Desarrollo de-guias-de-practica-clinica

  • 300 views
Uploaded on

desarrollo guias paciente pluripatoógico

desarrollo guias paciente pluripatoógico

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
300
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
4

Actions

Shares
Downloads
7
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. Sociedad Españolade Medicina de Familiay Comunitaria(semFYC)Sociedad Españolade Medicina Interna(SEMI)Federación de Asociacionesde Enfermería Comunitariay Atención Primaria(FAECAP)DESARROLLO DE GUÍASDE PRÁCTICA CLÍNICAEN PACIENTES CONCOMORBILIDAD YPLURIPATOLOGÍA
  • 2. ©Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI)Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC)Federación de Asociaciones de Enfermería Comunitaria y AtenciónPrimaria (FAECAP)Todos los textos, imágenes y documentos presentes en esta pu-blicación son propiedad intelectual de SEMI, semFYC y FAECAP.Se autoriza a visualizar e imprimir estos materiales mientras seanrespetadas las siguientes condiciones: 1. Los textos, imágenes ydocumentos solo pueden ser utilizados con fines informativos.2. Los textos, imágenes y documentos no pueden ser utilizadospara propósitos comerciales. 3. Cualquier copia de estos textos,imágenes y documentos, o de parte de los mismos, deberá incluiresta advertencia de derechos reservados y el reconocimiento de laautoría de SEMI, semFYC y FAECAP.Abril de 2013Edita: Multimédica Proyectos, S. L.C/ Menéndez Pidal, 27, 28036 MadridTeléfono: + 34 91 550 29 70Fax: + 34 91 550 29 71ecarretero@multimedicaproyectos.comwww.multimedicaproyectos.com/ISBN: 978-84-695-7582-6Depósito Legal: M-12669-2013Impreso en EspañaPrinted in Spain
  • 3. Sociedad Españolade Medicina de Familiay Comunitaria(semFYC)Sociedad Españolade Medicina Interna(SEMI)Federación de Asociacionesde Enfermería Comunitariay Atención Primaria(FAECAP)DESARROLLO DE GUÍASDE PRÁCTICA CLÍNICAEN PACIENTES CONCOMORBILIDAD YPLURIPATOLOGÍADocumento de trabajo presentado por lassociedades científicas Sociedad Española deMedicina Interna (SEMI), Sociedad Españolade Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC)y Federación de Asociaciones de EnfermeríaComunitaria y Atención Primaria (FAECAP)Abril de 2013
  • 4. 4Alonso Coello, PabloCentro Cochrane Iberoamericano. Instituto deInvestigación Biomédica (IIB-Sant Pau). Barcelona(Grupo MBE de semFYC)Bernabeu Wittel, MáximoUnidad de Gestión Clínica de Medicina Interna.Hospital Universitario Virgen del Rocío. Sevilla(SEMI)Casariego Vales, EmilioServicio de Medicina Interna.Hospital Universitario Lucus Augusti. Lugo(SEMI)Rico Blázquez, MilagrosEnfermera. Unidad de Apoyo a la Investigación.Dirección Técnica de Docencia e Investigación.Gerencia Adjunta de Planificación y Calidad.Comunidad de Madrid(FAECAP)Rotaeche del Campo, RafaelMédico de familia. Centro de Salud de Alza.Osakidetza(Grupo MBE de semFYC)Sánchez Gómez, SheilaEnfermera. Comarca Araba. Osakidetza(FAECAP)GRUPODE TRABAJO
  • 5. 5Resumen ejecutivo........................................................... 61. Introducción......................................................................... 92. Metodología.......................................................................... 103. Propuesta terminológica:comorbilidad y pluripatología....... 113.1. Comorbilidad3.2. Pluripatología3.3. Fragilidad3.4. Discapacidad3.5. Paciente crónico complejo3.6. Clúster de enfermedades crónicas3.7. Autocuidado3.8. Persona cuidadora y sobrecarga3.9. Paciente experto3.10. Adherencia terapéutica3.10. Conciliación terapéutica3.12. Adecuación terapéutica4. Pronóstico en la comorbilidady pluripatología.............................................................. 155. Las guías de prácticaclínica (GPC)......................................................................... 165.1. La calidad de las GPC5.2. Las GPC en España5.3. El cuestionamiento de las GPCen la atención a los pacientes crónicos6. Comorbilidad y GPC:aspectos metodológicos......................... 206.1. Alcance y objetivos6.2. Preguntas clínicas e importancia delos desenlaces de interés6.3. Definir las intervenciones disponiblesy evaluación de la literatura disponible6.4. Evaluación de la calidad de la evidencia6.5. Valores y preferencias6.6. Balance entre el beneficio-riesgo y lacarga de enfermedad para obtenerbeneficio o daño neto6.7. Costes6.8. Factibilidad6.9. Formulación de recomendaciones6.10. Publicación y difusión6.11. Implementación y monitorización6.12. Investigación y futuro7. Bibliografía.............................................................................. 25ÍNDICE
  • 6. 6Desarrollo de guíasde prácticaclínica en pacientescon comorbilidady pluripatologíaAutores: Alonso Coello, Pablo;Bernabeu Wittel, Máximo; Casa-riego Vales, Emilio; Rico Blázquez,Milagros; Rotaeche del Campo,Rafael; Sánchez Gómez, Sheila.Palabras clave: Anciano frágil, plu-ripatología, autocuidado, asistenciasanitaria integrada, comorbilidad,cuidadores, enfermedad crónica,guías de práctica clínica, medicinabasada en la evidencia, polimedi-cación, pronóstico.MESH: Frail elderly, self care, poly-pathology, delivery of health care,integrated; comorbidity, caregivers;chronic diseases, practice guideli-nes, evidence-based medicine,polypharmacy, prognosis.Fecha: 14 de abril de 2013.Páginas: 33.Referencias: 87.Lenguaje: Castellano y resumen eninglés.IntroducciónLa elevada prevalencia de pluripato-logía es una realidad en nuestro sis-tema sanitario, sobre todo en la po-blación mayor de 65 años. Existe unapequeña proporción de la poblaciónque se caracteriza por presentar múl-tiples enfermedades crónicas y unelevado consumo de recursos sani-tarios. Estos pacientes constituyenuna población homogénea en com-plejidad, vulnerabilidad clínica, fragi-lidad, mortalidad, deterioro funcional,polifarmacia, pobre calidad de vidarelacionada con la salud y frecuentesituación de dependencia funcional.Sin embargo, a pesar de ser un pro-blema muy frecuente, no existe unadefinición universalmente aceptadasobre términos como cronicidad, co-morbilidad, multimorbilidad o pluripa-tología. Para que la atención a estospacientes sea eficiente el sistema sa-nitario debe organizarse con vistas aproporcionar una asistencia sociosa-nitaria multidisciplinar, integrada ybasada en la evidencia de acuerdocon las necesidades del paciente ysu familia.Las guías de práctica clínica (GPC)deberían ser herramientas que losprofesionales sanitarios pudieran utili-zar para dar respuesta a este conjuntode necesidades. Sin embargo, en laactualidad, las GPC son básicamenteherramientas para el manejo de unaúnica patología, basadas en gran me-dida en ensayos clínicos que sistemá-ticamente excluyen a pacientes conpluripatología. Tampoco abordan lasmedidas propuestas para optimizar laatención a este tipo de pacientes. Ennuestro medio se ha publicado re-cientemente una estrategia nacionalsobre la atención a la enfermedadcrónica, en la que se estudian los re-tos en la atención de este problema.Por ello, tres de las sociedades cien-tíficas que participaron en la elabora-ción en dicha estrategia decidieroncrear un grupo de trabajo que abor-dase estas cuestiones y planteaseuna propuesta metodológica capazde avanzar en el desarrollo de GPCadecuadas a las nuevas necesidades.Objetivos• Realizar una propuesta termino-lógica sobre la definición y el al-cance de las nuevas denomina-ciones utilizadas en el cuidado deestos pacientes.• Determinar las limitaciones de lasGPC actuales con respecto a es-tos pacientes y cómo valorar lasnuevas propuestas incluidas en lasestrategias de atención a pacien-tes crónicos.• Realizar una propuesta metodoló-gica sobre el abordaje de la co-morbilidad y la pluripatología porparte de los grupos elaboradoresde GPC.RESUMENEJECUTIVO
  • 7. 7Material y métodosRevisión no sistemática sobre eldesarrollo metodológico en la ela-boración de GPC en los pacientescon comorbilidad y pluripatologíaen nuestro medio con el fin de con-sensuar el estado actual sobre estacuestión y facilitar el futuro avancemetodológico en esta área.En la localización de fuentes de in-formación se ha realizado una bús-queda sobre documentos metodoló-gicos sobre GPC y comorbilidad en:• TRIP Database. Se utilizó estemetabuscador debido a que per-mite rastrear múltiples fuentes deinformación, incluida PubMed, yagrupa en primer lugar las revi-siones sistemáticas.• Páginas web de instituciones rela-cionadas con la elaboración de GPC(NICE, SIGN, GIN y Guiasalud).Esta búsqueda se complementó conel rastreo de referencias en los docu-mentos obtenidos y con el contactocon expertos en el desarrollo de GPC.Así mismo, se buscaron investigacio-nes originales sobre evaluaciones deaproximaciones metodológicas. Elperíodo de búsqueda se cerró en fe-brero de 2013.ResultadosPropuesta terminológicaSe recogen los conceptos y defini-ciones agrupados en torno a la co-morbilidad, el paciente y su entorno,y la medicación.Comorbilidad: Diferentes enfermeda-des o condiciones morbosas queacompañan a modo de satélite a unapatología protagonista.Pluripatología: Pacientes con dos omás enfermedades crónicas sinto-máticas en las que resulta dificul-toso establecer los protagonismos,pues en general presentan un gradode complejidad equivalente, con si-milar potencial de desestabilización,dificultades de manejo e interrela-ciones.Fragilidad: Síndrome biológico intrín-secamente unido al fenómeno bioló-gico del envejecimiento y caracte-rizado por el descenso de la reservabiológica y la resistencia al estrés,resultado del deterioro de múltiplessistemas fisiológicos, en el que pre-domina un disbalance energéticometabólico que confiere al individuouna situación de vulnerabilidad frentea pequeñas agresiones.Discapacidad: Dificultad o dependen-cia para realizar las actividades esen-ciales de una vida independiente, in-cluyendo las funciones esenciales, lastareas necesarias para el autocuidadoy la vida independiente en el hogar,así como las actividades deseadasimportantes para la calidad de vida.Paciente crónico complejo: Nuestrogrupo sugiere que este término inclu-ya la presencia de determinadas en-fermedades concomitantes, limitan-tes y progresivas con fallo de órgano(por ejemplo, insuficiencia cardíaca oinsuficiencia renal), la sobreutilizaciónde servicios de salud en todos losámbitos, la polifarmacia, el deteriorofuncional para las actividades de lavida cotidiana o una mala situaciónsociofamiliar.Clúster de enfermedades crónicas:Identificación de un limitado númerode combinaciones de enfermedadescrónicas (clústers) que pueden pre-sentarse agrupadas en un mismopaciente.Autocuidado: Conjunto de accionesaprendidas e intencionadas que losindividuos realizan para sí mismoscon el objeto de regular aquellos fac-tores que afectan a su desarrollo yfuncionamiento, en beneficio de suvida, salud y bienestar.Cuidador: Proponemos considerarcuidador principal a la persona queasume la responsabilidad en la aten-ción, apoyo y cuidados diarios de lapersona dependiente.Paciente experto: Es aquel capaz deresponsabilizarse de la propia en-fermedad y autocuidarse, sabiendoidentificar los síntomas, respon-diendo a ellos y adquiriendo herra-mientas que lo ayuden a gestionarel impacto físico, emocional y socialde la patología, mejorando así sucalidad de vida.Adherencia terapéutica: Nos referi-mos tanto al cumplimiento del plande autocuidados como al correctomanejo de los fármacos prescritos. Sise muestra una conducta que nocoincide con el plan terapéutico o depromoción de salud acordado, ha-blamos de incumplimiento.Conciliación terapéutica: Proceso for-mal de valorar el listado completo yexacto de la medicación previa delpaciente conjuntamente con la pres-cripción farmacoterapéutica despuésde una transición asistencial.Adecuación terapéutica: Proceso deelección de la terapia del paciente enel que mediante las actividades deprescripción, dispensación, indica-ción, administración y seguimiento seconsiguen unos resultados apropia-dos a las condiciones y circunstan-cias del propio paciente y del con-junto de la comunidad.Limitaciones de las GPC• Las GPC sobre enfermedades cró-nicas suelen estar centradas en unúnico problema de salud.• Cuando las GPC abordan la co-morbilidad lo hacen sobre enfer-medades que comparten la mismabase fisiopatológica y no son ca-paces de contemplar más de dospatologías.• Las GPC tienen dificultades paralocalizar estudios que respondanpreguntas sobre la atención a
  • 8. pacientes con comorbilidad, ycuando se localizan estos son depeor calidad.• La formulación de recomendacio-nes dirigidas a pacientes con co-morbilidad es escasa, sobre todoen el caso de la comorbilidad queno comparte el mismo mecanismofisiopatológico.• El cumplimiento de las recomen-daciones de varias GPC para lasdistintas patologías concordantesen un mismo paciente suponenuna carga de trabajo que puedeser inasumible para los pacientes ysu entorno.• La acumulación en los pacientesde recomendaciones sobre trata-mientos farmacológicos derivadasde las GPC individuales, sin teneren cuenta su capacidad para asu-mir su autocuidado, conduce a lapolimedicación y a pautas de tra-tamiento de difícil adherencia.Propuesta metodológicaHasta el momento no existe un desa-rrollo metodológico específico paralas GPC sobre pacientes con comor-bilidad o pluripatología, aunque esuna cuestión en la agenda de variasinstituciones que elaboran GPC. Elequipo elaborador del presente in-forme, de acuerdo con los trabajos dela American Thoracic Association(ATS) y la European Respiratory So-ciety (ERS), así como la iniciativaGRADE, ha realizado una primeraaproximación metodológica que con-tiene las siguientes consideraciones:• Acotar al máximo la comorbilidad opluripatología en el alcance y obje-tivos de la GPC a partir de la expe-riencia del grupo elaborador y unaadecuada revisión bibliográfica so-bre clústers de morbilidad. Puedeser adecuado realizar diferentesGPC sobre comorbilidades especí-ficas en lugar de una sola GPC.• Ampliar las preguntas clínicas queconforman la GPC de forma queabarque no solo todos los clústersde morbilidad, sino también aque-llas intervenciones organizativasque se proponen para mejorar laatención a este grupo de población.• Siguiendo el criterio GRADE, selec-cionar y clasificar las variables deresultado claves para estos pacien-tes teniendo en cuenta el tiempo derentabilidad (payoff time) para cadaintervención. Prestar especial aten-ción a las intervenciones relaciona-das con el autocuidado de los pa-cientes y con sus cuidadores y suentorno.• Evaluar la evidencia sobre la GPCteniendo en cuenta los análisis desubgrupos y el concepto de evi-dencia indirecta de GRADE, redu-ciendo nuestra confianza en losestimadores de resultado de losestudios en ausencia de poblacio-nes similares a la de la poblacióndiana de las GPC.• Valorar cuidadosamente los valo-res y preferencias de los pacien-tes y cuidadores con especial én-fasis en la prescripción racional defármacos.• Incorporar el obligado balance be-neficio/riesgo de las intervencionesque se consideren, además delcoste económico para el paciente,su entorno y el sistema sanitario,así como la “carga de enfermedad”que pueden asumir el paciente ysu familia.• Graduar la fuerza de las recomen-daciones de acuerdo con los crite-rios de calidad de la evidencia, elbalance beneficio/riesgo, los valo-res y las preferencias, y los costes.• Presentar las principales recomen-daciones para estos pacientes deuna forma atractiva para clínicos ypacientes aprovechando las faci-lidades que ofrecen las nuevas tec-nologías.• Seleccionar adecuadamente indi-cadores específicos y racionalessobre los pacientes con comorbili-dad y pluripatología para favorecerla implementación y evaluación delas principales recomendacionesde las GPC.• Progresar en el desarrollo metodo-lógico y la investigación sobre GPCen comorbilidad y pluripatología encolaboración con las instituciones ysociedades científicas nacionales einternacionales interesadas.8
  • 9. Gran parte de las personas enfermas a las que tratamossufren más de una enfermedad y, a su vez, cada una deellas afecta a más de un órgano. Marengoni1, en un estu-dio sobre 33 poblaciones seguidas durante 18 años, apre-ció que la prevalencia de pluripatología entre los mayoresde 65 años oscilaba entre el 21% y el 98%. Otro estudio2,de similares características, encontró tasas oscilantes en-tre el 50% y el 100%. Estas variaciones se deben no soloa las diferencias entre las distintas poblaciones estudia-das, sino también a las diferencias en la obtención de losdatos, los grupos de edad investigados y las definicionesusadas. Entre los pacientes ingresados en un hospital seestima que solo un 15% tienen un único problema mé-dico bien definido. En España, un estudio realizado sobreun millón de altas hospitalarias apreció que los pacientesingresados en Medicina Interna tenían en 2007 un prome-dio de 5,84 patologías médicas3.Sin embargo, a pesar de ser un problema muy frecuente,no existe una definición universalmente aceptada sobretérminos como cronicidad, comorbilidad, multimorbilidad opluripatología. Este último es un término que se utiliza parareferirse al anciano frágil, a los enfermos polimedicados, alos hiperfrecuentadores, en el caso de atención primaria, oa los reingresadores, en el caso de la atención hospitalaria.Si bien no es sinónimo de ninguno de estos conceptos,está íntimamente ligado con todos ellos. Los pacientes plu-ripatológicos (PP)4 no se definen solo por la presencia dedos o más enfermedades, sino también por una especialfragilidad clínica. La prevalencia de PP en la población ge-neral se cifra en un 1-1,5%, y su mortalidad al año en el6-10%, mientras que en el entorno hospitalario se sitúaentre el 25% y el 50% según las áreas, conuna mortalidad anual en torno al 37%4-6.Y no solo son muchos, también son muycomplejos. Diferentes estudios han caracte-rizado a los PP, y señalan que constituyen unapoblación homogénea en complejidad, vul-nerabilidad clínica, fragilidad, mortalidad, de-terioro funcional, polifarmacia, pobre calidadde vida relacionada con la salud y frecuentesituación de dependencia funcional5-10.Como consecuencia, existe una frecuente de-manda de atención, en distintos niveles y demanera difícilmente programable, por agudi-zaciones y aparición de patologías interrelacionadas queagravan al paciente. Por lo tanto, existe un elevado númerode pacientes con patologías muy complejas que presentauna gran demanda de asistencia o cuidados.Las guías de práctica clínica (GPC) deben ser las herra-mientas que utilicen los profesionales sanitarios para darrespuesta a este conjunto de necesidades. Las GPC se de-finen como “declaraciones que incluyen recomendacionesdestinadas a optimizar la atención de los pacientes elabo-radas a partir de una revisión sistemática de la evidencia yteniendo en cuenta la evaluación de los riesgos y beneficiosde las diferentes opciones de atención”11. Sin embargo, enla actualidad, las GPC son básicamente herramientas parael manejo de una única patología que en pocas ocasionescontemplan la coexistencia de otros problemas, en granmedida desarrolladas sobre ensayos clínicos que sistemá-ticamente excluyen a este tipo de pacientes y no introdu-cen referencias sobre la eficacia de la nuevas propuestaspara mejorar la coordinación de servicios (como nuevas fi-guras organizativas o la introducción de nuevas tecnolo-gías, como, por ejemplo, la telemedicina).En este sentido, la reciente estrategia nacional sobre lacronicidad12 plantea diferentes aspectos de la atenciónsanitaria de esta población que pueden contemplarse enfuturas GPC sobre pacientes crónicos y PP (tabla 1).Por ello, tres de las sociedades científicas presentes endicha estrategia decidieron crear un grupo de trabajo queabordase estas cuestiones y plantease una propuestametodológica capaz de avanzar en el desarrollo de GPCadecuadas a las nuevas necesidades.1.INTRODUCCIÓNObjetivo 12: Garantizar intervenciones sanitarias efectivas, seguras,eficientes, sostenibles y proporcionadas basadas en la mejor evi-dencia científica disponible.Objetivo 13: Optimizar la terapia farmacológica en los pacientes contratamientos crónicos, con especial atención a los pacientes poli-medicados.Objetivo 18: Promover la innovación tecnológica, su evaluación y suutilización práctica y racional y basada en la evidencia, para soportede los procesos de abordaje de la cronicidad desde las necesidadesde los ciudadanos, los profesionales y las organizaciones sanitarias.Tabla 1. Objetivos de la estrategia sobre cronicidad en el SistemaNacional de Salud9
  • 10. 2.METODOLOGÍAEn noviembre de 2012 las directivas de las tres socieda-des científicas decidieron constituir un grupo de trabajocapaz de abordar esta tarea. Para ello se decidió incluira seis personas (dos por cada sociedad) con amplios co-nocimientos en el desarrollo de GPC o en la atención aPP. Cada sociedad seleccionó a sus integrantes, y elgrupo comenzó a trabajar en diciembre de 2012.El objetivo general del grupo de trabajo fue realizar unarevisión no sistemática sobre el desarrollo metodológicoen la elaboración de GPC en los pacientes con comorbi-lidad y pluripatología en nuestro medio con el fin de con-sensuar el estado actual sobre esta cuestión y facilitar elfuturo avance metodológico en esta área. En este sentido,los autores y las sociedades a las que representan esti-man que el desarrollo metodológico de estas debe rea-lizarse en el seno del programa nacional de GPC del Sis-tema Nacional de Salud.Los objetivos específicos que se plantearon fueron:1. Realizar una propuesta terminológica sobre la defini-ción y el alcance de las nuevas denominaciones utili-zadas en el cuidado de estos pacientes.2. Determinar la situación de las GPC actuales con res-pecto a estos pacientes y cómo valorar las nuevaspropuestas incluidas en las estrategias de atención apacientes crónicos.3. Realizar una propuesta metodológica sobre el abor-daje de la comorbilidad y la pluripatología por los gru-pos elaboradores de GPC.En la localización de fuentes de información se ha reali-zado una búsqueda sobre documentos metodológicossobre GPC y comorbilidad en:• Páginas web de instituciones relacionadas con la ela-boración de GPC: NICE, SIGN, GIN y Guiasalud.• TRIP Database. Se utilizó este metabuscador debido aque permite rastrear en múltiples fuentes de informa-ción, incluida PubMed, y agrupa en primer lugar las re-visiones sistemáticas13.Esta búsqueda se complementó con el rastreo de refe-rencias en los documentos obtenidos y el contacto conexpertos en el desarrollo de GPC. Así mismo, se busca-ron investigaciones originales sobre evaluaciones deaproximaciones metodológicas. El período de búsquedase cerró en febrero de 2013.El documento final recoge los conceptos y definicionespropuestas en relación con las enfermedades crónicas, lacomorbilidad y la pluripatología. Posteriormente, se ana-liza la realidad del desarrollo de las GPC en nuestro me-dio, continúa con el abordaje metodológico de las GPCsobre comorbilidad en el panorama internacional y fina-liza con una propuesta de trabajo futuro.10
  • 11. 3.PROPUESTATERMINOLÓGICA: COMORBILIDADY PLURIPATOLOGÍA3.1. ComorbilidadEn su origen definía la presencia concurrente de dos omás enfermedades diagnosticadas desde el punto devista médico en el mismo individuo, con el diagnósticode cada enfermedad basado en criterios establecidos yampliamente reconocidos14. Sin embargo, el término haevolucionado y en la actualidad hace referencia, en lamayoría de las ocasiones, a las diferentes enfermedadeso condiciones morbosas que acompañan a modo de sa-télite a una patología protagonista aguda (infarto agudode miocardio, ictus, etc.) o crónica (insuficiencia renalcrónica, hepatopatía crónica, etc.). Un ejemplo sería unpaciente con una diabetes evolucionada de difícil controly que presenta retinopatía y una nefropatía diabética in-cipiente. Es el conjunto de todas estas circunstancias loque modula el pronóstico, la recuperación, la respuesta altratamiento e, incluso, las decisiones clínicas diagnós-tico-terapéuticas14,15. El grupo de trabajo sugiere consi-derar la definición de esta segunda opción.El concepto de comorbilidad, por tanto, podemos consi-derarlo como vertical. Sobre una entidad nosológica quees catalogada por el clínico como el principal problema delpaciente, “cuelgan” las comorbilidades ejerciendo diferente“peso” en aspectos clínico-evolutivos de la enfermedad.3.2. PluripatologíaEste concepto ha surgido de la necesidad de un abor-daje más integral a una población de pacientes con doso más enfermedades crónicas sintomáticas, en las queresulta dificultoso establecer los protagonismos, pues engeneral presentan un grado equivalente de complejidad,con similar potencial de desestabilización, dificultades demanejo e interrelaciones. Se trata, por tanto, de un con-cepto con más transversalidad, que se centra en el pa-ciente desde un punto de vista global, y no en una enfer-medad ni en el profesional que lo atiende5.El grupo de trabajo sugiere que se use la denominaciónpaciente pluripatológico4 no solo por la presencia de doso más enfermedades, sino por una especial susceptibili-dad y fragilidad clínica, y serviría para identificar desdeaquellos pacientes que, como consecuencia de su enfer-medad, presentan un riesgo elevado de caer en la cascadade la dependencia y la discapacidad hacia la minusvalía,hasta aquellos que, aun sin minusvalía franca, presentandiferentes enfermedades crónicas con síntomas continuosy agudizaciones frecuentes. Así mismo, se sugiere que sereserve el término multimorbilidad para denominar la pre-sencia de dos o más patologías crónicas que, en ese mo-mento, no supongan un incremento del riesgo de deterioroclínico; por ejemplo, hipertensión arterial y enfermedadpulmonar obstructiva crónica compensada.El conjunto de enfermedades que definen a un pacientecomo PP no está bien definido. En España, la clasifica-ción que goza de mayor aceptación es la del Servicio An-daluz de Salud (tabla 2)5.3.3. FragilidadEn las últimas décadas el término fragilidad se ha usadocomo sinónimo de vulnerabilidad clínica. Sin embargo,actualmente se está abordando desde un punto de vistabiológico en el que se tienen en cuenta los cambios fi-siológicos producidos con el envejecimiento, la base so-bre la que se desarrolla la fragilidad. Actualmente la de-finición más aceptada considera la fragilidad como unsíndrome biológico intrínsecamente unido al proceso delenvejecimiento y caracterizado por el descenso de la re-serva biológica y de la resistencia al estrés, resultado deldeterioro de múltiples sistemas fisiológicos, con predo-minio de un disbalance energético metabólico que con-fiere al individuo una situación de vulnerabilidad frente apequeñas agresiones. Ha mostrado que posee capaci-dad predictora de eventos adversos (muerte, hospitali-zación, discapacidad, deterioro de la movilidad e institu-cionalización). Fried et al.16 identificaron en la cohorte delCardiovascular Health Study los criterios definitorios delfenotipo de fragilidad: baja resistencia al esfuerzo, debi-lidad, inactividad física, lentitud de movimiento y pérdidade peso. La presencia de tres de estos cinco criterios esdefinitoria de fragilidad, mientras que si se cumplen unoo dos criterios se considera un estado intermedio16.3.4. DiscapacidadDificultad o dependencia para realizar las actividadesesenciales de una vida independiente, incluyendo las11
  • 12. funciones esenciales, las tareas necesariaspara el autocuidado y la vida indepen-diente en el hogar, así como las activida-des deseadas importantes para la calidadde vida. Aunque en algunos contextos sedefine como un fenómeno social, es tam-bién una entidad médica. La discapacidadfísica es por lo general consecuencia deenfermedades y alteraciones fisiológicasque se producen con la edad, con los esti-los de vida, con factores socioeconómicosy con el acceso a la atención sanitaria. Lasenfermedades individuales con o sin co-morbilidades, la pluripatología y la fragili-dad en sí se identifican como factores deriesgo para la discapacidad. Estos facto-res pueden actuar de forma independienteo, con más frecuencia, en combinacionessinérgicas; así, aproximadamente la mitadde la discapacidad de los adultos mayoresse desarrolla de forma crónica y progre-siva. Una vez establecida, la discapacidadper se, independientemente de sus cau-sas, se asocia a un incremento del riesgode mortalidad, hospitalización, necesidadde una atención a largo plazo y mayoresgastos de atención sanitaria.3.5. Paciente crónico complejoTérmino de reciente utilización por parte dediferentes autores y organizaciones queviene determinado fundamentalmente poruna aproximación a estas poblaciones desdela óptica de la gestión sanitaria. Sugerimosque este término incluya la presencia dedeterminadas enfermedades concomitantes,limitantes y progresivas con fallo de órgano(por ejemplo, insuficiencia cardíaca o insufi-ciencia renal), la sobreutilización de serviciosde salud en todos los ámbitos, la polifarma-cia, el deterioro funcional para las activida-des de la vida cotidiana o una mala situaciónsociofamiliar. Diferentes países y organiza-ciones están abordando la atención a estetipo de pacientes, como es el caso de la Kai-ser Permanente, la Veterans Health Adminis-tration y el sistema de salud británico, entreotras. En nuestro Estado, esta corriente dereorganización del modelo asistencial estácalando profundamente en las Administra-ciones de salud, tanto a nivel estatal comoautonómico. Fruto de ello son la EstrategiaEl paciente debe presentar enfermedades crónicas definidas en doso más de las siguientes categorías:CATEGORÍA AInsuficiencia cardíaca que en situación de estabilidad clínicahaya estado en grado II de la NYHAa (síntomas con actividad fí-sica habitual).Cardiopatía isquémica.CATEGORÍA BVasculitis y enfermedades autoinmunes sistémicas.Enfermedad renal crónica definida por elevación de creatinina(>1,4mg/dl en hombres o >1,3 mg/dl en mujeres) o proteinu-riab, mantenidas durante tres meses.CATEGORÍA CEnfermedad respiratoria crónica que en situación de estabili-dad clínica haya estado con disnea grado 2 de la MRCc (dis-nea a paso habitual en llano) o FEV1<65%, o SaO2 ≤90%.CATEGORÍA DEnfermedad inflamatoria crónica intestinal.Hepatopatía crónica con hipertensión portald.CATEGORÍA EAtaque cerebrovascular.Enfermedad neurológica con déficit motor permanente queprovoque una limitación para las actividades básicas de lavida diaria (índice de Barthel <60).Enfermedad neurológica con deterioro cognitivo permanente,al menos moderado (Pfeiffer con cinco o más errores).CATEGORÍA FArteriopatía periférica sintomática.Diabetes mellitus con retinopatía proliferativa o neuropatía sin-tomática.CATEGORÍA GAnemia crónica por pérdidas digestivas o hemopatía adqui-rida no subsidiaria de tratamiento curativo que presente he-moglobina < 10 mg/dl en dos determinaciones separadasmás de tres meses.Neoplasia sólida o hematológica activa no subsidiaria de tra-tamiento con intención curativa.CATEGORÍA HEnfermedad osteoarticular crónica que provoque por sí mismauna limitación para las actividades básicas de la vida diaria(índice de Barthel <60).Tabla 2. Criterios definitorios de paciente pluripatológicoa Ligera limitación de la actividad física. La actividad física habitual le produce disnea, an-gina, cansancio o palpitaciones.b Índice albúmina/creatinina >300mg/g, microalbuminuria >3mg/dl en muestra de orinao albúmina >300 mg/día en orina de 24 horas o >200µg/min.c Incapacidad de mantener el paso de otra persona de la misma edad, caminando enllano, debido a la dificultad respiratoria, o tener que parar a descansar al andar en llanoal propio paso.d Definida por la presencia de datos clínicos, analíticos, ecográficos o endoscópicos.12
  • 13. de Cronicidad y la Guía de Unidades de Pluripatología edi-tadas por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales eIgualdad o las estrategias de cronicidad existentes en va-rios servicios de salud autonómicos12,17-20.3.6. Clúster de enfermedades crónicasOtro abordaje muy reciente consiste en la identificaciónde un limitado número de combinaciones de enfermeda-des crónicas (clústers). Establecer cómo se desarrollanen el tiempo, la interacción entre las distintas enferme-dades dentro del grupo y los efectos que estos provocan(por ejemplo, sinergismo, adicción, protección, etc.) per-mitirá proporcionar una respuesta más coherente a lasnecesidades de los diferentes subgrupos de pacientescon multimorbilidad. Estos clústers de enfermedadespueden presentarse en la práctica clínica como conse-cuencia de: 1) compartir factores de riesgo epidemioló-gicos y sociales, así como estilos de vida; 2) compartirvías fisiopatológicas, fundamentalmente la inflamatoria,la del estrés oxidativo, la inmunológica o la del acorta-miento telomérico; 3) compartir consecuencias del ám-bito y del proceso asistencial, fundamentalmente las re-lacionadas con la polifarmacia y las hospitalizaciones;4) agruparse significativamente sin una causa evidentesubyacente, al menos reconocida; y 5) asociarse deforma aleatoria21,22.3.7. AutocuidadoEl grupo de trabajo sugiere adoptar la siguiente defini-ción de autocuidado23: conjunto de acciones aprendidase intencionadas que los individuos realizan para sí mis-mos con el objeto de regular aquellos factores que afec-tan a su desarrollo y funcionamiento, en beneficio de suvida, su salud y su bienestar. Este con-cepto de autocuidado lleva implícito elaprendizaje, la participación activa de lapersona en el mantenimiento de su sa-lud, el sistema de preferencias del su-jeto y la autorresponsabilidad en salud.La suma de acciones de autocuidadonecesarias, si bien son apropiadas paracada una de las condiciones de saludque presentan estas personas, en con-junto representan una pesada cargapara el paciente, su familia y el sistemasanitario, y constituyen en sí mismas unproblema para alcanzar y mantenerun grado de cumplimiento terapéuticodeseable y eficiente. Montori24 proponeentender este fenómeno desde la visióndel propio sujeto, considerando que lapersona y su entorno familiar tienen una capacidad finitapara entender, organizar, evaluar y satisfacer la demandade autocuidado. Cuando esa capacidad es excedida porla carga de trabajo, porque aquella se ha visto disminuida(por enfermedad, problemas económicos, aislamientosocial, etc.) o porque la carga ha aumentado muy rápidoo a niveles insostenibles, entonces la persona reduce suadherencia al plan terapéutico y la gestión de su enfer-medad y autocuidados se vuelven ineficientes. Por tanto,es necesario diagnosticar la capacidad y la carga de cui-dado que tiene el paciente crónico y priorizar las inter-venciones más eficientes para lograr estos objetivos eimplementarlas de manera que causen la mínima distor-sión en la vida de los pacientes. Esto tiene especial rele-vancia en pacientes con múltiples patologías, ya que lasimple suma de recomendaciones de autocuidadopuede hacer que estas sean muy numerosas, imposiblesde cumplir e, incluso, contradictorias. Por este motivo,las actuales estrategias de atención a pacientes cróni-cos proponen la reorientación de los modelos de asis-tencia y destacan la necesidad de garantizar la continui-dad y coherencia de los cuidados proporcionados en losdistintos niveles asistenciales5,12,19.Tomando como referencia la clasificación de Kaiser(figura 1)20, la capacidad de la persona y su entorno fa-miliar para el cuidado será mayor en los escalones infe-riores, e irá disminuyendo a medida que aumente la com-plejidad y el grado de fragilidad y dependencia. En elmismo sentido, irá aumentando la demanda terapéutica,de modo que los pacientes más complejos tienen menoscapacidad de cuidarse por sí mismos, mayor riesgo dedéficit de autocuidado y mayor necesidad de apoyo in-formal y cuidados profesionales.Figura 1. Pirámide de estratificación de riesgos13
  • 14. 3.8. Persona cuidadora y sobrecargaCuando la enfermedad progresa y aparece la dependen-cia, se presentan principalmente dos alternativas de cui-dado, el formal y el informal. El cuidado informal es aquelprocedente del círculo familiar o de la red social de la per-sona dependiente. Se estima que en la familia recaehasta el 88% del tiempo total de cuidado que consumenestos pacientes25. Denominamos persona cuidadora a lapersona que asume la responsabilidad en la atención,apoyo y cuidados diarios de la persona dependiente26.El cuidado informal está considerado como un aconteci-miento vital estresante, y llega incluso a producir en loscuidadores niveles de estrés mayores que en los propiosenfermos27.Ser cuidador principal constituye un rol generador demorbilidad, en general infradiagnosticada28-30. Por todoello, el grupo de trabajo considera que la prescripción decuidados va dirigida al tándem paciente-cuidador. Comoconsecuencia, es preciso evaluar las intervenciones parala prevención o reducción de la sobrecarga del cuidador.No obstante, es difícil debido a la complejidad de estasintervenciones31-34.3.9. Paciente expertoEl grupo considera que paciente experto es aquel capazde responsabilizarse de la propia enfermedad y autocui-darse, sabiendo identificar los síntomas, respondiendo aellos y adquiriendo herramientas que lo ayuden a gestio-nar el impacto físico, emocional y social de la patología,mejorando así su calidad de vida35.Se están implementando en nuestro medio diferentesexperiencias y programas de paciente activo y paciente ex-perto (paciente experto 2.0 del SERGAS, paciente activode Osakidetza, escuela de pacientes de la Escuela Anda-luza de Salud Pública, entre otras) con interesantes resul-tados en cuanto a implementación y aceptabilidad se re-fiere, aunque aún no se dispone de suficiente evidencia enrelación con su impacto en resultados en salud36.3.10. Adherencia terapéuticaNos referimos tanto al cumplimiento del plan de autocui-dados como al correcto manejo de los fármacos prescri-tos. Los problemas de adherencia pueden ser de dos ti-pos. En el primero, los pacientes tienen dificultades paraincorporar o mantener dentro de su vida cotidiana el ré-gimen terapéutico para el tratamiento de la enfermedad,mostrando dificultad para su cumplimiento, de maneraque llevan a cabo el plan de manera parcial o inade-cuada. Este problema se define como gestión ineficaz dela propia salud36. En el segundo, el paciente muestra unaconducta que no coincide con el plan terapéutico o depromoción de salud acordado. En este caso, hablamosde incumplimiento37,38.Es necesario establecer el diagnóstico diferencial entreambos. En el primer caso, el paciente manifiesta su de-seo de manejar la situación y las dificultades que en-cuentra; en el segundo caso, es la evolución de laenfermedad la que nos muestra indicios de incumpli-miento, ya que el paciente no verbaliza dificultad ni faltade adherencia.3.11. Conciliación terapéuticaProceso formal de valorar el listado completo y exactode la medicación previa del paciente conjuntamente conla prescripción farmacoterapéutica después de una tran-sición asistencial (en el ingreso, después de un cambiode adscripción o en el momento del alta hospitalaria)38.Tiene como objeto evitar los errores que pueden produ-cirse durante las transiciones asistenciales.3.12. Adecuación terapéuticaProceso de elección de la terapia del paciente en el quemediante las actividades de prescripción, dispensa-ción, indicación, administración y seguimiento conse-guimos unos resultados apropiados a las condiciones ycircunstancias del propio paciente y del conjunto de lacomunidad39.14
  • 15. 15Poder establecer un pronóstico fiable en poblaciones vul-nerables resulta esencial por múltiples razones: en primerlugar, es relevante para el paciente y su entorno familiar;en segundo lugar, es útil clínicamente para el abordajediagnóstico y terapéutico y para la planificación de laasistencia y los cuidados; en tercer lugar, es necesariopara la planificación sanitaria y de servicios de salud, asícomo para la medición de resultados en salud ajustadosa una correcta estratificación; y, por último, es clave parapoder realizar una homogenización de la inclusión de estapoblación emergente en ensayos clínicos y estudios epi-demiológicos. En la actualidad disponemos de múltiplesinstrumentos que evalúan el pronóstico vital de pacientescon comorbilidad. Los cuatro métodos con mayor tra-yectoria cronológica y citas científicas son el índice deCharlson40, el Cumullative Index Rating Scale (CIRS)41, elIndex of Coexisting Diseases (ICED)42 y el índice de Ka-plan43. Sin embargo, algunos han sido diseñados parapoblaciones concretas de pacientes, y todos ellos mues-tran limitaciones, con resultados que no siempre han sidoconsistentes43. En los últimos años ha ganado adeptos elconcepto payoff time o tiempo de rentabilidad. El tiempoque requiere un tratamiento hasta alcanzar un beneficioes esencial para pacientes que tienen riesgos competiti-vos capaces de acortar la esperanza de vida. Este mé-todo puede ayudar a identificar pacientes a los cuales lasrecomendaciones de una guía clínica en particular pro-bablemente no les ofrezcan ningún beneficio y para losque incluso pueden suponer un riesgo de sufrir un dañoinnecesario44. Lo cual incide aún más en la importanciade establecer el pronóstico en estas poblaciones.Por último, destaca el índice PROFUND, desarrollado yvalidado en 2011 específicamente para determinar el pro-nóstico del PP a 12 meses. Este reciente índice se basaen nueve dimensiones clínicas fácilmente determinables yestratifica (existe un ejecutable de uso libre) con alto nivelde calibración y discriminación la mortalidad del PP8-10.En resumen, si valoramos aplicar una GPC a un paciente,es importante sopesar los riesgos y beneficios que su-pone. Por tanto, es importante que la GPC establezcaclaramente cuáles son los resultados esperados y eltiempo en que se desarrollarán. Esto no siempre es ex-plícito en las GPC actuales45, pero en estos pacientes esespecialmente importante para analizarlo conjuntamentecon su pronóstico.4.PRONÓSTICOEN LA COMORBILIDADY PLURIPATOLOGÍA
  • 16. 5.LAS GUÍASDE PRÁCTICA CLÍNICA (GPC)En el desarrollo de una GPC es esencial delimitar la ex-tensión de la misma. Esto se refleja en las preguntas queel documento pretende contestar. Las preguntas de unaGPC pueden abordar aspectos de diagnóstico, pronós-tico, tratamiento o cuidados de los pacientes, pero tam-bién, en ocasiones, la mejor forma de organizar la aten-ción a un grupo determinado de pacientes. Las GPCresumen la atención a un problema en forma de algorit-mos o secuencias diagnósticas que serán más compli-cados de diseñar en el caso de los pacientes con multi-morbilidad. Como se ha indicado previamente en estedocumento, los pacientes con comorbilidad presentancaracterísticas específicas en cuanto agrupación de en-fermedades, polimedicación y necesidades sociosanita-rias. Por tanto, las GPC deberían incluir preguntas clíni-cas específicas sobre este tipo de problemas.Como se verá más adelante, estas GPC deberán prestarespecial atención a la prescripción farmacéutica. Con fre-cuencia se producen situaciones de tratamiento ina-decuado por sobretratamiento o infratratamiento. El es-tablecer el equilibrio óptimo entre una prescripciónprudente, pero eficaz y dirigida a los objetivos principa-les que determinemos con el paciente y sus familiares deacuerdo a su pronóstico vital y sus preferencias, resultaclave para mejorar los resultados en salud de esta po-blación, su calidad de vida y su seguridad. Los pilaressobre los que se deben basar las recomendaciones se-rían, por este orden: 1) optimizar la adecuación de laprescripción velando por la eficacia y la seguridad, y evi-tando las interacciones; 2) optimizar la adherencia, mini-mizando el riesgo de errores en la toma; 3) velar por laconciliación terapéutica en las diferentes y frecuentes in-terfases que se producen en esta población (ingresos pordescompensación, visitas a varios especialistas), evi-tando la “atomización” de la prescripción.Otra cuestión de interés clave para la correcta adapta-ción de las GPC a la población de pacientes con multi-morbilidad y pluripatología es la necesidad de pronun-ciarse acerca de los modelos más eficaces de asistencia.Se han desarrollado diferentes estrategias de abordajeintegral de la cronicidad, pero está aún pendiente la eva-luación sobre su eficacia en nuestro medio con una me-todología apropiada46.Las estrategias sobre la atención a los pacientes crónicosincluyen nuevas propuestas para mejorar la coordinaciónde servicios. Muchas de ellas tienen que ver con nuevasfiguras organizativas o el uso de nuevas tecnologías,como la telemedicina. En este sentido, las GPC deberíanincorporar preguntas sobre la eficacia de estas propues-tas, sobre todo teniendo en cuenta que, a menudo, mu-chas de las actuales propuestas no cuentan con eviden-cia sobre su efectividad ni sobre su aplicabilidad ennuestro entorno12.Existen una serie de criterios comunes en las estrategiasque se han propuesto hasta ahora en las GPC sobre co-morbilidad que deberían examinarse:1) La organización del sistema de salud, sensible y adap-tada a la cronicidad.2) La salud comunitaria y los recursos de la comunidad.3) El modelo asistencial basado en la atención integraday los equipos multidisciplinares y proactivos.4) El autocuidado de los pacientes mediante estrategiasde paciente activado e informado (empowered), y elapoyo a la persona cuidadora.5) Ayuda en la toma de decisiones clínicas utilizando lamejor evidencia disponible.6) Sistemas de información más inteligentes, que conec-ten los niveles de asistencia y a los profesionales y lospacientes12,17-19,47.5.1. La calidad de las GPCDesde hace más de 20 años se vienen desarrollandoGPC sobre la atención sanitaria. Su calidad ha ido mejo-rando a medida que se iban asentado las bases meto-dológicas para su elaboración. Revisiones recientes so-bre la calidad de las GPC a nivel internacional constatanuna calidad todavía bastante mejorable, con una mode-rada mejora en las dos últimas décadas48,49.El desarrollo de la medicina basada en la evidencia hapropiciado un aumento del rigor en la elaboración deGPC, principalmente en las instituciones con mayores re-cursos del entorno anglosajón. Dos ejemplos son la16
  • 17. agencia escocesa SIGN (Scottish Intercollegiate Guideli-nes Network) o el instituto NICE (National Institute forHealth and Care Excellence) del Reino Unido, que desta-can por el rigor y la calidad en la elaboración de susGPC50. No obstante, estos organismos, los cuales cuen-tan con un gran soporte metodológico sobre elaboracióny difusión de sus GPC, hasta el momento no recogen re-comendaciones específicas para elaborar recomenda-ciones GPC sobre pacientes con comorbilidad.Entre las iniciativas metodológicas más destacables delos últimos años figuran el desarrollo del instrumentoAGREE51 o de la iniciativa GRADE sobre la formulaciónde recomendaciones52,53. Estas iniciativas también sehan extendido a nuestro país y han tenido un impacto im-portante en la elaboración de las GPC institucionales54 ylas sociedades científicas55. En concreto, la iniciativaGRADE surgió con el fin de unificar los sistemas de eva-luación de la evidencia y graduación de recomendacio-nes56. Como veremos más adelante, los juicios secuen-ciales que propone GRADE, entre ellos las preferencias yvalores de los pacientes, pueden ser un marco paraafrontar algunos de los desafíos para la elaboración deGPC sobre comorbilidad y pluripatología.Autor y año N GPC Dimensiones de evaluaciónBoyd, 200545(Estados Unidos)9 Hipertensión arterial, insuficiencia cardíaca, anginaestable, fibrilación auricular, hipercolesterolemia,diabetes, artrosis, EPOC y osteoporosis– Inclusión de la comorbilidad en laspreguntas– Calidad de la evidencia– Recomendaciones específicas– Carga del tratamiento– Preferencias de los pacientesVitry, 200864(Australia)17 Asma, cáncer de mama, cáncer de próstata,síndrome coronario agudo, EPOC, prevenciónsecundaria cardiovascular, hipertensión arterial,diabetes tipo 2, osteoporosis, cuidado psicosocialen pacientes con cáncer, demencia, depresión,esquizofrenia, rehabilitación del accidentecerebrovascular, insuficiencia cardíaca– Inclusión de la comorbilidad en laspreguntas– Calidad de la evidencia– Recomendaciones específicas– Carga del tratamiento– Preferencias de los pacientesLugtenberg, 201163(Internacional)20 EPOC, depresión, diabetes tipo 2, artrosis – Inclusión de la comorbilidad en laspreguntas– Calidad de la evidencia– Recomendaciones específicasFortin, 201161(Canadá)16 Dislipemia, insuficiencia renal, insuficienciacardíaca, anticoagulación, obesidad, fibrilaciónauricular, arteriopatía periférica, EPOC,osteoporosis, artritis reumatoide, diabetes, asma,demencia, glaucoma, ansiedad, hipertensión– Inclusión de la comorbilidad en laspreguntas– Calidad de la evidencia– Recomendaciones específicas– Carga del tratamiento– Preferencias de los pacientes– PolimedicaciónHughes, 201362(NICE)5 Diabetes, prevención secundaria cardiovascular,artrosis, EPOC, depresión– Inclusión de la comorbilidad en laspreguntas– Recomendaciones específicas– Preferencia de los pacientes– AdherenciaTabla 3. Evaluaciones sobre GPC y comorbilidadNICE: National Institute for Health and Care Excellence.17
  • 18. 5.2. Las GPC en EspañaLas iniciativas que desarrollaron GPC en España durantelos años noventa no respondían, en general, a una políticaestructurada de mejora de la práctica clínica a través de di-cha herramienta57. En una evaluación de la producción na-cional de GPC en esta década, de acuerdo con el instru-mento AGREE, sobre una muestra de 61 guías producidasentre 1990 y 2002, solo 10 documentos obtuvieron la ca-lificación como recomendable o muy recomendable58.En el año 2002 se inaugura el portal institucional Guiasa-lud (www.guiasalud.es), que es adoptado en 2003 por elConsejo Interterritorial como instrumento para mejorar lacalidad de la atención sanitaria en el Sistema Nacional deSalud. Esta iniciativa tiene dentro de sus objetivos ofrecerun catálogo de GPC producidas en nuestro país, ademásde fomentar y apoyar la elaboración de GPC de calidadmediante un programa dependiente del Ministerio de Sa-nidad, Servicios Sociales e Igualdad. Hasta septiembre del2012 solo 75 de las 480 GPC revisadas obtienen los cri-terios mínimos de calidad para aparecer en el catálogo deGuiasalud.Paralelamente al desarrollo de GPC, el programa ha ela-borado tres manuales metodológicos sobre elaboración,actualización e implementación de GPC54,59,60 que hanasentado las bases metodológicas sobre GPC en nues-tro medio. No obstante, dichos manuales no recogen re-comendaciones específicas para elaborar GPC sobre pa-cientes con comorbilidad.5.3. El cuestionamiento de las GPC enla atención a los pacientes crónicosSe han publicado varias revisiones que han evaluado hastaqué punto las GPC son aplicables a los pacientes con co-morbilidad45,61-64. En general, las GPC evaluadas tratan deproblemas con elevada prevalencia e incluyen las princi-pales causas de morbimortalidad en países desarrollados,como el cáncer o las enfermedades cardiovasculares(tabla 3). Como hemos visto previamente, muchas de es-tas condiciones se agrupan en un mismo paciente, sobretodo en aquellos de más edad21.En la primera evaluación publicada por Boyd45, los auto-res desarrollaron un instrumento para evaluar el grado enque las GPC se adaptan a los pacientes con pluripatolo-gía. Para ello diseñaron un cuestionario con 14 criterios y5 dimensiones. Estas dimensiones abordan la inclusiónde aspectos de comorbilidad (por ejemplo, inclusión deancianos), la evaluación de la calidad de la evidencia de laliteratura específica, la formulación de recomendacionessobre ancianos y comorbilidad, la valoración de la cargade tratamiento (por ejemplo, la discusión sobre aspectosCriterios Cumplen (N)Temas desarrollados• Incluye ancianos 8• Pacientes con comorbilidad 9• Ancianos con comorbilidad 3Calidad de la evidencia• Incluye ancianos 9• Pacientes con comorbilidad 12• Ancianos con comorbilidad 3Recomendaciones• Específicas para pacientes conuna comorbilidad15• Específicas para pacientes condos comorbilidades3• Específicas para pacientes conmás de dos comorbilidades1Carga del tratamiento• Beneficios del tratamiento en eltiempo en función de laexpectativa de vida9• Discusión sobre la carga detrabajo para el paciente ylos cuidadores6• Discusión sobre el costoeconómico para los pacientes4• Discusión sobre la calidadde vida13Preferencias de los pacientes 9Uso de medicación• Descripción de efectossecundarios16• Adaptación a los efectossecundarios12• Interacciones 10Tabla 4. GPC y comorbilidad. Evaluación de 15 GPC ca-nadienses de acuerdo con la propuesta de Boyd adap-tada y ampliada61.18
  • 19. 19de costes o calidad de vida con los pacientes), la valora-ción de los valores y preferencias de los pacientes, asícomo la valoración de aspectos relacionados con losefectos secundarios de la medicación o las interacciones.Posteriormente, el instrumento diseñado por Boyd fueampliado con nuevas preguntas específicas sobre poli-medicación y posteriormente utilizado para evaluar GPCde Australia64 y Canadá61 (tabla 3).En otro estudio internacional se evaluaron solamente al-gunos de sus criterios63, mientras que la evaluación de lasGPC del NICE62 utiliza cuatro dimensiones, insistiendo másen las preferencias de los pacientes y el problema que su-pone la adherencia a las recomendaciones. En la tabla 4aparece la evaluación de las GPC canadienses61.Del conjunto de estas evaluaciones se puede concluir que:• Las GPC sobre enfermedades crónicas están elabora-das principalmente sobre un único problema de salud.• Cuando las GPC abordan los clústers de enfermedad,lo hacen sobre aquellas que comparten la misma basefisiopatológica y no son capaces de contemplar másde dos enfermedades.• Las GPC encuentran dificultad en localizar estudiosque respondan preguntas sobre la atención a pacien-tes con comorbilidad, y cuando se localizan estos sonde peor calidad.• La formulación de recomendaciones dirigidas a pa-cientes con pluripatología es escasa, sobre todo en elcaso de la comorbilidad que no comparte el mismomecanismo fisiopatológico.• El cumplimiento de las recomendaciones de variasGPC para las distintas patologías en un mismo pa-ciente suponen una carga de trabajo que puede ser in-viable para los pacientes y su entorno.• La acumulación de recomendaciones sobre tratamien-tos farmacológicos derivadas de las GPC individualesen los pacientes, sin tener en cuenta su capacidadpara asumir su autocuidado, conduce a la polimedica-ción y pautas de tratamiento de difícil adherencia.• Las GPC son fuente de indicadores de calidad debuena atención, cuya aplicación, sin tener en cuentala comorbilidad, puede producir más perjuicios quebeneficios.
  • 20. 6.COMORBILIDADY GPC: ASPECTOS METODOLÓGICOSExisten pocas instituciones elaboradoras de GPC que ha-yan desarrollado recomendaciones específicas sobre elabordaje de la comorbilidad en sus guías. Una de las pro-puestas, de las pocas que hemos localizado, es fruto dela colaboración de dos sociedades científicas, la Ameri-can Thoracic Association (ATS) y la European RespiratorySociety (ERS)65. Esta propuesta, que utiliza GRADE53 paraelaborar sus recomendaciones, ha sido publicada dentrode una serie de artículos sobre elaboración de GPC66.Este grupo plantea una aproximación en cinco pasospara intentar superar las actuales limitaciones de las GPCen el abordaje de la comorbilidad, en este caso aplica-das al campo de la enfermedad pulmonar obstructivacrónica (EPOC) (tabla 5).Pasos Cómo Caso de la EPOC1. Definir todos los problemas de undeterminado paciente– Preguntar a los pacientes– Revisión bibliográfica– Definición del problema principal paralos pacientes (disnea, edemas,depresión)2. Ordenar por orden de importancialos desenlaces de interés para elpaciente con pluripatología(reducción de hospitalizaciones,mejora de la disnea)– Utilizar herramientas paraexplicitar valores y preferencias(escala analógico-visual)– Técnicas para priorizar entre disnea,hospitalizaciones, etc.3. Definir las posibles intervenciones – Revisión bibliográfica (priorizar lasrevisiones sistemáticas), apoyadapor expertos, sobre qué puedefuncionar– LABA, diuréticos, betabloqueantes,antidepresivos (hasta qué punto elpaciente estará dispuesto a tomaralgunas medicaciones únicamente)4. Evaluar si los beneficios y riesgosdifieren entre las diferentespoblaciones (sobre todo en lasque presentan comorbilidad)– Evaluación desubgrupos/heterogeneidad– ¿Los ensayos incluyen subgruposy estos tienen sentido?– ¿Fisiopatología diferente?– Aplicabilidad de la evidencia– Los LABA pueden empeorar la disneaen pacientes con EPOC einsuficiencia cardíaca. El tratamientode la disnea mejora la depresión5. Evaluar el mayor beneficio netoposible (en relación con losdaños, inconvenientes y valores,y preferencias) en las diferentespoblaciones y presentar losresúmenes de la evidencia alpanel que debe realizar lasrecomendaciones– Juicios sistemáticos sobre losbeneficios frente a los posiblesperjuicios después de considerartodas las intervenciones– Explicación a los pacientes– Betabloqueante con mayor beneficioneto en la población de interés– El tratamiento antidepresivo es lasegunda opción con mayor beneficioneto– LABA y diuréticos, beneficio netoinferior al de los betabloqueantes. Lospacientes podrían priorizar la toma deúnicamente betabloqueantes yantidepresivosTabla 5. Guía para desarrollar GPC sobre comorbilidad e implicar a los pacientes en su desarrollo y aplicaciónLABA: Betaagonista de larga duración (long acting beta-agonist).20
  • 21. Teniendo como base estas recomendaciones66 y el sis-tema GRADE53,67 para formular recomendaciones, a con-tinuación se presentan algunas reflexiones para el abor-daje de la comorbilidad de los grupos que elaboran GPC.6.1. Alcance y objetivosEl grupo elaborador, a priori, debería preguntarse sobrevarios aspectos en relación con el alcance y los objeti-vos de la guía. Estos son cruciales, pues determinarándicho alcance y condicionarán el resto de la guía:¿Es importante la comorbilidad/pluripatología para estaGPC?No todos los problemas de salud abordados por las GPCpresentan implicaciones en cuanto a las comorbilidades.Este aspecto puede ser menor en algunas ocasiones,pero en otras, como en el paciente con insuficiencia car-díaca, las implicaciones son múltiples y complejas, porlo que deben evaluarse cuidadosamente. El grupo de tra-bajo debe preguntarse por la existencia de clústers y, unavez identificados, decidir sobre su importancia en el al-cance y objetivos de la GPC. En ocasiones será necesa-rio priorizar uno o varios perfiles entre los más frecuentes.En cualquier caso, estás decisiones deben estar basadasen una revisión bibliográfica exhaustiva y estar documen-tadas en la sección de “Alcance y objetivos” de la GPC.Así mismo, los posibles usuarios de la GPC deben poderlocalizar fácilmente los aspectos sobre comorbilidad. Paraello, las guías deberían identificar cuáles de las morbili-dades fueron consideradas y en qué recomendacionesespecíficas se consideran. En ocasiones puede resultarútil la inclusión de un capítulo propio o, alternativamente,dedicar un apartado específico en varios capítulos.En otras situaciones, dependiendo de la extensión de untema y de lo determinante que sea una comorbilidad,puede ser más adecuado plantearse una GPC específicasobre una comorbilidad. Por ejemplo, el NICE aborda ladiabetes tipo 2 con una serie de GPC en las que se ana-liza la diabetes como un solo proceso o con diferentes co-morbilidades: control glucémico, pie diabético, retinopatíay nefropatía. Esta opción puede ser muy recomendable,ya que puede simplificar la elaboración de las GPC.6.2. Preguntas clínicas e importanciade los desenlaces de interésA la hora de formular las preguntas de la guía es impor-tante valorar dicha formulación de acuerdo con los clús-ters identificados, teniendo en cuenta aspectos de diag-nóstico, pronóstico, tratamiento, cuidados u organización(seguimiento, atención, coordinación entre especialistas,etc.). En el caso de los desenlaces de interés (variablesde resultado), estos deben ser los más importantes paralos pacientes (desenlaces clave).Este proceso, en el caso de la población con pluripatolo-gía, debe tener lugar de la misma manera que para elresto de preguntas de la guía. No obstante, al manejarclústers se deberán tener en cuenta el conjunto de des-enlaces correspondiente a las patologías del clúster a lahora de la jerarquización de los mismos. Esto facilitaráposteriormente la priorización de las diferentes estrate-gias disponibles para seleccionar y evaluar la evidencia ya la hora de formular las recomendaciones. Para esteproceso resulta imprescindible la colaboración multidis-ciplinar del equipo para captar todos los matices de undeterminado proceso.Finalmente, los desenlaces (beneficiosos o perjudiciales)deben estar reflejados de manera clara en la guía paraque los profesionales sanitarios puedan aplicarla ade-cuadamente, y puedan conversar con el paciente de ma-nera organizada y completa.6.3. Definir las intervenciones disponiblesy evaluar la literatura disponibleA la hora de formular recomendaciones de este tipo esimportante, al igual que con los desenlaces de interés,considerar todas las intervenciones disponibles para es-tos clústers. Inicialmente es necesario realizar una bús-queda de la literatura sobre la afección de interés parapoder disponer de toda la información específica al res-pecto. Así mismo, es recomendable localizar las guías decalidad sobre el tema de interés en nuestro caso, puesnos orientará al permitirnos conocer cómo otras organi-zaciones han valorado estos aspectos. Este trabajo esfácilmente asumible, pues la valoración de las principalesguías disponibles es una etapa recomendable al abordarcualquier proceso de elaboración de GPC, independien-temente del tema de la comorbilidad54.A la hora de definir las posibles intervenciones, a favor yen contra, que se han de tener en cuenta, resulta im-prescindible considerar, tal como se ha señalado previa-mente, el concepto payoff time o tiempo de rentabilidad.Es fácilmente entendible que el beneficio de la prescrip-ción de estatinas en un paciente muy anciano con pluri-patología y polimedicado no sea prioritaria y que conlleveuna recomendación en contra de sus usos44.Otro aspecto que hay que considerar son las conse-cuencias negativas, además de la falta de adherencia, encuanto a interacciones y a efectos secundarios que su-pone la introducción de múltiples fármacos68.21
  • 22. 226.4. Evaluación de la calidadde la evidenciaLa evaluación de la calidad es otro paso crucial.GRADE define la calidad de la evidencia en términos dela confianza de la que disponemos acerca de que elefecto observado es cierto. Esta confianza depende devarios factores, entre los cuales se encuentran el riesgode sesgo (por ejemplo, ocultamiento de la secuencia dealeatorización o el cegamiento en los ensayos clínicos,entre otros), la inconsistencia y la imprecisión de los re-sultados, si la evidencia es indirecta y si existe sesgo depublicación.En este sentido, y dada la escasa información disponibleespecífica para poblaciones con pluripatología, a me-nudo solo se accede a información no directamente apli-cable o evidencia indirecta69. Por tanto, al extrapolar laconfianza en los resultados (calidad de la evidencia), estaes menor y, por tanto, la incertidumbre mayor. El efecto,por tanto, de las patologías asociadas aumentará la pro-babilidad de un balance de los beneficios y riesgos másajustado, lo que incrementará a su vez la probabilidad deque se reduzca la fuerza de la recomendación.En una primera fase es necesario valorar si los estudiosidentificados incluyen las subpoblaciones de interés. Eneste sentido, para decidir si los resultados son aplicables,no solo es importante fijarse en los criterios de inclusión,sino en la población de pacientes finalmente incluida, ydecidir si esta es suficientemente parecida a nuestra sub-población de interés. Así mismo, aparte de la heteroge-neidad de la población incluida, es importante determinarsi los efectos de subgrupos identificados para determi-nadas subpoblaciones son creíbles70. Entre estos crite-rios para estimar la credibilidad de un efecto diferencialse incluyen factores como los siguientes: haber pro-puesto a priori una serie limitada de factores a explorar,haber determinado la dirección del efecto observado oque sea poco probable que este efecto sea debido alazar, entre otros70.Si el efecto observado puede ser creíble, nuestra con-fianza en el efecto observado será, en principio, similar ala que tengamos en el efecto sobre la población generaldel estudio. Por el contrario, si el efecto en el subgrupoes poco creíble, nuestra confianza en ese efecto diferen-cial disminuirá y, según GRADE, penalizaríamos la cali-dad por el hecho de disponer únicamente de evidenciaindirecta69.6.5. Valores y preferenciasInicialmente, como en el caso de las intervenciones dis-ponibles, es necesario realizar una búsqueda de la litera-tura disponible sobre este tema71. Si se realiza una bús-queda no restrictiva, se obtendrá información sobre losvalores y preferencias tanto de la patología principalcomo del clúster en el que se integra.Las guías con aspectos de comorbilidad deben hacer es-pecial énfasis, al igual que el resto de guías, en considerarlos valores y preferencias a la hora de elaborar las reco-mendaciones. El abordaje de pacientes con comorbilidado pluripatología necesita estar informado lo mejor posiblesobre este tema por tratarse de pacientes que muy fre-cuentemente necesitan priorizar entre múltiples trata-mientos y opciones diagnósticas. Por tanto, las preferen-cias y objetivos del paciente son cruciales.Así mismo, las guías deberían señalar que las preferen-cias de los pacientes han de tenerse en cuenta a la horade acordar los objetivos de las decisiones relacionadascon su salud. En el caso de estos pacientes, la prioriza-ción es compleja y muy sensible a las preferencias per-sonales, por lo que su papel es crucial71. Estas preferen-cias pueden condicionar, por ejemplo, los tratamientosutilizados, y a menudo necesitan modificarse con el pasodel tiempo, dependiendo de la evolución del paciente odel potencial pronóstico.Supongamos un paciente de 78 años con diabetes tipo2 de más de 10 años de evolución, artrosis, EPOC, car-diopatía isquémica y fumador. Si le aplicamos las GPCvigentes del NICE, podría recibir 11 medicaciones o más(citalopram, omeprazol, aspirina, lisinopril, simvastatina,paracetamol, ibuprofeno tópico, parches de nicotina,salbutamol, salmeterol, metformina, glipizida, etc.),nueve consejos sobre autocuidados (higiene del sueñode 20-30 minutos, ejercicio aeróbico, estiramientos mus-culares, dieta mediterránea, indicación de pérdida depeso, automonitorización de la glucemia, cuidado de lospies, programa para dejar de fumar) y necesitar más de40 contactos anuales con el sistema sanitario (médico yenfermera de atención primaria, intervenciones psicoso-ciales, analíticas, vacuna antigripal y neumococo, des-habituación tabáquica, rehabilitación pulmonar y articu-lar, cribado de la retinopatía, revisiones de neumología ycardiología de familia)62. El hecho de tener que tomarmúltiples tratamientos y de seguir múltiples recomenda-ciones de autocuidados incrementa de manera conside-rable los inconvenientes, con el consiguiente riesgo delincumplimiento24. Por todo ello, es crucial abordar todasestas posibilidades e implicaciones con los pacientes ysus cuidadores4.Es especialmente necesario explorar los valores y prefe-rencias de los pacientes y sus familias sobre muchas in-tervenciones basadas en la tecnología que se proponen
  • 23. 23como soluciones para los pacientes con pluripatología.Una de las propuestas más extendidas es la monitoriza-ción domiciliaria de la presión arterial (AMPA) mediantetelemedicina. Una revisión de la literatura nos dice quelos pacientes mayores de bajo nivel socioeconómico sonmenos proclives a usar la AMPA y la telemonitorización,y algunos incluso la rechazan72-75. Además, una de lascondiciones para adherirse a esta medida es que el feed-back sea asumido por el médico y la enfermera habitualde los pacientes72-75. Estas consideraciones serán muyútiles a la hora de matizar la recomendación para deter-minados grupos de pacientes de acuerdo con sus valo-res y preferencias.6.6. Balance entre el beneficio/riesgoy la carga de enfermedad paraobtener beneficio o daño netoEl balance entre el beneficio/riesgo y la carga de enfer-medad, en estas situaciones, deberá evaluar el beneficioneto en las subpoblaciones de interés. Es importante juz-gar de manera sistemática y ordenada las diferentes op-ciones y balances para poder formular las recomenda-ciones. Realizar un balance implica asignar un peso o unaimportancia a cada desenlace de interés, esto es, nece-sitamos considerar los valores y las preferencias de lospacientes.6.7. CostesEn relación con los costes, hay que diferenciar entre loscostes para el paciente y los costes para el sistema sani-tario. Respecto a los primeros, es importante tener encuenta que al ser necesarios muy a menudo múltiples tra-tamientos, que a menudo conllevan múltiples desplaza-mientos para visitas y pruebas (pérdida de días laborablestambién), el coste para el paciente puede ser importante.En este sentido, será necesario tenerlo en cuenta a la horade formular las recomendaciones y en la interacción concada paciente de manera individualizada24.En cuanto a los costes desde el punto de vista sanitario,será necesario evaluar la evidencia disponible sobre estetema. Esta es también a menudo muy escasa, por lo que,de nuevo, la confianza en su aplicabilidad e estas pobla-ciones suele ser incierta.6.8. FactibilidadLa factibilidad es otro factor a tener en cuenta, habitual-mente muy importante en este campo. Por ejemplo, lafactibilidad de la medicación o de los autocuidados esmuy relevante dada la complejidad a menudo de las pro-puestas en estos pacientes. En este sentido, puede serútil hacer hincapié en la discusión con el paciente y sufamilia sobre las opciones de estrategias más sencillas(una toma al día frente a una semanal), así como de susconsecuencias (por ejemplo, en términos de efectividado de coste).6.9. Formulación de recomendacionesA la hora de formular recomendaciones es necesario queestas sean específicas para la subpoblación de interésidentificada. Las recomendaciones deben estar lo másestructuradas posible, y describir la población de interés,las intervenciones y los comparadores. Así mismo, debende ser lo más claras y sencillas posible, pero proporcio-nando el detalle suficiente para que resulten autoex-plicativas y accionables.El sistema GRADE propone valorar cuatro factores prin-cipales para graduar la fuerza de las recomendaciones(calidad de la evidencia, balance beneficio/riesgo, va-lores y preferencias y costes)53,67,76,77. Estos factores,según cada caso, condicionarán las recomendacionesaumentando o disminuyendo las probabilidades de quesean fuertes o débiles. Por ejemplo, si la calidad esbaja, es más probable que la recomendación sea débil,y viceversa. Por otro lado, si los costes, ya sean para elpaciente o el sistema sanitario, son muy elevados, esmás probable que se formule una recomendación débil(y viceversa)78.6.10. Publicación y difusiónEntre los factores que juegan papeles relevantes en laimplantación de una GPC se incluyen los siguientes:la calidad de la propia GPC, los conocimientos, actitudesy rutinas de los profesionales sanitarios, las actitudes yconducta de los pacientes y las limitaciones organizati-vas y financieras79.Sin embargo, implementar mejoras en la atención a pa-cientes es un proceso complejo que requiere combinardiferentes estrategias a diferentes niveles del sistema sa-nitario e integrarlas, de manera adecuada, con las es-tructuras existentes80. Desde ese punto de vista, no bastacon que la GPC sea excelente; también ha de tener gransentido clínico, estar disponible en el punto de atenciónal paciente, ser de acceso y consulta sencillos y fácil-mente aplicable81. Para ello los formatos actuales máshabituales de las GPC, con textos exhaustivos y registrosde lectura plana, son, aunque necesarios, insuficientes81.Las recomendaciones para PP serán, al menos en princi-pio, relativamente escasas y, además de formar parte delos textos habituales, deberían presentarse en otros for-matos más accesibles en la práctica clínica diaria.
  • 24. CONFLICTO DE INTERESES: Pablo Alonso es miembro del grupo GRADE. Rafael Rotaeche es miembro delgrupo de investigación Kronikgune sobre gestión del conocimiento y participa en dos proyectos de la estrategiade cronicidad del País Vasco. La Sociedad Española de Medicina Interna ha recibido financiación de AstraZenecapara la realización de este documento. Emilio Casariego ha recibido honorarios por conferencias de otras empre-sas farmacéuticas.Una estrategia, ya conocida, es incluir mensajes con in-formación clínica relevante en las historias clínicas elec-trónicas, disponibles (o no, según decida el usuario)mientras los profesionales toman decisiones con suspacientes. Estos sistemas han mostrado tener un efectopositivo, aunque modesto82,83. Si bien una minoría deintervenciones es muy eficaz, es difícil establecer cuá-les son los mejores sistemas para mostrar la informa-ción y cómo funcionan. Es preciso disponer de nuevasinvestigaciones que analicen estos aspectos. Existenotros sistemas de ayuda en la toma de decisiones enpacientes con patología crónica, pero se necesitan nue-vos estudios que analicen tanto su valor como las es-trategias de implementación84-86.6.11. Implementación y monitorizaciónLa implementación y monitorización de recomendacionesdebe ser realista y acorde a las características intrínsecasde las subpoblaciones de interés. Hay que tener en cuentaque una de las estrategias más usadas en la implementa-ción de GPC es el audit y feed-back de la práctica clínicaa partir de indicadores extraídos de las GPC54,80. Porejemplo, la aplicación de indicadores de las GPC genera-les a poblaciones con elevada comorbilidad puede llevara situaciones de una excesiva medicalización y carga, da-ñina para el paciente y su entorno (cuidadores)45. Así, pro-bablemente el objetivo general de control metabólico deuna hemoglobina glicosilada del 7% no es aplicable a unpaciente anciano con múltiples patologías y un bajo nivelde apoyo psicosocial.Así mismo, estos indicadores, más específicos y realis-tas, deben ser lo suficientemente flexibles para tener encuenta las circunstancias únicas de cada paciente. Lasautoridades sanitarias deben ser especialmente cuida-dosas en la selección de indicadores adecuadamentesensibles a estas circunstancias.En este sentido, empiezan a desarrollarse indicadoresmás orientados a evaluar si la atención a los pacientescon pluripatología se realiza de forma coordinada entrela atención primaria y especializada que a valorar los pro-cesos o resultados de acuerdo con variables biológicas19.6.12. Investigación y futuroDada la situación actual, con escasez de estudios empí-ricos y en la metodología para la formulación de reco-mendaciones en estas poblaciones, es crucial realizarmás investigación. En concreto, el diseño de estudiosque incluyan específicamente las subpoblaciones de in-terés y que tengan la potencia adecuada para ofrecer re-sultados fiables para estos análisis de subgrupos.Así mismo, en nuestro entorno sería necesario que el ma-nual metodológico del programa nacional de elaboraciónde GPC87 incluya este tema de manera específica en supróxima actualización.24
  • 25. 1. Marengoni A. Prevalence and impact of chronic diseases and multimorbidityin the aging population: a clinical and epidemiological approach. StockholmKarolinska Institutet; 2008.2. Fortin M, Lapointe L, Hudon C, Vanasse A, Ntetu AL, Maltais D. Multimorbi-dity and quality of life in primary care: a systematic review. Health and Qua-lity of Life Outcomes. 2004;2:51.3. Zapatero A, Barba R. Estudio de un millón de altas hospitalarias en MedicinaInterna. Disponible en http://www.fesemi.org/documentos/1335540348/gru-pos/gestion/publicaciones/millon-altas.pdf.4. Shippee ND, Shah ND, May CR, Mair FS, Montori VM. Cumulative comple-xity: a functional, patient-centered model of patient complexity can improveresearch and practice. Journal of Clinical Epidemiology. Oct 2012;65(10):1041-1051.5. Ollero Baturone M, Álvarez M, Baron-Franco B, Bernabeu-Wittel M, CodinaA, Fernández-Moyano A. Atención al paciente pluripatológico. Proceso asis-tencial integrado. Segunda edición. Sevilla: Consejería de Salud de la Junta deAndalucía; 2007. Disponible en http://www.juntadeandalucia.es/salud/export/sites/csalud/galerias/documentos/p_3_p_3_procesos_asistenciales_integrados/pacientes_pluripatologicos/pluri.pdf.6. Bernabeu-Wittel M, Jadad A, Moreno-Gavino L, et al. Peeking through thecracks: an assessment of the prevalence, clinical characteristics and health-related quality of life (HRQoL) of people with polypathology in a hospital set-ting. Archives of Gerontology and Geriatrics. Sep-oct 2010;51(2):185-191.7. Bernabeu-Wittel M, Ollero-Baturone M, Ruiz-Cantero A, et al. Functional de-cline over 1-year follow-up in a multicenter cohort of polypathological pa-tients: a new approach to functional prognostication. International Journal ofGerontology. 2012;6(2):68-74.8. Bernabeu-Wittel M, Formiga F, Ollero-Baturone M. A new prognostic indexcentered on polypathological patients. The PROFUND index. The Journals ofGerontology. Series A, Biological Sciences and Medical Sciences. Dic 2011;66(12):1393-1394; author reply 1395-1396.9. Bernabeu-Wittel M, Ollero-Baturone M, Moreno-Gavino L, et al. Developmentof a new predictive model for polypathological patients. The PROFUND index.European Journal of Internal Medicine. Jun 2011;22(3):311-317.10. Moreno-Gavino L, Bernabeu-Wittel M, Álvarez-Tello M, et al. Sobrecarga sen-tida por la figura del cuidador principal en una cohorte de pacientes pluripa-tológicos. Atención Primaria / Sociedad Española de Medicina de Familia yComunitaria. Abr 2008;40(4):193-198.257.BIBLIOGRAFÍA
  • 26. 2611. Committee on Standards for Developing Trustworthy Clinical Practice Gui-delines. Clinical practice guidelines we can trust. Washington DC: Institute ofMedicine; 2011.12. Estrategia para el abordaje de la cronicidad en el Sistema Nacional de Salud.Madrid: Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad; 2012.13. Dicenso A, Bayley L, Haynes RB. Accessing pre-appraised evidence: fine-tu-ning the 5S model into a 6S model. Evidence-Based Nursing. Oct 2009;12(4):99-101.14. Westert GP, Satariano WA, Schellevis FG, van den Bos GA. Patterns of co-morbidity and the use of health services in the Dutch population. EuropeanJournal of Public Health. Dec 2001;11(4):365-372.15. Gijsen R, Hoeymans N, Schellevis FG, Ruwaard D, Satariano WA, van denBos GA. Causes and consequences of comorbidity: a review. Journal of Cli-nical Epidemiology. Jul 2001;54(7):661-674.16. Fried LP, Tangen CM, Walston J, et al. Frailty in older adults: evidence for aphenotype. The Journals of Gerontology. Series A, Biological Sciences andMedical Sciences. Mar 2001;56(3):M146-156.17. Medical Research Council (MRC). Cluster randomised trials: methodologicaland ethical considerations. London; 2002.18. Eccles M, Grimshaw J, Steen N, et al. The design and analysis of a randomi-zed controlled trial to evaluate computerized decision support in primary care:the COGENT study. Family Practice. 2000;17(2):180-186.19. Estrategia para afrontar el reto de la cronicidad en Euskadi. Vitoria-Gasteiz:Departamento de Sanidad y Consumo del Gobierno Vasco; 2010 [Acceso:junio de 2012]. Disponible en http://cronicidad.blog.euskadi.net.20. Feachem RG, Sekhri NK, White KL. Getting more for their dollar: a compari-son of the NHS with California’s Kaiser Permanente. BMJ. Ene 19 2002;324(7330):135-141.21. Barnett K, Mercer SW, Norbury M, Watt G, Wyke S, Guthrie B. Epidemiologyof multimorbidity and implications for health care, research, and medical edu-cation: a cross-sectional study. The Lancet. Jul 7 2012;380(9836):37-43.22. Marengoni A, Nobili A, Pirali C, et al. Comparison of disease clusters in twoelderly populations hospitalized in 2008 and 2010. Gerontology. Ene 25 2013.23. Orem D. Modelo de Orem. Conceptos de enfermería en la práctica. Barce-lona: Masson; 2003.24. May C, Montori VM, Mair FS. We need minimally disruptive medicine. BMJ.2009;339:b2803.25. Bermejo C, Martínez M. Factores, necesidades y motivaciones de los cuida-dores principales que influyen en el mantenimiento del cuidado de las per-sonas dependientes en el núcleo familiar. Nure Investigación. 2005;(11).26. Rogero-García J. Distribución en España del cuidado formal e informal a laspersonas de 65 y más años en situación de dependencia. Revista Españolade Salud Pública. May-Jun 2009;83(3):393-405.27. Rogero-García J. Los tiempos del cuidado. El impacto de la dependenciade los mayores en la vida cotidiana de sus cuidadores. Primera edición.
  • 27. 27Imserso; 2010. Colección Estudios Serie Dependencia, n.º 12011. PremioInfanta Cristina, 2009.28. Walsh K, Jones L, Tookman A, et al. Reducing emotional distress in peoplecaring for patients receiving specialist palliative care. Randomised trial. TheBritish Journal of Psychiatry: The Journal of Mental Science. Feb 2007;190:142-147.29. Teschendorf B, Schwartz C, Ferrans CE, O’Mara A, Novotny P, Sloan J. Ca-regiver role stress: when families become providers. Cancer Control: Journalof the Moffitt Cancer Center. Abr 2007;14(2):183-189.30. Schulz R, Beach SR. Caregiving as a risk factor for mortality: the CaregiverHealth Effects Study. JAMA: The Journal of the American Medical Associa-tion. Dic 15 1999;282(23):2215-2219.31. Goy E, Kansagara D, Freeman M. A systematic evidence review of interven-tions for non-professional caregivers of individuals with dementia. Washing-ton DC; 2010.32. Candy B, Jones L, Drake R, Leurent B, King M. Interventions for supportinginformal caregivers of patients in the terminal phase of a disease. CochraneDatabase of Systematic Reviews (Online). 2011(6):CD007617.33. Legg LA, Quinn TJ, Mahmood F, et al. Non-pharmacological interventions forcaregivers of stroke survivors. Cochrane Database of Systematic Reviews(Online). 2011(10):CD008179.34. Parker D, Mills S, Abbey J. Effectiveness of interventions that assist caregiversto support people with dementia living in the community: a systematic review.International Journal of Evidence-Based Healthcare. Jun 2008;6(2):137-172.35. González Mestre A, Fabrellas Padrés N, Agramunt Perelló M, RodríguezPérez E, Grifell Martín E. De paciente pasivo a paciente activo. ProgramaPaciente Experto del Institut Català de la Salut. Revista de Innovación Sa-nitaria y Atención Integrada. 2008 [Acceso: febrero de 2013];1(1):Article 3.Disponible en http://pub.bsalut.net/risai/vol1/iss1/3.36. Foster G, Taylor SJ, Eldridge SE, Ramsay J, Griffiths CJ. Self-managementeducation programmes by lay leaders for people with chronic conditions.Cochrane Database of Systematic Reviews (Online). 2007(4):CD005108.37. Herdman T, Edición NI. Diagnósticos enfermeros. Definiciones y clasificación2012-2014. Barcelona: Elsevier; 2012.38. Delgado Sánchez O, Anoz Jiménez L, Serrano Fabia A, Nicolás Pico J. Con-ciliación de la medicación. Medicina Clínica. Sep 15 2007;129(9):343-348.39. Villafaina Barroso A, Gavilán Moral E. Concepto de adecuación terapéutica.En: Gavilán Moral E, Villafaina Barroso A, eds. Polimedicación y salud: estra-tegias para la adecuación terapéutica. Plasencia: Laboratorio de PrácticasInnovadoras en Polimedicación y Salud;2011:112-119.40. Charlson ME, Pompei P, Ales KL, MacKenzie CR. A new method of classifyingprognostic comorbidity in longitudinal studies: development and validation.Journal of Chronic Diseases. 1987;40(5):373-383.41. Linn BS, Linn MW, Gurel L. Cumulative illness rating scale. Journal of theAmerican Geriatrics Society. May 1968;16(5):622-626.
  • 28. 2842. Greenfield S, Apolone G, McNeil BJ, Cleary PD. The importance of co-exis-tent disease in the occurrence of postoperative complications and one-yearrecovery in patients undergoing total hip replacement. Comorbidity and out-comes after hip replacement. Medical Care. Feb 1993;31(2):141-154.43. Kaplan MH, Feinstein AR. The importance of classifying initial co-morbidity inevaluating the outcome of diabetes mellitus. Journal of Chronic Diseases.Sep 1974;27(7-8):387-404.44. Braithwaite RS, Fiellin D, Justice AC. The payoff time: a flexible framework tohelp clinicians decide when patients with comorbid disease are not likelyto benefit from practice guidelines. Medical Care. Jun 2009;47(6):610-617.45. Boyd CM, Darer J, Boult C, Fried LP, Boult L, Wu AW. Clinical practice gui-delines and quality of care for older patients with multiple comorbid diseases:implications for pay for performance. JAMA: The Journal of the American Me-dical Association. Aug 10 2005;294(6):716-724.46. Medical Research Council (MRC). Developing and evaluating complex inter-ventions: new guidance. London: Medical Research Council; 2008. Disponi-ble en http://www.mrc.ac.uk/complexinterventionguidence.47. Contel JC, Muntane B, Camp L. La atención al paciente crónico en situación decomplejidad: el reto de construir un escenario de atención integrada. AtenciónPrimaria / Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria. Feb 2012;44(2):107-113.48. Alonso-Coello P, Irfan A, Sola I, et al. The quality of clinical practice guideli-nes over the last two decades: a systematic review of guideline appraisal stu-dies. Quality & Safety in Health Care. Dic 2010;19(6):e58.49. Kung J, Miller RR, Mackowiak PA. Failure of clinical practice guidelines tomeet institute of medicine standards: two more decades of little, if any, pro-gress. Archives of Internal Medicine. Oct 22 2012;1-6.50. Scottish Intercollegiate Guidelines Group. A guideline developers’ handbook.Edinburgh; 2008. SIGN Publication n.º 50.51. Brouwers MC, Kho ME, Browman GP, et al. AGREE II: advancing guidelinedevelopment, reporting and evaluation in health care. CMAJ: Canadian Me-dical Association journal = Journal de l’Association Medicale Canadienne.Dic 14 2010;182(18):E839-842.52. Atkins D, Eccles M, Flottorp S, et al. Systems for grading the quality of evi-dence and the strength of recommendations I: critical appraisal of existingapproaches The GRADE Working Group. BMC. Health Service Research.2004;4(1):38.53. Alonso-Coello P, Rigau D, Sola I, Martínez García L. La formulación de reco-mendaciones en salud: el sistema GRADE. Medicina Clínica. Dic 12 2012.54. Grupo de Trabajo sobre GPC. Elaboración de guías de práctica clínica en elSistema Nacional de Salud. Manual metodológico. Madrid: Plan Nacionalpara el SNS del MSC; 2006.55. Marzo Castillejo M, Rotaeche del Campo R, Basora Gallifa J. semFYC tam-bién adopta el sistema GRADE. Atención Primaria. Abr 2010;42(4):191-193.
  • 29. 2956. Schunemann HJ, Best D, Vist G, Oxman AD. Letters, numbers, symbols andwords: how to communicate grades of evidence and recommendations.CMAJ: Canadian Medical Association Journal = Journal de l’Association Me-dicale Canadienne. Sep 30 2003;169(7):677-680.57. Marzo M, Alonso P, Bonfill X. Guías de práctica clínica en España. MedicinaClínica. 2002;118(Supl 3):30-35.58. Navarro Puerto MA, Ruiz Romero F, Reyes DA, et al. ¿Las guías que nos guíanson fiables? Evaluación de las guías de práctica clínica españolas. RevistaClínica Española. 2005;205(11):533-540.59. Grupo de Trabajo sobre Actualización de GPC. Actualización de guías depráctica clínica en el Sistema Nacional de Salud. Manual metodológico. Plande Calidad para el SNS del Ministerio de Sanidad y Política Social. Madrid:Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud-I+CS; 2009. Guías de PrácticaClínica en el SNS: I+CS, n.º 2007/02-01.60. Grupo de trabajo sobre implementación de GPC. Implementación de guíasde práctica clínica en el Sistema Nacional de Salud. Manual metodológico.Plan de Calidad para el SNS del Ministerio de Sanidad y Política Social. Ma-drid: Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud-I+CS; 2009. Guías de Prác-tica Clínica en el SNS: I+CS, n.º 2007/02-02.61. Fortin M, Contant E, Savard C, Hudon C, Poitras ME, Almirall J. Canadianguidelines for clinical practice: an analysis of their quality and relevance to thecare of adults with comorbidity. BMC Family Practice. 2011;12:74.62. Hughes LD, McMurdo ME, Guthrie B. Guidelines for people not for diseases:the challenges of applying UK clinical guidelines to people with multimorbi-dity. Age and Ageing. Ene 2013;42(1):62-69.63. Lugtenberg M, Burgers JS, Clancy C, Westert GP, Schneider EC. Current gui-delines have limited applicability to patients with comorbid conditions: a syste-matic analysis of evidence-based guidelines. PloS One. 2011;6(10):e25987.64. Vitry AI, Zhang Y. Quality of Australian clinical guidelines and relevance to thecare of older people with multiple comorbid conditions. The Medical Journalof Australia. Oct 6 2008;189(7):360-365.65. Schunemann HJ, Woodhead M, Anzueto A, et al. A vision statement on gui-deline development for respiratory disease: the example of COPD. The Lan-cet. Feb 28 2009;373(9665):774-779.66. Fabbri LM, Boyd C, Boschetto P, et al. How to integrate multiple comorbidi-ties in guideline development: article 10 in integrating and coordinating effortsin COPD guideline development. An official ATS/ERS workshop report. Pro-ceedings of the American Thoracic Society. Dic 2012;9(5):274-281.67. Guyatt GH, Oxman AD, Vist GE, et al. GRADE: an emerging consensus on ra-ting quality of evidence and strength of recommendations. BMJ. Abr 26 2008;336(7650):924-926.68. Calderón-Larranaga A, Poblador-Plou B, González-Rubio F, Gimeno-Feliu LA,Abad-Díez JM, Prados-Torres A. Multimorbidity, polypharmacy, referrals, andadverse drug events: are we doing things well? The British Journal of GeneralPractice: The Journal of the Royal College of General Practitioners. Dic 2012;62(605):e821-826.
  • 30. 3069. Guyatt GH, Oxman AD, Kunz R, et al. GRADE guidelines: 8. Rating the qua-lity of evidence-indirectness. Journal of Clinical Epidemiology. Dic 2011;64(12):1303-1310.70. Sun X, Briel M, Walter SD, Guyatt GH. Is a subgroup effect believable? Up-dating criteria to evaluate the credibility of subgroup analyses. BMJ. 2010;340:c117.71. Grupo de trabajo de implicación de pacientes en el desarrollo de GPC. Im-plicación de pacientes en el desarrollo de guías de práctica clínica. Manualmetodológico. Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. InstitutoAragonés de Ciencias de la Salud-IACS. Guías de Práctica Clínica en el SNS:IACS, n.º 2010/01.72. Green BB, Anderson ML, Ralston JD, Catz S, Fishman PA, Cook AJ. Patientability and willingness to participate in a web-based intervention to improvehypertension control. Journal of Medical Internet Research. 2011;13(1):e1.73. Halifax NV, Cafazzo JA, Irvine MJ, et al. Telemanagement of hypertension: aqualitative assessment of patient and physician preferences. Canadian Jour-nal of Cardiology. May 15 2007;23(7):591-594.74. Jones MI, Greenfield SM, Bray EP, et al. Patients’ experiences of self-monito-ring blood pressure and self-titration of medication: the TASMINH2 trial qua-litative study. British Journal of General Practice. Feb 2012;62(595):e135-142.75. Terschuren C, Mensing M, Mekel OC. Is telemonitoring an option againstshortage of physicians in rural regions? Attitude towards telemedical devi-ces in the North Rhine-Westphalian health survey, Germany. BMC Health Ser-vices Research. 2012;12:95.76. Guyatt GH, Oxman AD, Kunz R, et al. Going from evidence to recommenda-tions. BMJ. May 10 2008;336(7652):1049-1051.77. Guyatt GH, Oxman AD, Kunz R, Vist GE, Falck-Ytter Y, Schunemann HJ.What is “quality of evidence” and why is it important to clinicians? BMJ. May3 2008;336(7651):995-998.78. Guyatt GH, Oxman AD, Kunz R, et al. Incorporating considerations of re-sources use into grading recommendations. BMJ. May 24 2008;336(7654):1170-1173.79. Grol R. Between evidence-based practice and total quality management:the implementation of cost-effective care. International Journal for Qualityin Health Care: Journal of the International Society for Quality in Health Care/ ISQua. Aug 2000;12(4):297-304.80. Grimshaw JM, Thomas RE, MacLennan G, et al. Effectiveness and efficiencyof guideline dissemination and implementation strategies. Health TechnologyAssessment (Winchester, England). 2004;8(6):III-72.81. Pérez Irazusta I, Torres E, Alcorta I, Etxeberría A, Rotaeche R, Reviriego E. Ex-ploración de barreras y facilitadores para la implementación de guías de prác-tica clínica: un estudio Delphi. Plan de Calidad para el Sistema Nacional deSalud del Ministerio de Sanidad y Política Social. Servicio de Evaluaciónde Tecnologías Sanitarias del País Vasco (Osteba); 2009. Informes de Eva-luación de Tecnologías Sanitarias OSTEBA, n.º 2007/5.
  • 31. 82. Holt TA, Thorogood M, Griffiths F. Changing clinical practice through patientspecific reminders available at the time of the clinical encounter: systematicreview and meta-analysis. Journal of General Internal Medicine. Ago 2012;27(8):974-984.83. Shojania KG, Jennings A, Mayhew A, Ramsay CR, Eccles MP, Grimshaw J.The effects of on-screen, point of care computer reminders on processes andoutcomes of care. Cochrane Database of Systematic Reviews (Online).2009(3):CD001096.84. Black AD, Car J, Pagliari C, et al. The impact of eHealth on the quality and sa-fety of health care: a systematic overview. PLoS Medicine. 2011;8(1):e1000387.85. Main C, Moxham T, Wyatt JC, Kay J, Anderson R, Stein K. Computerised de-cision support systems in order communication for diagnostic, screening ormonitoring test ordering: systematic reviews of the effects and cost-effecti-veness of systems. Health Technology Assessment (Winchester, England).Oct 2010;14(48):1-227.86. Roshanov PS, Misra S, Gerstein HC, et al. Computerized clinical decision sup-port systems for chronic disease management: a decision-maker-researcherpartnership systematic review. Implementation Science: IS. 2011;6:92.87. Rebbeck T, Maher CG, Refshauge KM. Evaluating two implementation stra-tegies for whiplash guidelines in physiotherapy: a cluster randomised trial.Australian Journal of Physiotherapy. 2006;52(3):165-174.31
  • 32. CON LA COLABORACIÓN DEESDCCV0247DESARROLLO DE GUÍASDE PRÁCTICA CLÍNICAEN PACIENTES CONCOMORBILIDAD YPLURIPATOLOGÍA