo a las personas jurídicas estatales creadas porellos, pero no a concesionarios ni a otros contratistas. Se ha incluido una norma que establece la presun-ción del carácter de ejidos de los terrenos ubicados enel área urbana de los Municipios, sin menoscabo delegítimos y mejores títulos de terceras personas, váli-damente constituidos. Igualmente, se constituyen enejidos las tierras baldías ubicadas en el área urbana,dejándoles la excepción para las tierras correspondien-tes a las comunidades y pueblos indígenas. Se ha incorporado la creación del Consejo Local dePlanificación Pública que tiene por objeto la planifi-cación, coordinación y cooperación en la definición yejecución de las políticas públicas. 75
  • 74. Se incluye una norma que consagra la creaciónmediante ley, de los mecanismos necesarios para quelos estados y municipios formalicen el compromiso dedescentralización hacia las comunidades y grupos ve-cinales, organizando los servicios que éstos gestionenprevia demostración de su capacidad. Capítulo v del Consejo Federal de Gobierno Como órgano constitucional de carácter interterrito-rial se crea el Consejo Federal de Gobierno, reflejo enel plano de la organización del Estado de los principiosde integridad territorial, cooperación, solidaridad, con-currencia y responsabilidad sancionados en el Título I dela Constitución relativo a los Principios Fundamentales.Es, pues, un órgano producto de la fase más avanzadadel federalismo, el federalismo cooperativo, superaciónhistórica de lo que ha sido denominado federalismo dualque entendía al Estado como producto de un pacto entrelos distintos entes politicoterritoriales los cuales tendríanuna esfera de soberanía no delegada a la Unión y, enprincipio, intangible a la acción del Poder Federal. Las funciones de este Consejo Federal de Gobiernoserán básicamente las de planificar y coordinar hori-zontalmente las políticas y acciones para el desarrollo 76
  • 75. del proceso de descentralización y la administracióndel Fondo de Compensación Interterritorial destinadoal financiamiento de inversiones públicas con el fin depromover el desarrollo equilibrado de las regiones demenor desarrollo relativo. En fin, es clara la superación que representa estafigura organizativa con respecto a la Convención deGobernadores, único mecanismo cooperativo previstoen la Constitución precedente de 1961. TÍTULO v dE LA OrGANIzACIóN dEL pOdEr púBLICO NACIONAL Capítulo I del poder Legislativo Nacional Sección primera: disposiciones generales El Poder Legislativo Nacional es ejercido por unaAsamblea Nacional cuya estructura unicameral res-ponde al propósito de simplificar el procedimiento deformación de las leyes, reducir los costos de funcio-namiento del parlamento, erradicar la duplicación deórganos de administración y control y la duplicación decomisiones permanentes, entre otras cosas. 77
  • 76. Los diputados que integran la Asamblea Nacionalson elegidos, en cada entidad federal, según una basepoblacional de uno coma uno por ciento de la pobla-ción total del país; además, corresponderán tres dipu-tados por cada entidad federal y habrá tres diputadosen representación de los pueblos indígenas. El períodode duración del mandato es de cinco años, pudiendoser reelegidos hasta por dos períodos consecutivoscomo máximo. De acuerdo con lo expuesto, el númerode diputados de la Asamblea Nacional sólo aumenta-rá o disminuirá en la misma medida en que aumenteo disminuya la población, en una o varias entidadesfederales. Con esta forma de integración y con la estructuraunicameral del órgano legislativo nacional desaparecenlos llamados diputados adicionales; además, en virtudde la eliminación del Senado, desaparece la figura delsenador vitalicio. La representación parlamentaria, de acuerdo con elartículo 186 del texto constitucional, reviste un doblecarácter. El diputado es, al mismo tiempo, representan-te de la entidad federal y representante popular, lo cualreafirma el artículo 201 al expresar que los diputadosson representantes del pueblo y de los Estados en suconjunto. 78
  • 77. Ese doble carácter de la representación parlamen-taria exige de los candidatos haber residido en la en-tidad federal en la cual aspiran ser elegidos, por lomenos, durante los cuatro años anteriores a la fechade la elección. Este requisito de elegibilidad unido ala obligación de la Asamblea Nacional de consultara los Estados cuando ella trate de materias relativas alos mismos, al derecho de palabra a los Estados en elproceso de formación de las leyes relativas a ellos y lainiciativa legislativa por parte de los Consejos Legis-lativos de los Estados, son complementos tanto del ca-rácter federal de la representación parlamentaria comodel contenido federal del Estado venezolano. Por otra parte, el texto constitucional consagra losprincipios de la personalización de las elecciones y elde la representación proporcional, dejando a la ley latarea de garantizar la presencia de estos principios queconstituyen parte sustancial del sistema democrático. Respecto a las condiciones de inelegibilidad de losdiputados, se obliga a la separación absoluta de suscargos a los aspirantes, por lo menos tres meses antesde las elecciones, en los casos expresamente señalados,sin perjuicio de los que por ley puedan establecerse. Las atribuciones de la Asamblea Nacional son laspropias de todo órgano legislativo en un sistema de go- 79
  • 78. bierno semipresidencial o semiparlamentario, como elnuestro. Destacan la función legislativa, la función decontrol político sobre la Administración Pública Nacio-nal y sobre el Gobierno, las autorizaciones y, en parti-cular, los mecanismos de control del órgano legislativosobre el Poder Ejecutivo a través del voto de censura alVicepresidente y a los Ministros, cuyo procedimiento esespecial y requiere de votación calificada. Otros meca-nismos de control son las interpelaciones, las investiga-ciones, las preguntas, las autorizaciones y las aprobacio-nes. La Asamblea Nacional podrá declarar la responsa-bilidad política de los funcionarios públicos y solicitar alPoder Ciudadano que intente las acciones para hacerlaefectiva. Los funcionarios públicos están obligados aasistir a las comisiones y a suministrar las informacionesy documentos que éstas requieran para el cumplimien-to de sus funciones. Esta obligación incumbe también alos particulares, sin perjuicio de los derechos y garantíasque la Constitución consagra. El valor probatorio de losresultados obtenidos en ejercicio de esta función será es-tablecido de conformidad con la ley. El voto de censura, dado por las tres quintas par-tes de los diputados, da lugar a la remoción del Vice-presidente o de los Ministros, según sea el caso. En elcaso de la remoción del Vicepresidente en tres oportu-nidades, dentro de un mismo período constitucional, 80
  • 79. la Constitución faculta al Presidente de la República,como un mecanismo de equilibrio democrático, paradisolver a la Asamblea Nacional y convocar a eleccio-nes anticipadas dentro de los sesenta días siguientes ala disolución para elegir una nueva legislatura, todo locual se hará mediante Decreto aprobado en Consejo deMinistros. No podrá disolverse la Asamblea Nacionalen el último año de su período constitucional. La Asamblea promoverá la organización y la parti-cipación ciudadana en los asuntos de su competencia ytendrá iniciativa en materia de leyes, enmienda, refor-ma y Asamblea Constituyente. En lo relativo a la organización y funcionamiento dela Asamblea Nacional, el número de comisiones quedalimitado a quince, aun cuando mediante votación ca-lificada de las dos terceras partes de los diputados sepueda disminuir o aumentar su número. Igualmente sedefinen las figuras del Presidente, dos Vicepresidentes,un Secretario y un Subsecretario de la Asamblea Na-cional, remitiéndose al reglamento las formas de resol-ver las faltas temporales y absolutas de estos cargos. La Comisión Delegada se integra con la Junta Di-rectiva de la Asamblea Nacional y los Presidentes delas Comisiones Permanentes atendiéndose al criteriodel conocimiento en una determinada materia que co-rresponde a sus integrantes. 81
  • 80. En cuanto al control sobre los diputados, se buscael ejercicio efectivo y eficiente de la función parla-mentaria, al tiempo que obliga a la vinculación conlas entidades federales y el pueblo. El Estado requiereun desarrollo legislativo acorde con los cambios delpaís y un eficiente control sobre la AdministraciónPública y el Gobierno. De allí que el ejercicio de lafunción parlamentaria sea a dedicación exclusiva, sal-vo las excepciones establecidas. Los diputados estánobligados a mantener vinculación permanente con suselectores, atendiendo sus opiniones y sugerencias, in-formándolos acerca de su gestión y la de la Asamblea;que rindan cuenta anualmente de la gestión y que es-tén sometidos al referendo revocatorio del mandato,con la consecuencia inmediata, en caso de producirse,de no poder ejercer cargos de elección popular dentrodel período siguiente. Un elemento imprescindible para el logro de lo seña-lado es asegurarle al diputado una retribución económicaque asegure su independencia, sin que su condición deparlamentario implique privilegios personales ni abusode las prerrogativas garantizadas por la Constitución nila percepción de beneficios económicos indebidos. Se consagra la inmunidad parlamentaria como unagarantía del ejercicio autónomo de las funciones legis-lativas respecto de los otros poderes y como garantía 82
  • 81. para el mejor y efectivo cumplimiento de la funciónparlamentaria. Sin embargo, la inmunidad sólo está re-ferida al ejercicio de las funciones parlamentarias des-de el momento de la proclamación por parte del órganoelectoral competente hasta la conclusión del mandato.Su desconocimiento por parte de los funcionarios pú-blicos ocasiona sanciones de naturaleza penal que ellegislador deberá establecer en la ley correspondiente. En cuanto a los presuntos delitos cometidos por losdiputados, conocerá el Tribunal Supremo de Justicia enforma privativa, siendo la única autoridad que, previaautorización de la Asamblea Nacional, podrá ordenarla detención o continuar el enjuiciamiento, según seael caso. En caso de delito flagrante cometido por algúndiputado, la autoridad competente pondrá a éste bajocustodia en su residencia y comunicará de manera in-mediata el hecho al Tribunal Supremo de Justicia. El texto constitucional incorpora un conjunto decambios en cuanto a la definición de la ley y en cuantoa las leyes orgánicas. La ley es todo acto sancionadopor la Asamblea Nacional como cuerpo legislador, en-tendiéndose que para ello deberá seguirse el procedi-miento que el propio texto constitucional establece. Por otra parte, la Constitución establece cinco ti-pos de leyes orgánicas: las que ella misma denomina 83
  • 82. como tales, las que se dicten para organizar los po-deres públicos, las que se dicten para desarrollar de-rechos constitucionales, las que sirvan de marco nor-mativo a otras leyes y las que hayan sido calificadascomo tales por la Asamblea Nacional, en cuyo casoéstas habrán de ser remitidas a la Sala Constitucionaldel Máximo Tribunal, para que se pronuncie acercade la constitucionalidad de su carácter orgánico, estocon el propósito de evitar el uso indiscriminado de taldenominación. En cuanto a la iniciativa legislativa se incorporanal texto constitucional tres nuevos elementos de ini-ciativa, el Poder Ciudadano, el Poder Electoral y elConsejo Legislativo Estadal, cuando se trate de leyesrelativas a los Estados. Se destaca la obligatoriedad dela Asamblea Nacional de discutir los proyectos de leypresentados por iniciativa ciudadana y el sometimientode dichos proyectos a referendo aprobatorio, cuandono fuere discutido por la Asamblea. En la etapa de discusión y aprobación de los pro-yectos de ley, se introduce la obligación de abrir pro-cesos de consulta a los otros órganos del Estado, a losciudadanos y a la sociedad organizada. Cada proyectode ley recibirá dos discusiones en el seno de la Asam-blea, en días diferentes, no consecutivos. La primeradiscusión versará sobre la exposición de motivos y la 84
  • 83. pertinencia del proyecto de ley, leyéndose el articuladoen conjunto, mientras que la segunda se realizará artí-culo por artículo. Capítulo II del poder Ejecutivo Nacional La Constitución eleva el período presidencial a seisaños debido a la modificación del sistema de controlespoliticosociales sobre el Ejecutivo Nacional. Y, comouna innovación estructuralmente importante, desde elpunto de vista de la legitimidad y responsabilidad delPresidente en el ejercicio del Ejecutivo Nacional, sepermite su reelección inmediata por una sola vez paraun nuevo período. Esta nueva regulación constitucional evita la irres-ponsabilidad política de los Presidentes que caracterizóel período republicano que culmina con la aprobaciónde la nueva Constitución. De esta manera, quien seatitular de la Presidencia puede ser evaluado política-mente por su gestión en dos oportunidades: la primera,cumplida más de la mitad del período presidencial deseis años, por la solicitud del veinte por ciento o másde los electores para efectuar un referendo revocatoriodel mandato; y la segunda, por la postulación del Pre-sidente a la reelección popular para un segundo man- 85
  • 84. dato. En ambos casos, el pueblo determina la suertedel Presidente, confirmando su confianza para que semantenga en el cargo, o retirándole su apoyo, con laconsecuencia de su retiro forzado. En realidad, es unmedio de profundización de la democracia mediantedos mecanismos de control social sobre la gestión delEstado que se particularizan en la sujeción del Presi-dente a la voluntad popular. Una de las innovaciones más importantes del textoconstitucional consiste en la sustancial modificación delsistema de gobierno, al incorporar un diseño de sistemasemipresidencial que se puede calificar como flexible. Este nuevo arreglo institucional se sustenta en dosimportantes orientaciones: la primera, la distincióny separación orgánica flexible entre las funciones dejefatura de Estado y de jefatura de gobierno; y la se-gunda, el establecimiento de una nueva relación entreel Poder Legislativo y el Poder Ejecutivo a manera desistema de controles y equilibrios de poder. La ingeniería constitucional del nuevo sistema degobierno semipresidencial flexible se sustenta en lacreación de la figura del Vicepresidente Ejecutivo.Esta nueva institución, a pesar de su denominación deVicepresidente, es mucho más que la tradicional figu-ra vicepresidencial que acostumbran los sistemas de 86
  • 85. gobierno americanos. En propiedad, el Vicepresidenteque contempla la Constitución no es el típico cargo quetiene la función de resolver la sucesión presidencialpor la ausencia temporal o absoluta del Presidente de laRepública. Más que ello, el Vicepresidente es una ins-titución que comparte con el Presidente el ejercicio desu jefatura de gobierno y responde políticamente por lagestión general del gobierno frente al Parlamento. Las funciones otorgadas por la Constitución al Vi-cepresidente de la República son esenciales para elnormal desenvolvimiento del Ejecutivo Nacional yde las relaciones entre éste y la Asamblea Nacional.La primera de ellas se refiere a la colaboración con elPresidente en la dirección de la acción del Gobierno y,como competencia que le es propia, la coordinaciónde la Administración Pública Nacional con las instruc-ciones que le imparta el Presidente. Esta función con-sagra a la Vicepresidencia en el medio fundamental deapoyo del Presidente y la convierte en una instanciade dirección y coordinación sobre la AdministraciónPública Nacional que supone, con la competencia deproponer el nombramiento y remoción de los Minis-tros, una jerarquía directa sobre éstos y sobre las demásautoridades del Poder Ejecutivo Nacional. En tal senti-do, la Vicepresidencia es el órgano natural de rectoríadel sistema de registro, seguimiento y control de las 87
  • 86. decisiones presidenciales, se produzcan éstas por cuen-tas ministeriales o en Consejo de Ministros, y de lossistemas de seguimiento, evaluación y control de laspolíticas públicas sectoriales. La segunda función del Vicepresidente correspon-de a sus facultades para dirigir y coordinar el procesodescentralizador; para armonizar los intereses naciona-les, estadales y municipales y para garantizar el debi-do equilibrio en el desarrollo económico social de lasregiones. Estas facultades las ejerce el Vicepresidentede la República a través de la Presidencia del Conse-jo Federal de Gobierno, al cual se adscribe el Fondode Compensación Interterritorial. La creación de esteFondo conlleva a la transformación del actual FondoIntergubernamental para la Descentralización. De estamanera, el Vicepresidente es un doble instrumento oinstancia para la coordinación, una coordinación hori-zontal del Gobierno Nacional y otra vertical entre losgobiernos territoriales. La tercera función consiste en la asesoría que re-quiere el Presidente de la República como Jefe deEstado, para la formación de las políticas de Estadode largo alcance en el tiempo. Esta función la ejer-ce el Vicepresidente al presidir el Consejo de Estadoque crea la Constitución. Este Consejo se encuentra,además, integrado por representantes de la Asamblea 88
  • 87. Nacional, del Tribunal Supremo de Justicia y de losgobernadores de los estados, convirtiéndolo en unainstancia de confluencia de poderes para el acuerdode políticas de Estado. La cuarta función del Vicepresidente es la que loencarga de las relaciones entre el Ejecutivo Nacionaly la Asamblea Nacional. Función que convierte al Vi-cepresidente en el natural vocero del Gobierno ante laAsamblea Nacional. Son estas funciones, más las atribuciones que elPresidente le puede delegar, las que convierten al Vi-cepresidente en un órgano fundamental para el fun-cionamiento del Estado, con poder suficiente para lacoordinación interna del Poder Ejecutivo Nacional y lacoordinación con los otros Poderes del Estado venezo-lano. El calificar el sistema presidencial como flexiblese debe a que las atribuciones del Vicepresidente seránaún mayores en tanto el Presidente de la República ledelegue sus propias atribuciones. Por esta particular suma de funciones el Vicepre-sidente, como ejecutor de atribuciones de la jefaturade Gobierno, es sujetado por el control político de laAsamblea Nacional, como corresponde a un sistemade gobierno semipresidencial. Esta relación entre laAsamblea Nacional y el Vicepresidente se ha consa- 89
  • 88. grado para permitir un clima de mayor comunicaciónentre el Legislativo y el Ejecutivo, que posibilite elacuerdo consensuado de políticas públicas y la colabo-ración general de los poderes en el cumplimiento de losfines y propósitos del Estado. Una acción de gobierno que no cuente con ciertoaval del Legislativo conllevaría, en algún momento, ala posibilidad de que la Asamblea Nacional aprobaraun voto de censura sobre el Vicepresidente, con el cualquedaría automáticamente removido de su cargo. Pero,como equilibrio de este poder de control político de laAsamblea Nacional y para que la remoción constantede vicepresidentes no se convierta en una práctica obs-truccionista, la Constitución sabiamente consagra lafacultad del Presidente de convocar a elecciones anti-cipadas de la Asamblea Nacional cuando ésta remuevapor tercera vez un Vicepresidente dentro de un períodopresidencial de seis años. Esta facultad es de ejerciciodiscrecional por el Presidente. Este doble control entre el Legislativo y el Ejecu-tivo constituye un sistema de equilibrio del poder quepermite, además, las salidas institucionales a las crisispolíticas o crisis de gobierno, incrementando el nivelde gobernabilidad de la democracia. Así se posibilitaun rango de estabilidad politicoinstitucional para la de-mocracia y se evitan las salidas extrainstitucionales. 90
  • 89. En cuanto se refiere a la protección de los derechosde la persona humana, la Constitución regula adecua-damente el principio de responsabilidad en el ejerciciodel Poder Público, al establecer que la declaración delos estados de excepción no eximen de responsabilidadal Presidente de la República, al Vicepresidente Ejecu-tivo o a los Ministros. La sección primera de este Capítulo II es nítida enlo referente a las faltas absolutas o temporales del Pre-sidente de la República. En este sentido, adquiere unrol de particular importancia el Vicepresidente Ejecu-tivo de la República, al ser el suplente formal del Pre-sidente de la República en las diferentes hipótesis defaltas tanto absolutas como temporales que contemplael texto constitucional. La Sección Segunda detalla las competenciasdel Presidente de la República. En este sentido hayaspectos a resaltar que significan una mayor flexi-bilidad en el manejo de los asuntos públicos y unaconducción más operativa de la Administración Pú-blica por parte del Presidente de la República. Así, ysiguiendo la tendencia del derecho comparado, se lepermite al Presidente fijar el número, denominación,competencia y organización de los ministerios y otrosorganismos de la Administración Pública Nacional,así como también la organización y funcionamiento 91
  • 90. del Consejo de Ministros, dentro de los principios ylineamientos señalados por la correspondiente ley or-gánica. Con esto se permite agilizar los trámites parahacer efectivas las exigencias de adaptabilidad de lasestructuras administrativas, convirtiéndose el Presi-dente en el verdadero rector de la Administración Pú-blica Nacional. Finaliza el Capítulo del Poder Ejecutivo Nacionalcreando la institución del Consejo de Estado que, en elderecho comparado, como nos lo demuestran las ex-periencias francesa y colombiana, ha marcado, con es-tructura y funciones análogas, pauta en la profesiona-lización del ejercicio del Poder Público. En Venezuelaserá un órgano superior de consulta del Gobierno y laAdministración Pública Nacional que recomendará po-líticas de interés nacional en aquellos asuntos que elPresidente de la República reconozca de especial tras-cendencia y requieran su opinión. Queda así estructurado un Poder Ejecutivo Nacio-nal moderno, dinámico, profesional, sujeto a controlespolíticos y al mismo tiempo generador de dinámicaspolíticas novedosas. Se trata de un capítulo que abre aVenezuela las puertas de una modificación profunda desus instituciones políticas. 92
  • 91. Capítulo III del poder Judicial y del Sistema de Justicia El Estado democrático y social de Derecho y deJusticia consagrado por la Constitución, al implicarfundamentalmente división de los poderes del Estado,imperio de la Constitución y las leyes como expresiónde la soberanía popular, sujeción de todos los poderespúblicos a la Constitución y al resto del ordenamientojurídico, y garantía procesal efectiva de los derechoshumanos y de las libertades públicas, requiere la exis-tencia de unos órganos que, institucionalmente ca-racterizados por su independencia, tengan la potestadconstitucional que les permita ejecutar y aplicar impar-cialmente las normas que expresan la voluntad popular,someter a todos los poderes públicos al cumplimientode la Constitución y las leyes, controlar la legalidad dela actuación administrativa y ofrecer a todas las per-sonas tutela efectiva en el ejercicio de sus derechos eintereses legítimos. El conjunto de órganos que desarrollan esa funciónconstituyen el Poder Judicial y el Sistema de Justiciaque se consagra en el Capítulo III del Título V de laConstitución, configurándolo como uno de los poderesdel Estado. 93
  • 92. En el referido Capítulo, la Constitución, con funda-mento en el principio de soberanía, declara que la po-testad de administrar justicia emana de los ciudadanosy se imparte en nombre de la República y por autoridadde la ley. Sobre esta base, el Texto Constitucional consti-tuye el sistema de justicia integrado por el Tribu-nal Supremo de Justicia, los demás tribunales quedetermine la ley, el Ministerio Público, la Defen-soría Pública, los órganos de investigación penal,los auxiliares y funcionarios de justicia, el sistemapenitenciario y los abogados autorizados para elejercicio. Por otra parte, se incorporan al sistema de justicia, losmedios alternativos para la resolución de controversias,tales como el arbitraje, la mediación y la conciliación,todo ello con el objeto de que el Estado los fomente ypromueva sin perjuicio de las actividades que en tal sen-tido puedan desarrollar las academias, universidades, cá-maras de comercio y la sociedad civil en general. Asimismo, siendo que la administración de justiciano es monopolio exclusivo del Estado aunque sólo éstepuede ejercer la tutela coactiva de los derechos, es de-cir, la ejecución forzosa de las sentencias, la Constitu-ción incorpora al sistema de justicia a los ciudadanos 94
  • 93. que participan en el ejercicio de la función jurisdiccio-nal integrando jurados o cualquier otro mecanismo quela ley prevea. Además, como consecuencia del principio y dere-cho a la justicia gratuita consagrado en el Texto Cons-titucional, se establece que el Poder Judicial no está fa-cultado para establecer tasas, aranceles, ni para exigirpago alguno por sus servicios. El ingreso a la carrera judicial y el ascenso de losjueces será por concursos de oposición públicos, queaseguren la idoneidad, capacidad y probidad de losjueces designados. En tal virtud, todos los cargos dejueces o magistrados de tribunales o cortes, uniperso-nales o colegiados, distintos al Tribunal Supremo deJusticia, deberán ser designados mediante concursopúblico de oposición. Se prevé que la ley regule lo referente a la capaci-tación y especialización de los jueces con la participa-ción de las universidades, las cuales deberán organizarestudios universitarios al nivel de posgrado en el áreade derecho, dirigidas a la especialización en la ramajudicial. La jurisdicción penal militar será integrante del Po-der Judicial y sus jueces serán seleccionados por con-curso. La competencia de los tribunales militares se 95
  • 94. limita a la materia estrictamente militar. En todo caso,los delitos comunes, violaciones de los derechos huma-nos o crímenes de lesa humanidad, serán procesados yjuzgados por los tribunales ordinarios, sin excepciónalguna. Se constituye el Tribunal Supremo de Justicia comoel máximo tribunal de la República y rector del PoderJudicial, el cual estará integrado por las Salas Constitu-cional, Politicoadministrativa, Electoral, de CasaciónCivil, de Casación Penal y de Casación Social. Los Magistrados del Tribunal Supremo durarán enejercicio de sus funciones doce años, no pudiendo ser re-electos. A los efectos de su elección se prevé la postula-ción correspondiente ante el Comité de Postulaciones Ju-diciales y un procedimiento especial que tiene por objetouna selección y elección pública, objetiva, transparente eimparcial de los candidatos. Será en definitiva la Asam-blea Nacional la encargada de elegir a los Magistrados. Corresponderá al Tribunal Supremo de Justicia, através de la Dirección Ejecutiva de la Magistratura,el Gobierno y Administración del Poder Judicial, asícomo todo lo relacionado con la inspección y vigilan-cia de los tribunales de la República y la elaboración yejecución del presupuesto del Poder Judicial. 96
  • 95. Capítulo Iv del poder Ciudadano Adaptando a nuestro tiempo las ideas inmortalesdel Libertador Simón Bolívar, la Constitución rompecon la clásica división de los poderes públicos y crealos Poderes Ciudadano y Electoral. El primero de ellosse inspira, en parte, en el Poder Moral propuesto por elLibertador en su proyecto de Constitución presentadoal Congreso de Angostura el 15 de febrero de 1819. ElPoder Electoral por su parte, encuentra su inspiraciónen el Proyecto de Constitución que el Libertador redac-tó para Bolivia en 1826. El Libertador concibió el Poder Moral como la ins-titución que tendría a su cargo la conciencia nacional,velando por la formación de ciudadanos a fin de quepudiera purificarse “lo que se haya corrompido en laRepública; que acuse la ingratitud, el egoísmo, la frial-dad del amor a la patria, el ocio, la negligencia de losciudadanos”. Con ello, Simón Bolívar quería fundaruna República con base en un pueblo que amara a lapatria, a las leyes, a los magistrados, porque esas “sonlas nobles pasiones que deben absorber exclusivamen-te el alma de un republicano”. El Poder Moral del Libertador tenía entre sus mi-siones velar por la educación de los ciudadanos, en 97
  • 96. cuyo proceso se debía sembrar el respeto y el amor a laConstitución y a las instituciones republicanas, sobrela base de que “si no hay un respeto sagrado por la pa-tria, por las leyes y por las autoridades, la sociedad esuna confusión, un abismo”. Inspirada en esas ideas y adaptándolas a nuestrotiempo, la Constitución crea el Poder Ciudadano, el cualse ejercerá por el Consejo Moral Republicano integradopor el Defensor del Pueblo, el Fiscal General de la Re-pública y el Contralor General de la República. El Poder Ciudadano es independiente de los demáspoderes públicos y sus órganos gozan de autonomíafuncional, financiera y administrativa, para lo cual seles asignará una partida anual variable dentro del pre-supuesto general del Estado. En general, los órganos que ejercen el Poder Ciuda-dano tienen a su cargo la prevención, investigación ysanción de los hechos que atenten contra la ética públi-ca y la moral administrativa. Además, deben velar porla buena gestión y la legalidad en el uso del patrimoniopúblico, por el cumplimiento y la aplicación del princi-pio de la legalidad en toda la actividad administrativadel Estado. De igual forma, deben promover en el ám-bito de sus competencias, la educación como procesocreador de la ciudadanía, así como la solidaridad, la 98
  • 97. libertad, la democracia, la responsabilidad social y eltrabajo, todo ello conforme a lo establecido en la Cons-titución y en las leyes. Recogiendo una institución que nace en los paísesescandinavos y que ha tenido auge en Europa y en granparte de América Latina, se crea la Defensoría del Pue-blo como órgano del Consejo Moral Republicano quetiene a su cargo la promoción, defensa y vigilancia delos derechos y garantías establecidos en la Constitucióny en los tratados internacionales sobre derechos huma-nos, además de los intereses legítimos, colectivos o di-fusos de los ciudadanos. La Defensoría del Pueblo re-presenta la institución del Poder Público más vinculaday cercana a los ciudadanos, cuyas funciones son esen-ciales para controlar los excesos del poder y garantizarque el sistema democrático no sólo sea una proyecciónconstitucional, sino una forma de vida en sociedad coneficacia y realidad concreta, donde los derechos e inte-reses de los ciudadanos sean respetados. Se atribuyen al Defensor del Pueblo las más am-plias funciones y competencias en las materias antesseñaladas, tales como velar por el efectivo respeto ygarantía de los derechos humanos consagrados en estaConstitución y en los tratados, convenios y acuerdosinternacionales sobre derechos humanos ratificadospor la República. 99
  • 98. Al Ministerio Público se le atribuyen todas aque-llas funciones necesarias para el cumplimiento de losfines que debe gestionar ante la Administración deJusticia, tales como garantizar en los procesos judi-ciales el respeto de los derechos y garantías constitu-cionales, garantizar la celeridad y buena marcha de laadministración de justicia, el juicio previo y el debidoproceso. La Contraloría General de la República, por su par-te, será el órgano de control, vigilancia y fiscalizaciónde los ingresos, gastos y bienes públicos, así como delas operaciones relativas a los mismos, para lo cual leotorga las más amplias competencias. Se prevé un sis-tema nacional de control fiscal, el cual será desarrolla-do por la ley. Capítulo v del poder Electoral Como expresión del salto cualitativo que supo-ne el tránsito de la democracia representativa a unademocracia participativa y protagónica, se crea unanueva rama del Poder Público, el Poder Electoral,ejercido por órgano del Consejo Nacional Electoralque tiene por objeto regular el establecimiento de lasbases, mecanismos y sistemas que garanticen el adve- 100
  • 99. nimiento del nuevo ideal u objetivo democrático. Unanueva cultura electoral cimentada sobre la participa-ción ciudadana. Para dimensionar su contenido es necesario integrarlas disposiciones en este Capítulo V del Título V conlas establecidas en el Capítulo IV de los derechos po-líticos y del Referendo Popular perteneciente al TítuloIII del nuevo texto constitucional. El nuevo esquema conlleva una modificación sus-tancial en la práctica electoral sobre la cual se edificóel anterior modelo, desde la concepción del sufragiocomo derecho, hasta la consagración de nuevas formasde participación que trascienden con creces a la simpleformulación de propuestas comiciales. Se expresa estanueva concepción a través de la implementación de ins-tituciones políticas como la elección de cargos públicos,el referendo, la consulta popular, la revocatoria del man-dato, la iniciativa legislativa, constitucional y constitu-yente, el cabildo abierto y las Asambleas de ciudadanosy ciudadanas, cuyas decisiones revisten el carácter devinculante, entre otros. Son estos, entonces, los novedo-sos medios que le garantizan al pueblo la participación yprotagonismo en el ejercicio de su soberanía. En tal sentido, resultan trascendentes las formas enque el ciudadano puede participar en la formación, eje- 101
  • 100. cución y control de la gestión pública, pues ella no selimita a la intermediación de los partidos políticos, sinoque puede hacerse en forma directa, en perfecta suje-ción al concepto de soberanía que en forma expresaprevé el artículo 5 del novísimo texto constitucional. En general, se atribuye al Poder Electoral la facul-tad atinente a la constitución, renovación y cancelaciónde asociaciones con fines políticos, lo que viene rela-cionado con el origen o nacimiento de dichas organi-zaciones al mismo tiempo que con su funcionamientoy desarrollo, el cual se sujeta al estricto respeto de losmecanismos de consulta democrática y participativaconsagrados en la Constitución, a los cuales debenigualmente sujetarse los estatutos que regulen la vidade estas instituciones. Como principios que debe desarrollar y garanti-zar la legislación en materia electoral se encuentranla igualdad, confiabilidad, imparcialidad, transparen-cia y eficiencia de los procesos electorales, así comola aplicación de la personalización y la representaciónproporcional en las elecciones. Estos principios cons-tituyen atributos o cualidades que deben conformarlos nuevos sistemas electorales que se adopten y, ental sentido deben ser asumidos como elementos dife-renciadores de los que constituyen las bases de inte-gración de los distintos cargos de elección popular, la 102
  • 101. que referida fundamentalmente a la Asamblea Nacio-nal está integrada por tres condicionantes, a saber: labase poblacional, la representación federativa de cadaentidad y la representación de las minorías, en nuestrocaso los pueblos indígenas. Se adopta de esta maneraun criterio de integración cerrado, conformado por unnúmero fijo de representantes cuya modificación sólovendría dada por el incremento de la base poblacional;tal es la interpretación que se deriva de la disposicióncontenida en el artículo 186, propia de la concepciónunicameral que para el Poder Legislativo Nacional pre-ceptúa el texto constitucional, convertido en virtud detal disposición en un claustro legislativo. Especial mención, en la consagración de este nuevoPoder, merece por su novedad la integración del Re-gistro Civil y Electoral, cuya organización, dirección ysupervisión se atribuye al Poder Electoral; busca estafórmula la posibilidad de explotar el desarrollo de me-canismos armónicos que permitan la conformación ydepuración automática de un registro nacional comobase fundamental para garantizar la transparencia dedicha institución. Así, como rama del Poder Público, el Poder Elec-toral se rige por los principios de independencia orgá-nica, autonomía funcional y presupuestaria, despartidi-zación de los organismos electorales, imparcialidad y 103
  • 102. participación ciudadana, descentralización de la admi-nistración electoral, transparencia y celeridad del actode votación y escrutinio, para lo cual se crea un Comitéde Postulaciones Electorales integrado por represen-tantes de diferentes sectores de la sociedad, organismoque tendrá a su cargo hacer viables las elecciones delos miembros del Consejo Nacional Electoral, que enun número de cinco, provienen tres de la sociedad ci-vil, uno de las Facultades de Ciencias Jurídicas y Polí-ticas de las Universidades Nacionales y uno del PoderCiudadano. Asimismo, el Poder Electoral asume no sólo lasfunciones que eran ejercidas por el anterior ConsejoNacional Electoral, extendidas o ampliadas a la organi-zación y realización de los actos electorales destinadosa la elección de cargos públicos, sino también las ati-nentes al régimen refrendario, elecciones de sindicatos,gremios profesionales y asociaciones con fines políti-cos, cuya regulación se remite a la Ley. Igualmente seestablece la posibilidad de que el Poder Electoral parti-cipe en la organización de procesos electorales de otrasorganizaciones de la sociedad civil, previa solicitud deéstas con miras al desarrollo de vías o mecanismos deautofinanciamiento. 104
  • 103. En tal sentido, y en atención al control jurisdiccionalnecesario de los actos, omisiones, vías de hecho ema-nados del Poder Electoral, a propósito de los procesoscomiciales referidos y a su funcionamiento, el nuevotexto constitucional creó la Jurisdicción ContenciosoElectoral, ejercida por la Sala Electoral del TribunalSupremo de Justicia. TÍTULO vI dEL SISTEMA SOCIOECONóMICO Capítulo I del régimen socioeconómico y de la función del Estado en la economía El Título VI de la Constitución se refiere al siste-ma socioeconómico. El régimen socioeconómico nose define de forma rígida, no obstante se consagranprincipios de justicia social, eficiencia, democracia,libre competencia e iniciativa, defensa del ambien-te, productividad y solidaridad, fuera de cualquierdogmatismo ideológico con relación a la ya supe-rada disputa sobre los roles del mercado y el Esta-do, evitando una visión extrema y excluyente de loscontenidos sociales de todo sistema económico, perosentando las bases de una economía de respeto a laacción individual. 105
  • 104. El Estado no está ausente, tiene un papel funda-mental como regulador de la economía para asegurarel desarrollo humano integral, defender el ambiente,promover la creación de valor agregado nacional y defuentes de trabajo, garantizando la seguridad jurídicapara fomentar, junto con la iniciativa privada, el de-sarrollo armónico de la economía nacional y la justadistribución de la riqueza. En suma, se plantea un equi-librio entre Estado y mercado, en razón de que el pro-blema no es más Estado o menos Estado, sino un mejorEstado y el mercado no es un fin en sí mismo, sino unmedio para satisfacer las necesidades colectivas; eseequilibrio debe prevalecer entre productividad y soli-daridad, entre eficiencia económica y justicia social,dando libertad a la iniciativa privada y preservando elinterés del colectivo. El Estado debe orientar las políticas macroeconó-micas y sectoriales para promover el crecimiento y elbienestar. Se reconoce como esencial la acción regu-ladora del Estado para establecer un marco normativoestable que brinde seguridad jurídica a la actividadeconómica, postulando una economía abierta a lasinversiones extranjeras y garantizando que éstas es-tarán sujetas a las mismas condiciones de la inversiónnacional. 106
  • 105. Por conveniencia nacional el Estado queda faculta-do para reservarse determinadas actividades económi-cas, de manera particular en el sector minero y petrole-ro. De forma transparente se reconoce que el dominiosobre esas áreas puede hacerse de acuerdo con el sectorprivado, dejando claramente establecido que el Estadopuede entrar en convenios de asociación con el sectorprivado para el desarrollo y la explotación de esas ac-tividades. Se le otorga rango constitucional a la nacio-nalización petrolera, pero al mismo tiempo establecela posibilidad de continuar en convenios de asociacióncon el sector privado siempre y cuando sean de interéspara el país, y no desnaturalice el espíritu, propósito yrazón de la nacionalización petrolera. El Estado se compromete a ejercer acciones prio-ritarias en algunos sectores económicos para darledinamismo, sustentabilidad y equidad al desarrolloeconómico, tales como la actividad agropecuaria, lapequeña y mediana industria, el turismo, el sector decooperativas y demás formas de la economía popular.La actividad de producción de alimentos queda esta-blecida como esencial para el país, consagrándose elprincipio de la seguridad alimentaria en función delacceso oportuno y permanente de alimentos por partede los consumidores. 107
  • 106. Capítulo II Del régimen fiscal y monetario Otra importante innovación del texto fundamentales la introducción de principios constitucionales dirigi-dos a establecer como una obligación del Estado velarpor la estabilidad macroeconómica, promoviendo unambiente propicio para el crecimiento y la generaciónde bienestar para los ciudadanos. La estabilidad macroeconómica se establece conbase en tres principios fundamentales, a saber: equi-librio fiscal y un nivel prudente de deuda pública;autonomía del Banco Central en el cumplimiento desus funciones, con un claro mecanismo de rendiciónde cuentas y coordinación transparente de las políticasmacroeconómicas. Sección primera: del régimen presupuestario El principio de equilibrio fiscal obliga que las finan-zas públicas estén en orden, y en un plazo razonable detiempo los ingresos ordinarios sean suficientes para cu-brir los gastos ordinarios; ese plazo razonable de tiem-po estará definido de acuerdo con la ley, en el plazo delmarco plurianual del presupuesto. El equilibrio fiscalademás debe ser consistente con un nivel prudente dedeuda, aspectos sobre los cuales deberá hacerse legis-lación específica. 108
  • 107. Se establece un límite al endeudamiento de acuerdocon la ley. El Estado debe mantener un nivel prudentede deuda pública acorde con el tamaño de la economía,la inversión productiva y la capacidad de generar in-gresos para cubrir el servicio de la deuda. Al establecer una regla de equilibrio presupuestariosostenible se dota a la política económica de un efectivoantídoto contra el endeudamiento público descontrolado.En el marco plurianual del presupuesto, que se fijará porley, los ingresos ordinarios tienen que ser suficientes paracubrir los gastos ordinarios, es decir el Estado no pue-de endeudarse para cubrir el servicio de intereses de ladeuda. Esta noción de equilibrio en el marco plurianualimplica que es posible tener déficit en uno o dos años yluego corregir el desequilibrio, de forma de compensardéficits o superávits fiscales en el tiempo. Se definen los plazos, reglas y facultades del Par-lamento en la aprobación del presupuesto. En cuantoa los créditos adicionales, se restringe la opción de talmecanismo a la existencia efectiva de recursos en te-sorería, así se logra una disposición sana en el manejopresupuestario para enfrentar situaciones imprevistas,sin introducir perturbaciones en la disciplina fiscal,gracias a la presencia de una regla efectiva de equili-brio presupuestario, la cual es una de las innovacionesmás importantes de la Constitución. 109
  • 108. Sección segunda: del sistema tributario Se mantiene que en la Constitución sólo deben estarlos principios básicos que definan y regulen el sistematributario. Este criterio de brevedad y sencillez coinci-de con recientes Constituciones de América Latina. El sistema tributario procurará la justa distribuciónde las cargas publicas según la capacidad económicadel contribuyente, atendiendo al principio de progresi-vidad, así como a la protección de la economía nacio-nal y a la elevación del nivel de vida de la población,y deberá sustentarse para ello en un sistema eficientepara la recaudación de los tributos. Se establece que laevasión fiscal, sin perjuicio de otras sanciones estable-cidas por la ley, podrá ser castigada penalmente. Como disposición transitoria se prevé que dentrode los dos años siguientes a la entrada en vigencia deesta Constitución, la Asamblea Nacional dicte una re-forma del Código Orgánico Tributario que contribuyaa modernizar la administración tributaria, ampliandolas facultades de regulación, control y penalización delfraude fiscal. Sección tercera: del sistema monetario nacional Se le da rango constitucional a la autonomía delBanco Central de Venezuela en el ejercicio de sus fun- 110
  • 109. ciones para alcanzar un objetivo único y exclusivo. Estese precisa como el de estabilizar el nivel de precios parapreservar el valor de la moneda. La autonomía del Ban-co Central implica que la autoridad monetaria debe serindependiente del Gobierno y se prohíbe constitucio-nalmente toda práctica que obligue al Banco Central afinanciar o convalidar políticas fiscales deficitarias. Enel ejercicio de sus funciones el Banco Central de Vene-zuela no podrá emitir dinero sin respaldo. La autonomía también implica asumir responsabi-lidades ante la sociedad y exige establecer un meca-nismo de rendición de cuentas ante el Poder Nacional,en particular ante la Asamblea Nacional como repre-sentación de la voluntad popular. Se establece que elincumplimiento del objetivo, sin causa justificada, darálugar a la remoción del directorio de acuerdo con la ley.Es decir, todo lo relativo a las causas específicas y me-canismo preciso de remoción, se deja a la legislacióncorrespondiente. Esto se complementa con la vigilancia y supervi-sión que deben establecer los organismos e instanciascompetentes sobre la gestión del Banco Central de Ve-nezuela, como la Contraloría General de la Repúblicay el organismo público de supervisión bancaria. Lalabor de la Contraloría se ceñirá al control posteriory tan sólo de la gestión administrativa, evaluando la 111
  • 110. legalidad, eficiencia y oportunidad del gasto, referi-da ésta a la correcta ejecución temporal del mismo encada ejercicio. El presupuesto de gastos de operación del BancoCentral requerirá la aprobación de la Asamblea Na-cional. Este presupuesto está sólo referido a los gas-tos operativos, tanto corrientes como de capital, asícomo a los gastos por acuñación y emisión de espe-cies monetarias, proyectos de inversión y otros gas-tos administrativos especiales. No se considera sujetoal Parlamento lo relativo al presupuesto de políticamonetaria y a las inversiones financieras del BancoCentral. En cuanto a la designación de las autoridades laConstitución remite el mecanismo a la ley, el cual de-berá contemplar un procedimiento público de evalua-ción de los méritos y credenciales de los postuladosa dichos cargos. La ley que regule el Banco Centralde Venezuela deberá atribuir al Poder Ejecutivo ladesignación del presidente del Banco Central de Ve-nezuela y, al menos, de la mitad de sus directores,y establecerá los términos de participación del PoderLegislativo en la ratificación de estas autoridades. Sedeja también a la ley, mediante disposición transitoriaexpresa, los detalles de las funciones, organización,así como algo muy importante: un régimen de incom- 112
  • 111. patibilidades para sus altos funcionarios, para evitarlos conflictos de intereses y el manejo de informaciónprivilegiada. Sección cuarta: de la coordinación macroeconómica Dada la relevancia que tienen en Venezuela losefectos monetarios de la gestión fiscal, se plantea lanecesidad de establecer adecuadas reglas que garanti-cen la coordinación de política macroeconómica, quefijen el marco institucional en que se deben desarrollarpolíticas específicas. El principio de coordinación requiere que el Ban-co Central de Venezuela y el Ministerio encargado delas Finanzas coordinen sus políticas y a través de unprograma o acuerdo que defina un curso anunciadocon anticipación, consistente con el logro de deter-minados objetivos. Se establece un mecanismo parala resolución de conflictos entre un Banco Central deVenezuela autónomo y el Fisco, en función de evi-tar las tradicionales contradicciones entre la políticamonetaria y la fiscal. Se plantea un conjunto de reglas básicas de trans-parencia y coordinación en el cual se desarrollen de 113
  • 112. manera armónica las políticas fiscal, cambiaria y mo-netaria, estableciendo que los objetivos y accionesdeben ser anunciadas, el compromiso de coordinaciónentre el Banco Central de Venezuela y el Fisco Na-cional y que los responsables de esas políticas debenrendir cuentas de sus actuaciones, en los términos quefije la ley. Esto no es otra cosa que la introducción dereglas claras para el desarrollo de la actividad econó-mica, como premisa básica para generar y mantenerla confianza. Finalmente, se le otorga rango constitucional alFondo de Estabilización Macroeconómica para garan-tizar la estabilidad del presupuesto y conservar, másallá de las contingencias por cambios de gobierno yde las leyes, un dispositivo que permita amortiguar lasfluctuaciones de los ingresos fiscales. TÍTULO vII dE LA SEGUrIdAd dE LA NACIóN Capítulo I disposiciones generales En el Título VII de la Constitución se definen losprincipios que rigen la seguridad de la Nación, la cuales responsabilidad no sólo del Estado, sino de todos 114
  • 113. los venezolanos, así como de las personas naturales ojurídicas que se encuentren en el espacio geográficonacional. Se crea un Consejo de Defensa de la Nación con elobjeto de que sea el máximo órgano administrativo deconsulta, para la planificación y asesoramiento del Po-der Público en los asuntos relacionados con la defensaintegral de la Nación, su soberanía y la integridad desu espacio geográfico, sin perjuicio de las atribucionesque tengan los diferentes órganos del Estado confor-me a esta Constitución y las leyes. En tal sentido lecorresponde establecer la dirección estratégica de laNación, para prevenir o minimizar cualquier amena-za. Dicho Consejo estará integrado por el Presidentede la República, el Vicepresidente de la República, elPresidente de la Asamblea Nacional, el Presidente delTribunal Supremo de Justicia y el Presidente del Con-sejo Moral Republicano, y los ministros de los sectoresde defensa, la seguridad interior, relaciones exterioresy de planificación. Se reserva al Estado la posesión y uso de armas deguerra. La Fuerza Armada Nacional, por órgano delPresidente de la República, quien actuará en su carác-ter de Comandante en Jefe, reglamentará y controlará,de acuerdo con la ley, todo lo referente a otras armas,municiones y explosivos. 115
  • 114. Se faculta al Ejecutivo Nacional para clasificar ydivulgar aquellos asuntos que guarden relación directacon la planificación y ejecución de operaciones concer-nientes a la seguridad de la Nación, en los términos quela ley establezca, siempre que ello no signifique unaviolación del libre ejercicio de los derechos y garantíasreconocidos por la Constitución. Esta facultad, en todocaso, debe estar sometida a la revisión judicial y nopodrá ser un obstáculo de la función que ejercen lostribunales de la República. Capítulo II de los principios de seguridad de la Nación En el Capítulo II de este Título se establecen losprincipios de seguridad de la Nación, la cual se funda-mentará en la corresponsabilidad entre el Estado y lasociedad civil para dar cumplimiento a los principiosde independencia, democracia, igualdad, paz, liber-tad, justicia, solidaridad, promoción y conservaciónambiental y afirmación de los derechos humanos, asícomo en la satisfacción progresiva de las necesidadesindividuales y colectivas de los venezolanos y vene-zolanas, sobre las bases de un desarrollo sustentabley productivo de plena cobertura para la comunidadnacional. 116
  • 115. Con el objeto de promover el desarrollo de laszonas fronterizas venezolanas, dichas áreas se decla-ran de atención prioritaria. A tal efecto, se estableceuna franja de seguridad de fronteras que será regu-lada por la ley, que permitirá establecer su amplitud,regímenes especiales económicos y sociales, parapromover el desarrollo de sus actividades producti-vas y mejorar las condiciones de vida de sus pobla-dores, protegiendo de manera expresa los parquesnacionales, el hábitat de los pueblos indígenas allíasentados y demás áreas bajo régimen de adminis-tración especial. Capítulo III de la Fuerza Armada Nacional Para la mejor ejecución de los altos fines que le hansido encomendados por la Constitución, se unifica alas Fuerzas Armadas Nacionales en un cuerpo militaruniforme denominado la Fuerza Armada Nacional,pero manteniendo cada uno de los cuatro componen-tes integrantes de la institución, sus características yespecificidad como Fuerza; siendo esta instituciónesencialmente profesional, sin militancia política al-guna, subordinada a la autoridad civil, organizada porel Estado para garantizar la independencia y soberaníade la Nación y asegurar la integridad del espacio geo- 117
  • 116. gráfico, mediante la defensa militar, la cooperación enel mantenimiento del orden interno y la participaciónactiva en el desarrollo nacional, de acuerdo con estaConstitución y la ley. En el cumplimiento de sus funciones, la Fuerza Ar-mada Nacional está al servicio exclusivo de la Nacióny de la Constitución, en ningún caso al de persona oparcialidad política alguna. Sus pilares fundamentalesson la disciplina, la obediencia y la subordinación con-forme a lo establecido en la Constitución y las leyes. La Fuerza Armada Nacional está integrada por elEjército, la Armada, la Aviación y la Guardia Nacional,que funcionarán de manera integral dentro del marcode su competencia para el cumplimiento de su misión,con un régimen de seguridad social integral propio, se-gún lo establezca su respectiva ley orgánica. Se establece como responsabilidad de los órganosque integran la Fuerza Armada Nacional, la planifica-ción, ejecución y control de las operaciones militaresrequeridas para asegurar la defensa de la Nación. Entodo caso, la Guardia Nacional cooperará en el desa-rrollo de dichas operaciones y tendrá como responsa-bilidad básica la conducción de las operaciones exigi-das para el mantenimiento del orden interno del país,considerado éste como el estado en el cual se admi-nistra la justicia, se consolidan los valores de libertad, 118
  • 117. democracia, independencia, paz, solidaridad, bien co-mún, integridad territorial, convivencia e imperio de laConstitución y la ley. Todo ello armonizado en un es-cenario donde predominan y se practican los principiosconstitucionales y preceptos bolivarianos, en un climade absoluta participación democrática. Finalmente, siguiendo una tendencia en derechocomparado con el objeto de no establecer discrimi-naciones entre los ciudadanos, se permite que los in-tegrantes de la Fuerza Armada Nacional en situaciónde actividad ejerzan el derecho al sufragio de con-formidad con la ley. No obstante, se les mantiene laprohibición de optar a cargo de elección popular, oparticipar en actos de propaganda, militancia o prose-litismo político. En materia de ascensos militares, se establecen crite-rios para lograr la transparencia y objetividad, a través dela publicación del escalafón de méritos periódicamentey la determinación de las plazas vacantes, eliminándo-se el factor de corrección por ser muy subjetivo. Estenuevo proceso permite ascender cualquier día del año yque el personal conozca su ubicación en el escalafón deméritos. El ascenso será un derecho, si se han cumplidolos requisitos necesarios, acabando con la discrecionali-dad de las juntas de evaluación, las cuales se limitarán arespetar los resultados de las calificaciones de mérito. 119
  • 118. Capítulo Iv de los órganos de seguridad ciudadana Con el objeto de mantener y restablecer el ordenpúblico, proteger a los ciudadanos, hogares y fami-lias, apoyar las decisiones de las autoridades compe-tentes y asegurar el pacífico disfrute de las garantías yderechos reconocidos por la Constitución, se le impo-ne al Ejecutivo Nacional la obligación de organizar,de conformidad con la ley, un cuerpo uniformado depolicía nacional, un cuerpo de investigaciones cien-tíficas, penales y administrativas, un cuerpo de bom-beros y de administración de emergencias de caráctercivil y una organización de protección civil y admi-nistración de desastres. TÍTULO vIII dE LA prOTECCIóN dE ESTA CONSTITUCIóN Capítulo I de la garantía de esta Constitución Siguiendo una tendencia presente en España, Fran-cia, Italia, Portugal, Rumania y en algunos países lati-noamericanos, cuyas constituciones regulan la justiciaconstitucional en un título o capítulo distinto del que 120
  • 119. se refiere al Poder Judicial, la Constitución incluye enel Título VIII un capítulo denominado De la Garantíade esta Constitución, que contiene las disposicionesfundamentales sobre la justicia constitucional y consa-gra las principales competencias que corresponden a laSala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia.Dicho Capítulo da eficacia a los postulados contenidosen el artículo 7 del Título I, que consagra los principiosde supremacía y fuerza normativa de la Constitución,base sobre la cual descansa la justicia constitucional enel mundo. En el mencionado Capítulo se describe el sistemavenezolano de justicia constitucional y al efecto seindica que todos los jueces de la República están enla obligación de asegurar la integridad de la Consti-tución en el ámbito de sus competencias y conformea lo previsto en su texto y en las leyes, reafirmándosede esta manera que la justicia constitucional en Vene-zuela la ejercen todos los tribunales de la República,no sólo mediante el control difuso de la constitucio-nalidad, sino además, por otros medios, acciones orecursos previstos en la Constitución y en las leyes,como la acción de amparo constitucional, destinada aofrecer una tutela judicial reforzada de los derechoshumanos reconocidos y garantizados expresa o implí-citamente en la Constitución. 121
  • 120. Como consecuencia de ello, se eleva a rango consti-tucional una norma presente en nuestra legislación des-de 1887, característica de nuestro sistema de justiciaconstitucional y según la cual, en caso de incompatibi-lidad entre la Constitución y una ley u otra norma ju-rídica, serán aplicables en todo caso las disposicionesconstitucionales, correspondiendo a los tribunales encualquier causa, aun de oficio, decidir lo conducente.En otras palabras, se consagra el control difuso de laconstitucionalidad de las leyes y de las disposicionesnormativas. Al mismo tiempo, se consagra el control concentradode la constitucionalidad de las leyes y de los demás ac-tos de los órganos que ejercen el Poder Público dictadosen ejecución directa e inmediata de la Constitución, elcual corresponde exclusivamente a la Sala Constitucio-nal del Tribunal Supremo de Justicia. En consecuencia,se trasladaron a la Sala Constitucional las competenciasque en esta materia tenía la extinta Corte Suprema deJusticia en Pleno, con el objeto de especializar el órganoque ejerce la jurisdicción constitucional y desconges-tionar de atribuciones a la nueva Sala Plena, para quesólo ejerza las competencias que le son asignadas en elartículo 266, numerales 2 y 3 del texto constitucional,no teniendo en consecuencia, competencia ni atribuciónalguna en materia constitucional. 122
  • 121. La exclusividad de la Sala Constitucional en elejercicio de la jurisdicción constitucional, implica quesólo a dicho órgano le corresponde ejercer el controlconcentrado de la constitucionalidad de las leyes y de-más actos de los órganos que ejercen el Poder Públicodictados en ejecución directa e inmediata de la Cons-titución, pero no impide que la propia Constitución olas leyes, le atribuyan otras competencias en materiaconstitucional. De esta forma, se esboza el sistema venezolano dejusticia constitucional, reafirmándose la coexistencia delos métodos de control concentrado, difuso y extraor-dinario de la constitucionalidad, los cuales se ejercena través de la acción popular de inconstitucionalidad,la aplicación preferente de la Constitución respecto aleyes o normas inconstitucionales en un caso concreto,y la acción de amparo. Ante la Asamblea Nacional Constituyente se pre-sentaron algunas propuestas con el objeto de crear unaCorte o Tribunal Federal Constitucional, en lugar deuna Sala Constitucional en el Tribunal Supremo deJusticia. No obstante, prevaleció por consenso esta úl-tima tesis. Sin embargo, la Constitución en el Capítuloreferido a la Garantía de esta Constitución, dota a laSala Constitucional del carácter y de las competenciasque tiene en derecho comparado cualquier Corte o Tri- 123
  • 122. bunal Constitucional. Por ello se indica que el TribunalSupremo de Justicia garantizará la supremacía y efec-tividad de las normas y principios constitucionales;será el máximo y último intérprete de la Constitucióny velará por su uniforme interpretación y aplicación,cualidad y potestades que únicamente posee en SalaConstitucional dado que ésta ejerce con exclusividad elcontrol concentrado de la constitucionalidad. En efecto, las facultades interpretativas que en talsentido se otorgan al Tribunal Supremo de Justicia, enconsonancia con las características básicas de la jus-ticia constitucional en derecho comparado, sólo pue-den ser ejercidas por órgano de la Sala Constitucional,pues a ella le corresponde exclusivamente el ejerciciode la jurisdicción constitucional. Además, con fun-damento en el principio de división de poderes, talesfacultades no pueden ejercerse de oficio o medianteacuerdos, sino con motivo de una acción popular deinconstitucionalidad, acción de amparo, recurso deinterpretación de leyes u otro caso concreto de carác-ter jurisdiccional cuya competencia esté atribuida a laSala Constitucional. En esta materia, se consagra una herramienta indis-pensable para que la Sala Constitucional pueda garan-tizar la supremacía y efectividad de las normas consti-tucionales. Así, se indica que las interpretaciones que 124
  • 123. establezca la Sala Constitucional sobre el contenido oalcance de las normas y principios constitucionales se-rán vinculantes para las demás Salas del Tribunal Su-premo de Justicia y demás tribunales de la República,todo ello con el objeto de garantizar la uniforme inter-pretación y aplicación de tales normas y principios. En todo caso, la ley orgánica respectiva establecerálos correctivos y las sanciones necesarias para aquellasSalas del Tribunal Supremo de Justicia y tribunales dela República que violen la Constitución o las interpre-taciones que sobre sus normas o principios establezcala Sala Constitucional. Del mismo modo, la ley orgáni-ca deberá consagrar un mecanismo de carácter extraor-dinario mediante el cual la Sala Constitucional puedarevisar los actos o sentencias de las demás Salas delTribunal Supremo de Justicia que contraríen la Cons-titución o las interpretaciones que sobre sus normas oprincipios haya previamente fijado la Sala Constitucio-nal, a fin de dar eficacia a los principios de supremacíay fuerza normativa de la Constitución consagrados enel artículo 7, conforme a los cuales todos los órganosque ejercen el poder público, sin excepción, están suje-tos a la Constitución. En definitiva, el carácter vinculante de las interpre-taciones de las normas y principios constitucionalesserá el principal instrumento de la Sala Constitucional 125
  • 124. para fortalecer la justicia constitucional, darle eficaciaal Texto Fundamental y brindar mayor seguridad jurí-dica a los ciudadanos. En lo que atañe a las competencias de la Sala Cons-titucional, el fundamento de aquellas que le atribuyela Constitución y de las que se le asignarán medianteley, está representado por los principios de suprema-cía y fuerza normativa de la Constitución consagradosen el artículo 7 y en virtud de los cuales, todo acto delPoder Público, sin excepción, debe estar sometido alcontrol constitucional. Por tal razón, a la Sala Consti-tucional se le atribuye competencia para controlar laconstitucionalidad de todos los actos de los órganosque ejercen el Poder Público dictados en ejecucióndirecta e inmediata de la Constitución o que tenganrango de ley. En todo caso, la ley orgánica respecti-va garantizará que ningún órgano del Poder Públicoquede fuera del control constitucional, estableciendoentre otros aspectos, la competencia de la Sala Cons-titucional para controlar la constitucionalidad de lasactuaciones de las demás Salas del Tribunal Supremode Justicia, mediante el mecanismo extraordinarioque considere más adecuado. Con base en lo anterior, se atribuye a la Sala Cons-titucional competencias en ejercicio del control repre-sivo de la constitucionalidad, para declarar la nulidad 126
  • 125. total o parcial de las leyes nacionales, Constituciones yleyes estadales, ordenanzas municipales y demás actosdictados por cualesquiera de los órganos que ejercen elPoder Público, en ejecución directa e inmediata de laConstitución. En materia de control preventivo, se atribuye a laSala Constitucional la potestad de verificar la constitu-cionalidad de los tratados internacionales suscritos porla República antes de su ratificación. En derecho comparado, una de las principales fun-ciones de la justicia constitucional es el control de laconstitucionalidad de los acuerdos y tratados interna-cionales, a través de un control preventivo que se ejer-ce antes de su ratificación y entrada en vigencia. Par-ticularmente en las constituciones europeas, así comoen varias constituciones de países de América Latina,se prevé ese mecanismo con el objeto de que las rela-ciones entre el derecho internacional público o el de-recho comunitario, por una parte, y el derecho internode cada Estado, por la otra, se presenten con la mayorarmonía y uniformidad posible. Se consideró necesario el control preventivo de laconstitucionalidad de los tratados internacionales dadoque luego del proceso de conclusión de un tratado in-ternacional, es decir, de su ratificación y entrada en 127
  • 126. vigencia por las vías previstas en el derecho constitu-cional y en el derecho internacional público, la even-tual y posterior declaración de inconstitucionalidad delmismo o de alguna de sus disposiciones por parte de laSala Constitucional no podría, en principio, ser opuestacomo una justificación para incumplir dicho tratado sinque se comprometa la responsabilidad internacional dela República. En todo caso, el objetivo de ese mecanismo de con-trol preventivo, no sólo es que se verifique la consti-tucionalidad de un acuerdo o tratado internacional sinque se comprometa la responsabilidad internacional dela República, sino además que, en el caso de que al-guna de sus disposiciones resulte inconstitucional, seratifique con la debida reserva, siempre que se desee suratificación, o si el mismo no admite reservas, se evalúela necesidad y conveniencia de ratificarlo luego de unaenmienda o reforma de la Constitución en los aspectosque sean necesarios, para lograr así la mayor armoníaposible en las relaciones entre el derecho internacionalo comunitario y el derecho interno venezolano. La potestad de activar el control preventivo de lostratados internacionales corresponderá al Presidente dela República o a la Asamblea Nacional, siendo facul-tativo su ejercicio. Se descartó así la posibilidad de uncontrol preventivo con carácter obligatorio, dado que 128
  • 127. podría traducirse en un obstáculo para la fluidez y labuena marcha de las relaciones internacionales de laRepública. Otra competencia de la Sala Constitucional en ma-teria de control preventivo será la de verificar la cons-titucionalidad de las leyes antes de su promulgación,conforme al procedimiento establecido en el Título VCapítulo I Sección Cuarta de la Constitución, para elcaso del reparo presidencial fundamentado en razonesde inconstitucionalidad. En esta materia, la AsambleaNacional Constituyente consideró inconveniente exten-der la legitimación para activar el mecanismo de con-trol preventivo a otras personas con determinado interésu órganos del Poder Público distintos al Presidente dela República. Al respecto, se tuvo en cuenta que conposterioridad a la promulgación de una ley, todas laspersonas tienen a su alcance la acción popular clásicadel sistema de justicia constitucional venezolano y, ade-más, la Sala Constitucional tiene el poder cautelar pro-pio de toda Corte o Tribunal Constitucional en derechocomparado, en virtud del cual puede dictar cualquiermedida que fuere necesaria para proteger los derechoshumanos y garantizar la integridad de la Constitución. Finalmente, en esta materia, conforme al Títu-lo V Capítulo I Sección Cuarta de la Constitución,la Sala Constitucional ejercerá el control preventivo 129
  • 128. de la constitucionalidad del carácter orgánico de unaley que haya sido calificada como tal por la AsambleaNacional. Aunado a ello e inspirada nuevamente en una ten-dencia presente en derecho comparado, la Constituciónatribuye a la Sala Constitucional la potestad para deci-dir sobre la inconstitucionalidad de las omisiones le-gislativas, mecanismo que ha tenido un auge crecienteen países como Argentina, Brasil, Costa Rica, Hungríay, especialmente, Portugal. La inconstitucionalidad por omisión se produce porla falta de desarrollo por parte del Poder Legislativo,durante un tiempo excesivamente largo, de aquellasnormas constitucionales de obligatorio y concreto de-sarrollo, de forma tal que impida su eficaz aplicación.Con este mecanismo se persigue evitar situacionescomo las que se originaron en el caso del artículo 49de la Constitución de 1961 y la falta de una legislaciónsobre amparo constitucional, durante casi treinta años. En lo que se refiere a la protección de los derechoshumanos, la Sala Constitucional tendrá importantesfunciones. En primer lugar, con el objeto de reforzarla protección de los derechos humanos reconocidos ygarantizados expresa o implícitamente en la Constitu-ción, se acoge un mecanismo consagrado en alguna 130
  • 129. Constitución de América Latina, en virtud del cual laSala Constitucional debe, en todos los casos y aun deoficio, controlar la constitucionalidad de los decretosque declaren estado de excepción. Esta será la únicacompetencia que podrá ejercer de oficio la Sala Cons-titucional y ello por tratarse de la protección de los de-rechos humanos, razón por la cual se ha previsto expre-samente en el texto constitucional. Además, con motivo de su creación, de la entradaen vigencia de la Constitución y de la naturaleza esen-cialmente constitucional de los derechos humanos y dela acción de amparo, la Sala Constitucional podrá asu-mir las competencias que en materia de amparo consti-tucional tenían las diferentes Salas de la extinta CorteSuprema de Justicia, en los casos de amparo autónomocontra altas autoridades de rango constitucional, am-paro contra decisiones judiciales y apelaciones o con-sultas en amparo, dado que la Sala Constitucional pasaa ser la Sala del Tribunal Supremo de Justicia con lacompetencia afín para conocer y decidir tales asuntos. Por su parte, como consecuencia de lo anterior ydado que sólo la Sala Constitucional será competentepara resolver las acciones de amparo en el Tribunal Su-premo de Justicia, la ley orgánica respectiva deberá eli-minar la acción cautelar de amparo que se ejerce con-juntamente con el recurso contencioso administrativo 131
  • 130. de nulidad y que permite a las Salas Politicoadminis-trativa y Electoral, suspender los efectos de los actosadministrativos cuya nulidad les corresponde conocery decidir. Para ello, la legislación deberá dotar al juezcontencioso administrativo de todo el poder cautelarnecesario para decretar de oficio o a instancia de par-te, cualquier tipo de medida cautelar que fuere nece-saria para garantizar la tutela judicial efectiva de losadministrados y el restablecimiento de sus situacionesjurídicas infringidas mientras dure el proceso de quese trate, bien sea a través de la suspensión de los efec-tos del acto administrativo correspondiente, o a travésde ordenes de hacer o no hacer, incluyendo el pago desumas de dinero, que se impongan a la administracióndependiendo del caso concreto. De igual manera y con el objeto de hacer efectiva latutela judicial de los administrados y garantizar su dere-cho de libre acceso a la justicia, la ley orgánica deberáeliminar la carga que tienen los administrados de ago-tar la vía administrativa antes de interponer el recursocontencioso administrativo de nulidad, lo cual debe que-dar como una opción a elección del interesado, pero nocomo un requisito de cumplimiento obligatorio. Aunadoa ello, la legislación deberá establecer expresamente queen caso de que un acto administrativo estuviere viciadode inconstitucionalidad o de algún vicio que acarree su 132
  • 131. nulidad absoluta, no operará en modo alguno, el plazode caducidad para el ejercicio del recurso contenciosoadministrativo de nulidad. Lo anterior tiene por objetoofrecer al administrado una protección de sus derechoshumanos acorde con el principio de progresividad con-sagrado en la Constitución, una vez eliminada la acciónde amparo cautelar contra actos administrativos. Por otra parte, consecuente con lo antes expuesto, laley orgánica respectiva eliminará la acción de amparocautelar que se ejerce conjuntamente con la acción po-pular de inconstitucionalidad contra leyes y disposicio-nes normativas, teniendo en cuenta que en este sentidola Sala Constitucional tiene el poder cautelar propiode toda Corte o Tribunal Constitucional en derechocomparado, en virtud del cual puede decretar cualquiermedida cautelar que fuere necesaria para proteger losderechos humanos y garantizar la integridad de laConstitución, incluyendo la suspensión de los efectosde la norma cuya nulidad se solicite, únicamente parala situación concreta de los accionantes, partes o terce-ros que intervinieren en el proceso y mientras dure eljuicio de nulidad correspondiente. La Constitución establece como competencia de laSala Constitucional resolver las controversias cons-titucionales que se susciten entre cualesquiera de losórganos que ejercen el Poder Público. Al respecto, des- 133
  • 132. tacan dos elementos esenciales; en primer lugar, que setrata de controversias entre cualesquiera de los órganosque la Constitución prevé en la distribución horizon-tal o vertical del Poder Público y, en segundo lugar,que deben tratarse de controversias constitucionales, esdecir, de aquellas cuya decisión depende del examen,interpretación y aplicación de normas constitucionales,tales como las que se refieren al reparto competencialentre los diferentes órganos del Estado, especialmente,las que distribuyen el poder en los niveles nacional,estadal y municipal. De esta forma, todas aquellas controversias cons-titucionales entre la República y alguno de los esta-dos o municipios, es decir, entre el poder central y eldescentralizado territorialmente, serán resueltas por laSala Constitucional dentro del procedimiento que seestablecerá en la ley orgánica respectiva. En todo caso,esta atribución tiene por objeto que la Sala Constitu-cional como garante y máximo defensor de los prin-cipios consagrados en el Texto Fundamental ajuste laactuación de los órganos que ejercen el Poder Público,al cauce constitucional. Finalmente y al margen de su competencia paraconocer de acciones de amparo, se atribuye a la SalaConstitucional la competencia para revisar las decisio-nes definitivamente firmes dictadas por los tribunales 134
  • 133. de la República en materia de amparo constitucional ycontrol difuso de la constitucionalidad, a través de unmecanismo extraordinario que deberá establecer la leyorgánica que regule la jurisdicción constitucional, sólocon el objeto de garantizar la uniformidad en la inter-pretación de las normas y principios constitucionales, laeficacia del Texto Fundamental y la seguridad jurídica. Ahora bien, la referida competencia de la Sala Cons-titucional no puede ni debe entenderse como parte de losderechos a la defensa, tutela judicial efectiva y amparoconsagrados en la Constitución, sino, según lo expuesto,como un mecanismo extraordinario de revisión cuya fi-nalidad constituye únicamente darle uniformidad a la in-terpretación de las normas y principios constitucionales. Por ello, no siendo un derecho y teniendo en cuentaque el legislador puede ensayar y errar en forma evo-lutiva en la búsqueda del mecanismo extraordinariomás adecuado, la Asamblea Nacional Constituyentedecidió dejar a la ley orgánica respectiva su desarrolloconcreto. Siendo así, la ley orgánica podrá establecer,por ejemplo, un mecanismo extraordinario de revisiónde ejercicio discrecional por la Sala Constitucional, talcomo el writ of certiorari que utiliza la Suprema Cor-te de los Estados Unidos de América; un mecanismocuyos rasgos de discrecionalidad no sean absolutos,como el utilizado por el Tribunal Constitucional Fe- 135
  • 134. deral de Alemania; o bien, un mecanismo cuyos requi-sitos de admisibilidad y procedencia estén preestable-cidos en la ley, como el que se puede evidenciar enalgunos ejemplos de derecho comparado. En todo caso, el mecanismo extraordinario de re-visión que se deberá establecer por ley orgánica, vin-culará por vez primera y dejando a salvo la tempranaregulación de la Constitución de 1901, los métodos decontrol difuso y concentrado de la constitucionalidadque han coexistido en nuestro ordenamiento jurídicopor más de cien años, respondiendo con ello a la prin-cipal crítica formulada a nuestro sistema de justiciaconstitucional, que reconocía la coexistencia de losmencionados métodos de control, pero destacaba queentre uno y otro no existía realmente una coordinación,vínculo o conexión que procurara armonizarlos o arti-cularlos para lograr una interpretación uniforme de laConstitución, razón por la cual no podía ser calificadocomo integral, dado que existían modalidades de con-trol paralelas, establecidas una al lado de la otra, sinconexión entre sí. Por tal razón, la Constitución consa-gra un sistema mixto e integrado de control de la cons-titucionalidad, atribuyéndole a la Sala Constitucionalla función de coordinar los métodos de control median-te la armonización de la jurisprudencia constitucional yla interpretación uniforme del Texto Fundamental. 136
  • 135. Capítulo II de los estados de excepción El primero de los preceptos dedicados a esta mate-ria recoge dos principios básicos rectores de los esta-dos de excepción: el de estricta necesidad y el de tem-poralidad. Se circunscriben tales situaciones jurídicasa aquellas circunstancias extraordinarias que afectengravemente la seguridad de las personas, de la Nacióno de las instituciones, y que no puedan ser afrontadasmediante las facultades ordinarias de los órganos delPoder Público. Se destaca, igualmente, la temporalidadde esas situaciones. Por otro lado, el precepto menciona los principalesderechos que no pueden ser suspendidos o restringidosdurante los estados de excepción. Se trata de un listadomeramente enunciativo, pues tampoco son susceptiblesde suspensión o restricción los derechos señalados enlos artículos 4.2 del Pacto Internacional de DerechosCiviles y Políticos y 27.2 de la Convención Americanasobre Derechos Humanos. Importa subrayar que entrelos derechos intangibles se encuentran las garantías ju-diciales necesarias para la defensa de los derechos. El segundo de los preceptos que componen esteCapítulo contempla los distintos estados de excepción,estableciendo, de conformidad con el principio de gra- 137
  • 136. dualidad, las circunstancias fácticas que pueden justi-ficarlos y su limitación temporal. Se remite a una leyorgánica la regulación de los detalles del régimen delos estados de excepción. El último de los preceptos de este Capítulo estable-ce, en primer lugar, que el decreto declaratorio del es-tado de excepción deberá señalar, para preservar la se-guridad jurídica, las medidas que podrán tomarse confundamento en el mismo. En segundo término, dada latrascendencia de la decisión correspondiente, se prevéla intervención de los tres Poderes clásicos en la de-claración de los estados de excepción: en virtud de laurgencia que los caracteriza, se faculta al Presidente dela República, en Consejo de Ministros, para dictar elDecreto respectivo, pero se prescribe su remisión a laAsamblea Nacional, la cual, como instancia deliberan-te y representativa por excelencia de la soberanía po-pular, puede revocarlo si estima que las circunstanciasinvocadas no justifican la declaración de un estado deexcepción o si considera que las medidas previstas parahacerle frente son excesivas. Si la Asamblea Nacionalse encuentra en receso al dictarse el decreto correspon-diente, éste debe ser remitido a la Comisión Delegada,la cual ejercerá las facultades respectivas. A lo anterior se suma un control judicial automáti-co atribuido a la Sala Constitucional del Tribunal Su- 138
  • 137. premo de Justicia, la cual habrá de pronunciarse sobrela constitucionalidad o no del estado de excepción yde lo establecido en el decreto que lo declaró, a me-nos que la Asamblea Nacional, o la Comisión Delega-da, haya revocado previamente ese decreto. Por otraparte, se otorga al Ejecutivo Nacional y a la AsambleaNacional la atribución de revocar el decreto que hayadeclarado un estado de excepción, al cesar las causasque lo motivaron. 139
  • 138. TÍTULO Ix dE LA rEFOrMA CONSTITUCIONAL La Constitución ha mantenido la clasificación quedistingue entre la Enmienda y la Reforma Constitucio-nal, incorporando, a su vez, la facultad de convocar auna Asamblea Nacional Constituyente, para ser con-secuentes con la idea de que es el pueblo el legítimodepositario del poder constituyente originario. Estoguarda concordancia con lo establecido en la mismaConstitución que hace residir la soberanía en el puebloquien puede ejercerla de manera directa o indirecta. Se establece una serie de mecanismos a través delos cuales las posibilidades de modificación del textoconstitucional sean factibles y accesibles, para evitar eldivorcio entre la norma fundamental del sistema jurídi-co y la realidad social, política, cultural y económica.La contraposición entre una Constitución formal y unaConstitución real genera distorsiones que agravan con-siderablemente las crisis de gobernabilidad y de legiti-midad del sistema político, al no existir opciones parasuperarlas. Prueba de ello la encontramos en nuestra ex-periencia en el marco de una democracia formal y repre-sentativa, en la cual las que debían impulsar los cambiosconstitucionales eran las cúpulas más renuentes a produ-cirlos, lo cual explica el entrabamiento y obstaculizaciónde los intentos de reformar la Constitución anterior. 140
  • 139. La democracia moderna insertada en un mundoglobalizado y condicionada por la dinámica de la vidaactual, a su vez determinada por los cambios tecnológi-cos requiere de una institucionalidad lo suficientemen-te flexible para poder adaptarse a los cambios que sevan generando. De allí que nuestra Constitución a pesar de tenerla rigidez de las constituciones escritas ha de incluirelementos que permitan esa adaptación a la realidad.Uno de esos elementos lo constituye la existencia deun Alto Tribunal que mediante una interpretación decarácter histórico progresivo, fundamentada en la com-prensión del momento histórico, permita la mejor apli-cación posible del máximo cuerpo normativo a la reali-dad que le corresponde regir; tal como se prevé en estaConstitución con la creación de la Sala Constitucionaldel Tribunal Supremo de Justicia. Pero, además, debe incluir elementos de flexibili-dad en el aspecto más rígido de las constituciones es-critas que lo conforman las previsiones relativas a laforma y mecanismos para la modificación de la propiaConstitución. En este sentido, las posibilidades de modificaciónde la base jurídica del país deben ser amplias y estarefectivamente en manos de una pluralidad de actores 141
  • 140. políticos y sociales. Una democracia participativa yprotagónica no puede construir una rígida y petrifica-da normativa constitucional. Al contrario, debe dejarabiertas muchas ventanas para que los procesos parti-cipativos se desarrollen a plenitud, evitando el divorcioprofundo entre la norma y la realidad. El protagonismo del pueblo en la conducción de sudestino debe quedar explícitamente consagrado con es-pecial énfasis en este punto de la reforma constitucio-nal. Un pueblo deseoso de ejercer la soberanía no debetener que pasar por toda clase de vicisitudes y superarun cúmulo de obstáculos para lograr los cambios quelas estructuras jurídicas requieren. Es principio consus-tancial con este texto constitucional la facilitación delos procesos en los cuales el pueblo se manifiesta parasolicitar la modificación de normas constitucionales. En este contexto se debe entender que el ejerciciode la soberanía por parte del pueblo, lejos de afectar elproceso de refundación de la República y de lograr elobjetivo de la profundización democrática, se convier-te en herramienta indispensable del protagonismo po-pular, desterrando el sistema de cónclaves que decidíanlos destinos del país a espaldas de la sociedad. En lo que respecta al procedimiento de enmienda, sesuperan las limitaciones establecidas en la Constitución 142
  • 141. de 1961, que hacían complicada la consecución de resul-tados efectivos. En el nuevo texto constitucional se haprevisto una manera más ágil y flexible y se procede aformular una definición de enmienda, entendida como laadición o modificación de artículos del texto, siempre ycuando no se altere la estructura fundamental. La iniciativa de la reforma se le atribuye a laAsamblea Nacional, por la mayoría de sus miembros;al Presidente de la República en Consejo de Ministroso a los electores o electoras inscritas en el registroelectoral en número no menor del quince por ciento.Una vez cumplidos estos requisitos se inicia la trami-tación ante la Asamblea Nacional la cual realizará tresdiscusiones antes de la aprobación del proyecto paralo cual tiene un plazo no mayor de dos años. Para estaaprobación se requiere una mayoría calificada de dosterceras partes de sus miembros. El proyecto aproba-do será sometido a referendo dentro de los treinta díassiguientes y bastará para su aprobación con un núme-ro mayor de votos positivos. Finalmente, en este Título se consagra expresamen-te la Asamblea Nacional Constituyente, instrumentofundamental para garantizar al pueblo de Venezuela laposibilidad abierta de modificar sustancialmente el Es-tado y crear un nuevo ordenamiento jurídico, creandoun nuevo texto constitucional. Esta posibilidad inexis- 143
  • 142. tente formalmente en la Constitución de 1961 hubo deser incorporada por vía de interpretación de la Corte Su-prema de Justicia, para hacer posible la convocatoria dela Asamblea Nacional Constituyente que produjo estaConstitución. En el presente texto constitucional pasa aser norma vigente, expresiva de la más acertada defini-ción democrática en torno a la soberanía popular. Dada, firmada y sellada en Ciudad Bolívar, Es-tado Bolívar, a los treinta días del mes de enero delaño 2000. Años 189º de la Independencia y 140º dela Federación.EL PRESIDENTE, LUIS MIQUILENAEL PRIMER VICEPRESIDENTE (E), ARISTóBULO ISTúRIzEL SEGUNDO VICEPRESIDENTE, ARISTóBULO ISTúRIzLOS CONSTITUYENTES,CONSTITUYENTES NACIONALESALFREDO PEñAALLAN BREwER CARíAS (AUSENTE)ANGELA zAGOEARLE HERRERAEDMUNDO CHIRINOSEUSTOQUIO CONTRERASGUILLERMO GARCíA PONCEHERMANN ESCARRáJESúS RAFAEL SULBARáN 144
  • 143. LEOPOLDO PUCHILUIS VALLENILLAMANUEL QUIJADAMARISABEL DE CHáVEzPABLO MEDINAPEDRO ORTEGA DíAzREYNA ROMERO GARCíARICARDO COMBELLASTAREk wILLIAM SAABVINICIO ROMERO MARTíNEzCONSTITUYENTES pOr dISTrITO FEdErALDESIRéE SANTOS AMARALELIézER REINALDO OTAIzA CASTILLOERNESTO ALVARENGAFREDDY ALIRIO BERNAL ROSALESJULIO CéSAR ALVIáREzNICOLáS MADURO MOROSSEGUNDO MELéNDEzVLADIMIR VILLEGASCONSTITUYENTES pOr AMAzONASLIBORIO GUARULLA GARRIDONELSON SILVACONSTITUYENTES pOr ANzOÁTEGUIáNGEL RODRíGUEzDAVID DE LIMA SALASDAVID FIGUEROAELíAS LóPEz PORTILLOGUSTAVO PEREIRACONSTITUYENTES pOr ApUrECRISTóBAL JIMéNEzRAFAEL RODRíGUEz FERNáNDEz 145
  • 144. CONSTITUYENTES pOr ArAGUAALBERTO JORDáN HERNáNDEzANTONIO DI GIAMPAOLO BOTTINICARLOS TABLANTEHUMBERTO PRIETOOSCAR FEOCONSTITUYENTES pOr BArINASFRANCISCO EFRAíN VISCONTI OSORIOJOSé LEóN TAPIA CONTRERASCONSTITUYENTES pOr BOLÍvArALEJANDRO DE JESúS SILVA MARCANOANTONIO BRICEñODANIEL DíAzLEONEL JIMéNEz CARUPEVICTORIA MATACONSTITUYENTES pOr CArABOBOELIO GóMEz GRILLOMANUEL VADELL GRATEROLAMéRICO DíAz NúñEzBLANCANIEVE PORTOCARRERODIEGO SALAzARFRANCISCO JOSé AMELIACH ORTAJUAN JOSé MARíN LAYAOSCAR NAVAS TORTOLEROSAúL ORTEGACONSTITUYENTES pOr COJEdESHAYDéE DE FRANCOJUAN BAUTISTA PéREz 146
  • 145. CONSTITUYENTES pOr dELTA AMACUrOCéSAR PéREz MARCANORAMóN ANTONIO YáNEzCONSTITUYENTES pOr FALCóNJESúS MONTILLA APONTESOL MUSSETT DE PRIMERAYOEL ACOSTA CHIRINOSCONSTITUYENTES pOr GUÁrICOáNGEL EUGENIO LANDAETAPEDRO SOLANO PERDOMORUBEN ALFREDO áVILA áVILACONSTITUYENTES pOr LArAANTONIO JOSé GARCíA GARCíAENRIQUE PERAzAHENRI FALCóNLENíN ROMEROLUIS REYES REYESMIRNA TERESA VIES DE áLVAREzREINALDO ROJASCONSTITUYENTES pOr MérIdAADáN CHáVEz FRíASFLORENCIO ANTONIO PORRAS ECHEzURíAPAUSIDES SEGUNDO REYES GóMEzCONSTITUYENTES pOr MIrANdAELíAS JAUA MILANOFREDDY GUTIéRREzHAYDéE MACHíNJOSé GREGORIO VIELMA MORAJOSé VICENTE RANGEL áVALOS 147
  • 146. LUIS GAMARGOMIGUEL MADRIzRAúL ESTéRODOLFO SANzwILLIAM LARAwILLIAM OJEDACONSTITUYENTES pOr MONAGASJOSé GREGORIO BRICEñO TORREALBAMARELIS PéREz MARCANONUMA ROJAS VELáSQUEzCONSTITUYENTES pOr NUEvA ESpArTAALExIS NAVARRO ROJASVIRGILIO áVILA VIVASCONSTITUYENTES pOr pOrTUGUESAANTONIA MUñOzMIGUEL A. GARRANCHáN VELáSQUEzwILMAR ALFREDO CASTRO SOTELDOCONSTITUYENTES pOr SUCrEJESúS MOLINA VILLEGASJOSé LUIS MEzALUIS AUGUSTO ACUñA CEDEñOCONSTITUYENTES pOr TÁCHIrAMARíA IRIS VARELA RANGELRONALD BLANCO LA CRUzSAMUEL LóPEzTEMíSTOCLES SALAzARCONSTITUYENTES pOr TrUJILLOGERARDO MáRQUEzGILMER VILORIA 148
  • 147. CONSTITUYENTES pOr vArGASANTONIO RODRíGUEzJAIME BARRIOSCONSTITUYENTES pOr YArACUYBRAULIO áLVAREzNéSTOR LEóN HEREDIACONSTITUYENTES pOr zULIAALBERTO URDANETAATALA URIANAFROILáN BARRIOS NIEVESGASTóN PARRA LUzARDOGEOVANY DARíO FINOL FERNáNDEzJORGE LUIS DURáN CENTENOLEVY ARRON ALTER VALEROMARíA DE QUEIPOMARIO ISEA BOHóRQUEzRAFAEL COLMENáREzROBERTO JIMéNEz MAGGIOLOSILVESTRE VILLALOBOSYLDEFONSO FINOLCONSTITUYENTES pOr LASCOMUNIdAdES INdÍGENASGUILLERMO GUEVARAJOSé LUIS GONzáLEzNOELí POCATERRA DE OBERTO LOS SECRETARIOS, ELVIS AMOROSO ALEJANDRO ANDRADE 149
  • 148. prEÁMBULO El pueblo de Venezuela, en ejercicio de sus poderescreadores e invocando la protección de Dios, el ejemplohistórico de nuestro Libertador Simón Bolívar y el heroís-mo y sacrificio de nuestros antepasados aborígenes y de losprecursores y forjadores de una patria libre y soberana;con el fin supremo de refundar la República para estableceruna sociedad democrática, participativa y protagónica,multiétnica y pluricultural en un Estado de justicia, federaly descentralizado, que consolide los valores de la libertad,la independencia, la paz, la solidaridad, el bien común, laintegridad territorial, la convivencia y el imperio de la leypara esta y las futuras generaciones; asegure el derecho ala vida, al trabajo, a la cultura, a la educación, a la justiciasocial y a la igualdad sin discriminación ni subordina-ción alguna; promueva la cooperación pacífica entre lasnaciones e impulse y consolide la integración latinoame-ricana de acuerdo con el principio de no intervención yautodeterminación de los pueblos, la garantía universal eindivisible de los derechos humanos, la democratizaciónde la sociedad internacional, el desarme nuclear, el equi-librio ecológico y los bienes jurídicos ambientales comopatrimonio común e irrenunciable de la humanidad;en ejercicio de su poder originario representado por laAsamblea Nacional Constituyente mediante el voto librey en referendo democrático,decreta la siguiente: 151
  • 149. CONSTITUCIóN TÍTULO I prINCIpIOS FUNdAMENTALESArtículo 1. La República Bolivariana de Venezuela esirrevocablemente libre e independiente y fundamenta supatrimonio moral y sus valores de libertad, igualdad, jus-ticia y paz internacional en la doctrina de Simón Bolívar,el Libertador. Son derechos irrenunciables de la Nación la indepen-dencia, la libertad, la soberanía, la inmunidad, la integri-dad territorial y la autodeterminación nacional.Artículo 2. Venezuela se constituye en un Estado demo-crático y social de Derecho y de Justicia, que propugnacomo valores superiores de su ordenamiento jurídico y desu actuación, la vida, la libertad, la justicia, la igualdad,la solidaridad, la democracia, la responsabilidad social y,en general, la preeminencia de los derechos humanos, laética y el pluralismo político.Artículo 3. El Estado tiene como fines esenciales ladefensa y el desarrollo de la persona y el respeto a sudignidad, el ejercicio democrático de la voluntad po-pular, la construcción de una sociedad justa y amante 153
  • 150. de la paz, la promoción de la prosperidad y bienestardel pueblo y la garantía del cumplimiento de los prin-cipios, derechos y deberes reconocidos y consagradosen esta Constitución. La educación y el trabajo son los procesos funda-mentales para alcanzar dichos fines.Artículo 4. La República Bolivariana de Venezuela esun Estado federal descentralizado en los términos con-sagrados en esta Constitución, y se rige por los princi-pios de integridad territorial, cooperación, solidaridad,concurrencia y corresponsabilidad.Artículo 5. La soberanía reside intransferiblemente enel pueblo, quien la ejerce directamente en la forma pre-vista en esta Constitución y en la ley, e indirectamente,mediante el sufragio, por los órganos que ejercen elPoder Público. Los órganos del Estado emanan de la soberanía po-pular y a ella están sometidos.Artículo 6. El gobierno de la República Bolivariana deVenezuela y de las entidades políticas que la componenes y será siempre democrático, participativo, electivo,descentralizado, alternativo, responsable, pluralista yde mandatos revocables. 154
  • 151. Artículo 7. La Constitución es la norma suprema y elfundamento del ordenamiento jurídico. Todas las per-sonas y los órganos que ejercen el Poder Público estánsujetos a esta Constitución.Artículo 8. La bandera nacional con los colores ama-rillo, azul y rojo; el himno nacional Gloria al bravopueblo y el escudo de armas de la República son lossímbolos de la patria. La ley regulará sus características, significados yusos.Artículo 9. El idioma oficial es el castellano. Los idio-mas indígenas también son de uso oficial para los pue-blos indígenas y deben ser respetados en todo el territo-rio de la República, por constituir patrimonio culturalde la Nación y de la humanidad. 155
  • 152. TÍTULO II dEL ESpACIO GEOGrÁFICO Y dE LA dIvISIóN pOLÍTICA Capítulo I Del territorio y demás espacios geográficosArtículo 10. El territorio y demás espacios geográficosde la República son los que correspondían a la Capita-nía General de Venezuela antes de la transformaciónpolítica iniciada el 19 de abril de 1810, con las modifi-caciones resultantes de los tratados y laudos arbitralesno viciados de nulidad.Artículo 11. La soberanía plena de la República seejerce en los espacios continental e insular, lacustrey fluvial, mar territorial, áreas marinas interiores,históricas y vitales y las comprendidas dentro de laslíneas de base rectas que ha adoptado o adopte la Re-pública; el suelo y subsuelo de éstos; el espacio aéreocontinental, insular y marítimo y los recursos que enellos se encuentran, incluidos los genéticos, los de lasespecies migratorias, sus productos derivados y loscomponentes intangibles que por causas naturales allíse hallen. 156
  • 153. El espacio insular de la República comprende el ar-chipiélago de Los Monjes, archipiélago de Las Aves,archipiélago de Los Roques, archipiélago de La Or-chila, isla La Tortuga, isla La Blanquilla, archipiélagoLos Hermanos, islas de Margarita, Cubagua y Coche,archipiélago de Los Frailes, isla La Sola, archipiélagode Los Testigos, isla de Patos e isla de Aves; y, además,las islas, islotes, cayos y bancos situados o que emerjandentro del mar territorial, en el que cubre la plataformacontinental o dentro de los límites de la zona económicaexclusiva. Sobre los espacios acuáticos constituidos por lazona marítima contigua, la plataforma continental yla zona económica exclusiva, la República ejerce de-rechos exclusivos de soberanía y jurisdicción en lostérminos, extensión y condiciones que determinen elderecho internacional público y la ley. Corresponden a la República derechos en el es-pacio ultraterrestre suprayacente y en las áreas queson o puedan ser patrimonio común de la humanidad,en los términos, extensión y condiciones que deter-minen los acuerdos internacionales y la legislaciónnacional.Artículo 12. Los yacimientos mineros y de hidrocarbu-ros, cualquiera que sea su naturaleza, existentes en elterritorio nacional, bajo el lecho del mar territorial, en 157
  • 154. la zona económica exclusiva y en la plataforma conti-nental, pertenecen a la República, son bienes del domi-nio público y, por tanto, inalienables e imprescriptibles.Las costas marinas son bienes del dominio público.Artículo 13. El territorio nacional no podrá ser jamáscedido, traspasado, arrendado, ni en forma alguna ena-jenado, ni aun temporal o parcialmente, a Estados ex-tranjeros u otros sujetos de derecho internacional. El espacio geográfico venezolano es una zona depaz. No se podrán establecer en él bases militares ex-tranjeras o instalaciones que tengan de alguna manerapropósitos militares, por parte de ninguna potencia ocoalición de potencias. Los Estados extranjeros u otros sujetos de derechointernacional sólo podrán adquirir inmuebles para se-des de sus representaciones diplomáticas o consularesdentro del área que se determine y mediante garantíasde reciprocidad, con las limitaciones que establezca laley. En dicho caso quedará siempre a salvo la soberaníanacional. Las tierras baldías existentes en las dependenciasfederales y en las islas fluviales o lacustres no podránenajenarse, y su aprovechamiento sólo podrá conceder-se en forma que no implique, directa ni indirectamente,la transferencia de la propiedad de la tierra. 158
  • 155. Artículo 14. La ley establecerá un régimen jurídico es-pecial para aquellos territorios que por libre determina-ción de sus habitantes y con aceptación de la AsambleaNacional, se incorporen al de la República.Artículo 15. El Estado tiene la obligación de estable-cer una política integral en los espacios fronterizosterrestres, insulares y marítimos, preservando la inte-gridad territorial, la soberanía, la seguridad, la defen-sa, la identidad nacional, la diversidad y el ambiente,de acuerdo con el desarrollo cultural, económico, so-cial y la integración. Atendiendo a la naturaleza pro-pia de cada región fronteriza a través de asignacioneseconómicas especiales, una ley orgánica de fronterasdeterminará las obligaciones y objetivos de esta res-ponsabilidad. Capítulo II de la división políticaArtículo 16. Con el fin de organizar políticamente laRepública, el territorio nacional se divide en el de losEstados, el del Distrito Capital, el de las dependenciasfederales y el de los territorios federales. El territoriose organiza en Municipios. La división politicoterritorial será regulada por ley or-gánica que garantice la autonomía municipal y la descen- 159
  • 156. tralización politicoadministrativa. Dicha ley podrá dispo-ner la creación de territorios federales en determinadasáreas de los Estados, cuya vigencia queda supeditada ala realización de un referendo aprobatorio en la entidadrespectiva. Por ley especial podrá darse a un territoriofederal la categoría de Estado, asignándosele la totalidado una parte de la superficie del territorio respectivo.Artículo 17. Las dependencias federales son las islas ma-rítimas no integradas en el territorio de un Estado, asícomo las islas que se formen o aparezcan en el mar te-rritorial o en el que cubra la plataforma continental. Surégimen y administración estarán señalados en la ley.Artículo 18. La ciudad de Caracas es la capital de la Re-pública y el asiento de los órganos del Poder Nacional. Lo dispuesto en este artículo no impide el ejerciciodel Poder Nacional en otros lugares de la República. Una ley especial establecerá la unidad politicoterri-torial de la ciudad de Caracas que integre en un sistemade gobierno municipal a dos niveles, los Municipios delDistrito Capital y los correspondientes del Estado Mi-randa. Dicha ley establecerá su organización, gobierno,administración, competencia y recursos, para alcanzar eldesarrollo armónico e integral de la ciudad. En todo caso,la ley garantizará el carácter democrático y participativode su gobierno. 160
  • 157. TÍTULO III dE LOS dErECHOS HUMANOS Y GArANTÍAS, Y dE LOS dEBErES Capítulo I disposiciones generalesArtículo 19. El Estado garantizará a toda persona, con-forme al principio de progresividad y sin discrimina-ción alguna, el goce y ejercicio irrenunciable, indivi-sible e interdependiente de los derechos humanos. Surespeto y garantía son obligatorios para los órganos delPoder Público, de conformidad con esta Constitución,con los tratados sobre derechos humanos suscritos yratificados por la República y con las leyes que los de-sarrollen.Artículo 20. Toda persona tiene derecho al libre desen-volvimiento de su personalidad, sin más limitacionesque las que derivan del derecho de las demás y del or-den público y social.Artículo 21. Todas las personas son iguales ante la ley;en consecuencia:1. No se permitirán discriminaciones fundadas en la raza, el sexo, el credo, la condición social o aque- 161
  • 158. llas que, en general, tengan por objeto o por resul- tado anular o menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicio en condiciones de igualdad, de los dere- chos y libertades de toda persona.2. La ley garantizará las condiciones jurídicas y admi- nistrativas para que la igualdad ante la ley sea real y efectiva; adoptará medidas positivas a favor de per- sonas o grupos que puedan ser discriminados, mar- ginados o vulnerables; protegerá especialmente a aquellas personas que por alguna de las condiciones antes especificadas, se encuentren en circunstancia de debilidad manifiesta y sancionará los abusos o maltratos que contra ellas se cometan.3. Sólo se dará el trato oficial de ciudadano o ciudada- na, salvo las fórmulas diplomáticas.4. No se reconocen títulos nobiliarios ni distinciones hereditarias.Artículo 22. La enunciación de los derechos y ga-rantías contenidos en esta Constitución y en los ins-trumentos internacionales sobre derechos humanos nodebe entenderse como negación de otros que, siendoinherentes a la persona, no figuren expresamente enellos. La falta de ley reglamentaria de estos derechosno menoscaba el ejercicio de los mismos. 162
  • 159. Artículo 23. Los tratados, pactos y convenciones rela-tivos a derechos humanos, suscritos y ratificados porVenezuela, tienen jerarquía constitucional y prevale-cen en el orden interno, en la medida en que contengannormas sobre su goce y ejercicio más favorables a lasestablecidas en esta Constitución y en las leyes de laRepública, y son de aplicación inmediata y directa porlos tribunales y demás órganos del Poder Público.Artículo 24. Ninguna disposición legislativa tendráefecto retroactivo, excepto cuando imponga menorpena. Las leyes de procedimiento se aplicarán desdeel momento mismo de entrar en vigencia, aun en losprocesos que se hallaren en curso; pero en los proce-sos penales, las pruebas ya evacuadas se estimarán encuanto beneficien al reo o a la rea, conforme a la leyvigente para la fecha en que se promovieron. Cuando haya dudas se aplicará la norma que bene-ficie al reo o a la rea.Artículo 25. Todo acto dictado en ejercicio del PoderPúblico que viole o menoscabe los derechos garantiza-dos por esta Constitución y la ley es nulo; y los funcio-narios públicos y funcionarias públicas que lo ordeneno ejecuten incurren en responsabilidad penal, civil yadministrativa, según los casos, sin que les sirvan deexcusa órdenes superiores. 163
  • 160. Artículo 26. Toda persona tiene derecho de acceso alos órganos de administración de justicia para hacervaler sus derechos e intereses, incluso los colectivos odifusos; a la tutela efectiva de los mismos y a obtenercon prontitud la decisión correspondiente. El Estado garantizará una justicia gratuita, acce-sible, imparcial, idónea, transparente, autónoma, in-dependiente, responsable, equitativa y expedita, sindilaciones indebidas, sin formalismos o reposicionesinútiles.Artículo 27. Toda persona tiene derecho a ser ampa-rada por los tribunales en el goce y ejercicio de losderechos y garantías constitucionales, aun de aquellosinherentes a la persona que no figuren expresamente enesta Constitución o en los instrumentos internacionalessobre derechos humanos. El procedimiento de la acción de amparo constitu-cional será oral, público, breve, gratuito y no sujeto aformalidad; y la autoridad judicial competente tendrápotestad para restablecer inmediatamente la situaciónjurídica infringida o la situación que más se asemeje aella. Todo tiempo será hábil y el tribunal lo tramitarácon preferencia a cualquier otro asunto. 164
  • 161. La acción de amparo a la libertad o seguridad podráser interpuesta por cualquier persona; y el detenido odetenida será puesto o puesta bajo la custodia del tribu-nal de manera inmediata, sin dilación alguna. El ejercicio de este derecho no puede ser afecta-do, en modo alguno, por la declaración del estado deexcepción o de la restricción de garantías constitu-cionales.Artículo 28. Toda persona tiene el derecho de accedera la información y a los datos que sobre sí misma osobre sus bienes consten en registros oficiales o pri-vados, con las excepciones que establezca la ley, asícomo de conocer el uso que se haga de los mismos y sufinalidad, y de solicitar ante el tribunal competente laactualización, la rectificación o la destrucción de aque-llos, si fuesen erróneos o afectasen ilegítimamente susderechos. Igualmente, podrá acceder a documentos decualquier naturaleza que contengan información cuyoconocimiento sea de interés para comunidades o gru-pos de personas. Queda a salvo el secreto de las fuentesde información periodística y de otras profesiones quedetermine la ley.Artículo 29. El Estado estará obligado a investigar ysancionar legalmente los delitos contra los derechoshumanos cometidos por sus autoridades. 165
  • 162. Las acciones para sancionar los delitos de lesa hu-manidad, violaciones graves de los derechos humanosy los crímenes de guerra son imprescriptibles. Lasviolaciones de derechos humanos y los delitos de lesahumanidad serán investigados y juzgados por los tri-bunales ordinarios. Dichos delitos quedan excluidosde los beneficios que puedan conllevar su impunidad,incluidos el indulto y la amnistía.Artículo 30. El Estado tendrá la obligación de indem-nizar integralmente a las víctimas de violaciones de losderechos humanos que le sean imputables, o a su dere-chohabientes, incluido el pago de daños y perjuicios. El Estado adoptará las medidas legislativas y deotra naturaleza para hacer efectivas las indemnizacio-nes establecidas en este artículo. El Estado protegerá a las víctimas de delitos comu-nes y procurará que los culpables reparen los dañoscausados.Artículo 31. Toda persona tiene derecho, en los tér-minos establecidos por los tratados, pactos y conven-ciones sobre derechos humanos ratificados por la Re-pública, a dirigir peticiones o quejas ante los órganosinternacionales creados para tales fines, con el objetode solicitar el amparo a sus derechos humanos. 166
  • 163. El Estado adoptará, conforme a procedimientos es-tablecidos en esta Constitución y en la ley, las medidasque sean necesarias para dar cumplimiento a las deci-siones emanadas de los órganos internacionales previs-tos en este artículo. Capítulo II de la nacionalidad y de la ciudadaníaSección primera: de la nacionalidadArtículo 32. Son venezolanos y venezolanas por naci-miento:1. Toda persona nacida en el territorio de la República.2. Toda persona nacida en territorio extranjero, hijo o hija de padre venezolano por nacimiento y madre venezolana por nacimiento.3. Toda persona nacida en territorio extranjero, hijo o hija de padre venezolano por nacimiento o madre venezolana por nacimiento, siempre que establez- ca su residencia en el territorio de la República o declare su voluntad de acogerse a la nacionalidad venezolana.4. Toda persona nacida en territorio extranjero, de pa- dre venezolano por naturalización o madre venezo- 167
  • 164. lana por naturalización, siempre que antes de cum- plir dieciocho años de edad establezca su residencia en el territorio de la República y antes de cumplir veinticinco años de edad declare su voluntad de acogerse a la nacionalidad venezolana.Artículo 33. Son venezolanos y venezolanas por natu-ralización:1. Los extranjeros o extranjeras que obtengan carta de naturaleza. A tal fin, deberán tener domicilio en Venezuela con residencia ininterrumpida de, por lo menos, diez años inmediatamente anteriores a la fe- cha de la respectiva solicitud. El tiempo de residencia se reducirá a cinco años en el caso de aquellos y aquellas que tuvieren la nacio- nalidad originaria de España, Portugal, Italia, países latinoamericanos y del Caribe.2. Los extranjeros o extranjeras que contraigan matri- monio con venezolanas o venezolanos desde que declaren su voluntad de serlo, transcurridos por lo menos cinco años a partir de la fecha del matrimonio.3. Los extranjeros o extranjeras menores de edad para la fecha de la naturalización del padre o de la ma- dre que ejerza sobre ellos la patria potestad, siem- pre que declaren su voluntad de ser venezolanos o venezolanas antes de cumplir los veintiún años de 168
  • 165. edad y hayan residido en Venezuela, ininterrumpi- damente, durante los cinco años anteriores a dicha declaración.Artículo 34. La nacionalidad venezolana no se pierdeal optar o adquirir otra nacionalidad.Artículo 35. Los venezolanos y venezolanas por naci-miento no podrán ser privados o privadas de su nacio-nalidad. La nacionalidad venezolana por naturalizaciónsólo podrá ser revocada mediante sentencia judicial, deacuerdo con la ley.Artículo 36. Se puede renunciar a la nacionalidad ve-nezolana. Quien renuncie a la nacionalidad venezolanapor nacimiento puede recuperarla si se domicilia en elterritorio de la República por un lapso no menor de dosaños y manifiesta su voluntad de hacerlo. Los venezo-lanos y venezolanas por naturalización que renunciena la nacionalidad venezolana podrán recuperarla cum-pliendo nuevamente con los requisitos exigidos en elartículo 33 de esta Constitución.Artículo 37. El Estado promoverá la celebración de tra-tados internacionales en materia de nacionalidad, espe-cialmente con los Estados fronterizos y los señaladosen el numeral 1 del artículo 33 de esta Constitución. 169
  • 166. Artículo 38. La ley dictará, de conformidad con las dis-posiciones anteriores, las normas sustantivas y proce-sales relacionadas con la adquisición, opción, renunciay recuperación de la nacionalidad venezolana, así comocon la revocación y nulidad de la naturalización. Sección segunda: de la ciudadaníaArtículo 39. Los venezolanos y venezolanas que noestén sujetos o sujetas a inhabilitación política ni a in-terdicción civil, y en las condiciones de edad previstasen esta Constitución, ejercen la ciudadanía; en conse-cuencia, son titulares de derechos y deberes políticosde acuerdo con esta Constitución.Artículo 40. Los derechos políticos son privativos delos venezolanos y venezolanas, salvo las excepcionesestablecidas en esta Constitución. Gozan de los mismos derechos de los venezolanosy venezolanas por nacimiento los venezolanos y vene-zolanas por naturalización que hubieren ingresado alpaís antes de cumplir los siete años de edad y resididoen él permanentemente hasta alcanzar la mayoridad.Artículo 41. Sólo los venezolanos y venezolanas pornacimiento y sin otra nacionalidad podrán ejercer loscargos de Presidente o Presidenta de la República,Vicepresidente Ejecutivo o Vicepresidenta Ejecutiva,Presidente o Presidenta y Vicepresidentes o Vicepre- 170
  • 167. sidentas de la Asamblea Nacional, magistrados o ma-gistradas del Tribunal Supremo de Justicia, Presidenteo Presidenta del Consejo Nacional Electoral, Procura-dor o Procuradora General de la República, Contraloro Contralora General de la República, Fiscal Generalde la República, Defensor o Defensora del Pueblo, Mi-nistros o Ministras de los despachos relacionados conla seguridad de la Nación, finanzas, energía y minas,educación; Gobernadores o Gobernadoras y Alcaldeso Alcaldesas de los Estados y Municipios fronterizosy de aquellos contemplados en la Ley Orgánica de laFuerza Armada Nacional. Para ejercer los cargos de diputados o diputadas a laAsamblea Nacional, Ministros o Ministras; Goberna-dores o Gobernadoras y Alcaldes o Alcaldesas de Es-tados y Municipios no fronterizos, los venezolanos yvenezolanas por naturalización deben tener domiciliocon residencia ininterrumpida en Venezuela no menorde quince años y cumplir los requisitos de aptitud pre-vistos en la ley.Artículo 42. Quien pierda o renuncie a la nacionalidadpierde la ciudadanía. El ejercicio de la ciudadanía o dealguno de los derechos políticos sólo puede ser sus-pendido por sentencia judicial firme en los casos quedetermine la ley. 171
  • 168. Capítulo III de los derechos civilesArtículo 43. El derecho a la vida es inviolable. Nin-guna ley podrá establecer la pena de muerte, ni auto-ridad alguna aplicarla. El Estado protegerá la vida delas personas que se encuentren privadas de su libertad,prestando el servicio militar o civil, o sometidas a suautoridad en cualquier otra forma.Artículo 44. La libertad personal es inviolable; en con-secuencia:1. Ninguna persona puede ser arrestada o detenida sino en virtud de una orden judicial, a menos que sea sorprendida in fraganti. En este caso, será llevada ante una autoridad judicial en un tiempo no mayor de cuarenta y ocho horas a partir del momento de la detención. Será juzgada en libertad, excepto por las razones determinadas por la ley y apreciadas por el juez o jueza en cada caso. La constitución de caución exigida por la ley para conceder la libertad de la persona detenida no cau- sará impuesto alguno.2. Toda persona detenida tiene derecho a comunicarse de inmediato con sus familiares, abogado o aboga- da, o persona de su confianza; y éstos o éstas, a su 172
  • 169. vez, tienen el derecho a ser informados o informa- das sobre el lugar donde se encuentra la persona detenida; a ser notificados o notificadas inmediata- mente de los motivos de la detención y a que dejen constancia escrita en el expediente sobre el estado físico y psíquico de la persona detenida, ya sea por sí mismos o por sí mismas, o con el auxilio de espe- cialistas. La autoridad competente llevará un regis- tro público de toda detención realizada, que com- prenda la identidad de la persona detenida, lugar, hora, condiciones y funcionarios o funcionarias que la practicaron. Respecto a la detención de extranjeros o extranje- ras se observará, además, la notificación consular prevista en los tratados internacionales sobre la materia.3. La pena no puede trascender de la persona conde- nada. No habrá condenas a penas perpetuas o infa- mantes. Las penas privativas de la libertad no exce- derán de treinta años.4. Toda autoridad que ejecute medidas privativas de la libertad estará obligada a identificarse.5. Ninguna persona continuará en detención después de dictada orden de excarcelación por la autoridad competente, o una vez cumplida la pena impuesta. 173
  • 170. Artículo 45. Se prohíbe a la autoridad pública, sea ci-vil o militar, aun en estado de emergencia, excepcióno restricción de garantías, practicar, permitir o tolerarla desaparición forzada de personas. El funcionarioo funcionaria que reciba orden o instrucción parapracticarla, tiene la obligación de no obedecerla y de-nunciarla a las autoridades competentes. Los autoreso autoras intelectuales y materiales, cómplices y en-cubridores o encubridoras del delito de desapariciónforzada de personas, así como la tentativa de comi-sión del mismo, serán sancionados o sancionadas deconformidad con la ley.Artículo 46. Toda persona tiene derecho a que se res-pete su integridad física, psíquica y moral; en conse-cuencia:1. Ninguna persona puede ser sometida a penas, tortu- ras o tratos crueles, inhumanos o degradantes. Toda víctima de tortura o trato cruel, inhumano o degra- dante practicado o tolerado por parte de agentes del Estado, tiene derecho a la rehabilitación.2. Toda persona privada de libertad será tratada con el respeto debido a la dignidad inherente al ser hu- mano.3. Ninguna persona será sometida sin su libre consen- timiento a experimentos científicos, o a exámenes 174
  • 171. médicos o de laboratorio, excepto cuando se encon- trare en peligro su vida o por otras circunstancias que determine la ley.4. Todo funcionario público o funcionaria pública que, en razón de su cargo, infiera maltratos o sufrimien- tos físicos o mentales a cualquier persona, o que instigue o tolere este tipo de tratos, será sancionado o sancionada de acuerdo con la ley.Artículo 47. El hogar doméstico y todo recinto privadode persona son inviolables. No podrán ser allanadossino mediante orden judicial, para impedir la perpe-tración de un delito o para cumplir, de acuerdo con laley, las decisiones que dicten los tribunales, respetandosiempre la dignidad del ser humano. Las visitas sanitarias que se practiquen, de confor-midad con la ley, sólo podrán hacerse previo aviso delos funcionarios o funcionarias que las ordenen o ha-yan de practicarlas.Artículo 48. Se garantiza el secreto e inviolabilidadde las comunicaciones privadas en todas sus formas.No podrán ser interferidas sino por orden de un tri-bunal competente, con el cumplimiento de las dispo-siciones legales y preservándose el secreto de lo pri-vado que no guarde relación con el correspondienteproceso. 175
  • 172. Artículo 49. El debido proceso se aplicará a todas lasactuaciones judiciales y administrativas; en conse-cuencia:1. La defensa y la asistencia jurídica son derechos in- violables en todo estado y grado de la investigación y del proceso. Toda persona tiene derecho a ser noti- ficada de los cargos por los cuales se le investiga; de acceder a las pruebas y de disponer del tiempo y de los medios adecuados para ejercer su defensa. Serán nulas las pruebas obtenidas mediante violación del debido proceso. Toda persona declarada culpable tie- ne derecho a recurrir del fallo, con las excepciones establecidas en esta Constitución y en la ley.2. Toda persona se presume inocente mientras no se pruebe lo contrario.3. Toda persona tiene derecho a ser oída en cualquier clase de proceso, con las debidas garantías y dentro del plazo razonable determinado legalmente por un tribunal competente, independiente e imparcial es- tablecido con anterioridad. Quien no hable castella- no, o no pueda comunicarse de manera verbal, tiene derecho a un intérprete.4. Toda persona tiene derecho a ser juzgada por sus jueces naturales en las jurisdicciones ordinarias o especiales, con las garantías establecidas en esta 176
  • 173. Constitución y en la ley. Ninguna persona podrá ser sometida a juicio sin conocer la identidad de quien la juzga, ni podrá ser procesada por tribu- nales de excepción o por comisiones creadas para tal efecto.5. Ninguna persona podrá ser obligada a confesarse culpable o declarar contra sí misma, su cónyuge, concubino o concubina, o pariente dentro del cuarto grado de consanguinidad y segundo de afinidad. La confesión solamente será válida si fuere hecha sin coacción de ninguna naturaleza.6. Ninguna persona podrá ser sancionada por actos u omisiones que no fueren previstos como delitos, faltas o infracciones en leyes preexistentes.7. Ninguna persona podrá ser sometida a juicio por los mismos hechos en virtud de los cuales hubiese sido juzgada anteriormente.8. Toda persona podrá solicitar del Estado el resta- blecimiento o reparación de la situación jurídica lesionada por error judicial, retardo u omisión in- justificados. Queda a salvo el derecho del o de la particular de exigir la responsabilidad personal del magistrado o de la magistrada, del juez o de la jueza; y el derecho del Estado de actuar contra és- tos o éstas. 177
  • 174. Artículo 50. Toda persona puede transitar libremente ypor cualquier medio por el territorio nacional, cambiarde domicilio y residencia, ausentarse de la Repúblicay volver, trasladar sus bienes y pertenencias en el país,traer sus bienes al país o sacarlos, sin más limitacionesque las establecidas por la ley. En caso de concesión devías, la ley establecerá los supuestos en los que debegarantizarse el uso de una vía alterna. Los venezolanosy venezolanas pueden ingresar al país sin necesidad deautorización alguna. Ningún acto del Poder Público podrá establecer lapena de extrañamiento del territorio nacional contravenezolanos o venezolanas.Artículo 51. Toda persona tiene el derecho de repre-sentar o dirigir peticiones ante cualquier autoridad,funcionario público o funcionaria pública sobre losasuntos que sean de la competencia de éstos o éstas,y de obtener oportuna y adecuada respuesta. Quienesviolen este derecho serán sancionados o sancionadasconforme a la ley, pudiendo ser destituidos o destitui-das del cargo respectivo.Artículo 52. Toda persona tiene el derecho de aso-ciarse con fines lícitos, de conformidad con la ley. ElEstado estará obligado a facilitar el ejercicio de estederecho. 178
  • 175. Artículo 53. Toda persona tiene el derecho de reunirse,pública o privadamente, sin permiso previo, con fineslícitos y sin armas. Las reuniones en lugares públicosse regirán por la ley.Artículo 54. Ninguna persona podrá ser sometida aesclavitud o servidumbre. La trata de personas y, enparticular, la de mujeres, niños, niñas y adolescentesen todas sus formas, estará sujeta a las penas previstasen la ley.Artículo 55. Toda persona tiene derecho a la protecciónpor parte del Estado, a través de los órganos de segu-ridad ciudadana regulados por ley, frente a situacionesque constituyan amenaza, vulnerabilidad o riesgo para laintegridad física de las personas, sus propiedades, el dis-frute de sus derechos y el cumplimiento de sus deberes. La participación de los ciudadanos y ciudadanas enlos programas destinados a la prevención, seguridadciudadana y administración de emergencias será regu-lada por una ley especial. Los cuerpos de seguridad del Estado respetarán ladignidad y los derechos humanos de todas las perso-nas. El uso de armas o sustancias tóxicas por parte delfuncionariado policial y de seguridad estará limitadopor principios de necesidad, conveniencia, oportuni-dad y proporcionalidad, conforme a la ley. 179
  • 176. Artículo 56. Toda persona tiene derecho a un nombrepropio, al apellido del padre y al de la madre y a cono-cer la identidad de los mismos. El Estado garantizaráel derecho a investigar la maternidad y la paternidad. Toda persona tiene derecho a ser inscrita gratuita-mente en el registro civil después de su nacimiento y aobtener documentos públicos que comprueben su iden-tidad biológica, de conformidad con la ley. éstos nocontendrán mención alguna que califique la filiación.Artículo 57. Toda persona tiene derecho a expresar li-bremente sus pensamientos, sus ideas u opiniones deviva voz, por escrito o mediante cualquier otra formade expresión y de hacer uso para ello de cualquiermedio de comunicación y difusión, sin que pueda es-tablecerse censura. Quien haga uso de este derechoasume plena responsabilidad por todo lo expresado.No se permite el anonimato, ni la propaganda de gue-rra, ni los mensajes discriminatorios, ni los que pro-muevan la intolerancia religiosa. Se prohíbe la censura a los funcionarios públicoso funcionarias públicas para dar cuenta de los asuntosbajo sus responsabilidades.Artículo 58. La comunicación es libre y plural ycomporta los deberes y responsabilidades que indi-que la ley. Toda persona tiene derecho a la infor- 180
  • 177. mación oportuna, veraz e imparcial, sin censura,de acuerdo con los principios de esta Constitución,así como a la réplica y rectificación cuando se veaafectada directamente por informaciones inexactaso agraviantes. Los niños, niñas y adolescentes tie-nen derecho a recibir información adecuada para sudesarrollo integral.Artículo 59. El Estado garantizará la libertad de reli-gión y de culto. Toda persona tiene derecho a profesarsu fe religiosa y cultos y a manifestar sus creencias enprivado o en público, mediante la enseñanza u otrasprácticas, siempre que no se opongan a la moral, a lasbuenas costumbres y al orden público. Se garantiza,así mismo, la independencia y la autonomía de lasiglesias y confesiones religiosas, sin más limitacionesque las derivadas de esta Constitución y de la ley. Elpadre y la madre tienen derecho a que sus hijos o hi-jas reciban la educación religiosa que esté de acuerdocon sus convicciones. Nadie podrá invocar creencias o disciplinas religio-sas para eludir el cumplimiento de la ley ni para impe-dir a otro u otra el ejercicio de sus derechos.Artículo 60. Toda persona tiene derecho a la protec-ción de su honor, vida privada, intimidad, propia ima-gen, confidencialidad y reputación. 181
  • 178. La ley limitará el uso de la informática para garantizarel honor y la intimidad personal y familiar de los ciuda-danos y ciudadanas y el pleno ejercicio de sus derechos.Artículo 61. Toda persona tiene derecho a la libertadde conciencia y a manifestarla, salvo que su prácticaafecte su personalidad o constituya delito. La objeciónde conciencia no puede invocarse para eludir el cum-plimiento de la ley o impedir a otros su cumplimientoo el ejercicio de sus derechos. Capítulo Iv de los derechos políticos y del referendo popular Sección primera: de los derechos políticosArtículo 62. Todos los ciudadanos y ciudadanas tienenel derecho de participar libremente en los asuntos pú-blicos, directamente o por medio de sus representanteselegidos o elegidas. La participación del pueblo en la formación, eje-cución y control de la gestión pública es el medio ne-cesario para lograr el protagonismo que garantice sucompleto desarrollo, tanto individual como colectivo.Es obligación del Estado y deber de la sociedad faci-litar la generación de las condiciones más favorablespara su práctica. 182
  • 179. Artículo 63. El sufragio es un derecho. Se ejercerá me-diante votaciones libres, universales, directas y secre-tas. La ley garantizará el principio de la personaliza-ción del sufragio y la representación proporcional.Artículo 64. Son electores o electoras todos los vene-zolanos y venezolanas que hayan cumplido dieciochoaños de edad y que no estén sujetos a interdicción civilo inhabilitación política. El voto para las elecciones parroquiales, munici-pales y estadales se hará extensivo a los extranjeroso extranjeras que hayan cumplido dieciocho años deedad, con más de diez años de residencia en el país,con las limitaciones establecidas en esta Constitucióny en la ley, y que no estén sujetos a interdicción civil oinhabilitación política.Artículo 65. No podrán optar a cargo alguno de elecciónpopular quienes hayan sido condenados o condenadaspor delitos cometidos durante el ejercicio de sus fun-ciones y otros que afecten el patrimonio público, dentrodel tiempo que fije la ley, a partir del cumplimiento dela condena y de acuerdo con la gravedad del delito.Artículo 66. Los electores y electoras tienen derecho aque sus representantes rindan cuentas públicas, trans-parentes y periódicas sobre su gestión, de acuerdo conel programa presentado. 183
  • 180. Artículo 67. Todos los ciudadanos y ciudadanas tienenel derecho de asociarse con fines políticos, mediantemétodos democráticos de organización, funcionamien-to y dirección. Sus organismos de dirección y sus can-didatos o candidatas a cargos de elección popular seránseleccionados o seleccionadas en elecciones internascon la participación de sus integrantes. No se permitiráel financiamiento de las asociaciones con fines políti-cos con fondos provenientes del Estado. La ley regulará lo concerniente al financiamiento ya las contribuciones privadas de las organizaciones confines políticos, y los mecanismos de control que asegu-ren la pulcritud en el origen y manejo de las mismas.Así mismo regulará las campañas políticas y electora-les, su duración y límites de gastos propendiendo a sudemocratización. Los ciudadanos y ciudadanas, por iniciativa pro-pia, y las asociaciones con fines políticos, tienenderecho a concurrir a los procesos electorales postu-lando candidatos o candidatas. El financiamiento dela propaganda política y de las campañas electoralesserá regulado por la ley. Las direcciones de las aso-ciaciones con fines políticos no podrán contratar conentidades del sector público. 184
  • 181. Artículo 68. Los ciudadanos y ciudadanas tienen dere-cho a manifestar, pacíficamente y sin armas, sin otrosrequisitos que los que establezca la ley. Se prohíbe el uso de armas de fuego y sustanciastóxicas en el control de manifestaciones pacíficas. Laley regulará la actuación de los cuerpos policiales y deseguridad en el control del orden público.Artículo 69. La República Bolivariana de Venezuelareconoce y garantiza el derecho de asilo y refugio. Se prohíbe la extradición de venezolanos y vene-zolanas.Artículo 70. Son medios de participación y protago-nismo del pueblo en ejercicio de su soberanía, en lopolítico: la elección de cargos públicos, el referendo,la consulta popular, la revocación del mandato, las ini-ciativas legislativa, constitucional y constituyente, elcabildo abierto y la asamblea de ciudadanos y ciuda-danas cuyas decisiones serán de carácter vinculante,entre otros; y en lo social y económico: las instanciasde atención ciudadana, la autogestión, la cogestión,las cooperativas en todas sus formas incluyendo las decarácter financiero, las cajas de ahorro, la empresa co-munitaria y demás formas asociativas guiadas por losvalores de la mutua cooperación y la solidaridad. 185
  • 182. La ley establecerá las condiciones para el efectivofuncionamiento de los medios de participación previs-tos en este artículo. Sección segunda: del referendo popularArtículo 71. Las materias de especial trascendencia na-cional podrán ser sometidas a referendo consultivo poriniciativa del Presidente o Presidenta de la Repúblicaen Consejo de Ministros; por acuerdo de la AsambleaNacional, aprobado por el voto de la mayoría de susintegrantes; o a solicitud de un número no menor deldiez por ciento de los electores y electoras inscritos enel Registro Civil y Electoral. También podrán ser sometidas a referendo consul-tivo las materias de especial trascendencia parroquial,municipal y estadal. La iniciativa le corresponde a laJunta Parroquial, al Concejo Municipal, o al ConsejoLegislativo, por acuerdo de las dos terceras partes desus integrantes; al Alcalde o Alcaldesa, o al Goberna-dor o Gobernadora de Estado, o a un número no menordel diez por ciento del total de inscritos e inscritas en lacircunscripción correspondiente, que lo soliciten.Artículo 72. Todos los cargos y magistraturas de elec-ción popular son revocables. 186
  • 183. Transcurrida la mitad del período para el cual fueelegido el funcionario o funcionaria, un número no me-nor del veinte por ciento de los electores o electorasinscritos en la correspondiente circunscripción podrásolicitar la convocatoria de un referendo para revocarsu mandato. Cuando igual o mayor número de electores o elec-toras que eligieron al funcionario o funcionaria hubie-ren votado a favor de la revocación, siempre que hayaconcurrido al referendo un número de electores o elec-toras igual o superior al veinticinco por ciento de loselectores o electoras inscritos o inscritas, se considera-rá revocado su mandato y se procederá de inmediato acubrir la falta absoluta conforme a lo dispuesto en estaConstitución y en la ley. La revocación del mandato para los cuerpos cole-giados se realizará de acuerdo con lo que establezcala ley. Durante el período para el cual fue elegido el fun-cionario o funcionaria no podrá hacerse más de unasolicitud de revocación de su mandato.Artículo 73. Serán sometidos a referendo aquellos pro-yectos de ley en discusión por la Asamblea Nacional,cuando así lo decidan por lo menos las dos terceraspartes de los o las integrantes de la Asamblea. Si el 187
  • 184. referendo concluye en un sí aprobatorio, siempre quehaya concurrido el veinticinco por ciento de los electo-res y electoras inscritos e inscritas en el Registro Civily Electoral, el proyecto correspondiente será sanciona-do como ley. Los tratados, convenios o acuerdos internaciona-les que pudieren comprometer la soberanía nacionalo transferir competencias a órganos supranacionales,podrán ser sometidos a referendo por iniciativa delPresidente o Presidenta de la República en Consejo deMinistros; por el voto de las dos terceras partes de loso las integrantes de la Asamblea; o por el quince porciento de los electores o electoras inscritos e inscritasen el Registro Civil y Electoral.Artículo 74. Serán sometidas a referendo, para serabrogadas total o parcialmente, las leyes cuya abroga-ción fuere solicitada por iniciativa de un número nomenor del diez por ciento de los electores y electorasinscritos e inscritas en el Registro Civil y Electoral opor el Presidente o Presidenta de la República en Con-sejo de Ministros. También podrán ser sometidos a referendo abro-gatorio los decretos con fuerza de ley que dicte elPresidente o Presidenta de la República en uso de laatribución prescrita en el numeral 8 del artículo 236de esta Constitución, cuando fuere solicitado por un 188
  • 185. número no menor del cinco por ciento de los electoresy electoras inscritos e inscritas en el Registro Civil yElectoral. Para la validez del referendo abrogatorio será indis-pensable la concurrencia de, por lo menos, el cuarentapor ciento de los electores y electoras inscritos e inscri-tas en el Registro Civil y Electoral. No podrán ser sometidas a referendo abrogatorio lasleyes de presupuesto, las que establezcan o modifiquenimpuestos, las de crédito público ni las de amnistía,ni aquellas que protejan, garanticen o desarrollen losderechos humanos y las que aprueben tratados inter-nacionales. No podrá hacerse más de un referendo abrogatorioen un período constitucional para la misma materia. Capítulo v de los derechos sociales y de las familiasArtículo 75. El Estado protegerá a las familias comoasociación natural de la sociedad y como el espaciofundamental para el desarrollo integral de las personas.Las relaciones familiares se basan en la igualdad de de-rechos y deberes, la solidaridad, el esfuerzo común, lacomprensión mutua y el respeto recíproco entre sus in- 189
  • 186. tegrantes. El Estado garantizará protección a la madre,al padre o a quienes ejerzan la jefatura de la familia. Los niños, niñas y adolescentes tienen derecho avivir, ser criados o criadas y a desarrollarse en el senode su familia de origen. Cuando ello sea imposible ocontrario a su interés superior, tendrán derecho a unafamilia sustituta, de conformidad con la ley. La adop-ción tiene efectos similares a la filiación y se establecesiempre en beneficio del adoptado o la adoptada, deconformidad con la ley. La adopción internacional essubsidiaria de la nacional.Artículo 76. La maternidad y la paternidad son prote-gidas integralmente, sea cual fuere el estado civil de lamadre o del padre. Las parejas tienen derecho a decidirlibre y responsablemente el número de hijos o hijas quedeseen concebir y a disponer de la información y de losmedios que les aseguren el ejercicio de este derecho. ElEstado garantizará asistencia y protección integral a lamaternidad, en general a partir del momento de la con-cepción, durante el embarazo, el parto y el puerperio,y asegurará servicios de planificación familiar integralbasados en valores éticos y científicos. El padre y la madre tienen el deber compartido eirrenunciable de criar, formar, educar, mantener y asis-tir a sus hijos o hijas, y éstos o éstas tienen el deber deasistirlos o asistirlas cuando aquel o aquella no puedan 190
  • 187. hacerlo por sí mismos o por sí mismas. La ley estable-cerá las medidas necesarias y adecuadas para garanti-zar la efectividad de la obligación alimentaria.Artículo 77. Se protege el matrimonio entre un hom-bre y una mujer, fundado en el libre consentimiento yen la igualdad absoluta de los derechos y deberes delos cónyuges. Las uniones estables de hecho entre unhombre y una mujer que cumplan los requisitos esta-blecidos en la ley producirán los mismos efectos queel matrimonio.Artículo 78. Los niños, niñas y adolescentes son suje-tos plenos de derecho y estarán protegidos por la legis-lación, órganos y tribunales especializados, los cualesrespetarán, garantizarán y desarrollarán los contenidosde esta Constitución, la Convención sobre los Dere-chos del Niño y demás tratados internacionales que enesta materia haya suscrito y ratificado la República.El Estado, las familias y la sociedad asegurarán, conprioridad absoluta, protección integral, para lo cual setomará en cuenta su interés superior en las decisionesy acciones que les conciernan. El Estado promoverásu incorporación progresiva a la ciudadanía activa ycreará un sistema rector nacional para la protección in-tegral de los niños, niñas y adolescentes.Artículo 79. Los jóvenes y las jóvenes tienen el de-recho y el deber de ser sujetos activos del proceso de 191
  • 188. desarrollo. El Estado, con la participación solidaria delas familias y la sociedad, creará oportunidades paraestimular su tránsito productivo hacia la vida adulta y,en particular, para la capacitación y el acceso al primerempleo, de conformidad con la ley.Artículo 80. El Estado garantizará a los ancianos y an-cianas el pleno ejercicio de sus derechos y garantías. ElEstado, con la participación solidaria de las familias yla sociedad, está obligado a respetar su dignidad huma-na, su autonomía y les garantizará atención integral ylos beneficios de la seguridad social que eleven y ase-guren su calidad de vida. Las pensiones y jubilacionesotorgadas mediante el sistema de seguridad social nopodrán ser inferiores al salario mínimo urbano. A losancianos y ancianas se les garantizará el derecho a untrabajo acorde con aquellos y aquellas que manifiestensu deseo y estén en capacidad para ello.Artículo 81. Toda persona con discapacidad o necesi-dades especiales tiene derecho al ejercicio pleno y au-tónomo de sus capacidades y a su integración familiary comunitaria. El Estado, con la participación solidariade las familias y la sociedad, le garantizará el respetoa su dignidad humana, la equiparación de oportunida-des, condiciones laborales satisfactorias, y promoverásu formación, capacitación y acceso al empleo acordecon sus condiciones, de conformidad con la ley. Se les 192
  • 189. reconoce a las personas sordas o mudas el derecho aexpresarse y comunicarse a través de la lengua de se-ñas venezolana.Artículo 82. Toda persona tiene derecho a una vivien-da adecuada, segura, cómoda, higiénica, con serviciosbásicos esenciales que incluyan un hábitat que humani-ce las relaciones familiares, vecinales y comunitarias.La satisfacción progresiva de este derecho es obliga-ción compartida entre los ciudadanos y ciudadanas y elEstado en todos sus ámbitos. El Estado dará prioridad a las familias y garantizarálos medios para que éstas, y especialmente las de esca-sos recursos, puedan acceder a las políticas sociales yal crédito para la construcción, adquisición o amplia-ción de viviendas.Artículo 83. La salud es un derecho social fundamen-tal, obligación del Estado, que lo garantizará como par-te del derecho a la vida. El Estado promoverá y desa-rrollará políticas orientadas a elevar la calidad de vida,el bienestar colectivo y el acceso a los servicios. Todaslas personas tienen derecho a la protección de la sa-lud, así como el deber de participar activamente en supromoción y defensa, y el de cumplir con las medidassanitarias y de saneamiento que establezca la ley, deconformidad con los tratados y convenios internacio-nales suscritos y ratificados por la República. 193
  • 190. Artículo 84. Para garantizar el derecho a la salud, elEstado creará, ejercerá la rectoría y gestionará un sis-tema público nacional de salud, de carácter intersecto-rial, descentralizado y participativo, integrado al sis-tema de seguridad social, regido por los principios degratuidad, universalidad, integralidad, equidad, inte-gración social y solidaridad. El sistema público nacio-nal de salud dará prioridad a la promoción de la saludy a la prevención de las enfermedades, garantizandotratamiento oportuno y rehabilitación de calidad. Losbienes y servicios públicos de salud son propiedad delEstado y no podrán ser privatizados. La comunidad or-ganizada tiene el derecho y el deber de participar enla toma de decisiones sobre la planificación, ejecucióny control de la política específica en las institucionespúblicas de salud.Artículo 85. El financiamiento del sistema público na-cional de salud es obligación del Estado, que integrarálos recursos fiscales, las cotizaciones obligatorias dela seguridad social y cualquier otra fuente de finan-ciamiento que determine la ley. El Estado garantizaráun presupuesto para la salud que permita cumplir conlos objetivos de la política sanitaria. En coordinacióncon las universidades y los centros de investigación,se promoverá y desarrollará una política nacional deformación de profesionales, técnicos y técnicas y una 194
  • 191. industria nacional de producción de insumos para lasalud. El Estado regulará las instituciones públicas yprivadas de salud.Artículo 86. Toda persona tiene derecho a la seguridadsocial como servicio público de carácter no lucrativo,que garantice la salud y asegure protección en contin-gencias de maternidad, paternidad, enfermedad, inva-lidez, enfermedades catastróficas, discapacidad, nece-sidades especiales, riesgos laborales, pérdida de em-pleo, desempleo, vejez, viudedad, orfandad, vivienda,cargas derivadas de la vida familiar y cualquier otracircunstancia de previsión social. El Estado tiene laobligación de asegurar la efectividad de este derecho,creando un sistema de seguridad social universal, inte-gral, de financiamiento solidario, unitario, eficiente yparticipativo, de contribuciones directas o indirectas.La ausencia de capacidad contributiva no será moti-vo para excluir a las personas de su protección. Losrecursos financieros de la seguridad social no podránser destinados a otros fines. Las cotizaciones obliga-torias que realicen los trabajadores y las trabajadoraspara cubrir los servicios médicos y asistenciales y de-más beneficios de la seguridad social podrán ser ad-ministrados sólo con fines sociales bajo la rectoría delEstado. Los remanentes netos del capital destinado a lasalud, la educación y la seguridad social se acumularán 195
  • 192. a los fines de su distribución y contribución en esosservicios. El sistema de seguridad social será reguladopor una ley orgánica especial.Artículo 87. Toda persona tiene derecho al trabajo y eldeber de trabajar. El Estado garantizará la adopción delas medidas necesarias a los fines de que toda personapueda obtener ocupación productiva, que le proporcio-ne una existencia digna y decorosa y le garantice elpleno ejercicio de este derecho. Es fin del Estado fo-mentar el empleo. La ley adoptará medidas tendentesa garantizar el ejercicio de los derechos laborales delos trabajadores y trabajadoras no dependientes. La li-bertad de trabajo no será sometida a otras restriccionesque las que la ley establezca. Todo patrono o patrona garantizará a sus trabaja-dores o trabajadoras condiciones de seguridad, higieney ambiente de trabajo adecuados. El Estado adoptarámedidas y creará instituciones que permitan el controly la promoción de estas condiciones.Artículo 88. El Estado garantizará la igualdad y equi-dad de hombres y mujeres en el ejercicio del derechoal trabajo. El Estado reconocerá el trabajo del hogarcomo actividad económica que crea valor agregado yproduce riqueza y bienestar social. Las amas de casatienen derecho a la seguridad social de conformidadcon la ley. 196
  • 193. Artículo 89. El trabajo es un hecho social y gozará dela protección del Estado. La ley dispondrá lo necesariopara mejorar las condiciones materiales, morales e in-telectuales de los trabajadores y trabajadoras. Para elcumplimiento de esta obligación del Estado se estable-cen los siguientes principios:1. Ninguna ley podrá establecer disposiciones que alteren la intangibilidad y progresividad de los derechos y beneficios laborales. En las relaciones laborales prevalece la realidad sobre las formas o apariencias.2. Los derechos laborales son irrenunciables. Es nula toda acción, acuerdo o convenio que implique re- nuncia o menoscabo de estos derechos. Sólo es po- sible la transacción y convenimiento al término de la relación laboral, de conformidad con los requisi- tos que establezca la ley.3. Cuando hubiere dudas acerca de la aplicación o con- currencia de varias normas, o en la interpretación de una determinada norma, se aplicará la más favora- ble al trabajador o trabajadora. La norma adoptada se aplicará en su integridad.4. Toda medida o acto del patrono o patrona contra- rio a esta Constitución es nulo y no genera efecto alguno. 197
  • 194. 5. Se prohíbe todo tipo de discriminación por razones de política, edad, raza, sexo o credo o por cualquier otra condición.6. Se prohíbe el trabajo de adolescentes en labores que puedan afectar su desarrollo integral. El Estado los o las protegerá contra cualquier explotación econó- mica y social.Artículo 90. La jornada de trabajo diurna no excede-rá de ocho horas diarias ni de cuarenta y cuatro horassemanales. En los casos en que la ley lo permita, lajornada de trabajo nocturna no excederá de siete horasdiarias ni de treinta y cinco semanales. Ningún patronoo patrona podrá obligar a los trabajadores o trabajado-ras a laborar horas extraordinarias. Se propenderá a laprogresiva disminución de la jornada de trabajo dentrodel interés social y del ámbito que se determine y sedispondrá lo conveniente para la mejor utilización deltiempo libre en beneficio del desarrollo físico, espiri-tual y cultural de los trabajadores y trabajadoras. Los trabajadores y trabajadoras tienen derecho aldescanso semanal y vacaciones remunerados en lasmismas condiciones que las jornadas efectivamentelaboradas.Artículo 91. Todo trabajador o trabajadora tiene dere-cho a un salario suficiente que le permita vivir con dig- 198
  • 195. nidad y cubrir para sí y su familia las necesidades bási-cas materiales, sociales e intelectuales. Se garantizaráel pago de igual salario por igual trabajo y se fijará laparticipación que debe corresponder a los trabajadoresy trabajadoras en el beneficio de la empresa. El salarioes inembargable y se pagará periódica y oportunamen-te en moneda de curso legal, salvo la excepción de laobligación alimentaria, de conformidad con la ley. El Estado garantizará a los trabajadores y trabaja-doras del sector público y del sector privado un sala-rio mínimo vital que será ajustado cada año, tomandocomo una de las referencias el costo de la canasta bási-ca. La ley establecerá la forma y el procedimiento.Artículo 92. Todos los trabajadores y trabajadorastienen derecho a prestaciones sociales que les recom-pensen la antigüedad en el servicio y los amparen encaso de cesantía. El salario y las prestaciones socialesson créditos laborales de exigibilidad inmediata. Todamora en su pago genera intereses, los cuales constitu-yen deudas de valor y gozarán de los mismos privile-gios y garantías de la deuda principal.Artículo 93. La ley garantizará la estabilidad en el tra-bajo y dispondrá lo conducente para limitar toda formade despido no justificado. Los despidos contrarios aesta Constitución son nulos. 199
  • 196. Artículo 94. La ley determinará la responsabilidad quecorresponda a la persona natural o jurídica en cuyoprovecho se presta el servicio mediante intermediarioo contratista, sin perjuicio de la responsabilidad solida-ria de éstos. El Estado establecerá, a través del órganocompetente, la responsabilidad que corresponda a lospatronos o patronas en general, en caso de simulacióno fraude, con el propósito de desvirtuar, desconocer uobstaculizar la aplicación de la legislación laboral.Artículo 95. Los trabajadores y las trabajadoras, sindistinción alguna y sin necesidad de autorización pre-via, tienen derecho a constituir libremente las organi-zaciones sindicales que estimen convenientes para lamejor defensa de sus derechos e intereses, así como aafiliarse o no a ellas, de conformidad con la ley. Estasorganizaciones no están sujetas a intervención, suspen-sión o disolución administrativa. Los trabajadores ytrabajadoras están protegidos y protegidas contra todoacto de discriminación o de injerencia contrario al ejer-cicio de este derecho. Los promotores o promotoras ylos o las integrantes de las directivas de las organiza-ciones sindicales gozarán de inamovilidad laboral du-rante el tiempo y en las condiciones que se requieranpara el ejercicio de sus funciones. 200
  • 197. Para el ejercicio de la democracia sindical, los es-tatutos y reglamentos de las organizaciones sindicalesestablecerán la alternabilidad de los y las integrantesde las directivas y representantes mediante el sufra-gio universal, directo y secreto. Los y las integrantesde las directivas y representantes sindicales que abu-sen de los beneficios derivados de la libertad sindicalpara su lucro o interés personal, serán sancionadoso sancionadas de conformidad con la ley. Los y lasintegrantes de las directivas de las organizaciones sin-dicales estarán obligados u obligadas a hacer declara-ción jurada de bienes.Artículo 96. Todos los trabajadores y las trabajadorasdel sector público y del privado tienen derecho a la ne-gociación colectiva voluntaria y a celebrar convencio-nes colectivas de trabajo, sin más requisitos que los queestablezca la ley. El Estado garantizará su desarrollo yestablecerá lo conducente para favorecer las relacionescolectivas y la solución de los conflictos laborales. Lasconvenciones colectivas ampararán a todos los traba-jadores y trabajadoras activos y activas al momento desu suscripción y a quienes ingresen con posterioridad.Artículo 97. Todos los trabajadores y trabajadoras delsector público y del sector privado tienen derecho ala huelga, dentro de las condiciones que establezcala ley. 201
  • 198. Capítulo vI de los derechos culturales y educativosArtículo 98. La creación cultural es libre. Esta liber-tad comprende el derecho a la inversión, produccióny divulgación de la obra creativa, científica, tecnoló-gica y humanística, incluyendo la protección legal delos derechos del autor o de la autora sobre sus obras.El Estado reconocerá y protegerá la propiedad intelec-tual sobre las obras científicas, literarias y artísticas,invenciones, innovaciones, denominaciones, patentes,marcas y lemas de acuerdo con las condiciones y ex-cepciones que establezcan la ley y los tratados inter-nacionales suscritos y ratificados por la República enesta materia.Artículo 99. Los valores de la cultura constituyen unbien irrenunciable del pueblo venezolano y un dere-cho fundamental que el Estado fomentará y garanti-zará, procurando las condiciones, instrumentos lega-les, medios y presupuestos necesarios. Se reconocela autonomía de la administración cultural pública enlos términos que establezca la ley. El Estado garan-tizará la protección y preservación, enriquecimiento,conservación y restauración del patrimonio cultural,tangible e intangible, y la memoria histórica de laNación. Los bienes que constituyen el patrimonio 202
  • 199. cultural de la Nación son inalienables, imprescrip-tibles e inembargables. La ley establecerá las penasy sanciones para los daños causados a estos bienes.Artículo 100. Las culturas populares constitutivas de lavenezolanidad gozan de atención especial, reconocién-dose y respetándose la interculturalidad bajo el principiode igualdad de las culturas. La ley establecerá incentivosy estímulos para las personas, instituciones y comuni-dades que promuevan, apoyen, desarrollen o financienplanes, programas y actividades culturales en el país, asícomo la cultura venezolana en el exterior. El Estado ga-rantizará a los trabajadores y trabajadoras culturales suincorporación al sistema de seguridad social que les per-mita una vida digna, reconociendo las particularidadesdel quehacer cultural, de conformidad con la ley.Artículo 101. El Estado garantizará la emisión, recep-ción y circulación de la información cultural. Los me-dios de comunicación tienen el deber de coadyuvar ala difusión de los valores de la tradición popular y laobra de los o las artistas, escritores, escritoras, com-positores, compositoras, cineastas, científicos, científi-cas y demás creadores y creadoras culturales del país.Los medios televisivos deberán incorporar subtítulos ytraducción a la lengua de señas, para las personas conproblemas auditivos. La ley establecerá los términos ymodalidades de estas obligaciones. 203
  • 200. Artículo 102. La educación es un derecho humano yun deber social fundamental, es democrática, gratuitay obligatoria. El Estado la asumirá como función in-declinable y de máximo interés en todos sus nivelesy modalidades, y como instrumento del conocimientocientífico, humanístico y tecnológico al servicio de lasociedad. La educación es un servicio público y estáfundamentada en el respeto a todas las corrientes delpensamiento, con la finalidad de desarrollar el poten-cial creativo de cada ser humano y el pleno ejercicio desu personalidad en una sociedad democrática basadaen la valoración ética del trabajo y en la participaciónactiva, consciente y solidaria en los procesos de trans-formación social, consustanciados con los valores de laidentidad nacional y con una visión latinoamericana yuniversal. El Estado, con la participación de las fami-lias y la sociedad, promoverá el proceso de educaciónciudadana, de acuerdo con los principios contenidos enesta Constitución y en la ley.Artículo 103. Toda persona tiene derecho a una edu-cación integral de calidad, permanente, en igualdad decondiciones y oportunidades, sin más limitaciones quelas derivadas de sus aptitudes, vocación y aspiraciones.La educación es obligatoria en todos sus niveles, desdeel maternal hasta el nivel medio diversificado. La im-partida en las instituciones del Estado es gratuita hasta 204
  • 201. el pregrado universitario. A tal fin, el Estado realizaráuna inversión prioritaria, de conformidad con las reco-mendaciones de la Organización de las Naciones Uni-das. El Estado creará y sostendrá instituciones y servi-cios suficientemente dotados para asegurar el acceso,permanencia y culminación en el sistema educativo.La ley garantizará igual atención a las personas connecesidades especiales o con discapacidad y a quienesse encuentren privados o privadas de su libertad o ca-rezcan de condiciones básicas para su incorporación ypermanencia en el sistema educativo. Las contribuciones de los particulares a proyectosy programas educativos públicos a nivel medio y uni-versitario serán reconocidas como desgravámenes alimpuesto sobre la renta según la ley respectiva.Artículo 104. La educación estará a cargo de personasde reconocida moralidad y de comprobada idoneidadacadémica. El Estado estimulará su actualización per-manente y les garantizará la estabilidad en el ejerciciode la carrera docente, bien sea pública o privada, aten-diendo a esta Constitución y a la ley, en un régimen detrabajo y nivel de vida acorde con su elevada misión.El ingreso, promoción y permanencia en el sistemaeducativo, serán establecidos por ley y responderá acriterios de evaluación de méritos, sin injerencia parti-dista o de otra naturaleza no académica. 205
  • 202. Artículo 105. La ley determinará las profesiones querequieren título y las condiciones que deben cumplirsepara ejercerlas, incluyendo la colegiación.Artículo 106. Toda persona natural o jurídica, pre-via demostración de su capacidad, cuando cumplade manera permanente con los requisitos éticos, aca-démicos, científicos, económicos, de infraestructuray los demás que la ley establezca, puede fundar ymantener instituciones educativas privadas bajo laestricta inspección y vigilancia del Estado, previaaceptación de éste.Artículo 107. La educación ambiental es obligatoriaen los niveles y modalidades del sistema educativo, asícomo también en la educación ciudadana no formal.Es de obligatorio cumplimiento en las institucionespúblicas y privadas, hasta el ciclo diversificado, la en-señanza de la lengua castellana, la historia y la geogra-fía de Venezuela, así como los principios del ideariobolivariano.Artículo 108. Los medios de comunicación social,públicos y privados, deben contribuir a la formaciónciudadana. El Estado garantizará servicios públicos deradio, televisión y redes de bibliotecas y de informá-tica, con el fin de permitir el acceso universal a la in-formación. Los centros educativos deben incorporar el 206
  • 203. conocimiento y aplicación de las nuevas tecnologías,de sus innovaciones, según los requisitos que establez-ca la ley.Artículo 109. El Estado reconocerá la autonomía uni-versitaria como principio y jerarquía que permite a losprofesores, profesoras, estudiantes, egresados y egre-sadas de su comunidad dedicarse a la búsqueda delconocimiento a través de la investigación científica,humanística y tecnológica, para beneficio espiritual ymaterial de la Nación. Las universidades autónomas sedarán sus normas de gobierno, funcionamiento y la ad-ministración eficiente de su patrimonio bajo el controly vigilancia que a tales efectos establezca la ley. Seconsagra la autonomía universitaria para planificar, or-ganizar, elaborar y actualizar los programas de inves-tigación, docencia y extensión. Se establece la invio-labilidad del recinto universitario. Las universidadesnacionales experimentales alcanzarán su autonomía deconformidad con la ley.Artículo 110. El Estado reconocerá el interés públicode la ciencia, la tecnología, el conocimiento, la inno-vación y sus aplicaciones y los servicios de informa-ción necesarios por ser instrumentos fundamentalespara el desarrollo económico, social y político del país,así como para la seguridad y soberanía nacional. Parael fomento y desarrollo de esas actividades, el Esta- 207
  • 204. do destinará recursos suficientes y creará el sistemanacional de ciencia y tecnología de acuerdo con laley. El sector privado deberá aportar recursos para lasmismas. El Estado garantizará el cumplimiento de losprincipios éticos y legales que deben regir las activida-des de investigación científica, humanística y tecnoló-gica. La ley determinará los modos y medios para darcumplimiento a esta garantía.Artículo 111. Todas las personas tienen derecho aldeporte y a la recreación como actividades que be-nefician la calidad de vida individual y colectiva. ElEstado asumirá el deporte y la recreación como po-lítica de educación y salud pública y garantizará losrecursos para su promoción. La educación física y eldeporte cumplen un papel fundamental en la forma-ción integral de la niñez y adolescencia. Su enseñan-za es obligatoria en todos los niveles de la educaciónpública y privada hasta el ciclo diversificado, con lasexcepciones que establezca la ley. El Estado garan-tizará la atención integral de los y las deportistas sindiscriminación alguna, así como el apoyo al deportede alta competencia y la evaluación y regulación delas entidades deportivas del sector público y del pri-vado, de conformidad con la ley. La ley establecerá incentivos y estímulos a las per-sonas, instituciones y comunidades que promuevan a 208
  • 205. los y las atletas y desarrollen o financien planes, pro-gramas y actividades deportivas en el país. Capítulo vII de los derechos económicosArtículo 112. Todas las personas pueden dedicarse li-bremente a la actividad económica de su preferencia,sin más limitaciones que las previstas en esta Consti-tución y las que establezcan las leyes, por razones dedesarrollo humano, seguridad, sanidad, protección delambiente u otras de interés social. El Estado promo-verá la iniciativa privada, garantizando la creación yjusta distribución de la riqueza, así como la producciónde bienes y servicios que satisfagan las necesidades dela población, la libertad de trabajo, empresa, comercio,industria, sin perjuicio de su facultad para dictar medi-das para planificar, racionalizar y regular la economíae impulsar el desarrollo integral del país.Artículo 113. No se permitirán monopolios. Se declarancontrarios a los principios fundamentales de esta Cons-titución cualesquier acto, actividad, conducta o acuerdode los y las particulares que tengan por objeto el es-tablecimiento de un monopolio o que conduzcan, porsus efectos reales e independientemente de la voluntadde aquellos o aquellas, a su existencia, cualquiera que 209
  • 206. fuere la forma que adoptare en la realidad. También escontrario a dichos principios el abuso de la posición dedominio que un o una particular, un conjunto de elloso de ellas, o una empresa o conjunto de empresas, ad-quiera o haya adquirido en un determinado mercado debienes o de servicios, con independencia de la causa de-terminante de tal posición de dominio, así como cuan-do se trate de una demanda concentrada. En todos loscasos antes indicados, el Estado adoptará las medidasque fueren necesarias para evitar los efectos nocivosy restrictivos del monopolio, del abuso de la posiciónde dominio y de las demandas concentradas, teniendocomo finalidad la protección del público consumidor,de los productores y productoras, y el aseguramiento decondiciones efectivas de competencia en la economía. Cuando se trate de explotación de recursos naturalespropiedad de la Nación o de la prestación de serviciosde naturaleza pública con exclusividad o sin ella, elEstado podrá otorgar concesiones por tiempo determi-nado, asegurando siempre la existencia de contrapres-taciones o contrapartidas adecuadas al interés público.Artículo 114. El ilícito económico, la especulación, elacaparamiento, la usura, la cartelización y otros delitosconexos, serán penados severamente de acuerdo conla ley. 210
  • 207. Artículo 115. Se garantiza el derecho de propiedad.Toda persona tiene derecho al uso, goce, disfrute y dis-posición de sus bienes. La propiedad estará sometida alas contribuciones, restricciones y obligaciones que es-tablezca la ley con fines de utilidad pública o de interésgeneral. Sólo por causa de utilidad pública o interés so-cial, mediante sentencia firme y pago oportuno de justaindemnización, podrá ser declarada la expropiación decualquier clase de bienes.Artículo 116. No se decretarán ni ejecutarán confis-caciones de bienes sino en los casos permitidos poresta Constitución. Por vía de excepción podrán serobjeto de confiscación, mediante sentencia firme, losbienes de personas naturales o jurídicas, nacionales oextranjeras, responsables de delitos cometidos contrael patrimonio público, los bienes de quienes se hayanenriquecido ilícitamente al amparo del Poder Público ylos bienes provenientes de las actividades comerciales,financieras o cualesquiera otras vinculadas al tráficoilícito de sustancias psicotrópicas y estupefacientes.Artículo 117. Todas las personas tendrán derecho adisponer de bienes y servicios de calidad, así comoa una información adecuada y no engañosa sobre elcontenido y características de los productos y serviciosque consumen; a la libertad de elección y a un tratoequitativo y digno. La ley establecerá los mecanismos 211
  • 208. necesarios para garantizar esos derechos, las normas decontrol de calidad y cantidad de bienes y servicios, losprocedimientos de defensa del público consumidor, elresarcimiento de los daños ocasionados y las sancionescorrespondientes por la violación de estos derechos.Artículo 118. Se reconoce el derecho de los trabaja-dores y trabajadoras, así como de la comunidad paradesarrollar asociaciones de carácter social y participa-tivo, como las cooperativas, cajas de ahorro, mutualesy otras formas asociativas. Estas asociaciones podrándesarrollar cualquier tipo de actividad económica, deconformidad con la ley. La ley reconocerá las especifi-cidades de estas organizaciones, en especial, las relati-vas al acto cooperativo, al trabajo asociado y su carác-ter generador de beneficios colectivos. El Estado promoverá y protegerá estas asociacio-nes destinadas a mejorar la economía popular y al-ternativa. Capítulo vIII de los derechos de los pueblos indígenasArtículo 119. El Estado reconocerá la existencia delos pueblos y comunidades indígenas, su organiza-ción social, política y económica, sus culturas, usos ycostumbres, idiomas y religiones, así como su hábitaty derechos originarios sobre las tierras que ancestral 212
  • 209. y tradicionalmente ocupan y que son necesarias paradesarrollar y garantizar sus formas de vida. Corres-ponderá al Ejecutivo Nacional, con la participación delos pueblos indígenas, demarcar y garantizar el dere-cho a la propiedad colectiva de sus tierras, las cualesserán inalienables, imprescriptibles, inembargables eintransferibles de acuerdo con lo establecido en estaConstitución y en la ley.Artículo 120. El aprovechamiento de los recursos na-turales en los hábitats indígenas por parte del Estado sehará sin lesionar la integridad cultural, social y econó-mica de los mismos e, igualmente, está sujeto a previainformación y consulta a las comunidades indígenasrespectivas. Los beneficios de este aprovechamientopor parte de los pueblos indígenas están sujetos a estaConstitución y a la ley.Artículo 121. Los pueblos indígenas tienen derecho amantener y desarrollar su identidad étnica y cultural,cosmovisión, valores, espiritualidad y sus lugares sa-grados y de culto. El Estado fomentará la valoración ydifusión de las manifestaciones culturales de los pue-blos indígenas, los cuales tienen derecho a una educa-ción propia y a un régimen educativo de carácter inter-cultural y bilingüe, atendiendo a sus particularidadessocioculturales, valores y tradiciones. 213
  • 210. Artículo 122. Los pueblos indígenas tienen derecho auna salud integral que considere sus prácticas y cul-turas. El Estado reconocerá su medicina tradicional ylas terapias complementarias, con sujeción a principiosbioéticos.Artículo 123. Los pueblos indígenas tienen derechoa mantener y promover sus propias prácticas econó-micas basadas en la reciprocidad, la solidaridad y elintercambio; sus actividades productivas tradicionales,su participación en la economía nacional y a definirsus prioridades. Los pueblos indígenas tienen derechoa servicios de formación profesional y a participar en laelaboración, ejecución y gestión de programas especí-ficos de capacitación, servicios de asistencia técnica yfinanciera que fortalezcan sus actividades económicasen el marco del desarrollo local sustentable. El Estadogarantizará a los trabajadores y trabajadoras pertene-cientes a los pueblos indígenas el goce de los derechosque confiere la legislación laboral.Artículo 124. Se garantiza y protege la propiedad in-telectual colectiva de los conocimientos, tecnologías einnovaciones de los pueblos indígenas. Toda actividadrelacionada con los recursos genéticos y los conoci-mientos asociados a los mismos perseguirán beneficioscolectivos. Se prohíbe el registro de patentes sobre es-tos recursos y conocimientos ancestrales. 214
  • 211. Artículo 125. Los pueblos indígenas tienen derecho ala participación política. El Estado garantizará la re-presentación indígena en la Asamblea Nacional y enlos cuerpos deliberantes de las entidades federales ylocales con población indígena, conforme a la ley.Artículo 126. Los pueblos indígenas, como culturas deraíces ancestrales, forman parte de la Nación, del Esta-do y del pueblo venezolano como único, soberano e in-divisible. De conformidad con esta Constitución tienenel deber de salvaguardar la integridad y la soberaníanacional. El término pueblo no podrá interpretarse en estaConstitución en el sentido que se le da en el derechointernacional. Capítulo Ix de los derechos ambientalesArtículo 127. Es un derecho y un deber de cada gene-ración proteger y mantener el ambiente en beneficio desí misma y del mundo futuro. Toda persona tiene dere-cho individual y colectivamente a disfrutar de una viday de un ambiente seguro, sano y ecológicamente equi-librado. El Estado protegerá el ambiente, la diversidadbiológica, los recursos genéticos, los procesos ecoló- 215
  • 212. gicos, los parques nacionales y monumentos naturalesy demás áreas de especial importancia ecológica. Elgenoma de los seres vivos no podrá ser patentado, y laley que se refiera a los principios bioéticos regulará lamateria. Es una obligación fundamental del Estado, con laactiva participación de la sociedad, garantizar que lapoblación se desenvuelva en un ambiente libre de con-taminación, en donde el aire, el agua, los suelos, las cos-tas, el clima, la capa de ozono, las especies vivas, seanespecialmente protegidos, de conformidad con la ley.Artículo 128. El Estado desarrollará una política de or-denación del territorio atendiendo a las realidades eco-lógicas, geográficas, poblacionales, sociales, culturales,económicas, políticas, de acuerdo con las premisas deldesarrollo sustentable, que incluya la información, con-sulta y participación ciudadana. Una ley orgánica desa-rrollará los principios y criterios para este ordenamiento.Artículo 129. Todas las actividades susceptibles de ge-nerar daños a los ecosistemas deben ser previamenteacompañadas de estudios de impacto ambiental y so-ciocultural. El Estado impedirá la entrada al país de de-sechos tóxicos y peligrosos, así como la fabricación yuso de armas nucleares, químicas y biológicas. Una leyespecial regulará el uso, manejo, transporte y almacena-miento de las sustancias tóxicas y peligrosas. 216
  • 213. En los contratos que la República celebre con per-sonas naturales o jurídicas, nacionales o extranjeras,o en los permisos que se otorguen, que afecten losrecursos naturales, se considerará incluida aun cuan-do no estuviere expresa, la obligación de conservar elequilibrio ecológico, de permitir el acceso a la tecno-logía y la transferencia de la misma en condicionesmutuamente convenidas y de restablecer el ambientea su estado natural si éste resultare alterado, en lostérminos que fije la ley. Capítulo x de los deberesArtículo 130. Los venezolanos y venezolanas tienen eldeber de honrar y defender a la patria, sus símbolos y,valores culturales; resguardar y proteger la soberanía,la nacionalidad, la integridad territorial, la autodeter-minación y los intereses de la Nación.Artículo 131. Toda persona tiene el deber de cumpliry acatar esta Constitución, las leyes y los demás actosque en ejercicio de sus funciones dicten los órganos delPoder Público.Artículo 132. Toda persona tiene el deber de cumplirsus responsabilidades sociales y participar solidaria- 217
  • 214. mente en la vida política, civil y comunitaria del país,promoviendo y defendiendo los derechos humanoscomo fundamento de la convivencia democrática y dela paz social.Artículo 133. Toda persona tiene el deber de coadyu-var a los gastos públicos mediante el pago de impues-tos, tasas y contribuciones que establezca la ley.Artículo 134. Toda persona, de conformidad con la ley,tiene el deber de prestar los servicios civil o militarnecesarios para la defensa, preservación y desarrollodel país, o para hacer frente a situaciones de calami-dad pública. Nadie puede ser sometido a reclutamientoforzoso. Toda persona tiene el deber de prestar servicios enlas funciones electorales que se le asignen de confor-midad con la ley.Artículo 135. Las obligaciones que correspondan alEstado, conforme a esta Constitución y a la ley, encumplimiento de los fines del bienestar social general,no excluyen las que, en virtud de la solidaridad y res-ponsabilidad social y asistencia humanitaria, corres-pondan a los o a las particulares según su capacidad. La ley proveerá lo conducente para imponer elcumplimiento de estas obligaciones en los casos en quefuere necesario. Quienes aspiren al ejercicio de cual- 218
  • 215. quier profesión, tienen el deber de prestar servicio a lacomunidad durante el tiempo, lugar y condiciones quedetermine la ley. TÍTULO Iv dEL pOdEr púBLICO Capítulo I de las disposiciones fundamentales Sección primera: disposiciones generalesArtículo 136. El Poder Público se distribuye entre elPoder Municipal, el Poder Estadal y el Poder Nacional.El Poder Público Nacional se divide en Legislativo,Ejecutivo, Judicial, Ciudadano y Electoral. Cada una de las ramas del Poder Público tiene susfunciones propias, pero los órganos a los que incumbesu ejercicio colaborarán entre sí en la realización de losfines del Estado.Artículo 137. Esta Constitución y la ley definen lasatribuciones de los órganos que ejercen el Poder Pú-blico, a las cuales deben sujetarse las actividades querealicen.Artículo 138. Toda autoridad usurpada es ineficaz ysus actos son nulos. 219
  • 216. Artículo 139. El ejercicio del Poder Público acarrearesponsabilidad individual por abuso o desviación depoder o por violación de esta Constitución o de la ley.Artículo 140. El Estado responderá patrimonialmentepor los daños que sufran los o las particulares en cual-quiera de sus bienes y derechos, siempre que la lesiónsea imputable al funcionamiento de la AdministraciónPública. Sección segunda: de la administración públicaArtículo 141. La Administración Pública está al servi-cio de los ciudadanos y ciudadanas y se fundamenta enlos principios de honestidad, participación, celeridad,eficacia, eficiencia, transparencia, rendición de cuentasy responsabilidad en el ejercicio de la función pública,con sometimiento pleno a la ley y al derecho.Artículo 142. Los institutos autónomos sólo podráncrearse por ley. Tales instituciones, así como los intere-ses públicos en corporaciones o entidades de cualquiernaturaleza, estarán sujetos al control del Estado, en laforma que la ley establezca.Artículo 143. Los ciudadanos y ciudadanas tienen de-recho a ser informados e informadas oportuna y veraz-mente por la Administración Pública, sobre el estado delas actuaciones en que estén directamente interesados einteresadas, y a conocer las resoluciones definitivas que 220
  • 217. se adopten sobre el particular. Asimismo, tienen accesoa los archivos y registros administrativos, sin perjuiciode los límites aceptables dentro de una sociedad de-mocrática en materias relativas a seguridad interior yexterior, a investigación criminal y a la intimidad de lavida privada, de conformidad con la ley que regule lamateria de clasificación de documentos de contenidoconfidencial o secreto. No se permitirá censura algunaa los funcionarios públicos o funcionarias públicas queinformen sobre asuntos bajo su responsabilidad. Sección tercera: de la función públicaArtículo 144. La ley establecerá el Estatuto de la fun-ción pública mediante normas sobre el ingreso, ascen-so, traslado, suspensión y retiro de los funcionarios ofuncionarias de la Administración Pública, y proveerásu incorporación a la seguridad social. La ley determinará las funciones y requisitos quedeben cumplir los funcionarios públicos y funcionariaspúblicas para ejercer sus cargos.Artículo 145. Los funcionarios públicos y funcionariaspúblicas están al servicio del Estado y no de parciali-dad alguna. Su nombramiento o remoción no podránestar determinados por la afiliación u orientación po-lítica. Quien esté al servicio de los Municipios, de losEstados, de la República y demás personas jurídicas de 221
  • 218. derecho público o de derecho privado estatales, no po-drá celebrar contrato alguno con ellas, ni por sí ni porinterpósita persona, ni en representación de otro u otra,salvo las excepciones que establezca la ley.Artículo 146. Los cargos de los órganos de la Admi-nistración Pública son de carrera. Se exceptúan losde elección popular, los de libre nombramiento y re-moción, los contratados y contratadas, los obreros yobreras al servicio de la Administración Pública y losdemás que determine la ley. El ingreso de los funcionarios públicos y las funcio-narias públicas a los cargos de carrera será por concur-so público, fundamentado en principios de honestidad,idoneidad y eficiencia. El ascenso estará sometido amétodos científicos basados en el sistema de méritos,y el traslado, suspensión o retiro será de acuerdo consu desempeño.Artículo 147. Para la ocupación de cargos públicos decarácter remunerado es necesario que sus respectivosemolumentos estén previstos en el presupuesto corres-pondiente. Las escalas de salarios en la Administración Públicase establecerán reglamentariamente conforme a la ley. 222
  • 219. La ley orgánica podrá establecer límites razonablesa los emolumentos que devenguen los funcionarios pú-blicos y funcionarias públicas municipales, estadales ynacionales. La ley nacional establecerá el régimen de las ju-bilaciones y pensiones de los funcionarios públicosy funcionarias públicas nacionales, estadales y mu-nicipales.Artículo 148. Nadie podrá desempeñar a la vez másde un destino público remunerado, a menos que setrate de cargos académicos, accidentales, asistencialeso docentes que determine la ley. La aceptación de unsegundo destino que no sea de los exceptuados en esteartículo, implica la renuncia del primero, salvo cuandose trate de suplentes, mientras no reemplacen definiti-vamente al principal. Nadie podrá disfrutar más de una jubilación o pen-sión, salvo los casos expresamente determinados enla ley.Artículo 149. Los funcionarios públicos y funcionariaspúblicas no podrán aceptar cargos, honores o recom-pensas de gobiernos extranjeros sin la autorización dela Asamblea Nacional. 223
  • 220. Sección cuarta: de los contratos de interés públicoArtículo 150. La celebración de los contratos de interéspúblico nacional requerirá la aprobación de la Asam-blea Nacional en los casos que determine la ley. No podrá celebrarse contrato alguno de interés pú-blico municipal, estadal o nacional con Estados o en-tidades oficiales extranjeras o con sociedades no do-miciliadas en Venezuela, ni traspasarse a ellos sin laaprobación de la Asamblea Nacional. La ley podrá exigir en los contratos de interés públi-co determinadas condiciones de nacionalidad, domici-lio o de otro orden, o requerir especiales garantías.Artículo 151. En los contratos de interés público, si nofuere improcedente de acuerdo con la naturaleza de losmismos, se considerará incorporada, aun cuando no es-tuviere expresa, una cláusula según la cual las dudas ycontroversias que puedan suscitarse sobre dichos con-tratos y que no llegaren a ser resueltas amigablementepor las partes contratantes, serán decididas por los tri-bunales competentes de la República, de conformidadcon sus leyes, sin que por ningún motivo ni causa pue-dan dar origen a reclamaciones extranjeras. 224
  • 221. Sección quinta: de las relaciones internacionalesArtículo 152. Las relaciones internacionales de la Re-pública responden a los fines del Estado en función delejercicio de la soberanía y de los intereses del pueblo;ellas se rigen por los principios de independencia, igual-dad entre los Estados, libre determinación y no inter-vención en sus asuntos internos, solución pacífica de losconflictos internacionales, cooperación, respeto a losderechos humanos y solidaridad entre los pueblos en lalucha por su emancipación y el bienestar de la humani-dad. La República mantendrá la más firme y decididadefensa de estos principios y de la práctica democráticaen todos los organismos e instituciones internacionales.Artículo 153. La República promoverá y favorecerá laintegración latinoamericana y caribeña, en aras de avan-zar hacia la creación de una comunidad de naciones,defendiendo los intereses económicos, sociales, cultu-rales, políticos y ambientales de la región. La Repúblicapodrá suscribir tratados internacionales que conjugueny coordinen esfuerzos para promover el desarrollo co-mún de nuestras naciones, y que garanticen el bienestarde los pueblos y la seguridad colectiva de sus habitan-tes. Para estos fines, la República podrá atribuir a orga-nizaciones supranacionales, mediante tratados, el ejer-cicio de las competencias necesarias para llevar a caboestos procesos de integración. Dentro de las políticas 225
  • 222. de integración y unión con Latinoamérica y el Caribe,la República privilegiará relaciones con Iberoaméri-ca, procurando sea una política común de toda nuestraAmérica Latina. Las nor