1    APORTES METODOLOGICOS PARA EL ESTUDIO DE LOS LENGUAJES          DEL CUERPO Y EL GENERO: MAPAS CORPORALES1.           ...
2I.      Introducción: Método biográfico y su aplicación en el estudio del cuerpoLa revitalización del método biográfico e...
3coherencia con          lo propuesto por Mantilla (2008) respecto a que la posición comoinvestigadores en el campo, las r...
4                                           Esquema N° 1El uso de lenguajes: escritura, dibujo y oralidad sobre el cuerpoA...
5Así el cuerpo se constituye en protagonista de agencias hacia la liberación en tanto posee unarepresentación individual y...
6Como ya se expuso, es importante señalar, que las posibilidades de                            aplicación      de estameto...
7III.     Procedimiento metodológicoPuesto que, uno de los objetivos del estudio fue analizar las relaciones de poder de l...
8de los guiones socializadores de cada participante y c) un valor expresivo que se registra en ladimensión gráfica plasmad...
9de la comunidad cultural donde fueron producidos, por lo tanto, al igual que con las narrativasorales solo toman signific...
10En la realización del estudio se aplicaron los siguientes criterios de validación: a) triangulaciónde técnicas, establec...
11IV.      Resultados: síntesis de la vida de cameliaCamelia en la hija mayor de una pareja separada de los sectores medio...
12trae consigo la evocación del deseo y el peligro. Omite los ojos, como huyendo en sus fantasías,el mundo que le rodea se...
13materialidad concreta. Estas expresiones remiten inevitablemente a Baudrillard, quien afirmaque la práctica “del sexo es...
14adecuadas a la imagen social que posee mayor adhesión, sobre el rol de las mujeres en lasociedad chilena.      “Cuando m...
15reputación y prestigio sexual en el adentro de la casa materna. En la interpelación que dirigehacia su madre como defens...
16A través del método biográfico se despliegan autobiografías, relatos y mapas corporales y esposible trabajar con los cue...
17Referencias bibliográficasAlonso, L.E. (1998) La mirada cualitativa en sociología, Madrid, Fundamentos.Barbieri, M. (200...
18Esteban, M. (2004). Antropología del cuerpo: género, itinerarios corporales y cambio.Barcelona, Ediciones Bellaterra.Fac...
19Lahitte Héctor B. (1970) Arte y Arqueología : el análisis documental sobre piezas de la culturasantamariana. Monografías...
20Rodríguez C. (2010) Producción artística y teoría feminista del arte: Nuevos debates, III.Barcelona, Centro cultural.Ros...
21Valdés, T. (1988) Venid benditas de mi padre, las pobladoras, sus rutinas y sus sueños. Chile,Flacso.Van Dijk, T. (1993)...
Fragmento Grilla N°2 reinterpretación autobiografía Camelia: Eje: Mujeres-Hijas. Sentidos y significaciones que las mujere...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Arti mapas corporales09 11 2010 [2003]

479
-1

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
479
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
7
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Arti mapas corporales09 11 2010 [2003]

  1. 1. 1 APORTES METODOLOGICOS PARA EL ESTUDIO DE LOS LENGUAJES DEL CUERPO Y EL GENERO: MAPAS CORPORALES1. Jimena Silva2 , Paulina Salinas3ResumenEn este artículo, se presentan los mapas corporales como una estrategia metodológica para laproducción de conocimientos sobre el valor simbólico del cuerpo y sus discursos de género,bajo la modalidad autobiográfica. Se expone un caso, centrado en las tensiones de poder entrehijas y madres, para comprender como se encarnan en los cuerpos las normativas del ordensocial y los discursos de poder. Los mapas corporales, facilitan la expresión de transgresiones odisidencias a las ideologías de género vigentes, plasmando en ellos procesos de emancipaciónde los sujetos.Palabras claves: Cuerpo, género, poder, discurso.Bodily Maps, Methodological Strategy About The Study Body Symbolic Value And Its Discourses.AbstractI hereby present a methodological strategy to produce insight into the symbolic value of thebody and its inferences, through an autobiographical approach. I present a case centered on thepower tensions between young and older women, to understand how the discourses flowingbetween daughters and mothers are incarnated in their bodies. The maps facilitate theexpression of transgressions to or dissidences from current ideological gender models , andyoung women’s search for emancipation.Key words: Body, gender, power, discourses.1 Este trabajo forma parte de la Tesis “Relaciones de poder entre mujeres chilenas de dos generaciones. Alianzas,transgresiones, disidencias, oposiciones entre madres e hijas”. Beca Conicyt 2006-2009. Aprobada en 2009 por elPrograma de Doctorado en Antropología Sociocultural Universidad Católica del Norte, Antofagasta/Universidad deTarapacá, Arica.2 Psicóloga, Doctora en Antropología. Docente investigadora de la Escuela de Psicología, Universidad Católica delNorte, Antofagasta, Chile. jsilva@ucn.cl3 Doctora en Ciencias Sociales, asesora metodológica, Escuela de Periodismo, Universidad Católica del Norte.psalinas@ucn.cl
  2. 2. 2I. Introducción: Método biográfico y su aplicación en el estudio del cuerpoLa revitalización del método biográfico en estos últimos treinta años, forma parte de lanecesidad de las ciencias sociales, de visibilizar a los actores. Pujadas (2002[1992]) sostieneque el uso de fuentes orales y narrativas biográficas entre los sectores populares o subalternoscon fines de reconstrucción histórica permiten, especialmente, abrir las exclusiones de lossujetos postergados.Desde esta perspectiva, con las posibilidades de abordaje que posee este método, lo utilizamoscomo fundamento en la organización de la estrategia investigativa, como herramientafacilitadora a las biografías de las participantes. Para ello, proponemos emplear la trayectoriavital, porque posibilita acceder a eventos individuales, familiares y a contextos históricos enlos que se desarrollan conexiones con el tiempo y con el espacio (Elder, 1994; Sautu, 2004;Barbieri, 2008).Este enfoque se encuentra vinculado a los estudios longitudinales, en el sentido de laimportancia que tiene el proceso cronológico en el curso vital. A su vez, poseen laparticularidad de contribuir a diversificar la fase narrativa, concibiéndolas no sólo como unadescripción de sucesos, sino una selección y evaluación de la realidad (Lomsky-Feder 1995;Sautú, 2004). Es útil aclarar estos aspectos, por la frecuente simplificación que encierra lasdistinciones entre una u otra corriente epistemológica: cuantitativa o cualitativa, que no siempreson claramente explicitadas por los (as) investigadores, un ejemplo de aquellos son los trabajosanglosajones, desde donde proviene parte importante de las enseñanzas de este método: “niHareven & Masaoka , (1988), ni Elder (1994), ni el mismo Bertaux (1984) en Europa hacen unacontinua profesión de fe metodológica cuando explican sus procedimientos o cuando analizansus resultados” nos señala Sautú, (2004:25).La diversidad de autores que han trabajado con este método, ya sea en estudios de cursos devida, relatos, historias de vida o autobiografías, se evidencian las múltiples opciones que tienenlos (as) investigadores(as) para amalgamar posiciones epistemológicas y/o teóricas, procurandoresguardar con rigor la coherencia con los objetivos propuestos y las técnicas seleccionadas.Desde esta perspectiva, nos adscribimos a las propuestas que promueven la combinación deenfoques, para lograr la profundización esperada (Bertaux y Kholi, 1984; Bertaux, 1999;Salinas, 2001, Sautú 2004; Silva, 2008, Salinas y Cárdenas, 2009). Además, a través deldiscurso que este método recupera, accedemos a prácticas familiares, políticas e históricas entiempos y contextos socioculturales diversos, que exigen amplitud en su tratamiento. En
  3. 3. 3coherencia con lo propuesto por Mantilla (2008) respecto a que la posición comoinvestigadores en el campo, las relaciones que establecemos con los informantes, la influenciade nuestras identidades genéricas en el acceso a la información y la problemática de la distanciay cercanía con el universo estudiado, condicionan la construcción de los resultados de lainvestigación.En los últimos 15 años, hemos aplicado este método en contextos tanto urbanos como rurales,aprendiendo sobre sus ventajas y dificultades4. Precisamente es su versatilidad se encuentra lamotivación para innovar, creando junto a las protagonistas, los mapas corporales recogiendo,con especial atención, el valor simbólico que encierra el cuerpo en la experiencia biográfica.Los trabajos bajo estas estrategias metodológicas “imponen la transformación no sólo deaquellos cuyas vidas se articulan a través del diálogo, sino también de aquellos que registran yleen los testimonios” (Guerra y Shewes, 1999:2).Particularmente, en América Latina5, este enfoque ha tenido gran aceptación y validez en lasinvestigaciones sociales, en que se privilegian narraciones, relatos de vida y autobiografías, porejemplo los estudios de Oscar Lewis (1961, 1976) en México que abrieron una forma deproducir conocimiento sobre comunidades campesinas. El trabajo de Miguel Barnet (1986) enCuba, con relatos de vida de familias afrocubana, que fue publicado por primera vez en 1966 6.Luego hacia finales de la década de los 80´s, se producen giros en su aplicación, especialmenteen la recuperación de la memoria, en países que han sufrido violencia política, migracionesmasivas, exilios, desintegraciones familiares entre otros fenómenos sociales (Sharim, 1999;Jelin et al., 1999; Magrassi, et al.,1980).La forma de aplicar las técnicas en este trabajo, concuerda con lo planteado por Bertaux (1999)quién expresa que no debemos pretender acceder a las experiencias biográficas en su totalidad,ni a verdades absolutas, sino a segmentos, a recorridos parciales de los sujetos vinculados conla preocupación sustantiva de su construcción subjetiva, en espacios y tiempos específicos. Asícon las participantes del estudio, se accedió a distintas partes y formas de lenguajes generadosbajo el método biográfico, como se observa en el esquema N° 1.4 Jimena Silva ha aplicado variaciones del método con población originaria quechua parlante (1993), mujeresfamiliares de detenidos desaparecidos (2000), jóvenes trabajadores no escolarizados (1991), mujeres encarceladas(1992), trabajadoras sexuales (1993, 1998, 2008) entre otras aplicaciones que se pueden encontrar en artículos, libros,tesis de grado y post grado, en Bibliotecas de Universidad Mayor de San Simón, Cochabamba, Bolivia, Universidadde Chile, Universidad Católica del Norte, Antofagasta, Universidad de Tarapacá Arica. Paulina Salinas, ha realizadoestudios Biográficos con personajes de la zona norte y en estudios académicos en Antofagasta (1999; 2008).5 En 1976 Lewis publicó los relatos de una familia que dará origen a los Hijos de Sánchez, esta fue seleccionadaentre setenta y una del mismo paraje. Se la eligió puesto que el investigador consideró que era representativa de lasituación de pobreza que vivían millones de personas en México, su forma de trabajar y exponer la historia, marcóuna forma de situarse como investigador/a en el terreno y de usar el método, lo que ha levantado desde entoncescríticas y adscripciones. Otro texto que sobresale, por su aporte en cuanto a de sistematización de las formas clásicasde aplicación del método en A. Latina es La Historia de vida de Guillermo Magrassi y Manuel Roca en 1980.6 Un clásico latinoamericano, Biografía de un Cimarrón que en 1986 contaba ya treinta y seis ediciones.
  4. 4. 4 Esquema N° 1El uso de lenguajes: escritura, dibujo y oralidad sobre el cuerpoA través del lenguaje, el ser alcanza sentido y significación. Se adquiere existencia, al sernombrado y ubicado en un espacio en el orden normativo, como primeras marcas quedisciplinan el cuerpo, como el nombre y el sexo. A partir de estos actos se elaboran mensajes,gestos, actitudes y símbolos, como vías por donde circulan códigos culturales socializadores.Estos lenguajes, se incorporan en las pautas de educación formal e informal, otorgando por unaparte valoración a la obediencia y docilidad de los sujetos frente a estos roles asignados, y porotra sanción física o simbólica, cuando hay rechazo o distanciamiento a estas normas.Además, en este proceso de disciplinamiento, el cuerpo construye subjetividad, produce formasespeciales de vincularse con el mundo, con los otros y genera conocimiento (Butler, 2005).Para Foucault, el cuerpo se encuentra sumergido en un campo político en donde establecerelaciones de poder, “las relaciones de poder operan sobre él una presa inmediata; lo cercan, lomarcan, lo doman, lo someten a suplicio, lo fuerzan a unos trabajos, lo obligan a unasceremonias y exigen de él…” (1992: 32). El cuerpo se ha visto enmarcado bajo numerososdispositivos de control que se imponen en la vida social con la finalidad de enmascarardeterminados comportamiento, en los distintos espacios en los que los sujetos se desenvuelven:en la casa, en la escuela, en las iglesias, en los trabajos, en las empresas, en los hospitales, en lascárceles, entre otros.
  5. 5. 5Así el cuerpo se constituye en protagonista de agencias hacia la liberación en tanto posee unarepresentación individual y colectiva. Es una construcción simbólica socio-cultural donde seencarnan las diferencias y desigualdades de género, estás son permanentemente recreadas y/osostenidas, puesto que las construcción conllevan siempre cambios o transformaciones (Butler,2005). En consecuencia, problematizar la corporeidad implica, también, comprender vivencias,deseos, malestares y tensiones.Particularmente, en este trabajo, el análisis se ha focalizado en abordar las posiciones de poderque las hijas identifican en relación a sus madres, con especial atención, en aquellos aspectosque se asocian a los sistemas ideológicos de género.En este nudo de complejidades, el lenguaje con que se nombran los cuerpos y sus acciones,ocupa un lugar central como campo de prácticas colectivas en el cual las identidades sexuales,de clase y de género se constituyen (Facio, 1994; Muraro, 1994; Butler; 2001; Montecino,2007).A través de distintas formas de expresión (escritas, orales o dibujadas), se han revelado lasinteracciones entre mujeres como sujetos históricos, generando procesos de autorepresentación,que tienen un alto valor simbólico. Tanto Muraro (1994) como Butler (2001) teorizan sobreestos aspectos y le otorgan sentido al sujeto desde la agencia, como un ser abierto, inacabado,múltiple, y cambiante. Respecto, al orden simbólico, lo conciben como una estructura profunday modificable que modelan la realidad humana, lo que induce a afirmar que, estos procesosfacilitarían la elaboración de un nuevo orden que nos permita reconstruirnos con otrasexperiencias.En síntesis, el lenguaje en sus distintas representaciones se amalgama en la constituciónsubjetiva del cuerpo, quedando visible como un dispositivo primordial en la construcción de lossignificados, que son vividos en las relaciones de poder, por ejemplo en el caso de las mujeres.Kristeva (1981), afirma que, ante todo, el lenguaje visto desde el exterior, reviste un caráctermaterial: es una cadena de sonidos articulados, pero también es una red de marcas escritas, y unjuego de gestos. A su vez, el lenguaje nos pone frente a una materialidad del pensamiento, encualquiera de sus manifestaciones, produce y expresa ideas: es su única forma de ser, es surealidad y su realización. El lenguaje, es también, el elemento mismo de la comunicación social.No hay sociedad sin lenguaje, éste se produce para ser comunicado en el intercambio social.II. Estado del arte
  6. 6. 6Como ya se expuso, es importante señalar, que las posibilidades de aplicación de estametodología son amplias, ya sea desde el campo de la clínica psicológica individual. 7 Girardi yPool (2006) lo han aplicado y perfeccionado para labores periciales en caso de abuso sexual enniños/as. Así también en la articulación arte- biografía, para el trabajo de recuperación dememorias patrimoniales, se destaca la neoyorkina Carissa Rodríguez (2010), artista, galerista yescritora. Ella ha preparado una serie de esculturas/escritorios/muebles construidos a base demadera con melaninas impresas con nombres y trozos de imágenes de diversos artistas,convirtiéndolas en piezas autobiográficas. En esa misma línea, El mexicano Jorge Satorre(2010) ha focalizado el trabajo de sus últimos años, en una revisión histórica in situ que trasladaa su experiencia personal, plasmándola en dibujo utilizado como documento narrativo yherramienta de recuperación de la memoria. Su manera de aproximación, con estos lugareshistóricos está ligada al land art y al documental científico.8 Desde la antropología9 seencuentran múltiples aplicaciones, (Lahitte, 1970; Grau, 2002; Garavaglia, 2004 ) tanto encomunidades como en grupos urbanos, tomando en cuenta que las relaciones humanas se hacenposibles a través del contacto de los cuerpos y sus valores simbólicos. Por ejemplo, en laexperiencia de investigación con niños/as en Colombia, Pinilla (2006: 143) explica que losdibujos se proponen como una aplicación por parte del investigador, para propiciar laconstrucción de imágenes a partir del uso de herramientas materiales básicas como: lápices,papel, colores y elementos conceptuales (…), para representar, evocar e interpretar una realidaddeterminada a partir de la construcción de la imagen, dejando entrever, la posiciónsociocultural de quién construye la imagen como miembro de una comunidad determinada.Habiendo situado los lineamientos teóricos desde donde se sostiene la propuesta metodológica,se exponen los pasos para su aplicación.7 El test de Rorschach es el instrumento objetivo para el psicodiagnóstico, más poderoso y popular que se conoce, esconsiderado a nivel forense como el más fiable, válido y efectivo a nivel internacional, basado en la interpretación dedibujos y manchas de tinta. En los diagnóstico basados en dibujos de figuras humanas, familias, escenas y figurasgeométricas, los autores más conocidos son Machover (1957); Portuondo (1979); Kopptiz (1982); Burns y Kauffman(1995); Peterson y Harding (1997); Hammer (1999). En 2005, un grupo de mujeres con VIH-positivo en India,Kenya, y Tailandia usaron la técnica de mapas corporales para compartir métodos nuevos y creativos de permanecersanas, tratar la enfermedad, y mantener viva la esperanza. Ver en http://imaginingourselves.imow.org/pb/Story.aspx?id=95&lang=3&g=0.En Chile, se conocen algunas experiencias clínicas y en terapias alternativas, por ejemplo el trabajo terapéutico paralas disfunciones sexuales, realizado por el psiquiatra Luis Tapia, junto las psicólogas, María Elisa Molina y GianellaPoulsen de la Universidad Católica. Ver en http://psicologia.udd.cl/utp/2010/07/27/taller-dibujo-consensuales-y-mapas-corporales-en-el-tratamiento-de-parejas-con-dificultades-sexuales/entre otros.8 En 2010 el Centro Cultural Montehermoso Kulturunea de Vitoria-Gasteiz presentó en sus salas las exposicionesproducto de la convocatoria “Arte e Investigación 2009”. Artistas becados de distintos puntos del mundo fueronLeonor Antunes, Erika Arzt & Juan Linares, Nadia Barkate & Marion Cruza, Niamh O’Malley, Paloma Polo, CarissaRodríguez, Jorge Satorre y Azucena Vieites. La mayoría propone para la recuperación de memoria y biografías en susinstalaciones, dibujos y aplicaciones plásticas.9 En antropología el uso de las imágenes fotográficas data de la segunda mitad del siglo XIX, T.Wright (1992) en suensayo sobre el conocimiento visual que ofrecen las imágenes, otorga gran valor a experiencias antiguas que danfundamento a la fotografía. Es decir, las forma de ver y registrar pre-fotográficas, (Galasi, 1981) identificadas en lascrónicas ilustradas de los grandes viajes, las que han sido consideradas como producciones de conocimientos,separados del arte, un ejemplo destacado es el trabajo de Guaman Poma de Ayala (1615).
  7. 7. 7III. Procedimiento metodológicoPuesto que, uno de los objetivos del estudio fue analizar las relaciones de poder de las hijasrespecto a su madre, a través de la construcción de los mapas corporales, se desarrolló elsiguiente procedimiento metodológico:1) Escrituras autobiográficas: en base a una primera producción de líneas de vida, se trabajó conla escritura de autobiografías y sus autointerpretaciones. Proceso con el que se logró un nivel deprofundidad que facilitó la comprensión, desde un enfoque micro social, relacionado con lasrelaciones de género, de las construcciones de las protagonistas. Esta fase se alcanzó en unperiodo de cinco meses, ciclo en el que se recuperaron y ordenaron las experiencias másrelevantes, que otorgaban sustento a los relatos. En este procedimiento, cada participante eligiólos episodios de su vida libremente, podía rehacer o “borrar” los segmentos seleccionados,dependiendo de las posibilidades que tenía para encarar las distintas etapas de su biografía.2) Relatar lo escrito: luego, cada narración dió cuenta de entradas horizontales, verticales,sinuosas o circulares a experiencias vividas y representadas una y otra vez en la memoria,formando parte de las prácticas humanas (Ferraroti, 1981; De Villers, 1999). Esta parte delprocedimiento es un proceso de mayor espontaneidad, implica un esfuerzo por dar sentido alpasado, al presente y a los contenidos asociados al proyecto vital o a lo que implica sureformulación o relanzamiento.Es relevante que durante toda la fase, las jóvenes, en el caso de esta aplicación, interiorizaronuna postura, ya sea de autoreconocimiento como de autointerpretación, en la escritura de sustrayectorias vitales, en la construcción de sus mapas corporales y en la elección de lossegmentos, con los que fueron narrando el proceso de reconocer sus cuerpos. Es decir, lasprotagonistas se empoderan de su historia, adoptando una actitud reflexiva que evoca lamemoria.El rol de los/as que acompañan en esta fase, como monitores o guías, es de zu hören, es decirescucha activa, facilitando la manifestación de la experiencias vitales. Todo el proceso gatillóque la memoria se transformara en acción. Como lo dice Valdés, (1988:64): “En la constituciónde esta conciencia reflexiva se produce el esfuerzo del significado”. Una estrategia privilegiadaque revela significados, se logra con las representaciones gráficas de los mapas, como se verá acontinuación.3) Mapas corporales: como tercera etapa, se elaboran los mapas, estos se caracterizan por: a)poseer un valor narrativo seleccionado por su creadora, ya que han sido elaborados por sujetoscapaces de procesar y comunicar el valor simbólico que le otorgan a cada segmento biográfico,que se proyecta en el mapa, b) un valor proyectivo, porque registran la vida emocional, a través
  8. 8. 8de los guiones socializadores de cada participante y c) un valor expresivo que se registra en ladimensión gráfica plasmada en líneas, texturas, colores, aplicaciones, posturas u omisiones,entre otras.Para su producción material se trabaja por etapas orientando el inicio con una consigna, como:plasma tus experiencias corporales de mayor significación –positivas y negativas- rescatadasen tu autobiografía, identificando malestares y satisfacciones. Luego, a) se prepara el papelbond o craft del tamaño real del cuerpo de la persona, se deja libre la creatividad en cuanto aluso de colores y materiales para las aplicaciones o texturas, b) se organizan en pareja recostadasen el suelo y se dibuja el contorno del cuerpo en la posición elegida, c) luego se consignan loselementos simbólicos de la experiencia con el cuerpo, por ejemplo características de laautoimagen, rasgos, y aspectos distintivos. Igualmente, en otro nivel de representación, seregistran en los mismos mapas, distintos discursos (soy gorda), creencias (mi nariz es grande) ypautas de comportamiento (soy enojona), que expresan inscripciones culturales encarnadas, 4)finalmente, esta fase culmina con el conglomerado de las diferentes expresiones en el mapa,para iniciar, de esta manera, el cierre del proceso. Esta última etapa, es un trabajointersubjetivo, donde las participantes generan nuevas oportunidades de reconstruirse y hacer unrelanzamiento de su proyecto vital. Dialogan bajo una modalidad grupal sobre sus hallazgos,discuten, se interpelan, se destacan o borronean, se pintan o remarcan, distintas dimensionesque se hacen conscientes en el proceso de verbalización, desencadenándose la auto-interpretación. Como Canales (2002) advierte, la conversación se constituye en un recurso dedesarrollo y facilita la deconstrucción de ataduras, miedos, inseguridades, entre algunos de losobstáculos que se deben saltar en estos procesos. “En todas las formas en que el sentido comúnse desestabiliza o se graba a la fuerza, la única modalidad de regenerarlo o reinterpretarlo, esconversándolo. Poniendo entre dichos el entendimiento común” (Canales, 2002: 7)En síntesis, los mapas destacan las experiencias socializadoras: discursos y prácticas sobreeducación, estética corporal, sexualidad-seducción y violencias que se ubican en la base de laconstrucción de autoimagen e imagen social. Entre los relatos de estas jóvenes, se descubrierondiversas metáforas que revelan conexiones dialógicas entre mundo interior y exterior. Enpalabras de Foucault el cuerpo es considerado un espacio de investimiento del poder y esentendido como lugar de dominación, control y escenario para el ejercicio de la opresión. Elautor dirá que “el poder se ha introducido en el cuerpo, se encuentra expuesto en el cuerpomismo” (1992: 104).Además, es significativo considerar los mapas corporales dibujados, como construccionesemergentes de la experiencia personal, y como parte de una lectura múltiple de discursosanclados. Así también, como representación iconográfica, nos proporcionan información acerca
  9. 9. 9de la comunidad cultural donde fueron producidos, por lo tanto, al igual que con las narrativasorales solo toman significado y pueden ser comprendidas en el escenario donde se producen(Rosaldo, 1989).Cabe destacar, que el procedimiento de reinterpretación del material producido, se realizó bajolos lineamientos del análisis crítico de discursos, que incorpora las problemáticassocioculturales, como las desigualdades de género, clase, edad, entre otras y sus tensiones depoder, generando procesos de reflexión y emancipación en quienes participan (Van Dijk, 1993;Alonso, 1998, Salinas, 2007) En la selección de microtextos, (De Villers, 1999; Lindon, 1999;Van Dijk, 2002; Silva, 2008; Silva 2009) exige decisiones personales, utilizando trayectos quecirculan desde la oralidad hacia la escritura o viceversa, conjugando todos los elementos deldibujo: forma, color y textura. (Ver Esquema N° 2).Unidad de análisis: las protagonistasLa selección de las participantes respondió a los siguientes criterios de inclusión: a) capacidadde las participantes de profundizar en la recuperación de eventos y disposición al trabajoautobiográfico, b) continuidad y sistematicidad para participar en todas las sesiones y d) lafirma de un consentimiento informado para el uso de autobiografía, mapa corporal y relatos enel proceso investigativo.Con estos aspectos se seleccionaron 22 mujeres pertenecientes a dos generaciones, estudiantesuniversitarias entre 22 y 30 años, todas se encuentran ejerciendo su rol de hijas. Y una segundageneración, entre 50 y 64 años, las cuales han sido madres en su totalidad.Ambos grupos, pertenecen a un nivel socioeconómico medio y residen en Antofagasta. El grupode mujeres jóvenes, en su mayoría son las primeras estudiantes universitarias en sus familias.En cambio, en el grupo de mayores participaron profesionales, técnicas, dueñas de casa y otrascon distintos oficios.Todas las participantes fueron contactadas individualmente en talleres y grupos de trabajo enámbitos universitarios. A cada una de ellas, se le solicitó la firma de un consentimientoinformado para el uso y publicación de los resultados, el que también garantizó el resguardo desus identidades asignándoles un seudónimo.Para este artículo, se ha seleccionado el caso de una joven de 23 años a modo de ejemplificar,las aplicaciones, modos de sistematización y validación de esta metodología (mapascorporales).Criterios de validación
  10. 10. 10En la realización del estudio se aplicaron los siguientes criterios de validación: a) triangulaciónde técnicas, estableciendo semejanzas, diferencias, contradicciones u otros, entre los relatosautobiográfícos y los mapas corporales, b) exhaustividad, lo que se realizó a través del relato,transcripción y registro de cada una de las etapas del proceso investigativo, en la elaboraciónde líneas de vida; producción de autobiografías; diálogos grupales sobre eventos significativosy en el proceso de cierre con exposición de mapas corporales, y c) saturación, directamenterelacionado con el criterio anterior, se logró en un proceso de comparación constante (Strauss yCorbin, 2002), retroalimentando los distintos episodios biográfico. Este criterio además, sealcanzó, a nivel individual, al interior de cada relato, cuando hubo redundancia en cada uno delos tópicos analizados se cerró el proceso. Esquema N° 2. Síntesis del proceso de selección, análisis y re interpretación. 2 MOMENTOS PROCESO DE SELECCIÓN Y ANÁLISIS AMALGAMA ENTRE LO CRONOLÓGICO Y ARTICULACIÓN y REINTERPRETACIÓN LO TEMÁTICO 6 TRATAMIENTO DE LA PRODUCCIÓN REI INTERPRETACIÓN DE DISCURSOS 6 ETAPAS 1 REORDENAMIENTO DE LOS PRODUCTOS DE VALOR SIMBOLICO (selección y montaje de microtextos , fragmentos líneas de vida, relatos y dibujos de mapas, colores, formas, texturas) 5 2 ORGANIZACIÓN DE SERIES TEMPORALES, A CONTRAPUNTO EN TRES PARTIR DE UNIDADES DE VOCES: PROTAGONISTAS, VIDA INVESTIGADORA Y TEORIAS 4 3 ELABORACIÓN DE GRILLAS SISTEMATIZACION DE DE ANÁLISIS ARTICULANDO HALLAZGOS EN GRILLAS CON INTERROGANTES Y OBJETIVOS INICIALES Silva, J. (2009)
  11. 11. 11IV. Resultados: síntesis de la vida de cameliaCamelia en la hija mayor de una pareja separada de los sectores medios de la sociedad. Nació enla zona sur de Chile, y ha pasado parte de su vida juvenil en la zona norte. La madre trabaja, esuna mujer joven atractiva y preocupada de su cuidado personal, de estilo más bien formal, encontraste con el padrastro, más grueso y de estilo informal. Camelia como hija creció con elpadrastro, una hermana y un hermano a los que ella siente, haber cuidado en lo cotidiano. Sedeclara católica, en su infancia y primera juventud estuvo vinculada fuertemente a actividadesde pastorales tanto de colegio como en la Universidad. Le da mucha importancia a la funcióncuidadora que debe ejercer una madre en el ámbito privado. Valora ampliamente su libertad, losplaceres emanados de la vivencia corporal y sexual, es expresiva, de trato suave y alegre en larelación con pares y otros adultos/as. Durante la investigación tenía 23 años y estaba en la partefinal de su formación académica, la que desarrolló en el periodo planificado sin mayorestropiezos, período en el que mantuvo una relación de pareja. Su aspecto se caracteriza porposeer un cuerpo fornido y armónico, potencia un estilo alternativo-artesanal de telas livianas ydelicadas, pelo castaño largo y liso, similar en textura al de su madre, lo usa suelto y platinado.En el esquema N° 3 se encuentra una síntesis de información sobre Camelia.Esquema N°3Aplicación de la propuesta: el cuerpo de Camelia y sus discursosCon Camelia, (ver fragmento mapa N° 1 y fragmento autobiografía grilla N° 2 en grillas)encontramos la expresión de la vitalidad seductora, en la interpretación que realiza sobre laautoimagen de su estética corporal. Construye una idea infantilizada de ninfa etérea y a la vez
  12. 12. 12trae consigo la evocación del deseo y el peligro. Omite los ojos, como huyendo en sus fantasías,el mundo que le rodea se le presenta algo hostil. Sin embargo su cuerpo resulta muy presente yprotagonista: pubis, pechos y cabello cubierto de pequeñas flores en relieve, las líneas decontornos de trazo sutil, sin relleno de colores, sombreadas de celestre muy tenue. Luego laexpresión de ingenuidad-sabia y provocadora de la “ninfula”, se densifica con un relato quepuede ser interpretado en la línea del atractivo escolar de “Lolita” 10. La forma de narrar, provocaconectarla con las hadas de los cuentos de Nabokov, adorables e irresistibles, como mariposascrueles. Las líneas que siguen el trazo de su vivencia con el color y textura de pelo, la sonrisa, lamirada, los gestos, el detalle con que se describe su experiencia con el sonido, hasta larepresentación de la piel que recubre la oreja, deja en el relato el carácter apasionado de suvivencia corporal y a su vez la potencia que adquiere su autoimagen de sensualidad. Cualquierestímulo es susceptible de llamar a las puertas de ese deseo latente al asociar desde un nivelintrapsíquico una similitud con nuestro canon de atracción. “Mi pelo es largo, castaño, liso, suave, tiene brillo y vida, a mí me gusta el viento y me gusta cómo se mueve mi pelo, tiene como sensación de libertad sé que mi pelo es algo muy característico de mi vida, yo soy mi pelo, simple, suave, lindo”. (…) Es impresionante la cantidad de placer auditivo que canalizan las orejas, es un buen canal para llegar al alma, como los ojos y las manos. La música y letras, las palabras, los susurros, penetran de manera romántica, espiritual, sexual y sensual (…) Los lóbulos son carnosos, acariciables, besables. Mata pasiones la lengua en la oreja. [Las orejas]Son también accesorios, me encantan los aros grandes, son sensuales, como de diosas egipcias” (Camelia, 23 años, fragmento relato mapa corporal). Mapa completo CameliaLa representación que elabora, sobre el oír, el órgano y el adorno de la oreja, asociado alplacer, resulta interesante, ya que el discurso depoder sobre el acceso o restricción en torno a lasexualidad, se recoge o se obstruye por losimbólico del lenguaje. El lenguaje tambiénpodríamos aquí referirlo al producir palabras, dejaroír y acoger diálogos susurrantes que alimenten eldeseo. Así también la metáfora que elabora sobrela lengua en la oreja, “matando las pasiones” sellama a lo real del órgano, pero también enciendela pasión con el calor del aliento. Se puede ligartanto con el advertir, invitar, como con el silenciar.Si estas pasiones se vinculan con la práctica de lasexualidad, se las llevaría al plano de la10 Referido a la novela de Vladimir Nabokov, Lolita publicada por primera vez en 1955
  13. 13. 13materialidad concreta. Estas expresiones remiten inevitablemente a Baudrillard, quien afirmaque la práctica “del sexo es la forma abolida y desencantada de la seducción; del mismo modoque lo real es la forma abolida y desencantada del mundo” donde lo real pocas veces hainteresado a nadie. Lo real suele ser el lugar del desencanto” (1994: 27). Quizá por esto resultainteresante, lo que evoca el relato de Camelia, la importancia de la seducción, de la fascinacióndel erotismo, de la sensualidad oculta en la palabra que se susurra al oído. Provocar no sólo larazón y el entendimiento como el deseo. Provocar el deseo por el deseo. Provocar el deseo porun objeto del deseo: un cuerpo amado, la idea del placer. Simplemente la palabra oída, En surelato, más que nada se encuentra, lo que Baudrillard define como “estrategia dedesplazamiento (se-ducere: llevar aparte, desviar de su vía), de desviación de la verdad del sexo:jugar no es gozar. Ahí hay una especie de soberanía de la seducción, que es una pasión y unjuego del orden del signo, y es quien gana a largo plazo porque es un orden reversible eindeterminado"(1994:28). “Mi boca, para los alimentos, hablas, besas, muerdes, juegas, acaricias. Es roja, como el deseo, es sensual los labios míos son generosos, suaves, me gusta tocarlos y morderlos, me gusta besar y me gusta mucho. Los besos largos, tiernos, húmedos, ¡los adoro!. Mi sonrisa es otra cosa que adoro de mí, es muy característica de mí.(…) Caricias suaves es muy relajante y con un poco de mayos intensidad y humedad es muy excitante. El cuello y hombros son muy estéticos así que los escotes y cuello descubiertos, me gusta mostrar” (Camelia, 23 años, fragmento relato sobre mapa corporal).Desde otro lugar de su realidad, Camelia, a los 23 años, se relaciona con una madre joven,establecen una pugna por el ejercicio de cuotas de poder en el campo de la seducción y elatractivo físico. El principal conflicto, queda explícito en el plano del control de la vidacotidiana. Camelia interpreta que su madre no asume el rol tradicional. En su adhesión a losdiscursos institucionales hegemónicos, Camelia elabora una velada crítica a la madre por lafacilidad con que reconstruye su vida de pareja. Si bien admira el resurgimiento de ella comomujer, este mismo desata celos por el sentimiento de exclusión en la hija, y el abandono de lafunción de cuidadora, en el plano del mundo privado y doméstico. Se adhiere a la sancióncultural propia de un contexto de control normativo que se encuentra en el núcleo de estarelación madre-hija. La sociedad acepta fácilmente que posterior a una separación la mujerdesvastada se refugie en la crianza de sus hijos y el hombre reorganice su vida familiar enmenos tiempo. Camelia no menciona la responsabilidad del padrastro, o del padre biológico, enesta fase.En el imaginario de esta hija, la madre suele anteponer sus necesidades como mujer por sobre sufunción de cuidadora abnegada de los hijos, ideada por la tradición mariana del ser mujer, y
  14. 14. 14adecuadas a la imagen social que posee mayor adhesión, sobre el rol de las mujeres en lasociedad chilena. “Cuando mis papás (padrastro) se separaron (2006, 19 años), mi mamá no tardó ni dos semanas en encontrar pareja. Yo estaba feliz por ella, se merecía ser feliz, además le cambió el genio, estaba simpática, hasta se veía más linda, más joven (…) pero me seguía sintiendo desplazada” (…)“La actitud poco maternal de mi madre, es lo que tendría que cambiar. Si ella hiciera lo que tiene que hacer en vez de hacerse la loca y desentenderse, yo no sería lo amargada que soy en mi casa. (…) Lo que me molesta es que a veces se crea mamá cuando tiene que ser siempre, porque cuando quiere imponerse no es creíble, ni mis hermanos la respetan. (…)Me es difícil y me contradigo en la forma de pensar y sentir como debe ser una mujer, creo que por la relación que llevo con mi mamá. He criticado la forma de ser madre de mi madre, por eso, cuando me proyecto en cómo voy a ser madre, digo que es una cosa que debo priorizar” (Camelia, 23 años, fragmento autobiografía).En otro punto neurálgico, con la madre es la desconfianza y a su vez los afectos que se jueganen torno al hombre (padrastro) que hace de visagra entre ellas en el relato. Esta situación setorna compleja si se articula con el despliegue de su sensualidad juvenil: la conciencia de lavoluptuosidad de su cuerpo y los beneficios que trae como fuente de placer. En ese escenario, esdonde surge el discurso materno que la pone frente a un real; un alerta sobre los riesgos a losque se expone, fluctuando entre la sospecha sobre los hombres que se filtra en las palabras ycierta tensión por la sexualidad emergente en la hija. Como hija y como mujer, Cameliareacciona exacerbada, rechazando con violencia a la madre, atribuyendo su actitud a unareacción de celos o envidia. En la representación de la hija esta advertencia es significada comouna acusación inmerecida, interpretada por ella como producto del morbo materno. Lo queparece estar en disputa es una competencia por la cercanía del objeto de deseo de ambasmujeres. Pero también el temor por la emergencia de la sexualidad juvenil. “Mi papá (ex pareja de la madre, padre de crianza desde los 5 años) vivía en una pensión, era una pieza y dormí con él (2004, 17 años). Mi mamá me llamó todo el viaje preguntándome cómo estaba. Y después me preguntó cómo habíamos dormido, yo lo encontré extrañísimo. Me dijo que tenía que tener cuidado, porque yo estaba más grande y mi papá era hombre. ¡Eso me hizo explotar!, haciéndome sentir que su mente de verdad era sucia y retorcida para pensar eso. La detesté con repudio. No sé si era su desconfianza por los hombres, por lo que le pasó (violación) o eran los celos de que a mí me gustaba estar con mi papá”. (Camelia, 23 años, fragmento autobiografía)Camelia relata escenas de violencia en la relación con su madre. Siente en su mirada decuidadora, una amenazada a su intimidad en un escenario donde se filtran, una serie decontradiscursos que han distorsionado el tejido de la relación: por ejemplo, se le otorgaresponsabilidades de adulta –como reemplazo de la madre en el cuidado y administración delhogar y los hijos- y se le restringe las prácticas sexuales como a una niña que debe resguardar su
  15. 15. 15reputación y prestigio sexual en el adentro de la casa materna. En la interpelación que dirigehacia su madre como defensa entra en el mismo circuito discursivo denigrador de la sexualidadfemenina. En la lucha por la autonomía y ambas reproducen en el lenguaje el discursonormativo sobre la sexualidad femenina ella se defiende de no ser “maraca”11, siguiendo uncontinum con la forma discursiva de la madre y utiliza agresiones verbales contra ella, que esprecisamente lo que tensiona su relación, no llegando a romper la cadena de poder intragéneroen la que ambas se encuentran enlazadas. “Mi mamá me ofendía con palabras vulgares. Cuando yo me quedaba a dormir en la casa de mi pareja (2008, 18 años). Diciéndome que el poto es mío y que yo puedo hacer lo que quiera con él, pero tengo que llegar a mí casa. Que si quiero culiar con él que lo haga, me vista y me venga a la casa. (…) Me parece insólito, y por cierto me duele mucho, no soy cualquier maraca de por ahí, soy su hija y merezco respeto” (Camelia, 23 años, fragmento autobiografía).La estética como valor simbólico en la culturaComo en muchos de los relatos, el sentimiento de inadecuación, dolor, se hace presente, en laforma en que las jóvenes del estudio experimentan su cuerpo, tanto el cuerpo visto a nivelsimbólico, como el que aparece como corporalidad externa a nivel de la belleza y la estética. “Soy una gorda asumida y además tengo otros kilos de cualidades y cosas más trascendentales, nunca he tenido mucho rollos con el cuerpo a mí me gusta en general, me gusta andar en pelotas en mi casa, me gusta quedarme en pelotas después del sexo”(Camelia, 23 años, fragmento relato sobre mapa corporal). Estos sentimientos que al verbalizar el peso corporal, parecieran exorcizar un malestar, ytransformarlo en una cualidad asumida, se pueden articulan con la discursiva sociocultural,sobre la estética del cuerpo de mujer, y que articulan la construcción de la autoimagen de labelleza, con los estereotipos difundidos por los medios de comunicación, y su circulación en elmercado de la moda. Éstos profundamente arraigados en la sociedad chilena, forman parte de lasocialización de género y se filtran en algunos casos, dolorosamente hacia la vivencia de lasexualidad. Son pocas las que como Camelia, asumen en el discurso, su estética corporal consoltura, disfrutando plenamente del placer que emana de su cuerpo, alejada de las inhibicionesprovenientes de las convenciones culturales, dirigidas al recato del cuerpo femenino. En estesentido, su autointerpretación, en este plano, rompe con el orden normativo e género, quereclama por una recuperación del recato para la juventud. V. CONCLUSIÓN11 En el lenguaje juvenil chileno, maraca es sinónimo de prostituta.
  16. 16. 16A través del método biográfico se despliegan autobiografías, relatos y mapas corporales y esposible trabajar con los cuerpos, desde sus distintas interpretaciones, como ha quedadoejemplificado en el caso de Camelia.Los mapas facilitan acceder al cuerpo, a su producción y protagonismo y al valor simbólico quetienen, de manera de dar cuenta, -dependiendo de las búsquedas del /la investigador/a- cómo lacorporalidad, poco a poco se ha ido convirtiendo en las distintas sociedades, en objetoconsumo, asignándole valor económico, social y cultural.En estos procesos somos interpelados como sujetos y los mapas corporales, resultansignificativos, como expresiones de la cultura, ya que el cuerpo observado, no es experimentadode la misma forma que el cuerpo vivenciado (Esteban, 2004). En este sentido, ofreceestrategias de comprensión biográficas y del tipo de protagonismo que adquiere en cada sujetoanclado, a un conjunto de normativas de la sociedad actual (Butler, 2001).Además, los mapas corporales como metodología, abren una opción de renovar diálogostransdisciplinarios entre antropología, sociología, psicología y psicoanálisis. Esto implica queal escuchar el lenguaje del cuerpo, encontramos una vía riquísima de interpretación, al articularlas pautas socioculturales inscritas en la subjetividad.En síntesis, a través de la producción de esta metodología, se logra producir conocimiento degran valor simbólico, que habitualmente no emergería de otra manera, contribuyendo adesmantelar las distinciones artificiales que suele hacerse entre los procesos intrapsíquicos y lacorporalidad; muchas veces al servicio de una comprensión sesgada del sujeto, donde seenfatizan las diferencias que como investigadores muchas veces hacemos y que sonseparaciones aparentes.Desde esta perspectiva, nos parece claro que el lenguaje del cuerpo puede efectivamente hablara través de distintas expresiones, y los mapas corporales se muestran como herramientas paraactuar como potenciales vía de emancipación al orden social establecido.
  17. 17. 17Referencias bibliográficasAlonso, L.E. (1998) La mirada cualitativa en sociología, Madrid, Fundamentos.Barbieri, M. (2008) Representaciones de lo femenino en los noventa: de madres e hijas,abuelas, tías y hermanas. Buenos Aires, Antropofagia.Barthes Roland, (1985) El grano de la voz. Segunda edición, México, Editorial Siglo XXI.Baudrillard, J. (1994). De la seducción. Madrid, Cátedra.Barnet, M. (1986) Biografía de un cimarrón (Introducción del autor), 1ra ed., La HabanaInstituto de Etnología y Folklore.Bertaux, D. y Kohli, M. (1984). The life history approach: A continental view. Annual Reviewof Sociology, Vol. 10, pp.215-237.Bertaux, D. (1999) El enfoque biográfico. Su validez metodológica, sus potencialidades.Proposiciones, 29, pp.52-74.Butler, J. ( 2001). Mecanismos psíquicos del poder. Teorías sobre la sujeción. Madrid, Cátedra.Ídem. ( 2005). Cuerpos que importan. Sobre los límites materiales y discursivos del “sexo”.Buenos Aires, Paidós.Canales M. (2002) Conversaciones para el entendimiento, Escuela de Sociología, Universidadde Chile. Montehermoso kulturunea.De Villers, G. (1999). La historia de Vida como método Clínico, Revista Proposiciones, Sur,Ediciones, N° 29, pp. 103-114.Elder, G. H. Jr.(1994). Time, Human Agency and Social Change. Perspectives on Life Course,en Social Psychology Quarterly 57/14-15.
  18. 18. 18Esteban, M. (2004). Antropología del cuerpo: género, itinerarios corporales y cambio.Barcelona, Ediciones Bellaterra.Facio, A. (1994). Cuando el género suena, cambios trae. Introducción al análisis de género:categorías analíticas básicas. Managua: Programa Interdisciplinario de Estudios de Género,Universidad Centroamericana.Ferrarotti, F. (1981). Storia e storie di vita. Roma: Laterza.Foucault, M. (1992). Vigilar y castigar. México, Siglo XXI; Foucault M. Microfísica del poder.Madrid, La Piqueta.Garavaglia, M. (2004) Sobre el uso de las imágenes gráficas en la investigación antropológica.Un acercamiento a una antropología visual. En www.naya.org.ar/congreso. [consulta28.10.2010]Girardi, K. y Pool, A. (2006). Indicadores gráficos asociados a agresiones sexuales infantilesen la Prueba Persona Bajo la Lluvia. Un estudio descriptivo-comparativo. Cuadernos dePsicología Jurídica, 3, 41-57.Guerra, D.; Skewes, J. (1999). La historia de vida como contradiscurso. Pliegues y replieguesde una mujer, Santiago de Chile, Ediciones Sur, pp Proposiciones 29, pp.178-188.Grau Rebollo, J. (2002) Antropología audiovisual. Barcelona, Ediciones Bellaterra.Hareven T. & Masaoka, K (1988) Turning Points and Transitions: Perceptions of the lifecourse en Journal of Family History , Vol.13, No.3 , 271-289.Jelín, E.; Llovet, J. y Silvina, R. (1999). Un estilo de trabajo: la investigación microsocial.Proposiciones, 29, pp.130-146.Kristeva, J. (1981). Le langage, cet inconnu, París, Editions du Seuil.
  19. 19. 19Lahitte Héctor B. (1970) Arte y Arqueología : el análisis documental sobre piezas de la culturasantamariana. Monografías Nro.5, Bs. As., Argentina, Museo Etnográfico Municipal "DamasioArce" e Instituto de Investigaciones Antropológicas, Olavarría.Lewis, O. (1961) Antropología de la pobreza, cinco familias, México, F.C.E.Ídem. (1976) Tepoztlán, un pueblo de México, México, Mortiz.Lindón, A. (1999). Narrativas autobiográficas, Memoria y Mitos; una aproximación a laacción social. Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe. Ciencias Sociales yHumanidades, Vol II N° 6, El Colegio de México, Toluca., México, pp. 295-310.Lomsky-Feder, E. (1995). The Meaning of War through Veterans Eyes. A PhenomenologicalAnalysis of the Life Stories, International Sociology, Nº 10, pp.463-482.Mantilla, J. (2008). Hacia la construcción de una etnografía en un hospital psiquiátrico(Con)textos, Revista d’antropologia i investigació social, Número 2. Desembre, pp. 93-102.ISSN: 2013-0864 http://www.con-textos.net, [consulta 28.07.2010]Magrassi, G. y M. Rocca et al. (1980) La historia de vida. Buenos Aires: Centro Editorde América Latina.Montecino, Sonia. 2007. Madres y Huachos. Alegorías del mestizaje chileno. (4a ed.).Santiago, Chile: Sudamericana.Muraro, L. (1994) El Orden Simbólico de la Madre. Madrid, Horas y Horas.Pinilla, M. ( 2006). Las representaciones gráficas de niños como metodología de investigaciónen un contexto rural de violencia armada en Colombia.http://www.antropologiavisual.cl/pinilla.htm#Layer2 [consulta 13. 10.2010]Pool, A. Diagnóstico Estructural a Través de la Prueba Persona Bajo la Lluvia en Niños y Niñasde 9 a 11 Años de Edad, Víctimas de Agresiones Sexuales Crónicas. Psykhe [online]. 2007,vol.16, n.2 [citado 2010-10-14], pp. 117-128 . Disponible en: <http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0718-22282007000200010&lng=es&nrm=iso>. ISSN 0718-2228.doi: 10.4067/S0718-22282007000200010.[consulta 13.10.2010]Pujadas, J. (2002[1992]), El método biográfico: el uso de las historias de vida en cienciassociales. Cuadernos metodológicos 5. Madrid, Centro de Investigaciones Sociológicas.
  20. 20. 20Rodríguez C. (2010) Producción artística y teoría feminista del arte: Nuevos debates, III.Barcelona, Centro cultural.Rosaldo, R. (1989) Cultura y Verdad. Nueva propuesta de análisis social. México, Grijalbo.Satorre J. (2010) Producción artística y teoría feminista del arte: Nuevos debates, III.Barcelona, Centro cultural.Salinas, P. (2001) Lucy Casali. La vida de una Mujer en el Norte, Antofagasta, ediciones SantosOssa.Ídem. (2007) Análisis Crítico del Discurso: Un dispositivo teórico-metodológico de carácterinterdisciplinario y comunicacional. Tercer Milenio. Revista de Comunicaciones, Periodismo yCiencias Sociales de la Universidad Católica del Norte. Vol. 12, Nª13, pp.28-41.Salinas, P. y Cárdenas, M. (2009) Métodos de Investigación Social, Quito. Intiyan edicionesCiespal.Sautú, R. (ed.) (2004). El Método Biográfico. La reconstrucción de la sociedad a partir deltestimonio de los actores sociales, Buenos Aires, Editorial Lumiere.Sharim, D. (1999). Dimensión subjetiva del género. Una aproximación desde los relatos devida. Proposiciones, 29, pp. 82-88.Silva, J. (2008) Aplicaciones del método biográfico: de memorias u olvidos. En Salinas P.,Cárdenas M. (eds.) 2008. Métodos de Investigación Social. Antofagasta, Chile, EdicionesUniversidad Católica del Norte.Idem. (2009) Relaciones de poder entre mujeres chilenas de dos generaciones. Alianzas,transgresiones, disidencias, oposiciones entre madres e hijas .Tesis doctoral en AntropologíaSociocultural. Facultad de Ciencias, Sociales y Jurídicas, Universidad Católica del Norte/Universidad de TarapacáStrauss, A.y Corbin, J. (2002) Bases de la investigación cualitativa. Técnicas y procedimientospara desarrollar la teoría fundamentada. Facultad de enfermería de la Universidad de Antioquía,Colombia, Contus ediciones.
  21. 21. 21Valdés, T. (1988) Venid benditas de mi padre, las pobladoras, sus rutinas y sus sueños. Chile,Flacso.Van Dijk, T. (1993), Principles of Critical Discourse Analysis, Discourse and Society, 4(2),249-283. Universidad de Aalborg, DinamarcaÍdem. (2002) Conocimiento, elaboración del discurso y educación. Traducción: Olga CeciliaMartínez Solís. En Escribanía (Universidad de Manizales, Colombia), 8, enero-junio de 2002,pp. 5-22.
  22. 22. Fragmento Grilla N°2 reinterpretación autobiografía Camelia: Eje: Mujeres-Hijas. Sentidos y significaciones que las mujeres-hijas otorgan a lasrelaciones con sus madres. Nudos problemáticos : implicancias de los discursos y prácticas de género del contexto socializador, en la construcción del ser sujetos autónomos o restrictivos. Categorías Personas Narración 22 Reinterpretación Etapa en la Involucradas trayectoria biográfica NudosFragmento grilla N°1 cuerpo: Camelia ProblemáticosDiscurso autointerpretativo del mapa Conflictos Mapa corporal Línea del curso de la vida o convocantes o consecuenciasCabeza: El cerebro, Valor simbólicole da mucha importancia, pero es feo,Primera 7.- es raro (…) se Madre, padre, hija. Mi madre tenía 19 años, (…) cuando la violaron, yo La violación posee un lugar en la cultura desdebaboso, gelatinoso, arrugado articuladojuventud del cuerpo y responsable Experiencias queviolencia y El de todo esto de somos (…). tenía como 13 años cuando me contó lo de la el inicio de las sociedades. Las mujeres y losmío es más grande porque soy cabezona, y está lleno de madre. con prácticas y abuso sexual de la pensamiento violación, sin muchos detalles, más que nada para que niños/as, cuerpos que se simbolizanflotantes, estáticos, caóticos, saltarines, alegres, depresivos, artísticos, discursos sobre la me cuidara de andar sola (…) y me contó que ella vulnerables y susceptibles a ser penetrados: aaltruistas, malditos, y todo vuela y da vueltas, me gusta pensar y saber que sexualidad (educación quería llegar virgen al matrimonio, no por moral, (…) través de la seducción, fuerza, culpa,soy más inteligente, de alguna o otra forma, muchos de los que me rodean sexual, mandatos, más bien por un deseo personal. Después de la amenazas provenientes de otros, en su mayoríaadmiran eso de mí. restricciones, violación ya no tenía mucho sentido “cuidarse” así masculinos que representan autoridad,Pelo: Vitalidad seductora. La seducción como núcleo de la estética, ubicado relaciones de género que comenzó a tener relaciones con mi papá, después dominio, admiración.en las representaciones de lapor el marcadas belleza. de cuatro años de pololeo. Además estaba sola en otraOjos: Mis ojillos poder) poco rasgados, chinitos, me gustan porque cuando son un ciudad, tenía más libertades.me río, se achinan, cuando tengo sueño, o se me pasan las copas también.Son muy característicos de mi familia, además la gente dice que en conjunto Camelia, Cura. Mujeres jóvenes afectivamente carentes, encon el resto de mis rasgos me dan un aire polinésico, como belleza exótica y Experiencia de inicio en Me enamoré del cura que estaba a cargo: él de 28 procesos afectivo sexuales plenos de energía,eso me gusta juegos sexuales con un años y yo de 17 observadas como presas disponibles a serOrejas: Lo que oye, llega al mundo a través de las palabras-asociadas del hombre simbolizado como (…) Me fue a dejar a mi pieza, insistió. (…) Entró, captadas por una sexualidad masculinaplacer sexual. Las orejas, son raras, son un pedazo de cartílago arrugado, es inaccesible. Abuso de poder nos sentamos en la cama, (…) nos recostamos y me simbolizada como desbordada, sin más topeimpresionante la cantidad de placer auditivo que canalizan las orejas, es un de un varón que representa hizo cariño en el pelo, en la guata, en la espalda, se que sus cuerpos juveniles.buen canal para llegar al alma, como los ojos y las manos. La música y una institución de alta carga fijó que andaba sin sostén. (…) Me dijo (…) que es Actos de abuso de poder donde ambosletras, las palabras, los susurros, penetran de manera romántica, espiritual, de poder simbólico y un degenerado, y sabía que sus pensamientos no iban traspasan lo límites de lo prohibido.sexual y sensual. jerarquía. a ser precisamente tiernos. (…) Que si fuera por él me Las carencias y los vacíos de autoestimaBoca: Oralidad-erotizada. Que también debe reprimir-silenciar. Deseo de lamería los pechos. (…) Que me pusiera el vestido debilitan la vida afectiva, confundiendo lascontrol. que a él le gustaba. (…) En un último abrazó me pide emociones y vulnerabilizando lasLa boca es también estúpida, sobre todo si padece de verborrea crónica. Por si puede ver por última vez mis pechos y le digo que posibilidades de autocuidado y protección.la boca muere el pez y la Camelia (ella) es experta en cagarla; hablar de más si, los descubre con cuidado y torpeza, los mira yy meter la pata. Pero esta boquita nunca es capaz de ser hiriente. Sí, de acariciacagarla sin querer queriendo.Voz: El tono y ritmo representación propia de elementos de contacto.Actualidad Representación del amor El tenía 23 y yo 19. Comencé a descubrir mi cuerpo. Se remarca el discurso sobre la inocenciaValorización de aspectos positivos que le permiten individualizarse y lograrAdulta - Joven romántico como ideal para sí (…) Yo lo quería y quería tener relaciones. (…) como un valor que otorga prestigio en laautonomía. Quiebres afectivos. en el inicio sexual. Teníamos condones, (…) esa fue mi primera presentación de su ser frente al que escucha oCuello-hombros: Espacios territoriales, erogenizados, por las caricias y experiencia sexual penetrativa. Me dolió, pero fue al que ve.representación de la carga cotidiana. Se expresa la tensión. muy cuidadoso y tierno. (…) Primero nos besamosPechos: Flores-eróticas, escotes, expresión-exhibición “tetas al aire”. mucho y nos acariciamos. Nunca había visto ni Experiencia gratificante en el inicio de laOposición irreverente de lo que puedan desear/mostrar; lo que provoca el tocado un pene y tenía mucha curiosidad y ganas sexualidad y en la exploración corporaldeseo, atracción. Las quiero tanto a mis pechugas, son lindas, redondas, también. reforzada por el autocuidado y la afectividadsuaves, las quiero tal cual son, con estrías, y nódulos raros (…) Me gustan inscritas en el guión sexual elaborado concuando acarician mi escote, es más sensual que ir directo a los pezones elementos del discurso materno.Cuerpo: Voluptuoso-provocador de la atracción libre de expresión. Peso, Práctica de juegos sexualescomo problema en el discurso materno, más no en el de ella. Yo estoy A fin de año (2007, 3º universidad), me dedique a Expresiones de la seducción y el erotismoconsciente de mi sobrepeso y mis rollos, soy una gordadescubrir su además orientados a asumida y puro poncear. Me dejé querer. (…) Con un chico como juegos en los cuales se sitúa con capacidad erótica.tengo otros kilos de cualidades y cosas más trascendentales, empezamos un juego. Él decía cosas y yo escuchaba, mayores cuotas de poder: para iniciarlo o paraVagina: Por favor ¡bésame! ¿a quién no le puede gustar su vagina?, Y le (…) de mi escote, mi boca y otras casas, que me hacía finalizarlo.haría una oda, desde que la descubrí nos hicimos amigas, es un poco la ingenua. (…) Y empezamos a pinchar, solo besos yintrovertida, aún no me cuenta todos sus secretos. A veces me confunde, cuando yo quería. (…) Seguimos hasta que me aburrí.Infancia y de forma Relación Hija- es linda. El conocer como base delreacciones 8.- inesperada, pero Prevalencia de discursos Mi mamá me acompañó al doctor y le sugirió que me Interacción establecida de manera horizontaljuventudy el placer.disfrute Madre sobre el autocuidado del recomendará los anticonceptivos, cuando pololeaba que favorece el diálogo abierto sobre la cuerpo, desde la socializaciónPies planos: En contacto activo con el piso que me sostiene. Como signo (1º de universidad). (…) Siempre tuvo un discurso sexualidad de otras mujeres. Actitudes quede mi familia paterna. materna. muy liberal en cuanto al sexo y el cuerpo. Le facilitan el autocuidado y la prevención. conversaba de mis amigas que ya habían tenido relaciones y le decía que yo nunca todavía. Ella decía Diálogo que ubica a madre e hija en un muy relajada que era bueno, pero todo a su tiempo y momento de armonía contrapuesto a la tensión con amor. Siempre dejó espacio para el placer, pero y la violencia discursiva relatada en otros dentro de una pareja. Hablábamos de sida, episodios de su trayectoria vital. enfermedades, métodos anticonceptivos.Infancia Distanciamiento en la La relación con mi madre era normal, como cualquier Idealización de las jerarquías asociadas a relación hija-madre en mamá con una hijita, cercana, cariñosa, preocupada. ideologías tradicionales de género: madre periodo de la salida de la Jugaba, nos cantaba cuando nos íbamos a acostar, abnegada y sacrificada por los hijos. Resultado madre al espacio público ayudaba a hacer las tareas. No hacía grandes de discursos socializadores que magnifican el laboral y de sus conflictos distinciones entre sus hijos/as. (…) Nunca fue una modelo mariano (abuela materna) matrimoniales. mala mamá, negligente ni nada por el estilo, pero empezó a tener problemas con mi papá, junto con los Interpelación de la hija a la madre porque problemas económicos. Comenzó a ensimismarse y ocupe un su lugar en el espacio privado, (…) el tiempo para los hijos se fue disminuyendo de a priorizando el cuidado de los hijos/as. poco. Recriminación que cae sobre la madre por (…) Según mi mamá, mi discurso sobre ella es ubicarse en el mundo público y rehacer su vida machista, que le echo la culpa a ella porque entró a de pareja. trabajar, dejó a sus hijos botados por realizarse ella como mujer. (…) puede que en cierta manera yo sea machista, (…) pero son mis necesidades de hija.Actualidad Relaciones de convivencia (Mi mamá) se comporta a la defensiva, agresiva, Hijidad construida en una relación de lucha de madre-hija marcada por dañina, con una mente sucia. Con eso me refiero a poderes, donde los límites y las distinciones acusaciones mutuas. que perdió un poco la inocencia. Me duele por que madre-hija son difusas. Interacciones ella no es así, es muy dulce cuando quiere, sensible, sostenidas en base a descalificaciones mutuas cariñosa. Mi relación con ella es tan ambivalente. y una búsqueda de proteger su individuación. (…)Yo se que soy hiriente y sarcástica, ella odia el sarcasmo, pero si no lo uso cómo me defiendo. Nunca empiezo, mi ira es siempre reactiva. (…) Mi relación con ella es tan dañina. 9.- Valores y Oscilación entre valores Siempre (…) he querido tener muchos hijos, (…) Representación idealizada de la maternidad, creencias sobre la simbólicos tradicional sobre deseo férreamente tener hijos y dedicarme a la crianza donde intenta suplir los vacíos de su maternidad. cuerpo-maternidad. Diálogo de esos seres, (…) entregarles todo el amor del experiencia como hija en su proyección de discursivo entre valor mundo, que sientan que me tienen, a pesar de todo lo madre.

×