www.EscuelaSabatica.es - Ministerio Jesús Padilla ©
II Trimestre de 2014
Cristo y su Ley
Notas de Elena G. de White
Lecció...
www.EscuelaSabatica.es - Ministerio Jesús Padilla ©
declarándoles que hay un Dios viviente, Creador y supremo Soberano del...
www.EscuelaSabatica.es - Ministerio Jesús Padilla ©
Hay quienes sostienen que el sábado fue dado únicamente para los ju-
d...
www.EscuelaSabatica.es - Ministerio Jesús Padilla ©
trabajo de creación y descansó el sábado y lo bendijo, el hombre ha de...
www.EscuelaSabatica.es - Ministerio Jesús Padilla ©
tristeza y de abatimiento para hacer patente su odio al judaísmo (El c...
www.EscuelaSabatica.es - Ministerio Jesús Padilla ©
delicia, un día que ha santificado Dios, y así lo considerarán si son ...
www.EscuelaSabatica.es - Ministerio Jesús Padilla ©
Los escribas y fariseos habían hecho de su observancia una carga intol...
www.EscuelaSabatica.es - Ministerio Jesús Padilla ©
en alabanza mientras que "de día de reposo en día de reposo", las naci...
www.EscuelaSabatica.es - Ministerio Jesús Padilla ©
Viernes 2 de mayo: Para estudiar y meditar
Joyas de los testimonios, t...
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Notas de Elena - Lección 5 - Cristo y el sábado

6,702

Published on

Notas de Elena - Lección 5 - Cristo y el sábado
Escuela Sabática Segundo trimestre 2014
http://escuelasabatica.es/

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
6,702
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
12
Actions
Shares
0
Downloads
5
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Notas de Elena - Lección 5 - Cristo y el sábado

  1. 1. www.EscuelaSabatica.es - Ministerio Jesús Padilla © II Trimestre de 2014 Cristo y su Ley Notas de Elena G. de White Lección 5 3 de mayo 2014 Cristo y el sábado: Sábado 26 de abril Después de descansar el séptimo día, Dios lo santificó; es decir, lo escogió y apartó como día de descanso para el hombre. Siguiendo el ejemplo del Creador, el hombre había de reposar durante este sagrado día, para que, mientras contemplara los cielos y la tierra, pudiese reflexionar sobre la grandiosa obra de la creación de Dios; y para que, mientras mirara las evidencias de la sabiduría y bondad de Dios, su corazón se llenase de amor y reverencia hacia su Creador. Al bendecir el séptimo día en el Edén, Dios estableció un recordati- vo de su obra creadora. El sábado fue confiado y entregado a Adán, padre y representante de toda la familia humana. Su observancia había de ser un acto de agradecido reconocimiento de parte de todos los que habitasen la tierra, de que Dios era su Creador y su legíti- mo soberano, de que ellos eran la obra de sus manos y los súbditos de su autoridad. De esa manera la institución del sábado era enteramente conme- morativa, y fue dada para toda la humanidad. No había nada en ella que fuese obscuro o que limitase su observancia a un solo pueblo. Dios vio que el sábado era esencial para el hombre, aun en el paraí- so. Necesitaba dejar a un lado sus propios intereses y actividades durante un día de cada siete para poder contemplar más de lleno las obras de Dios y meditar en su poder y bondad. Necesitaba el sábado para que le recordase más vivamente la existencia de Dios, y para que despertase su gratitud hacia él, pues todo lo que disfrutaba y poseía procedía de la mano benéfica del Creador. Dios quiere que el sábado dirija la mente de los hombres hacia la contemplación de las obras que él creó. La naturaleza habla a sus sentidos,
  2. 2. www.EscuelaSabatica.es - Ministerio Jesús Padilla © declarándoles que hay un Dios viviente, Creador y supremo Soberano del universo. "Los cielos cuentan la gloria de Dios, y la expansión denuncia la obra de sus manos. Un día emite palabra al otro día, y una noche a la otra noche declara sabiduría" (Salmo 19:1, 2). La belleza que cubre la Tierra es una demostración del amor de Dios. La podemos contemplar en las colinas eternas, en los corpulentos árboles, en los capullos que se abren y en las delicadas flores. Todas estas cosas nos hablan de Dios. El sábado, señalan- do siempre hacia el que lo creó todo, manda a los hombres que abran el gran libro de la naturaleza y escudriñen allí la sabiduría, el poder y el amor del Creador (Patriarcas y profetas, p. 28, 29). http://escuelasabatica.es/ Domingo 27 de abril: El sábado: ¿judío? (Éxodo 20:8-11) La institución del sábado, que tiene su origen en el Edén, es tan antigua como el mundo mismo. Ese día fue observado por todos los patriarcas, des- de la creación en adelante. Durante su servidumbre en Egipto, los israelitas fueron obligados por sus amos a violar el sábado, y perdieron en gran parte el conocimiento de su santidad. Cuando se proclamó la ley en el Sinaí, las primeras palabras del cuarto mandamiento fueron: "Acuérdate de santificar el día de sábado", lo cual demuestra que el sábado no se instituyó entonces; se señala su origen haciéndolo remontar a la creación. Para borrar a Dios de la mente de los hombres, Satanás se propuso derribar este gran monumento recordativo. Si pudiera inducir a los hombres a olvidar a su Creador, ya no harían esfuerzos para resistir al poder del mal, y Satanás estaría seguro de su presa (Patriarcas y profetas, p. 349). El sábado fue dado a la humanidad entera para conmemorar la obra de la creación. Después de colocar los fundamentos de la Tierra, después de ves- tir al mundo entero con su manto de hermosura, y de crear todas las maravi- llas de la tierra y el mar, el gran Jehová instituyó el día sábado y lo santifi- có. Cuando cantaban juntas las estrellas del alba, y todos los hijos de Dios daban voces de júbilo, el sábado fue apartado como un monumento divino. Dios santificó y bendijo el día durante el cual reposó de toda su obra admi- rable. Y este sábado santificado por Dios, debía guardarse como un pacto perpetuo. Era un monumento conmemorativo que debía perdurar durante todas las edades, hasta el fin de la historia terrenal. Dios rescató a los he- breos de su esclavitud egipcia, y les ordenó observar su sábado, y guardar la ley que había sido dada en el Edén. Realizó un milagro cada semana, con el fin de establecer en sus mentes el hecho de que al comienzo del mundo ha- bía instituido su sábado...
  3. 3. www.EscuelaSabatica.es - Ministerio Jesús Padilla © Hay quienes sostienen que el sábado fue dado únicamente para los ju- díos; pero Dios nunca dijo esto. Le confió su sábado a su pueblo Israel co- mo un depósito sagrado; pero el mismo hecho de que eligiera el desierto de Sinaí, y no Palestina, para proel a mar su ley, revela que su propósito era dársela a toda la humanidad. La ley de los Diez Mandamientos es tan anti- gua como la creación. Por lo tanto, la institución del sábado no tiene ningu- na relación especial con los judíos, que no tenga con todos los demás seres creados. Dios ha hecho que la observancia del sábado sea obligatoria para todos los seres humanos. "El sábado, se dice claramente, fue hecho para el hombre". Por lo tanto, que cada persona que se encuentra en peligro de ser engañada en este punto escuche la Palabra de Dios en vez de las asevera- ciones humanas... Así como el árbol del conocimiento constituyó la prueba para la obe- diencia de Adán, la observancia del cuarto mandamiento es la prueba que Dios ha establecido para probar la lealtad de todo su pueblo. La experiencia de Adán seguirá siendo una amonestación para nosotros mientras el tiempo perdure. Nos advierte que no recibamos ninguna instrucción de la boca de seres humanos ni de ángeles, que nos aparte una jota o una tilde de la sagrada Ley de Jehová (Exaltad a Jesús, p. 47). http://escuelasabatica.es/ Lunes 28 de abril: Un tiempo de descanso y adoración (S. Lucas 4:16) Según el cuarto mandamiento el sábado se destinó al descanso y el culto religioso. En ese día había que suspender todos los trabajos seculares; pero las palabras de misericordia y benevolencia están de acuerdo con el propó- sito del Señor. No han de limitarlas el tiempo y el espacio. La tarea de ali- viar a los afligidos y consolar a los tristes es una obra de amor que honra el santo día del Señor. El hombre también tiene una obra que cumplir en este día: atender las necesidades de la vida, cuidar a los enfermos, proveer a los menesterosos. No será tenido por inocente quien descuide el alivio del sufrimiento en sá- bado. El santo día de reposo de Dios fue hecho para el hombre, y las obras de misericordia están en perfecta armonía con su propósito. Dios no desea que sus criaturas sufran una hora de dolor que pueda ser aliviada en sábado o en cualquier otro día... El sábado no está destinado a ser un período de inactividad inútil. La ley prohíbe el trabajo secular en el día de reposo del Señor; debe cesar el traba- jo con el cual nos ganamos la vida; ninguna labor que tenga por fin el placer mundanal o el provecho es lícita en este día; pero como Dios abandonó su
  4. 4. www.EscuelaSabatica.es - Ministerio Jesús Padilla © trabajo de creación y descansó el sábado y lo bendijo, el hombre ha de dejar las ocupaciones de su vida diaria, y consagrar esas horas sagradas al des- canso sano, al culto y a las obras santas. La obra de Cristo de sanar a los enfermos estaba en perfecta armonía con la ley. Honraba el sábado. Nuestro Salvador dictaminó que la obra de aliviar los sufrimientos es una tarea de misericordia y no una violación del sábado. Nunca se deben descuidar las necesidades de la humanidad doliente. Con su ejemplo el Salvador nos ha demostrado que es justo aliviar el sufrimiento en sábado (Meditaciones matinales 1952, p. 238). Ninguna otra institución confiada a los judíos propendía tan plenamente como el sábado a distinguirlos de las naciones que los rodeaban. Dios se propuso que su observancia los designase como adoradores suyos. Había de ser una señal de su separación de la idolatría, y de su relación con el verda- dero Dios. Pero a fin de santificar el sábado, los hombres mismos deben ser santos. Por la fe, deben llegar a ser partícipes de la justicia de Cristo. Cuan- do fue dado a Israel el mandato: "Acordarte has del día del reposo, para santificarlo", el Señor también les dijo: "habéis de serme varones santos". Únicamente en esa forma podía el sábado distinguir a los israelitas como adoradores de Dios (El Deseado de todas las gentes, p. 250). El Señor se acerca mucho a su pueblo en el día que él ha bendecido y santificado. "Los cielos cuentan la gloria de Dios, y la expansión denuncia la obra de sus manos. Un día emite palabra al otro día, y una noche a la otra noche declara sabiduría". El sábado es un monumento conmemorativo de Dios, que señala a los hombres al Creador, que hizo el mundo y todas las cosas que hay en él. En las colinas eternas, en los árboles majestuosos, en todo capullo que se abre y en toda flor que florece, podemos contemplar la obra del gran Artífice Maestro. Todo nos habla de Dios y de su gloria (Tes- timonios para los ministros, p. 133,134). http://escuelasabatica.es/ Martes 29 de abril: Tiempo para el regocijo (S. Marcos 2:27, 28) Con el fin de preparar el terreno para la realización de sus fines, Satanás indujo a los judíos, antes del advenimiento de Cristo, a que recargasen el sábado con las más rigurosas exacciones, de modo que su observancia fuese una pesada carga. Aprovechándose luego de la falsa luz bajo la cual lo ha- bía hecho considerar, hízolo despreciar como institución judaica. Mientras que los cristianos seguían observando generalmente el domingo como día de fiesta alegre, el diablo los indujo a hacer del sábado un día de ayuno, de
  5. 5. www.EscuelaSabatica.es - Ministerio Jesús Padilla © tristeza y de abatimiento para hacer patente su odio al judaísmo (El conflic- to de los siglos, p. 56, 57). La observancia del sábado entraña grandes bendiciones, y Dios desea que el sábado sea para nosotros un día de gozo. La institución del sábado fue hecha con gozo. Dios miró con satisfacción la obra de sus manos. De- claró que todo lo que había hecho era "bueno en gran manera" (Génesis 1:31). El cielo y la Tierra se llenaron de regocijo. "Las estrellas todas del alba alababan, y se regocijaban todos los hijos de Dios" (Job 38:7). Aunque el pecado entró en el mundo para mancillar su obra perfecta, Dios sigue dándonos el sábado como testimonio de que un Ser omnipotente, infinito en bondad y misericordia, creó todas las cosas. Nuestro Padre celestial desea, por medio de la observancia del sábado, conservar entre los hombres el conocimiento de sí mismo. Desea que el sábado dirija nuestra mente a él como el verdadero Dios viviente, y que por conocerle tengamos vida y paz (Joyas de los testimonios, t. 3, p. 16). A fin de santificar el sábado, no es necesario que nos encerremos entre paredes, y que nos privemos de las hermosas escenas de la naturaleza, del aire libre y vigorizador y de la hermosura del cielo. En ningún caso debe- mos permitir que las cargas y las transacciones comerciales distraigan nues- tra mente en el sábado del Señor que él ha santificado. No debemos permitir que nuestra mente se espacie siquiera en cosas de carácter mundanal. Pero la mente no puede ser refrigerada, vivificada y elevada si quedamos ence- rrados durante casi todas las horas del sábado entre paredes, escuchando largos sermones y oraciones tediosas y formales. El sábado del Señor recibe un uso erróneo si se lo celebra así. No se alcanza el objeto para el cual fue instituido. El sábado fue hecho para el hombre, para beneficiarle al apartar su espíritu de la labor secular a fin de que contemple la bondad y la gloria de Dios. Es necesario que el pueblo de Dios se reúna para hablar de él, para intercambiar pensamientos e ideas acerca de las verdades contenidas en su Palabra, y dedicar una parte del tiempo a la oración apropiada. Pero estos momentos, aun en sábado, no deben ser hechos tediosos por su dilación y falta de interés (Joyas de los testimonios, t. 1, p. 276, 277). Pero mientras damos culto a Dios, no hemos de considerar esto como una tarea penosa. El sábado del Señor ha de ser hecho una bendición para noso- tros y para nuestros hijos. Ellos han de considerar el sábado como un día de
  6. 6. www.EscuelaSabatica.es - Ministerio Jesús Padilla © delicia, un día que ha santificado Dios, y así lo considerarán si son debida- mente instruidos... [Los padres] pueden señalar las flores en capullos y los capullos abiertos, los elevados árboles y las bellas briznas y enseñar que Dios hizo todas estas cosas en seis días y descansó en el séptimo y lo bendi- jo. En esa forma, los padres pueden dedicarse con afán a instruir a sus hijos, de modo que cuando ellos contemplen las cosas de la naturaleza, recuerden al gran Creador de todas ellas (En lugares celestiales, p. 152). http://escuelasabatica.es/ Miércoles 30 de abril: Un tiempo para la curación (S. Lucas 13:16) El paralítico sanado se agachó para recoger su cama, que era tan so- lo una estera y una manta, y al enderezarse de nuevo con una sensación de deleite, miró en derredor buscando a su libertador; pero Jesús se había per- dido entre la muchedumbre. El hombre temía no conocerle en caso de vol- ver a verlo. Mientras se iba apresuradamente con paso firme y libre, alaban- do a Dios y regocijándose en la fuerza que acababa de recobrar, se encontró con varios fariseos e inmediatamente les contó cómo había sido curado. Le sorprendió la frialdad con que escuchaban su historia. Con frentes ceñudas, le interrumpieron, preguntándole por qué lle- vaba su cama en sábado. Le recordaron severamente que no era lícito llevar cargas en el día del Señor. En su gozo, el hombre se había olvidado de que era sábado, y sin embargo no se sentía condenado por obedecer la orden de Aquel que tenía tanto poder de Dios. Contestó osadamente: "El que me sa- nó, él mismo me dijo: Toma tu lecho y anda". Le preguntaron quién había hecho esto; pero él no se lo podía decir. Esos gobernantes sabían muy bien que solo uno se había demostrado capaz de realizar este milagro; pero deseaban una prueba directa de que era Jesús, a fin de poder condenarle como violador del sábado. En su opinión, no solo había quebrantado la ley sanando al enfermo en sá- bado, sino que había cometido un sacrilegio al ordenarle que llevase su ca- ma. Los judíos habían pervertido de tal manera la ley, que hacían de ella un yugo esclavizador. Sus requerimientos sin sentido habían llegado a ser ludibrio entre otras naciones. Y el sábado estaba especialmente recargado de toda clase de restricciones sin sentido. No era para ellos una delicia, san- to a Jehová y honorable.
  7. 7. www.EscuelaSabatica.es - Ministerio Jesús Padilla © Los escribas y fariseos habían hecho de su observancia una carga intolera- ble. Un judío no podía encender fuego, ni siquiera una vela, en sábado. Como consecuencia, el pueblo hacía cumplir por gentiles muchos servicios que sus reglas les prohibían hacer por su cuenta. No reflexionaban que si estos actos eran pecaminosos, los que empleaban a otros para realizarlos eran tan culpables como si los hiciesen ellos mismos. Pensaban que la sal- vación se limitaba a los judíos; y que la condición de todos los demás, sien- do ya desesperada, no podía empeorar. Pero Dios no ha dado mandamientos que no puedan ser acatados por todos. Sus leyes no sancionan ninguna restricción irracional o egoísta. En el templo, Jesús se encontró con el hombre que había sido sanado. Había venido para traer una ofrenda por su pecado y de agradecimiento por la gran merced recibida. Hallándole entre los adoradores, Jesús se le dio a conocer, con estas palabras de amonestación: "He aquí, has sido sanado; no peques más, porque no te venga alguna cosa peor." El hombre sanado quedó abrumado de regocijo al encontrar a su li- bertador. Como desconocía la enemistad que ellos sentían hacia Jesús, dijo a los fariseos que le habían interrogado, que ése era el que había realizado la curación. "Y por esta causa los judíos perseguían a Jesús, y procuraban ma- tarle, porque hacía estas cosas en sábado" (El Deseado de todas las gentes, p. 173-175). Jueves 1 de mayo: Una creación nueva "Porque como los cielos nuevos y la nueva Tierra que yo hago permanece- rán delante de mí, dice Jehová, así permanecerá vuestra descendencia y vuestro nombre. Y de mes en mes, y de día de reposo en día de reposo [sá- bado], vendrán todos a adorar delante de mí, dijo Jehová" (Isaías 66: 22, 23). Al principio, el Padre y el Hijo habían descansado el sábado des- pués de su obra de creación. Cuando "fueron acabados los cielos y la tierra, y todo su ornamento" (Génesis 2:1), el Creador y todos los seres celestiales se regocijaron en la contemplación de la gloriosa escena. "Las estrellas to- das del alba alababan, y se regocijaban todos los hijos de Dios" (Job 38: 7)... Cuando se produzca "la restauración de todas las cosas, de la cual ha- bló Dios por boca de sus santos profetas, que ha habido desde la antigüe- dad", el sábado de la creación, el día en que Cristo descansó en la tumba de José, será todavía un día de reposo y regocijo. El cielo y la Tierra se unirán
  8. 8. www.EscuelaSabatica.es - Ministerio Jesús Padilla © en alabanza mientras que "de día de reposo en día de reposo", las naciones de los salvos adorarán con gozo a Dios y al Cordero... Mientras duren los cielos y la Tierra, el sábado continuará siendo una señal del poder del Creador. Cuando el Edén vuelva a florecer en la Tierra, el santo día de reposo de Dios será honrado por todos los que moren debajo del sol. "De día de reposo en día de reposo", los habitantes de la tierra renovada y glorificada, subirán "a adorar delante de mí, dijo Jehová" (¡Maranata: El Señor viene!, p. 369). Así como el sábado fue la señal que distinguía a Israel cuando salió de Egipto para entrar en la Canaán terrenal, así también es la señal que aho- ra distingue al pueblo de Dios cuando sale del mundo para entrar en el repo- so celestial. El sábado pertenece a Cristo... Puesto que él hizo todo, creó tam- bién el sábado. Por él fue apartado como un monumento recordativo de la obra de la creación. Nos presenta a Cristo como santificador tanto como creador. Declara que el que creó todas las cosas en el cielo y en la tierra y mediante quien todas las cosas existen, es cabeza de la iglesia y que por su poder somos reconciliados con Dios. Hablando de Israel dijo: "Diles tam- bién mis sábados, que fuesen por señal entre mí y ellos, para que supiesen que yo soy Jehová que los santifico", es decir que los hace santos. El sábado es una señal del poder de Cristo para santificarnos... Como señal de su poder santificador el sábado es dado a todos los que por medio de Cristo llegan a formar parte del Israel de Dios... A todos los que reciban el sábado como señal del poder creador y redentor de Cristo, les será una delicia.... El sábado les indica las obras de la creación como evidencia de su gran poder de redención. Al par que recuer- da la perdida paz del Edén, habla de la paz restaurada por el Salvador. Y todo lo que encierra la naturaleza, repite su invitación: "Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados que yo os haré descansar" (La fe por la cual vivo, p. 35). El valor del sábado como medio de educación es inestimable... El sábado es una señal del poder creador y redentor; señala a Dios como fuente de vida y conocimiento; recuerda al hombre la gloria primitiva y así da testimonio del propósito de Dios de volvernos a crear a su imagen (La educación, p. 250).
  9. 9. www.EscuelaSabatica.es - Ministerio Jesús Padilla © Viernes 2 de mayo: Para estudiar y meditar Joyas de los testimonios, t.1, p. 276-278; Joyas de los Testimonios, t. 3, p. 16-30. Material facilitado por MINISTERIO JESÚS PADILLA © http://escuelasabatica.es/ https://www.facebook.com/jespadill.channel Suscríbase para recibir gratuitamente recursos para la Escuela Sabática

×