No me mueve, mi dios, para quererte

1,375 views
1,181 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,375
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
7
Actions
Shares
0
Downloads
3
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide
  • C
  • No me mueve, mi dios, para quererte

    1. 1. Soneto a Cristo Crucificado; una de las joyas de la poesíamística española de la segundamitad del siglo XVI. Es de autor desconocido, aunque seatribuye al Doctor de la Iglesia, San Juan de Ávila.
    2. 2. Crucifijo en forma de Y, Puente la Reina (Navarra), 1315-1320No me mueve, mi Dios, para quererte,
    3. 3. Cristo Crucificado, Juan de Mesa, 1620el cielo que me tienes prometido
    4. 4. Cristo de la Luz, Gregorio Fernández,1630ni me mueve el infierno, tantemido,
    5. 5. Cristo de la Clemencia, Juan Martínez Montañés, 1603para dejar, por eso, de ofenderte.
    6. 6. Cristo Crucificado, Velázquez, 1632Tú me mueves, Señor, muéveme elverte,
    7. 7. Cristo Crucificado, Murilloclavado en una cruz y escarnecido,
    8. 8. Cristo de la Agonía, Málagamuéveme ver tu cuerpo tanherido
    9. 9. Cristo en la Cruz, Francisco Pacheco,1614muévenme tus afrentas y tumuerte.
    10. 10. Cristo Crucificado, Museo de El Greco, ToledoMuéveme, en fin, tu amor, y en talmanera,
    11. 11. Cristo de la Buena Muerte. Valenciaque, aunque no hubiera cielo, yo teamara,
    12. 12. Cristo en la Cruz, Francisco Pachecoy, aunque no hubiera infierno, tetemiera.
    13. 13. Cristo del Cachorro, SevillaNo me tienes que dar, porque te quiera,
    14. 14. Cristo Crucificado, La Seo, Zaragozapues, aunque lo que espero, no esperara,
    15. 15. Cristo Crucificado, Alonso Canolo mismo que te quiero, te quisiera.
    16. 16. NO ME MUEVE, MI DIOS, PARA QUERERTE No me mueve, mi Dios, para quererte el cielo que me tienes prometido, ni me mueve el infierno tan temido para dejar por eso de ofenderte. Tú me mueves, Señor, muéveme el verte clavado en una cruz y escarnecido, muéveme ver tu cuerpo tan herido, muévenme tus afrentas y tu muerte. Muéveme, en fin, tu amor, y en tal manera, que aunque no hubiera cielo, yo te amara, y aunque no hubiera infierno, te temiera. No me tienes que dar porque te quiera, pues, aunque lo que espero no esperara, lo mismo que te quiero te quisiera.

    ×