• Share
  • Email
  • Embed
  • Like
  • Save
  • Private Content
Prosper (una migración "indocumentada" en primera persona
 

Prosper (una migración "indocumentada" en primera persona

on

  • 556 views

 

Statistics

Views

Total Views
556
Views on SlideShare
552
Embed Views
4

Actions

Likes
0
Downloads
0
Comments
0

3 Embeds 4

https://twitter.com 2
https://twimg0-a.akamaihd.net 1
https://si0.twimg.com 1

Accessibility

Categories

Upload Details

Uploaded via as Adobe PDF

Usage Rights

© All Rights Reserved

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Processing…
Post Comment
Edit your comment

    Prosper (una migración "indocumentada" en primera persona Prosper (una migración "indocumentada" en primera persona Document Transcript

    • Prosper Talla 2 de marzo de 2004Buenos días. Me llamo Prosper Talla y soy de Camerún.Antes de comenzar a contarles mi experiencia de viaje aeste país, quiero agradecer a la Universidad Carlos III y a laCapellanía Africana, en la que participo, la oportunidad queme brindan para hacer llegar una realidad que esparcialmente conocida. Pero, sobre todo, porque me hapermitido pararme a pensar qué me ha supuesto estaexperiencia.Soy un joven camerunés de 31 años, que cuando tenía 28decidió emprender un viaje. Por aquel entonces, yo vivía enDouala, la capital económica de Camerún y trabajaba enuna carnicería, vivía con mi pareja y tenía un niño de cuatroaños. Mi familia es muy grande, mi padre tiene 16 hijos dedos esposas. Mi debilidad ha sido siempre el deporte y, dehecho, creo ser un buen boxeador.Llevo en España un año y tres meses, mi castellano hamejorado bastante, pero no lo suficiente como paraexpresarme con soltura, por ello pido disculpas por hacer laexposición leyendo, pero es una manera de asegurar quese me entienda mejor. La he preparado con muchísimailusión, pues me parece a mí que una Universidad es unsitio importante. La redacté en francés, la traduje (fueterrible) y después me ayudaron a redactarla al castellano.Me ha llevado su tiempo, pero ha merecido la pena.Voy a contar por qué salí de Camerún, cómo fue el viaje yqué me ha aportado esta experiencia.Primero. ¿Por qué salí de Camerún?. Salí de mi paísporque había mucha pobreza, por la corrupción y por ladictadura del Gobierno. África es un continente muy rico,pero muy pobre por sus deudas. La gran mayoría de lascosas que hay en África las han realizado los europeos ylos americanos, pero las ayudan que estos países dan selas queda el presidente del Gobierno. 1
    • Prosper Talla 2 de marzo de 2004Hoy la UE y América dan dinero a un país de África ymañana ese dinero va a parar a donde siempre, alpresidente y sus ministros. Desde los 16 años me hebuscado la vida, pues mi padre no podía mantenernos atodos y uno sueña con salir en algún momento de laprecariedad y tener lo que todo el mundo tiene.Segundo. El viaje. El viaje comienza en Douala donderesidía en el año 2001. Hasta entonces yo había estadoviviendo en Bafoussam que es donde nací. Un año antes,esto es, en el 2000, un amigo y yo empezamos a prepararel viaje a Europa. Y el 10 de enero de 2001 comenzónuestra aventura.Salimos a las nueve de la noche con una bolsa en la quehabíamos metido: comida enlatada, cosas de aseo, ropa,documentación y unos 1000 Euros.Fuimos en tren hasta la frontera de Camerún con Nigeria, aGarouna, y llegamos el 12 de enero de 2001. Una vez allí,un hombre (de la mafia) se ofreció a llevarnos por la nochehasta Yola (en el centro de Nigeria). Una vez en Nigeria,nos deshicimos de la documentación de Camerún,enterrando el pasaporte en la arena ya que, si te pilla lapolicía con pasaporte de Camerún, te deporta y el hombrede la mafia nos dio una documentación nueva de otro país,de Guinea Conakry.Al día siguiente, el 14 de enero de 2001, otro hombre nosllevó en otro coche por la noche hasta Kano, que es unaciudad de Nigeria que hace frontera con Níger. Pasamosuna noche en un hostal y por la mañana tuvimos quecomprar comida, porque ya no nos quedaba nada. El 16 deenero de 2001 por la noche, otro hombre nos llevó hastaMaradi, en Níger, pero para que la policía nos dejase pasarla frontera tuvimos que pagar unos 20 Euros. 2
    • Prosper Talla 2 de marzo de 2004Maradi es un lugar muy, muy pobre. Se pasa muchahambre. Tú no puedes comer tranquilamente en la calle,porque te quitan la comida. Allí compramos dos bidones deagua de 20 litros cada uno y unas mantas, pues al díasiguiente iba a comenzar nuestra aventura en el desierto.El 18 de enero de 2001 por la noche apareció un camión dearroz y el chico al que habíamos pagado nos dijo queíbamos a viajar en él con unas 200 personas más (éramosmuchísima gente). El camión nos llevó hasta Agades.Pasamos mucho frío, y fue imposible dormir pues cadapoco había que bajar a empujar el camión. A las cuatro dela tarde estábamos en Agades y nos cogió la policía. Nosregistraron, pero no nos pudieron quitar el dinero porque lohabíamos escondido en el doble de los bajos y de lacinturilla del pantalón.Después, la gente de la mafia nos llevó a una casa, por laque pagamos unos 100 Euros, y ese mismo día, por lanoche, 25 personas viajamos en un cuatro por cuatro endirección a Argelia. El viaje por el desierto lo dirigen losTuareg, quienes lo conocen a la perfección. Pasamos dossemanas en el desierto durmiendo sobre la arena. Por lanoche hacía un frío terrible y por la mañana un calorextremo. No sabría decir qué era peor, si el frío o el calor.Después de dos semanas, paramos para comprar comida.Entregamos el dinero para comprarla al hombre que nosdirigía y él se acercó hasta un pueblo, pero ya no volviómás, así que estuvimos una semana esperando, sin agua ysin comida. Tres compañeros murieron y únicamentepudimos enterrarlos en la arena.Aproximadamente, el 10 de febrero de 2001, decidimoscomenzar a andar por un camino y, afortunadamente, nosencontró la policía que nos recogió y nos llevó tres díasmás tarde en un camión hasta la frontera. Habíamos salido 3
    • Prosper Talla 2 de marzo de 2004a las tres de la mañana y llegamos a las cinco de la tarde.Nos expulsaron a Mali.Anduvimos unos 15 kilómetros y llegamos a un pueblo (el14 de febrero) en el que había unas treinta personas y allípasamos tres días. Yo ya me había quedado sin ropa (en eldesierto se destrozó la mayoría), sin dinero y sin comida.Así que, si me quedaba allí, comprendí que iba a morir.El 18 de febrero, decidí volver a Argelia para trabajar yganar algo de dinero, pues en aquel pueblo era imposible.Me separé de mi amigo, pues a él todavía le quedabadinero y pudo continuar su viaje.Llegué a Tinsabuto y fui puerta por puerta pidiendo comida.Contacté con un señor que me acogió en su casa paratrabajar con él en la construcción. Me quedé allí un año ymedio. Me pagaban unos tres euros al día, así que pudeahorrar otros 1000 o 1200 euros. Para marcharme sinofender al señor que me había acogido durante ese tiempo,le dije que tenía que volver a mi país pues mi madre habíaenfermado, sólo así podría entender que me marchara.A finales de agosto de 2002 volví al pueblo de Mali, dondeme había separado de mi amigo y contacté de nuevo con lamafia. Compré un bidón de 20 litros, una manta y pan.Pagué mi viaje y a las seis de la tarde marchamos deTamanrasel a Djanet (frontera con Libia). En dos días senos terminó el agua, pero en septiembre llueve, así quebebimos el agua de las montañas, no nos quedaba másremedio.Durante el viaje cambiamos en numerosas ocasiones decoche. Una vez en Djanet, continuamos hasta la fronteracon Marruecos y allí pagamos unos 1500 Euros para ir aOujda. Después, a la una de la madrugada nos dirigimos aotra ciudad de Marruecos y llegamos a las cinco y media dela mañana. Había que llegar antes de las seis de lamañana, que es cuando la policía cambia su turno. 4
    • Prosper Talla 2 de marzo de 2004Una vez allí, cogimos un autobús, rompimos de nuevo elpasaporte y nos dieron documentación de estudiantes porla que pagamos unos 100 Euros.El autobús nos llevó a Rabat (capital de Marruecos).Viajamos toda la noche. Nos llevaron a una casa y tuvimosque estar un mes allí dentro (hasta principios de octubre de2002). Éramos unas 60 personas, no podíamos salir,estábamos como en la prisión. Por esa estancia y el viajeen patera pagamos 800 Euros.Un día el jefe del viaje nos dijo que debíamos prepararnosy nos pidió más dinero con el que compró pan y galletas.Por la noche cogimos un camión que nos llevó a Agadir yde allí hasta El Aaiún, en el desierto del Sáhara, dóndepasamos unos 15 días para arreglar la patera (barcopequeños de madera que se pinta y al que se le coloca unmotor pequeño para llegar a Europa). Durante esos 15 díasnos dejaban comer sólo una vez al día un trozo de pan ybeber en dos momentos: a las doce de la mañana y a lasseis de la tarde. Teníamos que ir a mendigar comida y nopodíamos ponernos enfermos.Cinco días antes de la salida, nos hicieron quitarnos lascadenas, relojes y anillos. Metimos la patera en un coche yanduvimos unos 60 kms hasta el mar. Bajamos la pateradel coche, la empujamos hasta dentro del mar y, cuandoteníamos el agua a la altura del cuello, nos subimos. Al verel vaivén de las olas pasé mucho miedo, si hubiera sabidolo que era la patera no habría hecho este viaje. De hecho,le dijimos al jefe que no hacíamos el viaje, pero él no queríadevolvernos el dinero, así que nos montamos.En la patera íbamos 28 personas, en cuclillas, sinmovernos por miedo a volcar, haciéndonos nuestrasnecesidades encima, empapados y sacando el agua queentraba cada muy poco tiempo. 5
    • Prosper Talla 2 de marzo de 2004Nos guiábamos con una brújula pequeñísima. Pasamosunas 21 horas en el mar y llegamos todos.Unos 10 kms antes de llegar a la costa canaria, nos dijeronque nos tirásemos al agua y nos recogió la Guardia Civil.Teníamos mucho frío y mucha sed. Había periodistassacando fotos. Nos llevaron a un centro de internamiento ypasamos allí 40 días.Después, nos metieron en un avión y nos trajeron a Madrid.Llegamos a las once de la noche. La policía nos hizo firmarun papel y nos indicó mediante gestos que nosmarcháramos.Yo no sabía hablar castellano, no conocía ningún sitio,jamás había visto el metro. Me quedaban 100 euros, cogí elautobús y no sé cómo, llegué hasta la estación de Sol,donde me quedé a dormir. A la mañana siguiente, preguntépor algún sitio en el que descansar y me dijeron que fuera ala Cruz Roja.Este fue mi viaje, llegué a Madrid a finales de noviembredel año 2002.Tercero.- ¿Qué me ha aportado esta experiencia?Llevo un año y tres meses en España y no puedo trabajarlegalmente ya que la Ley de Extranjería por el momentosólo permite tener una autorización de trabajo una vez quellevemos cinco años de estancia en España. Estánintentando que sea menos tiempo, pero por el momentoesto es lo que hay.No obstante, he trabajado. A veces me han pagado y aveces, no. Ahora estoy de guardia de seguridad en unadiscoteca y gano 130 Euros a la semana, sin contrato 6
    • Prosper Talla 2 de marzo de 2004lógicamente. En España hay trabajo, pero es duro si notienes papeles.La única alternativa que nos dejan es trabajar con papelesfalsos y les aseguro que no es agradable.Cuando llegué fue todo muy difícil. Tuve que estardurmiendo en un parque cerca de Sol y me dediqué aaparcar coches en Guzmán el Bueno.Poco a poco fui haciendo amigos. Conocí primero a Txaroque siempre me tuvo confianza y cariño, y a un señor quese llama Cruz, que tiene una tienda de muebles y meayuda muchas veces.Fui a una parroquia que se llama San Juan de Ávila, dondeencontré mucha gente simpática y ya no me sentía tansolo, porque ellos se convirtieron en mi familia.Conocí a dos familias: la de María y Carlos, que me teníanmucho cariño y mucha confianza y nos llevaron a mí y amis hermanos (paisanos) a vivir a su casa, y la de Juan yMari Carmen, que me han apoyado mucho e invitado ennumerosas ocasiones a pasar con ellos ratos agradables.El Padre Daniel, siempre me ha demostrado mucho afectoigual que el párroco, Padre José Ramón. En la escuela quehay en la parroquia me enseñan español y ahora ya habloun poco.Con todas esas personas, que ahora son mi familia, estoyfeliz en España. Pienso muchas veces en mi familia quesigue en África, pero aquí no estoy solo. Tengo a todos 7
    • Prosper Talla 2 de marzo de 2004esos amigos españoles y, además, siempre ha estadoconmigo Dawa, un camerunés que es como mi hermano,con quien comparto todas las cosas y al que quiero mucho.Espero algún día tener un buen trabajo, encontrar unamujer buena con la que poder vivir y, si la madre de mi hijome deja, traerme a mi hijo. Deseo vivir con alegrías y enpaz.Muchas gracias por escucharme.. 8