• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Embarazo y parto
 

Embarazo y parto

on

  • 2,400 views

Etapas del embarazo, el parto y complicaciones

Etapas del embarazo, el parto y complicaciones

Statistics

Views

Total Views
2,400
Views on SlideShare
2,400
Embed Views
0

Actions

Likes
1
Downloads
54
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Embarazo y parto Embarazo y parto Presentation Transcript

    • Embarazo y parto
      Presentado por:
      Jonathan salgado Díaz
      Ricardo castillo
      Julián David castillo
      Johan Sebastián Giraldo
    • La fecundación: el Comienzo
      de la vida
      La fecundación es quizas el acontecimiento mas importante de todo el proceso de reproduccion sexual mediante la fusion del material genético de los progenitores se forma un nuevo individuo que es genéricamente diferente de uno y de otro.
      En los seres humanos, la fecundación tiene lugar en el tercio superior de una de las tropas de falopio.
      Bastante diferente es, sin embargo. El viaje que lleva acabo el esperma. Desde la vagina, debe pasar atravez del canal cervical. La cavidad interna del útero, la estrecha conexión entre el útero y la trompa de falopio y finalmente, a través de la mayor parte de la trompa hasta alcanzar el ovulo.
      Una vez fecundado, el ovulo comienza a dividirse sucesivamente en células. Mientras lo hace, se desplaza a través de las trompas hacia el útero, donde entra alrededor de una semana después de la fecundación , habiéndose transformado es este tiempo en una masa esférica de quizá treinta y dos o sesenta y cuatro células o blastómeros. En la fase siguiente, llamada blástula, las células se separan y llena de un fluido.
      Mas de la cuarta parte de los espermatozoides en una eyaculación son anormales.
    • Cola
      Cabeza
    • Primer trimestre (desde la concepción hasta la semana 12)
      Durante el primer trimestre de embarazo el huevo fecundado pasa de ser una simple célula hasta convertirse en un embrión que mide unos 9 cm. El bebé que se está desarrollando recibe el nombre de embrión durante las ocho primeras semanas; después se le denomina feto. La placenta se desarrolla en el útero y se encarga de transportar oxígeno y nutrientes desde la madre hasta el feto, a través del cordón umbilical; también retira los productos de desecho del feto.
      En la cuarta semana el corazón comienza a latir y sobre la octava semana el sistema cardiovascular comienza a ser totalmente funcional. Al final del primer trimestre todos los órganos internos son funcionales, los órganos genitales pueden ser visibles y comienza la formación de células sanguíneas en la médula ósea. Las náuseas y los vómitos son frecuentes en la mujer gestante, en especial durante las mañanas. Sus pechos aumentan de volumen y adquieren mayor sensibilidad, y su peso comienza a aumentar.
    • Embrión de tres semanas
      Embrión de cinco semanas
      Embrión de cuatro semanas
      Embrión de seis semanas
      Embrión de ocho semanas
      Embrión de siete semanas
    • Útero
      Feto
      Cordón umbilical
      Placenta
      Cérvix
    • Segundo trimestre (desde la semana 13 hasta la 28)
      En el segundo trimestre los ojos del feto comienzan a parpadear y los labios empiezan a hacer movimientos para chupar. La piel del feto está cubierta por un vello suave llamado lanugo. A partir de la semana 20 la madre puede sentir los movimientos del feto. Al final del trimestre, el feto alcanza los 19 cm de longitud. El embarazo de la madre es evidente, tanto externa como internamente. Su ritmo cardiaco y su presión sanguínea aumentan para adaptarse a las necesidades del feto.
    • Tercer trimestre (desde la semana 29 hasta el nacimiento)
      En el tercer trimestre el feto se prepara para vivir fuera del útero de la madre. Los órganos maduran, se desarrolla la regulación de la temperatura y los pulmones empiezan a producir una sustancia llamada surfactante pulmonar, que facilitará la expansión de los pulmones cuando el bebé comience a respirar. Algunos de los anticuerpos de la madre pasan al feto a través de la placenta, estableciendo un sistema inmune básico que protegerá al feto de las enfermedades. Aparecen las uñas en los dedos de las manos y de los pies, y el esmalte dental empieza a formarse en los dientes. A finales del octavo mes suele colocarse boca abajo, preparándose para el nacimiento. Los recién nacidos normalmente pesan entre 2,5 y 4,5 kg y miden entre 46 y 56 cm de longitud. La mujer embarazada tiende a sentir calor e incomodidades durante este periodo, y su sueño, muy importante en ese momento, puede verse alterado.
    • El nacimiento
      El parto, proceso mediante el cual el niño es expulsado del útero por la vagina, comienza con contracciones irregulares del útero cada 20 o 30 minutos. A medida que avanza el proceso, aumenta la frecuencia e intensidad de las contracciones. La duración normal del parto para una madre que espera su primer hijo es de 13 a 14 horas, y unas 8 o 9 para una mujer que ha dado a luz antes. No obstante, existen grandes variaciones en cuanto a la duración del parto.
      Tradicionalmente, el parto se divide en tres periodos: dilatación, expulsión y alumbramiento. El primero comprende desde el comienzo de los dolores o contracciones hasta que el cuello uterino se ha dilatado completamente. El periodo de expulsión empieza en el momento en que el feto comienza a progresar a lo largo del canal del parto, una vez dilatado el cuello, y termina en el momento de su completa salida al exterior. Desde este momento, hasta la total expulsión de la placenta y sus membranas, se extiende el periodo de alumbramiento.
    • Etapas del parto
      El preparto es un periodo de contracciones irregulares del útero, en el cual el fino cérvix se reblandece y comienza a dilatarse. En la primera etapa del parto (arriba a la izquierda), el útero se contrae con fuerza y regularidad. El cérvix (en el centro), se dilata con cada contracción, y la cabeza del bebé gira para adaptarse a la pelvis de la madre. En la segunda etapa (derecha), la madre empuja o presiona hacia abajo, en respuesta a la presión ejercida contra sus músculos pélvicos. La coronilla de la cabeza del bebé comienza a hacerse visible en el canal del parto ensanchado. Cuando la cabeza emerge por completo (abajo a la izquierda y en el centro), el doctor gira los hombros del bebé, que emergen con la siguiente contracción. El resto del cuerpo se desliza entonces hacia el exterior con relativa facilidad, y se obtura y se corta el cordón umbilical. La tercera etapa (a la derecha), se da dentro de los diez minutos siguientes al nacimiento. El útero continúa contrayéndose y se expulsan los restos del cordón umbilical y la placenta.
    • Cesárea
      En la cesárea se practica una incisión de hasta 15 cm de longitud que atraviesa la pared abdominal, el útero y la bolsa amniótica, por la cual se saca del útero al niño, además de la placenta.
    • Complicaciones
      La salud del hijo que está aún por nacer, preocupa sobre todo a las madres que superan los 35 años, ya que entonces son más frecuentes los problemas genéticos. Hay pruebas seguras y efectivas para detectar los desórdenes genéticos que causan subnormalidad y otros problemas. La prueba más común es la amniocentesis. En el 95% de los casos en los que se realiza, el feto es normal. Ciertos médicos recomiendan a todas las mujeres de más de 35 años someterse a esta prueba.
      Aunque la mayoría de los embarazos transcurre con normalidad, pueden surgir ciertas complicaciones. Una de ellas, bastante rara pero que supone peligro de muerte, es el embarazo ectópico o extrauterino, en que el óvulo fecundado se implanta fuera del útero, ya sea en el abdomen o en una trompa de Falopio. Entre los síntomas están los dolores súbitos e intensos en la parte baja del abdomen hacia la séptima u octava semana de embarazo. Si no se trata quirúrgicamente con rapidez, el embarazo ectópico puede derivar en grandes hemorragias internas y posiblemente en la muerte.
      Un 15% de todos los embarazos acaban en aborto espontáneo, que suele ocurrir entre la cuarta y la duodécima semana de embarazo. La mujer que sospeche que está embarazada y experimente punzadas abdominales o sangrado vaginal, debería consultar de inmediato con un médico.
      La toxemia es otra complicación seria de la última etapa del embarazo. Los síntomas son hipertensión, aumento súbito y cuantioso de peso debido a un edema, llegando a ganar de 11 a 13 kilos en un mes, y aparición de proteínas en la orina. Si no se trata, llega a producir ataques de apoplejía y coma que, en casos extremos, puede conducir a la muerte del niño. Cuando se diagnostica una toxemia grave, hay que extraer al niño lo antes posible para protegerlo tanto a él como a la madre. Esta situación desaparece con el nacimiento.
    • Hacia 1975, los médicos fueron capaces de diagnosticar enfermedades congénitas o hereditarias antes del nacimiento. Se pueden obtener muestras del líquido amniótico que rodea al feto, e incluso sangre fetal, para determinar si existe alguna enfermedad hereditaria de la sangre, el síndrome de Down, defectos de la médula u otras enfermedades congénitas (véase Amniocentesis). Incluso se puede conocer el sexo antes del nacimiento.
      Se han logrado también importantes progresos en el desarrollo de las técnicas de inseminación artificial. A principios de la década de 1980 muchas parejas pudieron elegir entre varios métodos de fecundación in vitro (niños probeta) o trasplante de óvulos fecundados de un útero a otro.
      Amniocentesis
      En la amniocentesis, un procedimiento técnico que, cuando procede, se lleva a cabo durante el cuarto mes del embarazo, se extraen unos 28 ml del líquido amniótico que rodea al feto. El examen de las células fetales contenidas en la muestra puede proporcionar información útil respecto a posibles anomalías en el desarrollo.