• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
El uso del cine en la educación (Didáctica General)
 

El uso del cine en la educación (Didáctica General)

on

  • 1,139 views

 

Statistics

Views

Total Views
1,139
Views on SlideShare
1,139
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
5
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    El uso del cine en la educación (Didáctica General) El uso del cine en la educación (Didáctica General) Document Transcript

    • Asignatura Datos del alumno Fecha Apellidos: SAERA GALLÉNDidáctica general 12/02/2011 Nombre: JOAQUÍNActividadesEl uso del cine en la educaciónTras leer el artículo de María García Amilburu responde en un folio a lassiguientes preguntas:• ¿Es posible utilizar el cine y las narraciones con una finalidad educativa?El artículo “Cine, narrativa y enseñanza de la filosofía. La iniciación al ámbitofilosófico en el bachillerato”, de María García Amilburu, explica las razones por las quese debe potenciar el uso del cine y la narrativa en la educación. Entre ellas destacan tresrazones por las que esto es primordial: - La necesidad de transmitir y fijar los conocimientos. - La fomentación del espíritu crítico. - La promoción de la capacidad de diálogo.En mi opinión, creo que es posible, imprescindible y absolutamente enriquecedor laintroducción de la lectura y el visionado de producciones cinematográficas para losestudiantes, pues ello fomenta en particular el sentido crítico, el posicionamiento frentea realidades concretas y la asimilación de conceptos abstractos difícilmentecomprensibles para un adolescente que tiende a la percepción de la realidad de unmodo irreflexivo e insustancial.Sin embargo, discrepo de algunas de las afirmaciones que Amilburu formula en suartículo. Me centraré en tres:En primer lugar, no estoy de acuerdo cuando la autora dice que “La narración, en susentido más amplio, es un instrumento que nos permite enriquecer fabulosamente lavida, que sin ella sería de increíble simplicidad y pobreza” (pág. 309). No puedoaceptar como cierto que la vida sin narraciones sea “de increíble simplicidad ypobreza”, pues una persona analfabeta y perdida en el Amazonas puede tener en verdadTEMA 9 – Actividades
    • Asignatura Datos del alumno Fecha Apellidos: SAERA GALLÉNDidáctica general 12/02/2011 Nombre: JOAQUÍNuna dimensión espiritual y una percepción de la realidad considerablemente másprovechosa que una persona que no ha salido jamás de una biblioteca o de una sala decines.Es obvio que la narración y el visionado de determinadas obras son herramientasaltamente efectivas, estimulantes y enriquecedoras para la persona, pero no son lo queHACEN a la persona. No convirtamos el medio en el fin.En segundo lugar, creo que la autora debería recalcar con sentido crítico el alcance de lacitación que hace de un comentario de otro autor, Alonso: “(…) Es conveniente que losniños y muchachos lean novelas, vean películas y contemplen la televisión; no hayque “tolerarlo” de mala gana, sino aceptarlo, y acaso estimularlo” (pág. 310)Primeramente, quiero expresar mi escepticismo con respecto a la calidad educativa dela televisión; hagamos “zapping” y en menos de lo que se dice “esto no vale ná”, noshabremos dado cuenta de que “esto no vale ná” para la educación, si es que entendemospor educación un aprendizaje provechoso y el sentido crítico razonado. La televisiónpodrá ser de todo, pero en un 90% adolece de no ser razonada.Por otra parte, no me parece que la solución de todo esté en devorar a los “niños ymuchachos” con novelas, películas y televisión pues, ya sin contar con el hecho de queen la mayoría de los casos es bastante dudosa la calidad de los conocimientos que estosmedios transmiten, más que proporcionar un sentido crítico a nuestros alumnos,acabaríamos por hacerles un “centrifugado de cerebro”.Ya para acabar, no puedo reprimir la necesidad de expresar mi total desacuerdo con lassiguientes palabras de Almiburu: “Nunca en la vida real somos capaces deexperimentar sentimientos tan puros y tan absolutos como en las novelas” (pág. 311).Más absurdo, si cabe, es lo que le sigue textualmente: “Por ello, Grimaldi sostiene queno es por habernos enamorado en la vida real por lo que somos capaces de entenderel amor de las novelas, sino al contrario: es el habernos enamorado tantas veces enlas novelas como hemos aprendido a querer” (pág. 311) Bueno, esto ya es el colmo.Primero resulta que solo en las novelas encontramos los sentimientos más puros y alfinal, gracias a la “admirable” sabiduría de Grimaldi, descubrimos sorpresivamente quesi no vemos novelas… ¡no sabemos querer! ¡Válgame Dios! ¡Me acabo de dar cuenta delo tonto que he sido toda mi vida, pensando que podía querer sin ver novelas! Menosmal que he leído a Almiburu, sino no sabría que hubiera sido de mí; ¡qué iluso he sidohasta ahora…!TEMA 9 – Actividades
    • Asignatura Datos del alumno Fecha Apellidos: SAERA GALLÉNDidáctica general 12/02/2011 Nombre: JOAQUÍN• ¿Qué aspectos deben tenerse en cuenta para ello?Dejando de lado la sabiduría explícita de nuestra querida autora, me parece necesarioprofundizar en los aspectos que se deben tener en cuenta a la hora de utilizar el cine ylas narraciones con una finalidad educativa.Tal y como afirma Almiburu, se deben tener en cuenta los siguientes puntos: - Elección cuidadosa de la película para concretar la transmisión y fijación de los conocimientos específicos del temario. - Explicar previamente los contenidos del temario para así conseguir que los alumnos dispongan de un marco conceptual sistemático donde analizar el visionado. También es conveniente contar el final de la historia para que los alumnos no se centren en intentar descubrir el posible desenlace, sino en el desarrollo de la película y en el análisis de cada acontecimiento. - Mostrar explícitamente la relación de la película con el temario. Se debe evitar asimismo la interrupción del visionado, para no cortar con el desarrollo de los hechos representados y menguar de este modo la productividad de esta actividad. - Después de ver cada película, se debe hacer un comentario sobre la misma y una puesta en común de ideas surgidas en el transcurso del filme. El papel del profesor será el de un mediador y moderador, y realizará una síntesis de las ideas al finalizar dicha actividad. - Por último, es conveniente que el docente enseñe a observar los aspectos técnicos y ambientales de la película, así como la situación de la cámara en cada momento. De este modo aprenderán a percibir con mayor claridad la intención del director o productor de la película y el mensaje implícito en ella.Perdona por la extensión del trabajo, pero es que no he podido evitar exponer mi puntode vista; la misma ley lo dice: hay que fomentar el sentido crítico de los alumnos…TEMA 9 – Actividades