• Save
Etnobotanica 87 100
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Etnobotanica 87 100

on

  • 506 views

 

Statistics

Views

Total Views
506
Views on SlideShare
506
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Etnobotanica 87 100 Etnobotanica 87 100 Document Transcript

  • RevisionesLAS RAÍCES DE LA ETNOBOTÁNICA MEXICANA1Arturo Gómez-Pompa, Professor of Botany Emeritus, Department of Botany and PlantSciences, University of California Riverside y Asesor del Centro de InvestigacionesTropicales (CITRO), Universidad Veracruzana, Xalapa, Veracruz, MéxicoE-mail: floramex@ucr.edu__________1 Publicado originalmente en: S. Guevara, P. Moreno-Casasola y J. Rzedowski (compiladores). 1993. Logros yPerspectivas del Conocimiento de los Recursos Vegetales de México en vísperas del Siglo XXI. Instituto deEcología A, C. y Sociedad Botánica de México. pp. 26-37. Versión corregida y autorizada por el autor para ActaBiologica Panamensis. El autor conserva los derechos.En Panamá hay condiciones favorables para que la (no muy costosa) ciencia de la Etnobotánica sedesarrolle: sabiduría indígena y africana milenarias y variadas, mestizaje, alta diversidad vegetal, unexcelente herbario, muy buenos taxónomos, buenas carreteras, ríos y mares navegables. ActaBiologica Panamensis difunde entre sus lectores este documento, el cual además relata las dichas ydificultades del quehacer científico en un país similar al nuestro. Sin que debamos calcar el ejemplomexicano, este artículo invita a la reflexión y a la acción para que desarrollemos una ciencia queofrece grandes oportunidades. (Edgardo I. Garrido-Pérez, Co-editor en jefe -ABP).__________Agradezco al Dr. Jerzy Rzedowskila amable invitación para presentar unavisión histórica de la botánica mexicana eneste importante evento. Este tema, tanimportante, me pareció fuera de mialcance, sin embargo acepté preparar unavisión de una parte muy importante de labotánica mexicana: la etnobotánica.Los estudios etnobotánicos sin dudaalguna ocupan un lugar prominente en laciencia mexicana. En este mismo evento sepresentarán tres trabajos relacionados conesta disciplina. Los científicos mexicanoshan logrado mantenerse en la vanguardiaen estos estudios a la par con científicos deotros países. Las razones para que estohaya sucedido son múltiples: a). Ladiversidad biológica, ecológica y culturalde México. b). La presencia de unaincipiente, pero agresiva y socialmentecomprometida, comunidad científica queha decidido dedicarse a estos temas(Toledo 1982, Gómez-Pompa 1982). c). Lanotable diversidad de científicos que lapractican, entre ellos: biólogos,agrónomos, antropólogos, arqueólogos ygeógrafos. Pero, su éxito se debeprincipalmente a que este tipo deinvestigación no requiere de laboratorioscon equipo costoso, lo que requiere estener ideas claras del tema por investigar ydecidirse a hacerlo en serio y convocación.La etnobotánica concebida porBarrera (1979), como "el estudio de lassabidurías botánicas tradicionales" debeincluir también el proceso mismo de laadquisición del conocimiento, su evoluciónen el tiempo y su validación dentro delcontexto de la ciencia experimental.Lo que es notable en México es lariqueza de conocimientos que aúnconservan las diversas étnias del país, al87
  • mismo tiempo que existe una comunidadcientífica incipiente que se ha percatado dela importancia de este hecho. Mucho se haperdido del conocimiento tradicional pre-hispánico, sin embargo los grupossobrevivientes a la conquista hanconservado y enriquecido el conocimientotradicional y lo han ido transmitiendo a lasnuevas generaciones. Esto se ha dado apesar de los embates del México modernopor "modernizar” a los grupos étnicos. Aúnmas notable que esta riqueza, es el hechode que lo que hoy estamos descubriendo essólo una muestra del legado cultural quedejaron las impresionantes culturas pre-cortesianas.El conocimiento tradicional quehoy descubrimos es el resultado deinnumerables observaciones yexperimentos empíricos de generacionesde estudiosos observadores de lanaturaleza. Ellos registraban y transmitíansus conocimientos a las nuevasgeneraciones, a través de sus estelas,códices o a través de las enseñanzasverbales. Los "tlamatine" ("aquel que sabealgo"), según Portilla (1963) eran lossabios nahuas responsables de componer,pintar, conocer y enseñar los cantos ypoemas en que preservaron suconocimiento científico:Acta Biologica Panamensis Vol.1, 87-100Ellos eran muy familiares con elconcepto de un sistema empírico delconocimiento y lo contrastaban con lossistemas "falsos" usados por loscharlatanes y simuladores (Portilla 1963).Sin lugar a dudas el proceso cognositivo noera muy diferente de lo que hoyconocemos como "Ciencia" y debeconsiderársele como un verdadero procesocientífico además de filosófico.Si tomamos en consideración elavance de la ciencia europea en ese mismotiempo es muy posible que la cienciaestaba más avanzada en el México pre-cortesiano. Baste mencionar los numerososJardínes Botánicos y Zoológicos queexistían y que fueron descritos por loscronistas. En Europa aún no se les conocía.Las clasificaciones de plantas y animaleseran muy avanzadas e incluían datos deusos, propiedades, formas y ecología.La conquista y los conquistadores(hasta la fecha) no han podido sustituir losconocimientos tradicionales provenientesde la Ciencia pre-hispánica. Aún más, lasculturas tradicionales mexicanas no sólohan conservado buena parte de esosconocimientos sino que los han ampliadocon nuevos conocimientos de la cienciapost-hispánica hasta la actualidad. Muchasplantas introducidas de diversoscontinentes tienen ahora nuevos usos ynombres indígenas. Muchos cultivares hansido adoptados, seleccionados y mejoradospor los grupos étnicos de México.El sabio: una luz, una tea,una gruesa tea que no ahúma.Suya es la tinta negra y roja,de él son los códices, de él son los códices.Se fija en las cosas,regula su camino,dispone y ordena.Aplica su luz sobre el mundo.Conoce lo (que está) sobre nosotrosy, la región de los muertos.Informantes de Sahagún,Códice Matritense de la Real AcademiaVol. VIII, fol. 118 r.Según Portilla (1961)Todo esto nos da la materia prima yla razón de ser de la etnobotánicamexicana. La etnobotánica no hace otracosa que reconocer la existencia de unaverdadera ciencia botánica prehispánica.De ella sólo conocemos algunos de susproductos: los nombres, usos y otrosconocimientos de las especies, y tambiénlos cultivares que nos legaron: maíz, cacao,88
  • frijol, etc. Sin embargo, conocemos muypoco de los procesos cognositivosinvolucrados en el descubrimiento yacumulación del conocimiento. HernándezXolocotzi reconoció esto en un discurso enla Sociedad Mexicana de Historia Naturalen 1960 en el que sugería que paraentender nuestro desarrollo social eranecesario estudiar: "Los conocimientoscientíficos del indígena, especialmente enel campo de las ciencias naturales como lasistemática, la edafología y el uso de latierra".Poco después de la conquista hubouna lamentable pérdida brusca de losconocimientos y de las gentes responsablesde ellos. La destrucción de códices y lamuerte de los científicos y sabios localespor enfermedades y violencia fueronpérdidas irreparables. La existencia de esossabios ha sido ampliamente documentadaen los códices y en los escritos de losconquistadores. En la historia de la NaciónChichimeca Ixtlixochitl Portilla (1963)escribió:Aunado a esto tenemos queentender que los conquistadores no eranhombres ilustrados y por lo tantodificilmente entendían la importancia delos conocimientos indígenas. Incluso lossabios españoles que luego vinieron pararelatar las cosas de la Nueva España serestringieron a conocer los usos de lasplantas y los animales y no a indagaraspectos más profundos de la CienciaRevisionesindígena. Es como si hoy en díaenviaramos a una persona con educaciónlimitada a describir lo que hacen losProfesores de una Universidad avanzadadel primer mundo. Sus observacionesserían muy superficiales y no reflejarían elavance de los conocimientos.La etnobotánica moderna no debesólo registrar los conocimientos de lasculturas actuales, sino también interpretarestos conocimientos como parte de unproceso histórico de acumulación deconocimiento que se ha interrumpido envarias ocasiones. Esto convierte aletnobotánico en un historiador y quizás enun filósofo de la Ciencia empírica,incluyendo a la prehispánica.A continuación haré un relato “avuelo de pájaro” de lo que a mi parecerfueron los acontecimientos másimportantes relacionados con laetnobotánica mexicana.Uno de los aspectos que más llamóla atención de los conquistadores fue laflora y fauna americana: plantas y animalesdesconocidos; cultivos nuevos en sistemasagrícolas extraños en ambientes ecológicosmuy distintos a los de Europa.Y finalmente, los filósofos y sabios teníana su cargo escribir todas las ciencias delas que tenían conocimiento y de las queellos habían logrado entender, y laenseñanza de memoria de todas lascanciones que preservaron sus ciencias ehistorias. Todo ésto cambió con la caídade los reyes y señores y con el sufrimientoy persecuciones de sus descendientes.Fray Diego de Landa escribió losiguiente sobre los mayas de Yucatán(Landa 1566): "tienen otros tantos árbolesy de todo servicio y provecho, queespanta...", incluso tienen "huertossagrados en los que cultivan muchosárboles, como el cacao". Por cierto, lapresencia de cacao en la zona norte de laPenínsula fue considerada como un errorde los cronistas, ya que el cacao requierezonas más húmedas; sin embargo, lapresencia de cacao en esa región ha sidoconfirmada y constituye un caso más decontinuidad biológica y cultural (Gómez-Pompa et al. 1991).89
  • Los españoles manifestaron uninterés especial por los usos medicinales deesta nueva flora, lo cual era muyimportante ya que en ese tiempo en Europala medicina estaba basadafundamentalmente en plantas medicinales.La búsqueda de nuevos medicamentos parala cura de enfermedades incurables era tanimportante como hoy en día.El primer relato científicopublicado sobre las plantas americanas selo debemos al médico sevillano NicolásMonardes quién en 1569 escribió el primertratado de las plantas medicinales de laNueva España (Monardes 1565, Boxer1963). Lo interesante de esta obra es quesu autor nunca viajó a la Nueva España. Éldescribió las plantas que le llegaron a susmanos y que trataba de cultivar en unJardín Botánico dedicado a este fin(Somolinos 1971). La información laobtuvo de capitanes de barcos, misioneros,y viajeros. La información sobre lasplantas la obtenía también porcorrespondencia con viajeros a la NuevaEspaña (Emmart 1940). En esta obra sedescriben por primera vez la pimientagorda, la caña fístula, la raíz deMichoacán, el tabaco, el sasafrás, la piña,la guayaba, la coca y la escorzonera.Debido a la excelente descripción de estasnuevas drogas vegetales, a Monardes se leconsidera como uno de los más notablesprecursores de la farmacognosiaamericana.Una obra aún mas notable sobre lasplantas medicinales americanas se ladebemos a dos mexicanos: el médicoindígena Martín de la Cruz y el traductorJuan Badiano, un indígena de Xochimilco.Esta obra es conocida como el "ManuscritoBadiano" (Emmart 1940). Fue escrito pordos de los más notables alumnos delColegio de Santa Cruz de Tlaltelolco en laCiudad de México: de la Cruz y Badiano.Acta Biologica Panamensis Vol.1, 87-100A sólo 30 años de la conquista, losfranciscanos que manejaban el colegiodecidieron hacer un obsequio a los altosfuncionarios para llamar su atención yconseguir mayor apoyo a su Colegio.Existen dos versiones, una dice que la obraera para el Emperador Carlos V(Somolinos 1971) y otra que la obra fueconcebida para obsequiarla al hijo delVirrey Don Antonio de Mendoza (GrobetPalacio 1983). El libro, bellamente escritoe ilustrado, lujosamente encuadernado, fueescrito por los autores en su propia lenguay con una traducción al Latín.Lo más notable de este trabajo, esque la obra no fue descubierta en labiblioteca del Vaticano sino hasta 1929 porel Prof. Charles Upson Clark (Isis. Vol. 13.1929-1930. p. 76) y bellamentereproducido y estudiado por Emmart. Muyrecientemente, en 1990, el original fuedevuelto a México por el Vaticano,sentando con esto un precedente digno deelogio (Kumate 1990).Este manuscrito constituye el másimportante documento de la medicinaazteca sin interpretación alguna. Martín dela Cruz lo escribe en Azteca y JuanBadiano lo traduce al Latín. Lasilustraciones probablemente fueron hechaspor ambos.La identificación botánica de lasplantas del Badiano es aún muy incompleta(Miranda y Valdés 1964), como lo estambién la evaluación científica de suspropiedades.Otro notable trabajo etnobotánicolo realizó el fraile franciscano BernardinoSahagún (1555). En 1559 recibió la ordende escribir en lengua mexicana aquello quepudiera ser útil para la conversión alcristianismo de los indios. Sahagún, en sucalidad de instructor del Colegio Imperialde Santa Cruz de Tlaltelolco, produjo unade las más grandes obras etnográficas del90
  • México en el inicio de la Colonia. En esteimpresionante trabajo encontramosevidencias de la sofisticación de la cienciaagrícola y botánica de las culturasindígenas prehispánicas. En el Libro 10 delCódice Florentino, Sahagún describe losdistintos tipos de gente que existían, lasclases de ocupación y las características delas mismas. En el Capítulo 12 describe alhortelano de esta manera:Un hecho importante de estepárrafo es que el hortelano es un lector delibros. Sólo se menciona claramente a otraclase de persona conocedora de libros: lossabiosMucho se puede hablar de la obrade Sahagún y mucho queda por investigarde la misma. Pero sin lugar a dudas, jugóun papel fundamental en la valoración delos conocimientos de las culturas pre-cortesianas.Es probable que estas obrasinfluyeron en el Emperador Felipe II parafinanciar una de las más importantesexpediciones botánicas de la época: laexpedición de Francisco Hernández,protomédico general de las Indias, Islas,Tierra Firme y Oceano. La expedición seinició en 1571 (Grobet 1983).RevisionesSu principal objetivo fue el escribir unahistoria natural de la Nueva España yestudiar la medicina indígena en todos susaspectos, así también sobre la culturaprehispánica, la historia y las condicionespolíticas de los nuevos territorios(Somolinos 1971, Lozoya 1982).Hernández viajó por muchas partes enMéxico y recogió mucha informaciónetnobotánica. El producto final de sus ochoaños de trabajo consistió en 22 cuerpos delibros bellamente empastados, que sesumaban a los 16 que envió previamente,68 talegas de semillas y raíces parasembrar, 8 barriles y 4 cubetas con árbolespara transplantar, además de otrosmateriales y documentos (Somolinos1971).El hortelano tiene de oficio sembrarsemillas, plantas y árboles, hacer eras, ycavar y mollir bien la tierra. El buenhortelano suele ser discreto, cuidadoso,prudente, de buen juicio, y tener cuentapor el libro con el tiempo, con el mes ycon el año.Los primeros 16 hermososvolúmenes fueron entregados al Rey en1576 quién sumamente complacido por labelleza de la obra y en especial de losdibujos, los donó a la Biblioteca delEscorial. Lamentablemente dichabiblioteca se quemó en 1671 y los librosoriginales se perdieron para siempre. Eltrabajo de Hernández se recuperóparcialmente gracias a un curioso ydiscutido acontecimiento. El Rey Felipe IIenvió el trabajo de Hernández a su médicode Cámara Nardo Antonio Recco (undesconocido médico italiano) para querevisara y resumiera la obra, en especial enlo que respecta a los productosmedicinales, para su posterior publicación.Esto se hizo en 1649-1650 con el título de"Rerum Medicarum. Novae Hispaniae.Thesaurus seu Plantorum AnimaliumMineralium Mexicanorum". A pesar de lasterribles mutilaciones de Recco a la obrade Hernández, este trabajo despertó ungran interés en la comunidad médicaeuropea. Hubo mucho interés por conocerla obra original, pero no se pudo por elincendio antes mencionado.El sabio es como lumbre o hachagrande, espejo luciente y pulido deambas partes, buen dechado de los otrosentendido y leído; también es comocamino y guía para los demás...91
  • Pero la historia no termina aquí:cinco borradores del manuscrito deHernández se encontraron en el ColegioImperial de Madrid. El Rey Carlos IIIencargó al Director del Jardín Botánico deMadrid, Casimiro Gómez Ortega lapublicación de la obra de Hernández. Estaedición incompleta de la obra deHernández se publicó en 1790 y se conocecomo la Edición Matritense.Una copia de la versión de Reccoinexplicablemente apareció en las manosde un fraile francisco Xímenez deHuaxtepec. El tradujo la obra al español yañadió sus propias experiencias y con ellopublicó en México en 1615 la obra "CuatroLibros de la Naturaleza y Virtude de lasPlantas y Animales que están receuidos enel uso de Medicina en la Nueva España yla methodo, y corrección, y preparacion,que para administrarlas se requiere conloque el Doctor Francisco Hernandezescribio en Lengua Latina".La obra de Hernández al igual quela de de la Cruz-Badiano y la de Sahagúnno ha sido suficientemente estudiada. Laidentificación botánica de la obra deHernández fue realizada por variosbotánicos del Instituto de Biología de laUNAM (Valdés y Flores 1985), sinembargo, faltan de identificarse conprecisión muchas plantas y desde luegofalta la evaluación científica de suspropiedades.Por casi 100 años no ocurre nadanotable en la botánica mexicana. Sinembargo en la botánica europeaexperimentaba una revolución iniciada porel naturalista sueco: Carolus Linnaeus. En1753 publica sus dos volúmenes de susSpecies Plantarum.En España se redescubren los 5volúmenes de la obra de Hernández antesActa Biologica Panamensis Vol.1, 87-100mencionados y se da la noticia al ReyCarlos III, quién era un aprendiz delsistema binominal linneano.En este contexto se nombra unaComisión de naturalistas para explorar laAmérica Septentrional y al mismo tiempose crea el Jardín Botánico de Madrid.La coordinación de la expediciónbotánica estubo a cargo de Don Martín deSessé y se nombraron dos notables pintoresAtanasio Echeverría y Juan Cerdá.Los estudios formales de Botánicaen México se inician con la llegada de estaexpedición y el 1o de Mayo de 1786 seinicia formalmente la cátedra de Botánicaen la Real y Pontificia Universidad de laCiudad de México con un discurso de DonMartín de Sessé.Uno de los más notables estudiantesde esa catedra fué don José MarianoMociño y Losada, joven galeno que prontose unió a las múltiples expediciones portodo el país por cerca de 7 años. Lo únicoque quiero incluir en este trabajo, ya queestos personajes están tratados en otrocapítulos de este libro, es que el frutoprincipal de su obra fueron cientos dedibujos a color que estuvieron perdidos porcerca de 200 años y que aparecieronrecientemente en España y fueronadquiridos por la Biblioteca Hunt dePittsburgh.El INIREB (Instituto Nacional deInvestigaciones sobre Recursos Bióticos)inició pláticas para adquirir una copiacompleta fotográfica de los dibujos y logrópublicar por primera vez una muestra delos dibujos originales de la obra de Sessé yMociño, gracias a una afortunadacoincidencia. INIREB había promovido lapublicación de un libro sobre la vida deMociño realizado por Don René Grobet.Estando listo para encuadernarse me llególa noticia del hallazgo de los dibujos. Me92
  • puse en contacto con la Biblioteca Hunt ynos obsequiaron una muestra de losdibujos que se publicaron en el libro deGrobet.La siguiente etapa importante en laetnobotánica mexicana se dá en el Méxicoindependiente con la creación del InstitutoMédico Nacional en 1890 con una misiónespecial: estudiar científicamente lasplantas medicinales.Este prestigioso Instituto tuvo unabrillante y larga trayectoria científicaplasmada en múltiples publicaciones en lasnotables revistas científicas de la época: LaNaturaleza y los Anales del InstitutoMédico Nacional. El Instituto cerró en1915 en medio de una álgida discusión.Notables científicos de esa instituciónfueron: Fernando Altamirano que fuedirector del Instituto y autor de múltiplespublicaciones sobre plantas medicinales,Alfonso Herrera (padre) uno de los másnotables biólogos en la historia de México,Francisco Río de la Loza notabilísimoquímico de plantas entre otros muchos.Alfonso Herrera (padre) publica en1921 la Farmacopea Latino Americana endonde se recopila toda la informaciónconocida sobre plantas medicinales, su uso,composición química, dosificación, etc.El Instituto Médico Nacional inicióun herbario que es el precursor del actualHerbario Nacional de México. En sus 27años de existencia este Instituto fue sinduda uno de los más serios centroscientíficos de esa época.Durante el periodo inicialrevolucionario el Instituto decaenotablemente y en 1915 se cierra y setransforma en la Dirección de EstudiosRevisionesBiológicos dentro de la Secretaría deFomento, Colonización e Industria. En estaDirección se agrupo también al MuseoNacional de Historia Natural y la ComisiónGeográfico Exploradora. A la cabeza senombra a Alfonso L. Herrera (hijo), quiénademás de ser un notable científico era unsimpatizante de la revolución mexicana(Beltrán 1977).Época brillante de expansión de labiología mexicana y continuación de lainvestigación etnbotánica. Se crea laprimera estación biológica marina, unparque zoológico (Chapultepec), y unjardín botánico (Chapultepec), seexperimenta sobre el origen de la vida, seinicia el primer movimientoconservacionista. Se imprime undinamismo poco conocido para la biologíaen MéxicoLaboran en esta Dirección tresbotánicos importantes: MaximinoMartínez, Caziano Conzati e IsaacOchoterena. M. Martínez en 1928 publicalas plantas útiles de México, en 1927 elCatálogo de nombres vulgares y científicosde las plantas mexicanas.En 1929 desaparece la Dirección deEstudios Biológicos y hereda susinstalaciones y colecciones el Instituto deBiología de la UNAM y al frente de él, elDr. Isaac Ochoterena reemplazadoposteriormente por el Dr. Roberto Llamas.Los casi 40 años de esa institución puedencalificarse como grises para lainvestigación botánica. Durante muchosaños el único sobreviviente del augeetnobotánico fue el Prof. MaximinoMartínez quién publica en 1939 las plantasmedicinales de México. Su trabajo al igualque el de A. Herrera es principalmentebibliográfico y no de campo. Sin embargosus libros siguen siendo obras ampliamenteconsultadas.93
  • Por muchos años el Instituto deBiología se mantuvo alejado del augeetnobotánico de México. Muchosetnobotánicos extranjeros hicieron suentrada a esta especialidad. Notablescontribuciones fueron las de Roys,Redfield y Villarojas en Yucatán, Kelly yPalerm en la zona Totonaca, Schultes yReko en Oaxaca, Pennington y Bye enChihuahua, Berlin en Chiapas, Alcorn enlas Hustecas entre muchos otros. Otranotable contribución fue la de FaustinoMiranda en Chiapas con su obra "Lavegetación de Chiapas" en donde se haceuna descripción de los usos y nombrescomunes de muchas especies chiapanecas.La etnobotánica moderna mexicanatiene su origen en la Comisión de Estudiossobre Dioscoreas. Siendo su gestorprincipal el Ing. Efraím HernándezXolocotzi (Hernández 1985).Sin embargo, el trabajo de laComisión de Dioscoreas tiene suantecedente más importante en la obra: LosRecursos Naturales del Sureste y suAprovechamiento patrocinada por elIMERNAR bajo la dirección de EnriqueBeltrán (Beltrán 1959). En esta obra el Ing.Hernández Xolocotzi describe el sistemade roza-tumba-quema y los notablesconocimientos de los campesinos mayas.En este trabajo se sientan las bases de loque ahora es la escuela mexicana de laetnobotánica y la etnoecología.Fue en 1959 cuando se inicia laépoca moderna de la etnobotánica o quizámás apropiadamente de la botánica. Seinicia con la creación de la Comisión deDioscoreas dentro del Instituto Nacional deInvestigaciones Forestales (INIF) por elmismo Dr. Enrique Beltrán entoncesSubsecretario Forestal. El objetivo de laComisión fue estudiar la ecología del"barbasco" y de otras especies del géneroActa Biologica Panamensis Vol.1, 87-100Dioscorea que se usaban para lafabricación de esteroides. Los asesores delproyecto y directores intelectuales fueronel Ing. Hernández Xolocotzi y el Dr.Faustino Miranda.Uno de los más impresionantesdescubrimientos de la Comisión fueencontrar la relación entre el barbasco y lasmilpas. Esta relación fue captada y prontose iniciaron investigaciones dirigidas aentender con mayor precisión esta relación.Dos trabajos exploratorios se hacen unopor Alberto Güerere (1964), quién publicasu tesis de Maestría sobre "El uso potencialde los recursos renovables en regionestropicales. Un intento de aplicación en laregión de Tuxtepec, Oaxaca, México" endonde trata de plantear una forma másordenada y conservacionista del uso de losrecursos naturales de la región.Desafortunadamente esta línea deinvestigación sobre planeación ecológicaregional no continuó.Sin embargo se decidió explorarotro enfoque menos general y basado en elestudio de un Ejido en el que se habíavenido trabajando: el Ejido Benito Juárezen Sebastopol, Oax. Miguel AngelMartínez Alfaro se hizo cargo de lainvestigación, y con gran vocación yentusiasmo realizó el estudio amplio de lainteracción de los Ejidatarios con el medioambiente, incluyendo el uso de losrecursos, la agricultura, etc. El trabajo lopublicó el INIF con el título "EcologíaHumana en el Ejido Benito Juárez" ymarcó un importante inicio en esta línea deinvestigación (Martínez 1970).Varios proyectos etnobotánicos sedesarrollaron a partir de esa época. Entrelos más notables destacan los estudiosetnobotánicos en Balzapote, que nacen dela confrontación entre la Estación deBiología de los Tuxtlas de la UNAM con94
  • los problemas de los campesinos de lazona. En ese tiempo tenía a mi cargo laestación como Jefe del departamento deBotánica. Se pensó que era necesario tenerun mejor conocimiento de las comunidadescampesinas y con ello lograr unentendimiento del papel de lasinterelaciones entre la Estación y loscampesinos y con ello evitar un conflictomayor. Victor Toledo quién estuvo comoJefe de la Estación por un tiempodesarrolló un nuevo enfoque teórico sobrela relación entre el medio natural y elmedio transformado basado en susinvestigaciones en Los Tuxtlas encolaboración con alumnos de un curso deBiología de Campo de la Facultad deCiencias de la UNAM (Toledo et al. 1972).Posteriormente el mismo enfoque esseguido por varios de sus colegas yestudiantes.Un grupo de estudiantes yprofesores de la Facultad de Cienciasencabezados por Montserrat Gispert seinteresó por el proyecto y con ello se iniciaeste proyecto etnobotánico (Gispert et al.1978). Desafortunadamente el proyecto hapublicado poco y la mayor parte han sidotesis profesionales de escasa distribución.Otro capítulo importante de laetnobotánica se da en el estudio de laregión de Uxpanapa (Gómez-Pompa,1979). Ante el bien conocido conflicto quese dió entre los funcionarios responsablesdel proyecto de desmonte y reacomodo delos campesinos desplazados por la PresaCerro de Oro, se tuvo la necesidad debuscar en un corto plazo información paraapoyar las recomendaciones que tantacontroversia levantaron. Con ello nace elproyecto etnobotánico de Uxpanapa en elEjido Agustín Melgar. La idea básica eraobtener la información y experiencia deluso y manejo de los recursos en la zona porcampesinos que ya tenían tiempo en elRevisionessitio. Se buscó también tener sus opinionessobre el programa mismo de colonización.El investigador responsable fue JavierCaballero, quién desarrolla su tesis delicenciatura en este proyecto. Variosestudiantes de la Facultad de Cienciasparticiparon en proyectos de campo bajo laasesoría de Victor Toledo, los cualesfueron publicados por INIREB en laprestigiada revista Biotica, convirtiéndoseen clásicos de la literatura etnobotánicamexicana (Toledo et al.,1978, Caballero etal. 1978).Muchos otros trabajos se han hechoen estas mismas líneas por diversosinvestigadores mexicanos.Desafortunadamente pocas publicacioneshan aparecido.Varios de los etnobotánicos antesmencionados se han reagrupado dentro delJardín Botánico y el Instituto de Biologíade la UNAM desde donde están haciendouna labor muy importante y formando unode los grupos más sólidos de investigaciónetnobotánica de México.La última etapa a la que me referiréen esta rápida vista de la etnobotánica enMéxico son los trabajos etnobotánicosapoyados y realizados por INIREB(Gómez-Pompa y Giddings 1986). ElInstituto de Investigaciones sobre RecursosBióticos a mi manera de ver fue un dignosucesor de los prestigiados centros deinvestigación aplicada mencionadosanteriormente y al igual que ellos tiene untriste final.Varios proyectos de INIREB sondignos de mención ya que también fueronpioneros y en cierta forma marcan avancesinnovadores a nivel internacional.El primero es el banco de datoscomputarizados de la flora útil de México95
  • que me tocó iniciar en INIREB con laparticipación de varios estudiantes de laUNAM y posteriormente de la UniversidadVeracruzana (Avendaño 1981). Este bancofue la continuación del trabajo derecopilación bibliográfica de los usos delas plantas en México iniciado por elInstituto Médico Nacional.Desafortunadamente no se ha continuadoel trabajo y espero que alguna instituciónlo retome y le dé el apoyo que se merece.Otro proyecto innovador fue laexperiencia de transferencia deconocimiento y tecnología tradicional altrópico (Gómez-Pompa y Jiménez-Osornio1989). Este trabajo que podría llamar deetnobotánica aplicada. Esta investigaciónha sido una contribución de gran impactointernacional. Experiencias similares seestán llevando a cabo en Ecuador, Perú,Singapur y Rwanda. En todos los casos serefieren a nuestro trabajo como el pionero.A mi parecer lo más importante de nuestracontribución es la revaloración de losconocimientos tradicionales y suaplicación al desarrollo.Otra investigación de etnobotánicaaplicada en INIREB por Silvia del Amo ycontinuada por Gestión de Ecosistemas A.C. se ha venido realizando en UxpanapaVeracruz. Es un proyecto de investigaciónagroforestal muy ambicioso que consisteen manejar la vegetación secundaria apartir de milpas manejadas y de acahualesde corta edad (Caamal y del Amo 1987, delAmo 1991).Por último debo mencionar laetnoflora yucatanense (Sosa et al. 1985).Proyecto concebido con la idea de hacer uninventario computarizado de la sabiduríabotánica de los mayas actuales. Parallevarlo a cabo se decidió buscar lacontribución de investigadores empíricosmayas que formarían parte del equipo deActa Biologica Panamensis Vol.1, 87-100investigación junto con estudiantes de laMaestría del INIREB -que por cierto, hasido el semillero más importante de nuevosetnobotánicos no sólo mexicanos sinovarios latinoamericanos-. El trabajo enYucatán se realizó con gran éxito y logrótambién atraer el interés de la comunidadcientífica mundial. Varias contribucionesimportantes fueron publicadas por esteproyecto y quizá una de las másimportantes contribuciones fue la dereplantear el papel de los campesinosmayas actuales y del pasado en lacomposición florística de las selvas(Barrera et al. 1976, Gómez-Pompa 1987).Afortunadamente el proyecto ha sidoretomado por Salvador Flores de laUniversidad Autónoma de Yucatán con mientusiasta colaboración desde laUniversidad de California en Riverside.La etnobotánica mexicana, yporque que no decirlo, la biologíamexicana sufre un terrible descalabro conel cierre de INIREB y la cancelación desus proyectos aplicados. Quizá por estar enXalapa, en la sede de lo que fue uno de misgrandes sueños, debo manifestar mitristeza por lo que pudo haber sido y nofue, y mi satisfacción de ver que mucho delo realizado fue pionero y se adelantó altiempo. Con el cierre de INIREBdesaparacieron proyectos importantes debotánica aplicada, sin embargo, mucho sepublicó y toca a las siguientesgeneraciones retomar lo positivo y explorarnuevas ideas.La declinación y cierre de INIREBme recuerda lo que aconteció con elInstituto Médico Nacional al ser retomadopor la Dirección de Estudios Biológicos.La única diferencia es que se hizo en losinicios apasionantes de la Revoluciónmexicana y la de INIREB en la lamentabledeclinación de la misma.96
  • El nicho de la botánica aplicada haquedado vacío y si algo puedo recomendares precisamente insistir en la importanciade la ciencia aplicada en México.La botánica tiene mucho quecontribuir al desarrollo de México. Serequiere que sus mejores cabezas trabajenen temas de importancia. La investigacióncientífica aplicada sobre los recursosbióticos de México debe tener una altaprioridad en los centros científicos del país.Los temas y prioridades por investigardeben ser escogidos por los investigadoresy no por los funcionarios sexenales. Debehaber un diálogo de igual a igual. Lainstitución o investigador que escoja estecamino debe tener plena libertad y losmismos privilegios del que hace ciencia noaplicada. El hacer investigación aplicadano significa permiso para hacer malaciencia, sin rigor y con prisas. Por elcontrario, requiere consideracionesespeciales, ya que fallar en investigaciónaplicada es muy distinto a fallar en laciencia pura: hay muchos más censores ycríticos en la ciencia aplicada que en la noaplicada.El único requisito es que debe serbien hecha. Para mí, sólo existen dosciencias: la bien hecha y la mal hecha. LaCiencia es una forma organizada deexplicar el universo en que vivimos. Es laactividad humana en busca de la verdad, dedescubrir la naturaleza de las cosas yhechos. Mediante preguntas bienfundamentadas, surgen nuevas ideasbasadas en otros conocimientos científicos,se establecen hipótesis para responderlas yse procede a probarlas mediante laobservación y la experimentación.Son muchos los mitos que se hanforjado alrededor de la ciencia.Distinguidos colegas se quieren adueñar deella y la definen a su conveniencia. LoRevisionesfundamental es el poder inquisitivo de lamente del investigador y su producto: lasideas. A veces esto se olvida. La mente nosólo funciona en los problemas de laciencia no aplicada. A un buen científicose le mide por la calidad y cantidad deideas que ha desarrollado y por losproblemas que se ha planteado,desarrollado y resuelto. La ciencia noavanza sólo por la acumulación delconocimiento, avanza por lascontribuciones notables de mentesinquisitivas que trabajan sin restriccionesburocráticas o bajo paradigmas aceptadospor consenso.Este es el verdadero reto para losbotánicos mexicanos que desean hacerCiencia.AgradecimientosAgradezco al M. en C. JavierCaballero y a la Dra. Kathleen Truman suscomentarios al contenido etnobotánico deeste trabajo.Literatura citadaAvendaño, R.S. 1981. Banco de datossobre las plantas útiles de México.Tesis Profesional. UniversidadVeracruzana.Barrera Marín, A. 1979. La Etnobotánica.In: A. Barrera (ed.). LaEtnobotánica: tres puntosde vista y una perspectiva.Cuadernos de Divulgación deINIREB 5:19-24.Barrera-Marín, A., Gómez-Pompa, A. yVázquez-Yanes, C. 1977. ElManejo de las selvas por los mayas:sus implicaciones silvícolas yagrícolas. Biotica 2(2):47-60.97
  • Beltrán, E. 1959. Los recursos naturalesdel sureste y su aprovechamiento.Instituto Mexicano de RecursosNaturales Renovables, México,D.F.Beltrán, E. 1977. Medio siglo derecuerdos de un biólogo mexicano.Sociedad Mexicana de HistoriaNatural. México, D. F.Boxer, C. R. 1963. Two pioneers oftropical medicine: Garcia dOrtaand Nicolas Monardes. WellcomeHistorical Medical Library.London.Caamal, J.A. y Del Amo, S. 1987. Lamilpa múltiple como punto departida del manejo de la sucesiónsecundaria. Turrialba 37 (1).Caballero, J., Toledo, V. M., Argueta, A.,Aguirre, E., Rojas P. y Viccon, J.1978. Estudio botánico y ecológicode la Región del Ro Uxpanapa,Ver. México. No.8. Flora útil o eluso tradicional de las plantas.Biotica 3(2): 103-144.Del Amo, S. 1991. Management ofsecondary vegetation for artificialcreation of useful rain forest inUxpanapa, Veracruz, México - Anintermediate alternative betweentransformation and modification.In: Gómez-Pompa, A., Whitmore,T. y Hadley, M. (eds.). Rain ForestRegeneration and management.Perthenon Publishing Group andUNESCO. pp. 343-350.Emmart, E. W. 1940. The BadianusManuscript (Codex Barberini, Latin241). Vatican Library; an aztecherbal of 1552. Introduction,translation and annotations by E.W.Acta Biologica Panamensis Vol.1, 87-100Emmart. The Johns Hopkins Press.Baltimore.Gispert M., Diego, N., Gómez, A.,Quintanilla, J.M. y Lamadrid, A.1978. Los huertos familiares en unaregión cálido-húmeda, Concepción,Formación, y Función. VICongreso Mexicano de Botánica,Resumenes de trabajos, SociedadBotánica de México.Gómez-Pompa, A. 1979. Antecendentes delas Investigaciones BotánicoEcológicas en la Región del RíoUxpanapa, Veracruz, México.Biotica 4:127-133.Gómez-Pompa A. 1982. La Etnobotánicaen México. Biotica 7(2):151-161.Gómez-Pompa, A. 1987. On mayasilviculture. MexicanStudies/Estudios Mexicanos 3(1):1-17.Gómez-Pompa, A., Flores, J. S. yAliphat Fernández, M. 1991. Thesacred groves of the Maya. LatinAmerica Antiquity 1(3):247-257.Gómez-Pompa, A. y Giddings, L.E. 1986.INIREBs new approach to appliedresearch, development andteaching. Washington D.C. Journal1986, Ann. Rep. World Res. Inst.p. 32-40.Grobet Palacio, R. 1983. El Peregrinar delas Flores Mexicanas. Jose MarianoMociño y Losada 1757-1822.CECSA-INIREB, México.Güerere Añez. A. 1964. El uso potencialde los recursos renovables enregiones tropicales. (Un intento deaplicación en la region deTuxtepec, Oaxaca, México). Tesis98
  • de Maestría. Escuela Naciónal deAgricultura. Colegio de Post-Graduados.Hernández-Xolocotzi, E. 1985-1987.Xolocotzia. Obras de EfraímHernández-Xolocotzi. Revista deGeografía Agrícola. Chapingo,México.Hernández, F. 1946. Historia delas Plantas de Nueva España.Imprenta Universitaria. México D.F. 3 Tomos (1942-1946).Miranda, F. y Valdés, J. 1964.Comentarios Botánicos. In: Martínde la.Cruz. Libellus demedicinalibus indorum herbis.IMSS México. pp. 243-284.Valdés, J. y Flores, H. 1985. Comentariosa la obra de Francisco Hernández.Historia de las Plantas de la NuevaEspaña. Universidad NacionalAutónoma de México.Kumate, J. 1990. Libellus de medicinalibusindorum herbis. Ciencia yDesarrollo 16 (95): 17-22.Landa, Diego de. 1566. Relación de lascosas de Yucatán. Ms. en la RealAcademia de la Historia, Madrid.Copia fotostática completa con tresmapas en 135 hojas, de una porcara. Publicada también por elConsejo Editorial de Yucatán A. C.en 1986. Disponible en línea:http://www.wayeb.org/download/resources/landa.pdfLeon Portilla, M. 1961. Los Antiguosmexicanos. Fondo de CulturaEconómica.León Portilla M. 1963. Aztec thought andculture. A study of the ancientRevisionesNahuatl mind. University ofOklahoma Press.Lozoya, X. 1982. Fuentes sobre herbolariamedicinal de México. Biotica7(2):271-291.Martínez-Alfaro, M. A. 1970. Ecologíahumana del ejido Benito JuárezSebastopol, Tuxtepec, Oax. Publ.Esp. Inst. Nac. Inv. Forestales 7: 1-156.Monardes, Nicolás. 1565. Dos libros, eluno que trata de todas las cosas quese traen de nuestras indiasoccidentales, que sirven al uso demedicina y como se ha de usar laraíz de Mechoacan purgaexcelentisima y el otro que trata depiedra de bezaar y de la yerbaescorzonera. En casa de AlfonsoEscrivano, Natural. Sevilla.Sahagún, Bernardino de (1599-1590).1955. Historia General de las Cosasde la Nueva España. Editorial Alfa.México D. F.Somolinos DArdois, G. 1971. El DoctorFrancisco Hernández y la PrimeraExploración Científica de América.Ediciónes SEP-Setentas, México.Sosa, V, Gómez-Pompa, A. y Flores, J. S.1985. La flora de Yucatán. Cienciay Desarrollo 60:37-46.Toledo, V. M. 1982. La etnobotánica hoy.Reversión del conocimiento, luchaindígena, y proyecto nacional.Biotica 7(2):141-150.Toledo, V.M., Caballero, J., Argueta, A ,Rojas, P., Aguirre, E. y Viccon, J.1978. Estudio botánico y ecológicode la Región del Río Uxpanapa,Ver. México. No.7. El uso múltiple99
  • Acta Biologica Panamensis Vol.1, 87-100de la selva basado en elconocimiento tradiciónal. Biotica3(2): 103-144.Toledo, V. M., Guevara, S., Hernández, J.,Collazo, M., Flores, J. S.; Amaya,L., Flores, F., Pardavé, M.,Signoret, G., Calderón,C., Colinas, M. T.,Sanchez, C., Aguilar, A., Romero,J., Arvizu, M. L., Cabrera, A. yChávez, S. 1972. El Ejido: Unintento de interpretación ecológica.In: V.M. Toledo et al (eds.),Problemas Biológicos de la Regionde los Tuxtlas, Veracruz. Facultadde Ciencias UNAM. México.100