El viejo y el Mar

9,199 views

Published on

Este ensayo fue hecho a partir del libro El Viejo y el Mar de Ernest Hemingway y trata de abordar las diferentes problemáticas que el libro presenta, además de resumir la obra e incluir una breve reseña del autor.

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
9,199
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
84
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

El viejo y el Mar

  1. 1. DerechoNombre:Álvarez Tutillo JeanCarlo Xavier Paralelo:361Número de Lista: 5 “EL VIEJO Y EL MAR” Ernest Hemingway. ENSAYOUn mar que se pinta de mil colores en un ocaso sin igual en aquel lugar paradisiaco. Las olasazotando con vehemencia una playa llena de fuertes y agotados pescadores volviendo de suslabores, peripecias en alta mar plagadas de descripciones exquisitas que atrapan al lector y unviejo que no puede ser sin su mar y un mar que no puede dejar ir al viejo. Ernest Hemingway,nacido en Oak Park, Illinois, Estados Unidos; pero un ciudadano del mundo. Viajero decontrastes, de lugares no tan conocidos, donde reconocer a un extranjero era evidente. Paísescálidos y fríos estuvieron en su itinerario, tantas culturas, tantos rostros y lugares visitados;pero en todos se pudo acoplar a sus costumbres, plasmando en sus libros la idiosincrasia de lospueblos. Y “El viejo y el mar” no es la excepción, consigue cautivar con sus vivencias, haciendoque la belleza del mar Caribe se humanice.El siguiente ensayo tiene como propósito analizar el contenido del libro “El viejo y el mar”,considerado una de las obras de ficción más destacadas del siglo XX, escrito por ErnestHemingway, nacido el 21 de julio de 1899 y fallecido el 2 de julio de 1961, durante su estanciaen Cuba,obra por el cual ganó un premio Pulitzer y un año después el Premio Nobel deLiteratura por su obra completa. Estudiando sus escenarios, personajes, contexto ytemporalidad, se deberá ir un poco más allá de lo que nos narra el autor y tratar de esbozarpara encontrar la esencia de la obra, lo que el autor nos desea transmitir.Toda la historia se lleva a cabo en los mares que rodean a La Habana, Cuba; allá por los años1951. El viejo, llamado Santiago, recuerda los tiempos de antaño, sus historias, sus vivencias ytodo aquello que rodeaba ese tiempo que podemos denominar la época de oro de cada uno.Manolín, es el fiel espectador y oyente de todo aquello que el viejo dice y hace. Lo admira confuerte devoción, pero sin embargo, sus padres lo han obligado a dejar de frecuentar a Santiagoporque simplemente piensan que es una pérdida de tiempo. Él se ha aventurado en unempleo, con un jefe que al parece tiene suerte y con quien recauda una cantidad considerablede peces para poder subsistir. Es todo lo contrario a la situación del viejo, a quién al parecer, lafuerza y la suerte, más no su sabiduría, lo han abandonado.Resulta un poco dura leer aquellas líneas que muestran la deplorable situación del viejo.Poquísima ropa, periódicos viejos, ollas y estómago vacíos, nada para cubrirse del frio y lostípicos achaques que traen consigo los años; han hecho mella en Santiago que ya no es elmismo, el campeón de vencidas que fue en su época. Muchas veces, se puede llegar a pensarque las reflexiones del viejo llegan a ser delirios seniles, pero si se lee con cuidado, no son másque la fina sensibilidad y toque que tiene el autor para darle complejidad y profundidad a estepersonaje. Su enraizada humanidad, la confianza en sí mismo y en los suyos, su amor a la
  2. 2. naturaleza, su capacidad para abstraerse en sus pensamientos y conocimientos son un claroejemplo.Y sucede entonces que el viejo se hace a la mar, como todos los días, para probar suerte yreivindicar su orgullo y posición. Siempre positivo y deseoso de sobrepasar sus viejas metas, elviejo hace saltar a la vista el interrogante que toda persona con el paso de los años debeencarar: cuestionarse así mismo sobre la calidad de lo que hago, de lo que soy y si mequedarán aún metas por sobrepasar, acerca de la genialidad de lo que hago, de mi experticiayacerca de la posibilidad de ser mejor de lo que soy o he sido.Ya en alta mar, ahí en el lugar exacto donde la experiencia le dice que hay más peces, colocatus instrumentos de pesca listos para realizar su cometido. Un gran pez muerde el anzuelo, elviejo sabe que es grande por la fuerza que ejerce sobre el bote, de hecho, es capaz dearrastrarlo contra corriente, pero el viejo aun no ha visto al pez, no sabe que tipo es, si enrealidad es tan grande como parece y la fuerza que tiene. El pez se convertirá en una difícilempresa, arrastrando al viejo metros y metros mar adentro; lacerando su espalda, cortado susmanos y quitándole el sueño. Cuando al fin este se muestra, el viejo entiende que todo aquelsacrificio ha valido la pena, es un hermoso pez espada más grande incluso que el bote dondese encuentra. Seguirá luchando hasta que el pez se rinda, pide perdón a este al momento dematarle y al fin lo tiene bajo su poder.Aquella lucha entre naturaleza y hombre proviene desde tiempos inmemoriales. Santiagorepresenta a un ser muy humano al pedirle perdón al pez antes y después de matarlo, pero noes eso lo que pretende transmitir Hemingway con su obra. Aunque mucho se especula acercade la procedencia del viejo, esta podría ser imputada a las Canarias, ya que el autor da ciertaspistas acerca de esto al incluir en los recuerdos costas de África llenas de leones y lobosmarinos. Entonces, el viejo es un emigrado a Cuba en su juventud y aquella lucha con el pezproveniente de aguas caribeñas no es más que la lucha de Santiago por acoplarse a aquellasociedad cubana tan diferente de la suya, que representada en su hazaña como pescador, lointegran a la comunidad de pescadores. Entonces, Hemingway se encuentra a si mismo en elviejo. Una Cuba en revolución es la que vive el autor en la época en la que escribe el libro.Poder ambientarse a esos acontecimientos debió ser difícil para él. Mucho más al ser n amigocercano del protagonista de la revolución cubana, Fidel Castro.Pero la historia está aun lejos de acabar, las dificultades que vendrán después de atrapado elpez serán peores que las ya acontecidas. Esa sensación de tenerlo todo, aquello que necesitaspara reivindicarte, y perderlo luego a manos de los tiburones. Los tiburones son los encargadosde llevarse todo aquello conseguido por Santiago, destrozan al pez y poco a poco va perdiendopartes, va perdiendo belleza y va perdiendo su forma. Pero el viejo no se queda inmóvil, éllucha y lucha con tenacidad para no perder aquello que tiene, pero la escasez de fuerza, susheridas precedentes y la fatiga acumulada le pasan factura. Pero nada de esto lo vence, sinarpón con el cual matar a los tiburones, el cual perdió en matar a los primeros, improvisa conun cuchillo y el remo otra arma; cuando lo pierde, con el mazo defiende a su pez de unoscuantos tiburones más. Sin embargo, es la noche, la oscura noche que le impide seguircuidando de su pez, ya que la falta de visibilidad imposibilita al viejo de seguir asestandogolpes a los tiburones que atacan al pez y ya no teniendo cómo más actuar, el viejo logra
  3. 3. descansar y esperar que los tiburones dejen por lo menos algún vestigio de lo que alguna vezfue aquel majestuoso pez espada.No es sólo el hecho de lidiar con los tiburones, sino lo lejano de la playa, lo que confabula paraque Santiago no logre lleva el pez entero a la orilla. Como el mismo dice, se dejó arrastrarmucho mar adentro, su fijación en el pez evitó que analizara que tan lejos estaba y ahora lesobrevienen muchas dificultades para llegar a tierra, aunque sea sin el pez, pero sano y salvo.Puesto que, el viejo también ha arriesgado su vida al mantenerse tanto tiempo en alta mar, sinbeber la suficiente agua, sin alimentarse correctamente, sin dormir bien y además lastimadosu hombro y mano.Y es aquí en donde me doy cuenta que el viejo puede ser cualquiera de nosotros. ¿Cuántasveces no nos obsesionamos por algo que queremos? Y es mucho más penoso cuando esaobstinación por algo banal puede llegar a ser tan fuerte. En una sociedad que actualmente nosabe de límites, donde muchos seres humanos por su individualismo, obsesión por la belleza,inflexibilidad y prejuicios son capaces de poner el riesgo su propia vida y subsistencia; la obrade Hemingway sigue siendo tan actual y trascendente si se aborda desde ese punto. Y aunqueel ego del viejo es moderado, nos demuestra hasta dónde somos capaces de llegar los sereshumanos con tal de recuperar viejas glorias persiguiendo grandes sueños, cosa que no esjuzgable, pero si es un tema que cobra cierto grado de dualidad cuando se pone en unabalanza lo que se persigue y lo que se pone en riesgo.Cuando al fin puede visualizar la playa, del pez sólo ha quedado el esqueleto. No le queda másque continuar su camino de regreso a casa con el esqueleto amarrado aún al bote. Cuandollega a la playa, hay algunos turistas y otros pescadores que se preguntan sobre la naturalezade ese esqueleto amarrado al bote del viejo, pero este ha llegado y se ha retirado a su casa adormir. Sin decir nada, sin contar su historia, sin alardear de lo que ha hecho y sin esperanzaalguna de lograr algún reconocimiento por lo que ha hecho. Manolín, que desde hace ya díasestas preocupado por el viejo y por quién ya ha pedido ayuda pare emprender su búsquedapor medio de los botes de los guardacostas y aeroplanos, va a encontrarse con el y loencuentra dormido, herido, vencido por el cansancio. Mientras en la playa los otrospescadores cuidan el bote, miden el esqueleto y discuten entre ellos. El muchacho le ha traídoalgo de beber al viejo quien al fin despierta para contarle un poco de lo que ha vivido, paradecirle que pueden hacer lo que quieran con el esqueleto, para decirle que puede conservar siquiere la espada. El muchacho se da cuenta de sus heridas, como siempre tan presto a ayudar,se ofrece a traerle comida, medicinas y los periódicos de los días en los cuales el viejo estuvoausente. El viejo necesita un poco de tiempo más para recuperarse, para recobrar fuerzas.Manolín le pide se recupere pronto para que le enseñe todas las cosas que sabe, cosas quesólo él sabe motivo de la experiencia que ha ido adquiriendo. De esta manera, el muchachoratifica y renueva su admiración por el viejo.Pero no sólo el viejo se ha ganado el respeto yadmiración del muchacho, sus colegas, los otros pescadores quienes ahora ven a Santiagocomo un ejemplo, como un pescador arriesgado, decidido y experimentado.El final de la obra, concluye con broche de oro este relato de la vida de Santiago. Es en estefinal donde se puede entender la finalidad de contar aquellos hechos que han idotranscurriendo. Imaginarse al muchacho velando los sueños del viejo, tal como se relata en la
  4. 4. obra, es una escena realmente enternecedora y única. Además de describir a un Santiagocansado, casi devastado, pero recobrando en el ocaso de su vida, la admiración de sus colegas;logrando así la aceptación de su comunidad siendo posiblemente lo que siempre aspiró o algoque la vida se lo dio en recompensa por todo lo que le ha tocado sufrir.El viejo y el mar es realmente una obra que cautiva desde el inicio hasta el final, atrapa allector al querer conocer el desenlace. Las ideas, divagaciones y pensamientos del viejo laadornan en toda su extensión, dándole un ambiente de realismo. Un realismo atomizado demetáforas, como cuando se compara al mar con una mujer. Te transporta a magníficosparajes: el mar, el cielo, la playa, La Habana; haciendo sentir al lector la brisa, el resplandor delsol, el poder de las olas; cada escena que el autor describe. Y aunque es una narración vaga ensimbolismo, la espléndida prosa de Hemingway revela su vitalidad y maestría estilística. Es unahistoria marinera, ahíta de verdad, brillante como los escenarios que describe y, al mismotiempo, una parábola de los afanes humanos, del fracaso y de la grandeza en la forma depadecer; una parábola de líneas un tanto severas e inspiradoras, vigorosas, que nos transmitecon el más simple de los estilos el efecto catártico y elevador de la antigua tragedia.

×