Your SlideShare is downloading. ×
Actividad Lecto-Escritura 801
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Actividad Lecto-Escritura 801

1,317

Published on

0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
1,317
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3
Actions
Shares
0
Downloads
21
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. TODAS LAS PERSONAS REPORTADAS DEBEN REALIZAR LA ACTIVIDAD EN SU TOTALIDAD. AQUELLAS PERSONAS QUE ESTÁN AL DÍA EN SUS ACTIVIDADES SOLAMENTE DEBERÁN REALIZAR EL NUMERAL 4 DE LA PRESENTE ACTIVIDAD.<br />Un sabio egipcio descubrió en su época una pócima mágica para ser inmortal. Cansado de vivir en una pirámide, ha decidido salir a viajar. Él no sabe que el tiempo ha pasado y que vive a finales del siglo XX. Como es de esperar, desde el momento que pone los pies fuera de la pirámide va de sorpresa en sorpresa. En una palabra no entiende nada y piensa que la humanidad se ha vuelto loca. Son tantas cosas nuevas y que no entiende las que ve, que decide escribirlas en su diario para no olvidarlas.<br />Imagina que tú eres el egipcio y escribe tu diario. Para ayudarte te damos un ejemplo.<br />Domingo:Esta mañana, mientras paseaba he visto que algunos hombres caminaban y hablaban en voz alta a pesar de ir solos. En su mano izquierda sujetaban un aparato negro, hecho de un material que desconozco, pero mucho más blando que la piedra. Se reían y parecía que estaban hablando con alguien. Después, uno de ellos ha dejado de hablar y ha metido el aparato negro en su bolsillo.<br />¿Sabes lo que es?________________<br />centercenterLunes._______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________<br />centercenterMartes. _______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________<br />centercenterMiércoles._______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________<br />centercenterJueves._______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________<br />Indique qué mecanismos de cohesión se han utilizado.<br />Amanda hizo algunas compras, luego subió en un autobús. Durante el trayecto de dieciocho kilómetros, bojeó un diario local. De pronto, descubrió en el diario local la información que había buscado en vano. Amanda conservó el diario cuando descendió del autobús en un pueblo de cien o doscientas familias.<br />El texto siguiente repite muchas veces la palabra San Leonardo sin que sea necesario. Táchala siempre que se pueda suprimir o sustitúyela por pronombres cuando sea posible.<br />Cuentan que San Leonardo quería fundar un monasterio y San Leonardo fue a pedir un trozo de tierra al rey. El soberano ofreció a San Leonardo todo un reino, pero San Leonardo lo rechazó y San Leonardo dijo que sólo quería la tierra que pudiera recorrer el asno de San Leonardo en una noche. Por esta razón se tenía a San Leonardo como patrón de los burros y de los asnos, y todo el mundo invoca a San Leonardo para que San Leonardo velase por la salud de estos animales.<br />Realiza un comentario de los siguientes cuentos donde indiques:<br />Qué elementos fantásticos y qué elementos de realidad has encontrado en cada uno. [En un cuadro comparativo]<br />Qué opinión te merecen ambas historias según tus creencias y sistema de valores.<br />Cuál de los dos relatos te ha gustado más y porqué.<br />Un hombrecillo va por allí caminando fresco, cargando un libro de míster Edgar Allan Poe que pesa 5 kilos. De pronto un gordo lo ve pasar y se le acerca y le pregunta:-Dígame, ¿no le molesta andar con ese libro tan pesado parriba y pabajo?El hombrecito, que es muy bondadoso y un poco ingenuo, no se da cuenta que el gordo se quiere burlar de él, y por eso piensa antes de contestar, para darle la respuesta exacta; y ella es:-Lo que pasa es que desde hace un tiempo para acá me di cuenta que yo vivo mi vida montado en un globo, y el libro de Edgar me sirve de lastre. Lastre para no elevarme tanto, para no ir a parar a una región desconocida, habitada por gente que a lo mejor no me gusta, que no conozco. Además la persona que más supo de globos en el mundo fue mi amigo Edgar.Y el gordo al oír esto se le ríe en la cara. Y el hombrecito comprende ahora y se pone muy triste. Y la tristeza le dura cinco días. Hasta que se encuentra en una película una actriz americana de la que se puede enamorar fácil, y la tristeza se le pasa. [Destinos Finales, § III, Andrés Caicedo, 1971]<br />El ciudadano Pascual Colonia Nemesio intentó vender un dedo meñique en la Carrera Décima. “En estas cosas de la venta ambulante tiene uno que madrugar para coger puesto en el andén”, dijo a los periodistas que lo entrevistaron en la Comisaria del Centro, donde está precautelativamente detenido por alteración del orden público.Antes de las siete de la mañana, cuando la ciudad empieza a penas a despertar para el afán cotidiano que tres horas más tarde la tiene convertida en un hormiguero alborotado, un avispero embravecido o una guazabara impresionante, Pascual Colonia Nemesio ya había extendido un trapo rojo, de bayetilla, medidas metro por noventa centímetros, defendido del viento mañanero por el peso de cuatro piedras irregulares colocadas sobre cada una de las puntas.El lenguaje de los vendedores callejeros ha establecido códigos y pautas de comportamiento acatados por todos en silencioso pacto: trapo rojo extendido en el andén, en el lenguaje de la selva de cemento significa territorio marcado, posesión establecida, límite trazado para exponer sobre ese espacio mercancía destinada a la venta.Sobre esa tela colocó un plato tintero marcado “Café de Colombia” y encima del plato un puñado de algodón y sobre el algodón un cuchillo de cocina.Con la salida plena del sol, apenas los oficinistas corrieron a marcar la tarjeta y la calle se colmó con la multitud de desempleados que la recorren sin ton ni son, lentamente de arriba abajo, de izquierda a derecha, de norte a sur, de oriente a occidente buscando la oportunidad de sus vidas en las promesas de los loteros, los yerbateros, los Hare Krishna discípulos del Gurú, de los carismáticos o de los compañeros estudiantes comprometidos y beligerantes.Deambulaban a la deriva, de sol a sol, sacándole el cuerpo al hambre y esquivando los raponeros, los carteristas, los gamines, los acostados en la calle con llagas de verdad, con muñones, con cegueras y acordeones; sin dejarse tocar ni alcanzar por las mujeres de la vida triste. Los vendedores de relojes robados, de artículos de contrabando, de chucherías de colores de cosas y cosas y objetos inverosímiles.Cuando la calle sedimenta su detritus y el día es un hecho concreto, Pascual Colonia Nemesio inicia su discurso introductorio: “Señoras y señores pongo a la venta este dedo meñique, ustedes mismos pueden constatar su grado de salud, la tersura de su piel, la limpieza de su uña, la natural flexión de sus articulaciones”, y sin dejar de caminar, gritando de vez en cuando para llamar la atención de los que están más lejos, mueve el dedo meñique de su mano izquierda.“¿Este loco qué es lo va a hacer?”, se pregunta la gente que se empieza a arremolinar. Algunos carteristas aprovechan el tumulto para esculcar los bolsillos de los desprevenidos que, con la boca abierta, siguen el interminable bailoteo del dedo meñique.“Sí, señoras y señores, vendo este dedo para conseguir con qué comer: ahorita lo voy a poner en este platico para el que se lo quiera llevar”. Pascual Colonia Nemesio se quita la camisa y se la amarra en la cabeza como un pirata, se quita los zapatos, se quita las medias, se arremanga los pantalones y queda como un náufrago en medio de la marejada de gente que comienza a hacer un remolino de cabezas levantadas y cuchicheos:(Ese loco dizque va a vender un dedo… que para que le den de comer… Ahí tiene un cuchillo, Virgen del Carmen, de pronto mata a alguno… mucho bruto: se le corrió la teja…)Dando un grito brinca en el trapo rojo, se agacha, recoge el cuchillo y empieza a blandirlo haciendo que el círculo de espectadores se amplíe. El público ya no se ríe. La gente sobrepasa el andén y empieza a invadir; los carros pasan despacio y los choferes miran con curiosidad preguntando ¿qué pasa?, ¿qué pasa? “Un loco se va a cortar un dedo para venderlo”, les responden. Las busetas repletas se inclinan de ese lado cuando los pasajeros se amontonan contra las ventanas para ver como una ráfaga el relámpago del sol sobre la hoja del cuchillo, el brinco de Pascual Colonia Nemesio y su grito de dolor que atraviesa toda la Décima y culebrea por las calles atestadas cuando el dedo cae en el plato y sigue moviéndose por unos segundos dejando una mancha roja (“como una flor”, diría el poeta) sobre el algodón.El grito es debelado por la sirena hiriente de una patrulla de policía.La multitud es tan grande que el extremo del tumulto, en su periferia exterior, al final del trancón vehicular que va tupiendo el centro de la ciudad, el rumor llega agrandado, como una piedra que genera un alud “se suicidó un tipo que no tenía empleo”, dice otra; “le cortaron el dedo a un tipo para robarle un anillo”, sugiere una tercera; “la policía está llevándose a los vendedores y confiscando la mercancía”, dice la más angustiosa; el karma negativo, dicen, el fin del mundo, gritan, es la revolución que acaba de estallar: hay sangre corriendo por la Carrera Décima.La acción empieza de lado a lado, de derecha a izquierda, de arriba abajo, del centro a la periferia y de afuera hacia adentro de la multitud descontrolada. Se chocan los que se quieren ir, dada la gran magnitud de los rumores, con los que se quieren acercar, dada la gran magnitud de la curiosidad.Crece la atención como cuando se acerca un aguacero: desesperada porque vaya y le rayen el carro, una señora trata de salir corriendo, arranca el renolito en primera y golpea una buseta. El chofer se baja con una varilla en mano: una cipote de un metro de larga por dos pulgadas de diámetro: el ambiente es propicio para la acción punitiva.La patrulla logra por fin llegar hasta donde está Pascual Colonia Nemesio doblado, de rodillas sobre el trapo rojo, en medio del círculo de la soledad, agarrándose el muñón que borborita sangre inconteniblemente. Dos agentes con el bolillo listo lo interpelan: a ver su licencia de la alcaldía para ventas ambulantes. A ver el permiso para vender carne en vía pública. A ver el carnet de sanidad. A ver sus papeles. El hombre levanta la mirada: los ojos están llenos de lágrimas, su cara de pirata, salpicada de sangre, le mete terronera a los policías; “Este tipo se volvió loco: queda detenido”. Pascual Nemesio se desenrosca como un felino y se abalanza sobre los agentes como una pantera con los brazos abiertos y las garras extendidas.Hay un grito entre la multitud, hay desorden, hay acción: las piedras que mantenían el trapo pegado al suelo ya vuelan en varias direcciones: una rompe las vitrinas de una panadería y los hambrientos van por el pan. Otra rompe el vidrio panorámico del automóvil último modelo de un industrial con guardaespaldas, que al grito “me secuestran al patrón”, inaugura el aire del medio día con los primeros disparos. Otra piedra da en la cabeza de uno de los agentes obligándolo a sacar su arma de dotación para la segunda ráfaga del día. El cuarto guijarro vuela de un lado a otro de la calle cruzando limpiamente el ventanal (rompiendo y manchándolo) de un almacén de calzado. Entran las manos a buscar los guantes para sus pies.El chofer de la buseta hace rato terminó de romper metódicamente los vidrios y las farolas del renolito de la señora y ahora se dedica a lanzarle improperios de calibre más grueso que el de la varilla. La multitud crece. Los pasajeros descienden de buses y busetas, algunos caballeros toman partido por la decencia y galantemente se ponen al lado de la dama que llora histéricamente pero son superados en número y en habilidad por los que raponean las joyas y los relojes mientras suenan otros panorámicos y se generaliza el saqueo en los vehículos abandonados por sus dueños. Otro grupo grita abajos al alza del transporte y el chofer de la varilla en la mano apenas tiene tiempo de palidecer viendo su buseta en llamas.El saqueo aumenta, crecen la gritería y las columnas de humo que elevan al cielo la respuesta a las estadísticas sobre desempleo, alza en el pan, la leche, la carne, los bebestibles y los comestibles. Vuelan los volantes que los compañeros estudiantes comprometidos y beligerantes distribuyen emocionados con quien ve realizarse un sueño a mediodía: “la coyuntura, la coyuntura, dicen, compañeros del pueblo, aprovechemos la coyuntura” y los compañeros desempleados se miran las manos y mueven las coyunturas de los dedos pensando que tal vez la cosa sea cerrando la mano y apretando el puño, como si aquello de que no todos los dedos de la mano son iguales fuera cierto, pero más cierto es que la unión hace la fuerza.El trapo rojo de Pascual Colonia Nemesio, libre de las piedras que lo ataban al suelo, entrapado de sangre emprende el vuelo por encima de la multitud enfebrecida. Los policías piden refuerzos por radio-teléfono: “¿Qué pasa? ¿Qué pasa?” preguntan en la central. “La subversión se toma el centro de la ciudad”, responden en medio del traqueteo, “agitan bandera roja, saquean el comercio, incendian buses urbanos y vehículos particulares; solicitamos refuerzos, tenemos preso al cabecilla de todo”.A las tres de la tarde el centro de la ciudad sigue reventando como maíz frito. La policía no logra controlar los desordenes, hay barricadas: piden refuerzos.Por la carrera séptima de norte a sur, desde los cuarteles del Ejército se acercan, con las luces encendidas, los camiones cargados con tropas antiguerrilleras, con lanceros avezados, con hombrones de uniforme camuflado, con fuerzas de elite que no le temen a nada. Lentamente, como conscientes de su propia fuerza, forman una larga serpiente atragantada de tramo a tramo por los tanques cascabel y los transportes urutú rumbo al centro.De los elegantes barrios del Norte subió la peregrinación de las gentes de bien; hasta la séptima llegó la romería de los elegantes señores de corbata, de las bien habladas señoras de tacón alto con sus hijas vestidas de blanco a celebrar el gran carnaval de la democracia con cintas en el pelo y banderitas en las manos: saludaron los tanques, le tapizaron con flores el camino a la caravana cargada de veneno, le agitaron perfumados pañuelos blancos a los altivos militares de pecho erguido tapizados de insignias, de mentón firme y bigote varonil, de impávida mirada de gallos finos bajo el casco de guerra.¡Qué espectáculo de defensa del carro económico y las joyas de oro rebajado, qué orgullo estar vivos para ser testigos del momento histórico, del fortalecimiento de las instituciones, de la salvaguardia de la república, del pie de la letra de la constitución! ¡Adiós adiós a los nobles soldados que al centro viajáis, que el orden impondréis con los tanques cascabéis!, les cantaban los locutores, les bendecían los párrocos, le lanzaban besos las futuras candidatas a Miss Colombia; aplausos, aplausos, hasta que pasó el último vehículo artillado rumbo al despelote del centro donde se levantaba una sola, espesa, tensa, tesa, gruesa columna de humo.A Pascual Colonia Nemesio lo llevaron a rastras los policías antimotines y en el camión jaula le molieron la cabeza a bolillo y las pelotas a patadas. A las siete de la noche había culminado la operación rastrillo y la política de tierra arrasada. Los selváticos lanceros de piel bronceada, las tropas de choque finiquitaron el “ratissage” (cacería de ratas hasta el exterminio, que llaman los franceses) y fusilaron sin fórmula de juicio a todos los capturados que tuvieran zapatos nuevos, más de un reloj y más de dos anillos; condenaron a cadena perpetua a los que olieran la boca a pan fresco o tuvieran la barriga llena y tufo a pollo asado; a veinte años de cárcel a los que supieran leer y a treinta a los que supieran escribir.Con gruas se llevaron los carramanes de los vehículos incendiados y en los crematorios de la Brigada hicieron desaparecer volquetadas de cadáveres.A las nueve de la noche el Sr. Presidente habló por televisión y volvió a decir que no le volvería a temblar la mano para restablecer el Orden que ya estaba restablecido; para traerles la calma que ya les había traído; para castigar a los culpables que ya estaban cogidos; para hacer respetar las vidas, bienes y honras que irrespetados habían sido. Tenemos al agitador, al responsable que obedece consignas foráneas. El Primer Mandatario habló y habló hasta que el país entero se fue a dormir con el corazón tranquilo y una sonrisa en los labios.En los noticieros del día siguiente salió Pascual Colonia Nemesio con la cara abotagada por los golpes y la mano izquierda vendada: le habían cosido otra vez el dedo para desvirtuar esas especies que circulaban de boca en boca, para dar un mentís a esos rumores propalados por la subversión, para acallar esa versión macabra de que lo que quería hacer era vender un dedo para poder comer. [Vendedores de objetos insólitos, Celso Román]<br />

×