La casa del escritor
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Like this? Share it with your network

Share

La casa del escritor

  • 424 views
Uploaded on

Proyecto de Casa del Escritor, la cual, por ahora tiene un espacio en Facebook. ...

Proyecto de Casa del Escritor, la cual, por ahora tiene un espacio en Facebook.
https://www.facebook.com/casa.delescritor.9?fref=ts

  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
    Be the first to like this
No Downloads

Views

Total Views
424
On Slideshare
424
From Embeds
0
Number of Embeds
0

Actions

Shares
Downloads
1
Comments
0
Likes
0

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. Letras y voces bajo un mismo techoJessica Suárez | jessica.suarez@medellindigital.gov.co15/11/2012La Casa del Escritor espera ser un espacio de encuentro entre escritores y lectores de todos los génerosliterarios.Los escritores del área metropolitana tienen una casa en el aire, al menos por ahora. Esun proyecto recién nacido que espera propiciar un espacio de encuentro entre los que sededican a las letras y los que están dispuestos a leerlas. La Casa del Escritor, poco apoco, se está haciendo realidad.Una casa sin muros ni techo, pero con unas bases muy sólidas: los 71 años que Óscar Hernández le hadedicado a la escritura. A pesar de su inmaterialidad, la Casa del Escritor ya tiene actividades, la primerade estas a realizarse el 16 de noviembre en la Fundación Diego Echavarría Misas de Itagüí, un recital depoesía llamado "Siempre, la poesía siempre", en el que leerán Juan Manuel Roca y el mismo Óscar.Estamos frente al comienzo de algo que podría llegar a ser grande. Y como en todo empezar hay un airede ilusión, emoción y deseo; sentimientos notorios en Óscar, Sandra Sanzón, Jose Ignacio Escobar yMauricio Quintero, los gestores del proyecto. Ellos esperan que la idea tome cuerpo y que este espaciosea un referente de encuentro con la lectura, que se convierta sobre todo una voz difusora de lo quehacen los escritores locales.
  • 2. Plataforma para escritores"Yo había visto que aquí había casa del zapatero, casa del talabartero, casa de todo, menos del escritor.Entonces me di a la tarea, la fundé con Sandra, esa es toda la historia", narra Óscar, quien entre sustantos oficios ha tenido el de escritor y entre sus vocaciones la de poeta.Cuenta que ha sido testigo del desamparo de los escritores y los artistas, que “andan casi con una vidade gitanos”, porque cuando llegan a otras ciudades a promocionar su obra tienen que buscar lo que éldenomina “conexiones amistosas” para poder dormir y alimentarse. Por eso se imaginó un sitio dondepudieran llegar y estar por lo menos una semana.Consciente de que ese es un proyecto más ambicioso, piensa que primero la casa va a ser un espaciopara charlas, conferencias, talleres, biblioteca, ocio y para tener un lugar donde reunirse con la gente.“Eso es todo, nada misterioso”, agrega.Y fue en una tarde de comienzos de enero que la idea salió de la mente del escritor para convertirse enun proyecto compartido. Sandra Sansón, una sobrina-nieta, le estaba haciendo la visita con su esposoJosé Ignacio Escobar, cuando les soltó lo siguiente: "Saben qué: deberíamos hacer una casa delescritor". Así se puso la idea a rodar.Al proyecto se sumó Mauricio Quintero, Coordinador Cultural de la Corporación Otraparte. Élrecientemente había publicado su primer libro: “Historietas para fulanos y menganas”, y un día tuvo laoportunidad de entregárselo a Óscar para que lo leyera.“Le dije: maestro, a mí me gustaría que usted leyera mi libro. Le hice una dedicatoria, sin ningunapretensión. Yo sí esperaba que él me diera alguna opinión, pero no se la pedí, y ya después apareció supublicación en El Colombiano haciendo mención a mi libro”, recuerda Mauricio de ese primeracercamiento.De ahí surgió una amistad y tiempo después, en una llamada telefónica, Óscar le propuso hacer parte delcolectivo. A Mauricio esto lo entusiasmó, porque pensó que podía entrar a apoyar a los nuevos escritoresen lo relacionado con la gestión editorial, ayudándoles a resolver las dudas que aparecen cuando se va apublicar por primera vez.Inicialmente se dedicaron a convocar y, por eso, el 14 de febrero hicieron en Otraparte la presentacióndel proyecto. Fue para ellos una grata sorpresa ver la buena acogida que tuvo, junto con el interés quemanifestaron varios amigos de Óscar en hacer parte de la casa. Eso los llenó de motivación: "Sirvió comomotorcito para decir: ‘Es cuestión de organizar y estructurar bien la idea, pero tiene mucha tela paracortar’”, señala Sandra.La casa por ahora es virtual
  • 3. Los gestores de la Casa del Escritor comenzaron a tocar puertas. En Itagüí respondieron a ese llamado:la Alcaldía y la Fundación Diego Echavarría Misas manifestaron su interés. “Itagüí, porque en los últimosmeses se ha visto no un renacimiento, sino un crecimiento cultural en el municipio, empezando por labiblioteca que tiene ya 67 años, la que dio don Diego, la que donó él”, explica Óscar.Y en Envigado, la Corporación Otraparte ha estado presta a ayudarlos en el tema logístico y de espacios.También se han sumado fuerzas individuales, como las de los poetas Lucía Estrada y Samuel Vásquezque apoyan el proyecto.Tuvieron hace poco el ofrecimiento de una sede, por parte de la Fundación Diego Echavarría, pero losimpulsadores de esta idea lo ven como algo prematuro. “En este momento creo que el espacio físico nosería lo más adecuado”, opina Sandra, porque en realidad no cuentan con el tiempo para asumir loscompromisos administrativos, ni poseen los recursos para asumir los gastos que esto implicaría.“La forma de trabajo que hemos encontrado es de ser un complemento, es decir, nosotros damos unascosas y buscamos encontrar corporaciones que nos apoyen con otras”, apunta Sandra, quien ha asumidola dirección del proyecto.Sin embargo, en el mundo virtual la Casa del Escritor ya existe. Desde comienzos de año crearonun perfil en Facebook en el que tienen a más de 2.000 amigos en una interacción constante. Comenzaroncon escepticismo, pero cuando notaron que recibían más de 20 amigos por día y que la comunidad ibacreciendo, sintieron que ya podían decirle a la gente:“La Casa del Escritor es en estos momentos una casa virtual y vamos para una casa física”. Sandra creeque este ha sido el escenario para que la gente encuentre lo que significa este espacio.Entrar en la red, además, les ha permitido ponerse en contacto con personajes que admiran y quepiensan incluir la revista literaria que van a comenzar a publicar en 2013. Una de sus secciones será deentrevistas a escritores iberoamericanos y se han dado cuenta lo fácil que es trabajar sin intermediarios:“José estaba interesado en el escritor madrileño José Ovejero y lo buscamos por Facebook, con el ánimode ver si nos aceptaba… efectivamente, nos aceptó la solicitud de amistad y en esa época teníamosprogramado un viaje para España. Le escribimos y nos recibió en Brucelas”, narra Sandra.De este mismo modo han logrado hablar con Alonso Cueto, escritor peruano; y ya se han puesto encontacto con Santiago Gamboa y con Sergio Álvarez. Gestionar, estar en movimiento, eso les hafuncionado.
  • 4. Espacio añoradoÓscar Hernández, fotografiado por su nieta Tatiana Hernández PérezEntre tantos anhelos puestos sobre este espacio hay dos que resaltan especialmente: la urgencia dedifundir el trabajo de los escritores de Antioquia y de Colombia; y la lamentación por lo que Óscarconsideraba verdaderos espacios de comunión.Jose Ignacio, quien también es escritor, ha tenido la oportunidad de estar en Europa y ha notado laspocas referencias de escritores colombianos, vivos, que se tienen en el extranjero: Gabriel GarcíaMárquez, Fernando Vallejo, Santiago Gamboa, Álvaro Mutis, Jorge Franco y Tomás González, que hacomenzado a figurar en algunas librerías.
  • 5. “Cuando uno le pregunta a la gente: cuáles son sus referentes latinoamericanos, siempre son los mismosy, generalmente, ya escritores consagrados, pero de la gente nueva es muy difícil. Por eso para nosotroses un reto ayudar a divulgarlos”, comenta Jose Ignacio.Esta observación coincide con lo que ha visto Mauricio: “Hay mucha sed en otros países por conocerquiénes son los nuevos escritores de Latinoamérica”, por eso parte de la idea de la Casa del Escritor espoder abrir una ventana al mundo para apreciar esas nuevas voces y para darle otra mirada a las que nohan sido descubiertas del todo, como la de Óscar Hernández.En las palabras de ese escritor de 87 años va el alma de este proyecto: “Hacer de la Casa del Escritor unespacio de comunión es la intención y el interés, tal vez haber pensado en esa casa del escritor era unalamentación por haber perdido lo que tuvimos”.Nostalgia por los lugares de antes, por ese ambiente íntimo, más tibio, donde la gente se reunía atomarse un café y a hablar. “Una comunión es una caricia y una comunicación puede ser un grito”, diceÓscar. Y si de algo podemos estar seguros es que esa casa va a ser un espacio de comunión, unacaricia, una brisa renovadora que llegará a darle un nuevo aliento al panorama literario.Fuente:http://www.medellincultura.gov.co/laescena/Paginas/LE_casa_escritor.aspx