Cultismos

  • 26,199 views
Uploaded on

Cultismos, palabras patrimoniales y latinismos

Cultismos, palabras patrimoniales y latinismos

More in: Education
  • Full Name Full Name Comment goes here.
    Are you sure you want to
    Your message goes here
    Be the first to comment
No Downloads

Views

Total Views
26,199
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1

Actions

Shares
Downloads
81
Comments
0
Likes
3

Embeds 0

No embeds

Report content

Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
    No notes for slide

Transcript

  • 1. PALABRAS PATRIMONIALES, CULTISMOS, NEOLOGISMOS Y LATINISMOS. El castellano es la lengua romance más hablada del mundo. Un porcentaje muy alto de su léxico (80 %) procede del latín, pero es importante señalar que no todos los términos de origen latino se han introducido en el castellano de la misma manera ni en el mismo momento. 1. Palabras patrimoniales Con la romanización, el latín vulgar se impuso en los pueblos conquistados. Este latín vulgar fue mezclándose y adaptándose a la lengua de las poblaciones indígenas; posteriormente se fragmentó en las distintas lenguas romances. Cada una de ella experimentó, desde finales de la Edad Media, grandes transformaciones en su léxico basándose en unas normas propias de evolución fonética. Producto de estos cambios son las palabras patrimoniales que constituyen el grupo más numeroso y más antiguo en las diversas lenguas romances. 2. Cultismos, semicultismos y neologismos El progreso de la cultura en campos como la literatura, la ciencia y la filosofía hizo que se precisaran nuevas palabras para expresar nuevos concepto, sentimientos u objetos. Se recurrió a menudo al latín culto o literario, de donde se tomaron infinidad de palabras, los denominados cultismos. Éstos se introdujeron en la lengua castellana en una época en la que ya se habían producido los grandes cambios fonéticos que afectaron a las palabras patrimoniales. De este modo se integraron en ella con su forma originaria o con las mínimas adaptaciones a la fonética de la nueva lengua. Ejemplos de cultismos pueden ser directo, planicie, foco, lacrimal. Hay además un tipo de palabras, los semicultismos, que están a medio camino entre las patrimoniales y las cultas. Son más recientes que las primeras, 1
  • 2. pero más antiguas que éstas últimas; por ello se han visto afectadas sólo en parte por los cambios fonéticos y no han finalizado su evolución. Se puede señalar como ejemplo la palabra latina saeculum, cuya evolución completa al castellano habría dado siejo y no siglo. La incorporación de términos procedentes del latín culto al castellano se produjo a lo largo de toda su historia, aunque fue más abundante en el Renacimiento y en el Neoclasicismo. Hoy en día además, seguimos recurriendo a esta lengua clásica para la formación de neologismos, como las palabras vídeo, retevisión o internauta. Según la Real Academia Española, quot;es todo vocablo, acepción o giro nuevo en una lengua, u otro idiomaquot;. Todas las lenguas tienen recursos para formar palabras nuevas. Los recursos neológicos son las formas o procedimientos que se emplean para crear neologismos: Recurso Procedimiento Ejemplos neológico Tomados del latín sin evolución Cultismo Nocturno, Púrpura fonética Tomados del latín, de evolución Semicultismo Siglo, Molde, Peligro incompleta Picapiedra, Composición Lexema + lexema Biengemido Derivación Lexema + morfema Melonar Aeronáutica, Nueva palabra Prefijos Sufijos Telescopio Préstamo Adaptación Tranvía Calco Traducción Rascacielos Lexicalización Yuxtaposición de iniciales Renfe Onomatopeya Imitación Chirriar Metáfora Semejanza Boca (del metro) Es frecuente además, que derivadas de una sola palabra latina, coexistan paralelamente una forma patrimonial y otra culta, introducida posteriormente. A pesar de que tienen un origen común, hay entre ellas pequeñas diferencias de significado, tal como se puede observar en este ejemplo: el término latino circum ha producido el cultismo ‘circo’ (espacio con gradas para espectáculos) y, por otro lado, la palabra patrimonial ‘cerco’ (banda o zona alrededor de una cosa). 2
  • 3. 3. Latinismos. Terminología científico-técnica El latín culto siguió utilizándose como transmisor de cultura mucho tiempo después del nacimiento de las lenguas romances. Prueba de ello es que aún en la actualidad utilizamos frases, expresiones y sentencias que proceden directamente de la lengua latina, los latinismos. Hasta el siglo XVIII los científicos escribían en latín sus obras: Newton redactó en esta lengua la formulación de la ley de la gravedad y Descartes su Discurso del Método. Hoy en día, seguimos recurriendo al latín para la denominación científica de los seres vivos, herencia de la nomenclatura ideada por el naturalista Linneo en el siglo XVIII. Éste ideó un sistema binomial en el que el primer término corresponde al género y el segundo a la especie. Está admitido universalmente y se utiliza tanto en zoología como en botánica: canis lupus, lacerta muralis, apis melifica, cocrodylus niloticus, populus tremula, fraxinus angustifolia, fagus silvatica… A principios del siglo XX aparecieron en Europa los primeros códigos de leyes civiles, hecho que supuso el abandono, en la práctica, del Derecho Romano. Sin embargo, éste ha seguido proporcionando numerosas expresiones y sentencias como habeas corpus, sine die, dura lex sed lex, in dubio pro reo. El latín culto ha traspasado las barreras de estos campos del saber y ha penetrado libremente en el lenguaje cotidiano. Ya son habituales expresiones latinas como lapsus, modus vivendi, curriculum vitae, casus belli, sui generis, ipso facto. Además, el uso de latinismos no está restringido a las lenguas romances. En inglés es muy frecuente su empleo: datum, verbi gratia, versus, locum, post scriptum. Y en otros países como Holanda o Canadá eligieron el latín para su divisa: luctor et emergo, a mari usque ad mare. 3