Sermon: Nuestra Naturaleza Original y Nuestra Naturaleza Caida
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Sermon: Nuestra Naturaleza Original y Nuestra Naturaleza Caida

on

  • 5,476 views

 

Statistics

Views

Total Views
5,476
Views on SlideShare
5,125
Embed Views
351

Actions

Likes
4
Downloads
127
Comments
0

6 Embeds 351

http://tema.unabvirtual.edu.co 329
http://www.slideshare.net 13
https://www.blogger.com 5
http://daniporra.blogspot.mx 2
https://daniporra.blogspot.com 1
https://twitter.com 1

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Microsoft PowerPoint

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment
  • Principios para la vida y el buen gobierno http://principios-vida.blogspot.com/ Nuestro Creador es invisible e intangible, pero como un Padre y Madre Celestial Amoroso se hace presente y nos guía por medio de nuestra CONCIENCIA. Nuestra paz interior requiere de una vida honesta, transparente y buena ante la presencia de Dios y los antepasados en el Mundo Espiritual que todo lo observan. La conciencia es nuestra guía a la verdad y los valores transcendentes, punto de referencia y la máxima autoridad que rige nuestra vida. Cada persona es una realidad inabarcable, incognoscible, irrepetible, insustituible, única y con una dignidad irrenunciable; por eso las personas no son un medio, sino un fin en si mismas. Cada persona tiene originalmente un valor divino, eterno, único y cósmico: Un valor divino . Tenemos la dignidad intrínseca e inalienable de ser hijos e hijas de Dios. Un valor eterno . Somos seres eternos que viviremos para siempre en el mundo espiritual con Dios. Un valor único . No hubo, no hay y no habrá nunca alguien igual a cada uno de nosotros. Somos únicos, irrepetibles e irremplazables. Un valor cósmico . Somos la manifestación visible del creador invisible, imagen y semejanza de Dios. Somos un microcosmos del macrocosmos. Cada persona, por tanto es portadora de todos estos valores transcendentes y esto constituye el fundamento de la dignidad y de los Derechos Humanos Universales. Como personas y familias tenemos derechos y obligaciones inalienables, ineludibles e irrenunciables dados por Dios para: Gobernar todo basados en la ley natural (*) y en nuestra conciencia viviendo en forma transparente. Hacer realidad el ideal de la verdadera familia mediante la ética sexual absoluta y los matrimonios interculturales. Amar y preservar la naturaleza . La familia es soberana. El amor original y eterno diseñado y bendecido por Dios entre marido y esposa es un don sagrado y absoluto. La familia es titu­lar de derechos propios fundamentales e innatos, derechos que surgen de un fondo propio y autónomo de poder (no le son concedidos por el Estado, ni por ninguna otra autoridad), de hecho, la familia soberana es anterior al Estado o cualquier otra institución y constituye el fundamento de toda autoridad. Esta potestad soberana es la única capaz de generar la primera de todas las demás instituciones jurídicas y sociales: la familia fundada en el matrimonio , que es la sociedad primordial y patrimonio común de la humanidad. El derecho divino a gobernar está investido en la soberana autoridad de las personas y sus familias . Las personas y sus familias no deben delegar o asignar a sus representantes y gobiernos ningún poder que exceda aquello a lo que ellas mismas tienen el derecho legal de hacer o no hacer. Toda conducta moral, actividad legal, económica o social que esté prohibida a la persona no puede ser permitida al grupo, al gobierno o al estado. El amor y la vida, la libertad de conciencia y la responsabilidad, así como la propiedad entre muchos otros derechos y deberes inalienables, no existen porque alguien los haya descubierto o reconocido, o porque se hayan decretado leyes sobre ellos. Al contrario, es el hecho de que el amor y la vida, la libertad de conciencia y la responsabilidad, así como la propiedad ya existían de antemano lo que causó en las personas la necesidad de hacer leyes para su protección. La existencia de una Constitución escrita que exprese la voluntad soberana de las personas y sus familias en términos de los principios de justicia y de la ley natural constituye la protección más eficaz contra el abuso del poder, la destrucción de la libertad y las flaquezas humanas de los que gobiernen. La igualdad entre las personas sólo se da en tres aspectos: Somos iguales en dignidad y valor ante los ojos de Dios, Ante la ley, Y en la protección de nuestros derechos. El verdadero papel de cualquier gobierno es el de garantizar y proteger la IGUALDAD DE DERECHOS, no el de pretender IGUALAR nuestras ganancias, propiedades o el proveernos igualitariamente a todos con las mismas cosas. Siempre que se preserven los derechos de propiedad, se podrán asegurar la vida y la libertad. El nivel más alto de prosperidad y de felicidad humanas se podrá alcanzar únicamente cuando exista una economía que favorezca el mercado libre y la reducción al mínimo de los reglamentos gubernamentales. Los gobiernos son electos para servir al bien común y su poder o autoridad delegada a ellos debe ser limitada y definida con claridad, pues la verdadera soberanía pertenece a las personas y sus familias. Todo gobierno debe ser transparente y tiene la obligación de rendir cuentas a quienes sirven. Tres principios básicos para la moralidad y la gobernabilidad: Honestidad absoluta, Pureza sexual absoluta, Servicio absoluto. Tres Leyes Inmutables: Mantener la pureza y la fidelidad sexual absoluta No herir el corazón de los demás No mal usar el dinero o las cosas públicas Si violas estas leyes o principios siempre pagarás por ello. La justicia es ciega y nadie está por encima de la ley universal. ------------------------- ( *) LA LEY NATURAL: ESA LEY INSCRITA EN EL CORAZON Y EN LA CONCIENCIA El profeta Ezequiel predijo: "Os daré un corazón nuevo y pondré un espíritu nuevo dentro de vosotros. Quitaré de vuestra carne el corazón de piedra y os daré un corazón de carne. Pondré mi Espíritu dentro de vosotros y haré que andéis según mis leyes, que guardéis mis decretos y que los pongáis por obra." (Ezequiel 36:26-27) Jeremías predijo: "Porque éste será el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehovah: Pondré mi ley en su interior y la escribiré en su corazón. Yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo. Ya nadie enseñará a su prójimo, ni nadie a su hermano, diciendo: 'Conoce a Jehovah.' Pues todos ellos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice Jehovah. Porque yo perdonaré su iniquidad y no me acordaré más de su pecado." (Jeremías 31:33-34) Hebreos 8: 10-12 - ..."Pondré mis leyes en su mente y las escribiré en su corazón. Yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo. Ya nadie enseñará a su prójimo, ni nadie enseñará a su hermano ni le dirá: '¡Conoce al Señor!', porque todos me conocerán, desde el más pequeño hasta el más grande. Perdonaré sus maldades, y nunca más me acordaré de sus pecados." (Jeremías 31:33-34) El Salmo 37, 30-31 dice que esa ley ya estaba puesta en el corazón de los honrados: "La boca del honrado susurra sabiduría, su lengua habla con rectitud; la ley de su Dios está en su corazón, sus pasos nunca vacilan". ------------------------ Para conquistar el corazón, el Judaísmo invierte en una educación seria y que dura toda la vida . La Torá habla de un corazón endurecido o incircunciso. La causa está dentro de nosotros. Nuestros genes no transmiten los logros morales. Para Jeremías y para Ezequiel, el final de los días estará marcado únicamente por la transformación del corazón humano . Seguir las leyes de Dios será algo natural . Así Jeremías muestra la promesa de Dios: "Pondré mi ley en sus entrañas, y en su corazón la escribiré. (Jeremías 31:32). Del mismo modo lo hace Ezequiel: " Os daré también un nuevo corazón, y os infundiré un nuevo espíritu, y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra y os daré un corazón de carne (Ezequiel 36:26)". ---------------------- “ El egocentrismo individual así como también el egocentrismo colectivo serán completamente erradicados, y esto llevará a la realización de un mundo gobernado por nuestra conciencia y la razón natural sin ninguna necesidad de elegir líderes .” (SMM – 15-enero-2009) ------------------------- Jesús González Losada http://jesus-gonzalez-losada.blogspot.com/
  • Cambiarnos a nosotros mismos antes de poder cambiar el mundo NUESTRA NATURALEZA ORIGINAL Y NUESTRA NATURALEZA CAÍDA Cuando Emanuel Swedenborg preguntó en cierta ocasión a maestros en el mundo espiritual sobre el cielo y el infierno, el famoso espiritualista y científico del siglo XVIII que visitó y exploró el mundo espiritual por casi 30 años, transcribió esta respuesta: "Hay tres realidades básicas en el infierno, que son simplemente lo contrario de las realidades del cielo. Los aspectos básicos del infierno son tres amores o deseos: el deseo de gobernar o mandar motivado por la gloria personal, el deseo de tener lo que pertenece a otros debido al amor por las cosas del mundo, y el placer por las relaciones sexuales fuera del matrimonio". "Las realidades básicas del cielo son los tres deseos o amores opuestos a ésos: el amor o deseo de gobernar motivado por el afán de ser útil, el querer tener bienes debido al deseo de ponerlos en un buen uso, y el placer en el verdadero amor matrimonial". Como podemos ver, creamos el cielo y el infierno o la felicidad y la desdicha según el uso de nuestros amores y actitudes. Por tanto, tenemos la responsabilidad de realmente recuperar y mantener una actitud correcta sobre cuatro deseos originales, recibidos de nuestro Creador, para cumplir con el propósito de nuestras vidas. Estos cuatro deseos originales más fundamentales son: 1. El deseo de amor. La forma apropiada de cumplir ese deseo es guardando la ley más básica del cosmos, que ya nos fue dada en los mismos albores de la historia en lo que el Génesis expresa en forma simbólica como "no comer del fruto." Lo que significa una abstinencia voluntaria como preparación necesaria para consumar ese primer amor verdadero y su expresión sexual dentro del vínculo conyugal, y después el mantenimiento y perfección de ese amor a través de una fidelidad absoluta a nuestro cónyuge en forma permanente. En esa forma realizaremos el ideal de un amor eterno, comienzo de una de una familia y un linaje que nos dará la mayor paz y felicidad para siempre. Por el contrario, el mal uso de ese deseo natural nos arrastra al amor por la variedad o el sexo libre en otros términos, el amor por la fornicación y el adulterio, que es totalmente opuesto al verdadero amor conyugal o matrimonial. Al final, la gente involucrada en ese tipo de amores nunca encuentra satisfacción permanente, e inevitablemente se sumergirán en la decepción, soledad e infelicidad. 2. El deseo de tener cosas materiales (amor por las cosas del mundo). No hay nada equivocado con nuestro deseo por tener cosas, por ser rico, adinerado y próspero, por ser un millonario, tener tierras y propiedades. Todas estas aspiraciones se relacionan con el deseo original de ejercer un verdadero dominio de amor sobre el medio ambiente permitiéndonos ser los verdaderos señores de la creación como Dios desea. ¿Pero cuál es la actitud apropiada para cumplir esos deseos? Si cuando lo que poseemos se usa correctamente para el beneficio y el servicio de los demás, generando alegría y felicidad así como armonía en el medio ambiente, todo eso es perfectamente aceptable, bueno y legítimo. Por otra parte, cuando mantenemos riquezas solamente para satisfacer nuestros intereses particulares y nuestro poder y gloria personal, eso va en detrimento de los demás y en prejuicio del medio ambiente, lo que es injusto, por ello, a largo plazo resultará en insatisfacción y fracasos. 3. El deseo de autoridad (amor al poder). Todos deseamos ser respetados y queridos, como si fuésemos un rey o una reina. Este es un deseo original y natural, debido a nuestra posición y dignidad intrínseca e inalienable de ser creados como hijos de Dios. Por eso la forma apropiada de ejercer ese deseo sería prepararnos para llegar a ser un verdadero hombre o una verdadera mujer, encarnando las virtudes que nos califican como un verdadero líder digno de confianza. Un verdadero líder es el que se satisface en ser útil y el que genuina y sinceramente ama y sirve de corazón a los demás. Por lo tanto, tal persona es naturalmente apreciada por todos los que le rodean y quienes gustosamente le darán el reconocimiento, el poder y la posición de autoridad que se merece. La diferencia entre valor y posición. Cuando tenemos verdadero valor en nosotros mismos y las calificaciones necesarias en lo interno (virtudes y sabiduría) y en lo externo (talento y conocimientos), tarde o temprano, aun cuando no lo queramos ni lo busquemos, ese valor será reconocido y se nos dará naturalmente la posición, el poder y la autoridad que merecemos. Por el contrario, cuando alguien disfruta de una posición y ejerce su poder y autoridad para su propia gloria y beneficio personal a costa de otros, obviamente carece de valor moral, por lo que, tarde o temprano si no cambia, tal persona terminará perdiendo su autoridad, poder y posición. 4. El deseo de autoperfección. Esta es una ambición o deseo original que nos motiva siempre a alcanzar nuestro potencial como hijos de Dios. Todos tenemos ese deseo de ser mejores y de tener éxito. Nos gusta adquirir conocimientos y desarrollar habilidades. Queremos sobresalir y lograr la excelencia en las cosas que hacemos. Nos gusta ser reconocidos, admirados y famosos. Deseamos llegar a ser grandes artistas, científicos, conferencistas, campeones deportivos, inventores, filántropos, etc. Como ya hemos dicho, la actitud apropiada para realizar estas aspiraciones consiste en usar todos nuestros logros para el bien y la felicidad de los demás. De lo contrario, nuestros deseos, ambición y esperanza enfocada sólo en nosotros mismos, desarrollan el egoísmo y la codicia. El ejercicio de la libertad sin estar en conformidad con la ley divina genera el libertinaje. El mal uso del amor se torna en lujuria. Nuestra dignidad y orgullo natural de ser hijos de Dios se transforma, cuando no vivimos centrados en Dios, en el "ego" lleno de vanidad y arrogancia. Si no usamos apropiadamente nuestros talentos, creatividad e ingenio para ayudar a los demás, a menudo se convierten en malicia. El obispo ortodoxo griego, Kallistos Ware, lo expresó y analizó elocuentemente: "Un aspecto esencial para resguardar el corazón es la guerra contra las pasiones. Por pasión se entiende cualquier apetito o anhelo desordenado y compulsivo que violentamente toma posesión del alma como: enojo, celos, glotonería, avaricia, lujuria, orgullo y demás. Nuestro objetivo no es eliminar las pasiones sino el dirigir su energía. Convertir la rabia desenfrenada en la indignación virtuosa y justa, los celos rencorosos en el celo por la verdad, la lujuria sexual en una sexualidad sana (eros) que es pura en su fervor. De esa forma, las pasiones no serán destruidas sino que serán purificadas, serán educadas y no erradicadas; se usarán positivamente y no negativamente. Animamos a no suprimir las pasiones sino a transformarlas, canalizarlas, sublimarlas". Ningún aspecto básico del carácter humano es esencialmente malo. El bien y el mal son un asunto de dirección. Cuando los deseos de nuestra naturaleza original están mal dirigidos originan nuestra "naturaleza caída", básicamente egoísmo. Por esta razón, las causas o raíces de nuestra mala conducta resultan ser la inversión de las principales fuerzas para la bondad, lo que nos muestra que incluso cada uno de los llamados “Pecados Capitales” esta enraizado en lo mas esencial de nuestra naturaleza original: La lujuria está enraizada en el deseo por el sexo. Sin este deseo no podríamos consumar ni expresar el amor conyugal permanente de marido y esposa, el acto más sagrado del Universo por el que transmitimos la vida y el linaje. La avaricia (codicia) está enraizada en el deseo de tener dominio sobre todas las cosas, que es una de las grandes bendiciones que Dios nos dio para llegar a ser los verdaderos señores de su Creación. La gula (glotonería) está enraizada en el deseo por la comida, un deseo natural dado por Dios La pereza esta enraizada en el deseo por el descanso, un deseo necesario y bueno que incluso está pedido por Dios. La envidia está enraizada en el deseo de ser tan excelente como la persona más excelente. La envidia es la mala dirección y la tergiversación del deseo de ser la imagen de Dios. La ira es una desviación del enfado y el enojo. Es natural estar enfadado cuando somos tratados con injusticia. La soberbia es el falso orgullo o vanidad. Es natural estar orgulloso de nuestra dignidad como hijos de Dios, pero ese orgullo mal dirigido cuando no estamos en unidad con Dios se convierte en arrogancia. ---------------- El verdadero AMOR gradualmente transforma Vicios en Virtudes En el camino de nuestra restauración o perfeccionamiento, solo el verdadero amor puede hacer posible que todas nuestras actitudes, deseos y pasiones desviadas que nos conducen a actos egoístas y malos, puedan ser convertidas, purificadas y canalizadas positivamente en actitudes, deseos, pasiones y acciones virtuosas, buenas y altruistas. El padre jesuita Pierre Teilhard de Chardin esperando esa transformación positiva de la humanidad que será generada por la fuerza del amor verdadero, dice: "El día vendrá cuando después de manejar el espacio, los vientos, las mareas y la gravitación, podremos manejar las energías del amor. Y en ese día, por segunda vez en la historia del mundo, habremos descubierto el fuego." Sólo con la fuerza del amor verdadero, esas pasiones que nos arrastran a esos famosos SIETE PECADOS CAPITALES, serán sublimadas, canalizadas y transformadas en virtudes que nos liberaran y darán felicidad: El verdadero AMOR gradualmente transforma nuestra soberbia (arrogancia, vanidad, altivez, insolencia, presunción, egolatría, falso orgullo) en humildad, (modestia, sinceridad, sencillez, mansedumbre). El verdadero AMOR gradualmente transforma nuestra avaricia (egoísmo, codicia), en generosidad (altruismo, desapego, benevolencia, desprendimiento, magnanimidad) El verdadero AMOR gradualmente transforma nuestra impureza (lujuria, obscenidad, concupiscencia, deshonestidad, indecencia, lascivia, inmoralidad, promiscuidad), en castidad (pureza, fidelidad, continencia, pudor, honestidad, decencia, honor, honra) El verdadero AMOR gradualmente transforma nuestra ira (saña, encono, odio, rabia, venganza, rencor, impaciencia), en paciencia (tolerancia, aguante, prudencia, armonía, apaciguamiento, imperturbabilidad) El verdadero AMOR gradualmente transforma nuestra gula (glotonería), en templanza (frugalidad, moderación, sobriedad, austeridad). El verdadero AMOR gradualmente transforma nuestra envidia (celos, rivalidad, animadversión), en caridad (misericordia, solidaridad, piedad, empatía, compasión). El verdadero AMOR gradualmente transforma nuestra pereza (holgazanería, vagancia, negligencia, desidia) en esfuerzo y trabajo (diligencia, dedicación, perseverancia, constancia, determinación). En conclusión, la tarea a la que todos tenemos que enfrentarnos para transformar este mundo de vicios en uno de virtudes, comienza con nuestro propio cambio interior y personal. Tenemos que convertirnos en esos doctores del espíritu con la sabiduría y habilidad necesaria para transformar o revertir fuerzas mal dirigidas que crean nuestra naturaleza caída en fuerzas dirigidas al bien con las que restauramos y recuperamos nuestra naturaleza original buena. Jesús González Losada (Basado en dos artículos publicados en Ultimas Noticias el viernes 12 de noviembre de 1999 y el viernes 14 de abril del 2000)
  • LA CONCIENCIA ES NUESTRA BRUJULA EN EL SENTIDO MORAL Entre las diversas teorías sobre la naturaleza humana, se encuentra del consenso común de que todo ser humano tiene un sentido moral fundamental. A éste sentido moral fundamental se le llamó en distintas ocasiones “razón”, “conciencia”, “imperativo categórico” o “intuición moral”. Nuestro sentido moral es básicamente racional, según Emmanuel Kant, que definió a su esencia (su núcleo) como imperativo categórico. Nuestro corazón nos da el impulso subjetivo de tomar la decisión suprema, tal cual como lo hace un poder ejecutivo. Nuestra conciencia actúa como mediador entre el corazón, con características subjetivas, sobre la razón, con características objetivas, y también actúa como un poder judicial, evaluando la rectitud de nuestro comportamiento. Los esfuerzos en cultivar un carácter moral y establecer una sociedad civil, son clara evidencia del funcionamiento de la conciencia para producir cambios sociales. La conciencia gira en torno a la bondad y la verdad y nos advierte contra las tendencias destructivas. También nos castiga con remordimientos y sentimientos de culpabilidad, si rompemos el contrato interno que llevamos con nosotros mismos. Por ejemplo, una persona casada puede sentir atracción hacia otra persona que no sea su cónyuge. Deseos poderosos pueden amenazar el compromiso que tenemos con nuestro matrimonio y familia. Muchas personas tienen aventuras amorosas, pero la gratificación al rendirse a una tentación momentánea disminuye en comparación con los tormentos de conciencia que pueden durar toda la vida. Por supuesto que no todos experimentan estos tormentos de conciencia, porque así como se puede fortalecer la conciencia siguiendo su voz, de la misma manera uno puede debilitarla al ignorarla constantemente. El educador ruso V. A. Sukhomlinsky nos advirtió en su pedagogía de la educación moral: “Suprimir la voz de la conciencia es muy peligroso. Si no están acostumbrados a responder a los tormentos de la conciencia de cierta manera, pronto no van a responder a ninguno de los estímulos de su conciencia. (V. A. Sukhomlinsky, “Cartas A Un Hijo”, Moscow “Provescheniye” (Enlightenment/Esclarecimiento), 1987, Pág. 11.)

Sermon: Nuestra Naturaleza Original y Nuestra Naturaleza Caida Sermon: Nuestra Naturaleza Original y Nuestra Naturaleza Caida Presentation Transcript

  • NUESTRA NATURALEZA ORIGINAL Y NUESTRA NATURALEZA CAIDA
    • Un valor divino . Tenemos la dignidad intrínseca e inalienable de ser hijos e hijas de Dios.
    • Un valor eterno . Somos seres eternos que viviremos para siempre en el mundo espiritual con Dios.
    • Un valor único . No hubo, no hay y no habrá nunca alguien igual a cada uno de nosotros. Somos únicos, irrepetibles e irremplazables.
    • Un valor cósmico . Somos la manifestación visible del creador invisible, imagen y semejanza de Dios. Somos un microcosmos del macrocosmos.
    NUESTRO VALOR ORIGINAL Cada persona es una realidad singular, inabarcable, incognoscible, irrepetible, insustituible, impredecible, inconmensurable, única, libre y con una dignidad irrenunciable ; por eso las personas no son un medio, son un fin en si mismas. Cada persona tiene originalmente un valor divino, eterno, único y cósmico: Cada persona, por tanto es portadora de todos estos valores transcendentes y esto constituye el fundamento de la dignidad y de los Derechos Humanos Universales .
  • El “bien” se define como toda acción que conduzca al cumplimiento del propósito de la creación (las tres bendiciones) y el “mal” es todo aquello que lo impida. La fórmula de la plena felicidad humana Los tres deseos básicos de la naturaleza humana Valores morales Valores morales Valores morales Mente Hombre Seres Humanos Cuerpo Mujer Naturaleza Hombre bueno Familia Buena Mundo Bueno Educación Familia Prosperidad DIOS View slide
  • Lujuria Sexo libre Promiscuidad Amor verdadero Sexo conyugal Fidelidad AMOR DESEOS ORIGINALES DIRECCION CORRECTA DIRECCION FALSA Relación Personas y cosas DIRECCION CORRECTA DIRECCION FALSA Despotismo Tiranía Codicia Verdaderos padres líderes y maestros Generosidad Auto -perfección DIRECCION CORRECTA DIRECCION FALSA "ego" vanidad y arrogancia Buen carácter Hijo de Dios Humildad Ningún aspecto básico del carácter humano es esencialmente malo. El bien y el mal es un asunto de dirección, motivación y propósito Las causas o raíces de los vicios o pecados resultan ser la inversión de las principales fuerzas para la bondad y las virtudes Cuando los deseos de nuestra naturaleza original están mal dirigidos originan nuestra " naturaleza caída View slide
  • “ Los 7 PECADOS y VIRTUDES CAPITALES”
    • La soberbia es el falso orgullo o vanidad. Es natural tener el sano orgullo de nuestra dignidad como hijos de Dios , pero ese orgullo mal dirigido cuando no estamos en unidad con Dios se convierte en arrogancia y soberbia . Cuidarse del orgullo que procede de la ignorancia, el sabio reconoce que a través de nosotros Dios inspira y realiza las grandes obras.
    Cada uno de “LOS 7 PECADOS CAPITALES” está enraizado en lo más esencial de nuestra naturaleza original : Auto -perfección DIRECCION CORRECTA DIRECCION FALSA "ego" vanidad y arrogancia Buen carácter Hijo de Dios Humildad Humildad modestia, sinceridad, sencillez, mansedumbre Soberbia arrogancia, vanidad, altivez, insolencia, presunción, egolatría, falso orgullo
  • AMOR DESEO DIRECCION CORRECTA DIRECCION FALSA Cada uno de “LOS 7 PECADOS CAPITALES” está enraizado en lo más esencial de nuestra naturaleza original :
    • La lujuria está enraizada en el deseo por el sexo . Sin este deseo no podríamos consumar ni expresar el amor conyugal permanente de marido y esposa, el acto más sagrado del Universo por el que transmitimos la vida y el linaje.
    • “ Appetitus inorditatus delectationis venerae”  
    • - Apetito desordenado de los placeres eróticos.
    Castidad pureza, fidelidad, continencia, pudor, honestidad, decencia, honor, honra Lujuria impureza concupiscencia, lascivia, inmoralidad, promiscuidad ORIGINAL
    • La envidia está enraizada en el deseo de ser tan excelente como la persona más excelente. La envidia es la mala dirección y la tergiversación del deseo de ser la imagen de Dios .
    • “ Tristia de bono alteriusin quantum est diminutivum propiae gloriae et excellentiae” - Tristeza o pesar en nuestro ánimo por el bien del otro, por verlo como perjudicial a nuestra gloria.
    Cada uno de “LOS 7 PECADOS CAPITALES” está enraizado en lo más esencial de nuestra naturaleza original : DIRECCION CORRECTA DIRECCION FALSA Relación con personas y cosas Envidia celos, rivalidad, animadversión C aridad misericordia, solidaridad, piedad, empatía, compasión
  • Cada uno de “LOS 7 PECADOS CAPITALES” está enraizado en lo más esencial de nuestra naturaleza original : DIRECCION CORRECTA DIRECCION FALSA Avaricia, egoísmo codicia Generosidad
    • La avaricia (codicia) está enraizada en el deseo de tener dominio sobre todas las cosas , que es una de las grandes bendiciones que Dios nos dio para llegar a ser los verdaderos señores de su Creación .
    altruismo, desapego, benevolencia, magnanimidad Relación con personas y cosas
    • La ira es una desviación del enfado y el enojo. Es natural estar enfadado cuando somos tratados con injusticia, la indignación por la injusticia es buena.
    • “ Appetitus inordinatus vindictae”  
    • “ Apetito desordenado de venganza”
    Cada uno de “LOS 7 PECADOS CAPITALES” está enraizado en lo más esencial de nuestra naturaleza original : DIRECCION CORRECTA DIRECCION FALSA Relación con personas y cosas Paciencia tolerancia, aguante, prudencia, armonía, apaciguamiento, imperturbabilidad Ira saña, encono, odio, rabia, venganza, rencor, impaciencia
  • Cada uno de “LOS 7 PECADOS CAPITALES” está enraizado en lo más esencial de nuestra naturaleza original :
    • La gula (glotonería) está enraizada en el deseo por la comida , un deseo natural dado por Dios
    Relación con la comida DIRECCION CORRECTA DIRECCION FALSA Gula Glotonería Templanza frugalidad, moderación, sobriedad, austeridad
    • La pereza está enraizada en el deseo por el descanso , un deseo necesario y bueno que incluso está pedido por Dios.
    Cada uno de “LOS 7 PECADOS CAPITALES” está enraizado en lo más esencial de nuestra naturaleza original : Relación con el descanso DIRECCION CORRECTA DIRECCION FALSA Pereza holgazanería, vagancia, negligencia, desidia en esfuerzo y trabajo Diligencia dedicación, perseverancia, constancia, determinación
  • El verdadero AMOR gradualmente transforma nuestra: Soberbia en Humildad Avaricia en Generosidad Lujuria en Castidad Ira en Paciencia Gula en Templanza Envidia en Caridad Pereza en Diligencia Deberíamos cambiarnos a nosotros mismos antes de poder cambiar el mundo
  • LA LINEA DE FRENTE (OCULTA) DE LA BATALLA COSMICA ENTRE EL BIEN Y EL MAL Desde los albores de la historia, una meta clave de los intereses seculares y anti-religiosos, (aunque a menudo se ocultan, tergiversan, disfrazan y no se habla abiertamente de ellos), ha sido el de "liberar" la sexualidad humana de los códigos morales de la religión y de los remordimientos de la conciencia (aunque esto último sin éxito). De hecho, SATANAS MISMO ES EL PADRE DE ESTE MOVIMIENTO. La queja fundamental de Satanás era que Dios insistió en imponer un código sobre la conducta sexual humana. La prohibición de Dios de la relación sexual entre ángeles y humanos era sin duda el principal punto de desacuerdo - Más información en la presentación: http://www.slideshare.net/jegonzal/la-caida-humana-pecado-original
  • Después de haber causado la caída, Satanás ha extendido su poder y fortalecido su dominio sobre la humanidad. Aunque Satanás inició esta situación, él ha estado acusando a la humanidad por la violación de la ley celestial cometida por los primeros antepasados. La meta de Satanás es siempre separarnos de Dios y mantenernos en la ignorancia espiritual acerca de nuestro verdadero valor y posición como Sus hijos. LA ASTUCIA DEL DIABLO
  • El hace esto en dos formas. Por un lado, nos acusa constantemente de desobedecer las leyes del Creador . Y por otro lado, constantemente nos seduce y tienta a actuar mal y probar que sus acusaciones son válidas . Satanás manipula nuestra tendencia a pecar. El explota nuestras debilidades, ambiciones, orgullo, pasiones y egocentrismo. Actúa de tal forma que pensamos que estamos expresando nuestros deseos o haciendo simplemente lo que queremos. No somos los esclavos de un amo extraño, sino más bien sus complacientes súbditos . Su influencia es enteramente espiritual, y a causa de que nuestra percepción espiritual está deteriorada, no podemos fácilmente identificar su influencia negativa. LA ASTUCIA DEL DIABLO
  • Obispo Kallistos Ware "Un aspecto esencial para resguardar el corazón es la guerra contra las pasiones. Por pasión se entiende cualquier apetito o anhelo desordenado y compulsivo que violentamente toma posesión del alma como: enojo, celos, glotonería, avaricia, lujuria, orgullo y demás. Nuestro objetivo no es eliminar las pasiones sino el dirigir su energía. Convertir la rabia desenfrenada en la indignación virtuosa y justa, los celos rencorosos en el celo por la verdad, la lujuria sexual en una sexualidad sana (eros) que es pura en su fervor. De esa forma, las pasiones no serán destruidas sino que serán purificadas, serán educadas y no erradicadas; se usarán positivamente y no negativamente. Animamos a no suprimir las pasiones sino a transformarlas, canalizarlas, sublimarlas".
  • Un anciano Cherokee contaba a su nieto acerca de la lucha que se desarrollaba dentro de cada uno de nosotros. Hijo mío, ésta es como una batalla entre dos lobos... "Uno es diabólico: iracundo, lujurioso, arrogante, envidioso, mentiroso, ladrón, abusador y asesino. El otro es bueno: pacífico, amoroso, humilde, generoso, compasivo, fiel, bondadoso, compasivo y honesto". El nieto, después de unos minutos de reflexión, preguntó a su abuelo: "¿Y qué lobo ganará?" El anciano Cherokee simplemente respondió: "El que yo alimente". LOS DOS LOBOS
  • DISCERNIMIENTO Facultad de distinguir Intuición VERDADERO FALSO BUENO MALO REAL ILUSORIO Altruismo Egoísmo Recto Erróneo Justo Injusto Util Inútil Importante No importante ETC. ETC. BASE DE LA SABIDURIA CONCIENCIA
  • Dios nos creo como sus hijos para ser soberanos de la creación. Con este fin, El nos dio a cada uno de nosotros el más alto y grande de los dones: la conciencia . Este don especial de la conciencia se nos da a nosotros como una brújula para guiarnos por la vida en este mundo terrenal. Podemos decir que nuestro tiempo de vida pueden ser cien años. … La función mas elevadaza de la conciencia es su papel como nuestro padre, maestro y dueño verdadero . En otras palabras, nuestra conciencia actúa como un padre verdadero, un maestro verdadero y un verdadero dueño en lugar de Dios, guiando nuestras vidas y educándonos desde la hora en que nacemos. Nuestra conciencia funciona como una guía, observando y registrando cada una de nuestras acciones en cada momento . Está pendiente de cada una de nuestras palabras pensamientos y acciones aún antes que nuestros padres, maestros o Dios. Dios infundió en la conciencia la función fundamental de guiar y supervisar nuestras vidas. LA CONCIENCIA Brújula para guiarnos por la vida Padre, Maestro y Soberano verdadero (El Principio de los Tres Grandes Sujetos interconectados desde el punto de vista de la Providencia de Dios - Mensaje de Paz No. 15 - 4 de julio de 2007)
  • PRINCIPIOS VALORES VIRTUDES PERSONA INTEGRA Valores practicados Principios aplicados Leyes universales autoevidentes Carácter maduro Cuerpo Verdadero amor Palabras Acciones Integridad Coherencia Conciencia
    • Tres principios básicos
    • para la moralidad y la gobernabilidad:
        • Honestidad absoluta,
        • Pureza sexual absoluta,
        • Servicio absoluto.
    • Tres Leyes Inmutables :
        • Mantener la pureza y la fidelidad sexual absoluta
        • No herir el corazón de los demás
        • No mal usar el dinero o las cosas públicas
    • Si violas estas leyes o principios siempre pagarás por ello. La justicia es ciega y nadie está por encima de la ley universal.
  • “ Carácter es destino” Heráclito, Filósofo Griego “ Cuida tus PENSAMIENTOS, pues se convierten en PALABRAS Escoge tus PALABRAS, pues se convierten en ACCIONES. Comprende tus ACCIONES, pues se convierten en HABITOS. Estudia tus HABITOS, pues se convierten en tu CARÁCTER Desarrolla tu CARÁCTER, pues se convierte en tu DESTINO. DESARROLLO DE UN BUEN CARÁCTER
  • Respecto y gratitud Armonía y pureza Amor de hijos e hijas Amor entre hermanos y hermanas Fidelidad y Compromiso Amor conyugal Amor de padre y madre Dedicación y Compasión El buen carácter nos conduce a realizar las cuatro esferas del corazón