Cuba2001
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Like this? Share it with your network

Share

Cuba2001

  • 3,023 views
Uploaded on

Un viaje inolvidable por la isla cubana. Mi primera experiencia caribeña. ...

Un viaje inolvidable por la isla cubana. Mi primera experiencia caribeña.

An unbelieveble travel around Cuba. My first experience in Caribe.

More in: Travel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
No Downloads

Views

Total Views
3,023
On Slideshare
3,020
From Embeds
3
Number of Embeds
1

Actions

Shares
Downloads
48
Comments
1
Likes
1

Embeds 3

http://www.slideshare.net 3

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide
  • Por lo general, las personas encargadas de realizar una presentación deben proporcionar material técnico a una audiencia que no suele estar familiarizada con el tema o el vocabulario. Este material suele ser complejo y excesivamente detallado. Para presentar material técnico de forma eficaz, tenga en cuenta las siguientes directrices de Dale Carnegie Training®.   Evalúe la cantidad de tiempo disponible y organice el material. Limite el área del tema que va a tratar en la presentación. Divida la presentación en segmentos definidos. Siga una progresión lógica sin desviarse del tema principal. Concluya la presentación con un resumen, repitiendo los pasos importantes o elaborando una conclusión lógica.   Tenga siempre en mente a la audiencia. Por ejemplo, asegúrese de que los datos son claros y la información es relevante. Intente que el vocabulario y los detalles sean adecuados para la audiencia. Utilice pruebas para respaldar los puntos o procesos clave. Preste atención a las necesidades de los oyentes y conseguirá una audiencia más receptiva.

Transcript

  • 1. M i viaje a Cuba JESUS FERNANDEZ HERRERO
  • 2. Viajando hacia Cuba Después de mucho tiempo soñando con ello, por fín emprendí viaje a Cuba. En el vuelo conocí a un grupo de veterinarios solterones de Reinosa que se iban a alojar en el Habana Libre. Por tanto no coincidiríamos. No obstante, el viaje resultó divertido y es que uno de ellos se tomó una botella de vino para poder soportar este vuelo tan largo y sus ocurrencias eran de chiste. Al llegar, todos aplaudimos como si se tratase de una proeza, habíamos llegado a Cuba sanos y salvos. Nueve horas en un avión de Spanair, nos habían permitido cruzar el Atlántico y empezaba la aventura cubana................
  • 3. Recorriendo La Habana Cuando desperté en el hotel de La Habana, abrí la puerta de la terraza y experimenté una sensación de tranquilidad y bienestar. El cántico de los pájaros , el cálido y húmedo ambiente veraniego hacían que me sintiese completamente nuevo. Notaba una indescriptible ansiedad por curiosear y andar por La Habana , investigar sus calles y mezclarme con su gente, como uno más. Y exactamente, todo fue así. En la puerta del hotel, encontré a Guillermo, Sandra y Juncal y charlamos un rato. Luego cogí un taxi para recorrer La Habana en solitario. No pensé que estaría una semana con ellos viviendo experiencias comunes irrepetibles. Pero ese día, salí sólo y me impregné de La Habana y de su maravillosa gente. Aquí comenzó el tour turístico por Cuba, en La inolvidable Habana .......
  • 4. Cuartel de La Comandancia La parada de taxis, frente al cuartel de La Comandancia, es donde íbamos a parar la mayor parte de los turistas, como punto de partida para ver La Habana.
  • 5. Cuartel de La Comandancia Por la mañana , es cuando mejor se visita La Habana, y partiendo de este bonito cuartel, puedes ver La Habana y respirar el sempiterno olor a petróleo de sus refinerías.
  • 6. Cuartel de La Comandancia Este cuartel de La Comandancia se encuentra cerca del Malecón. La foto me la sacó un conductor de autobús a quien casi le cuesta esta foto su detención.
  • 7. Zona San Francisco: Plaza La Plaza de San Francisco, es un lugar cercano a la zona de alquiler de las calesas. Es una plaza moderna,empedrada y bien conservada. Terrazas y bonitos edificios perfectamente reconstruídos dan a este barrio un aspecto moderno con ciertos toques medievales, por las calles estrechas y empedradas que confluyen en esta plaza. Es una bonita zona de paseo.
  • 8. Zona San Francisco: iglesia La iglesia de San Francisco se encuentra en una zona que comunica el puerto de La Habana y la zona de la Catedral, Calle Obispo, etc... En definitiva es el centro de una encrucijada de calles , plazas típicas y antiguas, bien conservadas. Calles largas y solitarias a esta hora de la mañana, pero tremendamente concurridas por las tardes y las noches.
  • 9. La Habana: Música en las calles La música impregna cada rincón de las bonitas calles y plazas de La Habana. Frente a restaurantes y terrazas la música típica cubana.
  • 10. La Habana: Plaza Colonial En las inmediaciones de la Calle Obispo y en pleno corazón de La Habana, se encuentra esta bella plaza colonial, cercana también al museo del ron. Rodeada de palmeras enanas y edificios oficiales, mantiene un aire sereno y tranquilo que evoca tiempos pasados. Los soportales están ampliamente transitados.
  • 11. La Habana: Museo del ron El museo del ron es un lugar pintoresco, donde se puede probar el antiguo Bacardí en forma de Matusalén y otras marcas, puesto que este rico terrateniente se llevó la patente a la República Dominicana. Los turistas lo podemos probar de forma gratuita.
  • 12. Iglesia en zona colonial En uno de los paseos en calesa, íbamos recorriendo el extrarradio de La Habana Colonial, siempre en la línea del Malecón. En el camino nos encontramos con una de las iglesias que enriquece el paseo por la ciudad y que contrasta con el mal estado de los edificios coloniales del Malecón .
  • 13. Estación de trenes En la visita por La Habana colonial, no puede faltar la imagen de la estación de trenes, edificio bien conservado y punto de partida de los grandes trayectos por Cuba.
  • 14. Capitolio de La Habana El Capitolio es el edificio más monumental y mejor conservado de La Habana. Se encuentra en el centro de la ciudad y en torno a él se localizan las calles y los barrios más típicos. Este fue mi primer día en Cuba y recorrí a pie gran parte de La Habana. Los coches de los años 50/60 y la cantidad de gente por la calle invitaba a pasear.
  • 15. Capitolio de La Habana Esta es otra perspectiva del Capitolio, desde un rincón de la Plaza Central, donde se desenvuelve toda la vida habanera.
  • 16. Capitolio de La Habana La escalinata del Capitolio, se encuentra en una amplia zona donde se congregan gran cantidad de cubanos para charlar y entablar amistad con los turistas. Es una zona de mucho tránsito y circulación. Cerca se encuentran los mejores hoteles de La Habana, siempre enclavados en edificios coloniales. Un estado de conservación de columnas y estatuas perfecto, que hace disfrutar de este bonito edificio.
  • 17. Teatro nacional F.García Lorca Imponente edificio del centro de La Habana. En sus inmediaciones las avenidas más amplias de la ciudad.
  • 18. Teatro nacional F.García Lorca La fachada barroca del teatro nacional es de un arte exquisito. Aquí se celebran con asiduidad, actuaciones del ballet nacional de Cuba.
  • 19. Fachadas barrocas En los aledaños de la Plaza Central, se encuentran las fachadas barrocas mejor conservadas de La Habana. En las inmediaciones, puedes encontrar gente tan auténtica, como este cubano con su perro artista que cantaba ópera. Es curiosa la camiseta con la foto de Eliancito y su papá. Nos hizo una pequeña demostración de su actuación con su perro.
  • 20. Palacio de Bellas Artes Frente a La Plaza Central y cercano al Capitolio, se encuentra el Palacio de Bellas Artes, antigua Casa de Asturias. Frente a una de las fachadas se encuentra el mítico Floridita.
  • 21. Museo de la República Después de recorrer La Habana en calesa en solitario, aproveché para recomendárselo a Sandra y Guillermo,amigos asturianos y Juncal, amigo gallego y volver a redescubrir La Habana con ellos.
  • 22. Museo de la República El museo de la República, es un edificio acristalado, rodeado de vehículos de guerra, tanques, avionetas antiguas y hasta un misil, curiosamente apuntando hacia Norte-América.
  • 23. Museo de La República Avionetas espléndidamente conservadas, intentan alentar el patriotismo en este museo de la República, a pie de calle y al aire libre.
  • 24. Palacio de la República Se encuentra frente a una amplia plaza. En la fachada principal hay una almena de la antigua muralla, parte de la muralla y un tanque intacto.Neoclásico perfecto.
  • 25. Museo Nacional de Bellas Artes En pleno centro de La Habana, el propio Museo Nacional, se convierte en uno de los edificios más vanguardistas de arte moderno. Parece artificial encontrarse aquí algo abstracto, cuando la vida es tan realista y el paisaje tan costumbrista. De cualquier forma da un aire pintoresco y altanero a esta zona de la urbe. La amplia plaza colindante completa el sueño urbanístico de lo que pudo ó podrá ser La Habana.
  • 26. Barrio chino: Amigos cubanos Conocí a Tomás y Mireilla en este barrio de La Habana que se llama así porque los primeros en poblarlo fueron chinos. Se entra al mismo a través de una puerta con motivos orientales, similar a la muralla china. El pub pone unos mojitos auténticos.
  • 27. Barrio chino: Amigos cubanos Tomás es un chico separado con un hijo, y Mireilla , es relacciones públicas de este local. Estuve mi primer día en Cuba con ellos y me dijeron que sitios y locales de música visitar. Gente superagradable y amable. Me presentaron a su vez a varios amigos cubanos asiduos a este local . Perdí el contacto con ellos, ya que comencé el recorrido por La Habana con Sandra, Guillermo y Juncal.
  • 28. Hotel Kohly *** sup. Un pequeño hotel en una zona de bosque en las inmediaciones de La Habana. Las habitaciones cómodas y bien decoradas, pero las instalaciones sobrias y antiguas.
  • 29. Amigas cubanas: Elidersy Elidersy. Una preciosa y amable chica mulata que conocí en La Habana. Tiene 26 años y es del sur del país, pero se encontraba en La Habana para visitar a su prima Mirelys. Estuve 3 días con ellas en la terraza del hotel para ver las actuaciones de los grupos cubanos. Me contaron la forma en que viven y me recomendaron excursiones varias, entre ellas Las Playas del Este.
  • 30. Amigas cubanas: Mirelys Mirelys es una chica de 20 años, de las pocas chicas blancas que se ven en Cuba, aunque tiene también sangre china. Es prima de Elidersy y es una estupenda bailarina de son cubano. Es simpática y está todo el día riéndose y además, su risa es tan contagiosa que, acabas llorando.Tengo muy buenos recuerdos de los días pasados con ella y su prima.
  • 31. Plaza de Armas En la zona cercana a la Catedral y a la zona de San Francisco, encontramos esta muestra del arte militar, con la sobriedad del románico y una amplia plaza medieval empedrada.
  • 32. Catedral de La Habana
      • Mis amigas cubanas en la Catedral de La Habana. Fue un precioso día en el que recorrí La Habana en calesa.
      • Me invitaron a una fiesta en la que ellas iban vestidas con los trajes típicos y yo iba vestido de “guiri”.
      • No volví a saber nada de ellas, pues salí de repente de excursión por la isla a una hora no prevista, pero guardo un bonito recuerdo de ellas y de su amistad.
  • 33. La bodeguita del medio La bodeguita del medio, es como todos los lugares que visitó Hemingway, un sitio obligado para los turistas. Un pequeño “bareto” con son en directo y mojitos agradables.
  • 34. El Malecón: Castillo del Morro Uno de los lugares con más encanto de La Habana. Un lugar para enamorados y solitarios ( si se pudiera pensar en estar sólo en La Habana ).
  • 35. El Malecón: Canal Este canal se atraviesa en barca, aquí se agrupan barcos, el Cristo “catalán”, refinerías de petróleo,etc... Es una de las zonas amplias y bellas del paseo marítimo.
  • 36. El Malecón: Parque de palmeras En el precioso recorrido por El paseo del Malecón, nos encontramos con este bonito parque de flores y palmeras, cercano al canal del Malecón. Desde aquí parten las preciosas calles empedradas hacia el mercadillo y hacia los barrios del centro de La Habana. Cercano también el Palacio de la Artesanía, que visitamos en varias ocasiones.
  • 37. Palacio de la Artesanía Este Palacio es un mini-centro comercial con ropa cara de marca , artesanía, pinturas , joyas, cosméticos y objetos de regalo. Actuaciones en directo.
  • 38. El Malecón: Plaza monumental En el largo camino por el paseo del Malecón, nos encontramos con plazas y parques que conmemoran los episodios de la Revolución Cubana y sus héroes nacionales. Pequeñas zonas verdes, hacen que anhelemos una Habana con más naturaleza y mejor conservada. En ese camino se encuentra la ciudad , en un proceso de reconstrucción que ha de durar más de 10 años.
  • 39. La Embajada española La Embajada española es uno de los edificios más bonitos y mejor conservados de La Habana colonial. Cercana al Malecón y a la rambla, se encuentra de camino al Vedado, que es la zona comercial y de ocio de La Habana. Una verdadera arteria urbana, donde transcurre gran parte la vida de los habaneros.
  • 40. El Malecón: Atardecer El atardecer en el Malecón es especial. Gente pescando, niños bañándose, amigos bebiendo ron, parejas besándose. Un cuadro de la bahía habanera.
  • 41. El malecón: Tormenta tropical Entre celosa y agresiva, La Habana nos despedía con una tormenta tropical, donde los limpiaparabrisas de los coches, desalojaban el agua de las olas.
  • 42. Despedida de la Habana Después de una semana en la inolvidable Habana, no puedo dejar de recordar muchos otros momentos vividos. El día pasado con Juan, el nieto del cantante de Buena Vista Social Club. La tarde en la heladería Copelia con Carlos y las historias de su novia catalana, la noche en que bailé con Raquel en La Casa de la Música, las noches de son en los locales cercanos al Hotel Inglaterra, las ocurrencias de Toni Montana y la visita a la casa de su primo. También disfruté de la cena en el paladar del barrio chino, así como de la cena en la Embajada francesa, con el camarero poeta. Los momentos con Tomás en la zona de la Plaza de la Revolución y el incendio en el barrio chino. El reparto de medicamentos y caramelos entre los niños por las callejuelas habaneras y las charlas con Manuel y su niñita en el Malecón. Tantas cosas que me hacen recordar La Habana con nostalgia.
  • 43. Norte de Cuba: Pinar del Río
  • 44. La selva de Cuba: Valle de Viñales Una de las zonas más verdes de Cuba. Todo en este valle es rico. El paisaje de Mogotes, los lagos, los cafetales, las plantaciones de caña de azúcar, los bohíos, los palmerales, los árboles sagrados y las amplias extensiones tabaqueras, conviven con las fábricas de tabaco, las destilerías y las fábricas de ron. El paisaje es selvático inundado por los árboles de frutas tropicales como el coco, la guayaba, la guayabita, el mango, la papaya, las bananas, los plátanos verdes, así como, innumerables frutas tropicales desconocidas e imposibles de memorizar; todas ellas de sabores exquisitos. Probamos los 2 tipos de coco, el jugo de caña de azúcar, la papaya, la guayaba, la guayabita, la banana, el licor de guayabitas, el ron matusalén y la comida criolla.Un día muy agradable y relajante que terminó con un cohiba espléndido y un buen café cubano.
  • 45. Valle de Viñales: Mogotes En el Norte de Cuba, nos encontramos con este bello paisaje de montañas cubiertas de palmeras, cafetales, denominadas mogotes.
  • 46. Valle de Viñales: Paisajes El Valle de Viñales en Pinar del Río, es rico también, por tener las plantaciones tabaqueras mayores del mundo. Estuvimos en una plantación, y nos explicaron el proceso.
  • 47. Pinar del Río: Secadero de tabaco En las zonas bajas de Pinar del Río, hay secaderos de tabaco, hechos en bohíos, es decir, viviendas hechas completamente con la palmera, de la cual se aprovecha todo.
  • 48. Pinar del Río: Fabricación del tabaco Seguimos todo el proceso de fabricación de los puros. Estas mujeres trabajan 12 horas diarias, y tan sólo cobran 6 dólares al mes, como casi todos los trabajadores cubanos. Al paso por los bancos les dábamos monedas.
  • 49. Plantaciones de caña de azúcar A lo largo de Pinar del Río, encontramos grandes plantaciones de caña de azúcar. Hicimos una parada en un bohío para probar el jugo de la caña de azúcar.
  • 50. Mural de la Prehistoria En pleno valle de Viñales, rodeados de caballos y figuras tainas, vemos la bella montaña pintada completamente y esculpida con animales prehistóricos.
  • 51. La Cueva del Indio En las entrañas del valle de Viñales, podemos descubrir esta magnífica cueva de estalactitas y estalagmitas que se visitan en barca a lo largo del este río de 500 metros navegables abiertos al público. En las instalaciones del exterior comimos comida criolla, empapados en un sudor tropical y por último asistimos a la atracción del buey amaestrado, todo ello amenizado por un grupo de salsa cubana con multitud de instrumentos cubanos.
  • 52. Sur de Cuba: Santiago de Cuba
  • 53. Recorriendo Santiago de Cuba Con el recuerdo de todas las aventuras vividas en La Habana y la incertidumbre de lo que me depararía el resto del viaje por Cuba, salí del hotel a las 5.30 de la mañana camino al aeropuerto. En el autocar, conocí a una pareja de recién casados andaluces, en concreto de Mijas. Estuvimos charlando del incendio que sufrieron en el verano y de nuestras andanzas por Cuba; todo ello para sobrepasar el miedo del vuelo de 3 horas hasta Santiago de Cuba En las antípodas cubanas de La Habana, se encuentra Santiago de Cuba. Es la zona más montañosa de Cuba, y está llena de vegetación, hasta la misma orilla de las playas. Recorrimos más de 1.000 Kms.en avión hasta llegar al aeropuerto cercano al mar. La maniobra de aterrizaje fue complicada. Empezaba de nuevo la aventura, con el recorrido terrestre por Cuba desde el añorado Santiago de Cuba.....
  • 54. Santiago de Cuba: Castillo del Morro Al llegar a Santiago de Cuba, empezamos el recorrido por este castillo precioso, desde donde se admira un paisaje idílico de montaña, mar y vegetación con el marco incomparable de la bahía santiaguera.
  • 55. Santiago de Cuba: Castillo del Morro El castillo medieval es un verdadero laberinto de escalinatas, escaleras de caracol, muros de piedra, salas de munición, con bolas de cañón, salas de tortura, cárceles, salas, departamentos, comedor, pasadizos, puentes de madera, almenas y ventanucos de vigilancia. Se divisa la entrada del mar en la bahía y las zonas de playa y terrestres en un amplio radio, lo que convierte a este castillo en una verdadera fortaleza costera. El grado de conservación del castillo es muy elevado.
  • 56. Santiago de Cuba: Castillo del Morro El castillo del morro, dada su ubicación en lo alto de un otero, frente al mar, se convierte a su vez en un verdadero mirador donde podemos admirar el paisaje de su mar turquesa, sus altas montañas y su exuberante vegetación tropical.
  • 57. Santiago de Cuba: Castillo del Morro Desde el balcón amurallado del castillo, una bella panorámica de la costa. Los cañones custodian la entrada en la bahía. En la foto Adeli, una amiga separada madrileña.
  • 58. Casa de la Trova En el recorrido por la ciudad de Santiago, tenía que ir cargado con una botella de agua helada, dado el calor húmedo reinante. A mis espaldas la Casa de la Trova, lugar de fiesta popular nocturna.
  • 59. Tropicana en Santiago de Cuba Un descansito en el recorrido por la ciudad, nos llevó a Tropicana. Tras de mí, un bonito motivo de bailarinas en escayola pintada, en uno de los jardines de la sala de fiestas. Aquí comimos y escuchamos a un grupo de jazz-cubano.
  • 60. Santiago de Cuba: Calle comercial Paseando por una de las calles comerciales más típicas de Santiago, ubicada en el centro de la ciudad, de camino a la tienda-museo del ron santiaguero y a la casa de Diego Velázquez.
  • 61. Casa de Diego Velázquez Esta casa donde vivió el ilustre conquistador español, convertida hoy en museo, muestra toda la vida de opulencia que llevaban los altos cargos españoles. Estancias con muebles en maderas nobles con incrustaciones preciosas de marfil. Habitaciones con decoraciones en oro y piedras preciosas, porcelana china, mármoles italianos. Sobre todo destaca la variedad de mobiliario en madera de Cuba de altísima calidad. Muchas de las partes de la casa son originales, otras réplicas exactas.
  • 62. Casa de Diego Velázquez Dentro de la casa del conquistador, una de las salas era muy curiosa. Se trata de un lugar de reuniones que sirve además de lugar para el descanso. Es una cama enorme que ocupa un tercio de la sala y que constituye casi íntegramente el mobiliario de la habitación. Tan sólo una alfombra, un farolillo, un pequeño armario y unos cojines completan esta original habitación.
  • 63. Santiago : Plaza Colonial En el paseo por las callejuelas de Santiago de Cuba, nos encontramos con esta bella plaza colonial, dominada por una palmera real. Ese día se celebraba una gran conmemoración nacional, y había militares y muchos coches de policía por los alrededores. Pero no obstante, dado que teníamos que ir ya hacia el hotel no preguntamos de que acontecimiento se trataba.
  • 64. Santiago : Plaza Catedral Colindante a la Catedral de Santiago se encuentra esta bella plaza , con una figura ecuestre conmemorativa de los episodios históricos cubanos. Al fondo y de color azul, un bello edificio colonial, que constituye el mercado central de la ciudad. Desde aquí nos dirigimos a la entrada principal de esta bella catedral que tiene como patrona a la Virgen canaria de La Candelaria.
  • 65. Catedral de Santiago de Cuba La Catedral de Santiago de Cuba es el edificio más prominente y mejor conservado de la ciudad. Está situado en un lugar alto de la ciudad y se ve desde la parte superior de la escalinata el horizonte marino. El interior es amplio y tiene una rica decoración, destacando sobre todo el coro y el altar, así como las figuras santas y la sillería. Son bonitas las vidrieras.
  • 66. Catedral de Santiago de Cuba Frente a la catedral y tras de mí, un grupo de niñas escolares jugando al corro de las patatas y cantando canciones típicas nuestras de hace 30 años. Precisamente esto te hacía retroceder en el tiempo justamente esos años.
  • 67. Plaza de la Revolución A la entrada de Santiago de Cuba , nos encontramos con esta majestuosa plaza que parece acercarnos a la grandiosidad de las estatuas a los mandatarios rusos.
  • 68. Plaza de la Revolución Dentro de la Plaza de la Revolución de Santiago de Cuba, destaca esta enorme figura ecuestre que rinde homenaje a Antonio Maceo. Es un bello monumento al que se llega subiendo a través de una escalinata. Ese día estaba peligrosamente resbaladiza, pues para no variar, cayó una fuerte lluvia tropical, que por fortuna esquivamos.
  • 69. Plaza de la Revolución Tras la fuerte tromba tropical, el sol lucía con más fuerza que nunca y el suelo se secaba tremendamente rápido, de tal forma que casi veíamos evaporarse el agua de los grandes charcos. Esta es otra de las partes del monumento a Antonio Maceo, que simboliza el número de cuchillos en la contienda de este héroe nacional.
  • 70. Santuario Virgen Caridad del cobre Bello Santuario ubicado en las afueras de Santiago y dedicado a la Virgen de la Caridad del cobre, patrona de Cuba.
  • 71. Santuario Virgen Caridad del cobre El Santuario de la Virgen de la caridad del cobre, está construido en una zona cercana a una mina de cobre, donde se apareció la Virgen. Recientemente la mina de cobre se extinguió, pero en el mismo lugar apareció una gran beta de oro. Ahora se va a comenzar a explotar esta mina de oro.
  • 72. Santuario Virgen Caridad del cobre Esta es la escalinata de subida a una de las fachadas del Santuario de la Caridad del cobre. En la escalinata estoy con Juan, un amigo andaluz de Mijas, que se encontraba en viaje de luna de miel. Pasamos el resto de la mañana en torno al santuario y almorzamos en un pequeño bohío.
  • 73. Santuario Virgen del cobre: paisajes La mujer andaluza de Juan al lado de un campesino que trabajaba en las cercanías del santuario. Hacia un día muy bueno y aprovechamos para dar un pequeño paseo por los alrededores con el fin de hacer tiempo, hasta la hora del almuerzo. Antes de ello, nos tomamos un cóctel de caña de azúcar y ron.
  • 74. Capilla de la Virgen en el Santuario El interior del Santuario es muy bonito y original. Sobre todo es curiosa la mezcla que hacen de la religión católica con sus creencias santeras. De esta forma cada santo tiene su correspondiente oricha y a veces incluso se entremezclan. En la capilla hay cantidad de esvotos, regalos a la virgen por deseos cumplidos ó peticiones, generalmente relativas a la salud.
  • 75. Capilla de la Virgen en el Santuario Otro detalle de la capilla de la Virgen, donde se aprecia sobre todo la belleza y originalidad de la columnas. Recorrimos las 2 plantas del santuario, estaba ricamente decorado y contemplamos todas las dedicatorias y regalos a la Virgen. Los cubanos son ateos en un enorme porcentaje, pero los pocos cubanos religiosos son muy católicos.
  • 76. Despedida de Santiago Aunque la estancia en Santiago de Cuba fue tan sólo de 3 días (2 noches), lo recuerdo con nostalgia, ya que vivimos momentos entrañables. Especialmente, la última noche en que conocimos al grupo de músicos del hotel. Estuvimos con ellos hasta las 3 de la madrugada. El Mago nos hizo trucos muy graciosos y originales. Estuve con Nitza, en el pub del hotel. Nitza es una mulata de 30 años, bailarina.Tiene 3 hijos y su marido se murió hace 2 años por alcoholismo. Pasamos unos bonitos momentos. Hace unas semanas recibí una carta suya desde Cuba. También estuvimos con Rafa, un bailarín afeminado muy majo. Me dio pena dejar Santiago de Cuba, igual que cuando dejé La Habana. Comenzaba ahora el circuito terrestre por el interior de Cuba con nuevas e inesperadas aventuras.
  • 77. Mapa de Cuba
  • 78. Centro de Cuba: el interior del país
  • 79. Recorrido por Cuba El recorrido por Cuba, comienza en Santiago de Cuba. Desde allí, nos dirigimos a Bayamo, donde hicimos una pequeña parada. Es un pueblo rico lleno de extensiones fructícolas. Son típicos los paseos en calesa. Las calles y carreteras cercanas están llenas de ellas. De Bayamo nos dirigimos a Camaguey donde permanecimos 2 días (1 noche). En Camaguey visitamos el típico mercado entre pinos. De Camaguey nos dirigimos a Trinidad haciendo una breve parada en Ciego de Avila. En Trinidad permanecimos 3 días ( 2 noches). De Trinidad nos dirigimos a Cienfuegos, para visitar la ciudad , y desde allí, emprendimos un viaje en barco por las Ciénagas de Zapata, visitando la isla artificial de Guamá. Por último atravesamos El Valle de los Ingenios, para volver a La Habana.
  • 80. Bayamo En Bayamo hicimos una breve parada, para tomar unas naranjas y unos pomelos, y tomar un café en el pueblo. Visitamos una iglesia en reconstrucción, y vimos esta bella plaza. Los edificios están muy bien conservados. Todavía se respira el amor al Che Guevara, un importantísimo colaborador de la revolución cubana. En cada uno de los pueblos del interior de Cuba está presente.
  • 81. La Ciudad de las bicicletas En Camaguey, hay que tener cuidado con las bicicletas, ya que casi todo el mundo las utiliza y hay problemas para frenar. Sobre todo, en la plaza de las 4 esquinas. Es muy curioso y relajante, ver como van dando vueltas continuamente.
  • 82. Camaguey: Al salir de clase Nada más llegar a Camaguey, visitamos esta ciudad tranquila.Sus casas pintadas en colores blancos y azules y sus bellos balcones, hacen disfrutar del paseo por las calles empedradas. En la plaza principal nos encontramos con niños saliendo del colegio.
  • 83. Camaguey: Niños cubanos En la plaza montaron un mercadillo. Los escolares viendo que estábamos sacando fotos, se agruparon para tener una foto de todo el grupo de niños. Al fondo 4 de las chicas que iban en la excursión. En primer plano a la derecha máscaras cubanas típicas.
  • 84. Camaguey: tienda de racionamiento En el paseo por Camaguey, visitamos esta tienda donde sólo hay escasos productos para alimentación. Productos que son de primera necesidad racionados y que sólo se pueden adquirir en cantidades ínfimas. A pesar de ello, funcionan los mercados de las poblaciones. En particular en Camaguey hay un buen mercado al que acuden de casi todas las zonas de la comarca.
  • 85. Camaguey: detalle de tienda El detalle de una de las estanterías de esta tienda de comestibles. Quedan racionados también productos como el café, el alcohol y el tabaco entre otros. Por su parte estos productos, son muy baratos, pero sólo se pueden adquirir en pesos y solamente pueden adquirirlos cubanos. Lo malo es que se acaban rápido y las colas son enormes.
  • 86. Camaguey: amigos de Castellón En la visita por la ciudad de Camaguey, hicimos un recorrido por el mercado de Camaguey. Aquí podíamos encontrar todo tipo de frutas tropicales, pescados, carnes y en definitiva una enorme variedad de comestibles y productos alimenticios. El ambiente era bullicioso y jovial. En primer plano José con un amigo cubano. José era pareja de Juan. Una pareja de Castellón muy simpática.
  • 87. Camaguey: amigos de Castellón La pareja de José. José y su pareja son 2 chicos de Castellón que han viajado por todo el mundo. Nos contaron sus aventuras por Egipto, Bali, Tailandia , India , etc... No me cansaba de preguntarles cosas sobre sus viajes, y escucharles atentamente. La verdad es que de todos los amigos que nos juntamos, yo era el único que acaba de empezar a coger gustillo a esto de viajar y sus experiencias alentaban mi curiosidad.
  • 88. Camaguey: grupo de amigas Mis amigas, se encontraban en un bonito rincón de la Galería colonial de Camaguey. Elena y Mariajo son 2 hermanas naturales de Cuenca, pero Mariajo vive en Madrid y Elena en La Coruña. Hemos entablado muy buena amistad y nos carteamos periódicamente. A la izquierda aparece Adela. A Adela la conocí en Santiago de Cuba y poco a poco fuimos creando el grupo de amigos más juerguistas; salíamos por las noches para vivir la Cuba nocturna.
  • 89. Camaguey: galería colonial La galería colonial de Camaguey, es un bello edificio colonial para admirar de día. También de noche, ya que se convierte en discoteca musical de son cubano en directo. Esa noche pasamos justamente por este local y nos divertimos mucho bailando(no como ellos claro). También estuvimos en una casa con soportales y un patio central, donde tocaban “Los Beatles cubanos”; ¡qué risa! . Nos parecía estar en la época de Fórmula V. Bailamos una música superhortera, pero fue genial.
  • 90. Camaguey: Casa de la Trova Para finalizar la jornada, nos dirigimos a la Casa de la Trova. Allí tomamos un cóctel de frutas tropicales y ron mientras escuchábamos a este buen grupo musical cubano.
  • 91. Cuba: pueblos caribeños
  • 92. Trinidad: ciudad colonial Trinidad, la joya colonial de la provincia de Santi Spiritus, es rica en producción de azúcar. En las plantaciones trabajan esclavos africanos. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1988.
  • 93. Plaza en Trinidad Una de las plazas más bonitas de Trinidad . En torno a esta plaza, el conjunto de calles empedradas y edificios coloniales, daban un aspecto precioso a esta joya de Cuba. Todas las noches bajábamos a esta plaza, y desde aquí, visitábamos los locales de moda. Era como un sueño de adolescencia, buscando la fiesta y la música. Nadie te decía que no. Es más, si te veían sentado se extrañaban.
  • 94. Plaza en Trinidad La plaza principal de Trinidad , vista desde otro ángulo. Las casas perfectamente conservadas dejaban escapar entre sus muros, sonidos de guitarra y risas juveniles.
  • 95. Calle típica de Trinidad En los paseos diurnos por Trinidad, íbamos acompañados de turistas de otros países y de innumerables grupos de cubanos pobres, que nos sacaban algún que otro dólar ó alguna bolsa de caramelos para los niños. Ayudábamos lo que podíamos, pero la vida continuaba y nuestras aportaciones no servían para solventar el problema de esta gente.
  • 96. Calles tranquilas de Trinidad Por estas empedradas y estrechas calles, andábamos por las noches tomando mojitos, daikiris y ron , en sus locales típicos. Sobre todo recuerdo la noche en la que fuímos a ver una actuación de un grupo senegalés, que ambientaba la vida en la selva y los rituales africanos. Había rasgos de santería. Una de las bailarinas, me tocó con su rama hechizada y obligatoriamente me tocó salir a mover la cintura. Más bien a hacer el “ridi” ya que la forma que tenían de moverse era tremenda. Parecía que sus huesos abandonarían las articulaciones. Fue un cachondeo.
  • 97. Casa de Santería en Trinidad Otra de las mañanas estuvimos visitando una casa de Santería. En esta especie de árbol se encuentra una Virgen Negra. Estaba llena de esvotos y ofrecimientos, y ,en su manto de flores, estaban representados todos los orichas. Varias cubanas me bautizaron como Ochún, equivalente a la Virgen del Cobre. El color de Ochún, oricha del amor, es amarillo. Creo que todo se debió al color de mi lacoste, junto con alguna virtud que me observaron.
  • 98. Canchánchara Este es un local diurno, para escuchar música en directo y beber un cóctel típico cubano, únicamente disponible aquí en Trinidad. Se llama La Canchánchara y está hecho a base de gran cantidad de miel y ron. Se sirve en unas pequeñas tacitas de barro que no nos atrevimos a pedir, dada la escasez que hay de todo. En la puerta, un cubano jubilado hacía figuras de animales con ramitas de palmera.
  • 99. Patio Trinidad: Casa de la Trova Por la noche acudimos a la Casa de la Trova de Trinidad. Bailábamos con las “Obdulias”, era así como las llamaba Mario. Te enseñaban a bailar con un movimiento sensual y provocador. Al principio parecíamos patos, pero después de varias noches de ritmo cubano nocturno, nos defendíamos bastante bien. Nos gustaba hacer de “celestinos” de las 2 hermanas y siempre las comprometíamos haciéndolas bailar con cubanos musculosos.
  • 100. Trinidad: La casa del alfarero Una de las mañanas en que visitamos Trinidad, acudimos a la casa del alfarero, para hacer algunas compras y ver como toda una familia trabajaba el barro.
  • 101. Trinidad: la casa del alfarero Aquí se encuentra Adela, con el perro de la casa. Era un cachondeo, ya que la casa del alfarero, era realmente su casa, no sólo una tienda. Al entrar veías a la mujer haciendo el café en la cocina, al padre durmiendo la siesta. Al perro encima de este viejo coche antiguo y la puerta de la terraza abierta, que conducía a la pequeña huerta. La tienda de la casa del alfarero, realmente estaba ubicada en el salón de la casa .
  • 102. Trinidad: la casa del alfarero Uno de los muros de la casa del alfarero, donde se encontraban, en estanterías, todos los objetos artesanales hechos por la familia. No eran demasiado caros y había verdaderas obras de arte. También encontrábamos las típicas vasijas y botijos de barro, pero con unos motivos, formas y colores , originales y vistosos. En primer plano y de derecha a izquierda, Maria José, Mario, Cristina, Adela. Al fondo a la izquierda, nuestro guía cubano: Carlitos.
  • 103. Trinidad: amigos españoles Llevábamos ya juntos varias noches e hicimos buena amistad. La gente fatigada por las excursiones, se iba a dormir al hotel, y nosotros, siempre desde la plaza principal, iniciábamos nuestra particular marcha nocturna por Trinidad.
  • 104. Trinidad: playa caribeña del hotel El día era nublado y no se podía observar la belleza de esta playa azul turquesa, con los cercanos arrecifes coralinos. Antes de cenar bajábamos a la playa untados de crema antimosquitos para bañarnos.
  • 105. Trinidad: playa caribeña del hotel Otra perspectiva del Mar Caribe. Los pinos, palmeras y cocoteros, llegaban hasta la orilla de esta bonita playa. El hotel estaba lleno de estos árboles y de zonas de hierba y tierra, donde tenían su guarida, miles de cangrejos de gran tamaño. Fue una pena sólo ver varias docenas de ellos. Si el cielo hubiese estado despejado, habríamos visto su dantesca marcha por la carretera, ya que era una noche de luna llena y salen por miles.
  • 106. Trinidad: habitaciones del hotel Al llegar al hotel para ducharme, me encontré con la obra artística de la chica que realizaba el servicio de habitaciones. El pijama se había convertido en un muñeco, mi toalla en un cisne. La manta era mi novia y el resto de toallas eran corazones con flores silvestres naturales.
  • 107. Trinidad: habitaciones del hotel No me había repuesto del susto y escuché unas carcajadas en la habitación de al lado. Las hermanas también tenían su peculiar obra de arte. Vimos también la habitación de las mejicanas e intentamos localizar a la limpiadora que se había ganado suficientemente unos dólares.
  • 108. Trinidad: atardecer en el Caribe Aunque puede que no lo parezca, el agua estaba calentita; eso sí, nadábamos a la orilla por miedo a los bichos caribeños nocturnos. Dejábamos Trinidad y había que relajarse en el agua antes de la última juerga en la ciudad.
  • 109. Trinidad: atardecer en el Caribe Las primeras en meterse al agua, fueron las mejicanas y Maria José. Se nos unió este cubano que venía buceando, para ofrecernos langostas recién pescadas. Elena tuvo un susto en la piscina con un buey de mar y no quiso más marisco.
  • 110. Trinidad: atardecer en el Caribe Por fin me decidí, ya que no me creía que el agua estuviese caliente. Luego, no quería salir. Dejamos a las mejicanas con el cubano, concretando el precio de las langostas y nos fuimos a la terraza del hotel.
  • 111. Trinidad: atardecer en el Caribe Sólo quedábamos Elena y yo en la playa. Teníamos que aprovechar los últimos minutos de Caribe, ya que al día siguiente salíamos de viaje hacia la ciudad de Cienfuegos.
  • 112. Despedida de Trinidad Dejábamos con tristeza esta preciosa ciudad caribeña. Habíamos creado una panda de amigos españoles y habíamos disfrutado de lo lindo de las salidas nocturnas. Los traslados del hotel a Trinidad eran una verdadera odisea, ya que estábamos separados de la ciudad unos 5 kilómetros, y nos tocaba alquilar lo que pillábamos. El primer día alquilamos un pequeño Land Rover para los 7. Dado que el Land Rover era de 5 plazas, Mario y yo íbamos en la zona del maletero, en el lugar destinado a los perros, en posición de Buda y ladrando. ¡Menuda juerga! Sobre todo disfrutamos de La Casa de la Trova, donde pasábamos gran parte de la noche bailando con cubanas. Cuando marchamos de Trinidad, daba igual lo que sucediera, el viaje a Cuba ya había sobrepasado todas mis espectativas y sueños.
  • 113. Cienfuegos: La perla de Cuba Dentro de la costa caribeña, nos encontramos con esta rica ciudad colonial. Edificios como la Casa Bacardí, resaltan el nivel económico de la antigua clase alta cubana.
  • 114. Cienfuegos: edificios señoriales En torno a la plaza principal de Cienfuegos se multiplican los edificios señoriales de arte clásico. Residencias de las clases altas, que tenían sus negocios en esta bella ciudad abierta al Caribe y muy bien comunicada. Todavía hoy, se observa el alto nivel en comparación con otras zonas de Cuba.
  • 115. La Alhambra en Cienfuegos Una réplica de La Alhambra en pleno corazón del Caribe, residencia del anterior general. Rodeada de verdes jardines, pinos y palmeras se encuentra en un bello emplazamiento, cercano a la preciosa bahía de Cienfuegos con unas vistas privilegiadas sobre las tranquilas aguas marinas.
  • 116. Cienfuegos: paisajes Desde el edificio que emula La Alhambra, podemos observar un paisaje maravilloso con el mar Caribe al fondo y zonas de pinar, arboleda y palmeras. Las aves de colores vivos se posan sobre los árboles cercanos y amenizan la mañana con cánticos selváticos.
  • 117. Cubanas en Cienfuegos Abandonamos por el momento la orilla del mar Caribe, para dar un paseo por la ciudad de Cienfuegos, en el camino hacia el centro de la urbe, nos cruzamos con adolescentes cubanas que venían de una fiesta ó de una actuación. Seguimos sus pasos para dirigirnos a otras zonas, ya que disponíamos de la mañana libre. Sus pasos nos llevarían hacia una bella plaza. Moríamos por un café cubano y por sentarnos a charlar tranquilamente.
  • 118. Plaza en Cienfuegos Los pasos nos guiaron hasta esta bella plaza, con estatuas conmemorativas y las omnipresentes palmeras. Esta amplia plaza, estaba también rodeada por anchas avenidas y edificios majestuosos pero con el aire colonial de los pueblos del interior. Tomamos un trago de agua en la fuente del parque y nos dirigimos como sonámbulos a la búsqueda de alguna cafetería con estilo, para descansar de tantos días de excursión.
  • 119. Plaza en Cienfuegos En una de las esquinas de la plaza, localizamos un bello edificio con la planta baja, amparada por soportales. Los soportales servían de abrigo a la terraza de una cafetería. La puerta de acceso al interior de la misma, desprendía un tentador olor a café. Ya no buscamos más. Fue, por otro lado, una grata sorpresa, observar que había un grupo de músicos preparados para hacer su primera actuación del día. Nos sentamos a charlar casi una hora.
  • 120. Retrato en el Palatinos Llegados a la cafetería Palatinos, comenzamos a charlar sobre todas las anécdotas comunes que habíamos experimentado en la excursión terrestre por Cuba. Adela pronto nos abandonaría, pues no llegaría hasta La Habana, ya que enlazaba con Varadero. Conversamos, con el son como música de fondo. Hacíamos peticiones de canciones. En un intermedio un pintor me hizo este retrato tan conseguido.
  • 121. Iglesia en Cienfuegos El descanso en el Palatinos, nos había dado fuerzas, para continuar la visita por la ciudad. Además tuvimos suerte, pues llovió un poco mientras estábamos en los soportales de la cafetería. En una de las esquinas de la plaza descubrimos esta original iglesia. Nos adentramos por una de las calles laterales a la misma, para indagar. En el camino, nos encontramos al guía y nos dijo que había situado en esta plaza el autocar. Lo vemos a mano izquierda.
  • 122. Calle comercial en Cienfuegos Llegamos a una de las calles comerciales más importantes de Cienfuegos. La recorrimos tranquilamente sobre las aceras peatonales todavía húmedas por la lluvia caída. Se agradecía después del calor sofocante que habíamos tenido por la mañana. Esta larga calle, nos conduciría a una bella plaza, desde donde emprenderíamos la vuelta al paseo marítimo. Habíamos transitado por casi toda la ciudad y estaba próxima la salida.
  • 123. Cienfuegos: amigas mejicanas En el final del paseo matinal por Cienfuegos, visitamos esta preciosa plaza rodeada de edificios de estilo colonial, y perfectamente conservados. Las construcciones mantienen la bella estructura de balcones interiores y los colores azules y blancos, que es siempre una característica común a todos ellos. Al fondo se divisa un edificio con el rostro del Che. En primer plano 2 hermanas mejicanas que formaban parte de la excursión.
  • 124. Pareja en Cienfuegos No se trata de una pareja de cubanos, aunque Mario a lo largo del viaje se iba mimetizando y parecía uno más de ellos. Es una foto de Cristina y Mario en uno de los jardines que conducía al paseo marítimo. Mario es director de una empresa de diseño web para internet y ejecutivo en una pequeña agencia de viajes. Cristina trabaja en el departamento de ventas de la misma agencia de viajes. Ambos son madrileños y ya hemos preparado una celebración en Madrid por todo lo alto.
  • 125. Amigos en Cienfuegos Agotados de la visita a pie por la ciudad, y, para que engañarnos,de tanta juerga nocturna y kilómetros acumulados en el cuerpo, nos sentamos para admirar la bella bahía.
  • 126. Despedida de Cienfuegos La llegada a Cienfuegos, ya resultó un regalo para casi todos. Habíamos atravesado en autocar la mayor parte de Cuba; además, habíamos disfrutado de la belleza caribeña de sus pueblos, de su gente, de su ambiente nocturno y de su mar. A estas alturas del recorrido, nadie esperaba encontrarse con una ciudad tan elegante y reposada, con edificios señoriales de estilo y bien conservados. Calles elegantes y limpias , y ambientes tan serenos y acogedores. Fue una agradable sorpresa y un inesperado pulmón de oxígeno para unos cuerpos que empezaban a recuperarse del cansancio del largo recorrido por Cuba. Era como volver al ambiente tranquilo de una ciudad de provincia y respirar el quehacer cotidiano de la vida diaria en la urbe. Sin embargo, aún nos esperaba la cara mas inhóspita y apasionante de Cuba: el disfrute de sus bellezas naturales.
  • 127. Oeste de Cuba: Ciénagas de Zapata
  • 128. Ciénagas de Zapata: viaje en barco Salimos del Parque Nacional, para dirigirlos a la isla artificial de Guamá. El paisaje de multitud de preciosos canales intercomunicados, con enormes extensiones de ramajes y arbustos es grandioso. Se trata de un espectacular delta que se adentra en el mar, formando unos paisajes de ensueño. Estuvimos navegando por este canal de 5 kilómetros hasta llegar a una amplia zona de desembocadura de canales en el mar Caribe.
  • 129. Ciénagas de Zapata: viaje en barco Otra visión del canal, ya más alejados del parque. Aquí me encuentro apoyado en un improvisado asiento, dado que el barco cogía velocidad. En breves momentos iban a aparecer un grupo de personas en canoa y si nos cruzábamos con ellas podíamos hacerlas volcar, por el oleaje que generaba el barco. Junto a mí, Elena no tomaba tantas precauciones. En este recorrido, preferimos situarnos a popa.
  • 130. Isla artificial de Guamá Llegamos a la paradisíaca isla artificial de Guamá. La hierba era pantanosa y sólo podíamos andar por el entablillado de madera. Las vistas del Caribe y de las ciénagas eran idílicas.
  • 131. Isla de Guamá: Cóctel Saoco Nos había encantado la isla. Elena y yo, íbamos retrasados respecto al grupo. Nos cortaron con un machete 2 cocos verdes y nos sirvieron el “saoco” con el jugo del coco, limón, azúcar y ron. Era delicioso. Lo terminamos de beber ya en el barco.
  • 132. Ciénagas de Zapata: parque nacional Ya de vuelta del viaje en barco, comimos en un bohío del parque nacional. Comimos la típica comida criolla de arroz con fríjoles, tostones( plátanos verdes fritos), pollo y puerco. De entrante 2 pequeñas raciones de carne de cocodrilo. Su sabor es dulce, como una mezcla de pollo y marisco.
  • 133. Ciénagas de Zapata: parque nacional En la visita por el parque, encontramos en estas piscinas artificiales de agua natural del mar cenagoso, animales exóticos como el que tiene su guarida entre los árboles, un animal con un aspecto entre castor y rata.
  • 134. Ciénagas de Zapata: parque nacional También vemos en detalle este extraño pez con pico de pato, con peculiaridades tan geniales como las del ornitorrinco.Entre los árboles sigue el otro animal exótico.
  • 135. Ciénagas de Zapata: parque nacional No podía faltar la iguana en esta visita. Aunque no era muy grande, si era algo traviesa. Por ello, estaba sujeta por una cuerda de alambre, por si atacaba. Me atreví a darla un beso.
  • 136. Ciénagas de Zapata: cocodrilarios Vastos lagos naturales con vallas, donde se protege y alimenta a los cocodrilos. Aquí hay 3 caimanes bien camuflados y un ave zancuda que se está jugando la vida. En las ciénagas son 20.000
  • 137. Ciénagas de Zapata: cocodrilos Hubo que subirse a un árbol para admirar de cerca a los caimanes. Había bastante riesgo, ya que la distancia que nos separaba de este ejemplar, era de tan sólo 5 metros.
  • 138. Viaje de vuelta a La Habana
  • 139. Valle de los Ingenios Nos paramos en el precioso valle, para hacer un pequeño descanso. Quería tener un recuerdo de esta pareja de jubilados navarros. Habíamos coincidido en el Hotel de Trinidad y la mujer había cogido una colección preciosa de esponjas planas en sus paseos por la playa. Era una simpática pareja. Ya estábamos deseando llegar a la Habana y el viaje por carretera se hacía interminable. De ahí esta parada en carretera.
  • 140. Valle de los Ingenios En la parada en el valle, todos reparamos en los toros y vacas. Tenían un pelaje especial de coloridos marrones y canelas. El ganado bovino, ovino y porcino tiene una constitución más delgada y estilizada, cuya explicación debe estar en el clima. Amplias zonas de monte bajo conviven con palmeras, lagunas y pastos con el perfil difuminado de baja montaña. El aire es fresco y el ambiente tranquilo.
  • 141. Valle de los Ingenios Zonas de pasto donde se encontraban una vaca y un buey. Zonas amplias de monte donde no falta la verde hierba. Hicimos un descubrimiento interesante, las plantas carnívoras, más bien insectívoras. Unas pequeñas plantas parecidas a los tréboles pero de 5 hojas, que se cerraban al simple contacto con la yema de los dedos. Empezamos 2 ó 3 personas con el entretenimiento y al final medio autocar cerrando plantitas hasta que ya nos cansamos del descubrimiento.
  • 142. De nuevo en La Habana Iniciamos el viaje de vuelta a La Habana. Para muchos era final de trayecto y vuelta a casa. Para otros como Mario y Cristina era el enlace al día siguiente con las playas de Varadero y para otros como Elena, Maria José y yo, era el comienzo de una corta estancia para despedirnos de La Habana. Hicimos una breve parada en el Valle de los Ingenios. En el trayecto por La Habana mi hotel era el último. Cuando fui a bajarme, no estaba mi maleta, así que tuvimos que hacer de nuevo un recorrido por los hoteles. Finalmente la encontraron. Esto me retrasó mucho y me impidió despedirme de Mario y Cristina. Aproveché esa circunstancia para descansar y reencontrarme con Elidersy y Mirelys. Vimos la actuación del hotel y quedé con ellas para la noche siguiente.En la habitación disfrutaba de unos cuantos cigarrillos popular (ducados cubanos) mientras recordaba los momentos vividos en la excursión. El cansancio acumulado hizo que el sueño me rindiese.
  • 143. Últimos días en La Habana Nos quedaban 3 días en La Habana y 3 noches. El reencuentro con Sandra, Guillermo y Juncal fue auténtico. Ellos venían de Varadero. Decidimos pasar el día entero en La Habana y no bajar al hotel. De llegada a la Catedral nos tomamos una cerveza con limón en el Patio. Visitamos la plaza de la Revolución donde Fidel da sus discursos y subimos en ascensor a la parte superior desde donde se divisa toda La Habana; desde ahí, nos fuimos a comer a un italiano. Por la tarde nos tomamos unos daikiris en el Floridita.
  • 144. Mercadillo de La Habana Este día madrugamos, para disfrutar de La Habana y recorrer zonas que no habíamos visto. Convencí a Juncal para contratar una excursión a Cayo Largo, una isla cubana en medio del Caribe.También aproveché para acudir al mercadillo, que se celebra todos los días excepto lunes y martes. Aquí compramos los últimos recuerdos de Cuba. Estas son 2 figuras de ébano que saqué a buen precio. Paseamos por la Habana hasta que el sol se puso.
  • 145. El genuino Caribe : Cayo Largo
  • 146. Viaje en avioneta hacia el Caribe Ya habíamos gastado 2 días en La Habana, y decidimos Juncal y yo viajar al corazón del Caribe el último día restante. Ya nos habían advertido del peligro de viajar en avioneta. Estos “trastos” son Antonov conducidos por pilotos del ejército, aviones rusos de más de 20 años, y con elevados índices de siniestralidad. El viaje duraba 1 hora. A la llegada al aeropuerto militar, fue grato encontrarme con la pareja de chicos de Castellón. Se fueron en la mejor avioneta de las 2 disponibles, hacia el mismo destino. Nuestra avioneta sólo tenía 6 ventanucos y capacidad para unas 30 personas. Al dar el aire acondicionado se llenaba de humo todo el avión y el ruido a tornillos flojos, nos encogía el estómago. Ya no podíamos dar marcha atrás. El plan de viaje era llegar a la isla de Cayo Largo, coger un yate y navegar todo el día por el Caribe, visitando los canales de Cayo Largo, la Isla de las Iguanas, una piscina natural, una playa desierta e Isla Sirena.
  • 147. Viaje en avioneta hacia el Caribe Vimos como salía la primera avioneta con José y su pareja, Juan. La forma de arrancar la avioneta, poniendo en funcionamiento las hélices, ya nos empezaba a poner en tensión, aunque disimulábamos bromeando al respecto.
  • 148. Viaje en avioneta hacia el Caribe Se iba acercando el momento de partir, y la risa congelada de Juncal, era todo un poema. En cuanto nos avisaron de la salida del vuelo, fuimos corriendo para coger ventanilla y poder divisar el paisaje caribeño desde el cielo.
  • 149. Viaje en avioneta: interior Camino hacia el Caribe. Todos acongojados. Logramos los sitios delanteros en los primeros asientos y con ventanilla. Los paisajes que se divisaban eran espectaculares. Pequeñas islas perdidas en el mar Caribe. Barcos rudimentarios pescando, en medio de la nada. Variados coloridos del mar Caribe, inimaginables.Aunque pasamos realmente miedo en el trayecto con los numerosos bandazos, la panorámica visual y las piernas de la azafata aliviaban nuestra ansiedad.
  • 150. CAYO LARGO
  • 151. Crucero por el Caribe: Cayo Largo
  • 152. Cayo Largo: Embarcadero Llegamos a Cayo Largo por suerte, y montamos en un autocar hasta el embarcadero, para coger un yate. El día era perfecto y el mar estaba bastante tranquilo.
  • 153. Cayo Largo: Yate Nos fuimos situando en el yate, para emprender el crucero. Los más jóvenes, nos situamos fuera de la cabina, para sentir más de cerca la navegación. Tras de mí, la vela mayor y a mi izquierda, al fondo, la bandera de Cuba. Desde esta parte de la proa del yate, se divisaban mejor los paisajes y el aire del trópico penetraba en el rostro. Nos juntamos con un grupo de 5 chicos alicantinos, 2 de ellos de Benissa. Serían las 9.30 de la mañana y teníamos un precioso día completo de aventuras por delante.
  • 154. Cayo Largo: Salida del yate Un pequeño descanso de Juncal, antes de la salida del yate. Empezábamos el crucero con un recorrido por los canales de Cayo Largo y su zona de manglares.
  • 155. Cayo Largo: Manglares El recorrido por los canales de Cayo Largo fue genial. La mezcla de colores azules del mar , con tonalidades turquesa, verdoso, azul marino, era preciosa. Sobre el mar Caribe flotaba una alfombra de vegetación con gamas verdes variadas. Te parecía estar formando parte de un perfecto cuadro impresionista.
  • 156. Cayo Largo: Manglares Continuábamos navegación y nos situábamos a estribor para ver los amplios mantos de vegetación. Aprovechábamos la velocidad del yate para situarnos en el lateral izquierdo y ducharnos con el agua del oleaje que generaba. Un pequeño despiste y...... ¡hombre al agua! Por suerte, no hubo que pasar por esa experiencia y era muy agradable la ducha matinal marina. Los manglares estaban llenos de bandadas de aves exóticas que desaparecían entre la maleza. Próxima parada la Isla de las Iguanas.
  • 157. Caribe: Llegada Isla de las Iguanas Más de una hora de navegación para llegar a esta preciosa isla cubana salvaje, apartada de cualquier signo de civilización.
  • 158. Caribe: La Isla de Las Iguanas Llegamos al embarcadero y nos recibían ya en la orilla, un ejército de Iguanas de gran tamaño. No se trataba de la pequeña y traviesa iguana de las Ciénagas de Zapata. Era una multitud de centenares de voraces ejemplares. En las mochilas teníamos pan para alimentarlas. Viven en libertad y son las dueñas absolutas de esta desierta isla a la que dan nombre. Son unas 2.000 en la isla. Su carne es comestible, pero no vimos dónde probarla.
  • 159. Caribe: Isla de las Iguanas Las iguanas son muy voraces y se alimentan de insectos, lagartos y lagartijas y de toda la masa arbórea que encuentran a su paso. Las pequeñas palmeras y árboles de ramaje, son exterminados por estos reptiles, como se observa en el fondo izquierdo de la imagen. Es difícil andar por esta isla, ya que hay que tener cuidado, en muchos momentos, de no pisar a una iguana, ya que si se sienten amenazadas, atacan con mordiscos y luego, no sueltan tan fácilmente la parte mordida. Por ello íbamos con mucho tiento en esta zona rocosa.
  • 160. Caribe: Isla de las Iguanas No sé si era mejor el remedio ó la enfermedad, puesto que, a medida que dábamos de comer a unas cuantas iguanas, empezaban a salir desde la zona de arboleda, muchas más correteando en busca de alimento. En poco espacio de tiempo, nos habíamos rodeado de un centenar de ellas. Algunas abrían sus bocas enseñando sus colmillos, buscando su trozo de pan. En general no eran peligrosas, pero por si acaso tomábamos muchas precauciones y no las dábamos la espalda.
  • 161. Caribe: Isla de Las Iguanas Nos despedíamos de la Isla de las Iguanas, y algunas de ellas continuaban con sus bocas abiertas esperando su ración de comida. Les dimos el poco pan que quedaba y nos dirigimos de nuevo hacia el yate para continuar el crucero. Ya en el yate nos esperaba la tripulación con un cóctel riquísimo de frutas. El calor del Caribe ya se dejaba notar, y un refrigerio no nos venía nada mal. Todos disfrutamos como niños de la estancia en esta isla salvaje.
  • 162. Caribe: Despedida de la Isla Abandonábamos la Isla de las Iguanas, para continuar viaje hacia la piscina natural del quinto canal de Cayo Largo.
  • 163. Caribe: Piscina natural Cayo Largo
  • 164. Caribe: Piscina natural Cayo Largo Una vez que salimos de la Isla de las Iguanas, navegamos 20 minutos, para llegar a esta piscina natural de color azul claro en mar abierto, en medio del Caribe. Llegamos sobre las 11.15. Estuvimos recorriendo una pequeña isla desierta de arenas blancas hasta las 11.30 y luego hicimos snorkel hasta las 12.00. Mientras hacíamos buceo en la zona, encontrábamos de todo, sobre todo estrellas de mar enormes. Había cantidad de medusas y tuvimos que andar con cuidado.
  • 165. Caribe: Langosta cubana Mientras buceábamos podíamos oler, el aroma a marisco de las langostas y no pudimos resistirnos a tomarnos una cada uno. La sirven sin cabeza y en 2 mitades bien asadas en su jugo.
  • 166. Caribe: Piscina natural Cayo Largo Subimos de nuevo al yate para continuar viaje, después del aperitivo de langosta. Nos cubrimos de crema protectora para tomar el sol en cubierta.
  • 167. Caribe: Piscina natural Cayo Largo Abandonamos esta preciosa piscina natural que está situada en el 5º canal de Cayo Largo. Seguimos rumbo a Isla Sirena.
  • 168. Caribe: Buceo en arrecifes coralinos Antes de llegar a Isla Sirena, la agencia organizadora de esta excursión, nos tenía preparada una sorpresa : una hora y media buceando en una barrera de arrecifes coralinos en alta mar.
  • 169. Caribe: Buceo en arrecifes coralinos Esta barrera coralina, tiene una profundidad de 8 m y un campo de visión enorme.Hicimos snorkel, aunque algunos no se atrevieron, pues advirtieron que había algas urticarias, mantas y barracudas. Vimos algunas pero no se acercaban. Vimos peces loro, globo, y otros de colores vivos inimaginables. Las caracolas de color rosa intenso parecían pulidas. Era un sueño. La belleza virgen del fondo marino era tal que te entraban ganas de llorar de felicidad. Bueno, una maravilla.
  • 170. Caribe: Isla Sirena
  • 171. Caribe :Isla Sirena. Embarcadero
  • 172. Caribe: Isla Sirena. Embarcadero
  • 173. Caribe: Isla Sirena. Playas
  • 174. Caribe: Isla Sirena. Playas
  • 175. Caribe: Isla Sirena. Playas
  • 176. Caribe: Isla Sirena. Playas
  • 177. Caribe: Isla Sirena. Playas
  • 178. Caribe: Isla Sirena. Palmeras rojas
  • 179. Caribe: Isla Sirena. Palmeras rojas
  • 180. Caribe: Vuelta a La Habana
  • 181. Despedida de Cuba Salimos de Cuba un día más tarde, por cuestiones desconocidas. Ello nos permitió, aprovechar toda la jornada en La Habana en plan tranquilo y descansar de todas nuestras aventuras, así como preparar la maleta sin prisas. En el aeropuerto, encontramos a los chicos de Benissa; nos contaron todas las aventuras vividas en La Habana. Parece que haya una Cuba para cada persona, pero todas ellas, son entrañables para quienes la visitan. No sé si algún día volveré a este maravilloso país, para descubrir otros rincones de la parte oriental. Lo que si que tengo claro, es que jamás olvidaré los días pasados en Cuba y la intensidad de cada momento de mi existencia allí. Además guardaré en mi memoria a la gente que conocí en la isla y que sin duda, se quedaron con la parte más auténtica de mi corazón: mi amistad.
  • 182. M i viaje a Cuba .Octubre 2001 JESUS FERNANDEZ HERRERO