Universitá Pontificia Salesiana
Facoltá di Scienze della Comunicazione Sociale
e-Vangelización y comunidades virtuales
en ...
2
SUMARIO
Sumario ...........................................................................................................
3
INTRODUCCIÓN
Destacar el deseo de espiritualidad, de visitar sitios religiosos, el crecimiento de las
páginas de conteni...
1.- IGLESIA Y MEDIOS DE COMUNICACIÓN
“EL INTERÉS DE LA IGLESIA por Internet es una expresión particular de su antiguo
inte...
Iglesia y medios de comunicación
5
que el medio influya en el mensaje. La Iglesia Católica, en concreto, ha apostado por
u...
Capítulo primero
6
la cultura, dar uniformidad, la posibilidad de reproducción de la misma obra, contribuyeron
a cambiar l...
Iglesia y medios de comunicación
7
fe” en papiro, el medio de vanguardia del momento11
, o en rollo y la escritura se fue
...
Capítulo primero
8
mediáticas. A nadie se le escapa la importante presencia de las iglesias particulares o de
grupos catól...
Iglesia y medios de comunicación
9
Hay que señalar, sin embargo, que los destinatarios tienen algunos mecanismos
para dial...
Capítulo primero
10
evangelio “de persona a persona” (Evangelii Nuntiandi, 46). En su forma de hablar, usando
parábolas e ...
Iglesia y medios de comunicación
11
de comunicación es el sistema tecnológico, el canal elegido para vehicular los mensaje...
Capítulo primero
12
mensajes tecnológicamente sofisticados, transmitirlos a larga distancia y a una audiencia
heterogénea”...
Iglesia y medios de comunicación
13
puede entender cómo influirán en las instituciones, grupos e individuos que habitan la...
Capítulo primero
14
de Suiza sobre el hipertexto, dieron origen a lo que hoy conocemos como World Wide Web
(WWW). Otros de...
Iglesia y medios de comunicación
15
fueron apareciendo y mejorándose aspectos que, tal vez al inicio, no se habían pensado...
Capítulo primero
16
Internet a los medios de comunicación tradicionales, está aumentando la posibilidad de
interacción. Mu...
Iglesia y medios de comunicación
17
webcam permiten hablar y ver al otro con el que se está conversando. En este caso, el ...
Capítulo primero
18
La Red no está en ningún sitio en concreto, “el ciberespacio es desterritorializante
por naturaleza”44...
Iglesia y medios de comunicación
19
otro, sino “atravesar universos de problemas, mundos vividos, paisajes de sentido”48
....
Capítulo primero
20
autónomo respecto a los otros; el usuario, desde su ordenador, accede a los servicios en
cualquier mom...
Iglesia y medios de comunicación
21
para asumir estas categorías de comunicación y de trabajo. Hay unas nuevas maneras de
...
Capítulo primero
22
institucionales de Conferencias Episcopales, congregaciones o movimientos oficiales, etc,
no lo es tan...
Iglesia y medios de comunicación
23
sin un rumbo fijo, sino que se procede por curiosidad, por aquello que, en ese momento...
Capítulo primero
24
comunicación. Sino que, y esta es una novedad sustancial, se está creando un nuevo
entorno de socializ...
Iglesia y medios de comunicación
25
Internet se puede crear un universo paralelo, donde realizar muchas de las prácticas
s...
Capítulo primero
26
Internet permite usos que van más allá de lo que pensaron sus creadores. Especialmente
evidente es est...
2.- EL FENÓMENO RELIGIOSO EN INTERNET
LOS MONJES BUDISTAS DE ITHACA, Nueva York, consagraron el ciberespacio el 8 de
febre...
El fenómeno religioso en Internet
28
y sólo allí se expresan. Son las ciber-religiones. Para sus adeptos Internet se ha co...
Capítulo Segundo
29
neopaganismo, etc. En la misma categoría podemos encontrar, clasificadas en grupos,
páginas dedicadas ...
El fenómeno religioso en Internet
30
Internet es masivamente utilizado para poner en comunicación a los miembros [de los r...
Capítulo Segundo
31
y mágicas. En el caso de las religiones de nuevo cuño, con el convencimiento de que el
ciberespacio po...
El fenómeno religioso en Internet
32
para la meditación, por qué no puede hacerlo una imagen en la pantalla del ordenador....
Capítulo Segundo
33
será colocado en el muro de las lamentaciones en Jerusalén88
y ver el mismo muro a través
de una webca...
El fenómeno religioso en Internet
34
interesado por un credo concreto, visita las páginas de esas diferentes tendencias pu...
Capítulo Segundo
35
por el desarrollo de las comunicaciones vía satélite y la confluencia de las tecnologías de la
comunic...
El fenómeno religioso en Internet
36
documentos del Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales sobre Internet de
...
Capítulo Segundo
37
publicaran documentos oficiales, estudios, congresos... los cristianos se lanzaron a la
conquista del ...
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.

504

Published on

Trabajo de licenciatura en Comunicación Social, en 2002, en la Facultad de Comunicación Salesiana de Roma. La bibliografía, los sitios web consultados y analizados, el análisis de la misma Red, fue realizado entre 1999 y 2000. Hasta 2004 no nació Facebook, y con ello el boom de las redes sociales y todo el cambio en la comunicación que ha sobrevenido. Con el desarrollo de internet entonces, reflexionaba sobre la influencia en la pastoral, el uso que podría darle la Iglesia y la creación del Sexto Continente, el ciberespacio, como lugar de evangelización.

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
504
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
9
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

E vangelización y comunidades virtuales en el ciberespacio. el sexto continente como lugar para la pastoral.

  1. 1. Universitá Pontificia Salesiana Facoltá di Scienze della Comunicazione Sociale e-Vangelización y comunidades virtuales en el Ciberespacio. Análisis de algunos sitios web Studente: Fco. Javier VALIENTE Professore. Fabio PASQUALETTI Roma 2002
  2. 2. 2 SUMARIO Sumario ..................................................................................................................................2 Introducción...........................................................................................................................3 1.- Iglesia y medios de comunicación....................................................................................4 1.1.- Nuevos medios, nuevos modelos de comunicación..................................................5 1.2.- La revolución de Internet.........................................................................................13 2.- El fenómeno religioso en Internet...................................................................................27 2.1.- La religión online.....................................................................................................28 2.2.- El interés de la Iglesia enInternet............................................................................34 2.3.- Iglesia en la Red: ¿quién está en Internet?...............................................................37 2.4.- Usos de Internet para la e-vangelización.................................................................40 2.5.- Retos que presenta la e-vangelización.....................................................................49 3.- Comunidades virtuales en el ciberespacio ......................................................................58 3.1.- Comprender las comunidades virtuales...................................................................59 3.2.- Clasificación de las comunidades virtuales .............................................................65 3.3.- Críticas a las comunidades virtuales........................................................................69 3.4.- Una posibilidad para la e-vangelización..................................................................74 4.- Análisis de algunos sitios web........................................................................................80 4.1.- Buenas nuevas en el ciberespacio............................................................................81 4.2.- Un cura enredado.....................................................................................................84 4.3- La fe transmitida a los pequeños ..............................................................................87 4.4.- La oración online .....................................................................................................90 4.5.- La Iglesia de Madrid en la Red................................................................................92 4.6.- El Vaticano en el ciberespacio.................................................................................96 Conclusión.........................................................................................................................100 Anexo I: Lista de sitios web...............................................................................................101 Anexo II: Glosario de términos..........................................................................................105 Bibliografía ........................................................................................................................112 Índice..................................................................................................................................118
  3. 3. 3 INTRODUCCIÓN Destacar el deseo de espiritualidad, de visitar sitios religiosos, el crecimiento de las páginas de contenido religioso, este interés llama la atención, no ha disminuido en una sociedad técnica donde la religión parecía haber perdido influencia. La mayor parte de las religiones se han lanzado a estar presentes. Cómo va a afectar esto a esas religiones, a esos credos. “Actualmente las principales actividades económicas, sociales, políticas y culturales de todo el planeta se están estructurando por medio de Internet. De hecho, quedar al margen de dichas redes es la forma de exclusión más grave que se puede sufrir en nuestra economía y en nuestra cultura”.1 1 CASTELLS M., La galaxia Internet. Reflexiones sobre Internet, empresa y sociedad, Madrid, Plaza & Janés, 2001, 17.
  4. 4. 1.- IGLESIA Y MEDIOS DE COMUNICACIÓN “EL INTERÉS DE LA IGLESIA por Internet es una expresión particular de su antiguo interés por los medios de comunicación social”2 , con esta afirmación comienza el último documento sobre Internet del Vaticano. Internet se ha convertido en un potente medio de comunicación, el último en llegar, que se suma a los medios ya existentes. La historia de la humanidad podría escribirse desde la historia de los medios de comunicación que han ido apareciendo y que el hombre ha ido usando. Se puede establecer una estrecha relación entre los cambios culturales y la entrada en escena de nuevos medios y nuevas tecnologías3 . Hay momentos en la historia en que los medios y las tecnologías influyen de forma más evidente y decisiva sobre toda la sociedad y provocan grandes cambios culturales. Esto está sucediendo hoy, a principios del siglo XXI, con Internet. Los medios de comunicación existentes, la economía, la educación, las relaciones entre los pueblos y las personas, la cultura... son ámbitos de la existencia que están siendo influidos de forma indiscutible por esta nueva tecnología. La sociedad que surja de este momento de cambio, será bien diversa de la que comenzó a utilizar esta nueva tecnología en las últimas décadas del pasado siglo. Entre los ámbitos de la sociedad que experimentan transformaciones está también la religión. Cuando se producen cambios culturales profundos, la religión tiene el reto de afrontarlos porque ella misma experimenta transformaciones4 . Utilizar nuevos medios de comunicación implica estar dispuestos a volcar en ellos el mensaje a transmitir y aceptar 2 PONTIFICIO CONSEJO PARA LAS COMUNICACIONES SOCIALES, La Iglesia e Internet, Città del Vaticano, Libreria Editrice Vaticana, 2002, n 1. 3 Tengase en cuenta, en este sentido, los estudios de W. Ong sobre la escritura, considerándola una tecnología, y de D. De Kerchove sobre la influencia de la tecnología en el cerebro. 4 Cf. BRASHER B., Give me that o line religion, San Francisco, Jossey-Bass, 2001, 12, donde dice que “when a new tecnology unleashes massive cultural change, the challenge to traditional religion is inmense”.
  5. 5. Iglesia y medios de comunicación 5 que el medio influya en el mensaje. La Iglesia Católica, en concreto, ha apostado por utilizar los medios de comunicación que la inteligencia del hombre pone a disposición. Cada vez está más presente en el nuevo entorno cultural que se está creando. Conviene, pues, reflexionar sobre los efectos del uso de esta nueva tecnología en los usuarios. Para ello es preciso analizar la naturaleza del nuevo medio, cuáles son sus características. Como medio de comunicación, creo útil partir –aunque sea sumariamente- del análisis de cómo se ha reaccionado ante la aparición de otros medios, cuál ha sido la relación y reacción de la Iglesia en aquéllas circunstancias y los modelos de comunicación que se han utilizado. 1.1.- Nuevos medios, nuevos modelos de comunicación La aparición de un nuevo medio de comunicación cambia aspectos de la sociedad que dependían de los modelos comunicativos creados por los medios precedentes5 . Estos cambios serán más notorios cuanto más diferente sea el medio nuevo en relación con los ya existentes. La aparición de los diversos medios de comunicación a lo largo de la historia, ha ido cambiando el sentido de pertenencia, la forma de concebir la sociedad o el grupo del que se formaba parte, y la percepción del espacio y del tiempo6 . Thompson analiza cómo los medios de comunicación electrónicos han ido configurando la sociedad moderna, pero no sólo estableciendo nuevas redes de transmisión, sino “[creando] nuevos tipos de acciones e interacciones y nuevas formas de relaciones sociales”7 . En esta línea puede servir de ejemplo la aparición de la imprenta y su influjo en la configuración de las nuevas sociedades de la época moderna. El Renacimiento, la Reforma, el nacimiento de los estados modernos, de los nacionalismos, el impulso de las exploraciones, la alfabetización, la idea de privacidad, la vida política, no pueden entenderse sin la presencia de la imprenta como nuevo medio de comunicación8 . El análisis que se hace de este medio de comunicación va más allá de los contenidos transmitidos por el mismo. Las características técnicas de la imprenta, como la capacidad de homogeneizar 5 Cf. MEYROWITZ, Oltre il senso del luogo. Come i media elettronici influenzano il comportamento sociale, Bologna, Baskerville, 1995, 113. 6 Cf. THOMPSON J., Mezzi di comunicazione e modernità, Bologna, Il Mulino, 1998, 52-55. 7 THOMPSON, Mezzi di comunicazione e modernità, 121. 8 Cf. ONG W., Oralità e scrittura. Le tecnologie della parola, Bologna, Il Mulino, 1986, 169-193.
  6. 6. Capítulo primero 6 la cultura, dar uniformidad, la posibilidad de reproducción de la misma obra, contribuyeron a cambiar la mentalidad de la sociedad9 donde se implantó. Internet, como nuevo medio de comunicación, despierta nuestro interés para analizar cómo es esta nueva tecnología, cuáles son sus características. Además, por el uso que de ella se está haciendo, conviene examinar qué tipo de relaciones puede favorecer Internet y cómo cambia e influye a los grupos e individuos que se sirven de ella. Cuando hablamos de Internet o de la Red, en realidad estamos refiriéndonos a un conjunto de redes, no a una sola, que une a millones de personas “en nuevos espacios que están modificando el modo en que pensamos, la naturaleza de nuestra sexualidad, la forma de nuestras comunidades y la propia identidad”10 y que está creciendo como medio de comunicación utilizado por un número cada vez mayor de personas. La novedad de Internet es que no sólo es un medio de comunicación que transporta información, sino que está generándose una sociedad que tiene la Red como espacio geográfico (digital) y que se superpone a las sociedades tradicionales existentes. El nuevo medio está creando un nuevo espacio social donde las personas interactúan, mantienen relaciones interpersonales, adquieren conocimientos, etc. Cuando se conectan a Internet, las mismas personas que actúan en el mundo físico, acceden a un mundo distinto que no está en ninguna parte, pero que permite a sus usuarios interactuar entre ellos. Como señalábamos al inicio de este capítulo, la Iglesia siempre ha tenido interés por los medios de comunicación. Los ha utilizado y se ha servido de ellos para la evangelización. Podemos decir que ha existido una relación estrecha entre Iglesia y medios de comunicación. Las características y los cambios en estos últimos han influido tanto en los mensajes transmitidos como en los miembros de la Iglesia que se sirven de esos medios. ¿Cómo ha sido esta relación? 1.1.1.- La Iglesia y los medios de comunicación de masas Sin pretender hacer un recorrido de la historia del uso de los medios de comunicación por parte de la Iglesia, sí me parece apropiado señalar cómo los cristianos, desde los primeros momentos, utilizaron los medios de comunicación disponibles en la cultura donde comenzaban a predicar el Evangelio. Fue importante la “transmisión de la 9 Cf. McLUHAN M., Gli strumenti del comunicare, Milano, Il Saggiatore, 1999, 182-191. BRASHER, Give me that online religion, 14-16. 10 TURKLE S., La vita sullo schermo. Nuove identità e relazioni sociali nell'epoca di Internet, Milano, Apogeo, 1997, ix.
  7. 7. Iglesia y medios de comunicación 7 fe” en papiro, el medio de vanguardia del momento11 , o en rollo y la escritura se fue convirtiendo en el medio para fijar la tradición, fijar los límites de la arbitrariedad y del subjetivismo frente a los peligros de carácter gnóstico12 . Un primer cambio importante es la adopción del codex, del libro, frente al rollo. Para la comunidad cristiana suponía alejarse de la tradición judaica y utilizar un nuevo medio de comunicación. El paso de una técnica a otra se ve favorecido por la importancia que la comunidad da al contenido y el hecho de poner el medio utilizado (rollo o codees) al servicio de lo que se transmite. Lo que nos interesa subrayar de aquellos primeros contactos de la Iglesia con los medios de comunicación es cómo la comunidad cristiana se siente más libre para cambiar de medio pues lo que le interesa es dar a conocer la Buena Nueva de Jesús y a su servicio pone un nuevo avance que aparece en los medios de comunicación del momento. Cuando, siglos más tarde, aparezca la imprenta también la Iglesia se servirá de ella y dará el salto de los manuscritos a los libros impresos. Salto no exento de dificultades13 , pues aparecen nuevos riesgos y se verá la necesidad de controlar los contenidos para salvaguardar la fidelidad a la Tradición, excluyendo aquellos libros que se consideran peligrosos14 . Nuevas incertidumbres, nuevos retos y nuevas oportunidades, se ofrecen a la comunidad cristiana con el espectacular desarrollo, más adelante, de los medios de comunicación eléctricos. Con temores y sospechas al inicio15 , pero con una valoración positiva de su uso después, la presencia de las iglesias locales, de los cristianos, en esos medios ha ido aumentando notablemente, así como su participación en empresas 11 Cf. FAZIO M., Chiesa e comunicazione: un profilo storico, in CONTRERAS D., a cura di, Chiesa e comunicazione. Metodi, valori, professionalità, Città del Vaticano, Libreria Editrice Vaticana, 1998, 48. 12 Cf. ROMERO E., La Iglesia y las nuevas tecnologías en los medios de comunicación social, ponencia presentada en el V Encuentro Intercontinental de la RIIAL, Madrid 1 de Junio de 1999. www.multimedios.org/riial/docs/doc002-i.htm. 13 En una lista de discusión (media.faith.discussion)sobre Medios de comunicación y fe, una de las participantes aportó estas dos curiosas citas: “I am reminded of similar concerns in the past about how new media will diminish Christian spirituality. eg. 3rd century. Many early Christians worried about the spread of writing on the basis that "the living voice was the best medium for the communication of Christian truth." They even advocated that if Christians were going to write, they should write badly to distinguish themselves from the heretics who wrote in a clever style. Hieronimo Squarciafico, the director of a scriptorium, argued in 1477 that already an "abundance of books makes men less studious". He considered printing destroys memory and enfeebles the mind by relieving it of too much work, downgrading the wise man and wise woman in favour of the pocket compendium”. 14 “La nostra Chiesa ha reagito alla prima affermazione ‘di massa’ dell’editoria con delle disposizioni restrittive –basti pensare, poi, al quadro nel quale ciò si iscrive: la Riforma e l’umanesimo- che diventeranno ulteriormente l’indice dei libri”. JOSS A., Le Chiese cristiane accolgono la scommessa. Doumenti ecclesiali sulla comunicazione mediatica, in ANGELINI G., a cura di, La Chiesa e i media, Milano, Glossa, 1996, 46. 15 Veáse, a título de ejemplo, el cambio progresivo en la valoración y aceptación de los medios en los documentos pontificios: así puede verse en la evolución presente en los documentos desde la Vigilanti cura, de Pío XI en 1936 pasando por la Miranda prorsus, de Pío XII en 1957, hasta llegar al documento conciliar Intre mirifica del 63 y su desarrollo posterior en la Communio et progressio de 1971.
  8. 8. Capítulo primero 8 mediáticas. A nadie se le escapa la importante presencia de las iglesias particulares o de grupos católicos en este terreno, teniendo en propiedad o participando en periódicos, emisoras de radio, canales de televisión, productoras de cine, editoriales. En este breve recorrido por la relación entre Iglesia y medios de comunicación16 no hemos mencionado otros medios de comunicación (teatro, pintura, música) que han sido utilizados por las comunidades cristianas. Pero cuando hablamos de medios de comunicación de masas solemos centrarnos en la prensa, radio y televisión. Estos son los medios por antonomasia, los medios de comunicación que más impacto y difusión tienen en nuestra sociedad. Y no es indiferente utilizar un medio de comunicación u otro. Cada medio tiene sus propias reglas, su propia gramática. Es preciso usar el lenguaje de ese medio y conocer su gramática para asegurar una relación más correcta y eficaz entre el medio y quien lo utiliza. Además, cada medio impone un modo de comunicación entre emisor y receptor; modo de comunicación que es, también, un modo de relación entre ambos polos del acto comunicativo. En líneas generales podemos decir que estos medios de masas operan con un modelo de comunicación donde predomina la idea de comunicación como transmisión de mensajes, de información17 . Hacen falta estructuras económicamente fuertes, centralizadas, con personal especializado, para producir los mensajes, al contrario de lo que sucede con Internet. Los diversos modelos teóricos que se han desarrollado para explicar el proceso comunicativo, tienen como base una idea de comunicación “como el acto de enviar, dar, comunicar alguna información”18 . La comunicación, fundamentalmente es vista como transmisión, donde el papel importante lo juega el emisor que selecciona el tipo de mensajes, de contenidos, los formatos... El flujo de la comunicación es fundamentalmente unidireccional, de arriba a bajo (top-down); los mensajes son producidos por un grupo de personas y transmitidos hacia los destinatarios. Hay una relación asimétrica entre los dos polos de la comunicación en cuanto que los destinatarios no tienen las mismas posibilidades de intervenir en el proceso comunicativo y no pueden intercambiar, al mismo nivel, mensajes con el emisor. 16 Una visión de conjunto puede consultarse en GIANATELLI R. – BARAGLI E., Chiesa e comunicazione, en LEVER F. – RIVOLTELLA P. – ZANACCHI A., La comunicazione. Il dizionario di scienze e tecniche, Roma, Elle Di Ci-RAI-LAS, 2002, 176-191. 17 Cf. MCQUAIL D., Mass communication theory. An introduction, London, Sage Publications, 1994, 36-38. 18 TANNENBAUM R., Theoretical foundations of multimedia, New York, Computer Science Press, 1998, 271. El autor se refiere a los modelos de Shannon y Weaver, Schramm y Berlo que explica en esas páginas.
  9. 9. Iglesia y medios de comunicación 9 Hay que señalar, sin embargo, que los destinatarios tienen algunos mecanismos para dialogar con el emisor, para expresar su acuerdo o desacuerdo, hay formas de feedback en este proceso comunicativo, es decir, que “aunque el proceso comunicativo sea sustancialmente asimétrico, no es un monólogo enteramente unidireccional”19 . Precisamente el desarrollo tecnológico está favoreciendo la posibilidad de un mayor diálogo entre productores de mensajes y receptores de los mismos. 1.1.2.- La Iglesia y la comunicación interpersonal Hay que decir, sin embargo, que en su tarea evangelizadora la Iglesia siempre ha privilegiado las formas de comunicación interpersonal: el encuentro personal, cara a cara con el destinatario. Es la comunicación que se construye con la presencia del otro (face-to- face), con el diálogo. Es el tipo de comunicación que permite compartir vida e ideas, experiencias y sentimientos. Aunque se subraya la idea de presencia física, no “es necesario que esta interacción se produzca cara a cara, siempre que los interlocutores sean inmediatamente interdependientes”20 . Existen medios de comunicación que pueden consentir la comunicación interpersonal aunque los interlocutores estén distantes (p. ej. el teléfono). Este dato será interesante tenerlo en cuenta al analizar el uso de Internet en la evangelización. Los elementos que definen la comunicación como interpersonal21 son la alta interactividad; se usa tanto la comunicación verbal como no verbal; el número reducido de participantes, pero al menos dos; se da un intercambio en los papeles de emisor y receptor y, durante la comunicación, estos roles se intercambian constantemente. Como señala Cangià “la comunicación interpersonal es íntima, privada, plástica, maleable, altamente interactiva y produce transacción y empatía”22 . En la comunicación interpersonal también se dan diversos niveles dependiendo del grado de conocimiento entre los participantes, del número de los mismos, del tipo de background y de intereses que se comparten. Este tipo de comunicación ha sido siempre utilizado por la comunidad cristiana que, además, reconoce como modelo de comunicador a Jesucristo23 , que proclamaba el 19 THOMPSON, Mezzi di comunicazione e modernità, 43. 20 MESSANA C., Comunicazione interpersonale, en LEVER – RIVOLTELLA– ZANACCHI, La comunicazione, 291. 21 Cf. TANNENBAUM, Theoretical foundations, 273. 22 CANGIÁ, Teoria e pratica della comunicazione multimediale, Roma, Tuttoscuola, 2001, 47. 23 Un visión de conjunto sobre en BISSOLI C., Cristo comunicatore, en LEVER – RIVOLTELLA– ZANACCHI, La comunicazione, 325-328.
  10. 10. Capítulo primero 10 evangelio “de persona a persona” (Evangelii Nuntiandi, 46). En su forma de hablar, usando parábolas e imágenes, en sus gestos, sus milagros, los cristianaos encuentran una forma peculiar de comunicación para evangelizar. Un tipo de comunicación que tiene cuenta de las necesidades del otro, que parte de su realidad y de su historia, que busca su salvación. Una comunicación que permite un diálogo abierto y profundo con el destinatario y que se sitúa a su mismo nivel. En la vida de la Iglesia, la predicación, la catequesis, la celebración litúrgica son momentos donde, de forma más evidente, se utiliza la comunicación interpersonal para proponer el mensaje salvador del Evangelio. Este tipo de comunicación, que ciertamente siempre se ha dado, es indispensable en la vida de la Iglesia e irrenunciable en su tarea evangelizadora pues aparece como la forma más adecuada para la evangelización, que no es sólo un anuncio, una transmisión de unas ideas, sino la respuesta de la persona que entra en diálogo con Dios. 1.1.3.- ¿Qué modelo de comunicación para Internet? Cada medio de comunicación que ha ido apareciendo se ha ido añadiendo a los ya existentes, pues “es muy raro que una nueva modalidad de comunicación o de expresión suplante completamente las anteriores”24 . Los modelos de comunicación también han ido compaginándose y se actúan indistintamente, según las diversas circunstancias y realidades. En la comunidad eclesial hay momentos en que se utiliza más una comunicación de masas, de grupo, individual e interpersonal. Es interesante señalar cómo la comunidad cristiana ha ido adaptándose a las nuevas realidades en el campo comunicativo y a los avances tecnológicos que han ido apareciendo, y se ha servido de ellas para realizar su tarea evangelizadora. Precisamente una de las posibilidades de las nuevas tecnologías es el conjugar estas dos grandes formas de comunicación: de masas y la interpersonal. Internet puede ser considerado como un medio de comunicación de masas y, al mismo tiempo, como un medio de comunicación interpersonal, depende del uso que se haga. Hasta ahora era más claro catalogar los medios de comunicación según el modelo de comunicación que privilegiaban. Hay que distinguir entre los medios y el modelo de comunicación. El medio 24 LÉVY, Cybercultura. Gli usi sociali delle nuove tecnologie, Milano, Feltrinelli, 2001, 210. En estas páginas, Pierre Lévy hace ver cómo la escritura no hizo desaparecer la palabra, o la fotografía la pintura, etc, pero sí que reorganiza y cambia los ya existentes.
  11. 11. Iglesia y medios de comunicación 11 de comunicación es el sistema tecnológico, el canal elegido para vehicular los mensajes. El modelo de comunicación es la forma de entender el proceso comunicativo, cómo se desarrolla ese proceso, cuál es el papel de los que en él intervienen. Así habrá medios más adaptados para un determinado tipo de comunicación: para una comunicación interpersonal es más adecuado utilizar una llamada telefónica, por ejemplo, que no un programa de televisión o una película de cine. Dependerá de la intencionalidad del emisor y el tipo de relación que quiera establecer con los destinatarios. Pero esta distinción entre comunicación de masas e interpersonal y, en consecuencia, la diferenciación de medios que favorezcan más una u otra está haciéndose más débil por el desarrollo tecnológico, el uso de la Red y de otras aplicaciones multimediales25 . Los medios de comunicación tradicionalmente catalogados como de masas (televisión, radio, prensa) que están transfiriéndose a la Red están experimentando cambios en los formatos que presentan. Han debido realizar una adaptación a un nuevo modelo comunicativo. En efecto, hay programas informativos de televisión (www.cnn.com) que ofrecen a los usuarios la posibilidad de acceder a las informaciones que más les interesen, de confeccionar su propia parrilla, de profundizar algunos temas con información adicional que se pone a disposición de los internautas. Algunos programas de radio (www.ondacero.es)26 tienen abiertas salas de chat activas durante la transmisión del programa y los oyentes pueden discutir, hacer comentarios, participar... simultáneamente con los que están en el estudio. Los periódicos (www.elmundo.es) que poseen una versión online no sólo traducen “literalmente” el periódico impreso a código HTML, sino que proponen formas de participación y de interacción mayor con los lectores: foros de discusión de las noticias del día, comentarios a los editoriales del periódico, posibilidad de seleccionar las noticias más importantes, encuestas sobre temas de actualidad... Pero no sólo el estar en la Red influye en el tipo de comunicación de masas. También en lo que se refiere a la comunicación interpersonal, el uso de las nuevas tecnologías está cambiando las características de la misma. Algunas notas particulares que antes eran exclusivas de los medios de masas, pueden ahora aplicarse a la comunicación interpersonal. Así, con el uso de las nuevas tecnologías, los individuos pueden “construir 25 Cf. TANNENBAUM, Theoretical foundations, 279. 26 Es el caso del programa diario Cita con Pilar (www.pilarsocorro.com) de Radio Nacional de España , que se presenta como programa pionero en la integración de Internet con la radio. Durante todo el programa hay una constante interacción con los que participan en los foros y en salas de chat del mismo.
  12. 12. Capítulo primero 12 mensajes tecnológicamente sofisticados, transmitirlos a larga distancia y a una audiencia heterogénea”27 , aspectos reservados anteriormente a los mass media. Se puede decir, concluyendo, que Internet se sitúa en medio de estos dos tipos de comunicación. Podemos considerarla un medio de masas y un medio de comunicación interpersonal. ¿Dónde estará la diferencia? Dependerá de los creadores de los diversos sitios web desplazarse más hacia uno u otro modelo en las diversas aplicaciones que utilicen. Las características técnicas de la Red permiten la coexistencia de estos dos tipos de comunicación. Para los miembros de la Iglesia, que encuentran en la relación personal con el otro el modelo para la evangelización, la utilización de la Red es una oportunidad que no puede desaprovechar. Como dijo Pablo VI, hoy también “la Iglesia se sentiría culpable delante de su Señor si no utilizase estos potentes medios” (Evangelii Nuntiandi, 45). Pero dadas las características de este medio, sería limitado hacer un uso de él únicamente como si de un medio de masas se tratara. Es decir, usar Internet utilizando un modelo de comunicación heredado de la práctica de los mass media. Traducir, sin más, lo que ya se está haciendo en esos medios de masas -que la Iglesia viene utilizando abundantemente- a la Red, supondría desaprovechar las posibilidades del nuevo medio. Teniendo en cuenta, además, que los usuarios de la Red se están habituando a nuevas formas de relación con los proveedores de contenidos. Como se ha ido señalando, Internet tiene su propio modelo comunicativo e instaura una forma distinta de relacionarse con los usuarios28 . La Iglesia, que promueve el uso de los medios de comunicación para realizar su labor misionera, también está presente en la Red. Anunciar el evangelio en una cultura tan fuertemente influenciada por los medios de comunicación “requiere considerar atentamente las características especiales de los medios mismos”29 . En el caso de este nuevo medio, “la Iglesia necesita ahora comprender Internet”30 , conocer las peculiaridades técnicas de esta nueva tecnología, su configuración, cuál ha sido su historia y cómo se ha ido desarrollando. Conviene conocerlas pues así se 27 TANNENBAUM, Theoretical foundations, 277. 28 Como ejemplo de lo que decimos, se puede observar el cambio experimentado por los periódicos tradicionales que tienen versiones online. Los primeros sitios se limitaban, casi exclusivamente, a colocar las noticias del diario impreso y existían pocas formas para interactuar con el periódico. En poco tiempo se han convertido, cada periódico, en un portal de información donde, una parte, es la edición impresa del diario, pero se ofrecen muchos más servicios. Muchos de ellos, cito como ejemplo dos diarios españoles El Mundo (www.elmundo.es) o El País (www.elpais.es) , ofrecen todos los días un diálogo entre algún personaje de actualidad y los lectores, entre otros servicios que permiten la participación de los internautas. 29 PONTIFICIO CONSEJO PARA LAS COMUNICACIONES SOCIALES, La Iglesia e Internet, n 5. 30 PONTIFICIO CONSEJO PARA LAS COMUNICACIONES SOCIALES, La Iglesia e Internet, n 5.
  13. 13. Iglesia y medios de comunicación 13 puede entender cómo influirán en las instituciones, grupos e individuos que habitan la Red y en los contenidos que circulan por ella. 1.2.- La revolución de Internet 1.2.1.- Nacimiento de una nueva tecnología Internet está suponiendo una importante revolución en el campo de las comunicaciones y de la economía y se está convirtiendo en un fenómeno social que suscita debates, estudios. La explosión del uso de Internet ha ido creciendo especialmente desde mediados de los 90. Como en otras tecnologías de la comunicación, los primeros pasos fueron humildes y se dieron con el deseo de poder conectar ordenadores entre sí con la posibilidad de comunicarse y enviar información entre ellos. Internet surge del deseo del ministerio de Defensa de Estados Unidos para poder mantener activa una red de comunicación entre los diversos centros de mando después de un hipotético ataque nuclear31 . En 1962 la Advanced Research Projects Agency, ARPA, que más tarde crearía ARPANET, pensó una nueva forma de comunicación para garantizar una comunicación eficaz y poder transmitir las órdenes, algo fundamental en una estructura piramidal como es un ejército. En vez de utilizar los sistemas analógicos se crea una nueva forma de transmisión de datos, digital, que permite “hacer circular paquetes de información digital de forma libre dentro de una red no jerárquica de ordenadores”32 ; el hecho de que no haya un centro (central authority) no es un elemento negativo sino, bien al contrario, la razón del éxito. La nueva tecnología nace dentro de un proyecto militar, con unos fines específicos en ese terreno pero en su desarrollo será utilizada para otros fines al irse extendiendo por diversas universidades permitiendo a los científicos compartir informaciones, recursos y proyectos. El desarrollo de esta red, mejorada con la estandarización en 1983 del TCP/IP como protocolo de comunicación, unido a las ideas de Tim Beners-Lee (1989) en el CERN 31 Una visión panorámica de la historia de Internet puede encontrarse en CASTELLS, La galaxia Internet, 23-48. También el propio creador del WWW cuenta su nacimiento en BERNERS-LEE T., L’architettura del nuovo web. Dall’inventore della rete il progetto di una comunicazione democratica, interattiva e intercreativa, Milano, Feltrinelli, 2001. Un recorrido extenso por la historia de Internet puede encontrarse en el sitio de la Asociación de Técnicos de Informática (www.ati.es/DOCS/internet/histint/histint1.html ). También puede verse la evolución de Internet en The Computer Museum History (www.computerhistory.org/exhibits/internet_history/). 32 FERRI P., La rivoluzione digitale. Comunità, individuo e testo nell’era di Internet, Milano, Mimesis, 1999, 50.
  14. 14. Capítulo primero 14 de Suiza sobre el hipertexto, dieron origen a lo que hoy conocemos como World Wide Web (WWW). Otros desarrollos posteriores, como los sistemas de conexión (módems), de los programas específicos para navegar por la red (Netsacape o Explorer), o la aparición de programas más sencillos para la creación de páginas web, y las líneas telefónicas dedicadas, han hecho posible el crecimiento y la implantación de esta nueva tecnología. Con este rapidísimo recorrido por la historia del nacimiento y desarrollo de la Red, quiero poner de manifiesto cómo ese proyecto de origen militar se fue transformando en algo completamente diferente y dio origen a una nueva realidad. Lo que los científicos habían pensado como un sistema de comunicación entre ordenadores distribuidos en diversos lugares, sin un centro de control, para que cada uno pudiera enviar y recibir información independientemente -incluso en el caso de que alguno de los nodos estuviera inutilizado-, comenzó a ser utilizado para enviar mensajes de tipo personal entre los que participaban en el proyecto. Aparecen, así, los primeros tablones de anuncios BBS (Bulletin Board System). La Red que estaba naciendo, el embrión de lo que hoy conocemos como Internet, se presentaba como una posibilidad para nuevas formas de comunicación, se estaba transformando “de lugar de la comunicación a lugar de la comunidad”33 . Una vez puesta en marcha la tecnología, los usuarios se van apropiando de la misma y la utilizan para objetivos distintos de los que fue diseñada34 . Ya desde su inicio, en la configuración técnica que se quería dar a la nueva tecnología que se estaba creando, uno de los aspectos más importantes era la descentralización. Cada ordenador conectado debía ser centro y debía ser autónomo en la creación y gestión de la información. Al mismo tiempo se buscaba un tipo de arquitectura abierta para poder conectar diversas redes y que fueran independientes entre sí, que no hubiera una dependencia jerárquica y, conviene subrayarlo, una de las reglas clave en el desarrollo de esta nueva tecnología era que no existiera un control global sobre las operaciones35 . Obviamente no queremos hacer aquí un elenco de las características técnicas de Internet, pero sí es necesario darse cuenta de la filosofía que ha acompañado su desarrollo y que ha estado marcada por el deseo de compartir los avances y crear una comunidad de investigación que utilizaba esa misma nueva tecnología como medio que permite la relación y el intercambio entre sus usuarios. Y desde esa misma utilización 33 FERRI, La rivoluzione digitale, 53. 34 CASTELLS, La Galaxia Internet, 222. 35 Cf. LEINER B.- CERF V. - CLARK D., et al., A brief history of Internet, en www.isoc.org/internet/history/ .
  15. 15. Iglesia y medios de comunicación 15 fueron apareciendo y mejorándose aspectos que, tal vez al inicio, no se habían pensado como por ejemplo el correo electrónico (e-mail). Precisamente esa descentralización y la flexibilidad para adaptarse a diversas necesidades técnicas han convertido a Internet en un instrumento ideal como herramienta comunicativa. 1.2.2.- Características comunicativas de Internet Más allá del aspecto técnico, la Red se está convirtiendo en metáfora de nuestra época: “es un modelo de vida (...), el símbolo de nuevos modelos de organización de la actividad humana”36 donde adquiere capital importancia la interactividad, el descentramiento, la colaboración. Nuevos dispositivos, como los chats, grupos de noticias (newsgroups), etc, están convirtiendo la Red en un verdadero lugar social donde “se reúne una comunidad con sus ritos, sus prácticas comunicativas y sus relaciones afectivas”37 . Entre las características de esta nueva tecnología, y que señalan también las características de la nueva cultura, podemos destacar: 1.2.2.1.- La interactividad. En el contexto de la comunicación interpersonal, Tannenbaum define la interactividad como el grado de control que, sobre el proceso comunicativo, tienen los participantes y la posibilidad de intercambiar las funciones de emisor y receptor38 . Se puede hablar, así, de grados de interactividad, dependiendo de la capacidad de control sobre el discurso de los que participan en el acto comunicativo y, también, de la posibilidad de asumir diversos roles dentro del proceso. Así puede establecerse una escala desde la baja interactividad (ver un programa de televisión) hasta la alta interactividad que se produciría en una conversación con un amigo. Los medios de comunicación de masas presentan un bajo nivel de interactividad. Es cierto que se buscan formas para hacer participar a los receptores (lectores, televidentes) pero el control sobre la información es mínimo y mínima, también, la posibilidad de cambiar de papeles durante el proceso comunicativo. Precisamente con la incorporación de 36 CALVANI A. – ROTTA M., Comunicazione e apprendimento in Internet. Didattica costruttivistica in rete, Trento, Erickson, 1999, 18. 37 RIVOLTELLA P., Come Peter Pan. Educazione, media e tecnologie oggi, Santhià, Grafica Santhiatese, 1998, 25. 38 Cf. definición de interactividad de WILLIAMS F., RICE R., ROGERS E., Research methods and the new media, New York, Free Press, 1988, 10, en TANNENBAUM R., Theoretical foundations, 287.
  16. 16. Capítulo primero 16 Internet a los medios de comunicación tradicionales, está aumentando la posibilidad de interacción. Muchas emisoras de radio y televisión incluyen páginas web y durante la transmisión de algunos programas el público puede participar de diversas formas. En Internet también podemos encontrar diversos grados de interactividad. El medio, en sí mismo, permite unos grados de interactividad más elevados que los medios de comunicación de masas, pero también depende del creador de la página web, del tipo de relación que quiera establecer con el posible visitante y del modelo comunicativo que ponga en práctica. Un primer nivel de interactividad es la capacidad de elección, las posibilidades que se ofrecen en el sitio al usuario para navegar por él y la posibilidad de control sobre el flujo de la información39 . Este nivel, que podaríamos llamar de interactividad técnica, comprende las posibilidades que se ofrecen al internauta no sólo de recibir un tipo de información en un sitio web, sino establecer una relación con la institución, grupo individuo responsables de ese sitio. La tecnología informática ofrece muchas posibilidades para hacer participar al visitante de una página. En la mayor parte de las páginas se ofrece la posibilidad de contactar con los responsables a través de una dirección de correo electrónico para que el usuario envíe sugerencias o comentarios. También existe la posibilidad de inscribirse en una lista de correo para ser informados de novedades que aparecen en la página. Cada vez son más las páginas web que ofrecen documentos, imágenes, sonido para ser descargados por los usuarios. Muchos sitios, especialmente los periódicos, incluyen módulos para que los lectores valoren en importancia las noticias ofrecidas y construir, así, la primera página de los lectores. Otros sitios ofrecen la posibilidad de participar en encuestas sobre diversos argumentos y recoger, de esta forma, la opinión de los usuarios; una forma que permite una mayor interacción son los servicios de tablón de anuncios electrónicos BBS donde los usuarios colocan anuncios, mensajes, etc. Pero Internet permite un alto nivel de interactividad entre los diversos usuarios del mismo sitio gracias a programas como Chat, grupos de noticias, foros de discusión que ponen en relación a los usuarios alrededor de intereses comunes. En algunos de estos casos se puede hablar de verdadera comunicación interpersonal, un tipo de comunicación considerado como altamente interactivo. Además, el desarrollo tecnológico está propiciando nuevos periféricos que, añadidos al ordenador, permiten un contacto más directo con los otros interlocutores. Los ordenadores multimedia dotados de micrófono y 39 Cf. GANGIÁ, Teoria e pratica della comunicazione multimediale, 50-52.
  17. 17. Iglesia y medios de comunicación 17 webcam permiten hablar y ver al otro con el que se está conversando. En este caso, el nivel de interactividad es más alto pues se ve y se oye a la otra persona y están presentes elementos importantes de la comunicación no verbal como pueden ser los gestos, movimientos faciales, flexiones de la voz. Pero hasta aquí se ha señalado sólo una de las caras de la interactividad. La naturaleza de este nuevo medio permite un grado de interactividad diverso a como se ha considerado hasta ahora. La interactividad “no comprende sólo la posibilidad de elegir, sino también la posibilidad de crear”40 . Internet pone en relación a los individuos de una manera totalmente diversa a como se han relacionado antes a través de otros medios. Da la posibilidad no sólo de interactuar con los otros, sino de crear con los otros algo nuevo. Se puede esperar que, a medida que vaya creciendo el uso de Internet, los usuarios demanden una mayor interactividad también en relación con los sitios web referidos a la religión y a la Iglesia. Así lo pone de manifiesto el documento sobre La Iglesia e Internet41 . Esta mayor interactividad, se señala en dicho documento, debe favorecer la comunicación en ambas direcciones; esto es, entre emisor y receptor. 1.2.2.2.- Deslocalización-Nomadismo Una de las consecuencias de la aparición de los medios de comunicación es que han ido modificando la idea de espacio de cada época. Antes de la aparición de la imprenta, para acceder a la información era casi imprescindible compartir el mismo espacio físico o moverse hacia donde estaba la fuente de información. De hecho comunicación era sinónimo de viajar, de pasar de un lugar a otro42 . El lugar físico condicionaba el tipo de información que recibían las personas y el tipo de relaciones que podían establecer. Con la aparición de los medios electrónicos esta situación cambia y permiten una accesibilidad mayor a ambientes lejanos de donde está físicamente el individuo. Con el teléfono o la televisión, podemos establecer relaciones con personas o situaciones que están lejos de nosotros. Estos nuevos medios sirven para “transportar experiencias e informaciones a cualquier lugar y de cualquier lugar”43 . Este proceso de separación entre le lugar físico donde se encuentra la persona, y el lugar social donde realiza su experiencia de encuentro con los otros, alcanza un nivel hasta ahora desconocido con el uso de Internet. 40 BERNERS-LEE, L’Architettura del nuovo web, 148. 41 Cf. PONTIFICIO CONSEJO PARA LAS COMUNICACIONES SOCIALES, La Iglesia e Internet, n 6. 42 Cf. MEYROWITZ, Oltre il senso del luogo, 190. 43 MEYROWITZ, Oltre il senso del luogo, 195.
  18. 18. Capítulo primero 18 La Red no está en ningún sitio en concreto, “el ciberespacio es desterritorializante por naturaleza”44 . Cada ordenador enlazado con un módem o una línea especializada a un servidor es el lugar de la Red. Se puede acceder a la red desde cualquier sitio y esto permite, además, la supresión de las fronteras. Los internautas visitan páginas situadas en cualquier parte del mundo y se establecen contactos con personas de cualquier país. Esta característica de la Red permite a los usuarios crear lugares sociales de encuentro lejos del lugar físico donde están y entrar en contacto con realidades y experiencias lejanas que sería difícil conocer por otros medios. La presencia física en un país, se transforma en presencia virtual a través del ordenador. Internet da la posibilidad a los usuarios de compartir experiencias vitales, opiniones ante situaciones sociales o culturales, más allá de su entorno inmediato. La presencia física no es lo más importante para participar de otras visiones del mundo, de la sociedad; lo más importante es la posibilidad de establecer esos contactos. Sin embargo el idioma supone una barrera para estos intercambios. Por ahora se da un predominio del inglés en la Red y esto favorece el predominio cultural anglosajón45 . Hay que tener en cuenta que el mayor número de internautas es angloparlante y que es mayor la vitalidad y la creación de sitios webs en el área anglófona. En Norteamérica nació Internet y allí se está implantando de forma más rápida que en otros lugares. Esto ha convertido al inglés en una especie de lengua franca que puede verse como un obstáculo para quien no lo habla, pero también como una posibilidad de comunicación con un número mayor de personas46 si se domina. El uso del inglés se ha extendido “como el latín eclesiástico como lengua internacional de la cultura de las élites políticas, económicas y religiosas”47 . Por otra parte, es posible encontrar documentos, foros de discusión, sitios webs en multitud de lenguas. Cada vez es más común, además, encontrar versiones en diversas lenguas de las mismas páginas. Esta características de la deslocalización permite al internauta estar en varios sitios a la vez: el lugar físico desde donde se conecta, su mundo próximo, y los otros espacios a los que accede mediante su ordenador, y que están representados por las páginas que visita o las personas con las que contacta. Se favorece, así, una de las características de la cultura de nuestro tiempo, el nomadismo, que no es sólo la posibilidad de moverse de un lugar a 44 LÉVY, Cibercultura, 202. 45 Se habla de un uso del Inglés en un 90% en Internet, aunque este porcentaje no se corresponde con el uso en el mundo real, cf. ALONSO A. – ARZOZ I., La nueva Ciudad de Dios. Un juego cibercultural sobre el tecno-hermetismo, Madrid, Siruela, 2002, 105. 46 Cf. LÉVY, Cibercultura, 241. 47 ALONSO – ARZOZ, La nueva Ciudad de Dios, 106.
  19. 19. Iglesia y medios de comunicación 19 otro, sino “atravesar universos de problemas, mundos vividos, paisajes de sentido”48 . La Red permite poder andar de un universo a otro, de una experiencia a otra. Transferirse, de forma rápida y a golpe de clic, de un ámbito del saber a otro; de lugares de conocimiento, a lugares donde jugar con otros. Para una comunidad global como la Iglesia, esta posibilidad técnica puede favorecer el intercambio de experiencias, recursos e información entre las diversas comunidades. Se abre la posibilidad de establecer relaciones con creyentes situados lejos del lugar donde el usuario se conecta, alargando el sentido de comunidad y haciendo más patente el sentido católico, universal, de la fe. Y no sólo de forma individual, entre cristianos que se conocen por casualidad y que pueden seguir manteniendo una relación virtual, sino entre comunidades que, porqué no, eligen este medio para mantenerse en contacto. Por otra parte, esta característica reformula el sentido de comunidad de referencia que posee el cristiano que, al mismo tiempo, es cibercreyente. En este sentido se pueden crear comunidades de fe que van más allá de las divisiones administrativas de parroquias o, diócesis49 . Los fieles establecen lazos con creyentes o comunidades que están lejos de la suya y con ellas puede mantener una relación estrecha. Es el caso de la diócesis de Partenia del obispo Galliot (www.partenia.org): sin entrar en el problema de sus disputas con el Vaticano, ha establecido una diócesis activa en la Red que sirve de lugar de encuentro para muchos creyentes de distintos países. El lugar, no es problema para participar –en la medida en que lo permite Internet- en esa diócesis. 1.2.2.3.- Descentralización. Una de las características que señalé más arriba hablando del origen de Internet, era que sus creadores querían que no hubiese un solo centro, sino distribuir la red dando la posibilidad a cada ordenador conectado de convertirse en centro, de no depender unos de otros para su funcionamiento. Con el crecimiento de Internet y la progresiva instalación de nodos y servidores, se ha favorecido la estructura no jerárquica, descentralizada, de la Red. Esto quiere decir que desde cada ordenador, con las aplicaciones informáticas apropiadas, puede accederse a la red y enviar información a la misma. Cada uno es independiente y 48 LÉVY P., L’intelligenza collettiva. Per un’antropologia del cyberspazio, Milano, Feltrinelli, 1996, 17. 49 Cf. el testimonio del obispo Jacques Gaillot citado en JANS J., E-vangelization. A theological reflection on the relation between the internet and Christian faith, en «Bulletin ET» 13 (2002) 62.
  20. 20. Capítulo primero 20 autónomo respecto a los otros; el usuario, desde su ordenador, accede a los servicios en cualquier momento y es él el que determina los contenidos que quiere colocar en la Red y las formas para hacerlo. La autonomía técnica permite una mayor autonomía personal a la hora de exteriorizar sus ideas y creencias. Esta característica de no-jerarquización es una de las ideas importantes del pensamiento postmoderno que se contrapone a la idea de centralidad presente en la modernidad. Para Gianni Vattimo50 el modelo de la Red sirve para explicar una de las críticas de la filosofía postmoderna al pensamiento de la modernidad, especialmente en la concepción de la tecnología. La modernidad, dice Vattimo, se puede pensar como la época del motor tanto en el ámbito técnico (los viajes, economía fundada sobre la mecánica), como en el filosófico sobre la idea de un centro que moviliza la periferia (y normalmente una visión eurocéntrica). Con el pensamiento postmoderno, anuncia el autor italiano, se ha disuelto el modelo central e Internet puede ser una concreción tecnológica de esa idea filosófica. Base de este modelo es la falta de existencia de un centro en la Red, y la posibilidad de la reciprocidad en la comunicación: cada ordenador puede convertirse en emisor de información, no necesita de una instancia superior de la cual recibir autorización. Esta descentralización, además, viene favorecida por la peculiaridad técnica de la Red y es mucho más evidente que con los otros medios de comunicación. Técnica y económicamente los otros medios electrónicos requieren estructuras organizadas más potentes y centralizadas dado el alto coste de las inversiones y la preparación de personal especializado. La presencia en Internet, en cambio, está al alcance de cualquiera y son mínimas las competencias y los requisitos técnicos que exige, incluso los menos pudientes pueden llevar adelante proyectos en este terreno51 . Como señala De Kerckhove, se da la posibilidad a la cultura local, particular, de estar presente en la arena planetaria, de convertirse en global52 ; posibilidad que los medios de masas, de tipo broadcast. Para las instituciones fuertemente centralizadas y jerarquizadas, esta característica supone un importante reto. En el ámbito empresarial y comercial se están imponiendo nuevas formas de trabajo en red. Las instituciones fuertemente centralizadas y jerarquizadas que quieren estar presentes en la Red, tienen que realizar un mayor esfuerzo 50 Cf. VATTIMO G., È una rete senza centro ma ci dà un premio: la libertà, en «Telèma» (1997) 8. 51 Cf. MORETTO U., Il Papa, il cyberspazio e la spiritualità in Rete, en www.mediamente.rai.it/mmold/ home/bibliote/intervis/m/moretto.htm 52 Cf. DE KERCKHOVE D., Nel web l’individuo e la massa non si oppongono più, convivono, en «Teléma» (1999) 17-18 www.fub.it/telema/TELEMA18/Telema18.html.
  21. 21. Iglesia y medios de comunicación 21 para asumir estas categorías de comunicación y de trabajo. Hay unas nuevas maneras de entender la relación entre el centro y la periferia. La Iglesia e instituciones eclesiales, al hacerse presentes en la Red, deberán adaptarse y armonizar una estructura jerárquica bien definida, con una ausencia de jerarquías propia de un medio que se organiza “más por vías laterales que [por vías] verticales”53 . Teniendo en cuenta, además, que las relaciones que se establecen entre los fieles, dentro de la Red, son completamente espontáneas, van en todas direcciones, y cobra mayor importancia la palabra de cada uno (sea este uno un individuo o un grupo). 1.2.2.4.- Pluralidad La ausencia de un centro regulador, también, se traduce en una mayor libertad de todos aquellos que quieren estar presentes en la Red. Se hace de la libertad de expresión una bandera que aparece como el sello distintivo de la Red. Libertad que se traduce en pluralidad, esto es, en la posibilidad para cualquiera de insertar cualquier tipo de información sin tener que esperar la autorización de ninguna institución. Esta característica de Internet da la posibilidad, especialmente a individuos y grupos minoritarios, de acceder a un potente medio de comunicación para hacer oír su voz y presentar sus ideas. En teoría, esos grupos o individuos tendrían la misma audiencia que, por ejemplo, la página institucional del Vaticano. En sí mismo este aspecto es positivo, pero también tiene sus riesgos. Uno de ellos, y que conviene señalar aunque aquí no tratemos este argumento, es el desarrollo de lo que Armand Matterlat define como los lugares de sombra, los anti-mundos54 , aquellos grupos o personas que utilizan las posibilidades técnicas de la Red para la comisión de delitos (blanqueo de dinero, trata de inmigrantes, redes mafiosas, etc.). Los gobiernos deberán establecer legislaciones apropiadas para evitar esos abusos55 . Otro aspecto que debe tenerse en cuenta es que en la Red conviven todo tipo de mensajes y debe ser el usuario quien sepa valorar la importancia y peso de las ideas y mensajes propuestos. Entre las páginas web hay de todo, y entre las dedicadas a la religión, obviamente, también. Algunas veces resulta difícil, incluso, distinguir la denominación cristiana a la que se pertenece. Mientras que es fácil reconocer la autoría de las páginas 53 MERLINI, Pescatori di anime. Nuovi culti e Internet, Roma, Avverbi, 1998, 82. 54 Cf. MATTELART A., La comunicazione globale, Roma, Editori Riuniti, 1998, 117-119. 55 Precisamente contra estas prácticas delictivas se están moviendo algunos grupos católicos para denunciar esos sitios web, especialmente los dedicados a pedofilia y la pornografía infantil.
  22. 22. Capítulo primero 22 institucionales de Conferencias Episcopales, congregaciones o movimientos oficiales, etc, no lo es tanto en las individuales o de grupos. Estas últimas suelen aparecer como páginas de grupos cristianos. Pero el nombre “cristiano” incluye credos diversos o distintas corrientes de pensamiento, y conviene saber a quién se refieren para entender mejor el contenido que se ofrece. La mayor parte de los sitos suelen incluir una página, normalmente bajo el título Quienes somos, que explica quién está detrás de ese sitio y las ideas que mueven a realizarlo. Hay que constatar que, precisamente las páginas de instituciones y grupos católicos, son de las más claras y respetuosas a este respecto. Otro de los riesgos de esta pluralidad, apuntado por De Kerchove56 , es la aparición de tendencias cismáticas dentro de la Iglesia al tener los individuos la posibilidad de conectarse globalmente y presentar sus opiniones a todo el posible visitante. La pluralidad es positiva en sí misma, siempre “que tenga en cuenta el bien de la comunidad”57 y debe favorecerse. Me parece excesivo hablar de tendencias cismáticas, aunque sí habrá más facilidad para que corrientes diversas de pensamiento dentro de la iglesia se den a conocer y agrupen a más seguidores. Esta diversidad de voces, y la facilidad de su difusión a escala global, puede provocar conflictos con la jerarquía. 1.2.2.5.- Hipertextualidad-Navegación Me refiero, con esta característica, a la forma como funciona Internet y que para describirla se usa la imagen de la navegación. Internet es un gigantesco hipertexto donde es posible ir de una página a otra, de un sitio a otro, a través de los enlaces (link). No hay un camino establecido, sino que el internauta se mueve, mejor, navega, según lo que en cada momento le interese. Quien realiza una página web sabe que su página es una plataforma hacia otras páginas de temas relacionados por los enlaces que haya colocado. También sabe que algunos navegantes llegarán a ella buscándola ex profeso, pero que muchos llegarán a puerto por casualidad, provenientes de otras páginas que, tal vez, han colocado un enlace hacia la nuestra. Quien usa Internet va pasando de un sitio a otro, de una página a otra. Salvo los casos en que el usuario va buscando un tipo de información concreta, la navegación se va construyendo en el mismo momento en el que se está realizando, a veces 56 Cf. De KERCHOVE D., La Parola on-line: e-vangelizzazione, en UCS-SICE, eds., Chiesa in Rete. Atti del convegno di Assisi 9-11 marzo 2000, Roma, Segreteria Generale CEI, 2000, 19. 57 PONTIFICIO CONSEJO PARA LAS COMUNICACIONES SOCIALES, Ética en las Comunicaciones sociales, Città del Vaticano, Libreria Editrice Vaticana, 2000, n 26.
  23. 23. Iglesia y medios de comunicación 23 sin un rumbo fijo, sino que se procede por curiosidad, por aquello que, en ese momento, llama la atención. Lo que atrae al internauta puede responder a necesidades de ese momento, a experiencias recientes que haya tenido y que de alguna forma se enlazan con alguna idea o tema que aparece en una página en ese momento. Se establece un dialogo de intereses, un diálogo silencioso e interno, entre el usuario y las páginas que está visitando. En la medida en que este va encontrando, en los sitios web, reclamos interesantes que responden a lo que va buscando, los va siguiendo. La navegación le puede llevar a través de páginas de grupos diversos siguiendo el rastro al argumento que, en ese momento, ocupa su atención. En esas páginas, obviamente, descubrirá ideas similares u opuestas entre ellas. Se puede decir que lo que va uniendo y dando sentido a la información dispersa es el interés del usuario. Dependerá de la formación del individuo la mayor o menor capacidad para insertar las diversas ideas en una visión coherente. La confrontación con ideas diversas o dispares no sólo se produce en lo referido a la adquisición de conocimientos o información sobre cualquier tema relativo a la fe, o a la Biblia, o documentos de la Iglesia, por citar algunos ejemplos, también cuando se trate de la búsqueda de experiencias religiosas. El hecho de poder ir saltando de un sitio a otro permite al navegante de Internet ir construyendo su propio camino espiritual según lo que en ese momento esté viviendo. La navegación por enlaces, la hipertextualidad, va llevando al usuario de un sitio a otro, siguiendo la lógica de lo que el individuo necesita en ese momento. Se realiza, así, una nueva forma de experiencia religiosa de carácter fragmentaria, que no está condicionada por las normas de la comunidad religiosa a la que pertenece la persona, sino que es abierta y flexible. Este tipo de flexibilidad es facilitado por la característica técnica de la Red y hace que se pueda hablar, en el ámbito religioso, de una nueva forma de peregrinación digital58 . Este mismo recorrido, que se hace una vez, es difícil que se repita, de igual forma, en otra ocasión. Las características señaladas en este apartado, están haciendo que se modifique la forma de entender la comunicación entre las personas que navegan por la Red. Y, como se ha ido anotando, trae consecuencias para los creyentes y para las instituciones eclesiales. Porque, dando un paso más, no estamos sólo ante unos nuevos instrumentos de 58 Cf. DOMANIN I. – PORRO S., Il web sia con voi, Milano, Mondadori, 2001, 80.
  24. 24. Capítulo primero 24 comunicación. Sino que, y esta es una novedad sustancial, se está creando un nuevo entorno de socialización, un contexto inédito en el que predicar el evangelio. A este hábitat nos referimos cuando hablamos del ciberespacio. 1.2.3.- El ciberespacio: El sexto continente Internet, acabo de señalar, no sólo es un medio de comunicación, una tecnología de conexión, sino que está creando un nuevo espacio social, un nuevo territorio. Y esto no lo habían hecho los medios anteriores. Se puede decir que se ha descubierto un nuevo continente, el sexto continente. Un territorio que se está poblando de nuevos habitantes. Cualquier dispositivo electrónico (ordenador, teléfono móvil, agenda personal) con posibilidad de conectarse a la Red se ha convertido en una puerta de entrada al nuevo mundo. Cada vez es más fácil acceder a este espacio digital y, cada vez, son más los que transitan por este nuevo continente. Las fronteras de este territorio son difusas y se ensanchan cada vez más. El crecimiento del ciberespacio se está verificando, a mi modo de ver, en dos dimensiones: en una dimensión horizontal, en extensión, que supone la presencia de un número mayor de personas. Crece el número de pobladores de este territorio digital y cada vez dedican más tiempo a viajar por él. Pero también crece el ciberespacio en una dimensión vertical, en profundidad, pues cada vez son más los servicios que pueden realizarse en el ciberespacio, más la cantidad de información que circula por sus redes, y más las relaciones que se establecen entre sus habitantes. El término ciberespacio aparecía en la novela Neuromancer de William Gibson (1984) donde el autor acuñaba esta expresión. Allí se refería a un espacio no real sino nocional, una gran alucinación colectiva generada por potentes ordenadores que interactuaban con los seres humanos. Hoy se emplea el término para referirse al “ambiente telemático en el que se expresa una representación virtual de la humanidad, con sus aspectos socio-culturales”59 ; es decir, que utilizando la red de conexiones ofrecida por 59 GIOVENALI A., Dizionario dei nuovi media. Dalle nuove tecnologie multimediali a Internet, Lupetti, Milano, 1997, p. 28. Gattiker ofrece otra definición: “It is a powerful, collective, mnemonic technology offering a computer-generated, interactive, virtual environment of cyberspace. With its virtual environments and simulated worlds, cyberspace is a metaphysical laboratory, thereby providing people with a tool for examining our very sense of reality and the world we live in”, GATTIKER U., The Internet as a diverse community. Cultural, organizational, and political issues, London, Lawrence Erlbaum, 2001, 12. También puede verse un elenco de 10 definiciones de ciberespacio en BENEDIKT M., Cyberspace. First steps, en BELL D. - KENNEDY B., eds., The cybercultures reader, London, Routledge, 2000, 29-43.
  25. 25. Iglesia y medios de comunicación 25 Internet se puede crear un universo paralelo, donde realizar muchas de las prácticas sociales y culturales de nuestra vida diaria. Así en el ciberespacio, conectándose con un ordenador, es posible mantener relaciones con otros usuarios, pueden realizarse negocios, recoger información sobre los más variados aspectos, visitar instituciones culturales, compartir recursos e intereses con otros. Especialmente me interesa señalar que este continente es “el nuevo ambiente de comunicación emergente”60 que va más allá de la infraestructura técnica y material que lo forma. Las posibilidades técnicas de Internet están favoreciendo ese movimiento de prácticas sociales, culturales, de servicios y negocios del mundo físico al digital. Y, entre las posibilidades novedosas de la nueva tecnología, está la de permitir la comunicación a través del ordenador (CMC). Las redes de conexión telemática están permitiendo la creación de otras redes sociales que los pobladores del sexto continente utilizan para relacionarse y encontrarse. Todas las actividades de nuestro mundo, desde la política a la economía, pasando por la cultura o la enseñanza, están siendo influenciadas por el mundo digital. También la religión. En el mensaje para la jornada de las comunicaciones sociales de 2002, Juan Pablo II compara el ciberespacio con el antiguo Foro romano61 . El Foro era la plaza pública. Centro no sólo de Roma sino de todo el Imperio. Allí se comerciaba, se hacía política, se encontraban los ciudadanos romanos y se acudía a los templos. En el Foro se intercambiaban ideas, se creaba cultura y se dirigía la marcha del mundo. El ciberespacio es el nuevo Foro. Esta nueva plaza pública tiene, además, la pretensión de ser planetaria, de dar la posibilidad a cualquiera para estar presente en ella. La Red se está convirtiendo en las modernas calzadas romanas62 por donde discurre la cultura, la economía, la religión. La Iglesia de los primeros siglos utilizó la red de calzadas del Imperio Romano para extender el mensaje del Evangelio. Hoy no puede quedarse al margen de las nuevas vías de comunicación. El ciberespacio nace con el desarrollo de una tecnología. Las características de dicha tecnología, que se han ido señalando en este capítulo, influyen en los usuarios y en los contenidos que están en contacto con la misma. Por otra parte, la maleabilidad de 60 LÉVY, Cybercultura, 21. 61 JUAN PABLO II, Internet: un nuevo foro par la proclamación del Evangelio. Mensaje para la XXXVI Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, Madrid, EDICEP, 2002, 2. 62 Cf. CAREAGA A., eMinistry. Connecting with the Net Generation, Grand Rapid, Kregel, 2001, 15.
  26. 26. Capítulo primero 26 Internet permite usos que van más allá de lo que pensaron sus creadores. Especialmente evidente es esto con el fenómeno religioso, que cada vez está más presente en la Red. No deja de ser notable el aumento de páginas y sitios web sobre temática religiosa y el uso que de Internet hacen los diversos grupos de creyentes. Como en el Foro romano, también en el ciberespacio se erigen templos y se ofrecen prácticas religiosas a sus habitantes. Como los cristianos del primer siglo, hoy también la Iglesia debe seguir realizando su tarea evangelizadora en ese ambiente. Como en épocas anteriores -se ha expuesto en la primera parte de este capítulo- hoy la Iglesia quiere utilizar el nuevo medio de comunicación para que a todos llegue el mensaje de Jesús. Conviene ahora -en el segundo capítulo- asomarse al sexto continente para comprobar si en el ciberespacio está presente lo religioso y ver qué tipos de religiones se están formando en el nuevo territorio. Ver, también, cómo están utilizando los cristianos esta nueva tecnología y cuáles son los retos que plantea esta realidad tanto a las instituciones o grupos eclesiales como a los creyentes particulares. Si la evangelización es la tarea principal de la Iglesia, ¿cómo ser misioneros del sexto continente?
  27. 27. 2.- EL FENÓMENO RELIGIOSO EN INTERNET LOS MONJES BUDISTAS DE ITHACA, Nueva York, consagraron el ciberespacio el 8 de febrero de 1996 mediante un ritual tántrico; querían crear, así, “un espacio sagrado donde lo divino estuviera presente”63 . En un despacho de la agencia Vidimus Dominum del 4 de mayo de 2001 se informaba del éxito que había tenido la retransmisión de la misa en memoria del Padre Pío a través de Internet. Los capuchinos del monasterio de San Giovanni Rotondo quedaron sorprendidos al ver que el servidor se bloqueaba ante las numerosas peticiones para presenciar la misa que era retransmitida en directo desde el sito web del monasterio. Estamos ante un proceso de traslación de las realidades del mundo físico64 al mundo digital. La religión es una de esas realidades que están moviéndose hacia el nuevo territorio. Instituciones, grupos, movimientos, credos e iglesias tradicionales se esfuerzan por tener una presencia significativa en el ciberespacio. Grupos grandes o minoritarios se han lanzado a la conquista del sexto continente. Se han dado cuenta del potencial de esta nueva tecnología y se están sirviendo de ella. Tal vez no sean conscientes de los cambios que este movimiento hacia lo digital pueda provocar en sus credos, en sus prácticas y en el tipo de relación entre sus fieles. Pero Internet no sólo está siendo utilizada por las religiones ya existentes, las que ya disponían de fieles y de templos en el mundo físico. Es que están surgiendo otras religiones y se están desarrollando prácticas religiosas nuevas que nacen en el ciberespacio 63 BAUWENS M., Spirituality and technology. Exploring the relationship, en «First Monday» 5 (1996) , www.fisrtmonday.dk/issues/issue5/bauwens/index.html. 64 La primera idea era escribir “mundo real” en lugar de “físico” para oponerlo al digital. Pero podría quedar la idea de que lo real es lo que está en esta parte del mundo, y que lo que se encuentra en el mundo digital no es real. Pero esto no es así. Aunque con otro tipo de realidad, lo que acontece en el ciberespacio también es real, existe.
  28. 28. El fenómeno religioso en Internet 28 y sólo allí se expresan. Son las ciber-religiones. Para sus adeptos Internet se ha convertido en el lugar “de una búsqueda espiritual y una incubadora de nuevas formas de religiosidad”65 . Algunos de estos grupos provienen de tradiciones preexistentes en la antigüedad, y que se habían casi extinguido a lo largo de la historia: puede ser el caso de grupos gnósticos (www.gnostic.org), zoroastrismo (www.zoroastrian.net), o el movimiento neopagano (www.spiritonline.com)66 . El pueblo de Internet también tiene su fe y busca nuevos espacios para encontrarse con lo sagrado. Algún autor llega a afirmar que “usar el ordenador para realizar actividades religiosas online (...) llegará a ser la forma más importante de religiosidad y de experiencia religiosa durante este siglo”67 . No es fácil prever el futuro y el comportamiento de los usuarios de la Red, pero si los caminos del Señor son infinitos, ¿andará también por las autopistas de la información? 2.1.- La religión online Una tecnología de la comunicación creada originariamente con fines militares, que después comienzan a utilizar los científicos en la universidad, que sirve de soporte a nuevas prácticas comerciales, se convierte, también, en la casa de numerosos grupos religiosos68 . El pueblo de Internet está utilizando la Red para “buscar o crear experiencias espirituales”69 y va creciendo la presencia de lo religioso “a medida que el internauta medio va correspondiendo con la gente común”70 . Llama la atención el gran número de páginas dedicadas a la religión presentes en Internet. Mirando la categoría religión-prácticas y fe en un motor de búsqueda encontramos nada menos que 46.560 sitios web71 dedicados a todo tipo de religiones, desde las religiones tradicionales (Cristianismo, Judaísmo, Islamismo...) hasta las nuevas religiones, como el Digitalismo72 , pasando por movimientos como Sufismo, Cienciología, 65 MERLINI, Pescatori di anime, 13. 66 He citado estos tres aunque la lista sería mucho más amplia. Aunque sólo he incluido una dirección de Internet, se cuenta por decenas las páginas de estas comunidades. La página citada suele ser una de las que aparecen como más oficiales del movimiento. 67 BRASHER, Give me that online religion, 19. 68 Cf. BRASHER, Give me that online religion, 10. 69 BRASHER, Give me that online religion, 10. 70 MERLINI, Pescatori di anime, 12. 71 Datos obtenidos en Yahoo.com el 25-06-02 y para el ámbito inglés. 72 “... pseudo-religión basada en el culto previo a la tecno-ciencia (...). El propósito de esta nueva religión es la producción de una realidad paralela o ilusoria como trasunto del cielo a través de diferentes tecnologías y cibertecnologías que van desde la televisión a la biotecnología y, especialmente, de la informática y de Internet (...). La religión digitalista se ha convertido en la religión oficial del Ciberimperio, una especie de
  29. 29. Capítulo Segundo 29 neopaganismo, etc. En la misma categoría podemos encontrar, clasificadas en grupos, páginas dedicadas al satanismo, al vudú o la santería, al paganismo. Sectas y movimientos alternativos colocan sus páginas en Internet. Algunas de ellas son sitios web dedicados al estudio de esos movimientos, pero la mayoría están creados por miembros de los diversos grupos para darse a conocer y hacer proselitismo. Los pobladores del ciberespacio llevan consigo, al nuevo territorio, la religión que profesan en su lugar de origen. Como los descubridores en otros tiempos, los nuevos habitantes trasladan a la Red sus creencias. La Iglesia y las instituciones eclesiales, por ejemplo, se han dado cuenta de la fuerza de este nuevo medio73 y están utilizándolo de forma cada vez más amplia. Tienen experiencia en el uso de los anteriores medios de comunicación para fines evangelizadores74 y ven interesantes posibilidades en el uso de la nueva tecnología. Entraría dentro de lo previsible que las religiones tradicionales aprovecharan los recursos del nuevo medio. Lo que tal vez no era de esperar es que surgieran nuevos credos al desarrollarse el uso de la Red. La evolución del ciberespacio y la apropiación de la nueva tecnología por parte de los usuarios ha dado origen a nuevas formas de pensamiento y de expresión de lo religioso. Puede pensarse, también, que ha sido la Red la que ha servido de catalizador de ideas y creencias que existían previamente y que aquí han encontrado una forma de organizarse y de expresarse. Es interesante, en este sentido, el testimonio del creador del web que profesa la religión Universalista unitaria. Tim Berners-Lee reconoce la estrecha relación entre ese credo, mejor conjunto de credos, e Internet y cómo a él “que adoraba la apertura y la diversidad de Internet, la iglesia unitaria venía como anillo al dedo”75 . Las características de flexibilidad, apertura, falta de jerarquía, conectividad, son apreciadas por los nuevos movimientos religiosos (digitalismo, neopaganismo...) y permiten que estos movimientos se desarrollen más. A modo de resumen, puede decirse que religión cívica compartida que presenta no obstante múltiples manifestaciones de carácter sincrético”. ALONSO – ARZOZ, La Nueva ciudad de Dios, 100. Puede visitarse la página oficial en http://digitalism.8m.com/. 73 Muestra de este creciente interés y preocupación, conviene señalar los dos últimos documentos del Pontificio Consejo para las Comunicaciones sociales sobre Internet, además del discurso de Juan Pablo II para la jornada de las comunicaciones sociales del 2002. Además se van realizando congresos (Asis, 2000; Laterano, 2001; Madrid 2002) organizados por diversas Conferencias Episcopales para analizar la relación entre la Iglesia e Internet.. Son una toma de posición clara y favorable hacia esta nueva tecnología. 74 Recuérdese, en el campo católico, la atención a los medios de comunicación especialmente desde la Inter Mirifica. En el capítulo primero se ha tratado esta relación entre Iglesia y medios de comunicación. 75 BERNERS-LEE, L’Architettura del nuovo web,180. Más información sobre esta iglesia puede encontrarse en la página oficial en www.uua.org/main.html y en Español en http://uuhispano.tripod.com/.
  30. 30. El fenómeno religioso en Internet 30 Internet es masivamente utilizado para poner en comunicación a los miembros [de los respectivos] movimientos religiosos, dirimir las disputas doctrinales, activar conversaciones corazón a corazón, reclutar nuevos adeptos, cuidarse de los fieles, recoger donativos y financiación, vender libros y panfletos solicitando información. Además, online se lanzan campañas por la libertad de culto, movilizaciones civiles, movimientos de lobby76 . Un compendio de todo lo que se puede realizar a través de Internet con fines religiosos. La mayor parte de las actividades que los grupos religiosos realizan en el mundo físico, pueden ser continuadas en el ciberespacio. Muchas de estas actividades se refieren a la organización, distribución de información, mantener contactos entre los fieles o hacer proselitismo. Pero, ¿y otras actividades específicas del ambiente religioso como la liturgia y el encuentro con la divinidad? 2.1.1.- Internet, espacio para lo sagrado Los sitios web cumplen, de forma mayoritaria, con dos funciones. Por una parte ofrecen informaciones del grupo religioso, explican sus creencias y su historia a todos aquellos que puedan estar interesados y, por otra, sirven de punto de encuentro para los creyentes de ese credo a los que ofrecen materiales, formación, noticias sobre actividades, etc. Junto a estos sitios van apareciendo otros que se proponen además como lugares para experimentar lo sagrado o ponerse en contacto con la divinidad particular de cada grupo. Además de la Red como medio de comunicación, se está utilizando la Red como lugar de experiencia de lo religioso. Esta “trasposición de lo numinoso en la tecnología”77 es fácilmente verificable en las religiones de nuevo cuño, las que se han creado y potenciado a través de la Red. Por ejemplo, los cultos neopaganos-tecnopaganos utilizan el ordenador “como lugar sagrado donde oficiar ceremonias online [pues], el ordenador se convierte en un altar y el módem en médium para entrar en el ciberespacio de la espiritualidad y de la magia”78 . Lo que se está haciendo, en estos casos, es utilizar el nuevo medio para realizar prácticas espirituales 76 MERLINI, Pescatori di anime, 15. 77 ALONSO – ARZOZ, La Nueva Ciudad de Dios, 97. 78 MERLINI, Pescatori di anime, 35. Pueden encontrar se rituales y templos para ponerse en contacto con la diosa Madre y una amplia lista de recursos de esta religión en www.webcom.com/~donh/p.html, en español es posible visitar www.puertasdebabel.com/wicca. Uno de los gurús del tecnopaganismo es Mark Pesce que en su página web ofrece un ritual para sacralizar Internet y el ciberespacio: www.hyperreal.org/~mpesce/samhain.
  31. 31. Capítulo Segundo 31 y mágicas. En el caso de las religiones de nuevo cuño, con el convencimiento de que el ciberespacio posee ciertos poderes mágicos y destacando la posibilidad que ofrece para unir las mentes de los usuarios. Se mira el ordenador como una herramienta con poderes mágicos79 , lo mismo que se usan velas, copas, cristales... Para otros grupos religiosos, el ordenador sirve como vehículo para llegar a la iluminación que proviene de la divinidad y como medio para transmitir los saberes de los respectivos gurús. Es el caso de las numerosas páginas dedicadas a la meditación trascendental de raíz hinduista80 . Hay grupos muy activos que ven la Red como un nuevo espacio que debe ser ritualizado, un nuevo ambiente donde crear espacios sagrados donde “las fuerzas divinas estén presentes”81 . La consagración del ciberespacio de los monjes budistas de Ithaca, mencionada al inicio de este capítulo, meditaciones colectivas o momentos de oración, etc., son iniciativas que pueden incluirse en esta dirección y que proponen un uso de Internet para las prácticas espirituales. Como base a todas ellas está la consideración de la posibilidad de unir a los creyentes a través de esta tecnología82 que puede servir para su crecimiento personal y espiritual. También los católicos ven una posibilidad en Internet para prácticas espirituales. Hay algunas páginas que ofrecen oraciones, meditaciones acompañadas de música que invitan a la reflexión y la interiorización. Se están propagando vía e-mail sencillas presentaciones en PowerPoint que ofrecen pensamientos para el día, reflexiones, etc. También hay páginas que permiten seguir en directo la liturgia de las Horas y rezar con otros creyentes. Incluso hay sitios web que ofrecen la Exposición del Santísimo a través de webcam83 . Todas estas iniciativas podríamos incluirlas en ese deseo de fomentar la espiritualidad a través de la Red. Se trata, en estos casos, de devociones particulares que encuentran su expresión también en el ciberespacio. Si un icono puede servir como acicate 79 En el sitio web www.fused.com/trap14/intro.htm hay una abundante explicación sobre el uso del ordenador en esta perspectiva. 80 Por ejemplo se puede visitar el centro de Yoga Sirvananda en www.sivananda.org, donde además existe una curiosa categoría de “spiritual utilities”. 81 BAUWEN, Spirituality and technology. El autor pone de relieve cómo algunos piensan que en el ciberespacio hay fuerzas negativas, patógenas, y para contrarrestarlas hay que crear estos espacios sagrados, positivos. 82 Algunos rituales para realizar a través de la Red, con el fin de sacralizar el espacio que se va a utilizar en los encuentros con otros miembros pueden encontrarse en www.fused.com/trap14/archive/cyb.txt o en www.fused.com/trap14/archive/painlog.txt 83 Esta es la finalidad de la página de los Monjes de la adoración en www.monksofadoration.org/chapel.html de Venice en Florida. Estos monjes agustinos contemplativos ofrecen una amplia listas de servicios a los internautas. Seguir las oraciones del monasterio, participar en la adoración en su capilla, etc. Tienen una webcam en la capilla del monasterio y cada minuto se actualiza la imagen del Sagrario.
  32. 32. El fenómeno religioso en Internet 32 para la meditación, por qué no puede hacerlo una imagen en la pantalla del ordenador. Nos encontraríamos aquí con el uso que ya se hace de otros medios de comunicación para la retransmisión de actos litúrgicos –la eucaristía a través de la televisión, por ejemplo-. 2.1.2.- El gran bazar de las religiones El gran mercado de las religiones está servido, se ha abierto el “bazar espiritual a alta velocidad”84 . Esos cerca de 47.000 sitios85 –sólo en lengua inglesa- dan la idea de cómo las diversas religiones y creencias están sirviéndose de la Red para difundir sus credos. Basándose en la libertad que ofrece la misma Red y en la facilidad de creación de páginas, una larga lista de grupos ofrecen sus ideas al alcance de un clic. Habría que contrastar cuántas son las visitas que reciben las diversas denominaciones religiosas o pseudoreligosas, pero ya es significativo el hecho de que estén presentes en Internet y que puedan ser visitadas por cualquiera. Era difícil hace unos años pensar en la posibilidad de poder tener información sobres tantos credos de una forma tan rápida y pudiendo establecer contacto con sus adeptos. Y más si se piensa que muchas de estas religiones están lejos geográficamente del posible visitante y que si no fuera por la posibilidad de la Red seguirían siendo desconocidas. La Red no hace distinciones entre las diversas iglesias o grupos, todos tiene el mismo espacio; el espacio que quiera construirse al margen del número de sus adeptos o de su historia. Las diversas creencias se presentan en igualdad de oportunidades, dependiendo de la capacidad técnica de los webmasters. El contacto del navegante de la Red es directo y puede establecer una relación estrecha con los diversos grupos: no sólo informarse sobre las diversas creencias, sino recibir libros y revistas, hacer consultas de tipo personal a través de e-mail, participar en debates o en rituales de ese grupo concreto. Pero este contacto, además, es flexible y disperso por cuanto el navegante de la Red “no se siente vinculado por la rigidez de las normas comunitarias tradicionales”86 y el usuario puede entrar en contacto cuando quiera y utilizar los servicios que crea oportuno. Desde enviar oraciones de petición87 en una página católica, hasta enviar un mensaje que 84 MERLINI M., Pescatori di anime, 10. 85 Nos referimos a los recogidos en la categoría de Religión de Yahoo.com. No todos los sitios existentes están catalogados en los buscadores. 86 DOMANIN – PORRO, Il web sia con voi, 80. 87 Entre los sitios que se ofrecen a rezar por los que lo pidan está http://biblia.com/oracion/peticion2.htm
  33. 33. Capítulo Segundo 33 será colocado en el muro de las lamentaciones en Jerusalén88 y ver el mismo muro a través de una webcam. El “nuevo peregrino” del ciberespacio puede visitar las diferentes propuestas religiosas y detenerse allí donde se encuentre más a gusto o donde encuentre mensajes que le satisfagan. Pero no sólo de una de las confesiones religiosas, tal vez de la comunidad a la que pertenece, sino que podrá cambiar de un credo a otro, tomar de uno u otro sitio web las ideas que interesen, aunque sean de diversas procedencias. A veces ni siquiera es preciso cambiar de página web. Ahí esta, y sirva como ejemplo, el portal Beliefnet (www.beliefnet.com) dedicado a la información sobre todo tipo de creencias. En el mismo portal se puede encontrar información y servicios de iglesias cristianas, grupos de judíos, islamismo, animistas, neopaganos y un largo etcétera. En el portal se pueden consultar los textos sagrados de los diversos credos, participar en grupos de oración de cada creencia, recibir información personalizada de la religión o religiones que el usuario seleccione. A la distancia de pocos clics de ratón, el creyente puede pasar de una fe a otra. Los individuos tendrán, así, más facilidad para construir su propio credo, una religión a la carta donde la propia elección y las necesidades personales serán el criterio unificador de las diversas “creencias” y no tanto el conjunto de verdades establecidas por el grupo religioso o una estructura jerárquica. Esta mezcla de ideas religiosas se está extendiendo cada día por el correo electrónico. A título de ejemplo, es curioso observar la creciente cantidad de mensajes electrónicos que recibimos con retazos de sabiduría de muy diverso origen religioso. Me refiero a esos mensajes que circulan por la Red, muchas veces en forma de breves presentaciones PowerPoint, que hablan sobre valores y sentimientos. Muchos de ellos son de contenido religioso. La facilidad de “cortar y copiar” que ofrece el ordenador hace que una vez recibido ese mensaje, o después de haber leído algo interesante en una web, el usuario copie aquello que más le sugiere y lo mande a sus amigos. Independientemente de si, entre las frases o consejos que se mandan, hay contradicción entre ellos o exigen actitudes o comportamientos opuestos. Por otra parte, la presencia en la Red de los diversos movimientos religiosos es completamente libre y no está sujeta a ninguna reglamentación por parte de la institución a la que pertenece cada grupo. Es decir, que pueden encontrarse sitios preparados por grupos de diferentes tendencias dentro de una misma denominación religiosa. El internauta que, 88 http://aish.com/wallcam/Place_a_Note_in_the_Wall.asp
  34. 34. El fenómeno religioso en Internet 34 interesado por un credo concreto, visita las páginas de esas diferentes tendencias puede encontrar dificultad para identificar cuáles reflejan la fe oficial del grupo. Como se ha señalado anteriormente la Iglesia está presente en la Red. Y no sólo, sino que además anima a que “los grupos vinculados a la Iglesia [estén] creativamente presentes en Internet”89 . Su interés viene, sumariamente, por las potencialidades del medio para la tarea propia de la Iglesia -la evangelización-, y por la influencia tanto en los creyentes como en la sociedad a la que la comunidad cristiana dirige su mensaje. 2.2.- El interés de la Iglesia en Internet Atento a los signos de los tiempos, y desde una valoración positiva de los medios de comunicación, Juan Pablo II observaba ya en 1990 que la Iglesia no puede mantenerse al margen de las nuevas realidades en el campo de la comunicación90 , sino que debe hacer un uso creativo de estos nuevos avances para llevar adelante su misión. Y mirando hacia las nuevas tecnologías de la comunicación veía, entonces, como éstas habría que considerarlas parte “de una cultura todavía en evolución cuyas implicaciones aún no se advierten con precisión y cuyas potencialidades permanecen, de momento, parcialmente aprovechadas”91 . Doce años después Juan Pablo II ha dedicado el mensaje de la XXXVI Jornada de las Comunicaciones Sociales (12-05-2002) al fenómeno de Internet. Esta vez profundizando en las implicaciones y potencialidades que, en el 90, aún no aparecían claras. Para la Iglesia, el ciberespacio “es una llamada a la gran aventura de usar su potencial para proclamar el mensaje evangélico”92 . El interés en esta nueva tecnología de la comunicación obedece al interés que siempre ha manifestado la Iglesia por los medios de comunicación93 . El desarrollo de estas tecnologías de la información supone un nuevo paso en la historia de la comunicación humana. Es una oportunidad para la Iglesia pues se hace realidad el sueño humano de un diálogo entre los pueblos y un intercambio de ideas y conocimientos a escala planetaria y en tiempo real. Este nuevo giro tecnológico, marcado 89 PONTIFICIO CONSEJO PARA LAS COMUNICACIONES SOCIALES, La Iglesia e Internet, n 8. 90 GIOVANNI PAOLO II, Il messaggio cristiano nell’attuale cultura informatica, messaggio nella XIV Giornata Mondiale delle Comunicazione Sociali, en EILERS F. - GIANNATELLI R., eds., Chiesa e comunicazione sociale. I documenti fundamentali, Leumann-Torino, Elle Di Ci, 1996, 314-317. 91 GIOVANNI PAOLO II, Il messaggio cristiano, 315. 92 JUAN PABLO II, Internet: un nuevo foro para la proclamación del Evangelio, n 2. 93 Cf. PONTIFICIO CONSEJO PARA LAS COMUNICACIONES SOCIALES, La Iglesia e Internet, n 1.
  35. 35. Capítulo Segundo 35 por el desarrollo de las comunicaciones vía satélite y la confluencia de las tecnologías de la comunicación y la informática, debe estar al servicio de la evangelización. Ya en el mensaje del Papa de 1990 aparecían claras dos formas de entender este interés de la Iglesia en el uso de estas nuevas tecnologías, particularmente Internet, y que podemos considerar como las dos caras de una misma realidad. Por una parte hay un interés instrumental, como medios que sirven para transmitir información, especialmente el mensaje cristiano, para acercar al pueblo de Dios la verdad de la fe. La Iglesia siempre ha estado atenta a utilizar los medios de comunicación disponibles en cada época: escritura, pintura, música, prensa, radio, televisión; también en el uso de Internet se ha mostrado a la vanguardia, como antes hiciera con los otros medios94 . En esta línea se inscriben todas las iniciativas para dotar a las estructuras eclesiales, en los diversos niveles, de los instrumentos necesarios para estar presentes en la Red. Pero no sólo las instituciones o los grupos más o menos organizados están trabajando para utilizar estas nuevas tecnologías, también los particulares, cristianos de a pie que con un ordenador y un módem crean su propia forma de presencia en el ciberespacio. El otro aspecto importante es el considerar las nuevas tecnologías desde el punto de vista de su impacto en la cultura y en la transformación de la sociedad95 . Desde esta perspectiva se mira hacia Internet no sólo como un medio tecnológico, un recurso a utilizar, sino como una realidad comunicativa ya presente y en continua expansión que irá moldeando a los usuarios de la misma. La Iglesia, que realiza su misión en un ambiente cultural concreto, es consciente de estos cambios que pueden producirse por los nuevos medios en las personas con las que debe entrar en contracto. Una nueva “frontera virtual se ha abierto”96 hacia donde va caminando la sociedad; quienes formamos la Iglesia no podemos estar ausentes. En esta perspectiva cabe notar el aumento de artículos y publicaciones que, en campo católico, abordan este tema así como la sucesión de congresos, encuentros, jornadas de estudios, documentos oficiales que pretenden explicar y entender las claves de este proceso y las implicaciones en la tarea pastoral. Hay que destacar, en esta línea, el mensaje de Juan Pablo II para la jornada de las comunicaciones sociales en mayo de 2002 y los 94 Cf.. DOMANIN – PORRO, Il web sia con voi, 22. 95 “Le nuove tecnologie informatiche e più in generale la multimedialità si impongono ormai come fattori di radicali cambiamenti sul piano sia culturale che sociale”. GIULIODORI C., Introduzione, en UCS – SICE, Chiesa in Rete, 9. 96 ZUKOWSKI A., Un nuovo senso del luogo per l’evangelizzazione: l’era virtuale e il Vangelo, en UCS – SICE, Chiesa in rete, 47.
  36. 36. El fenómeno religioso en Internet 36 documentos del Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales sobre Internet de este mismo año. Se pone, así, de manifiesto el aspecto importante que debe guiar las acciones en este terreno y es que no se trata sólo de la mejora de las tecnologías comunicativas, sino que “está en acto una transformación intensiva y cualitativa de nuestro ámbito de experiencia”97 , y que comporta una transformación de la práctica comunicativa y que genera comportamientos diferentes. No se trata, pues, de una moda que los miembros de la Iglesia siguen, sino de una necesidad y urgencia. Por una parte la Iglesia debe utilizar las posibilidades que ofrece la Red para fortalecer los lazos entre sus miembros, para favorecer la comunicación interna y el intercambio de experiencias y servicios, de una forma que no era posible hace unos años. Pero por otra parte, debe ser consciente de que una nueva sociedad está creciendo en el ciberespacio; de que son cientos de miles las personas, especialmente jóvenes, que utilizan Internet como lugar de encuentro y de conocimiento. La persona de nuestro tiempo, al inicio del tercer milenio, “completará tal vez el paso dentro de la dimensión digital y allí encontrará una nueva forma de Iglesia católica preparada para acogerlo”98 . Podría pensarse que como no todos tienen posibilidad de acceder a Internet, no merecería la pena prestarle excesiva atención. El acceso a la Red, ciertamente, es desigual en las diversas partes del mundo99 . El ritmo de creación de sitios web y el uso de estas nuevas tecnologías va unida a su implantación general en cada país. La implantación de las nuevas tecnologías es cada vez más veloz, los costes se reducen y los distintos gobiernos y organismos internacionales están apoyando el desarrollo de programas que permitan la conexión de escuelas, centros sociales, incluso los domicilios particulares, a Internet. Esto hace pensar que, aunque en la actualidad el número de usuarios no sea elevado con relación a la población total del planeta, este número irá creciendo y los cambios culturales producidos irán extendiéndose. De este interés de toda la Iglesia por Internet se desprende la gran vitalidad que han puesto de manifiesto las instituciones católicas y grupos o creyentes individuales. Son numerosísimas las webs de origen católico que pueblan el ciberespacio. Se puede decir que toda la extensa realidad de la Iglesia está representada en la Red. Antes de que se 97 DOMANIN – PORRO, Il web sia con voi, 92. 98 DOMANIN – PORRO, Il web sia con voi, 66. 99 Para una geografía de Internet puede consultarse CASTELLS, La Galaxia Internet, 235-299. Allí se aborda cómo ha ido creciendo la Red y cuál es la divisoria digital entre las diversas partes del mundo. Datos de conexión y uso de Internet en España pueden encontrarse en la Asociación de Usuarios de Internet (www.aui.es) y en el Estudio General de Medios (www.aimc.es).
  37. 37. Capítulo Segundo 37 publicaran documentos oficiales, estudios, congresos... los cristianos se lanzaron a la conquista del sexto continente. Desde las diversas instancias de la Iglesia, comenzaron a surgir sitios web específicamente católicos. Mirando con un poco más de atención al nuevo territorio, conviene hacerse una idea de quién está en la Red. 2.3.- Iglesia en la Red: ¿quién está en Internet? Es difícil hacer una clasificación100 sobre los tipos de presencia en la red de las instituciones de la Iglesia. Una posible tipología podría ser catalogarlos según a quien pertenecen101 pues esto determina en gran medida el contenido que presentan los diversos sitios. Sin pretender ser exhaustivo, sino a modo de panorámica general, se puede señalar: a) Los sitios institucionales, pertenecientes a la jerarquía eclesiástica como el Vaticano, las conferencias episcopales, las diócesis. Como primero de estos sitios señalamos el del Vaticano (www.vatican.va) que, con una cuidadísima gráfica, recoge todo tipo de información generada por el Santo Padre, la Curia y otros organismos del Vaticano. El sitio está concebido como la página oficial de la Iglesia Católica que se presenta a los navegantes de la red y que “ha sido querido personalmente por el Papa”102 como una muestra más del interés de Juan Pablo II por hacer presente a la Iglesia en los nuevos medios de comunicación. También las Conferencias Episcopales mantienen páginas web donde ofrecen la documentación generada por la Conferencia, información sobre las diversas actividades de las comisiones, algunos recursos pastorales y enlaces con otros sitios católicos, especialmente los del propio territorio. También muchas diócesis han querido estar presentes en la red como forma de presentación, dando a conocer su propia realidad, actividades, la labor y magisterio del obispo, informaciones de servicios, etc. En el caso de España, de las 67 diócesis, 45 cuentan con su propia página web, como la del obispado de Zamora, por citar un ejemplo, (www.obispadodezamora.es/Obispado.html ). 100 Una idea de la vitalidad del mundo católico puede darla la visita a la página del motor de búsqueda PROFETA (www.miriam.org/profeta/) con cerca de 7000 sitios, fundamentalmente italianos. Y hay que tener en cuenta que los motores de búsqueda no tienen catalogados todas las páginas existentes. 101 Una sencilla clasificación la propone Barbara Fiorentini que los agrupa en tres grandes categorías: los sitios oficiales e institucionales, los culturales e universitarios y los creados por movimientos o personas privadas. FIORENTINI B., E-vangelo. La pastorale nell’era internet, Piacenza, Berti, 2001, 12. Una amplia catalogación de los sitios católicos italianos puede encontrarse en DIANI F., Radiografía virtuale della comunitá ecclesiale in Italia, en UCS – SICE, Chiesa in Rete, 60-69. 102 DIANI, Radiografia virtuale, 62.

×