• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Publicación Rescatados 43
 

Publicación Rescatados 43

on

  • 286 views

 

Statistics

Views

Total Views
286
Views on SlideShare
286
Embed Views
0

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

0 Embeds 0

No embeds

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Publicación Rescatados 43 Publicación Rescatados 43 Document Transcript

    • Nº 43 ¿Ya has escuchadode Jesucristo?
    • 2 io on im stte El explorador de África (2) En la edición anterior te contamos, cómo David Livingstone recibió el llamado para servir a Dios en las regiones desconocidas de África. Después de varios años de prepara- ción, por fin pudo salir hacia el continente de su vocación. Cuando David llegó a la costa africana, siguió su viaje directamente al in- terior. Aprendió el idioma de las tribus de esa zona para predicarles el evangelio de Cristo. David era un hombre trabajador y amable con todos. Por eso se ganó rápidamente la confianza de los indígenas. Sin embargo, siempre se quedó con la inquietud de que debía ir más al interior de África, a regiones donde la gente nunca había escuchado del amor de Dios. ¿Por qué no vinieron antes? Una vez Livingstone habló con el cacique de una tribu sobre Dios. Éste le dijo: – Si esto es cierto que todos están perdidos eternamente, si no tienen per- dón de pecados, ¿por qué tu gente no ha venido antes para decirnos esto? Peligro por leones En una región, los indí- genas sufrieron mucho por los leones que ro- baban ganado e inclu- so atacaron a perso- nas. Livingstone sabía que tenía que matar algunas de las bestias; entonces las demás evitarían esta zona. Un día viajó junto con unos amigos indígenas por la sabana africana, cuando encontraron un león gigante. Li- vingstone apuntó con su escopeta y apretó el gatillo. Un disparo estalló por la estepa. El misionero creía haber matado a la bestia, pero de repente la fiera se levantó y lo atacó. Sus amigos gritaron de susto y para despistar al león. De esta manera David tuvo tiempo para recargar su rifle y disparar otro tiro que mató al animal.
    • 3 El humo retumbante En uno de sus viajes, escuchó hablar del “Humo retumbante”. Como David era un explorador aficionado, quería saber de qué se trataba. Avanzó varios días por plena selva hasta descubrir uno de los espectáculos na- turales más impresionantes, las cataratas Victoria. También fue el primer hombre que cruzó todo el conti- nente africano. Desaparecido En otra de sus expediciones, Livingstone penetró el continente tan profundamente, que se pensaba en el mundo civilizado que se había perdido o muerto. Un joven periodista, Henry Stanley, fue enviado para buscar al famoso geólogo, naturalista, médico y misionero. Después de una larga búsqueda, lo encontró en la selva, enfermo de una fiebre peligrosa. Pero Livingstone no se dejó vencer. Después de recuperarse, él y el joven reportero si- guieron con sus expediciones misioneras y exploradoras. Fiel hasta el último aliento Un día, el misionero tardó mucho en salir de su carpa. Sus compañeros in- dígenas miraron por un resquicio. Vie- ron al hombre, ya mayor, de rodillas. No querían interrumpir la oración del misionero que para ellos era como un buen padre. En la tarde por fin se atrevieron a acercarse. Encontraron el cuerpo frío. David Livingstone había partido a la presencia de su Padre ce- lestial. Hasta su último aliento había servido a los africanos y a su Salvador Jesucristo, que amaba de todo corazón. Narrado por Hartmut No todoVersículo misionero tiene que ir a lapara memorizar: selva. Hay otros que predican en las ciudades grandes. Pues por todasId por todo el mundo partes hay gente que necesitay predicad el evangelio saber las Buenas Nuevasa toda criatura.Marcos 16:15 de Jesucristo.
    • AventurerosmisionerosEl apóstol Pablo era unhombre que Dios habíaescogido para que traigael Evangelio de Jesu-cristo a todo el mundo.En uno de sus viajes, ély sus amigos Silas, Timoteo y Lucas – ¡En el nombre de Jesucristo, te or-llegaron a la ciudad Filipos. deno que salgas de esta muchacha!Dos poderes se encuentran En ese mismo momento el espírituUn día se encontraron con una mu- salió de ella.chacha esclava. Esta muchacha esta- Alborotoba poseída por un espíritu maligno Cuando los dueños de la esclava seque le daba el poder de anunciar co- dieron cuenta de que había perdidosas que iban a pasar. De esa manera, su poder adivino, se enfurecieronlos dueños de la esclava ganaban mucho. Agarraron a Pablo y Silas ymucho dinero. Cada vez que veía a los arrastraron ante los jueces dePablo y sus amigos, la muchacha les la ciudad. Estos los dejaron azotarseguía gritando: fuertemente y luego meter en la–  Estos hombres trabajan para el cárcel. El carcelero, para vigilarlosDios Altísimo y les enseñan cómo bien, los metió en el calabozo máspueden ser salvos. seguro de su prisión. Además lesPablo se enojó, porque el espíritu sujetó los pies con unas piezas demalo intentaba asociar las Buenas madera grandes y pesadas.Nuevas con sus malos poderes. Se Alabanzas en el calabozovolvió hacia la muchacha y dijo al es- Seguramente les dolió todo a Pablopíritu maligno: y Silas. ¡En qué situación desesperada estaban! Sin embargo, se animaron Gracias a Dios no siempre es tan peligroso, pero siempre es una aventura servir a Dios.
    • 5 hi st or ia bí bl ic a –  Señores, ¿qué tengo que hacer para salvarme? – Cree en el Señor Jesucristo, tú y tu familia, y serán salvos,  – le contestó Pablo; y le explicó que Jesucristo, elmutuamente orando. A medianoche Hijo de Dios, había muerto para lle-entonaron unas alabanzas, regoci- var el castigo por nuestros pecados;jándose en su Salvador Jesucristo. y que Jesús resucitó para regalarLos demás prisioneros los escucha- vida eterna a todos los que en élron cantar, tal vez pensaron que se creyeren.habían vuelto locos. Salvos y libresDe repente, un gran terremoto sa- Muy agradecido, el carcelero sacó acudió la tierra y los cimientos de la Pablo y Silas de la cárcel y les lavócárcel. Todas las puertas se abrieron sus heridas. Luego se dejó bautizary las cadenas de los prisioneros se junto con toda su familia.Y en aquel-soltaron. la misma noche había en la casa delUn gran susto y el mensaje de carcelero una fiesta de gran gozo ySalvación gratitud, pues todos creyeron en suEl carcelero se despertó asustado. Salvador Jesucristo.Tenía mucho miedo que los gober- Historia bíblica basadanantes de la ciudad le castigarían, en Hechos 16:16-34; por Hartmutporque pensaba que todos los pri-sioneros habían huido. Tomó su es-pada para matarse a si mismo…En este instante Pablo gritó:– ¡Alto! No te hagas ningúndaño. Estamos todos aquí.El carcelero pidió una lám-para y se precipitó aden-tro del calabozo. Delantede Pablo y Silas se puso derodillas y temblando pre-guntó:
    • hi st 6 or ie ta
    • 7 ap lic ac ió nLo que tú puedes hacer para ayudar en la Gran ComisiónEl Señor Jesucristo mandó a sus discípulos, que vayan a todo el mundo ydigan el mensaje de la Salvación a toda la gente.Todavía hay muchas perso-nas, que no han escuchado del amor que Dios tiene para con ellas. Por esohay misioneros que van a todas partes del globo terráqueo para llevar elEvangelio hasta el último rincón. Todavía eres un/a niño/a, pero ¿sabías quetambién tú puedes ayudar en la Gran Comisión? 1. Orar Como ves en la historia de Pablo y Silas, ser misionero puede ser peligroso. Estaban viajando mucho y había en- emigos del Evangelio. Además, el diablo con sus poderes malignos quiere evitar que el Evangelio de Jesucristo se ex- tienda y que la gente se salve. Apoya a los misioneros con tus oraciones. Seguramente Dios te escuchará y ayudará almisionero en todas sus necesidades, pues Él es todopoderoso. Solución del acertijo del N° 42:2. DarA excepción de la Salvación por Jesucristo, Dios tiene un plan para tu vida.nada es gratis en este mundo. Tal vez puedesahorrar un poco de tu dinero, para que el mi-sionero pueda regalar una Biblia a un niño quetodavía no conoce la Palabra de Dios. 3. Ir Es posible que Dios quiera que tú mismo vayas algún día a pre- dicar el Evangelio a personas que todavía no lo conocen. Por eso, ¡prepárate! Principalmente prepara tu corazón, cui- dando de tu relación con Cristo. Esté siempre dispuesto a obedecerle. Además estudia bien, para que estés bien formado y útil para tu Salvador Jesucristo. HartmutParece que el dibujante se equivocó en este dibujo, pues Pablo y Silas no estaban de vaca-ciones. Encuentra las 14 diferencias entre los dos dibujos.
    • ¡Envíanos tu foto para que la publiquemos en este espacio! 8 at ón a iv uc cied sec Monedita a monedita Cuando mi hermano tenía 12 años, de- seaba mucho tener un reloj pulsera. Para obtener el dinero necesario, comenzó a trabajar. Fue a cosechar manzanas y peras junto con sus amigos. Era un trabajo duro, debía juntar la fruta y trasladarla a un ca- mión. Pero no importaba, porque de esa manera podía cumplirse su sueño y com- prar su reloj pulsera. Tal vez tú también deseas con ganas tener algo: una bici, un libro, una mascota. Y para obtenerlo necesitas contar con tu propio dinero. Para conseguirlo, puedes realizar pequeños trabajos, como hizo mi hermano. Otra manera de ahorrar eficazmente es renunciar a otras cosas. Dulces y golocinas, por ejemplo, se deshacen tan rápidos en la boca que después de pocos minutos sólo te queda la envoltura. Si te compras menos dulces y guardas algo del dinero, Ahorrar podrás conseguir otra cosa es un buen hábito, te en que te podrás alegrar www.mensajedepaz.org hace una persona res- mucho más tiempo. ponsable. Consíguete una alcancía donde colocar esas monedas y así, monedita a monedita, podrás comprar lo que desees. Ahorrar es una manera muy buena de po- der cumplir tus sueños. Anda, te invito a comenzar a ahorrar, y a contarme los resul- tados. Verás que es algo muy útil. Damaris Redacción «Rescatados» • Mensaje de Paz Casilla 139 • La Paz - Bolivia Publicación bimestral dedicada a los niños. email: rescatados@mensajedepaz.org Para adultos y jóvenes recomendamos el periódico mensual Mensaje de Paz.