Your SlideShare is downloading. ×
Entre amores y nostalgias
Entre amores y nostalgias
Entre amores y nostalgias
Entre amores y nostalgias
Entre amores y nostalgias
Entre amores y nostalgias
Entre amores y nostalgias
Entre amores y nostalgias
Entre amores y nostalgias
Entre amores y nostalgias
Entre amores y nostalgias
Entre amores y nostalgias
Entre amores y nostalgias
Entre amores y nostalgias
Entre amores y nostalgias
Entre amores y nostalgias
Entre amores y nostalgias
Entre amores y nostalgias
Entre amores y nostalgias
Entre amores y nostalgias
Entre amores y nostalgias
Entre amores y nostalgias
Entre amores y nostalgias
Entre amores y nostalgias
Entre amores y nostalgias
Entre amores y nostalgias
Entre amores y nostalgias
Entre amores y nostalgias
Entre amores y nostalgias
Entre amores y nostalgias
Entre amores y nostalgias
Upcoming SlideShare
Loading in...5
×

Thanks for flagging this SlideShare!

Oops! An error has occurred.

×
Saving this for later? Get the SlideShare app to save on your phone or tablet. Read anywhere, anytime – even offline.
Text the download link to your phone
Standard text messaging rates apply

Entre amores y nostalgias

4,494

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total Views
4,494
On Slideshare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
0
Actions
Shares
0
Downloads
32
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

Report content
Flagged as inappropriate Flag as inappropriate
Flag as inappropriate

Select your reason for flagging this presentation as inappropriate.

Cancel
No notes for slide

Transcript

  • 1. Javier D. Garavito Oct. 2007
  • 2. Sabes… Sabes a brisa de fresca mañana. sabes mañana en mañana a mis besos, sabes al verso que mi alma me canta, sabes al canto de amor de embeleso… Sabes al beso, suspiro por estos, sabes te quiero decir que te amo, sabes a flor recogida en febrero, sabes que amo el olor del verano. Sabes a miel en la miel de un te extraño, sabes que tienes mis besos de abril, sabes que tengo tus besos atados, sabes que adoro me mires así… Sabes que muero en tu flor carmesí, sabes al mar, a la sal y la arena, sabes a mí si te digo que sí, sabes mujer a la luz de una estrella… Sabes que sueño adorar tu belleza, sabes princesa, mi ser te idolatra, sabes a miel, chocolate y a fresa, sabes al sol y la luna plateada… Sabes a brisa de fresca mañana, sabes mañana en mañana a mis besos, sabes al verso que mi alma te canta, sabes al canto de amor de embeleso… Mi quebranto Es por tu amor mi quebranto dulce calor de mi vida, eres mi esencia perdida quien ha robado mi llanto. Era tu amor ese manto con tu sonrisa en mi vida, eras del cielo venida, como tu amor era un canto. Dejaste tu amor de un clavo colgado, dejaste mi vida con tu pasado. Y en ese clavo he colgado mi alma sin hallar, no, un segundo de calma. Con tu amor se me ha marchado la vida y es que en mi ser aun estas tu metida…
  • 3. Eres dulzura Tengo Eres dulzura mi niña, princesa, Tengo dos versos en medio del pecho, eres grandeza, sublime en ternura, Tengo en mi alma delirios de verte ese suspiro que mi alma embelesa Tengo mil cosas encima del techo. dulce belleza de frágil altura… Tengo en mi vida deseos de tenerte Tras tus palabras dejé mis cordura, Tengo dos rosas que no te entregué son ellas tales alientos de diosa Tengo caricias que están encerradas que rompes amarras, mis ataduras Tengo mil besos que no te pagué en un grácil vuelo de mariposa… Tengo en mis ojos miradas marcadas Mis ojos sin verte, niña graciosa, Tengo delirios de tiempos de ayer aunque mis labios, soñando te beben Tengo palabras aquí sin decir ya sienten dulce tu boca preciosa Tengo momentos que no pude ver pidiendo tan ya lo que aun no deben… Tengo maletas y no puedo ir. Mas aun mis pensamientos se embeben Tengo una lágrima aquí sin llorar se nublan, ensueñan, claman en mi, Tengo canciones también sin cantar, ya no me importa dejar que se ceben grandes anhelos de estar junto a ti. En tus besos, bella flor de alelí Al mirarla… he de hallar dulzura, locura esa, de tus manos mil caricias pedí Un éxtasis de vida en sus pupilas y en morir si tu boca no me besa. me asalta con mirarla, hacerme al dulce mar sin algún bote Eres dulzura mi niña, princesa, de sus ojos, naufragar… eres grandeza, sublime en ternura, ese suspiro que mi alma embelesa Naufragar si hay un roce de sus labios, dulce belleza de frágil altura… si ahora estoy en llamas. Que hacer si me insinúa aquel pecado si apenas de mañana… Mañana por sumirme en sus encantos de diosa de alborada ya canto por tenerla entre mis brazos de tarde y a la aurora… Aurora que la quiero sin mesura no tengo ya medida, pues vivo de su vida sin tenerla teniéndola escapada… Escapada en pensamientos y deseos viviendo enamorada mi alma de su ser, su alma y de sus ojos tan claros como el alba… Del alba hasta la noche toda mía tenerla en mi morada para darle de mi alma tal ternura por miles madrugadas…
  • 4. Sirena Navegando por tus labios naufragué, sofocando mis mejillas en tu aliento despertando en el sopor de mis deseos de los tuyos, tu pasión y mi tormento… Cazador entre tu piel hallé mis presas, mi alimento, mi bebida y mis delicias. Domador fuiste domada por mis riendas, mas domado soy esclavo allá en tus brazos… Pescador lancé mis redes en tus mares y sirena me has pescado con tus cantos, atrapado entre tus labios, tus encantos, me susurras: ¡Santo Dios! que te amo tanto…! Ombligo Tejiendo en tu cuerpo solemne con fina seda esta tela que van dibujando mis labios sobre tu piel de hermosa sirena… Mi aliento cubre y recorre cada lugar de tu cuerpo jugando por mil rincones entre tus piernas y tus abrazos… Mi lengua detiene el tiempo en esa copa celeste bebiendo pasión directa en ese ombligo mi oasis… Te muerdes sutil los labios, susurras tal vez mi nombre muriéndote en ese encanto que embriaga mi ser al borde.. Lo que nace en tus ojos No esperes que detenga, lo que nace en tus ojos, no esperes que mantenga, como siempre esa calma el respeto y cordura, si insinúas antojos, si te mojas los labios, si me enciendes el alma. No creas que estoy paciente, que estoy hecho manojos de pasión, de locura, y siento que me ensalma tu aliento todo el cuerpo, quitando los cerrojos, quedándote tan libre, y yo siendo tu talma. Te agitas como palma, mecida por el viento, sembrada en mis entrañas, llorando emocionada, gritando de portento, viviendo lo que siento, soñando un paraíso, sintiéndote explorada. No pidas que lo evite, se bien que lo deseas, no pidas que no robe, de tu alma esas preseas.
  • 5. Cómplices de un beso Una sonrisa haciendo juego con tus labios, labios que secuestran a los míos en tus mejillas, mejillas que acaricio con mi barbas, barbas siempre cómplices de un beso, beso siempre juguetón con tu sonrisa, sonrisa que robó mi corazón… Ausencia Engullido en mis recuerdos, en silencio bella amada, en mis lagrimas suspiro, al sentirte tan lejana. Navegante en tus pupilas… Tan lejana estas, tan cerca, Perdido en la profundidad de tus pupilas no lo entiende mi alma sola, navego sin rumbo en el océano, que no estas y estas ausente, de aquellos tales ojos como el sol en ausencia que me mata. al acecho en altamar de algún navío que me lleve hasta las costas de tu piel, que Tristes lloran mis recuerdos, desvarío!! tristes cantan las mañanas, si te lloro aquí en mis sueños, El anhelo de tus labios, que me sacian, dulce miel, ya no estas en mis almohadas, aquel tal néctar, de los dioses, suave manjar ya no estas mi bella amada, de mi aliento un solo aliento, al embrujar me has dejado tus recuerdos. con tu poción, loca pasión, que ha de embriagar en un eterno instante, piel a piel… Piel a piel entre mi dedos, sensación entre mis manos el rubor de tu canción, en mis entrañas el ardor de tal pasión, en la fusión de los amantes en silente habitación… De tus ojos se desborda la pasión de tanto amor, que navegante en la tormenta enloquecido, Izando velas, liando amarras, voy perdido, sin un norte, o tal el sur, en este mar enardecido. De tu vientre, tus entrañas, voy ungido, que tornado, fuerte brisa, o aquel viento huracanado, solo atraen mas y mas y mucho mas mi fiel motivo, de atracar tarde o temprano entre tus pechos, en tus piernas, en tus brazos mis delirios y arroparme con tu piel y tus gemidos en letargo de pasión y mil suspiros, en suspiros de tu amor y tus latidos para amarte locamente hasta el final de mis suspiros…
  • 6. Momento de amor Novela de besos, tu alma y mi voz, concierto de abrazos, tu cuerpo y mi piel… Poseo tu cuerpo, y tu ser de una vez, en lluvia de anhelos haciendo canción… Tu flor, mi pistilo jugando al amor soñando a los dioses, estrellas de luz… Tus labios, mis ojos campanas de amor en brindis de idilio en tu copa bebí… Dulce poema, balada y pasión, sensual la tonada, hacerte el amor… De tus labios el brebaje Es tu voz, mi amada, melodía que me calma, dulce tono, suave canto, arpegio celestial. Son tus besos, vida y armonía para mi alma, pues tus labios tienen inagotable manantial. Es el canto de esos tus labios mi dulce embrujo, el sabor de aquel beso en mis entrañas la poción que eleva mis pasiones como a fuego de carbón. Como tanto y tanto de tu ser que me sedujo. Desde el día que llegaste dulce hasta mis ojos, iluminando los tuyos claros, mi paisaje, bella amada, me cambiaste todos mis senderos. Encendiste en mí la llama ardiente de deseo, disipaste angustias profundas con tu brebaje que bebí de tus labios con gran pasión y anhelo
  • 7. Sin palabras Busco en los rincones mis palabras, vacío hallé el tintero de mi alma. ¿Quién fue aquel que me escondió en ningún lugar la pluma de mis manos, que yacen áridas, inertes de deseo, silentes de palabras…? No brotan cual otrora frases nobles, esos versos que en la noche cautivaran, esas líneas que robaron mil suspiros, sentimientos, sensaciones muy sublimes, dibujadas en papel con mis palabras… Solo encuentro tinta seca en el tintero, y una vieja pluma rota ya quebrada, retozando en un cuaderno amarillento acompañando a aquella lámpara apagada, apagada tal como mi voz, mis pensamientos… Me faltan más caricias. Ya no alcanzan las palabras al decirte lo que siento, ni a mi canto tantas notas, ni a tus labios tantos besos… Ya no hay flores en el campo ni jazmines, ni violetas, tulipanes o amarantos, que acompañen tu belleza… Ya me faltan más caricias, más miradas y mas besos, y el aliento de tu alma con la mía en su embeleso. Ya no aguanto más tu falta Dame tu alma. Ya hazme preso.
  • 8. Déjame mirarme en tus ojos Déjame mirarme en tus ojos, y en ellos perderme de pasión, de ternura, dulzura y gozo, de amor y de ensoñación… Déjame mirarme en tus ojos. ¿Por qué no te me dejas mirar? No te quiero robar tus pupilas, sólo las quiero disfrutar… Déjame mirarme en tus ojos, por favor mi princesa, mi reina. Déjame, no evadas mis ojos, solo busco mi barca en ese mar… En el mar de tu inocente mirada, en el mar de tu profundo mirar, en el mar del deseo que transmiten, en el mar de tu desbordada pasión… Tal vez o quizá de tus ojos no habrás a nadie, jamás oído hablar, más hoy, mi princesa, bien lo has de saber, que los míos, mis ojos, mueren por dejarse llevar, de tus ojos, tu luz, tu mirada, a ese mar, al océano, al sin fin, al naufragio del deseo de tu ser…. No verdes como el bosque, ni azules como el mar, más del color de la canela, acercándose a la miel, que da gusto y sabor más al placer, de perderme en tu mirada, sin quererme regresar… No me cierres tus ojitos. No me niegues tu mirada. Pues que de ella me quiero locamente embriagar. Perder la razón, tal vez cantar, mil canciones de amor, que hablen de tu mirar… Como no perderme en tus pupilas, en tus ojos de osito dormilón, en tus ojos de niña enamorada, en tus ojos de niña ilusionada, en tus ojos de mujer ardiente, apasionada… Esos tus ojos, tus dos luceros, que son entradas hacia tu ser. No me cierres hoy tus ojitos. No me esquives mi mirar. Déjame entrar plenamente. Déjame saber que te voy a Amar.
  • 9. Una Mujer Una Mujer es un pétalo del cielo, dejado caer por un ángel. Es una luz en mil senderos, un destello de amor que irrumpe el alba. Un gran rayo de paz. Tan solo un don celestial, divino… El aroma de un perfume, lo dulce de la miel, lo suave de la lana, lo fresco de la mañana… Lo tierno de un bebé, lo bravío de una fiera. El amor en su más pura esencia, la ternura hecha piel, hueso y carne… Es pasión intensa y grande. Ilusión la más y más profunda. Es canción principio a fin. Es poema, sensual, todita ella… Un beso, un amor, una piel, un poema. Un verso, una canción, una flor, un perfume. Una ilusión, un deseo, un sentimiento, una pasión. Un abrazo, pura unión. ¡Que desvarío! Es el alba, brisa fresca o luna y sol. Aquel calor, un frío intenso, un gran amor. Aroma a hierba, arena y playa. Frutas frescas, cien manjares, flores tiernas, azucenas o alhelíes, rosas frescas, margaritas o violetas. Pétalos de rosa, pétalos del cielo que un ángel dejó caer aquí en la tierra, allá en el cielo, o tal vez es ángel, querubín o un arcángel, o de este cuento un hada, o princesa, o diosa, una virgen tan hermosa. Eso, eso y mucho más. es una Mujer…
  • 10. Quiero Quiero coger una estrella y volar. Quiero ponerla en tu pecho mi amor. Quiero robar de ese sol el calor. Quiero quemarte tu piel de manjar. Quiero a tu boca mis besos llevar. Quiero a mis besos poner tu sabor. Quiero a mi vida ponerle tu olor. Quiero morir de embelesos, mirar. Quiero morir y volver a nacer. Quiero nacer para amarte otra vez. Quiero plenar de mi amor a tu ser. Quiero en mi vida tenerte y talvez. Quiero en la otra amarte también. Quiero, mi vida, tus besos, mi bien. Tengo Tengo cien versos en medio del pecho. Tengo en mi alma delirios de verte. Tengo mil cosas encima del techo. Tengo en mi vida deseos de tenerte. Tengo dos rosas que no te entregué. Tengo caricias que están encerradas. Tengo mil besos que no te pagué. Tengo en mis ojos miradas marcadas. Tengo delirios de tiempos de ayer. Tengo palabras aquí sin decir. Tengo momentos que no pude ver. Tengo maletas y no puedo ir. Tengo una lágrima aquí sin llorar. Tengo canciones también sin cantar. Mujeres Le canto a las siluetas, las estrellas. Le rezo al Dios del cielo y al amor. Suspiro por un beso en todas ellas, a ellas que me dieron su calor. No puedo ver mirar mujeres bellas y no intentar robarles el sabor. Ya sean mayores, lindas o doncellas, toda mujer es sí es como una flor. Tan dulce, dócil, suave y celestial, con ese aroma a jazmín y azahar, con tono de su voz tan delicado. Tan tierna, pura y claro manantial, anhelo un gran amor a mí llegar. Suspiro por un beso enamorado…
  • 11. Caen lentamente tus vestidos. Mientras caen lentamente de tu cuerpo tus vestidos, que estorbo le hacen por demás a tu belleza celestial, de tus líneas y tu piel, se encienden mi alma, mis sentidos, mi pasión y mis deseos… Caen suaves, y dibujan tal silueta, tal perfecta… Caen lentamente, dejan ver, ese ángel esa luz, ese ser no terrenal que bendice de ilusiones e ilumina todo espacio. Líneas, curvas. ¡La locura! Caen más y quedan menos que me oculten tu candor, tu dulzura en un sopor, tu ternura en tal visión… Y estas pequeñitas, menuditas, las que quedan, es peor que estén ahí, pues encienden y enardecen, la pasión y la locura, en éxtasis de una y mil miradas, en éxtasis de una y muchas sensaciones… Cae todo y estas ahí, como plasmada por Goya, tal vez no, un Rafael, quizás una talla de Miguel, o aquel un ángel de Bernini, escapado, dado a fuga, de sus glorias majestuosas. Silente y muy ardiente como tal te puedo ver. Estas allí como un poema,
  • 12. no se si Bécquer o Neruda, Rubén Darío o Benedetti, o cual canción de Montaner Palabras no me salen, ya no tengo, tartamudean mis pensamientos, pues describirte es celestial. Solo mirarte allí tendida, es el olvido terrenal. Un paraíso perdido, al que me deseo internar. Un navío naufragado, donde mil tesoros buscar… Piel tan tersa, suave, ardiente. Ser perfecto allí ante mi. Ven amada. Ven princesa. Bella Durmiente Titilo con tu mirada que abstrae mis pensamientos susurro palabras suaves juntito, junto a tu cuerpo tejiendo mil madrugadas, robando gemidos al tiempo cazando rayos de luna conjugándote en un poema, mi amada, bella durmiente… Labios Labios tan suaves inspiran mi vida, Flujo Divino mi amor, mi ilusión, mi fe cada día. Bebo de allí de tu copa, Labios tan dulces ya no hay otra vía tu néctar, elixir de amor, de alzarnos al cielo, ¡esa bebida.! alimento divino, infusión celestial, Bebida divina, copa sagrada seráfico flujo, mi boca ferviente vive de un beso, etéreo carnal… que llevas en vuelo como una hada Hasta sitios de ensueño y de embeleso. Sorbo tras sorbo me pleno, de amor, de tu ser, de tu dulce manjar y el tiempo detiene el camino, dejándonos libres libres de amar… Mi piel, yo embebido fundido a tu cuerpo que regodea de placer recreando el deseo deleitado de verme embriagar y beber…
  • 13. Gemido callado Amor entre copas Gemido callado que muere y empieza en mi cuello, murmullos de aliento Copas y vino, pidiéndome más sabor a canción. mucho mas sin parar. En mil pasos de baile, Necesito que llegues, se ahogó mi dolor. una vez y otra mas Sudor y calor, humedeciendo la piel, es tu ruego, clamor, entre ropas mojadas que me enciende, se excita el deseo voraz… que quema, me arde en tu piel En la soledad de mil gentes que me lleva, no existe el pudor me alza, ni la calma se quiere quedar que baja, amarrada a dos cuerpos me sube al empíreo total… que ya se quieren amar… Somos uno, soy tuyo, en tu cuerpo, tu alma, Ya este espacio no alcanza, tu ser pasional… las prendas fastidian y el alcohol pide más… Y me bebo tus ansias, tu voz, Un rincón es lugar tu calor, tan precioso, preciso tu sudor, para encuentro de carnes el color, que no pueden parar en tu aliento pues no importa la gente, hasta el alma me das. si son diez, si son mil, entre luces y ruidos, entre copas y gotas, Tu silueta ya tu cuerpo me das. La silueta gris y blanca, Yo muy dentro del tuyo de tu piel suave al desnudo, agitando con fuerza juega tierna y sutilmente una vez y otra y otra a escondidas con la luna y pidiéndote más… y su clarear en esta noche… Vuela el tiempo, segundos, minutos tal horas, Luna llena, sin dejar de jadear.. cuerpo pleno, Ya dos cuerpos chapoteando a las orillas se funden se calman, de la mar tan espumante. se dan todo en nada Luna, playa, arena y mar, entre copas y barras haciendo fondo tenue en esta noche de amor… de paisaje a tu figura… Juega con la espuma! por la arena, corre, corre y salta bella amada, que la brisa, aquella luna, la mar y tu silueta, en éxtasis al Edén, al paraíso a mis ojos, mis sentidos, a mi alma han transportado…
  • 14. Tu piel. Lozana, brillante. Canela, celeste. Tan suave, tan tibia. Radiante, candente, vibrante. Durmiente… Dulce tan dulce, dulce cual néctar. De miel su sabor, su sabor virginal… No me alcanzan las palabras Fresco jazmín, terciopelo de rosas No me alcanzan las palabras y azucenas y nardos. para expresar lo que siento, Caricias de ninfas, No me alcanzan las ideas, Su tímido roce y silente. para dibujar lo que pienso... todo y tanto que pienso, Brillo de estrellas. cuando estoy junto a ti... Resplandor demencial. Tan suave, Se eriza del todo mi piel, tan fuerte. Se ensancha mi pecho ardiente, Arco Iris de paz. Se infla mi corazón, que no me cabe en mi pecho... . y galopa a paso veloz, queriendo abandonar su pequeño lecho... Una caricia es ternura total, en tu mejilla un beso fugaz, dibuja en tus ojos pasión tal, que transfigura en celeste, tu cuerpo de Diosa angelical... Es tocarte delirio carnal, es besarte, pasión de mortal, es tu mirada, ventana celestial, que eleva mi alma al sublime, al sublime fervor pasional... Es tu vida mi fulgor terrenal, me deseo, mi anhelo, mi querencia, mi efervescencia, compartirla contigo al final, al final de mi vida, hasta fallecer..
  • 15. A la luz de tus sueños. A la luz de tus ojos, despierto o dormido, cada día, cada noche, tal vez al amanecer, me exaltan mis ansias mi sed, mis vagancias, mi necesidad de beber, de comer, de saciar, de tu fuente de vida, de amor, de felicidad A la luz de tus sueños, Se abren mis ojos, Cada día al amanecer… En sopor de pasión, de rubor, de ternura, de inmensa locura, dormido despierto, abandono mi cuerpo, me abandono en el tuyo, y me encuentro desnudo, como adán al edén, como edén paraíso, tu cuerpo manzana que me mata las ganas perdición es locura mi Venus, mi diosa, mi ninfa, mi Eros, mi luz de los cielos, mi ying, y mi yang, mi musa la inspiración Complemento de mi alma, unión de mi cuerpo, mi tal desenfreno, augurio y anhelo placer y deseo, paloma en su vuelo, mi libre riachuelo, mi fuente de vida, y de muerte, y de suerte, que solo en ti hay vida lo opuesto es vació, sin sabor, sin sentido, sin gloria ni pena… Eres llama que quema, que arde en mis venas, que surcas mis ansias,
  • 16. inundas mis manos, de piel y en tus líneas, dibujas al calco, a capricho, mi cuerpo o tu cuerpo, o el nuevo silueta que grita silente, al compás del deseo, que pierdo en el tiempo, en volumen o espacio, noción de mi vida, de la realidad… De camino a tu esencia pura hallé solo un sentido, no encontré retorno ni me apetece buscarlo, allí perdido, en tus líneas, amado, tocado, divino, en ti, dentro de ti extasiado colmaré mis dones, saciaré mis ansias fundiré mi vida, al calor de tu alma, en un deseo sublime, en la sublime calma, de un torbellino inerte, de la gran paz del alba. Para despertar despierto, para despertar en calma y sentir en mi tan cerca tu piel tan lejana. Tan lejos, pero tan y tan cercana que mi sueño arropo mientras el ocaso una vez mas me traiga, tal vez al amanecer o tal vez cada noche, una vez mas tu cuerpo, al desarropar tus sueños, al desarropar tu alma…
  • 17. Besos de un Ángel Intercambios del alma en tus labios los vivo. Tu ser que se viene, mi alma que va. Orgasmo celeste, divina visión. Son besos de un ángel de tu boca la experiencia. Infusiones del cielo, transfusión de placer. Sobrecarga de amor, de pasión, de ternura. La locura de un ángel. Un ángel caído, caído en mis redes, mis brazos, mi vida… Dame Déjame entrar en tu alma, que estas ya tu en la mía. Sin permiso, ni preguntas, sin decirlo. Te colaste por mi puerta. Con solo tu sonrisa abriste mi portal, y te instalaste para no dejarlo ya jamás… Dame ahora la llave, para entrar a tu vergel. Dámela, amor ahora, para llegar hasta tu ser… Dame esa sonrisa. Dame de esa luz, que sale de tus ojos, que brota de tu ser. Dame de tus besos. Dame tu sabor. Condimenta esta mi vida. Dale gusto a mi canción, y a mis versos dale rima, y a esta vida dale son… Dale un suave toque a este tierno corazón, que llora por feliz, que llora de pasión, que llora por tu amor. Que grita esta canción…
  • 18. Dame tus caricias. Dame un beso más. Dame un fuerte abrazo. Dame, dame, dame mucho más, y aun más. Dame de tu ser. Dame de tu don. De tu don de ser mujer. Ángel, diosa y reina. Niña dulce y fiera hembra, todo a la misma vez. Dame de tu esencia, dame de tu amor. Dame de tu vida, dame a beber de tu pasión en la copa de tu cuerpo. Sacia mis ansias de amar y de vivir, en solo un instante, en toda una eternidad, que en ti mi amor no existe el tiempo ni el reloj. Dame, solamente dame de ti, que de mí ya todo te di… Dame un beso Esta noche brillante mi amada antes verte de partir dame un beso que detenga mi tiempo hasta que mis ojos te vuelvan a ver. Dame un beso con todo tu sabor, profundo, despacio, murmullo del mar. Dame un beso que se meta hasta el alma, un beso dulce, un beso intenso. Entrégame tu vida y tu ser en tus labios, dame tu amor en tu lengua, mujer, no te quedes con nada guardado, dámelo todo, lo quiero sentir. Quiero sentirte en el tiempo, sentirte conmigo, desde ahorita hasta el viernes, pero dame ahora ese beso y te vas…
  • 19. El Placer de velar en tus sueños Me sublimo cuando estas dormida. Dormida, en tu calma serena. Serena en tu alma extasiada. Extasiada en tus sueños de Diosa… Suspiro cuando estas dormida. Dormida a mi lado o dormida en mis brazos. Dormida en mi alma o dormida en tu valle, en tu valle de sueños, en tus nubes princesa… Respiro a tu lado y te miro. Te miro y me siento en el viento. En el viento que vuelan tus sueños. Tus sueños de ángel dormido. Dormido que sueña en el Cielo… En el cielo dormido te siento, te siento volar en suspenso, en suspenso de verme en tu rostro, tu rostro de amor Paraíso, paraíso de amor infinito…. Es tu calma que calma mis miedos. Es tu calma, dormida, en silencio. Es tu calma mi edén, y mi cielo. Es tu calma que inspira mis versos… Duerme celestial damisela, duerme porque estas dormida. Duerme que yo velo tus sueños. Duerme que yo se tus anhelos… Permíteme mientras silente te ensueñas, llevar de tus labios un beso. Un beso que te llegue al alma, un beso para sentir que me elevo… Que me elevo al rincón de tus sueños y comparto en tu amor, tu paraíso…. En tus brazos En tus brazos descansaron mis quebrantos, a la luz de esos tus ojos, luminarias, al sabor de tal tus labios, el encanto. Y en caricias suavemente de tus manos, duermen al profundo mis deseos, mis delirios, mis anhelos
  • 20. confundidos con tus cantos. Estelares son tus sueños, mi dulce bien amada que se unen solo en uno, solo un sueño, un deseo, un solo anhelo, un solo ser, en gran unión de nuestras almas… Como arenas con la mar, como estrellas en el firmamento o las rosas al jardín, los árboles y el bosque, las piedras y el agua en el río, las mariposas en los campos o el panal con sus abejas del que mana dulce miel. Miel, tal que tus encantos que endulzan mi vida y mis sentidos al regocijarme de pasión con cascadas espumantes como aguas cristalinas de los ríos de tu ser… Poseerte es adentrarme en lo desconocido, el mas allá de tu sensualidad subir hasta el empíreo, en arrebato de tus besos, en efusión de mis abrazos, en el ímpetu de nuestros deseos, apetito venéreo trascendente, fervor de sentimientos sollozantes, en llamaradas de pasión, fogosidad de mil caricias Que tienes tus labios. Que tienes tus labios, tu besos, misterio, tus labios de diosa, de ensueño y canción. De pasión, de emoción, Sensación, tal visión. Tan eternos, profundos, fugaces tus besos.
  • 21. No explico, no entiendo, que tienen tus besos, de hechizo, de magia, de paz, de placer. De plácido y silente. De ardiente. Tus labios me queman el ser Lujuria y ternura conjugando en tus labios pasión y locura, dulzura y pasión… Soñando el cielo en mi regazo Tu amor ha sido el cielo, mi paz, mi luz, mi vino, mi eterno amanecer y mi alborada, esa canción de amor al viento tal vez una balada, sueño de ensueño que sueñas, celeste mi morada, pasión de mil volcanes, candentes, ardientes, frescura te tulipanes, ternura en todas mis mañanas, sonrisa en mi camino, Escondidos ese aliento en mi almohada, en mis noches piel de seda Anhelo gritar, amor, que te adoro y sensual murmullo a mis oídos, Gritarlo sin cesar cada momento. mi diosa, musa angelical, Gritarlo, amada mía hasta perder la voz, mi dulce bella amada, Gritarlo hasta quedarme sin aliento. locura conjugando tus mejillas piel a piel entre mis manos, Gritar, callar, anhelo es mi tormento, y mis labios que se sirven Gritar, callar, tan solo lo que siento, de tu boca cientos besos, lo que vivo en la cárcel del silencio, cerrados esos ojos, ocultando al mundo entero que te quiero. soñando el cielo en mi regazo… Que silentes y escondidos, ardientes, yo te busco, tu me encuentras, amantes, desmedidos en locura. Dementes. Tan juntos, tan lejos, tu mía, yo de ti. Impaciencia, desconcierto. Tu Corazón con dos senderos en la puerta de tu ser.
  • 22. Y pensar… El horizonte de mis pensamientos bordea la tierra de tus encantos de diva y tus excesos de gran deidad donde soy el esclavo consiente donde soy amo y preso a la vez. Cada vez que no estas a mi lado cada vez que de mi ojos te vas, con tu piel se me escapan mis besos mis manos, mi voz y mi ser, melancolía de sentir tus espasmos, en mi mente que miente no mas… Y pensar que son tus besos ajenos, y pensar que de otro es tu cuerpo, y pensar que solo te puedo pensar… Pasado Pienso en tus besos que ya no los tengo al calor de mis labios delirantes de esos días pasados tan ardientes que aun de desearlos hoy no me abstengo. Siento tus labios mojando mi boca, tus manos inquietas viajando en mi piel que tu piel temblorosa la trastoca, y mi loca locura prueba tu miel. Gozo muriendo en un mar de recuerdos, me ahogo en deseos de estar en tu piel, disfruto llorando tiempos pasados. Anhelo momentos y bebo la hiel, suspiro gimiendo tu nombre mujer Te has ido sin mí al partir, desde ayer. Ausencia Engullido en mis recuerdos, en silencio bella amada, en mis lagrimas suspiro, al sentirte tan lejana. Tan lejana estas, tan cerca, no lo entiende mi alma sola, que no estas y estas ausente, en ausencia que me mata. Tristes lloran mis recuerdos, tristes cantan las mañanas, si te lloro aquí en mis sueños, ya no estas en mis almohadas, ya no estas mi bella amada, me has dejado tus recuerdos.
  • 23. Luna compañera Quiero escribir esta noche palabras que no se si hablarán de lo que tengo en el fondo del alma, de lo que hay en esta soledad. Pálido esta aquel celeste suspendido astro nocturno que acompaña mis noches eternas en la calma y oyendo en silencio. Escucha mi amiga esta noche los gritos de un fiel corazón que mantiene con vida este cuerpo que sin ella, vivir, ya no le place, esperando tenerla otra vez. Libre porque te amo..... Por donde empezar lo que he de decirte esta noche, luego de oírte en tus entrecortados silencios , y de entender que no entiendo tanto, lo que entiendo que quisiste decirme. Porque te amo te dejo libre, porque libre te quiero amar, porque te amo en el desapego, del amor en profundidad... Porque te amo hasta la locura, si fue hasta ayer que te deje entrar, Ayer que te conocí y ayer que te llegué a amar... Amar con esa locura del que no se quiere curar Porque te amo te dejo al aire, a la luz, al sol al universo, al amor, al son al mar, al azul, al frescor al amanecer, al alba, al atardecer al aroma, al dulzor, al candor... Te amo desde mis tuétanos. Te amo desde todo el Ser. Te amo en el Universo. Te amo por Ser y Ser. Allí esta tu camino, unido o paralelo a mío, no te pido que me sigas solo que vivas a plenitud tu ser que de si han de unirse esos destinos, no dependerá la dicha o felicidad, pues solo la felicidad de unirnos,
  • 24. seria la suma de dos y no una felicidad... No eres tu quien me hará feliz, y no soy yo que te la dará a ti, tan solo tu serás feliz contigo, y yo iré con mi felicidad a unir tu felicidad y la mía que ahora serian tres pues tres, si sabes, es lo perfecto, pues tres viene de Dios, tres felicidades, que no son mas que una vida feliz... En tus dulces labios el sabor a la vida desperté y me volví a dormir en el sueño de tenerte sin antes dejaste ir pues no te quiero para mi jaula te quiero para vivir para vivir la vida libre sin apego ni que decir... Así pues tus labios, tu voz, tu luz, tu piel, tu sonrisa de miel, en un cofre y en mis entrañas guardare por si tal vez, ya ves, un día a la vida quiera, agradecerle el dejarte ver, al menos por un instante, en toda esa eternidad, que me hizo parte de ella, a ese ángel de luz tocar.... Mujeres Le canto a las siluetas, las estrellas. Le rezo al Dios del cielo y al amor. Suspiro por un beso en todas ellas, a ellas que me dieron su calor. No puedo ver mirar mujeres bellas y no intentar robarles el sabor. Ya sean mayores, lindas o doncellas, toda mujer es sí es como una flor. Tan dulce, dócil, suave y celestial, con ese aroma a jazmín y azahar, con tono de su voz tan delicado. Tan tierna, pura y claro manantial, anhelo un gran amor a mí llegar. Suspiro por un beso enamorado…
  • 25. De un resucitado He visto al fin la luz clarear el día después de noches de quehacer incierto tras las penumbras de un pasado abierto hoy a vivir vuelve esta vida mía… Encerrado bajo una celda fría de piel y huesos de mi ser desierto viviendo solo en esta vida tuerto hoy se levanta el corazón que ardía… Es tan sencillo el pasado pasado que al despertar muy difícil lo entiendo, como es que aun no me había despertado pues cada día se vive viviendo y no se vive si no has caminado estaba ciego y ahora estoy viendo. Estaba ciego y ahora estoy viendo eso que ayer me llenaba de pena, hoy esta allí sin dolor ni cadena y lo siento, mas aun voy sonriendo… Sonreír de lo que estaba perdiendo pero es que siento que mi alma se llena sin un reloj con el tiempo en su arena tal que ese sol que nos sigue luciendo, dándonos luz y con ella la vida, sin meditar que con esto se quema. Pues salir de aquel rincón sin salida como minero encontrando una gema es sentir el corazón en crecida es volar tal, sin que a nada le tema… Es volar tal, sin que a nada le tema, es ver brillar en el cielo una estrella, es ver nacer una rosa tan bella. Es que vivir se convierta en el lema y no en morir resolviendo un dilema sin sentido y sin dejar una huella en la vida si la muerte la sella aunque la gente me llame anatema. Hoy comencé a vivir con sentido y desperté con el tiempo la aurora, decidiendo que de nuevo estoy vivo Del corazón hoy, ya siento el latido pues vibra mi vida hora tras hora desde hoy viviré mas vivo y altivo.
  • 26. Por unos labios En tus labios, hoy me quiero inspirar, sin tocarlos he de hallar el sabor, en sentirlos quiero hallar el amor Es de noche y es mi anhelo robar suavemente esa miel, dulce manjar y sentir el ardor, dulce rubor en tus mejillas en dulce calor mientras mi boca se deja inundar del sabor de tus labios en un beso que no acabe jamás, en ti fundida mi boca en tus labios una locura despiertos soñando en tal embeleso con vista cerrada y mente embebida en letargo embriagados de dulzura. Quiero robar de tus labios un beso Quiero sentir en los míos tu dulzura Quiero llegar a vivir la locura Quiero en tu boca morir de embeleso Quiero entregarte mi alma confieso Quiero en un beso beber tu alma pura Quiero beber el licor que me cura Quiero saciarme y volverme travieso. Quiero marcar con tus labios mi vida Quiero dejar en los tuyos la mía Quiero sentir que me besas rendida Quiero saciar un deseo que tenía Quiero muy suave esos labios morder Quiero en tus labios morir de placer En tus besos quiero hallar el sentido que tiene la espera en siglos de vidas y en ellos mis promesas cumplidas de volver luego de haberte perdido Se que esperar he de haberte dolido Y es que en buscar llevo vidas perdidas Pero no llego con alas caídas pues regresé como había prometido. Y es que a la gloria me saben tus labios la que no da ni el ganar mil batallas Ni conocer lo que todos los sabios Y es que en mis labios tu amor me lo tallas Grabando con fuego, pasión, ternura Nuestro gran pacto de amor y locura…
  • 27. Me atrapaste ¿Qué es tal todo aquello que del corazón me escondes mi princesa, dulce mía, que te tengo y no respondes? Me atrapaste lo confieso y bien consciente soy tu preso, de tus labios soy anhelo, noche a noche en un desvelo sin que aun se vean mis ojos en los tuyos celestiales, tan profundos navegando, recorriendo de sirena, todo el talle sin frontera irreverente con mis manos donde funden las quimeras esa hoguera de tu encanto. Sin que aun mi piel te roce ya se funden los deseos floreciendo en efusiones y quemando los ardores pero solo estoy soñando y en mi sueño, bello sueño al despertar, te estoy amando… Ausencia Engullido en mis recuerdos, en silencio bella amada, en mis lagrimas suspiro, al sentirte tan lejana. Tan lejana estas, tan cerca, no lo entiende mi alma sola, que no estas y estas ausente, en ausencia que me mata. Tristes lloran mis recuerdos, tristes cantan las mañanas, si te lloro aquí en mis sueños, ya no estas en mis almohadas, ya no estas mi bella amada, me has dejado tus recuerdos. Cuelgo el Amor Cuelgo de un clavo el amor que tenía, dejo a mi alma muriendo de frío, dejo este cuerpo por dentro vacío, muero en las noches y no veo el día… Días por noches la cruel agonía galopa en el alma en ritmo tardío. Este pecho que es terreno baldío ahogó a un corazón que hasta ayer ardía.
  • 28. Nocturna Sensación Taciturna noche de nostalgia en la pesadumbre mustia de la oscuridad llena mi alma de lánguida melancolía en acosada sensación de gran congoja. Ladran perros en la tétrica lejanía Inconsolables como dolientes nocturnos mientras las agujas recorren un viejo reloj que yace como verdugo en un rincón acusando sus pasos con su tic tac en la noche. Un corazón con errante galope en el medio de un pecho cobarde como a la espera de un mensaje infernal, anuncia cercano el momento funesto de aquel desenlace letal… Vieja puerta Otra vez parado aquí frente ti mi agreste puerta oscura, triste, desgastada, enseñando agujerillos de polilla, en otrora pino claro reluciente. Luces manchas, surcos largos, entrañas huecas. Tras de ti mi oscuridad, no se si mas clara que la tuya. Libros viejos, telarañas decoradas, naftalina como aroma, un viejo catre, un par de sillas, el espejo desgastado por mi rostro, frente al que una vez reí y deshojaba margaritas. Por favor recuérdame si voy de entrada o de salida, si estoy saliendo o acabo de llegar. Por favor me dices, si es de día o es de noche o si es hora de dormir; por favor avísame si estoy vivo o hace ya algún tiempo que morí…
  • 29. Óleo de Colores Cual espectador en sus alturas omniscientes pinta el pintor en su pintura la alborada, no del día sino del acto creador del ser humano, divisando en la ciudad su esencia espiritual. Tal universo, óleo excelso de colores, plasmado en maraña de nubes, aves y edificios, tiñe el horizonte del humano pensamiento, en triste arco iris tricolor que rasga sus entrañas con vaivén ideológico perenne, desvarío existencial sutil y leve. Anhelante de una nueva era con sus cambios, del esplendor del hombre en devenir, grita con su mano en silentes alaridos desde su paleta apastelada aquel pintor, mas allá del concreto y sus parajes por esa nueva gama de ideas y color. Y va escapando al mundo que avizora de lo alto tímidos rayos luminosos, para solo retornar transfigurado cuando éste brille y luzca victorioso… Jardín de Amor Aroma de azucenas y alelíes, geranios, margaritas y jazmines, gladiolas y begonias, crisantemos, tu presencia es, vida mía en ti mi ser. Arco iris de nardos y petunias, Narcisos, azafranes y violetas y orquídeas, pensamientos, peonías, magnolias, primaveras, tulipanes. Suaves pétalos de rosa, tus labios, Hortensias y amapolas tus caricias, como lotos, lirios, lilas y azaleas. Jacintos, dalias. Un clavel, tus ojos, amaranto, Iris, pureza de Azahar. Jardín de mil amor tu piel divina.
  • 30. Esquizofrenia Amante ¿Qué he de decirte que te pienso tanto en tanto siento, que tu amor inmenso se dibuja en un azul remanso de una noche oscura donde reinan astros y tu entre ellos eres mi celestial, la reina…? Que ya no estas o muy junto a mi lado, que te marchas pronto o que has llegado tarde y sin tus ojos tiemblo, en tus brazos duermo, no se si es lo cierto o realidad la muerte, del amor la vida Reina o del querer un llanto… Eres reina en estos versos Dónde esta el amor y eres reina por mi vida que se ha rasgado el manto quizá la mas normal de la tarde tierna, y no la mas esbelta, del amanecer el canto ni siquiera la mas alta y de mis ojos llanto o la menos agraciada con mi boca seca y no del cielo azul suspirando un beso sino café tus ojos, de tus labios rancios…? y es canela piel toda tu seda… Dulce pesadilla, de tal sueño encanto, Este es mi decreto esquizofrenia amante y esta mi corona, del amor mas puro en tu esencia la princesa, suave, dulce como el hielo, y tu trono en la pureza, con el frío que arde con mi amor eres tú Reina muerte en plena vida, y en tu amor mi gran castillo. y vida de mi alma amante…. De tu luz nace mi reino y en tu vida mis tesoros… Calmo la sed de mi amor en tus labios Que igual de sedientos buscan los míos Hallando en la unión, manjar, manantial Alimento de amor que hallo en tus besos Me llenas de luz, de sabor, de vida Dicha me trae la luz de tus ojos Bendición y pasión cada caricia
  • 31. Soñando con tus Líneas Anoche, amiga bella, mi querida, estuve dibujando tu silueta… Estaba un poco triste. ¡Me llamaste, y con tu voz, de melodía me llenaste! Y fue así como en mis sueños, dulces sueños de mi noche dibujé entre tantas nubes tus encantos… Y surgió fue aquella tal silueta, entre piel canela y miel madura quizá tan muy morena o tal melao en dulces curvas de caderas, desahogando líneas por tus piernas, en claroscuros apurados… No daba fe de tal figura, entre Venus, diosa o Afrodita, que sin ser ese pintor con la brochita solo me faltaba cual un Miguel Ángel, darle un soplo de vida a aquella obra… Desvaríos unos tras los otros, esta noche misma he traspasado, admirando en sueños la silueta de tu piel desnuda, bella, suave y tus encantos, soñando en este sueño que soñaba, que mi obra despertaba de su sueño y en mi cuerpo dulcemente cada línea de tus líneas se posaba…

×