Your SlideShare is downloading. ×
Graduación 13a Promoción 2008-2014
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Graduación 13a Promoción 2008-2014

448

Published on

Discurso de tutores IES Joanot Martorell

Discurso de tutores IES Joanot Martorell

Published in: Education
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total Views
448
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. DISCURSO DE LOS TUTORES 13 Junio 2014 Queridos alumnos y queridas alumnas, Hoy no hace falta invocar a las Musas para decir que nos sentimos muy orgullosos de vuestro espíritu de superación y de vuestro anhelo de buscar unas nuevas metas ante el horizonte que ahora se abre ante vosotros. Nos sentimos orgullosos de que seáis, ante todo, buenas personas. Convivir con vosotros ha sido descubrir cada día un nuevo misterio ante nuestros ojos y sentir la bulliciosa alegría que destila la juventud. Gracias de verdad, por hacernos sentir tan vivos. Desde luego, vuestras voces, vuestras sombras, vuestra vida, estarán ya para siempre en la memoria del instituto. Hoy nos gustaría hacer de tutores una última vez. Si os parece, vamos a hacer una evaluación de todo el curso: PRIMER TRIMESTRE: COMIENZO DEL CURSO Este vino marcado por las expectativas, los temores, y cierta ilusión de ver en el horizonte el final del camino. Los profesores y profesoras desde el primer día os marcamos con frases lapidarias del tipo “se han acabado las tonterías”, “el tiempo pasa muy deprisa”, “selectividad, selectividad, selectividad”, “esto es 2º de Bachillerato”, como si fuera “Esto es Espartaaaa”. De repente, todo aquello que va inundando las clases, empieza a amontonarse en vuestro cerebro: el primer problema de física o de formulación química, el primer mapa, el primer comentario, la primera traducción sin sentido… Y en ese punto es donde comenzasteis a daros cuenta de dónde os encontrabais, situación que se confirmó con los exámenes de diciembre y unos resultados, vamos a decir, “inquietantes”. La pregunta que acompañó a todos los melodramas del momento fue clara: “profe, ¿cuándo hacemos la recuperación? SEGUNDO TRIMESTRE: PERÍODO DE TRANSICIÓN Llegaron los meses de Enero a Marzo, vuestra particular travesía del desierto. Había que recuperar el tiempo perdido, afianzar conocimientos e iniciar un camino ya de bajada que desembocaría en el final del curso. Mientras tanto los profesores y profesoras éramos imparables: laboratorios, análisis sintácticos, el estudio del renacimiento, trabajo de Descartes va, trabajo de Descartes viene, la restauración, más logaritmos matemáticos, 10 temas nuevos de biología. Recorrido que culminó con unos resultados que en muchos casos supusieron la confirmación de una trayectoria bien marcada y en otros el encendido de las luces de alarma y emergencia: tengo dos meses para sacar esto como sea. TRIMESTRE 3: EL FINAL HA LLEGADO Aquello que parecía una quimera, una realidad lejana en el tiempo, finalmente se produjo: el viaje a Italia, que a muchos os supuso un remanso de paz y de góndolas, de arte y desenfreno, de horas en barco interminables… El viaje dio pie al último empujón: el final de esta historia, película o telenovela con argumento perfectamente hilvanado, cuyo resultado último ha sido el clímax alcanzado en estos pasados días. Ha habido tensión, horas de sueño perdidas y cierta angustia que finalmente se ha resuelto en función de lo que cada uno de vosotros haya sembrado en los 9 meses anteriores.
  • 2. Y ahora, hay que plantearse un interrogante recurrente y necesario ¿qué habéis conseguido? Por una parte, y de forma obvia: habéis conseguido llegar a este momento soñado. La graduación supone el punto y final a vuestra trayectoria en el Joanot. Habéis alcanzado un objetivo establecido al principio del curso: el encontraros aquí y ahora, bellos y seductores. Todo esto significa que ya habéis dado el paso necesario para continuar en vuestra formación. Ahora poseéis un conjunto de conocimientos, de herramientas, de instrumentos que os servirán en primer lugar, para superar vuestros próximos retos, pero por supuesto, para algo más, nada más y nada menos que para entender y conocer el mundo que os rodea. Solo la educación os puede sacar del fango de la ignorancia y de la oscuridad de la caverna platónica. Esa educación entendida como alimento espiritual que logra el perfeccionamiento del hombre, el único vehículo que nos permite ser libres, y que consigue la igualdad de oportunidades, formando ciudadanos y no súbditos, independientemente de nuestra condición y situación. Y es aquí, donde es necesario reconocer la labor de aquellos que han estado junto a vosotros en este camino: -Los padres, de los que siempre debéis tener presente sus continuos esfuerzos y desvelos para que seáis mejores y alcancéis las metas que ellos siempre quisieron para vosotros. Gracias, padres. Vosotros sois el presente más preciado que tienen nuestros alumnos y el regazo al que acuden frente a las adversidades de la vida. -Los profesores, con nuestra ardua, complicada, exigente y comprometida tarea de enseñaros, con nuestros defectos, nuestras manías, nuestros errores. Profesores de 2º de Bachillerato, y también de otros que ya hace seis años (algunos más), os acogieron en vuestra llegada al centro. Todos os guiamos, os animamos y os motivamos cuando aterrizasteis en el instituto y disteis vuestros pequeños saltos de curso en curso. El trabajo del docente, del maestro, del profesor, es posiblemente uno de los más vocacionales que conozco, y ello significa la voluntad de servicio público, de ayuda a nuestros alumnos y alumnas y de compromiso con la sociedad a la que servimos. Durante todo este tiempo, se ha construido una vinculación muy estrecha y cómplice entre nosotros, basada en un valor que debe primar por encima de todos, y que en más de una ocasión se olvida: el respeto y la valoración de aquel que está no sin otro objetivo que vuestro éxito. Por ello es de lo más gratificante cuando se nos reconoce dicha labor, y absolutamente desmoralizador cuando ocurre al contrario. Ahora nos gustaría transmitir un mensaje de optimismo, pero creo que ha llegado el momento del realismo, que no del pesimismo. Vivimos y vais a vivir una época en la que se os va a exigir el máximo de vuestras posibilidades, en donde vais a tener que dar lo mejor de vosotros mismos. Y ahí es donde entra lo que debe ser vuestra máxima siempre: el esfuerzo, la perseverancia, el trabajo bien hecho, la constancia. Estas son las únicas herramientas que os permitirán alcanzar vuestras metas. No os puedo disimular o maquillar el momento en el que nos encontramos hoy en día: será insuficiente si no os exprimís, si no os vaciáis en cada reto u obstáculo al que os enfrentéis. Y eso significa poder responder siempre afirmativamente a unas simples preguntas: ¿He hecho todo lo que podía hacer? ¿Me he esforzado al máximo de mis posibilidades? ¿He sido responsable y coherente con mis convicciones? ¿He actuado según mi criterio? Cuando salgáis de la que ha sido vuestra casa durante estos 6 años, os enfrentaréis a una realidad, independientemente del camino que elijáis, repleta de situaciones que os obligarán a tomar decisiones que os exigirán tomar partido. El tiempo del camino sencillo, de la indecisión y del dejarse llevar acabó. Se acabó el tiempo de no pensar por uno mismo, de no ser críticos, de las posturas cómodas y de no correr riesgos. Más bien al contrario, para vosotros ha llegado el momento del trabajo duro, del compromiso y de aceptar los costes que se deben asumir para alcanzar un objetivo. Eso es madurar, eso es crecer, eso es convertirse en ciudadanos y ciudadanas de una sociedad y un país con futuro.
  • 3. Pues bien, permitidnos que os acompañemos en este final de la cuenta atrás, con unas últimas frases, en este caso de grandes personajes de nuestra historia: CINCO. (Konstantinos Cavafis). “Mantén siempre a Ítaca en tu mente. Llegar allí es tu destino. Pero no tengas la menor prisa en tu viaje. Es mejor que dure muchos años y que viejo al fin arribes a la isla, rico por todas las ganancias de tu viaje, sin esperar a que Ítaca te ofrezca ya riquezas”. CUATRO (Mahatma Gandhi). “Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa” (Recordad esto especialmente aquellos que consideréis un fracaso no haber aprobado todas las asignaturas; si vuestro esfuerzo fue honesto, vuestra victoria es incontestable). TRES (Albert Einstein). “Vivimos en el mundo cuando amamos. Sólo una vida vivida para los demás merece la pena ser vivida”. (Un mensaje imprevisto cuando viene de alguien que pasó a la historia por sus logros científicos, o tal vez no, y Einstein nos muestra, como muy antiguamente Platón, que el conocimiento y el amor necesariamente van de la mano). DOS (Kurt Cobain). “Desear ser otra persona es un desperdicio de la persona que eres”. Porque cada uno de vosotros es un proyecto maravilloso e imprescindible. UNO (Fernando Pessoa). “Para ser grande, sé entero, nada tuyo exageres o excluyas. Sé todo en cada cosa. Pon cuanto eres en lo mínimo que hagas, así en cada lago la luna entera brilla, porque alta vive”. CERO. (Kase-O). Pues sí, un rapero con un hermoso mensaje para cada mañana: soñaba que volvía a respirar bien, y he saltado de la cama con las pilas a cien, con las ideas, oxigenadas, de lo que quiero ser una visión clara, ey, ya no hago un drama por nada, la vida era distinta como yo me la tomaba, no es hacer, no es tener, es ser, es amar, es crear, no es huir ni temer, ey, si me olvidé de mí mismo por demasiado tiempo da igual, porque hoy es mi renacimiento. Hoy es vuestro Renacimiento, por tanto, DESPEGAD. Extended vuestras alas, queridos Ícaros. Soltad lastre, iniciad el vuelo. Ahora toca recorrer otros caminos sin miedo, sin limitaciones. Buscad la gloria, aquella que decía Benedetti que “no consiste en no caer nunca, sino más bien en levantarse las veces que sea necesario”. Mucha suerte, feliz viaje

×