Meningitis y neumonia

530 views
329 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
530
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3
Actions
Shares
0
Downloads
6
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Meningitis y neumonia

  1. 1. MENINGITIS VIRAL Y NEUMONIA VIRAL
  2. 2. La meningitis es una enfermedad, caracterizada por la inflamación de las meninges (septingentésimo). El 80% de las meningitis está causada por virus, entre el 15 y el 20% por bacterias, el resto está originada por intoxicaciones, hongos, medicamentos y otras enfermedades. La meningitis es poco frecuente pero potencialmente letal. Puede afectar al cerebro ocasionando inconsciencia, lesión cerebral y de otros órganos. La meningitis progresa con mucha rapidez, por lo que el diagnóstico y tratamiento precoz es importante para prevenir secuelas severas y la muerte.
  3. 3. La meningitis puede sospecharse por los síntomas, pero se diagnostica con un procedimiento médico llamado punción lumbar, en la que se inserta una aguja especial dentro de la columna vertebral para extraer una muestra de líquido cefalorraquídeo, que rodea al cerebro y la médula espinal. El tratamiento tiene que ser inmediato, con el uso de antibióticos en el caso de infecciones bacterianas o antivirales en el caso de meningitis virales. En algunos casos se indica la administración de corticoesteroides como la dexametasona para prevenir las secuelas de la inflamación, pues tienden a producir una mejor evolución neurológica. La meningitis puede potencialmente causar consecuencias serias de larga duración, como sordera, epilepsias, hidrocefalia o déficit cognitivo, en especial en pacientes en quienes el tratamiento se ha demorado. Ciertas vacunas pueden prevenir algunas infecciones bacterianas que causan meningitis.
  4. 4. Meningitis viral Los virus representan alrededor del 80% o más de las causas de la meningitis, es decir, la más frecuente de las afecciones de la meningitis. Se considera que la meningitis causada por virus es casi siempre benigna y suele curarse sin ningún tratamiento específico. Llegando a tal punto, que la mayoría de las personas alrededor del mundo ha padecido de meningitis viral a lo largo de su vida y no se ha dado cuenta. Mayormente son infectados por virus no muy conocidos por nombre (enterovirus: virus coxsackie y echovirus, adenovirus, los virus atenuados de algunas vacunas, etc.) o virus muy conocidos (el virus de la gripe, el virus herpes, el de la varicela, el de las paperas, sarampión, etc.) Para este tipo de virus, no se tienen tratamiento (salvo el de la varicela y el del herpes) y tienden a curase solas sin dejar secuelas.
  5. 5. Cuadro clínico Los síntomas clásicos de la meningitis se desarrollan entre varias horas o puede tomar entre 1 ó 2 días. Entre ellos están: Fiebre: La meningitis viral puede producir fiebre en grado variable; desde casos con escasa (es lo habitual) o nula fiebre, a otros en los que la temperatura puede superar los 39 °C. Las meningitis bacterianas producen, normalmente, fiebres elevadas. Dolor de cabeza: La zona posterior de la cabeza es donde se centra el dolor, aunque a veces es generalizada. Sin embargo, existen muchas otras causas de dolor de cabeza: una migraña (jaquecas), un proceso gripal, etc. Rigidez de nuca
  6. 6. Estos síntomas no son los únicos que se pueden presentar, cerca del 75% de los pacientes presentan alteración del estado mental, que puede oscilar desde el letargo hasta el coma. Otros síntomas pueden ser: Sarpullido de color rojo o púrpura Cianosis (coloración azulada de la piel) Náusea y vómitos Sensibilidad a los colores brillantes (fotofobia) Somnolencia Confusión mental Convulsiones, presentes entre un 20 y 30% de los casos
  7. 7. Tratamiento El tratamiento depende en su totalidad cuando se objeta si la meningitis es vírica o bacteriana. Habrá que esperar unos días, mientras va creciendo la bacteria en un medio de cultivo, para poder confirmar el real causante de la meningitis. Mayormente es realizado un tratamiento hospitalario. Cuando se provee de tratamiento inmediatamente, más del 90% de las personas que padecen meningitis sobrevive. Las medidas más frecuentes abordadas en el tratamiento de la meningitis incluyen: Antibióticos, fundamentalmente para las meningitis bacterianas, por terapia intravenosa; Medidas para reducir la presión intracraneal, como medicamentos corticosteroides tal como la dexametasona, tanto para niños como adultos.Análisis de estudios previos han comprobado que el beneficio de los corticosteroides no son tan significativos como previamente se creía Antipiréticos para reducir la fiebre, de haberla, tales como el acetaminofen, abundantes líquidos y buena ventilación;
  8. 8. Medidas para prevenir convulsiones incluyendo medicamentos como el fenobarbital o la fenitoína, debido a que las convulsiones aumentan la presión intracraneal (lorazepam 0.1 mg/kg IV con fenitoína 15 mg/kg o fenobarbital 5-10 mg/kg); Oxigenoterapia, en casos de dificultad respiratoria, bien sea por una mascarilla, una cánula nasal o por intubación; Monitoreo de los fluidos corporales así como los componentes químicos del plasma sanguíneo.
  9. 9. Las meningits virales suelen ser casi siempre benignas y no existe, para ellas, ningún tratamiento específico salvo el sintomático (tratar el dolor de cabeza, la fiebre y los vómitos). Tan solo la meningitis por varicela o herpes tienen un tratamiento concreto con medicamentos como el aciclovir o la ribavirina. La benignidad de las víricas justifica que algunos niños sean enviados a casa sin precisar ingreso en el hospital. Un niño con una meningitis viral requiere reposo, tomar líquidos abundantes y analgésicos (ibuprofeno o paracetamol).
  10. 10. Prevención Existen diferentes maneras de prevenir la meningitis. Algunas vacunas existentes contra la meningitis en el mercado solo protegen un solo tipo de bacteria determinada. Existen vacunas contra el meningococo C, otra que protege contra el Haemophilus influenza tipo B (Hib) y, también, la del neumococo. Es por ello que cuando uno recibe una vacuna contra la meningitis (actualmente referida a la del meningoco C), sólo quedará inmune frente al tipo de germen pero no frente al resto de las múltiples posibilidades. Es decir, que aunque recibamos muchas vacunas contra la meningitis, siempre es posible contraer meningitis por otros gérmenes o causantes externos.
  11. 11. Situación Actual en Paraguay Los casos de meningitis están a la orden del día y aparecen con mucha más frecuencia en esta época del año. En determinados casos, esta enfermedad puede deberse a complicaciones por cuadros gripales. Ante la presencia de cualquiera de estos síntomas: fiebre, dolor de cabeza, dolores en todo el cuerpo, vómitos o alguna otra anormalidad, el Ministerio de Salud recomienda acudir al Hospital, Centro o Puesto de Salud más cercano y en todos los casos, evite automedicarse.
  12. 12. Neumonía viral ¿Qué es la neumonía viral? La neumonía viral es una infección pulmonar causada por un virus. Existen muchos tipos de virus que pueden causar la neumonía viral, como por ejemplo el virus de la influenza. Usted también puede contraer un virus al respirarlo o tocar algo con el virus. Además es posible desarrollar neumonía viral cuando un virus que se encuentra dentro de su cuerpo viaja hasta sus pulmones.
  13. 13. ¿Cuáles son los signos y síntomas de la neumonía viral? A diferencia de la neumonía bacterial, los síntomas de la neumonía viral se desarrollan con lentitud en cuestión de varios días. Sus signos y síntomas podrían ser distintos si usted es mayor de 65 años de edad. Es probable entonces que se sienta confundido o que sienta dolor en vez de presentar los síntomas más típicos a continuación: Tos, con o sin flema Fiebre de más de 100.4°F (38°C) o escalofríos Falta de aliento, respiración acelerada o sibilancia Dolor muscular y cansancio Dolor de pecho Náusea o vómito Dolor de cabeza ¿Cómo se diagnostica la neumonía viral? Su médico le revisará su presión arterial, pulso y nivel de oxígeno en la sangre. También le escuchará el corazón y los pulmones y le
  14. 14. preguntará si usted se ha puesto vacunas. Infórmele si ha estado con alguien que está enfermo o si ha viajado recientemente. Usted también podría necesitar cualquiera de los siguientes: Radiografías: Los médicos usan las radiografías para revisar si hay signos de infección, como inflamación y líquido alrededor de sus plumones. Tomografía computarizada: Una máquina de rayos X emplea una computadora para tomar imágenes de su pecho. Los médicos usan las imágenes para ver si hay signos de daño pulmonar o infección. También podrían administrarle un tinte antes de la tomografía para que su médico pueda ver las imágenes con más claridad. Infórmele a su médico si usted es alérgico al yodo o a los mariscos, ya que podría también ser alérgico al tinte.
  15. 15. Muestra y examen de flema: Su médico además podría tomar una muestra de la flema de su garganta o nariz usando un aplicador con algodón. Otra forma de recoger una muestra es tosiendo las flemas en un vaso de papel. Luego se le realizan pruebas a las flemas para ver si tienen los virus que causan la neumonía. Exámenes de sangre: La sangre se examinará para ver si hay otras infecciones y también para saber cuál de los virus le causó su neumonía. ¿Cómo se trata la neumonía viral? Casi todas las personas con neumonía viral son tratadas en el hogar. Los bebés, adultos mayores y gente con otros problemas médicos posiblemente tendrán que ser hospitalizados. La neumonía viral generalmente desaparece en 3 a 7 días de tratamiento. Usted podría necesitar de lo siguiente:
  16. 16. Medicamentos antivirales: Estos medicamentos se administran para prevenir o tratar infecciones causadas por virus. Antibióticos: Los antibióticos no tratan la neumonía viral, pero aún así usted podría recibir dichos medicamentos para prevenir la neumonía bacterial. Esteroides: La medicina de esteroide puede ayudar a expandir sus conductos aéreos para facilitar su respiración. No suspenda el uso de este medicamento sin la autorización de su médico. Si usted los suspende por decisión propia, podría tener problemas. Medicamentos sin receta médica: Usted puede comprar medicamentos para el dolor y la fiebre como el acetaminofén o el ibuprofeno sin necesidad de una receta del médico. Pregúntele a su médico cuáles medicamentos son seguros para usted, y cuánto tomar. Siga las instrucciones cuidadosamente. Estos medicamentos pueden causar graves problemas si se usan demasiado.
  17. 17. ¿Qué aumenta mi riesgo de neumonía viral? Usted es mayor de 65 años de edad o menor de 5 años de edad. Usted sufre de una condición médica de larga duración como insuficiencia cardíaca, diabetes o VIH / SIDA. Usted tiene una enfermedad pulmonar, como asma o EPOC, o ha sufrido una infección respiratoria recientemente. Usted fuma cigarrillos. Usted está embarazada o tiene un sistema inmune débil. Usted no ha sido vacunado o convive en un espacio cerrado con mucha gente.
  18. 18. ¿Cómo puedo controlar la neumonía viral? No fume ni permita que otros fumen a su alrededor: El fumar aumenta su riesgo de infecciones pulmonares y neumonía. El fumar también complica más su recuperación después de sufrir una infección pulmonar. Hable con su médico si quiere dejar de fumar. Su médico podría recetarle un medicamento sustituto de la nicotina o ayudarlo a encontrar un programa que lo ayude a dejar de fumar. Descanse lo suficiente: Descanse con frecuencia mientras se recupera. Poco a poco empiece a aumentar su actividad física cada día. ¿Cómo puedo prevenir la neumonía viral? Evite la propagación de gérmenes: Para disminuir su riesgo de contraer infecciones pulmonares y otras enfermedades, usted puede hacer lo siguiente:
  19. 19. Lave sus manos con frecuencia, usando agua y jabón. Lleve consigo una loción, o gel, para las manos que sirva para eliminar gérmenes. Usted puede usarla para desinfectar sus manos en sitios donde no se consigue el agua. No toque sus ojos, nariz o boca sin haberse lavado las manos primero. Cubra su boca siempre que tosa. Tosa sobre un pañuelo desechable o la manga de su camisa para que no propague los gérmenes en sus manos. Evite las personas que tienen resfriados o gripe. Aléjese lo más posible de las personas, si usted esta enfermo. Limpieza: limpie las cerraduras y picaportes de las puertas, los muebles de la cocina, teléfonos celulares y otras superficies que la gente toca con frecuencia.
  20. 20. Vacunas: Para prevenir influenza (gripe), todo adulto debería recibir recibirla anualmente, tan pronto esté disponible. La vacuna neumocócica se administra a personas de 65 años que corren un alto riesgo de padecer una enfermedad neumocócica, como la neumonía. Personas entre los 19 y 64 años con mayor riesgo para una enfermedad neumocócica, debería recibir la vacuna. Es posible que se necesite repetir la vacuna 5 años más tarde. Otras vacunas: si usted tiene tarjeta de vacunas, muéstresela a su médico. También podría necesitar otras vacunas o refuerzos para prevenir la neumonía y otras infecciones. ¿Cuáles son los riesgos de la neumonía viral? La neumonía viral puede progresar a neumonía bacterial, la cual es una infección aún más grave. Usted podría sufrir de insuficiencia respiratoria y necesitar de un ventilador especial para ayudarle a respirar. Podría además desarrollar sepsis, una infección mortal en la sangre. La neumonía viral puede ser mortal, sobre todo en niños pequeños, adultos mayores, y gente con otros problemas médicos.
  21. 21. Posibles complicaciones Las infecciones más serias pueden ocasionar insuficiencia respiratoria, hepática y cardíaca. Algunas veces, las infecciones bacterianas ocurren durante o justo después de la neumonía viral, lo cual puede conducir a formas más serias de neumonía.

×