Your SlideShare is downloading. ×
Ip094h
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Ip094h

190
views

Published on


0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
190
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. www.medigraphic.org.mx PERINATOLOGÍA Y REPRODUCCIÓN HUMANA ENSAYO NSAY Octubre-Diciembre, 2009 Volumen 23, Número 4 pp 237-246 Recibido: 28 de julio de 2009 Aceptado: 1 de diciembre de 2009Reflexiones metodológicas para el estudio socioculturalde la maternidadÁngeles Sánchez-Bringas* * Profesora Investigadora de la Universidad Autónoma Metropolitana. RESUMEN ABSTRACT En este artículo se analizan elementos estructurales y sub- This article intends to analyze the structural and subjective jetivos que intervinieron en la formulación del problema de elements involved in the construction of a research prob- investigación en un estudio sobre prácticas reproductivas y lem by discussing a study on women’s reproductive prac- experiencias maternas de mujeres de diferentes sectores tices and motherhood from different social strata in Mexico socioeconómicos de la ciudad de México. A partir de la lite- City. When debating this cultural research problem in an- ratura antropológica, se definió la maternidad como un fe- thropological literature motherhood appears as a complex nómeno sociocultural complejo que comprende diversos social phenomenon that encodes several processes, which procesos, cuyas ideas y prácticas están codificadas por el is surrounded by various ideas and practices all defined by género y otros elementos de jerarquía, con diversidad de gender and other hierarchical categories of the social set- actores e intereses que convergen desde distintos planos, y ting, and which is influenced by several actors with differ- que forman el contexto de las experiencias reproductivas y ent interests interacting to form the context for reproduc- maternas. Por otro lado, la comparación de la maternidad tive decisions. On the other hand, empirical comparison of de mujeres de dos grupos socioeconómicos distintos me women from two different social strata allowed me to de- permitió relativizar la percepción subjetiva y definir los con- fine several issues to explore motherhood: the context of textos en los que se ejercen las experiencias maternas; los each mothering experience; the traditional roles of wife- roles tradicionales de esposa-madre-ama de casa y espo- mother-homemaker and husband-father-provider; the gen- so-padre-proveedor; la división sexual del trabajo y las de- dered division of labour and the demands of paid labour mandas del trabajo extradoméstico vs la crianza; la materni- versus the demands of mothering; motherhood as a life dad como proyecto de vida para las mujeres y su combina- project for women and how this combines with other life ción con otros proyectos; la trayectoria reproductiva y labo- projects they pursuit; the reproductive and work trajectory ral de mujeres en condiciones socioeconómicas distintas y of women from different social strata and the differences in las diferencias en la crianza y el valor de los hijos en muje- upbringing methods and on value placed on children by res de diferentes clases sociales. women from different socioeconomical backgrounds. Palabras clave: Maternidad, género, condición socioeco- Key words: Motherhood, gender, socioeconomical condi- nómica, mujeres, metodología. tion, women, methodology.INTRODUCCIÓN investigación sobre prácticas reproductivas y expe- www.medigraphic.comlamujeresde México a fines de la riencias maternas de socioeconómicos de ciudad en diferentes sectores El propósito de este artículo es discutir algunos década de los noventa.24elementos subjetivos y estructurales que intervie- Al formular un problema de investigación, esta-nen en el proceso de investigación, cuando comen- mos demarcando una zona de cuestionamiento quezamos a formular los problemas y las preguntas que orienta la estrategia metodológica y la selección deguían el proyecto de investigación y delimitan su ciertas categorías de análisis; en este caso, el géneroacercamiento metodológico. A manera de ilustración, y la maternidad. En este trabajo se argumenta quediscutiré la experiencia de elaborar un proyecto de la situación biográfica particular de la investigado-
  • 2. 238 Perinatol Reprod Hum 2009; 23 (4): 237-246 Sánchez-Bringas Ara o investigador, condiciona sus percepciones y re- tre el trabajo extradoméstico y la crianza, la edadgistros de lo social y, en consecuencia, influye, a ve- del inicio de la maternidad y el número de hijos.ces de manera no consciente, en el acercamiento me- Por otro lado, aspectos como la responsabilidad fe-todológico de la investigación; pero también puede menina de la crianza y el trabajo doméstico, la prác-servir como un medio para observar ciertas propie- tica del matrimonio como rito de pasaje, el emba-dades del entramado social en el cual se ejerce la razo como medio para iniciar la vida conyugal y elmaternidad; aspectos como el género, la condición contenido simbólico de algunos aspectos de la vidasocioeconómica y el momento en la trayectoria de sexual, entre otros, tuvieron características simi-vida regulan y organizan las experiencias reproduc- lares entre mujeres de diferentes sectores socioeco-tivas, las percepciones e ideas de las y los integran- nómicos.24tes de un grupo social, y también constituyen un fil- Para formular el problema que guió esa investi-tro a través del cual las y los especialistas sociales gación, realicé una búsqueda en tres ámbitos de re-deliberan sobre tales experiencias.a flexión: la literatura antropológica y feminista so- La posibilidad de realizar un análisis que inda- bre el tema en distintas partes del mundo, el con-gue sobre el esquema de género que norma el ejerci- texto socioeconómico del país y la observación decio de la maternidad requiere de una observación experiencias de maternidad en mujeres de diferen-cuidadosa por parte del estudioso/a, que le permita tes grupos sociales. A continuación presento misfamiliarizarse con sus propias percepciones y nocio- reflexiones y cuestionamientos en cada uno de estosnes sobre el tema y referirlas al entramado social, y espacios de indagación y comento la forma en queasí relativizarlas; una manera de hacerlo es contras- fui elaborando la estrategia de investigación.tar el problema de investigación a través de su ob-servación en situaciones diversas y heterogéneas. Discusión de la maternidad en la literatura antro-Desde el punto de vista metodológico, este procedi- pológica: un acercamiento metodológico a lasmiento produce el efecto de ampliar las fronteras de experiencias maternasla investigación y la representación etnográfica.7 A finales de la década de los noventa, realicé una Dentro del análisis cualitativo, existen posicio-investigación en la ciudad de México sobre prácti- nes que proponen formular el problema de inves-cas reproductivas y experiencias maternas de mu- tigación a partir de los debates construidos porjeres heterosexuales de diferentes sectores socioeco- otras y otros científicos. Todo campo de conoci-nómicos. Me preguntaba cómo las condiciones so- miento, señala Shutz, está preorganizado en uncioeconómicas afectan la forma en que las mujeres corpus que ha sido considerado conocimiento es-llegan a ser madres, construyen su proyecto de ma- tablecido y a partir del cual investigadoras e in-ternidad y viven la crianza temprana. Esta formu- vestigadores desarrollan gran diversidad de deba-lación del problema me permitió observar que al- tes (p.63).27 Dentro del campo se formulan pregun-gunas prácticas, relaciones e ideas reproductivas tas, se desarrollan categorías de análisis y se con-basadas en el género, variaban claramente en tér- trastan acercamientos metodológicos. Así fue como,minos de las condiciones socioeconómicas, mientras a partir de la revisión de la literatura antropológi-que otras guardaban cierta independencia. Entre ca sobre la maternidad, pude apreciar la compleji-las primeras destacan las características del uso de dad del análisis sociocultural de las prácticas re-anticonceptivos y las decisiones de las mujeres so- productivas: los distintos planos que convergen, labre sus embarazos, la maternidad como único pro-yecto de vida o la presencia de otros, la manera de www.medigraphic.com variedad de actores, las relaciones sociales, las es- tructuras jerárquicas y las instituciones involucra-resolver las demandas y tensiones que surgen en- das. También me permitió observar el género y la maternidad en diversos contextos sociales y definir estas categorías de análisis en términos de la tex- a Un ejemplo lo constituyen los estudios sobre la sexualidad y el embarazo adolescen- tura del tejido social. Desde esta complejidad, se- te que formulan estos fenómenos como “problemas sociales”; las comparaciones ñalaré algunos puntos importantes a tomar en entre distintas culturas muestran que esta formulación refleja condicionamientos pro- pios de la sociedad occidental que valora la prolongación de la adolescencia y prio- cuenta para definir un problema de investigación riza políticas de control natal.7 en el tema de la maternidad.
  • 3. Reflexiones metodológicas para el Perinatol Reprod Hum 2009; 23 (4): 237-246 239 estudio sociocultural de la maternidad El concepto de maternidad en la vida social es La maternidad, como muchos otros fenómenosutilizado para designar diferentes procesos: ideas y sociales, se ve afectada por procesos de globaliza-prácticas relacionadas con la fertilidad, el embara- ción que tienden a homogeneizar las prácticas re-zo, el nacimiento y el puerperio; las actividades y productivas, pero que al ser introducidos localmen-relaciones involucradas en la crianza, el cuidado de te, se ubican en un tejido social previamente or-los infantes y el vínculo madre-hijo; el proyecto de ganizado en estructuras jerárquicas. Este es elmaternidad y la agencia de las mujeres; la construc- caso de la expansión de la medicina occidental paración de la identidad de la mujer en relación con lo la atención del embarazo, el nacimiento y la saludmaterno; y las teorías, nociones, valores e ideas cul- infantil, así como para la prescripción de variosturales sobre lo que debe ser el ejercicio de la mater- aspectos de la crianza en países pobres. Su desa-nidad, entre otros. Sin duda, estos procesos están rrollo en estas áreas geopolíticas, por ejemplo, havinculados, y el estudio de uno involucra a los otros; expandido teorías y técnicas de la ginecología y lasin embargo, cada proceso genera preguntas y cate- obstetricia, la perinatología, la puericultura y lagorías de análisis específicas, por lo que es impor- psicología infantil. Estos procesos, por lo general,tante diferenciarlos para formular con mayor preci- han mejorado la salud de mujeres e infantes, perosión el problema de investigación. también han implicado la competencia de diversos Otra precisión importante para acotar el pro- intereses locales, de los estados y de las institu-blema de investigación se refiere a su delimita- ciones nacionales e internacionales y la desapari-ción en el espacio y el tiempo. La literatura ha ción de saberes locales.7,19delimitado claramente varios aspectos del fenóme- A este respecto, las investigaciones plantean lano sociocultural de la maternidad. Se ha señalado necesidad de analizar los distintos planos que con-que las experiencias reproductivas y la crianza, cuan- vergen en el entramado de relaciones sociales y lado se ejercen, ocurren únicamente en una etapa del diversidad de actores e intereses que intervienen enciclo de vida y no podemos magnificar su relevan- las decisiones reproductivas.cia, y generalizar a priori su influencia en las otras El tejido de relaciones sociales comprende ele-etapas y dimensiones que van más allá de la re- mentos ordenadores como el género, la generación,producción, como se hizo en algunos estudios.4,15,25 la condición socioeconómica, la raza o la etnia, elPor ejemplo, las investigaciones han mostrado que momento en la trayectoria de vida que marcan lu-en distintas sociedades las condiciones de vida de gares e intereses diferenciados, así como visiones,mujeres mayores de 50 años, como la salud, las percepciones y significaciones diversas sobre la ma-relaciones significativas, el trabajo que desempe- ternidad.5,7,14 El género, en combinación con otrosñan o desean realizar, el ejercicio de su sexuali- elementos ordenadores, restringe de manera espe-dad, van más allá de lo materno. De ahí la impor- cífica el acceso de las mujeres a los recursos econó-tancia de ubicar el ejercicio de la maternidad en micos, sociales, políticos y culturales en el ejerciciouna trayectoria reproductiva, como parte de la tra- de su maternidad.yectoria de vida. Se ha señalado también que frente a la com- Se ha subrayado también el carácter histórico del plejidad social que enmarca las prácticas y expe-ejercicio materno y se ha sustentado que estas prác- riencias maternas en un grupo determinado, lasticas varían, no sólo históricamente,1,2,5,12 sino tam- relaciones y las construcciones culturales de gé-bién, en un mismo periodo histórico, en una misma nero no deben aislarse del entramado social. 21 www.medigraphic.comárea geopolítica y en una misma nación.7,18 El ejer-cicio de la maternidad se desarrolla en contextos so- Aquellos estudios que así lo hicieron, desarrolla- ron interpretaciones esencialistas que confundenciales que cambian en términos de los recursos ma- las representaciones ideológicas de lo materno,teriales y culturales, o bien, por circunstancias es- propias de la sociedad occidental, con las expe-pecíficas, que intervienen en las prácticas mater- riencias particulares de las mujeres.b En este sen-nas6,9,26,29 y, también, se ve influenciado por la tido, los problemas y las preguntas de investiga-amplia variedad de planos (local, nacional, interna- ciones recientes priorizan la diversidad y la hete-cional, trasnacional) que confluyen para formar el rogeneidad de las prácticas y experiencias, paracontexto de las relaciones reproductivas locales.7,22,26 conocer el arreglo social específico del género que
  • 4. 240 Perinatol Reprod Hum 2009; 23 (4): 237-246 Sánchez-Bringas Anorma la maternidad en un grupo o cultura de- socialmente varios caminos para el ejercicio mater-terminada. 13,14,20 no?; ¿cómo se explica que algunas mujeres sean más El género, como categoría de análisis, es un código vulnerables que otras a la violencia y a la muerte du-básico de aquellas relaciones sociales que distinguen rante la maternidad?7jerárquicamente a hombres y mujeres, y cuyo efecto En síntesis, en la literatura antropológica la ma-consiste en limitar el acceso de estas últimas a los re- ternidad aparece como un fenómeno socioculturalcursos económicos, sociales, políticos y culturales. Sin complejo, que comprende diversos procesos, cuyasembargo, en combinación con otros elementos clasifi- ideas y prácticas están codificadas por el género, perocatorios (condición socioeconómica, raza, etnia, gene- son producidas en un entramado social con estruc-ración, etc.) genera diferencias importantes en cuanto turas en las que intervienen distintos elementos deal acceso a los recursos. Es por eso que las característi- jerarquía, con diversidad de actores e intereses quecas de los lugares jerarquizados varían en distintos convergen desde distintos planos, para constituir elgrupos sociales, aun dentro de una misma sociedad. contexto de las experiencias reproductivas y mater-Por ejemplo, en un estudio sobre muerte materna en nas. Desde esta óptica, procedí a formular el proble-el municipio de Chenalhó, Chiapas, Graciela Freyer- ma de investigación.muth encontró que las mujeres jóvenes embarazadasse encontraban en una situación de desventaja frente El contexto de las prácticas reproductivas:a los varones y a otras mujeres mayores, quienes deci- aspectos estructurales del problemadían su acceso a una atención médica oportuna. La de investigaciónubicación social en una estructura de parentesco queestas mujeres jóvenes adquirían a través del matrimo- Las prácticas reproductivas, las experiencias ma-nio, las situaba en una condición de riesgo de muerte, ternas y las ideas relacionadas con éstas formanen particular durante el embarazo, parto y puerperio.5 parte de un contexto mayor en el que intervienen La revisión de la literatura me brindó un impor- aspectos económicos, sociales, políticos y culturalestante contraste entre los diferentes contextos socia- más generales, que afectan de manera importanteles que me llevó a pensar si podemos hablar de una o las prácticas y experiencias maternas. Así, el estu-de diferentes maternidades. Por ejemplo: ¿por qué dio que realicé sobre el ejercicio de la maternidad aen algunas sociedades la crianza se asigna fundamen- finales del siglo XX estuvo enmarcado por los cam-talmente a la madre, mientras que en otras se reco- bios sociodemográficos y económicos que ocurrieronnoce el papel de los abuelos y otros miembros de la en México en ese periodo. Ese contexto formaba par-sociedad en el cuidado y la socialización de los infan- te, también, de mi momento biográfico: a partir detes?;28 ¿por qué en las sociedades occidentales se con- mi propia experiencia pude distinguir la importan-sidera el proceso de dar la vida como la vía legítima cia, por ejemplo, del acceso a los anticonceptivos, apara acceder a la maternidad, y la adopción como una la educación superior y al mercado de trabajo. Laforma devaluada, mientras que en otras se reconocen trascendencia de algunos de estos cambios macroso- ciales sobre el ejercicio materno fue uno de los cues- tionamientos centrales de ese estudio. b En 40 años, las mujeres mexicanas habían redu- Durante los sesenta, los setenta y los ochenta, algunos trabajos buscaron las carac- terísticas comunes y homogéneas de la mujer madre y estudiaron la maternidad como cido el número de hijos de manera drástica e inicia- identidad. Con la intención de realizar una crítica a la sociedad patriarcal, caracteri- ban la vida de pareja y la procreación a edades ma- www.medigraphic.com zaron la maternidad de manera similar en cualquier tipo de sociedad; por ejemplo, la definieron con términos como cuerpo-naturaleza, ser-para-otros, pasividad, sacrifi- cio y entrega, etc. Los trabajos no distinguían la maternidad específica de las muje- yores que las de generaciones anteriores.c En el ám- bito económico, se había incrementado la participa- res de las representaciones de la maternidad construidas por la sociedad occiden- tal.4,15,23,25 ción de las mujeres en el mercado de trabajo, así como En este mismo sentido, Chandra Talpa de Mohanty hace una crítica aguda a las el número de mujeres jefas de familia; para finales investigaciones del feminismo occidental que utiliza concepciones esencialistas para del siglo, las restricciones económicas habían afec- caracterizar a las mujeres del tercer mundo.17 c Durante las décadas ochenta y noventa tuvo lugar una baja importante en la fecundi- tado significativamente la economía familiar. Estas dad de las mujeres: la tasa global de fecundidad a nivel nacional bajó de 6.3 en 1960 a transformaciones fueron resultado de diversos pro- 2.4 en 2000. Este proceso significó la disminución del promedio de número de hijos que pasó de 7.0 en 1971 a 4.4 en 1980 y a 2.1 en 1996. El Distrito Federal mantuvo la cesos socioeconómicos,d pero también fomentadas tasa global de fecundidad más baja del país desde 1975; en el año 2000 fue de 1.8.11,16 por políticas públicas diseñadas por el estado mexi-
  • 5. Reflexiones metodológicas para el Perinatol Reprod Hum 2009; 23 (4): 237-246 241 estudio sociocultural de la maternidadcano y organismos internacionales. Desde mediados feccionaba brassieres de marca. A pesar de que elde los setenta, se instituyó el Programa de Planifi- estudio estaba orientado hacia los procesos de sa-cación Familiar, que ha sido el promotor del control lud-enfermedad-atención de las costureras, me sor-natal en el ámbito nacional; este programa se ha di- prendieron ciertos aspectos de sus historias repro-rigido principalmente a mujeres con pareja y ha di- ductivas, que me hicieron reflexionar sobre algu-fundido un conjunto de anticonceptivos, entre los que nas características socioculturales de la materni-destacan la oclusión tubaria bilateral y el dispositi- dad. Tres años después de esa investigación, mevo intrauterino. Desde sus inicios, este programa embaracé y compartí mi experiencia con otras mu-definió metas demográficas a largo plazo y ha parti- jeres de clase media con alta escolaridad y una tra-cipado, en forma destacada, en la rápida caída de la yectoria laboral de varios años. La maternidad enfecundidad en el país. situaciones socioculturales, tan cercanas pero tan Por otro lado, en el ámbito sociocultural también distintas, con trabajadoras de la confección y muje-habían surgido nuevos modelos, esquemas, teorías res de clase media y alta escolaridad, me permitióy elaboraciones culturales sobre la maternidad, la puntualizar algunos ejes de análisis sobre la rela-sexualidad y las relaciones de pareja. En relación ción entre las prácticas reproductivas, el género ycon las prácticas sociales, había indicios de que se las condiciones socioeconómicas, que discutiré aestaban modificando los usos y costumbres de la vida continuación.sexual, de la vida conyugal y del ejercicio mismo de Pareja, hogares y familias. A diferencia de lasla maternidad. De la reflexión sobre el contexto na- normas jurídicas y culturales que prescriben la for-cional me pregunté: ¿de qué manera habían vivido mación de la familia en el marco de la relación ma-las mujeres la transición demográfica y los cambios trimonial, observé que tanto entre las trabajado-socioculturales?; ¿qué importancia tuvo la anticon- ras de la confección, como en mujeres de clase me-cepción en la vida sexual y reproductiva de las mu- dia, la maternidad se ejercía en diferentes tipos dejeres?; ¿cómo se modificaron las prácticas reproduc- hogares y contextos familiares y, frecuentemente,tivas y las relaciones de género?; ¿cuál fue el efecto fuera de la relación conyugal. Estas circunstanciasde las condiciones económicas en el uso de anticon- parecían estar claramente definidas por las rela-ceptivos? ciones de género en ambos grupos de mujeres, aun- que también estaban matizadas por las condicio-Maternidad, género y clase social: elementos nes socioeconómicas.subjetivos en la construcción del problema Las costureras habían vivido en hogares muy di-de investigación versos y habían tenido historias reproductivas com- plejas. No era raro que, a raíz de un embarazo, salie- El acercamiento al tema de interés del investiga- ran del hogar de sus progenitores a radicar con algu-dor o investigadora origina un pensamiento objeti- na tía o con la abuela, de ahí pasaran a vivir con suvo y subjetivo que puede ayudar inicialmente a for- marido en casa de su suegra y, después de separar-mular el problema de investigación. En mi experien- se, formaran un hogar con otras amigas con hijos, ocia, fue importante contrastar mis propias percep- con alguna hermana o con la madre, o bien solas conciones y registros subjetivos sobre la maternidad, sus hijos.con la experiencia materna de mujeres en otras si- Por su parte, las mujeres de clase media tambiéntuaciones sociales. Esto me permitió elaborar el pro- habían vivido en diversos hogares; algunas salíanblema de investigación a partir de varios ejes de re-flexión y análisis. www.medigraphic.com de su familia de origen a residir con la pareja, otras a vivir solas o con amigas y, en algunos casos, esta- A fines de la década de los ochenta, realicé una blecían, posteriormente, una relación conyugal. Ainvestigación con mujeres de una fábrica que con- diferencia de las costureras, estas mujeres podían salir de la casa de su familia sin estar embarazadas y con posibilidades económicas y sociales para ir cons- d Como la creciente urbanización del país, el incremento de los niveles de instrucción truyendo su vida personal antes de involucrarse en de la población, la difusión de nuevas formas de vida a través de los medios de comunicación, el fenómeno migratorio, el disparejo desarrollo económico y la cons- la formación de una familia. Después de los hijos, tante presencia de crisis, entre otros. podían vivir solas o con la pareja o la madre o los
  • 6. 242 Perinatol Reprod Hum 2009; 23 (4): 237-246 Sánchez-Bringas Ahermanos o, en algunos casos, volvían a establecer de bajos recursos. Las mujeres de clase media conotra relación de pareja. las que tuve contacto durante mi propio embarazo El contraste entre las mujeres de ambos grupos tenían una alta escolaridad y habían desarrollado uname llevó a preguntar si las condiciones socioeconó- trayectoria profesional o laboral de varios años, si-micas dificultaban o favorecían las decisiones sobre tuación que explica el que hayan tenido el primerel embarazo, la autonomía y la independencia. hijo o hija después de los 30 años y algunas después Los papeles tradicionales de esposa-madre-ama de de los 35. Por su parte, las costureras comenzaron acasa y esposo-padre-proveedor. Pude apreciar que las ser madres antes de los 20 años.mujeres costureras y las mujeres de clase media con Una de las interrogantes que me surgió espontá-alta escolaridad se salen del patrón tradicional, co- neamente al entrar en contacto con la maternidadmún entre mujeres de otros grupos sociales, quie- de mujeres de diferentes clases sociales fue el con-nes al contraer matrimonio o con la maternidad asu- traste de la situación socioeconómica en el embara-men como actividad fundamental las labores domés- zo. ¿Por qué se embarazaban las costureras en con-ticas y la crianza por varios años, y dependen econó- diciones aparentemente tan adversas? Varias de ellasmicamente del cónyuge. Por el contrario, en la no tenían empleo cuando se embarazaron y salieronmayoría de los casos, las trabajadoras de la confec- del hogar de sus progenitores, y fue hasta ese mo-ción eran madres proveedoras que se incorporaban mento cuando iniciaron su trabajo en la costura.de manera definitiva al trabajo de la costura, cuan- Observaba que el embarazo entre mujeres costure-do ocurría el nacimiento del primer hijo. Durante el ras se experimentaba como una etapa natural en lapostparto interrumpían su actividad por algunos vida, de tal forma que se llegaba a ser madre, sinmeses, pero maquilaban ropa en su hogar, para lo- haber planeado el embarazo ni haber consideradograr la subsistencia. Posteriormente, buscaban co- la posibilidad de un aborto. Claro, esta última posi-locar a la hija o al hijo con una hermana, tía, madre bilidad estaba limitada por las desfavorables condi-o abuela. Después del año 1985, el sindicato “19 de ciones del aborto clandestino.e Las costureras, en suseptiembre” formó una guardería para las afiliadas. mayoría, eran madres sin pareja; la presencia de los Por su parte, las mujeres de clase media conta- hombres en sus vidas fue más bien intermitente; losban con una trayectoria profesional o laboral antes varones participaban marginalmente en la construc-de la maternidad. Ninguna de ellas dejó el empleo ción de la familia. No era extraordinario que ellaspara dedicarse a la crianza y algunas eran las úni- utilizaran anticonceptivos, mientras no tenían pa-cas proveedoras en su hogar. A diferencia de las cos- reja, y que los suspendieran cuando iniciaban unatureras, estas mujeres gozaban de varias prestacio- relación con algún hombre que les gustaba; esasnes; entre otras, la licencia de maternidad que otor- experiencias, por lo general, terminaban en un em-ga a las mujeres que acaban de dar a luz tres meses barazo y el abandono de la pareja. En varios casos,con salario para que puedan dedicarse a la crianza las mujeres tenían hijos de diferentes hombres.temprana. Estas mujeres obtenían ayuda que pro- La situación de las costureras al iniciar su mater-venía de una trabajadora doméstica, guardería y/o nidad me había impresionado, ya que mi percepciónla propia madre, suegra o hermanas para desempe- subjetiva sobre la decisión de tener hijos estaba de-ñar la crianza, principalmente, aunque también la finida por mi clase social. Entre mujeres de clasepareja participaba con algunas tareas. media con alta escolaridad, la decisión de ser madre El papel de madre proveedora que desempeña- se evaluaba varias veces a lo largo de la vida; las www.medigraphic.comban las mujeres de ambos grupos me hizo supo-ner que podría haber cambios en la toma de deci- mujeres profesionales habían postergado la mater- nidad en favor de la formación académica y la tra-siones en su vida reproductiva, y en la distribu- yectoria laboral, aunque la decisión de embarazarseción de labores domésticas y el uso de su tiempo. era evaluada en términos de la relación de pareja yEste fue un cuestionamiento que retomaría pos- la propia edad, el llamado “reloj biológico”. Esta tran-teriormente. El inicio de la maternidad. Pude observar queexistían importantes diferencias en el inicio de la e En esos años no se había legalizado aún el aborto en la ciudad de México; estomaternidad entre mujeres de ingresos medios y las sucedió hasta abril de 2007.
  • 7. Reflexiones metodológicas para el Perinatol Reprod Hum 2009; 23 (4): 237-246 243 estudio sociocultural de la maternidadsición se desarrollaba de manera semejante a la de Para las costureras, “la formación de una fami-mujeres de países ricos.8,10 Algunas mujeres tuvie- lia” no era propiamente un proyecto de vida, sino,ron su primer hijo o hija después de varios años de más bien, el camino natural de una mujer que levivir en pareja, otras lo tuvieron sin vivir con la pa- permitía salir de su familia de origen para formarreja y unas más, definitivamente, no tenían pareja otra nueva. Sin embargo, muchas de ellas se em-cuando iniciaron la maternidad. barazaron y no consiguieron consolidar la pareja, Por otro lado, si bien el tener la hija o el hijo era por lo que tuvieron que construir un proyecto conuna decisión que se evaluaba de acuerdo con varias su maternidad: sacar adelante a sus hijos, facili-circunstancias, esto no necesariamente determina- tarles una educación para que pudieran tener unba que la experiencia del embarazo fuera esperada; futuro distinto al de ellas. Me sorprendió cómo elen todos los casos, este evento se vivió como sorpre- ejercicio de la maternidad estaba orientado por unsivo y, en muchos casos, inesperado. La mayoría de conjunto de significados que daban sentido a suslas mujeres de clase media habían tenido al menos difíciles historias reproductivas, de pareja y fami-un aborto antes de iniciar la maternidad, ya que el liares que, frecuentemente, incluían sucesos deuso de anticonceptivos no había sido constante ni violencia, abandono y alcoholismo. Era evidentecertero. el papel central de la crianza para organizar la La experiencia de embarazo, parto y postparto. cotidianidad (actividades, horarios, gastos, prio-Para las trabajadoras de la confección, el embarazo, ridades, etc.) y la importancia de los hijos parael nacimiento y la crianza eran eventos “naturales” proyectar su vida ulterior. Pero, por otro lado,que en la medida de lo posible se manejaban con los también sus experiencias maternas estaban car-consejos de otras mujeres y la atención médica bási- gadas de soledad, escasez y sacrificio.ca (una o dos visitas al médico durante el embarazo, En relación con las mujeres de mi contexto, lala atención del nacimiento y la aplicación de vacu- maternidad era, por lo menos, uno de dos proyec-nas al recién nacido). tos importantes en la vida. Las mujeres habían Por su parte, las mujeres de clase media busca- desarrollado, antes de la maternidad, un proyectoban atención médica desde que se enteraban del profesional-laboral que organizaba la cotidianidadembarazo y algunas la buscaban para embarazarse. en cuanto a horarios y responsabilidades, y les per-Estas mujeres hacían uso de la tecnología reproduc- mitía programar los tiempos a corto, mediano ytiva y la información especializada proporcionada largo plazo. El inicio de la maternidad implicó unpor médicos, libros, cursos, programas de televisión, nuevo ordenamiento del tiempo, las prioridades,etc. Las mujeres de clase media experimentaban el las actividades, los espacios y las relaciones, enembarazo y el nacimiento como un proceso cuyo éxi- particular, de la relación de pareja. Se dieron mo-to dependía no sólo de los especialistas (ginecólogo, vimientos del espacio doméstico; por ejemplo, sepediatra, asistente para el nacimiento), sino en gran acondicionaba un cuarto para el bebé, aun antesmedida de ellas, ya que era una tarea para la cual de su nacimiento; se adaptaba el baño y la cocinadebían estar preparadas. para las nuevas necesidades; los juguetes apare- La maternidad como proyecto de vida. El proyec- cían por toda la casa; se modificaron los horariosto de vida constituye un esquema o plan a través del cotidianos y se comenzaba a cocinar diariamente.cual las personas dan sentido a sus acciones a partir Esta situación contrastaba con la de las mujeresde un objetivo a largo plazo.f La formación de una trabajadoras de la confección que iniciaban el pro-familia constituye uno de los proyectos de vida, alalcance de la mayoría de las mujeres y hombres, con www.medigraphic.com yecto de maternidad después del nacimiento de la hija o el hijo y ejercían la crianza con los elemen-el cual se estructura la vida cotidiana, se da valor a tos básicos: pañales, ropa, biberones y, en algunosla descendencia y se vislumbra el futuro. casos, una cuna. Sin embargo, en ambos grupos las mujeres se responsabilizaban de la crianza. El inicio de la maternidad marcó un antes y un f después en la vida de las costureras y de mujeres Schutz señala que en todo proyecto se anticipa la conducta futura mediante la imagi- nación; el punto de partida de todo proyecto lo constituye el acto que se imagina ya de clase media con alta escolaridad. Sin duda, para cumplido (p.49).14 toda mujer, o para toda pareja, el nacimiento del
  • 8. 244 Perinatol Reprod Hum 2009; 23 (4): 237-246 Sánchez-Bringas Aprimer hijo o hija implicaba una transformación Parecía que la importancia y sentido del proyectoradical de la cotidianidad. Sin embargo, esta expe- de maternidad variaba de acuerdo a las condicionesriencia tuvo características particulares para cada socioeconómicas y el capital cultural de las mujeres.ggrupo de mujeres. ¿Podemos encontrar en todos los sectores socioeco- Resumiendo, encontré hechos comunes y distin- nómicos mujeres que definen la maternidad comotos en la maternidad de mujeres de distintas clases su único y más importante proyecto de vida, y otras,sociales que me permitieron elaborar varias pregun- principalmente aquéllas con trayectorias laboralestas, e ir conceptualizando el problema de investiga- consolidadas, con dos o más proyectos que estructu-ción a partir de la comparación de sectores socioeco- ran la vida?nómicos diferentes: Se ha visto que una de las vías que tienen las Tanto las costureras como las mujeres de clase mujeres y los hombres para acceder a la vida adultamedia ejercían la maternidad en hogares y con- es la formación de una familia,7 y en este sentido latextos familiares diversos; asimismo, mujeres de vida conyugal y la maternidad constituyen un ritoambos grupos eran madres proveedoras o contri- de pasaje.h Sin embargo, en una sociedad tan com-buían de manera importante al sustento familiar pleja como la ciudad de México, el tránsito a la adul-sujetas a las presiones generadas por las deman- tez puede darse a través de varias vías; una de ellasdas entre la actividad asalariada y la crianza. ¿Po- puede ser el empleo y la independencia económica,demos suponer que en todos los sectores socioeco- que permiten la separación relativa del hogar de losnómicos encontraremos mujeres ejerciendo la progenitores. ¿Cómo se accede al lugar de adulto/amaternidad en hogares y contextos familiares di- en condiciones de desempleo y dificultad de inde-versos? ¿Cuál es la forma específica en que muje- pendencia económica?res de diferentes sectores socioeconómicos afron- Al igual que las costureras, las mujeres de mitan las presiones y tensiones producidas por la entorno sociocultural no abandonaron su actividadresponsabilidad de la crianza, el trabajo domésti- laboral por la maternidad; pero, en contraste, eranco y la actividad remunerada? ¿Cómo repercute mujeres con alta escolaridad y empleos calificadosen el desempeño de la crianza el acceso diferen- y bien remunerados. Compartían con las costure-ciado de las mujeres de distintos estratos a los ras muchas de las prescripciones, normas y repre-recursos económicos, los servicios y las redes de sentaciones de la maternidad. Por ejemplo, asumíanapoyo social? que la verdadera maternidad implica, antes que La edad en la que se inicia la maternidad varía de nada, una maternidad biológica; cualquier otra al-acuerdo con las condiciones socioeconómicas. La es- ternativa era vista como una situación menos de-colaridad y la carrera laboral contribuyen a poster- seable. Consideraban la crianza como una tarea quegar la experiencia de la maternidad y a vislumbrar “deben” desempeñar las mujeres (madres, abuelasel proyecto de maternidad como una elección que o trabajadoras domésticas); reorganizaban la coti-toma la mujer después de evaluar sus circunstan- dianidad y el proyecto a futuro en términos de loscias personales. hijos; aquéllas con pareja, asumían una división sexual del trabajo al interior del hogar. Pero las mujeres de la clase media contaban con más recur- g Me refiero al concepto de capital cultural elaborado por Bourdieu, que hace referencia sos económicos para resolver las exigencias de la a diferentes tipos de conocimiento legítimo: el capital social o relaciones sociales signi- crianza y el trabajo extradoméstico; podían pagar www.medigraphic.com ficativas y el capital simbólico que procede del honor y el prestigio de las personas. Este concepto nos permite incorporar al análisis aquellos recursos sociales y culturales que provienen de diferentes ámbitos, y no únicamente de una ubicación económica de una guardería o contratar una trabajadora domés- tica y/o una enfermera. la persona, como son el familiar, o el círculo social de relaciones significativas.3 h Turner define experiencia formativa o transformativa como una secuencia distinguible y El contraste de mis experiencias con mujeres de acotada de eventos externos y respuestas internas a éstos, que marcan un antes y un otro estrato socioeconómico me permitió elaborar el después en la vida de las personas, en este caso de las mujeres. Las experiencias transformativas alteran la conducta repetitiva y rutinaria, la cotidianidad del individuo. problema de investigación sobre las similitudes y Las experiencias transformativas surgen con intensidad de dolor y placer y evocan diferencias del ejercicio de la maternidad —las prác- precedentes o semejanzas con el pasado consciente o inconsciente; las experiencias ticas del embarazo y parto, el trabajo de crianza, el pasadas colorean las imágenes y los perfiles revividos por la intensidad del presente. Entonces, surge en la persona la necesidad imperiosa de darle significado a lo que le mundo simbólico— de mujeres que provienen de dis- desconcierta y, de esta manera, convierte la experiencia en un “parteaguas”.30 tintos estratos socioeconómicos.
  • 9. Reflexiones metodológicas para el Perinatol Reprod Hum 2009; 23 (4): 237-246 245 estudio sociocultural de la maternidadCONCLUSIONES mulación del problema de investigación sobre el ejer- cicio de la maternidad: Es importante analizar las diferencias y semejan- A lo largo de este artículo discutí el proceso que zas en los contextos en los que se ejerce las expe-me llevó a investigar la relación entre materni- riencias maternas —los hogares, los grupos familia-dad, género y condiciones socioculturales en mu- res y de parentesco— y el papel que juegan estasjeres de la ciudad de México, a finales de la década organizaciones en la construcción de redes de apoyode los noventa. Analicé algunos aspectos subjeti- para la crianza.vos y estructurales que intervinieron de manera También se debe observar la permanencia o trans-decisiva en mi forma de considerar la maternidad formación de los roles tradicionales de esposa-ma-como una práctica diversa y heterogénea, organi- dre-ama de casa y esposo-padre-proveedor, así comozada a partir de las relaciones de género, pero la organización del trabajo doméstico y para la crian-modificada por las condiciones materiales y cultu- za, en términos de la jerarquía de género.rales. Esta formulación del problema me permitió La maternidad como proyecto de vida para lasobservar que algunos aspectos de las trayectorias mujeres y su combinación con otros proyectos, es unreproductivas y las experiencias maternas influen- hito importante para estudiar la agencia de las mu-ciadas por el género, variaban claramente en tér- jeres; como rito de pasaje, la maternidad nos da in-minos de las condiciones socioeconómicas, mien- formación sobre el lugar de madre y padre en tran-tras que otros permanecían de manera semejante, sición hacia la vida adulta; particularmente es inte-a pesar de que las condiciones materiales de las resante observar las semejanzas y variantes en mu-mujeres variaban. jeres de distintas clases sociales y en condiciones La revisión de la literatura antropológica sobre críticas de desempleo.el tema me permitió entender la importancia de las Otro eje de reflexión lo constituyen las caracte-diferencias en el ejercicio de la maternidad en dis- rísticas de la trayectoria reproductiva de las muje-tintas partes del mundo. Pude acotar la experien- res, buscando cómo se entrelaza con la trayectoriacia materna como una etapa en el ciclo de vida de laboral en condiciones socioeconómicas distintas.las mujeres; también me permitió considerar que ESTEnos dará luz sobre ELABORADOque se gene- Esto DOCUMENTO ES las tensiones POR MEDI-las prácticas y las ideas asociadas a la fertilidad, el GRAPHIC las demandas del trabajo extradoméstico ran entreembarazo, el nacimiento, el postparto y la crianza, y las del hogar y la crianza. ¿Cuáles son las estrate-han adquirido formas particulares en distintos mo- gias de las mujeres y cómo influyen en otros aspec-mentos históricos y contextos sociales. Finalmen- tos de sus vidas?te, los estudios antropológicos también han mos- Finalmente, otro eje interesante surge de las di-trado la complejidad de planos e intereses que in- ferencias en la crianza y el valor de los hijos en mu-tervienen en las decisiones reproductivas de un jeres de diferentes clases sociales.grupo específico. Al explorar comparativamente las experiencias Por otro lado, mi contacto con experiencias con- cercanas de maternidad que tuve con mujeres detrastantes de maternidad hizo posible distanciarme condiciones socioeconómicas diferentes, comprendíde las formas culturales del ejercicio de la materni- que si bien el género codifica, norma y regula eldad de mi contexto social. En este sentido, mi situa- ejercicio de la maternidad, éste se entreteje fuer-ción biográfica condicionó la forma en que observé y temente en el entramado social y entra en combi- www.medigraphic.comme sorprendí del ejercicio maternal de mujeres de nación con otros aspectos de la vida social y cultu- ral que intervienen en las estructuras de poder yotra clase social, pero también me permitió distin-guir aquellos elementos que organizan el tejido so- de estatus, como la condición socioeconómica, lacial del que forman parte las prácticas reproducti- etnia, la raza, la generación, etc. La organizaciónvas y las experiencias maternas. jerárquica de los géneros está presente en la ma- Por otro lado, el contacto con mujeres de dos gru- yoría de los fenómenos sociales, pero forma partepos socioeconómicos distintos que compartían ele- de un tejido social particular, y esta textura so-mentos semejantes y, diferían en otros aspectos, me cial, da el sentido específico al género y sus posibi-permitió definir varios ejes de análisis para la for- lidades de transformación.
  • 10. 246 Perinatol Reprod Hum 2009; 23 (4): 237-246 Sánchez-Bringas A censos. En: Figueroa B, compiladora La fecundidad en Méxi-REFERENCIAS co. México: El Colegio de México, 1989: 19-62. 17. Mohanty CT. Bajo los ojos de Occidente: academia feminis- ta y discursos coloniales. En: Suárez L, Hernández A, edito-1. Badinter E. Mother Love: Mith and Reality. Nueva York: Mac- ras. Descolonizando el feminismo. Teorías y prácticas des- Millan, 1980. de los márgenes. Madrid: Ediciones Cátedra 2008: 117-163.2. Boris E. Mothers are not workers: homework regulation and 18. Nakano E, Chang G, Rennie L (eds.). Mothering: ideology, the construction of motherhood, 1948-1953. En Evelyn Naka- experience, and agency. Nueva York: Routledge, 1994. no, Grace Chang y Linda Rennie (eds.), Mothering: ideolo- 19. Oackley A. The captured Womb: a history of the medical care gy, experience, and agency. Nueva York: Routledge, 1994: of pregnant women. Oxford y Nueva York: Basil Blackwell, 1984. 161-180. 20. Phoenix A, Woollett A, Lloyd E (eds.). Motherhood: meanings,3. Bourdieu P. Practical Reason. Standford: Standford Univer- practices and ideologies. Londres: Sage publications, 1991. sity Press; 1989. 21. Rich A. Of Woman Born: Motherhood as experience and Ins-4. Chodorow, Nancy. The Reproduction of Mothering. Berke- titution. Nueva York y Londres: W.W. Norton & Company, 1986. ley: University of California Press, 1989. 22. Rose E. Taking on a Mother’s Job: Day Care in the 1920 and5. Freyermuth G. Las mujeres de humo. Morir en Chenalhó. 1930. En: Ladd-Taylor M, Umansky L, editoras «Bad» Mo- Género, etnia y generación, factores constitutivos del riesgo thers. Nueva York y Londres: New York University Press, durante la maternidad. México: CIESAS, Miguel Ángel Po- 1998: 67-98. rrúa, Instituto Nacional de las Mujeres, 2003. 23. Ruddick S. Maternal thinking. Boston, Beacon Press, 1989.6. García B, Oliveira O. Trabajo femenino y vida familiar en 24. Sánchez Bringas A. Mujeres maternidad y cambio. Prácticas México. México: El Colegio de México, 1994. reproductivas y experiencias maternas en la ciudad de Méxi-7. Ginsburg F, Rapp R. The politics of reproduction. Annual Re- co. México: UNAM / UAM, 2003. view of Anthropology, 1991, 20: 311-343. 25. Sau V. El vacío de la maternidad. Barcelona: Icaria/Antro-8. Gregg R. Pregnancy in a High-Tech Age. Nueva York: New pos, 1995. York University Press, 1995. 26. Scheper-Hughes N. Death Without Weeping. The violence9. Gregory S. Challenging Motherhood: Mothers and their Deaf of everyday life in Brazil. Berkeley: University of California Children. En: Phoenix A, Woollett A, Lloyd E. editoras Mo- Press, 1992: 291- 31. therhood: meanings, practices and ideologies. Londres: Sage 27. Shutz A. El problema de la realidad social. Buenos Aires: publications, 1991: 123-142. Amorrortu Editores, 1974. p. 63.10. Hillmann V, Wögeli ST. Motherhood in Switzerland: a ratio- 28. Stack CB, Burton LM. Kinscripts: reflections on family, gene- nal and responsible choice? En: Harcourt W. Editora. Power, ration and culture. En: Nakano E, Chang G, Rennie L, edito- reproduction and gender. Londres y Nueva Jersey: Zed bo- ras. Mothering: ideology, experience, and agency. Nueva oks Ltd., 1997: 165-183. York: Routledge, 1994.11. Instituto Nacional de Estadística y Geografía e Informática. 29. Tice K. Mending Rosa’s Working Ways: A Case Study of an Indicadores sociodemográficos. Indicadores sociodemográ- African American Mother and Breadwinner. En: Ladd-Taylor ficos de México (1930-2000). México: Instituto Nacional de M, Umansky L, editoras. «Bad» Mothers. Nueva York y Lon- Estadística y Geografía e Informática, 2001. dres: New York University Press, 1998.12. Jones E. Ways in which childbearing affects women’s em- 30. Turner V, Dewey D. An Essay in the Anthropology of Expe- ployment: evidence from the U.S. 1975, National Fertility rience. En: Turner V, Bruner E, editores. The Anthropology of Study. Population Studies: A Journal of Demography, 1982, experience. Chicago: University of Illinois Press, 1986: 33-44. 36 (1): 5-14.13. Kapplan A. Look who’s talking, indeed: fetal images in re- cent North American visual culture. En: Nakano E, Chang G, Rennie L. editoras. Mothering: ideology, experience, and agency. Nueva York: Routledge, 1994: 121-138.14. En: Nakano E, Chang G, Rennie L, editoras. Mothering: ideo- Correspondencia: logy, experience, and agency. Nueva York: Routledge, 1994: 139-157. Dra. Ángeles Sánchez Bringas15. Lagarde M. Los Cautiverios de las mujeres: madres, espo- Departamento de Política y Cultura sas, monjas, putas, presas y locas. México: UNAM, 1993. Universidad Autónoma Metropolitana,16. www.medigraphic.com Mier y Terán M. La fecundidad en México, 1940-1980. Esti- maciones derivadas de la información del registro civil de los Xochimilco Correo electrónico: angeles15sb@gmail.com

×