• Save
Quién fue Terry Schiavo?
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×
 

Quién fue Terry Schiavo?

on

  • 1,976 views

 

Statistics

Views

Total Views
1,976
Views on SlideShare
1,976
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

Quién fue Terry Schiavo? Quién fue Terry Schiavo? Document Transcript

  • UNIVERSIDAD CATÓLICA SANTO TORIBIO DE MOGROVEJO Facultad de Medicina Escuela de Medicina BIOÉTICA II El caso de Terri SchiavoCustodio Marroquín, Jesús Alonso Chiclayo, 04 de junio de 2012
  • IntroducciónHace quince años, Terri Schiavo sufrió un daño cerebral que la dejó en total dependenciade los demás para las cosas más elementales de la vida, inclusive alimentarse. Como essabido, por orden judicial se le cortó la alimentación el último18 de Marzo, cuando MichaelSchiavo, su singular marido y tutor, desconectó el tubo que la sustentaba. Bob y MarySchindler, los padres de Terri, han batallado sin éxito para evitar que su hija muriese dehambre y sed, como finalmente ocurrió trece días después.¿Quién fue Terri Schiavo?Su nombre era Marie Schindler, nació en Pensilvania y en 1982 conoció a quien luegosería su esposo, el señor Michael Schiavo.Esta señora de 41 años de edad, que duró 15 de ellos en estado vegetativo persistentedespués de un ataque que la introdujo en dicho estado.La causa de sus problemas estuvieron originados por desordenes alimenticios que instalócomo consecuencia de su interés por combatir su sobrepeso, ingiriendo solo líquidos yvomitando de manera espontánea para cumplir dicho objetivo, lo cual le ocasionó unataque cardiaco por perdida súbita de potasio.¿De dónde surge la disputa?En mayo de 1998, su esposo Michael pidió a un juez que le permitiera desentubar a suesposa. Los padres de Terri, Bob y Mary Schindler, dijeron que Terry se hubiera opuestoa ser "desconectada". El marido alegó lo contrario.Después de varias audiencias, el juez Geroge W. Greer en febrero de 2000 determina queTerri no hubiera querido prolongar su vida en esas condiciones.Terri Schiavo murió de inanición y deshidratada en Florida, tras 13 días sin recibiralimentación después de que le fuera retirado el aporte por orden judicial. La privación dealimento había sido solicitada de forma insistente a lo largo de 12 años por su marido. Lospadres de Terry, en cambio, insistieron a lo largo de este tiempo en cuidar a su hija,manteniéndole la comida y la hidratación.El Estado de Terri SchiavoTodo lo que Terri necesitaba para seguir viviendo era comida y agua. Especialistasconfiables en el cuidado de la salud afirmaron que no estaba en estado de coma y quehubiera podido mejorar substancialmente con terapia física. Varios neurólogos creen queeventualmente hubiera podido llegar a alimentarse por sí misma y moverse de su silla deruedas a la cama.Por otra parte, otros especialistas afirman que lo que se le realizó a Terri Schiavo fue unencarnizamiento terapéutico.Uno de los médicos defensores de esta segunda postura es el Dr. Miguel Suazo, Directordel Centro INTEC de Bioética y Presidente de la Comisión Nacional de Bioética deRepública Dominicana, en su artículo “La Bioética en el caso Schiavo” manifiesta:
  • El estado vegetativo persistente, una desconección de su área relacional que le impideentender lo que pasa y responder ante ello. Probablemente no se recupere nunca.Generalmente es así. Lamentablemente es así.Técnicamente ha estado así durante todos estos años y ello abre cuestionamientosmorales sobre lo que se denomina la proporcionalidad terapéutica también llamada“medidas extraordinarias”. Estas señalan el uso de medidas desproporcionadas, querompen con los estándares de tratamiento para lograr un beneficio determinado en lasalud del paciente.Su cuestionamiento viene cuando esas medidas buscan o logran modificar cambiosfisiológicos pero no favorecen la globalidad de la salud del paciente, un ejemplo puede serque se usen enérgicos medicamentos que sean capaces de disminuir la presión arterialde un paciente en estado terminal (un cáncer puede ser) sin que ello agregue nada alproceso de muerte de la persona. Es más ético no instalar medidas extraordinarias quetener luego que retirarlas por su futilidad.Hoy no se habla más de medidas extraordinarias o proporcionalidad terapéutica como lellamó la iglesia desde la década de los cincuenta, hoy se habla de medidas indicadas, noindicadas y contraindicadas. Todas las indicadas son moralmente obligatorias de instalarpero las contraindicadas sería siempre inmoral hacerlo.Es probable que a Terri Schiavo no debieran habérsele instalado nunca esas medidas dealimentación si se tenía la certeza de su estado vegetativo persistente, es posible que ellose supiera años después, pero no es justo que a los quince años se imponga por la víalegal el retiro de esas medidas desproporcionadas porque resulta que ahora lo inmoral esretirarlas. Seguirlas puede no aportar nada nuevo a la globalidad de la paciente. El errorfue instalarlas o no retirarlas a tiempo.Retirar la hidratación inclusive es contraproducente, es eutanasia pasiva que la hanlegitimado la justicia por una parte y los médicos aferrados a una deontología desfasadade cumplir con un supuesto deber que intenta competir en base a la tecnología con lamuerte.Es la llamada muerte excluida. El paciente está excluido de morir de una manera digna.La de Terri es la muerte indigna, de circo, de cámaras de televisión con alcance mundialque miran el espectáculo de cómo se apagan unos reflejos de vida que está solo en elnivel celular, sin derecho al anonimato, a la confidencialidad, a morir solo entre los suyossino en el mundo de la publicidad.Entonces… ¿Qué hubiera correspondido hacer? Apelar a la muerte paliativa y no a la muerte preventiva que hoy se está desarrollando. Lamuerte paliativa justamente se enfrenta al paciente terminal o sin expectativas de vida,dando respuesta a las decisiones de los familiares (puede llegar a ser legal y hasta justala petición de su marido) pero es un derecho a pedir que se haga una limitación delesfuerzo terapéutico, que se baje la luz lentamente, que se disminuyan los esfuerzos sinrenunciar a hidratar, a humedecer sus mucosas, a evitar las escaras de su cuerpo, aevitar las escaras emocionales de sus familiares, de crearle un entorno donde el momentollegue sin buscarlo pero sin posponerlo.
  • La tecnología mal utilizada conduce al encarnizamiento terapéutico, en este caso de losfamiliares, porque ella puede no estarse enterando. Sus células están vivas, millones decélulas, pero no así las del entendimiento y la relación, pero tampoco estas estánpresentes en el período embrionario de la vida, el embrión no habla y tiene aúnrudimentos cerebrales, sin embargo tenemos un justo debate por el estatuto del embrión yun encolerizado enfrentamiento entre los pro abortos y los pro vida. Se habla de losderechos de los por nacer pero nos cerramos a los derechos de los por morir.La muerte indigna es aquella en que las medidas no logran modificar el estado global delpaciente, pero su vida desde hace quince años la medicina la hizo indigna al imponermedidas extraordinarias. La medicina, los médicos y la justicia han propiciado ahora lamuerte indigna.La muerte digna pasa por el respeto a la autonomía de los pacientes y los familiaresfrente a lo indicado, y si hoy no es indicado mantenerla con la parafernalia técnicatampoco lo fue antes, hace quince, catorce, trece o menos añosLas unidades de cuidados paliativos son una realidad desde los años sesenta en que enInglaterra Cecil Saunders las impusiera como una manera de proteger la muerte digna, derecordar a la ciencia que uno de sus deberes fuertes es acompañar cuando no se puedecurar, es consolar, aliviar, llevar a la muerte buena, no la de Kevorkian con el suicidioasistido ni la de los holandeses con la eutanasia permitida. Esos grandes paísesdefienden la muerte preventiva como un derecho y hoy nos cuestionamos si lo que faltóen esos pacientes que lo solicitaron fueron alternativas paliativas.Está en boga la sedación final ante la inminencia de la muerte, los criterios de ingreso aunidades de cuidados intensivos, no todo el mundo debe ir a este sitio sino el que tienecriterios de recuperabilidad solamente. Más cada día esto se cumple menos y laiartrogenia (daño causado por el médico o la medicina) moderna de manera contradictoriala está aportando el mal uso de los avances tecnológicos.Esto es impericia, no solo se comete esta con no saber usarlos sino también con usarlosmal, cuando están contraindicados.La ética de la responsabilidad nos llama a asumir las consecuencias de lo queprovocamos y si la medicina erró al instaurar por tanto tiempo medidasdesproporcionadas, extraordinarias, contraindicadas, no reconocidas como error en elcorto tiempo , no puede venir ahora con medidas del corte de las que estamos viendo conpavor.La justicia no sabe de Bioética ni los jueces tampoco, están viendo objetivamente el casodesde la técnica, es un error haberla alimentado sin esperanzas de recuperación, es uncrimen retirar las medidas de la forma indigna en que se está haciendo
  • ¿Qué tipo de Terapia se le estaba aplicando?En todo caso, no estábamos ante lo que comúnmente se conoce como muerte cerebral.No se trataba de una persona muerta que se mantiene con vida mecánicamente.¿Qué tipo de terapia se le estaba aplicando? Se le alimentaba e hidrataba. Muchosmédicos defienden que propiamente no se trata de una terapia, sino de unos cuidadosmínimos.En general, todos estamos de acuerdo con que no se apliquen métodos que supongan unensañamiento, o que sean desproporcionados, o que sean fútiles. Ahora bien, no pareceque alimentar a una persona que no puede hacerlo por si misma, sea un ensañamiento.Tampoco parece que sea desproporcionado. Una diálisis, o un marcapasos, que parapersonas en condiciones normales son proporcionados, en este caso serían claramentedesproporcionados. Pero estamos hablando de proporcionar alimento y agua. Tampocoparece que se trate de un cuidado fútil, ya que Terri asimilaba bien lo que se le daba.De hecho no ha muerto de ninguna enfermedad. Ha muerto de inanición. No era capazpor sí misma de alcanzar el alimento y el agua. Es difícil hurtarse a la impresión de que hasido una muerte cruel.Su marido basó su petición de que le quitasen los medios con que se le alimentabaen que le había oído decir que eso era lo que ella hubiera querido. No se ha encontradonada escrito. Su marido desde hace unos años convive con otra mujer, de la que ya tienedos hijos. Si se hubiera divorciado de Terri, habría perdido la custodia legal, que habríapasado a los padres, que en todo momento han luchado por su supervivencia. Si sehubiera divorciado no habría heredado el dinero que va a recibir, producto del juicio contralos médicos que actuaron con negligencia en su día.La última cuestión que se plantea es si una vida humana en esa situación debe seracompañada hasta su terminación, o si no vale la pena el esfuerzo de cuidarla. Si se optapor esta última opción ¿dónde y quién pone el límite entre qué vida humana compensaayudar y cuál hay que abandonar?Todo ser humano tiene el derecho fundamental a la VidaLos derechos elementales del hombre provienen de su naturaleza libre y racional.Ninguna ley humana puede abrogar este derecho fundamental. El derecho inviolable a lavida es la base de todos los demás.Que un tutor demande o un juez conceda el "derecho" de disponer de la vida equivale ano reconocer a la persona como un ser humano sino a tratarla como una cosa: un bienmueble que el tutor tiene - según lo estipulado en la máxima de la ley romana - el derecho"de hacer uso, de gozar de los frutos y de disponer."Pero nadie tiene el derecho de reducir a un hombre a la calidad de un bien mueble, seaun hombre en estado embrionario e indefenso; un bebé recién nacido y dependiente; ouna persona anciana, débil o enferma.Consecuentemente, de acuerdo a la Ley Natural, ninguna madre tiene el derecho deabortar intencionalmente a su hijo en su seno o de matar de hambre a su recién nacido.Asimismo, ningún miembro de la familia o autoridad gubernamental tiene el derecho dematar de hambre a una mujer inocente por el simple hecho de que está lisiada yconstituye un peso para su familia o el Estado.
  • Los derechos de los pacientes en un “persistente estado vegetativo”Una declaración común de la Pontificia Academia por la Vida y la Federación Mundial deAsociaciones Médicas Católicas definieron los derechos de los pacientes en el llamadopersistente estado vegetativo:En particular, el paciente en estado vegetativo tiene derecho a:  Una valoración correcta y profunda de diagnóstico, con el fin de evitar posibles errores y orientar del mejor modo posible las intervenciones de rehabilitación.  Una asistencia fundamental, que abarque hidratación, alimentación, calefacción e higiene.  La prevención de las posibles complicaciones y el control de cualquier signo de recuperación.  Un adecuado proceso de rehabilitación, prolongado en el tiempo, que favorezca la recuperación y el mantenimiento de los objetivos alcanzados.  Ser tratado como cualquier otro paciente, con la debida asistencia y afecto.Juan Pablo II: es moralmente obligatorio proveer de alimentos e hidratar alpacienteEl Papa Juan Pablo II insistió en la grave obligación moral de alimentar adecuadamente apacientes en condiciones como la de Terri Schiavo:“En particular, quisiera poner de relieve que la administración de agua y alimento, aunquese lleve a cabo por vías artificiales, representa siempre un medio natural de conservaciónde la vida, no un acto médico. Por tanto, su uso se debe considerar, en principio, ordinarioy proporcionado, y como tal moralmente obligatorio, en la medida y hasta que demuestrealcanzar su finalidad propia, que en este caso consiste en proporcionar alimento alpaciente y alivio a sus sufrimientos.”
  • Bibliografía  García F. El caso de Terri Schiavo [Sede Web] España: Bioeticaweb; 2005 [acceso 02 de junio del 2012]. Disponible en: http://www.bioeticaweb.com/content/view/841/837/  The American Society for the Defense of Tradition, Family and Property. Saving Terri Schiavo [Sede Web] Estados Unidos: The American TFP; 2005 [acceso 02 de junio del 2012]. Disponible en: http://www.tfp.org/tfp-home/news- commentary/saving-terri-schiavo.html  Asociación Catalana de Estudio Bioéticos: ¿Es Ético privar del mínimo sustento a un ser humano? [Sede Web] España: ACEB; 2005 [acceso 02 de junio del 2012]. Disponible en: http://www.aceb.org/terry.htm  Suazo M. Bioética y Nutrición: El caso de Terri Schiavo [Sede Web] República Dominicana; 2008 [acceso 02 de junio del 2012]. Disponible en: http://nutrinautas.com/site/index.php?option=com_content&task=view&id=23&Itemi d=29  Academia Pontificia para la Vida: Federación Mundial de Asociaciones de Médicos Católicos: Reflexiones sobre los Problemas Científicos y Éticos relativos al estado Vegetativo [Sede Web] Roma: Vaticano; 2004 [acceso 02 de junio del 2012] Disponible en. http://www.vatican.va/roman_curia/pontifical_academies/acdlife/documents/rc_pont -acd_life_doc_20040320_joint-statement-veget-state_sp.html